BLOOD

william hill

Seguidores

martes, 14 de febrero de 2012

LOS MEJORES RELATOS DE FANTASÍA



LOS MEJORES
RELATOS DE FANTASÍA


Maxim Jakubowski
(Recopilador)

DRACO, DRACO
Tanith Lee
Tanith Lee, residente en Londres, es una de las más populares escritoras de fantasía
del mundo, sobre todo para los aficionados norteamericanos. Su prolífica producción de
novelas para adultos y jóvenes es tan impresionante como imaginativa. Uraco, Uraco no
es simplemente otra historia sobre dragones, como verán ustedes, sino también un
cuento sobre un Imperio Romano que nunca existió. ¡Observen la sutilidad con que se
han ocultado las claves del relato!
A veces habrán oído ustedes contar historias sobre hombres que lucharon contra
dragones y los mataron. Todas son mentiras. No existe espadachín viviente alguno que
haya matado jamás a un dragón, aunque sí algunos, ya muertos, que lo intentaron.
Y, sin embargo, en cierta ocasión viajé con un tipo que se ganó el sobrenombre de
«Exterminador de dragones».
¿Un misterio? No. Se lo voy a contar.
Yo me dirigía hacia el sur, procedente del norte, de regreso a la civilización como quien
dice, cuando le vi sentado en la cuneta del camino. Debo admitir que la primera sensación
que experimenté fue la envidia. Era delgado e iba muy limpio para alguien que había
estado en las zonas salvajes, y tenía todo el aspecto de un sureño acostumbrado a las
ciudades, los baños y el dinero. También estaba loco, porque llevaba oro en las muñecas
y en una oreja. Pero llevaba una aguda espada gris, una espada del ejército, de modo
que quizá fuera perfectamente capaz de defenderse. También era más joven que yo, y
bastante más guapo, aunque esto último no es nada difícil. Me preguntaba qué estaría
haciendo cuando, despertando de su ensoñación, levantó la cabeza y me vio, mirándome
con aspecto tosco, oscuro y poco afable, como una pieza retorcida de ropa vieja, mientras
yo me acercaba montado en mi pequeño caballo.
—Saludos, extranjero. Hace buen día, ¿verdad?
Habló con una actitud relajada y, de algún modo, uno podía deducir que, en efecto, era
capaz de cuidar de sí mismo. No es que él creyera que yo era inofensivo, no. Se trataba
más bien de que todo su aspecto reflejaba su convicción de que podría arreglárselas si yo
trataba de hacer algo. Yo llevaba conmigo la caja de sustancias que suelo llevar. La
mayoría de la gente dice de mí que soy una especie de médico, gracias al aroma de las
medicinas y las hierbas. Mi padre estuvo con los romanos, y quizá fuera el último romano
de todos, con un pie en el barco, dispuesto a regresar a casa, y el otro con mi madre,
apoyado contra el muro del corral. Ella decía que él era un médico de campamento, y
quizá tuviera razón. En mí se fue desarrollando también una cierta idea de convenirme en
médico, aunque, desde luego, no fue nada grandioso. Un farmacéutico itinerante es
bienvenido en casi todas partes y puede lograr que hasta los bandidos se comporten
civilizadamente. No es un estilo de vida nada maravilloso, pero es el único que conozco.
Admití ante el joven y elegante soldado que, en efecto, hacía un buen día, y añadí que,
posiblemente, le gustaría aún más si no hubiera perdido su caballo.
—Sí, es una lástima. Pero siempre me puedes vender el tuyo.
—Este no es de tu estilo.
Él contempló la pequeña yegua y observé que hacía un gesto de asentimiento. Se me
ocurrió pensar que podía matarme y quedarse con el animal, de modo que dije:
—Y todo el mundo sabe que me pertenece. Su posesión representaría un descrédito
para ti. Tengo amigos en todas partes.
Él sonrió bonachonamente, con naturalidad. También tenía una dentadura en buen
estado. Eso, y el pelo del color de la cebada y todos los detalles de su aspecto..., bueno,
era de la clase de hombres que suele conseguir lo que quiere. Sentí curiosidad por saber
en qué ejército había servido para haberse ganado aquella espada. Pero desde que las
águilas huyeron hay reinos por todas partes, jefes, cabecillas, caballeros romanos, y toda
marea trae consigo una invasión en cualquier playa. Y, bajo todo eso, uno puede sentir la
tierra, el verdadero suelo, que ha sido medido y sobre el que se han construido buenos
caminos. Una tierra que ha sido dominada, pero nunca sometida y que empieza a
estremecerse. Como las sombras que surgen en cuanto se apaga una lámpara. Se trata
de cosas antiguas, cosas que de algún modo están en mi sangre, de forma que no tengo
problema alguno en reconocerlas.
Pero él era como una moneda recién acuñada que aún no conocía la suciedad, y que
tampoco había tenido oportunidad de aprender mucho, aunque uno podía ver su propio
reflejo en ella, y también cortarse con sus bordes.
Se llamaba Caiy. Finalmente, llegamos a un acuerdo y montó detrás de mí, sobre la
grupa de «Negra». Donde yo nací hablaban un latín elemental y yo la llamé así incluso
antes de conocerla, debido a su color oscuro. No pude denominarla por su fealdad, que
es su otro y único atributo visible.
Lo cierto es que no me gustaba nada deambular por la zona de aquella manera. Uno o
dos días antes me habían dicho que había sajones por la región hacia la que me dirigía,
de modo que en ocasiones abandonaba los caminos y no tardaba en perderme. Cuando
encontré a Caiy me agradaba el camino por el que cabalgaba, con la confianza de que
condujera a alguna parte útil. Sin embargo, unos quince kilómetros después de que él se
uniera a mí, el camino se perdía por entre un bosque. Mi pasajero también andaba
perdido. Se dirigía hacia el sur, lo que por allí no era nada sorprendente, pero la noche
anterior su caballo había roto las riendas mientras descansaban y se había perdido,
dejándole en la estacada. No parecía una excusa muy convincente, pero no tenía ganas
de discutir al respecto. Tuve la impresión de que alguien se lo había robado y Caiy no
estaba dispuesto a confesarlo.
No había forma de rodear el bosque, de modo que seguimos el camino y éste se acabó
en pleno bosque. Como era verano, los lobos serían escasos y los osos andarían por las
colinas. De todos modos, los árboles producían una sensación que no me gustaba nada,
sombreados y silenciosos, con el sonido de pequeñas corrientes de agua que parecían
cadenas metálicas, y de pájaros que no cantaban, pero que aleteaban y saltaban.
«Negra» ni relinchaba ni se quejaba —si hubiera esperado a conocerla mejor, le habría
puesto un nombre relacionado con su valor y su afectuosidad—, pero tampoco parecía
sentirse muy segura en medio de aquel bosque.
—Huele mal —dijo Caiy, que había sido lo bastante amable como para no comentarlo
respecto a mí—, como si algo estuviera pudriéndose, o fermentando.
Gruñí. Pues claro que olía mal. ¿Qué se creía aquel tonto? Pero el olor le puede decir
muchas cosas a uno. Cosas sobre los siglos. Allí estaban las sombras que habían
regresado en cuanto Roma apagó su lámpara y se retiró, dejándonos envueltos en
sombras.
Y entonces, Caiy, el idiota, empezó a cantar para sustituir a los pájaros que no lo
hacían. Tenía una voz agradable, clara y brillante. No le dije que dejara de hacerlo. Las
sombras ya sabían que nosotros estábamos allí.
Al llegar la noche, el bosque oscuro se cerró sobre nosotros como la puerta de un
sótano.
Encendimos un fuego y compartimos mi sopa. Él también había perdido sus
provisiones con el caballo.
—¿No deberías atar eso... tu caballo? —sugirió Caiy intentando no insultar a mi yegua,
puesto que sabía que éramos buenos compañeros—. Mi caballo estaba atado, pero algo
lo asustó y rompió las riendas y echó a correr. Me pregunto qué pudo haber sido —
musitó, mirando el fuego.
Y eso fue lo que descubrimos unas tres horas después.
Yo estaba durmiendo, y soñando con una de mis mujeres, allá arriba, en el norte, y ella
me regañaba, tratando de iniciar una disputa, que era lo que siempre hacía por ser más
alta que yo y porque le gustaba que le zurrara de vez en cuando para sentirse frágil,
femenina y dominada. En el instante en que vació la jarra de cerveza sobre mi cabeza,
escuché un sonido procedente del cielo, como una tormenta que no era una tormenta. Y
supe en seguida que ya no estaba soñando.
El sonido continuó en tres o cuatro estampidos secos que dejaron el bosque
estremecido. Hubo una especie de temblor en el aire, como si los sedimentos se hubieran
visto agitados. Y, además, percibí un olor distinto, un olor húmedo y malsano y, sin
embargo, hormigueante. Abrí los ojos sólo después de que hubo desaparecido el sonido y
los pelos de mi cuerpo se hubieron aquietado a lo largo de mi cuerpo.
«Negra» se hallaba pegada al suelo, con los ojos muy abiertos, pero en silencio. Caiy
se había levantado, mirando hacia las copas de los árboles y el cielo sin estrellas.
Después, me miró a mí.
—¿Qué ha sido eso, en el nombre del Toro?
Observé que el juramento mostraba su pertenencia al mitra-ísmo, lo que, en general,
significaba a Roma. Me senté, me froté los brazos y el cuello para recuperar mi
humanidad y fui a consolar a «Negra». A diferencia de aquel caballo tonto de mi
compañero, mi yegua no se había soltado.
—No puede ser un pájaro —siguió diciendo él—, aunque habría jurado que algo ha
volado sobre nosotros.
—No, no era un pájaro.
—Pues tenía alas. O..., no, no han podido ser de ese tamaño.
—Sí, pueden tenerlas. Aunque, desde luego, no les llevan muy lejos.
—Farmacéutico, deja de provocar. Si lo sabes, ¡dilo de una vez! Aunque no entiendo
cómo puedes saberlo. Y no me digas que se trata de algún sangriento demonio de los
bosques, porque no voy a creérmelo.
—No es nada de eso —le aseguré—. Es algo bastante real. Algo natural, a su modo.
No es que haya visto ninguno con anterioridad —me apresuré a añadir—, pero sí he
conocido a quien lo ha visto.
Caiy ya estaba medio loco, como un chiquillo que no puede solucionar un acertijo.
—¿Y bien?
Supongo que me había irritado lo suficiente como para hacérselo pasar mal, porque me
limité a citar un canto sin sentido:
—Bis terribilis... Bis appellare... ¡Draco! ¡Draco!
Finalmente, él tuvo que sentarse.
—¿Qué? —preguntó al fin.
A mi edad ya no debería ser tan presuntuoso.
—Era un dragón —dije.
Caiy se echó a reír. Pero lo había visto, y sabía mejor que yo que tenía razón.
Aquella noche no sucedió nada. A la mañana siguiente reanudamos nuestro camino y
encontramos una senda estrecha, y el bosque empezó a aclararse. Poco más de un
kilómetro después salimos a un páramo. El terreno bajaba hacia un valle, y al otro lado
había unas colinas bañadas por el sol. Pero también había algo más.
Naturalmente, Caiy lo dijo primero, como si cualquier cosa nueva le sorprendiera, como
si ninguno de nosotros hubiera estado esperándolo de algún modo.
—Este lugar huele mal.
—Hummm.
—No me gruñas, condenado curandero. Huele mal, ¿verdad? ¿Porqué?
—¿A ti qué te parece?
Él meditó un rato, pálido, tras de mí. «Negra» intentó patear la tierra y finalmente
desistió.
Ninguno de los dos había dicho nada respecto a lo que había interrumpido nuestro
sueño en el bosque, pero cuando le dije que ningún dragón podía llegar muy lejos
volando, pues por todo lo que había oído decir sobre ellos eran demasiado grandes y sólo
una caprichosa ligereza de sus huesos les permitía levantar el vuelo, supongo que él se lo
creyó de veras. Y ahora, allí estaban el valle y las colinas, y aquel olor que lo impregnaba
todo, un olor extraño, fétido que, en realidad, no podía compararse con nada. Porque era
el olor del dragón. Reflexioné un momento. No cabía la menor duda: el dragón salía de
patrulla aérea la mayoría de las noches, trazando círculos lo más amplios posible para ver
qué había por allí que pudiera convenirle. También había oído decir otras cosas sobre
ellos. Aquellas bestias cazaban por la noche, como los gatos. Al mismo tiempo, un dragón
tiene los hábitos del cuervo. Es capaz de atacar y matar, pero normalmente mata carroña,
cosas muertas o a punto de morir, o inmovilizadas. Es ligero, como tiene que ser para
poder surcar los cielos, pero la falta de peso queda compensada por la armadura, los
dientes y las garras. También había oído hablar de dragones capaces de escupir fuego,
aunque esto último no acababa de convencerme. Me parece que es mucho más probable
que tales monstruos vivan en cavernas volcánicas, siendo la propia montaña la que arroja
el fuego, aunque el mérito se lo lleve el dragón. Pero quizá no sea así. Este dragón,
estaba seguro de ello, no arrojaba fuego, porque en tal caso el terreno habría estado
calcinado en varios kilómetros a la redonda. Había escuchado historias en que eso
ocurría así. Y allí no había observado ninguna huella de fuego. Únicamente aquel olor
fétido que ya conocíamos tan bien cuando empezamos a bajar hacia el valle, y que nos
había impregnado de tal forma que ya apenas nos dábamos cuenta, ni del mal olor ni de
nada más.
Le ofrecí toda esta información a mi pasajero. Siguió un prolongado silencio, hasta el
punto que pensé que debía de haberse quedado sin habla ante tanta charlatanería por mi
parte, pero finalmente dijo con voz muy baja:
—Tú crees en todo eso, ¿verdad?
No me molesté en replicar a algo que era evidente, y me limité a acariciar a «Negra»,
tratando de hacerla retroceder por el mismo camino por donde habíamos llegado. Pero el
animal se mostraba inseguro, y por primera vez muy poco dispuesto a cooperar. De
pronto, la fuerte mano de Caiy cayó sobre mi brazo.
—Espera, boticario. Si eso es cieno...
—Sí, sí —le dije, suspirando—. Quieres ir y desafiarlo y convertirte en un héroe.
Se mantuvo firme como el mármol, como si estuviera hablando de alguna mujer a la
que él creyera amar. No veía razón alguna para malgastar mi tiempo y mi experiencia con
un hombre como él, pero le dije:
—Nadie ha matado nunca a un dragón. Tienen todo el cuerpo blindado con placas,
incluso en el vientre. Las flechas y las lanzas rebotan sobre él. Las espadas resuenan y
se parten por la mitad. Sí, sí —repetí—, habrás oído hablar de hombres que le cortaron la
lengua, o que le clavaron una estaca en un ojo. Déjame decirte que si se las arreglaron
para llegar a ese extremo, lo único que consiguieron fue encolerizar aún más al bruto.
Piensa en el tamaño y configuración de la cabeza de un dragón, tal y como se la
representa. Se necesita un buen empuje para que la estaca penetre desde el ojo hasta el
cerebro. Y, además, ya sabes que existe la teoría, de que el párpado también está
blindado y puede bajarlo con gran rapidez.
—Boticario... —se limitó a decir.
Me pareció que sonaba a una peligrosa advertencia. Sabía qué aspecto debía de tener
ahora Caiy. Elegante, noble y loco.
—En tal caso, no seré yo quien te lo impida —le dije—. Bájate, sigue tu camino y que
tengas mucha suerte.
No sé por qué me preocupé. Tendría que haberle bajado de la yegua y alejado de allí a
uña de caballo, aunque no estaba seguro de que «Negra» pudiera reaccionar con la
rapidez suficiente, de lo inquieta que estaba. Pero no fue eso lo que hice, entre otras
cosas porque al instante siguiente él tenía su espada junto a mi cuello, y ésta estaba tan
afilada que me brotó la sangre.
—Tú eres el sabelotodo —me dijo—. Y parece que sabes mucho más que yo sobre
esto. De modo que ahora eres mi guía, y tu escuálido caballo, si es que merece ese
nombre, será mi medio de transporte. Así que, adelante los dos.
Eso fue todo. Nunca se me ocurrirá discutir con una espada desenvainada. Durante el
día, el dragón estaría tumbado, digiriendo y medio dormido, y por la noche podría
buscarme algún agujero donde esconderme. Al día siguiente, Caiy ya estaría muerto y,
desde luego, yo habría visto un dragón.
Después de hora y media de marcha durante la que logré convencerle de que
envainara la espada y me amenazara con una daga contra las costillas, lo que sería más
cómodo para ambos, nos encontramos de pronto con un pueblo de cabañas de troncos.
Era del estilo salvaje de los norteños, aunque grande, y no aparecía rodeado por un muro
en todas sus partes. En aquel extremo sí que lo había y en la puerta había unos hombres
observándonos.
Caiy se sintió ofendido al tener que cabalgar hacia ellos en la grupa del caballo de otro,
pero ahora ya sabía lo difícil que le hubiera resultado tratar de manejar a «Negra» por sí
solo. Quizá ni siquiera intentó pretender que era su caballo.
Cuando empezamos a recorrer el camino de guijarros que conducía hasta la puerta,
saltó del caballo y echó a correr, llegando antes que yo, y empezó a hablar.
Cuando me acerqué le oí anunciar con su tono de voz más dramático y hermoso:
—...Y si eso es un hecho, juro por la Victoria de la Luz que me enfrentaré a esa cosa y
la mataré.
Los hombres murmuraban. En aquel lugar el olor del dragón parecía más ácido, más
saturado, aunque ya estábamos acostumbrados a él. La pobre «Negra» había estado
temblando de terror durante todo el camino. Si teníamos suerte, encontraríamos algún
terreno bajo, alguna cueva o lugar fuera del alcance, donde los del pueblo guardaran sus
animales fuera de la vista del dragón, de modo que ella pudiera compartirlo con los otros.
Evidentemente, el dragón no siempre había estado activo en aquella región, pues en tal
caso ellos no habrían construido su pueblo. No, tendría que haber ocurrido todo como en
las historias que había oído contar. Los dragones viven siglos. Y también pueden dormir
durante siglos. Sin sospecharlo, el hombre penetra en sus regiones, comienza a instalarse
y a construir y a prosperar. Y entonces, el dragón dormido despierta un buen día. Se dice
que, en ese sentido, son como los volcanes, lo que quizá también ayude a explicar el por
qué tantas leyendas afirman que arrojan fuego cuando despiertan.
Lo más interesante de todo, sin embargo, fue que el pueblo no parecía admitir nada de
la existencia del dragón, aun a pesar de su olor.
Caiy, una vez tomada la decisión de enfrentarse a él, y temiendo haberse equivocado,
empezó a fanfarronear. Los hombres que vigilaban la entrada se asustaron y se volvieron
peligrosos. Yo me aproximé, conduciendo a «Negra», señalé mi caja de pociones, y dije:
—Bueno, si no queréis que se mate a vuestro dragón, yo puedo remediar alguno de
vuestros otros problemas. Tengo medicinas para casi todo: diviesos, verrugas, dolores de
oídos y de dientes, ojos enfermos, enfermedades de la mujer. Aquí tengo...
—Cállate, sapo venenoso —me interrumpió Caiy.
Y, de pronto, uno de los guardias se echó a reír. Y la tensión desapareció.
Diez minutos más tarde nos permitieron cruzar la puerta y, caminando sobre estiércol
de vaca y flores silvestres, cuyo olor se veía apagado por el otro olor, fuimos conducidos a
la cabaña del jefe.
Fue unas dos horas después cuando descubrimos por qué se habían mostrado
inquietos los guardianes ante el aspecto de caballero campeón y dispuesto al rescate de
mi compañero.
Al parecer, habían regresado a la forma antigua de hacer las cosas, la propiciación, la
víctima propiciatoria. Durante tres años habían estado ofreciendo una víctima al dragón
en la primavera y a mediados del verano, cuando era probable que estuviera más activo.
Cualquiera que supiera algo de dragones a través de los libros les habría dicho que no
era esa la mejor forma de tratarlos. Pero ellos conocían a su dragón a través del mito.
Cada vez que hacían un sacrificio, imaginaban que la bestia era capaz de comprender y
apreciar lo que hacían por ella y que, por lo tanto, sería más tratable.
En realidad, el dragón nunca había atacado el pueblo. Había atacado el ganado que
pasaba la noche en los pastos, matando vacas viejas o enfermas, o corderos demasiado
jóvenes o débiles para correr. También se había llevado a gente, pero sólo a las que
estaban mutiladas y solas. Como ya he dicho, un dragón suele ser perezoso y prefiere la
carroña o aquello que está indefenso. A pesar de que son grandes, no lo son tanto como
para perseguir a toda una tribu de hombres. Y aunque ni cuarenta hombres juntos serían
capaces de herirlo siquiera, podrían agotarlo si se decidieran a atacarlo todos juntos.
Finalmente, lograrían que hincara la rodilla y entonces podrían vaciarle el cerebro. Sin
embargo, nunca he oído hablar de cuarenta hombres capaces de atacar así a un dragón.
Los dragones siguen estando rodeados de leyendas de temores nocturnos y misterios
espirituales, y últimamente ha surgido una superstición oriental que habla de un poderoso
demonio capaz de asumir la forma de un dragón invencible y que, naturalmente, arroja
llamas por la boca. De modo que este pueblo, como tantos otros, elige a su víctima
propiciatoria, una joven atada a un poste, y la deja allí para que el dragón se apodere de
ella. ¿Por qué no? Ella está indefensa y mareada por el terror..., y es joven y tierna.
Perfecto. Nunca se les podría convencer de que, en lugar de aplacar al monstruo, lo único
que hacen con ese sacrificio es animarle a quedarse en la zona. Se puede considerar la
cuestión desde el punto de vista del dragón. No sólo puede devorar sus cabezas de
ganado muertas o enfermas, sino que de vez en cuando también puede darse un
banquete con una joven damisela muy jugosa. Los dragones no piensan como los
hombres, pero también tienen memoria.
Cuando Caiy se dio cuenta de lo que estaban a punto de hacer aquella noche, tal y
como pudimos descubrir, se puso rojo y luego blanco, aunque no de rabia. Él no
comprendía más que los del pueblo. Sólo sentía más horror que ellos.
Se levantó y asumió una postura inconscientemente impresionante, y nos aseguró que
él salvaría a la muchacha. Lo juró delante de todos nosotros, del jefe, de los hombres y de
mí. Y lo juró por el Sol, de modo que supe que estaba hablando muy en serio.
Ellos estaban asustados, pero ahora surgió una esperanza infantil. Aquello volvía a
formar parte de su mitología. Toda mitología parece admitir esa línea de conducta: la
oscuridad contra la luz, la Batalla Final. Son tonterías, pero es así.
Después de un brindis para sellar el juramento, gritaron alegremente, y el jefe ordenó
que se celebrara un festín. A continuación, llevaron a Caiy a ver a la elegida para el
sacrificio.
Se llamaba Niemeh, o algo parecido.
Estaba sentada en una pequeña celda. No había sido encadenada, pero un guardián
custodiaba la entrada, y no había ventana en la celda. No tenía otra cosa que hacer que
entretejer flores, que era lo que hacía, confeccionando guirnaldas para la procesión en
honor de su muerte, que se celebraría aquella misma noche.
Cuando Caiy la vio, el color volvió a desaparecerle del rostro.
Permaneció de pie, mirándola, mientras que alguien explicaba que él era su campeón.
Aunque logró ponerme nervioso, en esta ocasión no se lo censuré tanto. La muchacha
era la joven más hermosa que haya visto jamás. Joven, desde luego, y delgada, pero con
unas formas de mujer perfectas y un pelo largo más rubio aún que el de Caiy, y unos ojos
verdes como agua de mar estancada, y un rostro como una de aquellas flores blancas
que trenzaba, y una boca dulce.
La miré mientras la joven escuchaba seriamente todo lo que se le decía. Recordé que
en las leyendas siempre se elige para la cena del dragón a la muchacha más hermosa y
gentil. Y eso es comprensible, pues una joven con un temperamento fogoso podría armar
la gorda.
Una vez que Caiy hubo sido presentado y hubo jurado de nuevo por el Sol matar al
dragón, ella se lo agradeció. Si las cosas hubieran sido diferentes, ella habría enrojecido y
temblado ante la atención que le dedicaba Caiy. Pero ya se hallaba más allá de todo ese
juego porque, en realidad, no creía que hubiera nadie capaz de salvarla. Pero, aun
cuando debería de haber estado medio muerta de desesperación y terror, aún tenía
fuerzas para mostrarse cortés.
Levantó la mirada por encima de la cabeza de Caiy y me miró, y me sonrió de tal
manera que me sentí fuera de mí.
—¿Y quién es este hombre? —preguntó.
Todos los presentes parecieron asombrarse, pues se habían olvidado de mi presencia.
Alguien que tenía verrugas en la cara recordó que yo había dicho que tenía algún remedio
contra las verrugas, y contestó que era un boticario.
Un ligero estremecimiento sacudió entonces todo el cuerpo de la joven.
Era tan joven y tan bonita. Si yo hubiera sido Caiy habría dejado de fanfarronear sobre
el dragón y habría encontrado algún medio de engañar a todo el pueblo, tomarla y huir.
Pero eso también habría sido estúpido. Aún me queda bastante sangre vieja como para
conocer bien esas cosas. Ella había sido destinada para el sacrificio y estaba resignada a
ello, e incluso ni siquiera soñaba que pudiera ser de otro modo. De vez en cuando, he
oído rumores sobre muchachas e incluso hombres elegidos para morir que finalmente
escaparon. Pero el destino parece perseguirlos. Pueden ocultarse muy lejos, al otro lado
de las grandes colinas, detrás de las extensiones de agua y, sin embargo, siguen
sintiendo el peso de la decisión sobre sus almas. Al final, terminan por suicidarse o
volverse locos. Y esta muchacha, esta Niemeh, haría también algo así. No, nunca podría
haberla convencido para huir. Eso no habría servido de nada. Estaba convencida de que
debía morir, como si hubiera visto la sentencia escrita por la luz sobre una piedra, y quizá
la hubiera visto.
Volvió a dirigir su atención hacia las guirnaldas y Caiy, tenso como la cuerda de un
arco, regresó con nosotros hacia la cabaña del jefe.
La carne se estaba asando y la comida fue acompañada de vino y buena conversación.
De ese modo, uno puede matar todo lo que se le ponga por delante tantas veces como
quiera.
No fue un mal festín. Pero mientras la gente gritaba, y fanfarroneaba y engullía la
comida, yo no podía dejar de pensar en ella, encerrada en su celda, escuchando el
jolgorio y consciente de la puesta del sol y de cómo sería morir... tal y como tendría que
suceder. No comprendía cómo podía soportarlo.
A última hora de la tarde la mayoría estaban durmiendo la mona, y sólo Caiy tuvo el
buen sentido suficiente como para salir y despejarse haciendo ejercicios militares en el
patio, ante un grupo de embobados admiradores de ambos sexos.
Cuando alguien me tocó en el hombro, pensé que sería Warty después de su cura,
pero no. Era el guardián de la celda de la muchacha, quien, en voz muy baja, me dijo:
—Dice que quiere hablar contigo. ¿Quieres venir ahora?
Me levanté y fui con él. Por un momento concebí la esperanza de que quizás ella no
creyera necesario morir y que apelaría a mi para que la salvara. Pero en el fondo de mi
corazón sabía que no se trataba de eso.
Había otro hombre bloqueando la entrada, pero me dejaron pasar solo, y allí estaba
Niemen, sentada, haciendo todavía guirnaldas bajo una lámpara.
Levantó la cabeza para mirarme y sus manos cayeron como dos flores blancas sobre
las guirnaldas que había en su regazo.
—Necesito una medicina —me dijo—. Pero no puedo pagarte. No tengo nada. Aunque
mi tío...
—No te costará nada—dije apresuradamente.
—Es para esta noche —dijo ella, sonriendo.
—Oh.
—No soy valiente —añadió—, pero esto es algo mucho peor que tener miedo. Sé que
voy a morir. Eso es necesario. Pero una parte de mí quiere vivir tanto... Mi razón me dice
una cosa, pero mi cuerpo no quiere escuchar. Temo verme invadida por el pánico,
resistirme y gritar y llorar... Y no quiero que suceda nada de eso. No sería correcto. Tengo
que estar de acuerdo o el sacrificio no serviría de nada. ¿Lo sabías?
—Oh, sí—dije.
—Supuse que lo sabrías. En ese caso..., ¿puedes darme algo, una medicina o una
hierba, para que no sienta nada? No me refiero al dolor. Eso no importa. Los dioses no
podrán echarme en cara que grite en ese momento, pues no esperan que mi sacrificio
vaya más allá del dolor. Sólo necesito algo para no preocuparme, para no querer vivir
tanto.
—Una muerte fácil.
—Sí. —Sonrió de nuevo. Parecía serena y hermosa—. Oh, sí.
Bajé la mirada hacia el suelo.
—El guerrero. Quizá lo mate.
Ella no dijo nada.
Cuando levanté la vista, la expresión de su rostro ya no era serena. Estaba al borde del
terror. De haberlo visto, Caiy se habría sentido insultado.
—¿Es que no puedes darme nada? ¿No tienes nada? Estaba segura de que tendrías
algo. Que habías venido hasta aquí para... ayudarme, para que no tuviera que pasar yo
sola por todo esto...
—Mira —la interrumpí—, sí, tengo algo. Justo lo adecuado. Lo utilizo con las mujeres
que van a parir, cuando el bebé tarda en nacer y sienten mucho dolor. Actúa bien. Se
sienten adormecidas y lejanas, casi como si estuvieran durmiendo. También amortiguará
el dolor..., cualquier clase de dolor.
—Sí —susurró ella—, me gustaría algo así. —Y entonces me tomó de la mano y me la
besó—. Sabía que lo harías —me dijo, como si yo le hubiera prometido lo mejor y más
encantador de la tierra.
Cualquier otro hombre se habría desmoronado ante ella. Pero yo soy más duro que la
mayoría.
Cuando me lo permitió, retiré la mano, le hice un gesto afirmativo para infundirle
confianza, y salí. El jefe estaba despierto y parlanchín, de modo que hablé un rato con él.
Le dije lo que me había pedido la muchacha.
—En el este —le dije—, es bastante habitual darles algo para ayudarlas a pasar lo
malo. Lo llaman Néctar, la bebida de los dioses. Ella está de acuerdo, pero es muy joven
y se siente muy asustada. No puedes negarle esto.
El jefe se mostró inmediatamente de acuerdo, tal y como yo había confiado. Supongo
que si la muchacha se pusiera a gritar por las colinas sería un asunto muy delicado. No
había pensado que pudiera haber ningún problema. Por otra parte, no quería que me
cogieran dándole una poción a espaldas de todo el mundo.
Mezclé la droga en la celda para que ella lo observara. Se sentía interesada por todo lo
que yo hacía, tal y como suelen sentirse los condenados, ávidos de conocer cada detalle
que les rodea, incluso cómo cuelga una araña de su tela.
Le hice prometer que se lo bebería todo, pero que no lo tomaría hasta que vinieran a
buscarla.
—De otro modo, puede que no durara tanto tiempo. Y no querrás que pierda sus
efectos demasiado pronto... ¿verdad?
—No —contestó—. Haré exactamente lo que me dices.
Cuando estaba a punto de marcharme de nuevo, añadió:
—Si puedo pedirles a los dioses algo para ti cuando me encuentre con ellos...
Estuve a punto de contestar: «Diles que se vayan a la porra», pero no dije nada. Ella
trataba de mantener intacta su fe en la recompensa, en la inmortalidad.
—Pídeles sólo que se ocupen de ti —le dije.
Tenía una boca tan dulce, tan dulce. Estaba hecha para el amor y para ser amada,
para tener hijos y cantar canciones y morir de vieja, tranquilamente, mientras durmiera.
Y habría otras como ella. Otras jóvenes que también serían entregadas al dragón.
Puede que al final no quedaran doncellas. El tabú asegura que tiene que ser una virgen
para salvaguardar así a cualquier vida no nacida aún. Puesto que una virgen no puede
estar embarazada —aunque existe una religión que dice lo contrario, pero no recuerdo
cuál—, se estipula que deben ser vírgenes. Pero en último término se utiliza a cualquier
mujer joven de la que se pueda estar seguro que no está embarazada. Y después
escogerán a los chicos. Que es el sacrificio más antiguo que pueda hacerse.
Me crucé con una joven de aspecto lindo e inocente. Recordé haberla visto antes y no
pude evitar el preguntarme a mí mismo si ella sería la siguiente. ¿Y quién vendría
después de ella?
Niemeh era la quinta. Pero, como ya he dicho, los dragones tienen una larga vida. Y los
sacrificios se tienen que hacer cada vez con mayor frecuencia. Ahora se celebraba dos
veces al año. Durante el primer año sólo se había celebrado una vez. Pero dentro de un
par de años sería con cada estación del año, quizá con tres víctimas durante el verano,
cuando la monstruosa criatura estuviera más activa.
Y al cabo de otros diez años se haría un sacrificio cada mes, y para entonces ya
habrían aprendido a atacar otros pueblos para raptar a jóvenes de ambos sexos para el
sacrificio. Y, además, también habría muchos restos de tipos como Caiy, ex-terminadores
de dragones.
Seguí a la joven y bebí una jarra de cerveza. Pero la bebida nunca me ha consolado
mucho.
Y ya había llegado la hora de formar k procesión e iniciar la marcha hacia las colinas.
Emprendimos la marcha con la última y dorada luz del atardecer.
El valle era fértil y estaba protegido. La luz del oeste brillaba en los árboles y en las
corrientes. Ya existía una especie de camino por el que habría resultado agradable
caminar si no hubieran ido adonde iban.
Los últimos rayos del sol también calentaban las laderas de las colinas. El cielo
aparecía casi sin nubes, transparente. De no haber sido por el olor del aire, nunca habría
podido imaginar uno que algo andaba mal. Pero el camino rodeaba la primera cuesta y
volvía a subir, y allí, a unos treinta metros de distancia, apareció ante nosotros una colina
más alta una de cuyas laderas se perdía en las sombras del fondo, donde nunca llegaba
el sol. En la parte inferior no había hierba y aparecía llena de cuevas, una de las cuales
era mayor que las otras, muy oscura e impregnada de una extraña quietud, como si la luz,
los fenómenos atmosféricos y el tiempo se hubieran detenido en su interior. Al contemplar
la escena uno se daba cuenta inmediatamente de lo que significaba, incluso con el sol en
el rostro y todo el lúcido cielo por encima.
La llevaron hasta aquel lugar en una litera romana que, de algún modo, era propiedad
del pueblo. Había perdido el techo y las cortinas, y era más bien una especie de
plataforma sobre palos, pero Niemeh se había tumbado en ella, inmóvil y silenciosa. Yo
sólo la miré una vez, y observé que tenía el rostro inexpresivo y la mirada de los ojos
opaca. La pócima que le entregué había actuada con bastante rapidez y ahora ella estaba
ya muy lejos de nosotros. Sólo confiaba en que todo lo que sucediera a continuación
ocurriera antes de que cambiara su estado actual.
Sus porteadores bajaron la litera al suelo y la extrajeron de ella. Tuvieron que
sostenerla, pero ya conocían por experiencia casos de jóvenes debilitadas e incluso fuera
de sí en una situación similar. Y supongo que las que se resistían y gritaban tendrían que
ser forzadas a beber algún licor fuerte, o quizá dominadas con un golpe.
Todos caminamos un poco más, hasta que alcanzamos una empalizada natural de
roca. Aquel lugar proporcionaba cobijo, permitiendo observar la cueva y el terreno
situados inmediatamente debajo. Había una charca oscura y maloliente, y a un lado de
donde nos encontrábamos, frente a la cueva, había un camino de césped en el que se
elevaba un poste de la altura de un hombre de buena estatura.
Los dos guerreros que sostenían a Niemen siguieron caminando con ella hacia el
poste. Los demás aguardamos tras las rocas, excepto Caiy.
Todos nosotros nos habíamos adornado con guirnaldas de flores. Hasta yo mismo tuve
que ponerme una para no hacer el ridículo. ¡Pero qué más daba! Caiy, sin embargo, no la
llevaba. Él era la parte del ritual que, aun siendo arcanamente aceptable, resultaba
profana. Y esa era la razón por la que, aunque le permitieran atacar al dragón, no por ello
habían dejado de traer a la joven para apaciguarlo.
En el poste había una especie de grilletes. No podían ser de hierro, puesto que hasta
un dragón experimentaría alergia a cualquier metal negro en plena noche. Probablemente
eran de bronce. Cerraron una de las partes alrededor de su cintura y la otra sobre el
cuello. Ahora, únicamente los dientes y las garras podrían sacarla de sus ataduras, trozo
a trozo.
Ella se dejó caer sobre los grilletes. Parecía finalmente inconsciente y yo deseaba que
así fuera.
Los dos hombres regresaron apresuradamente, subiendo la cuesta y protegiéndose
tras la roca, junto con el resto de nosotros. A veces, las historias cuentan que la gente se
aleja del lugar en cuanto ha dejado allí a la persona destinada al sacrificio, pero
habitualmente la gente se queda para ser testigo de los acontecimientos. Es algo bastante
seguro. El dragón no perseguirá a nadie pudiendo disponer de alguien encadenado ante
sus narices.
Caiy no permaneció junto al poste. Bajó hacia el borde de la charca contaminada, con
la espada en la mano. Estaba preparado. Aunque el sol no podía penetrar en el fondo
para arrancar brillo de su pelo o de la hoja de metal, tenía todo el aspecto de una figura
grandiosa, heroicamente situada allí, entre la doncella y la Muerte.
Finalmente, el día se desvaneció con rapidez. De pronto, los lomos de las colinas se
ensombrecieron y el cielo adquirió primero -tonos lavanda y después una especie de
ámbar de tonalidades malva, y aparecieron las primeras estrellas.
No hubo advertencia alguna.
Yo estaba contemplando la charca, donde el dragón acudiría a beber, pensando en la
cantidad de inmundicias que debía de haber en ella. De pronto, hubo un reflejo en la
charca. No fue nada definido, y venía de arriba hacia abajo, pero el corazón se me subió a
la garganta.
Detrás de la roca hubo como un estremecimiento, del mismo tipo que, según me han
dicho, se produce en la primera línea de una formación de combate cuando aparece el
enemigo. Y, además, otra sensación como cuando se está en el templo de algún dios,
invocándole, y éste aparece de pronto.
Hice un esfuerzo para mirar hacia la boca de la cueva. Después de todo, aquella era la
noche en que iba a ver a un dragón por primera vez, algo que contar a los demás, tal y
como otros me lo habían contado a mí.
Salió reptando de la cueva, centímetro a centímetro, casi apoyado sobre su vientre,
como un gato.
El cielo aún no se había oscurecido del todo porque, a menudo, el atardecer del norte
parece interminable. Podía ver bien, e incluso cada vez mejor a medida que la sombra
que surgía de la cueva avanzaba hacia la charca, donde había un poco más de claridad.
Al principio, no pareció darse cuenta de nada que no fuera él mismo a la luz del
crepúsculo. Se dobló y se extendió. Había algo extraño incluso en aquellos movimientos
tan simples, algo maligno. Y el tiempo pareció detenerse.
Los romanos conocen un animal al que llaman Elephantus, y recuerdo que un viejo
funcionario de una ciudad me describió esa bestia con bastante exactitud, pues había
visto una. Yo diría que el dragón no era tan grande como el elephantus. En realidad, no
era más alto que un caballo de buen tamaño, aunque un poco más largo. Por la forma en
que se arrastraba, se curvaba y flexionaba, se enroscaba y giraba la cabeza, su esqueleto
parecía muy flexible.
Había muchos mosaicos y pinturas que lo representaban. Y los hombres lo habían
representado así desde el principio. Esbelto, ahusado hasta la prolongada cabeza, que
también es como la de un caballo, aunque nada parecida, y hasta la cola, aunque no
poseía aquella punta en forma de espada que a veces se le atribuye, como si fuera un
escorpión. Tenía púas a lo largo de la cola, la columna, el cuello y la cabeza. Tenía las
orejas tiradas hacia atrás, como un perro. Las patas eran cortas, pero eso no le convertía
en un ser desgarbado. Siempre se percibía en el monstruo una especie de
fantasmagórica flexibilidad, que le daba un cierto aspecto de gracilidad casi insoportable.
Tenía casi el mismo color que el cielo en aquellos momentos, de un gris azulado, como
el metal pero apagado; las grandes placas de escamas que le recubrían el cuerpo no
brillaban. Los ojos eran negros y, en realidad, no se les veía y, de pronto, emitieron luz de
alguna parte y brillaron como dos monedas, como los ojos de un gato sin nada tras ellos,
ni cerebro, ni alma.
Había salido a beber, pero había olfateado algo más interesante que el agua sucia de
la charca: a la muchacha.
El dragón permaneció allí, estático como una roca, mirándola desde el otro lado de la
charca. A continuación, gradualmente, abrió y desplegó las alas que había mantenido
hasta entonces a lo largo de sus costados, como abanicos plegados.
Aquellas alas eran enormes, mucho mayores que todo el resto de su cuerpo. Ahora
comprendía cómo era capaz de volar con ellas. A diferencia del cuerpo, no poseían
escamas y estaban compuestas sólo de piel membranosa, con nervaduras de hueso
externo. Se parecían mucho a las alas de un murciélago. Parecía probable que una
espada pudiera atravesarlas, dañarlas, pero eso no produciría más que heridas, y lo más
probable es que fueran más recias de lo que parecían.
Y entonces dejé de reflexionar. Con las alas aún desplegadas, como un cuervo,
empezó a deslizarse rodeando la charca, con los brillantes ojos fijos en el poste del
sacrificio.
Alguien lanzó un grito y mis entrañas se retorcieron. Entonces me di cuenta de que
había sido Caiy. El dragón casi no se había dado cuenta de su presencia, de tan
intensamente como fijaba su vista en el festín, de modo que él tuvo que llamarlo.
—Bis terribilis... Bis appellare... ¡Draco! ¡Draco!
Nunca he podido comprender ese canto antiguo, y el latín de Caiy era execrable. Pero
creo que da a entender que conocer la existencia de un dragón ya es bastante malo, y
que llamarlo por su nombre dos veces es cosa de un maniaco.
El dragón se giró con toda facilidad. Su prolongada cabeza de caballo que no lo es se
encontró ante él, y la afilada espada de Caiy lo atravesó de arriba abajo contra la
mandíbula. Y ocurrió lo que dicen... las chispas saltaron brillantes en el aire. Y entonces la
cabeza de la bestia pareció separarse, no a causa de ninguna herida, sino del abismo de
sus enormes fauces. Emitió un sonido como un rugido ligero. Su respiración podía ser tan
venenosa, tan peligrosa como el fuego. Vi que Caiy se tambaleaba y entonces una de las
patas se extendió entre la oscuridad. El golpe pareció lento e inofensivo. Lanzó a Caiy a
diez metros de distancia, justo al otro lado de la charca. Cayó junto a la entrada de la
cueva y permaneció allí, quieto. Aún tenía la espada en la mano. Tuvo que haberla
sujetado involuntariamente. Y supongo que en aquel momento también le habría gustado
haberse mordido la lengua antes.
El dragón le contempló como si estuviera decidiendo dirigirse hacia él y cenar. Pero se
sintió más atraído por el otro olor que había olfateado primero. Sabía que éste pertenecía
a una carne más suave y digerible. De modo que ignoró a Caiy, dejándolo para más tarde,
y giró de nuevo hacia el poste, descendiendo la cabeza a medida que se acercaba y
apagando la luz en sus ojos.
Miré. La noche ya era bastante oscura, pero pude ver, y la oscuridad no pudo mantener
cerrados mis oídos, porque también hubo sonidos. No voy a tratar de hacerles ver y
escuchar lo que yo vi y escuché. Niemeh no gritó. Para entonces ya estaba
completamente inconsciente, estoy seguro de ello. No sintió ni supo nada de lo que la
bestia le hizo. Más tarde, cuando bajé junto con los demás en dirección al poste, no
quedaba mucho de ella. La bestia incluso se llevó algunos de sus huesos para roerlos en
su cueva. Su guirnalda de flores estaba en el suelo, pues evidentemente el dragón no
sintió el menor interés por adornarse con ella. Y las flores pálidas habían dejado de ser
pálidas.
Ella se había mostrado de acuerdo, y no había tenido que soportarlo. He visto cómo los
hombres hacían cosas mucho peores, y para los hombres sí que no existe excusa
posible. Y, no obstante, nunca odié a ningún hombre como odié al dragón, con un odio
tenebroso, mortal y nauseabundo.
La luna se elevaba en el cielo cuando todo terminó. El monstruo se dirigió de nuevo
hacia la charca y bebió a grandes tragos. Después, se dirigió de nuevo hacia la cueva. Se
detuvo junto a Caiy, lo olisqueó, pero no tenía prisa alguna. Tras haberse alimentado tan
bien se sentía perezoso. Se introdujo en el agujero negro de la cueva y desapareció de la
vista, poco a poco, tal y como había surgido.
Caiy se levantó entonces del suelo, apoyándose primero en las manos y las rodillas
hasta incorporarse del todo.
Nosotros, los observadores, nos extrañamos. Le habíamos creído muerto, pero al
parecer sólo había quedado conmocionado, según nos dijo más tarde. Lo bastante como
para no haber podido levantarse y plantarse ante el dragón antes de que éste terminara
su festín. Él se encontraba más cerca que ninguno de nosotros. Dijo que había
enloquecido —como si ya no lo hubiera estado antes—, y así, aturdido y estupefacto
como estaba, se incorporó y siguió al dragón al interior de la cueva. Y en esta ocasión
tenía la intención de matarlo, sin importarle lo que le ocurriera a él.
En nuestro refugio tras la roca, nadie había dicho una sola palabra, y nadie habló
tampoco ahora. Nos sentíamos todos como en una especie de comunión, en un trance.
Nos inclinamos hacia delante mirando atentamente hacia la boca oscura de la cueva por
donde habían desaparecido ambos.
Los ruidos empezaron quizás un minuto más tarde. Fueron bastante extraordinarios,
como si todo el interior de la colina estuviera estremeciéndose. Pero era el dragón, desde
luego. Al igual que el olor que despedía, los sonidos que hacía son indescriptibles. Podría
decir que su aspecto era parecido al de un elephantus, un gato, un caballo o un
murciélago. Pero los gritos y rugidos... no. Jamás había escuchado nada parecido, ni
sabido de nadie que contara nada semejante. Hubo, sin embargo, otros ruidos, como el
producido por un gran montón de cosas revueltas. Y piedras que se desmoronaban y
caían.
La gente empezó a sentirse excitada o histérica. Algo así no había ocurrido nunca.
Cualquier sacrificio solía ser predecible.
Se incorporaron y empezaron a gritar, a gruñir y a invocar la protección sobrenatural. Y
entonces se produjo el silencio en el interior de la colina, y las gentes del pueblo
guardaron igualmente silencio.
No recuerdo cuánto tiempo transcurrió. Parecieron meses.
Entonces, de pronto, algo se movió en el umbral de la cueva.
Hubo gritos de temor. Algunos de los presentes iniciaron la huida, aunque volvieron
poco después, cuando se dieron cuenta de que los otros se mantenían inmóviles,
señalando y lanzando exclamaciones que no eran de angustia, sino de pavor y respeto.
Porque, en efecto, era Caiy y no el dragón quien emergía de la cueva.
Caminaba como un hombre que ha permanecido mucho tiempo sin aumento ni agua,
con la cabeza inclinada, los hombros caídos, las piernas apenas capaces de sostenerle.
Bordeó la charca y la espada se le deslizó de la mano, cayendo al agua. Después, subió
tambaleándose la cuesta y se encontró ante nosotros. Entonces, logró levantar un poco la
cabeza y pronunció la frase que nadie había esperado escuchar nunca.
—Está... muerto —dijo Caiy y se desmoronó en la inconsciencia, bajo la luz de la luna.
Utilizaron la litera para transportarle hasta el pueblo, puesto que Niemeh ya no la
necesitaba.
Permanecimos en el pueblo durante unos diez días. Caiy ya se había recuperado por
completo al tercero, y puesto que no hubo señales del dragón ni de día ni de noche, un
grupo se dirigió hacia las colinas y encendieron antorchas y penetraron en la cueva para
asegurarse.
Estaba efectivamente muerto. Lo podrían haber confirmado sólo por el olor,
completamente distinto al anterior y limitado al interior y a los alrededores de la cueva. Ya
en la segunda mañana había desaparecido el olor característico del dragón en todo el
valle. Y uno podía percibir el olor de las cabras y el heno, del aguamiel y la carne sin lavar
y de una veintena de variedades de flores.
Yo no entré en la cueva. Sólo me atreví a acercarme hasta el poste. Sabía que era
seguro, pero sólo quería estar una vez más allí donde los pocos huesos que quedaban de
Niemeh aparecían desparramados sobre la tierra. Y no sé por qué sentí esa necesidad,
puesto que nada se puede explicar a los huesos.
Hubo regocijo y fiestas por todo el valle. Los hombres acudieron desde lugares
apartados, con aspecto de salvajes. Querían contemplar a Caiy, el exterminador del
dragón, tocarle para poder tener suerte. El no hacía más que reír. No había resultado
gravemente herido, y a excepción de unos cuantos cardenales estaba perfectamente,
pasando la mayor parte del tiempo en el henil, acompañado de muchachas
complacientes, que seguramente afirmarían más tarde que sus retoños eran hijos del
héroe. El resto de su tiempo estaba borracho en la cabaña del jefe.
Al final, cogí a «Negra», la alimenté con manzanas, y le dije que era el mejor caballo
del mundo, algo que ella ya sabe es una mentira y no lo que le digo en otras ocasiones.
Emprendí el camino alejándome tranquilamente y dejando que Caiy siguiera el suyo, pero
apenas me había alejado unos centenares de metros del poblado cuando escuché el
retumbar de los cascos de un caballo. Me alcanzó y puso su cabalgadura al paso junto a
la mía. Por fin montaba un animal decente, la mejor yegua del establo del jefe, sin duda
alguna, y me sonrió, señalándome dos pellejos llenos de cerveza.
Acepté uno y continuamos alejándonos juntos.
—Supongo que te encantarán las delicias de mi compañía — le dije al fin, casi una
hora después, cuando ya se veía el bosque al otro lado de la pradera.
—¿Cómo podría ser de otro modo, boticario? Hasta lograste que desaparecieran mis
ansias insaciables de robarte tu caballo. Ahora tengo mi caballo propio, el más hermoso.
—«Negra» le dirigió una mirada de soslayo como si hubiera querido morderle. Pero él no
prestó atención. Trotamos durante un par de kilómetros más antes de que él añadiera—:
Y también hay algo que quiero preguntarte.
Me mostré cauteloso y esperé a descubrir lo que pudiera venir a continuación.
Finalmente, él dijo:
—Por tu profesión debes conocer una o dos cosas sobre cómo están ensamblados los
cuerpos. Me refiero al dragón. Parecías saberlo todo sobre los dragones.
Gruñí, pero Caiy no hizo el menor caso de mi gruñido. Empezó a describir cómo había
entrado en la cueva, algo que ya había contado más de trescientas veces en la cabaña
del jefe del poblado. Le escuché con atención.
La entrada de la cueva era baja y horrible, y no tardaba en abrirse para formar una
caverna. Había una luz fantasmagórica, más que suficiente para ver, y el agua corría por
aquí y allá a lo largo de las paredes y sobre el suelo de piedra.
En el centro de la caverna, brillando como si fuera de plata sucia, estaba tumbado el
dragón, sobre un montón de trastos, tal y como suelen acumular los dragones. En eso son
como los cuervos y las urracas, que se sienten intrigados por las cosas y se apoderan de
ellas para llevarlas a sus nidos y tumbarse encima. Los rumores de acumulación de cosas
deben proceder de esto, pero habitualmente la colección no tiene el menor valor; se trata
de cuchillos rotos, cristal impuro que ha brillado en algún momento bajo la luna,
brazaletes robinados de alguna víctima, todo ello mezclado con sus propios excrementos
y con huesos fragmentados.
Cuando vio todo aquello, el temerario corazón del héroe se le cayó a los pies. Pero
hubiera hecho todo lo posible para acuchillar al dragón en el ojo, la raíz de la lengua, la
abertura situada bajo la cola, aunque éste le destrozara por completo mientras tanto.
—Pero no tuve que hacerlo —me dijo Caiy entonces.
Esto, desde luego, no lo había dicho en el poblado. No. Había contado a las gentes las
cosas normales, la afortunada embestida y el cerebro partido, y los rugidos de muerte,
que por otro lado todos habían escuchado. Si alguien hubiera observado que su espada
no estaba manchada de sangre... Bueno, la había dejado caer en la charca, ¿no?
—Mira —siguió diciendo Caiy—, estaba allí, tumbado y medio moribundo, y entonces
comenzó a estremecerse de un lado a otro y experimentó una especie de espasmo. Algo
cayó de la acumulación de trastos... una pieza se desprendió de golpe del blindaje, creo
que era dorada... Y yo sentí náuseas y rae desvanecí. Cuando recuperé el conocimiento,
el dragón estaba tendido y tan muerto como la carne que comimos ayer.
—Hmmm —dije—. Hmmm.
—La cuestión —siguió diciendo Caiy mirando hacia el bosque y no a mí—, es que tuve
que haberle hecho algo fuera de la cueva, cuando le di el primer golpe. Tuve que haberle
dislocado algún hueso. Me dijiste que sus huesos no tienen médula. De modo que puede
ser algo concebible. Un golpe afortunado que, sin embargo, tardó un tiempo en producir
sus efectos.
—Hmmm.
—Porque... crees que lo maté, ¿verdad? —me preguntó Caiy con suavidad.
—Siempre ocurre así en las leyendas —contesté.
—Pero antes me dijiste que, en la realidad, un hombre no puede matar a un dragón.
—Uno lo hizo.
—En tal caso tuvo que haber sido algo que le hice fuera de la cueva. O quizá tenía los
huesos frágiles. Ese primer golpe que le di...
—Es muy probable.
Hubo otro silencio. Después, Caiy dijo:
—¿Crees en algunos dioses, boticario?
—Quizá.
—¿Estarías dispuesto a jurar por ellos y llamarme «Exterminador del dragón»?
Digámoslo de otro modo: tú has sido de una gran ayuda, y no quiero darle la espalda a
mis amigos... a menos que me vea obligado a ello.
Tenía la mano cerca de la espada, pero en realidad la verdadera espada estaba en sus
ojos y en su voz serena. Caiy tenía que considerar ahora su reputación, pero yo no tenía
reputación alguna, de modo que juré y le llamé «Exterminador del dragón», y cuando
nuestros caminos se separaron mi pellejo estaba intacto. El se marchó a disfrutar de su
gloria en alguna parte a la que yo nunca quise ir.
Bueno, he visto un dragón y, en efecto, tengo mis dioses. Pero cuando hice aquel
juramento ya les advertí para mis adentros que probablemente lo rompería, y por otra
parte ellos están acostumbrados a mí. No esperan de mí que me comporte con honor o
como un caballero. Así son las cosas.
Caiy nunca llegó a matar al dragón. Fue Niemeh, la pobre y gentil Niemeh quien lo
mató. En mi profesión, uno aprende cosas capaces de curar, de hacer dormir, de lograr
un sueño prolongado que no conoce despertar. En este bendito mundo hay algunas
miserias que sólo pueden terminar con la muerte, y cuanto más rápida sea ésta tanto
mejor. Ya les dije que yo era un hombre duro. No pude salvarle, y ya expliqué por qué.
Pero estaban todos aquellos que podrían haber seguido su misma suerte. Otras Niemehs.
E incluso otros como Caiy. En la pócima que le entregué, puse sustancia suficiente como
para arrancar la vida de cincuenta hombres fuertes. No le dolió, y no mostró que estaba
muerta antes de que tuviera que estarlo. El dragón la devoró, y con ella ingirió la droga
que yo le había proporcionado. Y fue así como Caiy se ganó la fama de exterminador del
dragón.
Y eso no fue ningún misterio.
Y, bien, no he considerado la idea de hacer de eso una profesión. Cualquier cosa
terrible es suficiente que ocurra una sola vez. Los héroes y los caballeros necesitan sus
desafíos imposibles. Yo no estoy destinado a aparecer en ninguna canción romántica de
bardo alguno, eso ya lo deben saber. Nunca me encontrará nadie en las colinas del norte
gritando:
—¡Draco! ¡Draco!
CUEVAS
Jane Gaskell
Desde su debut a una edad fantásticamente joven con sus conocidas series de novelas
sobre la Atlántida, Jane Gaskell no ha llamado mucho la atención en el campo editorial.
Ello ha sido debido a su compromiso periodístico con el Daily Mail de Londres. La
siguiente historia, la primera desde hace muchos años, puede ser controvertida y ha sido
extraída de una novela que está escribiendo su autora.
Julia no podía ver la alfombra de campos y bosques sobre los que la llevaba el águila.
Sus ojos estaban llenos de lágrimas. Lágrimas causadas por el terror, el shock, el viento
que la azotaba, la vastedad y el vértigo.
Aquello no se parecía en nada a un vuelo. Ella se lo había imaginado, desde luego,
cuando sus amigos voladores fanfarroneaban al respecto. El vuelo le había parecido
entonces un concepto atractivo. Probablemente, había denotado libertad. Julia había
pensado en deslizarse, flotar, mantener el control sin experimentar el peso.
Y ahora esto. Esto era real, alto, ventoso y real y, al igual que sucede con todas las
cosas reales, no se parecía en nada a lo imaginado. También, como en todas las cosas
reales, la llevaba hacia alguna parte.
Dirigida por el piloto automático, el águila pasaba sobre los valles volcánicos de los
Gigantes de aquel territorio. Julia no podía ver los valles, de tan llenos como estaban sus
ojos por las lágrimas de la realidad. Ni siquiera podía olerlos, de tan asustada y
lamentable como se sentía, hasta que se vio zambullida en la chimenea sulfurosa de un
risco gigantesco. El águila había sido disparada por un arcabuz de Gigante.
Estaba soldada y no tenía corazón. Aunque un arquero ordinario no podría haber
acertado nunca el errante camino volador del artilugio, el Gigante provisto de las grandes
flechas magnéticas no era ningún arquero ordinario.
El águila batía sus alas sin corazón. Sin resultado alguno. Se zambullía hacia el azufre
y el hedor.
El Gigante era muy grande. Y también lo eran sus hermanos. Tenía colmillos, algo
planos y amarillentos, dotados de estrías. Algunos de ellos eran más largos, y sobresalían
de su labio superior. Cogió el águila sin grandes vacilaciones. Le quitó el piñón alado y
puso al descubierto la tosca maquinaria. El águila lanzó un grito.
El Gigante tenía dos brazos derechos y dos brazos izquierdos. Con uno de los brazos
izquierdos (era zurdo) sostuvo el águila que gemía, mientras procedía a extraer el motor
interno con su otra mano izquierda y las dos derechas.
Las garras del águila se habían apretado terriblemente sobre Julia en el momento de la
captura inicial. Pero en cuanto quedaron al descubierto sus cruciales partes internas, el
águila relajó la fuerza de su agarre sobre Julia. Ella estaba totalmente alerta, dispuesta a
lanzarse con un movimiento suave hacia un rincón sombreado, que pensó estaba lo
suficientemente cerca y lo bastante oscuro. Pero fue la propia intensidad de su quietud lo
que atrajo la mirada del Gigante.
—¿Qué tenemos aquí? —preguntó con un verdadero estilo de Gigante.
Su voz sonó como un rugido en los oídos de Julia; vibró alrededor de su cuerpo y le
hizo temblar el pelo y los pequeños senos.
El la cogió muy delicadamente con dos dedos y la posó en la parte inferior de sus
palmas derechas. Se arrodilló para contemplarla, acercando su mirada para contemplarla
mejor. Julia no trató de escapar. Tuvo la impresión de que no sería práctico, puesto que al
extender una de sus manos para agarrarla —¡y hasta dónde podía llegar!— podía cogerla
con demasiada fuerza, y eso podría ser un desastre para su caja torácica o su pelvis, sin
que a él le importara; o, si lograba llegar a la sombra deseada, él podía avanzar un paso
al buscarla, y ese simple paso podría aplastarla por completo.
Pero, la verdad sea dicha, Julia no quería perder dignidad con este monstruo. Porque si
uno pierde la dignidad con un captor de esa clase, se pierde también toda sensación de
alivio o de ritmo que, de otro modo, podrían hacerle su propia muerte algo menos ingrata.
Sin embargo, la cercanía del Gigante durante este primer encuentro no la aterrorizó.
Aún no podía distinguir la totalidad de las facciones para configurar una expresión
completa. Tenía que mirar de un ojo a otro, por ejemplo, para ver cómo el aspecto de uno
influía sobre el aspecto del otro. Su atención se vio atraída entonces por la boca. El
conjunto de la boca le pareció interesante en relación con el conjunto de los dos ojos. Los
colmillos sobresalían, pero en este momento no parecían agresivos.
Los dedos de la otra mano derecha se acercaron a ella. A aquella distancia tenían un
olor tan acre, que fue el olor antes que el empujón (relativamente suave) que le dio el
Gigante lo que casi le hizo perder el sentido.
Y a esa distancia escuchó de un modo inteligible las primeras palabras del Gigante.
La fuerza de su respiración no era demasiado grande. Cuando abrió la boca ella tuvo
que echar la cabeza hacia atrás para seguir el curso de sus colmillos (tenía la impresión
de que, de algún modo, no debía perder de vista aquellos incisivos), y la fragancia acre de
su respiración casi la dejó también sin sentido. Porque era una fragancia grande y oscura
con olor a sangre, a la carne interna que había comido últimamente. Las bacterias
existentes en la boca de un Gigante no son mayores que otras, pero hay muchas más. De
todos modos, eran bacterias sanas. El Gigante era un carnívoro saludable y feliz. Julia,
desde luego, se lo imaginó como una bestia, puesto que ella había sido educada de un
modo civilizado.
—¿Eres buena para comerte? —preguntó el Gigante.
—No —contestó Julia.
Pero no cabía la menor duda de que él era un caníbal.
—¿Por qué viajabas con el águila? —preguntó simplemente el Gigante—. Ya sabes
que esas máquinas funcionan con combustible de alta calidad. Si el águila iba a utilizarte
estarás llena de jugo.
—En tal caso, terminemos de una vez —replicó Julia.
Una expresión de sorpresa apareció en la mirada negra del Gigante. Pero antes de que
pudiera hacerle caso y reflexionar después sobre su rareza, llegaron sus hermanos.
Se desplegaron por la caverna, llenando las sombras. El azufre, agitado en remolinos,
se desplazó a su alrededor. Llevaban sombreros hechos con pieles de animales velludos;
uno de ellos incluso llevaba una morsa, pues los mares helados no estaban muy lejos de
allí si uno seguía los túneles de azufre dando pasos de gigante.
—¿Qué tienes ahí? —preguntaron los gigantes dejando las flechas y elevando los pies.
—Una buena máquina —dijo el ogro original Qulia, con un relampagueo de hostilidad,
decidió que se le podía llamar ogro si tenía colmillos y dos pares de brazos).
—Y rico combustible almacenado en el tanque —dijo uno de los ogros—. Ya veo.
Y cogió a Julia de la palma de la mano del otro.
Ella se vio repentinamente elevada y traqueteada. Fue una sensación violenta y gritó:
—¡Déjame!
El ogro la dejó, obediente. El primer ogro dijo con un tono trémulo de impaciencia.
—Devuélvemela.
Volvió a hacerse cargo de Julia, rodeándola esta vez con el puño, de modo que ella
quedó protegida, encerrada tras los dedos.
—Puede ser un condimento excelente —dijo uno de los hermanos—, y nos hemos
quedado sin sal.
—Dos bocados y también nos habremos quedado sin condimento —dijo el ogro que la
sostenía con el puño.
—Deberíamos tener una serie de condimentos —dijo uno de ellos—. Lo he dicho una y
otra vez: Conseguimos unos cuantos de estos pequeños bocados de alto octanaje, los
alimentamos en jaulas, y puede que incluso nos sobre algo para vender.
El gigante, que poseía las cejas más horribles, apretó a Julia. Ahora sabía con
seguridad por qué razón estaba aún allí. Cuando los gigantes, ogros o brujos la aprietan a
una es porque están pensando si está sabrosa o no. Casi inmediatamente introdujeron un
«bocado» en su boca, o más exactamente se lo aplastaron contra la cara y, gracias a la
presión, la mayor parte se introdujo en su boca. ¿Qué era? ¿Qué había sido? Tenía un
gusto rancio y carnoso, y probablemente se trataba de un trozo sobrante de grasa de
cordero. Fuera lo que fuese, había podido tragarlo antes de darse cuenta de lo que era...
La presión de los dedos del Gigante Horrible era demasiado grande, y tampoco pudo
escupirlo.
Iba a seguirle otro bocado enorme cuando Julia se encogió y se esforzó
deliberadamente por vomitar. El Gigante, cuya mano aún la sostenía, la empujó para que
se incorporara, quizá con suficiente suavidad aunque el simple toque la dejó sin
respiración. Con la otra mano contuvo la nueva arremetida del Gigante de Cejas
Horribles. Julia creyó percibir en los ojos de su captor una cierta conciencia, una
apreciativa alerta.
Claro que su captor le permitió comer. Durante las comidas, la dejaba sobre la mesa,
frente a su vaso. Ella tenía que levantar el vaso hacia su mano (cosa que él le indicaba
con un tamborileo perentorio de un dedo sobre la mesa, y cuando ella le miraba
interrogativamente veía una mirada feroz que, suponía, era de peligrosa diversión). Al
cabo de un tiempo, él se empeñó en que ella levantara el vaso y se lo llevara
directamente a los labios, enormes pero no inmediatamente obvios bajo la maraña de su
mostacho rojizo. Ella podía manejar el vaso siempre y cuando no estuviera lleno hasta el
borde. En una ocasión se le derramó el contenido, y ella se encontró en el otro extremo
de la superficie de la mesa, entre los cubiertos de otro gigante. El Gigante Horrible (ella
apenas captó un vistazo del enmarañado risco que eran sus cejas blancas) extendió una
mano para golpearla (ella se dejó caer bajo la sombra que avanzaba), pero un hermano
gigante detuvo la mano y la recogió respetuosamente, como si fuera la propiedad de
alguien, devolviéndosela a su dueño.
Las cuevas estaban iluminadas por un constante y pulsante brillo sulfuroso. Los
Gigantes eran obreros y hacían máquinas. Producían un golpeteo ensordecedor
acompañado de grandes vibraciones en los riscos de la oscura tierra. Utilizaban la tierra
oscura. Probablemente eran Taurus. Utilizaban el azufre y los humos de la oscuridad.
Desafiaban magníficamente el fuego y después lo empleaban.
El Gigante encontró una forma de utilizar a Julia. No fue una utilización sexual. Sólo
pretendía que le divirtiera, mientras él la alimentaba. Para después comérsela. Julia veía
cómo comían proteínas (engordaban ovejas y corderos en una cueva llena de hongos a
modo de alimento para el ganado). Pero las ovejas y los corderos no les divertían, y los
Gigantes destrozaban los corderos, cuyos trozos se comían en las comidas principales,
compuestas en su mayor parte de grandes cantidades de verduras, que también crecían
en las cavernas. Nunca tenían proteínas suficientes, o al menos unidades de proteína
suficientemente grandes para tomar una comida principal. De modo que empleaban la
proteína como condimento, como sal y pimienta. Tenían rociadores de condimento que
habían construido con cristal pesado.
Pero el lugar en el que el Gigante colocó a Julia fue en la gran bolsa de cuero que
colgaba de la hebilla del cinturón. Julia permaneció en el bamboleante suelo de la bolsa,
asomándose por el borde para contemplar el mundo. Ella observaba, mientras el Gigante
y sus hermanos construían las piezas de grandes máquinas con las que se proponían
conquistar el mundo. Observaba mientras las sombras y luces se hacían de color verde y
naranja llenando los riscos de la tierra. Ahora, el Gigante la empujó hacia el fondo de la
bolsa para que ella estuviera segura, después de haberse sostenido de puntillas sobre
sus florines y soberanos, olvidándose de su vértigo. Cuando él se dirigía a los lavabos
interiores para orinar, sacaba su miembro justo por debajo y a un lado de ella. De este
modo, aunque al principio se sintió profundamente conmocionada ante su vista, se
familiarizó con su estructura física, sus nervaduras marfileñas, su columna, las venas
espectaculares que sobresalían y que palpitaban ocasionalmente, con un color azul
brillante, lo suficiente como para iluminar su camino si hubiera querido subir por ellas, las
brillantes cuentas de sudor, su fragancia, el arco de agua dorada y plateada que creaban
allá lejos, en la oscuridad.
También se familiarizó con su forma de funcionar y, desde luego, el Gigante se dio
cuenta de que así era.
En consecuencia, proporcionó una mayor versatilidad a su eficiencia de
funcionamiento. A veces cambiaba de forma. Su geometría se metamorfoseaba. Crecía.
Se hacía incluso más larga. Aumentaba de grosor y se elevaba. Era una extraordinaria
máquina en sí misma.
A veces empezaba a aumentar de tamaño, se elevaba un poco, dudaba y volvía a caer,
para finalmente, de un modo casi milagroso, elevarse en toda su potencia y permanecer
en alto, sin que el Gigante la apañara. Él pasaba los dedos de una o de las dos manos
izquierdas sobre el miembro. Lo acariciaba con una sutil facilidad. Sus dedos empezaban
a actuar con un ritmo al que Julia pronto se acostumbró (pues aunque no quisiera mirar y
prefiriera dejarse caer sobre el fondo de la bolsa, el ritmo seguía zarandeándola allí).
Después, el ritmo cambiaba. Se hacía algo perezoso, pero menos sutil, era más evidente.
A continuación, volvía a cambiar para adquirir una suave rapidez. En este punto, ella
sentía tras de sí todo el cuerpo del Gigante, tenso y magnético (ella se veía casi
irresistiblemente impulsada hacia esa parte de la bolsa, como empujada por una corriente
eléctrica). Se producían todos los ritmos normales de trabajo y el cuerpo del Gigante
aumentaba de tamaño y latía a un ritmo acelerado. Ella se encontraba entonces en medio
de un tumulto bastante audible, como en una especie de termitero perfectamente
controlado que acelera su marcha sin pánico alguno. A veces se asomaba para saber lo
que estaba ocurriendo entonces. La sacudía entonces una poderosa pulsación, como la
de un motor que completa de pronto un ciclo de trabajo urgente. El Gigante utilizaba sus
dos manos izquierdas y en ocasiones incluso añadía una de las derechas, haciéndolas
avanzar y retroceder salvajemente sobre el miembro, tan cerca del lugar de «descanso»
de ella que todo lo veía confuso. Finalmente, un chorro de crema surgía explosivamente
con tal prodigalidad que parecía salido de una lechería. En cierta ocasión en que se
incorporó para mirar, el Gigante la vio con un brillo cuando la luz de azufre la iluminó un
instante, y él dirigió la crema sobre ella, que se esforzó por retroceder en medio de una
envolvente oleada viscosa que le cerró los ojos y las narices. Todo se llenó de un olor
innegablemente maravilloso y que parecía penetrarlo todo. Se las arregló para mirarle y le
vio observándola con actitud de propietario, mientras extendía con un dedo el líquido
mágico sobre ella, sobre su pelo, por su cuello y el interior de su vestido, mientras el
miembro gigantesco colgaba fláccidamente a su lado. Cuando ella retrocedió hacia la
bolsa comunal, el líquido se endureció sobre ella, como un casco sobre su pelo, como
turrón cuarteado sobre su vestido. Él se echó a reír cuando la sacó aquella noche: y
ablandó la sustancia arrojando un chorro musical de orina sobre ella, pues el agua para
lavar era escasa, y ni ella ni él dispondrían de suministro hasta el día siguiente y, de todos
modos, teniendo a Mercurio en Taurus en su cana astral, resultaba que Julia y su captor
se comunicaban entre sí por medio de los excrementos de una clase u otra.
A medida que él se fue haciendo más osado con ella (había sido más violento al
principio), se comunicó más cálidamente, enviándola al camino de su pasaje posterior con
grandes hojas de papel higiénico (que para ella eran como chapas de madera dura), y él
se pedorreaba mientras ella le limpiaba (permanecía colgada como quien se dedica a
limpiar cristales, sostenida por una especie de arnés de su cinturón, algo bastante
complicado pues de sus hebillas y correas pendían también su peine, una llave inglesa y
herramientas similares). Sus pedos también eran comunicación, muy suaves y cálidos
para no hacerle perder el equilibrio y, según ella imaginaba, hasta afectuosos. De sus
días de pequeña en el gran campo de juegos de los establos del castillo recordaba que
algunos de los grandes sementales hacían lo mismo como una especie de muestra de
aprecio mientras se les almohazaba. Cuando él jugaba consigo mismo, lo que ahora
hacía con mayor regularidad, como si fuera un pacto sobreentendido, la hacía ponerse de
pie contra su miembro (cuando estaba crecido tenía aproximadamente su mismo tamaño),
haciéndole rodar verticalmente el gran prepucio de un gris marfileño y azulado, hacia
delante y hacia atrás, tanto como ella pudiera conseguirlo con ambos brazos. Eso hacía
que, necesariamente, ella también se frotara contra él, y el cálido temblor que se
apoderaba gradualmente de su cuerpo le parecía un ejercicio muy vivido y adictivo. Un
pulgar de una o de sus dos manos se tomaban el tiempo necesario para acariciarla y
frotarla a su vez. Y ella se daba cuenta de que estaban manteniendo una relación sexual.
Pensó que era una vergüenza que él fuera a comérsela y que no pudieran conocerse el
uno al otro a un nivel más cerebral. Cierto que el Gigante podía hablar con ella, pero
incluso durante la noche, cuando la sacaba de la bolsa y la colocaba sobre la cama, sobre
su almohada llena de paja, junto a su cabeza, volviéndose hacia ella y contemplándola
con su ojo brillante, y le hablaba, ella se sentía (a) incómodamente consciente de su
enorme lengua y dientes, (b) casi arrojada de la almohada a causa de los resoplidos de su
respiración, hasta el punto de que ocasionalmente pensó en recomendarle un dentífrico
decente, y (c) se sentía incapaz de comprender buena parte de lo que él decía, porque la
mayoría de las veces sólo percibía un trueno y un retumbar. —Bruuum, braaam ahhh
shhhhh ahhh —decía él. Todas sus vocales la estremecían y sus consonantes o bien
parecían estallar o silbaban, y entonces ella comprendía tres palabras sobre difíciles
planos esquemáticos y compresores multifase, o dos frases sobre el significado de la vida
o las penalidades de vivir en Mercurio.
Ella se inclinaba y le miraba, o miraba los trozos de él que podía distinguir, y de algún
modo lograba comprender su estado de ánimo y lo que quería decir, lo que no tenía nada
que ver con su ignorancia de aquellas palabras.
Entonces, él se detenía y aspiraba boqueante, casi como si la chupara hacia aquella
profundidad cubierta de colmillos, que era donde ella creía que la conduciría finalmente su
destino, y se inclinaba hacia ella amable y expectante, en espera de su respuesta.
Ella se elevaba hacia su oreja, se agarraba del lóbulo y gritaba hacia el tambor,
escuchando los ecos:
—NO HE COMPRENDIDO TODO LO QUE HAS DICHO, PERO ESTOY DE
ACUERDO CON RESPECTO A MERCURIO.
Él sacudía de pronto la cabeza y se golpeaba el tímpano (no dándole a ella por muy
poco) como si un mosquito hubiera zumbado cerca, y volvía a sacudir la cabeza y la
miraba con expresión frustrada. Hablaba mucho, y eso le gustaba a ella aunque no
entendiera casi nada, pero cuando se quedaba durmiendo roncaba como un ser extraño,
como un volcán o algo similar y ominosamente topográfico, y terminaba por alejarse para
permanecer colgada de la almohada. No se atrevía a bajar a la cueva, pues había ratas
que recogían las basuras y luchaban en el suelo mientras el gigante dormía, de modo que
a veces se introducía entre sus rizos y se rodeaba el cuerpo con ellos, en busca de calor,
pero se daba cuenta de su error cuando él despertaba y se sentaba de repente (lo que
hacía que, de pronto, ella se sintiera elevada hacia las alturas) y se pasaba los dedos por
el pelo. Otras veces se acurrucaba en la curva formada por su cuello y su hombro, pero si
él se movía de improviso eso resultaba peligroso, y podía quedar aplastada sin enterarse
siquiera de lo que había pasado, hasta que él la encontrara destrozada y pensara: «¡Qué
pena!». De modo que finalmente descubrió el mejor lugar, y también el más cálido, entre
los rizos de su horcajadura, agarrada con ambos brazos a su amigo el gran miembro, del
mismo modo que de niña, en el castillo, se había quedado dormida abrazada a un oso de
peluche de un solo ojo, con la mejilla apoyada contra su superficie satinada
fragantemente viva. Si él se despertaba y se llevaba una mano allí para rascarse o para
cambiar el miembro de posición, lo hacía delicadamente y al sentirla allí se alegraba, y la
levantaba ligeramente y la dejaba caer de una forma dulce, y eso no tardaba en
convertirse en el principio de una sesión matutina. Descubrió que también podía ser útil
de otros modos: las agujas del gigante eran grandes pero ligeras, pues sólo tenían un
agujero para introducir el hilo, y ella podía controlarlo, por lo que, dado su tamaño, podía
anudar y volver a anudar el hilo con mayor facilidad de lo que podían hacer los dedos del
gigante. Cosió las rasgaduras de sus gigantescas camisas, pero cuando otros gigantes
quisieron que remendara sus ropas se negó: se sacudió toda con un gesto de negativa,
pues parecían percibir los gestos de su cuerpo como algo demasiado delicado para
comprenderlos. Su Gigante la apoyó, de modo que no tuvo que trabajar para nadie más.
Ella le limpió los grandes zapatos minuciosamente. Se revolvió sobre él en su cabina de
fin de semana llena de agua sulfurosa; le enjabonó los rizos, lo que hizo que se sintiera
como si estuviera revolcándose sobre grandes olas. Y ambos quedaron perfectamente
limpios. Ahora ya habían desaparecido los pocos piojos u otros parásitos similares que
habían retozado en aquellos pastos. Y ella ocupó su lugar.
Mientras se limpiaba concienzudamente la parte superior de su cuerpo, y se arreglaba
la ropa, se preguntó si había sido seducida. Y decidió que quizá no, puesto que si lo
consideraba desde un punto de vista cuerdo y lógico, aún se mantenía intacta y era muy
probable que la situación continuara igual, al menos hasta que fuera devorada. Y ese es
un elemento intrínsecamente crucial de una relación para una Virgo. Si su relación es muy
fuerte, se esfuerzan por conservar un elemento de sí mismos, ya fuera de su cuerpo,
como era ahora el caso de Julia, o bien de cualquier otro aspecto de su yo. Tenía la
sensación de que le gustaría decirle a su amigo Peir, capaz de volar libremente, en el
momento en que apareciera, mientras ella se refugiaba entre los poderosos rizos de su
anfitrión, o bien mientras se acurrucaba en su horcajadura, que se había desembarazado
bastante bien de su Virgo. Pero cuando pensaba en ello, imaginaba inmediatamente la
contestación lánguida y burlona de su amigo:
—Estás casi tan relajada como la arandela de una lavadora, Julia, y siempre serás más
capaz de avanzar a rastras que de mutar.
A estas alturas, Julia ya sabía que su hermano Cabel debía de estar o vivo o muerto.
Es éste un razonamiento en el que uno se encuentra a sí mismo cuando está separado de
otro. De hecho, uno nunca es permanentemente consciente en un instante preciso de si
los seres más queridos están vivos o no, a menos que se les pueda tener muy cerca de sí
todo el tiempo.
Julia se sentía contenta al pensar que iba a ser devorada.
Eso la hacía sentirse mejor, agudizaba sus sensaciones, tanto durante el trabajo
rutinario como en las parrandas, pues de otro modo podría haberse sentido saturada
(psíquicamente, se entiende) y con una imagen borrosa de la situación.
Habría sido insoportablemente patético e injusto participar en aquellos extraños
orgasmos..., excepto por el hecho de que aun cuando su pequeño y querido hermano
menor hubiera desaparecido, ella no tardaría en seguir su mismo destino. Eso
amortiguaba el horror, lo suavizaba, hacía que la vida pareciera lo extraño, la muerte lo
familiar, la muerte la familia.
Y limitarse a limpiar los zapatos del Gigante, o a coser sus inmensos botones con una
cierta actitud poética, sabiendo que difícilmente iba a poder realizarlo de nuevo, ya que
cuando ese mismo botón volviera a caerse, ella ya no estaría allí para verlo, de modo que
valía la pena coserlo bien. Y cuando algo vale la pena hacerlo resulta mucho menos
debilitante tener que seguir haciéndolo.
Así pues, y como quiera que cada día pasado allí podía ser el último, Julia pasaba cada
uno de esos días de un modo tolerablemente bien y, en una actitud de constante
expectativa ante la posible terminación, no tardó en descubrir que había transcurrido una
estación completa.
¿Qué estación del año era cuando se vio depositada por el pájaro recién castigado en
aquel risco del suelo? Según todos los indicios exteriores, debió de haber sido en verano.
Y ahora, cuando atisbaba el mundo exterior, lo que le resultaba ocasionalmente posible
desde ciertos puntos periscópicos, veía que todo eran nieblas y lluvias. El sol seguía
brillando, pero sobre atmósferas movedizas, sobre vientos y pigmentos cambiantes,
convirtiéndose a sí mismo en prismas.
En realidad, el mundo se negaba a permanecer en calma, se resistía a mantenerse
firme. El mundo seguía moviéndose sin ella; el mundo había sido desleal, del mismo
modo que ella lo había sido para con Cabel.
Eso hizo que sintiera el vehemente deseo de volver a él, de coger el mundo y no
permitir que éste la dejara atrás, parada.
Se le presentaba pues un dilema. Se había calmado gracias a falsas promesas de
muerte. Su destino había sido la aniquilación durante tanto tiempo que ahora, al no llegar
ésta, se sentía privada de algo. Era algo que había dejado atrás y, en tal caso, ¿dónde
estaba ahora? Hasta entonces había sido su apoyo. Ahora, después de todo, el techo
podía caerle encima, pues ¿qué había que pudiera detenerlo? ¿Qué se suponía que
debía hacer si regresaba de nuevo al mundo? No podía buscar a Cabel... Había
transcurrido demasiado tiempo para que aún quedara alguna pista.
Eso le resultaba un poco perturbador. No tardaría en morir allí abajo.
La relación con el Gigante alcanzaba nuevas alturas y profundidades. O más bien la
relación con el miembro, pues el mantenimiento de una relación con él era algo situado
más allá de sus propias posibilidades. Se conocían muy poco, pero todo se desarrollaba
en el presente. Eran realmente incapaces de intercambiar pasados, incapaces de
rememorar muchas cosas.
Pero la incomprensión entre Julia y su puesto avanzado se estaba conviniendo en algo
muy conveniente. El miembro era su amigo, su dueño, su esclavo. Ella tenía la sensación
de que podía llegar a echarlo de menos si lo abandonaba ahora. No obstante, aquella
situación se hallaba un poco en punto muerto. El arte de la conversación entre el Gigante
y Julia no resplandecía, aunque entre Julia y su miembro se estaba produciendo un
renacimiento, una verdadera Edad de Oro. Ella le rodeaba con sus brazos mientras
dormía, y le acariciaba con suavidad ante el solo pensamiento de que pronto podía tener
que partir y, aunque dormido, el miembro se elevaba un poco y su giba se extendía hacia
ella como respuesta, físicamente.
Dejó una nota para el Gigante. Escribió con las letras más grandes que pudo sobre una
de sus hojas de papel higiénico (al fin y al cabo su comunicación era Mercurio en Tauro),
empleando para ello un trozo de carbón y silicio recogido de la superficie de las cavernas.
«GRACIAS POR TU HOSPITALIDAD. NO CONOCEMOS NADA DE NUESTROS
RESPECTIVOS GUSTOS Y AVERSIONES. QUIZÁ YO SEA UNO DE TUS PEQUEÑOS
GUSTOS. ESPERO QUE ASÍ SEA. SIEMPRE TE ESTARÉ AGRADECIDA POR NO
HABERME COMIDO.»
Hizo una pausa y firmó: «JULIA, ESE ES MI NOMBRE». Se dirigió hacia uno de los
puntos periscópicos donde, desde que el Gigante empezó a confiar cada vez más en ella,
había podido ir confeccionando secretamente una escalera de cuerda sin que él se diera
cuenta, a partir de restos encontrados en los suelos del taller.
Ahora ya no había ratas en la estancia del Gigante, pues ella se había encargado de
limpiarla y eliminar todos los desperdicios. Y cuando él la encontró un día encendiendo
una hoguera frente a un agujero por donde salían las ratas, él mismo lo tapó.
Se fue encaramando por la escalera de cuerda. El Gigante dormía. A medida que subía
más hacia el techo, comenzó a tener una perspectiva más amplia de lo que había debajo,
comprobando que ya era menos un conjunto de ángulos y características observadas
hasta entonces desde puntos demasiado cercanos. «Ése es el aspecto que tienen la
mayoría de las relaciones cuando uno se aleja de ellas», pensó. Permaneció allí durante
un rato, colgando, mirando hacia atrás. Ahora podía ver al Gigante todo de una pieza.
Evidentemente, era un hombre joven, con dos pares de brazos a cada lado y colmillos
demasiado visibles aunque elegantes, una expresión de satisfacción en el rostro, un cierto
orgullo melancólico en la forma de sus cejas y boca, una cierta individualidad y soledad en
la mandíbula y en la forma de los hombros, algo que no había podido ver hasta entonces
y que por lo tanto no había podido juzgar. Al tiempo que se detenía allí, contemplando por
primera vez toda su desnudez (pues el cobertor había caído a un lado), vio que su
miembro experimentaba un gran salto, convirtiéndose así en un recordatorio de su propia
situación. Ella recuperó el equilibrio y se apresuró a seguir ascendiendo por la escalera
hacia las estrellas. Y apenas tuvo tiempo, porque cuando estaba a punto de salir al cráter
bajo la luna, el Gigante se despertó y extendió la mano hacia su pubis, buscándola. Miró
hacia abajo y ella distinguió una expresión de extrañeza en su rostro; se sentó sobre la
cama, extendiendo todas sus manos en distintas direcciones, buscándola. Y entonces
lanzó un grito que hizo temblar la tierra sobre la que ella se encontraba. Dejó de mirar
hacia abajo, pues con aquellas vibraciones corría el peligro de caer todo lo que había
logrado subir. Se apresuró hacia las colinas que ella sabía que significaban Bosque (allí la
tierra era estéril y, al parecer, sólo ella se movía bajo la luna). Se mantuvo a cubierto
durante todo el tiempo (había guijarros y cantos rodados tras los que ocultarse), y eso fue
una buena medida, pues no tardó en escuchar voces de persecución tras ella. Los
Gigantes, vestidos con sus zapatos de goma vulcanizados y sus grandes túnicas, se
habían apresurado a subir a la plataforma y la buscaban dando golpes con palos y
gritando. Llegó al Bosque mucho antes que ellos (resultaba extraño que el Bosque le
pareciera ahora un refugio), escondiéndose entre sus claros suavemente zumbantes.
Terminó por subirse a un árbol alto. Escuchó a los Gigantes detenerse en el lindero del
Bosque. No entraron en él. Ese no era su terreno. No podían respirar en aquel elemento.
Necesitaban fuego, azufre y tierra, porque ellos eran tierra, y se debilitarían como Anteo si
abandonaran su elemento. Ella durmió en lo alto del árbol, junto a una violeta dormida de
vivos colores. Y, en sueños, se preguntó si el miembro color violeta del Gigante había
saltado y despertado al Gigante con el propósito de alertarle para que la persiguiera, o
bien para advertirle a ella que se apresurara en su huida.
LA CASA QUE CONSTRUYÓ JOACHIM JACOBER
Garry Killworth
Antiguo ejecutivo británico de telecomunicaciones que viajó mucho y que ahora dedica
todo su tiempo a escribir y vive en Essex, Garry Killworth es autor de varias novelas,
incluyendo En solitario, Dios Géminis y la reciente Un teatro de Timesmiths. Su variación
de fantasía contiene las clásicas casas pobladas de fantasmas, aunque con una
diferencia.
Caleb detuvo el coche y apagó las luces. Inmediatamente, lamentó su acción. La
oscuridad del páramo desierto le envolvió con un chasquido silencioso y alarmante, y se
apresuró a encender de nuevo las luces.
—Esto es una tontería —dijo, agarrándose al volante—. No puedo quedarme sentado
toda la noche, con las luces encendidas. La batería se agotará en un par de horas.
Pero lo cierto es que estaba perdido y resultaba una idiotez continuar viaje con apenas
unos pocos litros de gasolina en el depósito..., sobre todo al borde del páramo de Bodmin.
Estaba perdido y sentía un poco de miedo. Resultaba triste que la oscuridad siguiera
asustándole a sus treinta y un años. Encendió el motor para interrumpir el eterno silencio,
e hizo avanzar el coche unos pocos metros más hasta una pequeña elevación. Y allí
estaba. Una casa. No había ninguna luz encendida, pero era una vivienda humana en
aquel lugar perdido y olvidado por el tiempo. La prehistoria parecía alojada en los
hombros del páramo. Sus fantasmas no tenían ninguna edad y probablemente ni siquiera
eran humanos. Bestias, y no hombres. Peor aún, medio hombres... una cierta semejanza,
una figura humana, pero sin compasión para el viajero. Con mentes obcecadas e
irrazonablemente brutales. Caleb se estremeció.
Dejó el coche con la luz interior encendida..., como una isla de luz cuyo brillo le
proporcionaba confianza. Podría regresar para apagarla una vez que hubiera despertado
a los ocupantes de la casa. Los escalones de madera que conducían al porche crujieron
bajo sus pies. De pronto, se sintió muy cansado. ¿Por qué despertar a nadie? ¿Por qué
no dormir allí mismo, en el porche? La noche era cálida y se quitó la chaqueta para formar
con ella una almohada. A la mañana siguiente podría al menos localizar el lugar donde se
encontraba. Sintió las tablas como algo cómodo debajo de su cuerpo. Eso se debía a que
se sentía agotado. La fatiga ablanda hasta a las piedras. Se durmió. Y se olvidó de la luz
interior del coche.
A la mañana siguiente se despertó cuando el sol ya estaba alto, y recordó. Regresó al
coche e intentó ponerlo en marcha, y aunque las luces del tablero se encendieron, no
quedaba batería suficiente para hacer girar el motor. Caleb maldijo la máquina y volvió a
subir los escalones del porche para llamar a la puerta. No hubo respuesta.
—¡Eh! ¿Hay alguien en casa? —gritó.
Tras un momento, escuchó una respuesta débil. Encogiéndose de hombros, empujó la
sólida puerta de madera y ésta se abrió con facilidad hacia el interior. Entró.
—¡Oiga!
Su voz produjo apagados ecos entre los pasillos y las habitaciones sin muebles. El
vestíbulo olía a pulimento fresco, pero estaba completamente desnudo. Ni siquiera había
una alfombra.
—¿Hay alguien en casa?
Como en respuesta a su pregunta, la puerta se cerró suavemente tras él. El viento.
Cruzó el vestíbulo, dirigiéndose hacia una de las habitaciones. Abrió la puerta y vio que
también estaba vacía. ¿Estaría desierta toda la casa? Entró en la habitación y echó un
vistazo en busca de un teléfono, observando de paso los oscuros y bellos paneles que
decoraban las paredes. ¿Roble? Elevó la mirada y vio que no había techo, sólo unas
vigas rojas y el tejado. A través de la ventana, que no tenía cristal, pudo ver un vehículo
oxidado, una especie de camioneta, y más allá un bosquecillo. La camioneta era un viejo
Ford, evidentemente antiguo vehículo de un granjero, pues aparecía decorada con barro y
fragmentos de paja. Tenía el aspecto de estar abandonada y ser inservible.
Pero no había teléfono. Al menos en aquella habitación. ¿Quizás en alguna de las
otras? Los constructores hacen instalar a menudo un teléfono una vez que se ha puesto
el techo, especialmente en los lugares muy alejados. Sin embargo, no recordaba haber
visto los postes de conducción. Empezó a cruzar la habitación. Y entonces la puerta se
cerró ante sus narices, violentamente.
¿Qué demonios era aquello? Ah, la ventana abierta. Habría sido una corriente de aire.
Pero ¿qué corriente de aire?
Caleb extendió la mano en busca de la manija de la puerta. Pero no había ninguna.
Intentó abrir la puerta con las puntas de los dedos, pero ésta se mantuvo firmemente
cerrada. De hecho, podría haber jurado..., pero ¿por qué razón iba a hincharse la madera
ante su contacto?
—Maldita sea —exclamó, enojado.
La ventana. Intentaría salir por la ventana.
No había cerraduras. Parecía como si la ventana hubiera sido concebida para
permanecer siempre cerrada. No había cristales, pero era del tipo destinado a contener
pequeños paneles, y el marco era tan espeso y sólido como los barrotes de una celda.
Comprobó la resistencia de la madera y se sintió falto de fuerza. La madera no se movió.
—¡Maldición! ¿Qué demonios es este lugar?
—Tranquilo. Mantén la calma.
Caleb se revolvió rápidamente, alarmado. La habitación seguía vacía. No podía ver
ninguna abertura, ni en la pared ni en la puerta.
—¿Quién ha hablado? ¿Quién está ahí? Que salga, sea quien sea.
No hubo respuesta. Alguien estaba gastándole una broma infantil. Alguien que poseía
una voz profunda y rica, y un retorcido sentido del humor. Volvió a cruzar la habitación,
dirigiéndose hacia la puerta, pero no pudo abrirla ni con los dedos ni con las uñas.
Únicamente una finísima rendija demostraba que allí existía una abertura.
—Pon tu mano sobre la pared —ordenó la voz.
—Piérdete —dijo Caleb, revisando una vez más toda la habitación con la mirada, en
busca del dueño de aquella voz.
—En ese caso, tantea el suelo.
Bajo los pies de Caleb el suelo comenzó a vibrar hasta que le resultó difícil mantener el
equilibrio. Empezó a experimentar un verdadero temor y finalmente cayó de rodillas,
apoyándose también con las manos en el suelo. Sin embargo, el suelo siguió
sacudiéndose hasta que los dientes le castañetearon en la boca y las tablas comenzaron
a crujir con una frecuencia que le producía dolor en los oídos.
—¡Basta! ¡Basta! ¡Basta! —gritó.
De pronto, el movimiento y el ruido cesaron por completo.
—Puedo controlar mi comunicación contigo en cualquier tono. Pon tu mano sobre los
paneles.
Caleb hizo esta vez lo que se le decía y pudo percibir la suave vibración.
—Ahora tienes la mano puesta sobre mis cuerdas vocales —dijo la casa.
La mente de Caleb estaba aturdida.
—Loco. Me estoy volviendo loco —gritó—. Déjame salir de este lugar. No tienes
derecho...
La casa emitió un suspiro.
—Locura. Esa es la respuesta humana a todos los problemas. Considérate loco si
quieres. Me importa bien poco. Vas a permanecer aquí. Te necesito. Escóndete tras tu
locura si quieres.
Caleb, consciente de que le estaba hablando al aire, pero ansioso por descubrir
cualquier pista que le condujera a la fuente de su reciente locura, hizo la eterna pregunta:
—¿Por qué?
La explicación le llegó inmediatamente. La casa le dijo que, al igual que él, también ella
era una criatura viviente, que era un ser narcisista que requería una atención constante.
Puesto que no disponía de extremidades con las que cuidar de sí misma, necesitaba un
esclavo. Y Caleb iba a ser ese esclavo. Tendría que pulir la madera hasta que ésta
brillara. Tendría que reparar y mantener la casa de acuerdo con los deseos de esa
criatura. La casa no consideraba que la vanidad fuera un pecado: el orgullo era un
ingrediente esencial de su carácter.
Y así, Caleb aprendió su papel en el esquema de cosas concebido por su nuevo
dueño. Según la casa, sería una sociedad, aunque Caleb no podía ver ninguna ventaja
para sí mismo. Comprendía, sin embargo, qué era lo que él podía ofrecerle a la casa: sus
manos. Manos con las que serrar madera y ajustar las juntas. Manos con las que sacar
brillo y limpiar suelos y paredes. Manos para ocuparse de la belleza de su dueña. (Manos
que le ayudarían a escapar en cuanto viera su oportunidad...)
Tras la conferencia, la casa informó a Caleb que le iba a permitir salir de la habitación.
Le dio instrucciones para que entrara en el vestíbulo y mirara en un armario situado bajo
la escalera. Allí encontraría una cuerda que tendría que llevar de nuevo al interior de la
habitación.
La puerta se abrió. Caleb salió al vestíbulo precavidamente. Ahora, no pudo ver
ninguna salida factible. Gruesas puertas bloqueaban los dos extremos del pasillo. Había
una amplia escalera que se curvaba hacia arriba, por encima de su cabeza, trazando una
voluta majestuosa, pero no sintió el menor deseo de inspeccionar el piso de arriba. No le
cabía la menor duda de que los dormitorios serían tan a prueba de escapatoria como las
habitaciones de la planta baja. Las altas y estrechas ventanas del vestíbulo y de la
escalera eran similares a las que había dejado tras de sí. Extrajo la cuerda del armario y
regresó a la habitación.
Se le ordenó entonces que atara un extremo a la viga situada a poco más de dos
metros del suelo. Hizo lo que se le dijo. La viga aparecía suelta en sus encajes y grasienta
en sus extremos. A continuación se le ordenó que atara el otro extremo de la cuerda
alrededor de su cuello.
—¡Y un cuerno! —exclamó Caleb, dándose cuenta de pronto de la intención que había
tras aquella orden.
—Sal al porche delantero y permanece en la terraza. Quiero enseñarte algo.
Caleb cruzó lentamente el umbral de la puerta hasta que se encontró en la terraza.
Ahora tenía el camino libre, pero sintió curiosidad por lo que haría la casa a continuación.
Siguió el sonido de la madera sometida a una presión inmensa: una tensión de las
maderas que crujían y chillaban por quedar liberadas. De repente, uno de los postes del
porche cedió con un crac, como un cañonazo, y una enorme flecha salió volando por el
aire para hacer un agujero en la puerta del coche de Caleb, enterrándose en el metal
como si fuera una jabalina. Por encima de él, el porche se combó.
Caleb se dio cuenta de que la casa podía matarle antes de que hubiera avanzado diez
metros. Aun en el supuesto de que no fuera tan precisa, podría enviarle una rociada de
astillas, como una perdigonada, que le haría pedazos. Elevó la vista hacia el cielo: hacía
un día pesado y el cielo estaba cubierto de espesas nubes, que parecían estar en
consonancia con su estado de ánimo taciturno. Se había convertido en un prisionero. En
una sola noche había perdido la libertad, algo que siempre le había parecido tan natural.
Podría haberle ocurrido a cualquiera, pero le había sucedido a él. Maldijo mentalmente las
circunstancias que le condujeron a aquella situación indeseable.
—Tu primer trabajo consistirá en reparar el porche —dijo la casa con toda naturalidad.
Caleb regresó a la habitación y, de mala gana, se ató la cuerda al cuello. Fue una
experiencia humillante, degradante. Casi se sintió conmocionado por sus propios
sentimientos cuando emprendió la tarea de reparar el poste roto del porche, pero,
simplemente, no tenía otra alternativa. Si quería sobrevivir tendría que hacer todo lo que
se le dijera, en espera de su oportunidad para escapar.
La casa no quedó del todo satisfecha con el resultado del trabajo de Caleb, pero como
él no era carpintero, no podía haberse esperado otra cosa más profesional. La casa le dijo
que tendría que aprender. Caleb trabajó largas horas, y duro, al principio con un mínimo
de satisfacción. Sin embargo, no pudo evitar el admirar el trabajo artesanal que se había
hecho en el edificio. El lugar había sido realizado por manos amorosas, eso era evidente.
Los paneles de las habitaciones del segundo piso habían sido grabados: decorados con
motivos centrípetos en las esquinas y en el centro de cada panel, con la representación
de alguna forma natural, un grano en una, una hoja de roble en otra.
La mayoría de las habitaciones estaban vacías, cierto, pero existe algo en la sensación
proporcionada por la madera que produce una impresión de nostalgia en la gente, y Caleb
no fue una excepción. Se encontró tocando la casa constantemente, pasando la mano por
una barandilla o por una columna, simplemente por la sensación que ello despertaba en
él. Algo sensual, esa era la palabra, aunque él no la hubiera dicho nunca en voz alta.
La casa se movía incesantemente. La mayor parte de las veces era sólo una vibración
suave, pero en ocasiones crujía como una ballena, lo que le recordaba a Caleb que se
trataba de una bestia, y no de un objeto mudo e inanimado. A veces se sentía inclinada a
hablar con él, y así lo hacía con aquellos tonos profundos que Caleb había escuchado la
primera vez que entró en ella.
Caleb pasaba algunas de las horas de descanso entre los árboles, tumbado a su
sombra y observando las nubes que flotaban sobre ellos. Desde aquel ventajoso punto de
observación en el bosquecillo, podía estudiar el exterior de la casa, su dueña. Se trataba
de un edificio de dos pisos construido casi completamente de madera. Por su diseño, se
parecía a una granja de Nueva Inglaterra, del tipo pintado por el artista norteamericano
Hopper. No había ventanas en su parte posterior, pero las otras tres paredes compartían
un total de ocho. El porche y la terraza también rodeaban tres paredes, configurando una
pequeña plaza abierta. No había nada pintado, y la madera desnuda aparecía
pulimentada con cera de abeja. Sólo había una chimenea de piedra que se elevaba
orgullosamente en un extremo de la pared oriental.
Caleb descubrió que la casa estaba bien surtida de provisiones y que también había
herramientas adecuadas para trabajar en ella. Se le dijo que no era el primero: otro había
estado allí antes que él, el mismo hombre que había construido la casa. Cuando preguntó
cómo había cobrado vida la casa, convirtiéndose en un ser sensible, ésta respondió de un
modo vago. Al parecer, la madera procedía de los árboles inusuales que formaban el
pequeño bosquecillo. ¿De dónde procedieron las semillas que terminaron por convertirse
en aquellos árboles? La casa no lo sabía, pues no guardaba conciencia de su estado
dormido, no tenía memoria.
—Caí sobre la tierra y el suelo era bueno —fue la única respuesta que obtuvo Caleb a
su pregunta.
La casa comparaba las semillas a huevos, y los árboles a orugas en su ciclo vital. En el
transcurso de ese ciclo llegó un hombre que lo convirtió en una mariposa.
—¿Cómo te las arreglaste para convencerle de que lo hiciera, si te encontrabas en la
fase de gusano?
—Soy capaz de producir ciertas ilusiones... que a la gente le parecen reales. Él vio las
posibilidades. Era más joven que tú, y poseía una imaginación fértil. Había una mujer con
la que solía soñar. Un día acudió a verle mientras él estaba dormido entre los árboles.
Juntos construyeron la casa..., a mí. Sin embargo, sin el hombre no podría haber
configurado a la mujer... Necesito la huella de una mente humana.
—¿Qué me dices de una compañera para mí?
—Todavía no te la has ganado.
Cuando Caleb preguntó adonde se habían marchado los ocupantes originales, la casa
se mostró evasiva. Fue la primera vez que mostró cierta debilidad de carácter. Caleb
percibió la existencia de un terrible secreto detrás de aquella cautela y presionó a la casa
para que le diera una respuesta. Finalmente la obtuvo, y quedó horrorizado.
—Le hiciste trabajar hasta que murió —gritó.
Hubo un susurro en los aleros, como producido por la incomodidad.
—Él era... más débil de lo que me había imaginado. Le abandonaron las fuerzas.
Créeme que lo siento mucho.
Era una historia horrible, pero Caleb había aprendido algo: la casa era capaz de sentir
compasión. Presumiblemente, la mujer, al ser un producto de su imaginación,
desapareció con la muerte del constructor. A la mañana siguiente Caleb probó aquel
rasgo de compasión a su costa. Se negó a trabajar. De pronto, la viga situada por encima
de su cabeza comenzó a girar, y la cuerda que tenía enrollada con ella, a una velocidad
demasiado grande para seguirla con la vista. Pocos segundos después Caleb se
encontraba de puntillas, con el cuello ligeramente estirado por su propio peso.
—Harás lo que se te dice —le ordenó la casa—, o tú mismo te ahorcarás.
Después de este incidente hubo una cierta comprensión entre ellos, aunque no fuera
una relación estrecha.
Algún tiempo después Caleb le preguntó qué había sido del cadáver. Se le dijo que el
cuerpo había sido enterrado entre las raíces de la casa. Caleb reprimió un
estremecimiento. De modo que la casa tenía raíces, como los árboles. Esa idea produjo
una terrible imagen en su mente. Aquella cosa que le tenía prisionero era como un
gigante, como un pulpo estático, dotado de tentáculos grises que se extendían hacia el
fondo de la tierra, de donde obtenía su alimento y la humedad que necesitaba. Podía
conseguir que le crecieran sus partes, pero necesitaba al hombre para dar forma a sus
miembros: para salvarlos, suavizarlos con papel de lija y finalmente encerarlos y darles un
acabado pulido. La casa no admitía a otros visitantes: ningún pájaro se posaba en sus
aleros, ningún ratón entre sus paredes. No permitía tampoco que ningún mueble tocara
sus suelos brillantes y los cristales estaban prohibidos. Ni una cucaracha se introducía en
alguna rendija que no fuera aplastada inmediatamente.
De mala gana, Caleb admitió para sí mismo que él también se beneficiaba de esta
situación. Encerar y pulimentar la madera puede llegar a ser un trabajo muy terapéutico.
Era algo estúpido, desde luego, pero relajante. Caleb se dio cuenta de que el ejercicio
físico suavizaba su tensión, y se sintió mucho mejor de lo que se había sentido desde
hacía años. Sus padres habían muerto algunos meses antes a consecuencia de una
explosión de gas en su piso de Londres. Le habían dejado una cierta cantidad de dinero,
suficiente para comprarse la caravana que siempre había deseado tener. Se dirigía hacia
la costa de Cornualles para visitar lugares que le gustaran cuando se perdió en el páramo.
El resto de sus parientes vivía en Derbyshire y, de todos modos, apenas si mantenía
relaciones con ellos. Había existido una chica en su vida, unos dos años antes, pero
aquello se acabó en cuanto él no mostró interés alguno por el matrimonio. Por lo tanto,
nadie le echaría en falta, al menos durante bastante tiempo. Y cuando pensaba
seriamente en ello, no sentía ningún verdadero deseo de regresar a la corriente principal
de la vida. Era sólo..., era sólo aquella idea de que ya no era un hombre libre. Eso le
parecía una experiencia degradante y en cuanto pudiera se marcharía de allí.
Comprendió que la casa era vulnerable. En cierta ocasión en que se encontraba en el
bosquecillo, serrando madera y apilándola para que se estacionara, actuó de pronto con
toda rapidez con la intención de quitarse la cuerda del cuello. Pero la casa fue más rápida
que él. Lo arrastró, sofocándole, a lo largo de unos treinta metros. Después, Caleb olió a
quemado allí donde la viga había girado y la fricción había calentado sus extremos. La
casa se encolerizó y Caleb se dio cuenta, experimentando en ello un cierto placer
perverso, que ella temía al fuego.
Al mismo tiempo, una casa dotada de raíces le parecía algo fascinante y grotesco. No
tenía la menor dificultad en imaginarse los tentáculos introduciéndose en la tierra y
extendiéndose bajo sus pies. Se los imaginaba como feas y peludas extremidades, de un
gris cadavérico, encerradas en su mundo de tangible oscuridad. En aquella oscuridad
también había enterradas cosas muertas, y no criaturas vivientes. Era como tener una
pierna profundamente enterrada en la suciedad y la arcilla, firmemente introducida en un
mundo de gusanos invisibles. Los verdaderos árboles eran diferentes, puesto que no
tenían el poder del pensamiento. Sus extremidades se encontraban a gusto entre rocas
inanimadas. Pero la casa era..., sí, como él mismo. Era una criatura capaz de sentir y
pensar y le resultaba difícil considerarlo de otro modo.
Una tarde, mientras un sol grande de color naranja se deslizaba gradualmente hacia el
horizonte, Caleb estaba sentado en los escalones del porche, disfrutando de unos pocos
minutos de descanso. Entonces, le preguntó a la casa el nombre del anterior ocupante.
—¿Su nombre? Se llamaba Jacober. Joachim Jacober. Recuerdo que tenía algo que
ver con un trabajo de granjero. Pero también era un buen carpintero.
Caleb sonrió secamente.
—La casa que construyó Jack.
La casa le pidió que explicara aquella observación y Caleb le contó un cuento. La casa
se sintió intrigada y le pidió que le contara más cuentos. Caleb así lo hizo, contándole
otros cuentos sobre casas: los tres cerditos, Hansel y Gretel, y la pequeña vieja que vivía
en un zapato. Tras haber narrado aquellos cuentos, a Caleb se le ocurrió pensar lo mucho
que los seres humanos llegaban a considerar sus propias casas como personalidades con
derecho propio. Las cuidaban como si fueran animales de compañía, empleaban dinero y
tiempo en embellecerlas. En algunos casos, incluso las adoraban. Hubo un tiempo en que
el propietario de una casa majestuosa prefería morir antes que verse obligado a
abandonar su propiedad. ¿Acaso la situación de Caleb era muy diferente a la de aquellos
hombres? La única diferencia era que él no tenía otra alternativa.
Unas pocas hojas secas se desparramaron por la terraza y se detuvieron un breve
instante contra las botas de Caleb. En el aire se hacían patentes las primeras señales de
la llegada del otoño. Los pájaros parecían inquietos y los animales de tierra empezaban a
mirar a su alrededor con nerviosismo, como buscando defensas seguras para el invierno
que se avecinaba. Caleb sabía que había un lugar para encender el fuego en una de las
habitaciones traseras de la casa: había sido una concesión de aquella criatura a las
necesidades humanas, pensó Caleb. Bueno, quizá no fuera la única. En realidad,
alrededor de la casa se podía disfrutar de pequeñas y preciosas comodidades. Se
preguntó si la casa le permitiría disponer de una mecedora, en el supuesto de que la
construyera con la misma madera que el resto de la casa. Probablemente no. ¿Valdría la
pena preguntarlo?
Ahora, el cielo del atardecer aparecía cubierto por manchas de color púrpura, como
oscuros moretones sobre un rostro pálido. Como si fuese el rostro de un boxeador. Caleb
no era un luchador. No tenía el carácter agresivo de esa clase de hombres. Pero era
testarudo, tan tenaz como una roca o el tocón de un árbol, y había llegado ya al límite de
su tolerancia.
—Ya no voy a trabajar más para ti —dijo con un tono de voz firme—, a menos que
obtenga ciertas concesiones. Ahora me necesitas. Quiero una mecedora, quedar libre de
esta cuerda... y compañía.
Durante un rato sólo se escuchó el sonido del viento silbando en las esquinas de la
casa. Y a continuación escuchó una respuesta inesperada:
—También necesitarás provisiones para el invierno..., mantas, ropas más cálidas,
combustible y comida. Ha llegado el momento de que vayas a la ciudad más próxima.
Caleb, que había esperado alguna clase de amenaza, quedó sorprendido por la
respuesta. Se incorporó con avidez y comenzó a quitarse la cuerda del cuello. No hubo el
menor signo de movimiento por parte de la casa, ninguna reacción.
—¿Cómo llegaré a la ciudad? —preguntó—. La batería de mi coche está agotada, y no
tengo gasolina.
—Encontrarás gasolina para el motor del coche en un foso cubierto por tablas y tierra
situado en la parte de atrás. ¿Se te ocurre alguna idea con respecto a la batería? No
estoy familiarizada con el funcionamiento de ese artilugio.
Caleb explicó que podrían intentar el método de la cuerda y la viga para lograr que el
coche se moviera y poder ponerlo en marcha de ese modo. La casa se mostró de
acuerdo.
—¿No te preocupa que no vuelva? —preguntó Caleb.
—No lograrías pasar el invierno sin disponer de aquello que necesitas. No quiero ser la
causante de otra muerte. Debo asumir la posibilidad de que hayas logrado desarrollar un
cierto... afecto por mí. Además, todavía no he terminado contigo. Quiero mostrarte algo
antes de que te marches.
—Habrías sido capaz de ahorcarme —la acusó Caleb con amargura.
—No. Contigo fue suficiente la amenaza. Nunca hubiera llevado esa acción hasta su
conclusión final.
No valía la pena hacer conjeturas sobre lo que había de verdad tras aquellas palabras.
Caleb las aceptó, aunque en el fondo de su mente aún había dudas, y siempre las habría.
Se dirigió adonde le había indicado, y encontró la gasolina. Presumiblemente había sido
almacenada allí por Jacober para utilizarla en la camioneta que ahora estaba oxidada
cerca del edificio. Cogió una de las latas y llenó el depósito de su coche. A continuación
quitó la lanza de madera de su costado. Finalmente, ató el extremo de la cuerda al
parachoques, dejándolo todo preparado para la mañana siguiente, cuando la casa
intentaría poner el coche en marcha.
Había caído la oscuridad, pero aún quedaba luz suficiente para discernir la vaga silueta
del bosquecillo y, mientras se dirigía hacia la terraza, la casa le dio instrucciones para que
observara los árboles con atención. Uno de ellos, un pimpollo joven, tembló, haciendo
oscilar sus hojas como papel de estaño en la quietud de la noche. Hubo un viento que
rodeó la casa. Lenguas de agua surgieron del arroyo y se extendieron alrededor de las
raíces del arbolillo. Las pequeñas gotitas de agua llenaron el aire como una neblina y el
arbolillo avanzó a través de aquel velo, con extremidades blancas, pelo negro y unos ojos
del color púrpura profundo de las ciruelas. La mujer era muy hermosa.
La joven caminó lentamente hacia él. Caleb la reconoció, desde luego, no como alguien
a quien hubiera conocido en otro tiempo, sino como la mujer a quien siempre había
soñado encontrar y enamorarse. Ella ascendió los escalones, con los pies desnudos y
Caleb se incorporó, extasiado ante sus ojos oscuros, los altos pómulos y la piel, tan
delicada como una flor de magnolia. Ella elevó las delgadas manos y las posó sobre sus
hombros.
—Ahora ya podemos hablar el uno con el otro —dijo—, y después nos acostaremos
juntos.
Caleb sintió la garganta seca. La casa, la terraza, la mujer que estaba a su lado... todo
era una misma cosa. Ahora sabía por qué la casa confiaba tanto en su regreso. Se
necesitaban mutuamente. Cada uno de ellos llenaba un hueco en la vida del otro.
Los dos amantes estaban uno en brazos del otro, contemplando cómo la luna se
elevaba sobre la pared del cielo nocturno. Caleb podía sentir el latido del corazón de ella
contra el suyo: medía los minutos por su ritmo. Sabía exactamente qué decirle, porque la
comprendía muy bien. No sólo era parte de la casa, sino también del propio Caleb..., el
perfecto lazo de unión entre ellos. Ella era como el catalizador capaz de producir la fusión
de dos espíritus que hasta entonces habían sido extraños el uno para el otro. Estuvieron
hablando hasta las primeras luces del alba del día siguiente sobre sus planes para el
futuro y los acontecimientos del pasado, acariciándose continuamente con las manos,
comprobando la realidad de la ilusión.
A la mañana siguiente la mujer se había ido, pero quedaba su presencia espiritual. Sus
suaves extremidades se habían solidificado hasta convertirse en madera, y su piel en
corteza plateada, pero ella estaba allí, a la entrada de la casa, haciéndole señas con sus
hojas. Ella le estaría esperando cuando él regresara.
Una vez que el coche estuvo preparado, Caleb dio instrucciones a la casa para que lo
remolcara mientras él permanecía sentado en su interior ante el volante. Después de dos
o tres intentos infructuosos el motor arrancó, y Caleb lo dejó en marcha mientras volvía a
entrar en la casa. Permaneció allí, acariciando con la mano la barandilla de madera
pulimentada. Su mirada contempló el sólido vestíbulo, las paredes cubiertas de paneles,
con las vetas elevándose como ríos marrones hacia las arcadas del techo. Los nudos y
volutas transformaban las corrientes en remolinos espirales. La casa era hermosa en su
propia forma. Sus maderas habían sido diseñadas con toda perfección. Sus puertas y
marcos encajaban perfectamente los unos en los otros, los goznes de madera sostenidos
por clavijas de madera, bien engrasadas y funcionando perfectamente. Perfección... pero
sin exactitud. Había un esplendor rústico en las vigas que sostenían el techo..., un
equilibrio, pero no precisamente una simetría.
Se volvió con rapidez y se marchó.
—Volveré —dijo.
Caleb condujo cuidadosamente por la carretera que atravesaba el páramo, observando
los puntos destacados del paisaje para su viaje de regreso. Finalmente, encontró un
indicador que le dirigió hacia la ciudad. Mientras conducía, estudiaba el paisaje que le
rodeaba: brezos de color malva rizados como las olas suaves del agua rizada por el
viento. Había islas de aulagas y retama, y la aparición ocasional de rocas abruptas, como
puestas allí a propósito para interrumpir la superficie.
Sólo vagamente se dio cuenta de la presencia del otro vehículo. Surgió de la esquina,
oculto por una pared de piedra, desde el otro lado de la carretera. Hubo un momento en
que Caleb fue consciente del sonido del choque de metal contra metal y una rociada de
brillantes chispas, pero eso fue seguido rápidamente por la oscuridad que se extendió
sobre el increíble dolor que sintió.
El otro hombre murió en el accidente. Lo supo instintivamente, tras despertarse. El
terror que vio en aquella cara sólo pudo haber sido el preludio de la muerte. Su propio
dolor era lo único que le recordaba que él estaba vivo. Otros acontecimientos, como el ir y
venir del personal médico, aparecían borrosos e inconexos, tanto en el tiempo como en la
acción. Se movían a su alrededor envueltos en un halo de luz gris, como fantasmas
solícitos. Trató de permanecer atento a su propia fuerza vital, a su propio ser. Después de
todo, pensó, el dolor sólo es la centralización, la concentración de la sensación. Mientras
pudiera mantener sus sentidos, estaría vivo. «Siento, luego existo», pensó. Cuando pudo
ser capaz de pensar con claridad, se dio cuenta de que había pasado muchos meses en
el hospital. Cuatro, según le dijeron. Y sabía que aún sería prematuro pedir la baja.
Durante las semanas siguientes se dijo a menudo que aún no estaba en condiciones de
afrontar un viaje por el páramo.
Durante los días siguientes entró y salió con frecuencia de los sueños y de la
conciencia. Uno de sus parientes, un tío, acudió desde Derby para visitarle. Al parecer su
tía ya le había visitado antes, en un momento en que Caleb aún no había recuperado la
plena conciencia. Le dio las gracias a su tío, pero le dijo que no sería necesario que
volviera a visitarle: el viaje era caro y la familia no disponía de mucho dinero. Caleb
aseguró a su tío que, en cualquier caso, se sentía mucho mejor.
Llegó un momento en que comenzó a escuchar los sonidos del verano al otro lado de
su ventana. Aquel día se levantó y dio un pequeño paseo por los terrenos del hospital. No
era la primera vez que se levantaba de la cama, pero hasta entonces no le habían
permitido salir al exterior. La vida natural estaba muy atareada en el jardín. De pronto,
Caleb tomó la decisión de marcharse de allí cuanto antes. Encerrado en su habitación
había luchado contra la urgencia de regresar a la casa, pero una vez que salió al aire
libre, y tras haber sido testigo de toda la actividad que se desarrollaba en el exterior,
empezó a sentirse culpable por pasarse la vida en la ociosidad. Probablemente, la casa le
echaba de menos y sin duda alguna necesitaría de sus manos para reparar los daños que
hubiera podido causarle el invierno. A partir de aquel día aceleró su programa
fisioterapéutico de recuperación y se impuso a sí mismo objetivos definidos.
Finalmente, llegó el día en que las autoridades del hospital estuvieron de acuerdo en
darle la baja. Pidió un coche con chófer para que le llevara de regreso a la casa. En el
camino, se detuvo para comprar provisiones... y una mecedora que el chófer permitió,
aunque de mala gana, que ocupara el asiento posterior. Mientras atravesaban el páramo,
Caleb conversó con el conductor. Cuando ya estaban casi a medio camino, el conductor
se puso de pronto algo nervioso.
—Habla usted de esa casa suya como si fuera una especie de... amiga —dijo el
hombre, con la mirada fija en la carretera.
—En cierto sentido, así es. ¿Acaso no considera usted su propio coche como una
especie de compañera? Usted la llama «ella».
—Pero eso sólo es una forma de hablar, ¿no? Quiero decir que en definitiva no es más
que un montón de metal y ruedas.
—Pero usted se siente orgulloso de su coche.
—Supongo que sí —admitió el hombre. Algo más tarde añadió—: Acaba de salir del
hospital, ¿no?
—Sabe que sí. Usted mismo acudió a recogerme.
—Bueno, podría haber sido usted uno de los médicos —murmuró el conductor.
Después de aquello, ambos permanecieron en silencio.
A medida que se acercaban al gran edificio, con su porche de estilo antiguo y sus
barandillas de madera, Caleb percibió que algo no andaba bien. Algo se había perdido.
¿Brillantez? Sí, eso era. La casa era como una concha marina que hubiera perdido a la
criatura que la habitaba. Aún relucía, pero había en ella una falta de vida. Salió del coche.
—He vuelto —dijo en voz alta.
Pero no hubo respuesta.
—Casa, he regresado —añadió.
El conductor también se apeó y descargó cuidadosamente las cosas del maletero y del
asiento posterior, sin dejar de observar a Caleb. Una vez que hubo terminado volvió a
introducirse en el coche.
—Mi dinero —dijo.
Caleb, con aire ausente, sacó la cartera y entregó al hombre unos billetes. A
continuación entró en la casa. Volvió a anunciar su presencia, pero sus palabras sonaron
como un eco en el vestíbulo: fue un sonido hueco, vacío.
Tocó la jamba de una puerta. La sintió seca y sin sustancia. La casa siempre había
tenido un aspecto pesado, sólido, como el roble. Ahora se había convertido en una
cáscara sin fuerza alguna. Algo fibroso. Ningún jugo corría por su estructura, nada llenaba
la musculatura de su maderamen con aquella fuerza flexible que él recordaba. Se dirigió
hacia la parte posterior, y comprobó que la corriente de agua seguía fluyendo con fuerza.
Por lo tanto, no había sido por falta de agua. Cogió una pala y comenzó a cavar cerca de
la casa. Al cabo de un momento alcanzó una raíz: un extremo retorcido y frágil sujeto a
una esquina del edificio.
Regresó hacia donde aún se hallaba el conductor, sentado en el coche, y le dijo:
—Muerta. Creo que se ha muerto de desesperación. Seguramente pensó que ya no
volvería jamás.
—Entiendo —dijo el chófer cautelosamente.
El hombre encendió el motor del coche. Y precisamente entonces se produjo un
susurro en la casa, como si un ligero viento acabara de agitar las hojas de un árbol. A
Caleb se le ocurrió una idea. Cogió el hacha que acababa de comprar, sacándola de entre
las cosas que había descargado el chófer.
—Quizá si injertamos una parte —dijo Caleb—. Algo así como añadir una habitación en
la parte posterior. Quizás entonces vuelva a la vida el resto de la casa. Puede que
funcione.
La mirada del conductor no se apartó del hacha, al tiempo que volvía a dirigir el
vehículo hacia la carretera. Echó una última mirada a Caleb y a la casa, y se alejó
apresuradamente por la misma dirección en que había venido.
Caleb se puso a trabajar inmediatamente en la ampliación, tratando cariñosamente los
árboles recién cortados. Quería volver a escuchar aquellos tonos resonantes antes de que
hubiera terminado el verano. Echaba de menos el timbre de aquella voz tan rica. También
había algo más que echaba de menos y que no regresaría a menos que lo hiciera junto
con la casa.
Estudió el entablado del exterior de la casa para que la ampliación estuviera en
consonancia con el resto del edificio. Los entablamientos estaban fijados horizontalmente
hasta la parte superior de la casa, y se achaflanaban en un ángulo de 45 grados en el
borde inferior. Él sabía que eso era una protección contra la lluvia y los vientos fuertes,
pero en la parte superior sólo tenían un propósito decorativo. La madera también había
sido resinada.
Hacer el techo sería difícil. En los extremos descendentes había aguilones escalonados
de madera que proporcionaban protección contra el tiempo en los puntos donde las
paredes y el techo se encontraban, pero la superposición de las maderas del techo
requería la colocación de cuerdas y contrapesos con piedras. Fue este rasgo en particular
lo que le planteó más problemas. Comprendió ahora que la imagen original que había
tenido de la casa, como una granja de Nueva Inglaterra, era sólo una impresión general.
En realidad, la casa era una amalgama de estilos, única en cuanto a su arquitectura,
aunque de algún modo conservaba el esplendor del buen gusto rústico. De todos modos,
a él le gustaba. Una vez más, envió mentalmente un saludo a Joachim Jacober por haber
logrado combinar las diversas características de diseños tan distintos hasta lograr algo
estéticamente agradable y, sin embargo, funcional y resistente.
Para un hombre sin experiencia formal como carpintero o constructor, la perspectiva de
construir una ampliación se presentaba como algo desalentador. Sin embargo, Caleb
experimentaba una mezcla de ansiedad y entusiasmo en el trabajo. Y aquellos dos
poderosos elementos le hicieron superar todos los problemas prácticos con los que se
encontró. Tenía ojos y podía inspeccionar el edificio principal cada vez que se encontraba
con algún problema. Tenía que hacerlo aunque le costara la vida. Ya había invertido una
gran parte de su alma en aquella casa.
Trabajó duramente durante dos semanas, deteniéndose únicamente para dormir y
comer. Al cabo de ese tiempo se sintió agotado, pero ya disponía de las maderas
suficientes para comenzar la ampliación. En una o dos ocasiones se preguntó si el
conductor comentaría algo sobre él a la gente del hospital, pero como no acudió nadie
Caleb supuso que el hombre debió de haber contado su historia en el bar público que
frecuentara.
La nueva habitación quedó terminada hacia finales del verano. Caleb la contempló y la
admiró desde todos los ángulos posibles, y guardó cuidadosamente las herramientas que
había utilizado, con la esperanza de volverlas a necesitar. Después, cogió la mecedora y
la depositó con suavidad sobre el porche. Era una tarde tan exquisitamente suave como
una rosa. El páramo aparecía surcado de caminos teñidos de magenta sobre los que el
sol moribundo dejaba caer sus últimos rayos. Había optimismo en el aire; Caleb podía
percibir cómo se agitaba entre los brezos y hierbas de las depresiones del páramo. Los
helechos estaban vivos y llenos de esperanza. Se reclinó en la mecedora, meciéndose
con suavidad, dedicándose a contemplar un solo árbol del bosquecillo, no muy lejos de
donde se encontraba. Quizá no tardara mucho tiempo más en aparecer...
HODE DE HIGH PLACE
Jessica Amanda Salmonson
Jessica Amanda Salmonson vive en Seattle, Washington, y ganó el World Fantasy
Award por su antología Amazonas. Especialista en folklore japonés, también ha escrito
varias novelas populares describiendo fuertes personajes femeninos y guerreros, entre los
que se incluye La espadachina.
Un solo monumento marcaba la extensión de la seca pradera: un bloque de terreno
llano inexplicablemente montañoso. En su parte superior se destacaba lo que parecía ser
un castillo de retorcidas espirales y torres inclinadas. La gente de la comunidad agrícola
de Ausper, situada bajo las sombras matutinas del monolito, aseguraba que nadie,
excepto las águilas, anidaban en los huecos de las torres a aquellas alturas, y que
tampoco había vivido allí nadie en el pasado. Pero por todo el aspecto peculiar de aquel
racimo de torres, hasta un tonto podría haberse dado cuenta de que había un propósito
tras la composición. Por ello, los pocos extranjeros que se aventuraban hasta Ausper
solían verse impulsados a preguntar qué clase de obreros inhumanos habían construido
la estructura a aquella altitud. Cuando se les preguntaba, los campesinos murmuraban
una ronca contestación, mezclada con toses y acariciándose pensativamente las barbas,
y hablaban entrecortadamente, de modo que sus respuestas parecían falsas y poco
claras. Si se les pedía amablemente que la repitieran, volvían a murmurar una
contestación ininteligible. Si se les pedía que volvieran a repetirlo por tercera vez, la gente
mostraba tendencia a la provocación, y podía espetar en voz alta:
—¡Eres un tonto! ¡Límpiate los oídos o no hagas más preguntas!
La verdad, como fácilmente puede suponerse, es que no tenían respuestas. Aquellos
elevados capiteles con ventanas redondas y negras habían estado allí desde antes de la
fundación de Ausper. Las más antiguas leyendas locales no ofrecían teoría alguna que
explicara cómo se había construido High Place.
La mentalidad propia de los campesinos restringía toda predisposición a la curiosidad,
pues mantenía su atención centrada en la fertilidad del suelo y nunca en las cosas
misteriosas. Sin embargo, un joven frágil llamado Hode había observado High Place antes
de aprender a andar, y no dejaban de fascinarle los riscos cortados a pico y las águilas
sobrevolando las delgadas agujas. De pequeño, se le había castigado tanto por preguntar
por aquel desfavorable monumento, que pronto aprendió a no hablar nunca de sus
decisiones privadas, puesto que aquello no estaba bien visto entre la gente supersticiosa
de su pueblo.
Ausper se hallaba alejada de toda capital grande, pero ocasionalmente la gente llegaba
desde el otro lado de la pradera sin otro propósito que admirar una montaña enigmática
con una corona de agujas. Hode recordaba un tiempo en que tales viajeros llegaban en
carretas de bueyes. No se trataba de simples visitantes que lo contemplaban todo como
bobos. Tenían la intención de asaltar la elevada fortificación.
Uno de ellos era un poeta que tenía la intención de hacer algo valeroso para que sus
versos le sobrevivieran, recordando la tortura y el tumulto de su propia vida heroica. Tras
su llegada a Ausper, elevó la mirada hacia el cielo sin nubes y al ver cómo el puntiagudo
castillo parecía querer separar en dos el sol del mediodía, declaró:
—¡Si ascendiéramos a ese risco, seríamos quemados por el fuego dorado del cielo!
Y se marchó en busca de aventuras más plausibles sobre las que componer su
vanagloriosa poesía.
El segundo era un mercader pobre y barrigudo que se imaginaba a sí mismo como un
hombre de negocios astuto y sabio. Su aspiración consistía en escalar hasta lo alto y
arrojar desde allí los tesoros que sin duda debían de estar guardados a buen recaudo.
Pero cuando se encontró frente a la elevada escarpadura, le salieron todos los colores y
aseguró llorando que no sobreviviría para invertir la fortuna que le esperaba en lo alto. De
modo que arreó a su buey y se unió al poeta en la búsqueda de oportunidades menos
mortíferas.
El otro fue un guerrero llamado Sarx-unlo el Asesino Hechicero, que se echó a reír al
ver la partida de sus compañeros, pues él era el verdadero aventurero. Se sentó en las
afueras del pueblo, cerca del monumento y estudió a su enemigo mientras masticaba un
poco de carne de buey seca. Su estúpido animal ramoneaba las malas hierbas entre los
cactus de saguaro que separaban Ausper de la roca maciza. Hode apareció para
contemplar la altura con ojos atentos cuando se aproximaron los tres extranjeros. Se unió
al guerrero, dispuesto a esforzarse con él.
Cuando Hode preguntó por qué un hombre con tal prestancia de luchador como él
acudía a una región tan insignificante, Sarx-unlo dijo que «esa piedra es un adversario
más temible que cualquier hombre», o unas palabras similares. Cuando le preguntó qué
ganaría, escalando riscos tan traicioneros, el aventurero habló de recompensas
imaginadas, incluyendo la buena suerte de asesinar al ermitaño hechicero que suponía
debía de residir en una ciudadela como aquella. Hode sólo escuchó a medias al hombre
que fanfarroneaba llamándose a sí mismo el Asesino Hechicero, de quien nunca había
oído hablar. Sus pensamientos estaban en otra parte. De pronto, le interrumpió y aseguró:
—¡Un día dominaré High Place!
Ese anuncio hizo que el atezado Sarx-unlo se echara a reír, dándose palmadas en las
rodillas. Pero cuando ofreció a Hode un trozo de carne de buey, el Asesino Hechicero
habló seriamente:
—Si está preordenado, el dueño de High Place seré yo.
Posteriormente, Sarx-unlo murió en la misma base del risco, y Hode no se sintió
desilusionado por ello. Se habría sentido celoso en el caso de que otro hombre hubiera
alcanzado primero la cumbre de High Place. Sin embargo, el intento del guerrero
endureció aún más el firme propósito de un muchacho campesino común, y Hode tomó la
inquebrantable resolución de alcanzar el éxito allí donde habían fracasado hombres más
fuertes que él.
Escaló rocas amontonadas para ver dónde había caído el guerrero, tras dar un salto sin
grito, convertido en un montón de carne extrañamente contorsionada. Cerca del lugar
donde había caído Sarx-unlo, Hode descubrió una pequeña entrada que daba a una
caverna. Extrajo la espada intacta del cuerpo retorcido de Sarx-unlo y la utilizó como
palanca para apartar las rocas que cubrían casi por completo el agujero de entrada. A
continuación, se arrastró durante un trecho, pero se vio repelido por el olor nauseabundo
del estiércol de murciélago y por la silenciosa oscuridad. Tras haber memorizado el lugar
donde se encontraba aquella entrada de acceso tan difícil, dejando la espada allí cerca,
como señalización, Hode regresó a su casa.
Transcurrieron muchos días. Todas sus ideas cuando estaba despierto, todos sus
sueños y pesadillas, e incluso sus fantasías masturbatorias estaban obsesivamente
relacionadas con el incontrolable deseo de ascender aquellas torres negras y peladas. Sin
embargo, también sentía miedo, pues sabía que no era más que un niño, más pequeño y
menos fuerte que otros de su misma edad. Seguramente, High Place se reiría de él con
mayor facilidad de lo que se había reído de Sarx-unlo el Asesino Hechicero.
Un mediodía, mientras la madre de Hode servía una taza de caldo humeante a su
esposo y a su hijo, comentó que el chico comía como un pájaro y se hacía cada vez más
introvertido, en proporción directa con su creciente delgadez. Su esposo la hizo callar y
dijo que todo joven en crecimiento pasa por un período letárgico, y que Hode también
pasaría el suyo. Y palmeó al chico en la espalda. Pero secretamente sentía los mismos
temores que su esposa, pues Hode siempre había estado enfermo y débil y no había
llevado una vida ruda en el campo.
Más tarde, Hode y su padre trabajaron en los campos polvorientos, aunque Hode no
fue de gran ayuda. Su atención se distraía de las tareas que tenía que realizar, atraída por
la arquitectura antinatural de High Place. Hasta entonces, su padre nunca le había
regañado por su inutilidad, pero ese día la carga del chico era más pesada de lo habitual.
Le había encargado la más ligera de las tareas, pero ni siquiera había podido terminarla.
Eso, unido a lo improductivo del suelo, a un verano sin lluvias y a las poco engordadas
aves de corral, hizo que el padre de Hode se desmoronara bajo las presiones a que se
veía sometido. Mimado hasta entonces en cuanto a su ineptitud, a Hode no le sentó bien
el ligero rapapolvo que le dio su padre.
Aquella noche, su padre acudió a disculparse por haberle llamado cosas tan
desagradables, pero ya no pudo encontrar a Hode. Éste había llenado una caja con
comida, pedernal para hacer fuego y otros objetos de supervivencia, y se había
marchado. Su madre se lamentó, pensando que las bestias de la pradera devorarían a su
único hijo. El padre, que se sentía culpable, aseguró que saldría en busca de Hode, y que
no abandonaría la búsqueda hasta encontrar o bien sus huesos, o bien sano y salvo para
reintegrarlo a la familia.
En el centro de aquella enorme y fétida caverna, Hode encendió un fuego. Estaba
sentado sobre la estalagmita redondeada, observando un delgado hilo de humo que se
elevaba hacia la oscuridad del techo. Estaba dispuesto a vivir allí para siempre,
alimentándose de los murciélagos que colgaban de sus perchas como las espinas de un
cactus, bebiendo el agua que contenía piedra caliza y que goteaba incesante de las
puntas de las estalactitas azuladas, y buscaría raíces para encender sus fuegos sólo en
las noches más oscuras, y no volvería a salir jamás a la luz del día.
Permaneció cavilando de este modo entre el azulado bosque de asombrosos dientes,
como un parásito en las fauces de una esfinge colosal. Observó las sombras móviles
producidas por el fuego, que se tambaleaban como mil demonios detrás de las extrañas
formaciones rocosas. Siguió así sentado toda aquella noche y el día siguiente, hasta que
se acostumbró a la cámara y adquirió un sentido de pertenencia a la misma que nunca
había experimentado antes en la triste vivienda de sus padres.
Al oscurecer del segundo día, se aventuró a salir a la noche para recoger combustible
para el fuego. Antes de que apareciera el sol, se las arregló para hacerse una cama en
una depresión de la pared, utilizando un musgo amarronado que había sobrevivido en los
peñascos situados en la base del acantilado. Durmió durante las horas del día y se
despertó aquella noche, adaptándose así con una extraña rapidez a los hábitos
nocturnos.
Durante la tercera noche escuchó por primera vez entre otras muchas ocasiones los
gritos de su padre que le llamaba. No era probable que, a pesar de la antorcha que
llevaba encendida, descubriera la entrada de la cueva, y mucho menos que penetrara en
un lugar tan oscuro en el caso de que la encontrara por casualidad. Sin embargo, Hode
esperó, lleno de temor a ser descubierto, hasta que los gritos se apagaron en la distancia
y se desvanecieron. Hode llegó a la conclusión de que no tardarían en pensar que había
sido devorado por algún depredador de la pradera, y pronto le olvidarían tras lamentar
mínimamente su desaparición. Mientras tanto, tendría que llevar cuidado para no ser
descubierto por las noches, cuando salía a buscar leña. Más tarde, cuando las gentes del
pueblo se hubieran convencido de su desaparición, podría arriesgarse a robarles algo de
lo que necesitaba Pero, por el momento, no debía dar ninguna pista sobre su situación.
El monumento siempre había sido para él como una especie de fetiche, y
experimentaba un gran estímulo sexual al encontrarse dentro de la caverna. El cuarto día,
cuando se encontraba tumbado en su jergón de musgo, Hode alcanzó la pubertad, pues,
tras su orgasmo habitual, el semen y el esperma aparecieron en su mano. Hode
contempló la sustancia con curiosidad y un cierto temor infantil, preguntándose si era
normal que él exudara aquella especie de ungüento con aspecto de cuajada. Se limpió
con el musgo y permaneció tendido, inexpresivo.
Sin que él se diera cuenta, el olor de su fertilidad se extendió por las profundidades de
la caverna, despenando la sensibilidad olfativa de un habitante de los mundos inferiores.
Algo espantó a los murciélagos más alejados. Momentos después, el sonido de la
perturbación se acercó más. Los roedores, llenos de pánico, echaron a volar desde las
alturas, atravesando la guarida de Hode y saliendo al exterior.
Hode se incorporó, sabiendo que no era normal que los murciélagos salieran a volar a
la luz del día. Debían permanecer colgados, durmiendo, tal y como él mismo se disponía
a hacer. Aquello le preocupó. Estaba a punto de huir él también cuando escuchó el sonido
de una canción de sirena que le resultó repulsiva por su tono pero al mismo tiempo
atractiva por lo insólito de su melodía. Como cautivado en pleno sueño, Hode bajó de la
depresión de la pared y se abrió paso por entre las estalagmitas azuladas. El único paso
de la cámara al otro lado de la salida exterior se dirigía hacia abajo, formando un ángulo
pronunciado. Hode nunca había logrado encontrar la fortaleza necesaria para explorar las
regiones inferiores, pues sus aspiraciones se dirigían hacia arriba, y no hacia abajo. Pero
ahora se encontró caminando hacia aquellas profundidades, atraído hipnóticamente por
una música sardónica, demoníaca.
Un ráfaga de aire frío llegaba desde los niveles inferiores, cargada de un olor metálico
picante. A pesar de lo helado del aire, Hode sonrió tontamente y se sintió caliente por
estar en el vientre del monumento. El pasillo se hacía más inclinado y más estrecho. Dejó
atrás la luz de su hoguera. Y entonces, tan repentinamente que Hode se detuvo en seco,
el sonido que le atraía cesó por completo. Sacudió la cabeza, confundido y aturdido, y se
dio cuenta de que se encontraba sobre una especie de repisa que, por lo que podía
distinguir, podría ser un pozo sin fondo. Conmocionado por lo cerca que había estado de
la caída, y liberado de la música seductora, se volvió y huyó tambaleándose hacia su
cámara, ocultándose profundamente en la depresión donde se había preparado la cama.
Se enrolló, formando una bola y se sintió irracionalmente a salvo de todo mal.
Tenía muy poco que hacer cuando estaba despierto. Tras algunos días, descubrió un
método con el que entretenerse. Se dio cuenta de que si golpeaba una estalactita con la
amplia hoja de la espada de Sarx-unlo, ésta producía una reverberación musical. Tras
diversos experimentos, observó que cada aguja de piedra poseía un tono distintivo, como
si fueran campanas. Lleno de júbilo, Hode corrió alocadamente por la cámara, golpeando
cada estalactita que se encontraba a su alcance y saltando para alcanzar las más altas.
Así produjo una melodía sin armonía que acabó por convertirse en un rugido
ensordecedor. Los murciélagos huyeron de la cámara al tiempo que Hode iba de un lado
a otro golpeando las rocas de vez en cuando, sin permitir la desaparición de aquel tañido.
Todo el monumento montañoso reverberaba y aquella noche las gentes de Ausper se
despertaron asustadas por el terrible zumbido.
Cautivado por su juguetona travesura, Hode no se dio cuenta de que empezaban a
agrietarse las bases de algunas estalactitas grandes, debilitadas sus raíces a causa de la
vibración. Con una insospechada fortuna se cansó de aquel juego antes de que los trozos
de piedra cayeran sobre él.
Una vez que se hubieron apagado los ecos del estruendo, permaneció un sonido y la
alegría de Hode se vio rápidamente sustituida por una sensación de temor. Volvía a
escucharse la canción de sirena de pesadilla, tal y como había sucedido la primera noche
de su fertilidad. Y en esta ocasión escuchó los ecos no procedentes de profundidades
desconocidas, sino bastante cerca.
Debilitado por su reciente ejercicio, le resultó aún más difícil mantener la fuerza de
voluntad necesaria para desobecer la llamada que le impulsaba a internarse por el pasaje.
Llevándose las manos a los oídos, Hode se puso a cantar en voz alta para no escuchar la
llamada. Y, para no quedar nuevamente frustrada, la criatura surgió del pasaje. Hode no
pudo distinguirla bien desde su posición. Ansioso y temeroso, arrojó un montón de cactus
secos a la hoguera para no quedarse en la oscuridad, y después se metió en la imaginada
protección de su cama, entre la pared.
La canción se había convertido en un sonido gangoso. Hode se apartó las manos de
los oídos y trató de descubrir por el sonido dónde se hallaba el intruso. Lo mismo procedía
de un lugar oculto que de otro, y Hode no podía saber su lugar de procedencia por el eco
que producía. Captó extrañas visiones fugaces de una figura informe que se confundía
con las sombras. Esperó, escuchando y observando, escondido en su depresión,
temeroso, sin estar seguro de ver nada, apretado contra su cama, deseando convertirse
en un ser invisible. Y entonces, de repente, el cubo que había colocado bajo una
estalactita para recoger agua de beber cayó o fue arrojado con un chasquido y un
chisporroteo, y el fuego se apagó. La caverna se encontró repentinamente inmersa en la
más profunda oscuridad. Hode aún se adentró más en el hueco donde estaba su cama.
El sonido estaba terriblemente cerca: inmediatamente debajo del borde de su cama.
Hode gimió, esforzándose inmediatamente por guardar silencio, preguntándose por qué
habría arrojado la espada de Sarx-unlo cuando se tapó los oídos. Sin defensa alguna,
como un estúpido, se dio cuenta de que el demonio había subido al lugar que había
creído inviolable. Le escuchó husmear como un cerdo, con la nariz a ras de suelo; cerca,
cada vez más cerca, hasta que un apéndice húmedo y frío tocó su pierna. ¡Y se agarró a
él!
Gritó, forcejeó, pateó, se defendió, rogó, pero todas aquellas acciones terminaron por
transformarse en un pánico gimoteante. Una masa gelatinosa se abalanzó sobre él,
indiferente a sus golpes, apagando su defensa del mismo modo que el agua había
apagado el fuego. Y entonces sintió algo esperado y agradable: unas suaves y rítmicas
constricciones en sus genitales. Volvió a escucharse la extraña y dulce canción de sirena,
con un tono más alto y excitado, que ahora penetraba en su mente, arrullándole
emocionalmente, agotándole físicamente, dejándole finalmente para que se retorciera él
solo, anhelando el regreso de aquel éxtasis, pero sabiendo de algún modo que el
demonio había tomado de él lo que deseaba y que nunca regresaría.
Permaneció allí inmóvil durante dos días, como alguien que ha perdido a su amada y
ha visto desaparecida su pasión. Ni siquiera se levantó para encender fuego o para beber,
ni cazó murciélagos para comer. Su delgada estructura se hizo aún más esquelética. Con
el pelo largo y alborotado, las ropas destrozadas, parecía un ser demoníaco tumbado en
la depresión de la pared de una caverna. Finalmente, fue encontrando ánimos surgidos
desde las profundidades de su apatía, allí donde había sido abandonado por el exigente
organismo ectoplásmico. Con las piernas tambaleantes, se levantó para encender el
fuego. Puso en él toda la leña de que disponía y hasta quemó la caja que tenía, con el
propósito de alejar todos sus temores y desembarazarse de aquellas frías emociones de
sú-cubo.
A medida que el fuego adquiría fuerza, Hode inclinó la cabeza bajo una estalactita para
tragar unas pocas gotas de líquido amargo. Así, su cabeza se giró, esperando
pacientemente la caída de la gota siguiente, observando inexpresivamente el humo que
se colaba por entre las formaciones rocosas. Cuando la hoguera ya era grande, pudo ver
débilmente las zonas más altas de la cámara. Observó entonces la existencia de una
fisura negra y estrecha por la que se escapaba el humo y una sucesión lógica de
pensamientos atravesó su mente aturdida, hasta que se escuchó a sí mismo decir en voz
alta:
—Si no se puede escalar esta montaña desde el exterior, ¡la ruta hacia High Place
tiene que estar en el interior de esta gran roca!
Cierto, cierto, razonó, conmocionado por una absurda sensación de felicidad: sólo
necesitaba subir hasta aquella fisura y seguir el mismo camino que seguía el humo.
En aquella idea había un problema evidente, pues él no era humo. ¿Qué clase de
criatura podría escalar las grandes paredes, o subir por las estalactitas cónicas, o caminar
cabeza abajo por el techo? No serviría de nada caer en los pozos que conducían a
cavernas aún más profundas, pero ¿acaso podría un cuerpo caer hacia arriba, hacia los
niveles más altos?
Distraído por todos estos pensamientos no se dio cuenta de una perturbación que se
produjo en la entrada de la caverna. Sólo tomó conciencia de que no estaba solo cuando
escuchó que alguien gritaba su nombre:
—¡Hode!
Miró por entre las rocas hacia el lugar donde se encontraba su padre. Llevaba una
parpadeante antorcha que arrojaba sombras que se oponían a las producidas por su
hoguera.
—¡Por todos los dioses, sabía que tenías que estar vivo! —exclamó el padre,
avanzando hacia él con un brazo abierto.
Hode retrocedió tambaleante, con los ojos muy abiertos y llenos de una expresión que
podría haber sido de temor o desesperación. ¡Su cueva secreta había sido descubierta!
Fue un momento muy triste, ser obligado a regresar adonde ya no sería dueño de sí
mismo, adonde todos le tratarían como un débil, y donde ya no estaría rodeado por
aquellas fabulosas paredes de piedra. Cayó sobre la estalagmita redondeada y se puso a
gritar una y otra vez:
—¡Déjame solo! ¡Déjame solo! ¡Déjame solo!
El preocupado padre se acercó más, temiendo que su vástago sufriera una enfermedad
mucho peor que cualquier otra: la locura. Por encima de la cabeza del intruso, una
estalactita, debilitada en sus raíces días antes, cuando Hode la golpeó para hacerla
resonar, empezó a soltarse ante los ecos producidos por los gritos repetidos del
muchacho.
El padre sólo tuvo tiempo de escuchar un crujido y mirar hacia arriba. Arrojó la antorcha
y trató en vano de detener la flecha que caía hacia él con ambas manos, pero ésta se le
clavó en el pecho. La alta y delgada estalactita empezó a ladearse de un lado a otro y
golpeó otras estalactitas con una fuerza atronadora. Estas se rompieron a su vez y
cayeron sobre otras que se rompieron también y arrastraron a otras muchas. Enormes
proyectiles caían alrededor de Hode, chocando contra las estalagmitas del suelo. Fue la
segunda noche que las gentes de Ausper despertaron con un sonido como de campanas,
y aún sintieron mucho más temor pues en, esta ocasión el ruido fue más fuerte. El
calamitoso estruendo resultó mucho más ruidoso de lo que Hode hubiera podido imaginar
conseguir con el golpe de una pequeña espada, y el rugido resultante le reventó los
tímpanos. Así, asistió a la catástrofe envuelto en el más extraño silencio. Unos dientes
enormes y silenciosos caían a su alrededor.
Todo duró escasos momentos y Hode salió milagrosamente ileso. La sangre que le
salía de los oídos indicaba las únicas heridas sufridas. Avanzó sobre el montón informe
de estalactitas y estalagmitas rotas, cuarteadas, destrozadas o dañadas de cualquier otra
forma. La caída de una gran formación rocosa había obturado la salida de la caverna,
pero eso no le preocupó a Hode. Se abrió paso hacia el lugar donde yacía su padre,
destrozado y empalado, y se sintió algo desilusionado al encontrarle muerto, sin
sufrimiento alguno. Pero la frustración no tardó en desaparecer porque elevó la mirada a
lo largo de aquella primera estalactita que había caído y vio que su extremo superior se
inclinaba hacia un corte parcialmente resquebrajado de pequeñas estalactitas que
formaban un grupo compacto. Y a la izquierda de éstas pudo distinguir el borde de la
oscura fisura.
Inspirado por su buena suerte, Hode ascendió el ángulo de la piedra alta, como una
sombra esbelta a la luz temblorosa de la hoguera que se iba apagando. Desde la parte
superior rota del cono invertido, alcanzó una de las estalactitas que formaban grupo y se
aupó hacia el techo, agarrándose a la piedra como un mono. Alcanzó así otra lanza que
se extendía hacia abajo, y a continuación otra, y así fue ascendiendo lentamente hacia la
estrecha resquebrajadura que conducía hacia arriba. Faltaba un trozo en la fisura y tuvo
que saltarlo, respirando apresuradamente a causa del esfuerzo. Permaneció allí sentado
durante un rato, oscilando las piernas desde las alturas. Recuperado el aliento, se apoyó
con los brazos en ambos lados de la grieta y comenzó a serpentear hacia arriba. Fue una
tarea difícil, pero la musculatura que le faltaba quedó compensada por una fuerza de
voluntad perversa. Se esforzó y gruñó durante media hora, avanzando con mucha
lentitud, tosiendo ante aquel aire enrarecido, sin el sentido del oído y sin luz que le guiara.
Toda su seguridad dependía únicamente de su sentido del tacto.
Cuando llegó a un nivel más alto, se arrastró por lo que ahora era un suelo nuevo,
respirando pesadamente e incapaz de levantarse durante largo rato.
Allí se desarrollaba un maravilloso y celestial jardín de hongos, que más bien parecían
estupendos moldes de color rojo y dorado, con cabezas de esporas de una brillantez aún
más deslumbrante. A pesar de su aspecto, Hode razonó que este jardín debió de
proporcionar frutos domésticos a los seres humanos o semihumanos que hubieran vivido
anteriormente en el castillo que esperaba arriba. Hambriento como estaba, partió la
cabeza brillante de un retorcido hongo y la mordió como si fuera un melón de origen
conocido. Su sabor era razonablemente bueno. Probó algunos otros. Los más secos, que
ya tenían esporas, no brillaban, y tenían sabor a madera. Pero los húmedos eran bocados
exquisitos que calmaban tanto la sed como el hambre. Supuso que las secas cabezas de
esporas serían un buen combustible si decidía encender un fuego.
Unos delicados insectos fosforescentes vivían entre las plantas nocturnas: eran
polinizadores quitinosos más brillantes que las gemas; unos pequeños gusanos
igualmente brillantes progresaban lentamente a lo largo de los tallos; y también había
unas grandes y exquisitamente frágiles mariposas con antenas en forma de plumas y ojos
de un color ámbar brillante. Igualmente distinguió tortugas con caparazones decorados
con puntos blancos. Hode supuso que aquellos reptiles de seis patas fueron, igual que los
hongos, la comida de una sociedad ahora desaparecida. No había rastro de los
murciélagos que habitaban los niveles inferiores, puesto que aquel espacio configuraba
una nueva ecología que antiguamente podía haber sido cultivada, pero que ahora crecía
independientemente de sus cuidadores.
Fortalecido por la ingestión de los hongos, Hode investigó más allá del pintoresco jardín
y pronto descubrió un túnel que ascendía en espiral. El corazón le dio un vuelco cuando lo
descubrió, pues llegó a la conclusión de que debía de conducir hacia High Place.
Sin embargo, no penetró inmediatamente en el túnel. Se sintió invadido por un temor
que no tenía nada que ver con lo fantástico de todo lo que le rodeaba. Allí estaba, en el
umbral de su objetivo, y ahora temía que, una vez alcanzado, ya no quedara ningún
propósito en su vida egoísta y miserable. ¿Qué encontraría allá arriba como no fueran
grandes y vacíos pasillos y escaleras de caracol que conducían a las habitaciones de las
torres? Por primera vez, reconoció que la posesión de un objeto nunca produce el mismo
éxtasis que la búsqueda; la realidad nunca es tan agradable como el sueño.
Fueron revelaciones terribles, más atemorizantes que cuando fue violado por el
demonio, peores que la lluvia de estalactitas. Porque este era un temor intangible que no
podía ser afrontado físicamente. Resultaba difícil superar una cosa que no podía verse ni
tocarse. No obstante, superó estas sensaciones y se lanzó hacia delante, hacia el túnel.
Giró y giró y subió y subió por el pasadizo hasta que llegó al último recodo, siendo
saludado entonces por una forma de luz que ya le resultaba extraña a su retina: la del sol.
Se protegió los ojos con la sombra del brazo y vio a un águila enorme remontar el vuelo,
saliendo de un nido construido de modo descuidado. El ave desapareció por una ventana
redonda.
Parpadeando y bizqueando con ojos acuosos, Hode miró hacia abajo desde High
Place, viendo todo el pueblo de casas tristes, un puñado de masas informes como dados
sobre la llanura reseca, entre las que se extendían unos campos miserables que parecían
menos verdes que el duro terreno que se extendía hasta el horizonte. Los saguaros se
elevaban abajo como centinelas erectos.
Hode decidió quedarse allí, en High Place, pues ahora no tenía ningún sitio adonde ir y
ningún lugar donde prefiriera estar mejor que allí. Se apartó de la ventana redonda e
inspeccionó el nido de águila construido sobre un estrado de obsidiana. En su interior
encontró tres aguiluchos sin plumas con los picos curvados abiertos, en petición de
alimento, que le miraban con unos feos ojos de color púrpura en unas cabezas de tamaño
desproporcionado. Aleteaban con sus diminutas alas todavía no desarrolladas del todo en
el nido. Hode no podía escuchar sus llamadas pero estaba seguro de su aspereza pues
percibía la vibración de sus gritos en su propio pecho.
Aquellos tres aguiluchos podrían convertirse algún día en magníficos cazadores y
voladores, pero ahora resultaban animales feos. Hode sintió una afinidad con ellos.
Extendió los dedos hacia los animales y éstos hicieron inofensivos esfuerzos por comer
los dedos. Por primera vez en su vida, Hode se echó a reír ante la alegría que le producía
un ser vivo. Serían capaces de tragarse un dedo entero, regurgitarlo por no tener buen
sabor, y elegir cuidadosamente otro para intentarlo de nuevo.
Sordo como estaba, con la sangre ya seca que le había salido por los oídos perforados,
Hode no escuchó el aleteo de unas grandes alas a su espalda. Únicamente percibió una
rápida brisa procedente de la ventana, a la que no prestó atención hasta que las garras
del águila hembra estuvieron en su nuca.
El ave se quejó ásperamente, al tiempo que Hode vociferaba por toda Ja estancia,
gimiendo y revolviéndose furiosamente contra el animal que no dejaba de graznar sin
soltarse de su nuca. A pesar del ruido, Hode se hallaba en una pesadilla de silencio. Ni
siquiera escuchó sus propios gritos cuando el gran animal inclinándose por encima de su
hombro le mutiló el ojo derecho con su enorme pico curvado. Se lo arrancó de raíz,
tragándoselo inmediatamente después de haberlo mantenido colgando del pico por un
instante.
El pico volvió a bajar en busca del otro ojo, pero Hode le agarró del cuello con ambas
manos y empezó a retorcérselo. El ave mantenía las garras firmemente sujetas a sus
hombros, batiendo las alas con violencia, hasta que logró elevar al esquelético Hode del
suelo. Ambos contendientes cayeron cuando el ave no logró hacer pasar el oxígeno por el
cuello retorcido. Aleteó un poco más, pero Hode mantuvo su férrea presión durante varias
horas hasta que hubieron pasado los últimos estertores de la muerte, hasta que él mismo
perdió el conocimiento para despertar mucho más tarde con la promesa de un desayuno
compuesto de carne de águila.
Entregó a los aguiluchos una parte de la carne. El resto la cocinó haciendo un fuego
con los hongos secos y leñosos, utilizando para ello un horno en forma de cuenco que
descubrió en una zona del castillo que antiguamente había sido una cocina.
Insensible al dolor, no se sintió agitado por la cuenca de su ojo mientras exploraba las
miríadas de agujas. Ninguna de ellas tenía interés alguno, excepto una. En la más alta de
las agujas encontró una cámara diminuta que contenía algo que él incluso temió mirar, y
mucho menos tocar. Bajó apresuradamente las incontables escaleras, tratando de borrar
de su mente lo que acababa de ver, y pasaron muchos años antes de que volviera a
aventurarse a seguir aquel mismo camino.
Lentamente, volvió a adaptarse a las costumbres diurnas. Descendía periódicamente a
los jardines repletos de hongos en busca de comida, compuesta tanto de carne de tortuga
como de verduras, y también capturaba insectos para alimentar a sus tres guardianes,
que pronto desarrollaron alas para volar. Los insectos, junto con las entrañas y los restos
de las tortugas fueron suficientes para mantener fuertes a los aguiluchos y permitirles
desarrollarse.
Durante los meses que siguieron el cuenco del ojo de Hode sanó por completo, hasta
el punto de que podría haberse creído que sólo había nacido con un ojo. Sus aves se
hicieron más grandes y pesadas. Las entrenó para que atacaran otros nidos de aves
situados en los farallones por debajo del castillo, incluyendo los nidos de otras águilas.
Hasta se atrevían a apoderarse de lagartos de la pradera y de algún ocasional roedor o
conejo. Toda la familia comía bien y de modo variado. Los tres guardianes se convirtieron
en ejemplares magníficos, siniestros a causa de su entrenamiento, mientras que sólo
Hode siguió siendo pequeño y feo.
Ocurrió que, por accidente, una de las águilas trajo a las alturas a una niña recién
nacida, que pataleó y lloró, destrozada y sangrienta. Hode, encantado con aquel festín
atroz, alabó al águila y dijo que ninguna carne le había parecido tan sabrosa como
aquella. Las otras dos águilas se sintieron celosas de la atención dedicada a la primera. Y
en los dos días siguientes cada una de ellas llegó al castillo con bebés recién nacidos,
sacados de sus cunas. Hode no prestó la menor atención al pánico que se desató en el
pueblo. De hecho, lo único que pensaba de Ausper era que en un pueblo tan pequeño
como aquel no debían de haber más de tres recién nacidos, por lo que no podría disfrutar
de una nueva comilona como aquella en mucho tiempo.
Pero las águilas no conocían límites en su deseo de complacer a su dueño. Dos de
ellas, actuando juntas, se las arreglaron para matar y mutilar a un joven de buenas
dimensiones, llevando su cuerpo al castillo. Hode se echó a reír y acarició
afectuosamente a los dos orgullosos animales. Aunque ya se había cansado de comer
carne humana con tanta regularidad, sentía un gran placer al observar los esfuerzos que
hacían las aves para lograr su aprobación. No cocinó aquel último cuerpo, sino que
permitió que las tres aves comieran de él todo cuanto quisieran y arrojó por la ventana los
restos, que cayeron al pie de los acantilados.
Un grupo de hombres, encolerizados por los ataques de las águilas llegaron al pie de
los acantilados, en donde aparecieron desparramados y brillantes los huesos procedentes
de los festines de Hode y de las aves. Aquellos hombres no eran muy inteligentes, pero
no se necesitaba gran inteligencia para llegar a la conclusión de que la mayoría de
aquellos huesos habían sido cocinados. Los hombres dirigieron sus miradas hacia
aquellas elevadas y retorcidas agujas, experimentando un nuevo temor. Sus temores
supersticiosos sobre High Place empezaban a convertirse en realidad; y ni siquiera existía
un camino mediante el que un hombre valiente pudiera alcanzar la cima de High Place
para enfrentarse a la inicua criatura que se había instalado allí, fuera lo que fuese.
Hode, a salvo de la gente, no se preocupó lo más mínimo. En cierta ocasión en que un
estúpido pueblerino intentó la escalada, Hode ni siquiera esperó a que se matara de una
caída, sino que envió a sus águilas para que le hicieran caer al fondo rocoso. Libre como
estaba de toda sujeción a la ley y a la necesidad de ganarse la vida, Hode no sentía
remordimientos por sus actos, ni temores de represalias.
Un día, el águila más grande y preferida de las tres aleteó ante la ventana débilmente,
con un ave de corral entre las garras y una flecha clavada en la pechuga. Por primera vez,
Hode experimentó algo del sufrimiento por el que ya habían pasado las gentes del pueblo.
Cuidó al ave, que gritó todo el tiempo, alabándola exageradamente por haberle traído un
ave de corral tan exquisita. El águila murió con su cabeza entre las mano de Hode.
Mientras caminaba por entre los salones del castillo, sintiéndose solitario, las otras dos
águilas devoraron a su hermana pues eran aves de rapiña que, después de todo, eran
incapaces de lamentarse.
Una tortuosa escalera condujo a Hode a la pequeña cámara donde ni siquiera él,
pequeño de estatura, podía mantenerse erecto. Este era el único lugar de sus dominios al
que nunca acudía, pues había espantosos caracteres rúnicos escritos sobre el arco de
entrada, y Hode, que no podía comprenderlos, temía el poder de la palabra escrita. Sentía
miedo ante aquella estancia, del mismo modo que hombres menos monstruosos temen a
los demonios y la oscuridad, pero sus temores se vieron superados ahora por una misión
de venganza.
En la torre más alta de High Place, en una estancia del tamaño de un armario y situado
sobre una mesa de ébano, había un extraño objeto cincelado en un rubí de un color
carmesí sangriento que formaba un solo bloque. Tenía la figura de un hueso, con una
serpiente enroscada a su alrededor, el signo universal utilizado en los tarros de veneno
que indicaba advertencia y prohibición y que, cuando se marcaba en los mapas, indicaba
a los viajeros aquellos lugares a los que no debían ir. Previamente, Hode había estado
muy poco dispuesto a tocar la talla. Aunque de una antigüedad olvidada, tenía la
sospecha de que aquel cetro antiguo era la fuente original de la serpiente como señal de
corrupción.
La mano temblorosa de Hode cogió el cetro prohibido y lo sostuvo cerca de su pecho,
esperando a ver si iba a ser mortal-mente golpeado al contacto con aquel objeto infame.
Al ver que aún seguía con vida contempló con su único ojo las rojas profundidades de la
talla. Inmerso en aquella situación encantada, vio civilizaciones arruinadas ahogadas en
sangre, armadas hundidas bajo mareas rojas, bosques primitivos devorados por enormes
llamas... y finalmente se vio a sí mismo en la ruina. Esta última visión no fue nada
imaginaria, sino sólo un reflejo: una gárgola de un solo ojo, con la cara llena de cicatrices
y dientes amarillentos y podridos surgiendo de encías en retroceso. Al contemplarse en el
pulido rubí, se preguntó si siempre había sido tan feo, o si las cavernas y aquel castillo y
su vida y su dieta salvajes le habían hecho de aquel modo. Había perdido todo sentido del
tiempo y ni siquiera sabía su propia edad, pero parecía imposible que fuera más viejo de
lo que le mostraba su imagen.
Sujetando su botín, descendió la escalera caminando como un viejo. Se sintió
incongruentemente anciano, pero trató de convencerse de que aún seguía siendo un
joven. Regresó a la ventana desde donde se divisaba Ausper, subió al portal redondo y
permaneció allí de pie bajo la luz del sol de la tarde. Comenzó entonces a pronunciar
atroces maldiciones, sosteniendo el cetro de hueso con la serpiente por encima de su
cabeza.
Allá abajo, un campesino escuchó un grito agudo y distante y levantó la cabeza de su
azadón. Observó una figura diminuta y frenética en una de las ventanas de las torres.
Dejó caer su herramienta y salió corriendo y gritando hacia el pueblo. La gente no tardó
en asomarse a las puertas, contemplando el espectáculo de algo semihumano que les
lanzaba maldiciones. El viento seco se aquietó de un modo nada natural, de modo que
cada imprecación llegó a sus oídos con toda su fuerza, como si la simple vista no fuera
suficientemente aterradora.
Una mujer ojerosa permaneció de pie en el umbral de su casa y creyó distinguir algo
familiar en la voz de aquella figura momificada. Comprendiendo de pronto, se llevó las
manos a la boca y se desmoronó, muerta allí mismo, sin que hubiera en la casa nadie que
pudiera ayudarla.
Después de aquello, Ausper sufrió plagas, langosta, sequías, tornados y tormentas de
polvo. El ganado de los campesinos sufrió todas las enfermedades imaginables. Los niños
nacían muertos. Durante los años que siguieron, todos aquellos que pudieron
abandonaron Ausper, llevándose consigo sus escasas pertenencias tiradas por bueyes.
Unos pocos cuyos bueyes habían muerto trataron de abandonar el pueblo a pie, pero
aquellas gentes desesperadas no tenían la menor posibilidad de sobrevivir en la reseca
llanura. Quienes no pudieron huir de Ausper se resignaron a experimentar un ocaso lento
y persistente.
Finalmente, los que se habían quedado murieron de sed, hambre, enfermedad o de un
trabajo duro e inútil, hasta que en Ausper sólo quedó una mujer, que deambuló por la
desierta comunidad enfundada en su túnica gris azotada por el viento, como una
pordiosera loca, con los ojos negros y hundidos observándolo todo llena de terror.
Inesperadamente, Hode descubrió que él mismo no estaba exento de sus malvadas
maldiciones. La misma enfermedad que exterminó todas las aves de corral de Ausper
mató también a las aves que anidaban en los acantilados. Cuando sus en otro tiempo
magníficas águilas se vieron reducidas a llevar una vida de buitres, picoteando los huesos
de las criaturas muertas por la enfermedad y la sequía, las aves de plumas desgastadas
se vieron abrumadas por la enfermedad y el contagio. Una de ellas cayó del cielo, en
espiral, estrellándose contra el suelo. La otra perdió el equilibrio desde la elevada posición
donde se encontraba, en el interior de las torres.
Pero durante todos aquellos años, Hode había perdido sus últimos vestigios de
humanidad. No se lamentó por aquella pérdida. Había olvidado hacía tiempo al pueblo
condenado, hasta el punto de que ni siquiera disfrutó de su venganza. Pues la venganza,
al fin y al cabo, también era una de aquellas emociones humanas de las que se había
desprendido completamente. En su sordera, nunca escuchó el rugir de los vientos
atraídos por sus maldiciones, y mucho menos los ruegos de los ahora desaparecidos
campesinos que habían llegado a pedirle misericordia y a celebrar sacrificios en la base
del precipicio.
Se pasó la mayor parte del tiempo en los laberintos de las cavernas situadas bajo High
Place, donde comía en los jardines fantasmagóricos y deambulaba por aquel dédalo de
pasadizos. Utilizaba su brillante rubí a modo de lámpara. Descubrió con bastante
frecuencia signos de la presencia de un intruso, que dejaba huellas limosas allí por donde
pasaba. Hode siguió aquellas huellas durante varios meses, caminando sobre puentes
naturales, a través de túneles bajos, a lo largo de repisas estrechas, pero nunca pudo
distinguir su presencia. Las huellas llegaban inevitablemente a lugares por los que él no
podía seguirlas, pues aquel ser podía arrastrarse como un caracol pared arriba o bajar a
los abismos.
A veces se sintió como si estuviera viéndose burlado por alguna clase de inteligencia,
pues las huellas limosas se complacían en retroceder, o en hacerle seguir el camino más
peligroso. Sabía que era imperativo encontrar a aquel intruso antes de que se convirtiera
en un intelecto superior al suyo y, en consecuencia, en un adversario terrible.
Evidentemente, aquel ser estaba creciendo pues a cada semana que transcurría dejaba
una huella algo más ancha, del mismo modo que aumentaban las secciones de hongos
devorados por su voraz apetito.
Así pues, Ausper se convirtió en un pueblo de fantasmas mientras Hode deambulaba
por las cavernas. A cada mes y a cada año que pasaban sintió que iba convirtiéndose en
un hombre prematuramente viejo. Llegó un momento en que se descorazonó ante aquella
búsqueda infructuosa y se sintió demasiado viejo para continuarla. Subió entonces de las
cavernas, apartó de un puntapié los huesos de su última águila y se reclinó contra el
borde de la ventana. Sentía su ojo pesado, las manos débiles, las piernas temblorosas. La
mano que descansaba sobre el alféizar se sacudió como paralizada, y después quedó sin
fuerza y soltó el cetro de rubí que sostenía. El cetro rodó al otro lado del borde. Hode no
pareció darse cuenta de nada. Suspiró, abatido por el cansancio de la vida.
No se dio cuenta del pueblo invadido por las zarzas, ni de su único habitante que
deambulaba de un lado a otro, aprovechándose de aquellos que ya no tenían necesidad
alguna.
La continuación de la vida se había convertido en un penoso trabajo. Y entonces pensó
en saltar en busca de la muerte. Pero se sintió demasiado cansado, incluso para subirse
al alféizar.
Su delgada estructura le parecía tan pesada que apenas podía sostenerse en pie. Se
dejó caer lentamente sobre el suelo, para sentarse, con la espalda apoyada en la pared.
Por el rabillo de su único ojo captó un movimiento en el túnel que conducía a las cuevas.
Supo que se trataba de aquella criatura elusiva que acudía a saborear su victoria. No
podía distinguirla con claridad a causa de las oscuras sombras, pero tenía la figura de un
hombre, aunque el bulto se tambaleaba como si la figura fuera únicamente tenue.
Incapaz de moverse, sin voluntad para ello, Hode observó fijamente la figura en la
oscuridad. Evidentemente, aquel ser esperaba la llegada de la noche para salir de su
escondite y devorar al pasivo e indiferente Hode. Y él ni siquiera era capaz de imaginar un
plan de batalla. Miró dentro de sí mismo y vio que estaba vacío y sin alma, como un
hombre a quien ya no le queda la menor traza de amor ni simpatía por los amigos o la
familia, como un recluso colérico y depravado, ahíto de murciélagos y hongos, devorador
de niños, como un loco sin emociones, e incluso como un amante de los demonios.
Ante este último pensamiento levantó la cabeza de golpe y dijo con voz ronca:
—¡Engendro del demonio!
Contempló aquella cosa que avanzaba, surgiendo de la oscuridad. Porque la oscuridad
había llegado. El medio hombre, medio demonio, avanzó hacia él, dejando tras de sí un
rastro limoso producido por el arrastre de lo que parecían pies. Era algo gelatinoso y
transparente. A la débil luz de las estrellas que entraba por las ventanas, Hode distinguió
en él órganos similares a los humanos: un corazón pulsante, un montón de amasijos por
intestinos, unos pulmones que se contraían y expandían. Su rostro era elástico y siempre
cambiante, pero hasta en su fealdad Hode distinguió cierta familiaridad.
No gritó, ni siquiera sintió el dolor, a excepción de una apagada palpitación que le
quemaba cuando aquella cosa semihumana rezumó sobre sus pies, ingiriendo su carne
directamente en su plasma y royendo los trozos con dientes pequeños y puntiagudos.
Hode lo observó, fascinado, insensible, a medida que trozos de su propia piel iban siendo
desgarrados y masticados y otras partes de su cuerpo se fundían como corroídas por el
ácido.
Mientras era devorado y digerido vivo, Hode dijo sus últimas palabras, dirigiéndose a la
monstruosidad que le envolvía poco a poco.
—Eres mi heredero —le dijo—. Tú eres el dueño de High Place.
Y a continuación murió, acompañado únicamente por el sonido del babeante festín que
era llevado por el viento, saliendo por las ventanas de High Place, hacia donde la gente
decía que ya no vivía nadie.
DANIEL EL PINTOR
Paul Ableman
Paul Ableman vive en Londres con su esposa y su hijo pequeño. Autor respetado, entre
sus novelas se incluyen Vacaciones, Escucho voces y Tornado. También ha escrito
ampliamente para el teatro y la televisión, siendo renombrado por su tratamiento
controvertido de temas no fantásticos: La boca, Anatomía de la desnudez y La rebelión
condenada.
A la edad de veinticinco años, Daniel West emprendió un negocio de muebles. La
empresa floreció y cinco años más tarde poseía una cadena de nueve tiendas. Pero
entonces, a la edad de treinta años, Daniel decidió bruscamente convertirse en un artista.
Vendió su negocio y su lujoso piso y se compró un estudio en Chelsea. Estaba en Mitre
Square, esa encantadora zona llena de hierba y arbustos, equidistante del río y del fragor
de King's Road. Era un piso grande, dotado de calefacción central y que incluía tres
habitaciones auxiliares y dos cuartos de baño. En cuanto se mudó al nuevo piso y lo hubo
decorado a su gusto, Daniel empezó a pintar. Pero los resultados fueron
descorazonadores. Cuando los amigos, tras haber inspeccionado algunos de los
productos de su paleta, le preguntaban por qué había cambiado el mundo de los negocios
por el del arte, él daba una contestación que pretendía ser graciosa:
—No puede uno perder toda una vida desgastándose en el sórdido comercio.
O bien contestaba:
—Probablemente, nunca sospechaste que yo era un hombre de sensibilidad refinada.
O decía algo igualmente superficial.
Pero lo cierto era que ni el mismo Daniel sabía realmente por qué había cambiado todo
su estilo de vida. Sin duda alguna, no era porque hubiera quedado desencantado con los
negocios. Al contrario, le gustaba todo lo relacionado con los negocios y especialmente
comprobar cómo iba aumentando su cuenta bancaria. Por otro lado, tampoco era porque
hubiera deseado ser pintor desde hacía mucho tiempo. Antes al contrario, nunca había
sentido hasta entonces el menor deseo de ser pintor. Sabía muy poco de arte y aunque
en ocasiones había acompañado a amigas suyas a visitar las galerías de arte, en realidad
no le gustaba mucho mirar los cuadros. Y, sin embargo, durante su trigésimo año de vida
el impulso de pintar se había hecho cada vez más fuerte, hasta que ya no pudo resistirse
a él.
Durante el transcurso de los cinco años siguientes Daniel pintó numerosos y malos
cuadros abstractos. Pintaba con estilo abstracto porque estaba de moda, antes que
porque expresara una necesidad interna. De vez en cuando, sobre todo en los primeros
años, exponía una selección de sus cuadros a uno u otro marchante de Londres, pero
ninguno de ellos mostró el menor interés por su obra. De hecho, algunos de ellos
comenzaron a insinuar tras un tiempo que no le haría ningún mal servicio al arte si
decidiera abandonar la paleta. Daniel vendió uno o dos cuadros a unos parientes leales,
pero, hablando en general, no puede decirse que tuviera éxito alguno en su nueva
carrera.
No obstante, no se sintió excesivamente deprimido.
Porque disfrutaba de su nuevo estilo de vida. Hizo una gran cantidad de nuevos y
divertidos amigos en Chelsea, y organizó muchas fiestas en su casa. A menudo había
mujeres jóvenes en su estudio y unas cuantas compartían su cama de vez en cuando. Por
otro lado, el acto de pintar le llenaba de una excitación extraña, hasta el punto de que casi
le dejaba sin respiración. Era como un tónico o una droga. Cada vez que empezaba un
cuadro nuevo experimentaba la convicción injustificable de ser un verdadero maestro. Se
sentía inspirado. Pero esta sensación bienhechora nunca lograba sobrevivir a la
terminación del cuadro. Cada vez que contemplaba su último y chapucero intento se
sentía invadido por algo parecido a la desesperación. Pero siempre recuperaba la
excitación en cuanto pensaba en comenzar un nuevo cuadro.
A Daniel se le terminó el dinero al cabo de cinco años. «Ahora», pensó, «ha llegado el
momento de dejarlo. Ya no me queda más dinero y, lo que es más importante, nunca he
tenido talento. He desperdiciado cinco años de mi vida. De modo que volveré al mundo de
los negocios.»
Pero sabía que no lo haría. Aún se sentía atrapado por su compulsión hacia la pintura.
En realidad, dicha compulsión era aún mayor si cabe. Casi en contra de su voluntad, se
dedicó a buscar un estudio nuevo y más barato y no tardó en encontrar uno en Clapham.
Era mucho más barato que el antiguo y calculó que, con los beneficios obtenidos de la
venta de su antiguo apartamento en Chelsea, podría sobrevivir otros cinco años. Pero
ésta era una perspectiva muy desalentadora, pues el nuevo estudio era muy deprimente.
Se trataba de un ático transformado situado en un viejo y descascarado edificio del siglo
dieciocho, enclavado en una calle lateral sombría. Muchas de las otras casas situadas en
la misma calle estaban abandonadas. El ático de Daniel estaba expuesto al aire y tenía
goteras y sus únicas comodidades eran un fregadero de piedra y un grifo de agua fría.
Daniel lo amuebló con muebles baratos e hizo todo lo que pudo para convertirlo en un
lugar habitable. Pero fue una renovación nada convincente. Sabía que había visto por
última vez a sus amigos de Chelsea. No estarían dispuestos a cruzar el río para compartir
con él una botella barata de vino tinto, teniendo en cuenta las húmedas y malsanas
condiciones en que vivía. El futuro tenía un aspecto sombrío. Pero ante el pensamiento de
iniciar una nueva pintura, su corazón volvió a latir apresuradamente y el viejo escalofrío
de expectativa le hizo temblar de nuevo. Planificó cuidadosamente el nuevo cuadro. Sus
progresos a ciegas le habían proporcionado ahora una cierta visión de cosas como la
proporción, el color y la armonía. Se pasó dos días haciendo los dibujos preliminares, así
como detallados programas estructurales y cromáticos. Tenía la sensación de que si esta
primera pintura realizada en su nuevo estudio lograba el éxito, podría enderezar toda su
carrera y lograría por fin convertirse en un artista. Finalmente, cogió la paleta y los
pinceles y empezó a trabajar.
Terminó el cuadro tres días después. Se pasó aquellos tres días trabajando casi sin
interrupción. Finalmente, retrocedió ante el cuadro y contempló su obra. Era algo muy
diferente a las cosas de aficionado que había producido en sus primeros tiempos. La
composición era bastante buena. Los colores eran vigorosos y las armonías sutiles. Pero
Daniel volvió a experimentar una sensación de desilusión aún más profunda. Porque el
cuadro no tenía vida. No decía nada. No comunicaba nada. Era un puro bosquejo de
delineante. Daniel lo contempló durante largo rato. Después, con aire ausente, cogió un
cuchillo de cocina y desgarró la tela. Depositó los restos en el cubo de la basura, fuera de
su casa. Y a continuación se dirigió al bar más próximo y se emborrachó a conciencia.
A la mañana siguiente se despertó con un comprensible y terrible dolor de cabeza.
Estaba tumbado de espaldas sobre el diván, y pronto se dio cuenta de que se hallaba
completamente vestido. Trató de recordar lo ocurrido la noche anterior. Recordaba haber
estado bebiendo solo en el bar, y eso era todo. No guardaba el menor recuerdo de haber
abandonado el establecimiento por su propio pie, haber caminado los cien metros que le
separaban de su casa y, presumiblemente, haberse tumbado en la cama. Nunca hasta
entonces había bebido lo suficiente como para inducir una amnesia alcohólica, y se sintió
un poco alarmado. Pero, aparte del dolor de cabeza, que ya remitía ligeramente, parecía
encontrarse razonablemente bien.
Al cabo de un rato se incorporó cautelosamente hasta quedar sentado, y entonces, casi
inmediatamente, lo vio. Era un cuadro que descansaba sobre su sillón. Aunque la primera
luz de la mañana era pobre y el sillón se hallaba a cierta distancia, se dio cuenta en
seguida que aquel no era uno de sus antiguos cuadros abstractos. Permaneció inmóvil un
rato, contemplándolo y después, lentamente, se levantó, cruzó el estudio y se situó
delante de la pintura. Tragó saliva y miró hacia la puerta. Pero no, no estaba cerrada con
llave. En realidad, casi nunca se preocupaba de correr el cerrojo. Eso debía explicarlo
todo. Se trataba de una broma. Alguien, quizás uno de sus antiguos compañeros de
Chelsea, había entrado allí durante la noche y había colocado su propio cuadro sobre el
sillón.
Era una pintura de estilo antiguo. Daniel no era experto en historia del arte, pero creyó
que debía de pertenecer a la cosecha de finales del siglo diecinueve. Mostraba un
paisaje, con unas cuantas vacas en un prado, algunos árboles y unas pocas casas de
campo. Estaba pintado con suaves tonos verdes, azules y marrones. Sin duda alguna, se
trataba de una obra competente, aunque, en opinión de Daniel, no resultara muy
interesante. No obstante, los colores eran delicados y vividos y, en lugar de tener cien
años, parecía como si hubiera sido pintado...
Daniel boqueó, se inclinó hacia delante y tocó el lienzo. Su dedo produjo una diminuta
mancha. Se miró el dedo y descubrió que había en él un rastro de pintura. Cogió el lienzo
y lo llevó adonde había más luz. No cabía la menor duda: estaba recién pintado. El
corazón empezó a latirle con fuerza. Volvió a dejar el cuadro sobre el sillón y miró a su
alrededor, buscando su paleta. No tardó en localizarla sobre la cocina de gas y, desde
luego, estaba cubierta de pinturas al óleo recién mezcladas. Daniel se miró las ropas que
llevaba puestas. No vio ninguna mancha, pero vio un trozo de trapo sucio que sobresalía
de un bolsillo del pantalón. Lo extrajo y lo examinó. Acababa de ser utilizado para limpiar
los pinceles y los tonos, al igual que los de la paleta, eran los mismos que aparecían en el
cuadro.
Daniel volvió a sentarse en el diván. La conclusión de todo aquello parecía inevitable.
Él mismo había pintado el cuadro. Una vez más, intentó recordar lo sucedido, pero no
pudo recordar nada después de haber estado bebiendo en el bar. Y, sin embargo, si las
pruebas significaban algo, debía de haber regresado al estudio y haberse pasado toda la
noche, o una gran parte de ella, pintando aquel cuadro con un estilo que nunca había
intentado hasta entonces, y con un grado de competencia que iba mucho más allá de todo
lo que pudieran sugerir sus esfuerzos anteriores.
Se levantó de nuevo y se aproximó al cuadro. ¿Qué representaba? ¿Alguna escena de
su juventud? ¿Mostraba la vecindad de la casa de campo de alguno de sus numerosos
parientes? ¿Se trataba de un paisaje familiar que había contemplado de niño durante
algunas vacaciones? Pero, por mucho que se esforzaba, no podía descubrir ninguna
familiaridad geográfica en la obra. Daniel se encontró temblando a causa de un miedo
indefinido pero irrefutable.
Al día siguiente llevó el cuadro a la Galería Deane, en Bond Street. Había recuperado
su compostura. Después de todo, aquel cuadro era suyo. Probablemente, representaba la
expresión de alguna trampa elaborada, pero estaba dispuesto a actuar como si fuera su
propia obra, a menos que se demostrara lo contrario. Y si lo había pintado, también podía
intentar venderlo. No sabía si existía un mercado para imitaciones victorianas, pero hasta
unas pocas libras le serían útiles.
Había decidido llevar la obra a la Galería Deane porque aquel establecimiento se había
especializado en paisajes ingleses de los siglos dieciocho y diecinueve. Había pasado a
menudo ante el establecimiento, de camino hacia otras galerías, y nunca se había
atrevido a entrar porque sus obras eran abstractas, al menos hasta entonces. La Galería
Deane era un establecimiento elegante y claramente próspero cuyas grandes vitrinas de
exposición daban a Bond Street, y Daniel dudaba de que se preocuparan mínimamente
por sus humildes esfuerzos, pero quizá pudieran dirigirle hacia alguna otra galería
interesada.
Le mostró el cuadro a un hombre joven que acudió a la llamada telefónica interna
hecha por la recepcionista. Y, ante su sorpresa, el joven examinó la obra atentamente y,
en lugar de sacudir la cabeza con un gesto negativo y una sonrisa de disculpa, le pidió
que esperara un momento hasta que el propio señor Deane estuviera desocupado.
Naturalmente, Daniel estuvo de acuerdo, y un cuarto de hora después se encontró en un
suntuoso despacho situado en el segundo piso, donde el señor Michael Deane, un
hombre de pelo gris y rostro rubicundo, de unos cincuenta años de edad, estudió su
pintura en silencio durante un rato.
—¿Cuánto? —preguntó finalmente el señor Deane, dirigiéndole una mirada penetrante.
La pregunta fue tan inesperada que Daniel se limitó a permanecer con la boca abierta
durante un momento. Después, se recuperó y contestó rápidamente:
—¿Cuánto estaría usted dispuesto a ofrecerme?
El señor Deane suspiró y sacudió la cabeza. Se dirigió hacia la ventana de su
despacho y miró al exterior. Al cabo de un rato, se volvió.
—No es usted el único, compréndalo —dijo con firmeza—. Puedo obtener todos los
cuadros que quiera de ese estilo.
Volvió a dirigirse hacia donde estaba el cuadro y lo estudió con atención. Sacudió la
cabeza de nuevo, pero en esta ocasión con una expresión que parecía de admiración.
—No obstante, admito que es usted bastante bueno. Bien, necesitará un tratamiento y
una firma, y un tipo de venta especial y todo lo demás... Podría darle quinientas libras.
Débilmente, Daniel escuchó su propia voz ronca preguntando:
—¿Cuánto ha dicho?
Deane habló con dureza.
—No olvide que corremos un riesgo... Está bien, setecientas cincuenta. Eso es lo
máximo que puedo pagarle.
Daniel no era ni estúpido ni ingenuo. Se dio cuenta, al tiempo que se aferraba a aquella
oferta principesca, que se pensaba realizar algo deshonesto. La galería se especializaba
en el paisaje inglés. Sin duda alguna, Deane iba a vender, o intentar vender su cuadro
como si fuera una obra genuina de aquel período. Pero eso ¿qué le importaba a él? Era la
primera vez que alguien le había hecho una oferta seria por algo pintado por él mismo, y
la cantidad ofrecida era suficiente para cortarle el aliento... o casi. Pero aún le quedó el
suficiente para balbucear:
—Lo acepto.
—Bien —ronroneó Deane—. Se trata de un mercado en auge. ¿Puede usted hacer
otros?
Daniel asintió con un débil gesto.
—Si son tan convincentes como éste —dijo Deane—, se los compraré. Al mismo
precio. Y ahora, le pagaré en efectivo. No quiero saber su nombre, dirección, ni nada de
usted. Cuando tenga más telas, llámeme por teléfono y acordaremos una cita. ¿Lo ha
comprendido?
Daniel asintió de nuevo. Deane se inclinó de repente hacia la pintura, abrió la boca en
un gesto de asombro y murmuró:
—¡Idiota!
—¿Qué ha dicho? —preguntó Daniel, desconcertado.
—Ha firmado usted. ¿Cómo demonios...? Oh, está bien, supongo que alguno de mis
especialistas podrá suprimir la firma. Pero, por el amor de Dios, no continúe firmándolos
en el futuro.
—Desde luego que no —dijo Daniel humildemente.
Diez minutos después salió de la Galería Deane con setecientas cincuenta libras en el
bolsillo y una sensación de júbilo en el corazón.
Pensó en llamar a una de sus antiguas amigas y llevarla a almorzar al Claridge o al
Ritz. Pero decidió no hacerlo. Su traje estaba arrugado. Ni siquiera aquellas setecientas
cincuenta libras le permitirían reanudar su antiguo estilo de vida. No, lo mejor que podía
hacer era pintar unos pocos cuadros más como aquel, y vender lo que ya comenzaba a
considerar como sus pinturas «victorianas» a Michael Deane, y ver más tarde la
posibilidad de regresar a la zona de Chelsea y a la vida que había llevado hasta entonces.
Se afanó con la paleta durante diez días. Pero sus esfuerzos fueron inútiles. No le salía
nada bien, ni las figuras, ni las perspectivas, ni los colores, y mucho menos los detalles.
Lo que surgía de su paleta eran una serie de lienzos emborronados, con figuras
distorsionadas, que más bien recordaban los intentos de un niño por representar la
naturaleza, vislumbrándola de un modo absurdo. Al décimo día, permaneció
contemplando durante un tiempo un nuevo lienzo, aún sin empezar.
Deseaba iniciar el trabajo y, sin embargo, se sentía aterrorizado al pensar en ello.
Sentía el poder y la inspiración, pero la razón le decía que no tardaría en estar
contemplando otro desastroso fracaso. Y entonces, de pronto, dijo en voz alta una sola
palabra:
—Bebida.
Había pintado su único cuadro «Victoriano» bueno estando borracho. Quizá fuera esa
la clave. Quizá necesitaba la relajación que le procuraba la bebida antes de poder hallar la
fuente de inspiración que, sin duda alguna, debía de estar allí. Dejó la paleta y abandonó
el estudio precipitadamente. Regresó diez minutos después con cinco botellas de vino. Se
pasó toda la tarde bebiendo y pintando, y el cuadro, que terminó al anochecer en un
estado de avanzada embriaguez, era mucho peor que los otros que había visto. Había
consumido dos botellas enteras de vino, y eso no le había servido de nada.
Se tumbó en la cama, pensando en el suicidio durante una hora. Su buen cuadro
«Victoriano» había sido sin duda alguna una anormalidad, un acto esporádico, algo que
ya nunca volvería a repetirse. Probablemente, había sido una copia inconsciente de algún
lienzo que había visto de niño y que había quedado indeleblemente impreso en su
subconsciente (había leído en alguna parte que tales cosas podían ocurrir). Nunca
lograría hacer otro cuadro igual. Se incorporó y cogió su cuchillo de cocina. Se dirigió al
cuadro y lo desgarró. A continuación, abrió otra botella de vino y se la bebió virtualmente
a toda la velocidad con que pudo tragar. Y después perdió el conocimiento.
A la mañana siguiente supo lo que encontraría, incluso antes de abrir los ojos. Las
circunstancias eran idénticas. Tenía un fuerte dolor de cabeza. Estaba completamente
vestido. Y no podía recordar nada de lo ocurrido tras haber abierto la última botella de
vino. Durante un tiempo ni siquiera se molestó en abrir los ojos. Simplemente meditó
sobre aquel extraño dilema. Al parecer, era capaz de pintar obras maestras hallándose en
un estado que normalmente le habría impedido incluso sostener un pincel, y mucho
menos pintar un cuadro. Podía producir sus pinturas «victorianas» en aquel estado y no
en otro. Pero aquel estado era peligroso. Daniel sabía que no podía inducirlo a diario, y ni
siquiera una vez a la semana, y confiar al mismo tiempo en disfrutar de una larga vida. Y
así, casi desapasionadamente, llegó a una conclusión. Lo haría una vez cada quince días.
Se emborracharía hasta quedar inconsciente y pintaría otro cuadro «Victoriano». Sería un
artista una sola vez cada quince días. Tras haber llegado a esta conclusión abrió los ojos,
se levantó, se dirigió hacia el caballete y contempló la nueva pintura. La escena era
comparable a la última. Mostraba un prado con algunos caballos, una residencia y una
corriente de agua. Estaba pintando con los mismos tonos azules, verdes y marrones, pero
en esta ocasión había trazas de carmesí y de amarillo. En su estilo, era un cuadro
maravilloso. Daniel miró hacia la esquina derecha inferior. Allí estaba su firma.
Pensativamente, cogió la paleta y un pincel y la borró cuidadosamente. Sonrió con tristeza
al pensar que la única parte de su trabajo que podía hacer conscientemente era eliminar
algo de lo hecho con anterioridad.
Aquella tarde, tras haber efectuado una provechosa visita a la Galería Deane, regresó
a Chelsea y empezó a buscar un nuevo estudio. Naturalmente, al principio intentó
recuperar el antiguo, pero éste ya no estaba disponible. Sin embargo, no tardó en
encontrar otro bastante cómodo y casi tan atractivo. Y al día siguiente se mudó.
Durante los tres años siguientes, Daniel fue un pintor «quincenal». El resto del tiempo
lo dedicaba simplemente a divertirse. El viejo grupo de amigos acudió de nuevo al
estudio. Tenía todas las mujeres que quería, y tanta compañía como deseara. Pero un
miércoles de cada dos, alejaba a todo el mundo del estudio, se cerraba con llave y se
emborrachaba hasta quedar insensible. A la mañana siguiente, un nuevo cuadro
«Victoriano» relucía sobre su caballete. Michael Deane ya le estaba pagando dos mil
libras en efectivo por cada cuadro. Daniel se había convertido en un joven rico, pero no se
sentía verdaderamente feliz. Sus juergas nocturnas no le ofrecían ningún sentido de
realización personal, y sus ventas clandestinas le impedían el reconocimiento público.
Tomó esporádicas resoluciones para abandonar la pintura y regresar al trabajo honesto
del hombre de negocios, pero la facilidad con que había logrado asegurarse una clase de
vida elegante le mantenía atado a su extraña rutina.
Una noche, la amiga momentánea de Daniel, una debutante llamada Jill, le invitó a
asistir a una fiesta. El anfitrión era, al parecer, un joven noble muy rico. Según le explicó
Jill poseía una gran mansión en Belgravia. Daniel acudía a muchas fiestas y se sentía
bastante aburrido en ellas. Pero, como siempre, no tenía nada mejor que hacer, de modo
que, la noche señalada, recogió a Jill en su Mercedes verde y ambos se dirigieron hacia
Belgravia.
En cuanto la pareja fue introducida en una gran sala donde los sirvientes se afanaban
con bandejas de canapés y bebidas, Daniel se detuvo de improviso, mortalmente pálido.
En la pared, frente a él, rodeado por un espléndido marco dorado e iluminado con una luz
individual, había un cuadro. Representaba a un ovejero seguido por su perro, bajando una
cuesta en dirección a un pueblo. En el fondo brillaba la luz del sol, por encima de una
colina. Como en un estado de trance, Daniel cruzó la sala y se plantó delante de la
pintura, contemplándola. Escuchó entonces una voz masculina cerca de su oreja. Se
volvió y se encontró con un hombre joven que le sonreía. Al no haber comprendido lo que
había dicho el joven, Daniel murmuró:
—¿Perdón?
El otro volvió a hablar.
—Le he preguntado simplemente si le gusta a usted Tomkins.
—¿Tomkins? —repitió Daniel sin comprender.
Vio a Jill, justo detrás del joven, haciéndole gestos muy significativos, y se dio cuenta
de que estaba hablando con lord Rainley, su anfitrión. El joven noble asintió con un gesto.
—Ha acudido usted aquí en línea recta. En la casa hay un par de cosas decentes, pero
esta es la obra maestra. Es un cuadro de Tomkins, como ya sabrá.
Daniel sacudió la cabeza con un gesto de disculpa.
—Pues me temo que no.
El otro frunció el ceño.
—Pero Jill acaba de decirme que es usted pintor. ¿Me está diciendo que nunca ha oído
hablar de Daniel Tomkins?
—Nunca.
—Oh, en ese caso..., ¿le apetece tomar una copa?
—Muy bien. Pero me interesa... ¿Quién es Daniel Tomkins?
—No es el momento de pronunciar una conferencia, muchacho.
—Cierto, pero... ¿no podría darme simplemente los datos básicos? Me siento...
terriblemente impresionado por esta pintura.
Lord Rainley echó un vistazo por la sala, como si buscara cumplir alguna otra
obligación social. Después sonrió con amabilidad.
—Venga, pasaremos un instante por la biblioteca.
Una vez sentados en la pequeña pero bien dotada biblioteca, lord Rainley le contó a
Daniel algo sobre Daniel Tomkins. Al parecer, se trataba de un pintor paisajista Victoriano
que, mientras vivió, disfrutó de poco éxito. Había vivido y trabajado en Londres hasta que
tuvo veintiocho años y la pobreza le obligó a emigrar. Se pasó los dos últimos años de su
vida en Beech Hill, en Kent. Y el trabajo que realizó allí era considerado ahora como lo
mejor de su producción.
—Y supongo que ahora es muy famoso, ¿no? —preguntó Daniel.
Lord Rainley hizo un gesto divertido.
—Dios santo, sí. Está considerado..., bueno, en mi opinión, es el mejor exponente de la
escuela del paisajismo inglés.
—¿Y fue pobre toda su vida?
—En efecto. Se dio a la bebida y prácticamente se suicidó en un mar de alcohol a los
treinta años.
Daniel experimentó un frío estremecimiento. Él también tenía treinta años cuando sintió
la compulsión irresistible de ponerse a pintar. Un instante después preguntó:
—¿Lo ha comprado en la Galería Deane? Es el tipo de pintura en el que suelen
especializarse.
—Sí, Deane lo encontró para mí.
Daniel no había dudado en cuanto a la procedencia del cuadro. Sabía algo que lord
Rainley ignoraba. Sabía que la pintura colgada en una pared de la casa de Belgravia no
había sido pintada por Daniel Tomkins en Beech Hill. Era, en realidad, una obra de Daniel
West, que vivía en Chelsea. La había pintado apenas unos pocos meses antes. Se la
había hecho envejecer artificialmente. Se le había dado una pátina como producida por el
tiempo y se le habían apagado ligeramente los colores, como si hubiera sido hecha con
barnices antiguos. También se le había pintado una firma débil, casi ilegible, pero que
desde luego no era la de Daniel West.
Sólo había un dato más importante que Daniel West deseaba conocer. Sonrió con
timidez.
—Algo así está fuera de mi alcance, seguro. Pero... ¿cuánto podría costar un cuadro
como ese?
Lord Rainley le miró con presunción.
—He pagado treinta y siete mil... lo que en realidad no es mucho para un cuadro de la
época de Beech Hill de Tomkins. Y ahora creo que debo regresar con mis invitados.
Venga conmigo y tome una copa.
Con aquella suma asombrosa resonando en su cabeza, Daniel siguió a su anfitrión
hacia el gran salón.
Al día siguiente, a las ocho de la mañana, Daniel avanzaba por la autopista de Brighton
a una velocidad constante de 120 kilómetros por hora. No había comprobado la situación
de Beech Hill en su mapa de carreteras. Lord Rainley había comentado que estaba en
Kent, y esa era toda la información de que disponía. Y, sin embargo, no lo dudó un
instante. En la última salida de la autopista, en Pease Pottage, tomó una carretera
secundaria y recorrió aproximadamente otros veinticinco kilómetros. Cuando finalmente
se encontró con una pequeña gema de parroquia inglesa antigua, supo con toda
seguridad, sin haber visto siquiera un cartel indicador, que se encontraba en Beech Hill.
Muchas de las casas de campo habían sido modernizadas. Ahora tenían garajes
adosados, antenas de televisión en los techos, y coches aparcados enfrente, pero lo
esencial del pueblo se mantenía igual. Era un pueblo bastante grande que tenía un
estanque con patos en una amplia zona verde. Poseía una tienda donde se vendía de
todo y que servía también de oficina de correos, pero no había ningún otro signo de
actividad comercial. Daniel, sin embargo, no dedicó ningún tiempo a visitar el pueblo. En
cuando descendió de su Mercedes, se encaminó hacia una calle lateral estrecha. Pronto
dejó el pueblo atrás y a poco más de medio kilómetro de distancia giró por un antiguo
camino convertido ahora en paseo público. Siguió aquel camino retorcido, contemplando
maravillosas vistas de bajos peñascos, prados y pequeños bosques durante otros tres
kilómetros y, tras saltar una alambrada de púas, se encontró en un prado inclinado. Allí se
detuvo y miró.
Por debajo de él había unas pocas casas de campo. En el prado situado al otro lado
observó tres o cuatro árboles antiguos de tamaño notable, y unas cuantas vacas que
pacían a su alrededor, sobre la hierba húmeda.
Daniel contempló aquel paisaje tranquilo durante largo rato. Ya lo conocía. En realidad,
lo había pintado. Era el lugar reflejado en su primer cuadro «Victoriano», y ahora sabía
que había sido ejecutado a la perfección según el estilo de un paisajista muerto hacía
tiempo, cuya existencia le había sido desconocida hasta el día anterior.
Daniel se volvió y regresó al camino. Lo siguió durante un rato y después lo abandonó,
internándose en un pequeño bosquecillo. Salió de entre los árboles y se detuvo de nuevo.
Ante él se hallaba el escenario de su segundo cuadro «Victoriano»: una residencia
construida sobre la ladera de una colina, una pequeña corriente de agua, e incluso había
unos cuantos caballos. Daniel lo observó todo, maravillado, al tiempo que iba cobrando
fuerza un temor que deseaba eliminar con urgencia.
Estuvo deambulando por el campo durante todo el resto del día, en los alrededores de
Beech Hill, contemplando paisajes que no había visto jamás, pero que había reproducido
fielmente en los lienzos en aquellas noches en que se emborrachaba hasta perder el
conocimiento. Regresó al pueblo hacia las seis de la tarde. Una vez más, y sin la menor
sombra de duda, recorrió una calle estrecha hasta que llegó a la última casa de la
izquierda. Llamó al timbre. Hubo un largo silencio y finalmente abrió la puerta una vieja de
pelo blanco, cuya respiración reumática había escuchado acercarse. Le miró
lánguidamente durante un rato, sin decir nada, y finalmente preguntó con un murmullo:
—¿Tomkins?
Daniel se limitó a asentir con un gesto. —Ya es usted el tercero este año —gruñó la
mujer—. Es duro. Nadie me paga por enseñarlo, ya sabe. En el consejo municipal no
hacen más que hablar de que tendrían que pagarme un salario, pero nunca sale nada en
claro.
Daniel sacó la cartera y tendió a la mujer un billete de diez libras. Los gruñidos de la
vieja cesaron.
—Es arriba —le informó—. Pero no hay mucho que ver. Suba usted primero, yo soy
demasiado lenta. Es la puerta de enfrente.
Daniel subió apresuradamente la escalera, hizo girar el picaporte de madera de la
habitación que daba frente a la escalera y entró en una pequeña habitación. En efecto,
había muy poco que ver, sólo una cama, una mesa y una silla, todo de madera. Pero él
sintió un escalofrío por todo el cuerpo, como si una suave descarga eléctrica lo recorriera
de cabo a rabo. Escuchó la voz de la vieja tras él.
—Vivió en esta habitación y murió en ella. Y eso es todo lo que queda. Ninguno de sus
cuadros. Sólo el que mi abuela hizo de él.
Al escuchar aquellas palabras, Daniel cruzó la habitación dirigiéndose hacia la mesa.
Abrió un cajón de un extremo y extrajo de su interior un pequeño cuadro enmarcado.
Escuchó una débil expresión de asombro tras él.
—¿Cómo sabía dónde estaba?
Daniel no contestó. La vieja dijo:
—Lo guardo ahí para protegerlo de la luz. Dicen que la luz es mala. Claro que mi
abuela no era una artista. Pero se parece a él. Los que entienden dicen que se parece
mucho.
Daniel contempló el rostro de la pintura. La vieja cruzó la estancia y miró por encima de
su brazo.
—Bueno, nunca... Se parece usted mucho a él.
—Un poco —replicó Daniel con suavidad—. Sólo un poco.
Pero no era cierto. No era simplemente un poco. La semejanza era innegable. El rostro
de Daniel West era algo más pesado que el representado en el retrato. Pero Daniel West
tenía ya casi cuarenta años. A los treinta había sido virtualmente el doble de Daniel
Tomkins.
Ya había anochecido cuando Daniel regresó a Londres. Mientras conducía, se repitió a
sí mismo: «¿Y eso es todo? Me parezco a él y me llamo igual? ¿Eso es todo?».
No dejaba de repetir aquellas palabras, como encantado. Eso le permitió pensar
demasiado profundamente en la telaraña de tiempo y ansias desplazadas en la que se
había visto atrapado. No quería reconocer que estaba cumpliendo de algún modo las
truncadas ambiciones de un artista muerto hacía tiempo. El siempre había sido un joven
racional, desdeñoso hacia lo sobrenatural, y ahora se negaba a reconocer abiertamente lo
que sabía en secreto desde hacía tiempo: él, Daniel West, únicamente proporcionaba la
energía física necesaria para pintar sus cuadros «Victorianos». Otro espíritu guiaba sus
pinceles.
Cuando Daniel llegó por fin a las iluminadas calles de las afueras de Londres, trató de
concentrarse en los atractivos encantos de su estudio de Chelsea. Tenía a varios amigos
en casa y sabía que, una vez que llegara a ella, habría comida, vino y risas, y no la clase
de ambiente en el que podían aparecer los fantasmas. Mañana mismo destruiría todo su
equipo de artista y a continuación trataría de reanudar su antigua carrera como hombre de
negocios. Y, mientras viviera, nunca pasaría a menos de treinta kilómetros de distancia de
aquel encantador pueblecito de Beech Hill, donde en un tiempo vivió un hombre cuyo
deseo de pintar había sido más fuerte que la propia tumba.
El tráfico era ligero y unos veinte minutos después aparcó frente a su estudio y bajó del
coche. Apenas había dado unos pasos cuando se detuvo, quedándose inmóvil. No estaba
en Chelsea. Sintió un escalofrío de pánico al tiempo que miraba a su alrededor y
contemplaba las fachadas desvencijadas de los edificios, a ambos lados de la calle. Su
coche, y no su voluntad, le había traído a Clapham, a su viejo y abandonado estudio. Se
volvió con la intención de dirigirse al Mercedes y marcharse rápidamente de allí. Pero se
detuvo y se giró de nuevo. Consciente de que estaba temblando violentamente, se
esforzó por ver a través de la débil luz de la calle, hacia la destartalada fachada de la
casa. Había en ella algo diferente. No era exactamente la misma que antes, cuando él
había ocupado su ático y pintado las obras póstumas de Daniel Tomkins. Pero ¿cuál era
la diferencia? Daniel sabía que tenía que descubrirlo. Luchando contra sus temores, abrió
la puerta de hierro y avanzó por el corto camino. La casa estaba a oscuras y,
evidentemente, abandonada. Pero la luz de la calle le proporcionaba la iluminación
suficiente para mostrar lo que Daniel andaba buscando. Y cuando se dio cuenta de lo que
era, todos sus temores se disolvieron maravillosamente. Comprendió que lo que estaba
viendo significaba para él un mensaje de despedida. Su tarea había terminado. Volvía a
ser libre. Lentamente, leyó las palabras escritas en mayúsculas sobre la placa que debían
de haber instalado recientemente sobre la puerta frontal los piadosos guardianes del
pasado histórico de Londres: «GRAN CONSEJO MUNICIPAL DE LONDRES — DANIEL
TOMKINS 1869-1899 -PINTOR — VIVIÓ AQUÍ».
LA CHICA QUE FUE AL BARRIO RICO
Rachel Pollack
Rachel Pollack es una escritora norteamericana afincada en Ámsterdam, donde escribe
y dirige una librería. Sus dos novelas se titulan Vanidad dorada y El país de los muertos, y
ha escrito igualmente libros sobre el Tarot. Su historia es un intento fascinante de crear
una forma moderna de cuento de hadas.
Había una vez una viuda que vivía con sus seis hijas en el barrio más pobre de la
ciudad. En el verano, las muchachas iban con los pies descalzos, y hasta en invierno se
tenían que pasar a menudo un par de zapatos de una a otra cuando tenían que salir a la
calle. A pesar de que la madre recibía cada mes un cheque del departamento de
bienestar social, nunca tenía suficiente, aun cuando todas ellas comían lo menos posible.
No habrían logrado sobrevivir si los supermercados no hubieran permitido que sus hijas
acudieran, al final de la jornada, ante las puertas de descarga de mercancías, para
recoger las verduras que se habían caído.
A veces, cuando ya no quedaba más dinero, la mujer le dejaba la pierna izquierda al
tendero como prenda de crédito. Cuando recibía el cheque, o cuando una de sus hijas
encontraba un poco de trabajo, recuperaba su pierna y podía caminar sin la muleta que su
hija mayor le había confeccionado con una tabla astillada. Un día, sin embargo, tras haber
pagado su cuenta, dio un traspiés. Cuando examinó su pierna descubrió que el tendero
había guardado tantas piernas y brazos juntos en su gran armario de metal que su pie
había quedado retorcido. Se sentó en la única silla que tenía y empezó a llorar, elevando
los brazos sobre la cabeza.
Al ver que su madre se sentía tan desgraciada, la hija más joven, llamada Rose, entró
en la habitación y le dijo:
—Por favor, no te preocupes. Iré al barrio rico. —Y como la madre seguía llorando,
añadió—: Y hablaré con el alcalde. Conseguiré que nos ayude.
La viuda le sonrió y acarició el pelo de su hija.
«No me cree», pensó Rose, «quizá no me deje marchar. Será mejor que me marche
sin que ella lo sepa». Y así, al día siguiente, cuando llegó el momento de acudir al
supermercado, Rose cogió los zapatos que compartía con sus hermanas y se los
escondió en el bolso de ir a la compra. No le gustaba hacerlo, pero necesitaría los
zapatos para recorrer el largo camino que la separaba del barrio rico. Además, quizás el
alcalde se negara a verla si acudía con los pies descalzos. Se dijo a sí misma que pronto
traería zapatos para todos. En el supermercado, llenó el bolso con siete rábanos que
habían caído del manojo, dos tiras de apio amarillento, y cuatro plátanos medio
ennegrecidos. «Bueno, será mejor que inicie mi viaje», pensó.
En cuanto abandonó el barrio pobre Rose vio a unos chicos que empujaban y se
burlaban de una vieja que trataba de cruzar la calle. «Qué cosa más despreciable», pensó
la joven, y confió en que los chicos del barrio rico no fueran iguales. Encontró un trozo de
tubería en la calle y los ahuyentó.
—Gracias —jadeó la vieja, que llevaba un vestido amarillo y tenía un pelo rubio y largo
sin peinar.
La anciana se sentó en medio de la calle, mientras los coches pasaban a ambos lados.
Rose le dijo:
—¿No deberíamos salir de la calzada? Podríamos sentarnos en la acera.
—No puedo —dijo la anciana—. Antes tengo que comer algo. ¿No tienes nada para
comer?
Rose metió la mano en el bolso para darle a la vieja un rábano. Un instante después
éste había desaparecido y la mujer extendió la mano pidiendo más. Rose le dio otro
rábano, y a continuación otro, hasta que la anciana se los hubo comido todos.
—Ahora podemos irnos —dijo y se puso inmediatamente de pie, arrastrando a Rose a
través de la calle.
Rose se dijo a sí misma que quizá no había necesitado aquel alimento. Miró el
pavimento plateado, y después los edificios que se elevaban muy altos por encima de su
cabeza y que hacían que la gente que estaba en las ventanas parecieran como muñecos.
—¿Es éste el barrio rico? —preguntó.
—De ninguna manera —contestó la mujer—. Tienes que recorrer un largo camino para
llegar al barrio de los ricos. —Rose pensó entonces que debía llevar mucho cuidado con
el resto de comida que aún le quedaba. La mujer añadió—: Pero si quieres llegar allí
puedo darte algo que te ayudará. —Introdujo los dedos por entre el pelo rubio
enmarañado y cuando los sacó sostenían una sucia moneda amarilla—. Esta ficha te
permitirá entrar y salir del metro cuando quieras.
Qué idea tan extraña, pensó Rose. ¿Cómo podía utilizarse una ficha más de una vez?
Y aunque pudiera, todo el mundo sabía que uno no necesita nada para salir del metro. No
obstante, se guardó la ficha en el bolso y se lo agradeció a la anciana.
Caminó durante todo el día, y al caer la noche se acurrucó bajo una escalera de
incendios, debajo de unos cartones. Tenía mucha hambre, pero pensó que sería mejor
ahorrar el apio y los plátanos para el día siguiente. Se quedó durmiendo, tratando de no
pensar en el cálido colchón que compartía con dos de sus hermanas.
A la mañana siguiente la despertó el ruido que hacía la gente que acudía a trabajar. Se
desperezó, pensando lo bonitas que podían ser las calles plateadas, pero lo mal que
servían como camas. Después se frotó el vientre y miró el apio. «Será mejor que empiece
a caminar antes», se dijo. Pero cuando lo hizo notó dolor en los pies porque los zapatos
de sus hermanas, demasiado grandes para ella, le habían levantado ampollas en la piel el
día anterior.
Quizá pudiera tomar el metro. Quizá la ficha que le había entregado la anciana le
sirviera al menos por una vez. Bajó la escalera de una estación de metro donde un
vigilante con pistola caminaba de un lado a otro, a veces dando palmadas y otras dando
patadas con los pies. Con toda la naturalidad que pudo, Rose se dirigió a la entrada y
colocó la ficha en la ranura. «Espero que no me dispare», pensó. Pero la hoja de madera
de la puerta se giró y ella pudo pasar.
Un momento después, cuando ya bajaba la escalera, escuchó un débil sonido metálico.
Se volvió y vio que la ficha rodaba sobre su canto por el pasillo y bajaba la escalera, hasta
que finalmente dio un salto y se metió dentro del bolso de la compra. Rose miró para ver
si el guardián sacaba el arma, pero estaba muy ocupado mirando fijamente hacia la
entrada.
Viajó por el metro durante todo el día, pero cada vez que trataba de leer los carteles no
podía distinguir lo que decían bajo las enormes señales negras trazadas sobre ellos. Rose
se preguntó si aquellas marcas formaban la magia que permitía que los trenes
funcionaran. A veces había oído decir a la gente que, si no fuera por la magia, el metro se
estropearía para siempre. Finalmente, decidió que ya debía de haber llegado al barrio
rico. Salió del vagón, medio esperando tener que utilizar de nuevo su ficha. Pero la puerta
de salida se abrió sin problemas y no tardó en encontrarse sobre un pavimento dorado,
con edificios que se elevaban tan altos que la gente asomada a sus ventanas parecían
aves que se movían en cuevas gigantescas.
Rose estaba a punto de preguntarle a alguien dónde estaba el despacho del alcalde,
cuando vio a un policía que llevaba una máscara dorada sobre el rostro y que golpeaba a
una anciana. Rose se ocultó bajo el umbral de una casa e hizo un ruido similar al de una
sirena, un truco que había aprendido en el barrio pobre. El policía se alejó corriendo
blandiendo su porra dorada.
—Gracias, gracias —le dijo la anciana, cuyo enmarañado pelo rojo le llegaba hasta los
tobillos—. Ahora tengo tanta hambre. ¿No podrías darme algo de comer?
Tratando de contener las lágrimas, Rose entregó a la mujer primero uno de los trozos
de apio y después el otro. A continuación preguntó:
—¿Es este el barrio rico?
—No, no, no —contestó la mujer echándose a reír—, pero si quieres llegar allí puedo
darte algo que te ayudará. —Se introdujo los dedos por entre el pelo y sacó de él una
pluma roja—. Si quieres alcanzar algo y no puedes, agita esta pluma.
Rose no pudo imaginar cómo una pluma puede ayudar a alguien a alcanzar algo, pero
no quería ser descortés, de modo que se la guardó en el bolso.
Como ya era de noche y Rose sabía que a veces las bandas recorren las calles en la
oscuridad, pensó que sería mejor encontrar un lugar donde dormir. Vio un montón de
cajas de madera frente a una tienda y se metió bajo ellas, pensando tristemente que sería
mucho mejor guardar los cuatro plátanos que le quedaban para el día siguiente.
A la mañana siguiente la despertó el sonido de las puertas de los coches que se abrían
y cerraban. Se desperezó dolorosa-mente. Las calles doradas le habían hecho daño en la
espalda, incluso más que las calles plateadas de la noche anterior. Echó un vistazo a sus
plátanos, ahora ya completamente negros, se incorporó y regresó de nuevo al metro.
Viajó todo el día por el metro, pasando ante escaparates donde se exponían ropas que
algún día se romperían, y ante muebles brillantes, y extrañas máquinas con hileras de
botones negros. El aire se hizo muy dulce, pero espeso, como si alguien hubiera rociado
los túneles con perfume. Finalmente, Rose decidió que ya no podía respirar y tenía que
salir de allí.
Salió a una calle hecha toda ella de diamantes, y con unos edificios tan altos que no
podía distinguir a nadie en las ventanas, únicamente fogonazos de colores. La gente que
caminaba lo hacía a varios centímetros por encima del suelo, mientras que los coches se
movían con tal suavidad sobre sus ruedas blancas que parecían nadadores flotando en
una piscina.
Rose estaba a punto de preguntar dónde estaba el despacho del alcalde cuando vio a
una anciana rodeada por unos perros muy bien cuidados, y unos gatos muy acicalados
que sus dueños ricos habían dejado sueltos para que retozaran por la calle. Rose silbó
tan alto que ni siquiera ella pudo oírlo, pero todos los animales se alejaron corriendo,
seguramente creyendo que sus dueños les habían llamado para la cena.
—Muchas gracias —dijo la mujer quitándose el polvo de su largo vestido negro.
Llevaba el pelo negro tan largo que lo arrastraba tras de sí por el suelo—. ¿Crees que
podrías darme algo de comer?
Mordiéndose los labios para no llorar, Rose le entregó los cuatro plátanos. La mujer se
echó a reír y dijo:
—Con uno tengo más que suficiente. Tú puedes comerte los otros.
Rose tuvo que hacer un gran esfuerzo para no comerse los tres plátanos de golpe. Y
se alegró de no haberlo hecho, porque cada uno de ellos tenía el gusto a un alimento
distinto, desde pollo hasta fresas. Levantó la mirada, extrañada.
—Y ahora—dijo la mujer—, supongo que querrás llegar al despacho del alcalde.
Con la boca abierta, Rose asintió con un gesto. La mujer le dijo que buscara una calle
tan brillante que tendría que protegerse los ojos para caminar por ella. Y a continuación
añadió:
—Si alguna vez encuentras el camino demasiado lleno de gente, sopla esto.
Se metió los dedos entre el pelo y sacó un silbato negro que tenía la forma de una
paloma.
—Gracias —dijo la chica, aunque no creía que la gente se apartara de la calle
simplemente por escuchar un silbato.
Una vez que la mujer se hubo marchado, Rose contempló la calle de diamantes. «Me
rompería la espalda si durmiera aquí», pensó. Y decidió buscar el despacho del alcalde
aquella misma noche. Deambuló por las calles, apartándose de vez en cuando de los
coches con las ventanillas oscurecidas, o de hileras de niños vestidos con dinero y que se
cogían de las manos al tiempo que corrían gritando por la calle.
En un punto, observó un gran brillo de luz y creyó haber encontrado la casa del alcalde,
pero cuando se acercó más sólo vio una calzada vacía en la que brillaban unos
deslumbrantes globos de luz sobre postes de platino, que iluminaban unas fuentes
gigantes que lanzaban un líquido dorado al aire. Rose sacudió la cabeza y siguió
caminando.
En varias ocasiones preguntó a la gente por la casa del alcalde, pero nadie pareció
escucharla ni verla. A medida que se acercaba la noche, Rose pensó que al menos el
barrio rico no sería demasiado frío; probablemente calentaban las calles. Pero en lugar de
aire caliente percibió un soplido frío procedente del detestable pavimento. Los habitantes
del barrio rico enfriaban las calles para poder utilizar los calefactores personales que
llevaban incorporados en sus ropas.
Por primera vez, Rose pensó en abandonar. Resultaba todo tan extraño, ¿cómo podía
haber imaginado que el alcalde se dignaría escucharla? Cuando estaba a punto de buscar
una entrada de metro, vio un destello de luz a unas pocas manzanas de distancia y
comenzó a caminar hacia él. Al llegar más cerca la luz se hizo tan brillante que
automáticamente se protegió los ojos con un brazo, descubriendo entonces que podía ver
tan bien como antes. Asustada ahora que había encontrado la casa del alcalde, se acercó
más a los edificios.
La luz procedía de una pequeña estrella que el personal del alcalde había capturado y
colocado en una jaula de plomo a gran altura sobre la calle. Se celebraba una fiesta, con
la gente ataviada con toda clase de vestidos. Algunos parecían aves con picos en lugar
de narices, y alas gigantescas y emplumadas que les salían de las espaldas; otros se
habían convertido en lagartos, con las cabezas cubiertas de grandes escamas. En medio,
sobre un gran sillón de piedra negra, estaba sentado el alcalde, con un aspecto muy
pequeño y llevando un vestido de piel blanca. Unas largas uñas curvadas se doblaban
como garfios sobre los extremos del sillón. A su alrededor, los consejeros flotaban en el
aire sobre cojines deslizantes.
Durante un rato, Rose permaneció pegada a la pared, temerosa de moverse.
Finalmente, se dijo a sí misma que si se quedaba allí podía morirse de hambre. Así que,
tratando de no tambalearse, se adelantó y dijo:
—Disculpe.
Nadie le prestó la menor atención. Y no era nada extraño. Suspendido de un
helicóptero un grupo musical tocaba unos cuernos y cajas muy peculiares.
—Disculpe —dijo Rose en voz más alta y finalmente lo gritó tal y como había aprendido
a gritar en el barrio pobre cuando los animales procedentes de fuera de la ciudad
atacaban a los niños.
Todo el mundo se detuvo. La música farfulló, los lagartos dejaron de tratar de arrebatar
a los pájaros, quienes a su vez dejaron de arrojar «huevos» enjoyados sobre las cabezas
de aquéllos. Dos policías echaron a correr. Unas máscaras como espejos suaves les
cubrían las cabezas, para que la gente rica sólo pudiera verse a sí misma. Cogieron a
Rose por los brazos, pero antes de que pudieran esposarla el alcalde rugió (su voz llegó a
través de un micrófono injertado en la lengua):
—¿Quién eres tú? ¿Qué quieres? ¿Has venido para unirte a la fiesta?
Todos se echaron a reír. Incluso en el barrio de los ricos se debían esperar años antes
de recibir una invitación a la fiesta del alcalde, y todos lo sabían.
—No, señor —contestó Rose—. He venido a pedir ayuda para el barrio pobre. Nadie
tiene dinero para comprar comida y la gente tiene que dejar sus piernas y brazos en la
tienda para conseguir algo. ¿Puede usted ayudarnos?
Las risas se convirtieron en un rugido. La gente gritaba cosas sobre cómo podía el
alcalde ayudar al barrio pobre. Alguien sugirió enlatar a la pordiosera y enviarla a su barrio
como cena de caridad. El alcalde levantó la mano y todo el mundo guardó silencio.
—Es posible que podamos ayudarte —dijo—. Pero antes tendrás que ser sometida a
prueba. ¿Estás dispuesta?
Confundida, Rose asintió. No sabía a qué se refería. Se preguntó si necesitaría una
tarjeta de beneficencia o cualquier otra identificación.
—Bien —dijo el alcalde—. Tenemos un pequeño problema aquí, y quizá puedas
ayudarnos a resolverlo.
Movió una mano y una imagen apareció en el aire, enfrente de Rose. Vio un estrecho
bastón de metal de unos treinta centímetros de longitud, con un mango negro en un
extremo y un mango blanco en el otro. El alcalde le dijo a Rose que el bastón simbolizaba
el poder que detentaba él mismo, pero que las brujas lo habían robado.
—¿Y por qué no envía a la policía para recuperarlo? —preguntó Rose.
Una vez más, el alcalde tuvo que levantar la mano para detener las risas. Le dijo a la
joven que las brujas se habían llevado el bastón a su embajada cerca de las Naciones
Unidas, donde la inmunidad diplomática impedía actuar a la policía local.
—¿Tengo que ir a la embajada de las brujas? —preguntó Rose—. Ni siquiera sé dónde
está. ¿Cómo la encontraré?
Pero el alcalde no le prestó atención. La música empezó a sonar de nuevo y los
pájaros y los lagartos volvieron a desafiarse entre sí.
Rose se alejaba caminando cuando una mujer pájaro se posó frente a ella.
—¿Quieres que te diga cómo llegar a la embajada de las brujas?
—Sí —contestó Rose—, por favor.
La mujer se inclinó a causa de las risas. Rose pensó que volvería a levantar el vuelo,
pero no, entre risas le dijo exactamente cómo encontrar a las brujas. Después se alejó
volando y batiendo las alas, riendo tan fuerte que tropezaba con los edificios cuando
intentaba volar alto.
Utilizando su ficha de metro, Rose llegó a la embajada en sólo unos pocos minutos. La
puerta de hierro era tan alta que ni siquiera podía alcanzar el timbre, de modo que rodeó
el edificio en busca de la entrada de servicio. Escuchó entonces unos gritos procedentes
de una ventana abierta. Avanzó ágatas cautelosamente.
Sin llevar nada sobre el cuerpo, excepto una especie de barro oleoso, las brujas
bailaban delante de una pequeña hoguera. Todo el edificio de la embajada olía a musgo
húmedo. Rose estaba a punto de alejarse cuando observó una mesa de madera cerca de
la ventana. Encima de ella estaba el bastón del alcalde.
Se disponía a incorporarse sobre el alféizar, coger el bastón y echar a correr cuando se
dio cuenta de unos pequeños hilos de alarma que corrían por la parte inferior de la
ventana abierta. Cuidadosamente, extendió la mano por entre los hilos, en dirección a la
mesa. Pero no llegaba. El bastón estaba unos quince centímetros fuera de su alcance.
Entonces recordó la imagen de la mujer vestida de rojo: «Si necesitas alcanzar algo y
no puedes, agita esta pluma». Aunque seguía sin comprender cómo podía ayudarle
aquello, sobre todo con algo tan pesado como el bastón, agitó la pluma en dirección a la
mesa.
La mujer del pelo rojo apareció por detrás de donde se encontraban las brujas, que de
todos modos no parecieron darse cuenta de su presencia.
—Soy el Viento del Este —dijo, y Rose vio que su debilidad había desaparecido por
completo y que su rostro brillaba tanto como el pelo que ondulaba tras ella—. Porque me
ayudaste y me diste tu comida cuando tenías tan poco, te daré lo que deseas.
Sopló sobre la mesa y un remolino de viento transportó el bastón por encima de los
hilos hasta las manos de Rose.
La chica echó a correr con toda la velocidad que había aprendido a alcanzar cuando
quería alejarse de problemas en el barrio pobre. Sin embargo, antes de haber podido
recorrer media manzana, el bastón gritó:
—¡Señoritas! Esta pequeña me está robando.
En un santiamén las brujas se lanzaron en su persecución, gritando y moviendo los
brazos al tiempo que corrían, dejando goterones de barro tras ellas. Pero Rose no tardó
en llegar al metro donde su ficha le permitió entrar, mientras que las brujas, que no tenían
dinero, y mucho menos fichas, no pudieron hacer otra cosa que permanecer al otro lado
de la puerta, lanzando gritos contra ella.
Rose no pudo sentarse, de tan excitada como se sentía. El metro traqueteaba de un
lado a otro, y sólo el estúpido lloriqueo del bastón en su bolso le permitió mantener el
equilibrio. Ya se imaginaba la cara que pondría su madre cuando regresara a casa en el
coche del alcalde, abarrotado tanto de dinero como de comida.
Rose se bajó del vagón, haciendo oscilar su bolso, en la parada de la casa del alcalde.
Y allí, alineadas a lo largo de la salida, estaban las brujas. Seguían moviendo sus
embarrados brazos y entonaban cánticos muy peculiares con voces agudas. El bastón
gritó:
—Señoritas, me han encontrado.
Rose miró por encima del hombro hacia la estación de metro. Podía echar a correr,
pero ¿y si la esperaban en el túnel? Y aún tenía que llegar a la casa del alcalde. De
repente, se acordó de la anciana que le dijo que la ficha le permitiría entrar y salir del
metro cuando quisiera. La cogió del bolso y la levantó.
La mujer vestida de amarillo apareció ante ella. —Soy el Viento del Sur —dijo—, y
porque me ayudaste te ayudaré ahora.
Sopló suavemente sobre Rose y un viento tan acariciante como una vieja cama
transportó a la joven por encima de las cabezas de las brujas, permitiéndole salir del
metro a la calle.
Echó a correr con todas sus fuerzas hacia la casa del alcalde. Pero en cuanto volvió la
esquina de la calle donde estaba la estrella capturada, se detuvo apretándose el bolso
contra el pecho. El alcalde la estaba esperando, envuelto de pies a cabeza con un cilindro
a prueba de balas, mientras que detrás de él, llenando toda la calle, había un gigantesco
escuadrón de policía. Sus cabezas, protegidas por espejos, reflejaban la luz de la estrella
hacia el cielo.
—Dame el bastón de las brujas —dijo el alcalde.
—¿De las brujas? Pero usted dijo...
—Eres una niña idiota. Ese bastón contiene la magia de las abuelas de las brujas.
Y a continuación empezó a desvariar, hablando de destrozar la casa de las brujas y de
obligarlas a trabajar en las estaciones subterráneas de energía eléctrica del barrio rico.
Rose trató de retroceder.
—Detenedla —ordenó el alcalde.
¿Qué le había dicho la anciana vestida de negro? «Si alguna vez encuentras la calzada
demasiado atestada de gente, sopla en esto.» Rose cogió el silbato en forma de paloma y
sopló tan fuerte como pudo. Apareció la mujer, con el pelo más amplio que todo el
escuadrón de policía.
—Soy el Viento del Norte —le dijo a la joven, y quizá podía haber dicho más cosas,
pero los policías avanzaban.
El Viento del Norte extendió los brazos y en lugar de un soplo de aire una enorme
bandada de palomas negras salió volando de su vestido para agarrar al alcalde y a todos
los policías. Batiendo ferozmente las alas, las palomas los transportaron directamente
sobre la pared que daba a la Sección Norte, donde fueron capturados por ladrones, y
nunca más volvió a saberse de ellos.
—Gracias —dijo Rose, pero la anciana ya se había marchado. Con un suspiro, Rose
sacó del bolso el bastón de las brujas—. Lo siento —se disculpó—. Sólo quería ayudar al
barrio pobre.
—¿Puedo irme a casa contigo? —preguntó el bastón con sarcasmo.
Pero antes de que la joven pudiera contestar, el bastón saltó de entre sus manos y se
marchó volando por el aire, de regreso a la embajada de las brujas.
Rose se encontró cojeando a lo largo de la orilla del río, preguntándose qué les diría a
su madre y a sus hermanas. «¿Por qué no ayudé al Viento del Oeste?», se preguntó.
«Quizá podía haber hecho algo por mí.»
Y entonces, una mujer toda vestida de plata apareció sobre las aguas. Su pelo
plateado le caía por la espalda hasta introducirse en el río.
—No necesito probarte para saber tu bondad —le dijo.
Sopló sobre el río y una enorme ola se levantó y mojó a la sorprendida joven.
Pero cuando Rose se sacudió el agua descubrió que cada gota se había convertido en
una joya. Había piedras rojas, azules, púrpuras, verdes, de todas las formas y colores,
zafiros en forma de mariposas, ópalos con rostros dormidos tallados en el centro, y todos
ellos cubrían los pies de Rose hasta los tobillos. Ella no se detuvo a mirarlos. Los recogió
a manos llenas, depositándolos en el bolso, y después en los zapatos. «De prisa», se dijo
a sí misma. Sabía que no importaba de cuántos policías podía desembarazarse, porque
siempre habría más. ¿Y acaso la gente rica no insistiría en que aquellas joyas les
pertenecían?
Llena de tantas joyas que apenas si podía correr, Rose se dirigió hacia la entrada del
metro. Sólo cuando llegó allí se dio cuenta de que las calles habían perdido su pavimento
de diamantes. A su alrededor, la gente rica se tambaleaba y caía sobre el desigual
cemento gris del suelo. Algunos de ellos habían empezado a gritar o a arrastrarse por el
suelo a cuatro patas, palpando el suelo como ciegos al borde de un precipicio. Una mujer
se había quitado todas las ropas, sus pieles, sedas y lazos y los esparcía sobre el suelo
para ocultar su fealdad.
Fascinada, Rose retrocedió un paso hacia la calle. Se preguntó qué le habría ocurrido a
la estrella aprisionada en su jaula por encima de la casa del alcalde. Pero entonces
recordó cómo su madre había dado un traspiés cuando el tendero le entregó un pie todo
retorcido. Echó a correr escalera abajo dispuesta a utilizar su ficha mágica por última vez.
Aunque el vagón del metro estaba atestado, Rose encontró un asiento en un rincón
donde pudo inclinarse sobre sus tesoros para ocultarlos a la vista de cualquier mirada
sospechosa. «¿Qué aspecto podrá tener un recaudador de impuestos?», se preguntó.
Cuando las ruedas oxidadas del tren chirriaron al tiempo que pasaban por el barrio
dorado y el plateado, Rose se preguntó si volvería a ver alguna vez a las ancianas.
Suspiró, henchida de felicidad. Eso ya no importaba. Ahora regresaba a casa, junto a su
madre y sus hermanas y todos sus amigos que vivían en el barrio pobre.
ESTRATEGIAS OBLICUAS
Maxim Jakubowski
La siguiente historia es una combinación ambigua de arquetipos de ciencia ficción,
fantasía y fantasías sexuales, todo ello de carácter apacible. Maxim Jakubowski, además
de compilar las antologías de Tierras de Nunca, es un editor londinense activo en muchos
campos: música (El libro del año del rock, El talento y la sabiduría del rock and roll, El
álbum del rock), ciencia ficción y fantasía (El libro completo de ciencia ficción y Listas de
fantasía, Veinte casas del zodiaco). Sus dos próximos proyectos son una Enciclopedia de
Fantasía (para Alien & Unwin) y una biografía del autor norteamericano Philip K. Dick. Es
aficionado a las imágenes femeninas.
Fue uno de aquellos veranos en que las mujeres fueron en top-less por las playas
extranjeras. El nunca había sido un «hombre lanzado», pero la idea de cientos e incluso
miles de senos al desnudo bajo el sol, de todas las formas y tamaños, le obsesionaba
como nada le había obsesionado hasta entonces.
Soñaría con todas las mujeres que nunca había tenido, con todas aquellas que había
adorado desde lejos, con aquellas cuyas manos había sostenido (¿tengo sudadas las
palmas de las manos?), poco antes de que ellas se negaran a tener mayor contacto con
él, con aquellas que vivían con otros hombres y que, sin saberlo, le habían roto el
corazón. Pensaría en ellas interminablemente mientras los días del verano transcurrían
persistentemente, como la piel de una serpiente, para no volver jamás.
Pero soñaría sobre todo con Agnetha Eklander, quien tres años antes le había
cambiado su billete de avión en una agencia de viajes de Kristiansand, Noruega. Se había
pasado por lo menos diez o quince minutos en su presencia, mientras ella comprobaba su
billete en la pantalla de la terminal de su computadora, y finalmente volvía a extenderlo. Y
se había pasado todo aquel tiempo observándola en lo que él consideraba su actitud más
seductora y varonil, con una especie de sonrisa suave que siempre estaba allí cuando ella
levantaba un instante la mirada de su mesa. Agnetha Eklander. Puede que ese ni siquiera
fuese su nombre. Quizás estaba sustituyendo a la verdadera Agnetha durante la hora del
almuerzo. Era una joven cautivadora, con el pelo rubio, ojos azules y pómulos altos. Con
toda honestidad, ni siquiera era tan bonita. Pero, como sucede con todas las mujeres que
captan la atención de uno, había algo especial, la curva de sus labios, la configuración de
su barbilla, la forma de su peinado hacia atrás, algo que atravesó sus entrañas como una
flecha.
Awopbopaloobopalopbamboom hizo que se le encogieran los músculos en el estómago
y supo al instante que ya nunca podría olvidar a Agnetha Eklander. Nunca. Ella hablaba
inglés con un acento curioso, pero él se sentía demasiado tímido para iniciar una
conversación que fuera más allá de las banalidades de los cálculos de un vuelo aéreo, las
tarifas y la presencia del malhumorado y viejo agente local de su compañía, que le
acompañaba en este viaje de negocios y que le intimidaba. Poco después de haber
abandonado la agencia de viajes para dirigirse a la fábrica de cerveza local, donde tenían
una cita para discutir la utilización de concentrados de lúpulo, él se anotó furtivamente su
nombre en su libreta de informes de ventas y se juró a sí mismo que algún día regresaría
a Kristiansand y la conocería.
Se marchó de Noruega al día siguiente y desde entonces ya nunca tuvo la oportunidad
de regresar.
Y hoy se hallaba sentado, fantaseando ávidamente con los pechos desnudos de
Agnetha Eklander. Se preguntaba cómo se pondrían bajo la exploración de sus dedos y
qué tonos rosados adquirirían sus pezones a medida que fueran endureciéndose
imperceptiblemente bajo la efímera caricia de un hombre. Los periódicos y las revistas de
moda de su esposa ensalzaban los placeres y virtudes del baño de sol en topless, y él se
imaginaba a su vez la textura de los granos de arena en una playa italiana o francesa,
deslizándose por el valle que separaba los bronceados senos de Agnetha al tiempo que
ella se incorporaba frente al mar, y la arena se deslizaba cuerpo abajo, hacia su sexo.
Jake cerró los ojos y suspiró.
Abajo, los niños volvían a pelearse. Al parecer, los niños siempre estaban peleándose.
El verano ya casi había pasado y, una vez más, echó de menos las lejanas playas de
los mil y un pezones. Sentía que todo andaba mal.
—Salgo un momento a comprar tabaco —le gritó a su esposa, saliendo de la casa en
dirección al coche.
—Pero si no fumas —replicó ella desde la ventana abierta de la cocina, creyendo que
aquella era otra de sus bromas.
—Volveré pronto —dijo él; y se marchó.
Tres días y medio después llegó a Rainbow Alley, y encontró una habitación en el hotel
Newsky Prospekt. Estaban al final de la época de vacaciones, y los turistas, la mayoría
familias alemanas con pesados coches Mercedes y Opel, empezaban a abandonar el
lugar en grupos. El mar se iba volviendo gris y hasta el sol parecía extrañamente vacilante
cuando hacía su aparición a primeras horas de la mañana.
—Somos el único establecimiento que permanece abierto todo el año —le dijo la
recepcionista a Jake cuando firmó en el registro—. Muchas personas como usted
disfrutan de los días fuera de temporada. Entonces hay menos gente. Serán cincuenta
dólares por adelantado, señor.
Jake le entregó su tarjeta de la American Express.
—Que pase un feliz día.
En la playa, las pocas mujeres jóvenes que llevaban bikinis, también llevaban puesta la
parte superior.
A medida que el otoño fue avanzando, acortándose los días y la cercana playa se fue
quedando desierta de turistas, Jake fue conociendo gradualmente a los otros huéspedes
del hotel.
—Me quedaré un tiempo indeterminado —dijo Hugo en el bar débilmente iluminado.
—Y yo me marcho a casa mañana—reveló su amiga Ingrid, morena y rolliza, con una
sonrisa enigmática al tiempo que miraba hacia Hugo, quizá buscando alguna clase de
reacción.
Pero éste permaneció impasible.
—Y él es el barman —siguió diciendo Ingrid, señalando al hombre enjuto encorvado
tras el mostrador.
—En efecto, soy el barman. No necesita darme ningún otro nombre. Simplemente,
llámeme «barman», y le serviré una bebida. Cualquier bebida —dijo, guiñándole un ojo a
Jake, maliciosamente.
Lo que extrañó a Jake, que nunca probaba el alcohol.
—Como ella se va a la ciudad, ¿qué le parece si comparte una habitación conmigo? —
sugirió Hugo—. Sería más barato para ambos, sobre todo si piensa usted quedarse
durante el invierno.
—No es una mala idea —replicó Jake—. Si a usted le parece bien.
—Claro. Y yo no ronco por la noche.
—Eso se lo puedo asegurar yo —comentó Ingrid, ordenando otra ronda de bebidas.
—Y podemos jugar al Juego de la Espera —añadió Hugo—. Puede ser muy divertido.
—Parece estupendo —asintió Jake—. Nunca lo he practicado antes. Pero he oído
hablar mucho de él.
Tranquilas noches de invierno. Allá fuera, sobre las colinas que dominaban la costa, los
perros ladraban por la noche, y las taciturnas lechuzas cantaban rítmicamente canciones
de infortunio. Y fuera de aquel mundo todo era un concierto de rock. Cuando llueve, la
playa cambia de color.
Tras las limpias y geométricas cortinas extendidas sobre la ventana que daba al mar,
permanecían sentados durante horas observando la sinuosa carretera espiral que bajaba
hacia la orilla. En silencio, imaginando quizá los sonidos remotos del exterior, donde olas
gigantescas rompen majestuosamente contra la exuberante barrera de la costa.
En los viejos tiempos, cuando los duros piratas surcaban los mares, los expertos
cartógrafos habían dado a la península el nombre de «Cabo Desolación». Y era cieno, la
silueta de la costa, vista desde el mar, aparecía sombría y sin rasgos distintivos, y no
ofrecía invitación alguna a las mentes errantes.
Esperaron.
Las sombras movedizas del horizonte marino, las aves que giraban, volando alrededor
de los postes de telégrafo, configurando una especie de danza de tango, el cielo vacío, el
paisaje. A veces, Jake tenía la sensación de que habían quedado de algún modo
absorbidos en el paisaje, como sensibles micropuntos arrojados al azar dentro de la
pintura impresionista de algún divino artista aficionado que, como medida de precaución,
había dejado su obra inacabada.
Al otro lado del hotel, en otra habitación que daba a la bahía, también esperaban Ingrid
y el barman. El brillo de la luz de la punta de un cigarrillo a medida que la oscuridad se
convierte en noche y el océano se queda medio dormido. Por encima de Rainbow Alley, el
espejo del tiempo controla los destinos.
Así era como Jake y Hugo lo llamaban: el espejo del tiempo. En realidad, no se trata de
un espejo, puesto que no se puede ver nada en él. Visto a través de sus binoculares es
simplemente un trozo anónimo de cielo, un poco nebuloso, brumoso y calinoso. Justo
ahora, el principio del juego consiste en imaginar que puede haber un agujero en el
tiempo o en el espacio, un desgarrón en el continuum espacio-tiempo, como en una
historia de ciencia ficción llena de viejos clichés. Un día, quizá muy pronto, alguien o algo
puede aparecer a través del hueco, cayendo sobre el mar que se extiende abajo. Un bote
destrozado, una rueda de bicicleta, el fantasma de Amelia Earhart, Judge Cráter,
Ambrose Bierce o todo el complemento de María Celestial. Estupendas esperanzas.
En la otra habitación, el barman e Ingrid (quien, después de todo, ha decidido no
regresar a su ciudad..., ¿qué clase de vida hay detrás de una mesa de despacho?) han
concebido otro inteligente modelo de juego. Esperan inventar una expedición destinada a
explorar lo que hay al otro lado de la muerte. Lo que les fascina no es lo que exista más
allá, sino las complicaciones del viaje. ¿Suicidios ocurridos con una extraña
sincronización? ¿Últimos orgasmos compartidos para salvar el abismo entre el ahora y el
allí? Aún están buscando el método preciso.
Ante la ventana, Jake está perdido en sus ensoñaciones, mientras Hugo permanece
tumbado en la cama, completamente vestido, hojeando una revista. Echa de menos a su
esposa y a sus hijos, y ahora no puede comprender por qué razón se marchó tan
repentinamente. No ha tenido agallas para llamarles por teléfono, y ya han transcurrido
algunas semanas. A estas alturas ya habrán perdido la esperanza de encontrarle. No es
que no les ame, pero algo chasqueó en su interior, ¿acaso la buena-terrible sensación de
que sólo tenemos una vida que vivir? ¿Qué echa de menos en algo tan terriblemente
importante?
Jake piensa en Agnetha Eklander. Trata de imaginarse el olor de su cuerpo. El perfume
del sudor descendiendo en gotas por sus costados bajo el sol abrasador de una playa
exótica. El olor de su sexo antes y después de hacer el amor. La respiración con aliento a
ajo rodeándola mientras ella se dirige con los pechos desnudos hacia el cuarto de baño
para lavarse los dientes antes de unirse a él en la cama. El aroma de sus ropas esparcido
por las sillas y la alfombra de yute.
—¡Oh, mierda! —espeta de pronto, saliendo de su ensimismamiento y mirando su reloj.
Luna llena en el exterior sobre el mar que murmura en la noche. El reloj se ha parado. Se
vuelve hacia Hugo y pregunta—: ¿Qué hora es, Hugo?
—Sólo son las ocho y media. Aún es demasiado temprano para acostarse. ¿Quieres
que me haga cargo de la espera?
Hugo parece poseer una especie de reloj mental y nunca se equivoca por más de unos
pocos minutos. Siente algo con respecto a los relojes, y asegura que no se someterá a la
tiranía del tiempo. Eso le hace recordar a Jake a su hija mayor, que siempre odiaba ser
fotografiada. Al igual que las gentes primitivas, decía que las cámaras estaban dispuestas
para robar el alma.
Sonó el teléfono.
Era algo insólito. Nadie les había llamado nunca. Hugo se agitó en su sueño, pero no
abrió los ojos. Jake levantó el auricular.
—¿Diga?
—¿Oiga? ¿Oiga? Le llamo por el trabajo que anuncian en el periódico esta semana.
¿Sigue estando disponible?
—Siento desilusionarle, pero tiene que haber marcado un número equivocado.
—¿De veras?
—Me temo que sí Pero podemos seguir hablando si no le importa; tiene usted una voz
encantadora. Realmente sexual.
—Lo siento, pero ahora no tengo tiempo. Tengo que saber qué ocurre con ese trabajo.
Confío en no haberle despertado.
—No importa, he disfrutado hablando con usted, adiós.
Más tarde, Hugo le preguntó:
—¿Tenía de veras una voz bonita, o sólo se lo dijiste para mantenerla al teléfono?
Jake se echó a reír.
—No, esa mujer tenía una voz ligeramente ronca, como si las palabras le salieran del
pecho. Me produjo escalofríos de miedo.
El sonido de sus voces producía ecos en el hotel, ahora virtualmente vacío, a medida
que la noche continuó tras la interrupción. La ciudad residencial de Rainbow Alley
permanecía dormida, en espera de la estación veraniega, después del apagado ciclo
anticomercial del inevitable año.
En el rincón más oscuro de la habitación, Hugo sonrió con una mueca, como un gato
de Cheshire, con una barba de cuatro días. Era extraño que le hubiera preguntado
aquello, pensó Jake.
También fue extraño volver a escuchar aquella voz ronca tan característica. Supo en
seguida que era la de ella, podría haberlo jurado. Como si fuera una descarga eléctrica
que le atraviesa a uno todo el cuerpo después de haber deslizado la lengua húmeda
sobre una batería nueva, cargada. Extraño. Se había pasado horas interminables entre
las sábanas de algodón de su cama, haciéndole el amor en todas las posiciones eróticas
más imaginativas, hasta que todas las articulaciones de su cuerpo gimieron de placer.
Había observado, extasiado, cómo se elevaba en el aire el palpitante horizonte de sus
pálidos pezones, cómo el rostro de la mujer descendía lentamente hacia sus genitales,
rozándole el estómago con los senos y el pelo extendido sobre su pecho y, más tarde,
una vez que se hubo marchado, le resultó dolorosamente difícil recordar su rostro.
Sí, los pómulos altos y la complexión pálida, los fríos ojos verdeazulados, el
desafortunado grano bajo el labio inferior, sí, podía catalogar todos los detalles
individuales. La borrosa cicatriz de su frente, en el lugar donde empezaba a crecer el pelo,
el sutil cambio de color de sus pezones tras el húmedo paso de su lengua errante... Pero,
de algún modo, todos aquellos recuerdos ya no encajaban juntos para configurar la
imagen total de su rostro...
Y, sin embargo, estaba seguro de que no era ninguna proeza de su imaginación. Había
conocido a una mujer así. Era tal como este Juego de la Espera en aquel hotel anónimo
en Rainbow Alley, junto al mar. Demasiado bonito para no ser cierto. ¿Acaso tenía él la
culpa de no poder recordar siquiera su nombre?
Hugo estaba roncando.
Jake desvió su atención del oscuro paisaje del mar. Una vez más, trató de recordar,
frunciendo las cejas.
Acababan de hacer el amor y las uñas de ella aún se agarraban ferozmente a la piel de
su espalda, cuando ella dijo de pronto:
—No te olvides de mi nombre. Hazme lo que quieras, pero, por favor, no te olvides
nunca de mi nombre.
Sintió dolor al recordar aquella noche lejana. La había conocido en una fiesta.
Regresaron caminando al piso de él, cogidos de la mano, siguiendo la ribera del río que
cruzaba la ciudad.
¿Cómo se llamaba? ¿Cómo era su rostro, el de la mujer que también dijo: «Te amo»
en un posible momento de desesperación, y a la que él no había querido escuchar? Y,
convenientemente, un camión pesado había aparecido fuera de la manzana de casas,
transportando un cargamento de raíces de remolacha desde Hamburgo a las islas
Galápagos. Y quizá la escuchó realmente decirle: «Tienes los pies fríos, cariño», o bien:
«¿Por qué siempre estás comiendo chocolate, cariño?».
Ella se había marchado a las dos de la madrugada.
—¿Por qué no te quedas toda la noche? Afuera hace frío.
Ella le había contestado (eso lo recordaba él con claridad):
—No tengo tiempo. De veras. A primera hora de la mañana sale un hovercraft para
Rainbow Alley. Y allí hay alguien que me necesita más que tú.
Y ahora, en la cama vacía, él aún podía oler el penetrante aroma de su cuerpo
ausente. Ella se vistió apresuradamente, con movimientos ligeramente descoordinados. Él
le pidió:
—Quédate. Todo el mundo sabe que Rainbow Alley está al final del mundo.
Se dio cuenta entonces de lo poco que sabía de ella.
De lo poco que podía recordar.
Sin saberlo él, en el presente, en una habitación cercana con una geometría
estrictamente paralela y un mobiliario similar, Ingrid y el barman estaban sexualmente
ocupados, casi recreando aquellos tristes retazos de su pasado sentimental.
Una nube se interpuso ante la luna, oscureciéndola. Allí fuera el perímetro del espejo
del tiempo se estremeció violentamente cuando una brisa repentina sopló sin surgir de
ningún sitio en particular, y animó las corrientes del cielo en un movimiento circular. Jake
parpadeó. ¿Podía ser una ilusión óptica, como un oasis traicionero en un desierto cuando
los sentidos están embotados por la sed y la necesidad es urgente? Volvió a mirar de
soslayo, tratando de identificar algo allá lejos, en el mar. ¿Debía despenar a Hugo? Miró
una vez más, tras haberse frotado los ojos cansados. Extrañas figuras parecían estar
moviéndose por detrás de la nube, enmarcadas en el cielo como espectros
fantasmagóricos y evanescentes. Se apresuró a despertar a Hugo. Cuando regresaron
ambos al punto de observación ante la ventana, aquella nube anormal se había
desvanecido, y la luna había recuperado de nuevo su posición dominante. Todo volvía a
ser normal.
Hugo miró a Jake inquisitivamente.
Un timbre sonó abajo, en el vestíbulo del hotel.
Una nueva llegada.
Jake se estremeció. Sostuvo la mirada fija de Hugo y dijo:
—Socorro. Me siento como un prisionero en una historia de fantasía.
—Sólo es una coincidencia —le tranquilizó Hugo, regresando al calor de la cama y a
las sábanas arrugadas.
A la mañana siguiente Jake se despenó tarde. Hugo ya había bajado a desayunar, y le
dio una palmada cuando regresó a la habitación, sacándole de su estado de soñolencia.
Su primer pensamiento al escuchar el ruido de la puerta al cerrarse fue el hacerle salir de
un sueño recurrente en el que veía su vida como un mosaico de mujeres pasadas, futuras
e imaginadas. Pensó entonces que debía llamar inmediatamente a su casa, hablar con los
niños, asegurarles que no se trataba de nada personal, que llegaba un día en la vida de
uno en que se tenía que escapar a otro mundo, aunque sólo fuera temporalmente.
Mientras terminaba de despenarse a través de capas de conciencia, y se desembarazaba
de los últimos vestigios del sueño, se preguntó si su esposa estaría en bragas en el
momento de coger ansiosamente el auricular. La voz de Hugo desmoronó la irrealidad de
sus pensamientos.
—Es una mujer. Ha llegado esta noche.
—Oh —murmuró Jake.
—Procede de alguna parte de Escandinavia. No puedo pronunciar su nombre. Al
parecer, trabajaba en una agencia de viajes. Ha viajado toda la noche para llegar aquí.
Tiene un cuerpo hermoso.
El tampoco logró captar su nombre, su acento era demasiado espeso, y hablaba muy
rápidamente.
—En casa estaba comprometida con un hombre casado y nuestra relación empezaba a
ir mal, ya sabéis. En realidad, no fue por culpa mía, pero he tenido mala suerte, y las
cosas nunca me salen como debieran. Él era demasiado posesivo. Amenazaba con
asesinar a su esposa en un accidente de coche simulado y escapar conmigo. De modo
que yo fui la primera en escapar.
Una estrella de rock and roll, el cantante principal de un grupo de metal, la convirtió en
un simple pasatiempo. Ella se sintió desilusionada; había otras muchas jóvenes bonitas
en el camerino, pero la actuación de él en la cama fue perezosa y nada entusiasmante.
Estaba constantemente drogado con una sustancia ilegal u otra, y su conversación
postcoital demostró ser más interesante que su forma de hacer el amor. Le había
confesado cómo, dos años antes, en una gran ciudad de América del Sur donde el grupo
había tocado en la plaza de toros local, le habían presentado a una hermosa mujer de la
alta sociedad que demostró ser una verdadera bruja. Celosa del poder que, sin quererlo,
le proporcionaba su música sobre las grandes multitudes, le había robado en un momento
lo que, según ella, era su magia. Ella había muerto al día siguiente, de un disparo en el
ojo derecho efectuado por un esposo norteamericano celoso llamado McGuffin que la
había confundido con su esposa; al parecer, llevaba un vestido Karl Lagerfeld similar al de
la mujer adúltera (aunque sólo era una copia). Desde entonces, la estrella del rock había
perdido el cansina que atraía a las multitudes a las plazas de toros para asistir a sus
conciertos; sus discos ya no se vendían como antes, y se mofaba de las chicas jóvenes
con actitudes retorcidas y calculadas, y amansaba los locos ritmos aéreos hasta
convertirlos en una danza de fácil y natural abandono.
Mientras la mujer rubia contaba su historia, Jake trató de recordar los rasgos de
Agnetha Eklander, y ya no estuvo seguro de si se trataba de ella o no. La mujer llevaba
una camiseta propagandística, demasiado ancha a causa de los excesivos lavados, por lo
que la forma de su cuerpo seguía siendo un secreto.
Ella había seguido al cantante de rock, siguió contando, hasta el final de su gira de
despedida, y a continuación se unió a él en una granja en el campo, donde él intentaba
investigar los cantos antiguos, con la esperanza de descubrir una forma de volver a captar
la antigua magia, y de desembarazarse de su congoja, viniera ésta de donde viniera. Fue
entonces, siguió explicando, cuando oyó hablar por primera vez de los juegos del Newsky
Prospekt, y particularmente de la expedición al otro lado de la muerte. El cantante de rock
creía que su magia, como la de Eurídice, se hallaba atrapada al otro lado, cautiva de
algún conjuro malévolo. Mientras avanzaba en su investigación, la abandonó más y más,
y ella se pasaba la mayor parte de los días probándose las ropas del enorme
guardarropas del cantante, aparentando convertirse en otra persona.
Una noche se escuchó un ruido ensordecedor procedente del estudio del músico. Ella
bajó apresuradamente la escalera para investigar la causa de la conmoción, y descubrió
que él había desaparecido, se había desvanecido en el aire. La habitación estaba vacía, y
sólo había montones de libros esparcidos por todas partes, con las páginas abiertas y los
lomos rotos. No le pudo encontrar en ninguna otra parte de la casa.
Acosada por los periodistas que investigaban la misteriosa desaparición, la joven
escandinava había huido dejándose llevar por un presentimiento, y el recuerdo de sus
extrañas conversaciones con el músico la había inducido a seguir el camino hacia
Rainbow Alley. Al llegar, vio que la fachada del hotel era lo único que emergía de la
oscuridad que lo rodeaba, atrayéndola como un imán.
—Pero ¿cómo llegamos allí? —preguntó el barman, que había escuchado atentamente
la historia de la joven, suspirando tristemente de vez en cuando a medida que iba
progresando la narración de la historia—. Tu cantante encontró una solución. Morirse es
bastante fácil, pero ¿cómo sabremos que hemos llegado realmente al otro lado?
Podríamos cortarnos los cuellos y desaparecer en un olvido de luz blanca, y adiós para
siempre.
—Creo que yo sé la forma —dijo Hugo, sonriendo tranquilamente desde un rincón.
—Pero no estamos jugando a ese juego —protestó Jake débilmente—. El nuestro es el
Juego de la Espera. No podemos cambiar las reglas en pleno juego.
—Pues claro que podemos. De todos modos, ella ha llegado, está aquí, ¿no? —le
replicó su amigo, señalando a la joven rubia con pómulos salientes—, y el rock and roll
también ha venido para quedarse.
Jake se mostró de acuerdo, aunque de mala gana.
—La petite mort... La pequeña muerte —dijo Hugo con una expresión de inteligencia a
sus ahora silenciosos compañeros, que esperaban sus palabras con la respiración
contenida.
—Además —le reveló más tarde a Jake—, es una forma segura de acostarse con ella.
Esa mujer me intriga. Sé que estará perfectamente metida en el saco. Sin duda alguna le
proporciona a uno algo digno de mirar, ¿no te parece?
Jake tragó saliva ante los comentarios de Hugo. Durante uno o dos segundos todo lo
que pudo hacer fue esforzarse por no pegarle un puñetazo en la mandíbula. Pero Hugo
siguió sonriendo con aquella actitud ingenua que lo desarmaba todo. Evidentemente, no
comprendía aquello que Jake sentía como prepotencia en todo el asunto.
Jake se recuperó con rapidez y le dijo a Hugo:
—Es bastante. A mí también me gustaría hacerlo, ya sabes.
—Sí, pero tú eres demasiado romántico. Te gustaría ser un sensualista lleno de
experiencia, pero en el fondo de tu corazón, allí donde importa, sabes que sólo eres un
blandengue.
—No estoy de acuerdo con eso. En lo más mínimo.
—No podrías estarlo, ¿verdad?
Cuando Jake decidió finalmente llamar a su casa, su esposa cogió el auricular, pero lo
volvió a colgar inmediatamente en cuanto reconoció su voz.
—¡Maldición!
Él se complació tomando una bebida suave del bar. Los otros estaban en una de las
habitaciones de arriba, con dos camas dobles, enfrascados en no sé qué tipo de
experimentos sexuales. Pensó en su sueño sobre Agnetha Eklander y también en la rubia
empleada escandinava de agencia de viajes que disfrutaba allí arriba de las caricias de
Hugo, y del barman y quizá también de la rolliza y pequeña Ingrid, y se ruborizó
fuertemente cuando los excesos acumulados y sus sentidos revivieron en forma de
dedos, labios, cuerpos y extremidades iluminados por una dimensión extra de placer y
deseo. Se sentía celoso. No podía soportar el pensamiento de que otros exploraran la
intimidad de ella, guiaran sus movimientos, tocaran allí donde...
Cerró los ojos. Estaba a punto de echarse a llorar o de gritar en voz alta que aquello no
era justo, que él quería hacerla bajar a la atractiva playa y hacerle el amor, sin nadie
alrededor que pudiera burlarse de su aguda sensibilidad, de sus sentimientos.
Se incorporó.
Dudó un breve instante.
Después se abalanzó hacia el ascensor. Apretó el botón de llamada y éste se puso
rojo. Transcurrieron unos pocos minutos. Pensó que podía imaginar sus risas filtrándose
por el hueco del ascensor hasta donde él estaba. No, no podían ser ellos. Sólo se estaba
torturando a sí mismo. Y, sin embargo, el ascensor no llegaba. Se dirigió hacia la escalera
y empezó a subir los escalones de dos en dos. Un momento después se encontró arriba,
sin respiración, doliéndole todo el cuerpo por falta de buen estado físico.
Se encaminó hacia el pasillo débilmente iluminado, respirando con dificultad, tratando
de controlar la frenética angustia que le recorría el corazón. La puerta estaba abierta.
La habitación estaba vacía, tal y como medio había esperado de algún modo. Los
muebles aparecían desordenados, las sábanas de las dos camas arrugadas y
manchadas. Como un paisaje después de la batalla. Se habían ido. El loco esquema de
Hugo había tenido éxito de alguna forma. Sólo había quedado él.
En esta ocasión, Jake dejó correr las lágrimas, tanto de pena como de compasión.
El invierno fue transcurriendo.
Con la aproximación de la primavera, unos pocos turistas empezaron a hacer tímidas y
ocasionales incursiones a la playa. Una mañana Jake se dirigió a la orilla y siguió la línea
de la costa hasta que la silueta de los tejados y hoteles de Rainbow Alley disminuyó en la
distancia, detrás de él. Había una gran roca circular que parecía un objeto caído del
espacio exterior, justo en medio de la arena, al abrigo de los terrenos del interior por un
elevado acantilado de color gris. Jake se las arregló para subirse a lo más alto de la roca,
rompiéndose la mayor parte de las uñas y desgarrándose la piel de la rodilla izquierda.
Una vez allí, miró hacia el mar, hacia el ahora descuidado espejo del tiempo y murmuró
para sí mismo:
—Si sólo pudiera volar como un pájaro, entonces me escaparía a través del espejo.
La noche llegó de nuevo, siguiendo las leyes naturales del mundo físico, haciendo que
Jake se estremeciera de frío, mientras esperaba en su roca a que le crecieran las alas.
Allá, en el mundo de la muerte, Agnetha Eklander caminaba con los pechos al aire.
EL CHICO QUE SALTÓ LOS RÁPIDOS
Robert Holdstock
La novela de Robert Holdstock Bosque de Mithago ganó el premio anual a la mejor
historia británica de ciencia ficción y fantasía, y pronto formará parte de una novela del
mismo título esperada desde hace tiempo. Autor joven que vive en Hertfordshire,
Holdstock es un ex zoólogo que ya ha escrito varias novelas aclamadas por la crítica:
Necromancer, Viento de la tierra, Allí donde sopla el viento del tiempo, etcétera...
Un hombre tocado con un casco con cuernos había llegado desde el lejano oeste,
siguiendo los caminos de las sierras y las praderas, cruzando las corrientes y los ríos en
los lugares más cercanos, y no en los bajíos. Por el estado de sus ropas, estaba claro que
había viajado por los oscuros bosques donde gobernaban los belgas; por el olor que
hacía, los indicios de sal y mar, también estaba claro que había atravesado el amplio
océano que separaba las dos tierras. Su pelo le colgaba lacio y rojo como el fuego por
debajo de su extraño casco, un casco dotado de pequeños cuernos y relucientes
decorados. Cuando el sol brillaba con fuerza, el casco relucía como el oro, y a veces
como la plata. Otras veces, en cambio, relucía como el bronce. Pero allí no había hierro,
al menos que pudiera ver el joven Caylen.
A la comunidad forestal de Caswallon ya habían llegado las noticias de su presencia, y
ahora sólo Caylen y dos hombres seguían discretamente la pista del extranjero, a medida
que éste recorría la alta meseta, mirando a veces en la distancia, quizás en busca de
alguna señal de humo, o del mar. Caylen se movió a hurtadillas por entre la maleza,
deteniéndose ocasionalmente para observar al hombre del casco con cuernos, mientras
éste caminaba y pasaba ante él, en los claros. El muchacho nunca había visto a nadie
como este extranjero vestido con una capa negra; no caminaba como un guerrero;
tampoco lo hacía agachado y cauteloso, como un cazador. Caminaba recto, con la capa
ondeando tras él, llevando firmemente agarrado en su mano derecha un objeto estrecho,
envuelto en una piel. A veces llegaba a dar saltos en el aire, retorciéndose y girándose en
cuanto volvía a tocar el suelo, de modo que la capa se arremolinaba a su alrededor. En
estas ocasiones, su voz era un grito fuerte, un grito triunfante que producía un eco por
entre los bosques y las praderas herbosas, y que asustaba a las aves carroñeras que
anidaban en los fresnos.
Al anochecer, el hombre bajó de las alturas y siguió los caminos, tanto los trazados por
los hombres como por los animales, recorriendo el bosque hasta que se encontró con el
alto tótem de madera que se elevaba allí donde el río se bifurcaba. Aquel era el lugar
sagrado situado en el ápice de las corrientes.
Pocos minutos después había encontrado el poblado, aunque en el poblado ya hacía
tiempo que todo el mundo le esperaba.
Permaneció fuera de la pesada empalizada, fuera de la puerta abierta y contempló las
cabañas, bajas y redondas, los destartalados corrales de los animales, los perros atados,
histéricos de excitación y ladrando con fuerza, el grupo de mujeres que llevaban vestidos
verdes, los niños que formaban un excitado grupo en un corral, y que miraban a su vez al
extranjero a través de las paredes delgadas. También contempló la hilera de hombres
morenos que permanecieron de pie frente a él, con las lanzas y espadas cruzadas sobre
sus pechos. Las gallinas, patos y los cachorros corrían ruidosamente entre ellos,
perturbados en sus actitudes casquivanas por la tensión reinante en el ambiente.
El hombre dijo una palabra, que podría haber significado «comida». La dijo en voz alta,
y hubo algo en su voz que hizo evidente el dolor que debía de sentir su estómago vacío. A
continuación, añadió: «Ayuda», o una palabra que sonaba de modo parecido. Sus ojos
brillaron un momento cuando miró a la gente del poblado, y entonces se echó la capa
hacia atrás y sostuvo el largo y delgado paquete por encima de la cabeza.
—Ayuda —repitió, y bajó el objeto hasta sus labios, meciéndolo como podría haber
mecido a un niño—. Rianna—añadió, pero aquel nombre resultaba extraño para los
habitantes de Caswallon, y los hombres lo ignoraron.
Cuando finalmente el jefe, Caswallon, el padre de Caylen, se adelantó hacia el hombre
del casco con cuernos, fue para darle la bienvenida. El hombre se quitó el brillante casco
y entró al otro lado de la empalizada. Su cuero cabelludo, bajo el casco, había sido
salvajemente arrancado por una espada. Caylen hizo una mueca al ver aquella terrible
herida y al pensar en el sufrimiento que tendría que haber soportado aquel hombre.
Llovía, como siempre llueve en los bosques: fuerte, durante un rato, haciendo que los
hombres y las bestias busquen cobijo; después débilmente, casi como una rociada de
agua fina. Las rápidas nubes tormentosas pasaron hacia el este, y el cielo se iluminó. Los
niños fueron dejados afuera, en la brillante charca de barro que se había formado en el
interior del poblado, y emprendieron la tarea de formar caminos de paja y madera.
Cuando hubieron terminado, reunieron a los animales que permanecían en los linderos
del bosque, los llevaron al interior del recinto y después se escabulleron a hurtadillas entre
los árboles.
Caylen siguió a los niños a cierta distancia. El día anterior había sido golpeado por los
dos hijos del primo de su padre, el guerrero Eglin, cegado durante una incursión tres años
antes. Aquellos dos muchachos eran malvados y sin compasión. Se burlaban de su propio
padre de una forma abiertamente despreciativa, llamándole «palo ciego», y
fanfarroneaban diciendo que hacía tiempo que le habrían cortado la cabeza, pero que no
valía la pena hacer el esfuerzo. No le ahorraban a Caylen su cólera, desnudándole y
golpeándole con malicioso regocijo. Le habían grabado algo en la espalda, pero los
arañazos y los rasguños habían impedido que su amigo Fergus descubriera su
naturaleza. Fergus había ayudado a Caylen a llegar a un lugar especial, cerca del río,
donde le había lavado y curado la herida.
—No se lo digas a mi padre —había dicho Caylen, y Fergus se había echado a reír.
—¿Qué haría? ¡Nada! No haría nada. Y mucho menos con el extranjero aquí.
Caylen se rió enojadamente y dijo que eso ya lo sabía, pero que aún seguía confiando
en que algún día Caswallon intervendría y defendería a su hijo de los otros chicos del
poblado. Pero era una vana esperanza.
Ahora, con Fergus, siguió entre la maleza las huellas dejadas por un verraco. Los otros
chicos seguían los helechos tronchados, desgarrándose las ropas en las zarzas, y
apartando ruidosamente las plantas a los lados con bastones en forma de espadas.
—Ese viejo jabalí los va a escuchar —dijo Fergus—. Pero no atacará. No mientras crea
que está seguro, y ese será nuestro momento. De modo que démonos prisa.
Caylen no necesitaba que le dieran prisa. Corrió siguiendo el rastro y sólo se agachó a
gatas cuando vio las cabezas de los otros chicos frente a él, y, desde luego, también en
cuanto se dio cuenta de que se encontraba justo delante de la espesura donde el jabalí
esperaba tranquilamente a que pasara el ruido. Podía olerlo allí, húmedo, fétido; su
respiración era rápida, casi ronca. Creyó ver un rayo de sol brillando sobre los crueles
colmillos curvados, y se dio cuenta de que se trataba de un gran jabalí, un animal enorme
que probablemente procedía de lo más profundo de los bosques.
Caswallon sabía que estaba allí, pero era tabú matar jabalíes durante dos estaciones
debido a la sangre derramada por el druida Glamach en la estación de Bel. Éste podía
ofrecer una gran comilona y representaba una seria amenaza para el
poblado si seguía vivo. Pero podría recorrer las cercanías sin ser molestado, hasta la
estación de los fuegos y la bendición de Lug.
Caylen pasó de largo y esperó a Fergus, un muchacho pequeño, dos años más joven
que el delgado pero fuerte hijo del jefe. Su rostro estaba enrojecido por el esfuerzo, y
llevaba el pelo moreno untado con grasa animal, que le caía por las mejillas, de modo que
el calor de su carne la fundía. Extrajo un pequeño cuchillo de madera y había tal
expresión de excitación infantil en su rostro que el propio Caylen notó cómo brotaba de
nuevo su propia excitación. Continuaron su camino, abriéndose paso por entre la maleza
espinosa hacia donde el suelo era pantanoso. Encontraron un pasaje a través de los
troncos retorcidos de robles y olmos, allí donde las campánulas azules cubrían el suelo,
formando una sola y extraña capa azulada. Los otros chicos también habían pasado por
allí, y Fergus caminaba el primero tras ellos, ocultándose de árbol en árbol, escuchando
los rumores en la distancia y el sonido de los pájaros, perturbados por los intrusos de
abajo.
Cuando ya se hallaban cerca del claro conocido como el Hueco de la Vieja Piedra,
Caylen indicó el camino hacia un lado. Atravesaron una zona de ortigas, con las manos
detrás de la nuca, y encontraron un viejo cauce, ahora seco a causa del verano. Desde
allí observaron el pequeño claro cubierto de hierba, mirando por entre los helechos secos
y la maraña formada por un arbusto de rosas. En medio del claro había un gran canto
rodado, profundamente enterrado en el suelo. Frente a esta roca se había construido un
pequeño refugio de madera, y el hombre del pelo rojo, desnudo hasta la cintura, estaba
ocupado golpeando clavos de hierro para introducirlos en el techo inclinado. Así pues, no
era una casa, sino una especie de altar. El humo se elevaba de la pequeña hoguera que
había encendido, donde se asaba lentamente un pez. El objeto envuelto que parecía ser
tan precioso para él se encontraba apoyado en el canto rodado. Caylen pudo ver que el
hombre había pintado cosas en aquella piedra, formando figuras y símbolos extraños, y
añadiendo también pinturas de animales. Estaban pintadas en azul y verde, y también se
había pintado símbolos parecidos en los brazos y sobre el pecho. Caylen sabía que las
tribus del norte y del este pintaban sus cuerpos de aquella forma, pero éste procedía del
oeste, del lejano oeste, o así lo había comentado su padre, de la tierra que se hallaba al
otro lado de un gran mar, donde reinaban mil reyes.
Ni siquiera hablaba su lengua, aunque había aprendido palabras suficientes para
indicar sus necesidades. Estaba aquí porque era un fugitivo, porque protegía algo de las
fuerzas demoníacas de sus tierras de origen.
Al cabo de un rato Caylen se sintió inquieto. Se apartó, seguido de Fergus, y ambos se
dirigieron hacia el río. Se sentían extrañados e intrigados ante el extranjero, y también
sabían que tanto Caswallon como los otros miembros del poblado no se sentían cómodos
con él, aunque él no se mostraba hostil en modo alguno.
De repente, se vieron rodeados por los chicos, y Caylen sintió un doloroso golpe en el
rostro, causado por una nuez verde y espinosa que le habían arrojado. Hubo risas y los
chirridos de cólera infantil que preceden una pelea entre chicos. Pero Caylen no tenía
ganas de buscarse problemas y logró sujetar su ira en el momento justo, haciendo oscilar
un palo y golpeando con él la cabeza del jefe.
Entonces echó a correr, perseguido por los chicos. No supo adonde se había ido
Fergus, pero eso no le importaba por el momento. Aún le dolía la espalda, y la cabeza
que había golpeado pertenecía al muchacho cuyo cuchillo había causado el dolor. Le
persiguieron lanzando gritos, pero él corrió con seguridad y rapidez y conocía mejor que
ellos el camino que conducía al río. Se agachó para no golpearse contra las ramas bajas
de los robles, se metió entre las zarzas, sin preocuparse de los arañazos que recibió en
piernas y brazos, prefiriendo ese dolor al de una paliza.
Los chicos se le fueron acercando en la espesura, pero ahora podía escuchar el agua,
las aguas turbulentas del gran río, y creyó estar a salvo, aun cuando una parte de su
mente seguía preguntándose por qué.
Corrió hacia la orilla, se metió en el agua y sintió el frío de ésta llegándole hasta la
cintura. Allí la corriente era suave, el barro del lecho era blando y le succionaba los pies.
Le costó casi un minuto vadear el río y finalmente salió a gatas, justo en el momento en
que Domnorix, al frente del grupo de muchachos, salía del bosque y llegaba a la orilla.
Fergus apareció algo más lejos y sacudió la cabeza, sonriendo dubitativamente. Se
agachó, tal y como había hecho Caylen, y contempló la suave corriente del agua.
Los chicos estuvieron lanzando piedras durante un rato, mientras Caylen las regateaba
con una actitud arrogante, permitiéndose incluso devolver algunas. Domnorix le insultó.
—Sólo un demonio podría atravesar esos rápidos. Sólo alguien poseído por una magia
maligna podría flotar sobre esas aguas. Eres un ser maligno, Caylen. Tu padre lo sabe, tu
madre también lo sabe. Demonio. Demonio.
Y los otros gritaron:
—¡Poseído! ¡Poseído!
Y otros se añadieron a los insultos, gritando:
—¡No nacido! ¡No nacido!
Caylen ya había escuchado todo aquello cientos de veces, de modo que se sentó a la
orilla del río y sonrió con una mueca, observando a los chicos de la otra orilla hasta que
éstos se marcharon.
Fergus no tardó en bajar hasta situarse frente a él.
—¿Cómo lograste atravesar, Caylen? —preguntó, y sonrió nerviosamente, como si no
deseara saber la respuesta.
—Ya te lo he dicho —contestó Caylen sin enfadarse, con una paciencia que estaba
dispuesto a preservar para aquel único amigo suyo—. Lo he vadeado. El agua está
tranquila. ¿Por qué no lo intentas? Es fácil.
Fergus sacudió negativamente la cabeza. Miró al río y después a Caylen y pareció
sentirse perdido; era mucho mayor que los nueve años que tenía, y necesitaba mucho a
Caylen. Tenía un aspecto delgado como un palo con aquellos desarrapados pantalones
de algodón que llevaba y aquella camisa raída, y sus extremidades aparecían arañadas
por las zarzas. Los dos chicos se observaron de orilla a orilla, cada uno de ellos deseando
estar con el otro, sabiendo que estaban unidos por la amistad en los caprichos de la vida
dentro de una comunidad tan pequeña como aquella a la que pertenecían.
—Nadie puede vadear eso, Caylen —dijo Fergus—. Tienes un truco, ¿verdad? Hay un
camino para atravesarlo que no podemos ver, pero que tú has encontrado. Dime dónde
está... Vamos, dímelo.
—Está justo frente a ti —le urgió Caylen.
Y entonces un repentino rasgo de desesperación apareció en su voz y en su actitud. Se
incorporó, arrojó una piedra al río que chapoteó, y el agua estaba tan tranquila que la
piedra rebotó ligeramente. Por encima de la plácida superficie, Caylen podía atisbar la
imagen fantasmagórica de los rápidos; débilmente, a lo lejos, escuchaba su estruendo.
—Por favor, Fergus... ¡Por favor! Vadéalo. Aquí no hay nada peligroso, de verdad, no lo
hay.
Fergus se estremeció, se envolvió los hombros con los brazos y volvió a sacudir la
cabeza. La expresión de sus ojos era amable, su sonrisa le decía a Caylen que así estaba
bien, que aunque no se atreviera a vadear el río, eso no cambiaba en nada su amistad.
«¡Oh, Fergus!», pensó Caylen desesperadamente. «Si encontraras el valor para no
creer en tus ojos y venir hacia donde yo estoy. Eso demostraría a los otros chicos que no
soy ningún espíritu maligno. Convencería a mi padre de que las cosas que yo veo no son
anormales, no son antinaturales. Un solo amigo capaz de creer en mi palabra y todo
podría ser tan diferente, y el jefe del poblado no tendría que ocultarse en los bosques por
vergüenza de su hijo.»
Pero Fergus había escuchado movimiento en el bosque y envió un rápido saludo de
despedida a Caylen antes de deslizarse hacia la oscuridad de la maleza. Caylen vio una
figura que pasaba al otro lado del río, semioculta por la oscuridad y los matorrales. Por un
instante, vio el brillo del sol sobre el metal, y distinguió los cortos cuernos del casco del
extranjero. Pero esta visión quedó perdida en la gran confusión de movimiento que siguió
cuando un viento repentino lo perturbó todo, incluyendo el río. Caylen permaneció
sentado largo rato, en espera del hombre del casco con cuernos, pero éste ya se había
ido.
El viento se redujo y entonces Caylen se dio cuenta de lo antinatural que había sido.
No fue ni una brisa de verano, ni un viento tormentoso que soplara antes de una lluvia
torrencial. Había sido como una respiración que soplara en un amplio círculo, de tal modo
que las ramas de unos árboles se movían en un sentido y, al otro lado del río, se
movieron en el sentido opuesto; fue un viento cálido, como si hubiera pasado algún
espíritu, y Caylen sintió que los pelos de la nuca se le ponían de punta. Miró orilla arriba y
abajo, pero no vio nada excepto las amplias y suaves aguas que se curvaban de norte a
sur.
Detrás de él, el bosque permanecía en absoluto silencio. Las pequeñas sendas
trazadas por los animales se elevaban hacia las colinas del interior y los valles de un
territorio por el que ninguno de los habitantes de Caswallon se había aventurado aún.
Desde las ramas altas de los árboles situados cerca del poblado se podían ver aquellas
colinas, sombreadas por las nubes, verdes, y también se podía observar una sierra. Pero
era una sierra por la que no había viajado ningún hombre, o bien no podía recordar a
nadie que hubiera viajado por allí. Hubo quien lo intentó; habría sido un paso más fácil en
el viaje hacia el norte para llegar a la depresión y los densos bosques donde no vivía
ninguna tribu y la caza era buena. Pero cuando el viajero se aproximó a la sierra se topó
con una barrera imposible de franquear: los rápidos, o los acanalados, o los pantanos
impenetrables se lo impidieron. Así pues, el territorio situado más allá de los rápidos era
un misterio, incluso para el muchacho que podía ver más allá de la ilusión del peligro.
Caylen sólo se había aventurado una vez por los silenciosos y densos bosques, y no
hacía mucho de eso. Había permanecido en un claro, junto a una corriente contenida por
las maderas de los árboles, y desde allí miró hacia las faldas de una colina. Creyó haber
escuchado el sonido de un poblado al otro lado. Pero cuando trató de cruzar la corriente
bloqueada, se vio repentinamente asaltado por el temor, de modo que se volvió y echó a
correr frenéticamente en dirección al río.
Sabía que aquellos temores eran una tontería, producto de la ilusión que protegía
aquella zona de terreno del resto de los miembros de su poblado.
Sin embargo, ahora volvió a sentir aquel mismo recelo, mientras contemplaba el
territorio tenebroso. Respiró profundamente, lanzó una piedra entre los árboles y dio unos
pocos pasos hacia ellos, pisando los helechos, hasta que se desvaneció entre el follaje.
A medida que sus ojos fueron acostumbrándose a la oscuridad, pudo ver el tótem de
metal, allí de pie. Alto, de patas alargadas, con los brazos extendidos, los ojos muy
grandes y muertos... Apenas pudo dar un vistazo en el instante en que el sol logró
penetrar el follaje, y pudo ver que era plateado, metálico, como un dios de hierro erigido al
borde de un territorio tribal. Escuchó un sonido, un lamento, como el de un hada que
anuncia una muerte, pero fue un sonido distante y simplemente le hizo mirar a su
alrededor, asustado.
Penetró un poco más en el bosque, eligiendo cuidadosamente el camino. El lugar
parecía extrañamente silencioso, sin pájaros, sin el susurro de las hojas movidas por el
viento. Tuvo la sensación de estar siendo observado.
Cuando llegó ante la corriente obturada por los troncos volvió a señarse invadido por el
temor, pero en esta ocasión lo enfrentó, saltó sobre las carcasas podridas de árboles y
ramaje, y pocos pasos después llegó a un claro cubierto de cardos.
Lo que vio allí le dejó asombrado. Eran las ruinas de un edificio construido en piedra.
Era casi tan alto como un roble, y sus ventanas eran rectas y perfectamente regulares.
Las enredaderas, la hiedra y las malas hierbas de todo tipo crecían sobre toda la
estructura, haciendo aún más fuerte su aspecto de abandono.
Caylen había oído hablar de la existencia de edificios de piedra. Se decía que en el
norte de su propio territorio las casas se construían con piedras blancas apiladas unas
sobre otras. Y que al otro lado del océano, en territorios donde el sol brillaba todo el año,
había una raza de guerreros que construían edificios de piedra tan altos como las nubes.
Un delgado aro de hierro rodeaba el edificio en ruinas. Olía ligeramente mal y cuando
Caylen lo tocó experimentó un escalofrío desagradable en la piel que le hizo retroceder.
En el instante siguiente un murciélago gritó cerca de él, tan fuerte que él mismo lanzó
un grito del susto, se volvió y echó a correr, viendo cómo aquella bestia nocturna trazaba
dos círculos a través de los árboles, con las alas extendidas, y emitiendo todavía aquel
grito sobrenatural. Después, desapareció en el bosque, de regreso a su lugar de
descanso diurno.
Caylen contuvo la respiración y trató de impedir que sus manos siguieran temblando.
Finalmente, regresó tembloroso hacia el río y lo vadeó con rapidez.
Permaneció en la otra orilla durante un momento, contemplando el agua. Podía ver los
grandes rápidos de agua arremolinada. Unas rocas torturadas surgían de la corriente,
partiéndola en dos, como partirían a un hombre que fuera atrapado y arrastrado por ésta.
Observó la espuma del agua y los retumbantes remolinos que ésta formaba, y lo vio todo
como el plácido río que era en realidad. No podía comprender por qué sólo él podía ver
más allá de esta ilusión, y nunca comprendería quién creó aquel sueño ni por qué.
Pero por el momento sentía frío y estaba mojado. El corazón aún le latía con violencia y
todo su cuerpo estaba atenazado por el temor, por aquella clase de temor que ni siquiera
un enorme jabalí suelto era capaz de inducir en él.
El hombre del casco con cuernos acudía cada día al poblado en busca de comida y
bebida, y cada día se sentaba y trataba de comunicarse con Caswaiion y los demás. La
sensación de incomodidad era algo casi tangible. Ningún hombre se sentaba sin llevar la
espada, ni siquiera el extranjero, que detectaba la tensión existente y temía un repentino
acceso de furia. Para agradecer al poblado la ayuda que le prestaba se pasó todo un día
reconstruyendo una cabaña destrozada más elevada que la altura de un hombre, y en
cuyo interior había espacio suficiente para guardar el ganado cuando las nieves
invernales cubrieran el bosque y transformaran el suelo en algo más duro que la propia
roca.
El extranjero era hábil y terminó el trabajo con facilidad aunque, desde luego, una vez
demostrada su gratitud durante una hora, los otros habitantes del poblado le ayudaron. Al
atardecer, se colocó el casco en k cabeza y regresó al bosque, con su capa negra
flotando tras él. Cuando Caylen se aventuró cerca de su claro, pudo escuchar el ruido del
extranjero construyendo el lugar ceremonial para sus propias necesidades, a pesar de
que ya era casi de noche.
Una semana después, dejaron de escucharse los sonidos del martilleo y el extranjero
desapareció. Nadie se aventuró por el claro, pues Caswaiion había advertido que era del
extranjero, quien así lo había reclamado.
Lo que había construido era un templo, un altar, una tumba... Pero lo que enterró allí
fue algo más precioso que la vida misma. A nadie se le permitió interferir, y cuando se
marchó sólo dejó tras de sí el monumento en el Hueco de la Vieja Piedra, que quedó a
cargo de los cuidados del poblado.
Tras una semana de lluvias, llegó la noticia de que se aproximaban guerreros por k
sierra del oeste. Tenían el pelo rojo y vestían capas negras. Buscaban al hombre del
casco con cuernos y habían venido para matarlo.
Caylen estaba acurrucado en un rincón de la casa de su padre cuando llegaron
aquellas noticias. Tenía fiebre y el cuello le quemaba, y se sentía miserable porque aquel
druida había recomendado que no se le diera de comer durante una semana, tanto para
ayudar a combatir la enfermedad como para permitir que quienes le habían enviado el
demonio lo volvieran a recoger.
—El cuerpo que no se resiste puede ser tomado por el mundo oscuro —le había dicho
al padre de Caylen, y a continuación extendió sustancias hediondas en sus labios, ojos y
orejas, y le cortó un mechón de su cabello grasiento.
Ató los cabellos a un hueso de conejo y quemó éste lentamente en el fuego. Caswalion
observó todo esto, encogido cerca de la hoguera, con una expresión de tristeza en sus
fuertes rasgos, los ojos llenos de cólera y remordimiento, y ni siquiera un ápice de piedad
por su hijo.
—¿No hay forma de hacer salir a la posesión, de hacer que sea como nosotros, un
hombre entre hombres?
El druida sacudió la cabeza. Llevaba cuentas de huesos de animales y brillantes
brazaletes de bronce en la parte superior del brazo y alrededor del cuello. Y se había
pintado con barro para protegerse de la presencia demoníaca que habitaba en Caylen,
aquella que permitía al chico saltar sobre el agua, y caminar por la pared del acantilado
conocido como Lomo de Lobo.
—Pero si sólo es una colina —había dicho Caylen dos años antes—. Una colina suave
con rocas. ¡No hay acantilado!
Había saltado sobre los troncos y las rocas, abriéndose camino pendiente arriba. Los
hombres del poblado quedaron horrorizados. Y cuando Caylen avanzó aún más, sintieron
verdadero pánico. El druida, Glamach, lanzó un torrente de improperios contra él, e hizo
pases con las manos, como si efectivamente condenara a Caylen a los fuegos oscuros.
Más tarde, una vez pasada la conmoción, cuando ya sólo quedaba el resentimiento,
Caylen buscó a su amigo Fergus. Fergus quedó aterrorizado, después extrañado, y
finalmente gritó contra su amigo y confesó su confusión.
—Pero ¿qué aspecto tenía cuando lo hice? —preguntó Caylen.
—¿Es que no lo ves? —preguntó Fergus señalando la colina.
Fergus le explicó que allí había un acantilado vertical, y que en su base habían agudas
astillas de madera donde estaban empalados los cuerpos ensangrentados de hombres y
mujeres, y por debajo de los cuerpos se veían los huesos de otros. El aire olía a carne
putrefacta. Quien viviera detrás de aquel acantilado era peligroso. Pero Caylen había
caminado sobre las astillas y los cadáveres, y después había subido al acantilado como si
nada de todo aquello estuviera allí.
—Se le tiene que matar —dijo el druida en el alojamiento de Caswaiion—. Pero matarlo
de la forma adecuada. Por el momento, aún no he decidido la mejor forma de utilizar su
sangre para el bien del poblado.
Y como si aquellas palabras hubieran inducido una gran cólera en él, Caswaiion
atravesó la estancia, se plantó ante su hijo y le abofeteó con tal fuerza que Caylen gritó,
mientras su padre le golpeaba una y otra vez. Pasado el acceso de furia, Caylen se
acurrucó en un rincón, lloriqueando. El druida se le acercó y le bañó el rostro con un
líquido picante, murmurando las palabras secretas y calmando al muchacho.
El dolor pasó, pero no el daño, y Caylen decidió que tenía que abandonar el poblado.
Una vez anochecido, se levantó y salió silenciosamente del poblado, penetrando en los
bosques. Pero alguien le había visto, y la figura ligera de Fergus le alcanzó.
—Escuché la paliza —le dijo—. ¿Qué vas a hacer?
—Ir al otro lado del agua y vivir allí. Es el único lugar seguro. El druida ha dicho que me
tienen que matar de un modo especial.
—Horrible, horrible —dijo Fergus—. Yo he visto una muerte especial. Y es horrible.
—No necesito que me lo digas.
Se alegró de la compañía de Fergus que le hacía la vida soportable, aunque no
atractiva.
—Iré contigo al otro lado de los rápidos —dijo Fergus, y Caylen vio que su amigo
estaba llorando.
—Me alegro —dijo él—. Estarás a salvo. Y cuando seamos mayores haremos una
incursión por el poblado y nos llevaremos a todas las mujeres. Eso les enseñará.
—Buena idea —dijo Fergus, limpiándose los ojos con una mano.
Algo se agitó entonces en el poblado. Caswallon no tardaría en darse cuenta de su
desaparición. Eso no debió de preocuparle hasta aquella noche, pero a partir de ahora
Caylen sospechaba que no le habrían permitido abandonar el poblado hasta el momento
del sacrificio. Tenía que hacerlo ahora o nunca. Aquella era su última oportunidad de
alcanzar la libertad y la paz.
Caminaron por el bosque y sin darse cuenta llegaron al Hueco de la Vieja Piedra,
donde se había construido el pequeño templo de madera. Caylen se detuvo, conteniendo
la respiración, sorprendido. Había tenido la intención de dirigirse hacia el río, y había
llegado allí sin saber cómo. Fergus le había seguido ciegamente.
La luz de la luna permitía ver débilmente lo que el extranjero había construido allí. Era
una construcción alta y ancha que rodeaba la piedra situada en el centro del claro. Caylen
pudo ver encendido un pequeño candil de sebo a través de una puerta abierta que
conducía al interior.
Con la sensación de que ahora tenía poco que perder, Caylen penetró en el templo,
seguido nerviosamente por Fergus.
La piedra se elevaba del suelo y olía a tierra en su interior, aunque cerca de la puerta
se olía a madera recién cortada y cerca de la puerta a tumba, exudando un olor
inconfundible.
Sobre la piedra había una lanza, y Caylen cogió el candil para verla mejor. Estaba
seguro de que aquella lanza era el objeto que el extranjero llevaba siempre envuelto. Una
lanza, un arma preciosa, que el extranjero había traído desde su territorio de reyes,
ocultándola de sus perseguidores, rescatándola, sin duda, de quienes abusarían del
poder que tuviera.
Sin dudarlo un momento, Caylen la cogió; tenía casi la altura de un hombre, estaba
confeccionada con una madera oscura, pero era ligera y en el mango aparecían inscritos
anillos y dibujos hasta el lugar donde la hoja ancha quedaba sujeta a la madera. La hoja
era de hierro, estriada y serrada, y en cada uno de los lados de la estría central aparecía
un ojo. No era la lanza de un guerrero, pues ninguna lanza podía ser tan pequeña, sino la
de un niño. Era la lanza de un príncipe.
Una mano apareció entonces y le cogió la lanza. Caylen se volvió, sorprendido, y se
encontró con los serios rasgos del extranjero, quien sostenía firmemente a Fergus con la
otra mano.
Caylen trató de huir, pero el hombro utilizó la lanza para impedírselo. Después, soltó a
Fergus y les sonrió a ambos, se llevó un dedo a los labios y miró atentamente a Caylen.
—Vamos —dijo—. Vamos, cuenta.
Finalmente, salió del templo llevando la lanza. Caylen no lo dudó un instante y le siguió,
y Fergus, fuertemente cogido de su mano, hizo lo mismo. Salieron a la luz de la luna y se
internaron en el bosque.
Caminaron por entre los matorrales. Fergus se retrasaba un poco, pero cada vez que
llegaban a un claro corría hasta alcanzarles. -El hombre del casco con cuernos, brillándole
bajo la luz de la luna, avanzaba cada vez más y más deprisa, librándose con brusquedad
de las ramas y espinas de los matorrales. De pronto, el hombre emitió un sonido, como el
llanto de un pájaro, pero más profundo y largo. Elevó los brazos, sin dejar de caminar, y
dijo una sola palabra:
—Sígueme.
Y echó a correr.
Caylen también corrió, y Fergus les siguió tras la sombra del hombre que se perdía en
la oscuridad, con el casco y el metal de su cinturón brillando bajo la luz plateada. Su capa
se arremolinaba alrededor de su cuerpo, convirtiéndose a veces en una especie de ala, y
otra en una túnica oscura. Y no dejaba de correr, produciendo un gran ruido en el bosque,
mientras los chicos le seguían riendo y gritando.
Caylen se unió al espíritu de aquella danza salvaje, agachándose y retorciéndose,
tratando de mantener el equilibrio al caer al suelo. El hombre del casco con cuernos
saltaba mucho más alto, y a veces echaba a correr, hasta el punto que Caylen llegó a
pensar por un momento que volaba.
Finalmente, exhaustos, llegaron al río y Caylen se dio cuenta de que aquel era el río
ilusorio que guardaba su refugio privado. El hombre había realizado su feliz danza
trazando un círculo perfecto. Casi habían regresado al claro, pero él se detuvo junto al río
para lavarse la cara, llena de sudor.
Caylen casi escuchó el sonido de las aguas precipitándose, pero era un sonido lejano,
irreal. Miró a Fergus, y éste le sonrió abiertamente, como dándole a entender que seguía
estando dispuesto a vadear el río con él en cuanto lo decidiera así.
El extranjero arrancó de un árbol un trozo de corteza, sacó un cuchillo e hizo dos
agujeros para los ojos y sostuvo aquella improvisada máscara de corteza contra su rostro,
mirando a los chicos a través de las aberturas. Y entonces les habló en su lengua de un
modo perfecto, con una voz algo temblorosa, pero profunda y salvaje.
—Como vosotros, ella era joven y llena de la maravilla de la vida. Una joven de aspecto
tan encantador que enternecía todos los corazones y todos los reyes la buscaban. Se
llamaba
Rianna. No era hija de un rey, pero era una princesa, y fue un rey quien la protegió
cuando sus propios soldados asaltaron su poblado y mataron a sus gentes. Un rey
compasivo que la cuidó y que nunca levantó a su ejército contra el territorio. Construyó un
gran fuerte de piedra, una gran ciudad, y nació así un gran pueblo. Rianna fue la reina de
ese pueblo, no en cuanto a rango, pero sí en sus corazones. Ningún hombre o mujer
apartaba sus ojos de Rianna. Ella era una niña nacida para ser reina, una reina nacida
para ser diosa.
»Pero el gran territorio y el gran rey cayeron en manos de los invasores del norte,
hombres sin sentimientos, hombres de guerra. Se desparramaron por las colinas y
tomaron el fuerte de piedra, pasando a cuchillo a todos los que habían nacido nobles.
Persiguieron a las familias por las colinas y los pantanos, subyugaron a todos los pueblos
que habían conocido la paz hasta entonces. Fue un error del rey no haberse preparado y
no haber estado dispuesto para la batalla. Y, sin embargo, ninguno de los suyos le
condenó, aun cuando él les había traicionado. Una cosa mantuvo viva la esperanza:
Rianna Ella había escapado a la matanza y a la conquista, porque la víspera de la
invasión un hombre surgió de la noche, de la tierra misma, y se llevó a la joven del fuerte.
Huyó con ella para ponerla a salvo. Y ella sólo se llevó sus ropas y su lanza de niña, el
arma creada para simbolizar su adopción a la línea real.
«Aquel hombre de la tierra, surgido de la tumba para llevarla más allá del salvajismo de
la horda del norte, llevó a Rianna a un profundo valle semioculto por la niebla, donde ni
siquiera se aventuraban los animales por temor a lo vacío del lugar. Pero a aquel valle
llegó otro hombre pagado por la horda de invasores, conocedores del peligro que
significaba que la muchacha continuara con vida, se convirtiera en reina y arrastrara a las
gentes tras de sí. La descubrió, y antes de que el guardián pudiera actuar volvió la lanza
contra ella y le retorció la hoja en su corazón, asegurándose así que la muerte se llevaba
a cabo del modo adecuado. Pero, antes de que muriera, el hombre de la tierra, lanzó un
conjuro que convirtió su espíritu en la propia hoja de la lanza. Y aquí vive ella, y mientras
viva así, las gentes de su territorio mantendrán la esperanza. Aquí está la lanza. Aquí está
Rianna. La he traído a estos territorios como medida de seguridad, para construirle un
altar, para protegerla durante años, en espera de que la tormenta pase sobre nuestro
territorio.
Cuando dejó de hablar, el hombre del casco se quitó la máscara del rostro. Caylen vio
allí lágrimas y observó en silencio cómo elevaba la hoja y besaba el mismo hierro que en
otro momento había sabido tan amargo con la sangre de su joven reina. Miró hacia el río,
y volvió a elevar la máscara, diciendo:
—Vi este lugar en sueños. Hay otros lugares parecidos, ocultos, guardados. Lugares
poderosos. Pero éste fue el que se me mostró.
Caylen le observó con curiosidad, perturbado. El tiempo había transcurrido muy deprisa
y los primeros cantos de los pájaros marcaron el anuncio del amanecer. Fergus se había
quedado dormido y Caylen hizo una mueca al verlo. El hombre del casco con cuernos
pareció sonreír y Caylen se volvió hacia él.
—En tal caso, usted es un mago, un hombre con poderes oscuros que utiliza para
propósitos buenos...
El extranjero inclinó la cabeza y desde detrás de la máscara dijo:
—¿Poderes oscuros? No. Nadie impide que el poder corra sin detenerse.
—Pero ¿por qué ha venido a salvarla? ¿Por qué salir de la tierra? ¿Quién es usted
para sentir la necesidad de salvarla, de protegerla?
El hombre del casco con cuernos se echó a reír, aunque su risa era amarga, no
divertida.
—No me has comprendido, joven Caylen. Yo fui el hombre que los siguió. Yo fui el
hombre que la mató.
Aparecieron cinco hombres que bajaron de la sierra, siguiendo el rastro del que
perseguían. Hablaron durante una hora con Caswallon, pero el poblado era débil en
armas comparado con aquellos soldados curtidos. Caswallon habló con firmeza con uno
de los extranjeros que entendía algo su lengua. En ningún momento se inclinó a sus
caprichos, pero también quedó claro que no les impediría realizar su investigación. Cada
uno de aquellos hombres era de constitución recia, con poblada barba, pelo largo, vestido
con lino verde, sin grasa. Llevaban los escudos a la espalda, hechos de madera de aliso y
cuero batido, con ribetes y refuerzos de hierro; llevaban lanzas de guerra y dardos
arrojadizos y una rica espada adornada con joyas, lo que no dejaba dudas sobre su
origen noble y su estatus de guerrero.
Caylen los vio cuando, sin sospechar nada, salió del bosque. Al volverse para echar a
correr hacia el Hueco de la Vieja Piedra y el altar de Rianna, Caswallon señaló el camino
que conducía al claro. La persecución se inició inmediatamente.
El guardián del altar le oyó llegar y antes de que él apareciera en el claro, cogió la
lanza y huyó hacia el río. Los perseguidores andaban cerca. Le habían seguido a lo largo
de dos territorios y un océano, y no habían dado un paso en falso.
Caylen ayudó al hombre a levantarse, tras una caída. Se había retorcido la pierna.
Salvajemente, temiendo por algo más que por su propia vida, le tendió la lanza a Caylen,
apretándola contra su cuerpo, y le dijo que echara a correr y cruzara el río ilusorio.
—Allí estará a salvo. A salvo contigo. Protégela, Caylen. Protege a Rianna tal y como
yo lo he hecho desde que le quitara la vida.
Caylen se volvió y huyó, seguido a duras penas por el hombre, que avanzaba
lentamente, cojeando y quejándose de dolor.
Caylen encontró el río. Atravesó corriendo los bajíos, saliendo sano y salvo en la otra
orilla Escuchó el sonido de los niños que se aproximaban a la otra orilla, pero sólo pudo
ver a su amigo Fergus, corriendo hacia él, con lágrimas en los ojos.
El hombre del casco con cuernos apareció entre los árboles, gritó y cayó de rodillas,
con el rostro contorsionado por el dolor, pero sonriente. Miró fijamente a Caylen un
instante y levantó la mano hacia él. «¡Rianna!», gritó una y otra vez, hasta que por detrás
de él surgió un hombre de pelo rojo y le dio un golpe con la espada, cortándole la cabeza.
El sonido del nombre de Rianna murió en sus labios, llevado por el viento del mismo
modo que su sangre fue absorbida por la tierra.
Caylen se apartó de la orilla, internándose un poco en el bosque, y sintió el temor a lo
desconocido, a las fuerzas mágicas que actuaban allí para mantener aquel lugar alejado
del hombre mortal. Los cazadores no se atrevieron a cruzar el río; todos ellos fueron
poseídos por aquel terror vital, inducido no sólo por las aguas turbulentas, sino también
por la barrera mágica que confundía sus sentidos.
Le llamaron en sus extrañas lenguas, e incluso le rogaron y amenazaron. Caylen se
apretó la lanza contra el cuerpo. Allí estaba seguro y también el recuerdo de Rianna, y
nunca regresaría a casa, nunca en toda su vida.
Pero ¿cómo podía haberse olvidado de Fergus? El pequeño estaba cerca de los
hombres que le gritaban. Y en aquel momento, dispuesto a vadear el río, Fergus le gritó:
—¡Espérame!
Caylen se levantó de un salto.
—¡No, retrocede! ¡Ahora no!
—Voy contigo —gritó Fergus con una expresión de pánico en el rostro. Ya se había
metido en el agua hasta los tobillos—. Te dije que iría contigo y voy a hacerlo. No tengo
miedo, Caylen. De veras que no. Cruzaré el río y huiremos juntos, como siempre dijimos
que haríamos.
El río se fue cerrando sobre él. Había lágrimas en sus ojos, y el miedo expresado en su
rostro se hizo más visible mientras el agua pugnaba por arrastrarle hacia los rápidos. Tras
él, los hombres que habían dado caza al extranjero lo observaban todo en silencio,
temerosos por la vida del muchacho, pero extrañados por su valor. Un valor que le
permitía arriesgar la vida en las aguas más peligrosas que habían conocido.
—Oh, Fergus, no... Escúchame. ¡Retrocede! No me sigas... ¡Retrocede!
Pero el chico continuó avanzando, lleno de valor y cegado por el honor de la palabra
que le había dado a su amigo, ante el pánico de Caylen, quien comprendió que los
hombres no tardarían en darse cuenta de que la corriente no era más que una ilusión. Y
en tal casó no habría refugio alguno para el fantasma de la muchacha.
Y, sin embargo, detenerle..., tomar aquella decisión tan desgarradora, sacrificar a su
amigo por el bien de la libertad. Y ni siquiera entonces estaría todo resuelto. Porque
¿cómo podría salvarse el propio Caylen si no era utilizando la misma lanza que era un
símbolo de paz, de compasión, de todo aquello que podía convertir a una nación en algo
cada vez más grande?
Y mientras pensaba esto, las fuertes imágenes de la historia contada por el guerrero
surgieron vividamente en su mente... La matanza, la huida, el asesinato a sangre fría de
una muchacha desesperada por un hombre pagado para hacer el sacrificio, un hombre
cuyo remordimiento ante la belleza de la joven que había asesinado terminó por
convertirle de mercenario en guardián. Huyó con la lanza, creando en su propia mente la
leyenda de una presencia sobrenatural en la hoja. Y Caylen se dio cuenta de que no
había existido la magia. Todo lo que quedaba de la muchacha era la lanza, un arma fría y
muerta. Había sido el propio hombre del casco con cuernos quien amenazó a sus
perseguidores; un hombre con una memoria que había que extirpar. Ahora estaba muerto,
y el arma sólo era eso: un arma. Daba igual que fuera destruida o no, daba igual el
recuerdo que quedara de Rianna en aquel territorio lejano. Aquella lanza, o cualquier otra
eran iguales. Porque lo que importaban eran las palabras que contaban la leyenda.
Aun comprendiendo esta simple verdad, Caylen era demasiado joven para darse
cuenta de que la ilusión de la esperanza se veía servida mucho mejor por símbolos
menos complejos. Así pues, arrojó la lanza hacia la otra orilla, donde los extranjeros la
destruyeron. Y cuando Fergus llegó a su lado, vadeado ya el río, con el rostro brillante por
el triunfo, los extranjeros ya se habían marchado.
Caylen se volvió y no tardó en alejarse de la orilla del río.
EN EL LUGAR DEL PODER
David Langford
David Langford es un antiguo científico involucrado en investigaciones secretas (como
los personajes de su reciente novela humorística El establecimiento con goteras) y autor
de la obra de ensayo La guerra en 2080: El futuro de la tecnología militar. Ahora vive en
Reading y dedica todo su tiempo a escribir. Su primera novela, El tragaespacios, fue
publicada en 1982. Aunque escrito en un estilo que hace pensar en la alta fantasía de, por
ejemplo, la historia de Jessica Salmonson, este cuento corto posee un aguijón
cosmológico en la cola que lo convierte en una pieza eminentemente adecuada para
cerrar esta antología con una nota enigmática.
Había hecho frío al principio, cuando Tirion subió por encima de las nubes, hasta el
punto de que con cada respiración parecía lanzar trozos de hielo por sus narices y su
cuello. Pero él siguió subiendo, tanteando con las manos en busca de apoyo para llegar al
pico más alto, el Lugar del Poder.
—¿Puedes oír mi llegada Mago? —susurró.
Las montañas que bordeaban el valle eran llamadas el extremo del mundo; nadie sabía
lo que había más allá. Antes, el mundo, el valle, había sido más grande, quizá cientos de
kilómetros en lugar de cinco; pero los bordes del mundo se estaban empequeñeciendo
últimamente. Durante la noche, e incluso durante el día, las colinas se desmoronaban
hacia dentro.
Y entonces desaparecía otra granja, otra familia. La brillante tarde del verano podía
verse desfigurada por una mancha de noche de una hora de duración, o los tonos de la
puesta de sol podían ser tragados por un amanecer totalmente inadecuado. No se podía
tolerar. Había sueños y visiones, signos y prodigios, como siempre. La palabra
«sacrificio» se mencionó demasiado pronto y con excesiva frecuencia para el gusto de
Tirion... Sabía que de ello se habían resentido su propia ambición y sus maniobras para
alcanzar el poder. Y teniendo en cuenta su juventud, fortaleza e inteligencia, los padres
del poblado le eligieron para llevar a cabo la ostensible tarea de rogar al legendario Mago,
en su Lugar del Poder. No tuvieron en cuenta las tradiciones de quienes habían seguido
ese mismo camino antes, o la falta de tradiciones con respecto a su regreso.
Tirion tenía sus propias ideas sobre el sacrificio, y llevó consigo un cuchillo bien afilado,
con el que pensó que sería suficiente para arrebatarle el poder, incluso a alguien como el
Mago.
La última parte de la ascensión fue la más fácil. Ya no hacía ni frío ni calor; se sintió
alentado por el aire en calma, y se elevó casi sin esfuerzo, como una burbuja en el agua
clara. Cerca de la cumbre se tambaleó y sacudió la cabeza. Los tortuosos hombros de la
montaña convergían, pero no había un pico final: algo había cortado el enigmático pico,
dejando en su lugar una superficie lisa, como un espejo de hielo.
Sobre el brillante azul una borrosa mancha se movía hacia él como una araña. Era un
hombre andrajoso.
—El Mago —dijo Tirion, deslizando una mano hacia lo que llevaba en su bota derecha,
con su mente llena de ambición y temor.
El hombre se encogió de hombros. Tenía una gran barba negra. Su voz sonó como la
de una vieja y oxidada maquinaria:
—¿El Mago? No me llamo así. En realidad, no me llamo de ningún modo. No, deja ese
cuchillo, no lo necesitarás. Te lo prometo. Déjame pensar. Te llamas Tirion. Pelo
moreno... Sí.
—Ayer era amarillo —replicó Tirion—, y el día anterior negro... ¿qué importa eso?
—Lo siento. Estoy perdiendo facultades. Por eso estás aquí.
—No comprendo.
—También estás aquí por eso. Hay importantes giros históricos que no conocéis ni tú ni
las gentes del valle... Y también un cierto punto geográfico. Ven, te enseñaré lo que hay al
otro lado de las montañas.
—¿Podré..., podré volver a bajar?
—Volverás a ver a todos tus amigos antes de que termine el día. Y ahora, ven
conmigo... No, no cruces el límite del lugar. Todavía no. Rodea el borde hacia el otro lado
de la montaña, el lado que no mira hacia vuestro valle. Caminaré contigo.
Caminaron, el Mago deslizándose sobre aquel espejo increíblemente perfecto, y Tirion
saltando de roca en roca.
—Detente ahora —dijo una voz ronca. Por delante, el camino terminaba en el cielo
azul. Tirion miró a su guía, que le observó con un fruncimiento de ceño de aspecto
crítico—. ¿Pelo rojo?
—Rojo, sí. Ha vuelto a cambiar desde que empezamos a caminar. ¿Importa eso?
—Importa mucho. Las cosas no deberían ser así. Te pido disculpas. Y ahora, ¿para
qué te he traído aquí? Algo que tenías que saber...
—El otro lado de la montaña.
—Exacto. Lo habría recordado en seguida. Avanza un paso o dos, muy
cuidadosamente, y mira por el borde.
Tirion así lo hizo. Hubo una larga pausa. No podía encontrar palabras para expresar lo
que veía. Los horrores que había más allá del mundo hicieron que la desorientación del
Lugar del Poder no pareciera nada en comparación. Vio que allá abajo no había nada
similar a una superficie de nivel, ninguna línea recta o ángulo recto en ninguna parte,
ninguna materia sólida o aire vacío, ninguna ley, ni palabras, ni razones, ni...
—Tirion.
Si pudiera mirar el tiempo suficiente conocería los secretos existentes más allá del
conocimiento, más allá del bien y del mal, más allá del pensamiento.
—Tirion. Cierra los ojos.
Tirion cerró los ojos, se llevó las manos al rostro, asaltado por monstruosas imágenes.
—Y ahora vuélvete... Eso es. Siéntate.
Estaba sentado sobre una roca que no recordaba que estuviera allí, parpadeando bajo
la luz del sol.
—Eso es lo que hay detrás de las montañas. Se desmorona hacia dentro, pero
mientras no prevalezca... al menos desde el principio. ¿Te dije que te contaría una
historia? Te la contaré ahora.
»Hace mucho, mucho tiempo, el creador concibió el mundo. Ese fue el principio.
Siguen contando la misma historia, ¿verdad? Sí. El creador imaginó el mundo con todos
sus detalles, lo imaginó con una fuerza que hacía retroceder... lo que has visto.
Probablemente habrás oído decirle al filósofo de tu poblado que nada existe excepto
como un pensamiento en la mente del creador. Sofismas.
—Losé.
—Bien. El creador se sentó en el Lugar del Poder, teniendo en su mente la imagen del
mundo, y todo fue bien. Todo esto —dijo, señalando el desnudo desierto del espejo—, era
la idea que tenía el creador de un sillón cómodo, de un nicho, de un lugar de descanso...
»Transcurrido un tiempo incontable, la atención del creador se volvió hacia otras cosas,
quizá más grandes, y todo el mundo empezó a cambiar y a decaer. Se desvanecía igual
que se había ido desvaneciendo de la mente del creador.
»Pero antes de que las cosas reales, las cosas de ahí afuera, pudieran estrujar nuestro
mundo hasta hacerlo desaparecer, un hombre subió al Lugar del Poder. Era sólo un
hombre, no el creador, pero tenía el mundo en su mente y lo conservó lo mejor que pudo.
Pero seguía siendo sólo un hombre y, a pesar de todo el poder del lugar, se fue haciendo
viejo.
—¿Usted?
—No. Fue el Mago. No necesitaba ni bebida ni comida. Mantenía su fortaleza. Dormía,
porque nada podía hacer sin dormir, y cuando dormía el mundo se oscurecía. En los
tiempos del creador no existía la noche, ¿lo sabías? Y... su mente empezó a vacilar.
Olvidaba cosas. Las más insignificantes al principio, una gota de rocío, una hoja de
hierba, cosas así. Nadie se enteró ni se preocupó por el hecho de que tales cosas
desaparecieran de la mente del Mago y del mundo. Pero luego las cosas olvidadas
adquirieron mayor importancia. El color del pelo de un hombre. Un prado entero al pie de
las montañas. Y al final, ¿quién sabe?
—Usted. Tiene que haber sido usted. Mi pelo...
—El mundo es más viejo de lo que te piensas. Yo soy el nonagésimocuarto sucesor del
Mago. Pero sí, últimamente he empezado a olvidar cosas.
—¿Y nuestro mundo se hace cada vez más pequeño?
—Bastante.
—¿Y eso otro... cuando la noche se conviene en tarde o el amanecer en noche?
—Otro efecto de la edad. A pesar de toda mi disciplina, me quedo durmiendo cuando
no debería, y me despierto cuando tendría que dormir. Lo siento. Además, últimamente
tengo pesadillas... Y ahora cógeme de la mano.
Tirion obedeció sin pensarlo y fue atraído de un salto a los pies del hombre.
—No —dijo, al darse cuenta de lo que se le venía encima.
Trató de retroceder; su mano libre buscó el cuchillo.
—¿Qué? Oh, tienes algo en la bota, ¿verdad? Una especie de arma. Temo haberme
olvidado de lo que era.
Y el cuchillo ya no estaba allí.
—Aún debo decirte algo más. Una última leyenda. Recuérdala. Se dice que cuando el
inquilino del Lugar del Poder pueda imaginar un mundo suficientemente vasto,
imaginando las barreras montañosas cada vez más y más lejanas hasta que se
encuentren en una distancia inconcebible y cierren el mundo del flujo exterior... ese día el
Lugar y su prisionero ya no serán necesarios. Quizás entonces pueda dejarse que el
mundo exista en las mentes de la gente corriente. No lo sé. Pero recuérdalo. Y si no eres
el destinado a resolver ese acertijo, recuerda que debes imaginar para ti mismo un
sucesor que valga la pena para ocupar el lugar... y transmitirle lo que te he dicho. Que eso
sea lo último de todo que olvides.
Tirion sintió entonces una arremolinada confusión momentánea, y de pronto se
encontró sobre el espejo de hielo del Lugar. Todos sus sentidos le indicaron que estaba
perfectamente, pero todo el mundo exterior se había ladeado hasta que las montañas del
otro lado del valle parecieron elevadas torres sobre éste. Un terrible conocimiento
golpeaba a las puertas de su mente.
Vio a su predecesor de pie en un ángulo imposible, y ya no estaba dentro del Lugar. El
hombre pareció repentinamente más viejo, más cargado de espaldas.
—Adiós. Y buena suerte.
Y el hombre se volvió, dio dos pasos firmes hacia el borde del mundo, y desapareció.
Hacia el olvido final, quizás, o hacia la creación de su propio mundo en lugar de guardar
como un perro lo dejado por el creador. No había forma de saberlo.
El terrible conocimiento inundaba ahora a Tirion. Era el conocimiento del mundo
enfocado por el Lugar del Poder, los millones y millones de pesos y números, de gustos y
colores, de estados de ánimo y caprichos, cuya suma hacía que las cosas fueran como
fuesen. Lo vio todo en el espejo; lo supo todo, y su deber consistía en recordarlo.
«Verás a todos tus amigos antes de que termine el día», le había dicho el viejo. Tirion
los vio, y los conoció por completo.
Recordó el cuchillo, y volvió a sentir su presencia en su bota. Sería fácil terminar con
todo, pero no podía hacerle eso al mundo reflejado en el espejo y en su mente.
Probablemente, había sido elegido como alguien incapaz de hacer algo así. O creado
como alguien que no lo haría. Su propia ambición, aunque no otra cosa, le mantendría
prisionero. El peso sordo de la responsabilidad y de todas las cosas existentes, había
caído sobre él.
Cerró los puños, encolerizado inútilmente, y grandes nubes de tormenta se formaron
allá abajo, sobre el valle. Se frotó los ojos, y una lluvia torrencial cayó de las nubes como
lágrimas. Gritó contra la injusticia de su situación, por haber recibido la carga de aquella
omnipotencia y haber sido entronizado en la cúspide del mundo, en el Lugar del Poder.
FIN

-

INTERESANTES

¿QUIERES SALIR AQUI? ; ENLAZAME

-

Twitter

.

Etiquetas

h. p. lovecraft (122) relato (114) cuento (76) Stephen King (63) gotico (60) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (57) Robert Bloch (50) terror (48) lovecraft (46) guy de maupassant (44) Lord Dunsany (43) anne rice (39) horror (37) maupassant (37) scifi (35) Edgar Allan Poe (31) cuentos (28) ambrose bierce (27) Jorge Luis Borges (26) oscar wilde (26) los mitos de cthulhu (24) algernon blackwood (23) poema (23) ray bradbury (23) blood gothic (22) august derleth (21) dark (21) enlaces (21) 1ªparte (20) bloodgothic.blogspot.com (20) demonios (19) imagenes (19) poemas (19) 2ªparte (18) mario benedetti (18) vampiros (18) capitulo del necronomicon (17) h.p. lovecraft (17) poesia (17) relatos (16) Clark Ashton Smith (15) Horacio Quiroga (15) amanecer vudú (15) musica (15) alejandro dumas (14) becquer (13) blood (13) gothic (13) underground (13) Philip K. Dick (12) amor (12) charles dickens (12) fantasia (12) fredric brown (12) pulp (12) poe (11) EL BAR DEL INFIERNO (10) Howard Phillips Lovecraft (10) el vampiro (10) las mil y una noche (10) necronomicon (10) vampiro (10) Charles Bukowski (9) el hombre ilustrado (9) friedrich nietzsche (9) gibran khalil gibran (9) lilith (9) onirico (9) paul auster (9) subrealismo (9) terror onirico (9) victoriano (9) 2 (8) Andrés Díaz Sánchez (8) Fantasmagoría (8) Isaac Asimov (8) Lewis Carroll (8) Yukio Mishima (8) arte (8) cuento de amor (8) cuento gotico (8) diccionario (8) el extraño (8) fantasmas (8) franz kafka (8) king (8) psicodelicos (8) realidad (8) vamp (8) varios (8) videos (8) Bram Stoker (7) El Castillo de Otranto (7) Selección (7) autor novel (7) cthulhu (7) cuento corto (7) cuento onirico (7) demonologia (7) entrevista con el vampiro (7) guy (7) julio cortazar (7) mitos (7) novel (7) novela (7) oscuro (7) psi-ci (7) recopilacion (7) seleccion (7) sentimientos (7) shelley (7) tatuajes parlantes (7) un mundo feliz (7) 2ª parte (6) ALFRED BESTER (6) ANTON CHEJOV (6) Bestiario (6) Douglas Adams (6) LA VOZ DEL DIABLO (6) LAS BRUJAS DE MAYFAIR (6) RESIDENT EVIL (6) Rubén Darío (6) Selecciones (6) bukowsky (6) clive barker (6) crepusculo (6) cuento victoriano de amor (6) darknes (6) el paraiso perdido (6) el pasillo de la muerte (6) ficcion (6) john milton (6) la metamorfosis (6) mary (6) meyer stephenie (6) pandora (6) rammstein (6) ramsey campbell (6) realidad sucia (6) stephen (6) vampirismo (6) 3ªparte (5) ALEXANDRE DUMAS (5) ANGELES (5) ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA (5) Charles Nodier (5) En busca de la ciudad del sol poniente (5) Flores de las Tinieblas (5) Lord des Morte (5) Marqués de Sade (5) aire frio (5) al azif (5) angel oscuro (5) aventuras (5) charles bukowsky (5) dioses (5) el cazador de sueños (5) el ceremonial (5) el demonio de la peste (5) el horla (5) gotica (5) henry kuttner (5) la casa del pasado (5) la hermandad negra (5) lavey (5) leyendas (5) libros (5) links (5) relato corto (5) wikipedia (5) Aldous Huxley (4) BRIAN W. ALDISS (4) CUESTION DE ETIQUETA (4) Drácula (4) Dylan Thomas (4) EL BESO SINIESTRO (4) EL RUISEÑOR Y LA ROSA (4) EL templo (4) ENTRADAS (4) Edmond Hamilton (4) Federico García Lorca (4) Historias de fantasmas (4) LIBROS DE LA UNIDAD (4) LOS MISERABLES (4) Las Mil y Una Noches (4) Los Fantasmas (4) Los Versos Satánicos (4) Poemas vampíricos (4) Poul Anderson (4) Richard Matheson (4) Robert E. Howard (4) Rudyard Kipling (4) Una Voz En La Noche (4) William Hope Hodgson (4) allan (4) anime (4) anonimo (4) avatars (4) chuck palahniuk (4) citas (4) colleen gleason (4) comentario (4) cuento gotico-victoriano (4) cyberia (4) de lo mejor de paul auster (4) diablos (4) donde cruzan los brujos (4) edgar (4) el diablo (4) el retrato de dorian gray (4) el sabueso (4) el wendigo (4) espiritus (4) fantastico (4) frankestein (4) frases (4) galeria (4) goticos (4) hechizos (4) historias (4) infierno (4) jorge fondebrider (4) la ciudad sin nombre (4) la hermosa vampirizada (4) letra (4) licantropia (4) los amados muertos (4) mito (4) muerte (4) saga vampiros (4) salman rushdie (4) schahrazada (4) twilight (4) victor hugo (4) voces de oscuridad (4) 1984 (3) 3 (3) 666 (3) A n n e R i c e (3) A r m a n d (3) AL ABISMO DE CHICAGO (3) ALGO LLAMADO ENOCH (3) Al otro lado del umbral (3) Alejandro Dolina (3) Apariciones de un Ángel (3) Arthur Machen (3) BOB SHAW (3) Brian Lumley (3) CRONICAS VAMPIRICAS 2 (3) Corto de Animación (3) Dan Brown (3) Días de ocio en el Yann (3) E. Hoffmann Price (3) E. T. A. Hoffmann (3) EL DESAFÍO DEL MAS ALLÁ (3) EL FANTASMA DE CANTERVILLE (3) EL HORROR OCULTO (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) EL TEMPLO DEL DESEO DE SATÁN (3) EL TIEMPO ES EL TRAIDOR (3) El Espectro (3) El Libro Negro (3) El espectro de madam Crowl (3) El morador de las tinieblas (3) El príncipe feliz (3) Emisario Errante (3) En la cripta (3) Frank Kafka (3) Fritz Leiber (3) Ghost in the Shell (3) Giovanni Papini (3) Gitanjali (3) Hombre con manías (3) J. Ramsey Campbell (3) JOSEPH PAYNE BRENNAN (3) John Stagg (3) Jr. (3) LA BIBLIOTECA DE BABEL (3) LA CONFESIÓN (3) LA EXTRAÑA CASA EN LA NIEBLA (3) LA IGLESIA DE HIGH STREET (3) LA MARCA DE LA BESTIA (3) LA RISA DEL VAMPIRO (3) LAS RUINAS CIRCULARES (3) La Jaula (3) La Trilogía de Nueva York (3) Mercenarios del Infierno (3) Miguel Hernández (3) Palomos Del Infierno (3) Pío Baroja (3) Rafael Alberti (3) Thanatopia (3) Théophile Gautier (3) Tomás Moro (3) Un Sueño en un Sueño (3) abraham merrit (3) alas rotas (3) alien (3) alquimia (3) amuletos (3) angeologia (3) antiguas brujerias (3) antologia (3) apocalipsis (3) biografia (3) cain (3) carrie (3) charles baudelaire (3) cronicas vampiricas (3) cuento victoriano (3) cuentos del siglo XIX (3) danza macabra (3) dark . gotico (3) david langford (3) de profundis (3) definicion (3) el abismo en el tiempo (3) el alquimista (3) el demonio en la tierra (3) el exorcista II (3) el libro negro de alsophocus (3) el loco (3) el mono (3) el sacrifico (3) el superviviente (3) el vampiro estelar (3) ensayo (3) escritor novel (3) exorcismo (3) fabula (3) fabulas (3) filosofia (3) frank b. long (3) goth (3) gotic (3) guion (3) helena petrovna blabatsky (3) himno al dolor (3) historias de terror (3) inquisicion (3) introduccion (3) john baines (3) john william polidori (3) justine (3) la casa maldita (3) la casa tellier (3) la ciudad de los muertos (3) la llamada de cthulhu (3) la sombra fuera del espacio (3) la tumba (3) las flores del mal (3) legion (3) leyenda (3) lisa tuttle (3) lo innombrable (3) locura (3) lord byron (3) los brujos hablan (3) los gatos de ulthar (3) luna sangrienta (3) mail (3) martín s. warnes (3) maturin (3) mein teil (3) melmoth el errabundo (3) milowishmasterfox (3) neorealismo (3) nombres (3) nombres demoniacos (3) oscuros (3) pacto de sangre (3) pensamientos (3) poemas en prosa (3) poesias (3) polaris (3) que viene el lobo (3) rabindranat tagore (3) ratas (3) rimas (3) roald dahl (3) robert silverberg (3) rosenrot (3) rostros de calabera (3) satanismo (3) snake (3) sueño (3) suicidas (3) teatro (3) the cure (3) vida (3) vudu (3) yveline samoris (3) Ángeles y demonios (3) 1 (2) 4ªparte (2) A. Bertram Chandler (2) ABANDONADO (2) ALBERT FISH (2) Akira (2) Alfonso Linares (2) Algunos Poemas a Lesbia (2) Antonio Gala (2) Aparicion (2) Astrophobos (2) Ayer... hace tanto tiempo (2) BETHMOORA (2) Blade Runner (2) Brad Steiger (2) C. M. EDDY (2) CELEPHAÏS (2) CHICKAMAUGA (2) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (2) CORAZONADA (2) Carrera Inconclusa (2) Charon (2) Christian Jacq (2) Clarimonda (2) Cowboy Bebop (2) Cyberpunk (2) Cómo Ocurrió (2) E D G A R A L L A N P O E (2) E. F. Benson (2) EL ASESINO (2) EL BAUTISMO (2) EL BESO (2) EL CABALLERO (2) EL CENTRO DEL INFIERNO (2) EL DESIERTO (2) EL DIABLO EN EL CAMPANARIO (2) EL EXORCISTA (2) EL FANTASMA Y EL ENSALMADOR (2) EL GOLEM (2) EL GRITO DEL MUERTO (2) EL JARDÍN DEL PROFETA (2) EL OTRO YO (2) EL PISO DE CRISTAL (2) EL PRESUPUESTO (2) EL RETRATO DE ROSE MADDER (2) EL SÉPTIMO CONJURO (2) EL VAGABUNDO (2) EL ÁRBOL (2) Ecos (2) El Conde de Montecristo (2) El Cuerno Del Horror (2) El Dr. Jekyll y Mr. Hyde (2) El Funeral de John Mortonson (2) El Hombre De Arena (2) El Monte de las Ánimas (2) El Puñal (2) El Que Cierra El Camino (2) El Sacrificio (2) El Tulipán Negro (2) El Valle Perdido (2) El Visitante Y Otras Historias (2) El artista del hambre (2) El ciclo del hombre lobo (2) El clérigo malvado (2) El gato del infierno (2) El gato negro (2) El homúnculo (2) El legado (2) El miedo (2) El rapto de la Bella Durmiente (2) El saber mágico en el Antiguo Egipto (2) El árbol de la colina (2) Elogio de la locura (2) En la noche de los tiempos (2) Estirpe de la cripta (2) Fuera de Aquí (2) GUARDIANES DEL TIEMPO (2) GUSTAVO ADOLFO BECQUER (2) Gustav Meyrink (2) H. Barlow (2) H.P.Lovecraft (2) HERMANN HESSE (2) Harlan Ellison (2) Hasta en los Mares (2) Historia (2) Historia Del Necronomicon (2) Historia de fantasmas (2) Hocus Pocus (2) ICARO DE LAS TINIEBLAS (2) INTERNET (2) JUANA INES DE LA CRUZ (2) Jack Vance (2) John Sheridan Le Fanu (2) José Luis Velarde (2) Kurt Vonnegut (2) LA BIBLIA SATANICA (2) LA BÚSQUEDA (2) LA CAIDA DE BABBULKUND (2) LA DECLARACIÓN DE RANDOLPH CARTER (2) LA FARSA (2) LA LOTERÍA DE BABILONIA (2) LA MUERTA ENAMORADA (2) LA MUERTE (2) LA MUSA DE HYPERBOREA (2) LA PERLA (2) LAS LEGIONES DE LA TUMBA (2) LESTAT EL VAMPIRO (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) La Bestia en la Cueva (2) La Calle (2) La Casa de la Pesadilla (2) La Habitación Cerrada (2) La Monja Sangrienta (2) La Tortura de la Esperanza (2) La Verdad (2) La chica más guapa de la ciudad (2) La conspiración Umbrella (2) La marquesa de Gange (2) La noche de los feos (2) La pasión turca (2) Letras (2) Los Sueños de la Casa de la Bruja (2) Los crímenes que conmovieron al mundo (2) Los ojos de la momia (2) Los reyes malditos (2) Los tres mosqueteros (2) MAGOS (2) MARIO BENEDETTI - LA MUERTE (2) MINORITY REPORT (2) MOBY DICK (2) MUJERES (2) Mark Twain (2) Morella (2) Narrativa gótica (2) No hay camino al paraíso (2) PABLO NERUDA (2) POPSY (2) PUNTERO IZQUIERDO (2) R. L. Stevenson (2) RADIO FUTURA (2) ROSTRO DE CALAVERA (2) Rabindranath Tagore (2) Retornos de una sombra maldita (2) Robert A. Heinlein (2) SAMAEL AUN WEOR (2) SATANAS (2) SU VIDA YA NO ES COMO ANTES (2) SUPERVIVIENTE (2) Sherry Hansen Steiger (2) The Last Vampire (2) Thomas M. Disch (2) UN DÍA DE CAMPO (2) UTOPIA (2) Un habitante de Carcosa (2) Un juguete para Juliette (2) Una mujer sin importancia (2) Una tienda en Go-by Street (2) V.O. (2) VELANDO EL CADÁVER (2) Vida después de la Muerte (2) Vida y Muerte (2) Villiers de L'Isle-Adam (2) Vinum Sabbati (2) YO CRISTINA F. (2) a la puta que se llevó mis poemas (2) a las aguas (2) a un general (2) agonico (2) al amor de mi vida (2) aladino (2) alaide floppa (2) alas nocturnas (2) albunes (2) alexandre (2) amistad (2) andres diaz sanchez (2) angel de la muerte (2) animas y fantasmas (2) anime-blood (2) antonio machado (2) apocaliptico (2) arena y espuma (2) arthur c. clarke (2) asesinato (2) baudelaire (2) bequer (2) blancanieves (2) brujas (2) busqueda (2) c. m. eddy jr. (2) cabala (2) capitulo suelto (2) caronte (2) castigo (2) catolico (2) cementerios (2) ciberespacio (2) ciberpunk (2) cielo (2) ciudad de cristal (2) ciudad vampiro (2) coleccion (2) colette gothic darknes (2) comics (2) computadora (2) conjuros (2) cortos (2) costazar (2) creepwar.gotico (2) cria cuervos (2) cruelmente romantica (2) cuento amor (2) cuentos coliniales de terror (2) cuentos cortos (2) cuentos de canterbury (2) cuentos de un soñador (2) cumbres borrascosas (2) dagon (2) death (2) demonio (2) depeche mode (2) diagnostico de muerte (2) dios (2) disciplinas de vampiro (2) dolor (2) don juan (2) dracula (2) e l v a m p i r o (2) ecce homo (2) el (2) el abismo (2) el anticristo (2) el arbol de la vida (2) el caballero de la maison rouge (2) el canibal de rotenburgo (2) el caos reptante (2) el club de la lucha (2) el club de los suicidas (2) el coche del diablo (2) el disco (2) el dueño de rampling gate (2) el elixir de larga vida (2) el entierro (2) el espectro del novio (2) el evangelio de los vampiros (2) el fabricante de ataúdes (2) el fantasma de la opera (2) el gran inquisidor (2) el hijo (2) el jinete en el cielo (2) el joven lovecraft (2) el palacio de la luna (2) el pantano de la luna (2) el profeta (2) el signo (2) ellinson (2) elogio de tu cuerpo (2) emily bronte (2) entendimiento (2) entre sueños (2) epistola (2) escritor (2) espacio (2) esperanza (2) esquizofrenia (2) eva (2) fin (2) fiodor dostoiesvski (2) fobia (2) fragmentos del necronomicon (2) frankenstein (2) g. a. becquer (2) gabriel garcia marquez (2) genesis (2) gothic darknes (2) gracia torres (2) guerra (2) guillotina (2) h. (2) hada (2) harry harrison (2) hazel heald (2) hechizo (2) herman hesse (2) historia / ficcion (2) historia real (2) hombre-lobo (2) honore de balzac (2) horror en el museo (2) indice (2) ingles (2) intriga (2) introductoria (2) italo calvino (2) juego (2) juguemos a los venenos (2) kafka (2) kir fenix (2) la carta robada (2) la catedra de lucifer (2) la cosa en el dormitorio (2) la creacion (2) la cruz del diablo (2) la dama de las camelias (2) la habitacion cerrada (2) la hoya de las brujas (2) la imagen de la muerte (2) la maquina de follar (2) la muerte y la condesa (2) la noche boca arriba (2) la novia del hombre caballo (2) la piedra negra (2) la torre oscura (2) lacrimosa (2) leyes (2) lhiliht (2) libro (2) literatura (2) los habitantes del pozo (2) los otros dioses (2) los perros de tindalos (2) los zuecos (2) m. r. james (2) milady (2) miskatonic (2) misterio (2) morfina (2) morgue (2) mp3 (2) music (2) mª. covadonga mendoza (2) narracion ocultista (2) nobel (2) noir (2) nota (2) notas (2) nuestros primos lejanos (2) nuevas cronicas vampiricas (2) occidente (2) ocultismo (2) on-line (2) oriente (2) orson scott card (2) p. (2) paris (2) paulo coelho (2) pecados (2) peter blatty (2) poderes (2) primigenio (2) prometeo (2) prosas luciferinas (2) psico (2) r.l. stevenson (2) reglas (2) relato amor (2) religion-ficcion (2) reliquia de un mundo olvidado (2) revelacion (2) revolucion francesa (2) ritual (2) rituales (2) robert a. lowndes (2) robert louis stevensont (2) roger zelazny (2) roll (2) romancero gitano (2) romanticismo (2) rpg (2) saki (2) sangre (2) serie cronicas vampiricas gardella (2) simbolismo (2) suicidio (2) sumario (2) surrealismo (2) taisha abelar (2) tetrico (2) the best (2) tragedia (2) traidor (2) un dia en el confin del mundo (2) una cruz de siglos (2) varios autores (2) varios cuentos (2) vaticano (2) video (2) violin (2) vistoriano (2) washington irving (2) willian blatty (2) ¿QUO VADIS? (2) ÁNGELES IGNORANTES (2) Ángela (2) "Vivo sin vivir en mí" (1) (1515-1582) (1) (1816) (1) (1934) (1) + y - (1) -- ANONIMO (1) -- EL HORROR DE DUNWICH (1) . EL PROFETA ERMITAÑO (1) . LA SANTA COMPAÑA . (1) . La locura del mar (1) . Luis Cernuda (1) . VENOM (1) .El Club del Ataúd. (1) .ecunemico (1) .rar (1) 100 (1) 13 fantasmas (1) 17THIS SECRET HAS TO BE KEPT by you from anyone else (1) 1809-1849 (1) 1810 (1) 1812 (1) 1862 (1) 1918/19 (1) 1939-1941? (1) 1ª parte (1) 1ªmujer (1) (1) 26 CUENTOS PARA PENSAR (1) 2parte (1) 2ª Serie (1) (1) 2ºlibro (1) 2ºlibro de nuevas cronicas vampiricas (1) 334 (1) 360º (1) 3:47 a.m. (1) 4 (1) 5 (1) 6 (1) 7 pecados capitales (1) 84 de charing cross road (1) (1) 9000 años (1) A LA ESPERA (1) A M B R O S E B I E R C E (1) A imagen y semejanza (1) A restos.. de ti (1) A través de la puerta de la llave de plata (1) A través de las puertas de la llave de plata (1) A. E. VAN VOGT (1) A. MERRIT (1) A. Merritt (1) A.R. Ammons (1) A: lord Alfred Douglas (1) ABAJO (1) ABONO PARA EL JARDÍN (1) ABUELITO (1) ACERO -- Richard Matheson (1) ADEFESIA (1) AGENTE DEL CAOS (1) AL MAGNIFICO LORENZO DE MÉDECIS (1) AL OTRO LADO (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGÚN QUE OTRO ANIMAL (1) ALMAS EN PENA (1) AMADEO KNODLSEDER (1) AMANECER EN MERCURIO (1) AMANECER VUDU (1) AMBROSE GWINET BIERCE (1) AMERICAN ZOMBIE (1) AMOR Y ODIO (1) ANDREA SOL (1) ANGEL DE LUZ (1) ANIUTA (1) ANTES DEL ESPECTÁCULO (1) APARECIÓ CAÍN (1) APRENDED GEOMETRIA (1) AQUEL VIEJO (1) ARMAGEDON Fredric Brown (1) ARTHUR JERMYN (1) ASESINOS SATÁNICOS (1) AYER (1) Abraham Merritt (1) Abraza la oscuridad (1) Acorralado (1) Ad Lucem (1) Adam Kadmon (1) Adan (1) Adiós al siglo XX (1) Adolf Hitler (1) Afuera (1) Agatha Christie (1) Ahmad Ibn Ata'Illah (1) Alan Barclay (1) Albertina desaparecida (1) Alejandro Pushkin (1) Alejo Carpentier (1) Aleksandr Nikoalevich Afanasiev (1) Aleksandr Pushkin (1) Alfred E. Van Vogt (1) Alfred Elton van Vogt (1) Algernoon Blackwood (1) Alien earth (1) Amityville (1) Ana María Matute (1) Anatoli Dneprov (1) Andrei Chikatilo (1) Andrógino (1) Animismo (1) Anne Brontë (1) Another Google Bot (1) Antiguas brujerías (1) Antipoemas (1) Antología (1) Anubis (1) Anónimo (1) Appleseed (1) Aramis (1) Arcipreste de Hita (1) Armand (1) Asesinado Al Pie De Un Altar Vudú (1) Asimov (1) Atentamente suyo Jack el Destripador (1) Atentamente suyo. Jack el Destripador (1) Athos (1) August W. Derleth (1) Auguste Villiers de l'lsle‑Adam (1) Augusto Monterroso (1) Augustus Hare (1) Autobiografía (1) Auténtico Amor (1) Ayuda Alienígena (1) BAJO LAS PIRÁMIDES H. P. LOVECRAFT (1) BARBA AZUL (1) BERTA (1) BLANCO Y AZUL (1) BOCCACCIO (1) BOITELLE (1) BOLA DE SEBO (1) Bacarat (1) Balada nupcial (1) Barry Longyear (1) Battle Angel Alita (1) Bibliografía (1) Biblioteca (1) Boogiepop Phamtom (1) Breve comentario sobre la esquizofrenia (1) Bruce Sterling (1) Bubblegum Crisis (1) C. L. MOORE (1) C. S. Lewis (1) C.L. Moore (1) CABEZA DE CONO (1) CANCIÓN DE AMOR (1) CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA (1) CARTA A UN FÉNIX (1) CARTA DE UN LOCO (1) CARTAS (1) CASTIGOS (1) CEREMONIAL (1) CHARLES PERRAULT (1) CHERTOGON (1) CIBER-DARK (1) COCAINA (1) COCO.COCO. COCO FRESCO (1) COMO PARA CONFUNDIRSE (1) COMPLICIDAD PREVIA AL HECHO (1) CON DIOS (1) CONFESIONES DE UNA MUJER (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) CONVERSIONES (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) CORTÁZAR (1) COTO DE CAZA (1) CRONICAS VAMPÍRICAS 2 (1) CRÍTICA AL CRISTIANISMO Y A LA SOCIEDAD (1) CUADERNO HALLADO EN UNA CASA DESHABITADA (1) CUENTOS DE AMOR. DE LOCURA Y DE MUERTE (1) CUERPO Y ALMA (1) Cabeza de Lobo (1) Camilo José Cela (1) Canaan negro (1) Canción del pirata (1) Cannibal Corpse (1) Canon Pali (1) Carmilla (1) Carolina (1) Cartas Desde La Tierra (1) Casi Extinguidos (1) Catastrofe Aerea (1) Catherine Crowe (1) Catulo (1) Charles Dickens El guardavías (1) Charles Grant (1) Charles Nightingale (1) Chaugnar Faugn (1) Chica gótica (1) Chitterton House (1) Chris Chesley (1) Christopher Marlowe (1) Ciencia Ficción (1) Cine (1) Claudia (1) Colección (1) Conan (1) Conoce la Ciudad Gótica en 3D (1) Conología de la caza de hackers (1) Conquístate a ti mismo y conquistarás al mundo (1) Conversación (1) Corazones Perdidos (1) Corman (1) Cosas Zenna Henderson (1) Crom (1) Crumtuar y la Diosa (1) Cría cuervos (1) Cuando los cementerios son una atracción (1) Cuarta parte (1) Cynthia Asquith (1) CÁTULO (1) Cómo mueren los mitos (1) D'Artagnan (1) DAGÓN (1) DANTE ALIGHIERI (1) DE COMO EL Dr. JOB PAUPERSUM LE TRAJO ROSAS ROJAS A SU HIJA (1) DE COMO LLEGO EL ENEMIGO A THULNRANA (1) DE SADE (1) DECAMERON (1) DEL MÁS ALLÁ (1) DELENDA EST... (1) DESPERTARES (1) DIABLO (1) DICCIONARIO DE ÁNGELES (1) DICCIONARIO DEL DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOBLE CREER (1) DOS POEMAS (1) DOS SERES IGUALES (1) Dan Brown Ángeles y demonios (1) Dark Gotico (1) Dark Icarus (1) David F. Bischoff (1) De guardia (1) Death Fails (1) Del toro (1) Demonios babilónicos (1) Demoníacos (1) Dennis Etchison (1) Dentro de mí (1) Deportacion (1) Depresión (1) Der Vampir (1) Derek Rutherford (1) Descargo de responsabilidad (1) Desde Lugares Sombríos (1) Desert Punk (1) Diagnóstico de Muerte (1) Diccionario De Relaciones Y Sexo (1) Diccionario de Símbología (1) Donde habite el olvido XII (1) Douglas Rushkoff (1) Dr. Bloodmoney (1) Duelo (1) Dulces para esa dulzura (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L A N T I C R I S T O (1) E-volution (1) E. M. Johnson (1) E.F.Benson (1) E.T.A. Hoffmann (1) EL ABONADO (1) EL ABUELO ASESINO (1) EL ALEPH (1) EL ALEPH ficcion (1) EL ALMOHADON DE PLUMAS (1) EL ARISTÓCRATA SOLTERÓN (1) EL ARMARIO (1) EL ARO (1) EL ASESINATO DE DIOS (1) EL BARON DE GROGZWIG (1) EL BARRILITO (1) EL BICHO DE BELHOMME (1) EL BIGOTE (1) EL CARDENAL NAPELLUS (1) EL CETRO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONDE DE MONTECRISTO II (1) EL CONDE DE MOTECRISTO (1) EL CONDUCTOR DEL RAPIDO (1) EL COTTAGE DE LANDOR (1) EL CRIMEN DE LORD ARTHUR SAVILLE (1) EL CRIMINAL Y EL DETECTIVE (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DEMONIO DE LA PERVERSIDAD (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DIOS SIN CARA (1) EL DUEÑO DE RAMPLING GATE (1) EL ERMITAÑO (1) EL FINAL (1) EL FLASH (1) EL FRUTO DE LA TUMBA (1) EL GATO Y EL RATÓN (1) EL GRABADO EN LA CASA H. P. LOVECRAFT (1) EL GRAN GRIMORIO (1) EL HOMBRE DE LA CALAVERA (1) EL HURKLE ES UN ANIMAL FELIZ (1) EL INCORREGIBLE BUITRE DE LOS ALPES (1) EL JOVEN GOODMAN BROWN (1) EL JUEGO DE LOS GRILLOS (1) EL JUEGO DE PELOTA EN RAMTAPUR (1) EL LIBRO DE LO INCREÍBLE (1) EL LIBRO DE LOS SERES IMAGINARIOS (1) EL MATRIMONIO DEL CIELO Y EL INFIERNO (1) EL MESMERISMO (1) EL METRONOMO (1) EL MUNDO AVATAR: ANDY WARHOL (1) EL NECRONOMICON (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL OJO SIN PARPADO (1) EL ORACULO DE SADOQUA (1) EL ORINAL FLORIDO (1) EL ORO (1) EL OTRO VAGABUNDO (1) EL PESCADOR DEL CABO DEL HALCON (1) EL PRECURSOR (1) EL REGRESO (1) EL RELÁMPAGO (1) EL REY (1) EL REY DE HIERRO (1) EL ROBLE HA CAÍDO (1) EL RÍO (1) EL SEXO FRIO (1) EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO (1) EL SUEÑO DEL REY KARNA-VOOTRA (1) EL SUSURRADOR EN LA OSCURIDAD (1) EL TRUEQUE (1) EL USURPADOR DE CADAVERES (1) EL VALLE DE LOS DIOSES (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VENGADOR DE PERDONDARIS (1) EL VIUDO TURMORE (1) EL ZOPILOTE (1) EL _ ALEPH (1) EL cantar del exangel (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELIGE TU DESTINO (1) ELISA BROWN (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE (1) EN EL CREPUSCULO (1) EN ESTADO LATENTE (1) EN LA FERIA (1) EN ZOTHIQUE (1) Eco (1) Edad Media (1) Edgar Allan Poe El Cuervo (1) Edward Bulwer-Lytton (1) Edward Lucas White (1) El Almohadón de Plumas (1) El Arte de la Estrategia (1) El Asirio (1) El BAR II (1) El Barril de Amontillado (1) El Boogie Del Cementerio (1) El Borametz (1) El Buque Fantasma (1) El Carbunclo Azul (1) El Caso de los Niños Deshidratados (1) El Centinela (1) El Clan De Los Parricidas (1) El Club del Ataúd (1) El Corsario (1) El Crimen Invisible (1) El Cuarto en la Torre (1) El Dios de los Brujos (1) El Dios-Monstruo De Mamurth (1) El Dragón (1) El Eclipse (1) El Espejo De Nitocris (1) El Gigante Egoista (1) El Gris Gris En El Escalón De Su Puerta Le Volvió Loco (1) El Haschich (1) El Hombre Del Haschisch (1) El Hombre que Soñó (1) El Hueco (1) El Mago de Oz (1) El Mensajero de la Muerte (1) El Misterio del Mary Celeste (1) El Nuevo Acelerador (1) El Nuevo Acelerador Herbert George Wells. (1) El Príncipe (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Rey Estelar (1) El Ritual (1) El Ruido de un Trueno (1) El Sacerdote Y Su Amor (1) El Signo Amarillo (1) El Underground digital (1) El Vengador de Perdóndaris (1) El Violador de la Moto (1) El Visitante Y Otras Historias Dylan Thomas (1) El Yoga (1) El amor de mi vida (1) El aprendiz de brujo. (1) El armonizador (1) El cadillac de Dolan (1) El camaleón (1) El campamento del perro (1) El cartero del rey (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El cuarto de goma (1) El demonio en Ceirno (1) El duque de L'Omelette (1) El espejo de Ko Hung (1) El extraño vuelo de Richard Clayton (1) El francotirador cazado (1) El grimorio del papa Honorio (1) El guardián entre el centeno (1) El horror del montículo (1) El informe del inspector Legrasse (1) El jardín de Adompha (1) El jardín del tiempo (1) El judío errante (1) El judío errante.Thomas M. Disch (1) El mal de la muerte (1) El muchacho que escribia poesia (1) El mundo que ella deseaba (1) El pararrayos (1) El pecado de Hyacinth Peuch (1) El perfume (1) El pescador del Cabo del Halcón (1) El pescador y su alma (1) El puñal del godo (1) El que acecha en la oscuridad (1) El que susurraba en las tinieblas (1) El roble de Bill (1) El sexo y yo (1) El soldado y la muerte (1) El telar (1) El terror volvió a Hollywood (1) El Árbol de las Brujas (1) El árbol de la buena muerte (1) El árbol de oro (1) El último sueño del viejo roble (Cuento de Navidad) (1) Eliphas Lévi (1) Ellen Schreiber (1) Empirismo (1) En donde suben y bajan las mareas (1) En el Calor de la Noche (1) En persona (1) Ensayo al viejo estilo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Erecciones (1) Eres tan bella como una flor (1) Ergo Proxy (1) Eric Frank Russell (1) Eric Lavín (1) Escéptico (1) Ese Gran simulacro (1) Esoterismo (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estilo gótico (1) Exhibiciones (1) Eyaculaciones (1) F R I E D R I C H N I E T Z S C H E (1) FABULAS Y SIMBOLOS (1) FBI (1) FEMINISTAS (1) FESTIVAL DEL TESTÍCULO (1) FICCIONES (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FRANCIS MARION CRAWFORD (1) FRANK BELKNAP L. (1) FRASES DE POLÍTICOS (1) FREDIE MERCURY (1) FUERA DE ESTE MUNDO (1) Factotum (1) Fahrenheit 451 (1) Farenheit 451 (1) Feuerräder (1) Fiel amigo (1) Flautistas en el bosque (1) Fondo Monetario (1) Frank Belknap Long (1) Frankenstein o el moderno Prometeo (1) Franz Harttmann (1) Fred Saberhagen (1) Frederick Marryat (1) Frederick pohl (1) Freud (1) Fruto negro (1) Fuego Brillante (1) Fuego infernal (1) G. A. BEQUER (1) GENTE REUNIDA (1) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN LADY RUTH (1) GIGANTE (1) GITANO (1) GOTHICPUNK (1) GUARDIANES DEL TIEMPO EXTRAÑOS TERRÍCOLAS ORBITA ILIMITADA ONDA CEREBRAL UN MUNDO EN EL CREPUSCULO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) Gastón (1) Gauguin (1) Geoffrey Chaucer (1) George Berkeley (1) George Gordon Byron (1) George Langelaan (1) George Orwell (1) Ghost lover (1) Gilbert Thomas (1) Gordon Leigh Bromley (1) Gottfried Benn (1) Greg Egan (1) Grimoires (1) Guión para Alíen III (1) Gustave Flaubert (1) Génesis (1) Gómez (1) H. G. WELLS (1) H. P. Lovecraft LA BÚSQUEDA DE IRANON (1) H. P. Lovercraft (1) H.P.Lovecraft y E. Hoffmann Price (1) HAN CAIDO LOS DOS (1) HECHIZOS DE AMOR (1) HERBERT WEST (1) HIJO DE LA LUNA (1) HIPNOS (1) HISTORIA DE MAR Y TIERRA (1) HISTORIA DEL ENDEMONIADO PACHECO (1) HISTORIA DEL JOVEN DE LAS TARTAS DE CREMA (1) HISTORIA DEL MANDADERO (1) HISTORIA GÓTICA (1) HISTORIA PRODIGIOSA DE LA CIUDAD DE BRONCE (1) HOMBRES y DRAGONES (1) HOY Y MAÑANA (1) Hasta donde mueran los sentimientos (1) Hay Tigres (1) Hector G. Oesterheld (1) Heinrich August Ossenfelder (1) Hell-fire 1956 (1) Herbert George Wells. (1) Herman Melville (1) Hierba gatera (1) Historia Del Necronomicon H. P. Lovecraft (1) Historia de un muerto contada por él mismo (1) Historia de una demonización. (1) Horace Walpole (1) Howard Fast (1) Howard P. Lovecraft (1) Howard Philip Lovecraft (1) Héctor Álvarez (1) Híbrido (1) II parte (1) III (1) III parte (1) IMAGEN DE TU HUELLA (1) IMAGINE (1) IMÁGENES MALDITAS (1) INDICE MIO CID (1) Ideas (1) Ilusionismo (1) Inanna (1) Intento (1) Investigador De Lo Oculto (1) Isthar (1) Iván A. Efrémov (1) Iván Turguéniev (1) J. G. Ballard (1) J. J. Van der Leeuw (1) J.D. Salinger (1) JACK LONDON (1) JON WIENER (1) JORGE ADOUM (1) JUAN SALVADOR GAVIOTA (1) JUEGO DE SOMBRAS (1) JUNTO A UN MUERTO (1) Jaime Bayly (1) James H. Schmitz (1) James Montague RhodesCORAZONES PERDIDOS (1) Javi (1) Jean Lorrain (1) Jean Ray (1) Jim Morrison (1) John Lennon (1) John Silence (1) John Stagg - El Vampiro (1) John W. Campbell (1) John Wyndham (1) John/Yoko (1) Jorge Bucay (1) Jorge Manrique (1) Jose Antonio Rodriguez Vega (1) Joseph Sheridan Le Fanu (1) José Luis Garci (1) José Luis Zárate Herrera (1) José Manuel Fernández Argüelles (1) José María Aroca (1) José de Esponceda (1) Juan C. "REX" García Q. (1) Juan Darién (1) Juan Ruiz (1) Juan de la Cruz (1) Juan-Jacobo Bajarlía (1) Kabbalah (1) Keith Laumer (1) Khnum (1) Kit Reed (1) L a Muerte De Halpin Frayser A mbrose Bierce (1) L a Mujer Loba (1) LA ALQUIMIA COMO CIENCIA DEL ARTE HERMETICO (1) LA AVENTURA DEL ASESINO METALICO (1) LA BAILARINA (1) LA BALLENA DIOS (1) LA BALLENA Y LA MARIPOSA (1) LA BARONESA (1) LA BECADA (1) LA BELLEZA INÚTIL (1) LA BELLEZA INÚTILguy de maupassant (1) LA BODA DEL LUGARTENIENTE LARÉ (1) LA CABELLERA (1) LA CASA (1) LA COMPAÑERA DE JUEGO (1) LA CONFESIÓN DE TEODULIO SABOT (1) LA CRIBA (1) LA ESCUELA DE LA PIEDRA DE LOYANG (1) LA ESPADA DE WELLERAN (1) LA ESTATUA (1) LA EXTRAÑA CABALGADA DE MOROWBIE JUKES Rudyard Kipling (1) LA FERIA DE LAS TINIEBLAS (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA LUNA LLENA (1) LA MAGIA NEGRA (1) LA MALDICIÓN (1) LA MAQUINA DEL SONIDO (1) LA MASCARA DE LA MUERTE ROJA (1) LA MOSCA (1) LA MÚSICA DE ERICH ZANN (1) LA NARIZ (1) LA PARENTELA DE LOS ELFOS (1) LA PARÁBOLA CHINA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA QUE ERA SORDA (1) LA RAÍZ CUADRADA DE CEREBRO (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SENDA (1) LA SOMBRA. (1) LA TEMPESTAD (1) LA TEORIA DE LAS MASCOTAS DE L.T. (1) LA TIERRA DE ZAAD (1) LA TIERRA ROJA (1) LA TRAMA CELESTE (1) LA TRÁGICA HISTORIA DEL DOCTOR FAUSTO (1) LA VENTANA ABIERTA (1) LA VENUS DE ILLE (1) LA VISITA QUE J. H. OBERHEIT HACE A LAS TEMPIJUELAS (1) LAGARTIJA (1) LAGRIMAS Y RISAS (1) LAGRIMAS Y SONRISAS (1) LAS BECADAS (1) LAS DOS PRINCESAS (1) LAS GRANADAS (1) LAS HOJAS SECAS (1) LAS LEYES (1) LAS PERVERSAS CRIATURAS DE SERGIO LAIGNELET (1) LAS RANAS (1) LAS RATAS DEL CEMENTERIO (1) LAS REVELACIONES DE BECKA PAULSON (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LEOPOLDO LUGONES (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LEYES DE DROGAS (1) LIBRO DE LA DUALIDAD (1) LIBRO DE LA IGNORANCIA (1) LIBRO DEL AMOR (1) LILIHT (1) LOS AGUJEROS DE LA MASCARA (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS CONSTRUCTORES (1) LOS CUATRO HERMANOS LUNARES (1) LOS DOS CAZADORES (1) LOS DOS HERMANOS (1) LOS DOS POLÍTICOS (1) LOS DOS ÁNGELES (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS HOMBRES QUE BAILAN CON LOS MUERTOS (1) LOS HUÉSPEDES -- SAKI (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS SIETE PUENTES (1) LOS VEINTICINCO FRANCOS DE LA SUPERIORA (1) LOS ÁRBOLES DEL AZUL (1) LSD (1) LUZIFER (1) La Acacia (1) La Aureola Equivocada (1) La Callejuela Tenebrosa (1) La Campaña (1) La Casa Croglin (1) La Casa De Los Espíritus (1) La Caza de Hackers (1) La Ciudad (1) La Cámara De Los Horrores (1) La Cámara de los Tapices (1) La Entrada Del Monstuo (1) La Estatua de Sal (1) La Extraña Cabalgada De Morowbie Jukes (1) La Fiera Y La Bella (1) La Leyenda De San Julian El Hospitalario (1) La Liberación de la Bella Durmiente (1) La Luna Nueva (1) La Magia (1) La Mandrágora (1) La Mascarada (1) La Muerte Enamorada (1) La Máscara de la Muerte Roja (1) La Palida Esposa De Toussel (1) La Pradera Verde (1) La Pócima Vudú De Amor Comprada Con Sangre (1) La Torre del Elefante (1) La Tregua (1) La Vérité (1) La bahía de las corrientes irisadas (1) La capa (1) La casa de Cthulhu (1) La casa del hacha (1) La casa hechizada (1) La catacumba (1) La condena (1) La cultura del miedo (1) La dama de compañía (1) La familia de Pascual Duarte (1) La guadaña (1) La hija del árbol (1) La llave de plata (1) La lucha por la vida I (1) La lucha por la vida II (1) La lucha por la vida III (1) La mansión de las rosas (1) La mañana verde (1) La muerte del borracho (1) La mujer de Dennis Haggarty (1) La mujer del bosque (1) La máquina del sonido (1) La novia del ahorcado (1) La parra (1) La pregunta (1) La reina estrangulada (1) La soledad del escritor en el siglo XXI (1) La sombra de Eva (1) La sombra que huyó del capitel (1) La sombra que huyó del capitel. los mitos de cthulhu (1) La sombra que huyó del chapitel (1) La vampiro española (1) La ventana en la buhardilla (1) La vida de la muerte (1) La vida en las trincheras del Hiperespacio (1) La vida nueva (1) Lain (1) Las botas mágicas (1) Las figurillas de barro (1) Las imprudentes plegarias de Pombo el idólatra (1) Las mandrágoras (1) Las once mil vergas -- Guillaume Apollinaire -- Advertencia (1) Las palabras mágicas (1) Las puertas del Valhalla (1) Lawrence C.Conolly (1) Leigh Brackett (1) Lestat (1) Ley y Orden (1) León Tolstoi (1) Libro de Buen Amor (1) Libro de Eibon (1) Lilitú (1) Lista de los demonios en el Ars Goetia (1) Llegado desde el infierno (1) Lluvia Negra (1) Lord of the Flies (1) Los Crímenes de la Rue Morgue (1) Los Elementales (1) Los Nueve Pecados Satánicos (1) Los Poemas Ocultos (1) Los cazadores de cabezas (1) Los colmillos de los árboles (1) Los comedores de lotos (1) Los gatos de Père Lachaise (1) Los hijos de Babel (1) Los príncipes demonio I (1) Los reploides (1) Los árboles parlantes (1) Lotófagos (1) Luana (1) Luis Enrique Délano (1) Luisa Axpe (1) Lydia Cabrera (1) Lyman Frank Baum (1) M .R. James (1) MACHISTAS (1) MAESE LEONHARD (1) MAGICO (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MAQUIAVELO (1) MARIDOS (1) MARIO VARGAS LLOSA (1) MARY W. SHELL (1) MAS ALLÁ DEL MURO DEL SUEÑO (1) MAUPASSANT. AHOGADO (1) MAUPASSANT. ADIOS (1) MAUPASSANT.EL AFEMINADO (1) MAUPASSANT.EL ALBERGUE (1) MEN IN BLACK (1) METAMORFOSIS (1) MI MONSTRUO DE OJOS SALTONES (1) MI RESPETADO SUELO DURMIENTE (1) MINICUENTOS ESCALOFRÍO (1) MULTIPLICACIÓN. (1) Mage La (1) Magia menor (1) Manual de zoología fantástica (1) Manuel González Noriega (1) Mao (1) Marcel Proust (1) Margaret A. Murray (1) Margarita Guerrero (1) Margaritas Fredric Brown Daisies (1) Marguerite Duras (1) Mario Benedetti - La noche de los feos (1) Mario Benedetti - Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Mario Flecha (1) Marx (1) Mary Shelley. (1) Mary Wolfman (1) Marzo Negro (1) Matrix (1) Maxim Jakubowski (1) Maximiliano Ferzzola (1) Me siento sola (1) Memnoch El Diablo (1) Memoria de Crímenes (1) Memorias de un moribundo (1) Mentalismo (1) Metadona (1) Metzengerstein (1) Mi Querida Muerte (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA LA GITANILLA (1) Mitología hebrea (1) Monopolio (1) Montado en la bala (1) Mujer de pie (1) MundoDisco (1) My buddy (1) MÁSCARAS (1) Más allá de los confines del mundo (1) Más vasto que los imperios (1) Máximo Torralbo (1) Música (1) NARRACIONES OCULTISTAS (1) NEGLIGENCIA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NOTICIAS (1) NOTICIAS DEL MAS ALLA (1) NUL-O (1) Nathaniel Hawthorne (1) Necrológica (1) Neil Olonoff (1) Nelly Kaplan (1) Neuromancer (1) Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Ni Corruptos Ni Contentos (1) Nicolás Maquiavelo (1) Nieto de un verdugo (1) Nightmares and dreamscapes (1) Nikolàj Semënovic Leskov (1) No Despertéis a los Muertos (1) No Tengo Boca. Y Debo Gritar (1) No a la censura (1) No te Salves (1) No tocarte (1) Nona (1) Novela de terror (1) Nyarlathotep (1) Nyarlathotep el Terrible (1) O V I D I O (1) OLIVER ONIONS (1) ORGIAS (1) ORISHAS (1) OSCURA Y FRIA NOCHE (1) Opinion Personal (1) Otros mundos. otros dioses (1) PACIENTE BERLIN (1) PACTO (1) PACTOS DIABOLICOS EN FLORES PACTOS DIABOLICOS EN FLORES (1) PALABRAS (1) PAPÁ BENJAMIN (1) PARANOYAS (1) PARCAS (1) PARTE 1 (1) PATTI SMITH (1) PAZ CONTAGIOSA (1) PAZ Y GUERRA (1) PELIGROS DEL SATANISMO (1) PINOSANGUINOCHETBURUNDA (1) PLURIEMPLEO (1) POBRE (1) POE Y OTROS (1) POEMA INDIO (1) POEMA VAMP (1) POEMAS ÚLTIMOS (1) POEMÊ (1) POIROT INFRINGE LA LEY (1) POQUITA COSA (1) POR LA SANGRE ES LA VIDA (1) PRELUDIOS (1) PREMIOS (1) PROCESO (1) PRÍNCIPE Y MENDIGO (1) PUERTA AL INFIERNO SANGRE EN EL CIELO (1) PUNK (1) PUNTO DE PARTIDA (1) PUTA (1) Padma Sambava (1) Padre fundador (1) Para las seis cuerdas (1) Parricidios (1) Patakí De Ofún (1) Patrick Süskind (1) Paulo Navas (1) Pecados capitales (1) Pedro Pastor (1) Pelotón D (1) Pequeña Antología (1) Pesadilla (1) Pete Adams (1) Peter Shilston (1) Peter Valentine Timlett (1) Peter Wake (1) Philaréte Chasles (1) Poema de amor a una chica que hacía striptease (1) Poemas Completos (1) Poemas Malditos (1) Poemas de Gilgamesh (1) Poemas de amor (1) Porthos (1) Primer amor (1) Primera parte (1) Primera parte 2 (1) Prosper Mérimée (1) Protesta Anonima General (1) Proyección (1) Príncipe (1) Príncipe de las tinieblas (1) Próxima Centauri (1) Pseudomonarchia Daemonum (1) Psiquismo (1) Punch Drunk (1) QUE DIFÍCIL ES SER DIOS (1) R. E. HOWARD (1) R. W. Chambers (1) R.E.3 (1) RAMÓN GOMEZ DE LA SERNA (1) REANIMADOR (1) REGIONES APARTADAS (1) RELATOS DE TERROR (1) RENZO (1) RETRANSMISION ETERNA (1) RIMA VII (1) RIMA XXXVIII (1) RITUALES SATANICOS (1) ROBERT LOUIS STEVENSON (1) ROBOT CITY (1) ROLL AND ROLL (1) ROMANCE DEL ENAMORADO Y LA MUERTE (1) Raymond J. Martínez (1) Reaper (1) Recetas (1) Respuesta del Forastero (1) Reto (1) Retoños (1) Reventando el sistema (1) Rhea (1) Richard Bellush (1) Richard Calder (1) Richard Shrout (1) Richelieu (1) Ritos (1) Rituales con los ángeles (1) Robert Ervin Howard (1) Robert Ervin Howard: Un Recuerdo (1) Rochefort (1) Rockefeller (1) R’Iyeh (1) S. SV - XVIII (1) SALIDA DEL EDEN (1) SALVAME (1) SATANICo (1) SATÁN (1) SECTAS SATÁNICAS (1) SECUESTRO HOCHSCHILD (1) SEHNSUCHT (1) SETENTA (1) SIDDHARTA (1) SIN TON NI SON (1) SLAN (1) SOBRE LA ARENA (1) SORTEOS (1) SORTILEGIO DE OTOÑO (1) STANLEY CEPILLO DE DIENTES (1) STÉPHANE MALLARMÉ (1) SUEÑOS (1) Sandy Lopez Juarez (1) Santa Teresa de Ávila (1) Saquitos (1) Segador (1) Segunda parte (1) Serial Experiments Lain (1) Sharon N. Farber (1) Si Viene Damon (1) Siembra de Marte (1) Siglo XV (1) Silent Möbius (1) Simbiótica (1) Skull and Bones (1) Sobre Todo Madrid (1) Sociedad Thule (1) Sociedad Vril (1) Soy Leyenda (1) Soy la Puerta (1) Stalin (1) Stanley G. Weinbaum (1) Stanley Weinbaum (1) Stephen Vincent Benet (1) Supieras... (1) SÍMBOLO DE BALPHOMET (1) TALENTO (1) TOBERMORY (1) TOMBUCTÚ (1) TONTOS (1) TRAGEDIAS (1) TRATADO ESOTÉRICO DE TEURGIA (1) TRES DIOSES Y NINGUNO (1) TRES REGALOS (1) TRINITY BLOOD (1) TROPAS DEL ESPACIO (1) TU FRIALDAD (1) Tanith Lee (1) Taveret (1) Teatro de Crueldad (1) Templarios (1) Tercera parte (1) Tercera parte 2 (1) Terror en el espacio (1) Terry Carr (1) Terry Pratchett (1) Tetas (1) The Green Meadow (1) The Lilim (1) The Matrix (1) The Reward (1) The dead beat (1) The garden of time (1) The green morning (1) Theodore Sturgeon (1) Thomas Burnett Swann (1) Théàtre des Vampires (1) Tierra extraña (1) Tokio (1) Totemismo (1) Transmisión (1) Transmutación Transferencia Misticismo Desarrollismo (1) Trigun (1) Tsathoggua (1) Términos (1) U N C A M I N O A L A L U Z D E L A L U N A (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN ASESINATO (1) UN COMPENDIO DE SECTAS (1) UN DIA EN EL REFLEJO DEL ESPEJO (1) UN LUGAR DE LOS DIOSES (1) UN MENSAJE IMPERIAL (1) UN OLOR A MUNDO (1) UN SEÑOR MUY VIEJO CON UNAS ALAS ENORMES (1) UN SUEÑO (1) UNA CONFLAGRACION IMPERFECTA (1) UNA ISLA (1) UNA ODISEA MARCIANA (1) UNA PEQUEÑA FABULA (1) UNA TARDE EN LO DE DIOS (1) UNA TUMBA SIN FONDO (1) URSULA K. LEGUIN (1) USA (1) USURPACIÓN DE DERECHOS DE AUTOR (1) Un crimen fuera de lo corriente (1) Un día en el confín del Mundo (1) Un escándalo en Bohemia (1) Un escándalo en Bohemia sir Arthur Conan Doyle (1) Un manifiesto Cyberpunk (1) Un marido ideal (1) Una carta abierta a H. P. Lovecraft (1) Una confesión encontrada en una prisión de la época de Carlos II (1) Una cuestión de identidad (1) Universo desierto (1) Ursula K. Le Guin (1) Utopía (1) V I N C E N T V A N G O G H (1) VENGANZAS (1) VESTIDURAS (1) VIEJO VINO (1) VIH-SIDA (1) VINTAGE (1) VITTORIO EL VAMPIRO (1) VIVIDOR A SU PESAR (1) VIVOS (1) VOLUMEN 1 (1) VOLUMEN 1parte 2 (1) Valencia (1) Valencia nocturno (1) Venganzas Y Castigos De Los Orishas (1) Viaje a la semilla (1) Viktor Saparin (1) Villiers de L'Isle (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Vivian Meik (1) Voces de la Oscuridad (1) Von Junzt (1) Vuelto a nacer (1) Víctor Hugo (1) W.W. Jacobs (1) WHITE (1) WHITE ZOMBIE (1) Walter Scott (1) WannaFlock (1) Ward Moore (1) Weird Tales (1) Wendigo (1) Wilfred Blanch Talman (1) William Golding (1) William H. Hogdson (1) William Irish (1) William Shakespeare (1) Winifred Jackson (1) Wlliam Shakespeare (1) Wood'stown (1) Y cada día nos cuesta más soñar. (1) YERMA (1) YING-YANG (1) YO OS SALUDO (1) YVETTE (1) Yasutaka Tsutsui (1) Yra Reybel (1) YulyLizardi (1) ZOMBIE (1) ZOTHIQUE (1) Zenna Henderson (1) Zuzana_dt666(arrova)hotmail.com (1) a dreamer`s tales (1) a la caza (1) abducciones (1) abortivo (1) abstractos (1) aceite de perro (1) acerca de nyarlatoted (1) acido (1) actual (1) actualizacion 4.0 (1) adicción (1) adios (1) adolfo (1) agathos (1) aguelles (1) ahogado (1) al pueblo hebreo (1) alcacer (1) aldoux huxley (1) aleksandr (1) alfa (1) algo sobre los gatos (1) algunas formas de amar (1) ali-baba y los cuarenta ladrones (1) almas (1) alto (1) amante fantasma (1) amateur (1) ambiente (1) amor . i love... (1) amy foster (1) analogia (1) anarko-undergroud (1) anarquía (1) anecdota (1) angel (1) angela (1) angeles guardianes (1) angelustor (1) animales racionales (1) animas (1) ann (1) anonimos (1) antes del espectaculo (1) antifona (1) antiguos (1) anton (1) antropologia de la muerte (1) apariciones (1) apocalipsis 2012 (1) apocalipsis-ficcion (1) apocapocalipsis (1) apocrifos (1) aqui hay tigres (1) aqui vive el horror (1) arcangel negro (1) archivos (1) arde (1) arfego (1) arkham (1) armagedon (1) armando (1) armas (1) arqueologia (1) arquetipo (1) arquitectura (1) arrebatado (1) articulo (1) articulos (1) artista gotica (1) asesino (1) asesino en serie (1) asesinos (1) asfódelo (1) ashkin (1) atlantida (1) auto de fe (1) autobiografia carcelaria (1) autores (1) avalon (1) avatar (1) ayuda alienigena (1) bajo (1) bajo la piramide (1) barrilamontillado (1) bdsm (1) berenice (1) berkeley (1) berlin (1) bert-sellers (1) biblia (1) bibliografia (1) bien (1) biotecnologia (1) blanco y negro (1) blog (1) blogs (1) blood canticle (1) bloods (1) boemios (1) boix (1) books of bloods (1) bram (1) brenda (1) breve (1) bruja (1) brujas y ovnis (1) bublegum (1) budhismo (1) budismo (1) bukoski (1) cabalista (1) cabalistico (1) caballeros de Jerusalén (1) caballeros de tabla redonda (1) campbell (1) cancion (1) canciones (1) canibal (1) canto (1) canto vii (1) cantos (1) caotico (1) capilla (1) capitulos eliminados (1) capuletos montescos (1) carl sagan (1) carlo frabetti (1) carta a colin wilson (1) casa tomada (1) catacumbas (1) causas (1) cd (1) celebres (1) celta (1) cementerio (1) cenizas (1) censura (1) centinela (1) cesar vallejo (1) charles (1) charles fort (1) charlotte mew (1) chulhut (1) ciber (1) cibercultura (1) ciencias de la educación (1) cinico (1) circulo (1) claro de luna (1) cocaína (1) coeficiente intelectual (1) coelho (1) coleccion relatos de terror (1) collins (1) color (1) comentarios (1) como ser un gran escritor (1) completo (1) compramos gente (1) concepto gotico (1) concilio de rivendel (1) condecorado (1) confesion (1) conocer (1) contemporaneo.1863 (1) control de las informaciones (1) conversacion (1) correspondencias sephirothicas (1) corrupcion (1) costumbre (1) crackanthorpe (1) creador (1) creencias (1) crimenesdelamor (1) cripta (1) cristiana (1) cristiano (1) cronicas marcianas (1) cronopios (1) cubres borrascosas (1) cuento clásico de terror (1) cuento extraño (1) cuento macabro (1) cuento terror (1) culto secreto. algernon lackwood (1) cultura (1) curita (1) cyberglosario (1) cyborg (1) cíclopes (1) dactilo (1) dalia negra (1) damon knight (1) daniel defoe (1) darex (1) darex vampire (1) darg (1) dark art (1) darks (1) data desde el siglo X hasta el XV (1) david lake (1) de kadath el desconocido (1) de leng en el frio yelmo (1) de los antiguos y su simiente (1) de los diversos signos (1) de los tiempos y las epocas que deben observarse (1) debilidades (1) definiciones (1) delicioso dolor (1) demonios sin cuernos (1) demons (1) demons et merveilles (1) dendrofilia (1) dependencia (1) dependencia de las computadoras (1) depresion (1) derleht (1) derleth (1) desamparado en el infierno (1) desaparición (1) descanso (1) desconocido (1) descubrimiento (1) desintoxicación (1) desmembramiento (1) desolacion (1) devil doll (1) diablos internos (1) diabolico (1) diabolos (1) diccionario de los infiernos (1) dicho (1) dickens (1) dictadores (1) dictionarie infernal (1) dikens (1) diligencias (1) dinero (1) diosa (1) diosas madres (1) discipulos (1) disculpas (1) dolor-fiel amigo (1) dominio publico (1) dorian gray (1) down (1) dowson (1) doyle (1) dragones (1) dramaturgo (1) droga (1) duende (1) e l v a m p i r o (1) e-mails (1) e.a.poe (1) e.t.a. hoffman (1) eclipse (1) ecuador (1) eddy (1) edicion fria (1) el ahogado mas hermoso del mundo (1) el alberge (1) el alfabeto de nug-soth (1) el amo de moxon (1) el angel (1) el arbol (1) el arbol de la bruja (1) el arma (1) el arpa (1) el artista (1) el auxiliar de la parroquia (1) el avaro (1) el ayunador (1) el barbero de bagdad (1) el coco (1) el cohete (1) el conde dracula (1) el contejo de anthony garstin (1) el corazon de la señorita winchelsea (1) el dia de los trifidos (1) el diablo en la botella (1) el dios caballo (1) el duende (1) el enamorado y la muerte (1) el engendro maldito (1) el entierro de las ratas (1) el estatuto de las limitaciones (1) el fantasma (1) el grabado de la casa (1) el gran dios pan (1) el hechizo mas fuerte (1) el hombre (1) el hombre del cohete (1) el horror de dunwich (1) el horror de salem (1) el huesped de dracula (1) el huracan (1) el intruso (1) el ladron de cadaveres (1) el libro de los condenados (1) el manuscrito (1) el manuscrito de un loco (1) el martillo de vulcano (1) el mercado de niños (1) el milagro secreto (1) el misterio de las catedrales (1) el monte de las animas (1) el mortal inmortal (1) el mundo (1) el mundo avatar (1) el mundo poseido (1) el negro (1) el otro pie (1) el padre escrupuloso (1) el poder de las palabras (1) el pozo y el pendulo (1) el principe (1) el principe feliz (1) el puente del troll (1) el que se enterro (1) el que tenia alas (1) el rayo que no cesa (1) el regreso del brujo (1) el retrato oval (1) el saber del sueño (1) el secreto del barranco de macarger (1) el sello de yog-sothoth (1) el señor de las moscas (1) el señor de los anillos (1) el temple (1) el tenorio (1) el ungüento de khephens el egipcio (1) el veto del hijo . thomas hardy (1) el viejo terrible (1) el visitante (1) el visitante del cementerio (1) el zorro y el bosque (1) elias (1) elizabeth gaskell (1) email (1) emisarios (1) en las montañas alucinantes (1) en las montañas de la locura (1) encantamientos (1) enfermedad (1) engaño (1) enrique andersont imbert (1) ente (1) entrad a mi reino (1) enviados (1) epilogo (1) equivocado (1) eric lavin (1) escapar (1) escrito (1) escrito 1514 (1) escritura (1) escuela (1) esoterico (1) espacio-tiempo (1) españolito que vienes al mundo (1) especial (1) espiritus rebeldes (1) essex (1) esteban echeverria (1) estetica (1) etchinson (1) evangelion (1) evangelista (1) excluidos (1) experimental (1) extractos (1) extraño (1) fantasticas (1) favole (1) feeds (1) felicidad (1) filtros (1) fin del mundo (1) final (1) fondos (1) foro (1) fosas comunes (1) fracmento (1) fragmento (1) fragmentos .las mil y una noche (1) frances (1) francisco (1) francisco umbral (1) frases celebres (1) fredo (1) free (1) fructuoso de castro (1) fulcanelli (1) funciones (1) futurista (1) fuy un profanador de tumbas adolescente (1) gabriela mistral (1) gai (1) galsworthy (1) gaston leroux (1) geirtrair-la desmembradora (1) geometria euclediana (1) george gissing (1) georgie porgie (1) ghost (1) gor­gonas (1) goth darknes (1) gothh (1) gothico (1) gothnight (1) goticas (1) gotico-victoriano (1) grimorio (1) guerraarte (1) guerras (1) guerras espirituales (1) guillermo (1) gusana_0520(arrova)hotmail.com (1) gustavo adolfo bequer (1) gótica (1) gótico (1) hambre (1) hara-kiri (1) harian (1) hay que aguantar a los niños (1) hebrea (1) hechiceria (1) hecho real (1) helena (1) helene hannf (1) henry james un dia unico (1) herlink harland (1) heroina (1) hilanderas (1) hill house (1) hipertexto (1) historia de amor (1) historia de vampiros (1) historia desconocida del cannabis (1) historia gotica (1) historia gotica cañi (1) historia terror (1) historias vampiricas (1) hombre oscuro (1) horacio (1) houdini (1) howard p.lovecraft (1) http://www.youtube.com/watch?v=qGuF-_SIYnc (1) huellas (1) hugo mujica (1) ian watson (1) ibañez (1) identidades (1) ignacio almada (1) imagenes . art (1) imagenes de culto (1) imagenes malditas (1) imagenes.blogdiario.com (1) inconvencional (1) ineditos (1) inez wallace (1) infiledidades (1) inhumano (1) instrucciones (1) intolerancia (1) inusual (1) invocacion (1) invocacion satanica (1) invocaciones (1) iq (1) irreal (1) isabel allende (1) isidro marin gutierrez (1) j.w. goethe (1) jack womack (1) japan/spain (1) jay anson (1) jazz (1) jinetes del apocalipsis (1) joan aiken (1) john marks (1) johnathan y las brujas (1) johnson spencer (1) jose maria aroca (1) jose martin (1) joseph conrad (1) juan g. atienza (1) juan marino (1) judeo-mesopotamica (1) juez (1) justicia (1) juventud (1) kabala (1) kamasutra (1) kipling (1) klein (1) kons (1) la abjuracion del gran cthulhu (1) la aventura de los coches de punto (1) la boda de john charrington (1) la busqueda de iranon (1) la caida de la casa usher (1) la casa vacia (1) la cisterna (1) la cueva de los ecos (1) la cueva de malachi (1) la dama de las sombras (1) la demanda de las lagrimas de la reina (1) la desolacion de soom (1) la divina comedia (1) la durmiente (1) la encina (1) la esfinge sin secreto (1) la flor del membrillo (1) la formula de dho-hna (1) la futura difunta (1) la gran ramera (1) la gran ramera : ICCRA (1) la guarida (1) la hija de ramses (1) la hija del tratante de caballos (1) la historia de moises y aone (1) la hora final de coffey (1) la invencion de la soledad (1) la ironía (1) la lampara de alhazred (1) la larva (1) la leyenda de esteban (1) la llamada de chylhu (1) la luns nueva (1) la mano (1) la mano disecada (1) la mezcladora de cemento (1) la misa del ateo (1) la montaña de la locura (1) la nave blanca (1) la noche de los tiempos (1) la playa (1) la playa y la muerte (1) la politica del cuerpo (1) la pradera (1) la prueba del amor (1) la puerta del señor de maletroit (1) la rabia (1) la resurreccion de los muertos (1) la rosa del vampiro (1) la sal de la tierra (1) la siesta de un fauno (1) la sombra del desvan (1) la sombra del lago (1) la tos (1) la vela carmesi (1) la venta de los gatos (1) la venus de las pieles (1) la voz de hastur (1) lady (1) las 3.47 de la madrugada (1) las almas de animales muertos (1) las gemelas asesinadas (1) las islas voladoras (1) las joyas (1) las manos de coffey (1) las niñas de alcacer (1) las parcas (1) las piedras magicas (1) latin (1) lawrence (1) lectura (1) lecturas para el baño (1) leonora (1) lesli_paloma_estrella(arroba)hotmail.com (1) letanias de satan (1) levi (1) leviatan (1) leyenda del valle dormido (1) lhiliht-La novia de Corinto (1) li po (1) libre (1) libro cuarto (1) libro de la vida (1) libro de los vampiros (1) libro de poemas (1) libro decimo (1) libro septimo (1) ligeia (1) lilit (1) limpio (1) linkmesh.com (1) lirics (1) listado (1) literatura sucia (1) lo grotesco (1) lobos (1) londres (1) lores (1) los alfileres (1) los cuatro jinetes del apocalipsis (1) los despojos (1) los desterrados (1) los devoradores del espacio (1) los espadachines de varnis (1) los infortunios de la virtud (1) los primigenios (1) los secretos del corazon (1) los suicidios (1) los superjuguetes duran todo el verano (1) lovecrat (1) lover (1) luis cernuda (1) luis fernando verissimo (1) lullaby (1) lyrics (1) madame D (1) madre de serpiente (1) madres (1) maestros del terror (1) magacine (1) magia (1) magia blanca (1) magia eclesiastica (1) mal (1) maleficios (1) manera de vivir (1) manga (1) manifiesto subrealista (1) manuscrito (1) manuscritos del mar muerto (1) maria en distintas religiones (1) marques de sade (1) martir (1) marvel (1) mas alla del muro de los sueños (1) mas alla del muro del sueño (1) mas visitadas (1) matanzas de polonias (1) maters (1) matriarcado (1) matrimonio del brigadier (1) maupassant.gotico (1) maximo torralbo (1) meditacion (1) memoria (1) memorias (1) memorias de una princesa rusa (1) mentiras iglesia catolica (1) mi lamento (1) mi raza (1) midi (1) mil y una noche (1) minicuentos (1) miseria campesina (1) misiva (1) mistico (1) mitologia (1) modernizacion (1) moderno (1) moliere (1) moradas (1) moradores (1) morgana (1) morirse de amor (1) morphinoman (1) mortician corpse (1) moscu (1) movil (1) msn (1) muete roja (1) mundo muerto (1) mutante (1) nExTuz (1) narrativa completa (1) naturalista (1) necropolis (1) negocios (1) negra (1) negro (1) negromantico (1) neo (1) neo-historia-futurista (1) neo-nazi futurista (1) neoclasical (1) neon (1) nesbit (1) neuquen gaston (1) new york (1) nicolas maquiavelo (1) nikolaj vasilievic gogol (1) ninfos (1) niño (1) niñosfantasia (1) no tengo boca y debo gritar (1) noche ahogadora... (1) normal (1) nota;lectura (1) novelas cortas (1) nueva frontera (1) nueva jerusalem (1) nueve (1) o manual practico do vampirismo (1) obra ficticia. (1) obsesiones (1) obsesivo (1) odin (1) ohann L. Tieck (1) oinos (1) ola de violencia (1) olonoff (1) omega (1) opio (1) oracion a la diosa liliht (1) orden (1) oscura (1) oscuridad (1) oscuro.imagenes (1) otros (1) paciencia (1) pactos (1) paganos (1) paginas goticas (1) pandilleros (1) para componer el incienso de kzauba (1) para convocar a shub-niggurath (1) para el conjuro de las esferas (1) para erguir las piedras (1) para forjar la cimitarra de barzay (1) para hacer el polvo de ibn ghazi (1) para invocar a yog-sothoth (1) parabola (1) parabola de las prisiones (1) paracelso (1) paradoja (1) paradojico (1) paranormal (1) parodia (1) parte1 (1) pasajero (1) pasajeros (1) pasion (1) paul (1) pecado (1) pekiz (1) pendulo (1) pensamientos y meditaciones (1) pequeña antologia (1) pequeños mosnstruos (1) perder los nervios o la cabeza (1) perdida (1) perdon (1) perez (1) pero las nubes nos separan (1) personalidad multiple (1) personas (1) pespectivas paranoicas (1) picassa (1) piezas condenadas (1) pigmeos (1) pin-pon (1) plagas (1) plegaria (1) plumas etereas (1) poder policial (1) poema dolor (1) poema novel (1) poemario (1) poemas vampiricos (1) poesia completa (1) poesia popular rusa (1) poesia sucia (1) poeta (1) poetry (1) policia (1) policia 1999 (1) policia del pensamiento (1) polidori (1) pop (1) pop art (1) por fin se hace justicia (1) por ti (1) portugues (1) posguerras (1) postestades (1) pozo (1) practicas (1) pratchett (1) preambulos (1) premoditorio (1) primer temor (1) primeros tiempos (1) primigenios (1) primordiales (1) principados (1) principio (1) principio del mundo (1) prosapoema (1) prostibulo (1) prudencia (1) psiquicos (1) pubertad (1) pura y dura (1) pushkin (1) querubines (1) quien se ha llevado mi queso (1) quija (1) quimeras (1) quimica (1) quincalla (1) quiroga (1) raciocinio (1) racismo (1) radicalismo religioso pentecostal (1) radios (1) rafael lopez rivera (1) raices (1) rea silvia (1) realidad alternativa (1) realismo del subrealismo (1) realismo sucio (1) rebote (1) recopilaciones (1) recuerdos (1) red (1) redsatanica (1) referencias (1) registro (1) registro exoterico (1) rehabilitacion de marginados (1) rehabilitacion de toxicomanos (1) reino gótico (1) relato gotico (1) relato gotico de amor (1) relato negro (1) relato oscuro (1) relato.horror (1) relatos cortos (1) relicario de tinieblas (1) religioso (1) relojero (1) remar (1) renegado catolicamente (1) requien por un dios mortal (1) reseñas (1) residuos (1) restaurantes (1) retazo (1) retrato (1) robert e.howard (1) rocio (1) romance (1) romance de lobos (1) romeo y julieta (1) ropas viejas (1) rosaroja (1) ruinas (1) rumores blasfemos (1) rusos (1) sacher-masoch (1) sacramento (1) sacrilegium (1) sadman (1) salamandras (1) san juan (1) san petesburgo (1) santa compaña (1) santa parca (1) satanas vende objetos usados (1) satanica (1) satanicos (1) satanizarus (1) sbrealismo (1) sectario (1) seleccion de poemas (1) semilla negra (1) sentido (1) sephirotico (1) sepulveda (1) ser (1) seven (1) sexo (1) señales (1) shirley jackson (1) sigils (1) significado (1) silfos (1) simbolgia (1) simbolica (1) similitud (1) sin cortes (1) sin identidad (1) sindbab el marino (1) sinfonica (1) sion (1) sir Arthur Conan Doyle (1) sires (1) sistema (1) sistina (1) situacion (1) slideshow (1) snuff (1) snuff movie (1) socrates (1) soledad (1) soluciones (1) song (1) sordo.mudo y ciego (1) stan rice (1) stevenson (1) stocker (1) strange (1) subconciente (1) subcubo (1) submundo del terror (1) sueños de nombres muertos (1) sueños difusos (1) sueños fobicos (1) sumeris (1) sunis (1) supersticiones (1) surrealism (1) surrealista (1) suttas (1) szandor (1) tarot.vida (1) tatuaje (1) te degollare de nuevo kathleem (1) te quiero puta (1) te sientas bien (1) teem (1) telato (1) telequinesico (1) temas (1) temas varios (1) tematicos (1) temor (1) terror desconocido (1) terror supertiscioso (1) terror.gotico (1) testimonio (1) texas (1) texto de un comentario (1) texto satanico (1) thackeray (1) the black cat (1) the haunting (1) the number in the best (1) tiempo (1) tierra de vampiros (1) tiros de gracia (1) tisera martin (1) todo depende de un cabello (1) todocharlas (1) toledo (1) tolkien (1) tomo3 (1) tortura (1) trabajos (1) traduccion (1) trailer (1) trainspotting (1) transilvania (1) tres-fechas (1) tribunales rusticos (1) triste (1) trollope (1) ubbo-sathla (1) un adios (1) un asunto de otro tiempo (1) un beso (1) un dia de campo (1) un hijo (1) un hombre (1) un naufragio psicologico.laguna mental (1) un poco de lejia en polvo (1) un raton en el pasillo (1) una carta (1) una ejecucion espeluznante (1) una hija de ramses (1) una jaula para la muerte (1) una pequeña historia piadosa (1) una vez en la vida (1) una victima del espacio superior (1) unamuno (1) universo sin límites (1) vacuna vih/sida (1) valentine (1) valle inclan (1) valle o paraiso (1) vampira (1) vampirica (1) vampirismus (1) vampíricos.varios (1) van hellsing (1) varios. (1) vejez (1) velatorio (1) ven... (1) veneno del cielo (1) verdugos voluntarios (1) viajando (1) viaje nocturno (1) vida de un vagabundo (1) videoart (1) videopoema (1) villiers de l´isle-adam (1) violacion (1) vision del futuro remoto (1) visual (1) vittorio (1) voladores (1) vuelta (1) wallpapers (1) walpurgis (1) wasington (1) web`s oficiales (1) wells (1) william (1) winston sanders (1) within temptation (1) wmv (1) woody allen (1) wrong (1) y más lento (1) yhvh (1) yo andube con un zombie (1) ªparte (1) ¿De que escapaban nuestros dioses? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Tenian ombligo Adan y Eva? (1) ¿cantara el polvo tus alabanzas? (1) ¿quien mato a zebedee? (1) ÁNIMAS Y FANTASMAS. (1) Álvares de Azevedo (1) Época de siembra (1) ÍNDICE DE VARIAS HISTORIAS (1) ΩMEGΛ (1) अल अजिफ (1)

.