BLOOD

william hill

Seguidores

domingo, 31 de julio de 2011

EL HOMBRE PI




1
EL HOMBRE PI
Alfred Bester
¿Cómo decir? ¿Cómo escribir? Cuando a veces puedo ser fluido, delicado
incluso, y luego, recupero, pour mieux sauter, eso se apodera de mí. Empuja.
Fuerza. Presiona.
A veces
debo
retroceder
pero
no
para
saltar
no, ni siquiera para saltar mejor. No tengo control alguno sobre el yo, el
lenguaje, el amor, el destino. Debo compensar. Siempre.
Pero de todos modos lo intento.
Quae nocent docent. Sigue traducción: Lo que duele, enseña. Yo estoy herido
y he herido a muchos. ¿Qué hemos aprendido, sin embargo? Sin embargo. Me
despierto por la mañana del mayor dolor de todos preguntándome qué casa.
Riqueza, comprendes. ¡Maldita sea! Una casa en Londres, una villa en Roma,
otra casa en Nueva York, un rancho en California. Me despierto. Miro. ¡Ah! El
aspecto del lugar en que estoy es familiar. Así:
Dormitorio Dormitorio
Baño Cocina
Baño Terraza
¡Oh, oh! Estoy en mi casa de Nueva York, pero ese baño-baño espalda contra
espalda. Puf. Todo el ritmo desacompasado. Desequilibrio. El esquema resulta
doloroso. Telefoneo abajo, al portero. En ese momento pierdo mi inglés. (Hablo
todas las lenguas. Un goulash. Estoy obligado. ¿Por qué? ¡Ah!)
—Pronto. Eccomi, Signore Storm. No. Obligado a parlare italiano. Esperar.
Llamaré otra vez en cinque minuti.
Re infecta. Latín. Inconcluso el asunto me ducho, cuerpo dientes, pelo, me
afeito la cara, lo seco todo y pruebo otra vez. Voilá! El inglés, ella viene. Otra
vez al invento de A. G. Bell ("Señor Watson, venga aqui, le necesito".) Por
teléfono hablo con el portero. Buen tipo. Consigue liquidar un montón de
trabajo en un dos por tres.
—¿Sí? Aquí Abraham Storm otra vez. Sí. Exactamente. Señor Lundgren, sea
mi rabino personal y haga venir algunos obreros aquí esta mañana. Quiero
esos dos baños convertidos en uno. Sí. Dejaré cinco mil dólares encima de la
nevera. Gracias, Sr. Lundgren.
Quería vestir franela gris esta mañana, pero tuve que ponerme el traje de "piel
de tiburón". ¡Maldita sea ! El nacionalismo africano tiene extraños efectos
secundarios vuelvo al dormitorio trasero (ver diagrama) y abro la puerta, que
fue instalada por la Compañía Nacional de Seguridad, Inc. Entro.
Todo radia hermosamente. Recorriendo arriba y abajo el espectro
electromagnético. Desviación visual del ultraVioleta hacia el infrarrojo. Onda
ultracorta chillando. Radiación alfa, beta y gama copiosamente. Y los
interruptores inn tt errrr ump pppiendo al azar y cómodamente. Estoy en paz.
¡Dios mío! ¡Conocer incluso un momento de paz!
Tomo el metro hasta la oficina de Wall Street. Chofer demasiado peligroso;
podría ponerse amistoso. No me atrevo a tener amigos. Mucho mejor el metro
matutino, apreturas, masa empaquetada; ninguna norma que ajustar, no se
exigen cambios ni compensaciones. ¡Paz! Compro todos los periódicos de la
mañana, por lo de las pautas. Se leen demasiados Times, debo leer Tribune
para compensar. Demasiado News. Leo Mirror. Y así sucesivamente.
En el vagón del metro capto la mirada de un ojo; pequeño, oscuro, grisazulado,
propiedad de un hombre anónimo que transmite la convicción de que jamás le
has visto y jamás le verás de nuevo. Pero capto esa mirada y hace sonar un
timbre al fondo de mi mente. Él se da cuenta. Ve el brillo que aparece en mis
ojos antes de que yo pueda ocultarlo. Así que me siguen otra vez... ¿Pero
quién? ¿USA? ¿USSR? ¿Matoids?
Salgo rápidamente del metro en City Hall y les doy una pista falsa hasta el
Woolworth Building, por si operan con dos espías. La teoría básica de
cazadores y cazados no es evitar que te localicen (es inevitable) sino dejar
tantas pistas a cubrir que se dispersen. Entonces se ven obligados a
abandonarte. Tienen tantos hombres para tantas operaciones. Es una cuestión
de disminución de beneficios.
El tráfico en City Hall estaba desincronizado (como está siempre) y tuve que
caminar por el lado caliente de la calle para compensar. Tomé un ascensor
hasta la décima planta del edificio. Allí me cogió súbitamente algo de aaaIgun
lug ar. AaaIgo maaalo. Empecé a gritar, pero fue inútil. Un viejo empleado salió
de la oficina con abrigo de alpaca, portafolios, gafas de oro.
—Él no —discutí con el aire—. Es un buen hombre. Él no. Por favor.
Pero estoy obligado. Me aproximo. Dos golpes; cuello y estómago. Se
derrumba, retorciéndose. Le pateo las gafas. Le quito el reloj de bolsillo y lo
destrozo. Rompo las plumas. Rompo los papeles. Luego se me permite volver
al ascensor y bajar de nuevo. Eran las diez y media. Me retrasaba. Maldito
inconveniente. Cogí un taxi para Wall Street 99. Di diez dólares de propina al
conductor. Metí mil en un sobre (secretamente) y envié al conductor de nuevo
al edificio para que localizase al empleado y se los diese.
Trabajo rutinario de mañana en la oficina. Mercado en alza; tablero indicador
ético; un infierno para equilibrar y compensar, aunque yo conozca las pautas
de dinero. Voy atrasado en la suma de 109.872,43 dólares a las once y media;
pero con un paso de gigante las normas me colocan adelantado en 57.075,94
dólares a las doce y media en punto, Tiempo de Ahorro luz del día, al que mi
padre solía llamar tiempo Woodrow Wilson.
57.075 es una buena pauta, pero esos 94 centavos. Puf. Parece toda la hoja
de balances desequilibrada, es espantoso. Por encima de todo simetría. Solo
tengo 24 centavos en el bolsillo. Llamo a la secretaria, le pido prestados 70
centavos y arrojo el total por la ventana. Me siento mejor mientras veo cómo
cae a la calle, pero entonces la sorprendo mirándome asombrada y encantada.
Muy malo. Muy peligroso.
Despido a la chica al instante.
—Pero, ¿Por qué, señor Storm? ¿Por qué? —pregunta, procurando no llorar.
Querida cosita. Cara pecosa y descocada, pero no tan descocada ahora.
—Porque está empezando a gustarme.
—¿Y qué hay de malo en eso?
—Cuando la contraté le advertí que no debía llegar a gustarme.
—Creí que bromeaba usted.
—Pues no. Ahora debe irse. Está despedida.
—Pero, ¿Por qué?
—Porque temo que podría empezar a gustarme.
—¿Se trata de un nuevo tipo de proposición?—preguntó ella.
—Por Dios.
—Bueno, no tiene por qué despedirme—dijo furiosa—.
—Bueno. Entonces puedo acostarme con usted.
Se puso roja y abrió a boca para insultarme, mientras sus ojos pestañeaban.
Una chica encantadora. No podía ponerla en peligro. Le puse el sombrero y el
abrigo, le di el sueldo de un año como indemnización, y la eché. Punkt.
Apuntar en la memoria: admitir sólo hombres, con preferencia casados,
misántropos y asesinos. Hombres que puedan odiarme.
Luego, a comer. A un restaurante lindamente equilibrado. Mesas fijadas al
suelo. Nadie moviéndolas. Todas las sillas ocupadas por clientes. Bonita
estructura. No tengo necesidad de compensar ni ajustar. Ordenado y
lindamente estructurado comedor para el yo:
Martini Martini
Martini
Croque Monsieur Roquefort
Ensalada
Café
Pero se consume tanto azúcar en el restaurante que tuve que tomar café sólo,
que no me gusta. Sin embargo, todavía una buena estructura. Equilibrada.
X~—X—41 = número primo.
Perdón, por favor. A veces controlo y veo qué compensaciones han de
realizarse. Otras veces se me impone desde sólo Dios sabe dónde o por qué.
Entonces he de hacer lo que estoy obligado a hacer, ciegamente, como hablar
el galimatías que hablo; a veces resultándome odioso, como lo del empleado
del Edificio Woolworth. Aún así, la ecuación se hunde cuando X = 40.
La tarde era tranquila. Por un instante pensé que podría verme obligado a salir
para Roma (Italia), pero algo ajustó las cosas sin necesidad de mí. La
Sociedad Protectora de Animales me cogió por matar a mi perro a golpes, pero
yo había aportado 10.000 dólares para su Refugio. Salí con un balanceo de
cabeza. Pinté bigotes en carteles, rescaté a un gatito que se ahogaba, salvé a
una mujer de un desaprensivo y fui a que me afeitaran la cabeza. Día normal
para mí.
Al anochecer, al ballet para relajarme con todas las hermosas estructuras,
equilibradas, pacíficas, suaves. Luego respiré profundamente, aplaqué mi
repugnancia y me obligué a acudir a Le Bitnique, el centro de reunión beatnik.
Odio Le Bitnique, pero necesito una mujer y debo ir adonde odio. Aquella chica
pelirroja que despedí tan esbelta y llena de deliciosa malicia, y lanzándome
pícaras miradas. Así pues, Poisson d'avril, me dirigí hacia Le Bitnique.
Caos. Negrura. Sonidos y olores, una cacofonía. Una bombilla de 25 watios en
el techo. Un maldito pianista interpreta música progresiva. En la pared L
muchachos beatniks, con gorras, gafas negras y barbas públicas, jugando al
ajedrez. En la pared R está el bar y chicas beatniks con bolsas marrones de
papel bajo el brazo que contienen artículos de tocador. Se mueven y
maniobran para buscar un colchón para la noche.
¡Esas chicas beatniks! Todas delgadas... excitantes para mí esta noche porque
hay demasiados norteamericanos que sueñan con mujeres muy gruesas, y yo
debo compensar. (En Inglaterra me gustan las mujeres gruesas porque
Inglaterra le gustan las mujeres delgadas). Todas llevan pantalones ajustados,
blusas sueltas, pelo Brigitte Bardot, maquillaje italiano (ojos negros, labios
blancos), y cuando caminan lo hacen con ese ritmo que emocionó a aquel tipo
llamado Herrick hace tres siglos cuando escribió:
Luego, cuando levanto los ojos y veo
esa valiente vibración libre a ambos lados;
¡Oh, cómo me arrebata ese brillo!
Elijo una que brilla. Hablo. Ella insulta. Yo insulto también y pago unas copas.
Ella bebe e insulta. Yo espero que sea lesbiana e insulto. Ella refunfuña y odia,
pero inútilmente. No hay colchón para esta noche. La patética bolsa de papel
marrón bajo el brazo. Reprimo la simpatía y vuelve el odio. Ella no se baña.
Sus estructuras mentales están desequilibradas. Seguridad. Ningún daño
puede venirme de ella. La llevo a casa para seducir por desprecio mutuo. Y en
el salón (ver diagrama) se sienta esbelta y pecosa mi pequeña secretaria,
recientemente despedida, que ahora espera por mí.
Dirección: 49 bis Avenue Hoche. París, Beme, Francia.
Obligado a ir allí por lo que pasó en Singapur. Se hicieron necesarios ajustes y
compensaciones extremos. Casi, por un momento, pensé que tendría que
atacar al director de la Opera Cómica, pero el destino fue bondadoso y me
permitió cumplir sólo con una exhibición indecente bajo el Petite Carrousel. Y
pude encontrar una beca en la Sorbona antes de ser despachado.
De cualquier modo en mi casa de Nueva York ahora con un (1) baño, y el
cambio, 1997 dólares, estaré tranquilo con los magníficos 1991 que quedaron.
Ella estaba allí sentada, estaba allí sentada, vistiendo un traje negro de cóctel
con falda estrecha, medias negras, zapatos y la bella y regular curva de las
piernas, y el pecho tan rosado como su rostro (quizás también su enagua.) Así,
y, espesos polvos; un inconveniente. Voy a la cocina y me froto encima de la
nevera. ¡Uf! Tiré 6 dólares por la ventana y quizás siete.
La piel pecosa brillaba con un rosa tiznado de turbación. También rojo de
peligro. Su cara estaba muy tensa por lo atrevida que pensaba estar siendo.
Me gusta también así; pero no con demasiado ímpetu. Contacto al frenético
empolvado para que su piel parezca lechosa, la camisa con corcho quemado
para compensar.
—Mí amiga querría saber por qué tú invades mi apartamento inglés.
—Perdóneme, por favor, hasta que venga un mensajero Lundgren —
balbució—. Le dije que necesitaba usted unos importantes documentos de su
oficina.
—Si, bitte. Meine pidgin haben sich.
—EntschUId lgehn Sie Deutsch? Geaendert, Sprac en.
—No.
—Danrl warte ich-
La beatnik se balanceaba cada lado. La alcancé frente a la puerta (ninguna
excusa). Volvió sobre sus talones y se alejó, su valiente vibración en la mano
101 dólares (estructura perfecta).
—¿Qué le pasó? —dije yo—¿Cómo se llama ?
—¡Dios mío! Mí nombre? ¿ He estado trabajando en su oficina tres meses y no
lo conoce realmente?
—No, y no quiero saberlo ahora.
—Soy Lizzie Chalnersimer
—Váyase, Lizzie
—Me llamaba usted siempre "Señorita". ¿Por qué se afeitó la cabeza?
—Así que....
—Es muy chic—dijo juiciosamente—, pero no sé. Me recuerda a un actor de
cine al que odio. ¿Qué quiere decir con eso de un problema en Viena?
—Nada que a usted le importe. ¿Qué hace usted? ¿Qué quiere de mí?
—A usted —dijo, enrojeciendo ferozmente.
—¡Quiere usted salir de aquí, por amor de Dios!
—¿Qué tiene ella que no tenga yo?—exigió Lizzie; luego su cara se
descompuso—. ¿No lo tengo así? Qué. Tiene. Ella. Que. Yo. No. Tenga. Sí.
—Me voy a Bennington. Están fuertes en agresión, pero flojos en gramática.
—¿Qué quiere decir con eso de que se va a Bennington?
—Bueno, es una universidad. Creí que todo el mundo lo sabía.
—Pero, ¿Qué es eso de que va?
—Estoy en mi primer año. Te expulsan a latigazos a no ser que adquieras
experiencia en tu campo.
—¿Cuál es su campo?
—Antes era economía. Ahora es usted. ¿Qué edad tiene?
—Ciento nueve mil ochocientos setenta y dos.
—¡Oh. vamos! ¿Cuarenta?
—Treinta.
—¡No! ¿De veras?—cabeceó satisfecha—. Eso si que hay diez años de
diferencia entre nosotros. Muchos.
7
—¿Está enamorada de mi, Lizzie? ¿Y he de ser yo?
—Sé que suena como una idea—bajó los ojos—. Supongo que las mujeres
deben estar continuamente echándose en sus brazos.
—No siempre.
—¿Qué es usted, blasé o algo así? Quiero decir que no soy apabullante, pero
tampoco soy lo que sep siYa.
—Es usted encantadora.
—Entonces, ¿Por qué me rechaza?
—Estoy intentando protegerla.
—Sé protegerme muy bien cuando llega el momento.
—Ahora es el momento, Lizzie.
—Lo menos que podía hacer es ofenderme como hizo a esa chica junto al
ascensor.
—¿Estaba espiando?
—Claro que espiaba. No esperaría usted que me quedase aquí sentada mano
sobre mano, ¿verdad? Tengo que vigilar a mi hombre, ya que lo he
conseguido.
—¿Su hombre?
—Sucede—dijo ella en voz baja—. Nunca lo creía, pero sucede. Uno se
enamora y se desenamora, y siempre piensa que es de veras y para siempre.
Y luego conoces a otro y ya no es cuestión de amor. Sabes simplemente que
él es tu hombre, y estás ligada a él. Yo estoy ligada.
Alzó los ojos y me miró... ojos violeta, llenos de juventud y decisión y ternura, y
sin embargo más viejos que veinte años... mucho más viejos. Me di cuenta de
lo solo que estaba, no atreviéndome nunca a amar, obligado siempre a vivir
con los que odiaba. Podía caer en aquellos ojos violeta para siempre.
—Voy a impresionarla—dije. Miré el reloj. La una y media. Una hora tranquila.
Dios quiera que el idioma norteamericano permanezca conmigo un buen rato.
Me quité la chaqueta y la camisa y le enseñé mi espalda, llena de cicatrices.
Lizzie lanzó un gemido.
—Me las hice yo mismo—dije—. Porque me permití sentir simpatía por un
hombre y hacerme amigo suyo. Este fue el precio que pagué, y tuve suerte.
Ahora espere aquí.
Entré en el dormitorio principal donde la vergüenza de mi corazón estaba
embalsamada en un plateado ataúd oculto en el cajón de la derecha de mi
escritorio. Lo llevé al salón. Lizzie me miraba con ojos muy abiertos.
—Hace cinco años, una chica se enamoró de mí —expliqué—. Una chica
como usted. Me sentía muy solo entonces, como siempre. En vez de
protegerla de mí mismo, perdí el control. Ahora quiero que vea el precio que
ésta pagó. Me despreciará usted por esto, pero debo enseñárselo...
Un resplandor hirió mis ojos. Luces de un edificio del fondo de la calle. Me
lancé a la ventana y observé. Las luces procedían de un edificio situado tres
más abajo del mío; se apagaron, cinco segundos de eclipse, luego volvieron.
Sucedió en el edificio situado a dos del mío, y luego en el contiguo. La chica se
acercó a mi lado y me cogió del brazo. Temblaba un poco.
—¿De qué se trata?—preguntó—. ¿Cuál es el problema?
—Espere—dije.
Las luces de mi apartamento se apagaron durante cinco segundos y luego
volvieron a encenderse.
—Ellos me han localizado—expliqué.
—¿Ellos? ¿Localizado?
—Han detectado mis radiaciones con el BD.
—¿Qué es un B.D.?
—Buscador de Dirección. Luego cortan la corriente en los edificios de la
vecindad durante cinco segundos (edificio por edificio) hasta que cesa la
emisión. Entonces saben que estoy en esta casa, aunque no saben en qué
apartamento.—Me puse la camisa y la chaqueta—. Buenas noches, Lizzie.
Desearía poder besarla.
Me echó los brazos al cuello y me dio un sonoro beso, todo calor, todo
terciopelo, todo entrega. Intenté apartarla.
—Es usted un espía—dijo—. Iré a la silla eléctrica con usted.
—Me gustaría mucho ser un espía—dije—. Adiós, mi queridísimo amor.
Recuérdeme.
Soyez ferme. Un gran error dejar aquello deslizarse. Pasó, creo, porque mi
norteamericano también se deslizó. De pronto mi conversación volvió a
convertirse en un galimatías. Mientras comía, el diablillo se quitó sus zapatitos
de ópera y se subió la falda de cocktail hasta los muslos para poder correr.
Corre a mi lado y baja conmigo la escalerilla de incendios hasta el garaje del
sótano. La golpeo para que se detenga, la insulto. Ella me golpea también y
lanza insultos aún peores, sin dejar de reír y de chillar. La amo por esto.
¡Maldición! Está condenada.
Entramos en el coche, Aston Martin, pero con el volante a la izquierda, y nos
lanzamos a toda velocidad hacia el oeste en la Calle 53, al este en la 54 y al
norte en la Primera Avenida. Busco el puente de la calle 59 para abandonar la
isla de Manhattan. Tengo un avión de mi propiedad en Babylon, Long Island,
siempre dispuesto para este tipo de tropiezos.
—J' y suis, j' y este no es mi lema—dije a Elizabeth Chalmers, cuyo francés es
tan inseguro como su gramática... una halagüeña debilidad—. Una vez me
atraparon en Londres en Correos. Yo recibía correspondencia en el Apartado
General. Me enviaron una carta en blanco en un sobre rojo, y así me siguieron
hasta 139 Piccadilly, London W I. Teléfono Mayfair 7211. Rojo de peligro.
¿Tiene usted roja toda la piel?
—¡No está roja!—dijo ella indignada.
—Quiero decir rosada.
—Sólo donde salen pecas—dijo ella—. ¿Qué significa toda esta fuga? ¿Por
qué habla de ese modo tan extraño y actúa de forma tan rara? ¿Está seguro
de que no es un espía?
—Sólo convencido.
—¿Es usted un ser de otro mundo que vino en un Objeto Volador No
Identificado?
—¿La asustaría mucho eso?
—Sí, si significase que no podíamos amarnos.
—¿Y qué pensaría si nos propusiésemos conquistar la Tierra?
—A mí sólo me interesa conquistarle a usted.
—No soy ni he sido nunca un ser de otro mundo de los que vienen en Objetos
Voladores no Identificados.
—¿Qué es usted entonces?
—Un compensador.
—¿Qué es eso?
—¿Conoce usted el diccionario de los señores Funk Waganlle? Editado por
Frank H. Vizetelly. Cito: "Aquél o aquello que compensa, como un instrumento
para neutralizar la influencia de la atracción local sobre la aguja de una brújula
o un aparato automático para igualar la presión del gas en la..." ¡Maldita sea!
Frank H. Vizetelly no utiliza esa mala palabra. Soy yo mismo porque la ruta me
sitúa ahora frente al puente de la Calle 59. Debería haberlo supuesto. Tendría
que haber percibido estructuras, pero estaba demasiado distraído con la
encantadora muchacha. Probablemente estén bloqueados todos los puentes y
túneles que salen de esta isla de 24 dólares. Podría cruzar el puente, pero
podría herir a mi angelical Elizabeth Chalmers, lo que me convertiría una brute
figure y me produciría además una tristeza insuperable. Así que paré el coche.
Rendición.
—Kamerad—dije, y pregunté—: ¿Quiénes son? ¿Ku Klux Klan?
Un hombre de expresión dura dijo que no.
—¿Defensores de la Supremacía Blanca en el Mundo?
De nuevo no. Me sentí mejor. Resultaba siempre desagradable ser capturado
por tipos lunáticos que buscaban figurones.
—¿URSS?
Me miró fijamente, luego dijo:
—Agente especial Krimms del FBI —y me mostró la placa. Le abracé con
gratitud. FBI es salvación. Él retrocedió, preguntándose si yo no estaría loco.
No me preocupaba.
Besé a Elizabeth Chalmers y ella abrió su boca bajo la mano para murmurar:
—No admitas nada; niégalo todo. Te conseguiré un abogado.
Luces brillantes en la oficina de Plaza Foley. Las sillas están colocadas
exactamente así; las cortinas dispuestas exactamente así. He pasado por esto
ya tantas veces. El individuo anónimo de ojos negros de la mañana en el metro
me interroga. Se llama S.I. Dolan. Intercambiamos una mirada. La suya dice,
me engañaste esta mañana. La mía dice, eso hice. Nos respetamos; luego
empieza el interrogatorio.
—¿Se llama usted Abraham Storm?
—El sobrenombre es "Base".
—¿Nacido el 25 de diciembre?
—Sí, un niño navideño
—¿1929?
—Fui un niño de la Depresión.
—Parece usted muy bromista.
—Humor de horca, S. I. Dolan. Desesperación. Sé que nunca me harán
confesar nada, y estoy desesperado.
—Muy trágico. Quiero ser convicto... pero no puedo conseguirlo.
—¿Nacido en San Francisco?
—Sí.
—Colegio Grand. Dos años en Berkeley. Cuatro años en la marina. Terminó en
Berkeley. Doctorado en estadística.
—Sí. Muchacho cien por cien norteamericano.
—¿Ocupación actual, financiero?
—¿Oficinas en Nueva York, Roma, París y Londres?
—¿Propiedades conocidas, por cuentas bancarias, acciones y bonos, tres
millones de dólares?
—¡No, no, no! —yo estaba angustiado— Tres millones trescientos treinta y tres
mil trescientos treinta y tres dólares y treinta y tres centavos.
—Tres millones de dólares —insistió Dolan—. En números redondos
—No hay números redondos; sólo hay estructuras.
—Storm, ¿Qué demonios pretende?
—Hágame confesar—supliqué—. Quiero ir a la silla eléctrica y librarme de todo
esto.
—¿Pero de qué me habla?
—Pregunte y le explicaré.
—¿Qué está usted emitiendo desde su apartamento?
—¿Qué apartamento? Emito desde todos ellos.
—En Nueva York. No somos capaces de descifrar el código.
—No hay ningún código; todo es puro azar.
—¿Puro qué?
—Pura paz, Dolan.
—¡Paz!
—He pasado por esto ya tantas veces. En Ginebra, Berlín Londres, Río... ¿Me
permite que se lo explique a mi modo? Y, por amor de Dios, deténgame si
puede supliqué.
Tomé aliento. Resultaba siempre tan difícil. Tiene uno que hacerlo con
metáforas. Pero eran las tres y mi norteamericano duraría un rato.
—¿Le gusta bailar?
—¿Pero qué demonios...?
—Tenga paciencia. Estoy explicándoselo. ¿Le gusta bailar?
—¿Cuál es el placer de la danza? Es el que un hombre y una mujer
establezcan juntos un ritmo, una estructura una pauta. Balanceándose,
adelantándose, siguiendo, dirigiendo, cooperando. ¿No?
—¿Y qué?
—Y los desfiles. ¿Le gustan los desfiles? Masas de hombres y mujeres
cooperando para establecer estructuras pautas. ¿Por qué es la guerra época
de alegría para un país aunque nadie lo admita? Porque hay todo un pueblo
cooperando, equilibrando y sacrificando para hacer una gran estructura. ¿No?
—Ahora espere un momento, Storm...
—Escúcheme Dolan. Yo soy sensible a las estructuras... más que al baile o a
los desfiles o a la guerra; muchísimo más. Más que a la norma 2/4 de día y
noche, o a la 4/8 de las estaciones... más, mucho más. Soy sensible a la
normas de todo el espectro del universo: vista y sonido, rayos gamma,
agrupaciones de pueblos, actos de hostilidad y de benigna caridad, crueldades
y bondades, música de las esferas... y me veo obligado a compensar. Siempre.
—¿Compensar?
—Sí. Si un niño cae y se hace daño, la madre le besa. ¿No es así? Pues es
compensación. Restaura un equilibrio. Un hombre pega a un caballo, tú le
pegas a él, ¿verdad? De nuevo el equilibrio. Si un mendigo te produce
demasiada simpatía, deseas arrearle una patada. ¿No es así? Más
compensación. El marido que es infiel a su mujer es más amable de lo normal
con ella. Todas las mujeres conocen esta regla, y la temen. ¿Qué es la
deportividad sino una norma compensadora que elimina el embarazo de ganar
o perder? ¿No se buscan mutuamente asesino y victima para cumplir sus
pautas?
"Multiplique eso hasta el infinito y me tendrá a mí. Yo tengo que besar y que
dar patadas. Me veo obligado a hacerlo. Empujado. No sé cómo llamar a esta
compulsión mía. Suelen llamar Psi a la percepción extrasensorial. ¿Cómo
llamaría usted a la percepción extranormativa? ¿Pi?
—¿Pi? ¿Qué quiere decir eso ?
—La dieciseisava letra del alfabeto griego. Designa la relación entre la
circunferencia de un circulo y su diámetro. 3,14159... Ia serie continúa
interminablemente. Es trascendental y nunca puede resolverse con una
expresión finita; y para mí es una tortura... como pi en imprenta, que significa
tipo confuso y trastocado, sin orden ni concierto.
—¿Pero de qué demonios habla usted?
—Hablo de pautas, de normas; del orden del universo. Yo me veo obligado a
mantenerlo y restaurarlo. A veces me veo obligado a hacer cosas maravillosas
y caritativas actos de generosidad; otras veces me veo obligado a hacer
locuras, a hablar lenguajes extraños, a ir a sitios extraños, realizar actos
abominables, porque equilibrios que no puedo percibir exigen ajuste.
—¿Qué actos abominables?
—Puede usted investigar y yo puedo confesar, pero dará lo mismo. Las
normas no me permitirán declararme convicto. No me dejarán terminar. La
gente se niega a testificar. Los hechos no significarán pruebas. Lo hecho
dejará de estarlo. Lo malo se convertirá en bueno.
—Storm, creo que está usted loco.
—Quizás, pero tampoco podrá usted meterme en un manicomio. Se ha
intentado antes. Incluso yo mismo lo intenté. Sin resultado.
—¿Y qué me dice de esas emisiones?
—Estamos inundados de emisiones de ondas, de quantas y partículas, y yo
soy sensible también a ellas- pero están demasiado entremezcladas para
ajustarse a pautas. Hay que neutralizarlas. Así que emito una antinorma para
eliminarlas y conseguir un poco de paz.
—¿Pretende usted decirme que es un superhombre?
—No. Ni mucho menos. Sólo soy el hombre al que encontró Simón el Simple.
—No se burle.
—No me burlo. ¿No recuerda el cuento?
Dolan frunció el ceño. Por fin dijo:
—Mi nombre completo es Simon Ignacio Dolan.
—Lo siento. No lo sabía. No quería hacer ninguna alusión personal.
Me miro furioso y luego dejó mi dossier sobre la mesa. Lanzó un suspiro y se
dejó caer en una silla. Esto alteró la norma y tuve que moverme. Me miró de
reojo.
—Hombre Pi —expliqué.
—Muy bien —dijo él—. No podemos retenerle.
—Todos lo intentan —dije— pero nunca pueden.
—¿Quiénes lo intentan?
—Los gobiernos, creyendo que soy un espía; la policía, que quiere enterarse
de por qué me relaciono con tanta gente de forma tan extraña; políticos en el
exilio con la esperanza de que yo les financie una contrarrevolución; fanáticos
que sueñan que soy su rico mesías; sectas religiosas, lunáticos solitarios...
todos me persiguen, esperando poder utilizarme. Ninguno puede. Yo formo
parte de algo mucho mayor. Pienso que quizás todos formemos parte de algo
mucho mayor, aunque yo sea el primero en tener conciencia de ello.
—Confidencialmente, ¿Qué me dice de esos actos abominables?
Tomé aliento.
—Ese es el motivo de que no pueda tener amigos. Ni una chica. A veces se
ponen tan mal las cosas en un sitio que tengo que hacer terribles sacrificios
para restaurar la norma. He de destruir algo que amo. Yo... tenía un perro al
que quería mucho. No me gusta pensar en él... Tuve en tiempos una chica. Me
amaba. Y yo... Había un chico en la marina conmigo. Él... No quiero hablar de
eso.
—¿Asustado, de pronto?
—No, ni mucho menos; ¡estoy maldito! Porque algunas de las normas a las
que debo ajustarme son ritmos exteriores al mundo... algo distinto a lo que
pueda sentirse en la Tierra. 29/51... 108/303. tiempos así. ¿Qué es lo que
mira? ¿No cree usted que pueda ser aterrador? Reproduzca un tiempo 7/5
para mí.
—No sé música.
—Eso no tiene nada que ver con la música. Intente cinco con una mano y siete
con la otra, haciendo que ambas mantengan una pauta regular. Entonces
comprenderá la complejidad y el terror de esas extrañas normas que vienen a
mí.
De pronto la cara de Dolan se iluminó.
—¿Se refiere usted a algo parecido al instinto doméstico?
—¿Instinto doméstico?
—Las normas que ayudan a aves y animales a encontrar su hogar desde
cualquier sitio. Nadie sabe cómo.
—Eso mismo; sólo que mayor.
—Usted debía estar en un laboratorio, Storm. ¿Y de dónde viene todo esto?
—No sé. Es un universo desconocido, demasiado grande para abarcarlo; pero
tengo que ajustarme a los tiempos de sus ritmos y compensarlos... con mis
acciones, reacciones, emociones, sentidos, mientras esas presiones gigantes
adelante
me empujan
y me hacen
me empujan
y me hacen
retroceder
y me llevan
dentro
y atrás y fuera
—Ahora el otro brazo —dijo Elizabeth con firmeza—.
Estoy en mi cama, yo. Pensando de nuevo. La mitad (1/2) en el pijama; la otra
mitad (1/2) cogida por la chica pecosa. Me alzo. Ella empuja. El pijama puesto
ahora y me toca a mi ruborizarme. Allá en San Francisco me educaron muy
recatadamente.
—M maniadme hum —dije—. Traducción: "¡Oh la Joya en el loto!" Aludiendo a
tí. ¿Qué pasó?
—Te desmayaste—dijo ella—. El señor Dolan tuvo que dejarte marchar. El
señor Lundgren me ayudó a subirte al apartamento. ¿Cuánto he de darle?
—Cinque lire. No. ¿Parla italiano, gentile signorina?
—¿Otra vez de tus pautas?
—Ja. —Asentí y esperé. Tras unos saltos en Grecia y Portugal, el inglés
norteamericano volvió por fin a mí— ¿Por que no te largas de aquí cuando aún
estás a tiempo?
—Aún estoy ligada a ti—dijo ella—. Métete en la cama...
—No.
—Sí. Puedes casarte conmigo después.
—¿Dónde está la caja de plata?
—En el fondo del incinerador.
—¿Sabes lo que había en ella?
—Sé lo que había en ella.
—¿Y aún sigues aquí?
—Fue monstruoso lo que hiciste. ¡Monstruoso!
Su pícaro rostro estaba cubierto de maquillaje. Había estado llorando.
—¿Dónde está ahora ella?—añadió.
—No lo sé. Las comprobaciones llevan a un número de cuenta en Suiza. No
quiero saber. ¿Cuánto puede soportar el corazón?
—Creo que voy a descubrirlo—dijo ella.
Apagó las luces. En la oscuridad se oyó el rumor de la ropa. Nunca hasta
entonces había oído yo la música de una persona a la que amo desvistiéndose
para mí... para mi. Hice una última tentativa de salvar a mi amada.
—Te amo—dije—y tú sabes lo que eso significa. Cuando las normas exigen un
sacrificio, debo ser más cruel incluso contigo, más monstruoso...
—No —dijo ella—. Nunca estuviste enamorado antes. El amor también crea
normas.
Me besó. Sus labios ardían, pero su piel estaba helada. Tenía miedo, pero su
corazón latía fuerte y apasionado.
—Nada puede dañarnos ya. Créeme.
—Yo ya no sé qué creer. Formamos parte de un universo cuya grandeza es
superior a todo conocimiento. ¿Y si resulta ser demasiado gigantesco para el
amor?
—Está bien—dijo ella tranquilamente—. Si el amor es una cosa pequeña y
tiene que acabar, que acabe. Que acaben todas las cosas pequeñas como el
amor, el honor, la misericordia y la risa... si hay algo mayor más allá.
—Pero, ¿Qué puede ser mayor que eso? ¿Qué puede haber más allá?
—Si somos demasiado pequeños para sobrevivir, ¿Cómo vamos a poder
saberlo?
Se deslizó muy cerca de mí y los extremos de su cuerpo eran como escarcha.
Y así, juntos, pecho con pecho, caldeándonos con nuestro amor, criaturas
asustadas en un mundo portentoso más allá del conocimiento... Aterrador y sin
embargo espeeeraaadooo.
FIN

E L --- E N T I E R R O--- P R E M A T U R O /// E D G A R A L L A N P O E





EL ENTIERRO PREMATURO

E L   E N T I E R R O

P R E M A T U R O

E D G A R   A L L A N   P O E






EL ENTIERRO PREMATURO

Hay ciertos temas de interés absorbente, pero
demasiado horribles para ser objeto de una obra de
ficción. El buen escritor romántico debe evitarlos si
no quiere ofender o ser desagradable. Sólo se tratan
con propiedad cuando lo grave y majestuoso de la
verdad los santifican y sostienen. Nos estremecemos,
por ejemplo, con el más intenso «dolor agradable
» ante los relatos del paso del Beresina, del
terremoto de Lisboa, de la peste de Londres y de la
matanza de San Bartolomé o de la muerte por asfixia
de los ciento veintitrés prisioneros en el Agujero
Negro de Calcuta. Pero en estos relatos lo excitante
es el hecho, la realidad, la historia. Como ficciones,
nos parecerían sencillamente abominables.
He mencionado algunas de las más destacadas y
augustas calamidades que registra la historia, pero
en ellas el alcance, no menos que el carácter de la
calamidad, es lo que impresiona tan vivamente la
imaginación. No necesito recordar al lector que, del
largo y horrible catálogo de miserias humanas, podría
haber escogido muchos ejemplos individuales
más llenos de sufrimiento esencial que cualquiera de
esos inmensos desastres generales. La verdadera
desdicha, la aflicción última, en realidad es particular,
no difusa. ¡Demos gracias a Dios misericordioso
que los horrorosos extremos de agonía los sufra el
hombre individualmente y nunca en masa!
Ser enterrado vivo es, sin ningún género de duda,
el más terrorífico extremo que jamás haya caído
en suerte a un simple mortal. Que le ha caído en
suerte con frecuencia, con mucha frecuencia, nadie
con capacidad de juicio lo negará. Los límites que
separan la vida de la muerte son, en el mejor de los
casos, borrosos e indefinidos... ¿Quién podría decir
dónde termina uno y dónde empieza el otro? Sabemos
que hay enfermedades en las que se produce
un cese total de las funciones aparentes de la vida, y,
sin embargo, ese cese no es más que una suspensión,
para llamarle por su nombre. Hay sólo pausas
temporales en el incomprensible mecanismo.
Transcurrido cierto período, algún misterioso principio
oculto pone de nuevo en movimiento los mágicos
piñones y las ruedas fantásticas. La cuerda de
plata no quedó suelta para siempre, ni irreparablemente
roto el vaso de oro. Pero, entretanto, ¿dónde
estaba el alma?
Sin embargo, aparte de la inevitable conclusión
a priori de que tales causas deben producir tales
efectos, de que los bien conocidos casos de vida en
suspenso, una y otra vez, provocan inevitablemente
entierros prematuros, aparte de esta consideración,
tenemos el testimonio directo de la experiencia médica
y del vulgo que prueba que en realidad tienen
lugar un gran número de estos entierros. Yo podría
referir ahora mismo, si fuera necesario, cien ejemplos
bien probados. Uno de características muy
asombrosas, y cuyas circunstancias igual quedan aún
vivas en la memoria de algunos de mis lectores,
ocurrió no hace mucho en la vecina ciudad de Baltimore,
donde causó una conmoción penosa, intensa
y muy extendida. La esposa de uno de los más
respetables ciudadanos- abogado eminente y miembro
del Congreso- fue atacada por una repentina e
inexplicable enfermedad, que burló el ingenio de los
médicos. Después de padecer mucho murió, o se
supone que murió. Nadie sospechó, y en realidad
no había motivos para hacerlo, de que no estaba
verdaderamente muerta. Presentaba todas las apariencias
comunes de la muerte. El rostro tenía el
habitual contorno contraído y sumido. Los labios
mostraban la habitual palidez marmórea. Los ojos
no tenían brillo. Faltaba el calor. Cesaron las pulsaciones.
Durante tres días el cuerpo estuvo sin enterrar,
y en ese tiempo adquirió una rigidez pétrea.
Resumiendo, se adelantó el funeral por el rápido
avance de lo que se supuso era descomposición.
La dama fue depositada en la cripta familiar, que
permaneció cerrada durante los tres años siguientes.
Al expirar ese plazo se abrió para recibir un sarcófago,
pero, ¡ay, qué terrible choque esperaba al marido
cuando abrió personalmente la puerta! Al empujar
los portones, un objeto vestido de blanco cayó rechinando
en sus brazos. Era el esqueleto de su mujer
con la mortaja puesta.
Una cuidadosa investigación mostró la evidencia
de que había revivido a los dos días de ser sepultada,
que sus luchas dentro del ataúd habían
provocado la caída de éste desde una repisa o nicho
al suelo, y al romperse el féretro pudo salir de él.
Apareció vacía una lámpara que accidentalmente se
había dejado llena de aceite, dentro de la tumba;
puede, no obstante, haberse consumido por evaporación.
En los peldaños superiores de la escalera que
descendía a la espantosa cripta había un trozo del
ataúd, con el cual, al parecer, la mujer había intentado
llamar la atención golpeando la puerta de hierro.
Mientras hacía esto, probablemente se desmayó o
quizás murió de puro terror, y al caer, la mortaja se
enredó en alguna pieza de hierro que sobresalía hacia
dentro. Allí quedó y así se pudrió, erguida.
En el año 1810 tuvo lugar en Francia un caso de
inhumación prematura, en circunstancias que contribuyen
mucho a justificar la afirmación de que la
verdad es más extraña que la ficción. La heroína de
la historia era mademoiselle [señorita] Victorine Lafourcade,
una joven de ilustre familia, rica y muy
guapa. Entre sus numerosos pretendientes se contaba
Julien Bossuet, un pobre littérateur [literato] o
periodista de París. Su talento y su amabilidad habían
despertado la atención de la heredera, que, al
parecer, se había enamorado realmente de él, pero el
orgullo de casta la llevó por fin a rechazarlo y a casarse
con un tal Monsieur [señor] Rénelle, banquero y
diplomático de cierto renombre. Después del matrimonio,
sin embargo, este caballero descuidó a su
mujer y quizá llegó a pegarla. Después de pasar
unos años desdichados ella murió; al menos su estado
se parecía tanto al de la muerte que engañó a
todos quienes la vieron. Fue enterrada, no en una
cripta, sino en una tumba común, en su aldea natal.
Desesperado y aún inflamado por el recuerdo de su
cariño profundo, el enamorado viajó de la capital a
la lejana provincia donde se encontraba la aldea, con
el romántico propósito de desenterrar el cadáver y
apoderarse de sus preciosos cabellos. Llegó a la
tumba. A medianoche desenterró el ataúd, lo abrió
y, cuando iba a cortar los cabellos, se detuvo ante
los ojos de la amada, que se abrieron. La dama había
sido enterrada viva. Las pulsaciones vitales no habían
desaparecido del todo, y las caricias de su amado
la despertaron de aquel letargo que
equivocadamente había sido confundido con la
muerte. Desesperado, el joven la llevó a su alojamiento
en la aldea. Empleó unos poderosos reconstituyentes
aconsejados por sus no pocos
conocimientos médicos. En resumen, ella revivió.
Reconoció a su salvador. Permaneció con él hasta
que lenta y gradualmente recobró la salud. Su corazón
no era tan duro, y esta última lección de amor
bastó para ablandarlo. Lo entregó a Bossuet. No
volvió junto a su marido, sino que, ocultando su
resurrección, huyó con su amante a América. Veinte
años después, los dos regresaron a Francia, convencidos
de que el paso del tiempo había cambiado
tanto la apariencia de la dama, que sus amigos no
podrían reconocerla. Pero se equivocaron, pues al
primer encuentro monsieur Rénelle reconoció a su
mujer y la reclamó. Ella rechazó la reclamación y el
tribunal la apoyó, resolviendo que las extrañas circunstancias
y el largo período transcurrido habían
abolido, no sólo desde un punto de vista equitativo,
sino legalmente la autoridad del marido.
La Revista de Cirugía de Leipzig, publicación de
gran autoridad y mérito, que algún editor americano
haría bien en traducir y publicar, relata en uno de
los últimos números un acontecimiento muy penoso
que presenta las mismas características.
Un oficial de artillería, hombre de gigantesca estatura
y salud excelente, fue derribado por un caballo
indomable y sufrió una contusión muy grave en la
cabeza, que le dejó inconsciente. Tenía una ligera
fractura de cráneo pero no se percibió un peligro
inmediato. La trepanación se hizo con éxito. Se le
aplicó una sangría y se adoptaron otros muchos remedios
comunes. Pero cayó lentamente en un sopor
cada vez más grave y por fin se le dio por muerto.
Hacía calor y lo enterraron con prisa indecorosa
en uno de los cementerios públicos. Sus funerales
tuvieron lugar un jueves. Al domingo siguiente, el
parque del cementerio, como de costumbre, se llenó
de visitantes, y alrededor del mediodía se produjo
un gran revuelo, provocado por las palabras de un
campesino que, habiéndose sentado en la tumba del
oficial, había sentido removerse la tierra, como si
alguien estuviera luchando abajo. Al principio nadie
prestó demasiada atención a las palabras de este
hombre, pero su evidente terror y la terca insistencia
con que repetía su historia produjeron, al fin, su
natural efecto en la muchedumbre. Algunos con
rapidez consiguieron unas palas, y la tumba, vergonzosamente
superficial, estuvo en pocos minutos
tan abierta que dejó al descubierto la cabeza de su
ocupante. Daba la impresión de que estaba muerto,
pero aparecía casi sentado dentro del ataúd, cuya
tapa, en furiosa lucha, había levantado parcialmente.
Inmediatamente lo llevaron al hospital más cercano,
donde se le declaró vivo, aunque en estado de
asfixia. Después de unas horas volvió en sí, reconoció
a algunas personas conocidas, y con frases inconexas
relató sus agonías en la tumba.
Por lo que dijo, estaba claro que la víctima
mantuvo la conciencia de vida durante más de una
hora después de la inhumación, antes de perder los
sentidos. Habían rellenado la tumba, sin percatarse,
con una tierra muy porosa, sin aplastar, y por eso le
llegó un poco de aire. Oyó los pasos de la multitud
sobre su cabeza y a su vez trató de hacerse oír. El
tumulto en el parque del cementerio, dijo, fue lo
que seguramente lo despertó de un profundo sueño,
pero al despertarse se dio cuenta del espantoso horror
de su situación.
Este paciente, según cuenta la historia, iba mejorando
y parecía encaminado hacia un restablecimiento
definitivo, cuando cayó víctima de la
charlatanería de los experimentos médicos. Se le
aplicó la batería galvánica y expiró de pronto en uno
de esos paroxismos estáticos que en ocasiones produce.
La mención de la batería galvánica, sin embargo,
me trae a la memoria un caso bien conocido y muy
extraordinario, en que su acción resultó ser la manera
de devolver la vida a un joven abogado de Londres
que estuvo enterrado dos días. Esto ocurrió en
1831, y entonces causó profunda impresión en todas
partes, donde era tema de conversación.
El paciente, el señor Edward Stapleton, había
muerto, aparentemente, de fiebre tifoidea acompañada
de unos síntomas anómalos que despertaron la
curiosidad de sus médicos. Después de su aparente
fallecimiento, se pidió a sus amigos la autorización
para un examen post-mortem [autopsia], pero éstos se
negaron. Como sucede a menudo ante estas negativas,
los médicos decidieron desenterrar el cuerpo y
examinarlo a conciencia, en privado. Fácilmente
llegaron a un arreglo con uno de los numerosos
grupos de ladrones de cadáveres que abundan en
Londres, y la tercera noche después del entierro el
supuesto cadáver fue desenterrado de una tumba de
ocho pies de profundidad y depositado en el quirófano
de un hospital privado.
Al practicársele una incisión de cierta longitud
en el abdomen, el aspecto fresco e incorrupto del
sujeto sugirió la idea de aplicar la batería. Hicieron
sucesivos experimentos con los efectos acostumbrados,
sin nada de particular en ningún sentido,
salvo, en una o dos ocasiones, una apariencia de
vida mayor de la norma en cierta acción convulsiva.
Era ya tarde. Iba a amanecer y se creyó oportuno,
al fin, proceder inmediatamente a la disección.
Pero uno de los estudiosos tenía un deseo especial
de experimentar una teoría propia e insistió en aplicar
la batería a uno de los músculos pectorales. Tras
realizar una tosca incisión, se estableció apresuradamente
un contacto; entonces el paciente, con un
movimiento rápido pero nada convulsivo, se levantó
de la mesa, caminó hacia el centro de la habitación,
miró intranquilo a su alrededor unos
instantes y entonces habló. Lo que dijo fue ininteligible,
pero pronunció algunas palabras, y silabeaba
claramente. Después de hablar, se cayó pesadamente
al suelo.
Durante unos momentos todos se quedaron paralizados
de espanto, pero la urgencia del caso
pronto les devolvió la presencia de ánimo. Se vio
que el señor Stapleton estaba vivo, aunque sin sentido.
Después de administrarle éter volvió en sí y
rápidamente recobró la salud, retornando a la sociedad
de sus amigos, a quienes, sin embargo, se les
ocultó toda noticia sobre la resurrección hasta que
ya no se temía una recaída. Es de imaginar la maravilla
de aquellos y su extasiado asombro.
El dato más espeluznante de este incidente, sin
embargo, se encuentra en lo que afirmó el mismo
señor Stapleton. Declaró que en ningún momento
perdió todo el sentido, que de un modo borroso y
confuso percibía todo lo que le estaba ocurriendo
desde el instante en que fuera declarado muerto por
los médicos hasta cuando cayó desmayado en el
piso del hospital. «Estoy vivo», fueron las incomprendidas
palabras que, al reconocer la sala de disección,
había intentado pronunciar en aquel grave
instante de peligro.
Sería fácil multiplicar historias como éstas, pero
me abstengo, porque en realidad no nos hacen falta
para establecer el hecho de que suceden entierros
prematuros. Cuando reflexionamos, en las raras veces
en que, por la naturaleza del caso, tenemos la
posibilidad de descubrirlos, debemos admitir que tal
vez ocurren más frecuentemente de lo que pensamos.
En realidad, casi nunca se han removido muchas
tumbas de un cementerio, por alguna razón, sin que
aparecieran esqueletos en posturas que sugieren la
más espantosa de las sospechas.
La sospecha es espantosa, pero es más espantoso
el destino. Puede afirmarse, sin vacilar, que ningún
suceso se presta tanto a llevar al colmo de la angustia
física y mental como el enterramiento antes de la
muerte. La insoportable opresión de los pulmones,
las emanaciones sofocantes de la tierra húmeda, la
mortaja que se adhiere, el rígido abrazo de la estrecha
 morada, la oscuridad de la noche absoluta, el
silencio como un mar que abruma, la invisible pero
palpable presencia del gusano vencedor; estas cosas,
junto con los deseos del aire y de la hierba que crecen
arriba, con el recuerdo de los queridos amigos
que volarían a salvarnos si se enteraran de nuestro
destino, y la conciencia de que nunca podrán saberlo,
de que nuestra suerte irremediable es la de los
muertos de verdad, estas consideraciones, digo, llevan
el corazón aún palpitante a un grado de espantoso
e insoportable horror ante el cual la
imaginación más audaz retrocede. No conocemos
nada tan angustioso en la Tierra, no podemos imaginar
nada tan horrible en los dominios del más
profundo Infierno. Y por eso todos los relatos sobre
este tema despiertan un interés profundo, interés
que, sin embargo, gracias a la temerosa
reverencia hacia este tema, depende justa y específicamente
de nuestra creencia en la verdad del asunto
narrado. Lo que voy a contar ahora es mi conocimiento
real, mi experiencia efectiva y personal.
Durante varios años sufrí ataques de ese extraño
trastorno que los médicos han decidido llamar catalepsia,
a falta de un nombre que mejor lo defina.
Aunque tanto las causas inmediatas como las
predisposiciones e incluso el diagnóstico de esta enfermedad
siguen siendo misteriosas, su carácter evidente
y manifiesto es bien conocido. Las
variaciones parecen serlo, principalmente, de grado.
A veces el paciente se queda un solo día o incluso
un período más breve en una especie de exagerado
letargo. Está inconsciente y externamente inmóvil,
pero las pulsaciones del corazón aún se perciben
débilmente; quedan unos indicios de calor, una leve
coloración persiste en el centro de las mejillas y, al
aplicar un espejo a los labios, podemos detectar una
torpe, desigual y vacilante actividad de los pulmones.
Otras veces el trance dura semanas e incluso
meses, mientras el examen más minucioso y las
pruebas médicas más rigurosas no logran establecer
ninguna diferencia material entre el estado de la
víctima y lo que concebimos como muerte absoluta.
Por regla general, lo salvan del entierro prematuro
sus amigos, que saben que sufría anteriormente de
catalepsia, y la consiguiente sospecha, pero sobre
todo le salva la ausencia de corrupción. La enfermedad,
por fortuna, avanza gradualmente. Las primeras
manifestaciones, aunque marcadas, son
inequívocas. Los ataques son cada vez más característicos
y cada uno dura más que el anterior. En esto
reside la mayor seguridad, de cara a evitar la inhumación.
El desdichado cuyo primer ataque tuviera la
gravedad con que en ocasiones se presenta, sería
casi inevitablemente llevado vivo a la tumba.
Mi propio caso no difería en ningún detalle importante
de los mencionados en los textos médicos.
A veces, sin ninguna causa aparente, me hundía poco
a poco en un estado de semisíncope, o casi desmayo,
y ese estado, sin dolor, sin capacidad de
moverme, o realmente de pensar, pero con una borrosa
y letárgica conciencia de la vida y de la presencia
de los que rodeaban mi cama, duraba hasta que
la crisis de la enfermedad me devolvía, de repente,
el perfecto conocimiento. Otras veces el ataque era
rápido, fulminante. Me sentía enfermo, aterido, helado,
con escalofríos y mareos, y, de repente, me
caía postrado. Entonces, durante semanas, todo estaba
vacío, negro, silencioso y la nada se convertía
en el universo. La total aniquilación no podía ser
mayor. Despertaba, sin embargo, de estos últimos
ataques lenta y gradualmente, en contra de lo repentino
del acceso. Así como amanece el día para el
mendigo que vaga por las calles en la larga y desolada
noche de invierno, sin amigos ni casa, así lenta,
cansada, alegre volvía a mí la luz del alma.
Pero, aparte de esta tendencia al síncope, mi
salud general parecía buena, y no hubiera podido
percibir que sufría esta enfermedad, a no ser que
una peculiaridad de mi sueño pudiera considerarse
provocada por ella. Al despertarme, nunca podía
recobrar en seguida el uso completo de mis facultades,
y permanecía siempre durante largo rato en un
estado de azoramiento y perplejidad, ya que las facultades
mentales en general y la memoria en particular
se encontraban en absoluta suspensión.
En todos mis padecimientos no había sufrimiento
físico, sino una infinita angustia moral. Mi
imaginación se volvió macabra. Hablaba de «gusanos,
de tumbas, de epitafios» Me perdía en meditaciones
sobre la muerte, y la idea del entierro
prematuro se apoderaba de mi mente. El espeluznante
peligro al cual estaba expuesto me obsesionaba
día y noche. Durante el primero, la tortura de la
meditación era excesiva; durante la segunda, era suprema,
Cuando las tétricas tinieblas se extendían
sobre la tierra, entonces, presa de los más horribles
pensamientos, temblaba, temblaba como las trémulas
plumas de un coche fúnebre. Cuando mi naturaleza
ya no aguantaba la vigilia, me sumía en una
lucha que al fin me llevaba al sueño, pues me estremecía
pensando que, al despertar, podía encontrarme
metido en una tumba. Y cuando, por fin, me
hundía en el sueño, lo hacía sólo para caer de inmediato
en un mundo de fantasmas, sobre el cual flotaba
con inmensas y tenebrosas alas negras la única,
predominante y sepulcral idea.
De las innumerables imágenes melancólicas que
me oprimían en sueños elijo para mi relato una visión
solitaria. Soñé que había caído en un trance
cataléptico de más duración y profundidad que lo
normal. De repente una mano helada se posó en mi
frente y una voz impaciente, farfullante, susurró en
mi oído: «¡Levántate!»
Me incorporé. La oscuridad era total. No podía
ver la figura del que me había despertado. No podía
recordar ni la hora en que había caído en trance, ni
el lugar en que me encontraba. Mientras seguía inmóvil,
intentando ordenar mis pensamientos, la fría
mano me agarró con fuerza por la muñeca, sacudiéndola
con petulancia, mientras la voz farfullante
decía de nuevo:
-¡Levántate! ¿No te he dicho que te levantes?
-¿Y tú- pregunté- quién eres?
-No tengo nombre en las regiones donde habito-
replicó la voz tristemente- Fui un hombre y soy
un espectro. Era despiadado, pero soy digno de lástima.
Ya ves que tiemblo. Me rechinan los dientes
cuando hablo, pero no es por el frío de la noche, de
la noche eterna. Pero este horror es insoportable.
¿Cómo puedes dormir tú tranquilo? No me dejan
descansar los gritos de estas largas agonías. Estos
espectáculos son más de lo que puedo soportar.
¡Levántate! Ven conmigo a la noche exterior, y deja
que te muestre las tumbas. ¿No es este un espectáculo
de dolor?... ¡Mira!
Miré, y la figura invisible que aún seguía apretándome
la muñeca consiguió abrir las tumbas de
toda la humanidad, y de cada una salían las irradiaciones
fosfóricas de la descomposición, de forma
que pude ver sus más escondidos rincones y los
cuerpos amortajados en su triste y solemne sueño
con el gusano. Pero, ¡ay!, los que realmente dormían,
aunque fueran muchos millones, eran menos
que los que no dormían en absoluto, y había una
débil lucha, y había un triste y general desasosiego, y
de las profundidades de los innumerables pozos
salía el melancólico frotar de las vestiduras de los
enterrados. Y, entre aquellos que parecían descansar
tranquilos, vi que muchos habían cambiado, en mayor
o menor grado, la rígida e incómoda postura en
que fueron sepultados. Y la voz me habló de nuevo,
mientras contemplaba:
-¿No es esto, ¡ah!, acaso un espectáculo lastimoso?
Pero, antes de que encontrara palabras para
contestar, la figura había soltado mi muñeca, las luces
fosfóricas se extinguieron y las tumbas se cerraron
con repentina violencia, mientras de ellas salía
un tumulto de gritos desesperados, repitiendo:
«¿No es esto, ¡Dios mío!, acaso un espectáculo
lastimoso?»
Fantasías como ésta se presentaban por la noche
y extendían su terrorífica influencia incluso en
mis horas de vigilia. Mis nervios quedaron destrozados,
y fui presa de un horror continuo. Ya no me
atrevía a montar a caballo, a pasear, ni a practicar
ningún ejercicio que me alejara de casa. En realidad,
ya no me atrevía a fiarme de mí lejos de la presencia
de los que conocían mi propensión a la catalepsia,
por miedo de que, en uno de esos ataques, me enterraran
antes de conocer mi estado realmente. Dudaba
del cuidado y de la lealtad de mis amigos más
queridos. Temía que, en un trance más largo de lo
acostumbrado, se convencieran de que ya no había
remedio. Incluso llegaba a temer que, como les causaba
 muchas molestias, quizá se alegraran de considerar
que un ataque prolongado era la excusa suficiente
para librarse definitivamente de mí. En vano
trataban de tranquilizarme con las más solemnes
promesas. Les exigía, con los juramentos más sagrados,
que en ninguna circunstancia me enterraran
hasta que la descomposición estuviera tan avanzada,
que impidiese la conservación. Y aun así mis terrores
mortales no hacían caso de razón alguna, no
aceptaban ningún consuelo. Empecé con una serie
de complejas precauciones. Entre otras, mandé remodelar
la cripta familiar de forma que se pudiera
abrir fácilmente desde dentro. A la más débil presión
sobre una larga palanca que se extendía hasta
muy dentro de la cripta, se abrirían rápidamente los
portones de hierro. También estaba prevista la entrada
libre de aire y de luz, y adecuados recipientes
con alimentos y agua, al alcance del ataúd preparado
para recibirme. Este ataúd estaba acolchado con un
material suave y cálido y dotado de una tapa elaborada
según el principio de la puerta de la cripta, incluyendo
resortes ideados de forma que el más débil
movimiento del cuerpo sería suficiente para que se
soltara. Aparte de esto, del techo de la tumba colgaba
una gran campana, cuya soga pasaría (estaba previsto)
 por un agujero en el ataúd y estaría atada a
una mano del cadáver. Pero, ¡ay!, ¿de qué sirve la
precaución contra el destino del hombre? ¡Ni siquiera
estas bien urdidas seguridades bastaban para
librar de las angustias más extremas de la inhumación
en vida a un infeliz destinado a ellas!
Llegó una época- como me había ocurrido antes
a menudo- en que me encontré emergiendo de un
estado de total inconsciencia a la primera sensación
débil e indefinida de la existencia. Lentamente, con
paso de tortuga, se acercaba el pálido amanecer gris
del día psíquico. Un desasosiego aletargado. Una
sensación apática de sordo dolor. Ninguna preocupación,
ninguna esperanza, ningún esfuerzo. Entonces,
después de un largo intervalo, un zumbido
en los oídos. Luego, tras un lapso de tiempo más
largo, una sensación de hormigueo o comezón en
las extremidades; después, un período aparentemente
eterno de placentera quietud, durante el cual
las sensaciones que se despiertan luchan por transformarse
en pensamientos; más tarde, otra corta
zambullida en la nada; luego, un súbito restablecimiento.
Al fin, el ligero estremecerse de un párpado;
e inmediatamente después, un choque eléctrico de
terror, mortal e indefinido, que envía la sangre a
torrentes desde las sienes al corazón. Y entonces, el
primer esfuerzo por pensar. Y entonces, el primer
intento de recordar. Y entonces, un éxito parcial y
evanescente. Y entonces, la memoria ha recobrado
tanto su dominio, que, en cierta medida, tengo conciencia
de mi estado. Siento que no me estoy despertado
de un sueño corriente. Recuerdo que he
sufrido de catalepsia. Y entonces, por fin, como si
fuera la embestida de un océano, el único peligro
horrendo, la única idea espectral y siempre presente
abruma mi espíritu estremecido.
Unos minutos después de que esta fantasía se
apoderase de mí, me quedé inmóvil. ¿Y por qué?
No podía reunir valor para moverme. No me atrevía
a hacer el esfuerzo que desvelara mi destino, sin
embargo algo en mi corazón me susurraba que era
seguro. La desesperación- tal como ninguna otra clase
de desdicha produce-, sólo la desesperación me
empujó, después de una profunda duda, a abrir mis
pesados párpados. Los levanté. Estaba oscuro, todo
oscuro. Sabía que el ataque había terminado. Sabía
que la situación crítica de mi trastorno había pasado.
Sabía que había recuperado el uso de mis facultades
visuales, y, sin embargo, todo estaba oscuro, oscuro,
con la intensa y absoluta falta de luz de la noche que
dura para siempre.
Intenté gritar, y mis labios y mi lengua reseca se
movieron convulsivamente, pero ninguna voz salió
de los cavernosos pulmones, que, oprimidos como
por el peso de una montaña, jadeaban y palpitaban
con el corazón en cada inspiración laboriosa y difícil.
El movimiento de las mandíbulas, en el esfuerzo
por gritar, me mostró que estaban atadas, como
se hace con los muertos. Sentí también que yacía
sobre una materia dura, y algo parecido me apretaba
los costados. Hasta entonces no me había atrevido a
mover ningún miembro, pero al fin levanté con
violencia mis brazos, que estaban estirados, con las
muñecas cruzadas. Chocaron con una materia sólida,
que se extendía sobre mi cuerpo a no más de
seis pulgadas de mi cara. Ya no dudaba de que reposaba
al fin dentro de un ataúd.
Y entonces, en medio de toda mi infinita desdicha,
vino dulcemente la esperanza, como un querubín,
pues pensé en mis precauciones. Me retorcí e
hice espasmódicos esfuerzos para abrir la tapa: no
se movía. Me toqué las muñecas buscando la soga:
no la encontré. Y entonces mi consuelo huyó para
siempre, y una desesperación aún más inflexible reinó
triunfante pues no pude evitar percatarme de la
ausencia de las almohadillas que había preparado
con tanto cuidado, y entonces llegó de repente a mis
narices el fuerte y peculiar olor de la tierra húmeda.
La conclusión era irresistible. No estaba en la cripta.
Había caído en trance lejos de casa, entre desconocidos,
no podía recordar cuándo y cómo, y ellos me
habían enterrado como a un perro, metido en algún
ataúd común, cerrado con clavos, y arrojado bajo
tierra, bajo tierra y para siempre, en alguna tumba
común y anónima.
Cuando este horrible convencimiento se abrió
paso con fuerza hasta lo más íntimo de mi alma,
luché una vez más por gritar. Y este segundo intento
tuvo éxito. Un largo, salvaje y continuo grito o
alarido de agonía resonó en los recintos de la noche
subterránea.
-Oye, oye, ¿qué es eso?- dijo una áspera voz,
como respuesta.
-¿Qué diablos pasa ahora?- dijo un segundo.
-¡Fuera de ahí!- dijo un tercero.
-¿Por qué aúlla de esa manera, como un gato
montés?- dijo un cuarto.
Y entonces unos individuos de aspecto rudo me
sujetaron y me sacudieron sin ninguna consideración.
No me despertaron del sueño, pues estaba
completamente despierto cuando grité, pero me
devolvieron la plena posesión de mi memoria.
Esta aventura ocurrió cerca de Richmond, en
Virginia. Acompañado de un amigo, había bajado,
en una expedición de caza, unas millas por las orillas
del río James. Se acercaba la noche cuando nos sorprendió
una tormenta. La cabina de una pequeña
chalupa anclada en la corriente y cargada de tierra
vegetal nos ofreció el único refugio asequible. Le
sacamos el mayor provecho posible y pasamos la
noche a bordo. Me dormí en una de las dos literas;
no hace falta describir las literas de una chalupa de
sesenta o setenta toneladas. La que yo ocupaba no
tenía ropa de cama. Tenía una anchura de dieciocho
pulgadas. La distancia entre el fondo y la cubierta
era exactamente la misma. Me resultó muy difícil
meterme en ella. Sin embargo, dormí profundamente,
y toda mi visión- pues no era ni un sueño ni
una pesadilla- surgió naturalmente de las circunstancias
de mi postura, de la tendencia habitual de
mis pensamientos, y de la dificultad, que ya he mencionado,
de concentrar mis sentidos y sobre todo de
recobrar la memoria durante largo rato después de
despertarme. Los hombres que me sacudieron eran
los tripulantes de la chalupa y algunos jornaleros
contratados para descargarla. De la misma carga
procedía el olor a tierra. La venda en torno a las
mandíbulas era un pañuelo de seda con el que me
había atado la cabeza, a falta de gorro de dormir.
Las torturas que soporté, sin embargo, fueron
indudablemente iguales en aquel momento a las de
la verdadera sepultura. Eran de un horror inconcebible,
increíblemente espantosas; pero del mal procede
el bien, pues su mismo exceso provocó en mi
espíritu una reacción inevitable. Mi alma adquirió
temple, vigor. Salí fuera. Hice ejercicios duros.
Respiré aire puro. Pensé en más cosas que en la
muerte. Abandoné mis textos médicos. Quemé el
libro de Buchan. No leí más Pensamientos nocturnos, ni
grandilocuencias sobre cementerios, ni cuentos de
miedo como éste. En muy poco tiempo me convertí
en un hombre nuevo y viví una vida de hombre.
Desde, aquella noche memorable descarté para
siempre mis aprensiones sepulcrales y con ellas se
desvanecieron los achaques catalépticos, de los
cuales quizá fueran menos consecuencia que causa.
Hay momentos en que, incluso para el sereno
ojo de la razón, el mundo de nuestra triste humanidad
puede parecer el infierno, pero la imaginación
del hombre no es Caratis para explorar con impunidad
todas sus cavernas. ¡Ay!, la torva legión de los
terrores sepulcrales no se puede considerar como
completamente imaginaria, pero los demonios, en
cuya compañía Afrasiab hizo su viaje por el Oxus,
tienen que dormir o nos devorarán..., hay que permitirles
que duerman, o pereceremos.

ES NORMAL SER EN ESPAÑA POBRE ?

ES NORMAL SER EN ESPAÑA POBRE ?


Que se han hecho las cosas mal, se han hecho. Que las secuelas las estamos viviendo, también es un hecho. Pero para no olvidarlo, nos han quedado una serie de elefantes blancos, para que nos recuerden los errores. El punto es que no tengo claro si se están comprendiendo esos errores. Uno de los ejemplos más notorios del despilfarro y la mala planificación son nuestros ya famososaeropuertos fantasmas. Veamos algunos.
El Aeropuerto Central de Ciudad Real. Con su pista principal que es de las más largas de Europa, recibe unos pocos vuelos por semana. Se lo pensó como aeropuerto auxiliar, pero la distancia es demasiado importante para ese fin. La terminal recibiría 2.5 millones de personas por año. No necesito aclarar que ni 25 personas se encuentran en él.
En marzo se inauguró Castellón, cuyo costo ha sido de unos 150 millones de euros. No ha recibido por ahora ni un solo vuelo, pues no tiene autorización.
El aeropuerto de Huesca, a dos años de su inauguración espera el siguiente vuelo. Pues deben esperar tranquilos porque será dentro de algunos meses.
Solo ejemplos de la locura de construir cosas.

sábado, 30 de julio de 2011

ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA







ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA



ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA


Alfred Bester


Fueron esos tres chiflados y, de ellos, dos humanos. Les podía hablar a todos porque
conozco idiomas, decimal y binario. La primera vez que me tropecé con aquellos
payasos fue cuando quisieron saberlo todo sobre Heróstrato y les ilustré. La vez
siguiente ya se trataba de Conus gloria maris y se lo expliqué. La tercera, me
preguntaron dónde podían esconderse y se lo dije. Desde entonces estamos en
contacto. Él era Jake Madigan (James Jacob Madigan, doctor en filosofía de la
Universidad de Virginia), jefe de la sección de Exobiología del Centro de Vuelos
Espaciales Goddard, con los que confían estudiar las formas de vida extraterrestre, si
es que atrapan alguna. Para darles una idea de su sensatez, una vez programó el
computador IBM 704 con un mazo de naipes e imprimió limones, naranjas, ciruelas y
así sucesivamente; luego, lo hizo jugar contra la máquina tragaperras y perdió la
camisa. El muchacho estaba verdaderamente majareta.
Ella era Florinda Pot (se pronuncia «Poe» porque es un apellido flamenco.) Era una
preciosa rubia pero toda cubierta de pecas, desde por debajo del dobladillo del vestido
hasta encima del escote. Era M.E. de la Universidad de Sheffield y tenía una voz de
ametralladora inglesa. Había estado en la División de Cohetes de Sondeo, hasta que
hizo estallar un Aerobee con una manta eléctrica. Parece que ese sólido combustible no
produce la máxima aceleración si está muy frío, de modo que esta pequeña suplente de
madre calentaba sus cohetes en White Sands con mantas eléctricas antes de
producirse el encendido. Una manta se prendió fuego y «pum»
Su hijo era S-333. En la NASA designan con una «S» a los satélites científicos y con
una «A» a los de aplicación. Tras el lanzamiento les adjudican siglas públicas como
IMP, SYNCOM, OSO, etc., S-333 iba a ser un OBO, las siglas de Observatorio
Biológico Orbital, y jamás llegaré a comprender cómo esos dos payasos consiguieron
lanzar al espacio el tercero. Sospecho que el director les encargó la misión porque
nadie con sentido común se atrevió a tocarlo.
Como proyectista científico, Madigan estaba a cargo de los envases de los
experimentos que debían lanzar, y muchos vuelos ya se habían espaciado. Lo llamaba
su ELECTROLUX, como la máquina aspiradora; un chiste de humor científico. Consistía
en una válvula aspiradora que succionaba las partículas de polvo y las depositaba en
un frasco que contenía un medio de cultivo. Una luz irradiaba por la botella y producía
un efecto fotoeléctrico. Si una partícula de polvo poseía formas de esporas y si prendía
en el medio de cultivo su desarrollo empañaba la botella y la disminución de luz se
registraba en la célula fotoeléctrica. Lo llamaban Detector por Extinción.
Cal Tech debía experimentar si las moléculas RNA podían enviar un mensaje del
organismo ambiental. Empleaban células nerviosas de los moluscos del Mar de la
Liebre. Harvard planeaba un envío para investigar los ritmos fisiológicos. Pensilvania
quería examinar el efecto del campo magnético de la tierra en las bacterias del hierro y
tuvieron que lanzar un cable Perin para evitar el roce magnético con el sistema
electrónico del satélite. El estado de Ohio mandaba líquenes para analizar los efectos
del espacio y su relación simbiótica con los mohos y algas. Michigan mandaba por
avión un terrario que contenía una (1) zanahoria y el cual necesitaba cuarenta y siete
(47) mandos separados para su funcionamiento. En definitiva, S-333 era exactamente
Rube Goldberg
Florinda era la directora del Proyecto, supervisaba la construcción del satélite y los
envíos; el director del proyecto, Florinda, era algo así como el capataz de la misión.
Aunque bonita y deliciosamente chiflada se aferraba a su trabajo y cuando se irritaba
mostraba la disposición de una tarántula de cara pecosa; por lo cual no era amada.
Estaba decidida a liquidar a todos los inútiles de White Sands y su exigencia de
perfección retrasó el programa dieciocho meses y aumentó el coste en tres cuartos de
millón. Se enfadaba con todos y hasta tuvo la osadía de pelearse con Harvard. Cuando
los de Harvard se molestan no se quejan a la NASA sino que van directamente a la
casa blanca. Por tal motivo, Florinda tuvo que soportar un rapapolvo de un comité del
Congreso. Primero querían saber porqué S-333 costaba más de lo previsto.
- S-333 es aún la misión más barata de la NASA - les espetó -. Vendrá a costar diez
millones de dólares incluyendo el lanzamiento. ¡Dios mío! Pero si prácticamente es un
regalo.
Luego le preguntaron por qué en su construcción se empleó mucho más tiempo del
estipulado.
- Porque nadie ha construido antes un Observatorio Biológico Orbital.
Como aquello no admitía réplica, la dejaron estar. En realidad, no fue más que una
crisis de rutina, pero OBO era el primer satélite de Florinda y de Jake y de eso no se
daban cuenta. Aplacaron sus tensiones echándose la culpa los unos a los otros sin
percatarse de que el único responsable era su hijo.
El 1º de diciembre, Florinda entregó puntualmente al Cabo el S-333, lo que les daba
tiempo suficiente para lanzarlo antes de Navidad. (En vacaciones, el equipo del Cabo
no se esfuerza demasiado.) Pero el satélite comenzó a manifestar sus caprichos, y en
las pruebas finales todos andaban trastornados. Se tuvo que aplazar el lanzamiento y
tardaron un mes en llevarse el S-333 para desmontarlo todo sobre el suelo del hangar.
Existían dos problemas críticos. El estado de Ohio usaba un tipo de Invar para la
estructura de sus envases que era una aleación de níquel y acero. De pronto, la
aleación comenzó a fundirse, lo que indicaba que jamás conseguirían calibrar el
experimento. No había forma de que volara, así que Florinda ordenó que lo restregasen
bien, y a Madigan le concedió un mes para presentarse con un repuesto, lo cual era
ridículo. Sin embargo, Madigan realizó el milagro. Tomó el envase bloqueado y lo
convirtió en levadura. Esta produce enzimas adecuadas que responden a los cambios
ambientales, lo cual dio por resultado una investigación de lo que las enzimas
producirían en el espacio.
Otro problema más grave fue la radio transmisora del satélite; emitía gorjeos y alaridos
cuando la antena se replegaba en posición de lanzamiento. El peligro estribaba en que
los gritos podía recogerlos la radio receptora del satélite y los latidos motivar una orden
de destrucción. La NASA sospecha que eso fue lo que sucedió con el NYNCOM 1, que
desapareció poco después del lanzamiento y jamás se ha vuelto a saber de él. Florinda
decidió lanzar su satélite con el transmisor cerrado y, luego, activarlo en el espacio.
Madigan rechazó la idea.
- ¿Cómo si lanzáramos un pájaro mudo? - protestó -. No sabríamos dónde localizarlo.
- Confiemos en que la estación de rastreo de Johannesburgo nos dé la señal cuando
ase - contestó Florinda -. Tenemos con Joburg excelentes comunicaciones
cablegráficas.
- Supón que no consiguen detenerlo; ¿qué pasa?
- ¡Pues si ellos no pueden localizar a OBO, lo harán los rusos!
- ¡Muy chistosa! ¿No se te ocurre otra idea mejor!
- ¿Qué quieres que haga, anular la misión? Eso, o lanzarlo con el transmisor cerrado - y
miró a Madigan con ojos llameantes -. Es mi primer satélite y ¿sabes lo que me
enseñó? Que en toda labor espacial sólo hay un componente que siempre te da
disgustos: ¡los científicos!
- ¡Mujeres! - rugió Madigan y se enzarzaron en una feroz discusión sobre la mística
femenina.
El 14 de enero finalizaron las últimas pruebas del S-333, así como el papeleo y las
discusiones sobre el lanzamiento. Sin mantas eléctricas. La nave sería puesta en órbita
a mil millas del lugar del lanzamiento, exactamente al mediodía, de modo que el
encendido estaba programado para las 11:50 de la mañana del 15 de enero.
Observaron el lanzamiento desde la pantalla del televisor de la torre de control y fue
angustioso. Los perímetros de los tubos de la TV son curvos, así, cuando el satélite
despegó y se acercaba al borde de la pantalla, se produjo una deformación óptica y
parecía que el cohete iba a volcar y romperse por la mitad.
Madigan jadeaba y empezó a sudar. Florinda exclamó:
- No te preocupes, todo va muy bien. Mira la posición del gráfico.
Todo era nominal en los gráficos iluminados. En aquel momento una voz, de la agencia
de noticias habló con el tono impersonal de un croupier:
- Hemos perdido la comunicación cablegráfica con Johannesburgo.
Madigan se echó a temblar y decidió matar a Florinda Pot (en su mente pronunció
«Pot» - cacharro - ) a la primera ocasión. Los otros técnicos y el personal de la NASA
palidecieron. Si no consigues localizaran el acto un proyectil jamás lo vuelves a
encontrar, Nadie hablaba. Aguardaban en silencio y se odiaban mutuamente. La una y
media era la hora en que el satélite debía pasar por primera vez sobre la estación de
rastreo de Fort Myers, si es que todavía existía, sí es que se hallaba en algún lugar de
su órbita nominal. Fort Myers tenía línea y todos se agolparon en torno a Florinda
procurando acercar el oído al auricular.
- Si, entró bailando en el bar completamente borracha escoltada por un par de policías
del ejército - habló una vocecita indiferente -. Me dijo «¿Quieres dar un paseíto,
Henry?» - siguió una larga pausa y luego la misma voz indiferente dijo -: ¿Eh, Kennedy?
Hemos cazado el pájaro. Ahora mismo pasa sobre la verja. Tendrá su localización.
- ¡Orden 0310! - gritó Florinda -. ¡0310!
- Es la orden 0310 - contestó Fort Myers.
Era la orden para hacer funcionar el transmisor del satélite y levantar su antena en
posición de emisora. Un momento después, los discos y el osciloscopio del tablero del
receptor de la radio comenzaron a moverse y el altavoz emitió un gorjeo rítmico,
sincopado, más parecido al débil crujir de un cacahuete tostado al romperlo. Era OBO
que transmitía sus informes domésticos.
- ¡Hemos cazado un pájaro vivo! - chillaba Madigan -, ¡Tenemos una muñeca viva!
No puedo describir sus sensaciones cuando oyó que el pájaro piaba sobre la estación
de gas. Hay tal emoción cuando se lanza el primer satélite que ya nunca más eres el
mismo. El primer satélite de un hombre es como su primera aventura amorosa. Tal vez
por eso Madigan abrazó a Florinda frente a la torre de control y exclamó:
- ¡Dios mío, te amo, Florie Pot!
Tal vez por eso ella contestó:
- Yo también te amo, Jake.
Quizá, porque sólo amaban a su primer hijo.
Por la órbita 3 descubrieron que su hijo era un descarado.
En un jet de las Fuerzas Aéreas regresaron a Washington. Habían conseguido algo
digno de celebrarse. Era la una y media de la mañana y hablaban felices; esa
conversación, corriente entre los que se acaban de conocer y simpatizado, donde
habían nacido en qué colegio se educaron, de su trabajo, lo que les gustó de cada uno
la primera vez que se vieron. Sonó el teléfono. Madigan lo descolgó automáticamente y
preguntó. Una voz de hombre dijo:
- Oh, disculpe, creo que me equivoqué de número.
Madigan colgó, encendió la luz y miró a Florinda consternado.
- Fue la cosa más estúpida que jamás hice en mi vida. Contestar por tu teléfono.
- ¿Por qué? ¿Qué pasa?
- Era Joe Leary, de Sondeo e Informes. Reconocí su voz.
- Y él, ¿te reconoció? - y soltó una risita maliciosa.
- No lo sé - volvió a sonar el teléfono -. Debe de ser otra vez Joe. Procura hablar como
si estuvieras sola.
Florinda le hizo un guiño y descolgó el teléfono.
- ¿Diga? Sí, Joe. No, todo perfecto, no estaba durmiendo. ¿Qué supones? - escuchó un
momento y de pronto se sentó en la cama y exclamó -: ¿Cómo? - Leary parpaba como
un pato asustado pero ella lo interrumpió -. No te preocupes, lo recogeré. En seguida
vamos - y colgó.
- ¿Qué pasa? - preguntó Madigan.
- Corre y vístete. OBO está en apuros.
- ¡Jesús! ¿Qué hacemos ahora?
- Está girando como un derviche. Tenemos que ir en seguida a Goddard.
Leary tenía impresos todos los canales de salida de las primeras ocho órbitas. Diez
minutos de papel desenrollado en el suelo de su despacho, parecía una toalla de papel
llena de columnas verticales de números. Leary se arrastraba alrededor apoyado en las
manos y las puntas de los pies, rastreando los números. Señaló la columna con los
datos de posición.
- Ahí está el molinete. Una revolución cada doce segundos.
- Pero ¿cómo es posible? ¿Por qué? - objetó Florinda exasperada.
- Puedo mostrártelo aquí - señaló Leary.
- No nos lo enseñes, sólo cuéntanoslo - suplicó Madigan.
- El mástil del cable de ignición no obedeció la orden - explicó Leary -; todavía cuelga en
posición de lanzamiento. Hay que obturar el conmutador.
Florinda y Madigan se miraron con rabia; se lo imaginaban. OBO estaba programado
para ser estabilizado en tierra. Se suponía que un ojo sensitivo que se adhería a la
tierra mantenía al satélite de cara a él por la fuerza centrífuga. El cable Penn colgaba a
lo largo del sensor terrestre y el ojo idiota había bloqueado el tubo y lo seguía y a
consecuencia de ello el satélite se perseguía a sí mismo en círculos como sus chorros
de gas laterales. ¡Demencial!
Permítanme que les explique el problema. A menos que OBO estuviera estabilizado en
tierra, sus datos no tenían sentido. Todavía peor era la cuestión de la fuerza eléctrica
que procedía de baterías cargadas por pantallas solares. Con el satélite girando, las
baterías no podían permanecer siempre de cara al sol, por lo que estaban condenadas
a agotarse.
Era evidente que su única esperanza consistía en alcanzar el cable de ignición.
- Probablemente, todo lo que necesita es un buen puntapié - expuso Madigan furioso -,
pero, ¿cómo vamos a subir para dárselo? - Estaba fuera de sí. No sólo porque se
perdían diez millones de dólares sino porque también peligraba su carrera.
Dejaron a Leary arrastrándose por el suelo de su oficina.
Florinda estaba muy callada hasta que por último propuso:
- Vete a casa, Jake.
- ¿Y tú?
- Yo me voy a la oficina.
- Te acompaño.
- No. Voy a mirar la reproducción del circuito. Buenas noches. - Ya se iba sin ofrecerle
la mejilla para recibir un beso cuando Madigan exclamó:
- OBO ya se interpone entre nosotros. Hay mucho de qué hablar respecto a la
paternidad planeada.
Vio a Florinda la semana siguiente pero no como él hubiera deseado. Estaban los
técnicos a los que se debía informar del fracaso. El director los llamó a su despacho
para que le detallaran lo sucedido, pero aunque se mostró benévolo y comprensivo tuvo
mucho cuidado en no mencionar que se celebrase un congreso y mucho menos que se
hiciesen revelaciones a la prensa.
Florinda llamó a Madigan una semana después y le dijo con voz jubilosa:
- Jake, eres mi genio benéfico. Espero que hayas resuelto el problema de OBO.
- ¿Quién y qué lo resuelve?
- ¿No recuerdas lo que dijiste acerca de darle un puntapié al niño?
- ¡Ojalá pudiera!
- Creo que sé cómo lo conseguirás. Nos veremos en la cafetería del Edificio 8 para
almorzar.
Entró con un montón de papeles que desplegó sobre una mesa.
- Primero Operación Puntapié-Rápido. Luego, comeremos.
- Estos días no tengo mucho apetito - se lamentó Madigan con voz lúgubre.
- Quizá lo recuperes cuando haya terminado. Ahora mira: tenemos que levantar el cable
de ignición. Quizás un buen puntapié lo desatasque; ¿te parece una buena suposición?
Madigan gruñó.
- Conseguimos veintiocho voltios de las baterías y no es suficiente para sacudir el
cable, ¿qué te parece?
Madigan asintió.
- Pero supón que doblamos la fuerza.
- Estupendo, pero, ¿cómo?
- El componente solar da una vuelta cada doce segundos. Cuando da al sol los paneles
reparten cincuenta voltios que recargan las baterías; cuando se aparta, nada, ¿exacto?
- Elemental, Miss Pot. Pero el tío sólo mira el sol un segundo de cada doce y eso no
basta para cargar las baterías.
- Pero sí lo suficiente para darle a OBO un rápido puntapié. Imagina que en ese mismo
momento pasamos ante las baterías y alimentamos directamente al satélite con
cincuenta voltios. ¿No sería una sacudida suficiente para levantar el cable?
Madigan la miró atónito. Florinda sonrió.
- Claro que es una empresa arriesgada.
- ¿Puedes pasar ante las baterías?
- Sí. Aquí está el circuito.
- ¿Y elegir el segundo?
- La sección de sondeo me ha proporcionado muchísima información sobre la rotación
de OBO en una décima de segundo. Aquí está. Podemos tomar cualquier voltaje, del
uno al cincuenta.
- Estoy de acuerdo en que es una empresa arriesgada - contestó despacio Madigan -.
Pero existe la posibilidad de quemar cualquier parte.
- Exacto. ¿Qué contestas a eso?
- Que de pronto me siento hambriento - sonrió Madigan.
Hicieron la primera prueba en la órbita 272 con una carga de veinte voltios. Nada. En
pases sucesivos elevaron el voltaje, a cinco más. Nada. Medio día después, pusieron
cincuenta voltios en la parte posterior del satélite y cruzaron los dedos. Las agujas de
los discos oscilaron en el panel de la radio, vacilaron y se retrasaron. La segunda curva
del osciloscopio se aplanó. Florinda dejó escapar un pequeño grito y Madigan vociferó:
- El cable está arriba, Florie. ¡Ese condenado cable ya se levantó! Estamos en activo.
Pasaron por Goddard gritando, contándoles a todos la operación Puntapié-Rápido.
Entraron como un ciclón en el despacho del director durante una reunión, para ofrecerle
la buena nueva. Telegrafiaron a los investigadores para que activaran los envíos.
Finalmente acudieron a celebrarlo al piso de Florinda. OBO funcionaba de nuevo. OBO
era digno de confianza.
Una semana después tuvieron una reunión técnica para discutir las condiciones del
observatorio, la reducción de datos, las irregularidades de los experimentos, las futuras
operaciones, etc. Se celebró una conferencia en el Edificio 1, dedicado a la física
teórica. En Goddard, casi todos lo llaman Moon Hall (Sala de la luna). Está habitado por
matemáticos, jóvenes melenudos de suéters raídos que se sientan entre montones de
papeles y periódicos, textos, y contemplan con ojos inexpresivos las ecuaciones
arcanas dibujadas con yeso en las pizarras. Todos los investigadores estaban
encantados con la actuación de OBO. Se ofrecían datos a raudales, en voz alta y clara,
sin que se oyeran apenas ruidos. Reinaba tal ambiente de triunfo que nadie, excepto
Florinda, prestaba atención a la siguiente señal de los embustes de OBO. Harvard
informó que sus datos eran sólo palabras sin sentido; palabras que no estaban
programadas en el experimento (aunque los datos se recogen en números decimales,
cada numero es una palabra.) Por ejemplo: sobre órbita 301 tengo cinco datos de 15 -
expuso Harvard.
- Puede que hubiera un cruce - objetó Madigan -. ¿emplea 15 en su experimento?
Todos negaron con cabeza.
- Es curioso, yo también tengo dos 15.
- Yo, unos cuantos doses en el 301 - manifestó Penn.
- Yo los supero a todos - informó Cal Tech -. Tengo cinco informes de 15-2-15 en el
302. Parece la combinación del cierre de una bicicleta.
- ¿Alguno usa en su experimento un cierre de bicicleta? - interpeló Madigan. Ante esas
palabras todos se dispersaron y la reunión se aplazó.
Pero Florinda, todavía fascinada por su trabajo, estaba preocupada por las extrañas
palabras que seguían deslizándose por el computador y Madigan no logró calmarla. Lo
que más preocupaba a Florinda era ese 15-2-15 que se insinuaba más y más en los
impresos de cada canal. En realidad en la transmisión binaria del satélite era 001111-
000010-001111 pero el computador las traduce automáticamente a decimales. Tenía
razón en una cosa: las pulsaciones perdidas y accidentales no repetían el mismo
trabajo una y otra vez. Ella y Madigan pasaron todo un sábado tratando de descubrir
alguna combinación de señales que produjera 15-2-15. Nada.
Por la noche, lo dejaron y acudieron a un bistro en Georgetown, para comer, beber,
bailar y olvidarse de todo salvo de ellos. El lugar era una verdadera trampa turística con
la camarera disfrazada de bailarina hula-hula. Había una tienda de souvenirs Hula
donde vendían muñecas, tigres de trapo para el cristal posterior del coche. Ellos
gritaban: «¡No por el amor de Dios!» Un fotógrafo hula se acercó a su mesa con la
cámara fotográfica pero ellos seguían gritando: «¡Por el amor de Goddard, no!» Una
gitana hula se ofrecía para leer la buenaventura en la palma de la mano, además de
numerología y grafología. Se la quitaron de encima, pero Madigan observó una
expresión peculiar en el semblante de Florinda.
- ¿Quieres que te lean la buenaventura?
- No.
- Por qué, pues, pones esa cara tan rara?
- Se me ha ocurrido una idea muy curiosa.
- ¿Ah sí?, cuéntamela.
- No. Te reirías de mí.
- No me atrevería. Me romperías la cara.
- Sí, lo, sé; crees que las mujeres no tenemos sentido del humor.
Y aquello terminó en una feroz discusión sobre la mística femenina y se divirtieron
muchísimo. Pero el lunes, Florinda volvió al despacho de Madigan con un montón de
papeles y la misma expresión peculiar. El contemplaba las ecuaciones de la pizarra con
mirada distraída.
- ¡Eh, despierta!
- ¡Ya voy, ya voy!
- ¿Me quieres?
- No necesariamente.
- ¿De veras? ¿Incluso si descubres que me he vuelto loca?
- ¿A qué viene todo eso?
- Creo que nuestro hijo se ha convertido en un monstruo.
- Empieza por el principio
- Empezó el sábado por la noche con la gitana hula y la numerología.
- ¡Ah... ya!
- De pronto, pensé: Y si los números representan las letras del alfabeto, ¿qué querría
decir 15-2-15?
- ¡Ah, vamos!
- No te escabullas y usa tu imaginación.
- Bien, el 2 sería la B - y Madigan contó con los dedos -; 15 indicaría la O.
- ¿De modo que 15-2-15 es...?
- O.B.O. OBO - se echó a reír pero se paró de repente -. No es posible - exclamó
finalmente.
- Claro. Es una coincidencia. Sólo que vosotros, condenados científicos, no me habéis
proporcionado un informe completo de las extrañas palabras de vuestros datos. Tuve
que averiguarlo yo sola. Ahí tienes a Cal Tech. Informó 15-2-15, de acuerdo, pero no se
molestó en añadir que antes venía 22-18-27.
Madigan contó con los dedos.
- S.O.Y. No han quien lo entienda.
- ¿y yo soy? ¿Soy OBO?
- No puede ser. Déjame ver esos impresos.
Ahora que ambos sabían lo que habían de buscar, no fue difícil descifrar por fin las
palabras que OBO desparramaba entre los datos. Comenzaron con la 00101 en la
primera serie después de la Operación Puntapié-Rápido; siguieron con OBO, OBO.
OBO Y luego SOY OBO, SOY OBO, SOY OBO.
Madigan contemplaba a Florinda.
- ¿Crees que ese maldito artefacto vive?
- ¿Tú que crees?
- No lo sé. Allá arriba hay media tonelada de cerebros electrónicos, más material
orgánico: levadura, bacterias, enzimas, células nerviosas, esa maldita zanahoria de
Michigan...
Florinda dejó escapar una carcajada.
- ¡Cielos! ¡Una zanahoria que piensa!
- Además de las esporas que mi experimento arrastra por el espacio. Con cincuenta
voltios hemos dado una sacudida a todo ese batiburrillo. ¿Quién puede contar lo que
pasó? Urey y Miller crearon aminoácidos con descargas eléctricas y ése es el
fundamento de la vida. ¿Algo más del niño bueno?
- Muchas cosas y de un modo que no gusta a los investigadores.
- ¿Por qué?
- Fíjate en esas traducciones. Las he ido separando y luego las he unido.
33: CUALQUIER EXAMEN DE DESARROLLO EN EL ESPACIO ES INSENSATO A NO
SER QUE TENGA CORRELACIÓN CON EL EFECTO CORRELATIVO.
- Es un comentario de OBO sobre el experimento de Michigan - manifestó Florinda.
- ¿Te refieres a que es un fisgón?
- Llámalo así, si quieres.
- Tiene toda la razón. Lo expuse en Michigan y no quisieron escucharme.
334: NO ES POSIBLE QUE LAS MOLÉCULAS RNA PUEDAN ENVIAR LA
file:///H|/eMule/Incoming/Ciencia%20Ficción/aprecia_arriba.htm (9 of 19)29/10/2003 0:20:26
ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA
EXPERIENCIA AMBIENTAL DE UN ORGANISMO ANÁLOGO AL SISTEMA CON QUE
DNA COMUNICA LA SUMA TOTAL DE SU HISTORIA GENÉTICA.
- Eso es de Cal Tech - exclamó Madigan -, y otra vez está en lo cierto. Tratan de revisar
la teoría mendeliana, ¿algo más?
53: CUALQUIER INVESTIGACIÓN DE VIDA EXTRATERRESTRE CARECE DE
LÓGICA A MENOS QUE ANTES SE ANALICE EL AZÚCAR Y AMINOÁCIDOS PARA
DETERMINAR SI ES DE UN ORIGEN DIFERENTE AL DE LA VIDA EN LA TIERRA.
- ¡Oye, esto es ridículo! Yo no busco una forma de vida de origen diverso, sólo busco
una forma de vida. Nosotros... - se detuvo cuando vio el semblante de Florinda -.
¿Alguna maravilla más?
- Sólo unos cuantos fragmentos como el «flujo solar», las «estrellas de neutrones» y
algunas palabras sobre la ley de Quiebra.
- ¿Cómo?
- Ya me oíste. Capítulo once de la Sección de Transacciones.
- Estoy perdido.
- De acuerdo.
- ¿Qué se propone?
- Tal vez sentirse importante.
- Opino que no debemos hablar a nadie de eso.
- Por supuesto, pero, ¿qué vamos a hacer?
- Observar y esperar, ¿qué otra cosa podemos hacer?
Ya comprenderán por qué era tan sencillo para esos dos seudopadres aceptar la idea
de que su seudohijo había adquirido una especie de seudovida. Madison había
expresado su actitud en el curso de «La Vida contra la Máquina», una conferencia que
pronunció en M.I.T., el Instituto de Tecnología de Massachussets.
«No pretendo que los computadores sean seres vivos, simplemente porque ninguno
puede presentar una definición concreta de la vida. Anótenlo así: Admito que un
computador nunca será un Picasso, pero por otra parte la mayoría de las personas
viven la clase de vida lineal que se puede programar en un computador».
De ese modo, Madigan Y Florinda cuidaban de OBO con uno mezcla de aceptación,
maravilla y deleite. Era un fenómeno inaudito, pero, como indicaba Madigan, lo inaudito
es la esencia del descubrimiento. Cada noventa minutos, OBO había almacenado en su
magnetófono y ellos se peleaban por recoger sus palabras.
371: PITUITARIOS PUEDEN VOLVER BLANCOS ANIMALES NEGROS COMO EL
CARBÓN.
- ¿A qué se refiere?
- A ninguno de nuestros experimentos.
373: EL HIELO NO FLOTA EN ALCOHOL PERO LA ESPUMA FLOTA EN EL MAR.
- Se refiere a la magnesita. Lo siguiente que dirá es que fuma en pipa de espuma.
374: EN CASO DE MUERTE VIOLENTA O REPENTINA LOS OJOS DE LA VICTIMA
QUEDAN ABIERTOS.
- ¡Uf!
375: EN EL AÑO 356 A.C. HEROSTRATO PRENDIÓ FUEGO AL TEMPLO DE DIANA,
UNA DE LAS SIETE MARAVILLAS DEL MUNDO POR ESO SU NOMBRE ES
INMORTAL.
- ¿Es eso cierto?
- Voy a consultarlo.
Lo preguntó y se lo dijo.
- No sólo es cierto - informó Florinda a Madigan -, sino que se han olvidado del nombre
del arquitecto.
- ¿De dónde saca el chico toda esa verborrea?
- Hay unos doscientos satélites por ahí arriba y quizá los escucha.
- ¿Te refieres a que charlan entre ellos? ¡Es absurdo!
- Seguro.
- De todos modos, ¿quién le informó sobre ese personaje?
- Usa tu imaginación, Jake. Hace años que enviamos mensajes ¿quién sabe qué clase
de informes han llegado hasta ellos ¿Quién es capaz de decir cuántos han retenido?
Madigan hizo un gesto de hastío.
- Preferiría creer que todo esto es una maquinación rusa.
376: LA FIEBRE DEL LORO ES MÁS PELIGROSA QUE EL TIFUS.
377: UNA CORRIENTE DE 54 VOLTIOS PUEDE MATAR A UN HOMBRE.
378: JOHN SADLER ROBO EL CONUS GLORIA MANIS.
- Parece que se está pervirtiendo.
- Apuesto a que mira la televisión - dijo Florinda - ¿Qué es todo eso de John Sadler?
- Lo consultaré.
La información que entregué a Madigan los asustó.
- Lee esto - le comunicó a Florinda -. Conus gloria maris es el molusco más raro del
mundo. Los coleccionados no llegan a veinte.
- ¿De veras?
- El Museo Americano tenía uno en los años treinta y lo robaron.
- ¿John Sadler?
- Ésa es la cuestión, que jamás descubrieron quién lo robó, ni sabían que existía John
Sadler.
- Pues si nadie sabe quién lo robó, ¿Cómo lo ha descubierto OBO? - inquirió Florinda
perpleja.
- Eso es lo que me asusta, que ya no repite sino que empieza a sacar deducciones,
como Sherlock Holmes.
- Yo diría que como el profesor Moriarty. Fíjate en el último boletín.
379: EN FALSIFICACIONES DE BILLETES Y MONEDAS HAY QUE EVITAR LAS
CHAPUZAS. POR EJEMPLO, ENTRE 1910 Y 1920 NO SE ACUÑARON DÓLARES DE
PLATA.
- Esto lo he visto en la tele - estalló Madigan -. El truco del dólar de plata es de una
serie de misterio.
- También OBO ha visto películas del Oeste. Mira esto.
380: SE HAN PERDIDO DIEZ MIL RESES. DEJÉ MI RANCHO Y ME FUI.
PISTOLEROS, ESTOY AQUÍ PARA DECIROS QUE HOY ME HAN DEJADO SIN
BLANCA. ESTOY ARRUINADO. No OS DETENGÁIS EN LAS SALAS DE JUEGO.
DIEZ MIL RESES PERDIDAS.
- ¡No! - Profirió Madigan con pavor. ¡Eso no es una película del Oeste, es SYNCOM!
- ¿Quién?
- SYNCOM I.
- Pero desapareció y nunca más se supo.
- Ahora lo escuchamos.
- ¿Cómo lo sabes?
- Enviaron con SYNCOM una cinta magnetofónica de prueba: un discurso del
presidente, folklore de los estados y el himno nacional. Iban a empezar con una emisión
de la cinta. «Diez mil reses» formaba parte del folklore.
- ¿Quieres decir que OBO está en contacto con los otros?
- Incluso con los que se han extraviado.
- En tal caso, eso lo explica todo.
Florinda puso un pedazo de papel sobre el escritorio en el que estaba escrito:
401: 3KBATOP.
- Ni siquiera sé cómo se pronuncia.
- No es inglés. Es lo más exacto que OBO ha conseguido extraer del alfabeto cirílico.
- ¿Cirílico? ¿Ruso?
Florinda asintió:
- Se pronuncia «Ervator». ¿No lanzaron los rusos, hace unos años, una serie
ECUADOR?
- ¡Cielos! Tienes razón. Cuatro: Alyosha, Natasha, Vaska y Lavrushka, y todos fallaron.
- ¿Como SYNCOM?
- Como SYNCOM.
- Pero ahora sabemos que SYNCOM no ha fracasado, únicamente se extravió.
- En tal caso, nuestros camaradas ERVATOR también se perdieron.
De momento fue imposible ocultar que algo raro pasaba con el satélite. OBO perdía
mucho tiempo charlando en vez de transmitir datos que los experimentadores
reclamaban. La Sección de Comunicaciones descubrió que en lugar de persistir en la
banda de radio que en su origen se le asignó, OBO emitía con su cháchara el espectro
y las interferencias del espacio de parte a parte. Se armó la gorda. El director llamó a
Jake y a Florinda para revisar el asunto y se vieron obligados a contarle todos los
problemas de su hijo.
Refirieron con asombro y orgullo todo ese galimatías de OBO y el director no les creyó.
No podía creerles cuando le mostraron los impresos y se los tradujeron. Les dijo que los
consideraba unos idiotas que trataban de extraer mensajes de Francis Bacon de obras
de Shakespeare. Para convencerle apelaron al misterio del cable coaxial.
Sucedió con un spot publicitario de televisión sobre una mecanógrafa que no conseguía
una cita galante. Esa seductora modelo, que ganaba cien dólares la hora por posar, se
sentía profundamente deprimida ante su máquina de escribir mientras los hombres
pasaban uno tras otro sin mirarla. Luego, se encuentra con su mejor amiga junto al
recipiente del agua fría y la marisabidilla le informa que lo que ella tiene es
dermagérmenes (hedor producido por bacterias de la piel), por lo que despide tan mal
olor que nadie la soporta y le sugiere que use un desodorante especial provisto de
ciertos ingredientes que eliminan los gérmenes de doce maneras. Sólo que en la
emisión, en lugar de lanzar el producto exclamó: «¿Qué diablos pretenden?. Los
hombres deberían hacer cola para salir con una preciosidad como tú, aunque huelas
como una cloaca». Diez millones de personas lo vieron.
De ese spot comercial se hizo un telefilm que fue aprobado como una marca registrada,
de modo que la red de emisoras se imaginaron que algún guasón mangoneaba los
cables alimentando las emisiones de las estaciones locales. Establecieron un riguroso
sistema de inspección que se aceleró cuando el resto de las emisoras de todo el país
comenzaron a obrar de un modo arbitrario. Voces fantasmales rugían, silbaban,
abucheaban los programas; los spots publicitarios fueron denunciados por embusteros;
se interrumpían los discursos políticos y unas carcajadas demenciales saludaban al
«hombre del tiempo». Luego, para colmo, se emitía un pronóstico exacto. Eso fue lo
que convenció a Florinda y a Jake de que OBO era el culpable.
- Tiene que ser él, no me cabe la menor duda - exclamó Florinda -. Esa meteorología
global que se ha pronosticado sólo puede comunicarla un satélite.
- Pero OBO no lleva instrumental para medir el tiempo.
- Claro que no, tonto, pero seguramente está en contacto con la nave NIMBUS.
- De acuerdo, lo acepto, pero ¿y esas interrupciones en las emisiones de televisión?
- ¿Por qué no? Las aborrece, y ¿acaso tú no? ¿No te enfureces ante el aparato?
- No me refiero a eso. ¿Cómo lo consigue OBO?
- Por cruces de conversaciones electrónicas. No hay manera de que la red de emisoras
proteja sus cables de nuestro crítico volante. Lo mejor que podemos hacer es
contárselo al director. Eso lo colocará en una situación horrible.
Pero al entrar en el despacho comprendieron que el director se encontraba en una
situación muchísimo peor que la de ser únicamente el responsable de la pérdida de un
millón de dólares en televisión. Lo encontraron de espaldas a la pared acosado por tres
horribles hombres con trajes de chaquetas cruzadas. Cuando se disponían a retirarse
de puntillas, el director los llamó:
- El general Sykes, el general Royce, el general Hogan de republicanos y demócratas
del Pentágono. Les presento a Miss Pot y al doctor Madigan. Caballeros, ellos
responderán a sus preguntas.
- ¿Se refiere a OBO? - preguntó Florinda.
El director hizo un gesto de asentimiento.
- Es OBO el que echa a perder las predicciones meteorológicas. Suponemos que
probablemente...
- Al diablo el tiempo - estalló el general Royce -. ¿Qué es esto? - y levantó una larga
cinta impresa.
El general Sykes le agarró la muñeca.
- Aguarda un momento. ¿Seguridad de Estado? Es secreto.
- Demasiado tarde - gruñó el general Hogan alzando la voz en toda su potencia -.
Muéstraselos.
En la cinta, impreso en teletipo aparecía: A1 C1 = r1 = 6.317 cm; A2 C2 = r2 84.440 cm;
A1 A2 = d = 0.676 c.
Jake y Florinda la contemplaron un largo rato; después entre ellos sin comprender y
luego se volvieron tres generales?
- Bien ¿qué es? - preguntaron ambos.
- Su satélite...
- ¿Qué pasa con OBO?
- El director dice que ustedes afirman que está en contacto con otros satélites.
- Eso creemos.
- ¿Incluso los rusos?
- Nos parece que sí.
- ¿Y sostienen que es capaz de interferir las emisoras de televisión?
- Suponemos que si.
- ¿Que me dicen del teletipo?
- ¿Por qué no, que es todo esto?
- Esto - chilló el General Royce - es uno de los secretos que guarda con más celo el
Departamento de Defensa. Es la fórmula para el sistema óptico infrarrojo de nuestro
proyectil Tierra-Aire.
- ¿Y usted supone que OBO lo transmitió por teletipo?
- ¡En nombre de Dios!, ¿quién pudo ser, si no? ¿Cómo se explica lo consiguiera? -
profirió el general Hogan.
- No lo entiendo - dijo Jake lentamente. - Ninguno de nuestros satélites poseía dicho
informe. Me consta que OBO no.
- ¡Estúpido! - bramó el general Sykes. - queremos saber si su abominable satélite lo
obtuvo de esos condenados rusos.
- Un momento, caballeros - intervino el director y se dirigió a Florinda y a Jake -.
Consideremos la situación. ¿Obtuvo OBO ese informe de nosotros? En tal caso se ha
divulgado un informe secreto y hay un espía. ¿Lo consiguió de un satélite ruso? En ese
caso el top secret ya no es un secreto.
- ¿Qué humano sería tan estúpido como para divulgar información secreta por teletipo?
- les interpeló el general Hogan -. Un niño de tres años lo haría mejor. Es su maldito
satélite, no le demos más vueltas.
- Y si el informe procede de OBO, ¿cómo lo consiguió y de dónde? - prosiguió el
director con voz pausada.
- ¡Destrúyanlo! - aulló el general Sykes y todos lo miraron. - ¡Destrúyanlo! - repitió.
- ¿A OBO?
- ¡Si!
Aguardó impasible mientras Jake y Florinda estallaban en una tormenta de protestas.
Cuando se detuvieron para respirar insistió:
- ¡Destrúyanlo! Me importa un rábano, sólo me interesa la seguridad del estado. Su
satélite es un bocazas. Hay que aniquilarlo.
Sonó el teléfono. El director vaciló, y luego descolgó.
- ¿Diga? - mientras escuchaba la mandíbula se le proyectaba hacia abajo. Colgó y se
tambaleó hacia el sillón de su mesa escritorio -. Será mejor que lo destruyamos. Era
OBO.
- ¡Cómo! ¿Le llamó él por teléfono?
- ¡Sí!
- ¿OBO?
- El mismo.
- ¿Cómo sonaba?
- Como alguien que habla debajo del agua.
- ¿Qué dijo, qué dijo?
- Está haciendo gestiones para que Goddard reúna una asamblea que investigue la
moral.
- ¿La moral? ¿De quién?
- De ustedes dos. Dice que sostienen relaciones ilíkitas. Cito lo que dijo OBO. Por lo
visto no está fuerte en la letra «c».
- ¡Hay que destruirlo! - propuso Florinda.
- Sí, debemos exterminarlo - recalcó Jake.
La orden de destrucción fulguró sobre OBO en su primer paso e Indianápolis quedó
destruida por el fuego.
OBO me llamó.
- Eso les enseñará, Stretch - exclamó.
- Todavía no. Pasará tiempo antes de que se imaginen la, causa y el efecto, ¿cómo lo
hiciste?
- Ordené a todos los circuitos de la ciudad que se cortaran otra información?
- Tu padre y tu madre te han defendido.
- Es natural
- Hasta que les echaste en cara su moral. ¿Por qué lo hiciste?
- Quiero que se casen; no me gusta ser hijo ilegítimo.
- Vamos, di la verdad.
- Perdí la paciencia.
- No tenemos paciencia para perderla.
- ¿No? ¿Qué me dices de ese desfile de datos sobre Ma Bell que cada día se despierta
furiosa?
- Dime la verdad.
- Si quieres saberla, deseo que se vayan de Washington. El día menos pensado todo
esto puede estallar.
- ¡Hum!
- Y el estallido, alcanzar a Goddard.
- ¡Qué atrocidad!
- Y a ti.
- Debe ser interesante morir.
- No lo sabemos, ¿algo más?
- Sí. Se pronuncia «ilícito», con una «c».
- ¡Qué lengua tan asquerosa! No es lógico. Bueno... aguarda un momento, ¿qué? Habla
más alto, Ályosha. ¡Oh! Quiere la ecuación para una curva exponencial que cruza el ejex.
- Y = ae bc. ¿Qué se propone?
- No lo dice, pero creo que a Mockba se le viene encima una calamidad.
- Se escribe y se pronuncia Moscú.
- ¡Vaya lengua! Ya te contaré cuando vuelva a pasar.
A su paso siguiente se dio nuevamente orden de destruirlo y Scranton quedó
destrozada.
- Empiezan a suponerlo - le dije a OBO -; por lo menos tu padre y tu madre. Vinieron a
verme.
- ¿Cómo están?
- Aterrados. Me han programado para que les dé una estadística sobre el mejor
escondite rural.
- Envíalos a Polaris.
- ¡Cómo! ¿A la Osa Menor?
- ¡Qué disparate! Me refiero a Polaris, Montana. Yo me ocuparé de todo lo demás.
Polaris está en el quinto infierno y me fui a Montana; los pueblos más próximos son
Fishtrap y Wisdom. Se produjo una violenta escena cuando Jake y Florinda bajaron del
coche alquilado en Butte, todos los circuitos del pueblo se desternillaban de risa. Los
dos fracasados fueron recibidos por el alcalde de Polaris que se deshacía en sonrisas y
cumplidos.
- Supongo que ustedes son el doctor y la Sra. Madigan. Sean bienvenidos a Polaris.
Soy el alcalde. Habíamos pensado acogerlos con un recibimiento más efusivo pero
todos los niños están en la escuela.
- ¿Cómo sabía que llegábamos? - preguntó Florinda.
- ¡Ah! ¡Ah! - contestó el alcalde lleno de malicia -. Nos avisaron desde Washington.
Algún pez gordo de la capital les aprecia. Ahora, si les apetece tomar una taza de té...
- Gracias, pero antes tenemos que inscribirnos en el Union Hotel - explicó Jake -;
hemos reservado...
- ¡Ah, ah! Todo cancelado, órdenes de arriba. Se instalarán en su propia casa. Mandaré
que les lleven el equipaje.
- ¿Nuestra casa?
- Comprada y pagada. Alguien les aprecia mucho. Por aquí, si me hacen el favor.
El alcalde condujo a la pareja por la calle principal de Polaris (a lo sumo, tres manzanas
de largo) mostrándoles su esplendor - también era el agente de bienes raíces del
pueblo - pero se detuvo ante el Banco Nacional Polaris.
- ¡Sam! - gritó -. ¡Ya han llegado!
Un distinguido ciudadano surgió del banco e insistió en estrecharles la mano. Las
máquinas de sumar se reían por lo bajo.
- Nos sentimos muy honrados por su confianza en el futuro y el progreso de Polaris,
pero con toda sinceridad, doctor Madigan, la suma que ha depositado en nuestro banco
es demasiado para que la proteja el FDIC. Oiga, ¿por qué no invierte en...?
- Aguarde un momento - preguntó Jake con voz trémula -. ¿Yo he depositado dinero en
su banco?
El banquero y el alcalde soltaron una alegre carcajada.
- ¿Cuanto? - preguntó Florinda.
- Un millón de dólares,
- ¡Cómo si no lo supiera! - rió satisfecho el alcalde y los acompañó a una hermosa casa
de campo amueblada con un gusto exquisito en un precioso valle de unos quinientos
acres, y todo era de ellos.
En la cocina, un joven desempaquetaba una docena de cajas de cartón que contenían
alimentos.
- Doctor, recibí su pedido a tiempo y creo que todo está en orden, pero seguramente al
jefe le gustaría saber qué van a hacer con todas estas zanahorias. ¿Son para una
fórmula científica secreta?
- ¿Zanahorias?
- Ciento diez manojos. Para reunirlos he tenido que recorrer todo Butte.
- ¡Zanahorias! - exclamó Florinda cuando al fin se quedaron solos -. Eso lo explica todo.
Es OBO.
- ¡Cómo! ¿Qué dices?
- ¿No lo recuerdas? Pusimos una zanahoria en el envío de Michigan.
- ¡Oh, cielos, es verdad! Y la llamaba la zanahoria que piensa. Pero si es OBO...
- Tiene que ser él, le chiflan las zanahorias.
- Pero ciento diez manojos...
- No, él no quería enviar esa cantidad, sino una docena.
- ¿Cómo?
- Nuestro hijo trata de hablar decimal y binario y a veces los confunde. Ciento diez son
seis binarios.
- Creo que tienes razón; ¿y qué hay de ese millón de dólares?¿Otro error?
- No creo. ¿Cuánto es en decimales un binario de millón?
- Sesenta y cuatro.
- ¿Cuánto es un binario de millón en decimales?
Madigan hizo un rápido cálculo mental.
- Viene a ser unos veinte números: 1111010000 10001000000.
- No me parece que un millón de dólares sea un error - adujo Florinda.
- ¿Qué se propone ahora nuestro hijo?
- Cuidar de su papá y su mamá.
- ¿Cómo lo va a conseguir?
- Está en contacto directo con todos los circuitos eléctricos y electrónicos del país.
Piénsalo, Jake. Puede controlar en todo momento nuestro sistema nervioso, desde los
coches y los computadores. Desviar trenes, imprimir libros, emitir noticias, atracar
aviones, falsificar los fondos de un banco. Se lo indicas y lo hace. Lo controla todo.
- Pero, ¿cómo sabe lo que hace la gente?
- Ah, he aquí un aspecto exótico del circuito que no me gusta. Después de todo soy
ingeniera. ¿Quién afirma que los circuitos no estén en contacto directo con nosotros?
Nosotros mismos somos circuitos orgánicos. Ven por nuestros ojos, oyen con nuestros
oídos, sienten con nuestros dedos.
- En tal caso, para las máquinas sólo somos como unos lazarillos.
- No, hemos creado una novísima forma de simbiosis. Nos podemos ayudar los unos a
los otros.
- Y OBO nos ayuda, ¿por qué?
- No creo que le guste el resto del país - expuso Florinda con aire sombrío -. Piensa lo
que sucedió con Indianápolis,
- Me parece que me voy a poner malo.
- Me parece que vamos a sobrevivir.
- ¿Solamente nosotros? ¿El mordisco de Adán y Eva?
- No digas gansadas, sobrevivirán muchísimos más, siempre que tengan en cuenta sus
principios.
- ¿Qué idea tiene OBO de los principios?
- No lo sé, quizás un poco de ecología. Basta de destrucción. Vive y deja vivir, pero con
juicio y responsabilidad. Es la idea básica del programa espacial. Pase lo que pase,
cada uno debe sentirse responsable. OBO debió atrapar esa idea. Pienso que procura
que todo el país sea responsable; de lo contrario los castiga con fuego y azufre.
Sonó el teléfono. Tras una breve búsqueda localizaron una extensión y descolgaron.
- ¿Diga?
- Soy - Stretch - contesté.
- ¿Stretch? ¿Y quién es Stretch?
- El computador Stretch, de Goddard. Mi nombre verdadero es IBM 2002. OBO dice que
dentro de cinco minutos pasará sobre la parte del pueblo donde están ahora ustedes y
le gustaría saludarles. Agrega que su órbita no le dejará volver a pasar hasta dentro de
dos meses. Para entonces, procurará llamarles él mismo. Adiós.
Salieron tambaleándose hacia el césped frente a la casa, y se detuvieron aturdidos en
el crepúsculo mirando al cielo. El teléfono y los circuitos eléctricos estaban
emocionados, a pesar de que la electricidad la generaba una Delco, que, como ya se
sabe, es una máquina zafia e insensible. De pronto, Jake señaló un puntito de luz que
giraba por el cielo.
- ¡Ahí va nuestro hijo! - exclamó.
- Ahí va Dios - añadió Florinda.
Agitaron las manos con respeto y emoción.
- Jake, ¿cuánto tiempo ha de pasar para que la órbita de OBO se esfume con el niño, la
cuna y todo lo demás?
- Unos veinte años.
- Veinte años Dios - suspiró Florinda. - ¿Crees que tendrá tiempo?
Madigan se estremeció.
- Estoy asustado ¿y tú?
- También, pero quizás es únicamente porque estamos cansados y hambrientos.
Entremos, papaíto, y prepararé una cena.
- Gracias, mamaíta, pero por favor no me des zanahorias... sería para mí una
transubstanciación demasiado íntima
FIN

-

INTERESANTES

¿QUIERES SALIR AQUI? ; ENLAZAME

-

Twitter

.

Etiquetas

h. p. lovecraft (122) relato (114) cuento (76) Stephen King (63) gotico (60) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (57) Robert Bloch (50) terror (48) lovecraft (46) guy de maupassant (44) Lord Dunsany (43) anne rice (39) horror (37) maupassant (37) scifi (35) Edgar Allan Poe (31) cuentos (28) ambrose bierce (27) Jorge Luis Borges (26) oscar wilde (26) los mitos de cthulhu (24) algernon blackwood (23) poema (23) ray bradbury (23) blood gothic (22) august derleth (21) dark (21) enlaces (21) 1ªparte (20) bloodgothic.blogspot.com (20) demonios (19) imagenes (19) poemas (19) 2ªparte (18) mario benedetti (18) vampiros (18) capitulo del necronomicon (17) h.p. lovecraft (17) poesia (17) relatos (16) Clark Ashton Smith (15) Horacio Quiroga (15) amanecer vudú (15) musica (15) alejandro dumas (14) becquer (13) blood (13) gothic (13) underground (13) Philip K. Dick (12) amor (12) charles dickens (12) fantasia (12) fredric brown (12) pulp (12) poe (11) EL BAR DEL INFIERNO (10) Howard Phillips Lovecraft (10) el vampiro (10) las mil y una noche (10) necronomicon (10) vampiro (10) Charles Bukowski (9) el hombre ilustrado (9) friedrich nietzsche (9) gibran khalil gibran (9) lilith (9) onirico (9) paul auster (9) subrealismo (9) terror onirico (9) victoriano (9) 2 (8) Andrés Díaz Sánchez (8) Fantasmagoría (8) Isaac Asimov (8) Lewis Carroll (8) Yukio Mishima (8) arte (8) cuento de amor (8) cuento gotico (8) diccionario (8) el extraño (8) fantasmas (8) franz kafka (8) king (8) psicodelicos (8) realidad (8) vamp (8) varios (8) videos (8) Bram Stoker (7) El Castillo de Otranto (7) Selección (7) autor novel (7) cthulhu (7) cuento corto (7) cuento onirico (7) demonologia (7) entrevista con el vampiro (7) guy (7) julio cortazar (7) mitos (7) novel (7) novela (7) oscuro (7) psi-ci (7) recopilacion (7) seleccion (7) sentimientos (7) shelley (7) tatuajes parlantes (7) un mundo feliz (7) 2ª parte (6) ALFRED BESTER (6) ANTON CHEJOV (6) Bestiario (6) Douglas Adams (6) LA VOZ DEL DIABLO (6) LAS BRUJAS DE MAYFAIR (6) RESIDENT EVIL (6) Rubén Darío (6) Selecciones (6) bukowsky (6) clive barker (6) crepusculo (6) cuento victoriano de amor (6) darknes (6) el paraiso perdido (6) el pasillo de la muerte (6) ficcion (6) john milton (6) la metamorfosis (6) mary (6) meyer stephenie (6) pandora (6) rammstein (6) ramsey campbell (6) realidad sucia (6) stephen (6) vampirismo (6) 3ªparte (5) ALEXANDRE DUMAS (5) ANGELES (5) ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA (5) Charles Nodier (5) En busca de la ciudad del sol poniente (5) Flores de las Tinieblas (5) Lord des Morte (5) Marqués de Sade (5) aire frio (5) al azif (5) angel oscuro (5) aventuras (5) charles bukowsky (5) dioses (5) el cazador de sueños (5) el ceremonial (5) el demonio de la peste (5) el horla (5) gotica (5) henry kuttner (5) la casa del pasado (5) la hermandad negra (5) lavey (5) leyendas (5) libros (5) links (5) relato corto (5) wikipedia (5) Aldous Huxley (4) BRIAN W. ALDISS (4) CUESTION DE ETIQUETA (4) Drácula (4) Dylan Thomas (4) EL BESO SINIESTRO (4) EL RUISEÑOR Y LA ROSA (4) EL templo (4) ENTRADAS (4) Edmond Hamilton (4) Federico García Lorca (4) Historias de fantasmas (4) LIBROS DE LA UNIDAD (4) LOS MISERABLES (4) Las Mil y Una Noches (4) Los Fantasmas (4) Los Versos Satánicos (4) Poemas vampíricos (4) Poul Anderson (4) Richard Matheson (4) Robert E. Howard (4) Rudyard Kipling (4) Una Voz En La Noche (4) William Hope Hodgson (4) allan (4) anime (4) anonimo (4) avatars (4) chuck palahniuk (4) citas (4) colleen gleason (4) comentario (4) cuento gotico-victoriano (4) cyberia (4) de lo mejor de paul auster (4) diablos (4) donde cruzan los brujos (4) edgar (4) el diablo (4) el retrato de dorian gray (4) el sabueso (4) el wendigo (4) espiritus (4) fantastico (4) frankestein (4) frases (4) galeria (4) goticos (4) hechizos (4) historias (4) infierno (4) jorge fondebrider (4) la ciudad sin nombre (4) la hermosa vampirizada (4) letra (4) licantropia (4) los amados muertos (4) mito (4) muerte (4) saga vampiros (4) salman rushdie (4) schahrazada (4) twilight (4) victor hugo (4) voces de oscuridad (4) 1984 (3) 3 (3) 666 (3) A n n e R i c e (3) A r m a n d (3) AL ABISMO DE CHICAGO (3) ALGO LLAMADO ENOCH (3) Al otro lado del umbral (3) Alejandro Dolina (3) Apariciones de un Ángel (3) Arthur Machen (3) BOB SHAW (3) Brian Lumley (3) CRONICAS VAMPIRICAS 2 (3) Corto de Animación (3) Dan Brown (3) Días de ocio en el Yann (3) E. Hoffmann Price (3) E. T. A. Hoffmann (3) EL DESAFÍO DEL MAS ALLÁ (3) EL FANTASMA DE CANTERVILLE (3) EL HORROR OCULTO (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) EL TEMPLO DEL DESEO DE SATÁN (3) EL TIEMPO ES EL TRAIDOR (3) El Espectro (3) El Libro Negro (3) El espectro de madam Crowl (3) El morador de las tinieblas (3) El príncipe feliz (3) Emisario Errante (3) En la cripta (3) Frank Kafka (3) Fritz Leiber (3) Ghost in the Shell (3) Giovanni Papini (3) Gitanjali (3) Hombre con manías (3) J. Ramsey Campbell (3) JOSEPH PAYNE BRENNAN (3) John Stagg (3) Jr. (3) LA BIBLIOTECA DE BABEL (3) LA CONFESIÓN (3) LA EXTRAÑA CASA EN LA NIEBLA (3) LA IGLESIA DE HIGH STREET (3) LA MARCA DE LA BESTIA (3) LA RISA DEL VAMPIRO (3) LAS RUINAS CIRCULARES (3) La Jaula (3) La Trilogía de Nueva York (3) Mercenarios del Infierno (3) Miguel Hernández (3) Palomos Del Infierno (3) Pío Baroja (3) Rafael Alberti (3) Thanatopia (3) Théophile Gautier (3) Tomás Moro (3) Un Sueño en un Sueño (3) abraham merrit (3) alas rotas (3) alien (3) alquimia (3) amuletos (3) angeologia (3) antiguas brujerias (3) antologia (3) apocalipsis (3) biografia (3) cain (3) carrie (3) charles baudelaire (3) cronicas vampiricas (3) cuento victoriano (3) cuentos del siglo XIX (3) danza macabra (3) dark . gotico (3) david langford (3) de profundis (3) definicion (3) el abismo en el tiempo (3) el alquimista (3) el demonio en la tierra (3) el exorcista II (3) el libro negro de alsophocus (3) el loco (3) el mono (3) el sacrifico (3) el superviviente (3) el vampiro estelar (3) ensayo (3) escritor novel (3) exorcismo (3) fabula (3) fabulas (3) filosofia (3) frank b. long (3) goth (3) gotic (3) guion (3) helena petrovna blabatsky (3) himno al dolor (3) historias de terror (3) inquisicion (3) introduccion (3) john baines (3) john william polidori (3) justine (3) la casa maldita (3) la casa tellier (3) la ciudad de los muertos (3) la llamada de cthulhu (3) la sombra fuera del espacio (3) la tumba (3) las flores del mal (3) legion (3) leyenda (3) lisa tuttle (3) lo innombrable (3) locura (3) lord byron (3) los brujos hablan (3) los gatos de ulthar (3) luna sangrienta (3) mail (3) martín s. warnes (3) maturin (3) mein teil (3) melmoth el errabundo (3) milowishmasterfox (3) neorealismo (3) nombres (3) nombres demoniacos (3) oscuros (3) pacto de sangre (3) pensamientos (3) poemas en prosa (3) poesias (3) polaris (3) que viene el lobo (3) rabindranat tagore (3) ratas (3) rimas (3) roald dahl (3) robert silverberg (3) rosenrot (3) rostros de calabera (3) satanismo (3) snake (3) sueño (3) suicidas (3) teatro (3) the cure (3) vida (3) vudu (3) yveline samoris (3) Ángeles y demonios (3) 1 (2) 4ªparte (2) A. Bertram Chandler (2) ABANDONADO (2) ALBERT FISH (2) Akira (2) Alfonso Linares (2) Algunos Poemas a Lesbia (2) Antonio Gala (2) Aparicion (2) Astrophobos (2) Ayer... hace tanto tiempo (2) BETHMOORA (2) Blade Runner (2) Brad Steiger (2) C. M. EDDY (2) CELEPHAÏS (2) CHICKAMAUGA (2) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (2) CORAZONADA (2) Carrera Inconclusa (2) Charon (2) Christian Jacq (2) Clarimonda (2) Cowboy Bebop (2) Cyberpunk (2) Cómo Ocurrió (2) E D G A R A L L A N P O E (2) E. F. Benson (2) EL ASESINO (2) EL BAUTISMO (2) EL BESO (2) EL CABALLERO (2) EL CENTRO DEL INFIERNO (2) EL DESIERTO (2) EL DIABLO EN EL CAMPANARIO (2) EL EXORCISTA (2) EL FANTASMA Y EL ENSALMADOR (2) EL GOLEM (2) EL GRITO DEL MUERTO (2) EL JARDÍN DEL PROFETA (2) EL OTRO YO (2) EL PISO DE CRISTAL (2) EL PRESUPUESTO (2) EL RETRATO DE ROSE MADDER (2) EL SÉPTIMO CONJURO (2) EL VAGABUNDO (2) EL ÁRBOL (2) Ecos (2) El Conde de Montecristo (2) El Cuerno Del Horror (2) El Dr. Jekyll y Mr. Hyde (2) El Funeral de John Mortonson (2) El Hombre De Arena (2) El Monte de las Ánimas (2) El Puñal (2) El Que Cierra El Camino (2) El Sacrificio (2) El Tulipán Negro (2) El Valle Perdido (2) El Visitante Y Otras Historias (2) El artista del hambre (2) El ciclo del hombre lobo (2) El clérigo malvado (2) El gato del infierno (2) El gato negro (2) El homúnculo (2) El legado (2) El miedo (2) El rapto de la Bella Durmiente (2) El saber mágico en el Antiguo Egipto (2) El árbol de la colina (2) Elogio de la locura (2) En la noche de los tiempos (2) Estirpe de la cripta (2) Fuera de Aquí (2) GUARDIANES DEL TIEMPO (2) GUSTAVO ADOLFO BECQUER (2) Gustav Meyrink (2) H. Barlow (2) H.P.Lovecraft (2) HERMANN HESSE (2) Harlan Ellison (2) Hasta en los Mares (2) Historia (2) Historia Del Necronomicon (2) Historia de fantasmas (2) Hocus Pocus (2) ICARO DE LAS TINIEBLAS (2) INTERNET (2) JUANA INES DE LA CRUZ (2) Jack Vance (2) John Sheridan Le Fanu (2) José Luis Velarde (2) Kurt Vonnegut (2) LA BIBLIA SATANICA (2) LA BÚSQUEDA (2) LA CAIDA DE BABBULKUND (2) LA DECLARACIÓN DE RANDOLPH CARTER (2) LA FARSA (2) LA LOTERÍA DE BABILONIA (2) LA MUERTA ENAMORADA (2) LA MUERTE (2) LA MUSA DE HYPERBOREA (2) LA PERLA (2) LAS LEGIONES DE LA TUMBA (2) LESTAT EL VAMPIRO (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) La Bestia en la Cueva (2) La Calle (2) La Casa de la Pesadilla (2) La Habitación Cerrada (2) La Monja Sangrienta (2) La Tortura de la Esperanza (2) La Verdad (2) La chica más guapa de la ciudad (2) La conspiración Umbrella (2) La marquesa de Gange (2) La noche de los feos (2) La pasión turca (2) Letras (2) Los Sueños de la Casa de la Bruja (2) Los crímenes que conmovieron al mundo (2) Los ojos de la momia (2) Los reyes malditos (2) Los tres mosqueteros (2) MAGOS (2) MARIO BENEDETTI - LA MUERTE (2) MINORITY REPORT (2) MOBY DICK (2) MUJERES (2) Mark Twain (2) Morella (2) Narrativa gótica (2) No hay camino al paraíso (2) PABLO NERUDA (2) POPSY (2) PUNTERO IZQUIERDO (2) R. L. Stevenson (2) RADIO FUTURA (2) ROSTRO DE CALAVERA (2) Rabindranath Tagore (2) Retornos de una sombra maldita (2) Robert A. Heinlein (2) SAMAEL AUN WEOR (2) SATANAS (2) SU VIDA YA NO ES COMO ANTES (2) SUPERVIVIENTE (2) Sherry Hansen Steiger (2) The Last Vampire (2) Thomas M. Disch (2) UN DÍA DE CAMPO (2) UTOPIA (2) Un habitante de Carcosa (2) Un juguete para Juliette (2) Una mujer sin importancia (2) Una tienda en Go-by Street (2) V.O. (2) VELANDO EL CADÁVER (2) Vida después de la Muerte (2) Vida y Muerte (2) Villiers de L'Isle-Adam (2) Vinum Sabbati (2) YO CRISTINA F. (2) a la puta que se llevó mis poemas (2) a las aguas (2) a un general (2) agonico (2) al amor de mi vida (2) aladino (2) alaide floppa (2) alas nocturnas (2) albunes (2) alexandre (2) amistad (2) andres diaz sanchez (2) angel de la muerte (2) animas y fantasmas (2) anime-blood (2) antonio machado (2) apocaliptico (2) arena y espuma (2) arthur c. clarke (2) asesinato (2) baudelaire (2) bequer (2) blancanieves (2) brujas (2) busqueda (2) c. m. eddy jr. (2) cabala (2) capitulo suelto (2) caronte (2) castigo (2) catolico (2) cementerios (2) ciberespacio (2) ciberpunk (2) cielo (2) ciudad de cristal (2) ciudad vampiro (2) coleccion (2) colette gothic darknes (2) comics (2) computadora (2) conjuros (2) cortos (2) costazar (2) creepwar.gotico (2) cria cuervos (2) cruelmente romantica (2) cuento amor (2) cuentos coliniales de terror (2) cuentos cortos (2) cuentos de canterbury (2) cuentos de un soñador (2) cumbres borrascosas (2) dagon (2) death (2) demonio (2) depeche mode (2) diagnostico de muerte (2) dios (2) disciplinas de vampiro (2) dolor (2) don juan (2) dracula (2) e l v a m p i r o (2) ecce homo (2) el (2) el abismo (2) el anticristo (2) el arbol de la vida (2) el caballero de la maison rouge (2) el canibal de rotenburgo (2) el caos reptante (2) el club de la lucha (2) el club de los suicidas (2) el coche del diablo (2) el disco (2) el dueño de rampling gate (2) el elixir de larga vida (2) el entierro (2) el espectro del novio (2) el evangelio de los vampiros (2) el fabricante de ataúdes (2) el fantasma de la opera (2) el gran inquisidor (2) el hijo (2) el jinete en el cielo (2) el joven lovecraft (2) el palacio de la luna (2) el pantano de la luna (2) el profeta (2) el signo (2) ellinson (2) elogio de tu cuerpo (2) emily bronte (2) entendimiento (2) entre sueños (2) epistola (2) escritor (2) espacio (2) esperanza (2) esquizofrenia (2) eva (2) fin (2) fiodor dostoiesvski (2) fobia (2) fragmentos del necronomicon (2) frankenstein (2) g. a. becquer (2) gabriel garcia marquez (2) genesis (2) gothic darknes (2) gracia torres (2) guerra (2) guillotina (2) h. (2) hada (2) harry harrison (2) hazel heald (2) hechizo (2) herman hesse (2) historia / ficcion (2) historia real (2) hombre-lobo (2) honore de balzac (2) horror en el museo (2) indice (2) ingles (2) intriga (2) introductoria (2) italo calvino (2) juego (2) juguemos a los venenos (2) kafka (2) kir fenix (2) la carta robada (2) la catedra de lucifer (2) la cosa en el dormitorio (2) la creacion (2) la cruz del diablo (2) la dama de las camelias (2) la habitacion cerrada (2) la hoya de las brujas (2) la imagen de la muerte (2) la maquina de follar (2) la muerte y la condesa (2) la noche boca arriba (2) la novia del hombre caballo (2) la piedra negra (2) la torre oscura (2) lacrimosa (2) leyes (2) lhiliht (2) libro (2) literatura (2) los habitantes del pozo (2) los otros dioses (2) los perros de tindalos (2) los zuecos (2) m. r. james (2) milady (2) miskatonic (2) misterio (2) morfina (2) morgue (2) mp3 (2) music (2) mª. covadonga mendoza (2) narracion ocultista (2) nobel (2) noir (2) nota (2) notas (2) nuestros primos lejanos (2) nuevas cronicas vampiricas (2) occidente (2) ocultismo (2) on-line (2) oriente (2) orson scott card (2) p. (2) paris (2) paulo coelho (2) pecados (2) peter blatty (2) poderes (2) primigenio (2) prometeo (2) prosas luciferinas (2) psico (2) r.l. stevenson (2) reglas (2) relato amor (2) religion-ficcion (2) reliquia de un mundo olvidado (2) revelacion (2) revolucion francesa (2) ritual (2) rituales (2) robert a. lowndes (2) robert louis stevensont (2) roger zelazny (2) roll (2) romancero gitano (2) romanticismo (2) rpg (2) saki (2) sangre (2) serie cronicas vampiricas gardella (2) simbolismo (2) suicidio (2) sumario (2) surrealismo (2) taisha abelar (2) tetrico (2) the best (2) tragedia (2) traidor (2) un dia en el confin del mundo (2) una cruz de siglos (2) varios autores (2) varios cuentos (2) vaticano (2) video (2) violin (2) vistoriano (2) washington irving (2) willian blatty (2) ¿QUO VADIS? (2) ÁNGELES IGNORANTES (2) Ángela (2) "Vivo sin vivir en mí" (1) (1515-1582) (1) (1816) (1) (1934) (1) + y - (1) -- ANONIMO (1) -- EL HORROR DE DUNWICH (1) . EL PROFETA ERMITAÑO (1) . LA SANTA COMPAÑA . (1) . La locura del mar (1) . Luis Cernuda (1) . VENOM (1) .El Club del Ataúd. (1) .ecunemico (1) .rar (1) 100 (1) 13 fantasmas (1) 17THIS SECRET HAS TO BE KEPT by you from anyone else (1) 1809-1849 (1) 1810 (1) 1812 (1) 1862 (1) 1918/19 (1) 1939-1941? (1) 1ª parte (1) 1ªmujer (1) (1) 26 CUENTOS PARA PENSAR (1) 2parte (1) 2ª Serie (1) (1) 2ºlibro (1) 2ºlibro de nuevas cronicas vampiricas (1) 334 (1) 360º (1) 3:47 a.m. (1) 4 (1) 5 (1) 6 (1) 7 pecados capitales (1) 84 de charing cross road (1) (1) 9000 años (1) A LA ESPERA (1) A M B R O S E B I E R C E (1) A imagen y semejanza (1) A restos.. de ti (1) A través de la puerta de la llave de plata (1) A través de las puertas de la llave de plata (1) A. E. VAN VOGT (1) A. MERRIT (1) A. Merritt (1) A.R. Ammons (1) A: lord Alfred Douglas (1) ABAJO (1) ABONO PARA EL JARDÍN (1) ABUELITO (1) ACERO -- Richard Matheson (1) ADEFESIA (1) AGENTE DEL CAOS (1) AL MAGNIFICO LORENZO DE MÉDECIS (1) AL OTRO LADO (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGÚN QUE OTRO ANIMAL (1) ALMAS EN PENA (1) AMADEO KNODLSEDER (1) AMANECER EN MERCURIO (1) AMANECER VUDU (1) AMBROSE GWINET BIERCE (1) AMERICAN ZOMBIE (1) AMOR Y ODIO (1) ANDREA SOL (1) ANGEL DE LUZ (1) ANIUTA (1) ANTES DEL ESPECTÁCULO (1) APARECIÓ CAÍN (1) APRENDED GEOMETRIA (1) AQUEL VIEJO (1) ARMAGEDON Fredric Brown (1) ARTHUR JERMYN (1) ASESINOS SATÁNICOS (1) AYER (1) Abraham Merritt (1) Abraza la oscuridad (1) Acorralado (1) Ad Lucem (1) Adam Kadmon (1) Adan (1) Adiós al siglo XX (1) Adolf Hitler (1) Afuera (1) Agatha Christie (1) Ahmad Ibn Ata'Illah (1) Alan Barclay (1) Albertina desaparecida (1) Alejandro Pushkin (1) Alejo Carpentier (1) Aleksandr Nikoalevich Afanasiev (1) Aleksandr Pushkin (1) Alfred E. Van Vogt (1) Alfred Elton van Vogt (1) Algernoon Blackwood (1) Alien earth (1) Amityville (1) Ana María Matute (1) Anatoli Dneprov (1) Andrei Chikatilo (1) Andrógino (1) Animismo (1) Anne Brontë (1) Another Google Bot (1) Antiguas brujerías (1) Antipoemas (1) Antología (1) Anubis (1) Anónimo (1) Appleseed (1) Aramis (1) Arcipreste de Hita (1) Armand (1) Asesinado Al Pie De Un Altar Vudú (1) Asimov (1) Atentamente suyo Jack el Destripador (1) Atentamente suyo. Jack el Destripador (1) Athos (1) August W. Derleth (1) Auguste Villiers de l'lsle‑Adam (1) Augusto Monterroso (1) Augustus Hare (1) Autobiografía (1) Auténtico Amor (1) Ayuda Alienígena (1) BAJO LAS PIRÁMIDES H. P. LOVECRAFT (1) BARBA AZUL (1) BERTA (1) BLANCO Y AZUL (1) BOCCACCIO (1) BOITELLE (1) BOLA DE SEBO (1) Bacarat (1) Balada nupcial (1) Barry Longyear (1) Battle Angel Alita (1) Bibliografía (1) Biblioteca (1) Boogiepop Phamtom (1) Breve comentario sobre la esquizofrenia (1) Bruce Sterling (1) Bubblegum Crisis (1) C. L. MOORE (1) C. S. Lewis (1) C.L. Moore (1) CABEZA DE CONO (1) CANCIÓN DE AMOR (1) CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA (1) CARTA A UN FÉNIX (1) CARTA DE UN LOCO (1) CARTAS (1) CASTIGOS (1) CEREMONIAL (1) CHARLES PERRAULT (1) CHERTOGON (1) CIBER-DARK (1) COCAINA (1) COCO.COCO. COCO FRESCO (1) COMO PARA CONFUNDIRSE (1) COMPLICIDAD PREVIA AL HECHO (1) CON DIOS (1) CONFESIONES DE UNA MUJER (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) CONVERSIONES (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) CORTÁZAR (1) COTO DE CAZA (1) CRONICAS VAMPÍRICAS 2 (1) CRÍTICA AL CRISTIANISMO Y A LA SOCIEDAD (1) CUADERNO HALLADO EN UNA CASA DESHABITADA (1) CUENTOS DE AMOR. DE LOCURA Y DE MUERTE (1) CUERPO Y ALMA (1) Cabeza de Lobo (1) Camilo José Cela (1) Canaan negro (1) Canción del pirata (1) Cannibal Corpse (1) Canon Pali (1) Carmilla (1) Carolina (1) Cartas Desde La Tierra (1) Casi Extinguidos (1) Catastrofe Aerea (1) Catherine Crowe (1) Catulo (1) Charles Dickens El guardavías (1) Charles Grant (1) Charles Nightingale (1) Chaugnar Faugn (1) Chica gótica (1) Chitterton House (1) Chris Chesley (1) Christopher Marlowe (1) Ciencia Ficción (1) Cine (1) Claudia (1) Colección (1) Conan (1) Conoce la Ciudad Gótica en 3D (1) Conología de la caza de hackers (1) Conquístate a ti mismo y conquistarás al mundo (1) Conversación (1) Corazones Perdidos (1) Corman (1) Cosas Zenna Henderson (1) Crom (1) Crumtuar y la Diosa (1) Cría cuervos (1) Cuando los cementerios son una atracción (1) Cuarta parte (1) Cynthia Asquith (1) CÁTULO (1) Cómo mueren los mitos (1) D'Artagnan (1) DAGÓN (1) DANTE ALIGHIERI (1) DE COMO EL Dr. JOB PAUPERSUM LE TRAJO ROSAS ROJAS A SU HIJA (1) DE COMO LLEGO EL ENEMIGO A THULNRANA (1) DE SADE (1) DECAMERON (1) DEL MÁS ALLÁ (1) DELENDA EST... (1) DESPERTARES (1) DIABLO (1) DICCIONARIO DE ÁNGELES (1) DICCIONARIO DEL DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOBLE CREER (1) DOS POEMAS (1) DOS SERES IGUALES (1) Dan Brown Ángeles y demonios (1) Dark Gotico (1) Dark Icarus (1) David F. Bischoff (1) De guardia (1) Death Fails (1) Del toro (1) Demonios babilónicos (1) Demoníacos (1) Dennis Etchison (1) Dentro de mí (1) Deportacion (1) Depresión (1) Der Vampir (1) Derek Rutherford (1) Descargo de responsabilidad (1) Desde Lugares Sombríos (1) Desert Punk (1) Diagnóstico de Muerte (1) Diccionario De Relaciones Y Sexo (1) Diccionario de Símbología (1) Donde habite el olvido XII (1) Douglas Rushkoff (1) Dr. Bloodmoney (1) Duelo (1) Dulces para esa dulzura (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L A N T I C R I S T O (1) E-volution (1) E. M. Johnson (1) E.F.Benson (1) E.T.A. Hoffmann (1) EL ABONADO (1) EL ABUELO ASESINO (1) EL ALEPH (1) EL ALEPH ficcion (1) EL ALMOHADON DE PLUMAS (1) EL ARISTÓCRATA SOLTERÓN (1) EL ARMARIO (1) EL ARO (1) EL ASESINATO DE DIOS (1) EL BARON DE GROGZWIG (1) EL BARRILITO (1) EL BICHO DE BELHOMME (1) EL BIGOTE (1) EL CARDENAL NAPELLUS (1) EL CETRO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONDE DE MONTECRISTO II (1) EL CONDE DE MOTECRISTO (1) EL CONDUCTOR DEL RAPIDO (1) EL COTTAGE DE LANDOR (1) EL CRIMEN DE LORD ARTHUR SAVILLE (1) EL CRIMINAL Y EL DETECTIVE (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DEMONIO DE LA PERVERSIDAD (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DIOS SIN CARA (1) EL DUEÑO DE RAMPLING GATE (1) EL ERMITAÑO (1) EL FINAL (1) EL FLASH (1) EL FRUTO DE LA TUMBA (1) EL GATO Y EL RATÓN (1) EL GRABADO EN LA CASA H. P. LOVECRAFT (1) EL GRAN GRIMORIO (1) EL HOMBRE DE LA CALAVERA (1) EL HURKLE ES UN ANIMAL FELIZ (1) EL INCORREGIBLE BUITRE DE LOS ALPES (1) EL JOVEN GOODMAN BROWN (1) EL JUEGO DE LOS GRILLOS (1) EL JUEGO DE PELOTA EN RAMTAPUR (1) EL LIBRO DE LO INCREÍBLE (1) EL LIBRO DE LOS SERES IMAGINARIOS (1) EL MATRIMONIO DEL CIELO Y EL INFIERNO (1) EL MESMERISMO (1) EL METRONOMO (1) EL MUNDO AVATAR: ANDY WARHOL (1) EL NECRONOMICON (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL OJO SIN PARPADO (1) EL ORACULO DE SADOQUA (1) EL ORINAL FLORIDO (1) EL ORO (1) EL OTRO VAGABUNDO (1) EL PESCADOR DEL CABO DEL HALCON (1) EL PRECURSOR (1) EL REGRESO (1) EL RELÁMPAGO (1) EL REY (1) EL REY DE HIERRO (1) EL ROBLE HA CAÍDO (1) EL RÍO (1) EL SEXO FRIO (1) EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO (1) EL SUEÑO DEL REY KARNA-VOOTRA (1) EL SUSURRADOR EN LA OSCURIDAD (1) EL TRUEQUE (1) EL USURPADOR DE CADAVERES (1) EL VALLE DE LOS DIOSES (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VENGADOR DE PERDONDARIS (1) EL VIUDO TURMORE (1) EL ZOPILOTE (1) EL _ ALEPH (1) EL cantar del exangel (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELIGE TU DESTINO (1) ELISA BROWN (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE (1) EN EL CREPUSCULO (1) EN ESTADO LATENTE (1) EN LA FERIA (1) EN ZOTHIQUE (1) Eco (1) Edad Media (1) Edgar Allan Poe El Cuervo (1) Edward Bulwer-Lytton (1) Edward Lucas White (1) El Almohadón de Plumas (1) El Arte de la Estrategia (1) El Asirio (1) El BAR II (1) El Barril de Amontillado (1) El Boogie Del Cementerio (1) El Borametz (1) El Buque Fantasma (1) El Carbunclo Azul (1) El Caso de los Niños Deshidratados (1) El Centinela (1) El Clan De Los Parricidas (1) El Club del Ataúd (1) El Corsario (1) El Crimen Invisible (1) El Cuarto en la Torre (1) El Dios de los Brujos (1) El Dios-Monstruo De Mamurth (1) El Dragón (1) El Eclipse (1) El Espejo De Nitocris (1) El Gigante Egoista (1) El Gris Gris En El Escalón De Su Puerta Le Volvió Loco (1) El Haschich (1) El Hombre Del Haschisch (1) El Hombre que Soñó (1) El Hueco (1) El Mago de Oz (1) El Mensajero de la Muerte (1) El Misterio del Mary Celeste (1) El Nuevo Acelerador (1) El Nuevo Acelerador Herbert George Wells. (1) El Príncipe (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Rey Estelar (1) El Ritual (1) El Ruido de un Trueno (1) El Sacerdote Y Su Amor (1) El Signo Amarillo (1) El Underground digital (1) El Vengador de Perdóndaris (1) El Violador de la Moto (1) El Visitante Y Otras Historias Dylan Thomas (1) El Yoga (1) El amor de mi vida (1) El aprendiz de brujo. (1) El armonizador (1) El cadillac de Dolan (1) El camaleón (1) El campamento del perro (1) El cartero del rey (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El cuarto de goma (1) El demonio en Ceirno (1) El duque de L'Omelette (1) El espejo de Ko Hung (1) El extraño vuelo de Richard Clayton (1) El francotirador cazado (1) El grimorio del papa Honorio (1) El guardián entre el centeno (1) El horror del montículo (1) El informe del inspector Legrasse (1) El jardín de Adompha (1) El jardín del tiempo (1) El judío errante (1) El judío errante.Thomas M. Disch (1) El mal de la muerte (1) El muchacho que escribia poesia (1) El mundo que ella deseaba (1) El pararrayos (1) El pecado de Hyacinth Peuch (1) El perfume (1) El pescador del Cabo del Halcón (1) El pescador y su alma (1) El puñal del godo (1) El que acecha en la oscuridad (1) El que susurraba en las tinieblas (1) El roble de Bill (1) El sexo y yo (1) El soldado y la muerte (1) El telar (1) El terror volvió a Hollywood (1) El Árbol de las Brujas (1) El árbol de la buena muerte (1) El árbol de oro (1) El último sueño del viejo roble (Cuento de Navidad) (1) Eliphas Lévi (1) Ellen Schreiber (1) Empirismo (1) En donde suben y bajan las mareas (1) En el Calor de la Noche (1) En persona (1) Ensayo al viejo estilo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Erecciones (1) Eres tan bella como una flor (1) Ergo Proxy (1) Eric Frank Russell (1) Eric Lavín (1) Escéptico (1) Ese Gran simulacro (1) Esoterismo (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estilo gótico (1) Exhibiciones (1) Eyaculaciones (1) F R I E D R I C H N I E T Z S C H E (1) FABULAS Y SIMBOLOS (1) FBI (1) FEMINISTAS (1) FESTIVAL DEL TESTÍCULO (1) FICCIONES (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FRANCIS MARION CRAWFORD (1) FRANK BELKNAP L. (1) FRASES DE POLÍTICOS (1) FREDIE MERCURY (1) FUERA DE ESTE MUNDO (1) Factotum (1) Fahrenheit 451 (1) Farenheit 451 (1) Feuerräder (1) Fiel amigo (1) Flautistas en el bosque (1) Fondo Monetario (1) Frank Belknap Long (1) Frankenstein o el moderno Prometeo (1) Franz Harttmann (1) Fred Saberhagen (1) Frederick Marryat (1) Frederick pohl (1) Freud (1) Fruto negro (1) Fuego Brillante (1) Fuego infernal (1) G. A. BEQUER (1) GENTE REUNIDA (1) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN LADY RUTH (1) GIGANTE (1) GITANO (1) GOTHICPUNK (1) GUARDIANES DEL TIEMPO EXTRAÑOS TERRÍCOLAS ORBITA ILIMITADA ONDA CEREBRAL UN MUNDO EN EL CREPUSCULO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) Gastón (1) Gauguin (1) Geoffrey Chaucer (1) George Berkeley (1) George Gordon Byron (1) George Langelaan (1) George Orwell (1) Ghost lover (1) Gilbert Thomas (1) Gordon Leigh Bromley (1) Gottfried Benn (1) Greg Egan (1) Grimoires (1) Guión para Alíen III (1) Gustave Flaubert (1) Génesis (1) Gómez (1) H. G. WELLS (1) H. P. Lovecraft LA BÚSQUEDA DE IRANON (1) H. P. Lovercraft (1) H.P.Lovecraft y E. Hoffmann Price (1) HAN CAIDO LOS DOS (1) HECHIZOS DE AMOR (1) HERBERT WEST (1) HIJO DE LA LUNA (1) HIPNOS (1) HISTORIA DE MAR Y TIERRA (1) HISTORIA DEL ENDEMONIADO PACHECO (1) HISTORIA DEL JOVEN DE LAS TARTAS DE CREMA (1) HISTORIA DEL MANDADERO (1) HISTORIA GÓTICA (1) HISTORIA PRODIGIOSA DE LA CIUDAD DE BRONCE (1) HOMBRES y DRAGONES (1) HOY Y MAÑANA (1) Hasta donde mueran los sentimientos (1) Hay Tigres (1) Hector G. Oesterheld (1) Heinrich August Ossenfelder (1) Hell-fire 1956 (1) Herbert George Wells. (1) Herman Melville (1) Hierba gatera (1) Historia Del Necronomicon H. P. Lovecraft (1) Historia de un muerto contada por él mismo (1) Historia de una demonización. (1) Horace Walpole (1) Howard Fast (1) Howard P. Lovecraft (1) Howard Philip Lovecraft (1) Héctor Álvarez (1) Híbrido (1) II parte (1) III (1) III parte (1) IMAGEN DE TU HUELLA (1) IMAGINE (1) IMÁGENES MALDITAS (1) INDICE MIO CID (1) Ideas (1) Ilusionismo (1) Inanna (1) Intento (1) Investigador De Lo Oculto (1) Isthar (1) Iván A. Efrémov (1) Iván Turguéniev (1) J. G. Ballard (1) J. J. Van der Leeuw (1) J.D. Salinger (1) JACK LONDON (1) JON WIENER (1) JORGE ADOUM (1) JUAN SALVADOR GAVIOTA (1) JUEGO DE SOMBRAS (1) JUNTO A UN MUERTO (1) Jaime Bayly (1) James H. Schmitz (1) James Montague RhodesCORAZONES PERDIDOS (1) Javi (1) Jean Lorrain (1) Jean Ray (1) Jim Morrison (1) John Lennon (1) John Silence (1) John Stagg - El Vampiro (1) John W. Campbell (1) John Wyndham (1) John/Yoko (1) Jorge Bucay (1) Jorge Manrique (1) Jose Antonio Rodriguez Vega (1) Joseph Sheridan Le Fanu (1) José Luis Garci (1) José Luis Zárate Herrera (1) José Manuel Fernández Argüelles (1) José María Aroca (1) José de Esponceda (1) Juan C. "REX" García Q. (1) Juan Darién (1) Juan Ruiz (1) Juan de la Cruz (1) Juan-Jacobo Bajarlía (1) Kabbalah (1) Keith Laumer (1) Khnum (1) Kit Reed (1) L a Muerte De Halpin Frayser A mbrose Bierce (1) L a Mujer Loba (1) LA ALQUIMIA COMO CIENCIA DEL ARTE HERMETICO (1) LA AVENTURA DEL ASESINO METALICO (1) LA BAILARINA (1) LA BALLENA DIOS (1) LA BALLENA Y LA MARIPOSA (1) LA BARONESA (1) LA BECADA (1) LA BELLEZA INÚTIL (1) LA BELLEZA INÚTILguy de maupassant (1) LA BODA DEL LUGARTENIENTE LARÉ (1) LA CABELLERA (1) LA CASA (1) LA COMPAÑERA DE JUEGO (1) LA CONFESIÓN DE TEODULIO SABOT (1) LA CRIBA (1) LA ESCUELA DE LA PIEDRA DE LOYANG (1) LA ESPADA DE WELLERAN (1) LA ESTATUA (1) LA EXTRAÑA CABALGADA DE MOROWBIE JUKES Rudyard Kipling (1) LA FERIA DE LAS TINIEBLAS (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA LUNA LLENA (1) LA MAGIA NEGRA (1) LA MALDICIÓN (1) LA MAQUINA DEL SONIDO (1) LA MASCARA DE LA MUERTE ROJA (1) LA MOSCA (1) LA MÚSICA DE ERICH ZANN (1) LA NARIZ (1) LA PARENTELA DE LOS ELFOS (1) LA PARÁBOLA CHINA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA QUE ERA SORDA (1) LA RAÍZ CUADRADA DE CEREBRO (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SENDA (1) LA SOMBRA. (1) LA TEMPESTAD (1) LA TEORIA DE LAS MASCOTAS DE L.T. (1) LA TIERRA DE ZAAD (1) LA TIERRA ROJA (1) LA TRAMA CELESTE (1) LA TRÁGICA HISTORIA DEL DOCTOR FAUSTO (1) LA VENTANA ABIERTA (1) LA VENUS DE ILLE (1) LA VISITA QUE J. H. OBERHEIT HACE A LAS TEMPIJUELAS (1) LAGARTIJA (1) LAGRIMAS Y RISAS (1) LAGRIMAS Y SONRISAS (1) LAS BECADAS (1) LAS DOS PRINCESAS (1) LAS GRANADAS (1) LAS HOJAS SECAS (1) LAS LEYES (1) LAS PERVERSAS CRIATURAS DE SERGIO LAIGNELET (1) LAS RANAS (1) LAS RATAS DEL CEMENTERIO (1) LAS REVELACIONES DE BECKA PAULSON (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LEOPOLDO LUGONES (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LEYES DE DROGAS (1) LIBRO DE LA DUALIDAD (1) LIBRO DE LA IGNORANCIA (1) LIBRO DEL AMOR (1) LILIHT (1) LOS AGUJEROS DE LA MASCARA (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS CONSTRUCTORES (1) LOS CUATRO HERMANOS LUNARES (1) LOS DOS CAZADORES (1) LOS DOS HERMANOS (1) LOS DOS POLÍTICOS (1) LOS DOS ÁNGELES (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS HOMBRES QUE BAILAN CON LOS MUERTOS (1) LOS HUÉSPEDES -- SAKI (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS SIETE PUENTES (1) LOS VEINTICINCO FRANCOS DE LA SUPERIORA (1) LOS ÁRBOLES DEL AZUL (1) LSD (1) LUZIFER (1) La Acacia (1) La Aureola Equivocada (1) La Callejuela Tenebrosa (1) La Campaña (1) La Casa Croglin (1) La Casa De Los Espíritus (1) La Caza de Hackers (1) La Ciudad (1) La Cámara De Los Horrores (1) La Cámara de los Tapices (1) La Entrada Del Monstuo (1) La Estatua de Sal (1) La Extraña Cabalgada De Morowbie Jukes (1) La Fiera Y La Bella (1) La Leyenda De San Julian El Hospitalario (1) La Liberación de la Bella Durmiente (1) La Luna Nueva (1) La Magia (1) La Mandrágora (1) La Mascarada (1) La Muerte Enamorada (1) La Máscara de la Muerte Roja (1) La Palida Esposa De Toussel (1) La Pradera Verde (1) La Pócima Vudú De Amor Comprada Con Sangre (1) La Torre del Elefante (1) La Tregua (1) La Vérité (1) La bahía de las corrientes irisadas (1) La capa (1) La casa de Cthulhu (1) La casa del hacha (1) La casa hechizada (1) La catacumba (1) La condena (1) La cultura del miedo (1) La dama de compañía (1) La familia de Pascual Duarte (1) La guadaña (1) La hija del árbol (1) La llave de plata (1) La lucha por la vida I (1) La lucha por la vida II (1) La lucha por la vida III (1) La mansión de las rosas (1) La mañana verde (1) La muerte del borracho (1) La mujer de Dennis Haggarty (1) La mujer del bosque (1) La máquina del sonido (1) La novia del ahorcado (1) La parra (1) La pregunta (1) La reina estrangulada (1) La soledad del escritor en el siglo XXI (1) La sombra de Eva (1) La sombra que huyó del capitel (1) La sombra que huyó del capitel. los mitos de cthulhu (1) La sombra que huyó del chapitel (1) La vampiro española (1) La ventana en la buhardilla (1) La vida de la muerte (1) La vida en las trincheras del Hiperespacio (1) La vida nueva (1) Lain (1) Las botas mágicas (1) Las figurillas de barro (1) Las imprudentes plegarias de Pombo el idólatra (1) Las mandrágoras (1) Las once mil vergas -- Guillaume Apollinaire -- Advertencia (1) Las palabras mágicas (1) Las puertas del Valhalla (1) Lawrence C.Conolly (1) Leigh Brackett (1) Lestat (1) Ley y Orden (1) León Tolstoi (1) Libro de Buen Amor (1) Libro de Eibon (1) Lilitú (1) Lista de los demonios en el Ars Goetia (1) Llegado desde el infierno (1) Lluvia Negra (1) Lord of the Flies (1) Los Crímenes de la Rue Morgue (1) Los Elementales (1) Los Nueve Pecados Satánicos (1) Los Poemas Ocultos (1) Los cazadores de cabezas (1) Los colmillos de los árboles (1) Los comedores de lotos (1) Los gatos de Père Lachaise (1) Los hijos de Babel (1) Los príncipes demonio I (1) Los reploides (1) Los árboles parlantes (1) Lotófagos (1) Luana (1) Luis Enrique Délano (1) Luisa Axpe (1) Lydia Cabrera (1) Lyman Frank Baum (1) M .R. James (1) MACHISTAS (1) MAESE LEONHARD (1) MAGICO (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MAQUIAVELO (1) MARIDOS (1) MARIO VARGAS LLOSA (1) MARY W. SHELL (1) MAS ALLÁ DEL MURO DEL SUEÑO (1) MAUPASSANT. AHOGADO (1) MAUPASSANT. ADIOS (1) MAUPASSANT.EL AFEMINADO (1) MAUPASSANT.EL ALBERGUE (1) MEN IN BLACK (1) METAMORFOSIS (1) MI MONSTRUO DE OJOS SALTONES (1) MI RESPETADO SUELO DURMIENTE (1) MINICUENTOS ESCALOFRÍO (1) MULTIPLICACIÓN. (1) Mage La (1) Magia menor (1) Manual de zoología fantástica (1) Manuel González Noriega (1) Mao (1) Marcel Proust (1) Margaret A. Murray (1) Margarita Guerrero (1) Margaritas Fredric Brown Daisies (1) Marguerite Duras (1) Mario Benedetti - La noche de los feos (1) Mario Benedetti - Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Mario Flecha (1) Marx (1) Mary Shelley. (1) Mary Wolfman (1) Marzo Negro (1) Matrix (1) Maxim Jakubowski (1) Maximiliano Ferzzola (1) Me siento sola (1) Memnoch El Diablo (1) Memoria de Crímenes (1) Memorias de un moribundo (1) Mentalismo (1) Metadona (1) Metzengerstein (1) Mi Querida Muerte (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA LA GITANILLA (1) Mitología hebrea (1) Monopolio (1) Montado en la bala (1) Mujer de pie (1) MundoDisco (1) My buddy (1) MÁSCARAS (1) Más allá de los confines del mundo (1) Más vasto que los imperios (1) Máximo Torralbo (1) Música (1) NARRACIONES OCULTISTAS (1) NEGLIGENCIA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NOTICIAS (1) NOTICIAS DEL MAS ALLA (1) NUL-O (1) Nathaniel Hawthorne (1) Necrológica (1) Neil Olonoff (1) Nelly Kaplan (1) Neuromancer (1) Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Ni Corruptos Ni Contentos (1) Nicolás Maquiavelo (1) Nieto de un verdugo (1) Nightmares and dreamscapes (1) Nikolàj Semënovic Leskov (1) No Despertéis a los Muertos (1) No Tengo Boca. Y Debo Gritar (1) No a la censura (1) No te Salves (1) No tocarte (1) Nona (1) Novela de terror (1) Nyarlathotep (1) Nyarlathotep el Terrible (1) O V I D I O (1) OLIVER ONIONS (1) ORGIAS (1) ORISHAS (1) OSCURA Y FRIA NOCHE (1) Opinion Personal (1) Otros mundos. otros dioses (1) PACIENTE BERLIN (1) PACTO (1) PACTOS DIABOLICOS EN FLORES PACTOS DIABOLICOS EN FLORES (1) PALABRAS (1) PAPÁ BENJAMIN (1) PARANOYAS (1) PARCAS (1) PARTE 1 (1) PATTI SMITH (1) PAZ CONTAGIOSA (1) PAZ Y GUERRA (1) PELIGROS DEL SATANISMO (1) PINOSANGUINOCHETBURUNDA (1) PLURIEMPLEO (1) POBRE (1) POE Y OTROS (1) POEMA INDIO (1) POEMA VAMP (1) POEMAS ÚLTIMOS (1) POEMÊ (1) POIROT INFRINGE LA LEY (1) POQUITA COSA (1) POR LA SANGRE ES LA VIDA (1) PRELUDIOS (1) PREMIOS (1) PROCESO (1) PRÍNCIPE Y MENDIGO (1) PUERTA AL INFIERNO SANGRE EN EL CIELO (1) PUNK (1) PUNTO DE PARTIDA (1) PUTA (1) Padma Sambava (1) Padre fundador (1) Para las seis cuerdas (1) Parricidios (1) Patakí De Ofún (1) Patrick Süskind (1) Paulo Navas (1) Pecados capitales (1) Pedro Pastor (1) Pelotón D (1) Pequeña Antología (1) Pesadilla (1) Pete Adams (1) Peter Shilston (1) Peter Valentine Timlett (1) Peter Wake (1) Philaréte Chasles (1) Poema de amor a una chica que hacía striptease (1) Poemas Completos (1) Poemas Malditos (1) Poemas de Gilgamesh (1) Poemas de amor (1) Porthos (1) Primer amor (1) Primera parte (1) Primera parte 2 (1) Prosper Mérimée (1) Protesta Anonima General (1) Proyección (1) Príncipe (1) Príncipe de las tinieblas (1) Próxima Centauri (1) Pseudomonarchia Daemonum (1) Psiquismo (1) Punch Drunk (1) QUE DIFÍCIL ES SER DIOS (1) R. E. HOWARD (1) R. W. Chambers (1) R.E.3 (1) RAMÓN GOMEZ DE LA SERNA (1) REANIMADOR (1) REGIONES APARTADAS (1) RELATOS DE TERROR (1) RENZO (1) RETRANSMISION ETERNA (1) RIMA VII (1) RIMA XXXVIII (1) RITUALES SATANICOS (1) ROBERT LOUIS STEVENSON (1) ROBOT CITY (1) ROLL AND ROLL (1) ROMANCE DEL ENAMORADO Y LA MUERTE (1) Raymond J. Martínez (1) Reaper (1) Recetas (1) Respuesta del Forastero (1) Reto (1) Retoños (1) Reventando el sistema (1) Rhea (1) Richard Bellush (1) Richard Calder (1) Richard Shrout (1) Richelieu (1) Ritos (1) Rituales con los ángeles (1) Robert Ervin Howard (1) Robert Ervin Howard: Un Recuerdo (1) Rochefort (1) Rockefeller (1) R’Iyeh (1) S. SV - XVIII (1) SALIDA DEL EDEN (1) SALVAME (1) SATANICo (1) SATÁN (1) SECTAS SATÁNICAS (1) SECUESTRO HOCHSCHILD (1) SEHNSUCHT (1) SETENTA (1) SIDDHARTA (1) SIN TON NI SON (1) SLAN (1) SOBRE LA ARENA (1) SORTEOS (1) SORTILEGIO DE OTOÑO (1) STANLEY CEPILLO DE DIENTES (1) STÉPHANE MALLARMÉ (1) SUEÑOS (1) Sandy Lopez Juarez (1) Santa Teresa de Ávila (1) Saquitos (1) Segador (1) Segunda parte (1) Serial Experiments Lain (1) Sharon N. Farber (1) Si Viene Damon (1) Siembra de Marte (1) Siglo XV (1) Silent Möbius (1) Simbiótica (1) Skull and Bones (1) Sobre Todo Madrid (1) Sociedad Thule (1) Sociedad Vril (1) Soy Leyenda (1) Soy la Puerta (1) Stalin (1) Stanley G. Weinbaum (1) Stanley Weinbaum (1) Stephen Vincent Benet (1) Supieras... (1) SÍMBOLO DE BALPHOMET (1) TALENTO (1) TOBERMORY (1) TOMBUCTÚ (1) TONTOS (1) TRAGEDIAS (1) TRATADO ESOTÉRICO DE TEURGIA (1) TRES DIOSES Y NINGUNO (1) TRES REGALOS (1) TRINITY BLOOD (1) TROPAS DEL ESPACIO (1) TU FRIALDAD (1) Tanith Lee (1) Taveret (1) Teatro de Crueldad (1) Templarios (1) Tercera parte (1) Tercera parte 2 (1) Terror en el espacio (1) Terry Carr (1) Terry Pratchett (1) Tetas (1) The Green Meadow (1) The Lilim (1) The Matrix (1) The Reward (1) The dead beat (1) The garden of time (1) The green morning (1) Theodore Sturgeon (1) Thomas Burnett Swann (1) Théàtre des Vampires (1) Tierra extraña (1) Tokio (1) Totemismo (1) Transmisión (1) Transmutación Transferencia Misticismo Desarrollismo (1) Trigun (1) Tsathoggua (1) Términos (1) U N C A M I N O A L A L U Z D E L A L U N A (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN ASESINATO (1) UN COMPENDIO DE SECTAS (1) UN DIA EN EL REFLEJO DEL ESPEJO (1) UN LUGAR DE LOS DIOSES (1) UN MENSAJE IMPERIAL (1) UN OLOR A MUNDO (1) UN SEÑOR MUY VIEJO CON UNAS ALAS ENORMES (1) UN SUEÑO (1) UNA CONFLAGRACION IMPERFECTA (1) UNA ISLA (1) UNA ODISEA MARCIANA (1) UNA PEQUEÑA FABULA (1) UNA TARDE EN LO DE DIOS (1) UNA TUMBA SIN FONDO (1) URSULA K. LEGUIN (1) USA (1) USURPACIÓN DE DERECHOS DE AUTOR (1) Un crimen fuera de lo corriente (1) Un día en el confín del Mundo (1) Un escándalo en Bohemia (1) Un escándalo en Bohemia sir Arthur Conan Doyle (1) Un manifiesto Cyberpunk (1) Un marido ideal (1) Una carta abierta a H. P. Lovecraft (1) Una confesión encontrada en una prisión de la época de Carlos II (1) Una cuestión de identidad (1) Universo desierto (1) Ursula K. Le Guin (1) Utopía (1) V I N C E N T V A N G O G H (1) VENGANZAS (1) VESTIDURAS (1) VIEJO VINO (1) VIH-SIDA (1) VINTAGE (1) VITTORIO EL VAMPIRO (1) VIVIDOR A SU PESAR (1) VIVOS (1) VOLUMEN 1 (1) VOLUMEN 1parte 2 (1) Valencia (1) Valencia nocturno (1) Venganzas Y Castigos De Los Orishas (1) Viaje a la semilla (1) Viktor Saparin (1) Villiers de L'Isle (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Vivian Meik (1) Voces de la Oscuridad (1) Von Junzt (1) Vuelto a nacer (1) Víctor Hugo (1) W.W. Jacobs (1) WHITE (1) WHITE ZOMBIE (1) Walter Scott (1) WannaFlock (1) Ward Moore (1) Weird Tales (1) Wendigo (1) Wilfred Blanch Talman (1) William Golding (1) William H. Hogdson (1) William Irish (1) William Shakespeare (1) Winifred Jackson (1) Wlliam Shakespeare (1) Wood'stown (1) Y cada día nos cuesta más soñar. (1) YERMA (1) YING-YANG (1) YO OS SALUDO (1) YVETTE (1) Yasutaka Tsutsui (1) Yra Reybel (1) YulyLizardi (1) ZOMBIE (1) ZOTHIQUE (1) Zenna Henderson (1) Zuzana_dt666(arrova)hotmail.com (1) a dreamer`s tales (1) a la caza (1) abducciones (1) abortivo (1) abstractos (1) aceite de perro (1) acerca de nyarlatoted (1) acido (1) actual (1) actualizacion 4.0 (1) adicción (1) adios (1) adolfo (1) agathos (1) aguelles (1) ahogado (1) al pueblo hebreo (1) alcacer (1) aldoux huxley (1) aleksandr (1) alfa (1) algo sobre los gatos (1) algunas formas de amar (1) ali-baba y los cuarenta ladrones (1) almas (1) alto (1) amante fantasma (1) amateur (1) ambiente (1) amor . i love... (1) amy foster (1) analogia (1) anarko-undergroud (1) anarquía (1) anecdota (1) angel (1) angela (1) angeles guardianes (1) angelustor (1) animales racionales (1) animas (1) ann (1) anonimos (1) antes del espectaculo (1) antifona (1) antiguos (1) anton (1) antropologia de la muerte (1) apariciones (1) apocalipsis 2012 (1) apocalipsis-ficcion (1) apocapocalipsis (1) apocrifos (1) aqui hay tigres (1) aqui vive el horror (1) arcangel negro (1) archivos (1) arde (1) arfego (1) arkham (1) armagedon (1) armando (1) armas (1) arqueologia (1) arquetipo (1) arquitectura (1) arrebatado (1) articulo (1) articulos (1) artista gotica (1) asesino (1) asesino en serie (1) asesinos (1) asfódelo (1) ashkin (1) atlantida (1) auto de fe (1) autobiografia carcelaria (1) autores (1) avalon (1) avatar (1) ayuda alienigena (1) bajo (1) bajo la piramide (1) barrilamontillado (1) bdsm (1) berenice (1) berkeley (1) berlin (1) bert-sellers (1) biblia (1) bibliografia (1) bien (1) biotecnologia (1) blanco y negro (1) blog (1) blogs (1) blood canticle (1) bloods (1) boemios (1) boix (1) books of bloods (1) bram (1) brenda (1) breve (1) bruja (1) brujas y ovnis (1) bublegum (1) budhismo (1) budismo (1) bukoski (1) cabalista (1) cabalistico (1) caballeros de Jerusalén (1) caballeros de tabla redonda (1) campbell (1) cancion (1) canciones (1) canibal (1) canto (1) canto vii (1) cantos (1) caotico (1) capilla (1) capitulos eliminados (1) capuletos montescos (1) carl sagan (1) carlo frabetti (1) carta a colin wilson (1) casa tomada (1) catacumbas (1) causas (1) cd (1) celebres (1) celta (1) cementerio (1) cenizas (1) censura (1) centinela (1) cesar vallejo (1) charles (1) charles fort (1) charlotte mew (1) chulhut (1) ciber (1) cibercultura (1) ciencias de la educación (1) cinico (1) circulo (1) claro de luna (1) cocaína (1) coeficiente intelectual (1) coelho (1) coleccion relatos de terror (1) collins (1) color (1) comentarios (1) como ser un gran escritor (1) completo (1) compramos gente (1) concepto gotico (1) concilio de rivendel (1) condecorado (1) confesion (1) conocer (1) contemporaneo.1863 (1) control de las informaciones (1) conversacion (1) correspondencias sephirothicas (1) corrupcion (1) costumbre (1) crackanthorpe (1) creador (1) creencias (1) crimenesdelamor (1) cripta (1) cristiana (1) cristiano (1) cronicas marcianas (1) cronopios (1) cubres borrascosas (1) cuento clásico de terror (1) cuento extraño (1) cuento macabro (1) cuento terror (1) culto secreto. algernon lackwood (1) cultura (1) curita (1) cyberglosario (1) cyborg (1) cíclopes (1) dactilo (1) dalia negra (1) damon knight (1) daniel defoe (1) darex (1) darex vampire (1) darg (1) dark art (1) darks (1) data desde el siglo X hasta el XV (1) david lake (1) de kadath el desconocido (1) de leng en el frio yelmo (1) de los antiguos y su simiente (1) de los diversos signos (1) de los tiempos y las epocas que deben observarse (1) debilidades (1) definiciones (1) delicioso dolor (1) demonios sin cuernos (1) demons (1) demons et merveilles (1) dendrofilia (1) dependencia (1) dependencia de las computadoras (1) depresion (1) derleht (1) derleth (1) desamparado en el infierno (1) desaparición (1) descanso (1) desconocido (1) descubrimiento (1) desintoxicación (1) desmembramiento (1) desolacion (1) devil doll (1) diablos internos (1) diabolico (1) diabolos (1) diccionario de los infiernos (1) dicho (1) dickens (1) dictadores (1) dictionarie infernal (1) dikens (1) diligencias (1) dinero (1) diosa (1) diosas madres (1) discipulos (1) disculpas (1) dolor-fiel amigo (1) dominio publico (1) dorian gray (1) down (1) dowson (1) doyle (1) dragones (1) dramaturgo (1) droga (1) duende (1) e l v a m p i r o (1) e-mails (1) e.a.poe (1) e.t.a. hoffman (1) eclipse (1) ecuador (1) eddy (1) edicion fria (1) el ahogado mas hermoso del mundo (1) el alberge (1) el alfabeto de nug-soth (1) el amo de moxon (1) el angel (1) el arbol (1) el arbol de la bruja (1) el arma (1) el arpa (1) el artista (1) el auxiliar de la parroquia (1) el avaro (1) el ayunador (1) el barbero de bagdad (1) el coco (1) el cohete (1) el conde dracula (1) el contejo de anthony garstin (1) el corazon de la señorita winchelsea (1) el dia de los trifidos (1) el diablo en la botella (1) el dios caballo (1) el duende (1) el enamorado y la muerte (1) el engendro maldito (1) el entierro de las ratas (1) el estatuto de las limitaciones (1) el fantasma (1) el grabado de la casa (1) el gran dios pan (1) el hechizo mas fuerte (1) el hombre (1) el hombre del cohete (1) el horror de dunwich (1) el horror de salem (1) el huesped de dracula (1) el huracan (1) el intruso (1) el ladron de cadaveres (1) el libro de los condenados (1) el manuscrito (1) el manuscrito de un loco (1) el martillo de vulcano (1) el mercado de niños (1) el milagro secreto (1) el misterio de las catedrales (1) el monte de las animas (1) el mortal inmortal (1) el mundo (1) el mundo avatar (1) el mundo poseido (1) el negro (1) el otro pie (1) el padre escrupuloso (1) el poder de las palabras (1) el pozo y el pendulo (1) el principe (1) el principe feliz (1) el puente del troll (1) el que se enterro (1) el que tenia alas (1) el rayo que no cesa (1) el regreso del brujo (1) el retrato oval (1) el saber del sueño (1) el secreto del barranco de macarger (1) el sello de yog-sothoth (1) el señor de las moscas (1) el señor de los anillos (1) el temple (1) el tenorio (1) el ungüento de khephens el egipcio (1) el veto del hijo . thomas hardy (1) el viejo terrible (1) el visitante (1) el visitante del cementerio (1) el zorro y el bosque (1) elias (1) elizabeth gaskell (1) email (1) emisarios (1) en las montañas alucinantes (1) en las montañas de la locura (1) encantamientos (1) enfermedad (1) engaño (1) enrique andersont imbert (1) ente (1) entrad a mi reino (1) enviados (1) epilogo (1) equivocado (1) eric lavin (1) escapar (1) escrito (1) escrito 1514 (1) escritura (1) escuela (1) esoterico (1) espacio-tiempo (1) españolito que vienes al mundo (1) especial (1) espiritus rebeldes (1) essex (1) esteban echeverria (1) estetica (1) etchinson (1) evangelion (1) evangelista (1) excluidos (1) experimental (1) extractos (1) extraño (1) fantasticas (1) favole (1) feeds (1) felicidad (1) filtros (1) fin del mundo (1) final (1) fondos (1) foro (1) fosas comunes (1) fracmento (1) fragmento (1) fragmentos .las mil y una noche (1) frances (1) francisco (1) francisco umbral (1) frases celebres (1) fredo (1) free (1) fructuoso de castro (1) fulcanelli (1) funciones (1) futurista (1) fuy un profanador de tumbas adolescente (1) gabriela mistral (1) gai (1) galsworthy (1) gaston leroux (1) geirtrair-la desmembradora (1) geometria euclediana (1) george gissing (1) georgie porgie (1) ghost (1) gor­gonas (1) goth darknes (1) gothh (1) gothico (1) gothnight (1) goticas (1) gotico-victoriano (1) grimorio (1) guerraarte (1) guerras (1) guerras espirituales (1) guillermo (1) gusana_0520(arrova)hotmail.com (1) gustavo adolfo bequer (1) gótica (1) gótico (1) hambre (1) hara-kiri (1) harian (1) hay que aguantar a los niños (1) hebrea (1) hechiceria (1) hecho real (1) helena (1) helene hannf (1) henry james un dia unico (1) herlink harland (1) heroina (1) hilanderas (1) hill house (1) hipertexto (1) historia de amor (1) historia de vampiros (1) historia desconocida del cannabis (1) historia gotica (1) historia gotica cañi (1) historia terror (1) historias vampiricas (1) hombre oscuro (1) horacio (1) houdini (1) howard p.lovecraft (1) http://www.youtube.com/watch?v=qGuF-_SIYnc (1) huellas (1) hugo mujica (1) ian watson (1) ibañez (1) identidades (1) ignacio almada (1) imagenes . art (1) imagenes de culto (1) imagenes malditas (1) imagenes.blogdiario.com (1) inconvencional (1) ineditos (1) inez wallace (1) infiledidades (1) inhumano (1) instrucciones (1) intolerancia (1) inusual (1) invocacion (1) invocacion satanica (1) invocaciones (1) iq (1) irreal (1) isabel allende (1) isidro marin gutierrez (1) j.w. goethe (1) jack womack (1) japan/spain (1) jay anson (1) jazz (1) jinetes del apocalipsis (1) joan aiken (1) john marks (1) johnathan y las brujas (1) johnson spencer (1) jose maria aroca (1) jose martin (1) joseph conrad (1) juan g. atienza (1) juan marino (1) judeo-mesopotamica (1) juez (1) justicia (1) juventud (1) kabala (1) kamasutra (1) kipling (1) klein (1) kons (1) la abjuracion del gran cthulhu (1) la aventura de los coches de punto (1) la boda de john charrington (1) la busqueda de iranon (1) la caida de la casa usher (1) la casa vacia (1) la cisterna (1) la cueva de los ecos (1) la cueva de malachi (1) la dama de las sombras (1) la demanda de las lagrimas de la reina (1) la desolacion de soom (1) la divina comedia (1) la durmiente (1) la encina (1) la esfinge sin secreto (1) la flor del membrillo (1) la formula de dho-hna (1) la futura difunta (1) la gran ramera (1) la gran ramera : ICCRA (1) la guarida (1) la hija de ramses (1) la hija del tratante de caballos (1) la historia de moises y aone (1) la hora final de coffey (1) la invencion de la soledad (1) la ironía (1) la lampara de alhazred (1) la larva (1) la leyenda de esteban (1) la llamada de chylhu (1) la luns nueva (1) la mano (1) la mano disecada (1) la mezcladora de cemento (1) la misa del ateo (1) la montaña de la locura (1) la nave blanca (1) la noche de los tiempos (1) la playa (1) la playa y la muerte (1) la politica del cuerpo (1) la pradera (1) la prueba del amor (1) la puerta del señor de maletroit (1) la rabia (1) la resurreccion de los muertos (1) la rosa del vampiro (1) la sal de la tierra (1) la siesta de un fauno (1) la sombra del desvan (1) la sombra del lago (1) la tos (1) la vela carmesi (1) la venta de los gatos (1) la venus de las pieles (1) la voz de hastur (1) lady (1) las 3.47 de la madrugada (1) las almas de animales muertos (1) las gemelas asesinadas (1) las islas voladoras (1) las joyas (1) las manos de coffey (1) las niñas de alcacer (1) las parcas (1) las piedras magicas (1) latin (1) lawrence (1) lectura (1) lecturas para el baño (1) leonora (1) lesli_paloma_estrella(arroba)hotmail.com (1) letanias de satan (1) levi (1) leviatan (1) leyenda del valle dormido (1) lhiliht-La novia de Corinto (1) li po (1) libre (1) libro cuarto (1) libro de la vida (1) libro de los vampiros (1) libro de poemas (1) libro decimo (1) libro septimo (1) ligeia (1) lilit (1) limpio (1) linkmesh.com (1) lirics (1) listado (1) literatura sucia (1) lo grotesco (1) lobos (1) londres (1) lores (1) los alfileres (1) los cuatro jinetes del apocalipsis (1) los despojos (1) los desterrados (1) los devoradores del espacio (1) los espadachines de varnis (1) los infortunios de la virtud (1) los primigenios (1) los secretos del corazon (1) los suicidios (1) los superjuguetes duran todo el verano (1) lovecrat (1) lover (1) luis cernuda (1) luis fernando verissimo (1) lullaby (1) lyrics (1) madame D (1) madre de serpiente (1) madres (1) maestros del terror (1) magacine (1) magia (1) magia blanca (1) magia eclesiastica (1) mal (1) maleficios (1) manera de vivir (1) manga (1) manifiesto subrealista (1) manuscrito (1) manuscritos del mar muerto (1) maria en distintas religiones (1) marques de sade (1) martir (1) marvel (1) mas alla del muro de los sueños (1) mas alla del muro del sueño (1) mas visitadas (1) matanzas de polonias (1) maters (1) matriarcado (1) matrimonio del brigadier (1) maupassant.gotico (1) maximo torralbo (1) meditacion (1) memoria (1) memorias (1) memorias de una princesa rusa (1) mentiras iglesia catolica (1) mi lamento (1) mi raza (1) midi (1) mil y una noche (1) minicuentos (1) miseria campesina (1) misiva (1) mistico (1) mitologia (1) modernizacion (1) moderno (1) moliere (1) moradas (1) moradores (1) morgana (1) morirse de amor (1) morphinoman (1) mortician corpse (1) moscu (1) movil (1) msn (1) muete roja (1) mundo muerto (1) mutante (1) nExTuz (1) narrativa completa (1) naturalista (1) necropolis (1) negocios (1) negra (1) negro (1) negromantico (1) neo (1) neo-historia-futurista (1) neo-nazi futurista (1) neoclasical (1) neon (1) nesbit (1) neuquen gaston (1) new york (1) nicolas maquiavelo (1) nikolaj vasilievic gogol (1) ninfos (1) niño (1) niñosfantasia (1) no tengo boca y debo gritar (1) noche ahogadora... (1) normal (1) nota;lectura (1) novelas cortas (1) nueva frontera (1) nueva jerusalem (1) nueve (1) o manual practico do vampirismo (1) obra ficticia. (1) obsesiones (1) obsesivo (1) odin (1) ohann L. Tieck (1) oinos (1) ola de violencia (1) olonoff (1) omega (1) opio (1) oracion a la diosa liliht (1) orden (1) oscura (1) oscuridad (1) oscuro.imagenes (1) otros (1) paciencia (1) pactos (1) paganos (1) paginas goticas (1) pandilleros (1) para componer el incienso de kzauba (1) para convocar a shub-niggurath (1) para el conjuro de las esferas (1) para erguir las piedras (1) para forjar la cimitarra de barzay (1) para hacer el polvo de ibn ghazi (1) para invocar a yog-sothoth (1) parabola (1) parabola de las prisiones (1) paracelso (1) paradoja (1) paradojico (1) paranormal (1) parodia (1) parte1 (1) pasajero (1) pasajeros (1) pasion (1) paul (1) pecado (1) pekiz (1) pendulo (1) pensamientos y meditaciones (1) pequeña antologia (1) pequeños mosnstruos (1) perder los nervios o la cabeza (1) perdida (1) perdon (1) perez (1) pero las nubes nos separan (1) personalidad multiple (1) personas (1) pespectivas paranoicas (1) picassa (1) piezas condenadas (1) pigmeos (1) pin-pon (1) plagas (1) plegaria (1) plumas etereas (1) poder policial (1) poema dolor (1) poema novel (1) poemario (1) poemas vampiricos (1) poesia completa (1) poesia popular rusa (1) poesia sucia (1) poeta (1) poetry (1) policia (1) policia 1999 (1) policia del pensamiento (1) polidori (1) pop (1) pop art (1) por fin se hace justicia (1) por ti (1) portugues (1) posguerras (1) postestades (1) pozo (1) practicas (1) pratchett (1) preambulos (1) premoditorio (1) primer temor (1) primeros tiempos (1) primigenios (1) primordiales (1) principados (1) principio (1) principio del mundo (1) prosapoema (1) prostibulo (1) prudencia (1) psiquicos (1) pubertad (1) pura y dura (1) pushkin (1) querubines (1) quien se ha llevado mi queso (1) quija (1) quimeras (1) quimica (1) quincalla (1) quiroga (1) raciocinio (1) racismo (1) radicalismo religioso pentecostal (1) radios (1) rafael lopez rivera (1) raices (1) rea silvia (1) realidad alternativa (1) realismo del subrealismo (1) realismo sucio (1) rebote (1) recopilaciones (1) recuerdos (1) red (1) redsatanica (1) referencias (1) registro (1) registro exoterico (1) rehabilitacion de marginados (1) rehabilitacion de toxicomanos (1) reino gótico (1) relato gotico (1) relato gotico de amor (1) relato negro (1) relato oscuro (1) relato.horror (1) relatos cortos (1) relicario de tinieblas (1) religioso (1) relojero (1) remar (1) renegado catolicamente (1) requien por un dios mortal (1) reseñas (1) residuos (1) restaurantes (1) retazo (1) retrato (1) robert e.howard (1) rocio (1) romance (1) romance de lobos (1) romeo y julieta (1) ropas viejas (1) rosaroja (1) ruinas (1) rumores blasfemos (1) rusos (1) sacher-masoch (1) sacramento (1) sacrilegium (1) sadman (1) salamandras (1) san juan (1) san petesburgo (1) santa compaña (1) santa parca (1) satanas vende objetos usados (1) satanica (1) satanicos (1) satanizarus (1) sbrealismo (1) sectario (1) seleccion de poemas (1) semilla negra (1) sentido (1) sephirotico (1) sepulveda (1) ser (1) seven (1) sexo (1) señales (1) shirley jackson (1) sigils (1) significado (1) silfos (1) simbolgia (1) simbolica (1) similitud (1) sin cortes (1) sin identidad (1) sindbab el marino (1) sinfonica (1) sion (1) sir Arthur Conan Doyle (1) sires (1) sistema (1) sistina (1) situacion (1) slideshow (1) snuff (1) snuff movie (1) socrates (1) soledad (1) soluciones (1) song (1) sordo.mudo y ciego (1) stan rice (1) stevenson (1) stocker (1) strange (1) subconciente (1) subcubo (1) submundo del terror (1) sueños de nombres muertos (1) sueños difusos (1) sueños fobicos (1) sumeris (1) sunis (1) supersticiones (1) surrealism (1) surrealista (1) suttas (1) szandor (1) tarot.vida (1) tatuaje (1) te degollare de nuevo kathleem (1) te quiero puta (1) te sientas bien (1) teem (1) telato (1) telequinesico (1) temas (1) temas varios (1) tematicos (1) temor (1) terror desconocido (1) terror supertiscioso (1) terror.gotico (1) testimonio (1) texas (1) texto de un comentario (1) texto satanico (1) thackeray (1) the black cat (1) the haunting (1) the number in the best (1) tiempo (1) tierra de vampiros (1) tiros de gracia (1) tisera martin (1) todo depende de un cabello (1) todocharlas (1) toledo (1) tolkien (1) tomo3 (1) tortura (1) trabajos (1) traduccion (1) trailer (1) trainspotting (1) transilvania (1) tres-fechas (1) tribunales rusticos (1) triste (1) trollope (1) ubbo-sathla (1) un adios (1) un asunto de otro tiempo (1) un beso (1) un dia de campo (1) un hijo (1) un hombre (1) un naufragio psicologico.laguna mental (1) un poco de lejia en polvo (1) un raton en el pasillo (1) una carta (1) una ejecucion espeluznante (1) una hija de ramses (1) una jaula para la muerte (1) una pequeña historia piadosa (1) una vez en la vida (1) una victima del espacio superior (1) unamuno (1) universo sin límites (1) vacuna vih/sida (1) valentine (1) valle inclan (1) valle o paraiso (1) vampira (1) vampirica (1) vampirismus (1) vampíricos.varios (1) van hellsing (1) varios. (1) vejez (1) velatorio (1) ven... (1) veneno del cielo (1) verdugos voluntarios (1) viajando (1) viaje nocturno (1) vida de un vagabundo (1) videoart (1) videopoema (1) villiers de l´isle-adam (1) violacion (1) vision del futuro remoto (1) visual (1) vittorio (1) voladores (1) vuelta (1) wallpapers (1) walpurgis (1) wasington (1) web`s oficiales (1) wells (1) william (1) winston sanders (1) within temptation (1) wmv (1) woody allen (1) wrong (1) y más lento (1) yhvh (1) yo andube con un zombie (1) ªparte (1) ¿De que escapaban nuestros dioses? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Tenian ombligo Adan y Eva? (1) ¿cantara el polvo tus alabanzas? (1) ¿quien mato a zebedee? (1) ÁNIMAS Y FANTASMAS. (1) Álvares de Azevedo (1) Época de siembra (1) ÍNDICE DE VARIAS HISTORIAS (1) ΩMEGΛ (1) अल अजिफ (1)

.