BLOOD

william hill

Seguidores

sábado, 16 de abril de 2011

LA FARSA -- ANDREA SOL





LA FARSA
ANDREA SOL





Esta novela nos captura con un tono
confesional y estilo sencillo desde las primeras
líneas, en las que la autora reconoce su
confusión e invita al lector a esclarecer el nudo
de este relato. Por otra parte, toma ese silencio
ancestral de muchas mujeres ante la figura del
patriarca, llevándolo hasta fatales consecuencias.
Recordé al seguir los pasos de la protagonista,
la novela de Mariana Marianni, La larga
vida de María Ucría, donde la heroína es sordomuda.
“La palabra es una manera de hacerse justicia,
porque el mundo nos está malinterpretando”,
comentó al respecto Germán Dehesa, al explicar
esta novela, y se convirtió en una de las frases
más importantes en mi devoción por la palabra
escrita.
Andrea Sol, al igual que María Ucría, emprende
un doloroso y necio medio de expresión,
que hable por sus silencios. No necesariamente
se es sordomuda cuando se nace así, en el caso
de Andrea es la violencia psicológica y física
del padre y del esposo lo que la silencian y paralizan
y —en un momento fatídico— toma
las proporciones de una tragedia.

Prólogo


Esta novela es también un aspecto más del
problema de autoritarismo del cacique que,
como lo señala Carlos Fuentes al comentar Pedro
Páramo, en los países latinos el tirano no
se permite ser completamente malo, porque lo
traiciona su corazón. Pero cuando Pedro Páramo
claudica, a la muerte de Susana San Juan,
lleva una silla afuera de la hacienda y no responde
a nada y se convierte en piedra, pero muere
con él la vida de todo un pueblo.
María Luisa Burillo


Haciendo un recuento de mi vida, sé
que ha valido la pena y tengo que darle
gracias a Dios por lo vivido. También tengo tantas
dudas, que por más vueltas y vueltas que le
doy, no encuentro la respuesta... tú que me lees
te pido que analices con más objetividad.
Mi infancia transcurrió en tonos pastel, y a
la vez con manchones: tonos claros, porque tuve
unos padres muy buenos; me consentían mucho
y me daban todo lo que la niña quería.
Como era la única hija, aparte de mimarme me
exigían mucho y me sobreprotegían. Voy a
platicarte de mi padre y de mi madre. Mi padre
era una persona muy buena, muy trabajadora y
luchona; por lo tanto, él tenía todo el derecho
de exigirnos a mi mamá y a mí perfección, limpieza,
puntualidad y sobre todo arreglo personal.
De mamá iré hablando, si papá lo permite.
Entonces, como puedes imaginarte, la atención
a mi persona, estudios, vestuario y modales
eran exagerados. Recuerdo que en una ocasión
fuimos juntos casi toda la familia: primos,
primas y tíos de paseo a una casa de campo que
tenía mi familia cerca de la ciudad y yo como
siempre iba vestida impecable. Mi primer mal
rato fue cuando llegamos y mi papá vio a todos
mis primos hombres saludándome normalmente
de beso; él no lo soportó y me dio un jalón
horrible —todavía lo siento— porque mi papá
era muy celoso; yo le podría llamar enfermo de
celos. Me llevó a la camioneta y como mi mamá
me vestía con vestidos perfectos muy cortitos,
de esos que se usaban antes, de holanes y
ampones y calzones con encaje, para que se vieran
¿me entiendes?, y para acabarla de rematar,
calcetines también de encaje. Cuando llegamos
a la camioneta, me bajó la bastilla del vestido,
arrancó los encajes de los calzones y me estiró
los calcetines hasta que llegaran a las rodillas.
Yo estaba espantada; no sabía ni me animaba a
decir nada. ¡Qué esperanzas! —yo me decía—,
si hablo, o digo algo me mata.
Entramos a la casa. Mi familia me veía y
puedo jurar que me tenían lástima y a mi papá
terror, por lo que nadie dijo nada. Pero yo sentía
y sabía que todo mundo se compadecía de
mí y de mi madre. Y eso me daba sentimiento y
mucho coraje, porque eso sí; yo podía decir o
pensar cosas de mi papá, pero no podía soportar
lo que yo con certeza sabía que la gente pensaba
y murmuraba de él; un sentimiento que no
puedo explicar, pero sé que tú me entiendes.
Ya entrada la tarde, me fui a jugar con mis
primos a un patio en el que había muchos árboles
y enmedio un pozo de agua. Jugué y jugué
hasta que me cansé y decidí regresar a los co9
rredores. Había varias mesas y la familia estaba
platicando. Me divertí en grande y no me di
cuenta de la hora que era; no me acordé de revisar
mi vestido, ni mis zapatos, para presentarme
ante mis papás. ¡Imagínate! Mi papá ya
estaba furioso, porque ya tenía yo largo rato de
no aparecérmele y sabía que yo andaba jugando
con mis primos hombres. A mi mamá ya la
tenía nerviosísima pregunte y pregunte por mí.
Cuando me acerqué a mi papá, con sólo verle
la cara supe lo que iba a pasar. Mis zapatos ya
no eran blancos; estaban llenos de lodo y el
vestido —ni se diga— era de tela de organdí y
estaba desgarrado, peor de como me lo había
dejado él, con los jalones que me le había dado
en la camioneta. Se levantó y puedo jurar que
toda la gente lo notó y en especial mi tía, hermana
de mi mamá, que nunca se casó y me quiere
como si fuera su hija. En ese momento, si
hubiera habido la posibilidad de desaparecer,
ojalá me hubiera esfumado, porque me agarró
de los dos brazos, me llevó hasta el pozo e hizo
como que me iba a tirar y me volvió a sacar;
seis veces hizo lo mismo, y me repetía: “Para
que te vuelvas a ensuciar. Vuélvelo a hacer y te
prometo que te meto hasta el fondo.” Yo pensaba:
ojalá lo haga de una vez por todas y así ya
no sufro y no veo a mi mamá sufrir. Esto pasó
en un bello día de campo.
Mi tía, quien me adora, se preocupaba siempre
por llevarme de vacaciones, a donde fuera...
Hubieras visto el trabajo que le costaba
conseguir el permiso; y soportar la primera respuesta:
¡No! Después, rogarle a mi padre y sufrir
condicionamientos, encargos y demás.
En una ocasión, me llevó a un paseo todo
un fin de semana. ¡Olvídate! Para mí fue una
liberación: comí lo que quise; usé la ropa que
me dio la gana, porque has de saber que yo tenía
ropa especial para jugar en el jardín; ropa
especial para jugar dentro de la casa; especial
para salir al circo. Así que yo andaba feliz y sin
preocupaciones. Me desvelé hasta las doce de
la noche. ¡Si me hubiera visto mi papá, yo creo
que se hubiera muerto!, pues me picaron los
mosquitos y parecía que tenía viruela. Ya sabrás
la preocupación de mi tía y el susto que yo
tenía de pensar lo que me iba hacer mi papá
(con decirte que en mi casa las puertas de las
recámaras tenían que cerrarse a las siete de la
noche para que no entrara ningún bicho). Yo ya
tenía que estar bañada, cenada y acostada para
dormir a más tardar a las nueve. Él llegaba; me
daba la bendición y era todo.
Se llegó la hora de regresar a la casa, después
de ese padrísimo fin de semana. Ya sentirás
los nervios. En el camino de regreso nadie
hablaba, nadie decía nada, pensando qué iba a
pasar. Yo me iba muriendo de calor porque venía
con mallas, pantalón largo, manga larga y
cuello alto de tortuga. Por fin llegamos y que
sale a encontrarme papá, quien inmediatamente
se imaginó al verme tan cubierta qué era lo
que estaba pasando.
Entonces me ordenó: “Súbete, báñate y
acuéstate. Tu madre te está esperando arriba.
Yo ahorita voy para que me platiques cómo te
fue. ¡Ah!, y arregla tu uniforme del colegio para
mañana; los zapatos ya están boleados.” Me
subí, abracé a mamá; me dio muchos besos y
me dijo: “Hija, no tengas miedo. Te voy a bañar
y a poner crema en tu cuerpo para que no se
noten tanto los piquetes.” Recuerdo que era una
crema como pasta de color rosita que se llamaba
Caladryl. Mientras mi mamá me atendía, mi
papá se quedó hablando con mi tía. Al siguiente
día —como de costumbre— papá me subió
el desayuno y me dio de comer en la boca y
después me llevó al colegio. De la conversación
de mi padre con mi tía me enteré y no lo
podía creer... papá le aseguró que si por él fuera,
hasta los quince años yo dejaría de tomar
biberón, o que si ella quería podría comprarme
un capelo de cristal para que no me diera ni el
aire. Ella le advirtió a papá que estaba haciendo
una niña tímida, insegura, miedosa, enfermiza
y no sé qué tanto más; el caso es que jamás
se volvió a tocar el tema.
Yo iba a un colegio de monjas españolas
misioneras. A diario a las ocho en punto teníamos
que estar todas sentadas en nuestras respectivas
bancas en el templo del colegio para
oír misa. Siempre la pasaba cabeceando en misa,
porque para mí era muy temprano y las misas
las hacían largas. La Madre Superiora siempre
me cachaba y me acusaba con mis padres. Ellos
eran benefactores del colegio y asistían puntuales
a las citas o juntas escolares. Para que ya no
me pasara esto, decidí meterme a la estudiantina,
para tocar los panderos y así no dormirme:
el problema tuvo solución; jamás volví a quedarme
dormida en misa.
Llegó Navidad y, eso sí, papá y mamá tenían
mucho espíritu navideño. Compraban el
árbol, luces y adornos en Estados Unidos. La
casa quedaba preciosa y a toda la gente le gustaba
ir a comer o a cenar para admirarla. En
verdad era algo precioso empezar a comprar los
regalos, esconderlos para que yo no los viera y,
una semana antes de la Nochebuena, no me
dejaban entrar a mi recámara, porque cada año
en esas fechas aparte de mis regalos —que eran
muchísimos— cambiaban la decoración de mi
recámara totalmente: alfombra, tapiz, cortinas,
sábanas, estéreo, televisión. Todo me lo dejaban
¡nuevo! Tengo muy bellos recuerdos de esas
fechas... Una Navidad, yo ya tenía siete u ocho
años, después de una comida que dieron mis
papás, cuando ya todos los invitados se habían
ido, nos quedamos mi papá, mi mamá y yo sentados
en la sala, observando el arbolito y todos
los adornos. De repente, el árbol se ladeó; se
cayó y se rompieron las esferas y se fundieron
las lucesitas. Mi papá trató de arreglarlo ¡fue
inútil! No se pudo. Y cuando mi papá me vio
llorando, me pidió desesperado que no llorara:
“Hijita, ahorita vamos a comprar otro arbolito
y más lucesitas, ¿verdad, vieja?” Y además me
confortó: “Te voy a comprar algo que yo sé que
es tu sueño.” En eso yo dejé de llorar y nos fuimos
a un centro comercial. Compramos el árbol,
más luces, más adornos ¡todo precioso!
“¿Ven esto? —me indicó—, ahora vamos por
la sorpresa que te prometí.” Nos dirigimos a una
veterinaria, en donde había muchos perritos
graciosísimos y me pidió: “Escoge dos, una
hembrita y un machito.” Eran cocker spaniel
blancos hermosos y me los compró con todos
sus accesorios: el collar, camisetas y platitos
para que comieran. Yo no lo podía creer, porque
para mi papá los animales traían infecciones.
¡Cómo es que me los había comprado! Pero
bueno, yo venía de vuelta a casa fascinada con
mis perritos y mientras que mis papás ponían el
árbol, las luces, los adornos y demás, yo jugaba
en la alfombra de la sala con ellos. Cuando terminaron
de adornar, mi papá sacó a los
cachorritos al jardín y les acondicionó una casita
y se devolvió conmigo y me ordenó: “Sube
a bañarte y tállate bien.” Yo obedecí y me subí
a bañar. Me tallé bien y salí de la regadera.
Cuando mi mamá me estaba poniendo los calzones
(porque hasta esa edad me vestían) mi
papá entró con un talco y un spray para rociarme
con ellos. Yo no sabía que eran un antipulgas y
un desinfectante. Y me advirtió: “Hijita, es la
primera y la última vez que abrazas a esos perros.
Los puedes ver desde el ventanal del comedor
y mañana tu mamá te va a llevar con un
otorrinolaringólogo para que te revise bien; no
vayas a traer un bicho en los oídos. Que no me
entere que estuviste jugando con ellos, porque
los echo a la calle. Tú bien sabes que de todo
me entero.”
Te puedes imaginar cómo me sentí. No entendía
qué pasaba, por qué me los compraba y
luego me prohibía jugar con ellos; pero pasaron
unos días y se fue aminorando la vigilancia,
yo sola escogí una ropa apropiada, exclusivamente
para jugar con mis perritos, y él nunca
se enteró. Fue cuando aprendí a decir mentiras
y a buscar mañas. Obviamente mi mamá y mis
tías también sabían de las contradicciones de
mi padre, y me dejaban jugar con ellos. Cumplí
nueve años. Un día nos invitó a comer una tía,
hermana de mi abuelita; era un amor. Llegamos
a la casa como a las once de la mañana e
iban a pasar un partido de futbol. Mi papá se
fue a una salita a ver la tele y nosotros a la cocina
y al comedor a platicar y checar la comida.
A un hijo de mi tía, que es arquitecto (y que por
cierto estuvo muy mal de sus nervios a raíz de
esto que te voy a platicar), se le ocurrió hacer
en su casa un segundo piso para su despacho,
con restiradores, libros y reconocimientos de
sus estudios. Las escaleras para subir al despacho
estaban en la sala. Mi tía y yo subimos a
conocer el famoso lugar; lo recorrimos todo y
estaba muy bonito. De regreso, nos bajamos despacito,
pues no había protección y al llegar al
último escalón de abajo se me volteó el peldaño
y me caí. Los escalones eran de fierro y 
estaban sobrepuestos. Mi tía los acomodó y nos
fuimos a la cocina. Cuando yo pasé por la salita
de televisión en donde mi papá veía el partido
de futbol —era el medio tiempo— papá me llamó
para pedirme un vaso con hielo y una Coca-
Cola. Yo le dije que sí y me fui a la cocina. De
repente se oyó un ruido estridente, aterrador y
un grito de dolor. Era el grito de mi madre, aún
lo puedo escuchar bien claro. Llegó una de mis
tías y me abrazó y me llevó a un baño que estaba
en el fondo de la casa, en un patio. Ella lloraba
y yo escuchaba gritos y el zumbido de la
ambulancia: llantos, sollozos y murmuraciones
a mi alrededor. A pesar de que nadie me había
dicho nada y yo no había visto nada, pude adivinar
lo que ocurría: mi papá está muerto, pensé,
y no lo pude pronunciar. Era algo terrible e
injusto: sentía que mi papá nos había abandonado...
Cuando arrancó la ambulancia, acompañando
a mi papá, se fueron con él mamá, mi
abuelita y mi tía. Después, me enteré que él
había muerto en el instante: no sufrió.
A mí me llevaron a mi casa. Empezaron a
llegar tíos, tías, primos, primas, sacerdotes y
amistades. Todos lloraban y se compadecían de
mí. Yo jamás lloré. Sentía que me tenían lástima
y más cuando llegaron dos camiones de mi
colegio: uno lleno de monjas mercedarias y otro
con todas mis compañeras amigas y maestras.
Ya te imaginarás, yo con el sentimiento que traía
y como nunca me ha gustado que me compadezcan,
me porté rebelde ante todo el mundo;
no grosera, simplemente callada y sin llorar.
Cuando llegamos a la funeraria ya había cantidad
de gente, coronas y arreglos florales. Yo
llegué acompañada por mi tío abuelito y mi
mamá. Era obvio que ella tenía que recibir
condolencias y cumplir con cierto protocolo. Yo
sola y retraída, me quedé viendo a mi papá, a
través del cristal del féretro. No le quitaba la
vista; quería estar segura de que en realidad ya
no respiraba ni se movía. De repente le empezó
a salir sangre por los oídos y la nariz; yo fui
sola a conseguir algodón. Llegué, abrí el cristal
y lo empecé a limpiar. Le puse al final un tapón
de algodón en cada oído y en cada fosa de la
nariz. Le di un beso y cerré el cristal. En ese
momento, ni siquiera me había fijado en la cara
que tenían todas las personas que me observaban
sorprendidas por mi actitud; yo tenía nueve
años.
Mi tío abuelito, que después se convertiría
en mi tutor, a quien yo adoraría como a un verdadero
padre y abuelito, me sacó de la funeraria
y nos fuimos a comer, los dos solos, a un
restaurante que se especializaba en paella. Mi
abuelito sabía que me gustaba mucho.
Empezamos a platicar de lo ocurrido. Él me
pidió que nunca me sintiera sola, que entre todos
mis primos, yo era la consentida. Y sí, efectivamente,
cuando mi mamá era soltera, ella
también era su consentida. Cuando mi abuelito
fue colaborador en la Presidencia Municipal y
tenía que ir a la capital del país y a giras o eventos,
 se llevaba a mi mamá, y aunque tenía una
hija de su primer matrimonio, ella casi nunca
los acompañaba porque era reconocidamente
mala, celosa, egoísta y grosera. Cuando esta hija
se casó, tuvo tres hijos varones. A mi abuelito
le encantaban las niñas. Casi al mismo tiempo
nací yo, una niña. Toda la familia se volvió loca
de gusto. Mi abuelito, ni se diga, así que yo
ocupé el lugar de mi mamá. Él me llevaba a
todas partes: eventos, reuniones y todo lo relacionado
con su trabajo. Era un gran empresario,
también fue diputado y senador. Y cuando
no tenía algún puesto público, sólo se dedicaba
a su empresa. Mi tía abuela me quiere mucho;
fue la segunda esposa de mi abuelito. La hija
del primer matrimonio de mi abuelo, la que te
platico que es mala, era su hijastra y nunca se
pudieron llevar bien.
Cuando se terminaron la misa y el entierro
fuimos de regreso a mi casa, y la familia completa
nos acompañó, a mi mamá y a mí, hasta
ya muy entrada la noche.
Como mi casa quedaba a un lado de la de
mi abuelita, decidieron comunicarlas por el jardín,
y por una de las recámaras. Todo aparentemente
iba bien. Mamá se dedicó en cuerpo y
alma a mí, y se encargaba de los quehaceres de
la casa. Mi tía se hizo responsable de la administración;
gran parte de los negocios de la familia,
la parte de mi mamá, la de mi tío y las de
mis abuelos. Ella supervisaba y administraba
todo. Otra de mis tías trabajaba como demos18
tradora de productos de belleza, y siempre estaba
fuera de la casa.
Mi mamá duró de completo luto trece años;
vestida toda de negro. Era obvio el daño que le
estaba causando el luto: manchas en la piel y
alergias, y a mí sin sentir me causaba más daño,
porque yo soñaba a mi papá... lo veía irse de
espaldas del brazo de una mujer de pelo rubio,
y eso me enfermaba a tal grado que llegué a
voltear hacia la pared todas las fotos de mi papá.
Mi mamá lo notó y decidió llevarme con un
psicólogo, quien, por cierto, nada más le sacó
dinero y no me sirvió de nada. Yo sola, poco a
poco, empecé a pedirle a papá que descansara
en paz; y eso quedó atrás, pero como siempre
surgió un nuevo problema... Todos mis tíos
hombres se quisieron poner en el lugar de mi
papá, cosa que yo aborrecía, porque empecé a
crecer y para salir a una fiesta tenía que pedirle
permiso a todos o, por lo menos, al que se daba
cuenta. Para acabarla de amolar, como yo no
tengo hermanos, no me dejaban salir. Entonces
tenía que conseguir más invitaciones, para poder
invitar a alguna prima que me acompañara
y solamente así me dejaban ir. Para que mi prima
o mis primas quisieran ir conmigo, me condicionaban:
“Si nos prestas tu ropa, sí vamos;
si no, no.” Yo siempre he tenido buen gusto para
vestir; la mayor parte de mi vestuario lo compraba
en Europa o Estados Unidos. Como mi
mamá me prohibía prestar ropa, la ponía en
bolsas de plástico y la aventaba a las primas
por el balcón de mi recámara. Además tenía yo
que ir a pedirle permiso primero a mis tíos, para
que las dejaran ir y de remate mis tíos “como
me querían mucho”, hacían hasta el cansancio
las preguntas de siempre: “¿En dónde va a ser?
¿Quién la está organizando; cómo se llaman los
señores de la casa; en qué trabajan; son gente
conocida?” Y si el fallo era positivo, seguía pedir
permiso a mi mamá y a mi tía y me volvían a
preguntar: “¿Y quién va a ir contigo?” “Van mis
primas”, contestaba. “¿Segura que ya las dejaron
ir?” “Sí mamá”, le insistía. Las mismas preguntas
que ya me habían hecho mis tíos. Después
de todo esto, se comunicaban ellos y se
ponían de acuerdo en la hora del regreso; tenía
que ser antes de las doce de la noche.
No te había platicado que yo tenía gente que
me cuidaba. El custodio más feo, grandote y
gordo era el más buena persona. Tenía órdenes
de no estar retirado de mí a más de cinco metros
de distancia. Imagínate, semejante hombre
armado hasta las cachas. En la fiesta, me mandaban
llamar los papás de mis amigas o amigos
para preguntarme si venía conmigo. Yo les contestaba
que sí, que siempre me cuidaban; que si
no, no me hubieran dejado asistir a la fiesta.
Hacían una seña como de asentimiento y después
de unos segundos de silencio, me preguntaban:
“¿Es muy necesario que el guardaespaldas
esté adentro de la casa o del jardín?”, y yo
les respondía que sí, porque si lo sacaban, me
tenía que ir yo también. Al final, aparentemen20
te comprendían y me divertía mucho. Me fui
acostumbrando y ya no me importaba; al contrario,
empecé a cambiar de forma de ser, y yo
misma presumía a mi guardaespaldas.
Con respecto a mis tíos empezó a empeorar
la situación; todos querían adjudicarse el título
de padre. Fueron tantos los malos ratos y tantos
los corajes, que tuve que hablar con quien tenía
que haber hablado desde un principio: con mi
tutor, mi tío abuelito. Recuerdo que cuando le
di la queja se enfureció tanto que los mandó
llamar a todos. Los citó en su oficina delante de
mí, y les dio una buena regañada. Los puso en
su lugar y les prohibió que se volvieran a meter
en mi vida. Los amenazó con quitarles sus trabajos
o puestos públicos que él les había conseguido
y... ¡santo remedio! Cuando ellos salieron
de la oficina, yo me quedé sentada con la
boca abierta de todo lo que les dijo. Él se sentó
en el sillón de su escritorio y me comentó: “Bueno,
hija, ya te quité a los buitres de encima. Si
ellos creían que iban a quedar bien conmigo,
haciéndose pasar por tu papá, se equivocaron.
Que ni te miren feo, porque se las van a ver
conmigo. De ahora en adelante, te voy a poner
una escolta oficial para ti, para que te cuiden y
no tengas necesidad de andar pidiendo permisos
a tus tíos, ni tampoco soportando a tus
primas las gordotas ¿Y cómo voy a creer que se
ponían tu ropa, cómo les entraba, si tú eres
delgadita y finita?” Modestia aparte, se notaba
que me quería.
Y empezó el tiempo de vagancias; a hacerme
la pinta del colegio. Ahora pienso que yo
era insoportable e incorregible. Me expulsaron
del colegio de monjas. Como te digo, yo era
vaguísima y hacía mucho renegar a la Madre
Superiora, a quien le decíamos La Ratona.
Cuando finalizó el año, me saqué pésimas calificaciones,
bajísima conducta; eso sí, en deportes
me gané un cien. Total que por más que le
buscaron la forma de ayudarme para que mis
calificaciones finales alcanzaran el promedio
para pasar de año, nomás no se pudo. Fue mi
mamá a hablar con las monjas; pero todo fue
inútil. A mi pobre mamá siempre la hacían llorar,
suplicar y qué sé yo. Reconozco que no eran
ellas quienes la hacían llorar, sino yo por mi
conducta y rebeldía. Ese día también fue de visita
mi tutor, mi adorable abuelito, para hablar
con las monjas; a ver si con su influencia lograba
algo bueno. Después de hablar con la Madre
Superiora, ella con mucho respeto le aclaró a
mi abuelo: “Usted ha ayudado mucho al Colegio
y al convento; nos ha conseguido grandes
mejoras; por lo tanto, nada más le pido que le
diga a su nieta que me pida perdón por todas
las atrocidades que ha hecho y por todos los
malos ratos que me ha hecho pasar, ¿qué le parece?”
Mi abuelito se regresó a verme y le pidió
a la Madre Superiora que nos dejara unos
segundos solos para poder platicar. La Madre
se retiró y nos quedamos solos. Me miró con
cierta sonrisa picaresca que me hizo sentir bien
y me dijo: “Hija haz un examen de conciencia,
detenidamente, y piensa con sinceridad si en
verdad vale la pena pedir perdón; si tus faltas
son tan graves que lo ameriten.” Me quedé pensando
—imagínate, era mi colegio de toda la
vida, desde maternal, kínder, primaria; casi toda
mi niñez y me dolía perderlo—; pero le contesté:
“No creo que amerite pedir perdón. Es más
que nada una humillación para ti y para mí.”
“No pienses en mí —observó— piensa en ti.”
Al final mi respuesta fue negativa. Mi abuelo
hizo entrar a la Madre Superiora y le dijo: “Madre,
siento mucho decirle que mi nieta no va a
pedirle perdón, es su decisión y yo la tengo que
respetar... con permiso.” La monja nos llamó
varias veces: “¡Esperen, esperen!” Salimos del
Colegio sin volver jamás.
Ya fuera, reconozco, cuando nos subimos
al carro suspiré y vi por última vez mi colegio,
el de toda la vida. Ahí hice mi Primera Comunión
vestida de monja y tantas otras cosas, pero
¡ni modo!, ya no había nada qué hacer.
Me inscribieron en otro colegio, dizque muy
bueno, según las recomendaciones; nuevo, se
inauguraba ese año; también de monjas. Recuerdo
una casa en el cruce de dos calles, en la pura
esquina. Te imaginas lo que sentí cuando entré
a esa casa y la recorrí toda, ¡sólo dos salones
espantosos!, después de haber estado en un colegio
que abarcaba dos cuadras. ¡Me quería
morir!, pero ya no se podía dar marcha atrás.
Empezó el ciclo escolar. Resultó que en ese
colegio se habían inscrito todas las alumnas que
habían sido expulsadas de otros colegios de la
ciudad; así que el alumnado lo formábamos todas
las expulsadas, y a la vez conocidas, porque
nos veíamos en las mismas fiestas, en las
mismas reuniones y en el mismo club; así que
¡el relajo que se armó! En todo el año no nos
pudieron controlar.
Recuerdo que había una monja enojona,
escandalosa y amargada y que cuando llegó el
día de su cumpleaños se me ocurrió que entre
todas las compañeras de mi salón le hiciéramos
tres pasteles de chocolate, cubiertos con betún
revuelto con un laxante fuertísimo. ¡La monja
andaba que ya se iba por el excusado! Se puso
mal y nos asustamos; era obvio, nos cacharon.
Pero ¡santo remedio!, a todas nos aprobaron ese
año y cerraron el famoso y horrendo colegio.
Ya sabrás la regañada que me dieron mi mamá
y mi abuelito. En esa ocasión el abuelo sí me
dijo que me había pasado de lista.
Me fui a otra escuela. Ahí conocí a un muchacho
que llegó a ser mi novio, con quien no
me dejaban andar. Curiosamente se llamaba
igual que mi primo, a quien por costumbre familiar,
al nacer, me habían designado como prometido
oficial para casarme. Te hablaré de él
en un capítulo aparte.
Cuando entré a esa escuela, tuve que tomar
un año de clases intensivas y audiovisuales en una
institución privada para la enseñanza del idioma
francés. Ahí conocí a las hijas del Goberna24
dor. Fue lógico que nos hiciéramos amigas, por
la amistad que había entre el Gobernador y mi
tío abuelo.
En una ocasión nos invitaron a un certamen
de belleza en el hotel Camino Real: obviamente
mi mamá no me permitió ir, y a mis amigas
tampoco; pero aun así, nos la averiguamos y nos
fuimos. En ese entonces yo ya andaba de novia
con Juan Carlos —el que fue mi esposo—. Todo
iba muy bien hasta que al llegar nos escogieron
como parte del jurado y aceptamos sin pensar
que el evento iba a ser televisado. ¡Por supuesto,
nuestros papás se dieron cuenta de que estábamos
ahí! Cerca de la una de la mañana salimos
del certamen y nos concentraron en mi casa,
ahí se encontraban los gobernadores y mi mamá
¡qué horror! Nos pusieron una buena. Nosotros
no sospechábamos que tenían pruebas y tratábamos
de salir del problema; pero cuando nos
pusieron el video del certamen y nos vimos ¡qué
susto! Así como esto, vivimos juntas muchas
otras aventuras, que te las iré narrando.
Aprovechando la posición de hijas del Gobernador
nos íbamos en helicóptero a la playa
y luego a las montañas o al bosque, todo el mismo
día: ¡qué locura! Ellas eran muy inocentes,
no sabían que siendo hijas del Gobernador tenían
muchos privilegios, como lugar especial
en el estadio de futbol o palco en el Teatro Principal.
Yo ya tenía experiencia porque también
fui amiga de los hijos de otros gobernadores.
Así fue que yo sabía de estas artimañas, siem25
pre tuve la suerte de ser amiga de las hijas o
hijos de los gobernadores por mi tío abuelito.
La mayoría eran unos chicos prepotentes;
ponchaban las bananas (flotadores jalados por
una lancha), descomponían los jet-sky: eran un
desastre.
Empezó otra etapa de mi vida, la más importante
y definitiva; un nuevo colegio, mixto.
Mi primer problema fue que yo había perdido
un año y ahora mis compañeras estaban ¡todas
de pañales! Muchas otras cosas viví antes de
esto, pero conforme pasen las letras y las hojas
te las iré platicando.
Ingresé al segundo de secundaria. No tengo
vergüenza; era la tercera vez que lo cursaba.
El nuevo colegio era muy grande, cerca de un
centro comercial. A la hora del recreo nos íbamos
a comer algo, o a pasar el rato. Yo seguía
de novia del muchacho a quien no me permitían
ver y para forzarme a dejarlo, me mandaron
a Canadá; pero ni así lo lograron —te digo
que soy terca—. Entonces empecé a salirme en
las horas de clases y me iba con él. Tenía un bochito
amarillo que nos llevaba por ahí ¡bien padre!
Alrededor de la una y media me regresaba al
colegio, porque mi mamá llegaba por mí a las
dos en punto. Todo marchaba muy bien, nunca
nos cacharon a pesar de que a mí me vigilaban;
de una u otra manera me las ingeniaba. Yo tenía
entonces quince años. Empezaron los problemas
entre nosotros porque no podíamos ir
juntos a las fiestas, y él no quería que yo fuera
sin él. En algunas ocasiones sólo nos veíamos
de lejos. Varias veces nuestros dizque amigos
nos decían: “Ustedes bailen, o si se quieren ir a
otro lado a platicar, por nosotros no hay problema”;
pero al final nos acusaban con mi abuelo
o con mi mamá. Según ellos sólo para quedar
bien con ellos. Ya te puedes dar una idea de lo
limitada que me tenían (hasta el teléfono de mi
recámara estaba intervenido). Todo esto fue
mermando nuestra relación hasta enfriarla. Yo
tomé la decisión y terminé con nuestro noviazgo,
aunque él se oponía. Empecé a salir con más
muchachos, pero él me seguía. Si íbamos en
carro, él llegaba en el suyo y nos chocaba. Era
un relajo, peleaba con mis amigos como si yo
fuera de su propiedad; se daba de golpes en lugares
públicos, me jaloneaba, me amenazaba,
total que nunca podía salir a ningún lado porque
armaba semejantes espectáculos.
Por ahí existía un muchacho joven muy
guapo, bueno para los golpes, que traía a todas
las muchachas de la sociedad de cabeza. No se
me hacía conocerlo; sólo sabía que andaba en
un carro Montecarlo americano rojo con blanco,
precioso. En un rally del colegio iba a competir
mi ex novio, y yo estaba ahí. Llegó a pedirme:
“¡Quiero que seas mi copiloto!” Pero lo
ignoré. Me acompañaba con las hijas del Gobernador
y, ya sabrás, su escolta y la mía nos
daban dizque mucha seguridad. El lugar estaba
completamente lleno, así que las personas que
me cuidaban no se daban por enteradas de lo
que estaba pasando... Enojado me agarró fuerte
del brazo y me dijo: “¡Te subes o te subo!” Y en
eso un muchacho guapísimo alto, fornido, se
volvió y lo jaló del cuello advirtiéndole: “O la
dejas en paz o aquí vas a valer madre tú y tu
porquería de carro.” Yo noté que le dio miedo y
se fue. Este muchacho me preguntó: “¿Estás
bien?” “Solamente un poco apenada”, porque
se había dado cuenta de mi situación. “Lo hice
con mucho gusto, y te aseguro que ya no te va a
molestar.” Un jalón nos hizo que nos retiráramos
—mis amigas y yo— pues estorbábamos a los
carros que ya iban a arrancar. Sólo alcancé a
escuchar el grito del muchacho que me preguntaba:
“Oye, ¿cómo te llamas?” Le grité:
“¡Andrea, bye, y ¡gracias!”
Como a las tres semanas me salí del colegio
temprano, cerca de las ocho de la mañana,
porque no tenía clases y me hice la pinta. Me
fui al centro comercial. Recuerdo que estaba
completamente solo y oscuro. Busqué un teléfono
para hablar con una amiga. Ella tenía una
boutique ahí, del lado del estacionamiento, en
la planta baja. Le pedí: “No seas mala, ya vente
a la tienda para meternos ahí. No voy a entrar a
ninguna clase. No te tardes que esto está muy
solo y oscuro.” Ella me animó: “Ahorita voy;
espérame afuera de la tienda.” Me senté en la
banqueta a esperarla. En eso estaba, cuando pasó
frente a mí una camioneta Nissan amarilla con
dos muchachos, que se me quedaron viendo
—la verdad, me dio miedo—. Circularon y vol28
vieron a pasar frente a mí. El que manejaba me
preguntó: “¿Por qué estás tan sola... no te da
miedo?” “No ¡para nada!”, contesté. Su compañero
me reconoció porque me preguntó: “¿Tú
tienes un Mustang rojo con el techo blanco?”
“Sí, ¿por qué?” “¿Y vives en tal calle?” “A qué
vienen tantas preguntas.” “Te llamas Andrea ¿o
no?” “¿En dónde me conociste, por qué sabes
tanto de mí?” “No te acuerdas del rally del colegio.
Te estaba molestando tu ex novio y yo lo
puse en paz.” “Discúlpame que no te reconocí
y gracias por esa acción. Pero por qué sabes
tanto de mí.” El muchacho que manejaba contestó:
“Ni te imaginas lo que sabemos de ti. A
mi amigo cuando le interesa algo, lucha hasta
que lo consigue.” “¡Uy! Pues qué aferrado. Y a
propósito ¿cómo te llamas?” El que manejaba
respondió con su nombre. “No, tú no, él”, le
dije apuntando a su compañero. Entonces contestó:
“Yo me llamo Juan Carlos, para servirte...”
Y yo estaba que se me caía la baba. ¡No lo
podía creer! Pensé, espérate a que sepan mis
amigas a las que se trae botando, y él ni las voltea
a ver; se van a morir de coraje. Nos despedimos
y como mi amiga nunca llegó, me regresé
al colegio. Era miércoles, me fui a mi casa
feliz porque al fin lo había conocido.
Poco después, llegó un amigo compañero
de montar a invitarme a una fiesta en su casa
para el siguiente sábado. Me entregó cuatro
boletos: “Puedes invitar a quien quieras, pero
no lleves pareja porque quiero bailar contigo.”
Rectificó: “No te creas. Si quieres lleva pareja;
pero si no, mejor.” “Gracias. Pediré permiso y
si me dejan, ¡claro que voy!”
El jueves llegando del colegio, a la hora de
la comida, recibí una llamada telefónica. “Seño,
es para usted, un amigo.” “¿Quién eres?”, contesté.
“Adivina”, me sugirió. “No, pues no sé.”
“Ni te imaginas, pero te voy a dar una pista. Mi
nombre empieza con J.” Yo ni en cuenta, comencé
a darle nombres que empezaban con esa
letra, Jorge, Jaime, José y él a contestar que no,
así hasta que: “No. No puedo creer que tan pronto
se te haya olvidado mi tono de voz...” En eso
le digo: “¿Juan Carlos?” “Ya ves que sí te acordabas.”
Con el vidrio roto que cubría la mesita
del teléfono me rebané el codo, y un buen pedazo
de piel. Salía sangre a lo bruto, pero yo
feliz a brinque y brinque de emoción del gusto
de oír al famoso Juan Carlos. En eso mi abuelita
me ponía plastas de vinagre para detener la
sangre, y yo no colgaba. ¡Cómo iba a colgar!
Del otro lado él me preguntaba: “¿Por qué se
oye tanto ruido, como que hay mucho relajo
ahí?” Yo aseguraba: “No, no pasa nada.” “¡Te
invito a una fiesta el viernes a las diez!” “No
mejor yo te invito a otra fiesta pero el sábado.”
“¿En dónde?” “En la casa de un amigo mío.”
“¿Puedo ir a recoger el boleto?” Y yo muy digna:
“No, mejor nos vemos en la fiesta a las diez
en punto y entramos juntos; pero te advierto que
yo soy muy puntual. Si no llegas en punto, yo
entro sola con mis amigas.” “¿En verdad eres
muy puntual?” “Tú lo vas a comprobar ese día”,
le contesté. Colgamos y yo quedé malherida.
Compré ropa, zapatos y accesorios. Si me hubieras
visto, andaba loca de felicidad. Gozaba
diciéndome: no le voy a platicar a nadie quién
va a ir conmigo a la fiesta para que se queden
sorprendidas.
Llegó el ansiado sábado glorioso y nos fuimos
a la fiesta. Llegamos como a las nueve cuarenta
y cinco, pero dieron las diez y él no apareció.
Entré furiosa, recalé con todo el mundo,
anduve de muy mal humor. Lo bueno fue que a
nadie le había dicho quién iba a dizque llegar.
Después de un rato me sacó a bailar mi amigo
el de la fiesta; me sentí a gusto y se me pasó el
rato rápido. Hasta nos aventamos a la alberca.
Así que ya sabrás cómo salimos de la fiesta,
todos empapados con la ropa pegada al cuerpo.
Y ándale que yo fui la primera en salir y que
veo a Juan Carlos recargado en la puerta de su
carro con una cara de pocos amigos. Me acerqué
y me dijo: “Llegué a las diez quince. Puedes
preguntarle al policía de la puerta; él sabe
porque yo le pregunté por ti y me indicó que
acababas de llegar, y yo le advertí: ¡pues aquí
la espero! Ya vi que de verdad eres puntual —me
dijo con tono irónico—. Se ve que te la pasaste
muy bien” “Sí, de la que te perdiste. Si hay otra
fiesta, ojalá llegues puntual.” “No, para la otra yo
voy a ir por ti a tu casa”, aseguró. Quedamos de
vernos al siguiente día a las siete de la noche en
mi casa y así fue como empezó mi relación con
mi futuro esposo.
Como amiga de las hijas del Gobernador,
ya sabrás que no estaba en paz en mi casa y
nunca llegaba puntual para checar y Juan Carlos
se molestaba. Todas mis amigas y yo viajábamos
en el mismo coche y traíamos doble escolta;
eso llamaba mucho la atención y él no lo
podía soportar. Hasta que un día que veníamos,
mis amigas y yo, en mi carro con la doble escolta,
al pasar por un café que estaba de moda,
nos vieron unos amigos míos y dos de mis ex novios.
Nos siguieron en motocicletas, y ya te
imaginas qué escándalo se veía. Nosotros en mi
carro, atrás dos carros Maverick que eran las
patrullas escolta y detrás seis motos enormes.
Íbamos llegando a mi casa y Juan Carlos estaba
parado en la puerta esperándome. Nos vio pasar
y alcanzó a reconocer a mis dos ex novios.
No me dio tiempo ni de abrir la boca para explicarle
que no venían conmigo, sino que venían
a conocer a las famosas hijas del gober. Se
fue furioso y a los cuarenta minutos me habla
por teléfono y me reprocha que si yo creía que
me iba a burlar de él, que estaba loca y, además,
que no se iba a prestar para hacer el ridículo
con todos, porque la gente sabía que yo había
sido la novia de esos dos muchachos, y que
nadie iba a creer que iban con el interés de cotorrear
con mis amigas, porque ellas parecían
gatas —así me comentó—, rancheras y corrientes
y que ni modo que se fijaran en ellas. Era
obvio que querían hablar conmigo.
Me quedé sin amigas, porque solamente me
traían problemas. En una ocasión una de ellas
cumplió años y le hice una pequeña reunión en
mi casa. Obviamente le avisé a Juan Carlos, advirtiéndole
que éramos puras mujeres, como era
realmente mi idea. Cuando entró la tarde, empezaron
a llegar las invitadas, cada una con su
amigo. ¡Te imaginas el susto! Y yo sin poderle
hablar a Juan Carlos. No estaba en su casa.
Transcurrió media tarde y llegaron conmigo a
comentarme que habían visto a Juan Carlos con
alguien en el centro comercial. Me dio tanto
coraje que me fui con un amigo en su moto por
una gran avenida y nos encontramos a Juan
Carlos con un amigo; venían de arreglar un coche.
Imagínate —como él era— ¡que me baja
de la moto a media avenida! Se me rompió el
pantalón, me subió al carro y me llevó a mi casa.
Obviamente habló con mi mamá preguntándole
si ella había dado permiso para eso. Mi
mamá ni cuenta se había dado que yo me había
salido de la casa. Como es de suponerse, le dio
la razón a Juan Carlos y me fregaron a mí. Él
supo cómo hacerle para ganarse la confianza
de mi mamá.
Un día Juan Carlos fue al colegio por mí;
me hice la pinta con él. Nos fuimos a pasear y
luego fuimos a tomar un refresco. Me regresó
al colegio a la una y media, según él tanteando
que mi mamá no se diera cuenta y todo salió bien.
Resulta que cuando llegó por la tarde a mi casa,
delante de mi mamá me preguntó: “¿Qué tal
nos la pasamos? Platícale a tu mamá a dónde
fuimos, mientras ella creía que tú estabas en el
colegio.” Yo me quedé helada; no entendía qué
estaba pasando. Luego supe que lo hizo adrede
para que mi mamá y mi abuelo me sacaran del
colegio; para que yo no tuviera contacto con
nadie y tenerme segura en casa. Así sucedió, él
se salió con la suya, me sacaron del colegio...
¡de haber sabido!
En una ocasión, antes de que nos hiciéramos
la pinta que me costó el colegio, Juan Carlos
traía una moto robada, de esas americanas
chuecas que venden muy baratas. Las autoridades
se la recogieron. Vino a mí para que yo le
ayudara a recuperarla; él sabía que yo podía hacerlo
a través de mi tío abuelito, ya que en otra
ocasión en la que íbamos los dos en la moto
nos bajaron unos judiciales, que no me reconocieron
porque traía el casco puesto. Por suerte
el agente era un ex escolta mío y no nos recogió
la moto. Juan Carlos pasó por mí al colegio
y nos dirigimos a ver a mi abuelo a su oficina.
Eran como las once de la mañana y llegamos a
preguntarle qué podía hacer para recuperar la
moto de Juan Carlos. Mi abuelo nos atendió
muy bien, le habló por teléfono a las autoridades
y nos llevaron la moto hasta ese lugar. Mientras
mi abuelo hacía las llamadas correspondientes,
se me quedaba viendo raro y me preguntó:
“¿Se puede saber qué haces tú a estas horas aquí
debiendo estar en el colegio?” ¡Dios mío, nunca
me acordé de ese pequeño detalle!
Juan Carlos y yo habíamos hecho un trato,
él me conseguiría mi certificado de secundaria
y yo su moto. Yo no fallé, pero él nunca me
cumplió.

Mi prometido oficial,
mi primo

Durante toda mi vida, el hombre al que
siempre he querido, y que me correspondía,
ha sido mi primo lejano, mi gran amor sin
consumar. Nuestros padres estaban de acuerdo
y también toda la familia juraba que él y yo nos
deberíamos de casar, pero era lógico, entre más
nos decían más nos apenábamos, y nos dimos
tiempo. Así fue durante años.
Tuvimos aventuras inolvidables en los viajes
con la familia a las playas, al campo, las
montañas.
Cuando yo me casé, él se puso muy mal.
Me regaló de matrimonio dos copas de plata y me
dijo: “Para que brindes por tu felicidad que dudo
mucho que la logres.” Me dolió porque yo lo
quería y lloré; pero me casé y tuve a mis hijos.
Mientras él no se casaba, a todas sus novias yo
les buscaba defectos. Me daba coraje. Hasta que
por fin llegó a su vida una buena muchacha, a
quien no hallé pretexto, porque también ya era
justo que él hiciera su vida. Un día antes de su
matrimonio me buscó y nos fuimos a tomar un
café. Él me suplicó: “Andrea, divórciate. Toma
la decisión rápido; yo estoy seguro de que no
eres feliz. Quiero a tus hijos como si fueran
míos.” Y era cierto. Él me quería y también a
mis hijos... “Andrea —me volvió a suplicar—
decídete y te juro que no me caso.” Yo me saqué
de onda pero no me animé, le tenía pavor a
Juan Carlos, mi esposo. Sabía que nunca nos
iba a dejar en paz y yo no quería arriesgar a mi
primo.
Al día siguiente, en la boda, yo fui vestida
de negro, con un nudo en la garganta y trataba de
disimular lo más que podía, pero creo que no
pude fingir, porque la familia en vez de saludarme
me daba el pésame, obviamente sin que
Juan Carlos se diera cuenta.
Horror, caos, confusión, música, risas... Mi
primo empezó a ponerse borracho y me sacó a
bailar. Asustada me levanté para que no sucediera
un escándalo. Me apretaba y me decía
cosas en el oído que me inquietaban y me ponían
nerviosa. La gente nos miraba, sobre todo
la familia de la novia, y principalmente mi marido.
Eso me costó una golpiza brutal al llegar a
la casa.
Seis meses pasaron y él me volvió a buscar.
Empezamos a encontrarnos en el banco, en los
centros comerciales, siempre viéndonos y nunca
nos dejamos de querer y de frecuentar. Para
mí él era el ideal y yo para él —lo podría jurar—.
Un día me dio la noticia de que su esposa
iba a tener un bebé. Me dolió, pero me alegré
por él. Pasaron los nueve meses y él y yo nos
veíamos a escondidas, adorándonos. Cuando su
bebé nació, hicimos una fiesta. Todo marchaba
bien, hasta que el bebé se enfermó; era diabético.
Inmediatamente me buscó enojado, renegando
y gritando que si yo le hubiera dado hijos de
seguro habrían nacido sanos, como los míos.
Sentí muy feo. No encontraba palabras para
consolarlo y hacer que ya no se lastimara más.
Al siguiente día le regalé un aparato para que
ellos en su casa le hicieran la medición del azúcar
en la sangre. Se los llevé al hospital, calculando
la hora para que él no se encontrara. Mientras
le explicaba a su esposa el mecanismo para
manejar el aparato, ella no paraba de llorar. De
pronto me interrumpió: “Andrea, tú eres la
mujer ideal para mi marido, lo de nosotros ya
no funciona.” Al querer contestarle —me salvó
la campana—, entró mi primo preguntando por
el niño. “Está en los cuneros”, le contestó ella,
y él me jaló de la mano hacia los cuneros gritándome:
“Míralo, pero míralo bien.” Yo le decía
que estaba precioso. Él me recriminó: “Es
moreno y enfermo, y los tuyos son rubios y sanos.”
En ese momento yo me quería morir de
lo mal que él estaba; no me soltaba de la mano.
En ese hospital los médicos me conocían, yo
no quería que se hiciera un lío de esa visita.
Fue bueno que no se comentó nada y yo salí del
hospital.
Pasó el tiempo, y él se fue acostumbrando
a esa nueva vida, pero siempre me buscaba y
nos seguíamos viendo a escondidas. Él siem38
pre fue bueno conmigo. Cuando yo no podía
pagar las tarjetas de crédito, me las pagaba sin
condiciones ni presiones. Nos queríamos mucho,
hasta la fecha yo lo extraño, y creo que él
también a mí. Dicen que él ya no es el mismo.
De este lugar le he llamado dos veces, pero no
quiere tomar la llamada. Estoy triste, lo extraño
mucho, me hace más falta que nunca, porque
ya no tengo a mi esposo, a quien también
adoré de otro modo, pero a mi primo sí lo quería.
Yo no era infeliz con mi esposo. No sé qué
sentía por él: me protegía, me cuidaba, me traía
cortita, pero no me amaba. Tal vez yo necesitaba
de su cariño, de mimos ¡qué sé yo!
Hubo gente que me decía: “Mira, Andrea,
si a tu vida llegara un hombre guapo, rico, no te
irías con él; pero si llegara un hombre guapo,
con dinero, normal, atento, cuidadoso, sí te
irías.” Y yo pensaba que esa era mi verdad. Así
que por más que pienso, no sé qué sentía por
mi marido relacionado con el amor. Lo que sí
es que sentía pavor, respeto y algo más... mis
hijos, qué iría a pasar con ellos.
Siempre que escucho esta canción, me lleva
a tratar de entender este sentimiento por mi
marido, tan contradictorio:
De qué te vale callar
Por la mañana fingir
Si tantas noches no viene
De qué te vale soñar
Con ese hombre irreal
Si su desprecio te hiere
Cumplir con tu obligación
De esposa fiel y servil
Dejando a un lado el ser feliz
De qué vale su pasión, hielo en tu piel
Si no te ama, de qué te vale
Si no te ama
Si no te mira al besar
Si no desea tu cuerpo
Si no lo sientes vibrar
Si te consumes por dentro
Si quiebra tu ilusión
Si no te deja salida
Si pasa por tu dolor
Si te encuentras muerta en vida
Si huye de la verdad
Sabiendo que ella sí existe
Si nada puedes salvar
Si la esperanza perdiste
Si no merece tu amor
De qué te vale reír
Frente a todos los demás
Si sólo sufres y lloras
De qué te vale crear
La farsa de un gran hogar
Si tú presientes que él tiene otro más
Temblando por su calor, sin orgullo ni valor
Para arrancarlo de tu alma
Qué puede ser ahora en él
Si pisotea tu amor: si no te ama.
De qué te vale, si no te ama
Si no te mira al besar
Si no desea tu cuerpo
Si no te sientes vibrar
Si te consumes por dentro
Si quiebra tu ilusión
Si no te deja salida
Si pasa por tu dolor
Si te encuentras muerta en vida
Si huyes de la verdad
Sabiendo que ella sí existe
Si nada puedes salvar
Si la esperanza perdiste
Si no merece tu amor
Si no te mira al besar
Si no desea tu cuerpo
Si no lo sientes vibrar
Si te consumes por dentro
Si hiere tu ilusión
Si no te deja salida
Si pasa de tu dolor
Si te encuentras muerta en vida
Si no te mira al besar
Si no mira tu cuerpo
Si no lo sientes vibrar.
Él me gustaba, era de buena familia, en
la que no había ningún problema porque
yo anduviera con él. Era muy buena persona,
guapo y atento conmigo; se ganó mi confianza.
En una ocasión hubo una carrera de motos
en la que participaba mi compañero de escuela
y me invitó. De hecho mi mamá no me quería
dejar ir; le rogué y por fin me dejó, por eso llegué
tarde a las carreras. Yo iba con mis amigas.
Al ir llegando al campo, me caí; me picó una
avispa en la mano y se me hinchó. Seguimos
caminando hacia la pista, cuando nos dimos
cuenta que llegó una ambulancia, pero yo pensé
que era para la seguridad de los competidores.
El papá de mi compañero me andaba buscando
como un loco, pues su hijo había sufrido
un accidente en el entrenamiento. Un borracho
se le atravesó y por no atropellarlo se fue sobre
una piedra; se golpeó muy fuerte en la cabeza y
en la boca; quedó inconsciente. Su papá me dijo
que preguntaba por mí en el hospital y me llevó
para que lo viera. Mis amigas se quedaron viendo
las carreras. Al llegar al hospital, mi amigo

De mis compañeros
de escuela

estaba dormido y no me vio; posteriormente me
regresaron a mi casa. ¡Ya sabrás el regañadón
que me dio mi mamá por la tardanza y por quien
me acompañó a casa! Ahí me estaba esperando
mi novio; así que me fue peor. El lunes temprano
fui al hospital y me encontré con mucha gente
entre familiares y amigos que me bromeaban,
diciendo que ya había llegado la resucitadora y
que el accidentado no quería hablar con nadie.
Yo le había prestado un anillo mío con una
“A” de brillantes que no se lo podían sacar en
el hospital.
Cuando me vio, estaba hojeando una revista
de carros importados y empezó a alucinar qué
coche le gustaría para que su papá se lo comprara.
Él había sido siempre muy sencillo y no
me explico por qué cambió tanto: se hizo sangrón,
prepotente, como nunca. En el transcurso de las
idas al hospital, me regresó mi anillo, porque
ya mi mamá me lo estaba pidiendo, y yo se lo
pedía asegurándole que alguien me lo estaba
solicitando, para que dejara de presumirme. De
todo esto tuve un buen pleito con mi novio, pero
se le pasó y seguimos siendo novios.
También conocí a un muchacho muy guapo
al que yo le gustaba, y él a mí también, pero
teníamos la misma edad y yo prefería a los
muchachos un poquito más grandes que yo.
Pasaron los años, y cuando yo ya estaba casada
y con mi bebé recién nacido, fuimos mi esposo
Juan Carlos y yo a un lugar de descanso a pasar
el Año Nuevo. Teníamos mucho que no salíamos
 de la ciudad, porque mi tía, hermana de mi
mamá —y casi mi mamá— se enfermó de cáncer
y estaba muy mal. En plena fiesta Juan Carlos
estaba tomando y cuando se levantó al baño,
en ese momento, se me acercó mi antiguo compañero,
igual de guapo que cuando lo conocí
en la escuela. Iba con su novia. Ahora llevaba
barba y bigotes. Se puso de cuclillas y recargó
sus codos en mis piernas, y me estaba preguntando
por mi esposo y mi bebé; deseaba conocerlos.
En eso estábamos, cuando veo de reojo
a mi esposo que venía del baño furioso. No alcancé
a decir nada; lo levantó del cuello y le
dio un golpe que le tiró un diente.
Me casé cuando tenía diecisiete años
y aunque estaba chica, yo fui con la mentalidad
de ser una buena ama de casa, una señora
normal. Por un lado pensaba que ya no tenía
que pedir a nadie ningún permiso para hacer lo
que yo quisiera, lo normal de una señora, pero
todo se terminó en la noche de bodas. Esa noche
él me dijo cómo iban a ser las reglas del
juego, me puso las cartas sobre la mesa. Yo me
quedé sorprendida y a la vez con la esperanza
de que, como en ese momento estaba borracho,
no sabía lo que decía.
Nos fuimos de viaje de novios; pero él viajó
como soltero. Me dejaba en el cuarto del hotel,
mientras bajaba al bar. Yo no me atrevía a
seguirlo por miedo a que se fuera a molestar.
Todo nuestro viaje de bodas fue así; sexualmente
no era amor lo que me daba, sino violaciones y
salía del cuarto y no regresaba hasta tarde. Yo
me sentía utilizada. En el viaje de bodas me
embaracé.
El regreso a México, a casa, fue un descontrol,
porque vivíamos con mi mamá. Así que él salía
de la casa y regresaba cuando le venía en gana.
Se la pasaba borracho, yendo a discotecas; mis
amigas lo veían, mientras yo me quedaba encerrada
en casa, engordando por mi embarazo. Yo
me sentía gorda, fea, indeseable... llegué a pensar
que él no me quería, porque no le importaba
hacerme pasar malos ratos estando embarazada.
Pasado el tiempo se nos ocurrió poner un
departamento a una cuadra de la casa de mi
mamá. Yo tenía la esperanza de que sería sano,
ya que él tendría responsabilidad y sentiría el
pendiente de dejarme sola, pero todo fue inútil.
El departamento se encontraba en un cuarto
piso. Lo arreglé todo y lo dejé muy bonito;
aunque para mí fue muy pesado tanta escalera
y tantos kilos encima. Él no tenía buenas ideas
para decorar, pero en eso me respetó y lo arreglé
a mi gusto.
Unos días después de que todo estaba listo,
me encontraba en casa de mi mamá, esperándolo.
En el reloj dieron las once, las doce, la
una. A las dos de la mañana me di por vencida
y decidí regresarme sola al departamento. Me
fui caminando y cuando llegué Juan Carlos se
encontraba ahí dormido... Yo no le importaba,
se veía que yo no le importaba, ni siquiera me
pidió disculpas; él sentía que no había pasado
nada. Yo me moría de tristeza... y cada vez más
gorda. Así me la pasé todo mi embarazo.
Un día mi tío abuelito le dijo a Juan Carlos
que no teníamos necesidad de pagar renta, si en
mi casa sobraban los cuartos y que aparte hacía
falta un hombre, pues vivían con él puras mujeres,
que regresáramos a vivir con ellos. Juan
Carlos siempre hacía lo que mi abuelito le decía
y aceptó. Nos regresamos dejando puesto el
departamento, ya que teníamos pagados dos meses
de renta por adelantado.
En esos días nació nuestro bebé. Todo era
felicidad y también fue mi esperanza. Pensé que
con la responsabilidad del niño dejaría de tomar
y de andar con sus amigos como si fuera
soltero, pero cada vez nuestra situación empeoraba.
Como a la semana de haber tenido a mi
bebé, Juan Carlos se fue al departamento y de
ahí llamó por teléfono a mi mamá y le dijo que
necesitaba verme con urgencia; estaba borracho.
Dejé al niño con mi mamá y me fui caminando.
Cuando llegué, la puerta estaba abierta
y él se encontraba sentado en la sala, sucio y
mal vestido —nunca supe dónde había estado—.
Cuando se levantó, se me fue encima a besarme
como un loco, tan brusco que me lastimaba,
hasta que logró lo que se proponía. Me dolió
hasta el alma, apenas ocho días antes había dado
a luz. Se levantó como si nada hubiera pasado
y me ordenó que fuera por el niño mientras él
se bañaba; pero en el departamento ya no había
jabones, ni toallas, ni mucho menos champú.
Se enfureció y me dio una cachetada: “¡Vámonos
a la casa de tu madre! Yo no sé por qué
acepté regresar a vivir allá.”
Ya en casa de mi madre él se comportaba
como si nada, y yo también; porque yo no quería
que nadie notara su forma de tratarme.
Todos los sábados me quedaba plantada; ya
ni siquiera porque se fuera con sus amigos sino
que, como trabajaba en el negocio de la familia,
se la pasaba con los empleados y las secretarias.
Fue cambiando, cada vez peor: costumbres,
vocabulario, ideas. Y así seguimos.
Durante mi embarazo, mi tía se encontraba
en la fase terminal de un cáncer. Ella me prefería
para sus curaciones y para tomar el medicamento;
así que yo no podía apartarme de su lado.
Fue la única que se dio cuenta de cómo me trataba
Juan Carlos, aunque no de que me golpeaba.
Cuando nació mi hijo, para ella fue lo más
bello que pudo haberle ocurrido. No se separaba
de él, con él dormía, con él comía. Antes de
confiar en dejárselo, consulté con el pediatra
para preguntarle si el cáncer no era contagioso
para mi niño. Me aseguró que no y por eso lo
hice. Juan Carlos no puso objeción, al contrario
me apoyó. Le retiramos al bebé cuando ella
misma lo pidió porque ya no lo podía abrazar;
ya no tenía fuerzas. Juan Carlos quería mucho
a mi tía, porque cuando ella murió, lloró ¡yo no
lo podía creer! Juan Carlos llorando.
Mi tío abuelo le dio a Juan Carlos un nombramiento
muy importante, supervisaba la casa
matriz del negocio y todas las sucursales. Ese
puesto fue su primer escalón —nunca imaginé
hasta dónde llegaría—.
En su trabajo era muy cumplido, puntual e
inteligente. Logró que toda mi familia y la gente
con la que tenía contacto lo quisieran; lo admiraran.
Me daba gusto, pero ¡por qué era así
conmigo! Yo nunca le hice nada, ni lo contradije;
llegué hasta a arriesgar mi vida por ir con él
en el carro cuando se encontraba muy borracho.
Sabía que nos arriesgábamos y también que
podíamos matar a otras personas.
Él era muy prepotente y mi abuelo le dio
un permiso para portar armas. Fue lo peor que
pudo haber hecho. Con el arma se sentía como
un dios.
Las personas que nos conocían se daban
cuenta de cómo me trataba, pero nadie se atrevía
a decirme nada, les daba miedo. Tal vez también
porque no me querían hacer daño. Ahora
pienso ¡por qué no se atrevieron! Hubieran intervenido
en mi vida a tiempo. Con un pequeño
apoyo, me hubiera divorciado y no estaría aquí
en esta situación tan horrible.
Fueron quince años de matrimonio, de tolerar
violencia, agresiones y dolor; no sólo a mi
persona, sino contra mis hijos. Hasta que un día
alguien me propuso que le diéramos un escarmiento,
y ordené que le dieran una golpiza. Esa
persona lo mató... ¡Creí volverme loca!
Me llevaron a Averiguaciones Previas y ahí
me torturaron mentalmente y declaré que yo
había estado de acuerdo en que lo golpearan;
pero nunca hablamos de matarlo. Hasta ahí me
enteré que lo encontraron muerto dentro de la
cajuela de mi carro. ¡Sentí una sensación de vómito!
Ya no me dejaron salir. Mi suegra nunca
quiso hablar conmigo, oírme, no le importó mi
verdad. No me dejaron hablar: se dejó llevar
por el poderoso dinero. Ella me hundía, seguía
haciendo escándalos y teatros, como sabe hacerlos,
sin comunicarse conmigo. No me dio
oportunidad y de ahí me llevaron al Penal de
Mujeres. Con toda la incredulidad de mis treinta
y cinco años.
A mi mamá le presentaron a unos abogados
que aparentaban ser los mejores. Sacaron a mi
familia de mi casa y se tuvieron que ir fuera un
año y tres meses. Yo aquí... sola sin ver a mis
hijos... ¡qué injusto!
Me sentenciaron a treinta y cinco años. Los
abogados se revocaron con nombres de otros abogados
que ni existen. Yo le explicaba a mi mamá,
pero ella no me hacía caso. Fue engañada, la
robaron y se gastaron todos los recursos para
que yo pudiera salir de aquí. Sucedieron situaciones
raras y hasta estos abogados quemaron
documentos y mis fotos de recuerdos. ¡Un desastre!
Yo no tuve la defensa adecuada; todo se
fue a la deriva. Ahora que tengo un nuevo abogado
estamos juntos buscando una luz para po49
der salir de aquí. ¡Que Dios permita que se pueda
hacer algo!
La vida en el Penal es horrible; presionante,
monótona, triste. Estás sola y sufres. Tengo
buenas compañeras con las que me identifico,
y nos queremos.
¿Sabes? En los últimos meses de vida de
mi esposo, no andaba por buenos caminos; se
estaba metiendo en negocios chuecos con amistades
raras de México. Cuando yo le preguntaba:
“¿Gordo, a dónde vas?” Me contestaba que
a mí no me importaba. Ya en la Penal, esos “amigos”
vinieron a pedir mi expediente para investigar
si yo los había nombrado de alguna forma.
Juan Carlos sufría de depresiones nerviosas
tremendas. Tenía delirio de persecución que
se agravaba cuando bebía. Te juro que llegamos
a pasar meses encerrados en el cuarto porque
a él le daba miedo todo. Para comer, nos
tocaban la puerta y luego pasaban la comida.
Yo no lo podía dejar solo porque se podía hacer
daño, aunque le aparté todo con lo que se pudiera
lastimar. Nunca lo dejé, aunque recibía
fuertes golpizas cuando se desesperaba. A veces
me pedía perdón arrepentido como un niño
indefenso. Salimos de esa temporada de encierro
y después, cuando iniciaba otro periodo de
desesperación, preferí llevarlo al hospital; ahí
las enfermeras me ayudaban a cuidarlo.
En una ocasión que le entró la desesperación,
mucho frío y temblor, me hizo que lo llevara
al hospital. Estábamos ya en pijama, y no
me dio chance ni de cambiarme. Y así me la
pasé seis días sin bañarme, ni cambiarme de
ropa, porque él —pobre— no me soltaba la
mano. Esa vez nos quedamos en el hospital por
trece días, y cuando lo dieron de alta y ya íbamos
saliendo del hospital, no se quiso subir a la
camioneta. Nos regresamos y permanecimos en
el hospital cuatro días más.
Sin embargo, ayudados por su psiquiatra íbamos
saliendo. Juan Carlos tomaba un medicamento
que se llama Ludiomil, un antidepresivo,
pero empezó a abusar de él. Como consecuencia
pedía comida a todas horas; día y noche comía
donas y chocomiles. Se puso muy gordo;
no le quedaba su ropa; tenía que usar solamente
pants. Posteriormente, le dieron tres ataques
horribles, como epilépticos. El primero le dio
durante una comida con gente importante de la
política. Juan Carlos había sido designado para
un puesto público muy importante. Cuando sucedió,
me asusté muchísimo; nos llevaron en
ambulancia al hospital. Tardó tiempo en recobrar
el conocimiento. Cuando se sintió mejor,
nos regresamos a casa. Su médico nos informó
que el ataque fue ocasionado por el abuso del
Ludiomil.
Regresamos a que Juan Carlos tomara la
responsabilidad de su cargo. Poco tiempo después
empezó a sentirse mal; otra depresión muy
fuerte y decidió renunciar. Su superior no le
aceptó la renuncia y le dio una licencia por cinco
meses. Juan Carlos no mejoraba, pensando
que tenía que regresar a cumplir con esa responsabilidad
tan grande. Insistió hasta que le
aceptaron su renuncia. Yo me desilusioné. Me
sentí mal de no haber podido ayudarlo. Esa enfermedad
es tremenda. No me gustaría llegar a
pasar por ella... Y ahora en este lugar en el que
estoy, me siento a punto de sufrirla... yo sé cómo
empieza... yo sé, y así me siento.
Aunque a mis hijos siempre traté de
protegerlos, de todas formas el mayor
siempre resultaba culpable de todo, no comía
bien, porque Juan Carlos lo obligaba al extremo
de hacerlo vomitar, desde que tenía dos años
—era tan triste— y yo sin poder hacer nada.
Juan Carlos empezó a emborracharse y me
telefoneaba advirtiéndome: “No quiero que los
niños me vean así. Voy a llegar hasta que ellos se
hayan dormido.” Bueno, en este sentido no era
tan malo. Después, ya no le importó nada, únicamente
que los niños no se dieran cuenta. Contrariamente,
llegaba cayéndose de borracho y
los despertaba a gritos: “¡Ya llegó su padre!”
Aclarándome que lo hacía para que sus hijos
vieran que sí llegaba a dormir a casa.
Un día mi hijo menor le preguntó por qué
la cama de nosotros estaba tendida. Al principio,
no sabía qué contestar, hasta que acordándose
de mí le argumentó: “Es que tu madre, en
lugar de venirse a acostar, me espera despierta
tirada en la alfombra; como si eso sirviera para
que yo llegue más temprano.”
En otra ocasión —la de su peor descaro—
me llamó por teléfono avisándome que llegaría
a comer para que lo esperara. Feliz arreglé la
mesa, calenté la comida y dejé todo preparado:
eran como las dos de la tarde. Me fui al mezzanine
a esperarlo. Llegaron las tres, cuatro, cinco, seis
de la tarde cuando sonó el teléfono. El mesero
de un restaurante me informaba que Juan Carlos
se encontraba ahí comiendo con una mujer
y bastante borracho, que si yo podía ir por él.
¡Por supuesto que no! Casi llorando le di las
gracias. Me sentí mal; muy mal, la mujer más
despreciada del mundo. Fingí tranquilidad, hasta
no poder más. Eran como las ocho de la noche,
cuando volvió a telefonear. Apenas comprendía
sus palabras atropelladas de borracho: “Ten
a los niños listos porque voy a pasar por ellos
para llevarlos a la lucha libre.” “En ese estado
no puedes manejar y menos con los niños”, le
reclamé. Se enfureció amenazándome: “O los
tienes en la puerta, o me paso por ellos.” “Está
bien, les voy a decir que vienes.” Fui a buscarlos
para decirles que su papá venía por ellos
para llevárselos a las luchas. Ellos se pusieron
felices esperando a su padre. Llegó Juan Carlos
y los niños corrieron al carro y se fueron. Yo
me quedé con un pánico y una angustia que me
dolía el corazón. Dieron las diez, hora en que
finalizaban las luchas y ellos no llegaban.
Fueron llegando como a las doce y media
de la noche. Salí a recibirlos, pero él ya había
arrancado, sólo los dejó en la puerta y se fue. El
más pequeño llegó con unas máscaras de luchador;
en cambio, el mayor venía triste, callado,
a punto de llorar. Subieron a su cuarto pero
él no podía dormir, hasta que por fin me dijo:
“Mami, mi papá llevó a otra muchacha y la abrazaba
y la llamaba como a ti ‘gorda’, pero cuando
se daba cuenta de que no eras tú, la aventaba
muy feo.” Me quedé helada, no sabía qué decir
ni qué hacer. Mi hijo observó que no lloré, aparenté
que no me importaba y así se quedó dormido.
Bajé al mezzanine, y como a las tres de la
mañana —no me importó la hora— llamé por
teléfono a un amigo de la familia, abogado, para
pedirle que si me apoyaba para divorciarme...
me respondió rotundamente que no, que mañana
ya estaría más tranquila. La verdad es que a
mi esposo le tenían miedo. Así, no conseguí
nadie que me ayudara. Cuando Juan Carlos se
dio cuenta de que alguno de los niños me había
platicado lo de la mujer en las luchas, enérgico
y enojado los castigó exigiéndoles que escribieran
dos mil veces la oración: “No debo ser chismoso.”
Los niños cansados tuvieron que terminar,
pues él estaba ahí parado con el fajo en la mano.
Como puedes ver, mis sueños de un matrimonio
feliz, se hicieron nada. De un de repente,
me vi ahí en esa realidad dura, con dos hijos
que adoro y que son mi vida.
Cuando Juan Carlos quiso dejar de beber,
llegó muy contento con unas pastillas y me las
mostró: “Mira Chaparra, son para dejar de be54
ber vino. Me las voy a tomar. Ya no quiero volver
a beber, la estoy regando y feo.” “¿Pero no
son peligrosas?”, le pregunté. “No, no lo son.
Quiero que hagamos un trato. En este cartón
vamos a escribir que me voy a tomar las pastillas.
Tú me las vas a dar una cada día. ¿Estás de
acuerdo? Fíjate bien —me insistió—, si tú ves
o notas que yo ya no me las puedo tomar, entonces
me las mueles y me las hechas en un
chocomilk o en la sopa, en donde sea; pero no
me las dejes de dar... Tú eres la responsable. Si
yo vuelvo a tomar me vas a tener que dar cien
mil pesos y si logramos que yo ya no tome; entonces,
te los doy yo ¿qué te parece?” Yo asentí
y firmamos sobre el cartón. Empezamos muy
bien. Él me pedía la pastilla y yo se la daba.
Después yo se la daba aunque no me la pidiera.
En el desayuno, él se la tomaba. Unos días después
empezó a querer esconderla debajo del plato
para después tirarla y yo se la volvía a poner;
pero se encolerizaba. “¡Chingada madre! Qué
lata das...” Yo sentía feo, pero me aguantaba
porque había hecho un trato. Días después, él
prefería salir a desayunar fuera. Pero yo seguí
obedeciendo y cuando llegaba a comer o a cenar
se la ponía molida; al fin que yo sabía que
era una pastilla inofensiva, ya lo había consultado
con un doctor: era sólo para que dejara de
beber alcohol. Pasaron veintidós días y se fue
temprano a bañar al Club (yo segura, le ponía
la pastilla). Como a las ocho suena el teléfono.
Cuando descolgué oí su voz tremenda: “¡Perra
estúpida, pues qué crees, eres una puta asquerosa,
desgraciada! ¡Ya voy llegando a la casa y
me las vas a pagar!” Yo no sabía qué estaba
pasando. Me quedé aterrorizada; no podía ni
pensar qué hacer. A los cinco minutos llegó
abriendo la puerta de un empujón; me agarró
de los cabellos y me subió las escaleras; me lastimó
muchísimo. Ya en el cuarto me golpeó con
brutalidad. No sabía qué pasaba, sólo me di
cuenta que su cara estaba muy colorada; pero
pensé que era del coraje. Hasta que por fin me
gritó: “¡Qué me diste, bestia! Me tomé una manzanilla
en el vapor y me hizo reacción.” Yo le
recordé: “Quedamos que yo te daba la pastilla
¿no?” “No, estás loca; eres una perra.” Jamás
volvimos a mencionar lo del trato firmado en el
cartón. En castigo, además de la brutal golpiza,
me mandó por un mes a dormir a un sofá y sin
dirigirme la palabra —sólo para lo indispensable—.
Para que los niños no se dieran cuenta,
me acostaba cuando ellos ya estaban dormidos.
Tenía que levantarme muy temprano para que
no vieran las cobijas tiradas sobre el sofá.
Te has de preguntar qué pasaba con el
apoyo y predilección de mi abuelo por mí.
Cuando mi abuelo vivía, todos los días temprano
telefoneaba buscando a mi esposo, o mi esposo
a él, para ponerse de acuerdo para arreglar
los asuntos del día, porque desde que me
casé, ellos hicieron una alianza de hombres. Yo
pensaba: algún día va a sonar ese aparato para
avisarnos que mi abuelo amaneció muerto,
siempre lo pensé y tenía mucho miedo. Así pasaron
los años y resulta que no fue como me lo
imaginaba. Un día se sintió mal por la mañana,
despertó con un dolor soportable en el estómago
pero no quiso quedarse a reposar en casa y
así se fue a su oficina a trabajar; tenía una cita
con una persona muy importante. Terminado el
día de trabajo, al salir, el dolor ya se había hecho
más intenso y lo llevaron al hospital. Ahí le
administraron suero para que no se deshidratara
y me llamó su chofer por teléfono. Yo no pude
ir porque estaba esperando a los niños de la escuela;
pero mi marido salió directo al hospital.
Le dieron de alta indicándole que se mantuviera
en reposo. Me fui a un lugar para rentar películas
y le renté cinco películas de Cantinflas
para que se entretuviera. Al llegar a su casa ahí
estaba su hija con su marido, que es médico (no
muy bueno) y que trabaja en el Seguro Social.
Encontré a mi abuelo con el dolor que no lo
podía soportar y se hallaba en la cama acostado
en forma de feto. Casi no podía hablar. Me dijo:
“Hija, habla para que traigan una ambulancia
del hospital y me lleven para ver qué tengo.”
Llamé a la ambulancia con la intención de enviarlo
a un hospital particular; pero su hija se
opuso, ya que su marido era médico y pertenecía
al Seguro Social. Discutimos por un momento
pero el abuelo con voz que apenas se
podía escuchar me suplicó: “Hija, a donde sea,
pero ya.” Comprendí que ella era su hija y yo
nada más su sobrina nieta. No insistí y se lo
llevaron al Seguro Social. Fue de mal en peor.
La gente no paraba de telefonear para saber de
su salud, para ofrecer aviones particulares y llevarlo
a Houston o a Boston, pero nadie me apoyó.
Sufrí mucho al no tener la mayoría de votos
entre sus familiares. A mi tía abuela le faltó valor
para tomar la decisión de llevárnoslo. Si ella
me hubiera apoyado, otra cosa hubiera sido. Dos
meses en el hospital pasamos cuidando que no
entraran ni reporteros ni sacerdotes, para que
no le alteraran su estado de salud. Los médicos
vieron la necesidad urgente de una operación y
nos consultaron; todos estuvimos de acuerdo en
que lo operaran y el abuelo ya no salió de la
terapia intensiva. En los pasillos de ese lugar,
me di cuenta de comentarios familiares hacia
mí, de envidias; los oídos no dejaban de zumbarme.
Sabían que yo era la consentida del abuelo,
así que sus comentarios eran que yo sería
heredera. Hacían chismes groseros e hirientes
en voz alta para que yo los oyera. Cuando entraba
a ver a mi abuelito a terapia intensiva, le
susurraba a su oído palabras de amor y ánimo,
para que no se diera cuenta de lo que estaba
sucediendo. Yo le pedía perdón por no haber
tenido los pantalones suficientes para haberlo
llevado al hospital de mi confianza; y me cuestionaba:
en dónde está la Andrea que tantas veces
deseaste... “hija, si tú hubieras sido hombre”.
Yo no me atrevía ni a verlo. Él se encontraba con sus 
ojos cerrados, inconsciente, comunicado
a la máquina que marcaba el palpitar
de su corazón y cuando yo le hablaba, el monitor
de la máquina se aceleraba. Yo no quería
impacientarlo y entonces callé. Fue triste para
mí todo ese tiempo de pesadilla.
Ese día, desvelados de haber estado en el
hospital hasta las cuatro de la mañana, mi esposo
se fue a su trabajo a las cinco y media y yo
me regresé al hospital. Como a las seis y media
vi llegar una multitud, entre periodistas, políticos,
familiares, amigos, que parecería ya sabían
que su muerte estaba próxima. El abuelo murió
cerca de las nueve de la mañana. Un caos siguió
a su muerte: gente importante de la industria
y la política llegaban a dar el pésame a la
abuela. Yo no me separé de él para nada. Bajamos
por un elevador dos enfermeros, el abuelo
y yo. Nadie más nos siguió; ya no importábamos.
Posteriormente, llevaron a la abuela y a
mi madre a una salita lejos de la prensa. Mi esposo
se las llevó en mi auto a su casa y, por
supuesto, yo me volví a quedar sola. Yo llevaba
la maleta del abuelo con sus iniciales, cargaba algo
de ropa y utensilios para aseo personal que nunca
llegó a utilizar. Bajé la rampa para buscar un
taxi, pero tuve la suerte de encontrar un conocido
que me ofreció llevar a casa. Acepté porque
quería llegar antes que los niños y darles
yo misma la noticia, y que no se enteraran por
los noticieros de televisión. En el camino a casa,
el muchacho me comentó que tenía a su madre
en el mismo hospital enferma y que sentía mucho
lo de mi abuelo; por cierto, a él fue al único
que sentí sincero de toda la gente que me dio el
pésame.
Llegaron mis hijos de la escuela y con verme
la cara y los ojos se dieron cuenta que el
abuelo había fallecido. Lloramos juntos por largo
rato, se pusieron su traje de gala oscuro y
nos fuimos a la funeraria. Ellos fueron los primeros
en hacer guardia de honor a mi amado
tío abuelito y padre por elección.
Vino una pareja de amigos de México. Estuvimos
con ellos paseándolos. Al fin el domingo
por la noche los llevamos al aeropuerto, Juan
Carlos, los niños y yo. De regreso mi esposo
nos advirtió: “Vengo ‘muerto’. Llegando a casa,
no estoy para nadie: me voy a acostar.” Ya en
casa, enfadado se subió a su recámara; mi suegra
se encontraba ahí y ni siquiera la saludó
(bueno, no era raro en él). Juan Carlos ya estaba
acostado cuando llegó a visitarlo un amigo
ya grande de edad. Mi hijo mayor abrió la puerta
y le dijo: “No sé si está mi papá, o si está dormido.”
Juan Carlos iba bajando la escalera y
mi hijo se le acercó para decirle lo que estaba
pasando. Mi esposo lo insultó: “Tú quién eres,
pendejo, para andarme negando.” “Tú nos advertiste,
papi, que querías descansar.” “¡Ni madres,
cabrón, inútil! ¡Eres igual a tu madre! Se
me largan para arriba, porque voy a pasar a mi
amigo.” Mi suegra le llamó la atención: “No le
hables así al niño.” 

Días en rojo

SÁBADO 28

Pero Juan Carlos, sin más,
lanzó también hacia ella su ira: “¡A ti qué te

importa, pinche metiche, ya te vas largando tú
también!” Y así fue.

DOMINGO 29

Ahora que estoy reflexionando, no sé por qué
sólo me acuerdo de lo malo de mi relación con
Juan Carlos, y nada de lo bueno... ¿será que en
realidad nunca hubo algo bueno? No lo sé.
Mi marido me regaló un reloj Rolex muy
caro y un Cadillac nuevo. Con esto pensaba que
yo le debía todo. En esos momentos, sentí la
necesidad de devolvérselos, para no sentirme
en deuda. Aunque eran cosas valiosas —a quién
no le gustarían— pero ya valoré, y no valen la
pena.
En nuestros viajes a la playa, las amenazas
comenzaban desde que hacía las maletas: que
si llevaba muchas cosas; que yo era una
triquienta. Media hora antes de salir me deshacía
el equipaje. Te imaginas ¡qué agonía! Con
las prisas, gritos, los niños y demás... Llegando
al hotel empezaba a beber y beber. En esa ciudad
teníamos unos compadres y eran el pretexto
para que en cuanto llegábamos se fuera con
ellos diciéndome que mientras yo arreglaba los
cajones iba a saludarlos; que regresaría pronto
y me advertía: “No te salgas del cuarto; no me
tardo ¿ok?” Y seguía recibiendo sus llamadas
por teléfono, anunciándome que ya no tardaba,
y así hasta la madrugada.
En otro de nuestros viajes al mismo lugar,
nos fuimos en avión y allá el compadre nos iba
a prestar su coche. Supuestamente, nos lo llevaría
su hijo a las cuatro de la tarde y lo estacionaría
frente al departamento, encargando las
llaves en la recepción del hotel. Mis hijos siempre
se quedaban conmigo. Juan Carlos habló a
diferentes horas: las cuatro, las ocho y las doce
de la noche para preguntar si ya habían llevado
el carro. Yo le contestaba que no, pues en el
lugar donde habíamos acordado no aparecía
ningún carro. Juan Carlos llegó como a las cinco
de la mañana; venía acompañado por el compadre
y no podía subir las escaleras; de manera
que lo dejó en el elevador. Nuestro cuarto estaba
como a cuatro puertas, yo salí a recibirlo. Yo
vestía una pijama muy cortita (hacía mucho calor).
Al abrirse las puertas: sus gritos se oían en
todo el pasillo. Los vecinos, de plano, salieron a
ver qué estaba pasando. Me maltrató alegándome
que yo quería terminar con la amistad entre él y
su compadre, porque el carro estaba ahí desde
las cuatro de la tarde, estacionado en el hotel.
Entre que se caía y no, la pelea se alargó hasta
las seis de la mañana. Me jaló del cabello y me
metió al elevador para llevarme a que viera dónde
estaba el carro. Estaba en otro lugar, no en el
que habíamos convenido. ¿Cómo lo iba yo a
encontrar entre tanto carro y tanta gente? A mí
se me transparentaba la pijamita y me sentía
avergonzada, porque era la hora de llegada de
los trabajadores de la limpieza, salían los del
estacionamiento y era el cambio de turnos. Con
descaro todavía Juan Carlos les preguntaba:
“¿Verdad que tener una esposa como ésta vale
madre?” La gente no me veía, para que no me
apenara; pero claro, guardaban silencio. Después
de ese ridículo nos subimos y yo pensé
que se iba a dormir, pero nada, que me pide:
“Prepárame la tina, porque nos vamos a bañar.”
Mis hijos estaban a punto de levantarse. Me
metió a fuerzas a la tina y tuvo una relación
sexual conmigo de la forma más bestial. Por
desgracia mi hijo mayor estaba viéndonos, pero
como que no entendió lo que sucedía. Juan Carlos
se dirigió al niño: “Ven, mi cabrón, qué hiciste
ayer” (ayer, todo el día en que él no estuvo
con nosotros). Mi hijo lo veía y no sabía qué
contestar. Juan Carlos extendió la mano y lo jaló
metiéndolo en la tina. Yo me alcancé a salir y
me puse una toalla, porque todavía traía mi pijama.
Después que se le pasaba la borrachera,
me juraba que una cosa así ya no iba a suceder
otra vez, que lo perdonara y me hacía que cerrara
las cortinas para que no lo vigilaran. Tenía
delirio de persecución. No me permitía salir
del cuarto, me abrazaba y lloraba, mientras
nuestros hijos jugaban por todo el hotel. El
mayor subía a ratos a reportarse conmigo para
que yo supiera que su hermano y él estaban bien.
Después de tres o cuatro días Juan Carlos se
animaba a salir y ya no tomaba hasta que regresábamos.
Esas eran mis vacaciones de siete días
en la playa.
Las navidades eran patéticas. Los niños felices
con tanto regalo que gracias a Dios les
sobraban. Juan Carlos con cara de pocos amigos,
porque para él era mal acostumbrarlos. Pero
mi esposo sí recibía los regalos de mi mamá,
que a mí me sorprendían. No me importaba. Yo
sabía que después de la cena y de llegar a nuestro
cuarto, me recriminaría que nosotros le hacíamos
pasar puros malos ratos, que cómo mi
mamá se ponía a gastar tanto dinero si veía la
situación y su eterno reclamo: “Tú tienes la culpa.”
Mis hijos llegaron a reprocharme: “Mami,
es que tú no tienes dignidad.” Yo ya no sabía
dónde meter la cara.

EL INCIDENTE

A Juan Carlos le dio por usar goma para peinarse.
Le gustaba una de color rosa; pero en la farmacia
me recomendaron la verde, así que compré
dos rosas y dos verdes. A mi marido le gustó más
la verde y se terminó un pomo. Yo sabía que aún
tenía otro verde y grande; lo acababa de ver,
porque yo le dejaba todo listo para el baño del
siguiente día —así era a diario—. Me acosté
tranquila, él tenía un desayuno temprano. Al
amanecer, como a las seis, se levantó a bañar y
yo segura de que todo estaba listo. De repente
escuché su grito: “¡Andrea! ¿En dónde está la
goma verde del pelo?” “Ahí te la dejé”, le respondí.
“Pues no hay nada ¡ven acá!” Me levanté
con las piernas temblorosas y efectivamente,
no estaba el pomo de la goma. Qué pasó con la
goma —me preguntaba— si yo la había dejado
ahí la noche anterior. Él traía la goma rosa en la
mano y gritaba: “¡Tiene que aparecer!; ¡trae a
las sirvientas!” Ellas le aseguraron que no usaban
goma. “¡Trae a los niños!” Pero ellos ya se
habían ido al colegio. Empezó a abrir como loco
todos los cajones y a tirar todo lo que se encontraba
en ellos. Entró al cuarto de los niños haciendo
lo mismo. Se me acercó, me aventó goma
en la cara y en todo el cuarto. Yo no me podía
mover del tiradero que había. Estaba sentada
en la cama. Metió la mano en uno de los cajones
y agarró un puño de alfileres y me los arrojó
en la cara, pero gracias a que tenía la goma
embarrada no me hicieron daño. Gritó: “¡Voy
al desayuno y enseguida vuelvo. Saca a los niños
del colegio y los traes aquí para que me la
den!” Se fue furioso y yo mandé por los niños.
Cuando llegaron y vieron el desastre me preguntaron:
“¡Qué pasó! ¿Quién hizo todo esto,
mi papá, verdad?” Tuve que platicarles. Entonces
mi hijo mayor quien tenía trece años sacó
su cámara instantánea y empezó a tomar fotos
de aquel desastre y me dijo: “Estoy seguro,
mamá, con estas fotos sí te van a dar el divorcio.”
Me dejó sorprendida. Ya eran muchas las
cosas que ellos veían y no comprendían qué
pasaba conmigo: golpes, patadas, insultos de los
más bajos y fuertes, y yo no hacía nada. La goma
nunca apareció. Como una semana le duró el
coraje.
Ahora me encuentro aquí, en el Penal. Cuando
llegué pasó un largo año y dos meses sin
que yo pudiera ver ni a mis hijos ni a mi mamá.
Así les convenía a mis abogados, porque me
robaron y me engañaron; así les convenía. Ellos
me robaron y me hundieron.
Después de ese largo tiempo que no pude
ver a mis hijos, el primer día que los vi, el más
pequeño me aclaró: “Mamí, a mí se me quebró
la goma ¿me perdonas?” “¡Qué bueno que te
quedaste callado! —le afirmé—, si no, tu papá
te hubiera mandado al hospital.” “Sí mamá, pero
a ti sí te golpeó.” “No importa hijo... ya pasó.”
Después de todo lo vivido, el mal trato y la
humillación a mis hijos, yo ya no aguanté más
y cuando un guardaespaldas de su escolta me
propuso: “Señora, si quiere que el señor la deje
de tratar así y de golpearla, le hace falta un escarmiento.
Si se anima, yo veo quién se lo da,
para que el licenciado vea que usted no está sola
y la deje en paz.” Yo estaba en un momento de
locura o de aturdimiento cerebral, porque no
puedo recordar bien ahora, y cómo me animé a
decir que sí y confiar en el criterio de los guardias.
Pero no sólo lo golpearon sino que lo mataron.
Me culparon a mí y me sentenciaron a treinta
y cinco años de prisión: toda mi vida. No es
justo: mis hijos ya tienen quince y dieciocho
años. Ellos me adoran y mi madre y mi tía me
quieren y me apoyan. Tengo la suerte de que
toda mi familia está conmigo. Obviamente la
familia de Juan Carlos me odia. Mi suegra hizo
cosas tan graves, como escándalos y falsos testimonios. 
A ella no le importo yo. Ella sólo quiere
el dinero; el dinero que les pertenece a mis
hijos.
Quise dejar la descripción de mi madre hasta
el final de mi relato, porque tanto ella, como
yo, fuimos educadas para rendir y obedecer a
los hombres; más aún, cuando son como mi
padre, mi tío abuelo y Juan Carlos, una especie
de caciques. Una vive con miedo y sometimiento
a la vez que de quedar bien con el señor,
como si fuera dios. Tal vez por eso mamá guardaba
silencio y yo tampoco los enfrentaba. Mi
madre sólo deja sentir su fuerza en lo moral. En
otro campo ni su voz, ni su opinión eran importantes.
Yo repetí su actitud.
De mi madre te puedo hablar mucho, no es
difícil describirla. No es que yo te vaya a exagerar,
pero hasta ahora que me encuentro privada
de mi libertad nunca me ha fallado. Es muy
buena persona, entregada a mí desde que nací,
cuando yo fui creciendo ella quiso seguir siendo
la misma, sólo que mi papá no se lo permitía.
Ahora está otra vez dedicada a nosotros, a
mí y a mis hijos. Es una mujer que ha sufrido
primero la trágica muerte de mi padre, que no
te había platicado, él se quitó la vida. Posteriormente,
mi madre sufrió mi rebeldía y la muerte
de mi abuela, quien la desheredó. Ahora vive
padeciendo mi situación. Lo más admirable de
ella es su fe bien puesta; es muy católica y no
se dobla. Debo decirte que cuando quedó viuda
era joven aún y nunca más buscó otro compañero. 
Se dedicó completamente a mí en cuerpo
y alma. Sabrás que no tengo con qué agradecerle
o pagarle todo lo que ha hecho por mí y
ahora por mis hijos que viven con ella. No es
nada fácil controlarlos y darles una educación.
Dos jóvenes de dieciocho y quince años muy
heridos de padre y madre. Necesito mostrarles
otra forma de vida por lo que a mí respecta.
Sigue aquí mi vida monótona, que me está
matando día a día. No lo he podido superar. Ya
tengo tres años y días y mis nervios me traicionan.
Veo que mi esposo se sienta en mi cama y
me amenaza que se va a llevar a mis hijos. Me
asusta; se asoma por mi ventana y se me queda
mirando. Lo oigo gritarme cuando voy caminando
afuera de los dormitorios y yo pregunto:
“¿Quién es?” Y no me responde nadie. Tengo
mucho miedo: no lo puedo controlar.

No hay comentarios:

-

INTERESANTES

¿QUIERES SALIR AQUI? ; ENLAZAME

-

Twitter

.

Etiquetas

h. p. lovecraft (122) relato (114) cuento (76) Stephen King (63) gotico (60) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (57) Robert Bloch (50) terror (48) lovecraft (46) guy de maupassant (44) Lord Dunsany (43) anne rice (39) horror (37) maupassant (37) scifi (35) Edgar Allan Poe (31) cuentos (28) ambrose bierce (27) Jorge Luis Borges (26) oscar wilde (26) los mitos de cthulhu (24) algernon blackwood (23) poema (23) ray bradbury (23) blood gothic (22) august derleth (21) dark (21) enlaces (21) 1ªparte (20) bloodgothic.blogspot.com (20) demonios (19) imagenes (19) poemas (19) 2ªparte (18) mario benedetti (18) vampiros (18) capitulo del necronomicon (17) h.p. lovecraft (17) poesia (17) relatos (16) Clark Ashton Smith (15) Horacio Quiroga (15) amanecer vudú (15) musica (15) alejandro dumas (14) becquer (13) blood (13) gothic (13) underground (13) Philip K. Dick (12) amor (12) charles dickens (12) fantasia (12) fredric brown (12) pulp (12) poe (11) EL BAR DEL INFIERNO (10) Howard Phillips Lovecraft (10) el vampiro (10) las mil y una noche (10) necronomicon (10) vampiro (10) Charles Bukowski (9) el hombre ilustrado (9) friedrich nietzsche (9) gibran khalil gibran (9) lilith (9) onirico (9) paul auster (9) subrealismo (9) terror onirico (9) victoriano (9) 2 (8) Andrés Díaz Sánchez (8) Fantasmagoría (8) Isaac Asimov (8) Lewis Carroll (8) Yukio Mishima (8) arte (8) cuento de amor (8) cuento gotico (8) diccionario (8) el extraño (8) fantasmas (8) franz kafka (8) king (8) psicodelicos (8) realidad (8) vamp (8) varios (8) videos (8) Bram Stoker (7) El Castillo de Otranto (7) Selección (7) autor novel (7) cthulhu (7) cuento corto (7) cuento onirico (7) demonologia (7) entrevista con el vampiro (7) guy (7) julio cortazar (7) mitos (7) novel (7) novela (7) oscuro (7) psi-ci (7) recopilacion (7) seleccion (7) sentimientos (7) shelley (7) tatuajes parlantes (7) un mundo feliz (7) 2ª parte (6) ALFRED BESTER (6) ANTON CHEJOV (6) Bestiario (6) Douglas Adams (6) LA VOZ DEL DIABLO (6) LAS BRUJAS DE MAYFAIR (6) RESIDENT EVIL (6) Rubén Darío (6) Selecciones (6) bukowsky (6) clive barker (6) crepusculo (6) cuento victoriano de amor (6) darknes (6) el paraiso perdido (6) el pasillo de la muerte (6) ficcion (6) john milton (6) la metamorfosis (6) mary (6) meyer stephenie (6) pandora (6) rammstein (6) ramsey campbell (6) realidad sucia (6) stephen (6) vampirismo (6) 3ªparte (5) ALEXANDRE DUMAS (5) ANGELES (5) ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA (5) Charles Nodier (5) En busca de la ciudad del sol poniente (5) Flores de las Tinieblas (5) Lord des Morte (5) Marqués de Sade (5) aire frio (5) al azif (5) angel oscuro (5) aventuras (5) charles bukowsky (5) dioses (5) el cazador de sueños (5) el ceremonial (5) el demonio de la peste (5) el horla (5) gotica (5) henry kuttner (5) la casa del pasado (5) la hermandad negra (5) lavey (5) leyendas (5) libros (5) links (5) relato corto (5) wikipedia (5) Aldous Huxley (4) BRIAN W. ALDISS (4) CUESTION DE ETIQUETA (4) Drácula (4) Dylan Thomas (4) EL BESO SINIESTRO (4) EL RUISEÑOR Y LA ROSA (4) EL templo (4) ENTRADAS (4) Edmond Hamilton (4) Federico García Lorca (4) Historias de fantasmas (4) LIBROS DE LA UNIDAD (4) LOS MISERABLES (4) Las Mil y Una Noches (4) Los Fantasmas (4) Los Versos Satánicos (4) Poemas vampíricos (4) Poul Anderson (4) Richard Matheson (4) Robert E. Howard (4) Rudyard Kipling (4) Una Voz En La Noche (4) William Hope Hodgson (4) allan (4) anime (4) anonimo (4) avatars (4) chuck palahniuk (4) citas (4) colleen gleason (4) comentario (4) cuento gotico-victoriano (4) cyberia (4) de lo mejor de paul auster (4) diablos (4) donde cruzan los brujos (4) edgar (4) el diablo (4) el retrato de dorian gray (4) el sabueso (4) el wendigo (4) espiritus (4) fantastico (4) frankestein (4) frases (4) galeria (4) goticos (4) hechizos (4) historias (4) infierno (4) jorge fondebrider (4) la ciudad sin nombre (4) la hermosa vampirizada (4) letra (4) licantropia (4) los amados muertos (4) mito (4) muerte (4) saga vampiros (4) salman rushdie (4) schahrazada (4) twilight (4) victor hugo (4) voces de oscuridad (4) 1984 (3) 3 (3) 666 (3) A n n e R i c e (3) A r m a n d (3) AL ABISMO DE CHICAGO (3) ALGO LLAMADO ENOCH (3) Al otro lado del umbral (3) Alejandro Dolina (3) Apariciones de un Ángel (3) Arthur Machen (3) BOB SHAW (3) Brian Lumley (3) CRONICAS VAMPIRICAS 2 (3) Corto de Animación (3) Dan Brown (3) Días de ocio en el Yann (3) E. Hoffmann Price (3) E. T. A. Hoffmann (3) EL DESAFÍO DEL MAS ALLÁ (3) EL FANTASMA DE CANTERVILLE (3) EL HORROR OCULTO (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) EL TEMPLO DEL DESEO DE SATÁN (3) EL TIEMPO ES EL TRAIDOR (3) El Espectro (3) El Libro Negro (3) El espectro de madam Crowl (3) El morador de las tinieblas (3) El príncipe feliz (3) Emisario Errante (3) En la cripta (3) Frank Kafka (3) Fritz Leiber (3) Ghost in the Shell (3) Giovanni Papini (3) Gitanjali (3) Hombre con manías (3) J. Ramsey Campbell (3) JOSEPH PAYNE BRENNAN (3) John Stagg (3) Jr. (3) LA BIBLIOTECA DE BABEL (3) LA CONFESIÓN (3) LA EXTRAÑA CASA EN LA NIEBLA (3) LA IGLESIA DE HIGH STREET (3) LA MARCA DE LA BESTIA (3) LA RISA DEL VAMPIRO (3) LAS RUINAS CIRCULARES (3) La Jaula (3) La Trilogía de Nueva York (3) Mercenarios del Infierno (3) Miguel Hernández (3) Palomos Del Infierno (3) Pío Baroja (3) Rafael Alberti (3) Thanatopia (3) Théophile Gautier (3) Tomás Moro (3) Un Sueño en un Sueño (3) abraham merrit (3) alas rotas (3) alien (3) alquimia (3) amuletos (3) angeologia (3) antiguas brujerias (3) antologia (3) apocalipsis (3) biografia (3) cain (3) carrie (3) charles baudelaire (3) cronicas vampiricas (3) cuento victoriano (3) cuentos del siglo XIX (3) danza macabra (3) dark . gotico (3) david langford (3) de profundis (3) definicion (3) el abismo en el tiempo (3) el alquimista (3) el demonio en la tierra (3) el exorcista II (3) el libro negro de alsophocus (3) el loco (3) el mono (3) el sacrifico (3) el superviviente (3) el vampiro estelar (3) ensayo (3) escritor novel (3) exorcismo (3) fabula (3) fabulas (3) filosofia (3) frank b. long (3) goth (3) gotic (3) guion (3) helena petrovna blabatsky (3) himno al dolor (3) historias de terror (3) inquisicion (3) introduccion (3) john baines (3) john william polidori (3) justine (3) la casa maldita (3) la casa tellier (3) la ciudad de los muertos (3) la llamada de cthulhu (3) la sombra fuera del espacio (3) la tumba (3) las flores del mal (3) legion (3) leyenda (3) lisa tuttle (3) lo innombrable (3) locura (3) lord byron (3) los brujos hablan (3) los gatos de ulthar (3) luna sangrienta (3) mail (3) martín s. warnes (3) maturin (3) mein teil (3) melmoth el errabundo (3) milowishmasterfox (3) neorealismo (3) nombres (3) nombres demoniacos (3) oscuros (3) pacto de sangre (3) pensamientos (3) poemas en prosa (3) poesias (3) polaris (3) que viene el lobo (3) rabindranat tagore (3) ratas (3) rimas (3) roald dahl (3) robert silverberg (3) rosenrot (3) rostros de calabera (3) satanismo (3) snake (3) sueño (3) suicidas (3) teatro (3) the cure (3) vida (3) vudu (3) yveline samoris (3) Ángeles y demonios (3) 1 (2) 4ªparte (2) A. Bertram Chandler (2) ABANDONADO (2) ALBERT FISH (2) Akira (2) Alfonso Linares (2) Algunos Poemas a Lesbia (2) Antonio Gala (2) Aparicion (2) Astrophobos (2) Ayer... hace tanto tiempo (2) BETHMOORA (2) Blade Runner (2) Brad Steiger (2) C. M. EDDY (2) CELEPHAÏS (2) CHICKAMAUGA (2) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (2) CORAZONADA (2) Carrera Inconclusa (2) Charon (2) Christian Jacq (2) Clarimonda (2) Cowboy Bebop (2) Cyberpunk (2) Cómo Ocurrió (2) E D G A R A L L A N P O E (2) E. F. Benson (2) EL ASESINO (2) EL BAUTISMO (2) EL BESO (2) EL CABALLERO (2) EL CENTRO DEL INFIERNO (2) EL DESIERTO (2) EL DIABLO EN EL CAMPANARIO (2) EL EXORCISTA (2) EL FANTASMA Y EL ENSALMADOR (2) EL GOLEM (2) EL GRITO DEL MUERTO (2) EL JARDÍN DEL PROFETA (2) EL OTRO YO (2) EL PISO DE CRISTAL (2) EL PRESUPUESTO (2) EL RETRATO DE ROSE MADDER (2) EL SÉPTIMO CONJURO (2) EL VAGABUNDO (2) EL ÁRBOL (2) Ecos (2) El Conde de Montecristo (2) El Cuerno Del Horror (2) El Dr. Jekyll y Mr. Hyde (2) El Funeral de John Mortonson (2) El Hombre De Arena (2) El Monte de las Ánimas (2) El Puñal (2) El Que Cierra El Camino (2) El Sacrificio (2) El Tulipán Negro (2) El Valle Perdido (2) El Visitante Y Otras Historias (2) El artista del hambre (2) El ciclo del hombre lobo (2) El clérigo malvado (2) El gato del infierno (2) El gato negro (2) El homúnculo (2) El legado (2) El miedo (2) El rapto de la Bella Durmiente (2) El saber mágico en el Antiguo Egipto (2) El árbol de la colina (2) Elogio de la locura (2) En la noche de los tiempos (2) Estirpe de la cripta (2) Fuera de Aquí (2) GUARDIANES DEL TIEMPO (2) GUSTAVO ADOLFO BECQUER (2) Gustav Meyrink (2) H. Barlow (2) H.P.Lovecraft (2) HERMANN HESSE (2) Harlan Ellison (2) Hasta en los Mares (2) Historia (2) Historia Del Necronomicon (2) Historia de fantasmas (2) Hocus Pocus (2) ICARO DE LAS TINIEBLAS (2) INTERNET (2) JUANA INES DE LA CRUZ (2) Jack Vance (2) John Sheridan Le Fanu (2) José Luis Velarde (2) Kurt Vonnegut (2) LA BIBLIA SATANICA (2) LA BÚSQUEDA (2) LA CAIDA DE BABBULKUND (2) LA DECLARACIÓN DE RANDOLPH CARTER (2) LA FARSA (2) LA LOTERÍA DE BABILONIA (2) LA MUERTA ENAMORADA (2) LA MUERTE (2) LA MUSA DE HYPERBOREA (2) LA PERLA (2) LAS LEGIONES DE LA TUMBA (2) LESTAT EL VAMPIRO (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) La Bestia en la Cueva (2) La Calle (2) La Casa de la Pesadilla (2) La Habitación Cerrada (2) La Monja Sangrienta (2) La Tortura de la Esperanza (2) La Verdad (2) La chica más guapa de la ciudad (2) La conspiración Umbrella (2) La marquesa de Gange (2) La noche de los feos (2) La pasión turca (2) Letras (2) Los Sueños de la Casa de la Bruja (2) Los crímenes que conmovieron al mundo (2) Los ojos de la momia (2) Los reyes malditos (2) Los tres mosqueteros (2) MAGOS (2) MARIO BENEDETTI - LA MUERTE (2) MINORITY REPORT (2) MOBY DICK (2) MUJERES (2) Mark Twain (2) Morella (2) Narrativa gótica (2) No hay camino al paraíso (2) PABLO NERUDA (2) POPSY (2) PUNTERO IZQUIERDO (2) R. L. Stevenson (2) RADIO FUTURA (2) ROSTRO DE CALAVERA (2) Rabindranath Tagore (2) Retornos de una sombra maldita (2) Robert A. Heinlein (2) SAMAEL AUN WEOR (2) SATANAS (2) SU VIDA YA NO ES COMO ANTES (2) SUPERVIVIENTE (2) Sherry Hansen Steiger (2) The Last Vampire (2) Thomas M. Disch (2) UN DÍA DE CAMPO (2) UTOPIA (2) Un habitante de Carcosa (2) Un juguete para Juliette (2) Una mujer sin importancia (2) Una tienda en Go-by Street (2) V.O. (2) VELANDO EL CADÁVER (2) Vida después de la Muerte (2) Vida y Muerte (2) Villiers de L'Isle-Adam (2) Vinum Sabbati (2) YO CRISTINA F. (2) a la puta que se llevó mis poemas (2) a las aguas (2) a un general (2) agonico (2) al amor de mi vida (2) aladino (2) alaide floppa (2) alas nocturnas (2) albunes (2) alexandre (2) amistad (2) andres diaz sanchez (2) angel de la muerte (2) animas y fantasmas (2) anime-blood (2) antonio machado (2) apocaliptico (2) arena y espuma (2) arthur c. clarke (2) asesinato (2) baudelaire (2) bequer (2) blancanieves (2) brujas (2) busqueda (2) c. m. eddy jr. (2) cabala (2) capitulo suelto (2) caronte (2) castigo (2) catolico (2) cementerios (2) ciberespacio (2) ciberpunk (2) cielo (2) ciudad de cristal (2) ciudad vampiro (2) coleccion (2) colette gothic darknes (2) comics (2) computadora (2) conjuros (2) cortos (2) costazar (2) creepwar.gotico (2) cria cuervos (2) cruelmente romantica (2) cuento amor (2) cuentos coliniales de terror (2) cuentos cortos (2) cuentos de canterbury (2) cuentos de un soñador (2) cumbres borrascosas (2) dagon (2) death (2) demonio (2) depeche mode (2) diagnostico de muerte (2) dios (2) disciplinas de vampiro (2) dolor (2) don juan (2) dracula (2) e l v a m p i r o (2) ecce homo (2) el (2) el abismo (2) el anticristo (2) el arbol de la vida (2) el caballero de la maison rouge (2) el canibal de rotenburgo (2) el caos reptante (2) el club de la lucha (2) el club de los suicidas (2) el coche del diablo (2) el disco (2) el dueño de rampling gate (2) el elixir de larga vida (2) el entierro (2) el espectro del novio (2) el evangelio de los vampiros (2) el fabricante de ataúdes (2) el fantasma de la opera (2) el gran inquisidor (2) el hijo (2) el jinete en el cielo (2) el joven lovecraft (2) el palacio de la luna (2) el pantano de la luna (2) el profeta (2) el signo (2) ellinson (2) elogio de tu cuerpo (2) emily bronte (2) entendimiento (2) entre sueños (2) epistola (2) escritor (2) espacio (2) esperanza (2) esquizofrenia (2) eva (2) fin (2) fiodor dostoiesvski (2) fobia (2) fragmentos del necronomicon (2) frankenstein (2) g. a. becquer (2) gabriel garcia marquez (2) genesis (2) gothic darknes (2) gracia torres (2) guerra (2) guillotina (2) h. (2) hada (2) harry harrison (2) hazel heald (2) hechizo (2) herman hesse (2) historia / ficcion (2) historia real (2) hombre-lobo (2) honore de balzac (2) horror en el museo (2) indice (2) ingles (2) intriga (2) introductoria (2) italo calvino (2) juego (2) juguemos a los venenos (2) kafka (2) kir fenix (2) la carta robada (2) la catedra de lucifer (2) la cosa en el dormitorio (2) la creacion (2) la cruz del diablo (2) la dama de las camelias (2) la habitacion cerrada (2) la hoya de las brujas (2) la imagen de la muerte (2) la maquina de follar (2) la muerte y la condesa (2) la noche boca arriba (2) la novia del hombre caballo (2) la piedra negra (2) la torre oscura (2) lacrimosa (2) leyes (2) lhiliht (2) libro (2) literatura (2) los habitantes del pozo (2) los otros dioses (2) los perros de tindalos (2) los zuecos (2) m. r. james (2) milady (2) miskatonic (2) misterio (2) morfina (2) morgue (2) mp3 (2) music (2) mª. covadonga mendoza (2) narracion ocultista (2) nobel (2) noir (2) nota (2) notas (2) nuestros primos lejanos (2) nuevas cronicas vampiricas (2) occidente (2) ocultismo (2) on-line (2) oriente (2) orson scott card (2) p. (2) paris (2) paulo coelho (2) pecados (2) peter blatty (2) poderes (2) primigenio (2) prometeo (2) prosas luciferinas (2) psico (2) r.l. stevenson (2) reglas (2) relato amor (2) religion-ficcion (2) reliquia de un mundo olvidado (2) revelacion (2) revolucion francesa (2) ritual (2) rituales (2) robert a. lowndes (2) robert louis stevensont (2) roger zelazny (2) roll (2) romancero gitano (2) romanticismo (2) rpg (2) saki (2) sangre (2) serie cronicas vampiricas gardella (2) simbolismo (2) suicidio (2) sumario (2) surrealismo (2) taisha abelar (2) tetrico (2) the best (2) tragedia (2) traidor (2) un dia en el confin del mundo (2) una cruz de siglos (2) varios autores (2) varios cuentos (2) vaticano (2) video (2) violin (2) vistoriano (2) washington irving (2) willian blatty (2) ¿QUO VADIS? (2) ÁNGELES IGNORANTES (2) Ángela (2) "Vivo sin vivir en mí" (1) (1515-1582) (1) (1816) (1) (1934) (1) + y - (1) -- ANONIMO (1) -- EL HORROR DE DUNWICH (1) . EL PROFETA ERMITAÑO (1) . LA SANTA COMPAÑA . (1) . La locura del mar (1) . Luis Cernuda (1) . VENOM (1) .El Club del Ataúd. (1) .ecunemico (1) .rar (1) 100 (1) 13 fantasmas (1) 17THIS SECRET HAS TO BE KEPT by you from anyone else (1) 1809-1849 (1) 1810 (1) 1812 (1) 1862 (1) 1918/19 (1) 1939-1941? (1) 1ª parte (1) 1ªmujer (1) (1) 26 CUENTOS PARA PENSAR (1) 2parte (1) 2ª Serie (1) (1) 2ºlibro (1) 2ºlibro de nuevas cronicas vampiricas (1) 334 (1) 360º (1) 3:47 a.m. (1) 4 (1) 5 (1) 6 (1) 7 pecados capitales (1) 84 de charing cross road (1) (1) 9000 años (1) A LA ESPERA (1) A M B R O S E B I E R C E (1) A imagen y semejanza (1) A restos.. de ti (1) A través de la puerta de la llave de plata (1) A través de las puertas de la llave de plata (1) A. E. VAN VOGT (1) A. MERRIT (1) A. Merritt (1) A.R. Ammons (1) A: lord Alfred Douglas (1) ABAJO (1) ABONO PARA EL JARDÍN (1) ABUELITO (1) ACERO -- Richard Matheson (1) ADEFESIA (1) AGENTE DEL CAOS (1) AL MAGNIFICO LORENZO DE MÉDECIS (1) AL OTRO LADO (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGÚN QUE OTRO ANIMAL (1) ALMAS EN PENA (1) AMADEO KNODLSEDER (1) AMANECER EN MERCURIO (1) AMANECER VUDU (1) AMBROSE GWINET BIERCE (1) AMERICAN ZOMBIE (1) AMOR Y ODIO (1) ANDREA SOL (1) ANGEL DE LUZ (1) ANIUTA (1) ANTES DEL ESPECTÁCULO (1) APARECIÓ CAÍN (1) APRENDED GEOMETRIA (1) AQUEL VIEJO (1) ARMAGEDON Fredric Brown (1) ARTHUR JERMYN (1) ASESINOS SATÁNICOS (1) AYER (1) Abraham Merritt (1) Abraza la oscuridad (1) Acorralado (1) Ad Lucem (1) Adam Kadmon (1) Adan (1) Adiós al siglo XX (1) Adolf Hitler (1) Afuera (1) Agatha Christie (1) Ahmad Ibn Ata'Illah (1) Alan Barclay (1) Albertina desaparecida (1) Alejandro Pushkin (1) Alejo Carpentier (1) Aleksandr Nikoalevich Afanasiev (1) Aleksandr Pushkin (1) Alfred E. Van Vogt (1) Alfred Elton van Vogt (1) Algernoon Blackwood (1) Alien earth (1) Amityville (1) Ana María Matute (1) Anatoli Dneprov (1) Andrei Chikatilo (1) Andrógino (1) Animismo (1) Anne Brontë (1) Another Google Bot (1) Antiguas brujerías (1) Antipoemas (1) Antología (1) Anubis (1) Anónimo (1) Appleseed (1) Aramis (1) Arcipreste de Hita (1) Armand (1) Asesinado Al Pie De Un Altar Vudú (1) Asimov (1) Atentamente suyo Jack el Destripador (1) Atentamente suyo. Jack el Destripador (1) Athos (1) August W. Derleth (1) Auguste Villiers de l'lsle‑Adam (1) Augusto Monterroso (1) Augustus Hare (1) Autobiografía (1) Auténtico Amor (1) Ayuda Alienígena (1) BAJO LAS PIRÁMIDES H. P. LOVECRAFT (1) BARBA AZUL (1) BERTA (1) BLANCO Y AZUL (1) BOCCACCIO (1) BOITELLE (1) BOLA DE SEBO (1) Bacarat (1) Balada nupcial (1) Barry Longyear (1) Battle Angel Alita (1) Bibliografía (1) Biblioteca (1) Boogiepop Phamtom (1) Breve comentario sobre la esquizofrenia (1) Bruce Sterling (1) Bubblegum Crisis (1) C. L. MOORE (1) C. S. Lewis (1) C.L. Moore (1) CABEZA DE CONO (1) CANCIÓN DE AMOR (1) CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA (1) CARTA A UN FÉNIX (1) CARTA DE UN LOCO (1) CARTAS (1) CASTIGOS (1) CEREMONIAL (1) CHARLES PERRAULT (1) CHERTOGON (1) CIBER-DARK (1) COCAINA (1) COCO.COCO. COCO FRESCO (1) COMO PARA CONFUNDIRSE (1) COMPLICIDAD PREVIA AL HECHO (1) CON DIOS (1) CONFESIONES DE UNA MUJER (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) CONVERSIONES (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) CORTÁZAR (1) COTO DE CAZA (1) CRONICAS VAMPÍRICAS 2 (1) CRÍTICA AL CRISTIANISMO Y A LA SOCIEDAD (1) CUADERNO HALLADO EN UNA CASA DESHABITADA (1) CUENTOS DE AMOR. DE LOCURA Y DE MUERTE (1) CUERPO Y ALMA (1) Cabeza de Lobo (1) Camilo José Cela (1) Canaan negro (1) Canción del pirata (1) Cannibal Corpse (1) Canon Pali (1) Carmilla (1) Carolina (1) Cartas Desde La Tierra (1) Casi Extinguidos (1) Catastrofe Aerea (1) Catherine Crowe (1) Catulo (1) Charles Dickens El guardavías (1) Charles Grant (1) Charles Nightingale (1) Chaugnar Faugn (1) Chica gótica (1) Chitterton House (1) Chris Chesley (1) Christopher Marlowe (1) Ciencia Ficción (1) Cine (1) Claudia (1) Colección (1) Conan (1) Conoce la Ciudad Gótica en 3D (1) Conología de la caza de hackers (1) Conquístate a ti mismo y conquistarás al mundo (1) Conversación (1) Corazones Perdidos (1) Corman (1) Cosas Zenna Henderson (1) Crom (1) Crumtuar y la Diosa (1) Cría cuervos (1) Cuando los cementerios son una atracción (1) Cuarta parte (1) Cynthia Asquith (1) CÁTULO (1) Cómo mueren los mitos (1) D'Artagnan (1) DAGÓN (1) DANTE ALIGHIERI (1) DE COMO EL Dr. JOB PAUPERSUM LE TRAJO ROSAS ROJAS A SU HIJA (1) DE COMO LLEGO EL ENEMIGO A THULNRANA (1) DE SADE (1) DECAMERON (1) DEL MÁS ALLÁ (1) DELENDA EST... (1) DESPERTARES (1) DIABLO (1) DICCIONARIO DE ÁNGELES (1) DICCIONARIO DEL DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOBLE CREER (1) DOS POEMAS (1) DOS SERES IGUALES (1) Dan Brown Ángeles y demonios (1) Dark Gotico (1) Dark Icarus (1) David F. Bischoff (1) De guardia (1) Death Fails (1) Del toro (1) Demonios babilónicos (1) Demoníacos (1) Dennis Etchison (1) Dentro de mí (1) Deportacion (1) Depresión (1) Der Vampir (1) Derek Rutherford (1) Descargo de responsabilidad (1) Desde Lugares Sombríos (1) Desert Punk (1) Diagnóstico de Muerte (1) Diccionario De Relaciones Y Sexo (1) Diccionario de Símbología (1) Donde habite el olvido XII (1) Douglas Rushkoff (1) Dr. Bloodmoney (1) Duelo (1) Dulces para esa dulzura (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L A N T I C R I S T O (1) E-volution (1) E. M. Johnson (1) E.F.Benson (1) E.T.A. Hoffmann (1) EL ABONADO (1) EL ABUELO ASESINO (1) EL ALEPH (1) EL ALEPH ficcion (1) EL ALMOHADON DE PLUMAS (1) EL ARISTÓCRATA SOLTERÓN (1) EL ARMARIO (1) EL ARO (1) EL ASESINATO DE DIOS (1) EL BARON DE GROGZWIG (1) EL BARRILITO (1) EL BICHO DE BELHOMME (1) EL BIGOTE (1) EL CARDENAL NAPELLUS (1) EL CETRO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONDE DE MONTECRISTO II (1) EL CONDE DE MOTECRISTO (1) EL CONDUCTOR DEL RAPIDO (1) EL COTTAGE DE LANDOR (1) EL CRIMEN DE LORD ARTHUR SAVILLE (1) EL CRIMINAL Y EL DETECTIVE (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DEMONIO DE LA PERVERSIDAD (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DIOS SIN CARA (1) EL DUEÑO DE RAMPLING GATE (1) EL ERMITAÑO (1) EL FINAL (1) EL FLASH (1) EL FRUTO DE LA TUMBA (1) EL GATO Y EL RATÓN (1) EL GRABADO EN LA CASA H. P. LOVECRAFT (1) EL GRAN GRIMORIO (1) EL HOMBRE DE LA CALAVERA (1) EL HURKLE ES UN ANIMAL FELIZ (1) EL INCORREGIBLE BUITRE DE LOS ALPES (1) EL JOVEN GOODMAN BROWN (1) EL JUEGO DE LOS GRILLOS (1) EL JUEGO DE PELOTA EN RAMTAPUR (1) EL LIBRO DE LO INCREÍBLE (1) EL LIBRO DE LOS SERES IMAGINARIOS (1) EL MATRIMONIO DEL CIELO Y EL INFIERNO (1) EL MESMERISMO (1) EL METRONOMO (1) EL MUNDO AVATAR: ANDY WARHOL (1) EL NECRONOMICON (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL OJO SIN PARPADO (1) EL ORACULO DE SADOQUA (1) EL ORINAL FLORIDO (1) EL ORO (1) EL OTRO VAGABUNDO (1) EL PESCADOR DEL CABO DEL HALCON (1) EL PRECURSOR (1) EL REGRESO (1) EL RELÁMPAGO (1) EL REY (1) EL REY DE HIERRO (1) EL ROBLE HA CAÍDO (1) EL RÍO (1) EL SEXO FRIO (1) EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO (1) EL SUEÑO DEL REY KARNA-VOOTRA (1) EL SUSURRADOR EN LA OSCURIDAD (1) EL TRUEQUE (1) EL USURPADOR DE CADAVERES (1) EL VALLE DE LOS DIOSES (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VENGADOR DE PERDONDARIS (1) EL VIUDO TURMORE (1) EL ZOPILOTE (1) EL _ ALEPH (1) EL cantar del exangel (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELIGE TU DESTINO (1) ELISA BROWN (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE (1) EN EL CREPUSCULO (1) EN ESTADO LATENTE (1) EN LA FERIA (1) EN ZOTHIQUE (1) Eco (1) Edad Media (1) Edgar Allan Poe El Cuervo (1) Edward Bulwer-Lytton (1) Edward Lucas White (1) El Almohadón de Plumas (1) El Arte de la Estrategia (1) El Asirio (1) El BAR II (1) El Barril de Amontillado (1) El Boogie Del Cementerio (1) El Borametz (1) El Buque Fantasma (1) El Carbunclo Azul (1) El Caso de los Niños Deshidratados (1) El Centinela (1) El Clan De Los Parricidas (1) El Club del Ataúd (1) El Corsario (1) El Crimen Invisible (1) El Cuarto en la Torre (1) El Dios de los Brujos (1) El Dios-Monstruo De Mamurth (1) El Dragón (1) El Eclipse (1) El Espejo De Nitocris (1) El Gigante Egoista (1) El Gris Gris En El Escalón De Su Puerta Le Volvió Loco (1) El Haschich (1) El Hombre Del Haschisch (1) El Hombre que Soñó (1) El Hueco (1) El Mago de Oz (1) El Mensajero de la Muerte (1) El Misterio del Mary Celeste (1) El Nuevo Acelerador (1) El Nuevo Acelerador Herbert George Wells. (1) El Príncipe (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Rey Estelar (1) El Ritual (1) El Ruido de un Trueno (1) El Sacerdote Y Su Amor (1) El Signo Amarillo (1) El Underground digital (1) El Vengador de Perdóndaris (1) El Violador de la Moto (1) El Visitante Y Otras Historias Dylan Thomas (1) El Yoga (1) El amor de mi vida (1) El aprendiz de brujo. (1) El armonizador (1) El cadillac de Dolan (1) El camaleón (1) El campamento del perro (1) El cartero del rey (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El cuarto de goma (1) El demonio en Ceirno (1) El duque de L'Omelette (1) El espejo de Ko Hung (1) El extraño vuelo de Richard Clayton (1) El francotirador cazado (1) El grimorio del papa Honorio (1) El guardián entre el centeno (1) El horror del montículo (1) El informe del inspector Legrasse (1) El jardín de Adompha (1) El jardín del tiempo (1) El judío errante (1) El judío errante.Thomas M. Disch (1) El mal de la muerte (1) El muchacho que escribia poesia (1) El mundo que ella deseaba (1) El pararrayos (1) El pecado de Hyacinth Peuch (1) El perfume (1) El pescador del Cabo del Halcón (1) El pescador y su alma (1) El puñal del godo (1) El que acecha en la oscuridad (1) El que susurraba en las tinieblas (1) El roble de Bill (1) El sexo y yo (1) El soldado y la muerte (1) El telar (1) El terror volvió a Hollywood (1) El Árbol de las Brujas (1) El árbol de la buena muerte (1) El árbol de oro (1) El último sueño del viejo roble (Cuento de Navidad) (1) Eliphas Lévi (1) Ellen Schreiber (1) Empirismo (1) En donde suben y bajan las mareas (1) En el Calor de la Noche (1) En persona (1) Ensayo al viejo estilo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Erecciones (1) Eres tan bella como una flor (1) Ergo Proxy (1) Eric Frank Russell (1) Eric Lavín (1) Escéptico (1) Ese Gran simulacro (1) Esoterismo (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estilo gótico (1) Exhibiciones (1) Eyaculaciones (1) F R I E D R I C H N I E T Z S C H E (1) FABULAS Y SIMBOLOS (1) FBI (1) FEMINISTAS (1) FESTIVAL DEL TESTÍCULO (1) FICCIONES (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FRANCIS MARION CRAWFORD (1) FRANK BELKNAP L. (1) FRASES DE POLÍTICOS (1) FREDIE MERCURY (1) FUERA DE ESTE MUNDO (1) Factotum (1) Fahrenheit 451 (1) Farenheit 451 (1) Feuerräder (1) Fiel amigo (1) Flautistas en el bosque (1) Fondo Monetario (1) Frank Belknap Long (1) Frankenstein o el moderno Prometeo (1) Franz Harttmann (1) Fred Saberhagen (1) Frederick Marryat (1) Frederick pohl (1) Freud (1) Fruto negro (1) Fuego Brillante (1) Fuego infernal (1) G. A. BEQUER (1) GENTE REUNIDA (1) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN LADY RUTH (1) GIGANTE (1) GITANO (1) GOTHICPUNK (1) GUARDIANES DEL TIEMPO EXTRAÑOS TERRÍCOLAS ORBITA ILIMITADA ONDA CEREBRAL UN MUNDO EN EL CREPUSCULO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) Gastón (1) Gauguin (1) Geoffrey Chaucer (1) George Berkeley (1) George Gordon Byron (1) George Langelaan (1) George Orwell (1) Ghost lover (1) Gilbert Thomas (1) Gordon Leigh Bromley (1) Gottfried Benn (1) Greg Egan (1) Grimoires (1) Guión para Alíen III (1) Gustave Flaubert (1) Génesis (1) Gómez (1) H. G. WELLS (1) H. P. Lovecraft LA BÚSQUEDA DE IRANON (1) H. P. Lovercraft (1) H.P.Lovecraft y E. Hoffmann Price (1) HAN CAIDO LOS DOS (1) HECHIZOS DE AMOR (1) HERBERT WEST (1) HIJO DE LA LUNA (1) HIPNOS (1) HISTORIA DE MAR Y TIERRA (1) HISTORIA DEL ENDEMONIADO PACHECO (1) HISTORIA DEL JOVEN DE LAS TARTAS DE CREMA (1) HISTORIA DEL MANDADERO (1) HISTORIA GÓTICA (1) HISTORIA PRODIGIOSA DE LA CIUDAD DE BRONCE (1) HOMBRES y DRAGONES (1) HOY Y MAÑANA (1) Hasta donde mueran los sentimientos (1) Hay Tigres (1) Hector G. Oesterheld (1) Heinrich August Ossenfelder (1) Hell-fire 1956 (1) Herbert George Wells. (1) Herman Melville (1) Hierba gatera (1) Historia Del Necronomicon H. P. Lovecraft (1) Historia de un muerto contada por él mismo (1) Historia de una demonización. (1) Horace Walpole (1) Howard Fast (1) Howard P. Lovecraft (1) Howard Philip Lovecraft (1) Héctor Álvarez (1) Híbrido (1) II parte (1) III (1) III parte (1) IMAGEN DE TU HUELLA (1) IMAGINE (1) IMÁGENES MALDITAS (1) INDICE MIO CID (1) Ideas (1) Ilusionismo (1) Inanna (1) Intento (1) Investigador De Lo Oculto (1) Isthar (1) Iván A. Efrémov (1) Iván Turguéniev (1) J. G. Ballard (1) J. J. Van der Leeuw (1) J.D. Salinger (1) JACK LONDON (1) JON WIENER (1) JORGE ADOUM (1) JUAN SALVADOR GAVIOTA (1) JUEGO DE SOMBRAS (1) JUNTO A UN MUERTO (1) Jaime Bayly (1) James H. Schmitz (1) James Montague RhodesCORAZONES PERDIDOS (1) Javi (1) Jean Lorrain (1) Jean Ray (1) Jim Morrison (1) John Lennon (1) John Silence (1) John Stagg - El Vampiro (1) John W. Campbell (1) John Wyndham (1) John/Yoko (1) Jorge Bucay (1) Jorge Manrique (1) Jose Antonio Rodriguez Vega (1) Joseph Sheridan Le Fanu (1) José Luis Garci (1) José Luis Zárate Herrera (1) José Manuel Fernández Argüelles (1) José María Aroca (1) José de Esponceda (1) Juan C. "REX" García Q. (1) Juan Darién (1) Juan Ruiz (1) Juan de la Cruz (1) Juan-Jacobo Bajarlía (1) Kabbalah (1) Keith Laumer (1) Khnum (1) Kit Reed (1) L a Muerte De Halpin Frayser A mbrose Bierce (1) L a Mujer Loba (1) LA ALQUIMIA COMO CIENCIA DEL ARTE HERMETICO (1) LA AVENTURA DEL ASESINO METALICO (1) LA BAILARINA (1) LA BALLENA DIOS (1) LA BALLENA Y LA MARIPOSA (1) LA BARONESA (1) LA BECADA (1) LA BELLEZA INÚTIL (1) LA BELLEZA INÚTILguy de maupassant (1) LA BODA DEL LUGARTENIENTE LARÉ (1) LA CABELLERA (1) LA CASA (1) LA COMPAÑERA DE JUEGO (1) LA CONFESIÓN DE TEODULIO SABOT (1) LA CRIBA (1) LA ESCUELA DE LA PIEDRA DE LOYANG (1) LA ESPADA DE WELLERAN (1) LA ESTATUA (1) LA EXTRAÑA CABALGADA DE MOROWBIE JUKES Rudyard Kipling (1) LA FERIA DE LAS TINIEBLAS (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA LUNA LLENA (1) LA MAGIA NEGRA (1) LA MALDICIÓN (1) LA MAQUINA DEL SONIDO (1) LA MASCARA DE LA MUERTE ROJA (1) LA MOSCA (1) LA MÚSICA DE ERICH ZANN (1) LA NARIZ (1) LA PARENTELA DE LOS ELFOS (1) LA PARÁBOLA CHINA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA QUE ERA SORDA (1) LA RAÍZ CUADRADA DE CEREBRO (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SENDA (1) LA SOMBRA. (1) LA TEMPESTAD (1) LA TEORIA DE LAS MASCOTAS DE L.T. (1) LA TIERRA DE ZAAD (1) LA TIERRA ROJA (1) LA TRAMA CELESTE (1) LA TRÁGICA HISTORIA DEL DOCTOR FAUSTO (1) LA VENTANA ABIERTA (1) LA VENUS DE ILLE (1) LA VISITA QUE J. H. OBERHEIT HACE A LAS TEMPIJUELAS (1) LAGARTIJA (1) LAGRIMAS Y RISAS (1) LAGRIMAS Y SONRISAS (1) LAS BECADAS (1) LAS DOS PRINCESAS (1) LAS GRANADAS (1) LAS HOJAS SECAS (1) LAS LEYES (1) LAS PERVERSAS CRIATURAS DE SERGIO LAIGNELET (1) LAS RANAS (1) LAS RATAS DEL CEMENTERIO (1) LAS REVELACIONES DE BECKA PAULSON (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LEOPOLDO LUGONES (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LEYES DE DROGAS (1) LIBRO DE LA DUALIDAD (1) LIBRO DE LA IGNORANCIA (1) LIBRO DEL AMOR (1) LILIHT (1) LOS AGUJEROS DE LA MASCARA (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS CONSTRUCTORES (1) LOS CUATRO HERMANOS LUNARES (1) LOS DOS CAZADORES (1) LOS DOS HERMANOS (1) LOS DOS POLÍTICOS (1) LOS DOS ÁNGELES (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS HOMBRES QUE BAILAN CON LOS MUERTOS (1) LOS HUÉSPEDES -- SAKI (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS SIETE PUENTES (1) LOS VEINTICINCO FRANCOS DE LA SUPERIORA (1) LOS ÁRBOLES DEL AZUL (1) LSD (1) LUZIFER (1) La Acacia (1) La Aureola Equivocada (1) La Callejuela Tenebrosa (1) La Campaña (1) La Casa Croglin (1) La Casa De Los Espíritus (1) La Caza de Hackers (1) La Ciudad (1) La Cámara De Los Horrores (1) La Cámara de los Tapices (1) La Entrada Del Monstuo (1) La Estatua de Sal (1) La Extraña Cabalgada De Morowbie Jukes (1) La Fiera Y La Bella (1) La Leyenda De San Julian El Hospitalario (1) La Liberación de la Bella Durmiente (1) La Luna Nueva (1) La Magia (1) La Mandrágora (1) La Mascarada (1) La Muerte Enamorada (1) La Máscara de la Muerte Roja (1) La Palida Esposa De Toussel (1) La Pradera Verde (1) La Pócima Vudú De Amor Comprada Con Sangre (1) La Torre del Elefante (1) La Tregua (1) La Vérité (1) La bahía de las corrientes irisadas (1) La capa (1) La casa de Cthulhu (1) La casa del hacha (1) La casa hechizada (1) La catacumba (1) La condena (1) La cultura del miedo (1) La dama de compañía (1) La familia de Pascual Duarte (1) La guadaña (1) La hija del árbol (1) La llave de plata (1) La lucha por la vida I (1) La lucha por la vida II (1) La lucha por la vida III (1) La mansión de las rosas (1) La mañana verde (1) La muerte del borracho (1) La mujer de Dennis Haggarty (1) La mujer del bosque (1) La máquina del sonido (1) La novia del ahorcado (1) La parra (1) La pregunta (1) La reina estrangulada (1) La soledad del escritor en el siglo XXI (1) La sombra de Eva (1) La sombra que huyó del capitel (1) La sombra que huyó del capitel. los mitos de cthulhu (1) La sombra que huyó del chapitel (1) La vampiro española (1) La ventana en la buhardilla (1) La vida de la muerte (1) La vida en las trincheras del Hiperespacio (1) La vida nueva (1) Lain (1) Las botas mágicas (1) Las figurillas de barro (1) Las imprudentes plegarias de Pombo el idólatra (1) Las mandrágoras (1) Las once mil vergas -- Guillaume Apollinaire -- Advertencia (1) Las palabras mágicas (1) Las puertas del Valhalla (1) Lawrence C.Conolly (1) Leigh Brackett (1) Lestat (1) Ley y Orden (1) León Tolstoi (1) Libro de Buen Amor (1) Libro de Eibon (1) Lilitú (1) Lista de los demonios en el Ars Goetia (1) Llegado desde el infierno (1) Lluvia Negra (1) Lord of the Flies (1) Los Crímenes de la Rue Morgue (1) Los Elementales (1) Los Nueve Pecados Satánicos (1) Los Poemas Ocultos (1) Los cazadores de cabezas (1) Los colmillos de los árboles (1) Los comedores de lotos (1) Los gatos de Père Lachaise (1) Los hijos de Babel (1) Los príncipes demonio I (1) Los reploides (1) Los árboles parlantes (1) Lotófagos (1) Luana (1) Luis Enrique Délano (1) Luisa Axpe (1) Lydia Cabrera (1) Lyman Frank Baum (1) M .R. James (1) MACHISTAS (1) MAESE LEONHARD (1) MAGICO (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MAQUIAVELO (1) MARIDOS (1) MARIO VARGAS LLOSA (1) MARY W. SHELL (1) MAS ALLÁ DEL MURO DEL SUEÑO (1) MAUPASSANT. AHOGADO (1) MAUPASSANT. ADIOS (1) MAUPASSANT.EL AFEMINADO (1) MAUPASSANT.EL ALBERGUE (1) MEN IN BLACK (1) METAMORFOSIS (1) MI MONSTRUO DE OJOS SALTONES (1) MI RESPETADO SUELO DURMIENTE (1) MINICUENTOS ESCALOFRÍO (1) MULTIPLICACIÓN. (1) Mage La (1) Magia menor (1) Manual de zoología fantástica (1) Manuel González Noriega (1) Mao (1) Marcel Proust (1) Margaret A. Murray (1) Margarita Guerrero (1) Margaritas Fredric Brown Daisies (1) Marguerite Duras (1) Mario Benedetti - La noche de los feos (1) Mario Benedetti - Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Mario Flecha (1) Marx (1) Mary Shelley. (1) Mary Wolfman (1) Marzo Negro (1) Matrix (1) Maxim Jakubowski (1) Maximiliano Ferzzola (1) Me siento sola (1) Memnoch El Diablo (1) Memoria de Crímenes (1) Memorias de un moribundo (1) Mentalismo (1) Metadona (1) Metzengerstein (1) Mi Querida Muerte (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA LA GITANILLA (1) Mitología hebrea (1) Monopolio (1) Montado en la bala (1) Mujer de pie (1) MundoDisco (1) My buddy (1) MÁSCARAS (1) Más allá de los confines del mundo (1) Más vasto que los imperios (1) Máximo Torralbo (1) Música (1) NARRACIONES OCULTISTAS (1) NEGLIGENCIA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NOTICIAS (1) NOTICIAS DEL MAS ALLA (1) NUL-O (1) Nathaniel Hawthorne (1) Necrológica (1) Neil Olonoff (1) Nelly Kaplan (1) Neuromancer (1) Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Ni Corruptos Ni Contentos (1) Nicolás Maquiavelo (1) Nieto de un verdugo (1) Nightmares and dreamscapes (1) Nikolàj Semënovic Leskov (1) No Despertéis a los Muertos (1) No Tengo Boca. Y Debo Gritar (1) No a la censura (1) No te Salves (1) No tocarte (1) Nona (1) Novela de terror (1) Nyarlathotep (1) Nyarlathotep el Terrible (1) O V I D I O (1) OLIVER ONIONS (1) ORGIAS (1) ORISHAS (1) OSCURA Y FRIA NOCHE (1) Opinion Personal (1) Otros mundos. otros dioses (1) PACIENTE BERLIN (1) PACTO (1) PACTOS DIABOLICOS EN FLORES PACTOS DIABOLICOS EN FLORES (1) PALABRAS (1) PAPÁ BENJAMIN (1) PARANOYAS (1) PARCAS (1) PARTE 1 (1) PATTI SMITH (1) PAZ CONTAGIOSA (1) PAZ Y GUERRA (1) PELIGROS DEL SATANISMO (1) PINOSANGUINOCHETBURUNDA (1) PLURIEMPLEO (1) POBRE (1) POE Y OTROS (1) POEMA INDIO (1) POEMA VAMP (1) POEMAS ÚLTIMOS (1) POEMÊ (1) POIROT INFRINGE LA LEY (1) POQUITA COSA (1) POR LA SANGRE ES LA VIDA (1) PRELUDIOS (1) PREMIOS (1) PROCESO (1) PRÍNCIPE Y MENDIGO (1) PUERTA AL INFIERNO SANGRE EN EL CIELO (1) PUNK (1) PUNTO DE PARTIDA (1) PUTA (1) Padma Sambava (1) Padre fundador (1) Para las seis cuerdas (1) Parricidios (1) Patakí De Ofún (1) Patrick Süskind (1) Paulo Navas (1) Pecados capitales (1) Pedro Pastor (1) Pelotón D (1) Pequeña Antología (1) Pesadilla (1) Pete Adams (1) Peter Shilston (1) Peter Valentine Timlett (1) Peter Wake (1) Philaréte Chasles (1) Poema de amor a una chica que hacía striptease (1) Poemas Completos (1) Poemas Malditos (1) Poemas de Gilgamesh (1) Poemas de amor (1) Porthos (1) Primer amor (1) Primera parte (1) Primera parte 2 (1) Prosper Mérimée (1) Protesta Anonima General (1) Proyección (1) Príncipe (1) Príncipe de las tinieblas (1) Próxima Centauri (1) Pseudomonarchia Daemonum (1) Psiquismo (1) Punch Drunk (1) QUE DIFÍCIL ES SER DIOS (1) R. E. HOWARD (1) R. W. Chambers (1) R.E.3 (1) RAMÓN GOMEZ DE LA SERNA (1) REANIMADOR (1) REGIONES APARTADAS (1) RELATOS DE TERROR (1) RENZO (1) RETRANSMISION ETERNA (1) RIMA VII (1) RIMA XXXVIII (1) RITUALES SATANICOS (1) ROBERT LOUIS STEVENSON (1) ROBOT CITY (1) ROLL AND ROLL (1) ROMANCE DEL ENAMORADO Y LA MUERTE (1) Raymond J. Martínez (1) Reaper (1) Recetas (1) Respuesta del Forastero (1) Reto (1) Retoños (1) Reventando el sistema (1) Rhea (1) Richard Bellush (1) Richard Calder (1) Richard Shrout (1) Richelieu (1) Ritos (1) Rituales con los ángeles (1) Robert Ervin Howard (1) Robert Ervin Howard: Un Recuerdo (1) Rochefort (1) Rockefeller (1) R’Iyeh (1) S. SV - XVIII (1) SALIDA DEL EDEN (1) SALVAME (1) SATANICo (1) SATÁN (1) SECTAS SATÁNICAS (1) SECUESTRO HOCHSCHILD (1) SEHNSUCHT (1) SETENTA (1) SIDDHARTA (1) SIN TON NI SON (1) SLAN (1) SOBRE LA ARENA (1) SORTEOS (1) SORTILEGIO DE OTOÑO (1) STANLEY CEPILLO DE DIENTES (1) STÉPHANE MALLARMÉ (1) SUEÑOS (1) Sandy Lopez Juarez (1) Santa Teresa de Ávila (1) Saquitos (1) Segador (1) Segunda parte (1) Serial Experiments Lain (1) Sharon N. Farber (1) Si Viene Damon (1) Siembra de Marte (1) Siglo XV (1) Silent Möbius (1) Simbiótica (1) Skull and Bones (1) Sobre Todo Madrid (1) Sociedad Thule (1) Sociedad Vril (1) Soy Leyenda (1) Soy la Puerta (1) Stalin (1) Stanley G. Weinbaum (1) Stanley Weinbaum (1) Stephen Vincent Benet (1) Supieras... (1) SÍMBOLO DE BALPHOMET (1) TALENTO (1) TOBERMORY (1) TOMBUCTÚ (1) TONTOS (1) TRAGEDIAS (1) TRATADO ESOTÉRICO DE TEURGIA (1) TRES DIOSES Y NINGUNO (1) TRES REGALOS (1) TRINITY BLOOD (1) TROPAS DEL ESPACIO (1) TU FRIALDAD (1) Tanith Lee (1) Taveret (1) Teatro de Crueldad (1) Templarios (1) Tercera parte (1) Tercera parte 2 (1) Terror en el espacio (1) Terry Carr (1) Terry Pratchett (1) Tetas (1) The Green Meadow (1) The Lilim (1) The Matrix (1) The Reward (1) The dead beat (1) The garden of time (1) The green morning (1) Theodore Sturgeon (1) Thomas Burnett Swann (1) Théàtre des Vampires (1) Tierra extraña (1) Tokio (1) Totemismo (1) Transmisión (1) Transmutación Transferencia Misticismo Desarrollismo (1) Trigun (1) Tsathoggua (1) Términos (1) U N C A M I N O A L A L U Z D E L A L U N A (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN ASESINATO (1) UN COMPENDIO DE SECTAS (1) UN DIA EN EL REFLEJO DEL ESPEJO (1) UN LUGAR DE LOS DIOSES (1) UN MENSAJE IMPERIAL (1) UN OLOR A MUNDO (1) UN SEÑOR MUY VIEJO CON UNAS ALAS ENORMES (1) UN SUEÑO (1) UNA CONFLAGRACION IMPERFECTA (1) UNA ISLA (1) UNA ODISEA MARCIANA (1) UNA PEQUEÑA FABULA (1) UNA TARDE EN LO DE DIOS (1) UNA TUMBA SIN FONDO (1) URSULA K. LEGUIN (1) USA (1) USURPACIÓN DE DERECHOS DE AUTOR (1) Un crimen fuera de lo corriente (1) Un día en el confín del Mundo (1) Un escándalo en Bohemia (1) Un escándalo en Bohemia sir Arthur Conan Doyle (1) Un manifiesto Cyberpunk (1) Un marido ideal (1) Una carta abierta a H. P. Lovecraft (1) Una confesión encontrada en una prisión de la época de Carlos II (1) Una cuestión de identidad (1) Universo desierto (1) Ursula K. Le Guin (1) Utopía (1) V I N C E N T V A N G O G H (1) VENGANZAS (1) VESTIDURAS (1) VIEJO VINO (1) VIH-SIDA (1) VINTAGE (1) VITTORIO EL VAMPIRO (1) VIVIDOR A SU PESAR (1) VIVOS (1) VOLUMEN 1 (1) VOLUMEN 1parte 2 (1) Valencia (1) Valencia nocturno (1) Venganzas Y Castigos De Los Orishas (1) Viaje a la semilla (1) Viktor Saparin (1) Villiers de L'Isle (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Vivian Meik (1) Voces de la Oscuridad (1) Von Junzt (1) Vuelto a nacer (1) Víctor Hugo (1) W.W. Jacobs (1) WHITE (1) WHITE ZOMBIE (1) Walter Scott (1) WannaFlock (1) Ward Moore (1) Weird Tales (1) Wendigo (1) Wilfred Blanch Talman (1) William Golding (1) William H. Hogdson (1) William Irish (1) William Shakespeare (1) Winifred Jackson (1) Wlliam Shakespeare (1) Wood'stown (1) Y cada día nos cuesta más soñar. (1) YERMA (1) YING-YANG (1) YO OS SALUDO (1) YVETTE (1) Yasutaka Tsutsui (1) Yra Reybel (1) YulyLizardi (1) ZOMBIE (1) ZOTHIQUE (1) Zenna Henderson (1) Zuzana_dt666(arrova)hotmail.com (1) a dreamer`s tales (1) a la caza (1) abducciones (1) abortivo (1) abstractos (1) aceite de perro (1) acerca de nyarlatoted (1) acido (1) actual (1) actualizacion 4.0 (1) adicción (1) adios (1) adolfo (1) agathos (1) aguelles (1) ahogado (1) al pueblo hebreo (1) alcacer (1) aldoux huxley (1) aleksandr (1) alfa (1) algo sobre los gatos (1) algunas formas de amar (1) ali-baba y los cuarenta ladrones (1) almas (1) alto (1) amante fantasma (1) amateur (1) ambiente (1) amor . i love... (1) amy foster (1) analogia (1) anarko-undergroud (1) anarquía (1) anecdota (1) angel (1) angela (1) angeles guardianes (1) angelustor (1) animales racionales (1) animas (1) ann (1) anonimos (1) antes del espectaculo (1) antifona (1) antiguos (1) anton (1) antropologia de la muerte (1) apariciones (1) apocalipsis 2012 (1) apocalipsis-ficcion (1) apocapocalipsis (1) apocrifos (1) aqui hay tigres (1) aqui vive el horror (1) arcangel negro (1) archivos (1) arde (1) arfego (1) arkham (1) armagedon (1) armando (1) armas (1) arqueologia (1) arquetipo (1) arquitectura (1) arrebatado (1) articulo (1) articulos (1) artista gotica (1) asesino (1) asesino en serie (1) asesinos (1) asfódelo (1) ashkin (1) atlantida (1) auto de fe (1) autobiografia carcelaria (1) autores (1) avalon (1) avatar (1) ayuda alienigena (1) bajo (1) bajo la piramide (1) barrilamontillado (1) bdsm (1) berenice (1) berkeley (1) berlin (1) bert-sellers (1) biblia (1) bibliografia (1) bien (1) biotecnologia (1) blanco y negro (1) blog (1) blogs (1) blood canticle (1) bloods (1) boemios (1) boix (1) books of bloods (1) bram (1) brenda (1) breve (1) bruja (1) brujas y ovnis (1) bublegum (1) budhismo (1) budismo (1) bukoski (1) cabalista (1) cabalistico (1) caballeros de Jerusalén (1) caballeros de tabla redonda (1) campbell (1) cancion (1) canciones (1) canibal (1) canto (1) canto vii (1) cantos (1) caotico (1) capilla (1) capitulos eliminados (1) capuletos montescos (1) carl sagan (1) carlo frabetti (1) carta a colin wilson (1) casa tomada (1) catacumbas (1) causas (1) cd (1) celebres (1) celta (1) cementerio (1) cenizas (1) censura (1) centinela (1) cesar vallejo (1) charles (1) charles fort (1) charlotte mew (1) chulhut (1) ciber (1) cibercultura (1) ciencias de la educación (1) cinico (1) circulo (1) claro de luna (1) cocaína (1) coeficiente intelectual (1) coelho (1) coleccion relatos de terror (1) collins (1) color (1) comentarios (1) como ser un gran escritor (1) completo (1) compramos gente (1) concepto gotico (1) concilio de rivendel (1) condecorado (1) confesion (1) conocer (1) contemporaneo.1863 (1) control de las informaciones (1) conversacion (1) correspondencias sephirothicas (1) corrupcion (1) costumbre (1) crackanthorpe (1) creador (1) creencias (1) crimenesdelamor (1) cripta (1) cristiana (1) cristiano (1) cronicas marcianas (1) cronopios (1) cubres borrascosas (1) cuento clásico de terror (1) cuento extraño (1) cuento macabro (1) cuento terror (1) culto secreto. algernon lackwood (1) cultura (1) curita (1) cyberglosario (1) cyborg (1) cíclopes (1) dactilo (1) dalia negra (1) damon knight (1) daniel defoe (1) darex (1) darex vampire (1) darg (1) dark art (1) darks (1) data desde el siglo X hasta el XV (1) david lake (1) de kadath el desconocido (1) de leng en el frio yelmo (1) de los antiguos y su simiente (1) de los diversos signos (1) de los tiempos y las epocas que deben observarse (1) debilidades (1) definiciones (1) delicioso dolor (1) demonios sin cuernos (1) demons (1) demons et merveilles (1) dendrofilia (1) dependencia (1) dependencia de las computadoras (1) depresion (1) derleht (1) derleth (1) desamparado en el infierno (1) desaparición (1) descanso (1) desconocido (1) descubrimiento (1) desintoxicación (1) desmembramiento (1) desolacion (1) devil doll (1) diablos internos (1) diabolico (1) diabolos (1) diccionario de los infiernos (1) dicho (1) dickens (1) dictadores (1) dictionarie infernal (1) dikens (1) diligencias (1) dinero (1) diosa (1) diosas madres (1) discipulos (1) disculpas (1) dolor-fiel amigo (1) dominio publico (1) dorian gray (1) down (1) dowson (1) doyle (1) dragones (1) dramaturgo (1) droga (1) duende (1) e l v a m p i r o (1) e-mails (1) e.a.poe (1) e.t.a. hoffman (1) eclipse (1) ecuador (1) eddy (1) edicion fria (1) el ahogado mas hermoso del mundo (1) el alberge (1) el alfabeto de nug-soth (1) el amo de moxon (1) el angel (1) el arbol (1) el arbol de la bruja (1) el arma (1) el arpa (1) el artista (1) el auxiliar de la parroquia (1) el avaro (1) el ayunador (1) el barbero de bagdad (1) el coco (1) el cohete (1) el conde dracula (1) el contejo de anthony garstin (1) el corazon de la señorita winchelsea (1) el dia de los trifidos (1) el diablo en la botella (1) el dios caballo (1) el duende (1) el enamorado y la muerte (1) el engendro maldito (1) el entierro de las ratas (1) el estatuto de las limitaciones (1) el fantasma (1) el grabado de la casa (1) el gran dios pan (1) el hechizo mas fuerte (1) el hombre (1) el hombre del cohete (1) el horror de dunwich (1) el horror de salem (1) el huesped de dracula (1) el huracan (1) el intruso (1) el ladron de cadaveres (1) el libro de los condenados (1) el manuscrito (1) el manuscrito de un loco (1) el martillo de vulcano (1) el mercado de niños (1) el milagro secreto (1) el misterio de las catedrales (1) el monte de las animas (1) el mortal inmortal (1) el mundo (1) el mundo avatar (1) el mundo poseido (1) el negro (1) el otro pie (1) el padre escrupuloso (1) el poder de las palabras (1) el pozo y el pendulo (1) el principe (1) el principe feliz (1) el puente del troll (1) el que se enterro (1) el que tenia alas (1) el rayo que no cesa (1) el regreso del brujo (1) el retrato oval (1) el saber del sueño (1) el secreto del barranco de macarger (1) el sello de yog-sothoth (1) el señor de las moscas (1) el señor de los anillos (1) el temple (1) el tenorio (1) el ungüento de khephens el egipcio (1) el veto del hijo . thomas hardy (1) el viejo terrible (1) el visitante (1) el visitante del cementerio (1) el zorro y el bosque (1) elias (1) elizabeth gaskell (1) email (1) emisarios (1) en las montañas alucinantes (1) en las montañas de la locura (1) encantamientos (1) enfermedad (1) engaño (1) enrique andersont imbert (1) ente (1) entrad a mi reino (1) enviados (1) epilogo (1) equivocado (1) eric lavin (1) escapar (1) escrito (1) escrito 1514 (1) escritura (1) escuela (1) esoterico (1) espacio-tiempo (1) españolito que vienes al mundo (1) especial (1) espiritus rebeldes (1) essex (1) esteban echeverria (1) estetica (1) etchinson (1) evangelion (1) evangelista (1) excluidos (1) experimental (1) extractos (1) extraño (1) fantasticas (1) favole (1) feeds (1) felicidad (1) filtros (1) fin del mundo (1) final (1) fondos (1) foro (1) fosas comunes (1) fracmento (1) fragmento (1) fragmentos .las mil y una noche (1) frances (1) francisco (1) francisco umbral (1) frases celebres (1) fredo (1) free (1) fructuoso de castro (1) fulcanelli (1) funciones (1) futurista (1) fuy un profanador de tumbas adolescente (1) gabriela mistral (1) gai (1) galsworthy (1) gaston leroux (1) geirtrair-la desmembradora (1) geometria euclediana (1) george gissing (1) georgie porgie (1) ghost (1) gor­gonas (1) goth darknes (1) gothh (1) gothico (1) gothnight (1) goticas (1) gotico-victoriano (1) grimorio (1) guerraarte (1) guerras (1) guerras espirituales (1) guillermo (1) gusana_0520(arrova)hotmail.com (1) gustavo adolfo bequer (1) gótica (1) gótico (1) hambre (1) hara-kiri (1) harian (1) hay que aguantar a los niños (1) hebrea (1) hechiceria (1) hecho real (1) helena (1) helene hannf (1) henry james un dia unico (1) herlink harland (1) heroina (1) hilanderas (1) hill house (1) hipertexto (1) historia de amor (1) historia de vampiros (1) historia desconocida del cannabis (1) historia gotica (1) historia gotica cañi (1) historia terror (1) historias vampiricas (1) hombre oscuro (1) horacio (1) houdini (1) howard p.lovecraft (1) http://www.youtube.com/watch?v=qGuF-_SIYnc (1) huellas (1) hugo mujica (1) ian watson (1) ibañez (1) identidades (1) ignacio almada (1) imagenes . art (1) imagenes de culto (1) imagenes malditas (1) imagenes.blogdiario.com (1) inconvencional (1) ineditos (1) inez wallace (1) infiledidades (1) inhumano (1) instrucciones (1) intolerancia (1) inusual (1) invocacion (1) invocacion satanica (1) invocaciones (1) iq (1) irreal (1) isabel allende (1) isidro marin gutierrez (1) j.w. goethe (1) jack womack (1) japan/spain (1) jay anson (1) jazz (1) jinetes del apocalipsis (1) joan aiken (1) john marks (1) johnathan y las brujas (1) johnson spencer (1) jose maria aroca (1) jose martin (1) joseph conrad (1) juan g. atienza (1) juan marino (1) judeo-mesopotamica (1) juez (1) justicia (1) juventud (1) kabala (1) kamasutra (1) kipling (1) klein (1) kons (1) la abjuracion del gran cthulhu (1) la aventura de los coches de punto (1) la boda de john charrington (1) la busqueda de iranon (1) la caida de la casa usher (1) la casa vacia (1) la cisterna (1) la cueva de los ecos (1) la cueva de malachi (1) la dama de las sombras (1) la demanda de las lagrimas de la reina (1) la desolacion de soom (1) la divina comedia (1) la durmiente (1) la encina (1) la esfinge sin secreto (1) la flor del membrillo (1) la formula de dho-hna (1) la futura difunta (1) la gran ramera (1) la gran ramera : ICCRA (1) la guarida (1) la hija de ramses (1) la hija del tratante de caballos (1) la historia de moises y aone (1) la hora final de coffey (1) la invencion de la soledad (1) la ironía (1) la lampara de alhazred (1) la larva (1) la leyenda de esteban (1) la llamada de chylhu (1) la luns nueva (1) la mano (1) la mano disecada (1) la mezcladora de cemento (1) la misa del ateo (1) la montaña de la locura (1) la nave blanca (1) la noche de los tiempos (1) la playa (1) la playa y la muerte (1) la politica del cuerpo (1) la pradera (1)