BLOOD

william hill

Seguidores

lunes, 15 de noviembre de 2010

DENOMINACIONES DEL ANGEL DE LUZ



DENOMINACIONES DEL ANGEL DE LUZ

La gente suele creer que las palabras diablo y demonio son sinónimos, y como tales los usa. Pero la Sagrada Escritura no usa la palabra estas dos palabras como sinónimos. Por lo que dice la Biblia del Diablo, éste es un espíritu muy superior al resto de jerarquías demoníacas. La palabra Diablo o Satán o Beelzebub siempre son usadas en singular, así como sus otras denominaciones equivalentes (la Serpiente, el Dragón, etc). Mientras que la palabra demonio aparece unas veces en singular y otras en plural.La palabra hebrea Satán significa adversario, su traducción al griego es la palabra Diabolos, de la raíz dia-ballo, dividir, el significado de Diablo sería quien pone división, y su sentido derivado sería calumniador. En arabe la palabra Satán significa macho cabrio.
Belial o Beliar, de la raíz Baal que significa el señor, es otra forma de nombrar a Satanás en el Nuevo Testamento. El símbolo de Baal es el toro, frente a la ferocidad del toro, o de la cabra, se contrapone la mansedumbre del cordero, símbolo de Jesucristo
Beelzebul (o Beelzebub) significaría príncipe del estiércol, o príncipe de las moscas. Si mezclamos la palabra aramea be´el (que significa señor) con la palabra hebrea zebul (que significa casa) sería entonces señor de la casa.
El Diablo aparece en la Sagrada Escritura con las siguientes denominaciones además de las ya dichas antes:
el Acusador ,
el Enemigo,
el Tentador,
el Maligno,
el Asesino desde el principio,
el Padre de las mentiras,
el Príncipe de este mundo,
la Serpiente,

Lucifer es una denominación que no se haya en la Biblia, y significa estrella de la mañana. La simbología sería que las estrellas representan a las naturalezas angélicas, la luna a la Virgen María, y el sol -el astro rey- representaría a Dios. El día primero de la creación, en que se separa la luz de las tinieblas, la luz representaría la creación de los ángeles bienaventurados, mientras que la noche la defección de los ángeles rebeldes, Satanás sería el lucifer, es decir la estrella primera que anuncia la noche, la primera defección que apareció en el cielo crepuscular. De ahí que el nombre de Lucifer le conviene por la belleza de la estrella que corresponde a su naturaleza angélica superior a las otras, y por ser la primera estrella del crepúsculo. Algunos traducen erróneamente la palabra latina lucifer como el que lleva la luz, pero eso es un error ya que ese significado corresponde a la palabra luciferarius.
Este nombre de Lucifer se le aplicó a Satanás cuando algunos Santos Padres se dieron cuenta de que las palabras del profeta Isaías sobre el gran príncipe babilónico convenían perfectamente al Diablo, la estrella de la mañana que cae desde los cielos por su orgullo.

¿Cómo has caído del cielo
astro rutilante,
hijo de la aurora,
has sido arrojado a tierra,
tú que vencías a las naciones?
tú dijiste en tu corazón: el cielo escalaré,
por encima de las estrellas de Dios elevaré mi trono. (...)
Por el contrario , al seol has sido precipitado.
Is 14, 12-15

Aquí, en esta obra, hago uso de la palabra Lucifer como sinónimo del Diablo. Sin embargo algunos, entre ellos Don Gabriele Amorth, consideran que Lucifer es un demonio distinto de Satanás, Lucifer sería el segundo en dignidad dentro de los ángeles caídos. No obstante, la tradición no ha distinguido entre estos dos términos. Ya Orígenes en el siglo III los usa como sinónimos y, francamente, yo pienso que no hay sólidas razones para considerar que son dos espíritus y no uno.
En el libro de Tobías aparece el nombre de un demonio: Asmodeo (del persa Aaesma daeva) que significaría "espíritu de cólera".
El nombre de Lilith (Is 34,14) es un hapax (* ) que siempre ha sido considerado como una figura demoníaca. En la mitología mesopotámica ese nombre corresponde a un genio con cabeza y cuerpo de mujer, pero con alas y extremidades inferiores de pájaro. Su nombre es muy probable que esté relacionado con "lylh" que significa "noche".
En Is 13, 21 y Bar 4, 35 aparecen los "seirim" que se podría traducir como los "peludos", deriva del hebreo "sa´ir" "peludo" o "macho cabrio"), San Jerónimo optó por traducir esa palabra como "sátiros", traducción sumamente acertada pues esa palabra hebrea se consideraba que designaba a algo así como demonios en forma de machos cabríos. Esta palabra designaría antiguas entidades demoníacas a las que se tributaría culto, "no sacrificarán más sus sacrificios a los sátiros, tras los cuales se prostituían" (Lev 17,7).
En Ap 9,11 se nos dice Ael ángel de abismo, cuyo nombre es en hebreo Abaddón y en griego tiene por nombre Apolyon.. El nombre de Abaddón significa "perdición, destrucción". Apollyón significa "destructor".

La palabra griega daimon significa genio (bueno o malo), si bien en el Nuevo Testamento se utiliza sólo para designar espíritus malignos. Con la excepción de He 17, 18, en que tiene el significado genérico de "divinidades". En el ambiente pagano de la época clásica, los puntos de referencia al hablar del concepto demonio son muy diversos pues consideraban que existían fantasmas, eones, espíritus de la naturaleza, mediadores, almas de ciertos difuntos, genios buenos y genios malos, etc.
La palabra espíritu inmundo y demonio se usan indistintamente, así la mujer sirofenicia dice que su hija está poseída del demonio en Mateo, y en Marcos dice que tenía un espíritu inmundo


En el Evangélio aparece una vez la palabra lunático (Mt 17,14). Esta palabra en la antiguedad podía referirse tanto a la epilepsia como a la posesión, y deriva de la creencia de la influencia de la luna sobre los estados de crisis de estas personas.
Energúmeno es otra forma de designar a los poseídos, viene de la palabra energía, por la fuerza que desplegaban en los estados de crisis.
Luzbel es otra forma extrabíblica de denominar al Diablo.
Mefistófeles es el nombre del demonio que aparece en la obra Fausto de Goethe. En las antiguas leyendas germanas aparece este personaje infernal como compañero del doctor Fausto y con el nombre Mefostofies, cuya antiguedad data del año 1587. La forma actual y corriente de este nombre se ha generalizado por la influencia de Goethe. Su etimología más probable es la que se origina de Megistophiel, Ophiel (del griego serpiente) era un sobrenombre de Hermes Trismegisto que en la antiguedad era el patrono de los hechiceros, resucitado en la literatura del s. XVI y clasificado por ésta entre los siete grandes príncipes infernales.

SIN TON NI SON -- Peter Valentine Timlett

SIN TON NI SON
Peter Valentine Timlett








Era una casa enorme, mucho más grande de lo que ella había esperado. Debía de tener como mínimo cinco o seis dormitorios. No era demasiado vieja, probablemente de finales del período Victoriano, y su jardín era soberbio. Estaba asentada al final de una pequeña carretera muy secundaria, a casi dos kilómetros del pueblo, sin ninguna otra casa a la vista. En consecuencia, era hermosamente tranquila y pacífica. Podría llegar a ser muy feliz allí.
Pulsó el timbre y aguardó. Tras un par de minutos, pulsó de nuevo. Tenía que haber alguien en casa, seguro. Su cita era a las tres en punto, y ella había sido puntual casi al segundo.
—¿Sí? —dijo una voz aguda a sus espaldas.
Se volvió en redondo, sobresaltada.
—Oh, lo siento. No la oí llegar. —La mujer se acercaba a la cincuentena, era alta y delgada, bien proporcionada, con unos claros ojos grises que la estudiaban firmemente, casi ardientemente—. Soy la señorita Templeton... Deborah Templeton. Me envía la agencia. ¿Es usted la señora Bates?
La mujer asintió.
—Es usted puntual. Me gusta eso. —Los grises ojos la examinaron de la cabeza a los pies—. También es usted muy bonita. Le dije a la agencia que tenía que ser usted bonita. Me gusta estar rodeada por cosas hermosas, incluida la gente. No es usted hermosa, pero es usted muy bonita. Debe ser su vestido, supongo, y la forma de su peinado. Bonita pero no hermosa.
La mano de la señorita Templeton se dirigió involuntariamente a su pelo.
—Normalmente llevo el pelo suelto —dijo.
—Sí, debería llevarlo así. Con el pelo suelto, una sombra de ojos decente, yo diría que verde, y un traje de tarde un poco atrevido, causaría usted sensación.
La muchacha sonrió.
—Ha pasado mucho tiempo desde que vestía así. Luego no ha habido ocasión.
La señora Bates no hacía honor a su propia filosofía. Llevaba unos téjanos descoloridos y remendados, sucios de tierra en las rodillas, y una especie de blusa tipo guardapolvo que le hacía muy poco favor a su silueta. Llevaba el pelo recogido hacia arriba y metido debajo de un viejo sombrero que parecía haber llegado a la vida hacía una década como gorrita de moda, tipo jockey, en cualquier tienda de Chelsea. Pero tenía esa clásica estructura ósea facial que la mayoría de mujeres envidian y que proporcionan al rostro un precioso aspecto sin edad. Con ropas adecuadas, aquella mujer podía conseguir un aspecto sorprendente, pese a sus años.
La señora Bates fue consciente de su examen.
—Una debe vestir para complacerse a sí misma, no a los demás —dijo firmemente—. Cuando estoy en el jardín, visto como un jardinero. Por las tardes visto como una mujer, aunque esté sola. —Se volvió y echó a andar—. Entremos en la casa —dijo por encima de su hombro.
La señorita Templeton la siguió. Rodearon la casa hacia una solana, cruzando un par de ventanas estilo francés. Una curiosa mujer, aquella señora Bates. La agencia había estado en lo cierto describiéndola como algo excéntrica. Pero la sala era hermosa. Cada mueble, por lo que podía intuir, era una genuina antigüedad, y la mujer le señaló una chaise-longue que ella sola debía de valer una fortuna.
—Como llevo ropas de jardinería, yo permaneceré de pie —dijo la señora Bates—. Soy una mujer rica, señorita Templeton. El contenido de esta casa vale mucho más que la propia casa, y por esa razón debo ser cuidadosa con quien invito a vivir conmigo.
—Comprendo.
—Y también está la cuestión de la compatibilidad de caracteres. —De nuevo aquellos ojos grises la escrutaron de la cabeza a los pies—. Imagino que la agencia le habrá dicho que soy una excéntrica.
—Me dijeron que era usted una persona fuertemente individualista —dijo con precaución la señorita Templeton.
—Y lo soy. Ésta es mi casa, y por ello tengo derecho a determinar cómo hay que organizaría.
—Por supuesto.
—Soy una fanática de la jardinería, señorita Templeton. Tanto en verano como en invierno, paso la mayor parte de mi tiempo en el jardín. No deseo compañía, que eso quede bien claro. Deseo a alguien que cuide de la casa y me deje libre para atender al jardín. Cualquier cosa que tenga que ver con la casa, absolutamente cualquier cosa, será responsabilidad suya.
—Así lo entiendo. La agencia me dio una lista de todos los deberes y condiciones, y los encuentro del todo aceptables.
—Estupendo. En cuanto a las comidas, me encargaré yo misma de ellas durante la semana. Usted deberá cocinar únicamente una comida a la semana, la del sábado por la noche, en la cual espero que cene conmigo. Soy una fanática del Jardín, pero no de la casa.
Con tal de que ésta esté razonablemente limpia y ordenada puede usted hacer lo que mejor le parezca. Si le gusta caminar, encontrará que los alrededores son deliciosos. No soy una mujer sociable, señorita Templeton. Puedo ser una persona encantadora si me lo propongo, pero básicamente prefiero mi propia compañía. Durante la semana, mientras no se dedique usted a los trabajos de la casa, me sentiré muy satisfecha si permanece en sus habitaciones, pero me encantará su compañía durante el sábado por la noche.
La muchacha asintió.
—Usted desea que la casa esté bien atendida sin que la molesten a usted, y yo no debo interferir en sus quehaceres excepto los sábados.
La mujer sonrió.
—Exactamente. Todo esto puede parecer un poco excéntrico, pero es lo que mejor me conviene, y necesito a alguien que pueda encajar en este esquema, alguien que también se sienta feliz con su propia compañía la mayor parte del tiempo. Su carta decía que tenía usted veintiocho años, era hija única, y que sus padres han muerto. ¿Algunos otros familiares?
—No, ninguno. Ni siquiera un prometido.
—Entiendo. Lamento tener que hacer esas preguntas tan personales, pero las razones son obvias. De todos modos, creo que es de justicia que yo actúe a la recíproca. De modo, señorita Templeton, que puedo decirle que tengo cuarenta y ocho años, y no me importa en absoluto que todo el mundo lo sepa. Como usted, mis padres murieron cuando yo era joven, y como usted, soy hija única. Debido a lo cual, ya era bastante rica antes de casarme, y mi esposo también tenía dinero. Estuvimos casados diez años antes de que él me abandonara por otra mujer más joven.
—Oh, lo siento.
—Para ser sincera, yo también lo sentí. Fue un buen matrimonio, o al menos así lo creí yo, aunque no tuvimos hijos.
—¿Por qué se fue?
Durante un breve momento, una mirada de intenso odio cruzó sus ojos.
—Digamos que la chica en cuestión utilizó sus encantos físicos con todas sus consecuencias. De modo que yo también estoy completamente sola, sin lazos familiares. ¿Le informó la agencia acerca del sueldo?
—Sí. Estoy completamente de acuerdo con la cuestión monetaria.
—Estupendo. —De nuevo aquellos ojos grises la observaron críticamente—. Bien, señorita Templeton, creo que vamos a llevarnos muy bien. La dejaré sola durante unos minutos para que pueda pensar sobre ello. Eche con toda libertad un vistazo a la casa. Sus habitaciones son las dos primeras de la derecha, arriba, al final de las escaleras. Son un dormitorio, con su propio cuarto de baño anexo, y un pequeño saloncito; hay una puerta que comunica ambas estancias. Estoy segura de que se sentirá usted cómoda. Cuando esté dispuesta me encontrará en el jardín.
Dio media vuelta y salió al patio.
Deborah Templeton siguió sentada allí unos instantes. Qué mujer tan curiosa, pensó, y qué extraordinaria entrevista. Era el tipo de entrevista que hubiera llevado a cabo un hombre, no una mujer. Por un breve instante, el pensamiento de que la señora Bates tuviera gustos poco habituales pasó por su mente, lo cual podía ser la razón de que su esposo la hubiese abandonado por una mujer más normal, y también podía ser la razón de que hubiera insistido tanto en que su empleada fuera joven y atractiva, pero desechó la idea al tiempo que se levantaba. La mujer podía ser rara, pero ciertamente esa rareza no provenía de Safo.
Recorrió la casa. Ella no procedía de un ambiente pobre precisamente, pero nunca había vivido en un entorno tan lujoso como aquél. La cocina era enorme y estaba dotada con todos los accesorios existentes en el mercado, y el salón principal era de una elegancia exquisita. Subió por la escalera principal y entró directamente en lo que iba a ser su dormitorio: contenía la más lujosa cama doselada que hubiera visto nunca, tapizada en dorado y rojo, como algo surgido de un cuento de hadas. Sabía muy bien que era una tontería dejarse ganar por cosas tan triviales como una cama y permitir que eso influyera en su decisión, pero siempre había sido una de sus fantasías dormir en una cama con dosel.
Se miró a sí misma en el espejo móvil de cuerpo entero, y sonrió irónicamente. Bonita pero no hermosa. Una descripción acertada, pero desmoralizadora. Hubo un tiempo, hacía ya muchos años, en que había sido sorprendentemente atractiva; una época en que se había vestido deliberadamente para tal efecto. Pero la imagen que le devolvía ahora la mirada desde aquel espejo era una imagen «marchita»; difícilmente capaz de despertar la libido masculina.
Se dirigió hacia la ventana y miró el jardín donde la señora Bates se ajetreaba cuidando los macizos de flores. La mujer era ciertamente autoritaria, pero si resultaba cierto que no iba a verla durante la mayor parte del tiempo, eso no representaría ningún problema. Y, sin embargo, seguía habiendo algo extraño en todo aquello. Todo resultaba demasiado bueno como para ser cierto. O quizá lo extraño de todo el asunto tenía que ver más con la propia señora Bates que con la posición que le ofrecía. Fuera como fuese, sería una estúpida si dejaba escapar la ocasión.
El nombre que la agencia le había facilitado, junto con la lista de los deberes, era el de Mary Elizabeth Bates, seguido por una firma indescifrable. El nombre era realmente apropiado... «Mary, Mary, mujer de postín», murmuró, «¿cómo haces crecer tu jardín?», y la respuesta era que realmente crecía muy bien, y que Mary Bates era realmente una mujer de postín, de mucho postín, evidentemente.
La muchacha abandonó la habitación y bajó al jardín.
—Creo que seré muy feliz aquí —se limitó a decir.
La mujer sonrió.
—Cuando leí su carta y vi su fotografía estuve ya medio segura, pero cuando la vi de pie ante la puerta supe que era usted la indicada. ¿Cuándo empezará?
—¿Le parece bien el lunes?
La señora Bates le tendió su mano.
—Estupendo. La veré entonces.
Deborah había dicho el lunes sólo para concederse el fin de semana por si cambiaba de opinión, pero a la hora de la comida del sábado ya pagaba a la casera de su pequeño apartamento una semana de alquiler como compensación por su marcha y ya tenía el equipaje hecho. Se sentía ansiosa por marcharse. El sábado por la tarde y todo el domingo parecieron transcurrir con tanta lentitud como la eternidad, pero finalmente llegó el lunes y un taxi la condujo hasta su nueva casa al mediodía.
La señora Bates, llevando todavía el mismo par de viejos téjanos, le dio una calurosa, aunque no efusiva, bienvenida.
—Ya sabe dónde están sus habitaciones. Emplee todo el día en instalarse. Hágase usted misma la comida cuando desee. Mañana hablaré más detenidamente con usted y examinaremos juntas las cuentas de la casa. —Dio media vuelta y regresó al jardín.
Deborah sonrió irónicamente y subió sus cosas a la habitación. A las dos de la tarde había deshecho las maletas y estaba preparada para explorar la casa.
Su madre siempre había dicho que una podía saber casi todo lo que había que saber del entorno, temperamento y carácter de una mujer por el contenido de los armarios de su cocina, su guardarropa, y su cesto de la ropa sucia. La cocina no contenía ninguna sorpresa, teniendo en cuenta las muestras de riqueza del resto de la casa. Los potes, frascos y botellas en los armarios revelaban un gusto epicúreo muy caro, que prometía un delicioso futuro culinario, aunque sin duda podía ser un desastre para cualquier dieta de control de calorías. El botellero contenía una docena o más de botellas, en su mayor parte vinos del Rin alemanes, aunque en la hilera de vinos blancos había dos botellas de Nuit St. George. Obviamente, la señora Bates cenaba bien.
La muchacha no se atrevió a entrar en el dormitorio de su patrona para examinar su guardarropa, pero sí efectuó un rápido examen al cesto de su ropa sucia, y allí se encontró con una sorpresa que casi bordeó el shock. Había dos portaligas, el uno negro y púrpura y el otro negro y escarlata, y cinco pares de las bragas más exiguas que jamás hubiera visto, también de color escarlata, negro y púrpura, todas de encaje y revelando más de lo que cubrían. Además había dos sujetadores, uno negro y otro rojo, tan breves que apenas eran la cuarta parte de un sujetador, inservibles para cualquier mujer normalmente dotada. Era desconcertante. Aquella ropa interior era más propia de una prostituta joven del Soho que de una semireclusa rural de cuarenta y ocho años. La señora Bates estaba demostrando ser un intrigante misterio.
A las cuatro empezó a llover, y Deborah se apresuró hacia la ventana del saloncito contiguo a su dormitorio para ver qué haría la señora Bates. La mujer se metió apresuradamente en el invernadero, y al cabo de unos pocos minutos salió vestida con botas de agua, unos pantalones encerados, y un anorak impermeable con la capucha sobre su cabeza. Luego, tranquilamente, volvió a su trabajo. La verdad era que su aspecto resultaba ridículo, inclinada sobre los macizos de flores, con la lluvia goteando en su espalda. A finales de junio el clima era cálido pese a la lluvia, y si una iba convenientemente protegida contra el agua no había ninguna razón lógica para no seguir trabajando bajo la lluvia; sin embargo, aquello parecía ridículo. La gente no cuida su jardín lloviendo. Sencillamente, esas cosas no se hacen. ¿Y cómo encajaba aquella excéntrica figura allí abajo, en medio de la lluvia, con el tipo de mujer que llevaba una ropa interior tan extravagante y provocativa? Era algo deliciosamente misterioso.
Deborah no vio a la señora Bates aquella noche, pero a la mañana siguiente encontró una nota en la cocina pidiéndole que acudiera a la biblioteca después del desayuno, para examinar las cuentas de la casa. Bien, al menos podría ver a la señora Bates con otro atuendo distinto a los téjanos. Pero cuando entró en la biblioteca, se sintió sorprendentemente decepcionada. Iba vestida con unos pan- talones holgados, azul pálido, y una blusa blanca de cuello alto. El atuendo era sencillo, de buen gusto, y difícilmente en consonancia con el erótico contenido del cesto de la ropa sucia. Y la señora Bates demostró tener una mente clara, precisa y lógica. Las cuentas de la casa estaban claramente anotadas y ordenadas por orden alfabético en un archivo adecuado en un gabinete de la biblioteca. En media hora, la charla de instrucciones hubo terminado y la señora Bates volvió a sus téjanos y a su jardín.
De acuerdo con las instrucciones, Deborah Templeton no interfirió en los quehaceres de su patrona durante el resto de aquel martes y todo el miércoles, aunque la señora Bates estuvo constantemente a la vista desde la casa. Y fue esa constante visión de su patrona la que le reveló otro hecho extraño. Si bien la señora Bates dedicaba su atención a todas las partes del jardín, una y otra vez regresaba al mismo macizo de flores donde Deborah la había visto por vez primera. Si se trasladaba a otra parte del jardín era sólo por unos pocos minutos, diez como máximo, antes de regresar al que obviamente era su lugar favorito.
El macizo de flores era un pequeño montículo de unos seis metros de largo por dos de ancho, y se le hubiera podido llamar un montículo de rocalla de no ser por el hecho de que no había rocas. Deborah Templeton no era jardinera y apenas era capaz de citar el nombre de cualquier planta en aquella mezcla de colores, excepto los tulipanes y las dalias. Por supuesto, algunas de ellas parecían sorprendentemente extrañas a su ojo inexperto, y por lo tanto raras, aunque en su conjunto era un hermoso macizo y obviamente respondía con belleza a los amorosos cuidados que le dedicaba la señora Bates. «Con campanas de plata y conchas marinas», murmuró mientras veía cómo la señora Bates regresaba a su lugar favorito por enésima vez.
El jueves salió de compras al pueblo, y allí descubrió otra rareza, ésa más bien alarmante.
—Bien, diré algo en favor de la señora Bates —le comentó el carnicero, un hombre enorme, con redondas y sonrojadas mejillas—: ¡Realmente sabe elegirlas!
—¿A qué se refiere?
Afortunadamente la tienda estaba vacía, de otro modo quizás el hombre no hubiera seguido y la excentricidad hubiera permanecido oculta durante algún tiempo más.
—Bien, usted es una atractiva joven, señorita Templeton, si me permite decirlo, pero todas las muchachas de la señora Bates siempre han tenido muy buen aspecto.
Más tarde, Deborah decidiría que aquél había sido el momento preciso en que el primer timbre de advertencia resonó en su cabeza.
—¿Todas? —dijo—. ¿Por qué? ¿Cuántas ha habido?
El carnicero frunció los labios.
—Usted es la séptima, creo.
Ella firmó la cuenta. Ya estaba a punto de irse cuando, movida por un impulso, preguntó:
—¿Recuerda usted sus nombres?
—Naturalmente —dijo él, y le proporcionó seis nombres—. Usted es, con mucha diferencia, la más atractiva de todas —terminó galantemente.
Una vez fuera, escribió los nombres en su agenda antes de olvidarlos. Empezó a caminar los casi dos kilómetros hasta la casa, pero antes de abandonar el pueblo efectuó una llamada desde la cabina pública. No era una llamada que se atreviera a hacer desde la casa.
La agencia fue educada y pidió muchas disculpas, pero no se mostró muy cooperativa. Sí, ella era efectivamente la séptima. Sí, los seis nombres eran correctos. No, no habían mencionado para nada a sus predecesoras porque ésas habían sido las instrucciones de la señora Bates. Por lo que sabían, todas las chicas que la habían precedido se habían aburrido rápidamente de su trabajo al tener tan poco que hacer, y se habían marchado. No, no habían tenido contacto con ninguna de las chicas después de que se fueran. No se habían enterado hasta que la señora Bates se había puesto en contacto con la agencia pidiendo un reemplazo. No, no creían que hubiese nada anormal.
Deborah no tuvo ocasión de hablar con la señora Bates durante aquel jueves, y tampoco el viernes. No fue hasta el sábado por la mañana que su patrona se dejó ver.
—Espero que no habrá olvidado que hoy es sábado.
—No, por supuesto. La cena estará a punto a las ocho.
A las siete, con todo preparado, Deborah subió a vestirse. Se dio una ducha rápida y luego se peinó, dejando el cabello suelto y esponjoso. Después se probó el único vestido largo que tenía. Hacía varios años que no se lo ponía y aún le caía muy bien. No había engordado tanto como había sospechado. El vestido era negro, con una sencilla línea ondulada como único adorno. Iba atado en la nuca y dejaba la mitad de sus pechos al descubierto, con un escote que llegaba hasta un poco más abajo de su ombligo. Por si eso no bastaba, en su parte frontal había un corte hasta medio muslo, y se ajustaba de tal modo en tomo a sus caderas y nalgas que cualquier ropa interior, por breve que fuera, hubiera estropeado su caída. Se preguntó cómo había sido capaz alguna vez de ponérselo. Se miró a sí misma criticamente en el espejo de cuerpo entero y meneó la cabeza. Era un gran vestido, y le hubiera gustado ponérselo simplemente para contradecir aquello de «bonita pero no hermosa», pero realmente no era adecuado para la ocasión. A disgusto, se lo sacó y lo dobló. Se puso ropa interior y un sencillo traje de cóctel que le llegaba hasta las pantorrillas y no revelaba nada, y abandonó la habitación para ir escaleras abajo.
Mientras cerraba la puerta de su dormitorio vio a su patrona bajando las escaleras, y su visión casi la hizo jadear. Su propio traje negro hubiera sido declarado púdico en comparación con el que llevaba la señora Bates. Era un traje de un blanco purísimo, al estilo griego, de un material tan fino que parecía como si su propietaria fuera dejando tras ella fragmentos a medida que avanzaba, y era asombroso cuan poco de la señora Bates cubría. El contraste con la figura con botas altas en el jardín era tan sorprendente que casi resultaba increíble que se tratase de la misma mujer.
Sin pensar en ello, Deborah regresó a su dormitorio, se quitó el traje de cóctel y la ropa interior, se puso el traje de noche y bajó para servir la cena.
Ninguno de los dos trajes fue mencionado durante la cena; de hecho, se habló muy poco. La señora Bates hizo un comentario apreciativo acerca del cóctel de mariscos, halagó los tournedos Rossini, y dijo que había encontrado delicioso el sorbete de limón. No fue hasta que se trasladaron al salón para tomar el café que hizo la primera apreciación.
—Una excelente comida, querida —dijo la señora Bates—. Y retiro por completo mi anterior comentario acerca de que simplemente es usted bonita. Su aspecto es sorprendente. Dudo de que ningún hombre fuera capaz de mantener sus manos lejos de usted.
La muchacha sonrió.
—Con usted en la habitación, dudo incluso de que me vieran.
La señora Bates se miró a sí misma.
—Sí, los hombres son unos completos estúpidos respecto al físico. Con un traje como éste, o uno como el suyo, todos los instintos del hombre salen a la superficie para demostrar lo pequeño que es realmente. Todas las virtudes de una mujer no son nada comparadas con el poder de un traje revelador. Lo sé por propia experiencia.
Deborah bebió su café.
—¿La chica que le arrebató a su marido? —dijo suavemente.
La mujer sonrió con acidez.
—Venía mucha gente a casa por aquel entonces, principalmente amistades de negocios de mi marido y gente de su oficina. Por aquel entonces yo no vestía como usted me ve ahora. Acostumbraba a vestir elegantemente y con buen gusto, pero sin revelar nunca nada. Una actitud anticuada quizá en estos días de chillona sexualidad, pero todos tenemos nuestros gustos y modelos particulares.
—¿Y la chica?
—Una ayudante personal de uno de los directores de mi marido. Vino a una de nuestras cenas vestida con un traje casi exactamente igual a este, y para mi marido quedó patente que sólo tenía que chasquear los dedos para que ella se lo quitara en seguida. —La señora Bates puso su taza de café en una mesita auxiliar y se reclinó en el sillón—. Dos semanas más tarde me abandonó y se fue con ella.
—Lo siento —dijo la muchacha suavemente.
La mujer permaneció en silencio unos instantes.
—Hubiera terminado volviendo a mí, ya sabe, cuando la novedad ya no lo fuera. Y yo le hubiera aceptado de nuevo. Era un buen matrimonio. Los hombres son muy vulnerables a ciertos llamativos avances de cualquier mujer atractiva. Pocos pueden resistirse. Casi forma parte de su naturaleza, usted debe de saberlo bien.
—¿Qué ocurrió?
—Tres semanas después de abandonarme, ambos murieron en un accidente de coche en el sur de Francia. Espero que ella se esté pudriendo en el infierno por toda la eternidad. Todo aquello resultó innecesario... Una discreta aventura hubiera sido mucho mejor; habría satisfecho la atracción sexual y preservado el matrimonio.
La muchacha no hizo ningún comentario. Su simpatía estaba instintivamente con el marido. Una mujer autócrata como la señora Bates tenía que ser alguien con quien resultara difícil vivir en cualquier aspecto, sexual o de otra índole. Probablemente debía haber más de una razón por la que él la había abandonado.
—Y todo por culpa de un traje de noche que mostraba demasiado —dijo amargamente la señora Bates—. Aquella chica trabajaba en las oficinas desde hacía más de dos años, y sé que no había habido nada entre ellos antes de aquella cena. Fue el traje el que lo hizo.
Deborah sorbió de nuevo su café. Era posible, pero no probable. Si se hubiera tratado sólo de una cuestión de sexo, entonces una aventura discreta habría satisfecho la situación. Tenía que haber habido algo más. La forma en que la mujer seguía machacando aquel aspecto en particular parecía sugerir que la señora Bates se sentía muy inadecuada e inferior en aquel aspecto.
—De modo que me decidí y compré este traje y algunos otros —dijo la señora Bates—. ¿Y sabe usted por qué?
Deborah negó con la cabeza. No le gustaba la forma en que iban las cosas. Aquella mujer tenía una expresión realmente peculiar en los ojos.
La señora Bates se puso bruscamente en pie.
—Entonces se lo mostraré, venga conmigo —y cogió la mano a la muchacha y la condujo hasta el otro extremo del salón, donde un enorme espejo colgaba de la pared—. Aquí está el porqué —dijo, señalando los dos reflejos—. Después de quedar segunda en una ocasión notable, deseaba ver cómo podía compararme si iba vestida de igual manera.
La muchacha sintió que la espina dorsal empezaba a picarle. No era miedo exactamente, sino esa instintiva aprensión nerviosa que los cuerdos sienten a veces en compañía de los locos. Dios, ¿cuánto tiempo llevaba aquella mujer rumiando su desgracia para producir aquel tipo de loca reacción? La señora Bates se medía contra ellas, una tras otra. ¿Y luego qué? Si la medición resultaba a favor de la mujer mayor, entonces presumiblemente eso cerraba el asunto y quedaba satisfecho el honor. Pero, ¿y si la comparación resultaba desfavorable?
Deborah miró a los dos reflejos. Realmente, Mary Bates era una mujer atractiva. Su cuerpo era bien proporcionado y terso, y su silueta era aún soberbia, incluso sin sujetador. En aquel fragmento de traje parecía la gran sacerdotisa de un culto pagano, sensual, sin inhibiciones, y devastadoramente provocativa. Pocas mujeres de su edad podían compararse con ella. Pero tenía cuarenta y ocho años, y los aparentaba. Nada podía ocultar la diferencia de edad entre las dos mujeres reflejada en aquel espejo, e irónicamente los dos provocativos trajes servían tan sólo para reflejar más claramente las diferencias. Deborah no se vanagloriaba de su propia apariencia, pero sabía que si alguien tenía que elegir en aquel preciso momento, la mayor parte de los hombres la elegirían a ella. La señora Bates, simplemente, no podía compararse.
La muchacha sonrió nerviosa.
—No hay punto de comparación —dijo gentilmente—. Si hubiera algún hombre por los alrededores, yo no tendría la menor posibilidad.
En el espejo vio cómo los ojos de la mujer se entrecerraban, en una expresión de frío odio.
—Tonterías, querida —dijo la señora Bates con franqueza—. Es usted mucho más atractiva que yo. Si volviera a presentarse la misma situación, mi marido se iría indudablemente con usted.
Deborah soltó su mano y regresó junto a la mesa de café.
—Se subestima usted, señora Bates. —Tomó su chai—. No resulto atractiva para los hombres, y nunca lo he sido, lleve lo que lleve. ¿Por qué cree que vivo sola? No es por decisión propia, se lo aseguro. —Empezó a dirigirse hacia la puerta. Oh Dios, tenía que escapar de aquella estúpida locura—. De todos modos, se está haciendo tarde y el vino me ha dado dolor de cabeza. Si me disculpa, creo que iré a acostarme.
La expresión de odio había desaparecido de los ojos de la mujer.
—Por supuesto —dijo fríamente—. Gracias por esa encantadora cena, y por tan interesante velada.
La muchacha se apresuró a ir a su habitación. Una vez en su dormitorio, se apoyó de espaldas contra la puerta y cerró los ojos. Sus manos temblaban, y tenía todo el cuerpo cubierto de sudor. ¡Qué extraña escena! No era sorprendente que las otras se hubieran ido tan pronto. Lo primero que haría a la mañana siguiente era ver si su antiguo apartamento estaba aún libre. No iba a quedarse en la casa con aquella loca mujer ni un minuto más de lo necesario. Se quitó el traje, se secó el sudoroso cuerpo, se puso el camisón, y se tendió en la cama, pero su mente estaba demasiado alterada para poder dormir.
Eran pasadas las once y media cuando oyó que la señora Bates subía las escaleras y se dirigía hacia su propio dormitorio. Una hora más tarde, Deborah aún permanecía estremecidamente despierta. Se dirigió hacia la abierta ventana y contempló el jardín. Era más hermoso todavía a la luz de la luna, y algunas flores parecían realmente campanillas de plata. Era una noche cálida, casi opresiva. Quizá un paseo por el jardín la calmara un poco.
Silenciosamente, abrió la puerta del dormitorio y se inmovilizó allí, escuchando, pero todo estaba tranquilo. Aquella desdichada mujer debía de estar dormida ya, soñando las extrañas imágenes que indudablemente debía forjar una mente tan neurótica como la de la señora Bates. Se echó una bata por encima del camisón, bajó las escaleras y salió al jardín.
Era una noche apacible, y por primera vez durante toda aquella velada fue capaz de respirar más sosegadamente. En muchos aspectos, era una lástima tener que irse. Mirado superficialmente, se trataba de un trabajo ideal en un entorno ideal, pero ya desde el principio le había parecido demasiado bueno como para ser cierto, y así había demostrado ser. Suspiró y caminó por el césped. Un jardín muy hermoso, con una jardinera muy extraña. Incluso allí, en el jardín, el comportamiento de su patrona era decididamente anormal, yendo una y otra vez a su macizo particular. Deborah miró el alargado y bajo montículo del macizo de flores favorito de la señora Bates. «Mary, Mary, mujer de postín —murmuró—. ¿Cómo haces crecer tu jardín? Con campanas de plata y conchas marinas, y hermosas doncellas haciendo de minas».
Y entonces, en aquel preciso momento, los anteriores timbres de aviso, el extraño comportamiento de la señora Bates, y las chicas de las cuales no se había vuelto a saber nada, se juntaron en una explosión de comprensión en su mente. Tan repentina fue la revelación, y tan aterradora, que durante un minuto completo fue incapaz de moverse, aunque todo el instinto dentro de ella gritaba para que saliera huyendo, y todo su cuerpo temblaba, oleada tras oleada de penetrante frialdad. Luego, lentamente, empezó a retroceder. ¡Oh, Dios santo, no era posible! ¡No podía ser posible!
—¿Admirando las flores a la luz de la luna? —dijo una voz a sus espaldas.
Deborah se volvió en redondo y allí, a pocos pasos de distancia, estaba la señora Bates, con aspecto pálido y fantasmal en su flotante bata blanca. Aquella segunda impresión, tan próxima a la primera, estuvo a punto de ocasionarle un fatal ataque al corazón. La muchacha lanzó un penetrante alarido de terror y huyó presa del pánico hacia la casa. Irrumpió por el ventanal de estilo francés y subió las escaleras casi sin rozar los peldaños, hacia su habitación.
No había llave en la puerta del dormitorio, y ninguna silla de respaldo recto para apoyar contra la manija. Frenéticamente, arrastró el tocador por encima de la moqueta y lo apoyó contra la puerta, justo a tiempo.
—¿Qué demonios ocurre, muchacha? —gritó la señora Bates desde el pasillo, tirando de la manija y empujando la puerta—. Déjame entrar. Me has asustado mortalmente, gritando de ese modo. ¿Qué demonios te ocurre? ¡Déjame entrar!
Deborah no respondió. Cogió unas tijeras y retrocedió hasta el centro de la habitación. La señora Bates había conseguido abrir la puerta un par de centímetros, pero no podía moverla más. Deborah vio cómo su pálida mano se deslizaba serpenteando por la abertura para identificar el obstáculo.
—¡Esto es ridículo! —exclamó la mujer—. ¡Quita inmediatamente esto y abre la puerta!
—¡Vayase! —chilló la muchacha—. ¡Vayase de aquí!
La mano desapareció, y luego siguió un silencio. Pasaron quince segundos, medio minuto, y seguía sin producirse sonido alguno en el pasillo.
—Has olvidado la puerta de comunicación —dijo una tranquila voz tras ella, y una mano descendió sobre su hombro.
De nuevo aquel alarido de histérico terror. Deborah se volvió en redondo y golpeó ciegamente con las tijeras, una vez, y otra, y otra. Golpeó los ojos de la mujer, su rostro, sus hombros, y cayó con ella al suelo, y siguió golpeando y golpeando, sus brazos, su pecho, y otra, y otra vez, y otra, lo que quedaba de su rostro, y luego se puso en pie de un salto, soltó las tijeras, corrió a través de la puerta de comunicación, cruzó el saloncito, salió al pasillo y bajó las escaleras tambaleándose histéricamente hacia el teléfono.
Veinte minutos más tarde, llegó la policía: un inspector, un sargento, dos policías masculinos y uno femenino. Poco habían logrado entender con sus histéricos balbuceos por teléfono y habían venido preparados para cualquier cosa, aunque difícilmente para lo que se encontraron. La muchacha estaba cubierta de sangre de la cabeza a los pies, y al principio supusieron que había sido atacada y golpeada salvajemente, pero cuando consiguieron desentrañar su historia empezaron a darse cuenta de que se trataba de algo mucho más horrendo.
—¡Están ahí afuera! ¡Se lo aseguro! ¡Enterradas bajo ese macizo de flores! ¡Asesinadas por esa loca de ahí arriba! —gritaba Deborah—. ¡Y yo iba a ser la siguiente! ¡Si no me creen, salgan y mírenlo! —Y estalló en profundos sollozos.
Dejando a los agentes abajo, con la mujer policía, el inspector y el sargento subieron al dormitorio. Salieron de él en seguida y se apoyaron contra la pared, luchando contra las náuseas.
—Usted conocía muy bien a la señora Bates —dijo finalmente el inspector—. ¿Es ella?
El sargento se secó la frente.
—¿Cómo infiernos puedo saberlo? ¡Ni siquiera parece un ser humano!
Finalmente los dos hombres bajaron las escaleras y cruzaron por la vidriera francesa.
—Debe de haber alguna pala o una azada por ahí —dijo el inspector—. Que le ayuden los dos agentes. Caven lo suficiente para verificar la historia. El resto puede esperar.
El sargento regresó treinta minutos más tarde. Los dos hombres intercambiaron algunos susurros y luego el inspector se acercó a Deborah.
—Está bien. Volvamos a empezar desde el comienzo.
—¿Qué es lo que pretenden? —gritó la muchacha, histéricamente—. ¡Han visto lo que hay arriba y han visto lo que hay en el jardín! ¡Por el amor de Dios, sáquenme de este lugar!
—La hemos visto a usted y, por supuesto, lo que hay arriba —dijo el inspector, sombríamente—. Lo que no comprendo es el resto de la historia.
La muchacha dio un salto.
—¡Dios, Dios! ¡Hay seis chicas enterradas bajo ese macizo de flores! ¡Ya les dije el por qué y el cómo! ¿Qué más necesita comprender?
El inspector agitó la cabeza.
—No hay nadie enterrado bajo el macizo de flores, señorita Templeton —dijo suavemente—. Nada en absoluto. Ahora, volvamos al comienzo... Y hágalo muy, muy despacio.




FIN

EL HOMBRE NEGRO CON UN CUERNO -- T. E. D. Klein

EL HOMBRE NEGRO CON UN CUERNO
T. E. D. Klein










El negro (palabras oscurecidas por el matasellos) era
fascinante... Tenía que haberle tomado una instantánea.
H.P.LOVECRAFT
(postal a E. Hoffmann Price, 23/7/1934)


Hay algo inherentemente reconfortante en la primera persona del pretérito indefinido. Conjura visiones de un narrador ante su escritorio dando contemplativamente chupadas a una pipa en la seguridad de su estudio, perdido en tranquila reminiscencia, templado pero esencialmente incólume por cualquier experiencia que esté relatando en ese momento. Es un pretérito que dice: «Estoy aquí para contaros la historia. La viví personalmente».
La descripción, en mi propio caso, es perfectamente exacta... por cuanto puedo decir. Verdaderamente estoy sentado en una especie de estudio: en realidad un pequeño cuarto de trabajo, pero con una estantería llena de libros ocupando uno de sus lados, debajo de un paisaje de Manhattan pintado hace varios años, por mi hermana, de memoria. Mi escritorio es una mesa de bridge plegable que en su tiempo le perteneció a ella. Delante de mí, la máquina de escribir eléctrica, precariamente apoyada, zumba suavemente. Y a mis espaldas, desde la ventana, llega el susurro familiar del viejo acondicionador de aire librando su solitaria batalla contra la cálida noche. Más allá, en la oscuridad del exterior, los pequeños ruidos nocturnos son sin lugar a dudas tranquilizadores: el viento en las palmeras, el monótono canto de los grillos, el ahogado parloteo de la televisión de un vecino, un coche ocasional dirigiéndose hacia la carretera, cambiando de marcha mientras acelera pasada la casa...
La casa, en realidad, puede describirse con unas pocas palabras: es un bungalow de estuco verde, de una sola planta, el tercero de una hilera de nueve situados a varios cientos de metros de la carretera. Sus únicos rasgos distintivos son el reloj de sol en el patio delantero, traído hasta aquí por mi hermana de su anterior casa, y la pequeña y destartalada valla de estacas, ahora casi cubierta de hierbajos, que ella erigió pese a las protestas de los vecinos. 
Difícilmente será el más romántico de los lugares, pero bajo circunstancias normales puede constituir un entorno adecuado para la meditación en tiempo pasado. «Aún sigo aquí», dice el escritor, ajustando el tono. (Sujeto incluso con los dientes la necesaria pipa, llena con tabaco turco.) «Ahora ya ha terminado todo. Lo viví personalmente.»
Una premisa reconfortante, quizá. Sólo que en este caso resulta no ser verdad. Si la experiencia «ha terminado» realmente es algo que nadie puede decir; y si, como yo sospecho, el último capítulo aún tiene que establecerse, entonces la noción de estar «viviéndolo personalmente» parecerá una patética presunción.
Sin embargo, no puedo decir que considere el pensamiento de mi propia muerte como algo particularmente inquietante. A veces me siento tan cansado, en esta pequeña habitación con sus muebles de mimbre baratos, sus manoseados libros viejos, la noche queriendo entrar desde fuera... Y ese reloj de sol ahí en el patio, con su estúpido mensaje. «Envejece conmigo...»
Eso es lo que he hecho, y mi vida difícilmente parece haber importado en el esquema de las cosas. Seguramente su final tampoco importará en absoluto.
Ah, Howard, tendrías que haber comprendido.


¡Eso, muchacho, es lo que yo llamo
una experiencia de viaje!
LOVECRAFT
12/3/1930


Si mientras lo escribo, este relato adquiere un final, promete ser un final infeliz. Pero el principio no es así; de hecho, puede que parezca más bien humorístico... lleno de cómicas caídas de culo, bajos de los pantalones mojados, y una bolsa para el mareo cayéndose.
—Me fortalecí para soportarlo —estaba diciendo la vieja dama de mi derecha—. No me importa decirle que estaba excesivamente asustada. Me aferré a los brazos del asiento y, simplemente, rechiné los dientes. Y luego, ¿sabe?, inmediatamente después de que el capitán nos advirtiera de esa turbulencia, cuando la cola empezó a alzarse y a caer, flip-flop, ffip-flop, bien... —exhibió su dentadura hacia mí y me palmeó la muñeca—, no me importa decírselo, no había nada que hacer excepto vomitar.
¿Dónde había aprendido aquella mujer tales expresiones? ¿Y qué era lo que intentaba conseguir de mí? Su mano se aferraba húmeda a mi muñeca.
—Espero que me deje pagar la tintorería.
—Señora —dije—, no se preocupe por eso. El traje ya estaba manchado.
—¡Qué hombre tan encantador!
Inclinó la cabeza tímidamente hacia mí, aún sujetando mi muñeca. Aunque el blanco de sus ojos hacía mucho que se había vuelto del color de las viejas teclas de un piano, no dejaban de ser atractivos. Pero su aliento me repelía. Deslizando mi libro en un bolsillo, llamé a la azafata.
El percance descrito había ocurrido hacía varias horas. Al subir a bordo del avión en Heathrow, rodeado por lo que parecía ser un equipo de rugby aborigen (todos vestidos igual, chaquetas azul marino con botones de hueso), fui empujado desde atrás y tropecé con una sombrerera de cartón negro en la cual algún chino había guardado su comida: sobresalía por el pasillo, cerca de los asientos de primera clase. Algo que había en su interior se derramó sobre mis tobillos —salsa de pato, sopa quizá— y dejó una pegajosa mancha amarilla en el suelo. Me volví a tiempo para ver a un alto y corpulento caucásico con una bolsa de Air Malay y una barba tan espesa y negra que parecía surgida de los tiempos del cine mudo. Sus modales eran también de cine mudo, puesto que después de apartarme con el hombro (con un hombro tan ancho como mi maleta) se abrió camino por el atestado pasillo, la cabeza bamboleándose cerca del techo como un globo hinchado de gas, y repentinamente desapareció de la vista en la parte de atrás del avión. En su estela capté el aroma de melaza, e instantáneamente recordé mi infancia: sombreritos de fiesta de cumpleaños, bolsas con regalos, y dolor de barriga después de comer.
—Mucho lo siento.
Un pequeño y grueso Charlie Chan miró temerosamente la aparición que se alejaba, luego se inclinó para deslizar su comida debajo de su asiento, jugueteando con las cintas de su traje.
—No se preocupe —dije.
Aquel día me sentía benévolo hacia todo el mundo. Volar seguía siendo una novedad. Mi amigo Howard, por supuesto (como he recordado al público de mi conferencia esta misma semana), acostumbraba a decir que él odiaba ver cómo los aeroplanos se convertían en algo de uso comercial común, puesto que añadían una maldita e inútil velocidad a una vida ya lo suficientemente rápida. Los despreciaba como «artilugios para la diversión de los caballeros». Pero él sólo habla subido a uno de ellos una única vez, en los años veinte, y tan sólo durante el tiempo que le permitió el pago de 3,50 dólares. ¿Qué podía saber él de silbantes motores, de la satisfacción de cenar a mil metros de altitud, de la posibilidad de mirar por una ventanilla y descubrir que la Tierra es, después de todo, completamente redonda? Todo esto se lo había perdido: está muerto, y por ello debe compadecérsele.
Pero incluso en la muerte había triunfado sobre mí... 
Todo esto me dio algo en qué pensar mientras la azafata me ayudaba a ponerme en pie, mirando con preocupación profesional la mancha en mi regazo... Aunque lo más probable era que estuviera pensando en la limpieza que le aguardaba cuando yo abandonara mi asiento.
—¿Por qué hacen esas bolsas tan resbaladizas? —preguntó quejumbrosamente mi vieja vecina—. Y todo sobre ese precioso traje masculino. Realmente, tendría usted que hacer algo al respecto.
El avión descendió bruscamente y luego se estabilizó. Ella hizo girar los ojos en sus órbitas.
—Puede volver a ocurrir —dijo.
La azafata me condujo por el pasillo hacia el lavabo situado en el centro del aparato. A mi izquierda, una ojerosa joven arrugó la nariz y sonrió hacia el hombre que tenía a su lado. Yo intenté disimular mi frustración con una apariencia irritada («¡No soy yo quien ha causado todo este desastre!»), pero dudo que tuviera éxito. El brazo de la azafata que sujetaba el mío era superfluo, pero confortable; me apoyé más en ella a cada paso. Existen, como vengo sospechando desde hace tiempo, algunas pocas y preciosas ventajas en tener setenta y seis años y aparentarlos..., y una de ellas es ésta: aunque a uno se le excusa de la frustración de flirtear con una azafata, sí puede apoyarse tranquilamente en su brazo. Me volví hacia ella para decir algo divertido, pero no lo hice; su rostro era tan inexpresivo como la esfera de un reloj.
—Le esperaré aquí fuera —dijo ella, y abrió la lisa puerta blanca.
—No es necesario. —Me erguí—. Pero, ¿podría usted...? Quiero decir..., ¿podría hallarme otro asiento? No tengo nada contra esa dama, compréndalo, pero no deseo ver de nuevo su comida.
Dentro del lavabo, el zumbido de los motores parecía más fuerte, como si las paredes de plástico rosa fueran todo cuanto me separaba del chorro propulsor y de los vientos árticos. Ocasionalmente, el aire por el que cruzábamos debía volverse más agitado, ya que el avión rateaba y oscilaba como un patín sobre hielo irregular. Si levantaba la tapa del inodoro casi esperaba ver la Tierra a kilómetros de distancia bajo nosotros, un helado Atlántico gris salpicado de icebergs. Inglaterra estaba ya a miles de kilómetros de distancia.
Con una mano en la manecilla de la puerta para apoyarme, me limpié los pantalones con una toalla de papel perfumada que saqué de un envoltorio de aluminio, y metí varias más en mi bolsillo. Las vueltas del pantalón aún llevaban residuos de la pegajosidad china. Esta parecía la fuente del olor a melaza. Lo limpié infructuosamente, observándome a mí mismo en el espejo: un viejo equipaje, calvo y de aspecto inofensivo, con hundidos hombros y un traje mojado (tan distinto del confiado joven en la foto titulada «HPL y discípulo»)... Abrí el pestillo y salí. Una mezcla de olores. La azafata había encontrado un asiento vacío para mí en la parte de atrás del aparato.
Fue mientras me acomodaba que me di cuenta de quién ocupaba el asiento contiguo: estaba reclinado hacia el otro lado, durmiendo, con su cabeza apoyada contra la ventanilla, pero reconocí la barba.
—Esto, azafata...
Me volví, pero sólo vi la espalda de su uniforme alejándose por el pasillo. Tras un momento de vacilación me senté, haciendo tan poco ruido como me fue posible. Después de todo, me recordé a mí mismo, yo tenía todo el derecho a estar allí.
Ajustando la inclinación del respaldo (para irritación del negro que había detrás de mí), me acomodé y busqué el libro en mi bolsillo. Finalmente se habían decidido a reeditar uno de mis primeros relatos, y ya había encontrado cuatro errores tipográficos. Pero ¿qué otra cosa podía esperar? La portada, con su chillona calavera dibujada, lo decía todo: «Repeluznos: trece escalofríos cósmicos en la tradición lovecraftiana».
Así que era a eso a lo que me veía reducido... El trabajo de toda una vida puesto de lado por cualquier inventor de frases propagandísticas como «digno del propio Maestro», las creaciones de mi cerebro tratadas como meros refritos. Y los propios relatos, una vez calificados por tan elaborada alabanza, eran ahora simplemente —como si eso fuera suficiente recomendación— «lovecraftianos». Ah, Howard, tu triunfo fue completo en el momento en que tu nombre se convirtió en adjetivo.
Sospeché eso durante años, por supuesto, pero sólo con la conferencia de la pasada semana me vi obligado a admitir el hecho de que lo que importaba a la presente generación no era mi propia obra en su conjunto, sino más bien mi asociación con Lovecraft. E incluso esto resultaba degradado: tras años de amistad y apoyo, ser etiquetado —simplemente porque yo era más joven— como mero «discípulo» parecía un chiste demasiado cruel. 
Y cada chiste resultaba mejor que el anterior. Este último aún estaba en mi bolsillo, impreso en cursiva en el doblado programa amarillo de la conferencia. No necesitaba volver a echarle una ojeada; allí estaba, definido para siempre como «un miembro del círculo lovecraftiano, educador en Nueva York, y autor de la célebre recopilación Más allá de la tumpa».
Ahí estaba, la cúspide de la indignidad: ¡ser inmortalizado por un error de imprenta! Tú hubieras apreciado eso, Howard. Casi puedo oírte reír suavemente desde —¿dónde si no?— más allá de la tumpa...
Mientras tanto, del asiento contiguo al mío llegaban los raspantes sonidos de una garganta constreñida; mi vecino debía de estar soñando. Dejé mi libro y lo estudié. Parecía más viejo de lo que había parecido al principio; quizá sesenta años o más. Sus manos eran callosas, de aspecto fuerte. En una de ellas llevaba un anillo con una curiosa cruz de plata. La brillante barba negra que cubría la mitad inferior de su rostro era tan densa que parecía casi opaca; su misma oscuridad parecía innatural, porque en su cabeza el pelo estaba estriado de gris.
Miré más de cerca, allá donde la barba se unía al rostro. ¿Era un pedacito de gasa lo que vi debajo del pelo? Mi corazón dio un pequeño salto. Inclinándome hacia delante para mirar desde más cerca, estudié la piel al lado de su nariz: aunque curtida por una larga exposición al sol, tenía una extraña palidez. Mi mirada prosiguió hacia arriba a lo largo de las curtidas mejillas, hacia los oscuros pozos de sus ojos.
Estos se abrieron.
Por un momento miraron fijamente a los míos sin una comprensión aparente, vidriados y enrojecidos. Al instante siguiente se desorbitaban y giraban como los de un pez atrapado por el anzuelo. Sus labios se abrieron, y una voz muy débil chirrió:
—Aquí no.
Permanecimos sentados en silencio, sin movernos ninguno de los dos. Yo me sentía demasiado sorprendido, demasiado azorado para contestar. En la ventanilla, más allá de su cabeza, el cielo aparecía brillante y claro, y sin embargo podía sentir el aparato azotado por corrientes invisibles, las puntas de sus alas agitándose furiosamente.
—No lo haga aquí —susurró finalmente, encogiéndose en su asiento.
¿Acaso aquel hombre era un lunático? ¿Peligroso, quizá? En algún lugar en mi futuro vi unos gigantes titulares: «Pasajero aterrorizado... Maestro retirado de Nueva York víctima de...» Mi inseguridad debió de apreciarse, pues le vi humedecerse los labios y mirar más allá de mi cabeza. Esperanza, y un rastro de astucia, pasaron por su rostro. Me sonrió.
—Lo siento, no hay nada de qué preocuparse. ¡Uf! Debe de haber sido una pesadilla.
Como un atleta después de una carrera particularmente dura, agitó su masiva cabeza, recuperando el control de la situación. Su voz tenía el ligero acento arrastrado de Tennessee. 
—Amigo —dejó escapar lo que debería haber sido una risa surgida del corazón—, ¡habría sido mejor no probar ese zumo del diablo!
Le sonreí para tranquilizarle, aunque no había nada en él que sugiriera que había estado bebiendo.
—Esa es una expresión que no había oído en años.
—¿De veras? —dijo con poco interés—. Bueno, he estado fuera.
Sus dedos tamborilearon nerviosamente, (¿impacientemente?) en el brazo de su asiento.
—¿Malaca?
Se envaró, y el color desapareció de su rostro.
—¿Cómo lo sabe usted?
Señalé con la cabeza hacia la bolsa de vuelo de color verde a sus pies.
—Le vi con eso cuando subió a bordo. Usted... parecía tener un poco de prisa, por decirlo de algún modo. De hecho, estuvo usted a punto de tirarme al suelo.
—Eh —su voz estaba controlada ahora, su mirada firme y tranquila—, siento de veras eso, amigo. El hecho es que creía que alguien tal vez estuviera siguiéndome.
Sorprendentemente, le creí. Parecía sincero... o tan sincero como puede serlo cualquiera detrás de una falsa barba negra. 
—Va usted disfrazado, ¿verdad? —pregunté.
—¿Se refiere usted a la barba? La compré en Singapur. Una tontería, sabía que no iba a engañar a nadie mucho tiempo, al menos no a un amigo. Pero a un enemigo, bueno... —No hizo ningún movimiento para quitársela.
—Usted está... Déjeme adivinarlo... Usted está en el servicio, ¿verdad?
El servicio diplomático, quería decir; francamente, lo tomé por un espía en acción.
—¿En el servicio? —Miró significativamente a derecha e izquierda, luego bajó la voz—. Bueno, sí, puede decirlo de esta forma. A Su servicio. —Señaló hacia el techo del avión.
—¿Quiere decir...?
Asintió.
—Soy misionero. O lo fui hasta ayer.


Los misioneros son infernales engorros a los que
se debería mantener en sus casas.
LOVECRAFT
12/9/1925


¿Ha visto usted alguna vez un hombre temiendo por su vida? Yo sí, aunque no desde que tenía veinte años. Tras un verano de ociosidad había encontrado finalmente un empleo temporal en la oficina de quien resultó ser un más bien dudoso hombre de negocios —supongo que hoy lo llamarían estafador de poca monta— que, habiendo ofendido no sé cómo a «la pandilla», estaba convencido de que estaría muerto antes de Navidad. Estaba equivocado, sin embargo: pudo gozar de aquéllas y de otras muchas Navidades con su familia, y no fue hasta muchos años más tarde que le encontraron muerto en su bañera, boca abajo en un palmo de agua. No recuerdo gran cosa acerca de ese hombre, excepto lo difícil que resultaba entablar con él una conversación; nunca parecía estar escuchando.
En cambio, hablar con el hombre que se sentaba al lado mío en el avión resultó incluso demasiado fácil. No tenía nada del aire distraído, las vagas respuestas y la preocupada mirada del otro, por el contrario, estaba alerta y altamente interesado en todo lo que se le decía. Excepto por su pánico inicial, de hecho había muy poco que sugiriera que era un hombre perseguido.
Y, sin embargo, eso era lo que proclamaba ser. Acontecimientos posteriores dejarían bien sentadas todas estas cuestiones, pero en aquel momento yo no tenía forma de juzgar si estaba diciéndome la verdad o si su historia era tan falsa como su barba. 
Si le creí, fue debido casi enteramente a sus modales, no a la sustancia de lo que dijo. No, no afirmó haberse apoderado del Ojo de Klesh; era más original que eso. Tampoco había violado a la hija única de un doctor brujo. Pero algunas de las cosas que me contó acerca de la región en la cual había estado trabajando —un estado llamado Negri Sembilan, al sur de Kuala Lumpur— parecían francamente increíbles: casas invadidas por árboles, carreteras construidas por el gobierno que simplemente desaparecían, uno de sus colegas regresando de unas vacaciones de diez días para encontrarse con su césped invadido de cosas viscosas que tuvo que quemar dos veces para destruir. Afirmaba que allí había pequeñas arañas rojas que saltaban hasta la altura de los hombros de un hombre «Hubo una chica en el pueblo que se quedó medio sorda porque una de esas asquerosas criaturillas se le metió en el oído y creció hasta hacerse tan grande que se lo taponó» y lugares donde había tantos mosquitos que asfixiaban al ganado. Describió unas tierras de humeantes pantanos llenos de mangles y plantaciones de caucho tan grandes como los antiguos reinos feudales, unas tierras tan húmedas que el papel de las paredes burbujeaba en las noches más cálidas y las biblias se cubrían de moho.
Mientras permanecimos sentados en el avión, encerrados en un mundo de plástico color pastel y con aire acondicionado, ninguna de esas cosas parecía posible. Con el helado azul del cielo más allá de mi alcance, las azafatas caminando vivarachamente junto a mí con sus uniformes azul y oro, los pasajeros a mi izquierda sorbiendo refrescos o durmiendo o pasando las hojas de una revista, me descubrí a mí mismo creyendo menos de la mitad de lo que me estaba diciendo, y atribuí el resto a la exageración y a la inclinación sureña por ese tipo de cuentos. Sólo cuando llevaba una semana en casa y efectué una visita a mi sobrina en Brooklyn revisé mi anterior estimación, puesto que echando una ojeada al libro de geografía de su hijo me encontré con este pasaje: «A lo largo de la península (de Malaca) los insectos forman abundantes enjambres; allí existen probablemente más variedades que en cualquier otro lugar de la Tierra. Hay muy buena madera, y los alcanforeros y ébanos se encuentran en profusión. Se producen muchas variedades de orquídeas, algunas de ellas de extraordinario tamaño». El libro aludía a la «rica mezcla de razas y lenguajes» en la zona, a su «extrema humedad» y a su «exótica fauna nativa», y añadía: «Sus junglas son tan impenetrables que incluso las bestias salvajes tienen que mantenerse en los cauces de los senderos ya trazados».
Pero quizá el aspecto más extraño de aquella región era que, pese a sus peligros e incomodidades, mi compañero afirmaba amar el lugar.
—Hay una montaña en el centro de la península... —Mencionó un nombre impronunciable y agitó la cabeza—. La cosa más hermosa que haya visto usted. Hay algunas regiones realmente hermosas abajo, a lo largo de la costa, que uno juraría pertenecen a algunas de las islas de los Mares del Sur. Confortable también. Oh, de acuerdo, es húmedo, especialmente en el interior, donde se supone que estaba la nueva misión... Pero la temperatura nunca alcanza los cuarenta grados. Intente decir lo mismo para la ciudad de Nueva York.
Asentí.
—Sorprendente.
—Y la gente... —prosiguió—. Bueno, creo sencillamente que es la gente más amistosa de todo el mundo, ya sabe. He oído multitud de cosas malas de los musulmanes. La mayor parte de ellos forman parte de la secta sunní, pero le diré que nos trataron con la más extremada cortesía que se debe a unos vecinos... Mientras nuestras enseñanzas estuvieran disponibles, por decirlo así, y no interfiriéramos con sus asuntos... Y no lo hicimos. No debiéramos haberlo hecho. Lo que construimos, entienda, fue un hospital. Bueno, una clínica como mínimo: dos enfermeras diplomadas y un doctor que acudía dos veces al mes. Y una pequeña biblioteca con libros y películas. Y no sólo teología. Todos los temas. Estábamos justo en las afueras del poblado, y todos tenían que pasar delante de nosotros al ir hacia el río. Cuando creían que ninguno de los lontoks estaba mirando, se metían dentro y echaban una ojeada.
—¿Ninguno de los qué?
—Sacerdotes, o algo parecido. Había un montón. Pero no interferían con nosotros, ni nosotros con ellos. No sé realmente qué hace que haya tantos conversos, pero nunca he tenido nada malo que decir acerca de esa gente.
Hizo una pausa y se frotó los ojos. Repentinamente, pareció tener su verdadera edad.
—Las cosas iban estupendamente. Y entonces me dijeron que estableciera una segunda misión, más al interior. 
Se detuvo de nuevo, como si sopesara cómo continuar. Una rechoncha mujer china estaba levantándose lentamente de su asiento para salir al pasillo mientras se sujetaba a los asientos de ambos lados para mantener el equilibrio. Sentí su mano casi rozando mi oído cuando pasó por mi lado. Mi compañero la observó con cierta inquietud, aguardando hasta que hubo pasado. Cuando habló de nuevo, su voz era notablemente más aguda.
—He estado por todo el mundo, en un montón de lugares donde la mayor parte de norteamericanos no pueden ir hoy en día... Y siempre, estuviera donde estuviese, he tenido la impresión de que Dios estaba a buen seguro observando. Pero cuando me adentré por aquellas colinas, bien... —Meneó la cabeza—. Iba prácticamente solo, entienda. La mayor parte del personal vendría más tarde, una vez yo me hubiera instalado. Conmigo sólo venía uno de nuestros exploradores, dos porteadores, y un guía que era a la vez intérprete. Todos ellos nativos. —Frunció el ceño— El explorador, al menos, era cristiano.
—¿Necesitaba usted un intérprete?
La pregunta pareció distraerle.
—Para la nueva misión, sí. Mi malayo es bastante bueno para las tierras bajas, pero en el interior utilizan docenas de dialectos locales. Me hubiera sentido perdido allí arriba. A donde iba hablan algo que la gente de allá abajo, en el poblado, llama agon di-gatuan... El viejo lenguaje. Nunca llegué a comprender realmente buena parte de él. —Bajó la mirada hasta sus manos—. No estuve allí mucho tiempo.
—Problemas con los nativos, supongo.
No respondió de' inmediato. Finalmente, asintió.
—Realmente creo que es la gente más detestable que nunca haya vivido —dijo con gran deliberación—. A veces me pregunto cómo Dios pudo crearlos. —Miró por la ventanilla, a las colinas de nubes por debajo de nosotros—. Se llamaban a sí mismos los chauchas, por lo que pude entender. Alguna influencia colonial francesa, quizá, pero parecían asiáticos, con apenas un toque de negritud. Una gente pequeña, de apariencia inofensiva. —Se estremeció ligeramente—. Pero no eran en absoluto lo que parecían. No se podía llegar hasta el fondo con ellos. Llevan viviendo allá arriba, en aquellas colinas, no sé cuántos siglos, y fuera lo que fuese lo que estaban haciendo allí, no estaban dispuestos a permitir que entrara ningún extranjero. Se llaman a sí mismos musulmanes, igual que los de las tierras bajas, pero estoy seguro de que tienen también algunos dioses ancestrales. Al principio pensé que eran primitivos, me refiero a algunos de sus rituales... No lo creería usted. Pero ahora pienso que no eran en absoluto primitivos. Simplemente, conservan estos rituales porque gozaban con ellos.
Intentó sonreír. Aquello acentuó las arrugas en su rostro.
—Oh, al principio parecieron bastante amistosos. Uno podía acercarse a ellos, comerciar un poco, observar cómo criaban sus animales. Incluso se podía hablar con ellos acerca de la Salvación. Y ellos se quedaban sonriendo, sonriendo todo el tiempo. Como si uno realmente les cayera bien.
Pude adivinar la decepción en su voz, y algo más.
—Entienda —confió, inclinándose de pronto hacia mí—. Allá en las tierras bajas, en los pastos, hay un animal, una especie de caracol, al que los malayos matan apenas lo ven. Una cosa pequeña y amarillenta, pero que los asusta de forma absurda: creen que si pasa por encima de la sombra de su ganado, chupará toda la fuerza de éste. Acostumbraban a llamarlo el «caracol chaucha». Ahora sé por qué.
—¿Por qué? —pregunté.
Miró a su alrededor, por todo el avión, y pareció suspirar.
—Entienda. Por aquel entonces seguíamos viviendo en tiendas. Aún no habíamos construido nada. Bien, el clima empeoró, los mosquitos empeoraron aún más, y después de que el explorador desapareciera, los demás se fueron. Creo que el guía les persuadió de ello. Por supuesto, esto me dejó...
—Espere un momento. ¿Dice que su explorador desapareció?
—Sí. Antes de terminar la primera semana. Estábamos recorriendo uno de los campos a menos de cien metros de las tiendas, y yo estaba abriéndome paso entre las altas hierbas, convencido de que él venía detrás de mí, y cuando me volví ya no estaba.
Ahora hablaba precipitadamente. Tuve visiones de películas de los años cuarenta (asustados nativos desapareciendo con las provisiones) y me pregunté cuánto de cierto habría en aquello.
—Así que con los demás también desaparecidos no tenía forma alguna de comunicarme con los chauchas, excepto a través de una especie de lenguaje intermedio, una mezcla de malayo y su idioma. Pero yo sabía que algo ocurría. Durante toda la semana no dejaron de reírse de algo. Abiertamente. Tuve la impresión de que en cierto modo ellos eran responsables. Quiero decir de la desaparición del hombre. ¿Comprende? Él era en quien yo confiaba. —Su expresión se hizo pesarosa—. Una semana más tarde, cuando me lo mostraron, todavía estaba con vida, pero no podía hablar. Creo que ellos lo deseaban así. Entienda. Ellos..., ellos hicieron crecer algo en él. —Se estremeció.
Justo en aquel momento, directamente detrás de nosotros, llegó un chillido inhumanamente agudo que atravesó el aire como una sirena, alzándose por encima del zumbido de los motores. Surgió con una brusquedad capaz de parar el corazón, y ambos nos pusimos rígidos. Vila boca de mi compañero abriéndose enormemente, como si hiciera eco al grito. Era demasiado: nos convertimos en dos hombres viejos, pálidos hasta el límite, y aferrándose temblorosamente el uno al otro. Era algo realmente cómico. Debió de pasar todo un minuto antes de que yo consiguiera girar la cabeza. 
Por aquel entonces la azafata ya había llegado allí y estaba dando palmadas en algún lugar. El hombre que había detrás de mí, al quedarse dormido había dejado caer el cigarrillo en su regazo. Los pasajeros que le rodeaban, especialmente los blancos, le dirigían feroces miradas, y creí oler a carne chamuscada. Finalmente, la azafata le ayudó a ponerse en pie auxiliada por uno de sus compañeros de tripulación, que no dejaba de lanzar intranquilas risitas.
Por insignificante que fuera, el accidente había perturbado nuestra conversación y puesto nervioso a mi compañero; era como si se hubiese refugiado detrás de su barba. No habló más, excepto para hacerme vulgares y más bien triviales preguntas acerca del precio de la comida y de los hoteles. Dijo que se dirigía a Florida, a pasar allí el verano o, como él dijo, «una temporada de descanso y recuperación», aparentemente financiado por su secta. Le pregunté, un poco sin esperanzas, qué le había ocurrido al explorador. Me dijo que había muerto. Nos sirvieron bebidas y el continente norteamericano avanzó hacia nosotros desde el sur: primero un dedo de hielo, poco después una quebrada línea de verdor. Me sorprendí dándole la dirección de mi hermana —Indian Creek estaba cerca de Miami, donde él iba a instalarse—, e inmediatamente lamenté haberlo hecho. ¿Qué sabía yo de él, después de todo? Me dijo que su nombre era Ambrose Mortimer.
—Mortimer significa «Mar Muerto» —dijo—. Procede de las Cruzadas.
Cuando insistí en volver al tema de la misión, lo apartó con un gesto de su mano. 
—Ya no puedo seguir llamándome misionero. Ayer, cuando abandoné el país, perdí ese derecho. —Intentó una sonrisa—. Honestamente, ahora no soy más que un civil.
—¿Qué es lo que le hace pensar que le persiguen? —pregunté.
Su sonrisa se desvaneció.
—No estoy seguro de que lo hagan —dijo, aunque de manera poco convincente—. Quizá tan sólo me esté volviendo paranoico, a causa de la edad. Aunque podría jurar que en Nueva Delhi, y de nuevo en Heathrow, oí que alguien cantaba... una determinada canción. Una vez fue en el lavabo de caballeros, al otro lado de una pared; y la otra detrás de mí, en una cola. Y era una canción que reconocí. Cantada en el «viejo lenguaje». —Se alzó de hombros—. Ni siquiera sé lo que significa la letra.
—¿Por qué alguien iba a cantar? Quiero decir, si estuviera siguiéndole.
—Ahí está el detalle. No lo sé. —Agitó la cabeza—. Pero creo... que forma parte del ritual.
—¿Qué ritual?
—No lo sé —dijo de nuevo.
Parecía realmente afligido, y resolví terminar con aquel interrogatorio. Los ventiladores aún no habían disipado el olor a tela y carne quemadas.
—Pero usted había oído la canción antes —dije—. Ha dicho que la reconoció.
—Sí. —Apartó la mirada hacia las nubes que se aproximaban. Estábamos pasando sobre Maine. De pronto, la Tierra pareció un lugar muy pequeño—. Oí a algunas de las mujeres chaucha que la cantaban —dijo finalmente—. Es una especie de canción agrícola. Se supone que hace que las cosas crezcan.
Ante nosotros flotaba la niebla azafranada que cubre Manhattan como una cúpula. La luz de «No Smoking» parpadeó silenciosamente en la consola.
—Esperaba no tener que cambiar mis planes —dijo entonces mi compañero—, pero el vuelo a Miami no sale hasta dentro de una hora y media. Creo que voy a salir del aeropuerto y dar una vuelta, a estirar un poco las piernas. Me pregunto cuánto tiempo demorarán los trámites aduaneros.
Parecía hablar más consigo mismo que conmigo. De nuevo lamenté mi impulsividad dándole la dirección de Maude. Estuve a punto de mencionarle que sufría alguna enfermedad contagiosa, o que tenía un marido celoso. Aunque, de todos modos, lo más probable era que no la llamara nunca; ni siquiera se había molestado en anotar su nombre... Y si nos hacía alguna visita... Bien, me dije a mí mismo, quizá fuera más comunicativo cuando se diera cuenta de que se hallaba a salvo entre amigos. Puede que incluso se revelara como una buena compañía; después de todo, él y mi hermana tenían prácticamente la misma edad.
Mientras el avión dejaba de agitarse y se sumergía en las capas cálidas del aire, los pasajeros cerraron libros y revistas, prepararon sus pertenencias, efectuaron las últimas y apresuradas incursiones al cuarto de baño para palmear un poco de agua fría en sus rostros, y yo limpié mis gafas y me eché hacia atrás lo que quedaba de mi pelo. Mi compañero seguía mirando por la ventanilla, la bolsa verde de Air Malay en su regazo, sus manos dobladas como si rezara. Ya empezábamos a ser extranjeros.
—Por favor, pongan los respaldos de sus asientos en posición vertical —ordenó una voz incorpórea.
Afuera, al otro lado de la ventanilla, más allá de la cabeza ahora vuelta completamente de espaldas a mí, el suelo ascendió a nuestro encuentro, dimos unos cuantos botes sobre la pista y los chorros rugieron a la inversa. Las azafatas, ya en pie, recorrían el pasillo sacando chaquetas y abrigos de los alojamientos sobre nuestras cabezas. Pasajeros del tipo ejecutivo, sin hacer caso de las instrucciones, estaban poniéndose también de pie y enfundándose los impermeables. Afuera pude ver figuras uniformadas moviéndose arriba y abajo en lo que prometía ser una cálida llovizna gris.
—Bien —dije sin convicción—, hemos llegado.
Me levanté. Él se volvió y me lanzó una enfermiza sonrisa.
—Adiós. —Me tendió la mano—. Ha sido realmente un placer.
—E intente descansar y disfrutar de Miami —le dije, buscando un hueco entre la gente que me permitiera deslizarme al pasillo—. Eso es lo más importante... Simplemente descansar.
—Lo sé —asintió gravemente—. Lo sé. Dios le bendiga.
Encontré mi hueco y me coloqué en la fila. Desde atrás le oí.
—No olvidaré visitar a su hermana.
Mi corazón se fue a pique. Sin embargo, mientras avanzaba hacia la puerta me volví para gritarle un último adiós. La vieja dama estaba dos personas por delante de mí, pero ni siquiera me dedicó una sonrisa.


Un problema con los adioses es que a veces resultan superfluos. Unos cuarenta minutos más tarde, habiendo pasado como un bocado a través de una serie de tubos de plástico blanco, corredores, e hileras de aduaneros, me hallaba en una de las tiendas de regalos del aeropuerto, dejando transcurrir la hora que faltaba hasta que mi sobrina acudiera a recogerme. Allí vi de nuevo al misionero.
Él no me vio: estaba de pie ante uno de los expositores de libros —la sección de los llamados «clásicos», llena de gente—, y estaba mirando hilera tras hilera con aire preocupado, apenas deteniéndose a leer los títulos. Al igual que yo, estaba obviamente matando el tiempo.
Por alguna razón —llámese apuro, una cierta aversión a estropear lo que había sido un afortunado adiós—, me contuve de llamarle. En vez de ello, retrocedí hacia el siguiente pasillo y me refugié detrás de las novelas góticas, que pretendí estudiar mientras que de hecho le estudiaba a él.
Momentos más tarde, apartó de los libros la mirada y se acercó deambulando a un expositor de discos envueltos en celofán, volviéndose a colocar distraídamente la barba en su lugar por debajo de su patilla derecha. De pronto dio media vuelta y examinó la tienda. Incliné la cabeza hacia la literatura gótica y gocé de una visión normalmente reservada a los multifacetados ojos de un insecto: mujeres, docenas de ellas, huyendo de un número igual de diminutas mansiones.
Finalmente, con un encogimiento de sus amplios hombros, empezó a rebuscar entre los álbumes del expositor, tirando secamente de cada uno de ellos en un impaciente staccato. Pronto, examinado todo el surtido, pasó al siguiente expositor y empezó de nuevo.
De pronto lanzó un pequeño grito y le vi encogerse hacia atrás. Por un momento permaneció inmóvil, mirando fijamente algo en el expositor; luego se volvió y caminó rápidamente saliendo de la tienda, apartando con brusquedad a su paso a una familia que iba a entrar.
—Debe de habérsele hecho tarde para su vuelo —le dije a la sorprendida vendedora, y me dirigí hacia los álbumes.
Uno de ellos estaba boca arriba, encima de la pila... Un disco de jazz con la foto de John Coltrane al saxofón en la portada. Confuso, me volví para observar a mi ex compañero, pero se había desvanecido entre la multitud que se apresuraba al otro lado de la puerta.
Aparentemente, algo en el álbum le había alterado. Lo estudié con más atención. Coltrane permanecía de pie, silueteado contra un atardecer tropical, sus rasgos oscurecidos, la cabeza inclinada hacia atrás, el saxofón sonando silenciosamente bajo el cielo carmesí. La pose era espectacular, pero muy manida. No pude hallarle ningún significado especial: se parecía a cualquier otro negro tocando el saxo, o un cuerno.


Nueva York eclipsa a todas las demás ciudades en la 
espontánea cordialidad y generosidad de sus habitantes,
al menos la de aquellos que me he encontrado.
LOVECRAFT
29/9/1922


¡Cuán rápidamente cambiaste de opinión! Llegaste para descubrir una dorada ciudad dunsaniana de arcos, cúpulas y fantásticas agujas... o eso nos dijiste. Sin embargo, cuando huiste, dos años más tarde, sólo podías ver «hordas extranjeras». 
¿Qué fue lo que destruyó tu sueño? ¿Fue ese imposible matrimonio? ¿Esos rostros desconocidos en el metro? ¿O fue simplemente el robo de tu nuevo traje de verano? Entonces creí, Howard, y aún sigo creyéndolo, que la pesadilla era únicamente tuya. Aunque tú regresaste a Nueva Inglaterra como un hombre emergiendo de nuevo a la luz del sol, había, te lo aseguro, una espléndida vida que descubrir entre las sombras. Yo me quedé... y sobreviví.
Casi desearía estar de vuelta allí ahora, en vez de hallarme en este pequeño y feo bungalow, con el zumbante acondicionador de aire, los semipodridos muebles de mimbre y la húmeda noche chorreando en las ventanas.
Casi desearía estar de vuelta en las escalinatas del museo de historia natural donde, aquella trascendental tarde de agosto, me detuve transpirando a la sombra del caballo de Teddy Roosevelt, mientras observaba a las matronas pasando rápidamente junto a Central Park con sus perros y niños a remolque, y me abanicaba inútilmente con la tarjeta postal que acababa de recibir de Maude. Estaba esperando a mi sobrina, que tenía que hacer unas gestiones en coche e iba a dejarme a su hijo, con el que yo planeaba visitar el museo. Él deseaba ver el modelo a escala real de la ballena azul y, justo allí arriba, en las escaleras, los dinosaurios...
Recuerdo que Ellen y su chico llevaban más de veinte minutos de retraso. Recuerdo también, Howard, que estaba pensando en ti aquella tarde, y con cierto regocijo. Tanto como detestaste Nueva York en los años veinte, te sentirías horrorizado si vieras en qué se ha convertido hoy en día. Incluso desde la escalinata del museo podía ver un montón enorme de desperdicios, y un parque que podrías recorrer en toda su longitud sin oír hablar nuestra lengua ni una sola vez. Las pieles negras superaban con mucho a las blancas, y podía oírse música de mambo resonando al otro lado de la calle.
Recuerdo todas esas cosas porque, como luego se hizo evidente, aquél fue un día especial: el día en que vi, por segunda vez, al negro con su funesto cuerno.
Mi sobrina llegó tarde, como de costumbre. Tenía preparada la habitual disculpa y el habitual comentario:
—¿Cómo puedes seguir viviendo aquí? —preguntó, dejando a Terry en la acera—. Me refiero a toda esa gente.
Señaló con la cabeza hacia un banco del parque, a cuyo alrededor se congregaban negros y latinos como figuras en un retrato de grupo.
—¿Brooklyn es acaso mucho mejor? —contraataqué, como manda la tradición.
—Por supuesto En los Heights, al menos. No lo comprendo... ¿Por qué este odio patológico a mudarte? Al menos podrías probar el East Side. Seguro que puedes permitírtelo.
Terry nos observaba impasible, apoyado contra el guardabarros. Pensé que estaba de mi lado y contra su madre, pero era demasiado listo para demostrarlo.
—Ellen —dije—, enfréntate a ello. Sencillamente, soy demasiado viejo para empezar a ir de un lado para otro. Además, en el East Side únicamente leen best-sellers y odian a cualquiera que pase de los sesenta. Estoy mejor donde crecí... Al menos sé donde están los restaurantes baratos.
Lo cual, en el fondo, era un terrible problema: obligado a elegir entre los blancos a los que despreciaba y los negros a los que temía, a veces prefería el temor.
Para ablandar a Ellen leí en voz alta la tarjeta postal de su madre. Era del tipo prefranqueado, de esas que no llevan foto. «Todavía sigo usando el bastón —había escrito Maude, con su caligrafía tan impecable como cuando había ganado su medalla en la escuela—. Livia ha vuelto a Vermont para pasar el verano, de modo que las partidas de cartas se han suspendido, y me he metido de lleno a leer a Pearl S. Buck. Tu amigo el reverendo Mortimer me visitó y charlamos amigablemente. ¡Qué historias tan entretenidas! Gracias de nuevo por la suscripción a McCall's; le enviaré a Ellen los ejemplares atrasados. Espero veros a todos después de la estación de los huracanes.»
Terry estaba ansioso por enfrentarse a los dinosaurios; de hecho ya empezaba a ser un poco mayor para que yo pudiera dominarle. Estábamos ya a medio camino escalinata arriba antes de que hubiera podido quedar con Ellen acerca de dónde nos encontraríamos luego. Al no haber escuela, el museo estaba casi tan lleno como durante los fines de semana, con el eco de las salas convirtiendo las llamadas y las risas en gritos de animales. Nos dirigimos hacia la sala principal de la planta baja. ESTÁ USTED AQUÍ, rezaba un enorme cartel verde, y debajo alguien había garabateado «Peor para ti». Seguimos hacia la Sala de los Reptiles, con Terry tirando impacientemente de mí.
—Vi eso en la escuela —señaló hacia un diorama de secoyas—. Y eso también. —Señaló el Gran Cañón.
Creo que estaba a punto de entrar en séptimo grado, y hasta ahora había tenido pocas ocasiones de hablar; parecía más joven que los demás niños.
Pasamos los tucanes y los titís y la nueva ala de Ecología Urbana («cemento y cucarachas», se burló Terry), y a su debido tiempo nos detuvimos ante el brontosaurio, con algo de decepción: 
—Olvidé que era sólo el esqueleto —dijo.
Detrás, un grupo de chicos negros avanzaron riendo hacia nosotros. Tiré apresuradamente de mi sobrino-nieto y nos alejamos de los huesos hacia el lugar más concurrido, dedicado, irónicamente, al Hombre en África.
—Esta es la parte más aburrida —dijo Terry, sin emocionarse ante las máscaras y las lanzas.
El ritmo estaba empezando a fatigarme. Cruzamos a otra sala —el Hombre en Asia—, y avanzamos rápidamente por delante de la imaginería china.
—Vi eso en la escuela. —Señaló con la cabeza una gruesa figura en una urna de cristal, envuelta en ropas ceremoniales.
Algo con respecto a ella me resultaba familiar a mí también. Me detuve para contemplarla. El atuendo externo, ligeramente ajado, estaba tejido de algún material sedoso de color verde, y mostraba unos largos y retorcidos árboles a un lado, una especie de estilizado río al otro. Por la parte frontal corrían cinco figuras de color amarillo amarronado, con taparrabos y tocado, presumiblemente huyendo hacia los deshilachados bordes de la ropa. Tras ellas, de pie, había una figura más grande, toda de negro. En su boca había un oscilante cuerno. La figura estaba burdamente bordada (de hecho, era poco más que un monigote—, pero tenía un sorprendente parecido, tanto en pose como en proporciones, con la de la portada del disco.
Terry volvió a mi lado, curioso por ver lo que yo había encontrado.
—Atuendos tribales —leyó, acercándose al cartel de plástico blanco en la parte de abajo de la urna—. Península de Malaca, Federación de Malaysia, principios del siglo XIX. —Guardó silencio.
—¿Es todo lo que dice?
—Ajá. Ni siquiera dicen a qué tribu corresponde. —Reflexionó un momento—. No es que importe, realmente.
—Bueno, a mí sí me importa —dije—. Me pregunto quién puede saberlo.
Obviamente tenía que ir a consultar al servicio de información en el vestíbulo principal junto a la entrada. Terry echó a correr hacia allá, mientras yo le seguía aún más lentamente que antes; el pensamiento de un misterio evidentemente me atraía, aunque fuera uno tan tenue y poco excitante como aquél.
Una chica joven, de aspecto aburrido, escuchó el principio de mi pregunta y me tendió un folleto de debajo del mostrador. 
—No podrá ver a nadie hasta septiembre —dijo, empezando ya a volverse hacia otro lado—. Todos están de vacaciones.
Fruncí los ojos hacia la menuda letra de la primera página: «Asia, nuestro mayor continente, ha sido llamada con justicia la cuna de la civilización, pero puede que sea también el lugar de nacimiento del propio hombre». Obviamente, el folleto había sido escrito antes de las últimas campañas en contra del sexismo. Comprobé la fecha en la página de créditos: «Invierno de 1958». Aquello no iba a serme de ninguna ayuda. Sin embargo, en la página cuatro mis ojos se posaron en la referencia que buscaba:


...el modelo a su lado lleva un atuendo ceremonial de seda verde de 
Negri Sembilan, la más inhóspita de las provincias malayas. Observen 
el motivo central del nativo soplando el cuerno ceremonial, y la graciosa 
curva de su instrumento; se cree que la figura es una representación 
del «Heraldo de la Muerte», posiblemente advirtiendo a los habitantes 
del advenimiento de alguna calamidad. Regalo de un donante anónimo, el 
atuendo es probablemente de origen tcho-tcho, y data de principios del siglo XIX.


—¿Qué te pasa, tío? ¿Te encuentras mal? —Terry me sujetó por el hombro y me miró con aire preocupado; obviamente, mi comportamiento había confirmado sus peores temores acerca de la gente vieja—. ¿Qué dice ahí?
Le tendí el folleto y me dirigí con paso vacilante hacia un banco cerca de la pared. Deseaba tiempo para pensar. El pueblo tcho-tcho, lo sabía muy bien, figuraba en un cierto número de relatos de Lovecraft y sus discípulos —el propio Howard los había llamado «los absolutamente abominables tcho-tcho»—, pero no podía recordar mucho acerca de ellos excepto que se decía que adoraban a una de sus imaginarias deidades. Por alguna razón, los asocié con Burma...
Pero, fueran cuales fueran sus atributos, siempre había creído una cosa: los tcho-tcho eran completamente ficticios.
Obviamente, estaba equivocado. Eliminando la improbable posibilidad de que el folleto mismo fuera un fraude, me veía obligado a llegar a la conclusión de que los malignos seres de las historias estaban de hecho basados en una raza real que vivía en el subcontinente del sudeste de Asia; una raza cuyo nombre el misionero había traducido erróneamente como «los chauchas».
Era un descubrimiento bastante turbador. Había esperado convertir algo de lo que Mortimer me había relatado, fuera auténtico o no, en ficción. Inconscientemente, me había proporcionado el material para tres o cuatro buenos argumentos. Sin embargo, acababa de descubrir que mi amigo Howard me había aventajado en ello, y que me hallaba en la incómoda posición de dar vida a las historias de horror de otro hombre.


La expresión epistolar ha reemplazado largamente en mí la conversación.
LOVECRAFT
23/12/1917


No había esperado mi segundo encuentro con el hombre negro tocando el cuerno. Un mes más tarde tuve una sorpresa aún mayor: vi de nuevo al misionero.
O al menos su foto. Estaba en un recorte del Miami Herald que me envió mi hermana, sobre el cual ella había escrito con bolígrafo: «Mira lo que dice el periódico... ¡Qué horrible!»
No reconocí el rostro. La foto era obviamente antigua, la reproducción mala, y el hombre iba sin barba. Pero las palabras que había debajo me dijeron que era él.


SACERDOTE DESAPARECIDO
EN UNA TORMENTA


(Miér.) El reverendo Ambrose B. Mortimer, de 56 años, un pastor laico 
de la Iglesia de Cristo, Knoxville, Tenn., ha sido dado por desaparecido 
en la estela del huracán del lunes. Un portavoz de la orden ha dicho que 
Mortimer se había retirado después de servir diecinueve años como misionero, 
recientemente en Malaysia. Despues de trasladarse a Miami en julio, había 
estado residiendo en el 311 de Pompano Canal Road.


Allí terminaba la noticia, con una brusquedad que parecía demasiado apropiada al tema. Ignoraba si Ambrose Mortimer vivía aún, pero estaba convencido de que después de salir huyendo de una península, se había establecido en otra casi tan peligrosa, con un dedo metido en el vacío. Y el vacío se lo había tragado.
De modo que, pese a todo, dejé correr mis pensamientos. A menudo he sentido depresiones de parecida naturaleza, abocándome a una fantástica filosofía que he compartido con mi amigo Howard: una filosofía que uno de sus biógrafos menos favorablemente dispuestos ha titulado «futilitarianismo».
Sin embargo, por pesimista que fuera, no estaba dispuesto a dejar el asunto. Mortimer podía haber desaparecido en la tormenta, podía incluso haber huido a algún otro lugar por voluntad propia, pero si de hecho alguna lunática secta religiosa había dado cuenta de él por haberse metido demasiado en sus asuntos, había cosas que yo podía hacer al respecto. Escribí a la policía de Miami aquel mismo día: «Caballeros, habiendo sabido de la reciente desaparición del reverendo Ambrose Mortimer, creo que puedo proporcionar información que tal vez sea de utilidad a los investigadores».
No es necesario copiar aquí el resto de la carta. Baste decir que reproduje mi conversación con el hombre desaparecido, haciendo hincapié en los temores que él había expresado respecto a su vida: persecución y «asesinato ritual» a manos de una tribu malaya llamada los tcho-tcho. La carta era, en resumen, una elaborada forma de gritar «juego sucio». Se la envié a mi hermana, pidiéndole que la hiciera llegar a su correcto destinatario.
La respuesta del departamento de policía llegó con una inesperada rapidez. Como todo ese tipo de correspondencia, era más lacónica que cortés: «Apreciado señor —escribía un tal sargento de detectives A. Linahan—. En el asunto del reverendo Mortimer teníamos conocimiento ya de las amenazas sobre su vida. Hasta la fecha, una investigación preliminar en el Pompano Canal no ha producido ningún hallazgo, pero las operaciones de dragado se espera que prosigan como parte de nuestra investigación de rutina. Le damos las gracias por su interés...»
Debajo de su firma, sin embargo, el sargento había añadido una corta postdata de su puño y letra. Su tono era algo más personal (quizá las máquinas de escribir le intimidaban): «Quizá le interese saber que recientemente hemos descubierto que un hombre con un pasaporte de la Federación de Malaysia ocupó habitaciones en el hotel North Miami durante la mayor parte del verano, pero se marchó dos semanas antes de que su amigo desapareciera. No puedo decirle más, pero tenga la seguridad de que estamos siguiendo varias pistas simultáneamente. Nuestros investigadores están trabajando en el asunto, y esperamos poder llegar muy pronto a una rápida conclusión».
La carta de Linahan llegó el 21 de septiembre. Antes de que terminara la semana recibía una de mi hermana, junto con otro recorte del Herald. Puesto que, al igual que una antigua novela victoriana, este capítulo parece haber tomado una forma más bien epistolar terminaré con extractos de esos dos datos.
La historia del periódico llevaba por título BUSCADO PARA INTERROGATORIO. Como la noticia de Mortimer, era poco más que una foto con un extenso pie.


(Juev.) Un ciudadano malayo está siendo buscado para 
ser interrogado en relación con la desaparición de un 
sacerdote norteamericano, según la policía de Miami. 
Los informes indican que el ciudadano de Malaysia, 
señor D. A. Djaktu-tchow, había ocupado habitaciones 
amuebladas en el Barkleigh Hotella, en el 2401 
de la avenida Culebra, posiblemente con un compañero 
no identificado. Se cree que todavía se halla en la 
gran área de Miami, pero desde el 22 de agosto sus 
movimientos no pueden ser rastreados. Los oficiales del 
Departamento de Estado informan que el visado de 
Djaktu-tchow expiró el 31 de agosto; hay 
pendiente una orden de búsqueda.
El sacerdote, el reverendo Ambrose B. Mortimer, 
se halla desaparecido desde el 6 de septiembre.


La foto que había encima del artículo era a todas luces reciente, sin duda reproducida del visado en cuestión. Reconocí el sonriente rostro en forma de luna, aunque precisé un momento para situarlo como el hombre contra cuya comida había tropezado yo en el avión. Sin el bigote, se parecía menos a Charlie Chan.
La carta que acompañaba el recorte me proporcionaba algunos otros datos: «Llamé al Herald —escribía mi hermana—, pero no pudieron decirme más de lo que pone el artículo. Pese a lo cual necesité más de media hora para averiguarlo, ya que la estúpida mujer de la centralita no dejaba de ponerme con la persona equivocada. Creo que tienes razón: no basta con poner fotos a todo color en la primera página para poderse llamar periódico.
»Esta tarde he llamado al departamento de policía, pero tampoco se mostraron muy colaboradores. Supongo que tú nunca debes esperar descubrir gran cosa por teléfono, aunque yo sigo confiando en él. Finalmente he conseguido comunicarme con un tal oficial Linahan, quien me ha informado de que él era precisamente quien había respondido a tu carta. ¿Has recibido ya algo de él? El hombre es muy evasivo. Intentaba ser amable, pero juraría que estaba impaciente por colgar. Me ha dado el nombre completo del hombre al que están buscando —Djaktu Abdul Djaktu-tchow,¿no es eso maravilloso?—, y me ha dicho que tienen algo más sobre él que todavía no pueden revelar. Yo he discutido y suplicado (¡ya sabes lo persuasiva que puedo llegar a ser!) y finalmente, después de afirmar que era una buena amiga del reverendo Mortimer, he conseguido arrancarle algo que me ha jurado que iba a negar haberme comunicado si yo se lo digo a alguien más que a ti. Aparentemente, el pobre hombre estaba muy enfermo, incluso tuberculoso —tengo intención de ir a hacerme una prueba de emplasto la próxima semana, sólo para estar tranquila, y te recomiendo que tú hagas lo mismo— porque parece que en el dormitorio del reverendo encontraron algo muy extraño: trozos de tejido pulmonar. Tejido pulmonar humano».


Yo también fui detective en mi juventud.
LOVECRAFT
17/2/1931


¿Existen todavía los detectives aficionados? Quiero decir, ¿fuera de las novelas? Lo dudo. ¿Quién, después de todo, tiene tiempo suficiente para tales juegos hoy en día? Yo no, desgraciadamente. Aunque hace más de una década que estoy nominalmente retirado, mis días están completamente llenos con las poco románticas actividades que ocupan a todo el mundo a este lado de la literatura popular: cartas, citas para almorzar, visitas a mi sobrina y a mi doctor; libros (insuficientes) y televisión (demasiada) y quizá sesiones de cine de la Edad de Oro (desde hace tiempo he dejado de ir a ver películas modernas, ya que mi simpatía hacia sus héroes iba decreciendo cada vez más).
Pasé la semana de Todos los Santos en Atlantic City, y la mayor parte de otra intentando que un tremendamente educado editor joven se interesara por la reimpresión de algunas de mis primeras obras.
Todo esto. por supuesto. se creerá que es una especie de disculpa por haber dejado de lado nuevas indagaciones sobre el caso del pobre Mortimer hasta mediados de noviembre. La verdad es que el asunto casi se me fue de la mente; tan sólo en las novelas la gente no tiene cosas mejores que hacer.
Fue Maude quien volvió a despertar mi interés. Había estado revisando ávidamente los periódicos en busca de posteriores informes sobre la desaparición del hombre, creo que incluso telefoneó al sargento Linahan una segunda vez, sin conseguir nada nuevo. Ahora me escribía un pequeño fragmento de información, oído de tercera mano: una de sus compañeras de bridge había sabido, «de fuentes de un amigo que estaba en las fuerzas de policía», que la búsqueda del señor Djaktu había sido ampliada para incluir a su presunto compañero: «un chico negro». O así me lo informó mi hermana. Aunque había muchas posibilidades de que tal información fuera falsa, o que se refiriera a un caso completamente distinto, parecía que ella la consideraba como algo realmente siniestro.
Quizá fue por eso que la siguiente tarde me descubrió subiendo de nuevo penosamente la escalinata del museo de historia natural... Tanto para satisfacer a Maude como a mí mismo. Su alusión a un negro, después del curioso descubrimiento en el dormitorio de Mortimer, me había hecho pensar en la figura con el atuendo malayo, y me había sentido turbado toda la noche por la fantasía de un hombre negro —un hombre muy parecido al mendigo que acababa de ver reclinado contra la estatua de Roosevelt— tosiendo sus pulmones en una especie de retorcido cuerno.
Encontré a poca gente por las calles aquella tarde, y hacía un frío poco razonable para una ciudad que a menudo es templada hasta enero; yo llevaba una bufanda, y mi abrigo de lana gris aleteaba tras mis talones. Dentro, sin embargo, el lugar, como todos los edificios norteamericanos, estaba sobrecalentado. Yo también lo estuve pronto cuando empecé a subir las desmoralizantemente largas escaleras que conducían hasta el segundo piso.
Los pasillos estaban silenciosos y vacíos, excepto por la abúlica figura de un guardia sentado ante uno de los gabinetes y el silbido del vapor de los radiadores cerca del cielo raso de mármol. Lentamente, casi gozando de la sensación de privilegio que procede de tener a todo un museo sólo para ti, rehice mi camino de la otra vez, pasando junto a los inmensos esqueletos de los dinosaurios («esas grandes criaturas que hollaron la tierra cuando nosotros aún no caminábamos») hasta la Sala del Hombre Primitivo, donde dos jóvenes portorriqueños, que obviamente habían hecho novillos, permanecían de pie en el ala africana mirando con aire de adoración a un guerrero masai con atuendo completo de guerra. En la sección dedicada a Asia hice una pausa para recuperar el aliento, buscando en vano la achaparrada figura en su atuendo ceremonial. La urna de cristal estaba vacía. En su parte delantera había una nota impresa: «Retirada temporalmente para restauración».
Aquella era, sin la menor duda, la primera vez en cuarenta años que la figura había sido retirada, y yo había elegido precisamente aquella ocasión para ir a echarle una ojeada. Vaya suerte. Me dirigí a la escalera más próxima, al extremo del ala. A mis espaldas resonó un estruendo metálico, seguido por la irritada voz del guardia. Quizás aquella lanza masai había resultado ser una tentación demasiado grande.
En el vestíbulo principal me extendieron un pase para entrar en el ala norte, donde se hallaban las oficinas del personal. 
—Usted pide por los talleres del sótano —dijo la mujer en el mostrador de información: la aburrida alumna del verano se había convertido en una servicial vieja dama que me prestó todo su interés—. Pregunte simplemente al guarda al fondo de las escaleras, pasada la cafetería. Espero que encuentre lo que anda usted buscando. 
Mantuve cuidadosamente visible el distintivo rosa que ella me había entregado para mostrárselo a cualquiera que me lo pidiese, y bajé. Cuando embocaba la escalera me encontré frente a una especie de visión: una rubia familia de aspecto escandinavo subía los peldaños hacia mí, los cuatro rostros mirando arriba, casi intercambiables, una pareja y dos niñas pequeñas con los labios fruncidos y los tímidos ojos esperanzados de los turistas, mientras que inmediatamente detrás de ellos, aparentemente sin que se dieran cuenta, avanzaba a saltos un sonriente joven negro, prácticamente pisándole los talones al padre. En mi actual estado mental, la escena me pareció particularmente inquietante —la expresión del muchacho era evidentemente de burla—, y me pregunté si el guardia que estaba de pie ante la cafetería se habría dado cuenta. Si así era, no dio la menor prueba de ello. Me dirigió una mirada carente de curiosidad a mi paso y señaló hacia la puerta antiincendios en el extremo del corredor.
Las oficinas en el nivel inferior eran sorprendentemente tristes —las paredes no eran de mármol, sino que estaban estucadas y pintadas de un verde descolorido—, y todo el corredor daba una sensación de «enterrado», sin duda a causa de que la única luz del exterior provenía de un tragaluz a la altura del suelo de la calle en la parte superior. Me habían dicho que preguntara por uno de los adjuntos de investigación, un tal señor Richmond; su oficina formaba parte de una estancia mayor, separada por divisiones de tablero perforado. La puerta estaba abierta, y él se levantó de su escritorio tan pronto como me vio entrar; sospeché que, a la vista de mi edad y de mi abrigo de lana, me había tomado por alguien importante.
Era un joven rollizo, con barba color arena y apariencia de deportista un poco en baja forma, pero su afabilidad se disolvió cuando mencioné mi interés por el atuendo de seda verde.
—Supongo que es usted el hombre que se quejó al respecto ahí arriba, ¿eh?
Le aseguré que no me había quejado ante nadie.
—Bien, entonces algún otro lo hizo —dijo, sin dejar de mirarme con resentimiento; en la pared, detrás de él, una máscara de guerra india hizo lo mismo—. Algún maldito turista quizá, de visita en la ciudad por un día y dispuesto a crear problemas. Amenazó con llamar a la embajada de Malaysia. Si intentas discutir, esa gente de ahí arriba no duda en acudir corriendo al Times.
Entendí su alusión: el año anterior el museo había obtenido una considerable notoriedad por haber llevado a cabo algunos experimentos realmente asombrosos —y a mi modo de ver completamente inútiles— con gatos. Hasta entonces, la mayor parte del público no sabía que el edificio contenía varios laboratorios de investigación.
—De todos modos —prosiguió—, el atuendo que le interesa está aquí abajo en el taller, y estamos procediendo a su restauración. Probablemente permanecerá aquí durante los próximos seis meses antes de que hayamos acabado el trabajo. Estamos tan faltos de personal actualmente que la cosa no resulta divertida. —Miró su reloj—. Venga, se lo mostraré. Luego le acompañaré arriba de nuevo.
Le seguí a lo largo de un estrecho corredor que se dividía a ambos lados. En un momento determinado dijo:
—A su derecha está el escandaloso laboratorio de zoología.
Mantuve mis ojos clavados al frente.
Cuando pasamos ante la siguiente puerta noté un olor familiar.
—Eso me hace pensar en melaza —dije.
—No anda usted muy desencaminado —dijo sin mirar hacia atrás—. Es melaza en su mayor parte. Puro nutriente. Se utiliza para el cultivo de microorganismos.
Me apresuré para mantenerme a su altura.
—¿Y para otras cosas?
Se alzó de hombros.
—No lo sé, señor. No pertenece a mi área.
Llegamos a una puerta cerrada por una verja de malla negra.
—Este es uno de los talleres —dijo, metiendo una llave en la cerradura y la puerta se abrió a una larga habitación oscura que olía a virutas de madera y a cola—. Siéntese aquí —dijo, conduciéndome a una pequeña antesala y encendiendo la luz—. Estaré de vuelta en un segundo.
Miré el objeto más próximo a mí, una gran arca de ébano profusamente tallada. Sus bisagras habían sido retiradas. Richmond regresó con el atuendo doblado en su brazo.
—¿Lo ve? —dijo, agitándolo ante mí—. Realmente no está en tan malas condiciones,¿verdad?
Me di cuenta de que seguía pensando que yo era el hombre que se había quejado.
En el campo de ondeante verde huían las pequeñas figuras amarronadas, perseguidas todavía por algún destino ignoto. En el centro estaba de pie el hombre negro, el cuerno negro en sus labios, hombre y cuerno una sola línea de ininterrumpido negro.
—¿Son los tcho-tcho un pueblo supersticioso? —pregunté.
—Lo eran —dijo significativamente—. Supersticiosos y no muy agradables. Actualmente están extintos, como los dinosaurios. Supuestamente barridos por los japoneses o algo así.
—Es extraño... —dije—. Un amigo mío afirma haber trabado conocimiento con ellos a principios de este año.
Richmond estaba alisando la ropa; las ramas de los retorcidos árboles flagelaron futilmente las sombras marrones.
—Supongo que es posible —dijo, tras una pausa—. Pero no he leído nada sobre ellos desde que me gradué en la universidad. No se hallan relacionados ya en los libros de texto. Lo he consultado y no hay nada sobre ellos. Este atuendo tiene más de un centenar de años.
Señalé a la figura en el centro.
—¿Qué puede decirme usted acerca de ese individuo?
—El Heraldo de la Muerte —dijo, como si fuera un examen—. Al menos eso es lo que dice la literatura. Se supone que está avisando de alguna inminente calamidad.
Asentí sin alzar la vista; se limitaba a repetir lo que yo había leído en el folleto.
—Pero ¿no es extraño que esas otras figuras evidencien tal pánico? ¿Lo ve? Ni siquiera están esperando para escuchar.
—¿Lo haría usted? —se burló, impaciente.
—Pero, si el hombre de negro sólo es un mensajero de algún tipo, ¿por qué es mucho más grande que los demás?
Richmond empezó a doblar el atuendo.
—Mire, señor, no pretendo ser un experto en todas las tribus de Asia. Pero si un personaje es importante, generalmente lo representan más grande. Al menos, eso es lo que hicieron los mayas. Pero mire, será mejor que lo dejemos. Tengo que asistir a una reunión.
Mientras él estaba fuera, de nuevo permanecí sentado allí, pensando en lo que acababa de ver. Las pequeñas figuras marrones, por burdamente bordadas que estuvieran, expresaban un terror que ningún simple mensajero podía inspirar. Y aquella gran figura negra de pie, triunfante en el centro, con el retorcido cuerno en su boca..., no era en absoluto un mensajero. Estaba seguro de ello. Aquello no era el Heraldo de la Muerte. Aquello era la propia Muerte.


Regresé a mi apartamento justo a tiempo para oír sonar el teléfono, pero cuando llegué junto a él dejó de sonar. Tomé asiento en la sala de estar, con una taza de café y un libro que había permanecido sin tocar en una estantería durante los últimos treinta años: Los caminos de la jungla, de aquel viejo farsante llamado William Seabrook. Le había conocido allá por los años veinte y lo consideré bastante creíble, aunque poco de fiar. Su libro describía docenas de personajes tremendamente curiosos, incluido «un jefe caníbal que había sido encarcelado y se había hecho famoso por haberse comido a su joven esposa, una hermosa e indolente muchacha llamada Blito, junto con una docena de sus amigas», pero no descubrí ninguna referencia a alguien tocando un cuerno.
Acababa de terminar mi café cuando el teléfono sonó de nuevo. Era mi hermana.
—Sólo te llamo para hacerte saber que hay otro hombre desaparecido —dijo sin aliento; no pude averiguar si estaba asustada o simplemente excitada—. Un ayudante de camarero del «San Marino». ¿Recuerdas? Te llevé allí.
El «San Marino» era un pequeño restaurante no muy caro en Indian Creek, a varias manzanas de la casa de mi hermana. Ella y sus amigas comían allí varias veces a la semana.
—Ocurrió la pasada noche —prosiguió—. Acabo de saberlo durante nuestra partida de cartas. Dicen que salió con un cubo de cabezas de pescado para echarlas al canal, y nunca regresó.
—Eso es muy interesante, pero... —Pensé por un momento que no era normal que ella me llamara por una cosa así—. Pero Maude, ¿no pudo simplemente haberse ido? Me refiero a qué te hace pensar que pueda haber alguna conexión...
—¡Porque yo también llevé allí a Ambrose! —exclamó—. Tres o cuatro veces. Allí es donde acostumbrábamos a encontrarnos.
Aparentemente, Maude había trabado mucho más conocimiento con el reverendo Mortimer que lo que sus cartas habían dejado entrever. Pero no me sentía interesado en seguir aquel camino precisamente ahora.
—Ese ayudante de camarero —pregunté—, ¿era alguien a quien tú conocías?
—Por supuesto Conozco a todo el mundo allí. Su nombre era Carlos. Un muchacho tranquilo, muy amable. Estoy segura de que me atendió docenas de veces.
En varias ocasiones había oído a mi hermana tan excitada. y no parecía haber forma de calmar sus temores. Antes de colgar me hizo prometer que adelantaría la visita que yo esperaba hacerle por Navidad. Le aseguré que intentaría trasladarla al Día de Acción de Gracias, por aquel entonces a sólo una semana de distancia, si podía encontrar plaza en algún vuelo.
—Inténtalo —dijo.
Y, como si fuera un relato de una de esas antiguas revistas, hubiera podido añadir: «Si alguien puede llegar al fondo del asunto, ése eres tú». De todos modos, tanto Maude como yo éramos conscientes de que yo acababa de cumplir mi setenta y siete aniversario y que, de nosotros dos, yo era con mucho el más tímido; así que lo que realmente dijo fue:
—Verte me ayudará a sacarme de la mente todas esas ideas.


No podría vivir ni una semana sin una biblioteca particular.
LOVECRAFT
25/2/1929


Eso era lo que yo pensaba también, hasta hace poco. Después de toda una vida coleccionando había adquirido miles y miles de volúmenes, sin marcharme nunca de cualquier sitio sin uno. Era esta enorme biblioteca particular, de hecho, lo que me había mantenido anclado al mismo apartamento del West Side durante casi medio siglo.
Sin embargo, aquí estoy sentado ahora, sin ninguna compañía excepto unos pocos manuales de jardinería y una estantería de anticuados best-sellers... Nada sobre lo que soñar, nada que desee mantener entre mis manos. Pese a lo cual, he sobrevivido aquí una semana, un mes, casi toda una estación. La verdad es, Howard, que te sorprenderías de las cosas sin las cuales puedes vivir. En cuanto a los libros que dejé en Manhattan, simplemente espero que alguien cuide de ellos mientras estoy fuera.
Pero no estaba en modo alguno tan resignado aquel noviembre cuando, después de reservar con éxito una plaza en el primer vuelo disponible, me vi con algo menos de una semana por delante en Nueva York. Todo el tiempo que me quedaba lo pasé en la biblioteca... pública que hay en la Calle 42, con los leones en la parte delantera y sin ningún libro mío en sus estanterías. Sus dos salas de lectura son frecuentadas por hombres de mi misma edad o más viejos, hombres retirados con días para llenar, pobres hombres que se limitan a sentarse allí para calentarse los huesos; algunos hojean periódicos, otros dormitan en sus asientos. Ninguno de ellos, estoy seguro, compartía mi sensación de urgencia: había cosas que yo deseaba descubrir antes de irme, cosas para las cuales Miami no me servía.
No era un extraño en aquel edificio. Hacía mucho tiempo, durante una de las visitas de Howard, había emprendido algunas investigaciones genealógicas allí con la esperanza de descubrir antepasados más importantes que los míos, y en mi juventud había intentado ocasionalmente ganarme la vida, como los habitantes de la New Grub Street de Gissing, escribiendo artículos recopilados del trabajo de los demás. Pero actualmente me faltaba práctica: ¿cómo puede, después de todo, hallar uno referencias de un oscuro mito tribal del sudeste de Asia sin leer todo lo publicado sobre aquella parte del mundo?
Inicialmente, eso es exactamente lo que intenté: escudriñé todos los libros que pude encontrar con «Malaya», «Malaca» o «Malaysia» en su título. Leí acerca de dioses arcoiris y altares fálicos y algo llamado «el tatai», una especie de compañero indeseado; pasé a través de los ritos nupciales y La Muerte de las Espinas y una cierta cueva habitada por millones de babosas. Pero no hallé ninguna mención de los tcho-tcho, y nada acerca de sus dioses. 
Esto era sorprendente en sí mismo. Estamos viviendo unos días en los que ya no hay secretos, en los que mi sobrino-nieto de doce años de edad puede comprar su propio grimorio, y libros con títulos tales como La enciclopedia de los conocimientos antiguos y prohibidos pueden encontrarse en librerías de rebajas. Aunque mis amigos de los años veinte odiarían tener que admitirlo, la idea de tropezarse con algún viejo y enmohecido «libro negro» en el desván de una casa abandonada —algún diccionario de encantamientos y conjuros y saber oculto— es simplemente una curiosa fantasía. Si el Necronomicón existiera realmente, sería un libro de bolsillo de la editorial Bantam con un prólogo de Lin Carter.
Resulta lógico pues que, cuando finalmente llegué a encontrar una referencia de lo que estaba buscando, lo hiciera en la menos romántica de las formas, dentro del guión mecanografiado de un film. Aunque quizás estuviera más cerca de la verdad decir la «transcripción» del guión de un film, puesto que se trataba de una película rodada en 1937 y que presumiblemente ahora se hallaba acumulando polvo en algún olvidado sótano.
Lo descubrí en el interior de uno de esos legajos de cartón marrón, atados con cintas, que los bibliotecarios utilizan para proteger los libros cuya encuadernación se ha deshecho. El libro en sí, Recuerdos malayos, de un tal reverendo Morton, demostró ser una decepción pese al sugestivo nombre de su autor. El guión estaba junto a él, aparentemente colocado allí por error. Aunque no parecía muy prometedor —sólo noventa y seis páginas, muy mal mecanografiadas, y sujeto por una única grapa—, su lectura se reveló valiosa. No había ningún título, ni creo que hubiera habido jamás uno; la primera página identificaba simplemente el film como «Documental: Malaca hoy». Y especificaba que había sido financiado en parte por una subvención del gobierno de los Estados Unidos. El director o directores del film no aparecían mencionados.
Pronto vi por qué el gobierno se había mostrado dispuesto a proporcionar algún apoyo a la aventura, puesto que había un gran número de escenas en las cuales los propietarios de plantaciones de caucho expresaban el tipo de opiniones que los norteamericanos podían desear oír. A una pregunta del inidentificado entrevistador, «¿Qué otros signos de prosperidad ve usted a su alrededor?», un plantador llamado Pierce había respondido servicialmente: «Bueno, observe el actual nivel de vida... Mejores escuelas para los nativos y un nuevo camión para mí. Es de Detroit, ¿sabe? Es probable que incluso lleve mi propio caucho en sus neumáticos».


ENTREVISTADOR: ¿Y qué piensa acerca de los japoneses? 
¿Son actualmente uno de los mejores mercados?
PIERCE: Oh, mire, compran nuestra cosecha, de acuerdo, pero no 
confiamos realmente en ellos,,comprende? (Sonrisas.) No nos 
gustan ni la mitad de lo que nos gustan los yanquis.


Sin embargo, la parte final del guión era considerablemente mucho más interesante. Registraba un cierto número de breves escenas que no llegaron a aparecer nunca en el film terminado. Cito una de ellas en su integridad:


CUARTO DE JUEGOS EN
LA ESCUELA PARROOUIAL
ÚLTIMA HORA DE LA TARDE (suprimida)
ENTREVISTADOR: Este joven malayo ha trazado un boceto de un
demonio que él llama Shoo Goron. (Al muchacho.) ¿Puedes 
decirme algo acerca del instrumento que está tocando? Se 
parece al shofar judío, o cuerno de carnero. (De nuevo al muchacho.) 
Todo va bien; no tienes por qué asustarte.
MUCHACHO: Él no sopla. Aspira.
ENTREVISTADOR: Entiendo... Inspira el aire a través del cuerno, ¿no es así?
MUCHACHO: No el cuerno. No es un cuerno. (Solloza.) Es él.




Miami no me produjo una gran impresión...
LOVECRAFI
19/7/1931


Mientras aguardaba en la sala de espera del aeropuerto con Ellen y su chico, mis maletas ya facturadas y mi número de asiento confirmado, me sentí constreñido por el tipo de ansiedad que me atormentaba en mi juventud: era la sensación de que el tiempo se terminaba; y lo que causaba aquella sensación era, creo, la hora que faltaba aún para que mi vuelo despegara. Era demasiado tiempo para pasarlo sentado charlando de cosas intrascendentes con Terry, cuya mente estaba evidentemente en otras cosas; sin embargo, era poco tiempo para realizar la tarea que, de repente, me había dado cuenta de que no había hecho.
Pero quizá mi sobrino pudiera ayudarme.
—Terry —dije—, ¿te importaría hacerme un favor? —Alzó la vista ansiosamente; supongo que los chicos a su edad adoran ser útiles—. ¿Recuerdas ese edificio por el que pasamos cuando veníamos aquí? ¿El edificio de Llegadas Internacionales?
—Claro. Aquí al lado.
—Sí, pero bastante más lejos de lo que parece. ¿Te crees capaz de ir hasta allá y volver en la hora que falta, y averiguar una cosa para mí?
—Claro. —Ya estaba levantado de su asiento.
—Se me acaba de ocurrir que hay una oficina de reservas de la Air Malay en ese edificio, y me pregunto si podrías averiguar allá...
Mi sobrina me interrumpió.
—Oh, no lo hará —dijo firmemente—. En primer lugar, no quiero que vaya corriendo por ahí fuera y que algún estúpido conductor... —Ignoró las protestas de su hijo—. Y segundo, no quiero verle mezclado con ese juego en que te has metido con mamá.
El resultado de todo aquello fue que la gestión la hizo la propia Ellen, dejándonos a Terry y a mí hablando de intrascendencias. Se llevó consigo un trozo de papel en el que yo había escrito «Shoo Goron», un nombre al que se quedó mirando con ácido escepticismo. No estaba seguro de que regresara antes de mi partida (Terry, podía apreciarlo, iba poniéndose nervioso por momentos), pero estuvo de vuelta antes de la segunda llamada para embarcar.
—Ella me dijo que lo habías escrito mal —anunció Ellen.
—¿Quién es ella?
—Una de las que atienden el mostrador de vuelos. Una chica joven, de unos veintipocos años. Ninguna de las otras eran malayas. Al principio no reconoció el nombre, sólo cuando lo hubo leído en voz alta unas cuantas veces. Aparentemente es una especie de pez. ¿No es así? Como una rémora, sólo que más grande. Al menos eso es lo que ella dijo. Su madre acostumbraba a asustarla con él cuando era desobediente.
Como es lógico, Ellen o más probablemente la otra mujer, había comprendido mal.
—¿Una especie de coco? —murmuré—. Bueno, supongo que es posible. Pero ¿dices que es un pez?
Ellen asintió.
—No creo que supiera mucho sobre él. De hecho, actuaba como si estuviera un poco turbada; como si yo le hubiera preguntado algo inconveniente. —Al otro lado de la sala, un altavoz lanzó la última llamada para los pasajeros. Ellen me ayudó a ponerme en pie, hablando todavía—: Dijo que ella sólo era una malaya, de algún lugar de la costa... ¿Malaca? No recuerdo... Y que era una lástima que yo no hubiera acudido hace unos tres o cuatro meses, porque la chica que la había reemplazado durante el verano era en parte chocha... ¿O chocho? Algo así...
La cola iba haciéndose cada vez más pequeña. Les deseé a los dos un buen Día de Acción de Gracias y me apresuré hacia el avión.


Debajo de mí, las nubes habían formado un paisaje de rodantes colinas. Podía ver cada cerro, cada desvaído arbusto, y, en los lugares oscuros, los ojos de animales.
Algunos de los valles estaban hendidos por irregulares líneas negras que parecían como los ríos en un mapa. El agua, al menos, era real: allá, el banco de nubes se había rasgado y hendido, revelando el oscuro mar debajo.
Durante todo el viaje fui consciente de la oportunidad perdida, agobiado por la sensación de que mi destino me ofrecía una especie de posibilidad final. Con Howard desaparecido, había seguido viviendo mi vida durante esos cuarenta años a su sombra; evidentemente, sus relatos habían ensombrecido los míos. Y ahora me descubría atrapado dentro de uno de ellos. Allí, a kilómetros por encima del suelo, sentía cómo los grandes dioses guerreaban; abajo, la guerra casi estaba perdida.
Los pasajeros a mi alrededor semejaban participantes en un baile de máscaras: el untuoso y pequeño directivo que olía a algo extraño; el niño que miraba y que no quería apartar la vista; el hombre dormido a mi lado, la boca semiabierta, que se había echado a reír y me había tendido una página arrancada de la revista que le habían dado en el avión. PÁGINA DE PASATIEMPOS, con un ojo mirándome sorprendido desde el centro de un enjambre de puntos: «Conecte los puntos y vea a lo que menos gracias dará en este Día de Acción de Gracias». Debajo, medio enterrado entre un crucigrama y unos anuncios de clubs privados, un poco de color local me puso de talante receptivo. 


PECES VIAJEROS
(Cortesía del Miami Herald.) Señora, si su marido llega a
casa jurándole que acaba de ver una bandada de peces cruzar su patio,
no le huela el aliento para averiguar si ha bebido. ¡Puede que esté 
diciendo la verdad! Según los zoólogos de la universidad 
de Miami, los barbos van a emigrar en un número récord este 
otoño, y los residentes del sur de Florida probablemente verán
centenares de esos bigotudos animales arrastrarse por la tierra, a
kilómetros de distancia del agua. Aunque normalmente no son 
más grandes que su gatito, algunos de ellos pueden sobrevivir sin....


El artículo terminaba allá donde mi compañero lo había arrancado de la revista. Se removió en su sueño, murmurando algo silenciosamente. Me volví y apoyé mi cabeza contra la ventanilla, donde el extremo de Florida empezaba a surgir ante mí, atravesado por docenas de canales que parecían venas. El avión se estremeció y se inclinó hacia allá.


Maude ya estaba en la puerta, un mozo de cuerda negro a su lado con una carretilla vacía. Mientras aguardábamos a que descargaran mi equipaje, me contó la secuela del incidente del «San Marino»: habían hallado el cuerpo del muchacho, ahogado en un playa distante, con los pulmones en la boca y en la garganta.
—Como vuelto del revés ¿Puedes imaginarlo? Durante toda la mañana no han estado diciendo otra cosa en la radio. Con declaraciones de un desagradable doctor acerca de la tos de los fumadores y de la forma en que se ahoga la gente. No he podido seguir escuchando.
El mozo de cuerda cargó mis maletas en la carretilla y le seguimos hasta la parada de taxis, con Maude utilizando su bastón para gesticular. Si no hubiese descubierto lo envejecida que estaba, habría pensado que la excitación le sentaba bien.
Hicimos que el conductor diera un rodeo hacia el oeste por el Pompano Canal Road, donde hicimos un alto en el número 311, una de las nueve deterioradas casitas pintadas de color verde que formaban una especie de patio en torno a una pequeña y muy sucia piscina poco profunda. En una jardinera redonda de cemento junto a la piscina crecía muy inclinada una solitaria y medio muerta palmera, como en una especie de falso oasis. Así pues, aquél había sido el último hogar de Ambrose Mortimer. Mi hermana estaba muy silenciosa, y la creí cuando dijo que nunca antes había estado allí. Al otro lado de la calle brillaban las oleosas aguas del canal.
El taxi giró hacia el este. Pasamos interminables hileras de hoteles, moteles, edificios de apartamentos, centro comerciales tan grandes como Central Park, tiendas de souvenirs con carteles más grandes que las propias tiendas, cestos de conchas marinas y serpenteantes coches de juguete que se deslizaban entre las piernas de los transeúntes. Hombres y mujeres de nuestra edad y más jóvenes permanecían sentados en hamacas de lona en sus patios, parpadeándole al tráfico. Los sexos se habían fusionado: algunas de las mujeres más viejas eran casi tan calvas como yo, y los hombres llevaban ropas del color del coral, la lima y el melocotón. Caminaban muy lentamente mientras cruzaban la calle y avanzaban por la acera; los coches se movían casi tan lentamente como ellos, y pasaron cuarenta minutos antes de que llegáramos a casa de Maude, con las persianas color naranja pastel, y el farmacéutico retirado y su esposa viviendo arriba. También allí, una especie de languidez se había aposentado sobre el bloque, una languidez de la que era consciente, tan sólo con una pizca de pesar, que pronto iba a invadirme a mí. La vida transcurría cada vez más despacio hasta detenerse, y una vez el taxi se hubo marchado, lo único que se movía eran los geranios en la maceta de la ventana de Maude, estremeciéndose ligeramente en una brisa que yo ni siquiera podía sentir. Un árido descanso. Las mañanas en la sala con aire acondicionado de mi hermana. Las comidas con las amigas de mi hermana en restaurantes con aire acondicionado. Involuntarias cabezadas por la tarde, de las que me despertaba con dolor de cabeza. Charlas al atardecer, contemplando el ocaso, las luciérnagas, las pantallas de televisión brillando detrás de las cortinas de los vecinos. Por la noche, unas cuantas estrellas brillando débilmente entre las nubes; por el día, pequeñas lagartijas deslizándose por el caliente suelo o tomando tranquilamente el sol sobre las baldosas. El olor de viejas pinturas en el cuarto trastero de mi hermana, y el insistente zumbido de los mosquitos en su jardín. Su reloj de sol, un regalo de Ellen, con el mensaje de Terry pintado en el borde. Comida en el «San Marino» y una breve e indiferente mirada al embarcadero de la parte de atrás, ahora convertido en una especie de atracción turística. Una tarde en la biblioteca local de Hialeah, buscando por entre sus estanterías de libros de viajes, con un viejo dormitando en la mesa al otro lado, un niño copiando trabajosamente su redacción escolar de una enciclopedia. La comida de Acción de Gracias, con su llamada telefónica de media hora a Ellen y al chico y la perspectiva de pavo para todo el resto de la semana. Más amigos que visitar, y otro día en la biblioteca.
Más tarde, impulsado por el aburrimiento y el fantasma de un impulso, telefoneé al Barkleigh Hotella, en Miami Norte, y reservé allí una habitación por dos noches. No recuerdo exactamente qué días fueron porque ese tipo de cosas ya no tienen gran significado, pero sé que era a mediados de la semana. «Estamos en plena estación», me informó la propietaria, y el hotel estaba completo todos los fines de semana hasta pasado Año Nuevo.
Mi hermana se negó a acompañarme a la avenida Culebra: no hallaba ningún atractivo en visitar el lugar que una vez había ocupado un malayo fugitivo, ni compartía mi fantasía propia de novela barata de que, viviendo realmente allí, podía llegar a descubrir algún indicio que hubiera pasado desapercibido a la policía. («Gracias al celebrado autor de Más allá de la tumpa...») Fui solo, en taxi, llevando conmigo media docena de volúmenes de la biblioteca local. Aparte de leer, no tenía otros planes.
El Barkleigh era un edificio de adobe rosa de dos pisos, coronado por un antiguo rótulo de neón sobre el cual el polvo se veía espeso a la luz de la primera hora de la tarde. Establecimientos similares se alineaban a ambos lados del bloque, cada uno más deprimente que el anterior. No había ascensor y, para mi decepción, ninguna habitación disponible en el primer piso; la escalera tenía todas las apariencias de constituir un gran esfuerzo. 
En la oficina de la planta baja pregunté, tan casualmente como me fue posible, qué habitación había ocupado el conocido señor Djaktu. De hecho, confiaba en que me alojaran en ella o en alguna otra cercana. Pero de nuevo me vi decepcionado. El atento cubano que estaba detrás del mostrador había sido contratado hacía tan sólo seis semanas y afirmaba no saber nada del asunto; en un entrecortado inglés me explicó que la propietaria, una tal señora Zimmerman, acababa de marcharse a Nueva Jersey para visitar a unos parientes, y que no regresaría hasta Navidad. Obviamente, podía despedirme de la posibilidad de algún chismorreo.
Por aquel entonces ya estaba medio tentado a anular mi estancia, y confieso que lo que me mantuvo alli no fue tanto un sentido del amor propio como el deseo de estar dos días separado de Maude, la cual, después de haber vivido sola durante casi una década, era una persona con la que resultaba difícil convivir.
Seguí al cubano escaleras arriba, observando cómo mi maleta golpeaba rítmicamente contra sus piernas, y fui conducido por el pasillo hasta una habitación que daba a la parte de atrás. El lugar olía débilmente a aire salado y a brillantina, y la hundida cama había servido a muchas desesperadas vacaciones. Una pequeña terraza de cemento se asomaba al patio y a un terreno baldío tras él, este último lleno de hierbajos y el césped del patio sin cortar desde hacía tanto tiempo que resultaba difícil decir dónde terminaba el uno y dónde empezaba el otro. Un grupo de palmeras se alzaba en algún lugar en medio de aquella tierra de nadie, increíblemente altas y delgadas, con sólo unas pocas enhiestas hojas rematándolas. En el suelo, debajo de ellas, yacían algunos cocos podridos.
Esta fue mi visión la primera noche cuando regresé de cenar en un restaurante cercano. Me sentía anormalmente cansado y pronto me dormí. Puesto que la noche era fría, el aire acondicionado no se hacía necesario. Mientras permanecía tendido en la enorme cama podía oír a la gente moviéndose en la habitación de al lado, el silbido de un autobús avanzando avenida abajo, y el susurro de las hojas de las palmeras con el viento.
Pasé parte de la mañana siguiente escribiendo una carta a la señora Zimmerman, para que le fuera entregada a su regreso. Después de la larga caminata a la cafetería para comer, dormí la siesta. Después de cenar hice lo mismo. Con la televisión encendida para tener compañía, una imprecisa imagen parlanchina al otro lado de la habitación, me dediqué al montón de libro que había en mi mesita de noche, procedentes del fondo de la estantería de viajes; la mayoría no habían sido leídos por nadie desde los años treinta. No encontré nada de interés en ninguno de ellos, al menos tras la primera inspección. Pero antes de apagar la luz observé que uno de ellos, las memorias de un tal coronel E. G. Paterson, iba provisto de un índice de nombres. Aunque busqué en vano al demonio Shoo Goron, encontré una referencia a él bajo una variante ortográfica.
El autor, muerto sin duda hacía mucho tiempo, había pasado la mayor parte de su vida en Oriente. Su interés por el sudeste de Asia no era profundo y, en consecuencia, el pasaje en cuestión era breve:


...Pese a la riqueza y variedad de su folklore, no tienen nada parecido 
al shugoran malayo, una especie de coco utilizado para asustar a 
los niños desobedientes. El viajero oye muchas descripciones 
conflictivas al respecto, algunas bordeando lo obsceno. (Oran, por 
supuesto, es «hombre» en malayo, mientras que shug, que aquí puede 
interpretarse como «olfateador» o «rastreador», significa literalmente 
«trompa de elefante».) Recuerdo muy bien la piel que colgaba sobre
el bar en el Club de Comerciante de Singapur, y que, según la tradición, 
representaba al retoño de esta fabulosa criatura: sus alas eran negras, 
como la piel de un hotentote. Poco después de la guerra, un cirujano 
militar estuvo de paso allí en su viaje a Gibraltar y, tras un atento examen, 
declaró que era la piel seca de un gran barbo. Nunca se le volvió a preguntar.


Mantuve la luz encendida hasta que empecé a quedarme dormido, escuchando cómo el viento agitaba las hojas de las palmeras y silbaba arriba y abajo por las hileras de terrazas. Cuando apagué la luz casi esperaba ver una forma oscura en la ventana, pero no vi más que la noche, como dice el poeta.
A la mañana siguiente hice mi maleta y me fui, consciente de que mi estancia en el hotel había resultado infructuosa. Regresé a casa de mi hermana para encontrarla en agitada conversación con el farmacéutico de arriba. Se hallaba en un terrible estado de nervios, y me dijo que durante toda la mañana había estado intentando localizarme. Se había despertado para descubrir que la maceta de flores de la ventana de su dormitorio estaba volcada y los arbustos que hay junto a ella pisoteados. Bajando por el lado de la casa corrían dos enormes marcas como de cuchillo, separadas por unos dos metros. Empezaban en el techo y continuaban en línea recta hasta el suelo.


Por todos los demonios, como vuelan los años. Firmemente 
asentado en la edad madura... cuando tan sólo ayer era joven y 
estaba ansioso y maravillado por el misterio de un 
mundo aún por descubrir.
LOVECRAFT
20/8/1926


Hay muy poco más de lo cual informar. Aquí el relato degenera a una heterogénea colección de datos que pueden o no estar relacionados: piezas de un rompecabezas para todos aquellos que disfrutan resolviendo rompecabezas, un enjambre de puntos al azar y, en el centro, un enorme ojo abierto.
Por supuesto, aquel mismo día mi hermana abandonó la casa en Indian Creek y tomó una habitación en un hotel del centro de Miami. Posteriormente se fue tierra adentro para vivir con una amiga en un bungalow de estuco verde, a varios kilómetros de los Everglades, el tercero de una hilera de nueve, justo al lado de la carretera principal. Estoy sentado en su salón mientras escribo esto. Después de que su amiga muriera, mi hermana vivió aquí sola haciendo el viaje de varios kilómetros hasta Miami sólo en ocasiones especiales: para ir al teatro con un grupo de amigos, uno o dos viajes de compras al año. Todo lo demás que necesitaba lo tenía aquí mismo.
Yo regresé a Nueva York, pillé un enfriamiento y terminé el invierno en la cama de un hospital, visitado mucho menos de lo que hubiera esperado por mi sobrina y su chico. Por supuesto, conducir desde Brooklyn hasta allí no era nada fácil. 
Uno se recupera mucho más lentamente cuando ha alcanzado mit edad; es una dolorosa verdad que todos tenemos que aprender si vivimos lo suficiente. La vida de Howard fue corta, pero al final creo que lo comprendió. A los treinta y cinco años podía burlarse tratando de locura el «anhelo de juventud» de uno de sus amigos, pero diez años más tarde había aprendido a lamentarse de la pérdida de la suya propia. «¡Los años hablan por sí mismos! —escribio—. Vosotros los jóvenes no sabéis cuán afortunados sois!»
La vejez es realmente el gran misterio. ¿Por qué si no hubiera Terry adornado el reloj de sol de su abuela con esta sacarinada tontería?


Envejece conmigo;
lo mejor aún no ha venido.


Cierto, el lema es tradicional en los relojes de sol..., pero ese joven estúpido hubiera tenido que mirar la rima. Con diabólica imprecisión había escrito «Lo mejor aún no ha venido»... Una frase que me hubiera hecho rechinar los dientes, si aún me quedaran dientes que rechinar.
Pasé la mayor parte de la primavera en casa, cocinándome yo mismo miserables comidas y trabajando infructuosamente en un proyecto literario que mantuviera ocupados mis pensamientos. Era descorazonador descubrir que escribía muy lentamente ahora, y que había cambiado tanto. Mi hermana sólo acrecentó mi mal humor cuando me envió una historia más bien lasciva que había descubierto en el Enquirer —acerca de la «cosa parecida a una aspiradora» que se había aspirado a través de la escotilla a un marino sueco y «convirtió su rostro en algo púrpura»— y escribió en la parte de arriba: «¿Lo ves? Como salido de Lovecraft».
No fue mucho después de eso cuando recibí, para mi sorpresa, una carta de la señora Zimmerman, excusándose profusamente por haber traspapelado mi nota hasta que apareció durante su «limpieza de primavera». Es difícil de imaginar cualquier tipo de limpieza en el Barkleigh Hotella, ni en primavera ni en cualquier otra estación, pero incluso esa respuesta tardía era bienvenida.
«Lamento que el sacerdote que desapareció fuera amigo suyo —escribía—. Estoy segura de que era un excelente caballero. 
»Me preguntaba usted por "los particulares", pero por su nota deduzco que conocía usted ya toda la historia. Realmente no hay nada que pueda decirle que no dijera ya a la policía, aunque no creo que ellos lo comunicaran todo a la prensa. Nuestros registros indican que nuestro huésped, el señor Djaktu, llegó aquí hace aproximadamente un año, a finales de junio, y se marchó la última semana de agosto debiéndonos una semana de alquiler, más varios desperfectos, que ya no tengo muchas esperanzas de poder recuperar, aunque he escrito a la embajada de Malaysia al respecto.
»En otros aspectos fue un excelente huésped. Pagaba regularmente, y de hecho apenas abandonaba su habitación excepto para caminar de vez en cuando por el patio trasero o ir a la tienda de comestibles. (Hemos desistido de intentar que nuestros huéspedes no coman en las habitaciones.) Mi única queja es que a mediados del verano tuviera a ese niño de color viviendo con él sin nuestro conocimiento, hasta que una de las doncellas le oyó cantar cuando pasaba por delante de su habitación. No reconoció el idioma, pero dijo que parecía como si fuese hebreo. (La pobre mujer, que ahora ya no está entre nosotros, apenas era capaz de leer.) Cuando hizo de nuevo la habitación, me dijo que el señor Djaktu afirmaba que el niño era "suyo". Ella se fue porque lo entrevió observándola desde el cuarto de baño. Dijo que estaba desnudo. No hablé de eso en su tiempo puesto que no creo que sea cosa mía hacer juicios sobre la moralidad de mis huéspedes. De todos modos, nunca volvimos a ver al niño, y nos aseguramos de que la habitación fuera completamente desinfectada para nuestros siguientes huéspedes. Créame, no hemos recibido más que felicitaciones acerca de nuestros servicios. Pensamos que son excelentes y espero que usted esté de acuerdo con ello. También confío en que vuelva a ser nuestro huésped la próxima vez que venga a Florida.»
Desgraciadamente, la próxima vez que fui a Florida fue para el funeral de mi hermana, a finales de aquel invierno. Ahora sé, aunque entonces no llegué a saberlo, que había estado enferma casi todo el año anterior. Sin embargo, no puedo dejar de pensar que los llamados «incidentes» —los actos de vandalismo sin sentido dirigidos contra mujeres solas en la zona del sur de Florida, culminando en varios ataques por parte de un merodeador sin identificar— pudieron haber precipitado su muerte.
Cuando llegué allí con Ellen para hacerme cargo de los asuntos de mi hermana y arreglar las cosas para el funeral, pretendía quedarme una o dos semanas como máximo, cuidando de la transferencia de la propiedad. Sin embargo, de algún modo, me demoré hasta mucho después de que Ellen se hubiera ido. Quizá fuera el recuerdo del invierno en Nueva York, que a cada año que pasa es más duro. Simplemente, no podía encontrar las fuerzas para volver, ni podía decidirme a vender esta casa.
Si estoy atrapado aquí, es una trampa a la que me he resignado. Además, mudarme nunca ha sido mi afición. Aunque me siento cansado en esta pequeña habitación —y de hecho lo estoy—, no puedo pensar en ningún otro lugar adonde ir. He visto todo el mundo que deseaba ver. Esta sencilla casa es ahora mi hogar... y estoy convencido de que será el último. El calendario en la pared me dice que han pasado ya casi tres meses desde que me trasladé aquí. Sé que en algún lugar de estas páginas que faltan hallarán ustedes la fecha de mi muerte.
La semana pasada hubo un nuevo rebrote de los «incidentes». La última noche fue, con bastante diferencia, la más dramática. Puedo recitarla casi palabra por palabra de las noticias de la mañana. Poco antes de medianoche, la señora Florence Cavanaugh, una ama de casa que vive en el 24 de Alyssum Terrace, en South Princeton, estaba a punto de cerrar las cortinas en su habitación delantera cuando vio, atisbando hacia ella desde la ventana, a lo que describió como «un enorme negro llevando una máscara de gas o una escafandra autónoma». La señora Cavanaugh, que iba vestida tan sólo con su camisón, se apartó rápidamente de la ventana y gritó llamando a su marido, que estaba durmiendo en la habitación contigua, pero cuando éste llegó, el negro había escapado.
La policía local se inclina por la teoría de la «escafandra autónoma», puesto que cerca de la ventana descubrieron huellas que podían haber sido producidas por un hombre pesado llevando aletas de caucho en los pies. Pero fueron incapaces de explicar por qué alguien iba a llevar un equipo de inmersión tantos kilómetros lejos del agua. 
El informe concluye con la noticia de que «el señor y la señora Cavanaugh no han podido ser localizados para efectuar alguna declaración».
La razón de que yo haya tomado tal interés en el caso —suficiente, al menos, como para memorizar los detalles citados más arriba— es que conozco a los Cavanaugh bastante bien. Son mis vecinos de la puerta de al lado.
Llámenlo el ego de un escritor que envejece si quieren, pero de alguna forma no puedo dejar de pensar que la visita de la otra noche iba destinada a mí. Esos pequeños bungalows de color verde se ven todos iguales en la oscuridad.
Bien, otra noche de plazo... El tiempo suficiente para rectificar el error. No pienso ir a ningún lado. 
Creo, de hecho, que será un final apropiado para un hombre de mi profesión: ser absorbido en el desarrollo del relato de otro hombre.


Envejece conmigo;
lo mejor aún no ha venido.


Dime, Howard, ¿cuánto falta aún para que me llegue el turno de ver el negro rostro aplastado contra mi ventana?

-

INTERESANTES

¿QUIERES SALIR AQUI? ; ENLAZAME

-

Twitter

.

Etiquetas

h. p. lovecraft (122) relato (114) cuento (76) Stephen King (63) gotico (60) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (57) Robert Bloch (50) terror (48) lovecraft (46) guy de maupassant (44) Lord Dunsany (43) anne rice (39) horror (37) maupassant (37) scifi (35) Edgar Allan Poe (31) cuentos (28) ambrose bierce (27) Jorge Luis Borges (26) oscar wilde (26) los mitos de cthulhu (24) algernon blackwood (23) poema (23) ray bradbury (23) blood gothic (22) august derleth (21) dark (21) enlaces (21) 1ªparte (20) bloodgothic.blogspot.com (20) demonios (19) imagenes (19) poemas (19) 2ªparte (18) mario benedetti (18) vampiros (18) capitulo del necronomicon (17) h.p. lovecraft (17) poesia (17) relatos (16) Clark Ashton Smith (15) Horacio Quiroga (15) amanecer vudú (15) musica (15) alejandro dumas (14) becquer (13) blood (13) gothic (13) underground (13) Philip K. Dick (12) amor (12) charles dickens (12) fantasia (12) fredric brown (12) pulp (12) poe (11) EL BAR DEL INFIERNO (10) Howard Phillips Lovecraft (10) el vampiro (10) las mil y una noche (10) necronomicon (10) vampiro (10) Charles Bukowski (9) el hombre ilustrado (9) friedrich nietzsche (9) gibran khalil gibran (9) lilith (9) onirico (9) paul auster (9) subrealismo (9) terror onirico (9) victoriano (9) 2 (8) Andrés Díaz Sánchez (8) Fantasmagoría (8) Isaac Asimov (8) Lewis Carroll (8) Yukio Mishima (8) arte (8) cuento de amor (8) cuento gotico (8) diccionario (8) el extraño (8) fantasmas (8) franz kafka (8) king (8) psicodelicos (8) realidad (8) vamp (8) varios (8) videos (8) Bram Stoker (7) El Castillo de Otranto (7) Selección (7) autor novel (7) cthulhu (7) cuento corto (7) cuento onirico (7) demonologia (7) entrevista con el vampiro (7) guy (7) julio cortazar (7) mitos (7) novel (7) novela (7) oscuro (7) psi-ci (7) recopilacion (7) seleccion (7) sentimientos (7) shelley (7) tatuajes parlantes (7) un mundo feliz (7) 2ª parte (6) ALFRED BESTER (6) ANTON CHEJOV (6) Bestiario (6) Douglas Adams (6) LA VOZ DEL DIABLO (6) LAS BRUJAS DE MAYFAIR (6) RESIDENT EVIL (6) Rubén Darío (6) Selecciones (6) bukowsky (6) clive barker (6) crepusculo (6) cuento victoriano de amor (6) darknes (6) el paraiso perdido (6) el pasillo de la muerte (6) ficcion (6) john milton (6) la metamorfosis (6) mary (6) meyer stephenie (6) pandora (6) rammstein (6) ramsey campbell (6) realidad sucia (6) stephen (6) vampirismo (6) 3ªparte (5) ALEXANDRE DUMAS (5) ANGELES (5) ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA (5) Charles Nodier (5) En busca de la ciudad del sol poniente (5) Flores de las Tinieblas (5) Lord des Morte (5) Marqués de Sade (5) aire frio (5) al azif (5) angel oscuro (5) aventuras (5) charles bukowsky (5) dioses (5) el cazador de sueños (5) el ceremonial (5) el demonio de la peste (5) el horla (5) gotica (5) henry kuttner (5) la casa del pasado (5) la hermandad negra (5) lavey (5) leyendas (5) libros (5) links (5) relato corto (5) wikipedia (5) Aldous Huxley (4) BRIAN W. ALDISS (4) CUESTION DE ETIQUETA (4) Drácula (4) Dylan Thomas (4) EL BESO SINIESTRO (4) EL RUISEÑOR Y LA ROSA (4) EL templo (4) ENTRADAS (4) Edmond Hamilton (4) Federico García Lorca (4) Historias de fantasmas (4) LIBROS DE LA UNIDAD (4) LOS MISERABLES (4) Las Mil y Una Noches (4) Los Fantasmas (4) Los Versos Satánicos (4) Poemas vampíricos (4) Poul Anderson (4) Richard Matheson (4) Robert E. Howard (4) Rudyard Kipling (4) Una Voz En La Noche (4) William Hope Hodgson (4) allan (4) anime (4) anonimo (4) avatars (4) chuck palahniuk (4) citas (4) colleen gleason (4) comentario (4) cuento gotico-victoriano (4) cyberia (4) de lo mejor de paul auster (4) diablos (4) donde cruzan los brujos (4) edgar (4) el diablo (4) el retrato de dorian gray (4) el sabueso (4) el wendigo (4) espiritus (4) fantastico (4) frankestein (4) frases (4) galeria (4) goticos (4) hechizos (4) historias (4) infierno (4) jorge fondebrider (4) la ciudad sin nombre (4) la hermosa vampirizada (4) letra (4) licantropia (4) los amados muertos (4) mito (4) muerte (4) saga vampiros (4) salman rushdie (4) schahrazada (4) twilight (4) victor hugo (4) voces de oscuridad (4) 1984 (3) 3 (3) 666 (3) A n n e R i c e (3) A r m a n d (3) AL ABISMO DE CHICAGO (3) ALGO LLAMADO ENOCH (3) Al otro lado del umbral (3) Alejandro Dolina (3) Apariciones de un Ángel (3) Arthur Machen (3) BOB SHAW (3) Brian Lumley (3) CRONICAS VAMPIRICAS 2 (3) Corto de Animación (3) Dan Brown (3) Días de ocio en el Yann (3) E. Hoffmann Price (3) E. T. A. Hoffmann (3) EL DESAFÍO DEL MAS ALLÁ (3) EL FANTASMA DE CANTERVILLE (3) EL HORROR OCULTO (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) EL TEMPLO DEL DESEO DE SATÁN (3) EL TIEMPO ES EL TRAIDOR (3) El Espectro (3) El Libro Negro (3) El espectro de madam Crowl (3) El morador de las tinieblas (3) El príncipe feliz (3) Emisario Errante (3) En la cripta (3) Frank Kafka (3) Fritz Leiber (3) Ghost in the Shell (3) Giovanni Papini (3) Gitanjali (3) Hombre con manías (3) J. Ramsey Campbell (3) JOSEPH PAYNE BRENNAN (3) John Stagg (3) Jr. (3) LA BIBLIOTECA DE BABEL (3) LA CONFESIÓN (3) LA EXTRAÑA CASA EN LA NIEBLA (3) LA IGLESIA DE HIGH STREET (3) LA MARCA DE LA BESTIA (3) LA RISA DEL VAMPIRO (3) LAS RUINAS CIRCULARES (3) La Jaula (3) La Trilogía de Nueva York (3) Mercenarios del Infierno (3) Miguel Hernández (3) Palomos Del Infierno (3) Pío Baroja (3) Rafael Alberti (3) Thanatopia (3) Théophile Gautier (3) Tomás Moro (3) Un Sueño en un Sueño (3) abraham merrit (3) alas rotas (3) alien (3) alquimia (3) amuletos (3) angeologia (3) antiguas brujerias (3) antologia (3) apocalipsis (3) biografia (3) cain (3) carrie (3) charles baudelaire (3) cronicas vampiricas (3) cuento victoriano (3) cuentos del siglo XIX (3) danza macabra (3) dark . gotico (3) david langford (3) de profundis (3) definicion (3) el abismo en el tiempo (3) el alquimista (3) el demonio en la tierra (3) el exorcista II (3) el libro negro de alsophocus (3) el loco (3) el mono (3) el sacrifico (3) el superviviente (3) el vampiro estelar (3) ensayo (3) escritor novel (3) exorcismo (3) fabula (3) fabulas (3) filosofia (3) frank b. long (3) goth (3) gotic (3) guion (3) helena petrovna blabatsky (3) himno al dolor (3) historias de terror (3) inquisicion (3) introduccion (3) john baines (3) john william polidori (3) justine (3) la casa maldita (3) la casa tellier (3) la ciudad de los muertos (3) la llamada de cthulhu (3) la sombra fuera del espacio (3) la tumba (3) las flores del mal (3) legion (3) leyenda (3) lisa tuttle (3) lo innombrable (3) locura (3) lord byron (3) los brujos hablan (3) los gatos de ulthar (3) luna sangrienta (3) mail (3) martín s. warnes (3) maturin (3) mein teil (3) melmoth el errabundo (3) milowishmasterfox (3) neorealismo (3) nombres (3) nombres demoniacos (3) oscuros (3) pacto de sangre (3) pensamientos (3) poemas en prosa (3) poesias (3) polaris (3) que viene el lobo (3) rabindranat tagore (3) ratas (3) rimas (3) roald dahl (3) robert silverberg (3) rosenrot (3) rostros de calabera (3) satanismo (3) snake (3) sueño (3) suicidas (3) teatro (3) the cure (3) vida (3) vudu (3) yveline samoris (3) Ángeles y demonios (3) 1 (2) 4ªparte (2) A. Bertram Chandler (2) ABANDONADO (2) ALBERT FISH (2) Akira (2) Alfonso Linares (2) Algunos Poemas a Lesbia (2) Antonio Gala (2) Aparicion (2) Astrophobos (2) Ayer... hace tanto tiempo (2) BETHMOORA (2) Blade Runner (2) Brad Steiger (2) C. M. EDDY (2) CELEPHAÏS (2) CHICKAMAUGA (2) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (2) CORAZONADA (2) Carrera Inconclusa (2) Charon (2) Christian Jacq (2) Clarimonda (2) Cowboy Bebop (2) Cyberpunk (2) Cómo Ocurrió (2) E D G A R A L L A N P O E (2) E. F. Benson (2) EL ASESINO (2) EL BAUTISMO (2) EL BESO (2) EL CABALLERO (2) EL CENTRO DEL INFIERNO (2) EL DESIERTO (2) EL DIABLO EN EL CAMPANARIO (2) EL EXORCISTA (2) EL FANTASMA Y EL ENSALMADOR (2) EL GOLEM (2) EL GRITO DEL MUERTO (2) EL JARDÍN DEL PROFETA (2) EL OTRO YO (2) EL PISO DE CRISTAL (2) EL PRESUPUESTO (2) EL RETRATO DE ROSE MADDER (2) EL SÉPTIMO CONJURO (2) EL VAGABUNDO (2) EL ÁRBOL (2) Ecos (2) El Conde de Montecristo (2) El Cuerno Del Horror (2) El Dr. Jekyll y Mr. Hyde (2) El Funeral de John Mortonson (2) El Hombre De Arena (2) El Monte de las Ánimas (2) El Puñal (2) El Que Cierra El Camino (2) El Sacrificio (2) El Tulipán Negro (2) El Valle Perdido (2) El Visitante Y Otras Historias (2) El artista del hambre (2) El ciclo del hombre lobo (2) El clérigo malvado (2) El gato del infierno (2) El gato negro (2) El homúnculo (2) El legado (2) El miedo (2) El rapto de la Bella Durmiente (2) El saber mágico en el Antiguo Egipto (2) El árbol de la colina (2) Elogio de la locura (2) En la noche de los tiempos (2) Estirpe de la cripta (2) Fuera de Aquí (2) GUARDIANES DEL TIEMPO (2) GUSTAVO ADOLFO BECQUER (2) Gustav Meyrink (2) H. Barlow (2) H.P.Lovecraft (2) HERMANN HESSE (2) Harlan Ellison (2) Hasta en los Mares (2) Historia (2) Historia Del Necronomicon (2) Historia de fantasmas (2) Hocus Pocus (2) ICARO DE LAS TINIEBLAS (2) INTERNET (2) JUANA INES DE LA CRUZ (2) Jack Vance (2) John Sheridan Le Fanu (2) José Luis Velarde (2) Kurt Vonnegut (2) LA BIBLIA SATANICA (2) LA BÚSQUEDA (2) LA CAIDA DE BABBULKUND (2) LA DECLARACIÓN DE RANDOLPH CARTER (2) LA FARSA (2) LA LOTERÍA DE BABILONIA (2) LA MUERTA ENAMORADA (2) LA MUERTE (2) LA MUSA DE HYPERBOREA (2) LA PERLA (2) LAS LEGIONES DE LA TUMBA (2) LESTAT EL VAMPIRO (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) La Bestia en la Cueva (2) La Calle (2) La Casa de la Pesadilla (2) La Habitación Cerrada (2) La Monja Sangrienta (2) La Tortura de la Esperanza (2) La Verdad (2) La chica más guapa de la ciudad (2) La conspiración Umbrella (2) La marquesa de Gange (2) La noche de los feos (2) La pasión turca (2) Letras (2) Los Sueños de la Casa de la Bruja (2) Los crímenes que conmovieron al mundo (2) Los ojos de la momia (2) Los reyes malditos (2) Los tres mosqueteros (2) MAGOS (2) MARIO BENEDETTI - LA MUERTE (2) MINORITY REPORT (2) MOBY DICK (2) MUJERES (2) Mark Twain (2) Morella (2) Narrativa gótica (2) No hay camino al paraíso (2) PABLO NERUDA (2) POPSY (2) PUNTERO IZQUIERDO (2) R. L. Stevenson (2) RADIO FUTURA (2) ROSTRO DE CALAVERA (2) Rabindranath Tagore (2) Retornos de una sombra maldita (2) Robert A. Heinlein (2) SAMAEL AUN WEOR (2) SATANAS (2) SU VIDA YA NO ES COMO ANTES (2) SUPERVIVIENTE (2) Sherry Hansen Steiger (2) The Last Vampire (2) Thomas M. Disch (2) UN DÍA DE CAMPO (2) UTOPIA (2) Un habitante de Carcosa (2) Un juguete para Juliette (2) Una mujer sin importancia (2) Una tienda en Go-by Street (2) V.O. (2) VELANDO EL CADÁVER (2) Vida después de la Muerte (2) Vida y Muerte (2) Villiers de L'Isle-Adam (2) Vinum Sabbati (2) YO CRISTINA F. (2) a la puta que se llevó mis poemas (2) a las aguas (2) a un general (2) agonico (2) al amor de mi vida (2) aladino (2) alaide floppa (2) alas nocturnas (2) albunes (2) alexandre (2) amistad (2) andres diaz sanchez (2) angel de la muerte (2) animas y fantasmas (2) anime-blood (2) antonio machado (2) apocaliptico (2) arena y espuma (2) arthur c. clarke (2) asesinato (2) baudelaire (2) bequer (2) blancanieves (2) brujas (2) busqueda (2) c. m. eddy jr. (2) cabala (2) capitulo suelto (2) caronte (2) castigo (2) catolico (2) cementerios (2) ciberespacio (2) ciberpunk (2) cielo (2) ciudad de cristal (2) ciudad vampiro (2) coleccion (2) colette gothic darknes (2) comics (2) computadora (2) conjuros (2) cortos (2) costazar (2) creepwar.gotico (2) cria cuervos (2) cruelmente romantica (2) cuento amor (2) cuentos coliniales de terror (2) cuentos cortos (2) cuentos de canterbury (2) cuentos de un soñador (2) cumbres borrascosas (2) dagon (2) death (2) demonio (2) depeche mode (2) diagnostico de muerte (2) dios (2) disciplinas de vampiro (2) dolor (2) don juan (2) dracula (2) e l v a m p i r o (2) ecce homo (2) el (2) el abismo (2) el anticristo (2) el arbol de la vida (2) el caballero de la maison rouge (2) el canibal de rotenburgo (2) el caos reptante (2) el club de la lucha (2) el club de los suicidas (2) el coche del diablo (2) el disco (2) el dueño de rampling gate (2) el elixir de larga vida (2) el entierro (2) el espectro del novio (2) el evangelio de los vampiros (2) el fabricante de ataúdes (2) el fantasma de la opera (2) el gran inquisidor (2) el hijo (2) el jinete en el cielo (2) el joven lovecraft (2) el palacio de la luna (2) el pantano de la luna (2) el profeta (2) el signo (2) ellinson (2) elogio de tu cuerpo (2) emily bronte (2) entendimiento (2) entre sueños (2) epistola (2) escritor (2) espacio (2) esperanza (2) esquizofrenia (2) eva (2) fin (2) fiodor dostoiesvski (2) fobia (2) fragmentos del necronomicon (2) frankenstein (2) g. a. becquer (2) gabriel garcia marquez (2) genesis (2) gothic darknes (2) gracia torres (2) guerra (2) guillotina (2) h. (2) hada (2) harry harrison (2) hazel heald (2) hechizo (2) herman hesse (2) historia / ficcion (2) historia real (2) hombre-lobo (2) honore de balzac (2) horror en el museo (2) indice (2) ingles (2) intriga (2) introductoria (2) italo calvino (2) juego (2) juguemos a los venenos (2) kafka (2) kir fenix (2) la carta robada (2) la catedra de lucifer (2) la cosa en el dormitorio (2) la creacion (2) la cruz del diablo (2) la dama de las camelias (2) la habitacion cerrada (2) la hoya de las brujas (2) la imagen de la muerte (2) la maquina de follar (2) la muerte y la condesa (2) la noche boca arriba (2) la novia del hombre caballo (2) la piedra negra (2) la torre oscura (2) lacrimosa (2) leyes (2) lhiliht (2) libro (2) literatura (2) los habitantes del pozo (2) los otros dioses (2) los perros de tindalos (2) los zuecos (2) m. r. james (2) milady (2) miskatonic (2) misterio (2) morfina (2) morgue (2) mp3 (2) music (2) mª. covadonga mendoza (2) narracion ocultista (2) nobel (2) noir (2) nota (2) notas (2) nuestros primos lejanos (2) nuevas cronicas vampiricas (2) occidente (2) ocultismo (2) on-line (2) oriente (2) orson scott card (2) p. (2) paris (2) paulo coelho (2) pecados (2) peter blatty (2) poderes (2) primigenio (2) prometeo (2) prosas luciferinas (2) psico (2) r.l. stevenson (2) reglas (2) relato amor (2) religion-ficcion (2) reliquia de un mundo olvidado (2) revelacion (2) revolucion francesa (2) ritual (2) rituales (2) robert a. lowndes (2) robert louis stevensont (2) roger zelazny (2) roll (2) romancero gitano (2) romanticismo (2) rpg (2) saki (2) sangre (2) serie cronicas vampiricas gardella (2) simbolismo (2) suicidio (2) sumario (2) surrealismo (2) taisha abelar (2) tetrico (2) the best (2) tragedia (2) traidor (2) un dia en el confin del mundo (2) una cruz de siglos (2) varios autores (2) varios cuentos (2) vaticano (2) video (2) violin (2) vistoriano (2) washington irving (2) willian blatty (2) ¿QUO VADIS? (2) ÁNGELES IGNORANTES (2) Ángela (2) "Vivo sin vivir en mí" (1) (1515-1582) (1) (1816) (1) (1934) (1) + y - (1) -- ANONIMO (1) -- EL HORROR DE DUNWICH (1) . EL PROFETA ERMITAÑO (1) . LA SANTA COMPAÑA . (1) . La locura del mar (1) . Luis Cernuda (1) . VENOM (1) .El Club del Ataúd. (1) .ecunemico (1) .rar (1) 100 (1) 13 fantasmas (1) 17THIS SECRET HAS TO BE KEPT by you from anyone else (1) 1809-1849 (1) 1810 (1) 1812 (1) 1862 (1) 1918/19 (1) 1939-1941? (1) 1ª parte (1) 1ªmujer (1) (1) 26 CUENTOS PARA PENSAR (1) 2parte (1) 2ª Serie (1) (1) 2ºlibro (1) 2ºlibro de nuevas cronicas vampiricas (1) 334 (1) 360º (1) 3:47 a.m. (1) 4 (1) 5 (1) 6 (1) 7 pecados capitales (1) 84 de charing cross road (1) (1) 9000 años (1) A LA ESPERA (1) A M B R O S E B I E R C E (1) A imagen y semejanza (1) A restos.. de ti (1) A través de la puerta de la llave de plata (1) A través de las puertas de la llave de plata (1) A. E. VAN VOGT (1) A. MERRIT (1) A. Merritt (1) A.R. Ammons (1) A: lord Alfred Douglas (1) ABAJO (1) ABONO PARA EL JARDÍN (1) ABUELITO (1) ACERO -- Richard Matheson (1) ADEFESIA (1) AGENTE DEL CAOS (1) AL MAGNIFICO LORENZO DE MÉDECIS (1) AL OTRO LADO (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGÚN QUE OTRO ANIMAL (1) ALMAS EN PENA (1) AMADEO KNODLSEDER (1) AMANECER EN MERCURIO (1) AMANECER VUDU (1) AMBROSE GWINET BIERCE (1) AMERICAN ZOMBIE (1) AMOR Y ODIO (1) ANDREA SOL (1) ANGEL DE LUZ (1) ANIUTA (1) ANTES DEL ESPECTÁCULO (1) APARECIÓ CAÍN (1) APRENDED GEOMETRIA (1) AQUEL VIEJO (1) ARMAGEDON Fredric Brown (1) ARTHUR JERMYN (1) ASESINOS SATÁNICOS (1) AYER (1) Abraham Merritt (1) Abraza la oscuridad (1) Acorralado (1) Ad Lucem (1) Adam Kadmon (1) Adan (1) Adiós al siglo XX (1) Adolf Hitler (1) Afuera (1) Agatha Christie (1) Ahmad Ibn Ata'Illah (1) Alan Barclay (1) Albertina desaparecida (1) Alejandro Pushkin (1) Alejo Carpentier (1) Aleksandr Nikoalevich Afanasiev (1) Aleksandr Pushkin (1) Alfred E. Van Vogt (1) Alfred Elton van Vogt (1) Algernoon Blackwood (1) Alien earth (1) Amityville (1) Ana María Matute (1) Anatoli Dneprov (1) Andrei Chikatilo (1) Andrógino (1) Animismo (1) Anne Brontë (1) Another Google Bot (1) Antiguas brujerías (1) Antipoemas (1) Antología (1) Anubis (1) Anónimo (1) Appleseed (1) Aramis (1) Arcipreste de Hita (1) Armand (1) Asesinado Al Pie De Un Altar Vudú (1) Asimov (1) Atentamente suyo Jack el Destripador (1) Atentamente suyo. Jack el Destripador (1) Athos (1) August W. Derleth (1) Auguste Villiers de l'lsle‑Adam (1) Augusto Monterroso (1) Augustus Hare (1) Autobiografía (1) Auténtico Amor (1) Ayuda Alienígena (1) BAJO LAS PIRÁMIDES H. P. LOVECRAFT (1) BARBA AZUL (1) BERTA (1) BLANCO Y AZUL (1) BOCCACCIO (1) BOITELLE (1) BOLA DE SEBO (1) Bacarat (1) Balada nupcial (1) Barry Longyear (1) Battle Angel Alita (1) Bibliografía (1) Biblioteca (1) Boogiepop Phamtom (1) Breve comentario sobre la esquizofrenia (1) Bruce Sterling (1) Bubblegum Crisis (1) C. L. MOORE (1) C. S. Lewis (1) C.L. Moore (1) CABEZA DE CONO (1) CANCIÓN DE AMOR (1) CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA (1) CARTA A UN FÉNIX (1) CARTA DE UN LOCO (1) CARTAS (1) CASTIGOS (1) CEREMONIAL (1) CHARLES PERRAULT (1) CHERTOGON (1) CIBER-DARK (1) COCAINA (1) COCO.COCO. COCO FRESCO (1) COMO PARA CONFUNDIRSE (1) COMPLICIDAD PREVIA AL HECHO (1) CON DIOS (1) CONFESIONES DE UNA MUJER (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) CONVERSIONES (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) CORTÁZAR (1) COTO DE CAZA (1) CRONICAS VAMPÍRICAS 2 (1) CRÍTICA AL CRISTIANISMO Y A LA SOCIEDAD (1) CUADERNO HALLADO EN UNA CASA DESHABITADA (1) CUENTOS DE AMOR. DE LOCURA Y DE MUERTE (1) CUERPO Y ALMA (1) Cabeza de Lobo (1) Camilo José Cela (1) Canaan negro (1) Canción del pirata (1) Cannibal Corpse (1) Canon Pali (1) Carmilla (1) Carolina (1) Cartas Desde La Tierra (1) Casi Extinguidos (1) Catastrofe Aerea (1) Catherine Crowe (1) Catulo (1) Charles Dickens El guardavías (1) Charles Grant (1) Charles Nightingale (1) Chaugnar Faugn (1) Chica gótica (1) Chitterton House (1) Chris Chesley (1) Christopher Marlowe (1) Ciencia Ficción (1) Cine (1) Claudia (1) Colección (1) Conan (1) Conoce la Ciudad Gótica en 3D (1) Conología de la caza de hackers (1) Conquístate a ti mismo y conquistarás al mundo (1) Conversación (1) Corazones Perdidos (1) Corman (1) Cosas Zenna Henderson (1) Crom (1) Crumtuar y la Diosa (1) Cría cuervos (1) Cuando los cementerios son una atracción (1) Cuarta parte (1) Cynthia Asquith (1) CÁTULO (1) Cómo mueren los mitos (1) D'Artagnan (1) DAGÓN (1) DANTE ALIGHIERI (1) DE COMO EL Dr. JOB PAUPERSUM LE TRAJO ROSAS ROJAS A SU HIJA (1) DE COMO LLEGO EL ENEMIGO A THULNRANA (1) DE SADE (1) DECAMERON (1) DEL MÁS ALLÁ (1) DELENDA EST... (1) DESPERTARES (1) DIABLO (1) DICCIONARIO DE ÁNGELES (1) DICCIONARIO DEL DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOBLE CREER (1) DOS POEMAS (1) DOS SERES IGUALES (1) Dan Brown Ángeles y demonios (1) Dark Gotico (1) Dark Icarus (1) David F. Bischoff (1) De guardia (1) Death Fails (1) Del toro (1) Demonios babilónicos (1) Demoníacos (1) Dennis Etchison (1) Dentro de mí (1) Deportacion (1) Depresión (1) Der Vampir (1) Derek Rutherford (1) Descargo de responsabilidad (1) Desde Lugares Sombríos (1) Desert Punk (1) Diagnóstico de Muerte (1) Diccionario De Relaciones Y Sexo (1) Diccionario de Símbología (1) Donde habite el olvido XII (1) Douglas Rushkoff (1) Dr. Bloodmoney (1) Duelo (1) Dulces para esa dulzura (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L A N T I C R I S T O (1) E-volution (1) E. M. Johnson (1) E.F.Benson (1) E.T.A. Hoffmann (1) EL ABONADO (1) EL ABUELO ASESINO (1) EL ALEPH (1) EL ALEPH ficcion (1) EL ALMOHADON DE PLUMAS (1) EL ARISTÓCRATA SOLTERÓN (1) EL ARMARIO (1) EL ARO (1) EL ASESINATO DE DIOS (1) EL BARON DE GROGZWIG (1) EL BARRILITO (1) EL BICHO DE BELHOMME (1) EL BIGOTE (1) EL CARDENAL NAPELLUS (1) EL CETRO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONDE DE MONTECRISTO II (1) EL CONDE DE MOTECRISTO (1) EL CONDUCTOR DEL RAPIDO (1) EL COTTAGE DE LANDOR (1) EL CRIMEN DE LORD ARTHUR SAVILLE (1) EL CRIMINAL Y EL DETECTIVE (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DEMONIO DE LA PERVERSIDAD (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DIOS SIN CARA (1) EL DUEÑO DE RAMPLING GATE (1) EL ERMITAÑO (1) EL FINAL (1) EL FLASH (1) EL FRUTO DE LA TUMBA (1) EL GATO Y EL RATÓN (1) EL GRABADO EN LA CASA H. P. LOVECRAFT (1) EL GRAN GRIMORIO (1) EL HOMBRE DE LA CALAVERA (1) EL HURKLE ES UN ANIMAL FELIZ (1) EL INCORREGIBLE BUITRE DE LOS ALPES (1) EL JOVEN GOODMAN BROWN (1) EL JUEGO DE LOS GRILLOS (1) EL JUEGO DE PELOTA EN RAMTAPUR (1) EL LIBRO DE LO INCREÍBLE (1) EL LIBRO DE LOS SERES IMAGINARIOS (1) EL MATRIMONIO DEL CIELO Y EL INFIERNO (1) EL MESMERISMO (1) EL METRONOMO (1) EL MUNDO AVATAR: ANDY WARHOL (1) EL NECRONOMICON (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL OJO SIN PARPADO (1) EL ORACULO DE SADOQUA (1) EL ORINAL FLORIDO (1) EL ORO (1) EL OTRO VAGABUNDO (1) EL PESCADOR DEL CABO DEL HALCON (1) EL PRECURSOR (1) EL REGRESO (1) EL RELÁMPAGO (1) EL REY (1) EL REY DE HIERRO (1) EL ROBLE HA CAÍDO (1) EL RÍO (1) EL SEXO FRIO (1) EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO (1) EL SUEÑO DEL REY KARNA-VOOTRA (1) EL SUSURRADOR EN LA OSCURIDAD (1) EL TRUEQUE (1) EL USURPADOR DE CADAVERES (1) EL VALLE DE LOS DIOSES (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VENGADOR DE PERDONDARIS (1) EL VIUDO TURMORE (1) EL ZOPILOTE (1) EL _ ALEPH (1) EL cantar del exangel (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELIGE TU DESTINO (1) ELISA BROWN (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE (1) EN EL CREPUSCULO (1) EN ESTADO LATENTE (1) EN LA FERIA (1) EN ZOTHIQUE (1) Eco (1) Edad Media (1) Edgar Allan Poe El Cuervo (1) Edward Bulwer-Lytton (1) Edward Lucas White (1) El Almohadón de Plumas (1) El Arte de la Estrategia (1) El Asirio (1) El BAR II (1) El Barril de Amontillado (1) El Boogie Del Cementerio (1) El Borametz (1) El Buque Fantasma (1) El Carbunclo Azul (1) El Caso de los Niños Deshidratados (1) El Centinela (1) El Clan De Los Parricidas (1) El Club del Ataúd (1) El Corsario (1) El Crimen Invisible (1) El Cuarto en la Torre (1) El Dios de los Brujos (1) El Dios-Monstruo De Mamurth (1) El Dragón (1) El Eclipse (1) El Espejo De Nitocris (1) El Gigante Egoista (1) El Gris Gris En El Escalón De Su Puerta Le Volvió Loco (1) El Haschich (1) El Hombre Del Haschisch (1) El Hombre que Soñó (1) El Hueco (1) El Mago de Oz (1) El Mensajero de la Muerte (1) El Misterio del Mary Celeste (1) El Nuevo Acelerador (1) El Nuevo Acelerador Herbert George Wells. (1) El Príncipe (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Rey Estelar (1) El Ritual (1) El Ruido de un Trueno (1) El Sacerdote Y Su Amor (1) El Signo Amarillo (1) El Underground digital (1) El Vengador de Perdóndaris (1) El Violador de la Moto (1) El Visitante Y Otras Historias Dylan Thomas (1) El Yoga (1) El amor de mi vida (1) El aprendiz de brujo. (1) El armonizador (1) El cadillac de Dolan (1) El camaleón (1) El campamento del perro (1) El cartero del rey (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El cuarto de goma (1) El demonio en Ceirno (1) El duque de L'Omelette (1) El espejo de Ko Hung (1) El extraño vuelo de Richard Clayton (1) El francotirador cazado (1) El grimorio del papa Honorio (1) El guardián entre el centeno (1) El horror del montículo (1) El informe del inspector Legrasse (1) El jardín de Adompha (1) El jardín del tiempo (1) El judío errante (1) El judío errante.Thomas M. Disch (1) El mal de la muerte (1) El muchacho que escribia poesia (1) El mundo que ella deseaba (1) El pararrayos (1) El pecado de Hyacinth Peuch (1) El perfume (1) El pescador del Cabo del Halcón (1) El pescador y su alma (1) El puñal del godo (1) El que acecha en la oscuridad (1) El que susurraba en las tinieblas (1) El roble de Bill (1) El sexo y yo (1) El soldado y la muerte (1) El telar (1) El terror volvió a Hollywood (1) El Árbol de las Brujas (1) El árbol de la buena muerte (1) El árbol de oro (1) El último sueño del viejo roble (Cuento de Navidad) (1) Eliphas Lévi (1) Ellen Schreiber (1) Empirismo (1) En donde suben y bajan las mareas (1) En el Calor de la Noche (1) En persona (1) Ensayo al viejo estilo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Erecciones (1) Eres tan bella como una flor (1) Ergo Proxy (1) Eric Frank Russell (1) Eric Lavín (1) Escéptico (1) Ese Gran simulacro (1) Esoterismo (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estilo gótico (1) Exhibiciones (1) Eyaculaciones (1) F R I E D R I C H N I E T Z S C H E (1) FABULAS Y SIMBOLOS (1) FBI (1) FEMINISTAS (1) FESTIVAL DEL TESTÍCULO (1) FICCIONES (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FRANCIS MARION CRAWFORD (1) FRANK BELKNAP L. (1) FRASES DE POLÍTICOS (1) FREDIE MERCURY (1) FUERA DE ESTE MUNDO (1) Factotum (1) Fahrenheit 451 (1) Farenheit 451 (1) Feuerräder (1) Fiel amigo (1) Flautistas en el bosque (1) Fondo Monetario (1) Frank Belknap Long (1) Frankenstein o el moderno Prometeo (1) Franz Harttmann (1) Fred Saberhagen (1) Frederick Marryat (1) Frederick pohl (1) Freud (1) Fruto negro (1) Fuego Brillante (1) Fuego infernal (1) G. A. BEQUER (1) GENTE REUNIDA (1) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN LADY RUTH (1) GIGANTE (1) GITANO (1) GOTHICPUNK (1) GUARDIANES DEL TIEMPO EXTRAÑOS TERRÍCOLAS ORBITA ILIMITADA ONDA CEREBRAL UN MUNDO EN EL CREPUSCULO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) Gastón (1) Gauguin (1) Geoffrey Chaucer (1) George Berkeley (1) George Gordon Byron (1) George Langelaan (1) George Orwell (1) Ghost lover (1) Gilbert Thomas (1) Gordon Leigh Bromley (1) Gottfried Benn (1) Greg Egan (1) Grimoires (1) Guión para Alíen III (1) Gustave Flaubert (1) Génesis (1) Gómez (1) H. G. WELLS (1) H. P. Lovecraft LA BÚSQUEDA DE IRANON (1) H. P. Lovercraft (1) H.P.Lovecraft y E. Hoffmann Price (1) HAN CAIDO LOS DOS (1) HECHIZOS DE AMOR (1) HERBERT WEST (1) HIJO DE LA LUNA (1) HIPNOS (1) HISTORIA DE MAR Y TIERRA (1) HISTORIA DEL ENDEMONIADO PACHECO (1) HISTORIA DEL JOVEN DE LAS TARTAS DE CREMA (1) HISTORIA DEL MANDADERO (1) HISTORIA GÓTICA (1) HISTORIA PRODIGIOSA DE LA CIUDAD DE BRONCE (1) HOMBRES y DRAGONES (1) HOY Y MAÑANA (1) Hasta donde mueran los sentimientos (1) Hay Tigres (1) Hector G. Oesterheld (1) Heinrich August Ossenfelder (1) Hell-fire 1956 (1) Herbert George Wells. (1) Herman Melville (1) Hierba gatera (1) Historia Del Necronomicon H. P. Lovecraft (1) Historia de un muerto contada por él mismo (1) Historia de una demonización. (1) Horace Walpole (1) Howard Fast (1) Howard P. Lovecraft (1) Howard Philip Lovecraft (1) Héctor Álvarez (1) Híbrido (1) II parte (1) III (1) III parte (1) IMAGEN DE TU HUELLA (1) IMAGINE (1) IMÁGENES MALDITAS (1) INDICE MIO CID (1) Ideas (1) Ilusionismo (1) Inanna (1) Intento (1) Investigador De Lo Oculto (1) Isthar (1) Iván A. Efrémov (1) Iván Turguéniev (1) J. G. Ballard (1) J. J. Van der Leeuw (1) J.D. Salinger (1) JACK LONDON (1) JON WIENER (1) JORGE ADOUM (1) JUAN SALVADOR GAVIOTA (1) JUEGO DE SOMBRAS (1) JUNTO A UN MUERTO (1) Jaime Bayly (1) James H. Schmitz (1) James Montague RhodesCORAZONES PERDIDOS (1) Javi (1) Jean Lorrain (1) Jean Ray (1) Jim Morrison (1) John Lennon (1) John Silence (1) John Stagg - El Vampiro (1) John W. Campbell (1) John Wyndham (1) John/Yoko (1) Jorge Bucay (1) Jorge Manrique (1) Jose Antonio Rodriguez Vega (1) Joseph Sheridan Le Fanu (1) José Luis Garci (1) José Luis Zárate Herrera (1) José Manuel Fernández Argüelles (1) José María Aroca (1) José de Esponceda (1) Juan C. "REX" García Q. (1) Juan Darién (1) Juan Ruiz (1) Juan de la Cruz (1) Juan-Jacobo Bajarlía (1) Kabbalah (1) Keith Laumer (1) Khnum (1) Kit Reed (1) L a Muerte De Halpin Frayser A mbrose Bierce (1) L a Mujer Loba (1) LA ALQUIMIA COMO CIENCIA DEL ARTE HERMETICO (1) LA AVENTURA DEL ASESINO METALICO (1) LA BAILARINA (1) LA BALLENA DIOS (1) LA BALLENA Y LA MARIPOSA (1) LA BARONESA (1) LA BECADA (1) LA BELLEZA INÚTIL (1) LA BELLEZA INÚTILguy de maupassant (1) LA BODA DEL LUGARTENIENTE LARÉ (1) LA CABELLERA (1) LA CASA (1) LA COMPAÑERA DE JUEGO (1) LA CONFESIÓN DE TEODULIO SABOT (1) LA CRIBA (1) LA ESCUELA DE LA PIEDRA DE LOYANG (1) LA ESPADA DE WELLERAN (1) LA ESTATUA (1) LA EXTRAÑA CABALGADA DE MOROWBIE JUKES Rudyard Kipling (1) LA FERIA DE LAS TINIEBLAS (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA LUNA LLENA (1) LA MAGIA NEGRA (1) LA MALDICIÓN (1) LA MAQUINA DEL SONIDO (1) LA MASCARA DE LA MUERTE ROJA (1) LA MOSCA (1) LA MÚSICA DE ERICH ZANN (1) LA NARIZ (1) LA PARENTELA DE LOS ELFOS (1) LA PARÁBOLA CHINA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA QUE ERA SORDA (1) LA RAÍZ CUADRADA DE CEREBRO (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SENDA (1) LA SOMBRA. (1) LA TEMPESTAD (1) LA TEORIA DE LAS MASCOTAS DE L.T. (1) LA TIERRA DE ZAAD (1) LA TIERRA ROJA (1) LA TRAMA CELESTE (1) LA TRÁGICA HISTORIA DEL DOCTOR FAUSTO (1) LA VENTANA ABIERTA (1) LA VENUS DE ILLE (1) LA VISITA QUE J. H. OBERHEIT HACE A LAS TEMPIJUELAS (1) LAGARTIJA (1) LAGRIMAS Y RISAS (1) LAGRIMAS Y SONRISAS (1) LAS BECADAS (1) LAS DOS PRINCESAS (1) LAS GRANADAS (1) LAS HOJAS SECAS (1) LAS LEYES (1) LAS PERVERSAS CRIATURAS DE SERGIO LAIGNELET (1) LAS RANAS (1) LAS RATAS DEL CEMENTERIO (1) LAS REVELACIONES DE BECKA PAULSON (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LEOPOLDO LUGONES (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LEYES DE DROGAS (1) LIBRO DE LA DUALIDAD (1) LIBRO DE LA IGNORANCIA (1) LIBRO DEL AMOR (1) LILIHT (1) LOS AGUJEROS DE LA MASCARA (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS CONSTRUCTORES (1) LOS CUATRO HERMANOS LUNARES (1) LOS DOS CAZADORES (1) LOS DOS HERMANOS (1) LOS DOS POLÍTICOS (1) LOS DOS ÁNGELES (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS HOMBRES QUE BAILAN CON LOS MUERTOS (1) LOS HUÉSPEDES -- SAKI (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS SIETE PUENTES (1) LOS VEINTICINCO FRANCOS DE LA SUPERIORA (1) LOS ÁRBOLES DEL AZUL (1) LSD (1) LUZIFER (1) La Acacia (1) La Aureola Equivocada (1) La Callejuela Tenebrosa (1) La Campaña (1) La Casa Croglin (1) La Casa De Los Espíritus (1) La Caza de Hackers (1) La Ciudad (1) La Cámara De Los Horrores (1) La Cámara de los Tapices (1) La Entrada Del Monstuo (1) La Estatua de Sal (1) La Extraña Cabalgada De Morowbie Jukes (1) La Fiera Y La Bella (1) La Leyenda De San Julian El Hospitalario (1) La Liberación de la Bella Durmiente (1) La Luna Nueva (1) La Magia (1) La Mandrágora (1) La Mascarada (1) La Muerte Enamorada (1) La Máscara de la Muerte Roja (1) La Palida Esposa De Toussel (1) La Pradera Verde (1) La Pócima Vudú De Amor Comprada Con Sangre (1) La Torre del Elefante (1) La Tregua (1) La Vérité (1) La bahía de las corrientes irisadas (1) La capa (1) La casa de Cthulhu (1) La casa del hacha (1) La casa hechizada (1) La catacumba (1) La condena (1) La cultura del miedo (1) La dama de compañía (1) La familia de Pascual Duarte (1) La guadaña (1) La hija del árbol (1) La llave de plata (1) La lucha por la vida I (1) La lucha por la vida II (1) La lucha por la vida III (1) La mansión de las rosas (1) La mañana verde (1) La muerte del borracho (1) La mujer de Dennis Haggarty (1) La mujer del bosque (1) La máquina del sonido (1) La novia del ahorcado (1) La parra (1) La pregunta (1) La reina estrangulada (1) La soledad del escritor en el siglo XXI (1) La sombra de Eva (1) La sombra que huyó del capitel (1) La sombra que huyó del capitel. los mitos de cthulhu (1) La sombra que huyó del chapitel (1) La vampiro española (1) La ventana en la buhardilla (1) La vida de la muerte (1) La vida en las trincheras del Hiperespacio (1) La vida nueva (1) Lain (1) Las botas mágicas (1) Las figurillas de barro (1) Las imprudentes plegarias de Pombo el idólatra (1) Las mandrágoras (1) Las once mil vergas -- Guillaume Apollinaire -- Advertencia (1) Las palabras mágicas (1) Las puertas del Valhalla (1) Lawrence C.Conolly (1) Leigh Brackett (1) Lestat (1) Ley y Orden (1) León Tolstoi (1) Libro de Buen Amor (1) Libro de Eibon (1) Lilitú (1) Lista de los demonios en el Ars Goetia (1) Llegado desde el infierno (1) Lluvia Negra (1) Lord of the Flies (1) Los Crímenes de la Rue Morgue (1) Los Elementales (1) Los Nueve Pecados Satánicos (1) Los Poemas Ocultos (1) Los cazadores de cabezas (1) Los colmillos de los árboles (1) Los comedores de lotos (1) Los gatos de Père Lachaise (1) Los hijos de Babel (1) Los príncipes demonio I (1) Los reploides (1) Los árboles parlantes (1) Lotófagos (1) Luana (1) Luis Enrique Délano (1) Luisa Axpe (1) Lydia Cabrera (1) Lyman Frank Baum (1) M .R. James (1) MACHISTAS (1) MAESE LEONHARD (1) MAGICO (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MAQUIAVELO (1) MARIDOS (1) MARIO VARGAS LLOSA (1) MARY W. SHELL (1) MAS ALLÁ DEL MURO DEL SUEÑO (1) MAUPASSANT. AHOGADO (1) MAUPASSANT. ADIOS (1) MAUPASSANT.EL AFEMINADO (1) MAUPASSANT.EL ALBERGUE (1) MEN IN BLACK (1) METAMORFOSIS (1) MI MONSTRUO DE OJOS SALTONES (1) MI RESPETADO SUELO DURMIENTE (1) MINICUENTOS ESCALOFRÍO (1) MULTIPLICACIÓN. (1) Mage La (1) Magia menor (1) Manual de zoología fantástica (1) Manuel González Noriega (1) Mao (1) Marcel Proust (1) Margaret A. Murray (1) Margarita Guerrero (1) Margaritas Fredric Brown Daisies (1) Marguerite Duras (1) Mario Benedetti - La noche de los feos (1) Mario Benedetti - Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Mario Flecha (1) Marx (1) Mary Shelley. (1) Mary Wolfman (1) Marzo Negro (1) Matrix (1) Maxim Jakubowski (1) Maximiliano Ferzzola (1) Me siento sola (1) Memnoch El Diablo (1) Memoria de Crímenes (1) Memorias de un moribundo (1) Mentalismo (1) Metadona (1) Metzengerstein (1) Mi Querida Muerte (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA LA GITANILLA (1) Mitología hebrea (1) Monopolio (1) Montado en la bala (1) Mujer de pie (1) MundoDisco (1) My buddy (1) MÁSCARAS (1) Más allá de los confines del mundo (1) Más vasto que los imperios (1) Máximo Torralbo (1) Música (1) NARRACIONES OCULTISTAS (1) NEGLIGENCIA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NOTICIAS (1) NOTICIAS DEL MAS ALLA (1) NUL-O (1) Nathaniel Hawthorne (1) Necrológica (1) Neil Olonoff (1) Nelly Kaplan (1) Neuromancer (1) Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Ni Corruptos Ni Contentos (1) Nicolás Maquiavelo (1) Nieto de un verdugo (1) Nightmares and dreamscapes (1) Nikolàj Semënovic Leskov (1) No Despertéis a los Muertos (1) No Tengo Boca. Y Debo Gritar (1) No a la censura (1) No te Salves (1) No tocarte (1) Nona (1) Novela de terror (1) Nyarlathotep (1) Nyarlathotep el Terrible (1) O V I D I O (1) OLIVER ONIONS (1) ORGIAS (1) ORISHAS (1) OSCURA Y FRIA NOCHE (1) Opinion Personal (1) Otros mundos. otros dioses (1) PACIENTE BERLIN (1) PACTO (1) PACTOS DIABOLICOS EN FLORES PACTOS DIABOLICOS EN FLORES (1) PALABRAS (1) PAPÁ BENJAMIN (1) PARANOYAS (1) PARCAS (1) PARTE 1 (1) PATTI SMITH (1) PAZ CONTAGIOSA (1) PAZ Y GUERRA (1) PELIGROS DEL SATANISMO (1) PINOSANGUINOCHETBURUNDA (1) PLURIEMPLEO (1) POBRE (1) POE Y OTROS (1) POEMA INDIO (1) POEMA VAMP (1) POEMAS ÚLTIMOS (1) POEMÊ (1) POIROT INFRINGE LA LEY (1) POQUITA COSA (1) POR LA SANGRE ES LA VIDA (1) PRELUDIOS (1) PREMIOS (1) PROCESO (1) PRÍNCIPE Y MENDIGO (1) PUERTA AL INFIERNO SANGRE EN EL CIELO (1) PUNK (1) PUNTO DE PARTIDA (1) PUTA (1) Padma Sambava (1) Padre fundador (1) Para las seis cuerdas (1) Parricidios (1) Patakí De Ofún (1) Patrick Süskind (1) Paulo Navas (1) Pecados capitales (1) Pedro Pastor (1) Pelotón D (1) Pequeña Antología (1) Pesadilla (1) Pete Adams (1) Peter Shilston (1) Peter Valentine Timlett (1) Peter Wake (1) Philaréte Chasles (1) Poema de amor a una chica que hacía striptease (1) Poemas Completos (1) Poemas Malditos (1) Poemas de Gilgamesh (1) Poemas de amor (1) Porthos (1) Primer amor (1) Primera parte (1) Primera parte 2 (1) Prosper Mérimée (1) Protesta Anonima General (1) Proyección (1) Príncipe (1) Príncipe de las tinieblas (1) Próxima Centauri (1) Pseudomonarchia Daemonum (1) Psiquismo (1) Punch Drunk (1) QUE DIFÍCIL ES SER DIOS (1) R. E. HOWARD (1) R. W. Chambers (1) R.E.3 (1) RAMÓN GOMEZ DE LA SERNA (1) REANIMADOR (1) REGIONES APARTADAS (1) RELATOS DE TERROR (1) RENZO (1) RETRANSMISION ETERNA (1) RIMA VII (1) RIMA XXXVIII (1) RITUALES SATANICOS (1) ROBERT LOUIS STEVENSON (1) ROBOT CITY (1) ROLL AND ROLL (1) ROMANCE DEL ENAMORADO Y LA MUERTE (1) Raymond J. Martínez (1) Reaper (1) Recetas (1) Respuesta del Forastero (1) Reto (1) Retoños (1) Reventando el sistema (1) Rhea (1) Richard Bellush (1) Richard Calder (1) Richard Shrout (1) Richelieu (1) Ritos (1) Rituales con los ángeles (1) Robert Ervin Howard (1) Robert Ervin Howard: Un Recuerdo (1) Rochefort (1) Rockefeller (1) R’Iyeh (1) S. SV - XVIII (1) SALIDA DEL EDEN (1) SALVAME (1) SATANICo (1) SATÁN (1) SECTAS SATÁNICAS (1) SECUESTRO HOCHSCHILD (1) SEHNSUCHT (1) SETENTA (1) SIDDHARTA (1) SIN TON NI SON (1) SLAN (1) SOBRE LA ARENA (1) SORTEOS (1) SORTILEGIO DE OTOÑO (1) STANLEY CEPILLO DE DIENTES (1) STÉPHANE MALLARMÉ (1) SUEÑOS (1) Sandy Lopez Juarez (1) Santa Teresa de Ávila (1) Saquitos (1) Segador (1) Segunda parte (1) Serial Experiments Lain (1) Sharon N. Farber (1) Si Viene Damon (1) Siembra de Marte (1) Siglo XV (1) Silent Möbius (1) Simbiótica (1) Skull and Bones (1) Sobre Todo Madrid (1) Sociedad Thule (1) Sociedad Vril (1) Soy Leyenda (1) Soy la Puerta (1) Stalin (1) Stanley G. Weinbaum (1) Stanley Weinbaum (1) Stephen Vincent Benet (1) Supieras... (1) SÍMBOLO DE BALPHOMET (1) TALENTO (1) TOBERMORY (1) TOMBUCTÚ (1) TONTOS (1) TRAGEDIAS (1) TRATADO ESOTÉRICO DE TEURGIA (1) TRES DIOSES Y NINGUNO (1) TRES REGALOS (1) TRINITY BLOOD (1) TROPAS DEL ESPACIO (1) TU FRIALDAD (1) Tanith Lee (1) Taveret (1) Teatro de Crueldad (1) Templarios (1) Tercera parte (1) Tercera parte 2 (1) Terror en el espacio (1) Terry Carr (1) Terry Pratchett (1) Tetas (1) The Green Meadow (1) The Lilim (1) The Matrix (1) The Reward (1) The dead beat (1) The garden of time (1) The green morning (1) Theodore Sturgeon (1) Thomas Burnett Swann (1) Théàtre des Vampires (1) Tierra extraña (1) Tokio (1) Totemismo (1) Transmisión (1) Transmutación Transferencia Misticismo Desarrollismo (1) Trigun (1) Tsathoggua (1) Términos (1) U N C A M I N O A L A L U Z D E L A L U N A (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN ASESINATO (1) UN COMPENDIO DE SECTAS (1) UN DIA EN EL REFLEJO DEL ESPEJO (1) UN LUGAR DE LOS DIOSES (1) UN MENSAJE IMPERIAL (1) UN OLOR A MUNDO (1) UN SEÑOR MUY VIEJO CON UNAS ALAS ENORMES (1) UN SUEÑO (1) UNA CONFLAGRACION IMPERFECTA (1) UNA ISLA (1) UNA ODISEA MARCIANA (1) UNA PEQUEÑA FABULA (1) UNA TARDE EN LO DE DIOS (1) UNA TUMBA SIN FONDO (1) URSULA K. LEGUIN (1) USA (1) USURPACIÓN DE DERECHOS DE AUTOR (1) Un crimen fuera de lo corriente (1) Un día en el confín del Mundo (1) Un escándalo en Bohemia (1) Un escándalo en Bohemia sir Arthur Conan Doyle (1) Un manifiesto Cyberpunk (1) Un marido ideal (1) Una carta abierta a H. P. Lovecraft (1) Una confesión encontrada en una prisión de la época de Carlos II (1) Una cuestión de identidad (1) Universo desierto (1) Ursula K. Le Guin (1) Utopía (1) V I N C E N T V A N G O G H (1) VENGANZAS (1) VESTIDURAS (1) VIEJO VINO (1) VIH-SIDA (1) VINTAGE (1) VITTORIO EL VAMPIRO (1) VIVIDOR A SU PESAR (1) VIVOS (1) VOLUMEN 1 (1) VOLUMEN 1parte 2 (1) Valencia (1) Valencia nocturno (1) Venganzas Y Castigos De Los Orishas (1) Viaje a la semilla (1) Viktor Saparin (1) Villiers de L'Isle (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Vivian Meik (1) Voces de la Oscuridad (1) Von Junzt (1) Vuelto a nacer (1) Víctor Hugo (1) W.W. Jacobs (1) WHITE (1) WHITE ZOMBIE (1) Walter Scott (1) WannaFlock (1) Ward Moore (1) Weird Tales (1) Wendigo (1) Wilfred Blanch Talman (1) William Golding (1) William H. Hogdson (1) William Irish (1) William Shakespeare (1) Winifred Jackson (1) Wlliam Shakespeare (1) Wood'stown (1) Y cada día nos cuesta más soñar. (1) YERMA (1) YING-YANG (1) YO OS SALUDO (1) YVETTE (1) Yasutaka Tsutsui (1) Yra Reybel (1) YulyLizardi (1) ZOMBIE (1) ZOTHIQUE (1) Zenna Henderson (1) Zuzana_dt666(arrova)hotmail.com (1) a dreamer`s tales (1) a la caza (1) abducciones (1) abortivo (1) abstractos (1) aceite de perro (1) acerca de nyarlatoted (1) acido (1) actual (1) actualizacion 4.0 (1) adicción (1) adios (1) adolfo (1) agathos (1) aguelles (1) ahogado (1) al pueblo hebreo (1) alcacer (1) aldoux huxley (1) aleksandr (1) alfa (1) algo sobre los gatos (1) algunas formas de amar (1) ali-baba y los cuarenta ladrones (1) almas (1) alto (1) amante fantasma (1) amateur (1) ambiente (1) amor . i love... (1) amy foster (1) analogia (1) anarko-undergroud (1) anarquía (1) anecdota (1) angel (1) angela (1) angeles guardianes (1) angelustor (1) animales racionales (1) animas (1) ann (1) anonimos (1) antes del espectaculo (1) antifona (1) antiguos (1) anton (1) antropologia de la muerte (1) apariciones (1) apocalipsis 2012 (1) apocalipsis-ficcion (1) apocapocalipsis (1) apocrifos (1) aqui hay tigres (1) aqui vive el horror (1) arcangel negro (1) archivos (1) arde (1) arfego (1) arkham (1) armagedon (1) armando (1) armas (1) arqueologia (1) arquetipo (1) arquitectura (1) arrebatado (1) articulo (1) articulos (1) artista gotica (1) asesino (1) asesino en serie (1) asesinos (1) asfódelo (1) ashkin (1) atlantida (1) auto de fe (1) autobiografia carcelaria (1) autores (1) avalon (1) avatar (1) ayuda alienigena (1) bajo (1) bajo la piramide (1) barrilamontillado (1) bdsm (1) berenice (1) berkeley (1) berlin (1) bert-sellers (1) biblia (1) bibliografia (1) bien (1) biotecnologia (1) blanco y negro (1) blog (1) blogs (1) blood canticle (1) bloods (1) boemios (1) boix (1) books of bloods (1) bram (1) brenda (1) breve (1) bruja (1) brujas y ovnis (1) bublegum (1) budhismo (1) budismo (1) bukoski (1) cabalista (1) cabalistico (1) caballeros de Jerusalén (1) caballeros de tabla redonda (1) campbell (1) cancion (1) canciones (1) canibal (1) canto (1) canto vii (1) cantos (1) caotico (1) capilla (1) capitulos eliminados (1) capuletos montescos (1) carl sagan (1) carlo frabetti (1) carta a colin wilson (1) casa tomada (1) catacumbas (1) causas (1) cd (1) celebres (1) celta (1) cementerio (1) cenizas (1) censura (1) centinela (1) cesar vallejo (1) charles (1) charles fort (1) charlotte mew (1) chulhut (1) ciber (1) cibercultura (1) ciencias de la educación (1) cinico (1) circulo (1) claro de luna (1) cocaína (1) coeficiente intelectual (1) coelho (1) coleccion relatos de terror (1) collins (1) color (1) comentarios (1) como ser un gran escritor (1) completo (1) compramos gente (1) concepto gotico (1) concilio de rivendel (1) condecorado (1) confesion (1) conocer (1) contemporaneo.1863 (1) control de las informaciones (1) conversacion (1) correspondencias sephirothicas (1) corrupcion (1) costumbre (1) crackanthorpe (1) creador (1) creencias (1) crimenesdelamor (1) cripta (1) cristiana (1) cristiano (1) cronicas marcianas (1) cronopios (1) cubres borrascosas (1) cuento clásico de terror (1) cuento extraño (1) cuento macabro (1) cuento terror (1) culto secreto. algernon lackwood (1) cultura (1) curita (1) cyberglosario (1) cyborg (1) cíclopes (1) dactilo (1) dalia negra (1) damon knight (1) daniel defoe (1) darex (1) darex vampire (1) darg (1) dark art (1) darks (1) data desde el siglo X hasta el XV (1) david lake (1) de kadath el desconocido (1) de leng en el frio yelmo (1) de los antiguos y su simiente (1) de los diversos signos (1) de los tiempos y las epocas que deben observarse (1) debilidades (1) definiciones (1) delicioso dolor (1) demonios sin cuernos (1) demons (1) demons et merveilles (1) dendrofilia (1) dependencia (1) dependencia de las computadoras (1) depresion (1) derleht (1) derleth (1) desamparado en el infierno (1) desaparición (1) descanso (1) desconocido (1) descubrimiento (1) desintoxicación (1) desmembramiento (1) desolacion (1) devil doll (1) diablos internos (1) diabolico (1) diabolos (1) diccionario de los infiernos (1) dicho (1) dickens (1) dictadores (1) dictionarie infernal (1) dikens (1) diligencias (1) dinero (1) diosa (1) diosas madres (1) discipulos (1) disculpas (1) dolor-fiel amigo (1) dominio publico (1) dorian gray (1) down (1) dowson (1) doyle (1) dragones (1) dramaturgo (1) droga (1) duende (1) e l v a m p i r o (1) e-mails (1) e.a.poe (1) e.t.a. hoffman (1) eclipse (1) ecuador (1) eddy (1) edicion fria (1) el ahogado mas hermoso del mundo (1) el alberge (1) el alfabeto de nug-soth (1) el amo de moxon (1) el angel (1) el arbol (1) el arbol de la bruja (1) el arma (1) el arpa (1) el artista (1) el auxiliar de la parroquia (1) el avaro (1) el ayunador (1) el barbero de bagdad (1) el coco (1) el cohete (1) el conde dracula (1) el contejo de anthony garstin (1) el corazon de la señorita winchelsea (1) el dia de los trifidos (1) el diablo en la botella (1) el dios caballo (1) el duende (1) el enamorado y la muerte (1) el engendro maldito (1) el entierro de las ratas (1) el estatuto de las limitaciones (1) el fantasma (1) el grabado de la casa (1) el gran dios pan (1) el hechizo mas fuerte (1) el hombre (1) el hombre del cohete (1) el horror de dunwich (1) el horror de salem (1) el huesped de dracula (1) el huracan (1) el intruso (1) el ladron de cadaveres (1) el libro de los condenados (1) el manuscrito (1) el manuscrito de un loco (1) el martillo de vulcano (1) el mercado de niños (1) el milagro secreto (1) el misterio de las catedrales (1) el monte de las animas (1) el mortal inmortal (1) el mundo (1) el mundo avatar (1) el mundo poseido (1) el negro (1) el otro pie (1) el padre escrupuloso (1) el poder de las palabras (1) el pozo y el pendulo (1) el principe (1) el principe feliz (1) el puente del troll (1) el que se enterro (1) el que tenia alas (1) el rayo que no cesa (1) el regreso del brujo (1) el retrato oval (1) el saber del sueño (1) el secreto del barranco de macarger (1) el sello de yog-sothoth (1) el señor de las moscas (1) el señor de los anillos (1) el temple (1) el tenorio (1) el ungüento de khephens el egipcio (1) el veto del hijo . thomas hardy (1) el viejo terrible (1) el visitante (1) el visitante del cementerio (1) el zorro y el bosque (1) elias (1) elizabeth gaskell (1) email (1) emisarios (1) en las montañas alucinantes (1) en las montañas de la locura (1) encantamientos (1) enfermedad (1) engaño (1) enrique andersont imbert (1) ente (1) entrad a mi reino (1) enviados (1) epilogo (1) equivocado (1) eric lavin (1) escapar (1) escrito (1) escrito 1514 (1) escritura (1) escuela (1) esoterico (1) espacio-tiempo (1) españolito que vienes al mundo (1) especial (1) espiritus rebeldes (1) essex (1) esteban echeverria (1) estetica (1) etchinson (1) evangelion (1) evangelista (1) excluidos (1) experimental (1) extractos (1) extraño (1) fantasticas (1) favole (1) feeds (1) felicidad (1) filtros (1) fin del mundo (1) final (1) fondos (1) foro (1) fosas comunes (1) fracmento (1) fragmento (1) fragmentos .las mil y una noche (1) frances (1) francisco (1) francisco umbral (1) frases celebres (1) fredo (1) free (1) fructuoso de castro (1) fulcanelli (1) funciones (1) futurista (1) fuy un profanador de tumbas adolescente (1) gabriela mistral (1) gai (1) galsworthy (1) gaston leroux (1) geirtrair-la desmembradora (1) geometria euclediana (1) george gissing (1) georgie porgie (1) ghost (1) gor­gonas (1) goth darknes (1) gothh (1) gothico (1) gothnight (1) goticas (1) gotico-victoriano (1) grimorio (1) guerraarte (1) guerras (1) guerras espirituales (1) guillermo (1) gusana_0520(arrova)hotmail.com (1) gustavo adolfo bequer (1) gótica (1) gótico (1) hambre (1) hara-kiri (1) harian (1) hay que aguantar a los niños (1) hebrea (1) hechiceria (1) hecho real (1) helena (1) helene hannf (1) henry james un dia unico (1) herlink harland (1) heroina (1) hilanderas (1) hill house (1) hipertexto (1) historia de amor (1) historia de vampiros (1) historia desconocida del cannabis (1) historia gotica (1) historia gotica cañi (1) historia terror (1) historias vampiricas (1) hombre oscuro (1) horacio (1) houdini (1) howard p.lovecraft (1) http://www.youtube.com/watch?v=qGuF-_SIYnc (1) huellas (1) hugo mujica (1) ian watson (1) ibañez (1) identidades (1) ignacio almada (1) imagenes . art (1) imagenes de culto (1) imagenes malditas (1) imagenes.blogdiario.com (1) inconvencional (1) ineditos (1) inez wallace (1) infiledidades (1) inhumano (1) instrucciones (1) intolerancia (1) inusual (1) invocacion (1) invocacion satanica (1) invocaciones (1) iq (1) irreal (1) isabel allende (1) isidro marin gutierrez (1) j.w. goethe (1) jack womack (1) japan/spain (1) jay anson (1) jazz (1) jinetes del apocalipsis (1) joan aiken (1) john marks (1) johnathan y las brujas (1) johnson spencer (1) jose maria aroca (1) jose martin (1) joseph conrad (1) juan g. atienza (1) juan marino (1) judeo-mesopotamica (1) juez (1) justicia (1) juventud (1) kabala (1) kamasutra (1) kipling (1) klein (1) kons (1) la abjuracion del gran cthulhu (1) la aventura de los coches de punto (1) la boda de john charrington (1) la busqueda de iranon (1) la caida de la casa usher (1) la casa vacia (1) la cisterna (1) la cueva de los ecos (1) la cueva de malachi (1) la dama de las sombras (1) la demanda de las lagrimas de la reina (1) la desolacion de soom (1) la divina comedia (1) la durmiente (1) la encina (1) la esfinge sin secreto (1) la flor del membrillo (1) la formula de dho-hna (1) la futura difunta (1) la gran ramera (1) la gran ramera : ICCRA (1) la guarida (1) la hija de ramses (1) la hija del tratante de caballos (1) la historia de moises y aone (1) la hora final de coffey (1) la invencion de la soledad (1) la ironía (1) la lampara de alhazred (1) la larva (1) la leyenda de esteban (1) la llamada de chylhu (1) la luns nueva (1) la mano (1) la mano disecada (1) la mezcladora de cemento (1) la misa del ateo (1) la montaña de la locura (1) la nave blanca (1) la noche de los tiempos (1) la playa (1) la playa y la muerte (1) la politica del cuerpo (1) la pradera (1) la prueba del amor (1) la puerta del señor de maletroit (1) la rabia (1) la resurreccion de los muertos (1) la rosa del vampiro (1) la sal de la tierra (1) la siesta de un fauno (1) la sombra del desvan (1) la sombra del lago (1) la tos (1) la vela carmesi (1) la venta de los gatos (1) la venus de las pieles (1) la voz de hastur (1) lady (1) las 3.47 de la madrugada (1) las almas de animales muertos (1) las gemelas asesinadas (1) las islas voladoras (1) las joyas (1) las manos de coffey (1) las niñas de alcacer (1) las parcas (1) las piedras magicas (1) latin (1) lawrence (1) lectura (1) lecturas para el baño (1) leonora (1) lesli_paloma_estrella(arroba)hotmail.com (1) letanias de satan (1) levi (1) leviatan (1) leyenda del valle dormido (1) lhiliht-La novia de Corinto (1) li po (1) libre (1) libro cuarto (1) libro de la vida (1) libro de los vampiros (1) libro de poemas (1) libro decimo (1) libro septimo (1) ligeia (1) lilit (1) limpio (1) linkmesh.com (1) lirics (1) listado (1) literatura sucia (1) lo grotesco (1) lobos (1) londres (1) lores (1) los alfileres (1) los cuatro jinetes del apocalipsis (1) los despojos (1) los desterrados (1) los devoradores del espacio (1) los espadachines de varnis (1) los infortunios de la virtud (1) los primigenios (1) los secretos del corazon (1) los suicidios (1) los superjuguetes duran todo el verano (1) lovecrat (1) lover (1) luis cernuda (1) luis fernando verissimo (1) lullaby (1) lyrics (1) madame D (1) madre de serpiente (1) madres (1) maestros del terror (1) magacine (1) magia (1) magia blanca (1) magia eclesiastica (1) mal (1) maleficios (1) manera de vivir (1) manga (1) manifiesto subrealista (1) manuscrito (1) manuscritos del mar muerto (1) maria en distintas religiones (1) marques de sade (1) martir (1) marvel (1) mas alla del muro de los sueños (1) mas alla del muro del sueño (1) mas visitadas (1) matanzas de polonias (1) maters (1) matriarcado (1) matrimonio del brigadier (1) maupassant.gotico (1) maximo torralbo (1) meditacion (1) memoria (1) memorias (1) memorias de una princesa rusa (1) mentiras iglesia catolica (1) mi lamento (1) mi raza (1) midi (1) mil y una noche (1) minicuentos (1) miseria campesina (1) misiva (1) mistico (1) mitologia (1) modernizacion (1) moderno (1) moliere (1) moradas (1) moradores (1) morgana (1) morirse de amor (1) morphinoman (1) mortician corpse (1) moscu (1) movil (1) msn (1) muete roja (1) mundo muerto (1) mutante (1) nExTuz (1) narrativa completa (1) naturalista (1) necropolis (1) negocios (1) negra (1) negro (1) negromantico (1) neo (1) neo-historia-futurista (1) neo-nazi futurista (1) neoclasical (1) neon (1) nesbit (1) neuquen gaston (1) new york (1) nicolas maquiavelo (1) nikolaj vasilievic gogol (1) ninfos (1) niño (1) niñosfantasia (1) no tengo boca y debo gritar (1) noche ahogadora... (1) normal (1) nota;lectura (1) novelas cortas (1) nueva frontera (1) nueva jerusalem (1) nueve (1) o manual practico do vampirismo (1) obra ficticia. (1) obsesiones (1) obsesivo (1) odin (1) ohann L. Tieck (1) oinos (1) ola de violencia (1) olonoff (1) omega (1) opio (1) oracion a la diosa liliht (1) orden (1) oscura (1) oscuridad (1) oscuro.imagenes (1) otros (1) paciencia (1) pactos (1) paganos (1) paginas goticas (1) pandilleros (1) para componer el incienso de kzauba (1) para convocar a shub-niggurath (1) para el conjuro de las esferas (1) para erguir las piedras (1) para forjar la cimitarra de barzay (1) para hacer el polvo de ibn ghazi (1) para invocar a yog-sothoth (1) parabola (1) parabola de las prisiones (1) paracelso (1) paradoja (1) paradojico (1) paranormal (1) parodia (1) parte1 (1) pasajero (1) pasajeros (1) pasion (1) paul (1) pecado (1) pekiz (1) pendulo (1) pensamientos y meditaciones (1) pequeña antologia (1) pequeños mosnstruos (1) perder los nervios o la cabeza (1) perdida (1) perdon (1) perez (1) pero las nubes nos separan (1) personalidad multiple (1) personas (1) pespectivas paranoicas (1) picassa (1) piezas condenadas (1) pigmeos (1) pin-pon (1) plagas (1) plegaria (1) plumas etereas (1) poder policial (1) poema dolor (1) poema novel (1) poemario (1) poemas vampiricos (1) poesia completa (1) poesia popular rusa (1) poesia sucia (1) poeta (1) poetry (1) policia (1) policia 1999 (1) policia del pensamiento (1) polidori (1) pop (1) pop art (1) por fin se hace justicia (1) por ti (1) portugues (1) posguerras (1) postestades (1) pozo (1) practicas (1) pratchett (1) preambulos (1) premoditorio (1) primer temor (1) primeros tiempos (1) primigenios (1) primordiales (1) principados (1) principio (1) principio del mundo (1) prosapoema (1) prostibulo (1) prudencia (1) psiquicos (1) pubertad (1) pura y dura (1) pushkin (1) querubines (1) quien se ha llevado mi queso (1) quija (1) quimeras (1) quimica (1) quincalla (1) quiroga (1) raciocinio (1) racismo (1) radicalismo religioso pentecostal (1) radios (1) rafael lopez rivera (1) raices (1) rea silvia (1) realidad alternativa (1) realismo del subrealismo (1) realismo sucio (1) rebote (1) recopilaciones (1) recuerdos (1) red (1) redsatanica (1) referencias (1) registro (1) registro exoterico (1) rehabilitacion de marginados (1) rehabilitacion de toxicomanos (1) reino gótico (1) relato gotico (1) relato gotico de amor (1) relato negro (1) relato oscuro (1) relato.horror (1) relatos cortos (1) relicario de tinieblas (1) religioso (1) relojero (1) remar (1) renegado catolicamente (1) requien por un dios mortal (1) reseñas (1) residuos (1) restaurantes (1) retazo (1) retrato (1) robert e.howard (1) rocio (1) romance (1) romance de lobos (1) romeo y julieta (1) ropas viejas (1) rosaroja (1) ruinas (1) rumores blasfemos (1) rusos (1) sacher-masoch (1) sacramento (1) sacrilegium (1) sadman (1) salamandras (1) san juan (1) san petesburgo (1) santa compaña (1) santa parca (1) satanas vende objetos usados (1) satanica (1) satanicos (1) satanizarus (1) sbrealismo (1) sectario (1) seleccion de poemas (1) semilla negra (1) sentido (1) sephirotico (1) sepulveda (1) ser (1) seven (1) sexo (1) señales (1) shirley jackson (1) sigils (1) significado (1) silfos (1) simbolgia (1) simbolica (1) similitud (1) sin cortes (1) sin identidad (1) sindbab el marino (1) sinfonica (1) sion (1) sir Arthur Conan Doyle (1) sires (1) sistema (1) sistina (1) situacion (1) slideshow (1) snuff (1) snuff movie (1) socrates (1) soledad (1) soluciones (1) song (1) sordo.mudo y ciego (1) stan rice (1) stevenson (1) stocker (1) strange (1) subconciente (1) subcubo (1) submundo del terror (1) sueños de nombres muertos (1) sueños difusos (1) sueños fobicos (1) sumeris (1) sunis (1) supersticiones (1) surrealism (1) surrealista (1) suttas (1) szandor (1) tarot.vida (1) tatuaje (1) te degollare de nuevo kathleem (1) te quiero puta (1) te sientas bien (1) teem (1) telato (1) telequinesico (1) temas (1) temas varios (1) tematicos (1) temor (1) terror desconocido (1) terror supertiscioso (1) terror.gotico (1) testimonio (1) texas (1) texto de un comentario (1) texto satanico (1) thackeray (1) the black cat (1) the haunting (1) the number in the best (1) tiempo (1) tierra de vampiros (1) tiros de gracia (1) tisera martin (1) todo depende de un cabello (1) todocharlas (1) toledo (1) tolkien (1) tomo3 (1) tortura (1) trabajos (1) traduccion (1) trailer (1) trainspotting (1) transilvania (1) tres-fechas (1) tribunales rusticos (1) triste (1) trollope (1) ubbo-sathla (1) un adios (1) un asunto de otro tiempo (1) un beso (1) un dia de campo (1) un hijo (1) un hombre (1) un naufragio psicologico.laguna mental (1) un poco de lejia en polvo (1) un raton en el pasillo (1) una carta (1) una ejecucion espeluznante (1) una hija de ramses (1) una jaula para la muerte (1) una pequeña historia piadosa (1) una vez en la vida (1) una victima del espacio superior (1) unamuno (1) universo sin límites (1) vacuna vih/sida (1) valentine (1) valle inclan (1) valle o paraiso (1) vampira (1) vampirica (1) vampirismus (1) vampíricos.varios (1) van hellsing (1) varios. (1) vejez (1) velatorio (1) ven... (1) veneno del cielo (1) verdugos voluntarios (1) viajando (1) viaje nocturno (1) vida de un vagabundo (1) videoart (1) videopoema (1) villiers de l´isle-adam (1) violacion (1) vision del futuro remoto (1) visual (1) vittorio (1) voladores (1) vuelta (1) wallpapers (1) walpurgis (1) wasington (1) web`s oficiales (1) wells (1) william (1) winston sanders (1) within temptation (1) wmv (1) woody allen (1) wrong (1) y más lento (1) yhvh (1) yo andube con un zombie (1) ªparte (1) ¿De que escapaban nuestros dioses? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Tenian ombligo Adan y Eva? (1) ¿cantara el polvo tus alabanzas? (1) ¿quien mato a zebedee? (1) ÁNIMAS Y FANTASMAS. (1) Álvares de Azevedo (1) Época de siembra (1) ÍNDICE DE VARIAS HISTORIAS (1) ΩMEGΛ (1) अल अजिफ (1)

.