BLOOD

william hill

Seguidores

lunes, 1 de agosto de 2011

EL ORINAL FLORIDO




1
EL ORINAL FLORIDO
Alfred Bester
—Concluiremos este primer semestre de Antigüedades —dijo el profesor Paul
Muni— con una reconstrucción de la jornada habitual de un habitante de los
Estados Unidos de América (nombre que se daba hace quinientos años al Gran
Los Angeles) a mediados del siglo veinte.
»Nos referiremos a él como Jukes, uno de los nombres más ilustres de la
época, inmortalizado en la epopeya de las luchas entre Kallikak y Jukes. Se
acepta hoy generalmente que las misteriosas letras JU, halladas en los listines
de Hollywood Este, o en la ciudad de Nueva York como se decía entonces (por
ejemplo, JU 6-0600 o JU 2-1914), indican de algún modo una relación
genealógica con la poderosa dinastía Jukes.
»Estamos en el año de 1950. El señor Jukes, un típico "solitario" (es decir,
"soltero"), vive en un pequeño rancho a las afueras de Nueva York. Se levanta
al amanecer, se pone sus botas con espuelas, sus vaqueros, su camisa de
cuero, un chaleco gris de franela y un lazo negro. Se arma con un revólver y
sale al Bar-B-Q a prepararse un desayuno de Plancton con curry o algas
elaboradas. Puede sorprender a delincuentes juveniles o pieles rojas en su
rancho, linchando una víctima o robándole automóviles, de los que tiene un
rebaño de unos ciento cincuenta.
»A estos delincuentes los dispersa tras singular combate a puñetazos. Como
todos los norteamericanos del siglo veinte, Jukes es un individuo de fuerza
extraordinaria, capaz de aguantar y asestar golpes terribles. Pocas veces utiliza
su revólver para estos fines; reserva normalmente su uso para los ritos
ceremoniales.
»El señor Jukes acude a su trabajo en la ciudad de Nueva York montado en un
coche deportivo (una especie de automóvil abierto), o en un tranvía eléctrico.
Lee su periódico matinal, en el que aparecerán noticias como: "El
descubrimiento del Polo Norte», » El hundimiento del Titanic", "Una cápsula
espacial dirigida por el hombre logra orbitar Marte" o "La extraña muerte del
presidente Harding".
»Jukes trabaja en una agencia de publicidad situada en la Avenida Madison
(hoy Bulevar Crepúsculo Este), que, en aquella época, era un fangoso y áspero
camino, cruzado por diligencias, en el que se alineaban garitos llenos de
camorristas, cadáveres y bellas artistas de variedades de someros vestidos.
Jukes se dedica a la orientación del gusto, la mejora de la cultura, la elección
de los funcionarios públicos y la selección de héroes nacionales.
»Su oficina, situada en la planta vigésima de un gigantesco rascacielos, está
decorada al estilo característico de mediados del siglo veinte. Tiene un muro de
2
fuelle, un sillón gravedad nula, o caída libre, y una escupidera de latón. Está
iluminado con bombillas Maser. Grandes ventiladores colgados del techo la
refrescan en verano, y una estufa Franklin de rayos infrarrojos la calienta en
invierno.
»Las paredes están decoradas con extrañas pinturas ejecutadas por artistas
tan famosos como Miguel Angel, Renoir y Domingo. En la mesa hay un
magnetofón, que él usa para dictar. Sus palabras las escribe luego una
secretaria utilizando una pluma y papel carbón. (Se ha demostrado de modo
irrefutable que la máquina mecanográfica no se creó hasta el apogeo de la Era
de la Computadora, a finales del siglo veinte.)
»El trabajo del señor Jukes consiste en crear las consignas espirituales que
animan a la mitad consumidora de la nación. Algunas de estas consignas han
llegado hasta nosotros de modo más o menos fragmentaria, y aquellos de
ustedes que hayan seguido el curso del profesor Rex Harrison, lingüistica 916,
ya saben de las extraordinarias dificultades que se plantean en su
interpretación: "Bueno hasta la última gota" (¿Debemos leer "Dios" donde dice
"bueno"?); "¿Lo hace o no lo hace?" (¿El qué?); y '"Soñé que iba al circo con
mi sostén Maidenform" (incomprensible).
»A mediodía, el señor Jukes toma una segunda comida, normalmente en forma
comuntaria con otros miles de individuos en un estadio gigantesco. Regresa a
su oficina y reanuda el trabajo, pero, como han de tener en cuenta que las
condiciones no eran ideales para la concentración, se veía obligado a trabajar
hasta cuatro y seis horas al día. En aquellos tristes tiempos había una
repetición constante de asaltos a mano armada, robos, guerras de bandas y
otras brutalidades. El aire estaba lleno de los cuerpos de los agentes de bolsa
desesperados que se tiraban por las ventanas de sus oficinas.
»En consecuencia, es muy natural que el señor Jukes busque paz espiritual al
final del día. Y la encuentra en un ritual llamado "fiesta de cocktail". El y otros
creyentes más se encierran en una pequeña habitación, rezando en voz alta, y
llenando el aire con residuos sagrados de marihuana y mescalina. Los
creyentes suelen llevar atuendos denominados "trajes de cocktail", conocidos
también como "negro básicon".
»Después, el señor Jukes puede tomar su última comida del día en un club
nocturno, un centro de diversión subterráneo donde se ofrecen diversos
espectáculos. Va acompañado a menudo por su "cuenta de gastos", frase difícil
de interpretar. El doctor David Niven afirma que esto puede relacionarse con
»una mujer de vida fácil», pero el profesor Nelson Eddy afirma que esto no
hace más que aumentar las dificultades, pues nadie sabe hoy lo que era una
"mujer de vida fácil".
»Por último, el señor Jukes regresa a su rancho en una especie de coche de
vapor en el que juega juegos de azar con los jugadores profesionales que
infectan todos los sistemas de transportes de la época. Ya en su casa, hace
una hoguera al aire libre, calcula los gastos del día con su ábaco, toca música
triste con su guitarra, hace el amor con una de las miles de extrañas mujeres
3
que tienen la costumbre de irrumpir a horas extrañas ante las hogueras, se
enrolla en una manta y se echa a dormir.
»Tal era la barbarie de aquella época tan histérica que pocos hombres vivían
más de los cien años. Y sin embargo los románticos de ahora añoran aquella
era monstruosa de agitación y terror. La América del siglo veinte está de moda.
En fecha muy reciente, un solo ejemplar de Life, una especie de catálogo
postal, fue vendido en subasta por el famoso coleccionista Clifton Webb por
150.000 dólares. He de decir, de pasada, que en el análisis que hago de esta
pieza en el Phit Trans actual planteo dudas sobre su autenticidad. Ciertos
anacronismos del texto indican una posible falsificación.
»Y ahora unas últimas palabras sobre vuestros exámenes. Se ha hablado
mucho de parcialidad por parte de la computadora. Se ha sugerido que cuando
este departamento recibió la Multi-III de Bioquímica, se pasaron por alto varios
circuitos, dejándose en situación operativo, con lo que se inclinó a la
computadora en favor del enfoque matemático. Esto es un completo absurdo.
Nuestro psiquiatra de computadoras asegura que la Multi-III ha recibido un
curso completo de readoctrinación y un lavado de cerebro minucioso.
Detalladas comprobaciones han mostrado que todos los errores se debieron a
torpeza y descuido de los estudiantes.
»Les pido que se atengan a los procedimientos normales de esterilización
antes de realizar su examen. Comprueben sus gorras, batas, máscaras y
guantes quirúrgicos y procuren que estén perfectamente ajustados.
Asegúrense también de que los instrumentos estén esterilizados. Recuerden
que una mota de contaminación en su tarjeta de respuesta puede invalidar su
examen. La Multi-III no es una máquina, es un cerebro, y exige el mismo
cuidado y consideración que dispensan a sus propios cuerpos. Gracias, buena
suerte, y espero verles de nuevo el próximo semestre.
Al salir del aula, el profesor Muni fue abordado en el atestado pasillo por su
secretaria, Ann Sothern. Vestía ella un bikini de punto, llevaba una bandeja con
bebidas en una mano y en la otra un bañador del profesor. Muni hizo un gesto
agradecido, tomó un trago rápido y frunció el ceño al oír el número de comedia
musical tradicional con el que los estudiantes pasaban de clase a clase.
Comenzó a estructurar sus notas mientras salían apresuradamente del edificio.
—No hay tiempo para darse un chapuzón, señorita Sothern—dijo—. Tengo que
acudir a ver un descubrimiento revolucionario esta tarde en el Edificio de Artes
Médicas.
—Eso no figura en su programa, doctor Muni.
—Lo sé. Lo sé. Pero Raymond Massey está enfermo, y tengo que hacerlo por
él. Ray dice que me sustituirá la próxima vez que tenga que aconsejar a un
joven genio que abandone la poesía.
Salieron del Edificio de Sociología, pasaron ante la piscina en forma de lágrima,
ante la biblioteca que tenía forma de libro, ante la Clínica cardiaca que tenía
forma de corazón, y llegaron al Edificio Facultad que tenía forma de facultad.
Estaba en un bosquecillo de palmas reales a través del cual serpeaba una pista
4
de golf diminuta, cuyos acondicionadores de aire emitían un rumor silbante.
Dentro del Edificio Facultad, altavoces ocultos radiaban el último éxito-ruido.
—¿Qué es... "Niágara" de Caruso?—preguntó con aire ausente el profesor
Muni.
—No, es "Johnstown Flood", de la Callas—contestó la señorita Sothren,
abriendo la puerta de la oficina de Muni—. Qué extraño. Juraría que dejé las
luces encendidas.
Intentó localizar el interruptor.
—Alto—murmuró el profesor Muni—. Aquí hay algo más de lo que parece,
señorita Sothern.
—¿Qué quiere decir...?
—¿Quién suele planear un encuentro por sorpresa en una habitación a
oscuras?
—¿Los... Ios Malos?
—Exactamente.
—Tiene razón—dijo una voz nasal—, mi querido profesor pero le aseguro que
se trata sólo de una cuestión privada de negocios.
—Doctor Muni —murmuró la señorita Sothern—. Hay alguien en su oficina.
—Vamos, entre, profesor—dijo la voz nasal—. Es decir si me permite usted que
le invite a entrar en su propia oficina. No intente encender las luces, señorita
Sothern. Han sido... preparadas.
—¿Qué significa esta intrusión? —preguntó el profesor Muni.
—Entre. Vamos, entre. Boris, lleva al profesor hasta una silla. El individuo que
le coge de un brazo, profesor Muni, es mi implacable guardaespaldas, Boris
Karloff. Yo soy Peter Lorre.
—Exijo una explicación —gritó Muni—. ¿Por qué ha invadido mi oficina? ¿Por
qué han estropeado las luces? ¿Qué derecho tienen a. . . ?
—Las luces están apagadas porque es mejor que la gente no vea a Boris. Es
un hombre muy útil, pero no una delicia estética, todo ha de decirse. Y el
motivo de que haya invadido su oficina se le hará saber después de que haya
contestado a una o dos preguntas.
—No haré nada de eso. Señorita Sothern, busque al decano.
—Usted se quedará donde está, señorita Sothern.
5
—Haga lo que se le dice, señorita Sothern. No permitiré esto. . .
—Boris, enciende algo.
Algo se encendió. La señorita Sothern lanzó un grito. El profesor Muni quedó
sobrecogido.
—Ya está bien, Boris, apaga. Ahora, mi querido profesor, vayamos al asunto.
En primer lugar, permítame que le informe de que si contesta honradamente a
mis preguntas no se arrepentirá de ello. ¿Sería tan amable de extender la
mano?—el profesor Muni extendió la mano; alguien posó en ella un fajo de
billetes—. Son 10.000 dólares; por la consulta. ¿Quiere usted contarlos?
¿Quiere que Boris encienda algo?
—Le creo —murmuró Muni.
—Muy bien. Profesor Muni, ¿Dónde y durante cuánto tiempo estudió usted
historia norteamericana?
—Es una pregunta extraña, señor Lorre.
—Se le ha pagado para que conteste, profesor Muni.
—Está bien. Bueno... estudié en el Instituto Hollywood, Instituto Harvard,
Instituto Yale y en la Universidad del Pacífico.
—Qué es "Universidad"?
—El nombre antiguo de Instituto. En el Pacífico son tradicionalistas...
Obstinados reaccionarios.
—Y, ¿Durante cuánto tiempo estudió?
—Unos veinte años.
—¿Cuánto tiempo lleva enseñando aquí en el Instituto Columbia?
—Quince años.
—Eso significa treinta y cinco años de experiencia. ¿Diría usted que posee un
amplio conocimiento de los méritos y capacidad de los diversos historiadores
actuales?
—Entonces, ¿Quién es, en su opinión, la autoridad máxima en la historia
Norteamérica del siglo veinte?
—Bueno. Es una pregunta interesante. Harrison, por supuesto, es el que más
sabe de publicidad, titulares de periódicos y pies de fotos. Taylor de ciencia
doméstica, me refiero a la doctora Elizabeth Taylor. Gable probablemente sea
el mejor en transportes. Clark está en el Instituto Cambrige ahora, pero...
6
—Perdóneme, porfesor Muni. Planteé mal la pregunta. Debería haber
preguntado: ¿Quién es la máxima autoridad en objetos históricos del siglo
veinte? Antigiiedades, cuadros, muebles, objetos curiosos, piezas artísticas,
etcétera.
—¡Ah! En cuanto a eso no hay duda, señor Lorre. Soy yo.
—Muy bien. Excelente. Ahora escúcheme bien, profesor Muni. Un pequeño
grupo de hombres poderosos me ha encargado que contrate sus servicios
profesionales. Se le pagarán a usted 10.000 dólares por adelantado. Usted
dará su palabra de mantener la transacción en secreto. Y quedará entendido
que si su misión fracasa, no haremos nada por ayudarle.
—Eso es mucho dinero —dijo lentamente el profesor Muni—. ¿Cómo puedo
estar seguro de que esta oferta viene de los Buenos?
—Tiene mi palabra de que es en defensa de la libertad y la justicia del hombre
de la calle, de los desheredados y del sistema de vida del Gran Los Angeles.
Por supuesto puede usted rechazar esta peligrosa misión, y no se le tendrá en
cuenta, pero piense que es el único hombre de todo el Gran Los Angeles que
puede realizarla.
—Bueno —dijo el profesor Muni—, dado que no tengo nada mejor que hacer
hoy, salvo estudiar una cura de cáncer, aceptaré.
—Sabía que podríamos contar con usted. Es usted de esa clase de hombres
que hacen grande a Los Angeles. Boris, canta el himno nacional.
—Gracias, pero sus elogios son inmerecidos. No hago más que lo que haría
cualquier ciudadano leal, honrado y patriota del Gran Los Angeles.
—Muy bien, pues. Le recogeré a media noche. Llevará usted traje de tweed,
sombrero de fieltro muy bajo y zapatos gruesos. Llevará usted treinta metros de
soga de escalador, prismáticos y un revólver de fisión de cañón corto. Su
número de identificación será el 369.
—Aquí—dijo Peter Lorre—369. 369, tengo el placer de presentarle a X, Y, y Z.
—Buenas noches, profesor Muni—dijo el caballero de aspecto italiano—. Yo
soy Vittorio de Sica. Esta es la señorita Garbo. Este Edward Everett Horton.
Gracias, Peter. Váyase ya.
El señor Lorre salió. Muni miró a su alrededor. Se hallaba en un suntuoso
apartamento todo decorado de blanco. Incluso el fuego que ardía en la estufa,
por algún milagro de la química, se componía únicamente de llamas de un
blando lechoso. El señor Horton paseaba nervioso ante el fuego. La señorita
Garbo estaba lánguidamente tendida sobre una piel de oso polar, con una
boquilla de marfil en la mano.
7
—Permítame que coja yo esa soga, profesor—dijo De Sica—. Supongo que
trae usted también la pistola de cañón corto y los prismáticos habituales.
También me los llevaré. Usted póngase cómodo. Perdone que estemos
vestidos de etiqueta, nuestras identidades encubiertas, compréndalo. Nosotros
controlamos el infierno del fuego. Actualmente estamos...
—¡No! —gritó alarmado el señor Horton.
—A menos que tengamos fe plena en el profesor Muni y seamos
completamente sinceros, no iremos a ningún sitio, mi querido Horton. ¿No
estás de acuerdo, Greta?
La señorita Greta asintió.
—En realidad—continuó De Sica—, somos un pequeño grupo de poderosos
comerciantes en arte.
—En... entonces. . entonces—balbució Muni—son ustedes los famosos De
Sica, Garbo y Horton...
—Esos somos.
—Pe... pero... pero todo el mundo dice que ustedes no existen. Todo el mundo
cree que la organización conocida como el Pequeño Grupo de Poderosos
Comerciantes en Arte es en realidad propiedad de "Los Treinta y Nueve
Pasos", con el control oculto de Cosa Vostra. Es decir que...
—Sí, sí—interrumpió De Sica—. Eso es lo que nosotros queremos hacer creer;
de ahí nuestra identidad oculta como trío siniestro que controla este sindicato
de juego. Pero somos nosotros tres quienes controlamos el arte en el mundo, y
por eso está usted aquí.
—No comprendo.
—Enséñale la lista—dijo la señorita Garbo.
De Sica sacó una hoja de papel y se la entregó a Muni.
—Tenga la bondad de leer esta lista de artículos, profesor. Estúdiela
detenidamente. Depende casi todo de las conclusiones que usted extraiga.
Horno parrilla automático.
Plancha de vapor.
Batidora eléctrica velocidad 12.
Cafetera automática de seis tazas.
Sartén de aluminio eléctrica.
Horno de gas con cuatro quemadores y tapadera.
Nevera de once pies cúbicos más congelador de 170 bras.
Aspiradora eléctrica, tipo lata, con tope de vinilo.
Máquina de coser con bobinas y agujas
8
Candelabro rueda de carro, de pino y arce.
Lámpara de techo de cristal opalino.
Lámpara de cristal claveteado estilo provincial.
Lámpara de bronce abatible con pantalla de cristal.
Despertador con timbre doble.
Cubertería de cincuenta piezas para ocho.
Cubertería de dieciséis piezas para cuatro, modelo Du
Alfombra de nailon, 9X12, beige espiga.
Alfombra colonial, oval, 9x12, verde helecho.
Felpudo de cáñamo "Bienvenido", 18X30.
Sofá cama y sillón, verde salvia.
Almohadón redondo de goma-espuma.
Silla abatible de espuma con mecanismo de tres posturas.
Mesa plegable, ocho plazas.
Cuatro sillones con soporte.
Armario de roble colonial de soltero, tres cajones.
Armario doble de roble colonial, seis cajones.
Cama con dosel estilo provincial francés, cincuenta y cuatro pulgadas de
anchura.
Después de estudiar la lista durante diez minutos el profesor Muni dejó el papel
y lanzó un profundo suspiro —parece el tesoro enterrado más fabuloso de la
historia.
—Oh, profesor, no está enterrado. Muni se incorporó.
—¿Quiére decir que realmente existen esos objeto?
—Desde luego que sí. Ya hablaremos más de eso. Primero, dígame, ¿Tiene
usted una idea clara de este conjunto de objetos?
—¿Los ha retenido con los ojos de su mente?
—Sí, los he retenido.
—Entonces podrá usted contestar a esta pregunta: ¿Corresponden todos estos
tesoros a un tipo, un estilo, un
—No hablas claramente, Vittorio—masculló la señorita Garbo.
—Lo que queremos saber —intervino Edward Everett Horton—es si un hombre
podría...
—Por favor, mi querido Horton. Cada pregunta a su tiempo. Profesor, quizás
haya sido oscuro. Lo que quiero decirle es esto: ¿Representan estos tesoros el
gusto de un hombre? Es decir, ¿Podría el hombre que, digamos, colecciona la
batidora eléctrica, ser el mismo del felpudo de cáñamo "Bienvenido"?
—Si podía permitirse ambos—gorjeó Muni.
9
—Supondremos, en principio, que él puede permitirse todos los artículos de
esta lista.
—Ni siquiera un gobierno nacional podría permitírselo a todos—contestó
Muni—. Sin embargo, déjeme pensar...
Se echó hacia atrás en su asiento y clavó los ojos en el techo, apenas
consciente de que el Pequeño Grupo de Poderosos Comerciantes en Arte le
observaba con gran interés. Tras mucha concentración, Muni abrió los ojos y
miró su alrededor.
—Bien, díganos—pidió Horton con ansiedad.
—He estado visualizando esos tesoros en una habitación—dijo Muni—. Se
compaginan admirablemente. En realidad, compondrían una de las
habitaciones más bellas impresionantes del mundo. Si uno entrase en una
habitación así, querría saber inmediatamente quién era el genio que la había
decorado.
—¿Entonces...?
—Sí. Yo diría que corresponde al gusto de un hombre.
—¡Ajá! Entonces nuestra sospecha era fundada, Greta. Estamos tratando con
un tiburón solitario.
—No, no, no. Es imposible.—Horton arrojó al fuego el vaso, y luego se encogió
de hombros ante el estruendo— No puede ser un tiburón solitario. Tienen que
ser muchos hombres, de todo tipo, que operan independientemente. Os
aseguro...
—Mi querido Horton, sírvete otro trago y cálmate. No haces más que confundir
al buen doctor. Profesor Muni le dije que los artículos de esta lista existían. Así
es. Pero no le dije que no sabemos dónde están actualmente. No lo sabemos
por una buena razón: todos han sido robados.
—¡No! No puedo creerlo.
—Pues sí, y por lo menos una docena de antigüedades más, que no nos
molestamos en incluir porque son de mucho menos valor.
—No debían de pertenecer a una sola colección... yo habría tenido noticia de
su existencia.
—No. Una colección como ésa nunca existió y nunca existirá.
—No lo permitiríamos —dijo la señorita Garbo.
—¿Cómo los robaron entonces? ¿Dónde?
10
—Independientemente —exclamó Horton, agitando su vaso. Por docenas de
ladrones distintos. No puede ser obra de un solo hombre.
—Según el profesor corresponden al gusto de un hombre.
—Es imposible. ¿Cuarenta audaces robos en quince meses? No puedo creerlo.
—Los objetos de esa lista—continuó De Sica dirigiéndose a Muni—los robaron
en un período de quince meses a coleccionistas, museos, comerciantes e
importadores todo en el área Hollywood Este. Si, como dice usted, los objetos
representan el gusto de un hombre...
—Así es.
—Entonces no hay duda de que tenemos en nuestras manos una rara avis, un
delincuente muy listo que es además especialista en arte, o, lo que sería aún
más peligroso, un especialista que se ha hecho delincuente.
—¿Pero por qué particularizar?—preguntó Muni—. ¿Por qué ha de ser un
especialista? Cualquier comerciante normal en arte podría decirle a un ladrón
el valor de las obras de arte antiguas. La información se podría obtener incluso
en una biblioteca.
—Digo un especialista—contestó De Sica—porque ninguno de los objetos
robados ha vuelto a verse. Ninguno se ha ofrecido a la venta en las cuatro
órbitas del mundo, a pesar de que cualquiera de ellos valdría el rescate de un
rey. Por tanto, estamos frente a un hombre que roba para aumentar su
colección.
—Basta, Vittorio—dijo la señorita Garbo—. Hazle la siguiente pregunta.
—Profesor, supongamos ahora que estamos tratando con un hombre de gusto.
Ya ha visto la lista de lo que ha robado hasta ahora. Le pregunto, como
historiador: ¿Puede usted sugerirnos algún objeto que evidentemente se
integre en su colección? Si pudiésemos llamar su atención con un nuevo
objeto, algo que fuese bien en esa hipotética habitación que usted visualizó. ..
dígame, qué objeto podría ser? ¿Qué podría tentar al coleccionista que hay en
el delincuente al delincuente que hay en el coleccionista ? añadió Muni.
De nuevo clavó los ojos en el techo mientras los otros le observaban con
ansiedad. Al final murmuró:
—Sí... sí... eso es. Eso mismo. Sería el punto focal de toda la colección.
—¿El qué?—gritó Horton—. ¿De qué habla?
—El orinal florido —respondió solemnemente Muni.
Tan perplejo parecían los tres comerciantes que Muni se vio obligado a
ampliar:
11
—Es una jardinera azul de porcelana de función incierta, decorada con una
banda de margaritas en blanco y oro. Un intérprete francés lo descubrió en
Nigeria hace un siglo. Lo llevó a Grecia, donde lo ofreció a la venta, pero fue
asesinado y el cuenco desapareció. Apareció luego en poder de una prostituta
del Uzbek que viajaba con pasaporte de Formosa y que se lo dio a un charlatán
en Civitavechia a cambio de un supuesto afrodisíaco.
El charlatán contrató a un suizo, un desertor de la guardia vaticana, para que le
sirviese de guardaespaldas hasta Quebec, donde esperaba vender el cuenco a
un magnate de uranio canadiense, pero desapareció en el viaje. Diez años
después un acróbata francés con pasaporte coreano y acento suizo vendió el
cuenco en París. Lo compró el noveno duque de Startford por un millón de
francos oro, está desde entonces en poder de la familia Olivier.
—¿Y esto —preguntó ansioso De Sica— podría ser el punto focal de toda la
colección de nuestro amigo?
—Sin duda alguna. Pongo en juego mi reputación.
—¡Magnífico! Entonces nuestro plan es de lo más simple. Debemos anunciar
una supuesta venta del orinal florido a un importante coleccionista de
Hollywood Este. Quizás señor Clifton Webb sea la persona más adecuada.
Debemos dar abundante publicidad al envío de este raro tesoro al señor Webb.
Y luego tender una trampa al ladrón en casa del señor Webb y... ¡Creo que
vamos a atraparlo!
—¿Querrán cooperar el duque y el señor Webb?—preguntó Muni.
—Cooperarán. No tienen más remedio.
—¿No tienen más remedio? ¿Por qué?
—Porque les hemos vendido tesoros artísticos a ambos, profesor Muni.
—No comprendo.
—Mi buen doctor, hoy las ventas se hacen enteramente en una base residual.
Del cinco al cincuenta por ciento de la propiedad, el control y el valor de
reventa de todas las obras de arte lo retenemos nosotros. Nosotros tenemos
derechos residuales sobre todos esos objetos robados también, por eso
debemos recuperarlos. ¿Comprende ahora?
—Sí, comprendo, y veo que me he equivocado.
—Así es. ¿Le ha pagado ya Peter?
—¿Le ha prometido usted guardar secreto?
—Di mi palabra.
12
—Grazie. Entonces, habrá de disculparnos, tenemos mucho trabajo.
Mientras De Sica entregaba a Muni la soga, los prismáticos y la pistola de
cañón corto, la señorita Garbo se acercó a él.
—No—dijo.
De Sica le lanzó una mirada inquisitiva
—¿Hay algo más, cara mía ?
—Tú y Horton id a hacer vuestro trabajo fuera de aquí —masculló—. Peter
quizás le haya pagado, pero yo no. Queremos estar solos.—Le hizo una seña
al profesor Muni indicando la piel de oso.
En la elegante biblioteca de la mansión de Clifton Webb en el Camino de
Skouras, el inspector detective Edward G. Robinson presentó a sus hombres al
Pequeño Grupo de Poderosos Comerciantes en Arte. Su equipo se alineaba
ante las estanterías exquisitamente simuladas, con sus uniformes de criados,
domésticos
—Sargento Eddie Brophy, criado—dijo el inspector Robinson—. Sargento
Eddie Albert, segundo criado. Sargento Ed Begley, cocinero. Sargento Eddie
Mayhoff ayudante de cocina. Detectives Edgar Kennedy, chófer y Edna May
Oliver, criada.
El inspector Robinson llevaba un uniforme de mayor.
—Ahora, damas y caballeros, la trampa está tendida y el subcomisario Eddie
Fisher, el mejor especialista, al cargo de todo.
—Le felicitamos —dijo De Sica.
—Como todos ustedes saben muy bien —continuó Robinson—, todo el mundo
cree que el señor Clifton Webb ha comprado el orinal al duque de Startford por
dos millones de dólares. Se sabe perfectamente que se envió en secreto a
Hollywood Este escoltado por una guardia armada y que en este mismo
instante el tesoro artístico se encuentra en una caja de caudales oculta en la
biblioteca del señor Webb.
El inspector señaló una pared en la que la combinación de la caja estaba
hábilmente enmascarada en el ombligo de un desnudo de Amadeo Modigliani
(2381-2431), e iluminada por un punto de luz oculto.
—¿Dónde está ahora el señor Webb?—preguntó la señorita Garbo.
—Después de cedernos su gran mansión, a petición nuestra—contestó
Robinson— ha emprendido un crucero de placer por el Caribe con su familia y
su servidumbre. Como saben muy bien éste es un secreto muy bien guardado.
—Y el orinal —preguntó nervioso Horton—. ¿Dónde está?
13
—En esa caja de caudales señor.
—Quiere usted decir... ¿Quiere usted decir que realmente lo trajo hasta aquí?
¿Está ahí? ¡Oh, Dios mío! ¿Por qué? ¿Por qué?
—Teníamos que transportar el tesoro artístico, señor Horton. ¿Cómo podíamos
hacer si no que se filtrase el secreto estrechamente guardado a la Associated
Press, a Televisión Unida, a la Reuters y al Sindicato de Satélites,
permitiéndoles sacar fotografías?
—Pe... ro... pero, pueden robarlo realmente... ¡Oh, Dios mío! es horrible.
—Damas y caballeros—dijo Robinson—. Mis ayudante y yo, los mejores
policías de Hollywood Este, y el señor comisario Edmund Kean, estaremos
aquí, teóricamente cumpliendo las tareas propias del servicio doméstico, en
realidad vigilando sin cesar; y no se preocupen. Nadie cogerá el orinal florido, y
cogeremos al Chico de las Antigüedades.
—¿A quién? —preguntó De Sica.
—Ese delincuente coleccionista, señor. Así es como llamamos en el Escuadrón
Bunco. Y ahora, si ustedes fuesen tan amables de salir al amparo de la
oscuridad, utilizando una puerta poco conocida del patio posterior, mis
colaboradores y yo podremos empezar nuestro trabajo, simulando realizar las
tareas domésticas. Tenemos un soplo según el cual nuestro hombre actuará...
esta noche.
El Pequeño Grupo de Poderosos Comerciantes en Arte se alejó al amparo de
la oscuridad; el escuadrón Bunco comenzó las tareas domésticas de la noche
para convencer a todo posible observador suspicaz que la vida transcurría
normalmente en la mansión Webb. Había que ver al inspector Robinson,
paseando ante los ventanales del salón con una bandeja de plata en la que
estaba pegado un vaso de vino, con el interior ingeniosamente pintado de rojo
para simular clarete.
Los sargentos Brophy y Albert, criados, se abrían alternativamente la puerta de
la calle con gran ceremonia cuando acudían por turnos a echar las cartas al
correo. El detective Kennedy pintaba el garaje. La detective Edna May Oliver
colgaba las ropas de cama de las ventanas superiores para airearlas. Y a
intervalos frecuentes, el sargento Begley (cocinero) perseguía al sargento
Mayhoff (ayudante de cocina) por toda la casa con un cuchillo de cortar carne.
A las 23 horas, el inspector Robinson posó su bandeja y bostezó
prodigiosamente. Sus hombres entendieron la señal, y toda la casa se llenó de
bostezos. En el salón, el inspector Robinson se desvistió, se puso un pijama y
un gorro de dormir, encendió una vela y apagó las luces. En la biblioteca sólo
quedaba el punto de luz que enfocaba el marcador de la caja de caudales.
Luego el inspector subió al piso de arriba. En el resto de la casa, sus ayudantes
se pusieron también los pijamas y luego se unieron a él. La mansión Webb
quedó oscura y silenciosa.
14
Pasó una hora; un reloj dio las veinticuatro. Sonó por el Camino de Skouras un
ruido sordo.
—La verja principal—murmuró Ed.
—Alguien entra —dijo Ed.
—Es nuestro hombre—anadió Ed.
—Hablen más bajo.
—Está bien, jefe.
Se oyó un rumor de pisadas sobre grava
—Viene por la senda central—murmuró Ed.
—Es un tipo listo—dijo Ed.
El rumor de la grava se convirtió en un ruido suave.
—Está cruzando el seto de flores—dijo De Sica.
Se oyó un golpe sordo, y una maldición.
—Ha metido el pie en un tiesto—dijo Ed.
Se oyó una serie de ruidos sordos a intervalos irregulares.
—No puede sacarlo—dijo Ed.
Se oyó un crac y un repiqueteo.
—Ahora lo ha conseguido—dijo Ed.
—Oh, que hábil es—dijo Ed.
Se oyeron unos golpecitos exploratorios en el cristal.
—Es en la ventana de la biblioteca—dijo Ed.
—¿La dejaste abierta?
—Creí que lo haría Ed, jefe.
—¿Lo hiciste, Ed?
—No, jefe. Creí que tenía que hacerlo Ed.
—No podrá entrar. Ed, mira a ver si puedes abrirla sin que te vea...
15
Ruido de cristales rotos.
—Da lo mismo, ya ha abierto. Un profesional es un profesional.
Chirrió la ventana; hubo roces y gruñidos mientras el intruso saltaba por ella.
Cuando por fin asentó los pies en la biblioteca, su silueta frente al rayo de luz
que señalaba hacia la caja era simiesca. Miró a su alrededor inseguro un rato,
y al fin empezó a buscar desordenadamente por armarios y cajones.
—Nunca la encontrará—murmuró Ed—. Dije que debíamos poner una señal
debajo del marcador, jefe, y tenía razón.
—No, confía en un profesional. ¿ves? ¿Qué te decía yo? Ya la ha localizado.
¿Todo preparado ya?
—¿No quiere esperar a que la abra, jefe?
—¿Por qué?
—Para cogerle con las manos en la masa.
—Por amor de Dios, esa caja está hecha a prueba de ladrones. Vamos ya.
¿Preparados? ¡Adelante!
La biblioteca se llenó de luz. El ladrón se apartó de la caja oculta consternado,
y se vio rodeado de siete hoscos detectives, que le apuntaban a la cabeza con
las armas. El hecho de que estuviesen en pijama no les hacía parecer menos
decididos. Los detectives, por su parte, vieron a un ladrón ancho de hombros,
con cuello de toro y grandes quijadas. El hecho de que aún no se hubiese
sacudido los restos del tiesto, y llevase una violeta de Parma (Viola Pallida
Plena) en el zapato derecho, no le hacía parecer peligroso.
—Y ahora, amigo, por favor—dijo el inspector Robinson con la exagerada
cortesía que hacía que sus admiradores le llamasen el Beau Brummel del
Escuadrón Bunco.
Se llevaron al malhechor a la comisaría en triunfo.
Cinco minutos después de que los detectives saliesen con su prisionero un
caballero vestido de etiqueta se plantó ante la puerta principal de la mansión
Webb. Llamó al timbre. Del interior salía la música del principio del Bolero de
Ravel interpretado por una orquesta completa a ritmo de vals. Mientras el
caballero parecía esperar tranquilamente, su mano derecha se deslizó por el
forro de su capa y rápidamente probó una serie de llaves en la cerradura.
Luego volvió a llamar el timbre. Hacia la mitad del bolero, encontró una llave
que servía.
Giró la llave, empujó la puerta unos centímetros con el pie, y habló
suavemente, como si hubiese dentro un criado invisible
16
—Buenas noches. Creo que llego un poco tarde. ¿Están todos dormidos, o aún
me esperan? Oh, muy bien. Gracias.
El caballero entró en la casa, cerró la puerta tras de si suavemente, miró a su
alrededor en el oscuro y vacío vestíbulo, y rió entre dientes.
—Como quitarle un caramelo a un niño —murmuró—. Debería avergonzarme.
Localizó la biblioteca, entró y encendió todas las luces. Se quitó la capa,
prendió un cigarrillo, advirtió el bar y se sirvió un trago de una de las botellas
más atractivas. Probó y escupió.
—¡Ah! un nuevo horror, y creí que los conocía todos. ¿Qué demonios es?—
metió la lengua en el vaso—. Whisky, sí; pero whisky con qué...—probó de
nuevo—. Dios mío, es zumo de coliflor.
Miró a su alrededor, descubrió la caja, se acercó a ella y la inspeccionó.
—¡Santo cielo!—exclamó—.Toda una clave con tres números... Veintisiete
combinaciones posibles. Absolutamente a prueba de robos. Realmente estoy
impresionado.
Se acercó al marcador, alzó la vista, se encontró con la difusa mirada del
desnudo y sonrió disculpándose.
—Le ruego que me perdone—dijo, y empezó a marcar la combinación: 1-1-1,
1-1-2, 1-1-3, 1-2-1, 1-2-2, 1-2-3, y así sucesivamente, tanteando cada vez la
palanca de la caja, disfrazada hábilmente como dedo índice del desnudo. Al
llegar al 3-2-1, la palanca descendió con un breve clic. La puerta de la caja se
abrió, destripando, como si dijésemos, el hermoso vientre del desnudo. El
ladrón metió la mano y sacó el orinal florido. Lo contempló durante un minuto.
—Notable, ¿verdad?—dijo una voz grave.
El ladrón alzó la vista rápidamente. En la puerta de la biblioteca había una
chica que le miraba despreocupadamente. Era alta y delgada, con el pelo
castaño y los ojos de un azul oscuro muy intenso. Llevaba una túnica blanca
casi transparente, y su piel clara brillaba bajo las luces.
—Buenas noches, señorita Webb... ¿O señora?
—Señorita. —Hizo un gesto con el tercer dedo de su mano izquierda.
—Creo que no la oí entrar.
—Ni yo a usted. —Entró en la biblioteca—. Le parece notable, ¿No es así?
Quiero decir, espero que no le desilusione.
—No, no me desilusiona, es único.
—¿Quién cree usted que lo diseñó?
17
—Nunca lo sabremos.
—¿Cree usted que no haría muchos? ¿Qué por eso es tan raro?
—Sería inútil especular, señorita Webb. Sería como preguntarse cuántos
colores utilizó un pintor en un cuadro o cuantas notas utilizó un compositor en
una ópera.
Ella se acercó hasta un canapé.
—¿Un cigarrillo, por favor? ¿Por casualidad está mostrándose
condescendiente?
—En absoluto. ¿Fuego?
—Gracias.
—Cuando contemplamos la belleza debemos ver sólo la Ding en sich, la cosa
en sí. Sin duda sabe usted de qué se trata, señorita Webb.
—Sospecho que es usted un poco engreído.
—¿Yo? ¿Engreído? En modo alguno. Cuando la contemplo, también veo sólo
la belleza en sí. Y aunque es usted una obra de arte, no es, en absoluto, una
pieza de museo.
—Así que es usted también especialista en halagos.
—Usted podría convertir en especialista a cualquier hombre, señorita Webb.
—Y ahora que ha abierto usted la caja de caudales de mi padre, ¿Qué va a
hacer?
—Me propongo pasar varias horas admirando esta obra de arte.
—Considérese en su casa.
—No tenía ninguna intención de molestar. Me lo llevaré conmigo.
—Así que va usted a robarlo.
—Le ruego que me perdone.
—Hace usted una cosa muy cruel, sabe.
—Estoy avergonzado de mí mismo.
—¿Sabe usted lo que ese cuenco significa para mi padre?
—Desde luego. Una inversión de dos millones de dólares.
18
—¿Cree usted que él comercia en belleza como los agentes de bolsa con
acciones?
—Por supuesto. Todos los coleccionistas ricos lo hacen. Compran para vender
con beneficio.
—Mi padre no es rico.
—Oh, vamos, señorita Webb. ¿Y los dos millones de dólares?
—Pidió prestado el dinero.
—Tonterías.
—Es cierto.—Hablaba con gran pasión, y sus ojos azul oscuro se achicaron—.
El no tiene dinero, de veras. Sólo tiene crédito, debía usted saber cómo
manejan esto los financieros de Hollywood. Pidió prestado el dinero y ese
cuenco es la garantía.—Se levantó del sofá—. Si lo roban será un desastre
para él... y para mí.
—Señorita Webb, yo...
—Se lo ruego, no se lo lleve. ¿Cómo puedo convencerle?
—Por favor, no se acerque más.
—Oh, no llevo armas.
—Está usted provista de armas mortíferas que está utilizando
implacablemente.
—Si ama usted esta obra de arte sólo por su belleza, ¿Por qué no la comparte
con nosotros? ¿O pertenece usted a esa misma clase de hombres a los que
odia, los que necesitan poseer?
—Estoy recibiendo lo peor de esto.
—¿Por qué no puede dejarlo aquí? Si usted lo deja ahora, habrá ganado un
poder perpetuo sobre él. Tendrá libertad para ir y venir a su antojo. Se habrá
ganado la estimación de nuestra familia... de mi padre, mía, de todos
nosotros...
—iAy! ¡Dios mío! Me ha convencido. Muy bien, quédese su maldito... —se
interrumpió.
—¿Qué pasa?
Miraba fijamente el brazo izquierdo de ella.
—¿Qué es eso que tiene en el brazo?—preguntó lentamente.
19
—Nada.
—¿Qué es?—insistió él.
—Una cicatriz. Me caí cuando era niña y...
—Eso no es una cicatriz. Eso es la señal de una vacuna.
Ella no contestó.
—Es la señal de una vacuna—repitió él sobrecogido. Hace cuatrocientos años
que no se vacuna... al menos así.
—¿Cómo lo sabe?—dijo ella mirándole fijamente.
En respuesta, él se subió la manga izquierda y mostró su cicatriz de la vacuna.
—¿También usted?—exclamó ella asombrada.
Él asintió.
—Entonces ambos venimos. .
—¿De entonces? Sí.
Se miraron desconcertados. Empezaron a reír con incrédulo gozo. Se
abrazaron y se dieron palmadas en la espalda, como turistas del mismo pueblo
que se encuentran inesperadamente en la cúspide de la Torre Eiffel. Por último
se separaron.
—Es la coincidencia más fantástica de la historia—dijo—¿verdad que sí? —dijo
ella moviendo la cabeza con asombro—. Aún no puedo creérmelo del todo.
¿Cuándo naciste?
—En mil novecientos cincuenta. ¿Y tú?
—Eso no se pregunta a una dama.
—¡Vamos, vamos !
—En mil novecientos cincuenta y cuatro.
—¿Cincuenta y cuatro? —él rió entre dientes—. Entonces tienes quinientos
diez años.
—¿Ves? Nunca se debe confiar en un hombre.
—Así que no eres hija de los Webb. ¿Cómo te llamas?
20
—Dugan. Violet Dugan.
—Es un nombre muy bonito y muy sencillo.
—¿Cómo te llamas tú?
—Sam Bauer.
—Es aun más sencillo y más bonito. ¡Vaya, vaya!
—Esa mano, Violet.
—Encantada de conocerte, Sam.
—Es un placer.
—Lo mismo digo, de veras.
—Yo trabajaba en las computadoras en el Proyecto Denver en mil novecientos
setenta y cinco—. Dijo Bauer tomando un sorbo de su ginebra con jengibre, la
combinación menos espantosa del bar de Webb.
—¿Ese fue el que estalló en el setenta y cinco?—exclamó Violet.
—No lo sé. Compraron una de las nuevas IBM 1709, e IBM me envió como
ingeniero de instalación para enseñar el funcionamiento de la máquina al
personal del ejército. Recuerdo que la noche de la explosión... por lo menos yo
creo que fue una explosión. Lo único que sé es que yo estaba enseñándoles a
programar nuevos algoritmos para la computadora cuando...
—¿Cuándo qué?
—Alguien apagó las luces. Cuando desperté, estaba en un hospital de
Filadelfia (Santa Mónica Este, le llaman) y me enteré de que había sido
lanzado a cinco siglos más tarde en el futuro. Me habían recogido desnudo,
medio muerto y sin documentación.
—¿Les explicaste quién eras realmente?
—No. ¿Quién iba a creerme? Así que me curaron, me dieron de alta y anduve
vagando por ahí hasta que encontré un trabajo.
—¿Cómo ingeniero de computadoras?
—Oh, no; no por lo que pagan. Calculo probabilidades para uno de los mayores
tenedores de apuestas del Este. ¿Y tú?
—Prácticamente la misma historia. Yo estaba en Cabo Kennedy haciendo
ilustraciones para una revista sobre el primer cohete que iba a Marte. Soy
artista de profesión...
21
—¿A Marte? Eso estaba programado para el setenta y seis, ¿verdad? No me
digas que fallaron.
—Debieron de fallar, pero no he podido encontrar gran cosa en los libros de
historia.
—Son muy vagos respecto a nuestra época. Creo que la guerra debió arrasarlo
casi todo.
—De cualquier forma, lo cierto es que yo estaba en el centro de control
haciendo bocetos y coloreando durante la cuenta atrás, cuando... bueno, tal
como tú dijiste, alguien apagó las luces.
—¡Dios mío! El primer despegue atómico, y fallaron.
—Desperté en un hospital de Boston Burbank Norte ahora, exactamente igual
que tú. Después salí de allí, y conseguí un trabajo.
—¿Cómo artista?
—Algo así. Soy falsificadora de antigüedades. Trabajo para uno de los
traficantes en arte más importantes del país.
—Así que aquí estamos, Violet.
—Aquí estamos, sí. ¿Qué crees que pasó, Sam?
—No tengo ni idea, pero no me sorprende. Cuando se juega con la energía
atómica a una escala tan gigantesca, puede suceder cualquier cosa. ¿Crees
que hay más como nosotros?
—¿Más lanzados hacia el futuro?
—Sí, eso.
—No podría asegurarlo. Tú eres el primero que encuentro.
—Si supiese que había más, los buscaría. Dios mío, Violet, tengo tanta
nostalgia del siglo veinte.
—También yo.
—Es tan grotesco todo esto; es como una película mala —dijo Bauer—. Un
tópico de Hollywood. Todo es igual, los nombres, las casas, la forma de hablar.
Cómo se comportan. Todo parece sacado del peor mundo del cine.
—Así es. ¿No lo sabías?
—¿Saber? ¿Saber qué? Cuéntame.
22
—Yo lo leí en sus libros de historia. Al parecer, después de aquella guerra casi
todo quedó barrido. Cuando empezaron a construir una nueva civilización, no
tenían más punto de referencia que los restos de Hollywood. Quedó
relativamente marginado de la guerra.
—¿Por qué?
—Supongo que nadie pensó que valiese la pena bombardearlo.
—¿Quiénes eran las dos partes, nosotros y Rusia ?
—No sé. Sus libros de historia sólo les llaman los Buenos y los Malos.
—Típico. Dios mío, Violet, son como niños idiotas. No, son como extras de una
mala película. Y lo que me mata es que son felices. Están viviendo esta
especie de vida sintética de espectáculo Cecil B. De Mille, y los muy estúpidos
están encantados. ¿viste el funeral del presidente Spencer Tracy? Llevaban el
ataúd en una esfinge de tamaño natural.
—Eso no es nada. ¿viste la boda de la princesa Joan ?
—¿Fontaine?
—Crawford. Se casó anestesiada.
—Bromeas.
—De verás que no. Ella y su marido fueron unidos en santo matrimonio por un
cirujano plástico.
Bauer se estremeció.
—Vaya, vaya. ¿Has estado en un partido de fútbol?
—No juegan al fútbol; sólo se dan dos horas de descanso.
—Como los desfiles de bandas; no hay músicos, sólo majorettes con bastones.
—Lo tienen todo aireacondicionado, incluso al aire libre.
—Con altavoces que transmiten música en cada árbol.
—Piscinas en cada esquina.
—Luces Kleig en cada tejado.
—Comisarios para restaurantes.
—Máquinas automáticas que venden autógrafos.
23
—Y diagnósticos médicos. Les llaman Medic-Matones.
—Grabados de piernas femeninas en las aceras.
—Y aquí estamos, atrapados en el infierno —gruñó Bauer—. Por cierto, eso me
recuerda... ¿No crees que deberíamos salir de esta casa? ¿Dónde está la
familia Webb?
—En un crucero. Tardarán días en volver. ¿Dónde están los policías?
—Me libré de ellos con un sustituto. Tardarán horas en volver. ¿Otra copa?
—Está bien. Gracias.—Violet miró a Bauer con curiosidad—. ¿Robas por eso,
Sam, porque odias este mundo? ¿Es venganza?
—No, nada de eso. Es porque tengo nostalgia... prueba esto, creo que es ron y
ruibarbo... he conseguido una casa en Long Island (Catalina Este, debería
decir) e intento convertirla en un hogar del siglo veinte. Naturalmente tengo que
robar las cosas. Paso los fines de semana allí, y es una bendición, Violet, es mi
único escape.
—Comprendo.
—Lo cual me recuerda de nuevo una cosa. ¿Qué demonios haces tú aquí,
disfrazada de la hija de Webb?
—También yo buscaba el orinal florido.
—¿Venías a robarlo?
—Claro. Me sorprendió mucho descubrir que alguien se me había adelantado.
—Y con ese cuento de pobre niñita rica... estabas intentando birlármelo...
—Así es. De hecho, lo hice.
—Lo hiciste realmente. ¿Por qué?
—No por la misma razón que tú. Yo quiero emprender negocios por mi cuenta.
—¿Cómo falsificadora de antigüedades?
—Y traficante también. Estoy reuniendo existencias, pero no he tenido tanto
éxito como tú.
—¿Entonces fuiste tú quien robó el espejo Vanidad de tres cuerpos con marco
de oro simulado?
—Sí.
24
—¿Y aquella lámpara de lectura de bronce, para la cama, con extensión
graduable?
—Fui yo también.
—Que lástima; yo realmente quería eso. ¿Y qué me dices de la chaise longue
con adornos de borlas tapizada de estambre?
—Yo también —dijo ella—. Casi me rompí la espalda para llevármela.
—¿No puedes conseguir ayuda?
—¿Cómo confiar en nadie? ¿No trabajas tú solo?
—Sí—dijo Bauer pensativo—. Hasta ahora, sí; pero no veo ninguna razón para
seguir haciéndolo. Violet, hemos estado trabajando uno contra otro sin saberlo.
Ahora que nos hemos encontrado, ¿Por qué no establecemos un acuerdo?
—¿Qué acuerdo?
—Trabajaremos juntos, amueblaremos mi casa juntos y la convertiremos en un
maravilloso santuario. Y al mismo tiempo tú puedes aumentar tus reservas de
antigüedades. Quiero decir, si deseas vender la silla, no me opondré. Siempre
podremos coger otra.
—¿Quieres decir compartir tu casa juntos?
—Claro.
—¿No podríamos establecer turnos?
—¿Cómo turnos?
—Algo así como fines de semana alternados...
—¿Por qué?
—Tú sabes por qué.
—No lo sé. Dímelo.
—Oh, vamos...
—No, dime por qué.
—¿Cómo puedes ser tan estúpido? —ella se ruborizó—. Sabes perfectamente
bien por qué. ¿Crees que soy el tipo de chica que pasa fines de semana con
hombres?
Bauer se sintió desconcertado.
25
—Pero yo no pensaba en ninguna proposición de esa clase, te lo aseguro. La
casa tiene dos dormitorios. Estarás perfectamente segura. Lo primero que
haremos será robar una cerradura Yale para tu puerta.
—De eso ni hablar—dijo ella—. Conozco a los hombres.
—Te doy mi palabra, será una relación puramente amistosa. Se observará el
mayor decoro.
—Conozco a los hombres—repitió ella con firmeza.
—¿No estás siendo un poco irrealista?—preguntó él—. Aquí estamos los dos,
refugiados en esta pesadilla hollywoodiana; deberíamos estar ayudándonos y
consolándonos mutuamente; y tú permites que un estúpido problema moral nos
separe.
—¿Eres capaz de mirarme a los ojos y decirme que tarde o temprano esa
ayuda y ese consuelo no acabarán en la cama?—contestó ella—. ¿Eres
capaz?
—No, no lo soy—contestó él honestamente—. Eso sería negar el hecho de que
eres una chica condenadamente atractiva. Pero yo...
—Entonces eso queda fuera de cuestión, a menos que quieras legalizarlo; y no
estoy prometiendo que acepte.
—No—dijo Bauer con viveza—. Ahí yo trazo una línea, Violet. Habría que
hacerlo a la manera que se hace aquí. Siempre que una pareja quiere
mantener una relación de una noche van al Bodamatón, entran en un cuarto y
quedan conectados. A la mañana siguiente van al Renomatón y allí les
desconectan, y su conciencia queda limpia. ¡Eso es hipocresía! Cuando pienso
en las chicas que me han hecho pasar por esa humillación: Jane Russell, Jane
Powell, Jayne Mansfield, Jane Withers, Jane Fonda, Jane Talzan... ¡Ay Dios
mío!
—¡Oh! ¡Tú! —Violet Dugan se puso en pie de un salto llena de furia—. Así que,
después de tanta charla sobre lo espantoso que es esto, también tú has ido a
Hollywood.
—Es imposible discutir con una mujer—dijo Bauer exasperado—. Yo sólo dije
que no quería hacerlo tal como lo hacen aquí, y ella me acusa de aceptar
Hollywood. ¡Lógica femenina!
—No intentes imponerme tu supremacía masculina—chilló ella—. Cuando te
escucho, me parece volver a los viejos tiempos, y eso me pone enferma.
—Violet... Violet... no nos peleemos. Debemos mantenernos unidos. Mira, lo
arreglaremos a tu modo. Qué demonios, es sólo un cuarto. Pero pondremos
esa cerradura en tu puerta de todos modos. ¿De acuerdo?
26
—¡Oh! ¡Vaya! ¡Sólo un cuarto! Eres repugnante.—Cogió el orinal florido y le dio
la vuelta.
—Sólo un minuto—dijo Bauer—. ¿Adónde crees que vamos?
—Yo voy a casa.
—Entonces, ¿No formamos equipo?
—No. Por mí puedes ir a consolarte con esas tramposas, llamadas Jane.
Buenas noches.
—Tu no te vas Violet.
—Claro que me voy, señor Bauer.
—No con el orinal. Es mío.
—Lo robé yo.
—Y yo te lo quité a ti.
—Déjalo, Violet.
—Tú me lo diste. ¿Recuerdas?
—Te lo repito, déjalo.
—No lo dejaré. ¡No te acerques a mí!
—Ya conoces a los hombres. ¿Recuerdas? Pero no lo sabes todo sobre ellos.
Ahora deja ese orinal como una buena chica, o sabrás algo más sobre la
supremacía masculina. Te lo advierto, Violet... muy bien, querida, así.
La pálida aurora brillaba en la oficina del inspector Edward G. Robinson,
lanzando rayos azules a través del denso humo de los cigarrillos. La Brigada
Bunco formaba un círculo amenazador alrededor de la figura simiesca
derrumbada en una silla. El Inspector Robinson hablaba pesadamente.
—Está bien. Oigamos de nuevo su historia.
El hombre de la silla se estremeció e intentó alzar la cabeza.
—Me llamo William Bendix—murmuró—. Tengo cuarenta años. Soy escaladorcolocador
de la empresa Groucho, Chico, Harpo y Marx, ingenieros civiles, 122
03 Goldwin Terrace.
—¿Qué es un escalador-colocador?
27
—Un escalador colocador es un especialista que, por ejemplo, si la empresa
construye un edificio en forma de zapato, para una zapatería, es el que ata los
cordones arriba; pone las pajas encima de un puesto de helados. También. ..
—¿Cuál fue su último trabajo?
—El Instituto de la Memoria del Bulevar Louis B. Mayer 30449.
—¿Y qué hizo usted?
—Puse las venas en el cerebro.
—¿Tiene usted antecedentes policiales?
—No, señor.
—¿Qué estaba haciendo usted en la elegante residencia de Clifton Webb sobre
la media noche pasada?
—Como dije, estaba tomando un vaso de vodka y espinacas en un bar, la
taberna moderna, donde yo puse la espuma de la cerveza arriba cuando lo
construimos, y apareció ese tipo, se acercó a mí y empezó a hablarme. Me
habló de ese tesoro artístico que acababa de importar un tipo muy rico. Me
explicó que también él era coleccionista, pero que no podía permitirse comprar
ese tesoro, y el coleccionista rico estaba tan celoso de él que ni siquiera le
dejaría verlo. Me dijo que me daría cien dólares sólo por poder echarle una
ojeada.
—Quiere usted decir robarlo...
—No, señor, nada de eso. Él dijo que si yo podía sacarlo a la ventana para
poder verlo, me pagaría cien dólares.
—¿Y cuánto le pagaría si se lo entregaba?
—No, señor, sólo mirarlo. Luego yo debía ponerlo otra vez donde estaba, y ése
era el trato.
—Describa a ese hombre.
—Tenía unos treinta años. Bien vestido. Hablaba un poco raro, como un
extranjero, y no hacía más que reírse, como si tuviese un chiste que quisiese
contar. Era de estatura media, quizás algo más. Los ojos oscuros. Y el pelo
también oscuro y ondulado; quedaría muy bien en el tejado de una barbería.
Hubo un repiqueteo urgente en la puerta de la oficina. Entró el detective Edna
May Oliver, con aire alterado.
—¿Qué pasa?—preguntó el inspector Robinson.
28
—Su historia parece cierta, jefe —informó el detective Oliver—. Fue visto en
ese bar anoche... La Vieja Taberna.
—No, no, no. Es la Taberna Moderna.
—Es igual, jefe. La renovaron para hacer otra gran inauguración esta noche.
—¿Quién colocó la botella en el tejado?—quiso saber Bendix. Nadie le hizo
caso.
—Al parecer le vieron hablando con el hombre misterioso que describe—
continuó el detective Oliver—. Salieron juntos.
—Era nuestro hombre.
—Sí, jefe.
—¿Podría identificarle alguien?
—No, jefe.
—¡Maldita sea!—el inspector Robinson aporreó la mesa exasperado—. Tengo
la impresión de que nos ha engañado.
—¿Cómo, jefe?
—¿Es que no comprendes, Ed? Al parecer se dio cuenta de que estábamos
preparándole una trampa.
—No entiendo, jefe.
—¡Piensa, Ed, piensa! Quizás fuese él el informador que nos dio el soplo de
que nuestro hombre actuaría esta noche.
—¿Quiere decir que se denunció a sí mismo?
—Exactamente.
—Pero, ¿Por qué, jefe?
—Para engañarnos y hacernos detener a otro. Te aseguro que es diabólico.
—Pero, ¿Y qué adelanta con eso, Jefe? Usted ya se ha dado cuenta del
engaño.
—Tienes razón, Ed. El plan de nuestro hombre debe de ir más allá que todo
eso. Pero, ¿Cómo? ¿Cómo?
El inspector Robinson se levantó y empezó a pasear, intentando determinar
con su poderosa mente las tortuosas maquinaciones del astuto ladrón.
29
—¿Y qué me pasará a mí?—preguntó Bendix.
—Usted puede irse—dijo Robinson—. Amigo mío no es usted más que un peón
en un juego mucho más importante.
—No, lo que yo quiero saber es si puedo cerrar el trato, con ese hombre.
Probablemente esté aún esperando fuera de la casa.
—¿Cómo ha dicho? ¿Esperando?—exclamó Robinson—. ¿Quiere decir que él
estaba allí cuando le detuvimos a usted?
—Debía de estar, claro.
—¡Ya lo tengo! ¡Ya lo tengo!—gritó Robinson—. Ahora lo veo todo claro.
—¿El qué, jefe?
—¿No te das cuenta, Ed? El estaba viéndonos cuando nos llevamos a este
idiota. Luego, en cuanto desaparecimos, él entró en la casa.
—¿Quiere decir que...?
—Probablemente esté ahora mismo allí, intentando abrir esa caja.
—¡Dios mío!
—Ed, avisa a la Brigada Volante y a la Brigada Antisubversiva.
—Muy bien, Jefe.
—Ed, quiero que se bloqueen todas las carreteras y caminos que van a dar a la
casa.
—Está bien, jefe.
—Ed, tú y Ed venid conmigo.
—¿Adónde vamos, jefe?
—A la mansión Webb.
—No puede hacer eso, jefe. Es una locura.
—Debo hacerlo. Esta ciudad no es lo bastante grande para nosotros dos. Esta
vez será él... o yo.
La noticia ocupó la primera plana de los periódicos: cómo la Brigada Bunco
había descubierto el diabólico plan del famoso ladrón de antigüedades y
llegado a la fabulosa mansión Webb sólo momentos después de salir éste de
allí con el orinal florido; cómo había encontrado a su inconsciente víctima, la
30
bella Audrey Hepburn, fiel ayudante de la misteriosa dama del juego Greta
"Ojos de Serpiente" Garbo; cómo Audrey, sospechando intuitivamente que algo
fallaba, había decidido investigar por su cuenta; cómo el astuto ladrón había
practicado un siniestro juego de ratón y gato con ella hasta que tuvo la
oportunidad de derribarla con un golpe brutal.
Entrevistada por los sindicatos de noticias, la señorita Herburrn dijo:
—Fue sólo intuición femenina. Sospeché que algo iba mal y decidí investigar
por mi cuenta. El astuto ladrón practicó un siniestro juego del ratón y el gato
conmigo hasta que tuvo la oportunidad de derribarme con un golpe brutal.
Recibió diecisiete proposiciones de matrimonio por Bodamatón, tres ofertas de
pruebas cinematográficas, veinticinco dólares del Fondo de la Comunidad de
Hollywood Este, el premio Darryl F. Zanuck de interés humano y una riña de su
jefe.
—Deberías haber dicho que te habían violado, Audrey —dijo la señorita
Garbo—. Eso habría mejorado la historia.
—Lo siento, señorita Garbo. Procuraré acordarme la próxima vez. Me hizo una
proposición indecente.
Sucedía esto en el estudio secreto de la señorita Garbo, donde Violet Dugan
(Audrey Hepburn) se dedicaba afanosamente a falsificar un calendario del Corn
Exchange Bank del año 1943, mientras los miembros del Pequeño Grupo de
Poderosos Comerciantes en Arte conferenciaban.
—Cara mía—preguntó De Sica a Violet—. ¿Puedes darnos una descripción
más completa del ladrón?
—Ya he dicho todo lo que puedo recordar, señor De Sica. El único detalle que
parece ayudar es el hecho de que calcula probabilidades para uno de los
tenedores de apuestas más importante del Este.
—¡Bah! Hay centenares de esa especie. Eso no ayuda nada. ¿No dijo algo
relacionado con su nombre?
—No, señor; al menos, no del nombre que usa ahora.
—¿El nombre que usa ahora? ¿Qué quiere decir con eso?
—Bueno... quiero decir... el nombre que utiliza cuando no es el Chico de las
Antigüedades.
—Comprendo. ¿Y su casa?
—Habló de un sitio en Catalina Este.
—Hay doscientos kilómetros de casas en Catalina Este —dijo Horton irritado.
31
—¿Y qué quiere que haga yo, señor Horton?
—Audrey—ordenó la señorita Garbo—, deja ese calendario y mírame.
—Sí, señorita Garbo.
—Tú te has enamorado de ese hombre. Para ti es una imagen romántica, y no
quieres entregarlo a la justicia. ¿No es así?
—No, señorita Garbo—contestó Violet con vehemencia—. Si hay algo en el
mundo que deseo es que le detengan.—Se acarició la mandíbula—.
¿Enamorada de él? ¡Le odio!
—Bueno—dijo De Sica con un suspiro—. Esto es un desastre. Sencillamente,
estamos obligados a pagar dos millones de dólares si no se recupera el
original.
—En mi opinión —intervino Horton— la policía jamás lo encontrará. ¡Son unos
idiotas! Casi tanto como nosotros por habernos metido en esto.
—Entonces es un caso para un agente privado. Con nuestras conexiones con
el hampa, no deberíamos tener ningún problema para contratar al hombre
adecuado. ¿Alguna sugerencia?
—Nero Wolfe—dijo la señorita Garbo.
—Excelente, Cara mía. Un caballero de cultura y erudición.
—Mike Hammer—propuso Horton.
—Se anota la candidatura. ¿Qué os parece Perry Mason?
—Ese tipo es demasiado honesto—contestó Horton.
—Pues queda tachado. ¿Más sugerencias?
—La señorita North—dijo Violet.
—¿Quién, querida? Oh, sí, Pamela North, la dama detective. No... No, creo que
no. No es un caso para una mujer.
—¿Por qué, señor de Sica?
—Porque hay perspectivas de violencia que parecen poco adecuadas para el
sexo débil, mi querida Audrey.
—No estoy de acuerdo—dijo Violet—. Las mujeres son muy capaces de
cuidarse de sí mismas.
—Ella tiene razón—gruñó la señorita Garbo.
32
—No lo creo, Greta; y su experiencia de anoche lo prueba.
—Él me derribó con un golpe brutal cuando yo no miraba—protestó Violet.
—Quizás. ¿Queréis que votemos? Yo voto por Nero Wolfe.
—¿Por qué no por Mike Hammer?—preguntó Horton—. Consigue resultados
sin preocuparse cómo.
—Pero esa falta de tacto puede significar que recobremos el original en piezas.
—¡Dios mío! No se me ocurrió pensar eso. Está bien, votaré por Wolfe.
—Yo por la señorita North—dijo la señorita Garbo.
—Pierdes, cara mía. Y queda elegido Wolfe. Bene. Creo que es mejor que
vayamos a visitarle sin Greta, Horton. Resulta notablemente antipático a las
mujeres. Señoras, arrivederchi.
Después de salir dos de los tres poderosos comerciantes en arte, Violet miró
enfurecida a la señorita Garbo.
—¡Machistas!—gruñó—. ¿Por qué tenemos que soportarlos?
—¿Y qué podemos hacer, Audrey?
—Señorita Garbo, quiero permiso para localizar a ese hombre yo sola.
—¿Hablas en serio?
—Desde luego.
—Pero, ¿Qué puedes hacer tú?
—Tiene que haber una mujer en su vida en alguna parte.
—Naturalmente.
—herchez la femme.
—¡Una idea muy inteligente!
—Él mencionó unos cuantos nombres probables, así que la encontraré, y le
encontraré a él, ¿Puedo tomarme un permiso, señorita Garbo?
—Está bien, Audrey. Hazlo. Tráemelo vivo.
La vieja dama que llevaba sombrero galés, delantal blanco, gafas hexagonales
y una masa de labor de punto con agujas, tropezó en la reproducción de las
Escaleras Españolas que llevaban a la Residencia del Rey. La Residencia del
33
Rey tenía la forma de una corona imperial, con una reproducción de quince
metros del diamante Esperanza relumbrando en la cúspide.
—¡Maldita sea! —murmuró Violet Dugan—. No debería haber sido tan
auténtica con los zapatos. Son infernales.
Entró en la Residencia y subió hasta la décima planta, donde tocó una
campanilla en una puerta flanqueada por un león y un unicornio que rugieron y
relincharon respectivamente. La puerta se hizo nebulosa y luego se aclaró,
mostrando a una Alicia en el País de las Maravillas de grandes ojos inocentes.
—¿Lou?—dijo con ansiedad. Y luego su cara se desvaneció.
—Buenos días, señorita Powell—dijo Violet, sus ojos mirando por encima de la
dama y examinando el apartamento.—Represento al Servicio de Maledicencia,
Ine. ¿Le interesan a usted las murmuraciones? ¿Se está perdiendo los
escándalos más sabrosos? Nuestro equipo de cotillas expertos garantiza la
última noticia a los cinco minutos de producirse; noticias difamatorias, noticias
humillantes, noticias calumniosas, ofensivas, denigrantes...
—Flam —dijo la señorita Powell. La puerta se volvió opaca.
La marquesa de Pompadur, con una falda de brocado y un corpiño de encaje,
su peluca empolvada elevándose por lo menos medio metro, entró en el
enrejado pórtico de Descanso de los Pájaros, una casa privada en forma de
jaula de pájaro. Una cacofonía de cantos de pájaros descendía de su dorada
cúpula. Madame Pompadur sopló en el silbato de reclamo de pájaros que
había en la puerta, que tenía forma de reloj de cuco. La puertecilla que había
sobre la esfera del reloj se abrió y salió de allí una cámara de televisión con un
alegre "¡Cu-cú!" que la inspeccionó.
Violet hizo una profunda reverencia.
—¿Puedo ver a la señora de la casa, por favor?
Se abrió la puerta. Apareció Peter Pan que vestía transparencias verde Lincoln
que revelaban su sexo femenino.
—Buenas tardes, señorita Withers. Avon la visita. Ignatz Avon, el mejor sastre,
que diseña pelucas, transformaciones, tupés, moños, para representaciones,
diversión, moda y...
—Fauf—dijo la señorita Withers. Hubo un portazo. La marquesa se desvaneció.
El artista de la Rivera Izquierda con boina y blusón de terciopelo llevaba su
paleta y su caballete hasta la planta quince de La Pirámide. Justo bajo el ápice
había seis columnas egipcias frente a una inmensa puerta de basalto. Cuando
el pintor arrojó una limosna en el plato de un mendigo de piedra, la puerta giró
sobre unos pivotes, mostrando una tumba sombría en la que había una mujer
34
tipo Cleopatra vestida como una diosa serpiente cretense, con serpientes a
juego.
—Buenos días, señorita Rusell. Tiffany tiene el placer de ofrecerle una nueva
colección de joyería orgánica, las gemas dérmicas de Tiffany. Tatuadas en alto
relieve, incorporan una fuente de radiación gamma, que se garantiza inofensiva
por treinta días, con diamantes resplandecientes de la mejor agua.
—¡Cholck! —dijo la señorita Rusell. La puerta giró de nuevo sobre sus pivotes
cerrándose, al compás de los últimos acordes de Aida, suavemente entonados
por un coro de armónicas.
La maestra, vistiendo un tailteur de encaje, el pelo tenso y apretado en un
moño, los ojos ampliados por los gruesos cristales de las gafas, cruzaba con
sus libros de texto el puente levadizo de la Casa Solariega. Un almenado
ascensor la llevó hasta la doceava planta, donde se vio obligada a saltar por
encima de un pequeño foso antes de llegar al llamador de la puerta, que tenía
forma de puño. La puerta se movió hacia arriba, como un rastrillo en miniatura,
y apareció Goldilocks.
—¿Louis?—rió ella. Luego su cara se desvaneció.
—Buenas noches, señorita Mansfield. Read-Eze ofrece un nuevo y
espectacular servicio personalizado. ¿Por qué someterse a la monotonía de los
lectores mecánicos cuando Read-Eze dispone de especialistas con voces
adecuadas, capaces de matizar cada palabra individual, que pueden leerles en
persona tebeos, revistas cinematográficas y sentimentales a cinco dólares la
hora? Novelas de misterio, del oeste, y ecos de sociedad a...
El rastrillo descendió de nuevo.
—Primero Lou, luego Louis—murmuró Violet—. Me pregunto si...
La pequeña pagoda estaba emplazada en una reproducción exacta del paisaje
de una lámina Willow Pattern, incluyendo las imágenes de tres culíes en el
puente. La estrella de cine, con gafas de sol oscuras y una blusa blanca
estirada sobre su poitrine de ciento diez centímetros, palmeó sus cabezas al
pasar.
—Cuidado, muñeca—dijo el último.
—¡Oh, perdóneme! Creí que eran estatuas.
—A cincuenta centavos la hora lo somos, pero sólo a efectos visuales.
Mamade Butterfly llegó a la arcada de la pagoda, riendo entre dientes e
inclinándose como una geisha, pero extrañamente adornada con un parche
negro en el ojo izquierdo.
35
—Buenos días, señorita Fonda. El Límite del Cielo está realizando una oferta
introductoria de un concepto revolucionario en la regeneración del pecho. Una
aplicación de Pecho-G, nuestro polvoantigravedad del color de la piel, bajo el
busto hace milagros. Viene en tres tonos: rubio, tiziano y castaño; y tres
alturas: uva, melón persa y...
—Yo no necesito ningún globo de ascensión—dijo secamente la señorita
Fonda—. Fauf.
—Siento haberla molestado —Violet vaciló—. Perdóneme, señorita Fonda,
pero ¿No desentona este parche en el ojo con el personaje?
—No es ningún adorno, querida; eso es sal. Ese Jourdan es un cabrón.
—Jourdan—dijo Violet para sí, volviendo sobre sus pasos a través del puente—
. Louis Jourdan. ¿Podría ser?
El hombre rana de goma negra, con todo el equipo de pesca submarina
incluyendo máscara, tanque de oxígeno y arpón, cruzó el sendero selvático
hasta la Colina de las Fresas, asustando a los chimpancés. A lo lejos
trompeteó un elefante. El hombre rana tocó un gong de bronce que colgaba de
un cocotero, y le respondieron tambores africanos. Apareció un watusi de más
de dos metros de altura y condujo al visitante a la parte trasera de la casa,
donde una mujer tipo Pocahontas agitaba sus piernas en una imitación del río
Congo a pequeña escala.
—¿Es Louis Bwana? —preguntó. Luego su cara se desvaneció.
—Buenas tardes, señorita Tarzán —dijo Violet—. Apchuck, con una
experiencia de cincuenta años, garantiza el placer de nadar en agua
esterilizada, sea en una piscina olímpica o simplemente en una vieja y
anticuada. Con su sistema patentado de bomba de mercurio limpieza al vacío,
Ap-Chuck elimina barro, arena, cieno, borrachos, heces, desperdicios...
El gong de bronce resonó, y de nuevo contestaron los tambores.
—¡Oh! Ahora debe de ser Louis—gritó la señorita Tarzán—. Sabía que iba a
cumplir su promesa.
La señorita Tarzán se acercó corriendo a la parte delantera de la casa. La
señorita Dugan se colocó la máscara sobre la cara y se sumergió en el Congo.
Al otro lado salió a la superficie tras una fronda de bambú, junto a un cocodrilo
de aire muy real. Golpeó su cabeza una vez para asegurarse de que estaba
disecado. Luego se volvió a tiempo justo de ver a Sam Bauer entrar en el
jardín-selva, del brazo de Jane Tarzán.
Oculta en la cabina en forma de teléfono del otro lado de la calle, frente a la
Colina de las Fresas, Violet Dugan y la señorita Garbo discutían
acaloradamente.
36
—Fue un error llamar a la policía, Audrey.
—No, señorita Garbo.
—El inspector Robinson lleva ya diez minutos en esa casa. Fallará otra vez.
—Con eso cuento, señorita Garbo.
—Entonces yo tenía razón. Tu no quieres que ese... ese Louis Jourdan sea
capturado.
—Sí quiero, señorita. ¡Claro que quiero! ¡Si me dejara!
—Te encandiló con su propuesta indecente.
—Escuche, por favor, señorita Garbo. Lo importante no es capturarle sino
recobrar los objetos robados. ¿No es cierto?
—¡Excusas! ¡Excusas!
—Si le detienen ahora, nunca nos dirá dónde está el orinal.
—¿Sí?
—Por eso tenemos que obligarle a que nos indique dónde esta.
—¿Pero cómo?
—Yo he cogido una hoja de su libro. ¿Recuerda cómo engañó a aquel
individuo para despistar a la policía?
—Aquel idiota de Bendix.
—Bueno, pues ahora nosotros utilizamos igual al inspector Robinson. ¡Oh,
mire! Algo pasa.
En la Colina de las Fresas se había organizado un auténtico pandemonio. Los
chimpancés chillaban y saltaban de rama en rama. Apareció el watusi,
corriendo a toda prisa perseguido por el inspector Robinson. El elefante
empezó a trompetear. Un gigantesco cocodrilo se arrastraba veloz entre la
hierba. Jane Tarzán apareció, corriendo a toda prisa, perseguida por el
inspector Robinson. Sonaban los tambores africanos.
—Yo habría jurado que ese cocodrilo estaba disecado —murmuró Violet.
—¿Qué dices, Audrey?
—Ese cocodrilo... ¡Sí, tenía razón! Perdóneme, señorita Garbo. Tengo que
irme.
37
El cocodrilo se había alzado sobre sus patas traseras y descendía ahora por el
prado de la Colina de las Fresas. Violet salió de la cabina telefónica y empezó
a seguirle sin prisa. El espectáculo de un cocodrilo andando sobre las patas
traseras seguido, a discreta distancia, por un hombre rana no producía ningún
interés particular a los transeúntes de Hollywood Este. El cocodrilo miró hacia
atrás por encima del hombro una o dos veces y al final advirtió la presencia del
hombre rana. Aceleró el paso. El hombre rana lo aceleró también. Empezó a
correr. El hombre rana corrió, fue quedando atrás, abrió su tanque de oxígeno y
empezó a reducir distancia. El cocodrilo dio un salto y se agarró a un tranvía
atestado de gente que le condujo hacia el Este. El hombre rana gritó a un
rickshaw que pasaba:
—¡Siga a ese cocodrilo!—gritó en el auricular del robot.
En el zoo, el cocodrilo abandonó el tranvía y se perdió entre la multitud. El
hombre rana abandonó el rickshaw y le siguió frenéticamente a través de la
Casa Berlín, la Casa Moscú y la Casa Londres. En la Casa Roma, donde los
curiosos arrojaban pizzas a los ejemplares que había tras la reja, Violet vio a
uno de los romanos que estaba tendido, desnudo e inconsciente en una
pequeña jaula de un rincón. A su lado había una piel de cocodrilo vacía. Violet
miró a su alrededor y vio a Bauer que se deslizaba vestido con un traje de
rayas y sombrero borsalino.
Corrió tras él. Bauer echó a un muchacho de un pony eléctrico de carrusel,
saltó a su grupa y empezó a galopar hacia el Oeste. Violet saltó a la espalda de
un lama que pasaba.
—Siga a ese carrusel—gritó. El lama empezó a correr.
—Ch-iao csi-fu nan tso mei mi chou—se quejaba—. Pero ése ha sido siempre
mi problema.
En la Estación Hudson, Bauer abandonó el pony, fue encorchado en una
botella y lanzado al río. Violet saltó al asiento de timonel de un bote de siete
remos.
—Siga a esa botella—gritó.
En la orilla de Jersey (Nueva Este), Violet persiguió a Bauer por el Freeway y
luego por Dodge em kar, hasta Old Newark, donde Bauer saltó a un trampolín y
fue catapultado hasta el cilindro delantero del monorraíl Block Island &
Nantucket. Violet esperó astutamente a que el monorraíl abandonase la
estación, y entonces se subió al cilindro trasero.
Dentro, a punta de arpón, detuvo a una madame adolescente y la obligó a
intercambiar la ropa con ella. Vestida con zapatillas de ópera, medias negras,
falda a cuadros, blusa de seda y rulos, arrojó a la chillona madame del
monorraíl en la estación de la calle Vine Este y comenzó a observar más
abiertamente lo que sucedía en el cilindro delantero. Bauer se apeó
subrepticiamente en Montauk, el punto situado más al este de Catalina Este.
38
Esperó de nuevo a que el monorraíl comenzase a abandonar la estación para
seguirle. En el andén inferior. Bauer se deslizó en el Cañón de trasbordo y fue
lanzado al espacio. Violet corrió al mismo cañón, dejó cuidadosamente los
indicadores de coordinación, tal como Bauer los había colocado, y fue lanzada
menos de treinta segundos después de Bauer, y fue a caer en la red de
aterrizaje justo cuando él subía por la escalerilla de cuerda.
—¡Tú!—exclamó él.
—Yo.
—¿Eras tú la que llevaba un traje de hombre rana?
—Creí que te había despistado en Newark.
—No, no lo conseguiste —dijo ella agriamente—. He conseguido alcanzarte,
amigo.
Entonces ella vio la casa.
Tenía la misma forma que la casa que solían dibujar los niños en el siglo
veinte: dos plantas; tejado picudo, cubierto con papel impermeabilizante; sucias
tejas marrones, la mitad de ellas desprendidas; ventanas simples con cuatro
paños de cristal en cada marco, chimenea de ladrillos rodeada de hiedra;
porche delantero medio hundido a la derecha los restos carcomidos de un
garaje para dos coches; una mata de desvaído zumaque a la izquierda. A la luz
del crepúsculo parecía una casa encantada
—Oh, Sam —balbuceó ella—. ¡Es maravillosa !
—Es una casa—dijo él con sencillez. ¿Cómo es por dentro?
—Ven y lo verás.
Dentro, era una casa encargada por correo sin adulterar, llena de artículos
baratos de segunda mano.
—Es magnífica—dijo Violet; recorrió con amoroso detenimiento el aspirador,
tipo lata, con tope de vinilo.
—Es tan... tan agradable—añadió—. No me había sentido tan feliz en años.
—¡Espera, espera! —dijo Bauer, reventando de orgullo. Se arrodilló ante la
chimenea y encendió un fuego de troncos de abedul. Las llamas crepitaron en
amarillo y naranja.
—Mira—añadió—. Auténtica madera y auténticas llamas. Y conozco un museo
donde tienen un par de morillos a juego.
—¡No! ¿De veras?
39
Él asintió.
—En el Peabodi, en Yale High.
Violet tomó una decisión.
—Sam, yo te ayudaré.
Él la miró fijamente.
—Te ayudaré a robarlos—dijo—. Yo... te ayudaré a robar todo lo que quieras.
—¿Hablas en serio, Violet?
—Fui una idiota. Nunca entendí... Yo... Tenías razón. Nunca debería haber
permitido que una cosa tan estúpida se interpusiera entre nosotros.
—¿No estás diciendo eso para engañarme, Violet?
—No, Sam. De veras.
—¿O porque te gusta mi casa?
—Claro que me gusta, pero ése no es el único motivo.
—¿Entonces somos socios?
—Sí.
—Esa mano.
Pero en vez de darle la mano ella le echó los brazos al cuello y se apretó
contra él. Minutos después, en la silla plegable de espuma con mecanismo de
tres posiciones, ella murmuraba en el oído de él:
—Somos nosotros contra todos, Sam.
—Déjales que vigilen, es todo lo que tengo que decir.
—Y "todos" incluye a esas mujeres llamadas Jane.
—Violet, te juro que nunca tuve nada serio con ellas. Si pudieses verlas
—Las he visto.
—¿De verás? ¿Dónde? ¿Cómo?
—Ya te lo contaré otro día.
—Pero...
40
—Oh, cállate...
Mucho más tarde él dijo:
—Si no colocamos un cierre en esa puerta del dormitorio, tendremos
problemas.
—Al diablo con el cierre—dijo Violet.
—ATENCIÓN, LOUIS JOURDAN—clamó una voz.
Sam y Violet se levantaron de la silla, asombrados. Una luz blanquiazul
penetraba por las ventanas de la casa. Llegó el excitado clamor de una
muchedumbre preparada para el linchamiento, el galopante crescendo de la
Obertura de Guillermo Tell y efectos sonoros del Derby de Kentucky, una
locomotora, destructores en estaciones de combate y ruidos de cataratas.
—ATENCIÓN, LOUIS JOURDAN —bramó de nuevo la voz.
Corrieron a una ventana y miraron. La casa estaba rodeada de cegadoras
luces Kleig. Confusamente pudieron ver una horda de Jacqueries con una
guillotina, televisión y cámaras de noticias, una orquesta de noventa
instrumentos, una batería de mesa sonora manejada por técnicos con
auriculares, un director con pantalones de montar que llevaba un megáfono, él
inspector Robinson con un micrófono y un círculo de sillas de cubierta en las
que se sentaban una docena de hombres y mujeres con atuendos teatrales.
—ATENCIÓN, LOUIS JOURDAN. HABLA EL INSPECTOR EDWARD G.
ROBINSON. ESTA RODEADO. NOSOTROS... ¿QUÉ? AH, TIEMPO PARA UN
ANUNCIO... MUY BIEN. ADELANTE.
Bauer miró furioso a Violet.
—Así que era una trampa.
—No, Sam, te lo juro.
—Entonces, ¿Qué están haciendo esos aquí?
—No lo sé.
—Tú los trajiste.
—iNo, Sam, no! Yo... quizás no fuese tan lista como creí que era. Quizás me
siguieron cuando yo te seguía a ti; pero te juro que no los vi.
—Mientes.
—No, Sam—empezó a llorar.
41
—Tú me vendiste.
—ATENCIÓN, LOUIS JOURDAN. ATENCIÓN LOUIS JOURDAN. DEBE
PONER EN LIBERTAD A AUDREY HEPBURN.
—¿Quién?—Bauer estaba confuso.
—Soy yo—murmuró Violet—. Es el nombre que adopté, lo mismo que tú.
Audrey Hepburn y Violet Dugan son la misma persona. Creen que tú me has
raptado; pero yo no te vendí, Sam. No soy una traidora.
—¿Estás de mi parte?
—Lo estoy.
—ATENCIÓN, LOUIS JOURDAN. SABEMOS QUIÉN ERES. SAL CON LAS
MANOS EN ALTO. DEJA LIBRE A AUDREY HEPBURN Y SAL CON LAS
MANOS EN ALTO.
Bauer abrió bruscamente la ventana.
—Ven a cogerme, policía—gritó.
—ESPERA A QUE TERMINE EL PERÍODO DE ANUNCIOS, AMIGO.
Hubo una pausa de diez minutos para identificación de la red. Luego se oyó
una descarga. Minúsculas nubes en forma de hongo se alzaron donde cayeron
los proyectiles de fisión. Violet lanzó un chillido. Bauer cerró de golpe la
ventana.
—Utilizan las municiones con mucho cuidado—dijo—. Tienen miedo a
estropear los objetos que hay aquí. Quizás tengamos una posibilidad, Violet.
—¡No! por favor, querido, no intentes luchar con ellos.
—No puedo. No tengo nada para luchar.
Los disparos llegaban ahora de modo continuo. Cayó un cuadro de la pared.
—Sam escúchame —suplicó ella—. Entrégate. Sé que por robo te condenarán
a noventa días, pero estaré esperándote cuando salgas.
Una ventana se estremeció.
—¿Me esperarás, Violet?
—Te lo juro.
Comenzó a arder una cortina.
—¡Pero noventa días! ¡Tres meses completos!
42
—Empezaremos una nueva vida juntos.
Fuera, el inspector Robinson lanzó un súbito gruñido y se llevó la mano al
hombro.
—Esta bien—dijo Bauer—me entregaré. Pero mírales, convirtiendo todo esto
en una película... "Los Intocables" y "Los Escandalosos Años Veinte". No les
dejaré que recuperen nada de lo que conseguí. Espera un minuto...
—¿Qué vas a hacer?
Fuera, la Brigada Bunco comenzó a toser, como por efecto de gases
lacrimógenos.
—Volarlo todo—dijo Bauer.
—¿Volarlo todo? ¿Cómo?
—Tengo un poco de dinamita que cogí en Groucho, Chico, Harpo y Marx
cuando andaba tras su colección de picos. No conseguí ningún pico, pero
conseguí esto. —Mostró una pequeña vara roja con un marcador arriba. A un
lado estaba escrito: TNT.
Fuera, Ed (Begley) se llevó la mano al corazón, sonrió con bravura y se
derrumbó.
—No sé cuanto tiempo nos darán —dijo Bauer—. Así que cuando yo empiece,
corre a toda prisa. ¿De acuerdo?
—Sí—dijo ella, temblando.
Accionó el marcador, que inició un tic-tac amenazador, y arrojó el TNT sobre el
sofá-cama verde salvia.
—¡Corre!
Salieron corriendo por la puerta principal bajo la cegadora luz con las manos en
alto.
El TNT era tolueno termonuclear.
—Doctor Culpepper —dijo el señor Pepys—, éste es el señor Chistopher Wren.
Este es el señor Robert Hooke.
Por favor, siéntese, caballero. Le hemos pedido que acuda a la Sociedad Real
y nos dé asesoramiento como el más destacado físicoastrologo de Londres.
Sin embargo, hemos de pedirle que guarde secreto sobre todo esto.
43
El doctor Culpepper asintió muy serio y miró a hurtadillas el misterioso cesto
que había sobre la mesa frente a los tres caballeros. Estaba cubierto con un
fieltro verde.
—Imprimís—dijo el señor Hooke—, los artículos que le mostraremos fueron
enviados a la Sociedad Real desde Oxford, donde fueron requeridos a varios
artífices, los diseños fueron suministrados por el comprador. Obtuvimos estos
ejemplares de los citados artesanos por robo. Secundo la fabricación de los
objetos fue encargada en secreto por ciertas personas que han alcanzado gran
poder y riqueza en las facultades universitarias a través de conjuros,
predicciones, augurios, y premoniciones. ¿Señor Wren?
El señor Wren alzó delicadamente el paño de fieltro como si temiese una
infección. Desplegados en el cesto había: una pila de servilletas de papel, doce
astillas de madera, sus puntas curiosamente empapadas en azufre, un par de
gafas de montura de concha con lentes de un color oscuro y humoso, un
extraño alfiler, doblado sobre sí mismo de modo que la punta encajaba en un
cierre; y dos grandes telas blandas de franela, una bordada con EL y otra con
ELLA.
—Doctor Culpepper —preguntó con tono sepulcral el señor Pepys—¿Son éstos
los amuletos de brujería?
FIN

No hay comentarios:

-

INTERESANTES

¿QUIERES SALIR AQUI? ; ENLAZAME

-

Twitter

.

Etiquetas

h. p. lovecraft (122) relato (114) cuento (76) Stephen King (63) gotico (60) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (57) Robert Bloch (50) terror (48) lovecraft (46) guy de maupassant (44) Lord Dunsany (43) anne rice (39) horror (37) maupassant (37) scifi (35) Edgar Allan Poe (31) cuentos (28) ambrose bierce (27) Jorge Luis Borges (26) oscar wilde (26) los mitos de cthulhu (24) algernon blackwood (23) poema (23) ray bradbury (23) blood gothic (22) august derleth (21) dark (21) enlaces (21) 1ªparte (20) bloodgothic.blogspot.com (20) demonios (19) imagenes (19) poemas (19) 2ªparte (18) mario benedetti (18) vampiros (18) capitulo del necronomicon (17) h.p. lovecraft (17) poesia (17) relatos (16) Clark Ashton Smith (15) Horacio Quiroga (15) amanecer vudú (15) musica (15) alejandro dumas (14) becquer (13) blood (13) gothic (13) underground (13) Philip K. Dick (12) amor (12) charles dickens (12) fantasia (12) fredric brown (12) pulp (12) poe (11) EL BAR DEL INFIERNO (10) Howard Phillips Lovecraft (10) el vampiro (10) las mil y una noche (10) necronomicon (10) vampiro (10) Charles Bukowski (9) el hombre ilustrado (9) friedrich nietzsche (9) gibran khalil gibran (9) lilith (9) onirico (9) paul auster (9) subrealismo (9) terror onirico (9) victoriano (9) 2 (8) Andrés Díaz Sánchez (8) Fantasmagoría (8) Isaac Asimov (8) Lewis Carroll (8) Yukio Mishima (8) arte (8) cuento de amor (8) cuento gotico (8) diccionario (8) el extraño (8) fantasmas (8) franz kafka (8) king (8) psicodelicos (8) realidad (8) vamp (8) varios (8) videos (8) Bram Stoker (7) El Castillo de Otranto (7) Selección (7) autor novel (7) cthulhu (7) cuento corto (7) cuento onirico (7) demonologia (7) entrevista con el vampiro (7) guy (7) julio cortazar (7) mitos (7) novel (7) novela (7) oscuro (7) psi-ci (7) recopilacion (7) seleccion (7) sentimientos (7) shelley (7) tatuajes parlantes (7) un mundo feliz (7) 2ª parte (6) ALFRED BESTER (6) ANTON CHEJOV (6) Bestiario (6) Douglas Adams (6) LA VOZ DEL DIABLO (6) LAS BRUJAS DE MAYFAIR (6) RESIDENT EVIL (6) Rubén Darío (6) Selecciones (6) bukowsky (6) clive barker (6) crepusculo (6) cuento victoriano de amor (6) darknes (6) el paraiso perdido (6) el pasillo de la muerte (6) ficcion (6) john milton (6) la metamorfosis (6) mary (6) meyer stephenie (6) pandora (6) rammstein (6) ramsey campbell (6) realidad sucia (6) stephen (6) vampirismo (6) 3ªparte (5) ALEXANDRE DUMAS (5) ANGELES (5) ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA (5) Charles Nodier (5) En busca de la ciudad del sol poniente (5) Flores de las Tinieblas (5) Lord des Morte (5) Marqués de Sade (5) aire frio (5) al azif (5) angel oscuro (5) aventuras (5) charles bukowsky (5) dioses (5) el cazador de sueños (5) el ceremonial (5) el demonio de la peste (5) el horla (5) gotica (5) henry kuttner (5) la casa del pasado (5) la hermandad negra (5) lavey (5) leyendas (5) libros (5) links (5) relato corto (5) wikipedia (5) Aldous Huxley (4) BRIAN W. ALDISS (4) CUESTION DE ETIQUETA (4) Drácula (4) Dylan Thomas (4) EL BESO SINIESTRO (4) EL RUISEÑOR Y LA ROSA (4) EL templo (4) ENTRADAS (4) Edmond Hamilton (4) Federico García Lorca (4) Historias de fantasmas (4) LIBROS DE LA UNIDAD (4) LOS MISERABLES (4) Las Mil y Una Noches (4) Los Fantasmas (4) Los Versos Satánicos (4) Poemas vampíricos (4) Poul Anderson (4) Richard Matheson (4) Robert E. Howard (4) Rudyard Kipling (4) Una Voz En La Noche (4) William Hope Hodgson (4) allan (4) anime (4) anonimo (4) avatars (4) chuck palahniuk (4) citas (4) colleen gleason (4) comentario (4) cuento gotico-victoriano (4) cyberia (4) de lo mejor de paul auster (4) diablos (4) donde cruzan los brujos (4) edgar (4) el diablo (4) el retrato de dorian gray (4) el sabueso (4) el wendigo (4) espiritus (4) fantastico (4) frankestein (4) frases (4) galeria (4) goticos (4) hechizos (4) historias (4) infierno (4) jorge fondebrider (4) la ciudad sin nombre (4) la hermosa vampirizada (4) letra (4) licantropia (4) los amados muertos (4) mito (4) muerte (4) saga vampiros (4) salman rushdie (4) schahrazada (4) twilight (4) victor hugo (4) voces de oscuridad (4) 1984 (3) 3 (3) 666 (3) A n n e R i c e (3) A r m a n d (3) AL ABISMO DE CHICAGO (3) ALGO LLAMADO ENOCH (3) Al otro lado del umbral (3) Alejandro Dolina (3) Apariciones de un Ángel (3) Arthur Machen (3) BOB SHAW (3) Brian Lumley (3) CRONICAS VAMPIRICAS 2 (3) Corto de Animación (3) Dan Brown (3) Días de ocio en el Yann (3) E. Hoffmann Price (3) E. T. A. Hoffmann (3) EL DESAFÍO DEL MAS ALLÁ (3) EL FANTASMA DE CANTERVILLE (3) EL HORROR OCULTO (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) EL TEMPLO DEL DESEO DE SATÁN (3) EL TIEMPO ES EL TRAIDOR (3) El Espectro (3) El Libro Negro (3) El espectro de madam Crowl (3) El morador de las tinieblas (3) El príncipe feliz (3) Emisario Errante (3) En la cripta (3) Frank Kafka (3) Fritz Leiber (3) Ghost in the Shell (3) Giovanni Papini (3) Gitanjali (3) Hombre con manías (3) J. Ramsey Campbell (3) JOSEPH PAYNE BRENNAN (3) John Stagg (3) Jr. (3) LA BIBLIOTECA DE BABEL (3) LA CONFESIÓN (3) LA EXTRAÑA CASA EN LA NIEBLA (3) LA IGLESIA DE HIGH STREET (3) LA MARCA DE LA BESTIA (3) LA RISA DEL VAMPIRO (3) LAS RUINAS CIRCULARES (3) La Jaula (3) La Trilogía de Nueva York (3) Mercenarios del Infierno (3) Miguel Hernández (3) Palomos Del Infierno (3) Pío Baroja (3) Rafael Alberti (3) Thanatopia (3) Théophile Gautier (3) Tomás Moro (3) Un Sueño en un Sueño (3) abraham merrit (3) alas rotas (3) alien (3) alquimia (3) amuletos (3) angeologia (3) antiguas brujerias (3) antologia (3) apocalipsis (3) biografia (3) cain (3) carrie (3) charles baudelaire (3) cronicas vampiricas (3) cuento victoriano (3) cuentos del siglo XIX (3) danza macabra (3) dark . gotico (3) david langford (3) de profundis (3) definicion (3) el abismo en el tiempo (3) el alquimista (3) el demonio en la tierra (3) el exorcista II (3) el libro negro de alsophocus (3) el loco (3) el mono (3) el sacrifico (3) el superviviente (3) el vampiro estelar (3) ensayo (3) escritor novel (3) exorcismo (3) fabula (3) fabulas (3) filosofia (3) frank b. long (3) goth (3) gotic (3) guion (3) helena petrovna blabatsky (3) himno al dolor (3) historias de terror (3) inquisicion (3) introduccion (3) john baines (3) john william polidori (3) justine (3) la casa maldita (3) la casa tellier (3) la ciudad de los muertos (3) la llamada de cthulhu (3) la sombra fuera del espacio (3) la tumba (3) las flores del mal (3) legion (3) leyenda (3) lisa tuttle (3) lo innombrable (3) locura (3) lord byron (3) los brujos hablan (3) los gatos de ulthar (3) luna sangrienta (3) mail (3) martín s. warnes (3) maturin (3) mein teil (3) melmoth el errabundo (3) milowishmasterfox (3) neorealismo (3) nombres (3) nombres demoniacos (3) oscuros (3) pacto de sangre (3) pensamientos (3) poemas en prosa (3) poesias (3) polaris (3) que viene el lobo (3) rabindranat tagore (3) ratas (3) rimas (3) roald dahl (3) robert silverberg (3) rosenrot (3) rostros de calabera (3) satanismo (3) snake (3) sueño (3) suicidas (3) teatro (3) the cure (3) vida (3) vudu (3) yveline samoris (3) Ángeles y demonios (3) 1 (2) 4ªparte (2) A. Bertram Chandler (2) ABANDONADO (2) ALBERT FISH (2) Akira (2) Alfonso Linares (2) Algunos Poemas a Lesbia (2) Antonio Gala (2) Aparicion (2) Astrophobos (2) Ayer... hace tanto tiempo (2) BETHMOORA (2) Blade Runner (2) Brad Steiger (2) C. M. EDDY (2) CELEPHAÏS (2) CHICKAMAUGA (2) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (2) CORAZONADA (2) Carrera Inconclusa (2) Charon (2) Christian Jacq (2) Clarimonda (2) Cowboy Bebop (2) Cyberpunk (2) Cómo Ocurrió (2) E D G A R A L L A N P O E (2) E. F. Benson (2) EL ASESINO (2) EL BAUTISMO (2) EL BESO (2) EL CABALLERO (2) EL CENTRO DEL INFIERNO (2) EL DESIERTO (2) EL DIABLO EN EL CAMPANARIO (2) EL EXORCISTA (2) EL FANTASMA Y EL ENSALMADOR (2) EL GOLEM (2) EL GRITO DEL MUERTO (2) EL JARDÍN DEL PROFETA (2) EL OTRO YO (2) EL PISO DE CRISTAL (2) EL PRESUPUESTO (2) EL RETRATO DE ROSE MADDER (2) EL SÉPTIMO CONJURO (2) EL VAGABUNDO (2) EL ÁRBOL (2) Ecos (2) El Conde de Montecristo (2) El Cuerno Del Horror (2) El Dr. Jekyll y Mr. Hyde (2) El Funeral de John Mortonson (2) El Hombre De Arena (2) El Monte de las Ánimas (2) El Puñal (2) El Que Cierra El Camino (2) El Sacrificio (2) El Tulipán Negro (2) El Valle Perdido (2) El Visitante Y Otras Historias (2) El artista del hambre (2) El ciclo del hombre lobo (2) El clérigo malvado (2) El gato del infierno (2) El gato negro (2) El homúnculo (2) El legado (2) El miedo (2) El rapto de la Bella Durmiente (2) El saber mágico en el Antiguo Egipto (2) El árbol de la colina (2) Elogio de la locura (2) En la noche de los tiempos (2) Estirpe de la cripta (2) Fuera de Aquí (2) GUARDIANES DEL TIEMPO (2) GUSTAVO ADOLFO BECQUER (2) Gustav Meyrink (2) H. Barlow (2) H.P.Lovecraft (2) HERMANN HESSE (2) Harlan Ellison (2) Hasta en los Mares (2) Historia (2) Historia Del Necronomicon (2) Historia de fantasmas (2) Hocus Pocus (2) ICARO DE LAS TINIEBLAS (2) INTERNET (2) JUANA INES DE LA CRUZ (2) Jack Vance (2) John Sheridan Le Fanu (2) José Luis Velarde (2) Kurt Vonnegut (2) LA BIBLIA SATANICA (2) LA BÚSQUEDA (2) LA CAIDA DE BABBULKUND (2) LA DECLARACIÓN DE RANDOLPH CARTER (2) LA FARSA (2) LA LOTERÍA DE BABILONIA (2) LA MUERTA ENAMORADA (2) LA MUERTE (2) LA MUSA DE HYPERBOREA (2) LA PERLA (2) LAS LEGIONES DE LA TUMBA (2) LESTAT EL VAMPIRO (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) La Bestia en la Cueva (2) La Calle (2) La Casa de la Pesadilla (2) La Habitación Cerrada (2) La Monja Sangrienta (2) La Tortura de la Esperanza (2) La Verdad (2) La chica más guapa de la ciudad (2) La conspiración Umbrella (2) La marquesa de Gange (2) La noche de los feos (2) La pasión turca (2) Letras (2) Los Sueños de la Casa de la Bruja (2) Los crímenes que conmovieron al mundo (2) Los ojos de la momia (2) Los reyes malditos (2) Los tres mosqueteros (2) MAGOS (2) MARIO BENEDETTI - LA MUERTE (2) MINORITY REPORT (2) MOBY DICK (2) MUJERES (2) Mark Twain (2) Morella (2) Narrativa gótica (2) No hay camino al paraíso (2) PABLO NERUDA (2) POPSY (2) PUNTERO IZQUIERDO (2) R. L. Stevenson (2) RADIO FUTURA (2) ROSTRO DE CALAVERA (2) Rabindranath Tagore (2) Retornos de una sombra maldita (2) Robert A. Heinlein (2) SAMAEL AUN WEOR (2) SATANAS (2) SU VIDA YA NO ES COMO ANTES (2) SUPERVIVIENTE (2) Sherry Hansen Steiger (2) The Last Vampire (2) Thomas M. Disch (2) UN DÍA DE CAMPO (2) UTOPIA (2) Un habitante de Carcosa (2) Un juguete para Juliette (2) Una mujer sin importancia (2) Una tienda en Go-by Street (2) V.O. (2) VELANDO EL CADÁVER (2) Vida después de la Muerte (2) Vida y Muerte (2) Villiers de L'Isle-Adam (2) Vinum Sabbati (2) YO CRISTINA F. (2) a la puta que se llevó mis poemas (2) a las aguas (2) a un general (2) agonico (2) al amor de mi vida (2) aladino (2) alaide floppa (2) alas nocturnas (2) albunes (2) alexandre (2) amistad (2) andres diaz sanchez (2) angel de la muerte (2) animas y fantasmas (2) anime-blood (2) antonio machado (2) apocaliptico (2) arena y espuma (2) arthur c. clarke (2) asesinato (2) baudelaire (2) bequer (2) blancanieves (2) brujas (2) busqueda (2) c. m. eddy jr. (2) cabala (2) capitulo suelto (2) caronte (2) castigo (2) catolico (2) cementerios (2) ciberespacio (2) ciberpunk (2) cielo (2) ciudad de cristal (2) ciudad vampiro (2) coleccion (2) colette gothic darknes (2) comics (2) computadora (2) conjuros (2) cortos (2) costazar (2) creepwar.gotico (2) cria cuervos (2) cruelmente romantica (2) cuento amor (2) cuentos coliniales de terror (2) cuentos cortos (2) cuentos de canterbury (2) cuentos de un soñador (2) cumbres borrascosas (2) dagon (2) death (2) demonio (2) depeche mode (2) diagnostico de muerte (2) dios (2) disciplinas de vampiro (2) dolor (2) don juan (2) dracula (2) e l v a m p i r o (2) ecce homo (2) el (2) el abismo (2) el anticristo (2) el arbol de la vida (2) el caballero de la maison rouge (2) el canibal de rotenburgo (2) el caos reptante (2) el club de la lucha (2) el club de los suicidas (2) el coche del diablo (2) el disco (2) el dueño de rampling gate (2) el elixir de larga vida (2) el entierro (2) el espectro del novio (2) el evangelio de los vampiros (2) el fabricante de ataúdes (2) el fantasma de la opera (2) el gran inquisidor (2) el hijo (2) el jinete en el cielo (2) el joven lovecraft (2) el palacio de la luna (2) el pantano de la luna (2) el profeta (2) el signo (2) ellinson (2) elogio de tu cuerpo (2) emily bronte (2) entendimiento (2) entre sueños (2) epistola (2) escritor (2) espacio (2) esperanza (2) esquizofrenia (2) eva (2) fin (2) fiodor dostoiesvski (2) fobia (2) fragmentos del necronomicon (2) frankenstein (2) g. a. becquer (2) gabriel garcia marquez (2) genesis (2) gothic darknes (2) gracia torres (2) guerra (2) guillotina (2) h. (2) hada (2) harry harrison (2) hazel heald (2) hechizo (2) herman hesse (2) historia / ficcion (2) historia real (2) hombre-lobo (2) honore de balzac (2) horror en el museo (2) indice (2) ingles (2) intriga (2) introductoria (2) italo calvino (2) juego (2) juguemos a los venenos (2) kafka (2) kir fenix (2) la carta robada (2) la catedra de lucifer (2) la cosa en el dormitorio (2) la creacion (2) la cruz del diablo (2) la dama de las camelias (2) la habitacion cerrada (2) la hoya de las brujas (2) la imagen de la muerte (2) la maquina de follar (2) la muerte y la condesa (2) la noche boca arriba (2) la novia del hombre caballo (2) la piedra negra (2) la torre oscura (2) lacrimosa (2) leyes (2) lhiliht (2) libro (2) literatura (2) los habitantes del pozo (2) los otros dioses (2) los perros de tindalos (2) los zuecos (2) m. r. james (2) milady (2) miskatonic (2) misterio (2) morfina (2) morgue (2) mp3 (2) music (2) mª. covadonga mendoza (2) narracion ocultista (2) nobel (2) noir (2) nota (2) notas (2) nuestros primos lejanos (2) nuevas cronicas vampiricas (2) occidente (2) ocultismo (2) on-line (2) oriente (2) orson scott card (2) p. (2) paris (2) paulo coelho (2) pecados (2) peter blatty (2) poderes (2) primigenio (2) prometeo (2) prosas luciferinas (2) psico (2) r.l. stevenson (2) reglas (2) relato amor (2) religion-ficcion (2) reliquia de un mundo olvidado (2) revelacion (2) revolucion francesa (2) ritual (2) rituales (2) robert a. lowndes (2) robert louis stevensont (2) roger zelazny (2) roll (2) romancero gitano (2) romanticismo (2) rpg (2) saki (2) sangre (2) serie cronicas vampiricas gardella (2) simbolismo (2) suicidio (2) sumario (2) surrealismo (2) taisha abelar (2) tetrico (2) the best (2) tragedia (2) traidor (2) un dia en el confin del mundo (2) una cruz de siglos (2) varios autores (2) varios cuentos (2) vaticano (2) video (2) violin (2) vistoriano (2) washington irving (2) willian blatty (2) ¿QUO VADIS? (2) ÁNGELES IGNORANTES (2) Ángela (2) "Vivo sin vivir en mí" (1) (1515-1582) (1) (1816) (1) (1934) (1) + y - (1) -- ANONIMO (1) -- EL HORROR DE DUNWICH (1) . EL PROFETA ERMITAÑO (1) . LA SANTA COMPAÑA . (1) . La locura del mar (1) . Luis Cernuda (1) . VENOM (1) .El Club del Ataúd. (1) .ecunemico (1) .rar (1) 100 (1) 13 fantasmas (1) 17THIS SECRET HAS TO BE KEPT by you from anyone else (1) 1809-1849 (1) 1810 (1) 1812 (1) 1862 (1) 1918/19 (1) 1939-1941? (1) 1ª parte (1) 1ªmujer (1) (1) 26 CUENTOS PARA PENSAR (1) 2parte (1) 2ª Serie (1) (1) 2ºlibro (1) 2ºlibro de nuevas cronicas vampiricas (1) 334 (1) 360º (1) 3:47 a.m. (1) 4 (1) 5 (1) 6 (1) 7 pecados capitales (1) 84 de charing cross road (1) (1) 9000 años (1) A LA ESPERA (1) A M B R O S E B I E R C E (1) A imagen y semejanza (1) A restos.. de ti (1) A través de la puerta de la llave de plata (1) A través de las puertas de la llave de plata (1) A. E. VAN VOGT (1) A. MERRIT (1) A. Merritt (1) A.R. Ammons (1) A: lord Alfred Douglas (1) ABAJO (1) ABONO PARA EL JARDÍN (1) ABUELITO (1) ACERO -- Richard Matheson (1) ADEFESIA (1) AGENTE DEL CAOS (1) AL MAGNIFICO LORENZO DE MÉDECIS (1) AL OTRO LADO (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGÚN QUE OTRO ANIMAL (1) ALMAS EN PENA (1) AMADEO KNODLSEDER (1) AMANECER EN MERCURIO (1) AMANECER VUDU (1) AMBROSE GWINET BIERCE (1) AMERICAN ZOMBIE (1) AMOR Y ODIO (1) ANDREA SOL (1) ANGEL DE LUZ (1) ANIUTA (1) ANTES DEL ESPECTÁCULO (1) APARECIÓ CAÍN (1) APRENDED GEOMETRIA (1) AQUEL VIEJO (1) ARMAGEDON Fredric Brown (1) ARTHUR JERMYN (1) ASESINOS SATÁNICOS (1) AYER (1) Abraham Merritt (1) Abraza la oscuridad (1) Acorralado (1) Ad Lucem (1) Adam Kadmon (1) Adan (1) Adiós al siglo XX (1) Adolf Hitler (1) Afuera (1) Agatha Christie (1) Ahmad Ibn Ata'Illah (1) Alan Barclay (1) Albertina desaparecida (1) Alejandro Pushkin (1) Alejo Carpentier (1) Aleksandr Nikoalevich Afanasiev (1) Aleksandr Pushkin (1) Alfred E. Van Vogt (1) Alfred Elton van Vogt (1) Algernoon Blackwood (1) Alien earth (1) Amityville (1) Ana María Matute (1) Anatoli Dneprov (1) Andrei Chikatilo (1) Andrógino (1) Animismo (1) Anne Brontë (1) Another Google Bot (1) Antiguas brujerías (1) Antipoemas (1) Antología (1) Anubis (1) Anónimo (1) Appleseed (1) Aramis (1) Arcipreste de Hita (1) Armand (1) Asesinado Al Pie De Un Altar Vudú (1) Asimov (1) Atentamente suyo Jack el Destripador (1) Atentamente suyo. Jack el Destripador (1) Athos (1) August W. Derleth (1) Auguste Villiers de l'lsle‑Adam (1) Augusto Monterroso (1) Augustus Hare (1) Autobiografía (1) Auténtico Amor (1) Ayuda Alienígena (1) BAJO LAS PIRÁMIDES H. P. LOVECRAFT (1) BARBA AZUL (1) BERTA (1) BLANCO Y AZUL (1) BOCCACCIO (1) BOITELLE (1) BOLA DE SEBO (1) Bacarat (1) Balada nupcial (1) Barry Longyear (1) Battle Angel Alita (1) Bibliografía (1) Biblioteca (1) Boogiepop Phamtom (1) Breve comentario sobre la esquizofrenia (1) Bruce Sterling (1) Bubblegum Crisis (1) C. L. MOORE (1) C. S. Lewis (1) C.L. Moore (1) CABEZA DE CONO (1) CANCIÓN DE AMOR (1) CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA (1) CARTA A UN FÉNIX (1) CARTA DE UN LOCO (1) CARTAS (1) CASTIGOS (1) CEREMONIAL (1) CHARLES PERRAULT (1) CHERTOGON (1) CIBER-DARK (1) COCAINA (1) COCO.COCO. COCO FRESCO (1) COMO PARA CONFUNDIRSE (1) COMPLICIDAD PREVIA AL HECHO (1) CON DIOS (1) CONFESIONES DE UNA MUJER (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) CONVERSIONES (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) CORTÁZAR (1) COTO DE CAZA (1) CRONICAS VAMPÍRICAS 2 (1) CRÍTICA AL CRISTIANISMO Y A LA SOCIEDAD (1) CUADERNO HALLADO EN UNA CASA DESHABITADA (1) CUENTOS DE AMOR. DE LOCURA Y DE MUERTE (1) CUERPO Y ALMA (1) Cabeza de Lobo (1) Camilo José Cela (1) Canaan negro (1) Canción del pirata (1) Cannibal Corpse (1) Canon Pali (1) Carmilla (1) Carolina (1) Cartas Desde La Tierra (1) Casi Extinguidos (1) Catastrofe Aerea (1) Catherine Crowe (1) Catulo (1) Charles Dickens El guardavías (1) Charles Grant (1) Charles Nightingale (1) Chaugnar Faugn (1) Chica gótica (1) Chitterton House (1) Chris Chesley (1) Christopher Marlowe (1) Ciencia Ficción (1) Cine (1) Claudia (1) Colección (1) Conan (1) Conoce la Ciudad Gótica en 3D (1) Conología de la caza de hackers (1) Conquístate a ti mismo y conquistarás al mundo (1) Conversación (1) Corazones Perdidos (1) Corman (1) Cosas Zenna Henderson (1) Crom (1) Crumtuar y la Diosa (1) Cría cuervos (1) Cuando los cementerios son una atracción (1) Cuarta parte (1) Cynthia Asquith (1) CÁTULO (1) Cómo mueren los mitos (1) D'Artagnan (1) DAGÓN (1) DANTE ALIGHIERI (1) DE COMO EL Dr. JOB PAUPERSUM LE TRAJO ROSAS ROJAS A SU HIJA (1) DE COMO LLEGO EL ENEMIGO A THULNRANA (1) DE SADE (1) DECAMERON (1) DEL MÁS ALLÁ (1) DELENDA EST... (1) DESPERTARES (1) DIABLO (1) DICCIONARIO DE ÁNGELES (1) DICCIONARIO DEL DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOBLE CREER (1) DOS POEMAS (1) DOS SERES IGUALES (1) Dan Brown Ángeles y demonios (1) Dark Gotico (1) Dark Icarus (1) David F. Bischoff (1) De guardia (1) Death Fails (1) Del toro (1) Demonios babilónicos (1) Demoníacos (1) Dennis Etchison (1) Dentro de mí (1) Deportacion (1) Depresión (1) Der Vampir (1) Derek Rutherford (1) Descargo de responsabilidad (1) Desde Lugares Sombríos (1) Desert Punk (1) Diagnóstico de Muerte (1) Diccionario De Relaciones Y Sexo (1) Diccionario de Símbología (1) Donde habite el olvido XII (1) Douglas Rushkoff (1) Dr. Bloodmoney (1) Duelo (1) Dulces para esa dulzura (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L A N T I C R I S T O (1) E-volution (1) E. M. Johnson (1) E.F.Benson (1) E.T.A. Hoffmann (1) EL ABONADO (1) EL ABUELO ASESINO (1) EL ALEPH (1) EL ALEPH ficcion (1) EL ALMOHADON DE PLUMAS (1) EL ARISTÓCRATA SOLTERÓN (1) EL ARMARIO (1) EL ARO (1) EL ASESINATO DE DIOS (1) EL BARON DE GROGZWIG (1) EL BARRILITO (1) EL BICHO DE BELHOMME (1) EL BIGOTE (1) EL CARDENAL NAPELLUS (1) EL CETRO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONDE DE MONTECRISTO II (1) EL CONDE DE MOTECRISTO (1) EL CONDUCTOR DEL RAPIDO (1) EL COTTAGE DE LANDOR (1) EL CRIMEN DE LORD ARTHUR SAVILLE (1) EL CRIMINAL Y EL DETECTIVE (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DEMONIO DE LA PERVERSIDAD (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DIOS SIN CARA (1) EL DUEÑO DE RAMPLING GATE (1) EL ERMITAÑO (1) EL FINAL (1) EL FLASH (1) EL FRUTO DE LA TUMBA (1) EL GATO Y EL RATÓN (1) EL GRABADO EN LA CASA H. P. LOVECRAFT (1) EL GRAN GRIMORIO (1) EL HOMBRE DE LA CALAVERA (1) EL HURKLE ES UN ANIMAL FELIZ (1) EL INCORREGIBLE BUITRE DE LOS ALPES (1) EL JOVEN GOODMAN BROWN (1) EL JUEGO DE LOS GRILLOS (1) EL JUEGO DE PELOTA EN RAMTAPUR (1) EL LIBRO DE LO INCREÍBLE (1) EL LIBRO DE LOS SERES IMAGINARIOS (1) EL MATRIMONIO DEL CIELO Y EL INFIERNO (1) EL MESMERISMO (1) EL METRONOMO (1) EL MUNDO AVATAR: ANDY WARHOL (1) EL NECRONOMICON (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL OJO SIN PARPADO (1) EL ORACULO DE SADOQUA (1) EL ORINAL FLORIDO (1) EL ORO (1) EL OTRO VAGABUNDO (1) EL PESCADOR DEL CABO DEL HALCON (1) EL PRECURSOR (1) EL REGRESO (1) EL RELÁMPAGO (1) EL REY (1) EL REY DE HIERRO (1) EL ROBLE HA CAÍDO (1) EL RÍO (1) EL SEXO FRIO (1) EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO (1) EL SUEÑO DEL REY KARNA-VOOTRA (1) EL SUSURRADOR EN LA OSCURIDAD (1) EL TRUEQUE (1) EL USURPADOR DE CADAVERES (1) EL VALLE DE LOS DIOSES (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VENGADOR DE PERDONDARIS (1) EL VIUDO TURMORE (1) EL ZOPILOTE (1) EL _ ALEPH (1) EL cantar del exangel (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELIGE TU DESTINO (1) ELISA BROWN (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE (1) EN EL CREPUSCULO (1) EN ESTADO LATENTE (1) EN LA FERIA (1) EN ZOTHIQUE (1) Eco (1) Edad Media (1) Edgar Allan Poe El Cuervo (1) Edward Bulwer-Lytton (1) Edward Lucas White (1) El Almohadón de Plumas (1) El Arte de la Estrategia (1) El Asirio (1) El BAR II (1) El Barril de Amontillado (1) El Boogie Del Cementerio (1) El Borametz (1) El Buque Fantasma (1) El Carbunclo Azul (1) El Caso de los Niños Deshidratados (1) El Centinela (1) El Clan De Los Parricidas (1) El Club del Ataúd (1) El Corsario (1) El Crimen Invisible (1) El Cuarto en la Torre (1) El Dios de los Brujos (1) El Dios-Monstruo De Mamurth (1) El Dragón (1) El Eclipse (1) El Espejo De Nitocris (1) El Gigante Egoista (1) El Gris Gris En El Escalón De Su Puerta Le Volvió Loco (1) El Haschich (1) El Hombre Del Haschisch (1) El Hombre que Soñó (1) El Hueco (1) El Mago de Oz (1) El Mensajero de la Muerte (1) El Misterio del Mary Celeste (1) El Nuevo Acelerador (1) El Nuevo Acelerador Herbert George Wells. (1) El Príncipe (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Rey Estelar (1) El Ritual (1) El Ruido de un Trueno (1) El Sacerdote Y Su Amor (1) El Signo Amarillo (1) El Underground digital (1) El Vengador de Perdóndaris (1) El Violador de la Moto (1) El Visitante Y Otras Historias Dylan Thomas (1) El Yoga (1) El amor de mi vida (1) El aprendiz de brujo. (1) El armonizador (1) El cadillac de Dolan (1) El camaleón (1) El campamento del perro (1) El cartero del rey (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El cuarto de goma (1) El demonio en Ceirno (1) El duque de L'Omelette (1) El espejo de Ko Hung (1) El extraño vuelo de Richard Clayton (1) El francotirador cazado (1) El grimorio del papa Honorio (1) El guardián entre el centeno (1) El horror del montículo (1) El informe del inspector Legrasse (1) El jardín de Adompha (1) El jardín del tiempo (1) El judío errante (1) El judío errante.Thomas M. Disch (1) El mal de la muerte (1) El muchacho que escribia poesia (1) El mundo que ella deseaba (1) El pararrayos (1) El pecado de Hyacinth Peuch (1) El perfume (1) El pescador del Cabo del Halcón (1) El pescador y su alma (1) El puñal del godo (1) El que acecha en la oscuridad (1) El que susurraba en las tinieblas (1) El roble de Bill (1) El sexo y yo (1) El soldado y la muerte (1) El telar (1) El terror volvió a Hollywood (1) El Árbol de las Brujas (1) El árbol de la buena muerte (1) El árbol de oro (1) El último sueño del viejo roble (Cuento de Navidad) (1) Eliphas Lévi (1) Ellen Schreiber (1) Empirismo (1) En donde suben y bajan las mareas (1) En el Calor de la Noche (1) En persona (1) Ensayo al viejo estilo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Erecciones (1) Eres tan bella como una flor (1) Ergo Proxy (1) Eric Frank Russell (1) Eric Lavín (1) Escéptico (1) Ese Gran simulacro (1) Esoterismo (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estilo gótico (1) Exhibiciones (1) Eyaculaciones (1) F R I E D R I C H N I E T Z S C H E (1) FABULAS Y SIMBOLOS (1) FBI (1) FEMINISTAS (1) FESTIVAL DEL TESTÍCULO (1) FICCIONES (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FRANCIS MARION CRAWFORD (1) FRANK BELKNAP L. (1) FRASES DE POLÍTICOS (1) FREDIE MERCURY (1) FUERA DE ESTE MUNDO (1) Factotum (1) Fahrenheit 451 (1) Farenheit 451 (1) Feuerräder (1) Fiel amigo (1) Flautistas en el bosque (1) Fondo Monetario (1) Frank Belknap Long (1) Frankenstein o el moderno Prometeo (1) Franz Harttmann (1) Fred Saberhagen (1) Frederick Marryat (1) Frederick pohl (1) Freud (1) Fruto negro (1) Fuego Brillante (1) Fuego infernal (1) G. A. BEQUER (1) GENTE REUNIDA (1) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN LADY RUTH (1) GIGANTE (1) GITANO (1) GOTHICPUNK (1) GUARDIANES DEL TIEMPO EXTRAÑOS TERRÍCOLAS ORBITA ILIMITADA ONDA CEREBRAL UN MUNDO EN EL CREPUSCULO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) Gastón (1) Gauguin (1) Geoffrey Chaucer (1) George Berkeley (1) George Gordon Byron (1) George Langelaan (1) George Orwell (1) Ghost lover (1) Gilbert Thomas (1) Gordon Leigh Bromley (1) Gottfried Benn (1) Greg Egan (1) Grimoires (1) Guión para Alíen III (1) Gustave Flaubert (1) Génesis (1) Gómez (1) H. G. WELLS (1) H. P. Lovecraft LA BÚSQUEDA DE IRANON (1) H. P. Lovercraft (1) H.P.Lovecraft y E. Hoffmann Price (1) HAN CAIDO LOS DOS (1) HECHIZOS DE AMOR (1) HERBERT WEST (1) HIJO DE LA LUNA (1) HIPNOS (1) HISTORIA DE MAR Y TIERRA (1) HISTORIA DEL ENDEMONIADO PACHECO (1) HISTORIA DEL JOVEN DE LAS TARTAS DE CREMA (1) HISTORIA DEL MANDADERO (1) HISTORIA GÓTICA (1) HISTORIA PRODIGIOSA DE LA CIUDAD DE BRONCE (1) HOMBRES y DRAGONES (1) HOY Y MAÑANA (1) Hasta donde mueran los sentimientos (1) Hay Tigres (1) Hector G. Oesterheld (1) Heinrich August Ossenfelder (1) Hell-fire 1956 (1) Herbert George Wells. (1) Herman Melville (1) Hierba gatera (1) Historia Del Necronomicon H. P. Lovecraft (1) Historia de un muerto contada por él mismo (1) Historia de una demonización. (1) Horace Walpole (1) Howard Fast (1) Howard P. Lovecraft (1) Howard Philip Lovecraft (1) Héctor Álvarez (1) Híbrido (1) II parte (1) III (1) III parte (1) IMAGEN DE TU HUELLA (1) IMAGINE (1) IMÁGENES MALDITAS (1) INDICE MIO CID (1) Ideas (1) Ilusionismo (1) Inanna (1) Intento (1) Investigador De Lo Oculto (1) Isthar (1) Iván A. Efrémov (1) Iván Turguéniev (1) J. G. Ballard (1) J. J. Van der Leeuw (1) J.D. Salinger (1) JACK LONDON (1) JON WIENER (1) JORGE ADOUM (1) JUAN SALVADOR GAVIOTA (1) JUEGO DE SOMBRAS (1) JUNTO A UN MUERTO (1) Jaime Bayly (1) James H. Schmitz (1) James Montague RhodesCORAZONES PERDIDOS (1) Javi (1) Jean Lorrain (1) Jean Ray (1) Jim Morrison (1) John Lennon (1) John Silence (1) John Stagg - El Vampiro (1) John W. Campbell (1) John Wyndham (1) John/Yoko (1) Jorge Bucay (1) Jorge Manrique (1) Jose Antonio Rodriguez Vega (1) Joseph Sheridan Le Fanu (1) José Luis Garci (1) José Luis Zárate Herrera (1) José Manuel Fernández Argüelles (1) José María Aroca (1) José de Esponceda (1) Juan C. "REX" García Q. (1) Juan Darién (1) Juan Ruiz (1) Juan de la Cruz (1) Juan-Jacobo Bajarlía (1) Kabbalah (1) Keith Laumer (1) Khnum (1) Kit Reed (1) L a Muerte De Halpin Frayser A mbrose Bierce (1) L a Mujer Loba (1) LA ALQUIMIA COMO CIENCIA DEL ARTE HERMETICO (1) LA AVENTURA DEL ASESINO METALICO (1) LA BAILARINA (1) LA BALLENA DIOS (1) LA BALLENA Y LA MARIPOSA (1) LA BARONESA (1) LA BECADA (1) LA BELLEZA INÚTIL (1) LA BELLEZA INÚTILguy de maupassant (1) LA BODA DEL LUGARTENIENTE LARÉ (1) LA CABELLERA (1) LA CASA (1) LA COMPAÑERA DE JUEGO (1) LA CONFESIÓN DE TEODULIO SABOT (1) LA CRIBA (1) LA ESCUELA DE LA PIEDRA DE LOYANG (1) LA ESPADA DE WELLERAN (1) LA ESTATUA (1) LA EXTRAÑA CABALGADA DE MOROWBIE JUKES Rudyard Kipling (1) LA FERIA DE LAS TINIEBLAS (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA LUNA LLENA (1) LA MAGIA NEGRA (1) LA MALDICIÓN (1) LA MAQUINA DEL SONIDO (1) LA MASCARA DE LA MUERTE ROJA (1) LA MOSCA (1) LA MÚSICA DE ERICH ZANN (1) LA NARIZ (1) LA PARENTELA DE LOS ELFOS (1) LA PARÁBOLA CHINA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA QUE ERA SORDA (1) LA RAÍZ CUADRADA DE CEREBRO (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SENDA (1) LA SOMBRA. (1) LA TEMPESTAD (1) LA TEORIA DE LAS MASCOTAS DE L.T. (1) LA TIERRA DE ZAAD (1) LA TIERRA ROJA (1) LA TRAMA CELESTE (1) LA TRÁGICA HISTORIA DEL DOCTOR FAUSTO (1) LA VENTANA ABIERTA (1) LA VENUS DE ILLE (1) LA VISITA QUE J. H. OBERHEIT HACE A LAS TEMPIJUELAS (1) LAGARTIJA (1) LAGRIMAS Y RISAS (1) LAGRIMAS Y SONRISAS (1) LAS BECADAS (1) LAS DOS PRINCESAS (1) LAS GRANADAS (1) LAS HOJAS SECAS (1) LAS LEYES (1) LAS PERVERSAS CRIATURAS DE SERGIO LAIGNELET (1) LAS RANAS (1) LAS RATAS DEL CEMENTERIO (1) LAS REVELACIONES DE BECKA PAULSON (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LEOPOLDO LUGONES (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LEYES DE DROGAS (1) LIBRO DE LA DUALIDAD (1) LIBRO DE LA IGNORANCIA (1) LIBRO DEL AMOR (1) LILIHT (1) LOS AGUJEROS DE LA MASCARA (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS CONSTRUCTORES (1) LOS CUATRO HERMANOS LUNARES (1) LOS DOS CAZADORES (1) LOS DOS HERMANOS (1) LOS DOS POLÍTICOS (1) LOS DOS ÁNGELES (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS HOMBRES QUE BAILAN CON LOS MUERTOS (1) LOS HUÉSPEDES -- SAKI (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS SIETE PUENTES (1) LOS VEINTICINCO FRANCOS DE LA SUPERIORA (1) LOS ÁRBOLES DEL AZUL (1) LSD (1) LUZIFER (1) La Acacia (1) La Aureola Equivocada (1) La Callejuela Tenebrosa (1) La Campaña (1) La Casa Croglin (1) La Casa De Los Espíritus (1) La Caza de Hackers (1) La Ciudad (1) La Cámara De Los Horrores (1) La Cámara de los Tapices (1) La Entrada Del Monstuo (1) La Estatua de Sal (1) La Extraña Cabalgada De Morowbie Jukes (1) La Fiera Y La Bella (1) La Leyenda De San Julian El Hospitalario (1) La Liberación de la Bella Durmiente (1) La Luna Nueva (1) La Magia (1) La Mandrágora (1) La Mascarada (1) La Muerte Enamorada (1) La Máscara de la Muerte Roja (1) La Palida Esposa De Toussel (1) La Pradera Verde (1) La Pócima Vudú De Amor Comprada Con Sangre (1) La Torre del Elefante (1) La Tregua (1) La Vérité (1) La bahía de las corrientes irisadas (1) La capa (1) La casa de Cthulhu (1) La casa del hacha (1) La casa hechizada (1) La catacumba (1) La condena (1) La cultura del miedo (1) La dama de compañía (1) La familia de Pascual Duarte (1) La guadaña (1) La hija del árbol (1) La llave de plata (1) La lucha por la vida I (1) La lucha por la vida II (1) La lucha por la vida III (1) La mansión de las rosas (1) La mañana verde (1) La muerte del borracho (1) La mujer de Dennis Haggarty (1) La mujer del bosque (1) La máquina del sonido (1) La novia del ahorcado (1) La parra (1) La pregunta (1) La reina estrangulada (1) La soledad del escritor en el siglo XXI (1) La sombra de Eva (1) La sombra que huyó del capitel (1) La sombra que huyó del capitel. los mitos de cthulhu (1) La sombra que huyó del chapitel (1) La vampiro española (1) La ventana en la buhardilla (1) La vida de la muerte (1) La vida en las trincheras del Hiperespacio (1) La vida nueva (1) Lain (1) Las botas mágicas (1) Las figurillas de barro (1) Las imprudentes plegarias de Pombo el idólatra (1) Las mandrágoras (1) Las once mil vergas -- Guillaume Apollinaire -- Advertencia (1) Las palabras mágicas (1) Las puertas del Valhalla (1) Lawrence C.Conolly (1) Leigh Brackett (1) Lestat (1) Ley y Orden (1) León Tolstoi (1) Libro de Buen Amor (1) Libro de Eibon (1) Lilitú (1) Lista de los demonios en el Ars Goetia (1) Llegado desde el infierno (1) Lluvia Negra (1) Lord of the Flies (1) Los Crímenes de la Rue Morgue (1) Los Elementales (1) Los Nueve Pecados Satánicos (1) Los Poemas Ocultos (1) Los cazadores de cabezas (1) Los colmillos de los árboles (1) Los comedores de lotos (1) Los gatos de Père Lachaise (1) Los hijos de Babel (1) Los príncipes demonio I (1) Los reploides (1) Los árboles parlantes (1) Lotófagos (1) Luana (1) Luis Enrique Délano (1) Luisa Axpe (1) Lydia Cabrera (1) Lyman Frank Baum (1) M .R. James (1) MACHISTAS (1) MAESE LEONHARD (1) MAGICO (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MAQUIAVELO (1) MARIDOS (1) MARIO VARGAS LLOSA (1) MARY W. SHELL (1) MAS ALLÁ DEL MURO DEL SUEÑO (1) MAUPASSANT. AHOGADO (1) MAUPASSANT. ADIOS (1) MAUPASSANT.EL AFEMINADO (1) MAUPASSANT.EL ALBERGUE (1) MEN IN BLACK (1) METAMORFOSIS (1) MI MONSTRUO DE OJOS SALTONES (1) MI RESPETADO SUELO DURMIENTE (1) MINICUENTOS ESCALOFRÍO (1) MULTIPLICACIÓN. (1) Mage La (1) Magia menor (1) Manual de zoología fantástica (1) Manuel González Noriega (1) Mao (1) Marcel Proust (1) Margaret A. Murray (1) Margarita Guerrero (1) Margaritas Fredric Brown Daisies (1) Marguerite Duras (1) Mario Benedetti - La noche de los feos (1) Mario Benedetti - Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Mario Flecha (1) Marx (1) Mary Shelley. (1) Mary Wolfman (1) Marzo Negro (1) Matrix (1) Maxim Jakubowski (1) Maximiliano Ferzzola (1) Me siento sola (1) Memnoch El Diablo (1) Memoria de Crímenes (1) Memorias de un moribundo (1) Mentalismo (1) Metadona (1) Metzengerstein (1) Mi Querida Muerte (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA LA GITANILLA (1) Mitología hebrea (1) Monopolio (1) Montado en la bala (1) Mujer de pie (1) MundoDisco (1) My buddy (1) MÁSCARAS (1) Más allá de los confines del mundo (1) Más vasto que los imperios (1) Máximo Torralbo (1) Música (1) NARRACIONES OCULTISTAS (1) NEGLIGENCIA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NOTICIAS (1) NOTICIAS DEL MAS ALLA (1) NUL-O (1) Nathaniel Hawthorne (1) Necrológica (1) Neil Olonoff (1) Nelly Kaplan (1) Neuromancer (1) Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Ni Corruptos Ni Contentos (1) Nicolás Maquiavelo (1) Nieto de un verdugo (1) Nightmares and dreamscapes (1) Nikolàj Semënovic Leskov (1) No Despertéis a los Muertos (1) No Tengo Boca. Y Debo Gritar (1) No a la censura (1) No te Salves (1) No tocarte (1) Nona (1) Novela de terror (1) Nyarlathotep (1) Nyarlathotep el Terrible (1) O V I D I O (1) OLIVER ONIONS (1) ORGIAS (1) ORISHAS (1) OSCURA Y FRIA NOCHE (1) Opinion Personal (1) Otros mundos. otros dioses (1) PACIENTE BERLIN (1) PACTO (1) PACTOS DIABOLICOS EN FLORES PACTOS DIABOLICOS EN FLORES (1) PALABRAS (1) PAPÁ BENJAMIN (1) PARANOYAS (1) PARCAS (1) PARTE 1 (1) PATTI SMITH (1) PAZ CONTAGIOSA (1) PAZ Y GUERRA (1) PELIGROS DEL SATANISMO (1) PINOSANGUINOCHETBURUNDA (1) PLURIEMPLEO (1) POBRE (1) POE Y OTROS (1) POEMA INDIO (1) POEMA VAMP (1) POEMAS ÚLTIMOS (1) POEMÊ (1) POIROT INFRINGE LA LEY (1) POQUITA COSA (1) POR LA SANGRE ES LA VIDA (1) PRELUDIOS (1) PREMIOS (1) PROCESO (1) PRÍNCIPE Y MENDIGO (1) PUERTA AL INFIERNO SANGRE EN EL CIELO (1) PUNK (1) PUNTO DE PARTIDA (1) PUTA (1) Padma Sambava (1) Padre fundador (1) Para las seis cuerdas (1) Parricidios (1) Patakí De Ofún (1) Patrick Süskind (1) Paulo Navas (1) Pecados capitales (1) Pedro Pastor (1) Pelotón D (1) Pequeña Antología (1) Pesadilla (1) Pete Adams (1) Peter Shilston (1) Peter Valentine Timlett (1) Peter Wake (1) Philaréte Chasles (1) Poema de amor a una chica que hacía striptease (1) Poemas Completos (1) Poemas Malditos (1) Poemas de Gilgamesh (1) Poemas de amor (1) Porthos (1) Primer amor (1) Primera parte (1) Primera parte 2 (1) Prosper Mérimée (1) Protesta Anonima General (1) Proyección (1) Príncipe (1) Príncipe de las tinieblas (1) Próxima Centauri (1) Pseudomonarchia Daemonum (1) Psiquismo (1) Punch Drunk (1) QUE DIFÍCIL ES SER DIOS (1) R. E. HOWARD (1) R. W. Chambers (1) R.E.3 (1) RAMÓN GOMEZ DE LA SERNA (1) REANIMADOR (1) REGIONES APARTADAS (1) RELATOS DE TERROR (1) RENZO (1) RETRANSMISION ETERNA (1) RIMA VII (1) RIMA XXXVIII (1) RITUALES SATANICOS (1) ROBERT LOUIS STEVENSON (1) ROBOT CITY (1) ROLL AND ROLL (1) ROMANCE DEL ENAMORADO Y LA MUERTE (1) Raymond J. Martínez (1) Reaper (1) Recetas (1) Respuesta del Forastero (1) Reto (1) Retoños (1) Reventando el sistema (1) Rhea (1) Richard Bellush (1) Richard Calder (1) Richard Shrout (1) Richelieu (1) Ritos (1) Rituales con los ángeles (1) Robert Ervin Howard (1) Robert Ervin Howard: Un Recuerdo (1) Rochefort (1) Rockefeller (1) R’Iyeh (1) S. SV - XVIII (1) SALIDA DEL EDEN (1) SALVAME (1) SATANICo (1) SATÁN (1) SECTAS SATÁNICAS (1) SECUESTRO HOCHSCHILD (1) SEHNSUCHT (1) SETENTA (1) SIDDHARTA (1) SIN TON NI SON (1) SLAN (1) SOBRE LA ARENA (1) SORTEOS (1) SORTILEGIO DE OTOÑO (1) STANLEY CEPILLO DE DIENTES (1) STÉPHANE MALLARMÉ (1) SUEÑOS (1) Sandy Lopez Juarez (1) Santa Teresa de Ávila (1) Saquitos (1) Segador (1) Segunda parte (1) Serial Experiments Lain (1) Sharon N. Farber (1) Si Viene Damon (1) Siembra de Marte (1) Siglo XV (1) Silent Möbius (1) Simbiótica (1) Skull and Bones (1) Sobre Todo Madrid (1) Sociedad Thule (1) Sociedad Vril (1) Soy Leyenda (1) Soy la Puerta (1) Stalin (1) Stanley G. Weinbaum (1) Stanley Weinbaum (1) Stephen Vincent Benet (1) Supieras... (1) SÍMBOLO DE BALPHOMET (1) TALENTO (1) TOBERMORY (1) TOMBUCTÚ (1) TONTOS (1) TRAGEDIAS (1) TRATADO ESOTÉRICO DE TEURGIA (1) TRES DIOSES Y NINGUNO (1) TRES REGALOS (1) TRINITY BLOOD (1) TROPAS DEL ESPACIO (1) TU FRIALDAD (1) Tanith Lee (1) Taveret (1) Teatro de Crueldad (1) Templarios (1) Tercera parte (1) Tercera parte 2 (1) Terror en el espacio (1) Terry Carr (1) Terry Pratchett (1) Tetas (1) The Green Meadow (1) The Lilim (1) The Matrix (1) The Reward (1) The dead beat (1) The garden of time (1) The green morning (1) Theodore Sturgeon (1) Thomas Burnett Swann (1) Théàtre des Vampires (1) Tierra extraña (1) Tokio (1) Totemismo (1) Transmisión (1) Transmutación Transferencia Misticismo Desarrollismo (1) Trigun (1) Tsathoggua (1) Términos (1) U N C A M I N O A L A L U Z D E L A L U N A (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN ASESINATO (1) UN COMPENDIO DE SECTAS (1) UN DIA EN EL REFLEJO DEL ESPEJO (1) UN LUGAR DE LOS DIOSES (1) UN MENSAJE IMPERIAL (1) UN OLOR A MUNDO (1) UN SEÑOR MUY VIEJO CON UNAS ALAS ENORMES (1) UN SUEÑO (1) UNA CONFLAGRACION IMPERFECTA (1) UNA ISLA (1) UNA ODISEA MARCIANA (1) UNA PEQUEÑA FABULA (1) UNA TARDE EN LO DE DIOS (1) UNA TUMBA SIN FONDO (1) URSULA K. LEGUIN (1) USA (1) USURPACIÓN DE DERECHOS DE AUTOR (1) Un crimen fuera de lo corriente (1) Un día en el confín del Mundo (1) Un escándalo en Bohemia (1) Un escándalo en Bohemia sir Arthur Conan Doyle (1) Un manifiesto Cyberpunk (1) Un marido ideal (1) Una carta abierta a H. P. Lovecraft (1) Una confesión encontrada en una prisión de la época de Carlos II (1) Una cuestión de identidad (1) Universo desierto (1) Ursula K. Le Guin (1) Utopía (1) V I N C E N T V A N G O G H (1) VENGANZAS (1) VESTIDURAS (1) VIEJO VINO (1) VIH-SIDA (1) VINTAGE (1) VITTORIO EL VAMPIRO (1) VIVIDOR A SU PESAR (1) VIVOS (1) VOLUMEN 1 (1) VOLUMEN 1parte 2 (1) Valencia (1) Valencia nocturno (1) Venganzas Y Castigos De Los Orishas (1) Viaje a la semilla (1) Viktor Saparin (1) Villiers de L'Isle (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Vivian Meik (1) Voces de la Oscuridad (1) Von Junzt (1) Vuelto a nacer (1) Víctor Hugo (1) W.W. Jacobs (1) WHITE (1) WHITE ZOMBIE (1) Walter Scott (1) WannaFlock (1) Ward Moore (1) Weird Tales (1) Wendigo (1) Wilfred Blanch Talman (1) William Golding (1) William H. Hogdson (1) William Irish (1) William Shakespeare (1) Winifred Jackson (1) Wlliam Shakespeare (1) Wood'stown (1) Y cada día nos cuesta más soñar. (1) YERMA (1) YING-YANG (1) YO OS SALUDO (1) YVETTE (1) Yasutaka Tsutsui (1) Yra Reybel (1) YulyLizardi (1) ZOMBIE (1) ZOTHIQUE (1) Zenna Henderson (1) Zuzana_dt666(arrova)hotmail.com (1) a dreamer`s tales (1) a la caza (1) abducciones (1) abortivo (1) abstractos (1) aceite de perro (1) acerca de nyarlatoted (1) acido (1) actual (1) actualizacion 4.0 (1) adicción (1) adios (1) adolfo (1) agathos (1) aguelles (1) ahogado (1) al pueblo hebreo (1) alcacer (1) aldoux huxley (1) aleksandr (1) alfa (1) algo sobre los gatos (1) algunas formas de amar (1) ali-baba y los cuarenta ladrones (1) almas (1) alto (1) amante fantasma (1) amateur (1) ambiente (1) amor . i love... (1) amy foster (1) analogia (1) anarko-undergroud (1) anarquía (1) anecdota (1) angel (1) angela (1) angeles guardianes (1) angelustor (1) animales racionales (1) animas (1) ann (1) anonimos (1) antes del espectaculo (1) antifona (1) antiguos (1) anton (1) antropologia de la muerte (1) apariciones (1) apocalipsis 2012 (1) apocalipsis-ficcion (1) apocapocalipsis (1) apocrifos (1) aqui hay tigres (1) aqui vive el horror (1) arcangel negro (1) archivos (1) arde (1) arfego (1) arkham (1) armagedon (1) armando (1) armas (1) arqueologia (1) arquetipo (1) arquitectura (1) arrebatado (1) articulo (1) articulos (1) artista gotica (1) asesino (1) asesino en serie (1) asesinos (1) asfódelo (1) ashkin (1) atlantida (1) auto de fe (1) autobiografia carcelaria (1) autores (1) avalon (1) avatar (1) ayuda alienigena (1) bajo (1) bajo la piramide (1) barrilamontillado (1) bdsm (1) berenice (1) berkeley (1) berlin (1) bert-sellers (1) biblia (1) bibliografia (1) bien (1) biotecnologia (1) blanco y negro (1) blog (1) blogs (1) blood canticle (1) bloods (1) boemios (1) boix (1) books of bloods (1) bram (1) brenda (1) breve (1) bruja (1) brujas y ovnis (1) bublegum (1) budhismo (1) budismo (1) bukoski (1) cabalista (1) cabalistico (1) caballeros de Jerusalén (1) caballeros de tabla redonda (1) campbell (1) cancion (1) canciones (1) canibal (1) canto (1) canto vii (1) cantos (1) caotico (1) capilla (1) capitulos eliminados (1) capuletos montescos (1) carl sagan (1) carlo frabetti (1) carta a colin wilson (1) casa tomada (1) catacumbas (1) causas (1) cd (1) celebres (1) celta (1) cementerio (1) cenizas (1) censura (1) centinela (1) cesar vallejo (1) charles (1) charles fort (1) charlotte mew (1) chulhut (1) ciber (1) cibercultura (1) ciencias de la educación (1) cinico (1) circulo (1) claro de luna (1) cocaína (1) coeficiente intelectual (1) coelho (1) coleccion relatos de terror (1) collins (1) color (1) comentarios (1) como ser un gran escritor (1) completo (1) compramos gente (1) concepto gotico (1) concilio de rivendel (1) condecorado (1) confesion (1) conocer (1) contemporaneo.1863 (1) control de las informaciones (1) conversacion (1) correspondencias sephirothicas (1) corrupcion (1) costumbre (1) crackanthorpe (1) creador (1) creencias (1) crimenesdelamor (1) cripta (1) cristiana (1) cristiano (1) cronicas marcianas (1) cronopios (1) cubres borrascosas (1) cuento clásico de terror (1) cuento extraño (1) cuento macabro (1) cuento terror (1) culto secreto. algernon lackwood (1) cultura (1) curita (1) cyberglosario (1) cyborg (1) cíclopes (1) dactilo (1) dalia negra (1) damon knight (1) daniel defoe (1) darex (1) darex vampire (1) darg (1) dark art (1) darks (1) data desde el siglo X hasta el XV (1) david lake (1) de kadath el desconocido (1) de leng en el frio yelmo (1) de los antiguos y su simiente (1) de los diversos signos (1) de los tiempos y las epocas que deben observarse (1) debilidades (1) definiciones (1) delicioso dolor (1) demonios sin cuernos (1) demons (1) demons et merveilles (1) dendrofilia (1) dependencia (1) dependencia de las computadoras (1) depresion (1) derleht (1) derleth (1) desamparado en el infierno (1) desaparición (1) descanso (1) desconocido (1) descubrimiento (1) desintoxicación (1) desmembramiento (1) desolacion (1) devil doll (1) diablos internos (1) diabolico (1) diabolos (1) diccionario de los infiernos (1) dicho (1) dickens (1) dictadores (1) dictionarie infernal (1) dikens (1) diligencias (1) dinero (1) diosa (1) diosas madres (1) discipulos (1) disculpas (1) dolor-fiel amigo (1) dominio publico (1) dorian gray (1) down (1) dowson (1) doyle (1) dragones (1) dramaturgo (1) droga (1) duende (1) e l v a m p i r o (1) e-mails (1) e.a.poe (1) e.t.a. hoffman (1) eclipse (1) ecuador (1) eddy (1) edicion fria (1) el ahogado mas hermoso del mundo (1) el alberge (1) el alfabeto de nug-soth (1) el amo de moxon (1) el angel (1) el arbol (1) el arbol de la bruja (1) el arma (1) el arpa (1) el artista (1) el auxiliar de la parroquia (1) el avaro (1) el ayunador (1) el barbero de bagdad (1) el coco (1) el cohete (1) el conde dracula (1) el contejo de anthony garstin (1) el corazon de la señorita winchelsea (1) el dia de los trifidos (1) el diablo en la botella (1) el dios caballo (1) el duende (1) el enamorado y la muerte (1) el engendro maldito (1) el entierro de las ratas (1) el estatuto de las limitaciones (1) el fantasma (1) el grabado de la casa (1) el gran dios pan (1) el hechizo mas fuerte (1) el hombre (1) el hombre del cohete (1) el horror de dunwich (1) el horror de salem (1) el huesped de dracula (1) el huracan (1) el intruso (1) el ladron de cadaveres (1) el libro de los condenados (1) el manuscrito (1) el manuscrito de un loco (1) el martillo de vulcano (1) el mercado de niños (1) el milagro secreto (1) el misterio de las catedrales (1) el monte de las animas (1) el mortal inmortal (1) el mundo (1) el mundo avatar (1) el mundo poseido (1) el negro (1) el otro pie (1) el padre escrupuloso (1) el poder de las palabras (1) el pozo y el pendulo (1) el principe (1) el principe feliz (1) el puente del troll (1) el que se enterro (1) el que tenia alas (1) el rayo que no cesa (1) el regreso del brujo (1) el retrato oval (1) el saber del sueño (1) el secreto del barranco de macarger (1) el sello de yog-sothoth (1) el señor de las moscas (1) el señor de los anillos (1) el temple (1) el tenorio (1) el ungüento de khephens el egipcio (1) el veto del hijo . thomas hardy (1) el viejo terrible (1) el visitante (1) el visitante del cementerio (1) el zorro y el bosque (1) elias (1) elizabeth gaskell (1) email (1) emisarios (1) en las montañas alucinantes (1) en las montañas de la locura (1) encantamientos (1) enfermedad (1) engaño (1) enrique andersont imbert (1) ente (1) entrad a mi reino (1) enviados (1) epilogo (1) equivocado (1) eric lavin (1) escapar (1) escrito (1) escrito 1514 (1) escritura (1) escuela (1) esoterico (1) espacio-tiempo (1) españolito que vienes al mundo (1) especial (1) espiritus rebeldes (1) essex (1) esteban echeverria (1) estetica (1) etchinson (1) evangelion (1) evangelista (1) excluidos (1) experimental (1) extractos (1) extraño (1) fantasticas (1) favole (1) feeds (1) felicidad (1) filtros (1) fin del mundo (1) final (1) fondos (1) foro (1) fosas comunes (1) fracmento (1) fragmento (1) fragmentos .las mil y una noche (1) frances (1) francisco (1) francisco umbral (1) frases celebres (1) fredo (1) free (1) fructuoso de castro (1) fulcanelli (1) funciones (1) futurista (1) fuy un profanador de tumbas adolescente (1) gabriela mistral (1) gai (1) galsworthy (1) gaston leroux (1) geirtrair-la desmembradora (1) geometria euclediana (1) george gissing (1) georgie porgie (1) ghost (1) gor­gonas (1) goth darknes (1) gothh (1) gothico (1) gothnight (1) goticas (1) gotico-victoriano (1) grimorio (1) guerraarte (1) guerras (1) guerras espirituales (1) guillermo (1) gusana_0520(arrova)hotmail.com (1) gustavo adolfo bequer (1) gótica (1) gótico (1) hambre (1) hara-kiri (1) harian (1) hay que aguantar a los niños (1) hebrea (1) hechiceria (1) hecho real (1) helena (1) helene hannf (1) henry james un dia unico (1) herlink harland (1) heroina (1) hilanderas (1) hill house (1) hipertexto (1) historia de amor (1) historia de vampiros (1) historia desconocida del cannabis (1) historia gotica (1) historia gotica cañi (1) historia terror (1) historias vampiricas (1) hombre oscuro (1) horacio (1) houdini (1) howard p.lovecraft (1) http://www.youtube.com/watch?v=qGuF-_SIYnc (1) huellas (1) hugo mujica (1) ian watson (1) ibañez (1) identidades (1) ignacio almada (1) imagenes . art (1) imagenes de culto (1) imagenes malditas (1) imagenes.blogdiario.com (1) inconvencional (1) ineditos (1) inez wallace (1) infiledidades (1) inhumano (1) instrucciones (1) intolerancia (1) inusual (1) invocacion (1) invocacion satanica (1) invocaciones (1) iq (1) irreal (1) isabel allende (1) isidro marin gutierrez (1) j.w. goethe (1) jack womack (1) japan/spain (1) jay anson (1) jazz (1) jinetes del apocalipsis (1) joan aiken (1) john marks (1) johnathan y las brujas (1) johnson spencer (1) jose maria aroca (1) jose martin (1) joseph conrad (1) juan g. atienza (1) juan marino (1) judeo-mesopotamica (1) juez (1) justicia (1) juventud (1) kabala (1) kamasutra (1) kipling (1) klein (1) kons (1) la abjuracion del gran cthulhu (1) la aventura de los coches de punto (1) la boda de john charrington (1) la busqueda de iranon (1) la caida de la casa usher (1) la casa vacia (1) la cisterna (1) la cueva de los ecos (1) la cueva de malachi (1) la dama de las sombras (1) la demanda de las lagrimas de la reina (1) la desolacion de soom (1) la divina comedia (1) la durmiente (1) la encina (1) la esfinge sin secreto (1) la flor del membrillo (1) la formula de dho-hna (1) la futura difunta (1) la gran ramera (1) la gran ramera : ICCRA (1) la guarida (1) la hija de ramses (1) la hija del tratante de caballos (1) la historia de moises y aone (1) la hora final de coffey (1) la invencion de la soledad (1) la ironía (1) la lampara de alhazred (1) la larva (1) la leyenda de esteban (1) la llamada de chylhu (1) la luns nueva (1) la mano (1) la mano disecada (1) la mezcladora de cemento (1) la misa del ateo (1) la montaña de la locura (1) la nave blanca (1) la noche de los tiempos (1) la playa (1) la playa y la muerte (1) la politica del cuerpo (1) la pradera (1) la prueba del amor (1) la puerta del señor de maletroit (1) la rabia (1) la resurreccion de los muertos (1) la rosa del vampiro (1) la sal de la tierra (1) la siesta de un fauno (1) la sombra del desvan (1) la sombra del lago (1) la tos (1) la vela carmesi (1) la venta de los gatos (1) la venus de las pieles (1) la voz de hastur (1) lady (1) las 3.47 de la madrugada (1) las almas de animales muertos (1) las gemelas asesinadas (1) las islas voladoras (1) las joyas (1) las manos de coffey (1) las niñas de alcacer (1) las parcas (1) las piedras magicas (1) latin (1) lawrence (1) lectura (1) lecturas para el baño (1) leonora (1) lesli_paloma_estrella(arroba)hotmail.com (1) letanias de satan (1) levi (1) leviatan (1) leyenda del valle dormido (1) lhiliht-La novia de Corinto (1) li po (1) libre (1) libro cuarto (1) libro de la vida (1) libro de los vampiros (1) libro de poemas (1) libro decimo (1) libro septimo (1) ligeia (1) lilit (1) limpio (1) linkmesh.com (1) lirics (1) listado (1) literatura sucia (1) lo grotesco (1) lobos (1) londres (1) lores (1) los alfileres (1) los cuatro jinetes del apocalipsis (1) los despojos (1) los desterrados (1) los devoradores del espacio (1) los espadachines de varnis (1) los infortunios de la virtud (1) los primigenios (1) los secretos del corazon (1) los suicidios (1) los superjuguetes duran todo el verano (1) lovecrat (1) lover (1) luis cernuda (1) luis fernando verissimo (1) lullaby (1) lyrics (1) madame D (1) madre de serpiente (1) madres (1) maestros del terror (1) magacine (1) magia (1) magia blanca (1) magia eclesiastica (1) mal (1) maleficios (1) manera de vivir (1) manga (1) manifiesto subrealista (1) manuscrito (1) manuscritos del mar muerto (1) maria en distintas religiones (1) marques de sade (1) martir (1) marvel (1) mas alla del muro de los sueños (1) mas alla del muro del sueño (1) mas visitadas (1) matanzas de polonias (1) maters (1) matriarcado (1) matrimonio del brigadier (1) maupassant.gotico (1) maximo torralbo (1) meditacion (1) memoria (1) memorias (1) memorias de una princesa rusa (1) mentiras iglesia catolica (1) mi lamento (1) mi raza (1) midi (1) mil y una noche (1) minicuentos (1) miseria campesina (1) misiva (1) mistico (1) mitologia (1) modernizacion (1) moderno (1) moliere (1) moradas (1) moradores (1) morgana (1) morirse de amor (1) morphinoman (1) mortician corpse (1) moscu (1) movil (1) msn (1) muete roja (1) mundo muerto (1) mutante (1) nExTuz (1) narrativa completa (1) naturalista (1) necropolis (1) negocios (1) negra (1) negro (1) negromantico (1) neo (1) neo-historia-futurista (1) neo-nazi futurista (1) neoclasical (1) neon (1) nesbit (1) neuquen gaston (1) new york (1) nicolas maquiavelo (1) nikolaj vasilievic gogol (1) ninfos (1) niño (1) niñosfantasia (1) no tengo boca y debo gritar (1) noche ahogadora... (1) normal (1) nota;lectura (1) novelas cortas (1) nueva frontera (1) nueva jerusalem (1) nueve (1) o manual practico do vampirismo (1) obra ficticia. (1) obsesiones (1) obsesivo (1) odin (1) ohann L. Tieck (1) oinos (1) ola de violencia (1) olonoff (1) omega (1) opio (1) oracion a la diosa liliht (1) orden (1) oscura (1) oscuridad (1) oscuro.imagenes (1) otros (1) paciencia (1) pactos (1) paganos (1) paginas goticas (1) pandilleros (1) para componer el incienso de kzauba (1) para convocar a shub-niggurath (1) para el conjuro de las esferas (1) para erguir las piedras (1) para forjar la cimitarra de barzay (1) para hacer el polvo de ibn ghazi (1) para invocar a yog-sothoth (1) parabola (1) parabola de las prisiones (1) paracelso (1) paradoja (1) paradojico (1) paranormal (1) parodia (1) parte1 (1) pasajero (1) pasajeros (1) pasion (1) paul (1) pecado (1) pekiz (1) pendulo (1) pensamientos y meditaciones (1) pequeña antologia (1) pequeños mosnstruos (1) perder los nervios o la cabeza (1) perdida (1) perdon (1) perez (1) pero las nubes nos separan (1) personalidad multiple (1) personas (1) pespectivas paranoicas (1) picassa (1) piezas condenadas (1) pigmeos (1) pin-pon (1) plagas (1) plegaria (1) plumas etereas (1) poder policial (1) poema dolor (1) poema novel (1) poemario (1) poemas vampiricos (1) poesia completa (1) poesia popular rusa (1) poesia sucia (1) poeta (1) poetry (1) policia (1) policia 1999 (1) policia del pensamiento (1) polidori (1) pop (1) pop art (1) por fin se hace justicia (1) por ti (1) portugues (1) posguerras (1) postestades (1) pozo (1) practicas (1) pratchett (1) preambulos (1) premoditorio (1) primer temor (1) primeros tiempos (1) primigenios (1) primordiales (1) principados (1) principio (1) principio del mundo (1) prosapoema (1) prostibulo (1) prudencia (1) psiquicos (1) pubertad (1) pura y dura (1) pushkin (1) querubines (1) quien se ha llevado mi queso (1) quija (1) quimeras (1) quimica (1) quincalla (1) quiroga (1) raciocinio (1) racismo (1) radicalismo religioso pentecostal (1) radios (1) rafael lopez rivera (1) raices (1) rea silvia (1) realidad alternativa (1) realismo del subrealismo (1) realismo sucio (1) rebote (1) recopilaciones (1) recuerdos (1) red (1) redsatanica (1) referencias (1) registro (1) registro exoterico (1) rehabilitacion de marginados (1) rehabilitacion de toxicomanos (1) reino gótico (1) relato gotico (1) relato gotico de amor (1) relato negro (1) relato oscuro (1) relato.horror (1) relatos cortos (1) relicario de tinieblas (1) religioso (1) relojero (1) remar (1) renegado catolicamente (1) requien por un dios mortal (1) reseñas (1) residuos (1) restaurantes (1) retazo (1) retrato (1) robert e.howard (1) rocio (1) romance (1) romance de lobos (1) romeo y julieta (1) ropas viejas (1) rosaroja (1) ruinas (1) rumores blasfemos (1) rusos (1) sacher-masoch (1) sacramento (1) sacrilegium (1) sadman (1) salamandras (1) san juan (1) san petesburgo (1) santa compaña (1) santa parca (1) satanas vende objetos usados (1) satanica (1) satanicos (1) satanizarus (1) sbrealismo (1) sectario (1) seleccion de poemas (1) semilla negra (1) sentido (1) sephirotico (1) sepulveda (1) ser (1) seven (1) sexo (1) señales (1) shirley jackson (1) sigils (1) significado (1) silfos (1) simbolgia (1) simbolica (1) similitud (1) sin cortes (1) sin identidad (1) sindbab el marino (1) sinfonica (1) sion (1) sir Arthur Conan Doyle (1) sires (1) sistema (1) sistina (1) situacion (1) slideshow (1) snuff (1) snuff movie (1) socrates (1) soledad (1) soluciones (1) song (1) sordo.mudo y ciego (1) stan rice (1) stevenson (1) stocker (1) strange (1) subconciente (1) subcubo (1) submundo del terror (1) sueños de nombres muertos (1) sueños difusos (1) sueños fobicos (1) sumeris (1) sunis (1) supersticiones (1) surrealism (1) surrealista (1) suttas (1) szandor (1) tarot.vida (1) tatuaje (1) te degollare de nuevo kathleem (1) te quiero puta (1) te sientas bien (1) teem (1) telato (1) telequinesico (1) temas (1) temas varios (1) tematicos (1) temor (1) terror desconocido (1) terror supertiscioso (1) terror.gotico (1) testimonio (1) texas (1) texto de un comentario (1) texto satanico (1) thackeray (1) the black cat (1) the haunting (1) the number in the best (1) tiempo (1) tierra de vampiros (1) tiros de gracia (1) tisera martin (1) todo depende de un cabello (1) todocharlas (1) toledo (1) tolkien (1) tomo3 (1) tortura (1) trabajos (1) traduccion (1) trailer (1) trainspotting (1) transilvania (1) tres-fechas (1) tribunales rusticos (1) triste (1) trollope (1) ubbo-sathla (1) un adios (1) un asunto de otro tiempo (1) un beso (1) un dia de campo (1) un hijo (1) un hombre (1) un naufragio psicologico.laguna mental (1) un poco de lejia en polvo (1) un raton en el pasillo (1) una carta (1) una ejecucion espeluznante (1) una hija de ramses (1) una jaula para la muerte (1) una pequeña historia piadosa (1) una vez en la vida (1) una victima del espacio superior (1) unamuno (1) universo sin límites (1) vacuna vih/sida (1) valentine (1) valle inclan (1) valle o paraiso (1) vampira (1) vampirica (1) vampirismus (1) vampíricos.varios (1) van hellsing (1) varios. (1) vejez (1) velatorio (1) ven... (1) veneno del cielo (1) verdugos voluntarios (1) viajando (1) viaje nocturno (1) vida de un vagabundo (1) videoart (1) videopoema (1) villiers de l´isle-adam (1) violacion (1) vision del futuro remoto (1) visual (1) vittorio (1) voladores (1) vuelta (1) wallpapers (1) walpurgis (1) wasington (1) web`s oficiales (1) wells (1) william (1) winston sanders (1) within temptation (1) wmv (1) woody allen (1) wrong (1) y más lento (1) yhvh (1) yo andube con un zombie (1) ªparte (1) ¿De que escapaban nuestros dioses? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Tenian ombligo Adan y Eva? (1) ¿cantara el polvo tus alabanzas? (1) ¿quien mato a zebedee? (1) ÁNIMAS Y FANTASMAS. (1) Álvares de Azevedo (1) Época de siembra (1) ÍNDICE DE VARIAS HISTORIAS (1) ΩMEGΛ (1) अल अजिफ (1)

.