BLOOD

william hill

Seguidores

jueves, 26 de febrero de 2009

EL CLAN DE LOS PARRICIDAS -- AMBROSE BIERCE -- PARRICIDIOS

EL CLAN DE LOS
PARRICIDAS
Ambrose Bierce



*
Aceite de perro
*
Me llamo Boffer Bing. Mis respetables padres eran de clase muy humilde: él
fabricaba aceite de perro y mi madre tenía un pequeño local junto a la iglesia del
pueblo, en donde se deshacía de los niños no deseados. Desde mi adolescencia me
inculcaron hábitos de trabajo: ayudaba a mi padre a capturar perros para sus
calderos y a veces mi madre me empleaba para hacer desaparecer los «restos» de su
labor. Para llevar a cabo esta última tarea tuve que recurrir con frecuencia a mi
talento natural, pues todos los guardias del barrio estaban en contra del negocio
materno. No se trataba de una cuestión política, ya que los guardias que salían
elegidos no eran de la oposición; era sólo una cuestión de gusto, nada más. La
actividad de mi padre era, lógicamente, menos impopular, aunque los dueños de los
perros desaparecidos le miraban con una desconfianza que, en cierta medida, se
hacía extensible a mí. Mi padre contaba con el apoyo tácito de los médicos del
pueblo, quienes raras veces recetaban algo que no contuviera lo que ellos gustaban
llamar Ol.can. Y es que realmente el aceite de perro es una de las más valiosas
medicinas jamás descubiertas. A pesar de ello, mucha gente no estaba dispuesta a
hacer un sacrificio para ayudar a los afligidos y no dejaban que los perros más
gordos del pueblo jugaran conmigo; eso hirió mi joven sensibilidad, y me faltó poco
para hacerme pirata.
Cuando recuerdo aquellos días a veces siento que, al haber ocasionado
indirectamente la muerte de mis padres, tuve la culpa de las desgracias que afectaron
tan profundamente mi futuro.
Una noche, cuando volvía del local de mi madre de recoger el cuerpo de un
huérfano, pasé junto a la fábrica de aceite y vi a un guardia que parecía vigilar
atentamente mis movimientos. Me habían enseñado que los guardias, hagan lo que
hagan, siempre actúan inspirados por los más execrables motivos; así que, para
eludirle, me escabullí por una puerta lateral del edificio, que por casualidad estaba
entreabierta. Una vez dentro cerré rápidamente y me quedé a solas con el pequeño
cadáver. Mi padre ya se había ido a descansar. La única luz visible era la del fuego
que, al arder con fuerza bajo uno de los calderos, producía unos reflejos rojizos en las
paredes. El aceite hervía con lentitud y de vez en cuando un trozo de perro asomaba
a la superficie. Me senté a esperar que el guardia se fuera y empecé a acariciar el pelo
corto y sedoso del niño cuyo cuerpo desnudo había colocado en mi regazo. ¡Qué
hermoso era! A pesar de mi corta edad ya me gustaban apasionadamente los niños, y
al contemplar a aquel angelito deseé con todo mi corazón que la pequeña herida roja
que había sobre su pecho, obra de mi querida madre, hubiera sido mortal.
Mi costumbre era arrojar a los bebés al río que la naturaleza había dispuesto
sabiamente para tal fin, pero aquella noche no me atreví a salir de la fábrica por
miedo al guardia. «Seguro que si lo echo al caldero no pasará nada —me dije—. Mi
padre nunca distinguirá sus huesos de los de un cachorro, y las pocas muertes que
pueda ocasionar la administración de un tipo de aceite diferente al incomparable
Ol.can. no pueden ser importantes en una población que crece con tanta rapidez.» En
resumen, di mi primer paso en el crimen y arrojé al niño al caldero con una tristeza
inexpresable.
Al día siguiente, y para asombro mío, mi padre nos informó, frotándose las
manos de satisfacción, que había conseguido la mejor calidad de aceite nunca vista y
que los médicos a los que había enviado las muestras así lo afirmaban. Añadió que
no tenía la menor idea de cómo lo había hecho, pues los perros eran de las razas
habituales y habían sido tratados como siempre. Consideré mi deber dar una
explicación y eso fue lo que hice, aunque de haber previsto las consecuencias, me
habría callado. Mis padres, tras lamentar haber ignorado hasta entonces las ventajas
que la fusión de sus respectivos quehaceres suponía, pusieron manos a la obra para
reparar tal error. Mi madre trasladó su negocio a una de las alas del edificio de la
fábrica y mis obligaciones respecto a ella cesaron: nunca más volvió a pedirme que
me deshiciera de los cuerpos de los niños superfluos. Como mi padre había decidido
prescindir totalmente de los perros, tampoco hubo necesidad de causarles más
sufrimientos. Eso sí, aún conservaban un lugar honorable en el nombre del aceite. Al
encontrarme abocado, tan repentinamente, a llevar una vida ociosa, me podría haber
convertido en un chico perverso y disoluto, pero no fue así. La santa influencia de mi
querida madre siguió protegiéndome de las tentaciones que acechan a la juventud, y
además mi padre era diácono de la iglesia. ¡Ay! ¡Y pensar que por mi culpa unas
personas tan estimables tuvieran un final tan trágico!
Debido al doble provecho que encontraba en su actividad, mi madre se entregó
totalmente a ella. No sólo aceptaba encargos para eliminar bebés no deseados, sino
que se acercaba a las carreteras y caminos en busca de niños más crecidos, e incluso
adultos, a los que conseguía arrastrar con engaños hasta la fábrica. Mi padre,
encantado con la superior calidad del producto, también se dedicaba con diligencia y
celo a abastecer sus calderos. La transformación de sus vecinos en aceite de perro
llegó a ser, en pocas palabras, la pasión de sus vidas; una codicia absorbente y
arrolladora se apoderó de sus almas y pasó a ocupar el lugar antes destinado a la
esperanza de alcanzar la Gloria, que, por cierto, también les inspiraba.
Se habían hecho tan emprendedores que llegó a celebrarse una asamblea
pública en la que se aprobaron varias mociones de censura contra ellos. El presidente
hizo saber que en lo sucesivo los ataques contra la población hallarían una
contundente respuesta. Mis pobres padres abandonaron la reunión con el corazón
partido, sumidos en la desesperación y creo que algo desequilibrados. A pesar de
ello, creí prudente no acompañarles a la fábrica aquella noche y preferí dormir fuera,
en el establo.
Hacia la medianoche, un misterioso impulso me hizo levantarme y espiar a
través de una ventana el cuarto en el que, junto al horno, mi padre dormía. Los
fuegos ardían vivamente, como si la cosecha del día siguiente fuera a ser abundante.
Uno de los enormes calderos hervía lentamente, con un misterioso aire de
contención, en espera de la hora propicia para desplegar todas sus energías. La cama
estaba vacía: mi padre se había levantado y, en camisón, estaba haciendo un nudo en
una soga. Por las miradas que lanzaba hacia la puerta de la habitación de mi madre,
adiviné lo que estaba tramando. Mudo e inmóvil por el terror, no supe qué hacer
para evitarlo. De pronto, la puerta de la alcoba se abrió sin hacer el menor ruido y los
dos, algo sorprendidos, se encontraron. Mi madre también estaba en camisón y
blandía en la mano derecha su herramienta de trabajo: una larga daga de hoja
estrecha.
Ella, como mi padre, no estaba dispuesta a quedarse sin la única oportunidad
que la actitud poco amistosa de los ciudadanos y mi ausencia le dejaban. Por un
instante sus miradas encendidas se cruzaron e inmediatamente saltaron el uno sobre
el otro con una furia indescriptible. Lucharon por toda la habitación como demonios:
mi madre gritaba y pretendía clavar la daga a mi padre, que profería maldiciones e
intentaba ahogarla con sus grandes manos desnudas. No sé durante cuánto tiempo
tuve la desgracia de contemplar aquella tragedia familiar pero, por fin, después de
un forcejeo particularmente violento, los combatientes se separaron de pronto.
El pecho de mi padre y la daga mostraban pruebas de haber entrado en
contacto. Durante un momento mis progenitores se miraron de la forma más hostil;
entonces, mi pobre padre, malherido, al sentir la proximidad de la muerte, dio un
salto hacia delante y, sin prestar atención a la resistencia que ofrecía, agarró a mi
madre en brazos, la llevó hasta el caldero hirviente y, sacando fuerzas de flaqueza, se
precipitó con ella en su interior. En solo un instante los dos desaparecieron y su
aceite se unió al del comité de ciudadanos que habían traído la citación para la
asamblea del día anterior.
Convencido de que estos desafortunados acontecimientos me cerraban todas las
puertas para llevar a cabo una carrera honrada en aquel pueblo, me trasladé a la
conocida ciudad de Otumwee, desde donde escribo estos recuerdos con el corazón
lleno de remordimiento por aquel acto insensato que dio lugar a un desastre
comercial tan espantoso.
*
Una conflagración imperfecta
*
En junio de 1872, una mañana temprano, asesiné a mi padre, acto que me
produjo una tremenda impresión. Fue antes de mi boda, cuando aún vivía en
Wisconsin con mi familia. Estábamos mi padre y yo en la biblioteca de casa
repartiéndonos el producto de un robo que habíamos cometido aquella noche. Se
trataba, en su mayor parte, de enseres domésticos, y la tarea de dividirlos
equitativamente se presentaba difícil. Al principio nos entendimos muy bien sobre el
reparto de las servilletas, toallas y cosas así, e incluso el reparto que hicimos de la
plata fue bastante justo; pero cuando le tocó el turno a una caja de música, vimos que
era muy problemático dividirla entre dos sin que esta división diera mucho resto.
Aquella caja fue la que ocasionó el desastre y la desgracia de mi familia: si no la
hubiéramos robado, mi padre aún estaría vivo.
Era una obra de la más bella y exquisita artesanía, con incrustaciones de ricas
maderas labradas con gran trabajo. No sólo tocaba una gran variedad de melodías
sino que, incluso sin haberle dado cuerda, podía silbar como una codorniz, ladrar
como un perro y cacarear al amanecer, además de recitar los Diez Mandamientos.
Esta última característica fue la que más gustó a mi padre y le llevó a cometer el
único acto deshonroso de su vida (aunque de haber seguido viviendo habría
cometido alguno más): trató de ocultarme la caja y me juró por su honor que no la
había cogido. Sin embargo, yo sabía de sobra que su intención al intervenir en el robo
no había sido otra que la de hacerse con ella.
La había escondido bajo su capa (nos las habíamos puesto para evitar ser
reconocidos) y afirmaba solemnemente que no la tenía. Yo sabía que era mentira y
además estaba al tanto de algo que él desconocía: si conseguía prolongar el reparto
de los beneficios hasta el amanecer, la caja cacarearía y le delataría. Y así fue. Cuando
la luz de gas de la biblioteca empezaba a palidecer y se adivinaban las formas de las
ventanas tras las cortinas, un largo kikirikí salió de la capa de mi padre, seguido de
unos cuantos compases del Tannhauser que terminaron en un sonoro «click». El
hacha que habíamos utilizado para entrar en la desafortunada mansión estaba sobre
la mesa. La cogí. El anciano, al comprender que era inútil ocultar la caja por más
tiempo, la sacó y la puso sobre la mesa.
—Bueno, pártela por la mitad si así lo prefieres —dijo—. Yo sólo intentaba
salvarla de la destrucción.
Mi padre era un apasionado amante de la música: tocaba el acordeón con gran
sentimiento.
—No discuto la pureza de tus razones. Sería presuntuoso por mi parte juzgarte.
Pero los negocios son los negocios y estoy dispuesto a disolver nuestra sociedad con
este hacha a menos que consientas llevar un cascabel en los robos futuros.
—Imposible —dijo después de reflexionar—. No, no podría hacerlo, sería como
una confesión de mi deshonra. La gente diría que no confiabas en mí.
Su carácter y sensibilidad resultaban admirables. Me sentí orgulloso de él y a
punto estuve de pasar por alto su falta. Pero una mirada rápida a la caja ricamente
adornada me decidió y, como dije, despaché al viejo de este valle de lágrimas.
Después de hacerlo me sentí un poco a disgusto. No sólo era mi padre —mi
procreador—, sino que además iban a descubrir su cuerpo. Era ya pleno día y mi
madre podía entrar en la biblioteca en cualquier momento. En tales circunstancias, lo
más oportuno era acabar también con ella, y eso fue lo que hice. Después, pagué a los
criados y los despedí.
Aquella misma tarde fui a ver al comisario de policía; le conté todo y le pedí
consejo. Sería muy doloroso para mí que los hechos salieran a la luz. Todo el mundo
condenaría mi conducta y, si alguna vez intentaba presentarme a unas elecciones, los
periódicos sacarían a relucir el asunto. El comisario comprendió el peso de estas
consideraciones —él también era un asesino con gran experiencia. Tras consultar con
el magistrado que presidía el Tribunal de Jurisdicción Variable, me aconsejó que
ocultara los cadáveres en una de las estanterías de la biblioteca, que hiciera un buen
seguro a la casa y le prendiera fuego. Enseguida me puse manos a la obra.
En la biblioteca había una estantería que mi padre había comprado a un
inventor chiflado hacía poco tiempo y que aún estaba vacía. Su forma y tamaño
recordaban a los armarios antiguos que hay en los dormitorios que no tienen ropero.
Se abría de arriba a abajo, como los camisones de señora, y las puertas eran de cristal.
Había amortajado a mis padres hacía unas horas y sus cuerpos estaban bastante
rígidos para mantenerse erectos. Entonces los metí en una estantería, a la que había
quitado las baldas, y tapé sus cristales con unas cortinas. Aunque el inspector de la
compañía de seguros pasó media docena de veces por delante, no se dio cuenta de
nada.
Por la noche, después de obtener la póliza, prendí fuego a la casa y, a través del
bosque, me dirigí a la ciudad que quedaba a unas dos millas. Allí me las ingenié para
que me vieran en el momento en que más animación había. Dos horas después de
haber provocado el incendio, me uní a la multitud y, dando gritos de dolor por la
suerte de mis padres, volví a la casa en llamas. Cuando llegué, toda la ciudad estaba
allí. El fuego había arrasado la casa, pero entre los rescoldos aún incandescentes,
cerrada y en pie, estaba la estantería, completamente intacta. Las cortinas,
evidentemente, habían ardido y, al quedar los cristales a la vista, la luz de las ascuas
iluminaba su interior. Allí estaba mi querido padre, «tal y como era», y a su lado la
compañera de sus penas y alegrías. No tenían ni un solo pelo chamuscado y sus
ropas estaban como nuevas. Las heridas que me vi obligado a causarles para llevar a
cabo mis planes se podían apreciar claramente, en la cabeza y en la garganta. La
gente se había quedado sin habla, como en presencia de un milagro. El respeto y el
temor habían paralizado sus lenguas. Yo también me sentía muy afectado.
Unos tres años después, cuando los sucesos aquí relatados ya casi se habían
borrado de mi memoria, fui a Nueva York para ayudar a pasar unos bonos
falsificados. Un día, al mirar el escaparate de una tienda de muebles, vi la réplica
exacta de la estantería.
—La compré por una miseria a un inventor arrepentido —me explicó el
propietario—. Decía que era una estantería a prueba de fuego, que los poros de la
madera habían sido rellenados con alumbre y que el cristal estaba hecho de asbestos.
Supongo que no será cierto. Se la dejo al precio de una estantería normal.
—No —dije—. Si no me puede garantizar que es a prueba de fuego, no la
quiero.
Le di los buenos días y me marché.
No me la habría quedado por nada del mundo. Despertaba en mí unos
recuerdos excesivamente desagradables.
*
Mi crimen favorito
*
Después de haber asesinado a mi madre en circunstancias singularmente
atroces, fui arrestado y tuve que hacer frente a un juicio que duraría siete años. El
juez del tribunal de Absolución, el encomendar al jurado su tarea, señaló que mi
crimen era uno de los más espantosos que le había tocado resolver en su vida.
En ese momento, mi abogado se levantó y dijo:
—Con la venia de su señoría, los crímenes son horribles o agradables sólo
cuando se los compara. Si usted conociera los detalles del anterior asesinato que mi
cliente cometió, el de su tío, apreciaría en su último delito (si es que así puede
denominarse) una cierta compasión paciente y consideración filial hacia los
sentimientos de la víctima. De la espantosa crueldad que acompaña al primer crimen
no podía deducirse, si se quería ser consecuente, más que un veredicto de
culpabilidad. De no haber sido porque el magistrado presidente del tribunal dirigía
una compañía de seguros que aceptaba pólizas contra el ahorcamiento (una de las
cuales había sido suscrita por mi cliente) no sé de qué otra manera decente podría
haber sido absuelto. Si su señoría fuera tan amable de escuchar, a título de ilustración
y asesoramiento, el relato de los hechos, mi desdichado cliente accedería a
exponerlos bajo juramento a pesar del gran dolor que le causa.
El fiscal intervino:
—Protesto, su señoría. Tal declaración sería considerada como prueba
testimonial y éstas ya han sido cerradas. El relato del acusado debía haber sido
expuesto hace tres años, en la primavera de 1881.
—De acuerdo con el procedimiento —dijo el juez—, tiene usted toda la razón, y
en un tribunal de Impugnaciones y Detalles Técnicos el fallo sería a su favor. Pero no
en uno de Absolución. Por tanto no se acepta la protesta.
—Entonces, disiento —replicó el fiscal.
—No puede —continuó el juez—. Debe tener en cuenta que para disentir
primero ha de conseguir que este caso sea transferido al tribunal de Disensiones
presentando una moción formal debidamente acompañada de declaraciones juradas.
Le recuerdo que a su predecesor en el cargo le denegué una moción similar durante
el primer año de este juicio. Oficial, tome juramento al acusado.
Una vez cumplida esta formalidad habitual, hice mi declaración, tras lo cual el
juez se sintió tan impresionado al ver la trivialidad del delito que se me imputaba
que no tuvo necesidad de buscar más circunstancias atenuantes y solicitó al jurado
mi absolución. Después, abandoné la sala con mi reputación limpia de toda mancha.
«Nací en 1856 en Kalamakee, Michigan. Mis padres (a uno de los cuales aún
conservo, gracias a Dios, para consuelo de mis últimos años) eran personas honradas
y cumplidoras. En 1867 nos trasladamos a California y nos establecimos cerca de
Nigger Head, donde mi padre abrió un albergue para caminantes con el que
prosperó más de lo que codiciosamente esperaba. Aunque era un hombre reservado
y taciturno, su austeridad se ha relajado un poco con el paso de los años; creo que es
únicamente el recuerdo del triste acontecimiento por el que se me juzga el que le
impide manifestar auténtica alegría.
»Cuatro años después de abrir aquel negocio, apareció un predicador
ambulante que, al no tener mejor forma de pagar su alojamiento nocturno, nos
obsequió con un sermón de gran categoría. Inmediatamente mi padre envió a buscar
a su hermano, el honorable William Ridley de Stockon, a quien cedió el albergue sin
cobrarle nada por el traspaso ni por los útiles que en él había, esto es, un Winchester,
una escopeta de cañones recortados y un conjunto de máscaras hechas con sacos de
harina. Entonces nos mudamos a Ghost Rock y abrimos un salón de baile. Se llamaba
El organillo: reposo de los santos. El espectáculo comenzaba cada noche con una oración
y fue allí donde mi santa madre se ganó, por su gracia en el baile, el sobrenombre de
La morsa saltarina.
»En el otoño de 1875 tomé la diligencia en Ghost Rock para ir a Coyote, que está
en el camino de Mahala. Iba con otros cuatro pasajeros. Tres millas más allá de
Nigger Head, unos individuos, a los que identifiqué como el tío William y sus dos
hijos, nos asaltaron y, al no encontrar nada en la saca del correo, decidieron
registrarnos. Mi actuación fue de lo más honrosa: me puse en fila con los demás,
levanté las manos y me dejé robar cuarenta dólares y un reloj de oro. Nadie pudo
sospechar por mi comportamiento que conocía a los caballeros que organizaban el
espectáculo. Al cabo de unos días fui a Nigger Head a reclamar la devolución de lo
robado. Mi tío y sus hijos me juraron que no sabían nada del asunto y aparentaron
creer que habíamos sido mi padre y yo los que, con el ánimo de violar la buena fe por
la que el comercio ha de regirse, habíamos cometido el asalto. El tío William llegó a
amenazarme con la apertura de otro salón de baile en Ghost Rock como venganza.
Me di cuenta enseguida de que esta operación, que parecía ventajosa, iba a ser
nuestra ruina, pues El reposo de los santos había perdido mucho prestigio. Entonces le
dije a mi tío que si me aceptaba en su proyecto y no le hacía ningún comentario sobre
ello a mi padre, estaba dispuesto a olvidar lo ocurrido. Pero rechazó mi razonable
oferta y fue entonces cuando empecé a pensar que las cosas irían mejor y serían más
agradables cuando mi tio estuviera muerto.
»Al cabo de cierto tiempo dedicado a perfeccionar los planes para acabar con él,
se los comuniqué a mis padres y tuve la gran alegría de contar con su aprobación.
Papá dijo que estaba orgulloso de mí y mamá me prometió que, aunque su religión
prohibía colaborar en la destrucción de una vida humana, rezaría para que todo
saliera bien. Lo primero que hice, para evitar ser descubierto y como medida
cautelar, fue solicitar mi ingreso en la poderosa orden de los Caballeros del Crimen.
A su debido tiempo fui nombrado miembro de la comandancia de Ghost Rock. El día
que mi periodo de prueba terminó, tuve acceso, por primera vez, a los archivos de la
orden y pude conocer quiénes eran sus miembros (hasta entonces los ritos de
iniciación habían sido dirigidos por individuos enmascarados). Cuál no sería mi
sorpresa cuando, al examinar la lista, descubrí que el vicecanciller segundo de la
orden era mi propio tío, cuyo nombre aparecía en tercer lugar. Era algo que superaba
todas mis ansias de grandilocuencia: al asesinato podría añadir la insubordinación y
la traición. Mi madre lo habría llamado «un capricho especial de la providencia».
»Por esos días se produjo un acontecimiento que hizo que mi alegría
desembocara en una vorágine de felicidad: arrestaron a tres forasteros por el asalto a
la diligencia. Se les juzgó y, a pesar de mis esfuerzos por salvarles e inculpar a tres de
los ciudadanos más dignos y respetables de Ghost Rock, fueron condenados con las
mínimas pruebas. Desde aquel momento, mi crimen podría ser todo lo infundado y
disparatado que yo quisiera.
»Una mañana me eché el Winchester al hombro y me dirigí a casa de mi tío.
Pregunté a mi tía Mary, su esposa, si él estaba en casa y añadí que tenía la intención
de matarle. Mi tía replicó, con su habitual sonrisa, que eran tantos los caballeros que
llegaban con la misma idea y se marchaban sin obtener ningún resultado, que
dudaba de mis intenciones. Agregó que no tenía aspecto de querer matar a nadie, así
que, para demostrarle mi buena fe, cogí el rifle y le pegué un tiro a un chino que
pasaba por allí. Entonces comentó que conocía a familias enteras que podían hacer
cosas así, pero que Bill Ridley era harina de otro costal. Sin embargo, tras indicarme
que podía encontrarle en el redil, al otro lado del río, se despidió de mí diciendo que
esperaba que ganara el mejor.
»Desde luego, la tía Mary era una de las personas más ecuánimes que he
conocido.
»Encontré al tío William arrodillado, enfrascado en la tarea de esquilar a una
oveja. Estaba desarmado y no tuve el valor de dispararle. Me acerqué, le saludé
amablemente y le sacudí un fuerte culatazo en la cabeza. Como suelo golpear
bastante bien, le dejé tirado sobre un costado. Después, se dio la vuelta,
desentumeció los dedos y se encrespó. Antes de que recuperara la posesión de sus
miembros, agarré el cuchillo que había estado utilizando y le corté los tendones.
Como usted sabrá, cuando se rompe el tendón de Aquiles, el paciente ya no puede
usar la pierna, es como si no la tuviera. Bien, pues le corté los dos, y cuando quiso
recobrarse, estaba totalmente bajo mi voluntad. En cuanto se percató de la situación
dijo:
»—Samuel, me tienes en tus manos y puedes permitirte ser generoso. Sólo
quiero pedirte una cosa: llévame a casa y acaba conmigo en el seno familiar.
»Le contesté que su petición me parecía razonable y que estaba dispuesto a
hacer lo que me pedía si me dejaba meterle en un costal de trigo: sería más fácil
transportarle y llamaríamos menos la atención si nos cruzábamos con algún vecino.
Una vez que hubo aceptado, me fui al granero a por el saco. Pero no era fácil meterle
dentro, pues mi tío era grueso y bastante alto. Decidí doblarle las piernas con las
rodillas contra el pecho y embutirle dentro, tras lo cual hice un nudo sobre su cabeza.
Aunque empleé todas mis fuerzas para llevarlo sobre la espalda, me resultaba
bastante pesado. Fui dando trompicones hasta llegar a un columpio que unos niños
habían colgado de la rama de un roble. Le puse encima y me senté sobre él a
descansar. Al ver la cuerda se me ocurrió una feliz idea. Veinte minutos después, mi
tío, aún en el saco, se balanceaba a merced del viento.
»Había bajado la cuerda, y tras atar uno de sus extremos a la boca del saco y
pasar el otro por encima de la rama, levanté el fardo a una altura de unos cinco pies.
Amarré el último cabo de nuevo en el saco y tuve el placer de ver a mi pariente
convertido en un pesado y hermoso péndulo. No parecía muy consciente del cambio
que había sufrido, aunque, para ser justo con su recuerdo, debo decir que no creo que
me hubiera hecho perder mucho tiempo con sus vanas protestas.
»Mi tío tenía un carnero que era famoso en la región por sus dotes para la lucha.
El animal estaba en un constante estado de indignación crónica: algún profundo
desengaño durante sus primeros años de vida había amargado su carácter y le había
llevado a declarar la guerra a todo ser viviente. Decir que siempre estaba dándose
topetazos contra cualquier objeto no sería más que dar una ligera idea de la
naturaleza y alcance de su actividad bélica. Todo el universo era su enemigo y sus
métodos eran los de un proyectil. Peleaba como lo hacen los ángeles contra los
demonios, a media altura; surcaba el aire como un pájaro, describiendo una parábola
tras la que descendía sobre su víctima justo sobre el ángulo exacto de incidencia en el
que mejor aprovechaba su fuerza y velocidad. Su impulso, calculado en
kilográmetros, era algo increíble. Se le había visto destrozar a un toro de cuatro años
con un simple impacto sobre su frente rugosa. No se conocía una sola pared de
piedra que aguantara su embestida, ni había árboles suficientemente duros para
soportarla: los hacía astillas y arrastraba sus frondosos galardones por el suelo. Esa
bestia irascible y despiadada, esa personificación del rayo, estaba echada a la sombra
de un árbol cercano, ansiosa de conquista y gloria. Y precisamente se me ocurrió
colgar a su dueño tal y como he descrito con la idea de citarla más adelante en el
campo del honor.
»Una vez terminados los preparativos, transmití al péndulo avuncular un suave
balanceo, y tras buscar protección en una roca cercana, solté un largo y agudo grito
cuya débil nota final fue ahogada por un chillido que, procedente del saco, recordaba
al de un gato furioso. Inmediatamente, aquel formidable morueco se puso en pie y
comprendió la situación bélica de un solo vistazo. Tras un breve instante, se acercó
piafando hasta unas cincuenta yardas del bamboleante adversario quien, con su
avance y retroceso, parecía invitar al combate. Vi que el animal de repente doblaba la
testuz como si le pesara la enorme cornamenta: desde aquel lugar, como una
ondulante franja blanca apenas perceptible, se arrancó en dirección horizontal hasta
llegar a poco menos de cuatro yardas del punto sobre el que se encontraba el
enemigo. Entonces asestó una fuerte cornada hacia arriba y, antes de que pudiera
percibir con claridad el lugar en el que había comenzado el movimiento, oí un golpe
terrible seguido de un profundo alarido. Mi pobre tío salió disparado hacia adelante
y la cuerda se elevó por encima de la rama a la que estaba sujeta. Al caer, se tensó de
golpe y el vuelo se detuvo. Entonces comenzó a balancearse de nuevo lentamente
hacia el otro extremo del arco descrito. El carnero había caído de bruces y apenas se
distinguía más que una amalgama de lana, cuernos y patas; pero se recobró y, una
vez esquivada la caída de su antagonista, se retiró sacudiendo la cabeza y dando
patadas contra el suelo. Retrocedió más o menos hasta el mismo punto desde el que
había lanzado el primer ataque y se detuvo; como si estuviera rezando para
conseguir la victoria, agachó la cabeza y salió de nuevo disparado. Esta vez tampoco
le pude ver con claridad: sólo capté la misma franja blanca que tras extenderse en
monstruosas ondulaciones, terminaba en una brusca elevación. Su trayectoria
formaba ángulo recto con la anterior y su impaciencia era tan grande que golpeó al
enemigo antes de que éste hubiera alcanzado el punto más bajo del arco. Esto hizo
que el fardo empezara a dar vueltas y más vueltas en sentido horizontal con un radio
de unos diez pies, la mitad de la longitud total de la cuerda. Los alaridos de mi tío,
crescendo cuando se acercaba y diminuendo al alejarse, hacían que la rapidez del giro
fuera más perceptible con el oído que con la vista. Debido a la postura que tenía y a
la distancia del suelo a la que estaba, recibía los golpes en las extremidades inferiores
y en los riñones: se moría lentamente de abajo a arriba, como una planta que da con
sus raíces en terreno ponzoñoso.
»Tras este segundo golpe el animal no se retiró. La fiebre de la batalla hervía en
su corazón y su cerebro estaba ebrio de sangre. Como un púgil que llevado por la
rabia olvida lo mejor de su destreza y lucha cuerpo a cuerpo, intentaba alcanzar, con
torpes saltos verticales, al fugaz enemigo que le pasaba por encima. Aunque a veces
conseguía golpearle débilmente, casi siempre acababa en el suelo, pues su ardor iba
mal encauzado. Cuando empezaba a agotarse, los círculos que el fardo describía se
estrecharon y la velocidad de giro se redujo. Todo ello, unido al escaso trecho que
había entre el saco y el suelo, hizo que su táctica produjera mejores resultados y se
consiguiera una calidad de alarido superior. Yo disfrutaba con placer.
»De repente, como si hubieran tocado retirada, el carnero suspendió las
hostilidades y se alejó resoplando. Arrancó unas cuantas briznas de hierba y las
masticó lentamente. Parecía cansado del fragor de la batalla y decidido a cambiar la
espada por el arado y a cultivar las artes de la paz. Desde el campo de la fama avanzó
con paso firme hasta una distancia de un cuarto de milla. Entonces, de espaldas al
enemigo, se detuvo y continuó rumiando, medio dormido. Sin embargo, aprecié que
de vez en cuando volvía ligeramente la cabeza, como si su apatía fuera más fingida
que real.
»Mientras tanto los gritos del tío William, y su movimiento, habían disminuido:
no se oían más que unos largos y débiles lamentos junto a los que aparecía mi
nombre pronunciado en un tono suplicante que resultaba de lo más agradable.
Evidentemente mi tío no tenía la menor idea de lo que ocurría y estaba aterrorizado;
ciertamente, cuando la muerte se acerca rodeada de misterio resulta terrible. Poco a
poco el balanceo fue reduciéndose hasta que se detuvo. Cuando me iba acercando al
fardo para darle el golpe de gracia, sentí una sucesión de rápidos temblores que
sacudían la tierra, algo así como un pequeño terremoto. Me volví hacia donde estaba
el carnero y vi una nube de polvo que se aproximaba a una velocidad tan inusitada
que resultaba alarmante. Como a unas treinta yardas, se plantó bruscamente y me
pareció ver que un enorme pájaro blanco se elevaba por los aires. Su ascenso fue tan
suave, sencillo y regular que, admirado de su donaire, apenas pude captar su
extraordinaria celeridad. Recuerdo que su movimiento era lento, intencionado. El
morueco, pues no era otro que él, se elevaba con una fuerza distinta a la de su propio
ímpetu y parecía ser sostenido en el aire con una ternura y cuidado infinitos. Su
ascensión producía un gran placer, igual que antes había resultado aterrador verle
aproximarse por tierra. El noble animal surcaba los cielos con la cabeza entre las
rodillas y las pezuñas inclinadas hacia atrás como si fuera una garza en vertiginoso
ascenso.
»A los cuarenta o cincuenta pies, según recuerdo con ternura, alcanzó su cenit y
se quedó inmóvil por un instante; entonces, sesgó el cuerpo hacia adelante y, sin
variar la posición de sus miembros, salió disparado hacia abajo con una trayectoria
cada vez más oblicua y una velocidad frenética. Pasó por encima de mí con el
estruendo de una bala de cañón y golpeó a mi pobre tío exactamente en el centro de
la cabeza. Tan espantoso fue el impacto que no sólo le partió el cuello sino que
incluso la cuerda se rompió. El cuerpo del difunto se estrelló contra el suelo y fue
deshecho por las cornadas del meteórico musmón. La sacudida detuvo todos los
relojes entre Lone Hand y Dutch Dan y el profesor Davidson, que andaba por el
lugar y era una autoridad en temas sísmicos explicó que las vibraciones iban de norte
a sudoeste.
»En resumen, creo que, en lo que a atrocidad artística se refiere, el asesinato del
tío William ha sido superado en muy contadas ocasiones.»
*
Una tumba sin fondo
*
Me llamo John Brenwalter. Mi padre, que era un borracho, tenía la patente de
un invento para hacer granos de café con arcilla; pero como era un hombre honrado,
no quiso dedicarse personalmente a su fabricación. Por eso nunca llegó a ser rico, ya
que los derechos de su valioso invento apenas le alcanzaban para pagar las costas de
los pleitos entablados contra los granujas que los violaban. En consecuencia, no pude
disfrutar de muchas de las ventajas propias de los hijos con padres indecentes y sin
escrúpulos y, de no haber sido por una madre justa y cariñosa que relegó al resto de
los hermanos y se encargó personalmente de mi educación, habría crecido en la
ignorancia y me habría visto obligado a dedicarme a la enseñanza. Verdaderamente,
ser el hijo de una mujer buena vale un tesoro.
Papá tuvo la desgracia de morirse cuando yo tenía diecinueve años. Como
siempre había disfrutado de una salud de hierro, él fue el primer sorprendido por el
hecho, que se produjo de repente durante la comida. Precisamente aquella misma
mañana le habían comunicado la concesión de la patente de un artefacto que
reventaba cajas fuertes por medio de presión hidráulica sin el menor ruido. El
Comisario de Patentes había considerado el invento como el más ingenioso, efectivo
y digno de mérito que jamás le habían presentado, y mi padre, como era de esperar,
se había hecho la ilusión de una vejez llena de prosperidad y honores. Su repentina
muerte le supuso por tanto una gran decepción, aunque a mi madre, piadosa y
resignada ante la voluntad de la Providencia, le afectó bastante menos. Al finalizar la
comida, y una vez retirado el cuerpo de mi pobre padre, nos llevó a la habitación de
al lado y se dirigió a nosotros del siguiente modo:
—Hijos míos, el extraño suceso que acabáis de presenciar es uno de los más
desagradables acontecimientos en la vida de un hombre de bien, y uno de los que
menos me gustan, os lo aseguro. Creedme si os digo que nada tuve que ver en ello.
Pero desde luego —añadió tras una pausa, bajando los ojos como en profunda
meditación— es mejor que haya muerto.
Dijo esto con un sentimiento tan claro de la naturalidad del fallecimiento que
nadie se atrevió a provocar su desconcierto pidiéndole una explicación. Y es que la
actitud de sorpresa que mi madre adoptaba cuando nos equivocábamos en algo
resultaba terrible. Recuerdo que un día, después de un acceso de mal humor en el
que me había tomado la libertad de arrancarle una oreja a mi hermano pequeño, sus
únicas palabras fueron: «John, ¡me sorprendes!» Me pareció un reproche tan severo
que, tras una noche en vela, me dirigí a ella y, entre lágrimas, me arrojé a sus pies
exclamando: «Madre, perdóname por haberte sorprendido.» Todos, pues, incluyendo
al crío desorejado, consideramos que nos iría mejor si aceptábamos la manifestación
que acababa de hacer sin el menor pestañeo. Y prosiguió:
—Debéis saber, hijos míos, que en caso de muerte repentina y misteriosa la ley
exige que se presente un forense, trocee el cadáver y entregue los pedazos a varios
señores que, después de haberlos analizado, certifican la muerte de la persona. Por
este trabajo el forense cobra un montón de dinero. Desearía en nuestro caso evitar
esta formalidad tan dolorosa, pues es algo que nunca habría tenido la aprobación de
vuestro padre. John —dijo dirigiéndose a mí con cara angelical—, tú eres un chico
educado y muy discreto. Ahora tienes la ocasión de mostrar tu gratitud por los
sacrificios que tu educación nos ha supuesto a todos los demás. Así que ve y acaba
con el forense.
No puedo expresar con palabras lo que dicha muestra de confianza me
complació, pues me daba la oportunidad de distinguirme con una acto que iba
perfectamente con mi disposición natural. Entonces, arrodillándome ante ella, besé
su mano y la bañé con lágrimas de emoción. Poco antes de las cinco de aquella
misma tarde había acabado con el forense.
Fui detenido inmediatamente y enviado a la cárcel, donde pasé una noche de lo
más incómoda, incapaz de conciliar el sueño por las blasfemias que soltaban mis
compañeros de calabozo, dos curas, cuya formación teológica les había dotado de un
sin fin de ideas impías y de un dominio sin par del lenguaje irreverente. Pero entrada
ya la noche, el carcelero, que dormía en una habitación contigua y estaba siendo
igualmente importunado, entró en la celda y, lanzando un tremendo exabrupto,
advirtió a aquellos reverendísimos caballeros que si volvía a oír más palabrotas no
tendría en cuenta su condición y los pondría de patitas en la calle. Sólo entonces
bajaron el tono de su insoportable conversación y sacaron un acordeón,
permitiéndome así dormir el sueño pacífico y refrescante de la juventud y la
inocencia.
A la mañana siguiente me llevaron ante el juez Superior, que era quien tenía
competencia en el caso, y me sometieron a los interrogatorios preliminares. Me
declaré inocente alegando que el hombre al que había asesinado era un demócrata
célebre (mi madre, que era republicana, me había instruido, desde mi más tierna
infancia, en los principios de un gobierno honrado y en la necesidad de acabar con la
oposición facciosa). Al juez, que había sido fraudulentamente elegido en un colegio
electoral republicano, mi alegato le impresionó sensiblemente y me ofreció un pitillo.
—Con la venia, su Señoría —comenzó el fiscal—. No considero necesario
presentar prueba alguna en este caso. Usted preside la sala como magistrado y, con
la ley en la mano, su misión es resolver. Testimonios y pruebas supondrían, por
igual, poner en duda la voluntad de su Señoría de llevar a cabo dicha misión
aceptada bajo juramento. Por tanto no tengo más que añadir.
Mi abogado, hermano del difunto forense, poniéndose en pie dijo:
—Con la venia de la Sala. El representante de la acusación ha manifestado tan
clara y elocuentemente que es tarea de ley entender en este caso que sólo me queda
demandar hasta qué punto él mismo se ha ajustado a ella. Ciertamente, su Señoría,
usted ha de resolver. ¿Y qué va a resolver? Eso es algo que la ley deja sabia y
justamente a su elección, e inteligentemente usted siempre se ha eximido de las
obligaciones que la legislación impone. Desde que le conozco, su Señoría ha resuelto
cometer cohecho, hurto, incendio, perjurio, adulterio, asesinato, en definitiva, todos y
cada uno de los delitos previstos en el código y todos los excesos típicos de seres
desaprensivos y depravados, entre los que incluyo al representante del ministerio
público. Ha cumplido pues, ampliamente, el cometido de resolver y, como no hay
pruebas contra mi respetable joven cliente, solicito su libre absolución.
Hubo un silencio impresionante. El juez se levantó, se puso el birrete y, con una
voz llena de turbación, me condenó de por vida, ordenando mi puesta en libertad.
Entonces se volvió hacia mi abogado y le espetó fría pero significativamente:
—Ya nos veremos.
A la mañana siguiente, aquél que tan concienzudamente me había defendido
contra la acusación de homicidio en la persona de su hermano (con el que, por cierto,
había tenido un altercado por la propiedad de unas tierras), había desaparecido y
hasta el día de hoy se ignora su paradero.
Entretanto, el cuerpo de mi padre había sido clandestinamente enterrado a
medianoche en el patio de su último domicilio, con sus botas puestas y las vísceras
sin analizar. «Estaba en contra de todo exhibicionismo —dijo mi madre mientras
acababa de apisonar la tierra sobre su cuerpo y ayudaba a sus hijos a esparcir paja
sobre su tumba—; sus instintos eran hogareños y amaba la vida tranquila.»
En la solicitud que mi madre hizo del acta de defunción manifestaba que tenía
buenas razones para creer que mi padre había fallecido, pues hacía días que no
aparecía por casa a comer; pero el juez de la Sala de Usurpasucesiones —como más
tarde mamá siempre la llamaría con desprecio— decidió que las pruebas eran
insuficientes y puso la herencia en manos del Administrador Público, que era su
yerno. Se comprobó que los haberes eran iguales a las deudas; sólo quedaba la
patente del artilugio para reventar cajas fuertes silenciosamente, que había pasado a
pertenecer ahora al juez que intervino en el asunto y al Administraidor Público —
como mi madre gustaba llamarlo. De este modo, una familia digna y respetable se
vio rebajada del bienestar al delito en unos pocos meses: la necesidad nos obligó a
trabajar.
En la selección de quehaceres nos regimos por una serie de consideraciones
tales como capacidad personal, preferencias, etc. Mi madre abrió una selecta escuela
privada en la que enseñaba el arte de cambiar las pintas en las alfombras de piel de
leopardo; mi hermano mayor, George Henry, aficionado a la música, se hizo corneta
en un asilo para sordomudos que había cerca; mi hermana Mary María aprendió a
preparar la Esencia de Llavines del Profesor Pan de Centeno, que daba diferentes
sabores a las aguas minerales, y yo me establecí como ajustador y dorador de vigas
para horcas. El resto de los hermanos, demasiado jóvenes aún para trabajar,
siguieron robando pequeños artículos, tal y como se les había enseñado.
Durante los ratos de ocio engañábamos a los viajeros para que se alojaran en
casa y, después de robarles, enterrábamos sus cuerpos en la bodega.
En una parte de esta estancia teníamos vinos, licores y provisiones. Como se
agotaban con mucha rapidez, creímos supersticiosamente que las personas allí
enterradas salían por la noche y celebraban una fiesta. Más de una mañana, a pesar
de que la puerta había sido cerrada y atrancada contra cualquier intruso,
descubrimos trozos de carne adobada, latas de conserva vacías y desperdicios por el
estilo tirados por el suelo. Alguien propuso coger las provisiones y almacenarlas en
otro lugar, pero nuestra madre, siempre tan generosa y hospitalaria, dijo que era
mejor hacer frente a las pérdidas que exponernos arriesgadamente. Si les negábamos
esa insignificante gratificación a los fantasmas podrían poner en marcha una
investigación que acabaría con nuestro esquema de división del trabajo y desviaría
las energías de toda la familia hacia la tarea que yo ejercía: pasaríamos uno a uno a
decorar con nuestros cuerpos las vigas de las horcas. Aceptamos pues su decisión
con sumisión filial, ya que reverenciábamos su astucia y pureza de carácter.
Una noche que estábamos todos en la bodega (ninguno se atrevía a bajar solo)
dedicados a la labor de dar cristiana sepultura al alcalde de una localidad cercana, mi
madre y los críos, con una vela cada uno, y George Henry y yo con el pico y la pala,
mi hermana soltó un alarido y se cubrió la cara con las manos. Todos nos
sobresaltamos y suspendimos las exequias del alcalde en el acto; pálidos y con voces
temblorosas, pedimos a Mary María que nos dijera qué le había asustado. Los
pequeños estaban tan nerviosos que las velas temblequeaban en sus manos y en las
paredes las sombras de nuestras figuras parecían bailar con movimientos toscos y
groseros, adoptando unas actitudes de lo más extrañas. La cara del interfecto tan
pronto mostraba a la luz su tez cadavérica como desaparecía por efecto de alguna
sombra: cada vez tomaba una nueva expresión más condenatoria, un ceño más
ladino. Las ratas, aún más asustadas que nosotros por el grito, corrían en tropel de un
lado a otro, emitiendo agudos chillidos, o se quedaban inmóviles con los ojos fijos en
la oscuridad de algún rincón. Esos pequeños puntos de luz verde hacían juego con la
débil fosforescencia de la descomposición que llenaba la fosa a medio cavar y
parecían la manifestación visible del ligero olor a muerto que impregnaba aquel aire
malsano. Los pequeños soltaron las velas y comenzaron a lloriquear mientras se
agarraban a las piernas de sus mayores, y nos habríamos quedado entre tinieblas de
no haber sido por aquella luz siniestra que brotaba de la tierra e inundaba los bordes
de la fosa como si de un manantial se tratara.
Mi hermana, en cuclillas sobre la tierra que habíamos sacado, se había
descubierto la cara y miraba fijamente con ojos desorbitados a un hueco oscuro entre
dos barriles.
—¡Ahí está! ¡Ahí está! —gritó mientras señalaba—. ¡Dios santo!, pero ¿es que no
lo veis?
¡Claro que lo vimos! Una figura humana apenas reconocible en la oscuridad,
que se tambaleaba como si se fuera a caer y se agarraba a los barriles en busca de
apoyo, dio un paso y por un momento se hizo visible a la luz de las pocas velas que
nos quedaban; después, se incorporó con esfuerzo y cayó de bruces sobre el montón
de tierra. Todos habíamos reconocido ya la apariencia, el rostro y el porte de nuestro
padre (muerto hacía diez meses y enterrado con nuestras propias manos), en pie —
sin ninguna duda— y completamente borracho.
No quisiera extenderme sobre los incidentes de nuestra precipitada huida lejos
de aquel lugar espantoso; sobre la desaparición de todo sentimiento humano en
aquella tumultuosa y enloquecida ascensión por las húmedas escaleras
desvencijadas, en las que nos escurrimos, tropezamos y caímos, empujándonos y
encaramándonos unos sobre otros mientras pisoteábamos a unas criaturas que
fueron rechazadas y enviadas a la muerte por su propia madre. Sólo ella, mis
hermanos mayores y yo conseguimos escapar. Los demás perecieron abajo, unos por
las heridas, otros de miedo y el resto abrasados, ya que, después de dedicar una hora
a recoger algunas ropas y lo que de valor teníamos, pegamos fuego a la casa y
huimos hacia las colinas. Ni siquiera nos detuvimos a coger la póliza del seguro,
único pecado de omisión que mi madre reconocería años después en su lecho de
muerte, muy lejos de allí. Su confesor, un santo, nos aseguró que, teniendo en cuenta
las circunstancias, Dios perdonaría su descuido.
Unos diez años después de nuestra partida, y siendo ya un próspero
falsificador, volví de incógnito a aquel lugar con la intención de conseguir los efectos
de valor que habían quedado enterrados en la bodega. Todo fue en vano: el
descubrimiento de restos humanos entre las ruinas había movido a las autoridades a
continuar las excavaciones, por lo que acabaron encontrando nuestras riquezas,
apropiándose de ellas honestamente. La casa nunca se reconstruyó y el barrio estaba,
de hecho, abandonado. Se había hablado de tantas visiones y ruidos sobrenaturales
en aquella zona que nadie quería vivir allí. Al no encontrar a quién preguntar o
importunar, decidí satisfacer mi piedad filial echando un último vistazo al rostro de
mi padre por si, después de todo, nuestros ojos nos habían traicionado y seguía
todavía en su tumba. Recordé, además, que siempre llevaba un enorme anillo de
diamantes y, como no había vuelto a saber nada de él desde su muerte, pensé que
podría estar enterrado con él. Una vez conseguida una pala, localicé rápidamente la
tumba en lo que había sido el patio y comencé a cavar. Llevaba poco más de un
metro cuando el fondo cedió y, a través de un largo conducto, fui a caer a una cloaca.
No había ningún cuerpo ni rastro de él.
Sin poder salir de allí, me arrastré por el sumidero y, después de retirar, no sin
dificultad, algunos escombros chamuscados y restos de mampostería ennegrecida
que obstruían el hueco, aparecí en lo que había sido la fatídica bodega.
Por fin todo estaba claro. Mi padre, cualquiera que fuera la causa que le había
hecho «caer enfermo» durante la comida (y creo que el testimonio de mi santa madre
podría haber arrojado alguna luz sobre el asunto) había sido enterrado vivo. Su
tumba se cavó accidentalmente sobre el centro de la bóveda de una alcantarilla y —
enterrado sin ataúd— rompió, en sus esfuerzos por volver a la vida, la podrida pared
y consiguió deslizarse hasta llegar finalmente a la bodega. Al comprobar que no era
bienvenido en su propia casa, y como no tenía otra, vivió en su encierro subterráneo,
testigo de nuestros ahorros y sustentado por nuestros alimentos; era él, ¡el muy
ladrón!, el que se apoderaba de nuestra comida y se bebía nuestro vino. En un
momento de embriaguez necesitó compañía, como le pasa a todos los borrachos, y
abandonó su escondrijo sin darse cuenta de las funestas consecuencias que acarreaba
a su familia: un error que fue casi un crimen.
*
El hipnotizador
*
Algunos amigos, conocedores de mi afición a fenómenos como el hipnotismo y,
en general, a las lecturas que tratan sobre los poderes de la mente, me preguntan con
frecuencia si tengo una idea clara de cuáles son sus fundamentos. Siempre les
respondo que ni la tengo, ni deseo tenerla, pues no soy de esas personas que, por
simple curiosidad, pegan el oído a la puerta del laboratorio de la naturaleza. Los
intereses de la ciencia me importan tan poco como a ella los míos.
Sin duda dichos fenómenos son bastante simples y, si somos capaces de
interpretar sus huellas, nunca escaparán a nuestra capacidad de comprensión. Por lo
que a mí respecta, prefiero no hacer tal cosa, pues, dado mi carácter especialmente
romántico, encuentro mayor satisfacción en el misterio que en el conocimiento.
Cuando era niño, debido a mis frecuentes momentos de abstracción y a la
indiferencia que mostraba hacia lo que ocurría a mi alrededor, la gente decía que mis
grandes ojos azules, extraordinariamente bellos, daban la impresión de indagar en mi
interior en vez de mirar hacia afuera. Creo que en eso se parecían al alma que hay
tras ellos, siempre más atenta a alguna atractiva idea creada por su imaginación que
a las leyes naturales y al aspecto material de las cosas. Todo esto, aunque parezca
irrelevante y egoísta, sirve para explicar mi escasa habilidad a la hora de dilucidar un
tema que siempre me ha llamado la atención y en torno al cual existe una honda
curiosidad general. Cualquier otra persona con mis poderes y oportunidades podría
sin duda explicar gran parte de los hechos que yo me limitaré a exponer a modo de
narración.
La primera vez que fui consciente de mis extraños poderes fue a los catorce
años, en el colegio. Me había olvidado el bocadillo en casa y contemplaba con
hambre el que una niña se iba a comer. La cría levantó los ojos y nuestras miradas se
encontraron: parecía anulada e incapaz de apartar la vista. Tras un momento de
indecisión, se acercó y me cedió su bolsa, que estaba llena de manjares tentadores.
Luego, se marchó. Enormemente complacido, maté el hambre y al terminar destruí la
bolsa. Desde aquel momento no volví a preocuparme del almuerzo, pues aquella
niña pasó a ser mi proveedor habitual. Con frecuencia provecho y gozo se
combinaban: mientras apuraba el frugal sustento, la hacía asistir al banquete con
ilusorios ofrecimientos de unas viandas que al final sólo yo consumía. Ella estaba
convencida de que se lo comía todo, pero horas más tarde, sus lastimosos quejidos
hambrientos sorprendían al profesor, divertían a la clase (que la llamaba «Barriga
comilona»), y a mí me producían una placidez difícil de comprender.
Lo más desagradable era la necesaria discreción con que teníamos que hacer el
traspaso de la comida lejos del mundanal ruido, por ejemplo en el bosque. Me
produce rubor recordar los muchos otros subterfugios a los que tuve que recurrir.
Dado mi carácter franco y abierto, tales tretas me resultaban cada vez más violentas
y, si mis padres no se hubieran empeñado en aprovecharse de las ventajas del nuevo
régime, de buena gana habría vuelto al antiguo. El plan que finalmente ideé para
liberarme de las consecuencias de mis poderes provocó un gran interés en aquella
época; sólo la parte referente a la muerte de la chica motivó la más severa condena.
Pero no la voy a contar porque apenas tiene relación con mi relato.
Durante los años siguientes tuve pocas ocasiones de practicar el hipnotismo.
Los pequeños ensayos que realizaba casi siempre eran recompensados con un
encierro a pan y agua. En otras ocasiones lo único que conseguí fueron unos cuantos
zurriagazos. Pero cuando ya estaba a punto de acabar con estos pequeños
desengaños, tuvo lugar mi hazaña más importante.
Me habían llevado al despacho del alcaide para darme ropa de paisano, una
ridícula cantidad de dinero y un montón de consejos que, tengo que decirlo, eran de
mejor calidad que la ropa. Cuando por fin salía por la puerta, camino de mi libertad,
me di la vuelta y clavé la mirada en los ojos del alcaide. En un instante lo tuve bajo
mi control.
—Eres un avestruz —le dije.
Cuando le practicaron la autopsia encontraron en su estómago varios objetos de
madera y metal, difícilmente digeribles. Atascado en el esófago apareció lo que,
según el forense, había sido la causa inmediata de la muerte: un picaporte.
Por naturaleza, yo era un hijo bueno y cariñoso, pero cuando regresé al mundo
del que me habían apartado durante tanto tiempo recordé que mis tacaños padres
habían sido los responsables, desde el asunto de los almuerzos en el colegio, de todas
las desgracias que me habían ocurrido. Y nada parecía indicar que se hubieran
reformado.
En el camino de Succostash Hill a South Asphyxia existe un pequeño solar en el
que había una chabola conocida como «la covacha de Pete Gilstrap»; en ella dicho
caballero se dedicaba a asesinar caminantes para ganarse la vida. La muerte del señor
Gilstrap y el desvío de casi todo el tránsito hacia otro camino tuvieron lugar en tan
breve espacio de tiempo que nadie sabe decir cuál fue la causa y cuál el efecto. De
cualquier modo, el solar estaba desierto y la covacha había sido quemada hacía
tiempo. Fue precisamente en aquel lugar, de camino a South Asphyxia, pueblo de mi
niñez, donde me encontré con mis padres, que iban a Succostash Hill. Habían
amarrado los caballos y estaban almorzando bajo un roble que había en el centro. La
visión de la comida me trajo desagradables recuerdos escolares y despertó a la fiera
que dormía en mi interior. Me acerqué a aquellos dos culpables, que enseguida me
reconocieron, y les indiqué que quería compartir su hospitalidad.
—De esta comida, hijo mío —dijo mi progenitor con la pomposidad que le
caracterizaba, patente aún tras el paso de los años—, sólo hay para dos. No es que sea
insensible al hambre que tus ojos reflejan, pero...
No pudo terminar la frase. Lo que él llamaba el reflejo del hambre no era otra
cosa que la mirada firme de un hipnotizador. En pocos segundos le tuve a mi
merced. Cuando, tras unos pocos más, tuve lista a mi madre, me dispuse a efectuar
lo que mi justo resentimiento me dictaba.
—Ex-padre —dije—, supongo que eres consciente de que tú y esta señora ya no
sois lo que érais.
—Sí, he observado un ligero cambio —fue la dudosa respuesta del anciano—.
Debe de ser la edad.
—Es más que eso —le expliqué—. Es algo que tiene que ver con el carácter, con
la especie. En realidad tú y esta mujer sois dos broncos, dos caballos salvajes bastante
brutos.
—Pero John —exclamó mi madre—, no estarás diciendo que soy...
—Señora —repliqué con mis ojos clavados en los suyos—, sí, así es.
Apenas había acabado de decir esto, se puso a cuatro patas y, gritando como
una posesa, reculó hacia el viejo al que lanzó una tremenda coz en la barbilla. En un
segundo, mi padre adoptó la misma postura, se dirigió hacia ella y empezó a cocear
con ambas piernas. Mi madre manejaba las suyas con la misma solemnidad aunque,
debido a la ropa que llevaba, con menos soltura. Sus cruces y entrelazamientos en el
aire eran de lo más asombroso: a veces sus pies chocaban de lleno a media altura, tras
lo cual, sus cuerpos, proyectados hacia adelante, se desplomaban y quedaban
exhaustos. Una vez recuperados, volvían al ataque emitiendo en tono delirante unos
irreconocibles sonidos, propios de las bestias que creían ser, que inundaban toda la
región con su clamor. Dieron vueltas y vueltas mientras sus patadas caían «como
rayos». Se encabritaban y retrocedían para golpear con ambos remos; después, caían
sobre las manos que resultaban demasiado débiles para aguantar su peso. La hierba
y los chinarros habían desaparecido bajo sus pies; su ropa, al igual que el pelo y el
rostro, estaba llena de sangre. Al dar las coces soltaban salvajes gritos de rabia que se
convertían en bufidos y gruñidos cuando las recibían. Nada había más parecido a
Waterloo o Gettysburg que aquel campo de batalla. El valor que demostraron en
todo momento siempre fue para mí un motivo de orgullo y satisfacción. Al final, sus
rostros ensangrentados y deshechos testificaban que el responsable de la pelea había
quedado huérfano.
Me detuvieron por perturbar el orden público, y desde entonces siempre he
sido juzgado por un Tribunal de Detalles Técnicos y Aplazamientos. Por ello,
después de quince años, mi abogado está moviendo cielo y tierra para conseguir que
mi caso sea transferido al Tribunal de Revisión de Nuevos Procesos.
Éstos han sido algunos de los experimentos que he realizado en el campo de la
sugestión hipnótica. Que ésta pueda emplearse con malos propósitos, es algo que
desconozco.

UNA VOZ EN LA NOCHE -- William H. Hogdson

UNA VOZ EN LA
NOCHE
William H. Hogdson
*
Era un noche oscura y sin estrellas. La falta de viento nos tenía detenidos en
el Pacífico norte. No sé cuál era nuestra posición exacta, pues durante un semana
fatigosa y jadeante el sol había permanecido oculto detrás de un tenue neblina que
parecía flotar sobre nosotros, más o menos a la altura de nuestros calcés, aunque a
veces descendía para envolver el mar que nos rodeaba.
Ante la falta de viento, habíamos sujetado en posición firme la caña del timón
y yo era el único hombre que se encontraba en cubierta. La tripulación, que
consistía en dos marineros y un grumete, dormía en su camarote de proa, mientras
Will —mi amigo y a la vez patrón de nuestra pequeña embarcación— se hallaba en
su litera de popa, en el lado de babor.
De pronto, surgió un llamada de entre las tinieblas que nos rodeaban:
—¡Ah de la goleta! —Fue tan inesperada, que la sorpresa me impidió
contestar inmediatamente.
Volvió a oírse la llamada; un voz curiosamente gutural e inhumana nos
llamaba desde alguna parte del mar tenebroso, por el lado de babor.
—¡Ah de la goleta!
—¡Eh! —grité, después de reponerme un poco de mi sorpresa—. ¿Qué sois?
¿Qué queréis?
—No temáis —contestó la voz extraña, que probablemente había captado
cierto tono de confusión en la mía—. No soy más que un hombre... anciano.
La pausa resultó extraña, pero hasta más adelante no le encontraría sentido.
—Si es así, ¿por qué no atracas a nuestro costado? —pregunté con cierta
sequedad, pues no me gustaba la insinuación de que me había mostrado un tanto
confundido.
—No. .. no puedo. Sería peligroso. Yo...
La voz enmudeció y todo volvió a quedar en silencio.
—¿Qué quieres decir? —pregunté, cada vez más asombrado—. ¿Por qué sería
peligroso? ¿Dónde estás?
Escuché durante un momento, pero no hubo respuesta. Y entonces, un
sospecha súbita e indefinida, aunque no sabía de qué, se apoderó de mí. Me
acerqué rápidamente a la bitácora y saqué la lámpara encendida. Al mismo tiempo
golpeé la cubierta con el tacón para despertar a Will. Luego me aproximé de nuevo
al costado y proyecté el haz de luz amarilla hacia la silenciosa inmensidad que
había más allá de nuestra borda. Al hacerlo, oí un grito leve y sofocado y luego un
chapoteo, como si alguien acabase de sumergir los remos precipitadamente. Pese a
ello, no puedo decir que viera nada con certeza, excepto, me pareció, que el primer
destello de luz había iluminado algo en el agua, allí donde ahora no había nada.
—¡Eh! —llamé—. ¿Qué broma es ésta?
Pero lo único que oí fueron los confusos ruidos de un embarcación que se
alejaba de nosotros y se internaba en la noche.
Entonces oí la voz de Will que venía de popa.
—¿Qué pasa, George?
—¡Ven aquí, Will! —dije.
—¿De qué se trata? —preguntó, cruzando la cubierta. Le conté el raro
incidente que acababa de producirse. Él me hizo varias preguntas; luego, tras un
momento de silencio, hizo bocina con las manos y llamó:
—¡Ah del barco!
Desde mucha distancia nos llegó débilmente un réplica y mi compañero
repitió su llamada. Al poco, después de un breve silencio, el sonido apagado de
unos remos fue acercándose a nosotros y, al oírlo, Will volvió a llamar.
Esta vez hubo respuesta.
—Apagad la luz.
—Que me cuelguen si la apago —musité, pero Will me dijo que hiciera lo que
ordenaba la voz, así que metí la luz debajo de las amuradas.
—Acercaros más —dijo Will. Siguieron oyéndose los remos. Luego, cuando
parecían estar a un media docena de brazas, cesaron de nuevo.
—¡Atracad al costado! —exclamó Will—. ¡A bordo no tenemos nada que deba
daros miedo!
—Promete que no mostrarás la luz.
—¿Qué te pasa? —pregunté—. ¿Por qué sientes ese temor infernal a la luz?
—Porque... —empezó a decir la voz y enmudeció de repente.
—Porque ¿qué? —pregunté en seguida. Will me puso un mano en el hombro.
—Cállate durante un minuto, viejo —dijo—. Ya me encargo yo de él.
Se inclinó más sobre la borda.
—Oiga usted, señor —dijo—. Todo esto es muy extraño..., acercarse a
nosotros de esta manera, en medio del bendito Pacífico. ¿Cómo vamos a saber que
no se trae algo raro entre manos? Dice que está solo. ¿Cómo podemos saberlo si no
le vemos? ¿Cómo... eh? ¿Qué tiene contra la luz, si puede saberse?
Cuando Will terminó de hablar, volví a oír el ruido de remos y luego la voz,
pero ahora procedía de más lejos y su tono reflejaba una desesperanza y un
patetismo tremendos.
—Lo siento... ¡Lo siento! No quería molestaros, pero es que tengo hambre..., y
ella también.
La voz se apagó y hasta nosotros llegó el ruido de los remos sumergiéndose
irregularmente.
—¡Alto! —gritó Will—. No quiero ahuyentarte. ¡Vuelve! Esconderemos la luz,
si a ti no te gusta.
Will se volvió hacia mí:
—Todo esto resulta muy extraño, pero creo que no hay nada que temer.
Había un interrogante en su tono y le contesté:
—Yo tampoco. El pobre diablo habrá naufragado por aquí cerca y se habrá
vuelto loco.
El sonido de los remos iba acercándose.
—Vuelve a guardar la lámpara en la bitácora —dijo Will; luego se inclinó
sobre la borda y aguzó el oído.
Dejé la lámpara en su sitio y volví a su lado. El ruido de los remos cesó a un
docena de metros aproximadamente.
—¿No quieres atracar de costado ahora? —preguntó Will con voz tranquila—
. He vuelto a meter la lámpara en la bitácora.
—No.... no puedo —repuso la voz—. No me atrevo a acercarme más. Ni
siquiera me atrevo a pagar las..., las provisiones.
—Eso no importa —dijo Will, titubeando luego—. Coge toda la comida que
quieras...
Volvió a titubear.
—¡Eres muy bueno! —exclamó la voz—. Que Dios, que todo lo comprende, te
recompense por tu...
La voz se quebró roncamente.
—¿La.... la señora? —dijo de pronto Will—. ¿Está...?
—La he dejado en la isla —dijo la voz.
—¿Qué isla? —tercié yo.
—No sé cómo se llama —contestó la voz—. Ojalá... —empezó a decir, pero se
calló súbitamente.
—¿No podríamos enviar un barca en su busca? —pregunté a Will.
—¡No! —dijo la voz con un énfasis extraordinario—. ¡Dios mío! ¡No! —Hubo
un breve pausa; luego, en un tono que hacía pensar en un reproche merecido,
añadió—: Me he aventurado a causa de nuestra necesidad... Porque su agonía me
atormentaba.
—¡Soy un bruto despistado! —exclamó Will—. Aguarda un minuto, seas
quien seas, y en seguida te traigo algo.
Al cabo de un par de minutos volvió con los brazos cargados de los más
variados comestibles. Se detuvo ante la borda.
—¿No puedes acercarte a recogerlo? —preguntó.
—No.... no me atrevo —replicó la voz. Me pareció detectar en ella un tono de
anhelo sofocado... como si su dueño reprimiera algún deseo mortal. Y entonces se
me ocurrió que aquella criatura vieja e infeliz sufría realmente necesidad de lo que
Will tenía en los brazos y, pese a ello, debido a algún temor ininteligible, se
abstenía de acercarse velozmente al costado de nuestra pequeña goleta y recogerlo.
Y junto con este convencimiento relámpago, llegó el conocimiento de que el
invisible no estaba loco, sino que afrontaba con cordura algún horror intolerable.
—¡Maldita sea, Will! —dije, lleno de muchos sentimientos, entre los que
predominaba un solidaridad inmensa—. Trae un caja. Meteremos la comida en ella
y se la haremos llegar flotando.
Así lo hicimos, empujando la caja con un bichero hacia la oscuridad. Al cabo
de un minuto llegó a nuestros oídos un leve exclamación del invisible y entonces
supimos que tenía la caja en su poder.
Poco después se despidió de nosotros y nos lanzó un bendición que, de ello
estoy seguro, no nos vino nada mal. Luego, sin más, oímos que los remos se
alejaban en la oscuridad.
—Mucha prisa en irse —comentó Will, quizás un tanto ofendido.
—Espera —repliqué—. No sé por qué, pero me parece que volverá.
Seguramente esos alimentos le hacían muchísima falta.
—Y a la dama también —dijo Will. Guardó silencio durante un momento,
luego prosiguió—: Es lo más raro que me ha pasado desde que me dedico a la
pesca.
—Sí —dije yo, y me puse a reflexionar. Y así fue pasando el tiempo: un hora,
y otra, y Will seguía conmigo, pues la extraña aventura le había quitado todo deseo
de dormir.
Habían transcurrido ya las tres cuartas partes de la tercera hora cuando
nuevamente oímos ruido de remos en el silencio del océano.
—¡Escucha! —dijo Will, con un leve tono de excitación en la voz.
—Lo que me figuraba. Ya vuelve —musité.
El ruido de los remos al sumergirse era cada vez más cercano y me fijé en que
los golpes de remo eran más firmes y duraban más. Era verdad que necesitaban los
alimentos.
El ruido cesó a poca distancia del costado de la goleta y la voz extraña llegó
de nuevo a nosotros a través de las tinieblas:
—¡Ah de la goleta!
—¿Eres tú? —preguntó Will.
—Sí —replicó la voz—. Me he ido repentinamente, pero... es que la necesidad
era grande. La... señora les está agradecida aquí en la tierra. Pero más lo estará
pronto en..., en el cielo.
Will empezó a decir algo con voz desconcertada, pero sus palabras se
hicieron confusas y optó por callarse. Yo no dije nada. Me sentía maravillado por
aquellas pausas curiosas, y además de mi maravilla, me embargaba un gran
solidaridad.
La voz continuó:
—Nosotros..., ella y yo, hemos hablado mientras compartíamos el fruto de la
ternura de Dios y de vosotros...
Will le interrumpió, pero sin coherencia.
—Os suplico que no..., que no menospreciéis vuestro acto de caridad cristiana
de esta noche —dijo la voz—. Cercioraros de que no haya escapado a Su atención.
Se calló y durante un minuto entero reinó el silencio. Luego la voz volvió a
oírse:
—Hemos hablado juntos de lo... de lo que ha caído sobre nosotros. Habíamos
pensado salir, sin decírselo a nadie, del terror que ha entrado en nuestras... vidas.
Ella, igual que yo, cree que los acontecimientos de esta noche obedecen a algún
designio especial y que es deseo de Dios que os contemos todo lo que hemos
sufrido desde... desde...
—¿Sí? —dijo Will quedamente.
—Desde el hundimiento del Albatross.
—¡Ah! —exclamé involuntariamente—. Zarpó de Newcastle rumbo a Frisco
hace unos seis meses y no ha vuelto a saberse de él.
—Sí —contestó la voz—. Pero unos grados al norte de la línea le sorprendió
un terrible tempestad y quedó desarbolado. Al hacerse de día, se vio que el barco
hacía agua por todas partes y, finalmente, cuando amainó el temporal, los
marineros huyeron en los botes, dejando..., dejando a un joven dama..., mi
prometida..., y a mí mismo en los restos del naufragio.
"Nosotros estábamos bajo cubierta, reuniendo algunas de nuestras
pertenencias, cuando ellos se fueron. A causa del miedo se comportaron de un
modo muy cruel, y cuando subimos a cubierta eran ya unas formas pequeñas en el
horizonte. Mas no desesperamos, sino que nos pusimos a construir un pequeña
balsa. En ella colocamos lo poco que cabía, incluyendo un poco de agua y algunas
galletas. Luego, como el barco estaba ya casi del todo sumergido, nos subimos a la
balsa y nos alejamos de él.
"Fue más tarde cuando me di cuenta de que parecíamos estar en medio de
alguna marea o corriente que nos alejaba del barco, de tal modo que al cabo de tres
horas, según mi reloj, dejamos de ver su casco, aunque los mástiles rotos siguieron
siendo visibles durante un poco más. Luego, hacia el crepúsculo, se levantó un
niebla que duró toda la noche. Al día siguiente continuábamos envueltos por la
niebla, y el tiempo permanecía encalmado.
"Durante cuatro días navegamos a la deriva bajo esta extraña niebla hasta
que, al anochecer del cuarto día, llegó a nuestros oídos el murmullo de unos
lejanos rompientes. Poco a poco el ruido fue haciéndose más claro y, al poco de la
medianoche, pareció que sonaba a ambos lados y en un espacio no muy grande.
Las olas levantaron la balsa varias veces y luego nos encontramos en aguas
tranquilas, con el ruido de los rompientes a nuestras espaldas.
"Al hacerse de día, vimos que nos encontrábamos en un especie de laguna
grande; pero poco vimos de ella en ese momento, pues cerca de nosotros, por
detrás, el casco de un gran velero asomó entre la niebla. Como si estuviéramos de
común acuerdo, los dos nos postramos de rodillas y dimos gracias a Dios, pues
creíamos que era el final de nuestras desventuras. Nos quedaba mucho por
aprender.
"La balsa se acercó al barco y gritamos que nos subieran a bordo, mas nadie
contestó. Al poco, la balsa rozó el costado del barco y, viendo que de él colgaba un
soga, la así y empecé a subir. Pero me costó mucho subir por culpa de un especie
de masa gris y viscosa que cubría la soga y que pintaba unas manchas lívidas en el
costado del barco.
"Finalmente, llegué a la borda y salté a cubierta. Vi que estaba llena de
manchas grises, algunas de las cuales formaban nódulos de varios palmos de
altura, pero yo pensaba más en la posibilidad de que a bordo hubiera gente que en
lo que veían mis ojos. Grité, pero nadie contestó. Entonces me acerqué a la puerta
que había debajo de la cubierta de popa, la abrí y me asomé a su interior. Percibí
un fuerte olor a aire enrarecido, por lo que adiviné al instante que allí dentro no
había nada vivo y, sabiendo esto, me apresuré a cerrar la puerta, pues de repente
me sentí solo.
"Volví al costado por donde había subido a bordo. Mi..., mi amada seguía en
la balsa, sentada tranquilamente. Al ver que la estaba mirando desde arriba, me
preguntó si había alguien a bordo. Le contesté que el barco parecía abandonado
desde hacía mucho tiempo, pero que, si quería aguardar un poquito, buscaría un
escalera o algo que pudiera usar para subir a bordo. Luego, un vez juntos,
registraríamos todo el barco. Unos momentos después, encontré un escalera de
cuerda en el otro extremo del barco. Me la llevé al costado por donde había subido
y, al cabo de un minuto, mi amada estaba junto a mí. Juntos exploramos las cabinas
y camarotes en la parte de popa, mas en ninguna parte encontramos señales de
vida. Aquí y allá, en el interior de las cabinas, encontramos manchas de aquella
masa extraña, pero, como dijo mi amada, iba a resultar fácil limpiarlas.
"Al final, convencidos ya de que no había nadie en la popa, nos dirigimos a
proa caminando por entre los repugnantes nódulos grises de aquella extraña
sustancia. También registramos la parte de proa y averiguamos que, efectivamente,
salvo nosotros no había nadie a bordo.
"Ya sin ninguna duda al respecto, volvimos a proa y procedimos a instalarnos
tan cómodamente como nos fue posible. Entre los dos pusimos orden y limpiamos
dos de las cabinas y después miré si en el barco había algo comestible. No tardé en
comprobar que así era y mi corazón dio gracias a Dios por su bondad. Además,
descubrí dónde estaba la bomba de agua dulce y, tras repasarla, comprobé que el
agua era potable, aunque tenía un saborcillo desagradable.
"Durante varios días permanecimos a bordo del barco, sin tratar de llegar a la
playa. Trabajábamos afanosamente para hacer de aquél un lugar habitable. Sin
embargo, ya entonces empezábamos a darnos cuenta de que nuestra suerte era aún
menos deseable de lo que hubiera cabido imaginar, pues, aunque, como primera
medida, rascamos las manchas de aquella sustancia que había en el suelo y las
paredes de los camarotes y el salón, en el plazo de veinticuatro horas recuperaban
casi su tamaño original, lo cual no sólo nos desalentaba, sino que nos inspiraba un
vaga sensación de inquietud.
"Con todo, no estábamos dispuestos a darnos por vencidos, así que
volvíamos a poner manos a la obra y no sólo rascábamos la masa, sino que los
sitios donde había estado los regábamos profusamente con ácido carbólico, pues
en la despensa había encontrado una lata llena. Sin embargo, al final de la semana,
la sustancia volvía a presentar toda su fuerza y, además, se había propagado a
otros lugares, como si nosotros, al tocarla, hubiéramos permitido que los gérmenes
se esparcieran.
"Al despertar en la mañana del séptimo día, mi amada se encontró con que
un pequeña porción de la misteriosa sustancia crecía en su almohada, cerca de su
cara. Al verlo, se vistió a toda prisa y vino a mí. En aquel momento me encontraba
yo en la cocina, encendiendo el fuego para el desayuno.
"Ven conmigo, John", dijo, y me condujo a popa. Al ver lo que crecía en su
almohada, me estremecí y en aquel mismo instante decidimos abandonar en
seguida el barco y ver si podíamos instalarnos más cómodamente en tierra firme.
"Rápidamente recogimos nuestras escasas pertenencias y entonces vi que
incluso entre ellas había aparecido la masa, pues en uno de los chales de mi amada,
cerca del borde, había un poco. Tiré la prenda por la borda, sin decirle nada a ella.
"La balsa seguía en el costado del barco, pero como era demasiado difícil
gobernarla, eché al agua un bote pequeño que colgaba de lado a lado de popa y a
bordo del mismo nos dirigimos a la playa. Mas al acercarnos a ella, poco a poco me
di cuenta de que la vil masa que nos había hecho abandonar el barco empezaba a
cubrir todo cuanto había en tierra. En algunos sitios formaba montículos horribles,
fantásticos, que casi parecían moverse, como si albergaran algún tipo de vida
silenciosa, cuando el viento pasaba sobre ellos. En otras partes tomaba la forma de
dedos inmensos, mientras que en otras se limitaba a extenderse, lisa, viscosa y
traicionera. En algunos sitios hacía pensar en árboles enanos y grotescos, llenos de
nudos y pliegues extraordinarios.. . Y todo ello se movía a ratos, horriblemente.
"Al principio nos pareció que en toda la costa que había a nuestro alrededor
no quedaba ni un solo lugar que no estuviera oculto bajo aquella horrible
sustancia; pero más tarde pudimos comprobar que nos equivocábamos, pues al
navegar siguiendo la costa, a cierta distancia, vimos un pequeña extensión de algo
que parecía arena fina y allí desembarcamos. No era arena. Lo que era no lo sé. Lo
único que he podido observar es que sobre ella no crece la masa, mientras que
nada más que ésta aparece en todas partes, salvo allí donde esa tierra que parece
arena dibuja extraños senderos entre la gris desolación, que es en verdad un
espectáculo terrible de ver.
"Es difícil haceros comprender cómo nos animamos al encontrar un sitio que
aparecía absolutamente libre de aquella sustancia. En él depositamos nuestras
pertenencias. Luego volvimos al barco para recoger las cosas que parecía que
íbamos a necesitar. Entre otras cosas, logré llevarme a tierra un de las velas del
barco, con la que construí dos tiendas pequeñas, las cuales, pese a tener un forma
muy irregular, cumplían su cometido. En ellas vivíamos y teníamos almacenadas
las cosas que necesitábamos, y durante varias semanas todo fue bien, sin que
sufriéramos ningún percance digno de señalar. A decir verdad, nos sentíamos muy
felices... porque.... porque estábamos juntos.
"Fue en el pulgar de la mano derecha de mi amada donde apareció la primera
porción de sustancia gris. No era más que un pequeña mancha circular, muy
parecida a un lunar gris. ¡Dios mío! ¡Qué temor embargó mi corazón cuando ella
me la enseñó! La lavamos entre los dos, rociándola con ácido carbólico y agua. Al
día siguiente, por la mañana, volvió a enseñarme la mano. La mancha gris,
parecida a un verruga, volvía a ser visible. Durante un rato estuvimos mirándonos
en silencio. Luego, todavía sin mediar palabra, nos pusimos a eliminarla de nuevo.
Estábamos a la mitad de la operación cuando de pronto mi amada dijo:
"¿Qué es eso que tienes en la cara, amado mío?" Su voz reflejaba inquietud.
Alcé la mano para tocarme la cara.
"¡Ahí! Debajo del cabello junto a la oreja. un poco hacia el frente." Mi dedo se
posó en el lugar que me indicaba y entonces lo supe.
"Primero acabemos de curarte el pulgar", dije. Y ella se sometió sólo porque
temía tocarme antes de que se lo hubiese limpiado. Terminé de lavarle y
desinfectarle el pulgar y entonces ella hizo lo propio con mi cara. Al terminar, nos
sentarnos y estuvimos hablando durante un rato; hablamos de muchas cosas, pues
en nuestras vidas acababan de irrumpir pensamientos inesperados y terribles. De
pronto, sentimos miedo de algo peor que la muerte. Hablamos de cargar el bote
con provisiones y agua y hacernos a la mar; pero por diversas causas éramos
impotentes y... la sustancia ya nos había atacado. Decidimos quedarnos y que Dios
hiciera con nosotros su voluntad. Nosotros esperaríamos.
"Pasó un mes, dos meses, tres meses, y las manchas iban creciendo, a la vez
que aparecían otras. Pero seguíamos esforzándonos por luchar contra el miedo,
tanto es así que sus progresos eran lentos, relativamente hablando.
"De vez en cuando nos aventurábamos a volver al barco en busca de cosas
que nos hacían falta. Allí comprobamos que la sustancia crecía de modo
persistente. Uno de los nódulos de la cubierta principal no tardó en llegar a la
altura de mi cabeza.
"Para entonces ya habíamos abandonado toda esperanza de salir de la isla.
Nos dábamos cuenta de que, padeciendo de aquel mal, no nos permitirían volver
con los demás seres humanos.
"Un vez hubimos llegado a tal conclusión, comprendimos que era necesario
vigilar nuestras existencias de alimentos y agua, pues a la sazón no sabíamos
cuánto tiempo pasaríamos allí, aunque era posible que fuesen muchos años.
"Esto me recuerda que ya os he dicho que soy un anciano. No es así si nos
atenemos a mis años. Pero.... pero...
Se interrumpió, pero luego continuó hablando con cierta brusquedad:
—Como decía, sabíamos que teníamos que ir con cuidado con nuestros
alimentos, pero ignorábamos que nos quedasen tan pocos. Fue un semana después
cuando descubrí que todos los demás depósitos de pan..., que yo suponía llenos...,
estaban vacíos, y que, aparte de algunas latas de verduras y carne y algunas otras
cosas, no teníamos nada para comer excepto el pan del depósito que yo había
abierto.
"Al descubrir esto, decidí hacer algo, lo que pudiese, y traté de pescar en la
laguna, pero no lo conseguí. Entonces me sentí un tanto inclinado al desespero,
hasta que se me ocurrió que podía probar suerte fuera de la laguna, en mar abierto.
"Aquí pescaba algún que otro pez, pero con tan poca frecuencia que apenas
resultaba suficiente para protegernos del hambre que nos amenazaba. Empecé a
pensar que nuestra muerte sobrevendría probablemente a causa del hambre y del
crecimiento de la sustancia que se había apoderado de nuestros cuerpos.
"En ese estado se encontraban nuestros ánimos cuando el cuarto mes tocó a
su fin. Entonces hice un descubrimiento en verdad horrible. Un mañana, poco
antes del mediodía, regresé del barco con un pedazo de galleta que quedaba en él y
vi que mi amada estaba sentada ante la entrada de la tienda, comiendo algo.
"¿Qué es, amada mía?', le pregunté en el momento de saltar a tierra. Mas, al
oír mi voz, pareció un tanto confundida y, volviéndose, con gesto furtivo arrojó
algo hacia el lindero del pequeño claro. Cayó más cerca de lo que ella deseaba y yo,
que empezaba a sentir un vaga sospecha, me acerqué y lo recogí. Era un trozo de la
sustancia gris.
"Al acercarme a ella con aquello en la mano, se puso pálida como un cadáver
y luego se ruborizó.
"Yo me sentía extrañamente aturdido y asustado. ""¡Querida mía! ¡Querida
mía!", dije, incapaz de decir nada más. Pero, al oír mis palabras, no pudo resistirlo
y rompió a llorar amargamente. Poco a poco, cuando se fue calmando, me confesó
que lo había probado el día anterior y que... le había gustado. La obligué a
arrodillarse y le hice prometer que no volvería a tocarlo, por grande que fuera
nuestra hambre. Después de prometérmelo, me dijo que el deseo de comer de
aquello le había sobrevenido de pronto y que, hasta el momento de sentir tal deseo,
la sustancia no le había inspirado más que un repulsión infinita.
"Unas horas después, sintiéndome extrañamente desasosegado, y muy
consternado por lo que había descubierto, eché a andar por uno de los senderos
retorcidos que formaba aquella especie de tierra blanca que parecía arena y que
cruzaba la sustancia gris. Ya me había aventurado por allí en otra ocasión, aunque
sin llegar muy lejos. Esta vez, hallándome enfrascado en pensamientos que me
llenaban de perplejidad, llegué mucho más lejos.
"Súbitamente salí de mi ensimismamiento al oír un ruido extraño y áspero a
mi izquierda. Al volverme rápidamente vi que algo se movía entre la masa que
había cerca de mí, y que presentaba unas formas extraordinarias. Se balanceaba de
un modo precario, como si poseyera vida propia. De pronto, mientras mis
fascinados ojos contemplaban aquello, pensé que se parecía de un modo grotesco a
la figura de un ser humano deforme. Todavía estaba pensando en ello cuando se
oyó un ruido desagradable, como si algo se estuviera rasgando, y vi que uno de los
brazos, que más bien parecían ramas, se estaba despegando de las masas grises
que lo rodeaban y acercándose a mí. La cabeza.... un especie de bola gris sin forma
definida, se inclinó hacia mí. Me quedé allí parado como un estúpido y el brazo
repugnante me rozó la cara. Proferí un grito de terror y retrocedí apresuradamente
unos pasos. En mis labios notaba un sabor dulzón. Pasé la lengua por ellos y al
instante sentí que me embargaba un deseo inhumano. Me volví y cogí un puñado
de sustancia. Luego más Y... más. Mi deseo era insaciable. Mientras devoraba la
sustancia, el recuerdo del descubrimiento de la mañana penetró en el laberinto de
mi cerebro. Dios lo había enviado. Tiré al suelo el fragmento que tenía en la mano.
Luego, totalmente abatido y sintiéndome horriblemente culpable, regresé al
pequeño campamento.
"Creo que en cuanto puso sus ojos en mí, ella lo adivinó, merced a alguna
intuición maravillosa que el amor debía de haberle dado. Su comprensión
silenciosa hizo que me resultara más fácil confesarle mi repentina flaqueza, aunque
omití decirle la cosa extraordinaria que había ocurrido antes. Deseaba ahorrarle
todo terror innecesario.
"Mas lo que había descubierto resultaba intolerable y hacía nacer un terror
incesante en mi cerebro, pues no me cabía la menor duda de que había presenciado
el fin de uno de los hombres que habían llegado a la isla en el barco que estaba en
la laguna. Y en aquel fin monstruoso había presenciado el nuestro propio.
"En lo sucesivo nos abstuvimos de aquel alimento abominable, aunque el
deseo de comerlo se nos había metido en la sangre. Sin embargo, nuestro temible
castigo era inminente, pues día a día, con un rapidez monstruosa, la sustancia
fangosa iba apoderándose de nuestros pobres cuerpos. Materialmente no
podíamos hacer nada para detenerla, y así. .., nosotros.... que habíamos sido
humanos, nos convertimos en... Bueno, cada día importa menos. Sólo. .., sólo que
habíamos sido hombre y doncella.
"Y cada día resulta más terrible la lucha por resistirse al hambre, al deseo
lujurioso de comer esa horrible sustancia.
"Hace un semana terminamos la galleta, y desde entonces he pescado tres
peces. Me encontraba pescando aquí esta noche cuando vuestra goleta surgió de
entre la niebla y casi se me echó encima. Entonces os llamé. El resto ya lo conocéis.
Y que Dios os bendiga por vuestra bondad para con un par de pobres almas
proscritas.
Se oyó el ruido de un remo al sumergirse..., luego el de otro. Después..., la
voz habló de nuevo y por última vez, atravesando la niebla que la envolvía,
fantasmal y lúgubre:
—¡Que Dios os bendiga! ¡Adiós!
—¡Adiós! —gritamos al unísono con voz ronca y el corazón rebosante de
emociones.
Miré a mi alrededor y me di cuenta de que empezaba a amanecer. El sol lanzó
un rayo aislado sobre el mar oculto; la luz mortecina perforó la niebla y con un
fuego melancólico iluminó la barca que se alejaba. Aunque no muy claramente, vi
algo que cabeceaba entre los remos. Me hizo pensar en un esponja..., un esponja
grande y gris que movía la cabeza arriba y abajo... Los remos continuaron
moviéndose. Eran grises... Igual que la barca... Y mis ojos buscaron inútilmente el
lugar donde la mano se unía al remo. Mi mirada volvió rápidamente a la... cabeza.
Se inclinaba hacia delante cuando los remos se movían hacia atrás a causa del
golpe. Luego los remos se hundieron, la barca salió de la zona iluminada y la..., la
cosa se perdió de vista en medio de la niebla, sin dejar de cabecear
.

-

INTERESANTES

¿QUIERES SALIR AQUI? ; ENLAZAME

-

Twitter

.

Etiquetas

h. p. lovecraft (122) relato (114) cuento (76) Stephen King (63) gotico (60) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (57) Robert Bloch (50) terror (48) lovecraft (46) guy de maupassant (44) Lord Dunsany (43) anne rice (39) horror (37) maupassant (37) scifi (35) Edgar Allan Poe (31) cuentos (28) ambrose bierce (27) Jorge Luis Borges (26) oscar wilde (26) los mitos de cthulhu (24) algernon blackwood (23) poema (23) ray bradbury (23) blood gothic (22) august derleth (21) dark (21) enlaces (21) 1ªparte (20) bloodgothic.blogspot.com (20) demonios (19) imagenes (19) poemas (19) 2ªparte (18) mario benedetti (18) vampiros (18) capitulo del necronomicon (17) h.p. lovecraft (17) poesia (17) relatos (16) Clark Ashton Smith (15) Horacio Quiroga (15) amanecer vudú (15) musica (15) alejandro dumas (14) becquer (13) blood (13) gothic (13) underground (13) Philip K. Dick (12) amor (12) charles dickens (12) fantasia (12) fredric brown (12) pulp (12) poe (11) EL BAR DEL INFIERNO (10) Howard Phillips Lovecraft (10) el vampiro (10) las mil y una noche (10) necronomicon (10) vampiro (10) Charles Bukowski (9) el hombre ilustrado (9) friedrich nietzsche (9) gibran khalil gibran (9) lilith (9) onirico (9) paul auster (9) subrealismo (9) terror onirico (9) victoriano (9) 2 (8) Andrés Díaz Sánchez (8) Fantasmagoría (8) Isaac Asimov (8) Lewis Carroll (8) Yukio Mishima (8) arte (8) cuento de amor (8) cuento gotico (8) diccionario (8) el extraño (8) fantasmas (8) franz kafka (8) king (8) psicodelicos (8) realidad (8) vamp (8) varios (8) videos (8) Bram Stoker (7) El Castillo de Otranto (7) Selección (7) autor novel (7) cthulhu (7) cuento corto (7) cuento onirico (7) demonologia (7) entrevista con el vampiro (7) guy (7) julio cortazar (7) mitos (7) novel (7) novela (7) oscuro (7) psi-ci (7) recopilacion (7) seleccion (7) sentimientos (7) shelley (7) tatuajes parlantes (7) un mundo feliz (7) 2ª parte (6) ALFRED BESTER (6) ANTON CHEJOV (6) Bestiario (6) Douglas Adams (6) LA VOZ DEL DIABLO (6) LAS BRUJAS DE MAYFAIR (6) RESIDENT EVIL (6) Rubén Darío (6) Selecciones (6) bukowsky (6) clive barker (6) crepusculo (6) cuento victoriano de amor (6) darknes (6) el paraiso perdido (6) el pasillo de la muerte (6) ficcion (6) john milton (6) la metamorfosis (6) mary (6) meyer stephenie (6) pandora (6) rammstein (6) ramsey campbell (6) realidad sucia (6) stephen (6) vampirismo (6) 3ªparte (5) ALEXANDRE DUMAS (5) ANGELES (5) ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA (5) Charles Nodier (5) En busca de la ciudad del sol poniente (5) Flores de las Tinieblas (5) Lord des Morte (5) Marqués de Sade (5) aire frio (5) al azif (5) angel oscuro (5) aventuras (5) charles bukowsky (5) dioses (5) el cazador de sueños (5) el ceremonial (5) el demonio de la peste (5) el horla (5) gotica (5) henry kuttner (5) la casa del pasado (5) la hermandad negra (5) lavey (5) leyendas (5) libros (5) links (5) relato corto (5) wikipedia (5) Aldous Huxley (4) BRIAN W. ALDISS (4) CUESTION DE ETIQUETA (4) Drácula (4) Dylan Thomas (4) EL BESO SINIESTRO (4) EL RUISEÑOR Y LA ROSA (4) EL templo (4) ENTRADAS (4) Edmond Hamilton (4) Federico García Lorca (4) Historias de fantasmas (4) LIBROS DE LA UNIDAD (4) LOS MISERABLES (4) Las Mil y Una Noches (4) Los Fantasmas (4) Los Versos Satánicos (4) Poemas vampíricos (4) Poul Anderson (4) Richard Matheson (4) Robert E. Howard (4) Rudyard Kipling (4) Una Voz En La Noche (4) William Hope Hodgson (4) allan (4) anime (4) anonimo (4) avatars (4) chuck palahniuk (4) citas (4) colleen gleason (4) comentario (4) cuento gotico-victoriano (4) cyberia (4) de lo mejor de paul auster (4) diablos (4) donde cruzan los brujos (4) edgar (4) el diablo (4) el retrato de dorian gray (4) el sabueso (4) el wendigo (4) espiritus (4) fantastico (4) frankestein (4) frases (4) galeria (4) goticos (4) hechizos (4) historias (4) infierno (4) jorge fondebrider (4) la ciudad sin nombre (4) la hermosa vampirizada (4) letra (4) licantropia (4) los amados muertos (4) mito (4) muerte (4) saga vampiros (4) salman rushdie (4) schahrazada (4) twilight (4) victor hugo (4) voces de oscuridad (4) 1984 (3) 3 (3) 666 (3) A n n e R i c e (3) A r m a n d (3) AL ABISMO DE CHICAGO (3) ALGO LLAMADO ENOCH (3) Al otro lado del umbral (3) Alejandro Dolina (3) Apariciones de un Ángel (3) Arthur Machen (3) BOB SHAW (3) Brian Lumley (3) CRONICAS VAMPIRICAS 2 (3) Corto de Animación (3) Dan Brown (3) Días de ocio en el Yann (3) E. Hoffmann Price (3) E. T. A. Hoffmann (3) EL DESAFÍO DEL MAS ALLÁ (3) EL FANTASMA DE CANTERVILLE (3) EL HORROR OCULTO (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) EL TEMPLO DEL DESEO DE SATÁN (3) EL TIEMPO ES EL TRAIDOR (3) El Espectro (3) El Libro Negro (3) El espectro de madam Crowl (3) El morador de las tinieblas (3) El príncipe feliz (3) Emisario Errante (3) En la cripta (3) Frank Kafka (3) Fritz Leiber (3) Ghost in the Shell (3) Giovanni Papini (3) Gitanjali (3) Hombre con manías (3) J. Ramsey Campbell (3) JOSEPH PAYNE BRENNAN (3) John Stagg (3) Jr. (3) LA BIBLIOTECA DE BABEL (3) LA CONFESIÓN (3) LA EXTRAÑA CASA EN LA NIEBLA (3) LA IGLESIA DE HIGH STREET (3) LA MARCA DE LA BESTIA (3) LA RISA DEL VAMPIRO (3) LAS RUINAS CIRCULARES (3) La Jaula (3) La Trilogía de Nueva York (3) Mercenarios del Infierno (3) Miguel Hernández (3) Palomos Del Infierno (3) Pío Baroja (3) Rafael Alberti (3) Thanatopia (3) Théophile Gautier (3) Tomás Moro (3) Un Sueño en un Sueño (3) abraham merrit (3) alas rotas (3) alien (3) alquimia (3) amuletos (3) angeologia (3) antiguas brujerias (3) antologia (3) apocalipsis (3) biografia (3) cain (3) carrie (3) charles baudelaire (3) cronicas vampiricas (3) cuento victoriano (3) cuentos del siglo XIX (3) danza macabra (3) dark . gotico (3) david langford (3) de profundis (3) definicion (3) el abismo en el tiempo (3) el alquimista (3) el demonio en la tierra (3) el exorcista II (3) el libro negro de alsophocus (3) el loco (3) el mono (3) el sacrifico (3) el superviviente (3) el vampiro estelar (3) ensayo (3) escritor novel (3) exorcismo (3) fabula (3) fabulas (3) filosofia (3) frank b. long (3) goth (3) gotic (3) guion (3) helena petrovna blabatsky (3) himno al dolor (3) historias de terror (3) inquisicion (3) introduccion (3) john baines (3) john william polidori (3) justine (3) la casa maldita (3) la casa tellier (3) la ciudad de los muertos (3) la llamada de cthulhu (3) la sombra fuera del espacio (3) la tumba (3) las flores del mal (3) legion (3) leyenda (3) lisa tuttle (3) lo innombrable (3) locura (3) lord byron (3) los brujos hablan (3) los gatos de ulthar (3) luna sangrienta (3) mail (3) martín s. warnes (3) maturin (3) mein teil (3) melmoth el errabundo (3) milowishmasterfox (3) neorealismo (3) nombres (3) nombres demoniacos (3) oscuros (3) pacto de sangre (3) pensamientos (3) poemas en prosa (3) poesias (3) polaris (3) que viene el lobo (3) rabindranat tagore (3) ratas (3) rimas (3) roald dahl (3) robert silverberg (3) rosenrot (3) rostros de calabera (3) satanismo (3) snake (3) sueño (3) suicidas (3) teatro (3) the cure (3) vida (3) vudu (3) yveline samoris (3) Ángeles y demonios (3) 1 (2) 4ªparte (2) A. Bertram Chandler (2) ABANDONADO (2) ALBERT FISH (2) Akira (2) Alfonso Linares (2) Algunos Poemas a Lesbia (2) Antonio Gala (2) Aparicion (2) Astrophobos (2) Ayer... hace tanto tiempo (2) BETHMOORA (2) Blade Runner (2) Brad Steiger (2) C. M. EDDY (2) CELEPHAÏS (2) CHICKAMAUGA (2) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (2) CORAZONADA (2) Carrera Inconclusa (2) Charon (2) Christian Jacq (2) Clarimonda (2) Cowboy Bebop (2) Cyberpunk (2) Cómo Ocurrió (2) E D G A R A L L A N P O E (2) E. F. Benson (2) EL ASESINO (2) EL BAUTISMO (2) EL BESO (2) EL CABALLERO (2) EL CENTRO DEL INFIERNO (2) EL DESIERTO (2) EL DIABLO EN EL CAMPANARIO (2) EL EXORCISTA (2) EL FANTASMA Y EL ENSALMADOR (2) EL GOLEM (2) EL GRITO DEL MUERTO (2) EL JARDÍN DEL PROFETA (2) EL OTRO YO (2) EL PISO DE CRISTAL (2) EL PRESUPUESTO (2) EL RETRATO DE ROSE MADDER (2) EL SÉPTIMO CONJURO (2) EL VAGABUNDO (2) EL ÁRBOL (2) Ecos (2) El Conde de Montecristo (2) El Cuerno Del Horror (2) El Dr. Jekyll y Mr. Hyde (2) El Funeral de John Mortonson (2) El Hombre De Arena (2) El Monte de las Ánimas (2) El Puñal (2) El Que Cierra El Camino (2) El Sacrificio (2) El Tulipán Negro (2) El Valle Perdido (2) El Visitante Y Otras Historias (2) El artista del hambre (2) El ciclo del hombre lobo (2) El clérigo malvado (2) El gato del infierno (2) El gato negro (2) El homúnculo (2) El legado (2) El miedo (2) El rapto de la Bella Durmiente (2) El saber mágico en el Antiguo Egipto (2) El árbol de la colina (2) Elogio de la locura (2) En la noche de los tiempos (2) Estirpe de la cripta (2) Fuera de Aquí (2) GUARDIANES DEL TIEMPO (2) GUSTAVO ADOLFO BECQUER (2) Gustav Meyrink (2) H. Barlow (2) H.P.Lovecraft (2) HERMANN HESSE (2) Harlan Ellison (2) Hasta en los Mares (2) Historia (2) Historia Del Necronomicon (2) Historia de fantasmas (2) Hocus Pocus (2) ICARO DE LAS TINIEBLAS (2) INTERNET (2) JUANA INES DE LA CRUZ (2) Jack Vance (2) John Sheridan Le Fanu (2) José Luis Velarde (2) Kurt Vonnegut (2) LA BIBLIA SATANICA (2) LA BÚSQUEDA (2) LA CAIDA DE BABBULKUND (2) LA DECLARACIÓN DE RANDOLPH CARTER (2) LA FARSA (2) LA LOTERÍA DE BABILONIA (2) LA MUERTA ENAMORADA (2) LA MUERTE (2) LA MUSA DE HYPERBOREA (2) LA PERLA (2) LAS LEGIONES DE LA TUMBA (2) LESTAT EL VAMPIRO (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) La Bestia en la Cueva (2) La Calle (2) La Casa de la Pesadilla (2) La Habitación Cerrada (2) La Monja Sangrienta (2) La Tortura de la Esperanza (2) La Verdad (2) La chica más guapa de la ciudad (2) La conspiración Umbrella (2) La marquesa de Gange (2) La noche de los feos (2) La pasión turca (2) Letras (2) Los Sueños de la Casa de la Bruja (2) Los crímenes que conmovieron al mundo (2) Los ojos de la momia (2) Los reyes malditos (2) Los tres mosqueteros (2) MAGOS (2) MARIO BENEDETTI - LA MUERTE (2) MINORITY REPORT (2) MOBY DICK (2) MUJERES (2) Mark Twain (2) Morella (2) Narrativa gótica (2) No hay camino al paraíso (2) PABLO NERUDA (2) POPSY (2) PUNTERO IZQUIERDO (2) R. L. Stevenson (2) RADIO FUTURA (2) ROSTRO DE CALAVERA (2) Rabindranath Tagore (2) Retornos de una sombra maldita (2) Robert A. Heinlein (2) SAMAEL AUN WEOR (2) SATANAS (2) SU VIDA YA NO ES COMO ANTES (2) SUPERVIVIENTE (2) Sherry Hansen Steiger (2) The Last Vampire (2) Thomas M. Disch (2) UN DÍA DE CAMPO (2) UTOPIA (2) Un habitante de Carcosa (2) Un juguete para Juliette (2) Una mujer sin importancia (2) Una tienda en Go-by Street (2) V.O. (2) VELANDO EL CADÁVER (2) Vida después de la Muerte (2) Vida y Muerte (2) Villiers de L'Isle-Adam (2) Vinum Sabbati (2) YO CRISTINA F. (2) a la puta que se llevó mis poemas (2) a las aguas (2) a un general (2) agonico (2) al amor de mi vida (2) aladino (2) alaide floppa (2) alas nocturnas (2) albunes (2) alexandre (2) amistad (2) andres diaz sanchez (2) angel de la muerte (2) animas y fantasmas (2) anime-blood (2) antonio machado (2) apocaliptico (2) arena y espuma (2) arthur c. clarke (2) asesinato (2) baudelaire (2) bequer (2) blancanieves (2) brujas (2) busqueda (2) c. m. eddy jr. (2) cabala (2) capitulo suelto (2) caronte (2) castigo (2) catolico (2) cementerios (2) ciberespacio (2) ciberpunk (2) cielo (2) ciudad de cristal (2) ciudad vampiro (2) coleccion (2) colette gothic darknes (2) comics (2) computadora (2) conjuros (2) cortos (2) costazar (2) creepwar.gotico (2) cria cuervos (2) cruelmente romantica (2) cuento amor (2) cuentos coliniales de terror (2) cuentos cortos (2) cuentos de canterbury (2) cuentos de un soñador (2) cumbres borrascosas (2) dagon (2) death (2) demonio (2) depeche mode (2) diagnostico de muerte (2) dios (2) disciplinas de vampiro (2) dolor (2) don juan (2) dracula (2) e l v a m p i r o (2) ecce homo (2) el (2) el abismo (2) el anticristo (2) el arbol de la vida (2) el caballero de la maison rouge (2) el canibal de rotenburgo (2) el caos reptante (2) el club de la lucha (2) el club de los suicidas (2) el coche del diablo (2) el disco (2) el dueño de rampling gate (2) el elixir de larga vida (2) el entierro (2) el espectro del novio (2) el evangelio de los vampiros (2) el fabricante de ataúdes (2) el fantasma de la opera (2) el gran inquisidor (2) el hijo (2) el jinete en el cielo (2) el joven lovecraft (2) el palacio de la luna (2) el pantano de la luna (2) el profeta (2) el signo (2) ellinson (2) elogio de tu cuerpo (2) emily bronte (2) entendimiento (2) entre sueños (2) epistola (2) escritor (2) espacio (2) esperanza (2) esquizofrenia (2) eva (2) fin (2) fiodor dostoiesvski (2) fobia (2) fragmentos del necronomicon (2) frankenstein (2) g. a. becquer (2) gabriel garcia marquez (2) genesis (2) gothic darknes (2) gracia torres (2) guerra (2) guillotina (2) h. (2) hada (2) harry harrison (2) hazel heald (2) hechizo (2) herman hesse (2) historia / ficcion (2) historia real (2) hombre-lobo (2) honore de balzac (2) horror en el museo (2) indice (2) ingles (2) intriga (2) introductoria (2) italo calvino (2) juego (2) juguemos a los venenos (2) kafka (2) kir fenix (2) la carta robada (2) la catedra de lucifer (2) la cosa en el dormitorio (2) la creacion (2) la cruz del diablo (2) la dama de las camelias (2) la habitacion cerrada (2) la hoya de las brujas (2) la imagen de la muerte (2) la maquina de follar (2) la muerte y la condesa (2) la noche boca arriba (2) la novia del hombre caballo (2) la piedra negra (2) la torre oscura (2) lacrimosa (2) leyes (2) lhiliht (2) libro (2) literatura (2) los habitantes del pozo (2) los otros dioses (2) los perros de tindalos (2) los zuecos (2) m. r. james (2) milady (2) miskatonic (2) misterio (2) morfina (2) morgue (2) mp3 (2) music (2) mª. covadonga mendoza (2) narracion ocultista (2) nobel (2) noir (2) nota (2) notas (2) nuestros primos lejanos (2) nuevas cronicas vampiricas (2) occidente (2) ocultismo (2) on-line (2) oriente (2) orson scott card (2) p. (2) paris (2) paulo coelho (2) pecados (2) peter blatty (2) poderes (2) primigenio (2) prometeo (2) prosas luciferinas (2) psico (2) r.l. stevenson (2) reglas (2) relato amor (2) religion-ficcion (2) reliquia de un mundo olvidado (2) revelacion (2) revolucion francesa (2) ritual (2) rituales (2) robert a. lowndes (2) robert louis stevensont (2) roger zelazny (2) roll (2) romancero gitano (2) romanticismo (2) rpg (2) saki (2) sangre (2) serie cronicas vampiricas gardella (2) simbolismo (2) suicidio (2) sumario (2) surrealismo (2) taisha abelar (2) tetrico (2) the best (2) tragedia (2) traidor (2) un dia en el confin del mundo (2) una cruz de siglos (2) varios autores (2) varios cuentos (2) vaticano (2) video (2) violin (2) vistoriano (2) washington irving (2) willian blatty (2) ¿QUO VADIS? (2) ÁNGELES IGNORANTES (2) Ángela (2) "Vivo sin vivir en mí" (1) (1515-1582) (1) (1816) (1) (1934) (1) + y - (1) -- ANONIMO (1) -- EL HORROR DE DUNWICH (1) . EL PROFETA ERMITAÑO (1) . LA SANTA COMPAÑA . (1) . La locura del mar (1) . Luis Cernuda (1) . VENOM (1) .El Club del Ataúd. (1) .ecunemico (1) .rar (1) 100 (1) 13 fantasmas (1) 17THIS SECRET HAS TO BE KEPT by you from anyone else (1) 1809-1849 (1) 1810 (1) 1812 (1) 1862 (1) 1918/19 (1) 1939-1941? (1) 1ª parte (1) 1ªmujer (1) (1) 26 CUENTOS PARA PENSAR (1) 2parte (1) 2ª Serie (1) (1) 2ºlibro (1) 2ºlibro de nuevas cronicas vampiricas (1) 334 (1) 360º (1) 3:47 a.m. (1) 4 (1) 5 (1) 6 (1) 7 pecados capitales (1) 84 de charing cross road (1) (1) 9000 años (1) A LA ESPERA (1) A M B R O S E B I E R C E (1) A imagen y semejanza (1) A restos.. de ti (1) A través de la puerta de la llave de plata (1) A través de las puertas de la llave de plata (1) A. E. VAN VOGT (1) A. MERRIT (1) A. Merritt (1) A.R. Ammons (1) A: lord Alfred Douglas (1) ABAJO (1) ABONO PARA EL JARDÍN (1) ABUELITO (1) ACERO -- Richard Matheson (1) ADEFESIA (1) AGENTE DEL CAOS (1) AL MAGNIFICO LORENZO DE MÉDECIS (1) AL OTRO LADO (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGÚN QUE OTRO ANIMAL (1) ALMAS EN PENA (1) AMADEO KNODLSEDER (1) AMANECER EN MERCURIO (1) AMANECER VUDU (1) AMBROSE GWINET BIERCE (1) AMERICAN ZOMBIE (1) AMOR Y ODIO (1) ANDREA SOL (1) ANGEL DE LUZ (1) ANIUTA (1) ANTES DEL ESPECTÁCULO (1) APARECIÓ CAÍN (1) APRENDED GEOMETRIA (1) AQUEL VIEJO (1) ARMAGEDON Fredric Brown (1) ARTHUR JERMYN (1) ASESINOS SATÁNICOS (1) AYER (1) Abraham Merritt (1) Abraza la oscuridad (1) Acorralado (1) Ad Lucem (1) Adam Kadmon (1) Adan (1) Adiós al siglo XX (1) Adolf Hitler (1) Afuera (1) Agatha Christie (1) Ahmad Ibn Ata'Illah (1) Alan Barclay (1) Albertina desaparecida (1) Alejandro Pushkin (1) Alejo Carpentier (1) Aleksandr Nikoalevich Afanasiev (1) Aleksandr Pushkin (1) Alfred E. Van Vogt (1) Alfred Elton van Vogt (1) Algernoon Blackwood (1) Alien earth (1) Amityville (1) Ana María Matute (1) Anatoli Dneprov (1) Andrei Chikatilo (1) Andrógino (1) Animismo (1) Anne Brontë (1) Another Google Bot (1) Antiguas brujerías (1) Antipoemas (1) Antología (1) Anubis (1) Anónimo (1) Appleseed (1) Aramis (1) Arcipreste de Hita (1) Armand (1) Asesinado Al Pie De Un Altar Vudú (1) Asimov (1) Atentamente suyo Jack el Destripador (1) Atentamente suyo. Jack el Destripador (1) Athos (1) August W. Derleth (1) Auguste Villiers de l'lsle‑Adam (1) Augusto Monterroso (1) Augustus Hare (1) Autobiografía (1) Auténtico Amor (1) Ayuda Alienígena (1) BAJO LAS PIRÁMIDES H. P. LOVECRAFT (1) BARBA AZUL (1) BERTA (1) BLANCO Y AZUL (1) BOCCACCIO (1) BOITELLE (1) BOLA DE SEBO (1) Bacarat (1) Balada nupcial (1) Barry Longyear (1) Battle Angel Alita (1) Bibliografía (1) Biblioteca (1) Boogiepop Phamtom (1) Breve comentario sobre la esquizofrenia (1) Bruce Sterling (1) Bubblegum Crisis (1) C. L. MOORE (1) C. S. Lewis (1) C.L. Moore (1) CABEZA DE CONO (1) CANCIÓN DE AMOR (1) CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA (1) CARTA A UN FÉNIX (1) CARTA DE UN LOCO (1) CARTAS (1) CASTIGOS (1) CEREMONIAL (1) CHARLES PERRAULT (1) CHERTOGON (1) CIBER-DARK (1) COCAINA (1) COCO.COCO. COCO FRESCO (1) COMO PARA CONFUNDIRSE (1) COMPLICIDAD PREVIA AL HECHO (1) CON DIOS (1) CONFESIONES DE UNA MUJER (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) CONVERSIONES (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) CORTÁZAR (1) COTO DE CAZA (1) CRONICAS VAMPÍRICAS 2 (1) CRÍTICA AL CRISTIANISMO Y A LA SOCIEDAD (1) CUADERNO HALLADO EN UNA CASA DESHABITADA (1) CUENTOS DE AMOR. DE LOCURA Y DE MUERTE (1) CUERPO Y ALMA (1) Cabeza de Lobo (1) Camilo José Cela (1) Canaan negro (1) Canción del pirata (1) Cannibal Corpse (1) Canon Pali (1) Carmilla (1) Carolina (1) Cartas Desde La Tierra (1) Casi Extinguidos (1) Catastrofe Aerea (1) Catherine Crowe (1) Catulo (1) Charles Dickens El guardavías (1) Charles Grant (1) Charles Nightingale (1) Chaugnar Faugn (1) Chica gótica (1) Chitterton House (1) Chris Chesley (1) Christopher Marlowe (1) Ciencia Ficción (1) Cine (1) Claudia (1) Colección (1) Conan (1) Conoce la Ciudad Gótica en 3D (1) Conología de la caza de hackers (1) Conquístate a ti mismo y conquistarás al mundo (1) Conversación (1) Corazones Perdidos (1) Corman (1) Cosas Zenna Henderson (1) Crom (1) Crumtuar y la Diosa (1) Cría cuervos (1) Cuando los cementerios son una atracción (1) Cuarta parte (1) Cynthia Asquith (1) CÁTULO (1) Cómo mueren los mitos (1) D'Artagnan (1) DAGÓN (1) DANTE ALIGHIERI (1) DE COMO EL Dr. JOB PAUPERSUM LE TRAJO ROSAS ROJAS A SU HIJA (1) DE COMO LLEGO EL ENEMIGO A THULNRANA (1) DE SADE (1) DECAMERON (1) DEL MÁS ALLÁ (1) DELENDA EST... (1) DESPERTARES (1) DIABLO (1) DICCIONARIO DE ÁNGELES (1) DICCIONARIO DEL DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOBLE CREER (1) DOS POEMAS (1) DOS SERES IGUALES (1) Dan Brown Ángeles y demonios (1) Dark Gotico (1) Dark Icarus (1) David F. Bischoff (1) De guardia (1) Death Fails (1) Del toro (1) Demonios babilónicos (1) Demoníacos (1) Dennis Etchison (1) Dentro de mí (1) Deportacion (1) Depresión (1) Der Vampir (1) Derek Rutherford (1) Descargo de responsabilidad (1) Desde Lugares Sombríos (1) Desert Punk (1) Diagnóstico de Muerte (1) Diccionario De Relaciones Y Sexo (1) Diccionario de Símbología (1) Donde habite el olvido XII (1) Douglas Rushkoff (1) Dr. Bloodmoney (1) Duelo (1) Dulces para esa dulzura (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L A N T I C R I S T O (1) E-volution (1) E. M. Johnson (1) E.F.Benson (1) E.T.A. Hoffmann (1) EL ABONADO (1) EL ABUELO ASESINO (1) EL ALEPH (1) EL ALEPH ficcion (1) EL ALMOHADON DE PLUMAS (1) EL ARISTÓCRATA SOLTERÓN (1) EL ARMARIO (1) EL ARO (1) EL ASESINATO DE DIOS (1) EL BARON DE GROGZWIG (1) EL BARRILITO (1) EL BICHO DE BELHOMME (1) EL BIGOTE (1) EL CARDENAL NAPELLUS (1) EL CETRO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONDE DE MONTECRISTO II (1) EL CONDE DE MOTECRISTO (1) EL CONDUCTOR DEL RAPIDO (1) EL COTTAGE DE LANDOR (1) EL CRIMEN DE LORD ARTHUR SAVILLE (1) EL CRIMINAL Y EL DETECTIVE (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DEMONIO DE LA PERVERSIDAD (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DIOS SIN CARA (1) EL DUEÑO DE RAMPLING GATE (1) EL ERMITAÑO (1) EL FINAL (1) EL FLASH (1) EL FRUTO DE LA TUMBA (1) EL GATO Y EL RATÓN (1) EL GRABADO EN LA CASA H. P. LOVECRAFT (1) EL GRAN GRIMORIO (1) EL HOMBRE DE LA CALAVERA (1) EL HURKLE ES UN ANIMAL FELIZ (1) EL INCORREGIBLE BUITRE DE LOS ALPES (1) EL JOVEN GOODMAN BROWN (1) EL JUEGO DE LOS GRILLOS (1) EL JUEGO DE PELOTA EN RAMTAPUR (1) EL LIBRO DE LO INCREÍBLE (1) EL LIBRO DE LOS SERES IMAGINARIOS (1) EL MATRIMONIO DEL CIELO Y EL INFIERNO (1) EL MESMERISMO (1) EL METRONOMO (1) EL MUNDO AVATAR: ANDY WARHOL (1) EL NECRONOMICON (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL OJO SIN PARPADO (1) EL ORACULO DE SADOQUA (1) EL ORINAL FLORIDO (1) EL ORO (1) EL OTRO VAGABUNDO (1) EL PESCADOR DEL CABO DEL HALCON (1) EL PRECURSOR (1) EL REGRESO (1) EL RELÁMPAGO (1) EL REY (1) EL REY DE HIERRO (1) EL ROBLE HA CAÍDO (1) EL RÍO (1) EL SEXO FRIO (1) EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO (1) EL SUEÑO DEL REY KARNA-VOOTRA (1) EL SUSURRADOR EN LA OSCURIDAD (1) EL TRUEQUE (1) EL USURPADOR DE CADAVERES (1) EL VALLE DE LOS DIOSES (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VENGADOR DE PERDONDARIS (1) EL VIUDO TURMORE (1) EL ZOPILOTE (1) EL _ ALEPH (1) EL cantar del exangel (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELIGE TU DESTINO (1) ELISA BROWN (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE (1) EN EL CREPUSCULO (1) EN ESTADO LATENTE (1) EN LA FERIA (1) EN ZOTHIQUE (1) Eco (1) Edad Media (1) Edgar Allan Poe El Cuervo (1) Edward Bulwer-Lytton (1) Edward Lucas White (1) El Almohadón de Plumas (1) El Arte de la Estrategia (1) El Asirio (1) El BAR II (1) El Barril de Amontillado (1) El Boogie Del Cementerio (1) El Borametz (1) El Buque Fantasma (1) El Carbunclo Azul (1) El Caso de los Niños Deshidratados (1) El Centinela (1) El Clan De Los Parricidas (1) El Club del Ataúd (1) El Corsario (1) El Crimen Invisible (1) El Cuarto en la Torre (1) El Dios de los Brujos (1) El Dios-Monstruo De Mamurth (1) El Dragón (1) El Eclipse (1) El Espejo De Nitocris (1) El Gigante Egoista (1) El Gris Gris En El Escalón De Su Puerta Le Volvió Loco (1) El Haschich (1) El Hombre Del Haschisch (1) El Hombre que Soñó (1) El Hueco (1) El Mago de Oz (1) El Mensajero de la Muerte (1) El Misterio del Mary Celeste (1) El Nuevo Acelerador (1) El Nuevo Acelerador Herbert George Wells. (1) El Príncipe (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Rey Estelar (1) El Ritual (1) El Ruido de un Trueno (1) El Sacerdote Y Su Amor (1) El Signo Amarillo (1) El Underground digital (1) El Vengador de Perdóndaris (1) El Violador de la Moto (1) El Visitante Y Otras Historias Dylan Thomas (1) El Yoga (1) El amor de mi vida (1) El aprendiz de brujo. (1) El armonizador (1) El cadillac de Dolan (1) El camaleón (1) El campamento del perro (1) El cartero del rey (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El cuarto de goma (1) El demonio en Ceirno (1) El duque de L'Omelette (1) El espejo de Ko Hung (1) El extraño vuelo de Richard Clayton (1) El francotirador cazado (1) El grimorio del papa Honorio (1) El guardián entre el centeno (1) El horror del montículo (1) El informe del inspector Legrasse (1) El jardín de Adompha (1) El jardín del tiempo (1) El judío errante (1) El judío errante.Thomas M. Disch (1) El mal de la muerte (1) El muchacho que escribia poesia (1) El mundo que ella deseaba (1) El pararrayos (1) El pecado de Hyacinth Peuch (1) El perfume (1) El pescador del Cabo del Halcón (1) El pescador y su alma (1) El puñal del godo (1) El que acecha en la oscuridad (1) El que susurraba en las tinieblas (1) El roble de Bill (1) El sexo y yo (1) El soldado y la muerte (1) El telar (1) El terror volvió a Hollywood (1) El Árbol de las Brujas (1) El árbol de la buena muerte (1) El árbol de oro (1) El último sueño del viejo roble (Cuento de Navidad) (1) Eliphas Lévi (1) Ellen Schreiber (1) Empirismo (1) En donde suben y bajan las mareas (1) En el Calor de la Noche (1) En persona (1) Ensayo al viejo estilo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Erecciones (1) Eres tan bella como una flor (1) Ergo Proxy (1) Eric Frank Russell (1) Eric Lavín (1) Escéptico (1) Ese Gran simulacro (1) Esoterismo (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estilo gótico (1) Exhibiciones (1) Eyaculaciones (1) F R I E D R I C H N I E T Z S C H E (1) FABULAS Y SIMBOLOS (1) FBI (1) FEMINISTAS (1) FESTIVAL DEL TESTÍCULO (1) FICCIONES (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FRANCIS MARION CRAWFORD (1) FRANK BELKNAP L. (1) FRASES DE POLÍTICOS (1) FREDIE MERCURY (1) FUERA DE ESTE MUNDO (1) Factotum (1) Fahrenheit 451 (1) Farenheit 451 (1) Feuerräder (1) Fiel amigo (1) Flautistas en el bosque (1) Fondo Monetario (1) Frank Belknap Long (1) Frankenstein o el moderno Prometeo (1) Franz Harttmann (1) Fred Saberhagen (1) Frederick Marryat (1) Frederick pohl (1) Freud (1) Fruto negro (1) Fuego Brillante (1) Fuego infernal (1) G. A. BEQUER (1) GENTE REUNIDA (1) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN LADY RUTH (1) GIGANTE (1) GITANO (1) GOTHICPUNK (1) GUARDIANES DEL TIEMPO EXTRAÑOS TERRÍCOLAS ORBITA ILIMITADA ONDA CEREBRAL UN MUNDO EN EL CREPUSCULO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) Gastón (1) Gauguin (1) Geoffrey Chaucer (1) George Berkeley (1) George Gordon Byron (1) George Langelaan (1) George Orwell (1) Ghost lover (1) Gilbert Thomas (1) Gordon Leigh Bromley (1) Gottfried Benn (1) Greg Egan (1) Grimoires (1) Guión para Alíen III (1) Gustave Flaubert (1) Génesis (1) Gómez (1) H. G. WELLS (1) H. P. Lovecraft LA BÚSQUEDA DE IRANON (1) H. P. Lovercraft (1) H.P.Lovecraft y E. Hoffmann Price (1) HAN CAIDO LOS DOS (1) HECHIZOS DE AMOR (1) HERBERT WEST (1) HIJO DE LA LUNA (1) HIPNOS (1) HISTORIA DE MAR Y TIERRA (1) HISTORIA DEL ENDEMONIADO PACHECO (1) HISTORIA DEL JOVEN DE LAS TARTAS DE CREMA (1) HISTORIA DEL MANDADERO (1) HISTORIA GÓTICA (1) HISTORIA PRODIGIOSA DE LA CIUDAD DE BRONCE (1) HOMBRES y DRAGONES (1) HOY Y MAÑANA (1) Hasta donde mueran los sentimientos (1) Hay Tigres (1) Hector G. Oesterheld (1) Heinrich August Ossenfelder (1) Hell-fire 1956 (1) Herbert George Wells. (1) Herman Melville (1) Hierba gatera (1) Historia Del Necronomicon H. P. Lovecraft (1) Historia de un muerto contada por él mismo (1) Historia de una demonización. (1) Horace Walpole (1) Howard Fast (1) Howard P. Lovecraft (1) Howard Philip Lovecraft (1) Héctor Álvarez (1) Híbrido (1) II parte (1) III (1) III parte (1) IMAGEN DE TU HUELLA (1) IMAGINE (1) IMÁGENES MALDITAS (1) INDICE MIO CID (1) Ideas (1) Ilusionismo (1) Inanna (1) Intento (1) Investigador De Lo Oculto (1) Isthar (1) Iván A. Efrémov (1) Iván Turguéniev (1) J. G. Ballard (1) J. J. Van der Leeuw (1) J.D. Salinger (1) JACK LONDON (1) JON WIENER (1) JORGE ADOUM (1) JUAN SALVADOR GAVIOTA (1) JUEGO DE SOMBRAS (1) JUNTO A UN MUERTO (1) Jaime Bayly (1) James H. Schmitz (1) James Montague RhodesCORAZONES PERDIDOS (1) Javi (1) Jean Lorrain (1) Jean Ray (1) Jim Morrison (1) John Lennon (1) John Silence (1) John Stagg - El Vampiro (1) John W. Campbell (1) John Wyndham (1) John/Yoko (1) Jorge Bucay (1) Jorge Manrique (1) Jose Antonio Rodriguez Vega (1) Joseph Sheridan Le Fanu (1) José Luis Garci (1) José Luis Zárate Herrera (1) José Manuel Fernández Argüelles (1) José María Aroca (1) José de Esponceda (1) Juan C. "REX" García Q. (1) Juan Darién (1) Juan Ruiz (1) Juan de la Cruz (1) Juan-Jacobo Bajarlía (1) Kabbalah (1) Keith Laumer (1) Khnum (1) Kit Reed (1) L a Muerte De Halpin Frayser A mbrose Bierce (1) L a Mujer Loba (1) LA ALQUIMIA COMO CIENCIA DEL ARTE HERMETICO (1) LA AVENTURA DEL ASESINO METALICO (1) LA BAILARINA (1) LA BALLENA DIOS (1) LA BALLENA Y LA MARIPOSA (1) LA BARONESA (1) LA BECADA (1) LA BELLEZA INÚTIL (1) LA BELLEZA INÚTILguy de maupassant (1) LA BODA DEL LUGARTENIENTE LARÉ (1) LA CABELLERA (1) LA CASA (1) LA COMPAÑERA DE JUEGO (1) LA CONFESIÓN DE TEODULIO SABOT (1) LA CRIBA (1) LA ESCUELA DE LA PIEDRA DE LOYANG (1) LA ESPADA DE WELLERAN (1) LA ESTATUA (1) LA EXTRAÑA CABALGADA DE MOROWBIE JUKES Rudyard Kipling (1) LA FERIA DE LAS TINIEBLAS (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA LUNA LLENA (1) LA MAGIA NEGRA (1) LA MALDICIÓN (1) LA MAQUINA DEL SONIDO (1) LA MASCARA DE LA MUERTE ROJA (1) LA MOSCA (1) LA MÚSICA DE ERICH ZANN (1) LA NARIZ (1) LA PARENTELA DE LOS ELFOS (1) LA PARÁBOLA CHINA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA QUE ERA SORDA (1) LA RAÍZ CUADRADA DE CEREBRO (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SENDA (1) LA SOMBRA. (1) LA TEMPESTAD (1) LA TEORIA DE LAS MASCOTAS DE L.T. (1) LA TIERRA DE ZAAD (1) LA TIERRA ROJA (1) LA TRAMA CELESTE (1) LA TRÁGICA HISTORIA DEL DOCTOR FAUSTO (1) LA VENTANA ABIERTA (1) LA VENUS DE ILLE (1) LA VISITA QUE J. H. OBERHEIT HACE A LAS TEMPIJUELAS (1) LAGARTIJA (1) LAGRIMAS Y RISAS (1) LAGRIMAS Y SONRISAS (1) LAS BECADAS (1) LAS DOS PRINCESAS (1) LAS GRANADAS (1) LAS HOJAS SECAS (1) LAS LEYES (1) LAS PERVERSAS CRIATURAS DE SERGIO LAIGNELET (1) LAS RANAS (1) LAS RATAS DEL CEMENTERIO (1) LAS REVELACIONES DE BECKA PAULSON (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LEOPOLDO LUGONES (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LEYES DE DROGAS (1) LIBRO DE LA DUALIDAD (1) LIBRO DE LA IGNORANCIA (1) LIBRO DEL AMOR (1) LILIHT (1) LOS AGUJEROS DE LA MASCARA (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS CONSTRUCTORES (1) LOS CUATRO HERMANOS LUNARES (1) LOS DOS CAZADORES (1) LOS DOS HERMANOS (1) LOS DOS POLÍTICOS (1) LOS DOS ÁNGELES (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS HOMBRES QUE BAILAN CON LOS MUERTOS (1) LOS HUÉSPEDES -- SAKI (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS SIETE PUENTES (1) LOS VEINTICINCO FRANCOS DE LA SUPERIORA (1) LOS ÁRBOLES DEL AZUL (1) LSD (1) LUZIFER (1) La Acacia (1) La Aureola Equivocada (1) La Callejuela Tenebrosa (1) La Campaña (1) La Casa Croglin (1) La Casa De Los Espíritus (1) La Caza de Hackers (1) La Ciudad (1) La Cámara De Los Horrores (1) La Cámara de los Tapices (1) La Entrada Del Monstuo (1) La Estatua de Sal (1) La Extraña Cabalgada De Morowbie Jukes (1) La Fiera Y La Bella (1) La Leyenda De San Julian El Hospitalario (1) La Liberación de la Bella Durmiente (1) La Luna Nueva (1) La Magia (1) La Mandrágora (1) La Mascarada (1) La Muerte Enamorada (1) La Máscara de la Muerte Roja (1) La Palida Esposa De Toussel (1) La Pradera Verde (1) La Pócima Vudú De Amor Comprada Con Sangre (1) La Torre del Elefante (1) La Tregua (1) La Vérité (1) La bahía de las corrientes irisadas (1) La capa (1) La casa de Cthulhu (1) La casa del hacha (1) La casa hechizada (1) La catacumba (1) La condena (1) La cultura del miedo (1) La dama de compañía (1) La familia de Pascual Duarte (1) La guadaña (1) La hija del árbol (1) La llave de plata (1) La lucha por la vida I (1) La lucha por la vida II (1) La lucha por la vida III (1) La mansión de las rosas (1) La mañana verde (1) La muerte del borracho (1) La mujer de Dennis Haggarty (1) La mujer del bosque (1) La máquina del sonido (1) La novia del ahorcado (1) La parra (1) La pregunta (1) La reina estrangulada (1) La soledad del escritor en el siglo XXI (1) La sombra de Eva (1) La sombra que huyó del capitel (1) La sombra que huyó del capitel. los mitos de cthulhu (1) La sombra que huyó del chapitel (1) La vampiro española (1) La ventana en la buhardilla (1) La vida de la muerte (1) La vida en las trincheras del Hiperespacio (1) La vida nueva (1) Lain (1) Las botas mágicas (1) Las figurillas de barro (1) Las imprudentes plegarias de Pombo el idólatra (1) Las mandrágoras (1) Las once mil vergas -- Guillaume Apollinaire -- Advertencia (1) Las palabras mágicas (1) Las puertas del Valhalla (1) Lawrence C.Conolly (1) Leigh Brackett (1) Lestat (1) Ley y Orden (1) León Tolstoi (1) Libro de Buen Amor (1) Libro de Eibon (1) Lilitú (1) Lista de los demonios en el Ars Goetia (1) Llegado desde el infierno (1) Lluvia Negra (1) Lord of the Flies (1) Los Crímenes de la Rue Morgue (1) Los Elementales (1) Los Nueve Pecados Satánicos (1) Los Poemas Ocultos (1) Los cazadores de cabezas (1) Los colmillos de los árboles (1) Los comedores de lotos (1) Los gatos de Père Lachaise (1) Los hijos de Babel (1) Los príncipes demonio I (1) Los reploides (1) Los árboles parlantes (1) Lotófagos (1) Luana (1) Luis Enrique Délano (1) Luisa Axpe (1) Lydia Cabrera (1) Lyman Frank Baum (1) M .R. James (1) MACHISTAS (1) MAESE LEONHARD (1) MAGICO (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MAQUIAVELO (1) MARIDOS (1) MARIO VARGAS LLOSA (1) MARY W. SHELL (1) MAS ALLÁ DEL MURO DEL SUEÑO (1) MAUPASSANT. AHOGADO (1) MAUPASSANT. ADIOS (1) MAUPASSANT.EL AFEMINADO (1) MAUPASSANT.EL ALBERGUE (1) MEN IN BLACK (1) METAMORFOSIS (1) MI MONSTRUO DE OJOS SALTONES (1) MI RESPETADO SUELO DURMIENTE (1) MINICUENTOS ESCALOFRÍO (1) MULTIPLICACIÓN. (1) Mage La (1) Magia menor (1) Manual de zoología fantástica (1) Manuel González Noriega (1) Mao (1) Marcel Proust (1) Margaret A. Murray (1) Margarita Guerrero (1) Margaritas Fredric Brown Daisies (1) Marguerite Duras (1) Mario Benedetti - La noche de los feos (1) Mario Benedetti - Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Mario Flecha (1) Marx (1) Mary Shelley. (1) Mary Wolfman (1) Marzo Negro (1) Matrix (1) Maxim Jakubowski (1) Maximiliano Ferzzola (1) Me siento sola (1) Memnoch El Diablo (1) Memoria de Crímenes (1) Memorias de un moribundo (1) Mentalismo (1) Metadona (1) Metzengerstein (1) Mi Querida Muerte (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA LA GITANILLA (1) Mitología hebrea (1) Monopolio (1) Montado en la bala (1) Mujer de pie (1) MundoDisco (1) My buddy (1) MÁSCARAS (1) Más allá de los confines del mundo (1) Más vasto que los imperios (1) Máximo Torralbo (1) Música (1) NARRACIONES OCULTISTAS (1) NEGLIGENCIA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NOTICIAS (1) NOTICIAS DEL MAS ALLA (1) NUL-O (1) Nathaniel Hawthorne (1) Necrológica (1) Neil Olonoff (1) Nelly Kaplan (1) Neuromancer (1) Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Ni Corruptos Ni Contentos (1) Nicolás Maquiavelo (1) Nieto de un verdugo (1) Nightmares and dreamscapes (1) Nikolàj Semënovic Leskov (1) No Despertéis a los Muertos (1) No Tengo Boca. Y Debo Gritar (1) No a la censura (1) No te Salves (1) No tocarte (1) Nona (1) Novela de terror (1) Nyarlathotep (1) Nyarlathotep el Terrible (1) O V I D I O (1) OLIVER ONIONS (1) ORGIAS (1) ORISHAS (1) OSCURA Y FRIA NOCHE (1) Opinion Personal (1) Otros mundos. otros dioses (1) PACIENTE BERLIN (1) PACTO (1) PACTOS DIABOLICOS EN FLORES PACTOS DIABOLICOS EN FLORES (1) PALABRAS (1) PAPÁ BENJAMIN (1) PARANOYAS (1) PARCAS (1) PARTE 1 (1) PATTI SMITH (1) PAZ CONTAGIOSA (1) PAZ Y GUERRA (1) PELIGROS DEL SATANISMO (1) PINOSANGUINOCHETBURUNDA (1) PLURIEMPLEO (1) POBRE (1) POE Y OTROS (1) POEMA INDIO (1) POEMA VAMP (1) POEMAS ÚLTIMOS (1) POEMÊ (1) POIROT INFRINGE LA LEY (1) POQUITA COSA (1) POR LA SANGRE ES LA VIDA (1) PRELUDIOS (1) PREMIOS (1) PROCESO (1) PRÍNCIPE Y MENDIGO (1) PUERTA AL INFIERNO SANGRE EN EL CIELO (1) PUNK (1) PUNTO DE PARTIDA (1) PUTA (1) Padma Sambava (1) Padre fundador (1) Para las seis cuerdas (1) Parricidios (1) Patakí De Ofún (1) Patrick Süskind (1) Paulo Navas (1) Pecados capitales (1) Pedro Pastor (1) Pelotón D (1) Pequeña Antología (1) Pesadilla (1) Pete Adams (1) Peter Shilston (1) Peter Valentine Timlett (1) Peter Wake (1) Philaréte Chasles (1) Poema de amor a una chica que hacía striptease (1) Poemas Completos (1) Poemas Malditos (1) Poemas de Gilgamesh (1) Poemas de amor (1) Porthos (1) Primer amor (1) Primera parte (1) Primera parte 2 (1) Prosper Mérimée (1) Protesta Anonima General (1) Proyección (1) Príncipe (1) Príncipe de las tinieblas (1) Próxima Centauri (1) Pseudomonarchia Daemonum (1) Psiquismo (1) Punch Drunk (1) QUE DIFÍCIL ES SER DIOS (1) R. E. HOWARD (1) R. W. Chambers (1) R.E.3 (1) RAMÓN GOMEZ DE LA SERNA (1) REANIMADOR (1) REGIONES APARTADAS (1) RELATOS DE TERROR (1) RENZO (1) RETRANSMISION ETERNA (1) RIMA VII (1) RIMA XXXVIII (1) RITUALES SATANICOS (1) ROBERT LOUIS STEVENSON (1) ROBOT CITY (1) ROLL AND ROLL (1) ROMANCE DEL ENAMORADO Y LA MUERTE (1) Raymond J. Martínez (1) Reaper (1) Recetas (1) Respuesta del Forastero (1) Reto (1) Retoños (1) Reventando el sistema (1) Rhea (1) Richard Bellush (1) Richard Calder (1) Richard Shrout (1) Richelieu (1) Ritos (1) Rituales con los ángeles (1) Robert Ervin Howard (1) Robert Ervin Howard: Un Recuerdo (1) Rochefort (1) Rockefeller (1) R’Iyeh (1) S. SV - XVIII (1) SALIDA DEL EDEN (1) SALVAME (1) SATANICo (1) SATÁN (1) SECTAS SATÁNICAS (1) SECUESTRO HOCHSCHILD (1) SEHNSUCHT (1) SETENTA (1) SIDDHARTA (1) SIN TON NI SON (1) SLAN (1) SOBRE LA ARENA (1) SORTEOS (1) SORTILEGIO DE OTOÑO (1) STANLEY CEPILLO DE DIENTES (1) STÉPHANE MALLARMÉ (1) SUEÑOS (1) Sandy Lopez Juarez (1) Santa Teresa de Ávila (1) Saquitos (1) Segador (1) Segunda parte (1) Serial Experiments Lain (1) Sharon N. Farber (1) Si Viene Damon (1) Siembra de Marte (1) Siglo XV (1) Silent Möbius (1) Simbiótica (1) Skull and Bones (1) Sobre Todo Madrid (1) Sociedad Thule (1) Sociedad Vril (1) Soy Leyenda (1) Soy la Puerta (1) Stalin (1) Stanley G. Weinbaum (1) Stanley Weinbaum (1) Stephen Vincent Benet (1) Supieras... (1) SÍMBOLO DE BALPHOMET (1) TALENTO (1) TOBERMORY (1) TOMBUCTÚ (1) TONTOS (1) TRAGEDIAS (1) TRATADO ESOTÉRICO DE TEURGIA (1) TRES DIOSES Y NINGUNO (1) TRES REGALOS (1) TRINITY BLOOD (1) TROPAS DEL ESPACIO (1) TU FRIALDAD (1) Tanith Lee (1) Taveret (1) Teatro de Crueldad (1) Templarios (1) Tercera parte (1) Tercera parte 2 (1) Terror en el espacio (1) Terry Carr (1) Terry Pratchett (1) Tetas (1) The Green Meadow (1) The Lilim (1) The Matrix (1) The Reward (1) The dead beat (1) The garden of time (1) The green morning (1) Theodore Sturgeon (1) Thomas Burnett Swann (1) Théàtre des Vampires (1) Tierra extraña (1) Tokio (1) Totemismo (1) Transmisión (1) Transmutación Transferencia Misticismo Desarrollismo (1) Trigun (1) Tsathoggua (1) Términos (1) U N C A M I N O A L A L U Z D E L A L U N A (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN ASESINATO (1) UN COMPENDIO DE SECTAS (1) UN DIA EN EL REFLEJO DEL ESPEJO (1) UN LUGAR DE LOS DIOSES (1) UN MENSAJE IMPERIAL (1) UN OLOR A MUNDO (1) UN SEÑOR MUY VIEJO CON UNAS ALAS ENORMES (1) UN SUEÑO (1) UNA CONFLAGRACION IMPERFECTA (1) UNA ISLA (1) UNA ODISEA MARCIANA (1) UNA PEQUEÑA FABULA (1) UNA TARDE EN LO DE DIOS (1) UNA TUMBA SIN FONDO (1) URSULA K. LEGUIN (1) USA (1) USURPACIÓN DE DERECHOS DE AUTOR (1) Un crimen fuera de lo corriente (1) Un día en el confín del Mundo (1) Un escándalo en Bohemia (1) Un escándalo en Bohemia sir Arthur Conan Doyle (1) Un manifiesto Cyberpunk (1) Un marido ideal (1) Una carta abierta a H. P. Lovecraft (1) Una confesión encontrada en una prisión de la época de Carlos II (1) Una cuestión de identidad (1) Universo desierto (1) Ursula K. Le Guin (1) Utopía (1) V I N C E N T V A N G O G H (1) VENGANZAS (1) VESTIDURAS (1) VIEJO VINO (1) VIH-SIDA (1) VINTAGE (1) VITTORIO EL VAMPIRO (1) VIVIDOR A SU PESAR (1) VIVOS (1) VOLUMEN 1 (1) VOLUMEN 1parte 2 (1) Valencia (1) Valencia nocturno (1) Venganzas Y Castigos De Los Orishas (1) Viaje a la semilla (1) Viktor Saparin (1) Villiers de L'Isle (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Vivian Meik (1) Voces de la Oscuridad (1) Von Junzt (1) Vuelto a nacer (1) Víctor Hugo (1) W.W. Jacobs (1) WHITE (1) WHITE ZOMBIE (1) Walter Scott (1) WannaFlock (1) Ward Moore (1) Weird Tales (1) Wendigo (1) Wilfred Blanch Talman (1) William Golding (1) William H. Hogdson (1) William Irish (1) William Shakespeare (1) Winifred Jackson (1) Wlliam Shakespeare (1) Wood'stown (1) Y cada día nos cuesta más soñar. (1) YERMA (1) YING-YANG (1) YO OS SALUDO (1) YVETTE (1) Yasutaka Tsutsui (1) Yra Reybel (1) YulyLizardi (1) ZOMBIE (1) ZOTHIQUE (1) Zenna Henderson (1) Zuzana_dt666(arrova)hotmail.com (1) a dreamer`s tales (1) a la caza (1) abducciones (1) abortivo (1) abstractos (1) aceite de perro (1) acerca de nyarlatoted (1) acido (1) actual (1) actualizacion 4.0 (1) adicción (1) adios (1) adolfo (1) agathos (1) aguelles (1) ahogado (1) al pueblo hebreo (1) alcacer (1) aldoux huxley (1) aleksandr (1) alfa (1) algo sobre los gatos (1) algunas formas de amar (1) ali-baba y los cuarenta ladrones (1) almas (1) alto (1) amante fantasma (1) amateur (1) ambiente (1) amor . i love... (1) amy foster (1) analogia (1) anarko-undergroud (1) anarquía (1) anecdota (1) angel (1) angela (1) angeles guardianes (1) angelustor (1) animales racionales (1) animas (1) ann (1) anonimos (1) antes del espectaculo (1) antifona (1) antiguos (1) anton (1) antropologia de la muerte (1) apariciones (1) apocalipsis 2012 (1) apocalipsis-ficcion (1) apocapocalipsis (1) apocrifos (1) aqui hay tigres (1) aqui vive el horror (1) arcangel negro (1) archivos (1) arde (1) arfego (1) arkham (1) armagedon (1) armando (1) armas (1) arqueologia (1) arquetipo (1) arquitectura (1) arrebatado (1) articulo (1) articulos (1) artista gotica (1) asesino (1) asesino en serie (1) asesinos (1) asfódelo (1) ashkin (1) atlantida (1) auto de fe (1) autobiografia carcelaria (1) autores (1) avalon (1) avatar (1) ayuda alienigena (1) bajo (1) bajo la piramide (1) barrilamontillado (1) bdsm (1) berenice (1) berkeley (1) berlin (1) bert-sellers (1) biblia (1) bibliografia (1) bien (1) biotecnologia (1) blanco y negro (1) blog (1) blogs (1) blood canticle (1) bloods (1) boemios (1) boix (1) books of bloods (1) bram (1) brenda (1) breve (1) bruja (1) brujas y ovnis (1) bublegum (1) budhismo (1) budismo (1) bukoski (1) cabalista (1) cabalistico (1) caballeros de Jerusalén (1) caballeros de tabla redonda (1) campbell (1) cancion (1) canciones (1) canibal (1) canto (1) canto vii (1) cantos (1) caotico (1) capilla (1) capitulos eliminados (1) capuletos montescos (1) carl sagan (1) carlo frabetti (1) carta a colin wilson (1) casa tomada (1) catacumbas (1) causas (1) cd (1) celebres (1) celta (1) cementerio (1) cenizas (1) censura (1) centinela (1) cesar vallejo (1) charles (1) charles fort (1) charlotte mew (1) chulhut (1) ciber (1) cibercultura (1) ciencias de la educación (1) cinico (1) circulo (1) claro de luna (1) cocaína (1) coeficiente intelectual (1) coelho (1) coleccion relatos de terror (1) collins (1) color (1) comentarios (1) como ser un gran escritor (1) completo (1) compramos gente (1) concepto gotico (1) concilio de rivendel (1) condecorado (1) confesion (1) conocer (1) contemporaneo.1863 (1) control de las informaciones (1) conversacion (1) correspondencias sephirothicas (1) corrupcion (1) costumbre (1) crackanthorpe (1) creador (1) creencias (1) crimenesdelamor (1) cripta (1) cristiana (1) cristiano (1) cronicas marcianas (1) cronopios (1) cubres borrascosas (1) cuento clásico de terror (1) cuento extraño (1) cuento macabro (1) cuento terror (1) culto secreto. algernon lackwood (1) cultura (1) curita (1) cyberglosario (1) cyborg (1) cíclopes (1) dactilo (1) dalia negra (1) damon knight (1) daniel defoe (1) darex (1) darex vampire (1) darg (1) dark art (1) darks (1) data desde el siglo X hasta el XV (1) david lake (1) de kadath el desconocido (1) de leng en el frio yelmo (1) de los antiguos y su simiente (1) de los diversos signos (1) de los tiempos y las epocas que deben observarse (1) debilidades (1) definiciones (1) delicioso dolor (1) demonios sin cuernos (1) demons (1) demons et merveilles (1) dendrofilia (1) dependencia (1) dependencia de las computadoras (1) depresion (1) derleht (1) derleth (1) desamparado en el infierno (1) desaparición (1) descanso (1) desconocido (1) descubrimiento (1) desintoxicación (1) desmembramiento (1) desolacion (1) devil doll (1) diablos internos (1) diabolico (1) diabolos (1) diccionario de los infiernos (1) dicho (1) dickens (1) dictadores (1) dictionarie infernal (1) dikens (1) diligencias (1) dinero (1) diosa (1) diosas madres (1) discipulos (1) disculpas (1) dolor-fiel amigo (1) dominio publico (1) dorian gray (1) down (1) dowson (1) doyle (1) dragones (1) dramaturgo (1) droga (1) duende (1) e l v a m p i r o (1) e-mails (1) e.a.poe (1) e.t.a. hoffman (1) eclipse (1) ecuador (1) eddy (1) edicion fria (1) el ahogado mas hermoso del mundo (1) el alberge (1) el alfabeto de nug-soth (1) el amo de moxon (1) el angel (1) el arbol (1) el arbol de la bruja (1) el arma (1) el arpa (1) el artista (1) el auxiliar de la parroquia (1) el avaro (1) el ayunador (1) el barbero de bagdad (1) el coco (1) el cohete (1) el conde dracula (1) el contejo de anthony garstin (1) el corazon de la señorita winchelsea (1) el dia de los trifidos (1) el diablo en la botella (1) el dios caballo (1) el duende (1) el enamorado y la muerte (1) el engendro maldito (1) el entierro de las ratas (1) el estatuto de las limitaciones (1) el fantasma (1) el grabado de la casa (1) el gran dios pan (1) el hechizo mas fuerte (1) el hombre (1) el hombre del cohete (1) el horror de dunwich (1) el horror de salem (1) el huesped de dracula (1) el huracan (1) el intruso (1) el ladron de cadaveres (1) el libro de los condenados (1) el manuscrito (1) el manuscrito de un loco (1) el martillo de vulcano (1) el mercado de niños (1) el milagro secreto (1) el misterio de las catedrales (1) el monte de las animas (1) el mortal inmortal (1) el mundo (1) el mundo avatar (1) el mundo poseido (1) el negro (1) el otro pie (1) el padre escrupuloso (1) el poder de las palabras (1) el pozo y el pendulo (1) el principe (1) el principe feliz (1) el puente del troll (1) el que se enterro (1) el que tenia alas (1) el rayo que no cesa (1) el regreso del brujo (1) el retrato oval (1) el saber del sueño (1) el secreto del barranco de macarger (1) el sello de yog-sothoth (1) el señor de las moscas (1) el señor de los anillos (1) el temple (1) el tenorio (1) el ungüento de khephens el egipcio (1) el veto del hijo . thomas hardy (1) el viejo terrible (1) el visitante (1) el visitante del cementerio (1) el zorro y el bosque (1) elias (1) elizabeth gaskell (1) email (1) emisarios (1) en las montañas alucinantes (1) en las montañas de la locura (1) encantamientos (1) enfermedad (1) engaño (1) enrique andersont imbert (1) ente (1) entrad a mi reino (1) enviados (1) epilogo (1) equivocado (1) eric lavin (1) escapar (1) escrito (1) escrito 1514 (1) escritura (1) escuela (1) esoterico (1) espacio-tiempo (1) españolito que vienes al mundo (1) especial (1) espiritus rebeldes (1) essex (1) esteban echeverria (1) estetica (1) etchinson (1) evangelion (1) evangelista (1) excluidos (1) experimental (1) extractos (1) extraño (1) fantasticas (1) favole (1) feeds (1) felicidad (1) filtros (1) fin del mundo (1) final (1) fondos (1) foro (1) fosas comunes (1) fracmento (1) fragmento (1) fragmentos .las mil y una noche (1) frances (1) francisco (1) francisco umbral (1) frases celebres (1) fredo (1) free (1) fructuoso de castro (1) fulcanelli (1) funciones (1) futurista (1) fuy un profanador de tumbas adolescente (1) gabriela mistral (1) gai (1) galsworthy (1) gaston leroux (1) geirtrair-la desmembradora (1) geometria euclediana (1) george gissing (1) georgie porgie (1) ghost (1) gor­gonas (1) goth darknes (1) gothh (1) gothico (1) gothnight (1) goticas (1) gotico-victoriano (1) grimorio (1) guerraarte (1) guerras (1) guerras espirituales (1) guillermo (1) gusana_0520(arrova)hotmail.com (1) gustavo adolfo bequer (1) gótica (1) gótico (1) hambre (1) hara-kiri (1) harian (1) hay que aguantar a los niños (1) hebrea (1) hechiceria (1) hecho real (1) helena (1) helene hannf (1) henry james un dia unico (1) herlink harland (1) heroina (1) hilanderas (1) hill house (1) hipertexto (1) historia de amor (1) historia de vampiros (1) historia desconocida del cannabis (1) historia gotica (1) historia gotica cañi (1) historia terror (1) historias vampiricas (1) hombre oscuro (1) horacio (1) houdini (1) howard p.lovecraft (1) http://www.youtube.com/watch?v=qGuF-_SIYnc (1) huellas (1) hugo mujica (1) ian watson (1) ibañez (1) identidades (1) ignacio almada (1) imagenes . art (1) imagenes de culto (1) imagenes malditas (1) imagenes.blogdiario.com (1) inconvencional (1) ineditos (1) inez wallace (1) infiledidades (1) inhumano (1) instrucciones (1) intolerancia (1) inusual (1) invocacion (1) invocacion satanica (1) invocaciones (1) iq (1) irreal (1) isabel allende (1) isidro marin gutierrez (1) j.w. goethe (1) jack womack (1) japan/spain (1) jay anson (1) jazz (1) jinetes del apocalipsis (1) joan aiken (1) john marks (1) johnathan y las brujas (1) johnson spencer (1) jose maria aroca (1) jose martin (1) joseph conrad (1) juan g. atienza (1) juan marino (1) judeo-mesopotamica (1) juez (1) justicia (1) juventud (1) kabala (1) kamasutra (1) kipling (1) klein (1) kons (1) la abjuracion del gran cthulhu (1) la aventura de los coches de punto (1) la boda de john charrington (1) la busqueda de iranon (1) la caida de la casa usher (1) la casa vacia (1) la cisterna (1) la cueva de los ecos (1) la cueva de malachi (1) la dama de las sombras (1) la demanda de las lagrimas de la reina (1) la desolacion de soom (1) la divina comedia (1) la durmiente (1) la encina (1) la esfinge sin secreto (1) la flor del membrillo (1) la formula de dho-hna (1) la futura difunta (1) la gran ramera (1) la gran ramera : ICCRA (1) la guarida (1) la hija de ramses (1) la hija del tratante de caballos (1) la historia de moises y aone (1) la hora final de coffey (1) la invencion de la soledad (1) la ironía (1) la lampara de alhazred (1) la larva (1) la leyenda de esteban (1) la llamada de chylhu (1) la luns nueva (1) la mano (1) la mano disecada (1) la mezcladora de cemento (1) la misa del ateo (1) la montaña de la locura (1) la nave blanca (1) la noche de los tiempos (1) la playa (1) la playa y la muerte (1) la politica del cuerpo (1) la pradera (1) la prueba del amor (1) la puerta del señor de maletroit (1) la rabia (1) la resurreccion de los muertos (1) la rosa del vampiro (1) la sal de la tierra (1) la siesta de un fauno (1) la sombra del desvan (1) la sombra del lago (1) la tos (1) la vela carmesi (1) la venta de los gatos (1) la venus de las pieles (1) la voz de hastur (1) lady (1) las 3.47 de la madrugada (1) las almas de animales muertos (1) las gemelas asesinadas (1) las islas voladoras (1) las joyas (1) las manos de coffey (1) las niñas de alcacer (1) las parcas (1) las piedras magicas (1) latin (1) lawrence (1) lectura (1) lecturas para el baño (1) leonora (1) lesli_paloma_estrella(arroba)hotmail.com (1) letanias de satan (1) levi (1) leviatan (1) leyenda del valle dormido (1) lhiliht-La novia de Corinto (1) li po (1) libre (1) libro cuarto (1) libro de la vida (1) libro de los vampiros (1) libro de poemas (1) libro decimo (1) libro septimo (1) ligeia (1) lilit (1) limpio (1) linkmesh.com (1) lirics (1) listado (1) literatura sucia (1) lo grotesco (1) lobos (1) londres (1) lores (1) los alfileres (1) los cuatro jinetes del apocalipsis (1) los despojos (1) los desterrados (1) los devoradores del espacio (1) los espadachines de varnis (1) los infortunios de la virtud (1) los primigenios (1) los secretos del corazon (1) los suicidios (1) los superjuguetes duran todo el verano (1) lovecrat (1) lover (1) luis cernuda (1) luis fernando verissimo (1) lullaby (1) lyrics (1) madame D (1) madre de serpiente (1) madres (1) maestros del terror (1) magacine (1) magia (1) magia blanca (1) magia eclesiastica (1) mal (1) maleficios (1) manera de vivir (1) manga (1) manifiesto subrealista (1) manuscrito (1) manuscritos del mar muerto (1) maria en distintas religiones (1) marques de sade (1) martir (1) marvel (1) mas alla del muro de los sueños (1) mas alla del muro del sueño (1) mas visitadas (1) matanzas de polonias (1) maters (1) matriarcado (1) matrimonio del brigadier (1) maupassant.gotico (1) maximo torralbo (1) meditacion (1) memoria (1) memorias (1) memorias de una princesa rusa (1) mentiras iglesia catolica (1) mi lamento (1) mi raza (1) midi (1) mil y una noche (1) minicuentos (1) miseria campesina (1) misiva (1) mistico (1) mitologia (1) modernizacion (1) moderno (1) moliere (1) moradas (1) moradores (1) morgana (1) morirse de amor (1) morphinoman (1) mortician corpse (1) moscu (1) movil (1) msn (1) muete roja (1) mundo muerto (1) mutante (1) nExTuz (1) narrativa completa (1) naturalista (1) necropolis (1) negocios (1) negra (1) negro (1) negromantico (1) neo (1) neo-historia-futurista (1) neo-nazi futurista (1) neoclasical (1) neon (1) nesbit (1) neuquen gaston (1) new york (1) nicolas maquiavelo (1) nikolaj vasilievic gogol (1) ninfos (1) niño (1) niñosfantasia (1) no tengo boca y debo gritar (1) noche ahogadora... (1) normal (1) nota;lectura (1) novelas cortas (1) nueva frontera (1) nueva jerusalem (1) nueve (1) o manual practico do vampirismo (1) obra ficticia. (1) obsesiones (1) obsesivo (1) odin (1) ohann L. Tieck (1) oinos (1) ola de violencia (1) olonoff (1) omega (1) opio (1) oracion a la diosa liliht (1) orden (1) oscura (1) oscuridad (1) oscuro.imagenes (1) otros (1) paciencia (1) pactos (1) paganos (1) paginas goticas (1) pandilleros (1) para componer el incienso de kzauba (1) para convocar a shub-niggurath (1) para el conjuro de las esferas (1) para erguir las piedras (1) para forjar la cimitarra de barzay (1) para hacer el polvo de ibn ghazi (1) para invocar a yog-sothoth (1) parabola (1) parabola de las prisiones (1) paracelso (1) paradoja (1) paradojico (1) paranormal (1) parodia (1) parte1 (1) pasajero (1) pasajeros (1) pasion (1) paul (1) pecado (1) pekiz (1) pendulo (1) pensamientos y meditaciones (1) pequeña antologia (1) pequeños mosnstruos (1) perder los nervios o la cabeza (1) perdida (1) perdon (1) perez (1) pero las nubes nos separan (1) personalidad multiple (1) personas (1) pespectivas paranoicas (1) picassa (1) piezas condenadas (1) pigmeos (1) pin-pon (1) plagas (1) plegaria (1) plumas etereas (1) poder policial (1) poema dolor (1) poema novel (1) poemario (1) poemas vampiricos (1) poesia completa (1) poesia popular rusa (1) poesia sucia (1) poeta (1) poetry (1) policia (1) policia 1999 (1) policia del pensamiento (1) polidori (1) pop (1) pop art (1) por fin se hace justicia (1) por ti (1) portugues (1) posguerras (1) postestades (1) pozo (1) practicas (1) pratchett (1) preambulos (1) premoditorio (1) primer temor (1) primeros tiempos (1) primigenios (1) primordiales (1) principados (1) principio (1) principio del mundo (1) prosapoema (1) prostibulo (1) prudencia (1) psiquicos (1) pubertad (1) pura y dura (1) pushkin (1) querubines (1) quien se ha llevado mi queso (1) quija (1) quimeras (1) quimica (1) quincalla (1) quiroga (1) raciocinio (1) racismo (1) radicalismo religioso pentecostal (1) radios (1) rafael lopez rivera (1) raices (1) rea silvia (1) realidad alternativa (1) realismo del subrealismo (1) realismo sucio (1) rebote (1) recopilaciones (1) recuerdos (1) red (1) redsatanica (1) referencias (1) registro (1) registro exoterico (1) rehabilitacion de marginados (1) rehabilitacion de toxicomanos (1) reino gótico (1) relato gotico (1) relato gotico de amor (1) relato negro (1) relato oscuro (1) relato.horror (1) relatos cortos (1) relicario de tinieblas (1) religioso (1) relojero (1) remar (1) renegado catolicamente (1) requien por un dios mortal (1) reseñas (1) residuos (1) restaurantes (1) retazo (1) retrato (1) robert e.howard (1) rocio (1) romance (1) romance de lobos (1) romeo y julieta (1) ropas viejas (1) rosaroja (1) ruinas (1) rumores blasfemos (1) rusos (1) sacher-masoch (1) sacramento (1) sacrilegium (1) sadman (1) salamandras (1) san juan (1) san petesburgo (1) santa compaña (1) santa parca (1) satanas vende objetos usados (1) satanica (1) satanicos (1) satanizarus (1) sbrealismo (1) sectario (1) seleccion de poemas (1) semilla negra (1) sentido (1) sephirotico (1) sepulveda (1) ser (1) seven (1) sexo (1) señales (1) shirley jackson (1) sigils (1) significado (1) silfos (1) simbolgia (1) simbolica (1) similitud (1) sin cortes (1) sin identidad (1) sindbab el marino (1) sinfonica (1) sion (1) sir Arthur Conan Doyle (1) sires (1) sistema (1) sistina (1) situacion (1) slideshow (1) snuff (1) snuff movie (1) socrates (1) soledad (1) soluciones (1) song (1) sordo.mudo y ciego (1) stan rice (1) stevenson (1) stocker (1) strange (1) subconciente (1) subcubo (1) submundo del terror (1) sueños de nombres muertos (1) sueños difusos (1) sueños fobicos (1) sumeris (1) sunis (1) supersticiones (1) surrealism (1) surrealista (1) suttas (1) szandor (1) tarot.vida (1) tatuaje (1) te degollare de nuevo kathleem (1) te quiero puta (1) te sientas bien (1) teem (1) telato (1) telequinesico (1) temas (1) temas varios (1) tematicos (1) temor (1) terror desconocido (1) terror supertiscioso (1) terror.gotico (1) testimonio (1) texas (1) texto de un comentario (1) texto satanico (1) thackeray (1) the black cat (1) the haunting (1) the number in the best (1) tiempo (1) tierra de vampiros (1) tiros de gracia (1) tisera martin (1) todo depende de un cabello (1) todocharlas (1) toledo (1) tolkien (1) tomo3 (1) tortura (1) trabajos (1) traduccion (1) trailer (1) trainspotting (1) transilvania (1) tres-fechas (1) tribunales rusticos (1) triste (1) trollope (1) ubbo-sathla (1) un adios (1) un asunto de otro tiempo (1) un beso (1) un dia de campo (1) un hijo (1) un hombre (1) un naufragio psicologico.laguna mental (1) un poco de lejia en polvo (1) un raton en el pasillo (1) una carta (1) una ejecucion espeluznante (1) una hija de ramses (1) una jaula para la muerte (1) una pequeña historia piadosa (1) una vez en la vida (1) una victima del espacio superior (1) unamuno (1) universo sin límites (1) vacuna vih/sida (1) valentine (1) valle inclan (1) valle o paraiso (1) vampira (1) vampirica (1) vampirismus (1) vampíricos.varios (1) van hellsing (1) varios. (1) vejez (1) velatorio (1) ven... (1) veneno del cielo (1) verdugos voluntarios (1) viajando (1) viaje nocturno (1) vida de un vagabundo (1) videoart (1) videopoema (1) villiers de l´isle-adam (1) violacion (1) vision del futuro remoto (1) visual (1) vittorio (1) voladores (1) vuelta (1) wallpapers (1) walpurgis (1) wasington (1) web`s oficiales (1) wells (1) william (1) winston sanders (1) within temptation (1) wmv (1) woody allen (1) wrong (1) y más lento (1) yhvh (1) yo andube con un zombie (1) ªparte (1) ¿De que escapaban nuestros dioses? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Tenian ombligo Adan y Eva? (1) ¿cantara el polvo tus alabanzas? (1) ¿quien mato a zebedee? (1) ÁNIMAS Y FANTASMAS. (1) Álvares de Azevedo (1) Época de siembra (1) ÍNDICE DE VARIAS HISTORIAS (1) ΩMEGΛ (1) अल अजिफ (1)

.