BLOOD

william hill

Seguidores

lunes, 18 de enero de 2010

LOS BRUJOS HABLAN 1ª parte


LOS


BRUJOS


HABLAN


(PRIMERA PARTE)


JOHN BAINES



Dedicado a los buscadores sinceros de la


verdad y a todos los que anhelan liberarse


del error, la ignorancia, la mentira y el dolor.


J. B.


PREFACIO


Existen tantas opiniones y puntos de vista como individuos. Cada uno defiende “su verdad”, valiéndose para


ello de diferentes argumentos. Sin embargo, más allá de las verdades, está LA VERDAD.


¿Qué es la verdad? La verdad es lo que es. Es el objeto en sí desprovisto de mirajes personales. Solamente


se puede llegar a la verdad alcanzando la, facultad de percibir y razonar objetivamente, abandonando el


antropocentrismo que conduce a la enunciación de semi-verdades. El mundo está lleno de semi-sabios. Los


verdaderos sabios, al igual que la esfinge, callan, y sólo ocasionalmente levantan una punta del velo.


Este libro no pretende probar ninguna teoría especial ni difundir principios místicos ni religiosos de ninguna


especie, como tampoco dogmatizar ni sentar polémica sobre ciencia o filosofía. Contiene solamente las


enseñanzas de un rosacruz, quien ha comprobado personalmente todo lo que aquí dice, pero que no le


interesa demostrarlo sino a aquéllos que tengan un genuino impulso de superación y elevación espiritual.


Está escrito con la autoridad del que sabe y conoce, en lenguaje sencillo, al alcance de todo el mundo. Está


dirigido a todos los que tengan ojos para ver y oídos para escuchar, a los que no se conforman con los


convencionalismos científicos, filosóficos y sociales, a los que se dan cuenta de que “algo no marcha bien” en


la especie humana, a los que sufren y no pueden explicarse la razón de su dolor, a los que se sientan tocados


en una cuerda íntima y sensible al leerlo, a los que quieren conocer la verdad de la vida en forma práctica y


personal, a los que se sienten incomprendidos por el mundo y la gente, a los que tienen un ideal de un mundo


mejor a través de la elevación espiritual del individuo, a los que aborrecen la injusticia, la miseria y la


ignorancia, y a todos los que anhelan superarse espiritual y conceptualmente.


Este libro enseña algunos rudimentos de Ocultismo Rosacruz.


La genuina Orden Rosacruz, que existe como tal solamente en lo oculto, es la heredera y depositaria de una


ciencia que permite lograr voluntariamente mutaciones en la bestia humana para transformarla en SER


HUMANO CONSCIENTE Y RESPONSABLE DE SU VERDADERO PAPEL DE HIJO DE DIOS.


Es la depositaria, del gran misterio de la dualidad humana, que es el siguiente:


LA RAZA HUMANA TIENE DOS DIFERENTES ORÍGENES, UNO TERRESTRE-ANIMAL Y OTRO


EXTRATERRESTRE-HUMANO.


En tiempos remotos visitaron nuestro planeta hombres extraterrestres físicamente iguales a nosotros, pero


extraordinariamente evolucionados. Estos hombres en su larguísima evolución habían llegado a una


permanente incorporación en ellos mismos de muchos atributos de la divinidad, el Gran Arquitecto y Sublime


Alquimista del Universo. Su conciencia había llegado a tan gran altura que para nosotros serían dioses.


Estos seres dejaron descendencia en nuestro planeta, mezclándose insensiblemente al resto de la


humanidad. Estos descendientes llevan en sus genes en estado latente las capacidades de aquellos seres. Los


rosacruces son descendientes directos de esta raza superior, son los sacerdotes o depositarios de toda su


ciencia. Otros descendientes no iniciados han constituido la flor y nata del mundo como genios, filósofos y


reformadores, artistas, etcetera.


Estos “hijos de las estrellas” son los verdaderos y auténticos HOMBRES, en oposición a los ANIMALES


HUMANIZADOS de origen terrestre.


Esta dualidad de la especie nos explica sus infinitas anomalías y contradicciones. Nos da mucho que pensar


y nos explica el origen mítico de los dioses que proviene de la más remota antigüedad, nos devela el misterio


de Jesucristo, la historia de Caín y Abel, los niños prodigios, la percepción extrasensorial, etcétera.


La humanidad terrestre-animal siempre, ha temido, respetado y odiado a los que llegaron desde fuera.


Instintivamente presiente algo extraño y desconocido en ellos, percibe en sus frentes la señal de la divinidad y


los reconoce como superiores. Las grandes luchas de la humanidad nos muestran este conflicto entre el


oscurantismo animal y la luz divina. El homo sapiens se debate entre dos sentimientos contradictorios con


respecto a los extraterrestres: odio y amor. Generalmente los crucifica en vida para adorarlos después de


muertos, con la misma insania del loco que ultima a su benefactor. Estos HOMBRES han luchado y luchan


tenazmente por elevar el nivel humano, mientras que la bestia sedienta de sangre busca constantemente una


víctima propiciatoria para saciar su furor y se ceba en un Jacobo de Molay, un Cristo, un Gandi o un Kennedy.


La Orden Rosacruz inicia a cualquier ciudadano de alta calidad moral y auténtico espíritu de superación EN


EL GRAN MISTERIO DE LA TRANSFORMACIÓN DEL ANIMAL HUMANIZADO EN HOMBRE.


Su labor es secreta, ya que debe evitar el ataque de la bestia disfrazada de hombre.


Muy pocos se dan cuenta del verdadero objetivo de la vida, de lo que realmente vale la pena, y qué es


conocerse y encontrarse a sí mismo para poder un día contemplarse cara a cara y decir: “éste soy yo”.


El ser humano busca la verdad a través de complicadas teorías, y se empapa de toneladas y toneladas de


conocimientos, con lo cual logra solamente cubrirse de un barniz de cultura y educación, permaneciendo dentro


de su alma tan animal como el hombre de las cavernas. No se da cuenta de que el único lugar donde puede


encontrarlo todo es en el interior de sí mismo. Ignora que las, verdades y los secretos más grandes de la vida


se encuentran en las cosas más sencillas, jamás en lo complicado, tortuoso y refinado. No se da cuenta de que


hay más ciencia, más humanidad, verdad y belleza en una sola lágrima humana que en todas las


Universidades del mundo.


Solamente el que se conoce a sí mismo puede llegar a un gradual distanciamiento del animal.


La ciencia rosacruz se ha conocido en su vulgar, fragmentaria y mínima expresión con el nombre de


Ocultismo.


Los que sonríen escépticamente ante la palabra Ocultismo, ignoran que solamente ha trascendido al vulgo


una pequeña parte de su aspecto exotérico. El verdadero conocimiento se encuentra en su lado esotérico, que


jamás se ha develado al mundo, y al cual sólo se tiene acceso a través de la real iniciación rosacruz.


Este libro puede ser para muchos la puerta de entrada a una nueva vida, infinitamente más elevada y más


humana.


Evangelio de San Mateo capítulo 7, números 13 y 14:


“Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a perdición, y


muchos son los que entran por ella.”


“Porque estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.”


JOHN BAINES


PARTE PRIMERA


¿QUÉ ES EL OCULTISMO?


En los últimos años el avance de la ciencia y de la técnica ha sido fabuloso. Nuevos y revolucionarios


conceptos han surgido en todos los campos de la actividad humana. Hoy día se sabe más que nunca sobre


física, química, cirugía, enfermedades, etc. No está lejano el momento en que el ser humano se traslade


físicamente a otros planetas.


Y sin embargo, en el individuo mismo nada ha cambiado. Su cerebro funciona igual que dos mil años antes


de Cristo, sus temores, odios, pasiones e inquietudes son las mismas. La conquista del mundo exterior ha sido


fructífera, pero la conquista del mundo interno ha sido nula. Se sabe mucho sobre los secretos de la materia y


la energía, pero nada sobre la mente ni sobre la fuerza que mantiene la vida. Muy pocos pueden decir con


certeza: “yo me conozco a mí mismo”.


Sin embargo, esto no parece preocupar mucho a la gran masa humana ensoberbecida ante el aparente


poder del hombre sobre la Naturaleza.


Solamente la enfermedad, la desgracia y la muerte vienen ocasionalmente a enseñarle humildad, y el hombre


que en medio de su soberbia se cree amo y señor del Universo agacha la cabeza tan abrumado e impotente


como el hombre primitivo ante la furia de los elementos.


Solamente en esos momentos medita en la vida y se interroga a sí mismo: “¿Qué es la vida?”, “¿Por qué


Dios es tan injusto?”, “¿Quién soy yo?”, “¿De dónde vengo?”, “¿A dónde voy?”, “¿Por qué todos tenemos que


morir?”, “¿Acaso no existe la felicidad?”.


Algunos, demasiado materialistas, o demasiado perezosos para pensar, se conforman atribuyendo todo a la


casualidad.


Las religiones tratan por todos los medios posibles de brindar consuelo a través de diferentes dogmas a los


cuales se les atribuye origen divino. Sin embargo, las leyes científicas son implacablemente lógicas y


poderosas, resultando difícil conciliarlas con dogmas religiosos que apelan solamente a la fe.


Íntimamente el individuo vive desorientado y atemorizado ante el mañana. A fin de paliar el desconcierto y la


angustia que le produce la visión de un mundo aparentemente caótico, injusto y sujeto a la causalidad, se


rodea de progresos materiales, lujos y diversiones. A través de la vida social, las fiestas y las amistades


procura olvidar su vacío espiritual y cerrar sus ojos ante el terrible espectáculo de la vida.


En medio de este caos existe una Sociedad Secreta que mantiene desde hace mil años, en toda su pureza


original, una ciencia que permite al individuo el acceso a un nuevo y más elevado estado de conciencia, en el


cual logra conocerse a sí mismo, conocer el misterio de la vida y la verdad, y actualizar sus capacidades


mentales latentes. Esta sociedad secreta es la ORDEN ROSACRUZ HERMÉTICA. Esta fraternidad conserva


en sus archivos ocultos una ciencia que proviene de la más remota antigüedad y que fue comunicada a los


seres humanos por visitantes extraterrestres. Esta ciencia es el Ocultismo, cuyas verdaderas enseñanzas se


mantienen secretas, habiendo trascendido al vulgo solamente interpretaciones personales de individuos que


han llegado a vislumbrar una pequeña parte del secreto. Estos conocimientos se han mantenido ocultos debido


a que solamente pueden tener acceso a ellos las personas que estén dispuestas seriamente a entregarse de


lleno a este estudio, y que tengan cierto grado de evolución espiritual. Sucede con esto exactamente lo mismo


que con la ley que reserva ciertos derechos sólo para los mayores de 21 años.


Existe el equivocado concepto de que el ser humano es un organismo inteligente plena y totalmente logrado.


Sin embargo, está solamente en el umbral de su desarrollo mental. En todos los tiempos han existido hombres


que han logrado un desarrollo más completo que los demás, iluminados e inspirados por la ciencia rosacruz,


que en otros tiempos tuvo su centro de acción en Egipto, siendo allí su iniciador Hermes Trismegisto.


Algunos de estos hombres se han llamado Pitágoras, Sócrates, Platón, Jesús, Orfeo, Dante, Descartes,


Franklin, Edison, Newton, Bacon, y un sinnúmero de otros que han integrado una verdadera aristocracia del


espíritu, infinitamente más importante que la aristocracia social o financiera.

Los rosacruces aparecen y desaparecen en forma alternativa en la historia de la humanidad, de acuerdo con


ciertos ciclos prefijados. Se hicieron especialmente conocidos entre los siglos quince a diez y siete, ganando


fama de magos, sabios y alquimistas, desapareciendo poco después para laborar en secreto por el bienestar


de la humanidad, manteniendo solamente algunas avanzadas que brindan íntegramente la ciencia rosacruz a


aquéllos cuyo estado de conciencia los hace acreedores a ser instruidos.


Desafortunadamente algunos individuos que sólo han tenido un efímero contacto con un auténtico rosacruz


han fundado instituciones con fines puramente comerciales a las cuales han titulado Rosacruces. Estos


usurpadores han pretendido probar su legitimidad con legajos de documentos en los cuales se les reconocería


supuestamente como “los únicos y verdaderos Rosacruces”. Han olvidado sin embargo, que por tradición, el


verdadero rosacruz nunca se da a conocer por documentos, signos ni palabras, sino que por sus


conocimientos y acciones, por su manera de ser, por su manera de hablar y de actuar. A pesar de que estas


supuestas organizaciones rosacruces no tienen ningún contacto con aquellos auténticos rosacruces del siglo


quince han cumplido un papel útil al despertar el interés del vulgo por estos estudios.


Tal como existe en el campo educacional la enseñanza primaria, secundaria y universitaria, también en estos


estudios existe una progresión comparativamente igual. Solamente en una organización en la cual se inicie al


individuo en forma real y no simbólica se encontrará la más elevada enseñanza. “Muchos serán los llamados y


pocos los elegidos” cobra aquí especial significado. Muchos han buscado la luz del ocultismo en diversas y


disímiles organizaciones, pero muy pocos han encontrado la verdadera institución donde realmente estén la luz


y la verdad, ya que solamente el que sea guiado por su propio espíritu podrá encontrarla.


A pesar de la abundancia de centros educacionales, en ninguna parte del mundo, en ningún colegio, en


ninguna Universidad se le enseña al individuo a vivir. Son raros los que pueden afirmar con toda propiedad


que saben vivir ya que no es la inteligencia ni la cultura ni los títulos los que enseñan al individuo este arte.


Paradójicamente hay veces en que los más cultos en apariencia son los más ignorantes, ya que la más terrible


ignorancia es la ignorancia de sí mismo, la ignorancia del misterio de la vida, la ignorancia del arcano de


Nuestro Padre o Creador a quien llamamos Dios. La ignorancia del misterio de la muerte, la ignorancia del


amor, de la bondad, la belleza y la verdadera sabiduría, la ignorancia de la fraternidad y de la unión entre todos


los pueblos del mundo.


Vivimos en una época en que a pesar del gran número de cristianos que existen en el mundo se pisotea


diariamente la enseñanza de Cristo “amaos los unos a los otros”. Domina la ley del más fuerte y el más brutal


egoísmo se ha convertido en escudo y divisa del hombre, cuyo más grande anhelo es ganar mucho dinero para


disfrutar del poder que da la riqueza.


Sólo ante la perspectiva de la muerte renace la idea de Dios, amor, espíritu.


Existe una desesperada búsqueda de la felicidad a través de los placeres materiales que estimulan


fuertemente los sentidos y que brindan una especie de euforia sensual. A pesar del dominio que la ciencia ha


alcanzado sobre la materia, el individuo ha derivado hacia una actitud diametralmente opuesta: se ha


convertido en esclavo de sus posesiones materiales. ¿Cuántos hay que trabajan, arduamente para mantener


un lujoso automóvil, por ejemplo? ¿Cuántos los que pierden su decencia y humana dignidad al envilecerse por


el oro, al embriagarse o al lucrar con la desgracia ajena?


Aquél que vive aferrado a los placeres materiales disfruta de una euforia sensual que lo incapacita para ver


hasta qué punto ha perdido su calidad hominal. Los objetos materiales hipnotizan y devoran igual que la boa


que fascina a un pajarillo para después engullirlo.


Sin embargo, en esta era de tremendo materialismo existen seres privilegiados que ansían conocer los


misterios de la vida, vencer al destino, promover el amor y la fraternidad entre los seres humanos, liberar al


mundo del mal, modelar el propio carácter para superar los vicios, complejos, debilidades, etc. Hay muchos,


que por haber sufrido demasiado o haber nacido despiertos o conscientes buscan desesperadamente la luz del


conocimiento que los pueda llevar a encontrarse a sí mismos para realizar todo lo que desean en la vida.


Algunos quieren explicarse por qué los persigue la “mala suerte”; otros no han logrado la felicidad en el amor


o no pueden triunfar en la vida porque tienen complejos de timidez o poca personalidad. Hay quienes sufren de


incurables enfermedades nerviosas, mentales o de otro género y que pueden aprender a vencerlas o a paliar


sus efectos por medio del correcto uso de la mente. Los incomprendidos por sus familiares, los huérfanos de


amor, los que sufren de abandono espiritual, tristeza o decepción, pueden liberarse y vencer.


Quienes tengan problemas de cualquier clase, por terribles que éstos parezcan, no desesperen. El ocultismo


es la ciencia máxima y sagrada que enseña a vivir sabiamente por medio del correcto empleo de las fuerzas de


la naturaleza.


El ocultismo es el estudio del hombre y de las leyes de la naturaleza, y de la forma como éstas actúan e


influyen en el ser humano. Se le llama ocultismo porque es justamente una ciencia que está oculta a la


humanidad pasional, egoísta, vengativa y esclava de sus deseos materiales.


La palabra ocultismo provoca inmediatamente una reacción negativa de parte del que la escucha, ya que


ocultismo ha pasado a constituir un sinónimo de “magia”, “brujería”, “demonología”, “satanismo”, etc. Ha


contribuido poderosamente a formar esta idea la fantástica y abundante literatura que existe sobre este tema,


englobada bajo la calificación de “ciencias ocultas”. Estos libros han sido escritos en su mayor parte por


individuos vanidosos que jamás llegaron a tener contacto con el verdadero y sagrado ocultismo, y que


solamente han estudiado fragmentos de su parte esotérica a través de otros libros igualmente fantásticos e


irreales. Charlatanería y Ocultismo se han convertido en algo similar. Los pseudoocultistas bajo una careta de

grandilocuencia y teatralidad se han arrogado mágicos poderes, dicen ser clarividentes y conservar el recuerdo


de sus vidas pasadas o encarnaciones anteriores, identificándose generalmente con algún personaje famoso


de la antigüedad.


Gran difusión han alcanzado igualmente algunos fenómenos ocultos presenciados por europeos en la India y


el Tíbet, por lo cual todos los interesados por las ciencias ocultas vuelven con ingenuidad sus ojos hacia estos


países esperando encontrar allí lo que no hallaron en su país natal. Ingenuamente piensan que se puede vivir


doce horas al día, desdoblado, observándose el ombligo o meditando, y piensan que ésta es la más perfecta


condición a la cual puede aspirar el ser humano. No se dan cuenta de que la complicada gimnasia llamada


Yoga, por ejemplo, no es más que un medio de alcanzar un fin, que el occidental puede alcanzar mucho más


fácilmente por otros medios más de acuerdo con su condición de fuerza, actividad y pujanza, para no caer así


en la pasividad y apatía hindú. Existe notable diferencia entre la constitución oriental y occidental, de modo que


es altamente inconveniente el empleo entre occidentales de prácticas hindúes que pueden llevarlo a la


desintegración de su personalidad.


Existen en la actualidad muchas organizaciones de carácter filosófico que hacen mucho bien, pero que están


lejos de llevar al aspirante a la verdadera comunión con Isis, el conocimiento de los arcanos de la naturaleza.


De mil escuelas ocultas habrá probablemente una donde el aspirante encontrará la luz del verdadero


conocimiento y recibirá la verdadera y real iniciación. Las restantes serán solamente centros de estudio donde


se proporciona información teórica, pero no conocimiento, y menos sabiduría.


El objetivo primordial del ocultismo es la liberación del ser humano. La liberación de la ignorancia, del dolor,


de la bestialidad, de la mentira, del destino y de la muerte, a fin de llegar algún día a cambiar el mundo y crear


un nuevo mundo de hombres conscientes y totalmente responsables de su calidad humana.


Muchos emprenden este camino de superación poseídos de gran entusiasmo, pero creen que basta hacer


tres o cuatro oraciones, meditaciones o conjuros para recibir por gracia divina todos los poderes y


conocimientos. Es necesario ser realista, ya que todo cuesta en la vida. El ocultismo es una ciencia que es


preciso estudiar y practicar con gran dedicación y tenacidad, ya que es un estudio que involucro nada menos


que la comprensión y conocimiento de Dios, del hombre y de la vida. Una gran mayoría se desanima porque


estudian uno o dos años y en este corto tiempo quieren alcanzarlo todo.


El que llegó a titularse de médico tuvo que estudiar para ello aproximadamente veinte años de su vida, y sin


embargo algunos quieren desentrañar el misterio de la vida en dos o tres años. Sólo a costa de una tenacidad


sin límite y de un valor y confianza en sí mismo a toda prueba se llega a las grandes realizaciones.


Indudablemente aquéllos que buscan solamente cambiar su carácter, fortalecer su personalidad o alcanzar


cualquier logro material, no necesitarán esforzarse tanto como los que desean lograr una unión con su propio


espíritu.


Los que estudien por curiosidad perderán su tiempo lamentablemente y corren el peligro de desequilibrar sus


vidas, ya que el contacto con el fuego de la verdad puede quemar a quienes no hayan depurado su alma del


egoísmo y las pasiones humanas.


Diferentes sectas y escuelas estudian y utilizan algunos aspectos del ocultismo, generalmente bajo otro


nombre. De esto dan ejemplo la masonería, el martinismo, el yoga, y absolutamente todas las religiones.


Cualquier persona que conozca algo de ocultismo se dará cuenta de que las instituciones religiosas son


verdaderas sociedades secretas y asimismo que cada religión ha tomado en sus ritos diversos símbolos de


fraternidades ocultas de la antigüedad. Veamos un ejemplo en la religión católica: Isis se transformó en la


virgen María, la cruz ansada en la cruz católica, el bastón de Anubis en el báculo de los obispos, las


ceremonias de invocación ritual, en la misa, etcétera.


Estos movimientos solamente poseen una pequeña parte de esta ciencia, conocimiento que generalmente


emplean en su propio y exclusivo beneficio. Tal es el caso de algunas religiones que utilizan a sus adeptos


como ovejas manteniéndolos en la ignorancia del verdadero significado del culto. Cuando alguno de los fieles


pregunta por el significado de los símbolos y rituales, los sacerdotes se limitan a decirle que éstos son


“misterios”.


En un nivel mucho más elevado está la masonería, cuya filosofía y simbología son netamente rosacruces.


Esta gran institución digna del más profundo respeto ha cooperado en gran medida a la realización de los


ideales rosacruces de libertad, igualdad y fraternidad. Desafortunadamente la masonería ha perdido en gran


parte las claves de la ciencia hermética, otorgando en el presente una iniciación puramente simbólica.


En el antiguo Egipto el estudio del ocultismo era privilegio de sacerdotes y faraones. Es allí precisamente


donde aparece Hermes Trismegisto, considerado el padre del ocultismo moderno, quien sintetizó la sabiduría


rosacruz en siete principios, llamados los siete principios herméticos, que son la base del ocultismo y clave de


todos los fenómenos. Éstos son: mente, correspondencia, vibración, polaridad, ritmo, causa y efecto,


generación.


Mente: “todo es mente” (todo es energía) “El universo es mental”.


Correspondencia: “como es arriba es abajo, como es abajo es arriba”.


Vibración: “nada está inmóvil; todo vibra”.


Polaridad: “todo es doble, todo tiene su par de opuestos, los extremos se tocan”.


Ritmo: “todo existe en un flujo y reflujo, una acción y una reacción, un avance y un retroceso”.


Causa y efecto: “nada ocurre casualmente; todo sucede de acuerdo con una ley”.


Generación: “la generación se manifiesta en todo; todo tiene un masculino y un femenino”.


El estudio detallado de estos principios es una verdadera llave maestra que abre las puertas de todos los


conocimientos.


La Naturaleza oculta en su seno los secretos más grandes de la vida, y aquél que siguiendo las enseñanzas


de Cristo “se vuelve como un niño” puede leer en ella como en un libro abierto.


Los requisitos para hacerse merecedor a la enseñanza de esta ciencia son: tener un ideal impersonal en


beneficio de la Humanidad; practicar el amor, la fraternidad y la igualdad para con todos los seres humanos sin


distinción de clase, raza o color, y desear fuertemente la superación moral y espiritual y el dominio sobre las


pasiones.


Si tú quieres superarte escucha atentamente la voz de las enseñanzas ocultas:


“Nada te será negado si comprendes, practicas y realizas la ciencia divina del verdadero ocultismo que permite


al hombre identificarse conscientemente con el principio divino que lleva dentro de sí mismo.”


Este libro pretende ser solamente un pequeño rayo de luz en la oscuridad del mundo, un rayo que indique el


camino a quienes deseen encontrar la luz de la verdad de su propio espíritu. “Conócete a ti mismo” debe ser


nuestro lema y pórtico de entrada al templo de la sabiduría.


EL HOMBRE


El Homo Sapiens, criatura versátil, contradictoria y pasional, aúna en sí mismo las más disímiles y variadas


tendencias. Ora se eleva a las cumbres más excelsas de la bondad, el amor y el sacrificio, o se degrada en las


cimas más profundas de la animalidad y el mal. El ser humano es hombre y animal al mismo tiempo y entre


estas dos tendencias, la bestial y la divina, el yo se debate en una permanente y continua fluctuación.


Esta dualidad nos obliga a establecer una nueva escala de clasificación humana más allá de la inteligencia,


títulos, poder político o riquezas. Esta clasificación se refiere al mayor o menor distanciamiento de la condición


animal. La inteligencia no nos dice nada sobre la calidad humana de un individuo, como tampoco su nivel


social, cultural o financiero. Un hombre de ciencia, un noble, un político brillante pueden estar más cerca del


animal que un labriego ignorante. ¿Qué es aquello que marca esta diferencia de grado humano? Es la


conciencia. Mientras más consciente sea un individuo más distanciado estará del animal y viceversa. Este nivel


consciente está determinado por la capacidad de un hombre de existir y actuar libre de automatismos


psíquicos. La mente sólo trabaja correctamente cuando funciona libre de perturbaciones emocionales,


compulsiones instintivas y de todo aquello que distorsiona y empaña el pensamiento.


Podríamos decir que es consciente aquél cuyo yo es el rector de la mente. Es posible encontrar un hombre


inteligente pero inconsciente, ya que inteligencia y conciencia son diferentes cosas.


Los fenómenos físicos pueden medirse, clasificarse y evaluarse y llegar por este medio a la enunciación de


ciertas leyes. Con los fenómenos mentales no ha ocurrido lo mismo, ya que solamente conocemos una


pequeña parte de la mente que es aquélla que cae bajo la denominación de “consciente". En cuanto al


subconsciente estamos casi totalmente en las tinieblas. Es sabido que la mente subconsciente es crédula y


maleable careciendo de la capacidad de juicio. ¿Y quién puede establecer cuándo un individuo está pensando


subconscientemente o conscientemente? Es obvio suponer que si en un razonamiento ha intervenido


fuertemente el estado onírico o subconsciente del individuo esta evaluación carecerá de solidez. La ignorancia


de los exactos procesos mentales nos hace dudar de su eficiencia y reconocer que la percepción puede ser


gravemente dañada a causa de factores desconocidos. Supongamos que alguien afirmara que todos los seres


humanos somos y hemos sido siempre dementes: ¿Qué medios concretos tendríamos para refutar esto? ¿Qué


puntos de referencia? ¿Acaso no es posible que la condición mental humana sea imperfecta? ¿Que la mente


haya perdido o carezca de ciertas cualidades esenciales para un completo y perfecto funcionamiento? Si así


fuera salta a la vista la dificultad de estudiar y comprobar este fenómeno, ya que solamente ello podría hacerse


adquiriendo primero aquellas cualidades que faltaren.


La filosofía rosacruz afirma que la mente humana tiene atrofiadas ciertas capacidades esenciales


susceptibles de ser adquiridas a través de las prácticas rosacruces. Esto nos explicaría y justificaría


ampliamente la inmensa gama de anomalías que exhibe la conducta humana.


Los genuinos rosacruces son herederos directos de visitantes extraterrestres extraordinariamente


evolucionados que les enseñaron el desarrollo total de la mente. Los pseudo rosacruces son los que estudian y


preconizan ciertas disciplinas para fortalecer la voluntad, educar el carácter y para realizar ciertos fenómenos


de percepción extrasensorial. Sin embargo, después de todas aquellas prácticas siguen careciendo de las


cualidades que considerábamos atrofiadas en la mente humana.


A pesar de todo, en el hombre se oculta el misterio de los misterios por ser el hijo de Dios y semejante a él en


esencia.


Es un dios encadenado que lleva dentro de sí el poder y la sabiduría divina, pero que no los puede ni sabe


usar por vivir atado a la materia. Es esclavo de todas las sensaciones, ya sean placenteras o desagradables,


que le llegan a través de sus sentidos.


El afán de comodidades, la avaricia, la gula, la soberbia, la codicia, la vanidad y mil diferentes estados


pasionales son los que gobiernan, como dueño y señor, este microcosmo que llamamos hombre.


El yo, que debería ser el amo, se ve desplazado por diferentes deseos, estados anímicos e instintivos que se


apoderan de la dirección de esta compleja maquinaria que es el cuerpo, vehículo del espíritu. El hombre no


tiene un yo único, tiene miles de diferentes yoes que se van sucediendo dentro de él como en un caleidoscopio


que cambia constantemente su diseño. Cada uno de estos yoes usurpa el trono o cetro que le corresponde al


legítimo y verdadero yo. Este yo divino es cual rey constantemente destronado y prisionero de sus súbditos.


Quien haya sentido una especie de dolor interno de estar vivo, ha captado en ese momento el sufrimiento del


yo al verse continuamente desplazado de su condición de rector de este microcosmo. Podemos comparar al


hombre con una mansión llena de sirvientes que esperan infructuosamente a un amo que nunca llega. Cada


uno de estos sirvientes pretende usurparlo hasta que a su vez es desplazado por otro más fuerte que él, que a


su debido tiempo será también expulsado.


Éste es el terrible vacío o hastío de la vida que es tan común en nuestro tiempo. Es el yo que sufre


intensamente y no desea continuar viviendo en tan adversas condiciones. Si esta situación se prolonga por


demasiado tiempo el yo o espíritu puede llegar a abandonar el cuerpo transformándose este individuo en un


muerto vivo, ya que solamente quedan los principios animales o instintivos manteniendo la vida en el cuerpo. El


hombre, contrariamente a lo que se cree, no tiene ninguno de aquellos atributos que llamamos conciencia,


personalidad, libertad, libre albedrío y voluntad, ya que todas sus decisiones son producto de automatismos o


de influencias externas. La vida transcurre para él en un estado crepuscular de sopor causado por su continuo


cambio de yoes. Conocemos ampliamente el hipnotismo, pero jamás hemos pensado que éste pudiera ser


practicado en forma colectiva y simultánea sobre la humanidad por fuerzas planetarias que buscan su propio


beneficio a expensas de la autodeterminación humana. Estas fuerzas planetarias tratan de mantener a la


humanidad dormida para que no vea nunca la verdad y la realidad. Desde su nacimiento hasta su muerte el


individuo vive en el más profundo de los sueños, y todo lo que le sucede “lo sueña”. Cree estar despierto; está


solamente soñando. Cree ser libre; está soñando con su libertad. Cree tener voluntad propia y solamente


sueña.


La conciencia no existe para el hombre vulgar, ya que es una máquina perfecta, total y completa. Solamente


al darse cuenta de su estado maquinal se abre para él la posibilidad de llegar a obtener libertad, voluntad y


conciencia. El hombre nada hace por propia iniciativa, todo “le sucede” simplemente, tal como llueve, sale el sol


y sopla el viento o hay calma. Reacciona ante cualquier situación exactamente como una máquina que al


recibir un estímulo inicial realiza un trabajo conocido y delineado de antemano.


Lo que dicta en todo momento las reacciones del sujeto es la grabación de impresiones, experiencias y


conocimientos que lleva en sus células cerebrales, y que constituye una especie de cinta magnetofónica que


gobernara su conducta. Esta grabación ha sido realizada por influencias externas al individuo, de manera que


su personalidad que es el conjunto de grabaciones celulares viene a constituir algo así como una proyección de


los valores de la sociedad.


Cada individuo es un verdadero androide construido por sus padres, las circunstancias, el medio ambiente, la


educación y la influencia de otras mentes. Este androide, como buen robot, sólo podrá actuar combinando


aquellos datos o circuitos que le han sido implantados por estas influencias externas. Su yo queda totalmente


obliterado e impedido de actuar en medio de esta maraña de circuitos. Sus reacciones serán por lo tanto


dictadas por otras mentes y por fuerzas extrañas a él mismo. ¿Puede entonces considerarse libre y con


voluntad propia? Podríamos decir que el niño es como un disco o cinta magnética en blanco que va grabando o


recogiendo todas las impresiones, conocimientos, emociones y deseos que experimenta. La calidad de esta


grabación marca su futuro destino, ya que podrá utilizar solamente aquello que lleva grabado en su mente.


Todo lo analizará de acuerdo con esta escala de valores y por ello estará imposibilitado de conocer la verdad.


Todas las desgracias y problemas humanos provienen de una desafortunada grabación mental. El ocultismo


enseña a cambiar esto, comenzando por borrar gradualmente todo lo negativo de esta cinta para reemplazarlo


después por una grabación positiva. El psiquiatra no logra penetrar a suficiente profundidad en la psiquis del


individuo, porque desconoce los arcanos de la mente. Solamente operando en los estratos más profundos del


subconsciente se logra sacar a luz con toda claridad experiencias de la primera infancia y aun impresiones


recibidas en el vientre materno. El ocultismo conoce los medios para lograr una completa penetración psíquica


y cambiar totalmente el destino y la vida de un individuo produciendo una verdadera “mutación”. Desde luego


que en un libro de pública difusión no puede revelarse este método, ya que en malas manos sería un arma


temible. Solamente puede decirse que mediante el adecuado manejo de ciertas fuerzas es posible provocar


una completa apertura del subconsciente, tal como si alguien abriera una naranja para observar lo que hay en


su interior.



EL ESPÍRITU Y EL ALMA


Existe una gran confusión con respecto a lo que es alma y espíritu. Generalmente se les identifica. Veamos lo


que dice la filosofía rosacruz al respecto.


El hombre es un espíritu que habita en un cuerpo y que tiene un alma. Espíritu se es, alma se tiene. El


espíritu es la parte divina, inmortal y eterna, la chispa divina o emanación de Dios que portamos en lo más


profundo de nuestro ser. Ésta es la fuerza de Dios, la luz eterna e inextinguible que nos ilumina en los


momentos cruciales de nuestra vida. Podríamos comparar a Dios con una gran masa de agua, que al girar


vertiginosamente hubiera desprendido millones de chispas o gotas de agua. Cada una de estas gotas equivale


al espíritu de un hombre. Por lo tanto el hombre es un espíritu encarnado en un cuerpo.


El alma es la parte animal inteligente, o sea, lo que llamamos personalidad, que se forma gradualmente como


producto de la unión espíritu-cuerpo. Cuando un sujeto tiene pena o sufre un estado de profunda tristeza,


generalmente es el alma la que está sintiendo esto. En cambio, cuando alguien dice: “yo soy el que soy” es el


espíritu el que se está manifestando.


La meta máxima consiste en realizar el maridaje entre alma y espíritu, para lo cual es necesario cultivar el


alma dándole conciencia e inteligencia. Es como un animalito o niño pequeño al cual debemos imponer nuestra


voluntad para enseñarle a obedecernos en todo momento, y no ser nosotros los que obedezcamos a la parte


animal.


Cuando el alma adquiere conciencia e inteligencia podemos actuar a voluntad con las fuerzas de la


naturaleza.


La ley de correspondencia dice: “como es arriba es abajo, como es abajo es arriba”. Aplicándola a este caso


particular, podemos afirmar que todo lo que está dentro de nosotros está también fuera y, por lo tanto, aquél


que conquiste su naturaleza interna alcanzará también el dominio de la externa.


La alquimia, arte tradicional del ocultismo, enseña a transmutar los metales viles en oro. En el aspecto


espiritual esto simboliza la transmutación de las bajas pasiones en virtudes. El alma que se desprende de la


escoria de los sentimientos y pasiones desenfrenadas es cual refulgente escudo de oro que acoraza al


individuo en contra del mal y la miseria humana.


Como una manifestación del alma podemos apreciar el sello característico que el alma colectiva familiar


imprime en todos sus integrantes. Sus facciones no solamente llevan un parecido físico, sino que también algo


que llamamos “aire de familia”, algo que se siente en el ambiente al tratar a alguno de ellos. Esta alma colectiva


puede convertirse en algunos casos en un verdadero tirano egoísta y pasional que trae desgracia y miseria a


los integrantes de este núcleo. Si existe armonía y perfecta unión puede brindarles prosperidad, protección,


riqueza y felicidad.


En el aspecto colectivo es interesante observar el alma de un país. Todos sus habitantes tienen una


idiosincrasia similar, una manera de ser especial que no nace de la vida conjunta. Todos los extranjeros que


llega son rápidamente tomados por esta fuerza colectiva y adoptan con presteza el aire regional hasta llegar a


simular nativos. En esta alma colectiva gravitan todas las emociones, instintos, pensamientos y pasiones del


pueblo, y es a causa de esto que para poder triunfar en cualquier sentido, para superar la mediocridad, es


necesario elevarse por sobre la vibración de esta alma colectiva, sometiéndose a una férrea disciplina


personal.


Así como el ser humano tiene alma, también la tienen los animales, las plantas y aun los minerales, ya que la


vida está en todo. Tal como afirma el principio hermético de vibración “nada está inmóvil, todo vibra”.


Al hablar del alma debemos considerar el corazón, centro de la vida anímica y emocional. Grandes loas se


han elevado en su homenaje y se considera algo muy acertado actuar según sus dictados. La verdad es que el


corazón, mientras no ha sido educado debidamente, es el gran enemigo del ser humano ya que lo empuja


constantemente a cometer errores. El corazón es como el alma de un niño, capta inmediatamente cualquier


vibración o fuerza que tenga la virtud de impresionarlo e impulsa al individuo a cometer actos de los cuales


tendrá que arrepentirse posteriormente. El mundo invisible que nos rodea es un receptáculo donde vibran


buenos y malos sentimientos que son captados y tomados como propios por el corazón en momentos de


expansión. Posteriormente la mente sufre grave perturbación a causa de estos estados emocionales. Podemos


así observar que tanto el amor como el odio son ciegos. Un hombre enamorado lo perderá y sacrificará todo


por la mujer a quien ama. El que odia lleva en sí el germen de su propia destrucción.


El amor debe ser guiado en todo momento por la razón, a fin de que sea una fuerza positiva para el individuo.


De lo contrario es una fuerza tan ciega como el odio. Desde luego, es infinitamente mejor un hombre que ame


a otro, que odie, pero es necesario saber amar. Amar impersonalmente sin egoísmo. ¡Qué pocos conocen el


verdadero amor! Una mujer se enamora y cree con esto que ella ama. Generalmente el supuesto amor es un


engaño del corazón. Es una embriaguez de magnetismo psíquico que produce una especial euforia a la cual


han llamado amor. Cuando se satisface el deseo de posesión y pasa la embriaguez se termina este falso amor.


Ésta es la causa común de los fracasos matrimoniales. Una pareja se casa muy enamorada y descubre


después de un tiempo que sólo los une el hábito y un contrato civil. Esto es muy natural ya que las pasiones


humanas son como el viento que primero sopla y después se calma. Solamente al amor que nace de una


perfecta unión entre corazón y cerebro lo podemos llamar verdadero. Este amor es inmortal y eterno porque


está dentro del campo vibratorio del espíritu, y todo lo espiritual es sagrado, divino, eterno e inmortal.


9


La clave de muchos secretos se encuentra oculta entre líneas en lo que hasta aquí se ha expuesto. El que


sepa leer y comprender podrá utilizarlas. La sabiduría es incomunicable, solamente se pueden dar las bases


para estudiar y realizar.


LA MENTE


La mente es la varita milagrosa del hombre. Es el juguete maravilloso con el que se puede llegar en


milésimas de segundo al más lejano planeta, ya que la distancia y el tiempo no existen para la mente. Es una


especie de fantástico sombrero de mago de donde podemos extraerlo todo.


Uno de los principios herméticos dice: “todo es mente, el universo es mental”.


Al comprender que todo lo que existe en estado material es solamente energía-mente que bajó su onda


vibratoria hasta solidificarse, podemos darnos cuenta de la importancia del estudio y educación de la mente.


El cerebro es similar a un radiotransmisor que estuviera constantemente emitiendo y captando ondas de


radio. Por supuesto las ondas del pensamiento son muchísimo más sutiles y poderosas. Todo pensamiento es


energía electromagnética de alta vibración. El cerebro es un poderoso generador de energía, cuya onda


vibratoria depende del grado de cultura y desarrollo intelectual del individuo. A causa de esto es muy difícil que


un hombre de onda mental larga comprenda a otro de onda mental corta. A veces se originan interminables


discusiones entre dos personas que sostienen lo mismo, pero que no se entienden por tener diferente


vibración.


En la mente tenemos la puerta de entrada a lo que conocemos con el nombre de cuarta dimensión o plano de


la energía. Todo lo que puede ser imaginado por el hombre es una realidad en el plano de la energía y por lo


tanto puede llegar a realizarse en el campo material. Al pensar se produce una emisión de energía


electromagnética que da origen a un ser poseedor de cierto grado de conciencia que vivirá en el plano


energético. Este ser tendrá una conciencia en relación al estado mental y anímico del individuo en el momento


en que lo generó, y pasará a constituir un verdadero hijo. Todos nuestros pensamientos habituales son


nuestros hijos mentales, que como todo hijo tienen que alimentarse de sus padres. De acuerdo con esto


podemos comprender la verdad de aquel aforismo que dice: “según lo que un hombre piensa así es él”.


Estos hijos mentales son los que decidirán el destino futuro del individuo, como asimismo los que le traerán


“buena o mala suerte” de acuerdo con su calidad vibratoria. Hay veces en que al encontrarnos con una persona


experimentamos una gran tristeza o estado depresivo y esto se debe a que captamos su conjunto vibratorio de


hijos mentales, que en este caso particular es de carácter negativo. Ante otras personas nos sentimos alegres


y confiados y se nos levanta el ánimo. Es de vital importancia seleccionar cuidadosamente nuestras amistades,


evitando en todo momento a los que poseen una irradiación negativa de carácter pesimista o fatalista, ya que


en todo encuentro o conversación se produce un intercambio de magnetismo y de materia mental. En el plano


de la mente todo pensamiento es algo material, tan concreto como puede serlo una piedra o una silla en el


mundo físico. Si pudiéramos ver en el plano mental percibiríamos a cada individuo rodeado de formas mentales


acordes a su vibración particular o dominante. En un sujeto pasional o fuertemente instintivo veremos tigres,


toros, hienas, etc. Un hombre lleno de amor hacia los demás emitirá constantemente pensamientos en forma


de hermosas flores y plantas. Un avaro en cambio semejará un pulpo con gran número de tentáculos. Otro


cerrado a toda idea nueva tendrá la forma de un cubo.


Si una persona pudiera en un momento dado concentrar todas sus energías mentales en un solo propósito


podría lograr milagros. En la práctica vemos que nuestra mente pasa vertiginosamente durante el día de uno a


otro pensamiento, y que no descansa ni siquiera en la noche durante el sueño. Este continuo vagar produce un


fantástico despilfarro de energías al producirse en el sujeto un estado de dispersión energética. A fin de


formarnos una vida mejor debemos alcanzar dominio sobre la imaginación para no crearnos un destino duro y


negativo, ya que todo pensamiento tiende a materializarse. El que imagina que es perseguido por la mala


suerte, por ejemplo, se coloca en un estado de negativismo que le acarreará desgracia y miseria. El que se


tiene a sí mismo en poca estima, traspasará este sentimiento a los demás, quienes íntimamente lo


despreciarán.


Uno de los hábitos mentales más nocivos es aquél de reclinarse en un sillón a soñar, dejando vagar


libremente el pensamiento. Esta costumbre equivale a abrir la puerta de la mente al océano de las vibraciones


mentales desde donde puede llegar un estado depresivo o de cólera. En el éter que circunda la tierra vibran al


igual que las ondas de radio los pensamientos de todos los habitantes del planeta. Nunca puede saber un


hombre si lo que piensa se gestó en su propio cerebro o fue captado desde el exterior. Es necesario educar la


imaginación para que dé cabida solamente a pensamientos bellos, positivos, y optimistas; a pensamientos de


éxito, paz, y prosperidad. De este modo nos pondremos “en onda” con todo lo bueno y positivo cerrándonos a


la influencia del mal.


Quien sea capaz de mantener un cuadro mental fijo en la imaginación sin que sea borrado por otros


pensamientos logrará maravillas, ya que mente es materia y materia es mente, es decir energía y materia son


diferentes manifestaciones de mente.


En el campo energético la mente es como un ovoide que circunda la cabeza, ovoide cuyo tamaño estará en


relación al campo conceptual del individuo. Este ovoide es igual a un campo cerrado de energía


electromagnética que se abre en una determinada dirección al pensar intensamente.


10


Todas las enfermedades y trastornos de la función mental tienen su origen en la invasión de este ovoide por


fuerzas malignas o negativas, extrañas al sujeto, verdaderos demonios que se han originado por vicios, malos


deseos, malos pensamientos y malas acciones. A fin de aclarar esto debemos examinar someramente lo que


ocurre después de la muerte.


Al separarse el espíritu del cuerpo sin vida, se produce también la separación del cuerpo de los principios


animales inferiores del hombre, es decir el conjunto de sus pasiones inferiores y malas acciones. A este ser lo


llamaremos el "cascarón astral", ya que es como una corteza que recubre el cuerpo astral. Normalmente este


“cascarón” se desintegra en cierto lapso de tiempo por falta de energía. Sin embargo cuando este “cascarón”


es de gran fortaleza, lucha por sobrevivir y busca sujetos en los cuales pueda introducirse a fin de continuar su


existencia en el plano de la materia. Cuando uno de estos entes logra entrar en el ovoide mental de un hombre


se produce en éste un marcado cambio de carácter, ya que toma la personalidad inferior e instintiva del difunto


a quien pertenecía esta entidad.


Toda clase de obsesiones se producen por esta causa, y si el cascarón es suficientemente poderoso puede


llegar a desalojar completamente al espíritu, produciéndose entonces la locura. En otros casos más graves son


varias las entidades usurpadoras que se disputan el cuerpo produciéndose locura furiosa. En un elevado


porcentaje la insanía es provocada por esta causa.


En algunos casos es posible proceder a la expulsión de estos entes ya que temen al individuo puro, bien


posesionado de sí mismo, de fuerte voluntad y carácter magnético o solar.


Las sesiones de espiritismo son el lugar donde se manifiestan los cascarones para alimentarse de las


energías del médium y de los que forman la cadena de invocación. Es a causa de esto que los mediums sufren


de agotamiento nervioso y consunción, ya que están entregando sus energías a estos vampiros del invisible


que se burlan de ellos simulando ser espíritus desencarnados. Los grandes engañados y perjudicados son los


que asisten a estas sesiones creyendo sinceramente que se materializan los espíritus de los difuntos. Sin darse


cuenta están haciendo un gran daño al mantener con vida a estas entidades que al absorber parte de la


conciencia de los asistentes quedan capacitadas para actuar conscientemente haciendo el mal.


Cuando la ciencia compruebe la existencia de estos seres, se habrá dado un gran paso en el tratamiento de


la locura, obsesiones, y enfermedades nerviosas y mentales.


Todas las enfermedades se originan en la mente y sólo después de cierto período llegan a manifestarse en el


cuerpo físico.


LOS DESEOS


Múltiples y variados son los deseos que se originan en el ser humano. El desear algo es tan habitual y natural


como respirar. El deseo es otro de los caminos a través de los cuales el hombre despilfarra su energía mental.


Si nos observamos atentamente veremos que en un solo día deseamos infinidad de cosas sin mayor


importancia. Si nos abstuviéramos de estos deseos fútiles y concentráramos nuestras energías en una sola


cosa, nos sería mucho más fácil lograr lo que queremos, ya que el deseo es una poderosa fuerza atractiva que


actúa tal como un imán que atrajera hasta nosotros lo que queremos.


El deseo es una de las fuerzas que mantienen al ser humano atado a la materia, ya que éste es esclavo de


sus propios deseos. A fin de liberarse de estás ataduras, debe educarse a sí mismo para concebir solamente


deseos de elevado orden que son los que nacen del espíritu, y que, lejos de esclavizar, liberan y elevan.


Hay deseos insatisfechos de orden instintivo y anímico que se convierten en una obsesión y que pueden


conducir a la locura.


Tal como en el caso del pensamiento, el deseo es una fuerza creadora que da vida en el campo energético a


un ser cuya vibración será acorde a la calidad del deseo.


Estos hijos invisibles se alimentan de su creador y no se separan de él hasta que toman vida en la materia o


se agotan. Los deseos puramente pasionales e instintivos son verdaderas sanguijuelas que se adentran en la


psiquis succionando la vitalidad.


Un vicio es un deseo desmedido e incontrolado, es decir, una formación de energía electromagnética que


adquirió conciencia. Este ente-deseo solamente podrá mantener su existencia si recibe en forma regular cierta


cantidad de energía que solamente podrá provenir de la satisfacción del deseo. Debido a esto cuesta tanto


vencer un vicio determinado, ya que para lograrlo hay que desintegrar por medio de la voluntad esta


coagulación negativa. Los vicios se transmiten fácilmente, ya que en muchos casos ocurre que un ente-deseo


al no lograr arrastrar a su padre nuevamente al vicio, busca un campo más propicio en otro sujeto. Un abstemio


puede transformarse de la noche a la mañana en un bebedor consuetudinario. Los incubos y súcubos son


solamente entes-deseos de gran vitalidad, vampiros que buscan constantemente víctimas para poder


alimentarse.


Hay ciertos individuos dignos de lástima que son verdaderos receptáculos de variados entes-deseos, donde


cada cual lucha por su existencia y trata de devorar a sus congéneres. Estos hombres viven dominados por


fuertes y contradictorias tendencias que se ven obligados a seguir para estar tranquilos, ya que estos vampiros


les dejan un cierto respiro después de recibir su alimento.


No es posible establecer hasta qué punto la función mental se ve impedida por la acción de estas criaturas,


pero sí es posible afirmar que un alto porcentaje de las decisiones y tendencias del hombre están dictadas por


estos ladrones que interfieren el pensamiento con sus vibraciones pasionales.


11


Como un ejemplo interesante citaré el vicio del cigarrillo que da nacimiento a una particular entidad formada


por la energía del tabaco al arder y el placer experimentado por el fumador. Esta entidad provoca constante


inquietud al fumador, inquietud que sólo logra apaciguar al encender un cigarrillo.


Basándose en este ejemplo pueden los lectores analizar otros entes-deseos de carácter más delicado que


mantienen esclavizados a sus creadores.


EL SEXO


El sexo es la vida. En él se encuentra el misterio de la vida en el hombre. Podemos considerarlo como el


mantenedor de la llama vital en todo el cuerpo. Cuando se agota sobreviene la muerte.


Exotéricamente se considera al sexo solamente como un centro del cuerpo destinado a la reproducción y que


por ende produce la diferenciación entre macho y hembra. Esotéricamente podemos considerarlo como un


poderoso centro acumulador y productor de energía electromagnética que vibra continuamente en una forma


similar a la electricidad. Esta energía emana directamente de la causa primera de todo origen, o sea Dios, y su


misión es el mantenimiento de la vida. Es por esto que la vida emana del sexo y desde allí se transmite a los


diferentes centros del cuerpo.


Nada menos que el misterio de Dios se oculta en el sexo, al ser éste capaz de crear y traer a la vida un


nuevo ser humano que porta en su interior la chispa divina. Si Dios es nuestro padre, necesariamente tiene que


manifestarse a través del sexo.


Como producto de la educación religiosa existe actualmente un concepto peyorativo del sexo que simboliza


muchas veces algo obsceno y perjudicial para el individuo. Esto ha sido la causa de innumerables aberraciones


de la libido. Es necesario devolver al sexo su verdadero papel de mantenedor de la vida y separarlo


definitivamente del “pecado original”.


La educación sexual es importantísima ya que es indispensable que el ser humano aprenda a usar de su


sexo conscientemente para crearse una vida mejor. Tanto hombres como mujeres sufren las consecuencias de


su escasa educación sexual cuando llegan al matrimonio con errados y añejos conceptos, que los imposibilitan


muchas veces para lograr una verdadera armonía sexual.


Esta falta de educación se manifiesta especialmente en la juventud, que por carecer de una adecuada guía


psicológica sufre variadas desviaciones de la libido. Muchos se entregan a vicios solitarios y otros piensan que


la mayor muestra de hombría es entregarse a una actividad sexual desenfrenada. De esto tienen en gran parte


la culpa los padres, para quienes generalmente es “tabú” hablar de sexo delante de sus hijos. Esto los obliga a


investigar por su propia cuenta, formándose en la mayoría de los casos complejos e inhibiciones de diversa


índole.


Algo curioso es la poca importancia que se le concede al aspecto sexual, considerando que es el oculto móvil


de una gran parte de las acciones humanas, como muy bien lo supo comprender Freud.


Según el principio hermético de generación, la vida es una eterna y continua generación. Nada puede existir


sin que haya sido creado por dos fuerzas, una pasiva o femenina y otra activa o masculina. En el hombre se


manifiesta con plena fuerza la parte activa o positiva de la energía creadora y es a causa de esto que no tiene


control de sus estados instintivos, que en ciertos momentos lo sitúan en un nivel cercano al del animal que


procrea impelido por corrientes magnéticas.


El sexo es el gran productor, regulador y director de la vida, pero es también el gran hipnotizador que


mantiene a la especie humana en el estado maquinal del cual hemos hablado en páginas anteriores.


Dice la Biblia que la serpiente tentó a Adán y Eva para que comieran el fruto prohibido, y que a causa de


haber cedido a la tentación fueron expulsados del paraíso. El paraíso simboliza aquel estado en que el hombre


estaba en contacto permanente con su propio espíritu. La expulsión del paraíso representa la pérdida de


contacto por la entrega a las pasiones desenfrenadas. Al entregarse el hombre a las pasiones y hacer uso de


su sexo indiscriminadamente fue perdiendo poco a poco la facultad de percibir la realidad, ya que sus


impresiones sensoriales fueron tantas y continuas que perturbaron su función mental.


Es curioso el simbolismo bíblico de la serpiente como causante directa de la expulsión del paraíso, ya que en


esto se oculta un secreto relacionado directamente con la triste condición de máquina del hombre. Es muy


conocida por los amantes de la literatura hindú y del yoga la importancia que se le concede a Kundalini o a la


serpiente “dormida”. Se dice que es la energía que yace en estado latente en la base de la columna vertebral y


que cuando se puede lograr el despertar de esta energía proporciona toda clase de mágicos poderes. Se


ignora, sin embargo, que es justamente esta energía la que está actuando dentro del ser humano para


mantenerlo hipnotizado e impedirle ver la realidad.


Cuando el hombre recién empezó a evolucionar como tal en la tierra, estaba dirigido por un espíritu colectivo


que dirigía la propagación de la especie impulsando a las parejas a unirse en ciertas épocas del año


únicamente.


Cuando adquirió el poder de procrear a voluntad en cualquier momento, se liberó del espíritu colectivo y


empezó a tener cierto grado de independencia y libre albedrío.


Desde el momento en que el objetivo del acto sexual es el procrear un hijo, es un acto de creación, y da


nacimiento cada vez que se ejecuta a una fuerza, buena o mala, de acuerdo con la calidad de la unión que se


ha producido, es decir. si ha sido puramente animal o espiritual.


12


Cuando se produce solamente una unión de cuerpos y no de almas que es lo común, es lo mismo que si se


produjera mecánicamente el estímulo de los centros sexuales originándose una perpetua insatisfacción.


Solamente en la simultánea unión de cuerpos y almas reside el verdadero goce íntimo, espiritual y divino en la


verdadera unión sexual. Ésta es la diferencia entre pecar y no pecar, en este problema. Pecan solamente


aquéllos que se unen animalmente.


No basta que un matrimonio haya sido legalizado por la iglesia para que esté en gracia de Dios, ya que para


la naturaleza no existen las leyes humanas. Desde el punto de vista de la naturaleza, que es perfecta, es un


matrimonio toda pareja en la cual se haya formado el Aura matrimonial, que es la unión en los planos invisibles


de sus cuerpos etéricos. Cuando no existe esta aura matrimonial, un matrimonio puede estar cien veces


legalizado y bendecido por la iglesia, pero será una falsedad y una mentira, ya que habrá solamente un


acoplamiento de cuerpos. Para los neófitos explicaré que el doble etérico es un cuerpo de materia sutil que


existe en forma invisible y que va indisolublemente ligado al cuerpo físico, siendo su exacta réplica. Todas las


alteraciones que se producen en el doble se manifiestan inmediatamente en el cuerpo.


Todo lo sexual gira en torno de una cosa: el magnetismo etérico. En todo contacto sexual hay un gran


intercambio de magnetismo entre el hombre y la mujer. Esta vibración magnética influye poderosamente en la


felicidad o desgracia del individuo. Una persona que tiene una vibración magnética de mala suerte, pesimismo,


desgracia e infelicidad la transmitirá en el momento de la unión.


El magnetismo es el que produce la atracción sexual y el “enamoramiento”, y esto es lo que representa el


símbolo de Eros o Cupido. Es a causa de esto que muchos supuestos enamoramientos terminan en forma


repentina al producirse la descarga magnética ya que el amor en su vulgar manifestación es solamente una


embriaguez o saturación de magnetismo etérico. Por supuesto que esto no es el verdadero amor, solamente es


una condensación magnética.


En el terreno de la atracción amorosa mientras más magnetismo posea una mujer, más atraerá al sexo


opuesto, aunque su físico sea poco agraciado. Lo que se ha llamado “sex appeal” es el poder atractivo del


magnetismo que se manifiesta en una forma invisible e impalpable. Es corriente ver mujeres muy bellas que no


tienen poder atractivo sobre el hombre por carecer de magnetismo etérico sexual.


Hay personas que por herencia, por llevar una vida sana, y por disfrutar de mucho autodominio son grandes


acumuladores de magnetismo, son verdaderos imanes naturales con poderes atractivos, tanto en lo económico


como en lo sentimental.


Hay mujeres en cambio que viven siempre huérfanas de amor a pesar de ser agraciadas físicamente, porque


les falta el poder magnético atractivo. Si llegan a contraer matrimonio no son capaces de retener al hombre por


mucho tiempo y éste termina abandonándolas.


Voy a dar aquí algunas clases para que tanto hombres como mujeres puedan formarse un caudal de energía


electromagnética que les ayude a triunfar en la vida.


El poder magnético sexual se pierde por tres cauces principales que es necesario eliminar a fin de que se


produzca una gradual acumulación. Estos cauces son: emociones negativas, deseos desenfrenados, y estados


imaginativos negativos.


Existe una estrecha relación entre el estado emocional y el instintivo. Una mujer que atraviesa por una crisis


de celos, por ejemplo, está derrochando su magnetismo en forma desmedida, con lo cual pierde su atractivo


ante el hombre y se envejece prematuramente, porque la vida se está yendo de ella. La mujer celosa, irritable y


dominante expulsa toda su energía sexual a través del corazón quedando gradualmente vacía de atractivos.


Para que una mujer pueda atraer poderosamente a los hombres debe conseguir antes que nada un gran


dominio sobre los sentimientos, a fin de que el corazón no disperse el magnetismo producido y acumulado por


el sexo. Una vez alcanzado el dominio sobre su ser anímico debe alcanzar control sobre su ser instintivo y su


imaginación. Logrado esto, tendrá todo al alcance de la mano. El hombre, por el contrario, debe dedicar


preferente atención a la educación y dominio de su aspecto sexual, que es su punto débil o lado flaco.


En la educación de los deseos encontramos también una gran fuente de energía. Si una persona rehusa la


satisfacción de un deseo en forma transitoria y logra mantener viva esta corriente de fuerza, consigue con esto


aumentar su caudal de energía magnética. Ilustraré esto con un ejemplo: un sujeto recibe una muy buena


noticia. Su primer impulso es correr a contársela a sus amigos y familiares. Si pospone conscientemente este


deseo durante algunos días, acumulará cierta cantidad de magnetismo.


Imaginativamente es necesario lograr cierto estado de control que elimine los cuadros negativos y morbosos,


dando cabida solamente al optimismo y la alegría.


El hombre que desea atraer a una mujer debe ser sincero, galante, comprensivo, fuerte pero sensible,


masculino y viril. Debe tener una mente poderosa y despierta, ya que si en la mujer la belleza está en el físico y


en el alma, en el hombre está en su inteligencia. Mientras más inteligente es un hombre más bello aparece a


los ojos de una mujer.


La mujer busca antes que nada apoyarse en el hombre, en todo sentido y por lo tanto él debe estar presto a


suministrarle la fuerza de la cual ella carece. El hombre y la mujer encarnan los dos grandes principios de


Fuerza y Belleza.


La mujer que quiere atraer y retener a un hombre debe desarrollar las siguientes cualidades profunda


femineidad, dulzura, comprensión y belleza del alma. Debe ser esposas amante, amiga, hermana y madre. En


ningún momento debe sentirse el hombre atado a su compañera o privado de su libertad.


13


La clave de la felicidad en las parejas reside en la tolerancia mutua, estando más dispuestos a dar que a


recibir.


Sin embargo, a fin de que pueda existir una perfecta armonía sexual en una pareja es necesario borrar o


eliminar todas aquellas heridas instintivas y anímicas que han recibido en el transcurso de sus vidas. Éstas son


las que causan el mayor porcentaje de fracasos matrimoniales. Es corriente, por ejemplo, ver al hombre que ha


sido muy mimado por su madre en la niñez buscar una mujer que asuma dicho papel, a la que exige las


mismas atenciones que la madre al hijo. También es común el caso de la mujer que busca un sustituto del


padre. En esto influye mucho la primera experiencia sexual, que es la que marca el rumbo de la futura vida. El


hombre que se ha iniciado con una prostituta por ejemplo, buscará al contraer matrimonio una mujer


equivalente a las vendedoras de amor.


Si en el hombre es importante la primera unión sexual, en la mujer marca esta primera comunión el


verdadero y decisivo rumbo que seguirá su vida posteriormente, marca su felicidad o desgracia, ya que la


mujer en estado virginal es semejante a una página en blanco que estuviera esperando ser escrita.


Un caso muy común es aquél en que la mujer ha llegado muy ilusionada a la noche de bodas, pero que ha


sido brutalmente poseída por un hombre instintivo y pasional, lo cual ha creado en ella una profunda aversión


subconsciente al hombre. Si posteriormente busca la felicidad con otro, surgirá siempre el fantasma de su


primera experiencia, que puede llegar a provocarle una completa frigidez.


Otra desviación de la libido muy frecuente en la mujer es el autoerotismo, o sea cuando busca excitarse a sí


misma por medio de imágenes eróticas de celo para multiplicar el placer en el acto sexual. Lo mismo busca


aquélla que provoca riñas para entregarse al hombre en el momento supremo y pasar bruscamente al deleite


amoroso.


Todos estos refinamientos o complejos sexuales deben ser borrados del subconsciente por una higiene


mental adecuada y por medio de una rígida auto-disciplina. Cuando la voluntad no sea capaz de conseguir


esto, debe someterse el afectado a una persona que sepa cómo borrar estas impresiones de sus neuronas


cerebrales, lo que en casos difíciles puede lograrlo solamente un psiquiatra iniciado en el gran misterio de la


mente.


Las imágenes eróticas de una mujer influyen de tal modo en su compañero que éste puede llegar a


engañarla si la mujer lo imagina, ya que le traspasa su vibración imaginativa obligándolo a actuar así.


Una vez desaparecidas todas las grabaciones negativas se produce una unión natural, sana y equilibrada


que es la única que lleva a la armonía y a la felicidad.


Otro caso que debo citar por la importancia que reviste, es el de la mujer masculina.


La masculinización se produce en una mujer cuando ésta se une a un hombre débil de carácter y ella es


fuerte y dominadora. Poco a poco se va haciendo más activa y masculina, y el hombre, más tímido y apocado,


ya que ella le va absorbiendo todo el magnetismo masculino dejándolo solamente con magnetismo pasivo o


femenino. Lo masculino que esta mujer absorbe va desarrollando en ella marcadas características masculinas:


fuerza, poder y dominio, agresividad, impulsividad, don de mando, audacia y decisión, y el hombre se va


haciendo cada vez más femenino, hasta que llega el momento en que es incapaz de tomar decisiones y le


entrega totalmente las riendas del hogar a la mujer. Si este matrimonio tiene hijos varones, también serán ellos


víctimas de este torbellino de absorción en que se ha transformado esta mujer, y caerán totalmente bajo su


influjo acusando marcadas características femeninas, ya que su magnetismo masculino ha sido tomado por la


madre. Esta absorción puede llegar a conducir a estos niños a la inversión sexual.


Ni el hombre ni la mujer se dan cuenta de que exhiben en su carácter ciertos rasgos pertenecientes al sexo


opuesto. El hombre, por ejemplo, muestra los siguientes aspectos que deberían ser privativos de la mujer:


celos, indecisión, miedo, volubilidad, pasividad e histeria, por citar solamente algunos; la mujer, ansias de


dominar al hombre, deseando transformarlo y poseerlo.


Todo esto oculta un gran secreto de los muchos relativos al magnetismo, y este secreto es que tanto el


hombre como la mujer tienen un cierto porcentaje del sexo opuesto.


Los verdaderos y sinceros estudiantes sabrán comprender este arcano en toda su magnitud.


El correcto empleo del sexo es la base del desarrollo espiritual oculto. Causa lástima ver a todos


aquellos aprendices de ocultistas que creen que basta cantar mantrams, hacer respiraciones yogas o entonar


plegarias al altísimo para alcanzar la iluminación. Es sensible igualmente ver a aquéllos que buscan el


desarrollo a través de ciertas tradiciones hindúes que imponen el celibato a los hombres, como medio de


alcanzar supuestos poderes mágicos, terminando muchos de ellos por feminizarse o invertirse por haberse


despolarizado magnéticamente.


Prosiguiendo con el tema de lo sexual es necesario denunciar el crimen que se comete contra criaturas


durante el período de embarazo de la mujer, ya que ésta continúa teniendo relaciones sexuales con su marido


después de haber quedado encinta.


Aquel ser que está dentro de la madre recibe en ese momento una fuerte corriente de energía sexual que


queda profundamente grabada en su frágil naturaleza, provocando después de su nacimiento un despertar


sexual prematuro y toda clase de desequilibrios emocionales, como asimismo la inversión sexual.


En este delicado período la mujer debería abstenerse de todo tipo de emociones fuertes, de disgustos y


malos ratos y alejarse de ambientes depresivos.


Es sensible que el hombre no haya estudiado a fondo el arte de mejorar su propia especie,


dedicándose en cambio a perfeccionar algunas razas de animales.


14


Para terminar este capítulo daremos la clave del magnetismo sexual:


El hombre es lo activo, aquello que da, aquello que busca y necesita estar dando continuamente.


La mujer es lo pasivo que busca continuamente absorberlo o tomarlo todo dentro de ella para concebirlo.


Él es el creador y ella la coaguladora.


Estas dos fuerzas dan origen a una tercera que es el hijo.


De la unidad nace el Binario y posteriormente el ternario.


El Binario para alcanzar la perfección debe convertirse en unidad.


Estudiando el magnetismo activo y pasivo, se llegará a comprender el verdadero sentido de la unión entre


hombre y mujer.


DIOS


Dios es Todo. Todo lo que existe y lo que no existe está dentro de Dios. Nada puede existir fuera de Él.


Desde el punto de vista hermético denominaremos a Dios la gran mente universal, o sea, la esencia de la


cual todo ha salido y a la cual todo volverá. El principio vital que se encuentra tanto en el mineral, el vegetal o el


hombre. Todo lo que existe en el Universo, sea materia o energía, está formado en esencia por mente, la


energía única, infinita y eterna que se manifiesta en lo infinitamente pequeño y en lo infinitamente grande.


Como todo lo que existe ha salido del todo, éste es cual matriz que posee en él la forma de todas las cosas. El


Todo es la realidad sustancial que se oculta tras todas las manifestaciones de vida. Es el gran padre-madre


que se creo a sí mismo, que ha existido siempre y que siempre existirá.


Dios creó la vida para crecer en conciencia e inteligencia, que capta a través de las múltiples experiencias del


hombre, que es la manifestación más perfecta de esta esencia universal.


En el Universo entero vemos que todo está en un continuo flujo y reflujo, todo cambia y evoluciona, todo nace


y todo muere, pero la energía substancial o mente crece constantemente y se expande hacia lo infinito


manteniéndose inmutable en su esencia.


Dios es infinito, eterno, absoluto e inmutable y por lo tanto todo lo finito, mudable y transitorio no puede ser el


todo, y como en realidad nada existe fuera del todo, lo que es finito o transformable “no es nada”, o sea, es


ilusorio.


De allí que el Ocultismo sostiene que “todo es ilusión”, ciertamente que en relación a lo absoluto, ya que con


relación al hombre es real todo lo que él percibe a través de sus sentidos.


Igualmente en relación a la conciencia del hombre todo es ilusión.


Desde el punto de vista de lo absoluto, por ejemplo, el tiempo no existe, pero vemos que para el hombre es


una realidad.


El Universo está compuesto por realidades relativas y realidades absolutas.


Esto se explica porque todo es materia y al mismo tiempo todo es energía.


La materia no es otra cosa que energía en un estado vibratorio más denso. Materia y energía representan los


dos polos de la manifestación de la mente. Materia como la vibración más densa y espíritu como la más sutil.


Todo el Universo es una creación mental por la cual podemos afirmar que existimos dentro de la mente de


Dios.


Desde el momento en que reconocemos que Dios es Mente y que la mente se manifiesta en el hombre,


comprendemos la posibilidad que tiene de llegar a unirse a aquella gran inteligencia.


Éste es el estudio del Ocultismo: la educación del individuo para que pueda manifestar en toda su potencia la


chispa divina que lleva dentro de sí mismo, o sea, la parte de la gran mente universal que vive dentro de él.


La concepción de Dios es tan vaga y absurda para la generalidad de las personas, que debe ser difícil para


ellas el comprender a Dios en la forma bajo la cual lo hemos presentado que es la única que la razón, la lógica


y la ciencia permiten.


Los ateos que no creen en Dios son dignos de compasión ya que niegan su propia existencia, niegan el aire,


el sol y la vida.


El concepto más difundido de Dios es el de un viejito de barba blanca que se encuentra en el cielo, cielo al


cual van todos los que no han pecado y donde elevarán eternamente alabanzas al Señor.


Esta idea está muy bien para todos aquellos perezosos que no quieren molestarse en pensar acerca de Dios


o acerca de sí mismos y que prefieren aceptar los diferentes dogmas que les dan las religiones. Aquél que


desea llegar a conocer a Dios plenamente debe dedicarse a estudiar todas sus manifestaciones a fin de llegar


a comprenderlo en esencia. Desde el momento en que el hombre es la manifestación más perfecta de la Gran


Mente Universal, es necesario que emprenda un concienzudo estudio de sí mismo para llegar a conocer a Dios


en la medida en que su estado conceptual se lo permita.


La clave maestra para el estudio y conocimiento de Dios es el aforismo hermético "todo es mente, el


Universo es mental".


Si llegamos a comprender claramente que “todo es mente” habremos dado un gran paso adelante en la


investigación de los misterios de la vida. Esta energía que llamamos Dios se manifiesta en forma de una doble


fuerza, creadora por un lado y destructiva por otro. Una y otra se equilibran mutuamente. La fuerza creadora


está permanentemente creando y dando vida, generando. La fuerza destructiva busca en todo momento


destruir para dar origen a formas de vida más perfectas. Aquello que el vulgo llama el diablo no es otra cosa


que la contraparte o sombra de Dios. Si aplicamos el aforismo hermético que dice: “como es abajo es arriba y


15


como es arriba es abajo” podemos ver que el Universo entero, con sus planetas, galaxias, soles, dioses, etc.,


se encuentra en una forma equivalente dentro del hombre, y con más razón la fuerza creadora y destructiva.


Al orar, el hombre se pone en contacto con la energía de Dios que está dentro de él y de ahí que es absurdo


pretender encontrar a Dios en lo externo, cuando se encuentra dentro del hombre. Todo lo positivo emana de la


energía creadora de Dios. El amor, la alegría, el optimismo, la serenidad, el deseo de ayudar a los demás, son


manifestaciones de la divina fuerza generadora. El desaliento, el pesimismo, las ideas negras, el odio, los


celos, el amor posesivo, son manifestaciones de la fuerza destructiva o desintegradora. De ahí la importancia


de ponernos en contacto solamente con la parte generadora de Dios, para poder evitar la acción de la fuerza


desintegradora que es la que provoca la vejez y la decrepitud. La melancolía y la tristeza, por ejemplo, son


fuerzas poderosamente destructivas que van minando poco a poco la reserva de energías positivas del


organismo, hasta llegar a producir enfermedad y muerte. La alegría, en cambio, es una poderosa fuerza


positiva con la cual debemos procurar ponernos en contacto en todo momento. Debemos regocijarnos con las


cosas simples de la Naturaleza, gozar con el aire fresco de las mañanas, el canto de los pájaros y el florecer de


los árboles.


La Naturaleza es la manifestación de la parte femenina de Dios en la tierra, la abundancia, la fuerza


concebidora, el poder pujante de la vida lujuriosa. Todos los secretos más grandes de la vida están en la


Naturaleza, y ella es como un libro abierto para quien sabe leer en él, para quien sabe penetrar en el arcano de


sus múltiples manifestaciones. La Naturaleza es nuestra amante madre que en todo momento vela por el


bienestar de sus hijos, pero el hombre al quebrantar sus leyes se pone en contra de ella y pierde su protección.


Entre el vulgo existe la equivocada creencia fomentada por ciertas religiones de que Dios nos castiga cuando


pecamos, y estas religiones van todavía más lejos, arrojando al infierno a quien no comulga con su dogma.


Dios, como fuerza espiritual de toda vida y todo amor, está constantemente iluminándonos, tal como el sol


alumbra al pecador, al santo o al criminal, y llega con su luz a todos por igual. ¿Es que puede acaso existir Dios


como una entidad vengativa y de cambiante humor cuyo favor puede conquistarse con plegarias? Dios como


fuente infinita de vida y amor busca en todo momento nuestra evolución espiritual y nuestro bien, pero como


creador y mantenedor de la vida ha puesto en movimiento una serie de leyes que son indispensables para el


mantenimiento de la vida, y el hombre al quebrantar estas leyes quiebra la armonía de la vida que hay dentro


de él, y encuentra el dolor y la miseria, es decir, se castiga a sí mismo al ir en contra de la Naturaleza. Es


curioso el olvido en que se mantiene a Dios en todo momento, recurriendo a Él solamente para pedir egoístas


posesiones materiales o para realizar deseos pasionales de todo tipo. En caso de una guerra o de cualquier


catástrofe de magnitud, ya sea ésta personal o colectiva, todos claman inmediatamente a Dios y apenas esta


catástrofe pasa se olvidan nuevamente de Él para entregarse a los placeres materiales.


Sin embargo, intuitivamente el deseo y anhelo más profundo de cada ser humano es el de unirse a Dios, o


sea, de encontrarse a sí mismo. Unos buscan la senda del misticismo y el dominio de los deseos y otros eligen


el terrible camino de la embriaguez sensual y material. Desde el criminal al santo, desde el sabio al mendigo,


todos buscan instintivamente encontrarse a sí mismos y tienden hacia una unión con la divinidad.


La única manera sabia de encontrar a Dios es por la práctica de las más altas virtudes espirituales,


practicando el amor hacia todos los seres humanos sin distinción de casta o color, sirviendo y ayudando al


prójimo en la medida de las propias fuerzas, siendo tolerante, respetuoso, buen ciudadano, buen amigo, buen


padre y buen hijo. Practicando todas las virtudes a que puede aspirar el hombre como representante de Dios


en la tierra, pero practicándolas de corazón sin convertirse en sepulcros blanqueados como aquéllos que se


adornan con grandes virtudes mientras la podredumbre y el mal anidan en su alma.


Que recuerde el que desee encontrar a Dios que la mayor sabiduría que existe es “amaos los unos a los


otros”, que recuerde que mientras más grande sea, mayor deberá ser su humildad para ayudar y alternar con el


prójimo. Que no olvide jamás que el orgullo, la vanidad y la soberbia son los enemigos por excelencia del ser


humano.


A Dios se llega solamente por una puerta que dice en su frontis: amor y servicio.


MISTERIOS DE LA VIDA Y DE LA MUERTE


A fin de poder actuar con éxito en la vida y practicar sabiamente el “arte de vivir” es necesario tener


conocimientos elementales sobre la vida y la muerte, como asimismo saber qué cosa es el destino.


Si aceptamos que el hombre tiene un espíritu y un cuerpo, veremos con toda lógica que si el cuerpo envejece


y muere, el espíritu en cambio se mantiene perpetuamente joven y es inmortal.


¿Puede acaso morir Dios que es el que se desdobla en nuestros espíritus? La eterna pregunta que surge


inmediatamente al considerar este asunto de cuerpo y espíritu es el por qué nos vemos obligados a vivir en un


cuerpo material cuando podríamos vivir eternamente en estado espiritual.


La razón de la encarnación del espíritu en un cuerpo debemos buscarla en Dios. Como espíritus somos parte


de Dios y debemos cooperar a su gran obra de perfección y expansión de sí mismo. Por un lado nos


perfeccionamos en todo sentido por las múltiples experiencias que debemos afrontar en nuestra vida, y por otro


lado representamos a Dios en la tierra al hacer evolucionar a la materia. La gran obra humana es dar


conciencia o mejor dicho espiritualizar la materia.


Como son muchas las experiencias por las cuales debe el hombre pasar previamente al logro de la


perfección espiritual, antes de llegar a adquirir conciencia suficiente para comprender a Dios, el espíritu debe


16


encarnar en muchos cuerpos para tener diversas experiencias y esto es lo que se conoce con el nombre de


reencarnación.


En esta sucesión de vidas la Naturaleza obra sabia y piadosamente borrando de nuestra mente todos los


recuerdos, que quedan grabados solamente en forma de experiencias o capacidades potenciales en el


individuo.


Es necesario aclarar que la reencarnación no existe para todos los seres, ya que hay muchos que no se


reencarnan porque no existe nada en ellos que sobreviva a la muerte del cuerpo físico. Al morir se desintegran


y son reabsorbidos por su fuente original o Gran Alma Universal.


CÓMO SE NACE


En el espacio adyacente a la tierra se encuentran los espíritus de todos aquéllos que habiendo ya pasado por


el proceso de purificación posterior a la muerte, se encuentran ya listos para nacer nuevamente a la vida


material.


Estos espíritus se encuentran vibrando a diferentes alturas que están en relación directa al estado de


conciencia que han llegado a alcanzar. Los inferiores se encuentran a pocos metros de la tierra, y aquéllos que


han llegado a alcanzar el desarrollo conceptual de un Einstein, por ejemplo, están más allá de la estratósfera.


Cuando una pareja se une en el acto creador lanzan un verdadero relámpago electromagnético hacia el


espacio, relámpago cuya magnitud está en directa relación a la calidad moral, afectiva y espiritual de ambos. Si


este relámpago llega por ejemplo a 500 metros de altura cogerá de entre los Egos que allí se encuentren al que


esté en mayor armonía vibratoria con los Padres. Esta fuerza electromagnética absorbe a este Ego como un


gigantesco imán y lo hace penetrar por la cabeza del padre hasta llegar al espermatozoo y penetrar en la


madre. Cuando pasa a través del padre se compenetra de la vibración espiritual-mental de éste y la vibración


de la madre la recibe durante los nueve meses de la gestación.


Este período gestatorio es el más importante en el destino que tendrá el por nacer, ya que recibirá una


constante descarga de diversas vibraciones a través de la madre, vibraciones que influirán fuertemente en su


vida futura en la tierra.


LA VIDA Y EL DESTINO


En el momento en que la criatura nace y respira por primera vez es cuando comienza su vida terrestre, y en


ese momento se graban en ellas las vibraciones de los rayos cósmicos que bombardean en todo instante la


tierra. Esta combinación de rayos cósmicos condicionada por las diferentes posiciones planetarias forma en


parte lo que llamamos el Destino.


El Destino está formado por cuatro causas principales: 1) el karma que se trae de otras vidas, es decir el


conjunto de acciones buenas o malas que se han ejecutado anteriormente y cuyos efectos deben cumplirse en


esta vida; 2) lo que se recibe de los padres; 3) lo que se recibe por la posición de los astros en el momento de


nacer, y 4) el conjunto de experiencias por las cuales se pasa antes de los 33 años de edad, que es la época


en que se empieza a vivir aquello que uno mismo se ha creado en la juventud.


Durante toda la vida el hombre es un mero esclavo de su destino y se limita a vivir completamente


inconsciente de esta esclavitud.


El proverbio oriental “todo está escrito” es de una gran sabiduría ya que efectivamente los jueces


ocultos o Arcontes del destino, que son las potencias divinas que dirigen los destinos humanos, determinan


antes de nacer el individuo toda su vida en la tierra, es decir el destino.


El hermetista puede predecir el futuro de una persona por medio de la observación del mapa del destino, que


le ha sido trazado antes de encarnar.


Tanto al mendigo como al Rey les ha sido asignado su destino a fin de que atraviesen por experiencias que


les son necesarias para su evolución.


Cuando el hermetista logra alcanzar un elevado estado de conciencia se hace dueño de su propio destino,


porque llega a conquistar las fuerzas que tratan de impulsarlo a la realización de experiencias que él ya no


necesita por haberse hecho consciente.


Ésta es la diferencia más notable entre el iniciado y el hombre que no conoce las leyes de la Naturaleza; uno


vive plenamente consciente y sabe perfectamente hacia dónde va, y el otro es cual hoja llevada por el viento.


LA MUERTE


Una vez que el hombre termina el ciclo de vida terrestre que le ha sido asignado en su presente cuerpo físico,


sobreviene la transformación que llamamos muerte, que es solamente el nacimiento a una nueva vida.


Al producirse la separación entre el espíritu y el cuerpo se nace a la vida en el campo de la energía, vida


totalmente distinta a la física ya que allí no se puede disfrutar de los goces materiales a que se estaba


acostumbrado.


Como es ley que los hijos se alimenten de los padres, el recién desencarnado tendrá que enfrentarse a todas


las formas mentales nacidas de sus pasiones, deseos y sentimientos mientras vivió en la tierra.


17


De ahí ha nacido la creencia en el infierno, ya que esto es un verdadero infierno para aquéllos que se han


entregado a las bajas pasiones humanas, porque se le presentan sus hijos espirituales bajo la forma de


horribles demonios que tratan de seguir alimentándose de él. A fin de poder evolucionar debe vencer todas sus


malas inclinaciones y debilidades hasta llegar a la desintegración de sus hijos pasionales.


Una vez realizado esto, pasa por un período de descanso en planos superiores hasta que se encuentra apto


para volver a la vida nuevamente.


Aquél que ha llevado en la tierra una vida pura y noble se encontrará al morir rodeado de ángeles que son


sus propios hijos espirituales que lo ayudarán a elevarse en los planos invisibles.


Para aquél que no se ha preocupado de cultivarse espiritual y moralmente, la muerte es una perpetua


amenaza y se aparece a sus ojos como algo horrible. No sucede lo mismo con quien ha llegado a alcanzar un


estado de conciencia más elevado, ya que para éste la muerte representa una nueva vida y no le teme en


absoluto porque está seguro de haber procedido siempre de acuerdo con los dictados de su conciencia.


Los incrédulos y materialistas dudan de que exista otra vida después de la muerte y sostienen que después


de muerto todo se acaba.


Estos “pensadores” no se molestan en razonar de acuerdo con la ciencia que sostiene que nada se pierde en


el Universo, que todo se transforma.


Nada muere, todo pasa a otro estado de existencia.


¿Puede morir una palabra después que ha sido pronunciada? ¿Puede morir un pensamiento?


ANGUSTIAS Y PROBLEMAS HUMANOS


De nada sirven los conocimientos que no se pueden utilizar prácticamente, y es por esto que quiero en este


libro poner en la medida de lo posible algunos conocimientos de Ocultismo al alcance de todos, sin que se


necesiten estudios previos para utilizar prácticamente las instrucciones que aquí se dan.


Es mi deseo por esto, eliminar todos los términos complicados que figuran en los tratados de Ocultismo, ya


que para poder descifrarlos es necesario ser un erudito. Sé que en muchos de estos libros se ha ocultado


deliberadamente la verdad, ya que es peligroso pregonarla a los cuatro vientos.


En la antigüedad los conocimientos ocultos se enseñaban solamente a elegidos después de haber pasado


terribles pruebas de carácter físico, moral y espiritual; pero en esta era de materialismo y desconcierto es


necesario divulgar esta ciencia hasta donde el secreto lo permita, a fin de que sirva de ayuda e inspiración para


los que deseen proseguir estudios superiores o para los que busquen sencillamente ayudarse en cualquier


terreno, sea éste económico, sentimental o psicológico.


Hay personas que tienen graves problemas y buscan ayuda para solucionarlos, pero no saben adonde


buscar y vanamente levantan sus ojos al cielo.


Si se les habla de Ocultismo se sonreirán incrédulamente tal como lo hace la ciencia. A estas personas les


aconsejaría que pusieran en práctica primero los consejos que doy en este libro y solamente después de


haberlos practicado juzguen por los resultados.


Si hace mil años se hubiera dicho que los hombres iban a hablar a través de un hilo, que tendrían una caja


donde aparecerían imágenes vivas y que andarían en vehículos que se moverían por sí solos, la gente se


habría reído tomando por loco al autor de tales afirmaciones.


Dentro de un tiempo que no conocemos todos los poderes maravillosos del Ocultismo como la telepatía, la


clarividencia y otros menos conocidos serán de público dominio y practicados habitualmente en la vida diaria.


Todo es cuestión de evolución. Mayor o menor tiempo transcurrido para adquirir conciencia e inteligencia. Si


pensamos en la relatividad del tiempo, comprenderemos que puede existir una ciencia que acelere


grandemente el desarrollo de la conciencia humana hasta límites desconocidos.


Esta ciencia se ha mantenido y se mantiene en el secreto ya que la Humanidad no está preparada para recibirla


por no haber alcanzado el suficiente grado de perfección moral y espiritual.


Aquél que por la práctica constante del bien, del amor fraternal y de las virtudes humanas va elevándose


espiritualmente, se hace acreedor a estos conocimientos que son imposibles de adquirir sin estar preparado


para ello.


Por una equivocada actitud producida por el tremendo materialismo de nuestra época, todos buscan la


felicidad a través de conquistas de orden material, situando en primer lugar la obtención de la riqueza y la


fortuna, ya que con esto esperan conseguirlo todo en la vida, pero al final después de muchas vueltas y


revueltas sólo quedan hastío y decepción, pues son poquísimos los que llegan a la verdadera felicidad que


debe ser el patrimonio y legítimo derecho del ser humano en la tierra.


¿Qué se logra con tener grandes riquezas si se desfallece de hambre y sed espiritual?


Los jóvenes con su eterna despreocupación viven pensando en el hoy, pero cuando llegan a la vejez y se


dan cuenta de que el tiempo ha transcurrido demasiado rápidamente y que no han realizado casi nada de lo


que íntimamente anhelaban se preguntan con amargura: ¿Qué he hecho en la vida? ¿Qué huella dejaré en la


tierra después que muera?


Por desgracia (o por fortuna) no se nace sabiendo, y es necesario vivir 50 ó 60 años antes de alcanzar el


discernimiento necesario para no cometer errores. Paradójicamente, cuando se alcanza esta sabiduría, este


conocimiento del arte de vivir, empieza a decaer el cuerpo debido a la vejez y sobreviene la muerte justamente


cuando se había alcanzado un estado de conciencia adecuado para lograr una verdadera felicidad. Esta


18


aparente injusticia nos debe dar mucho que pensar, meditar en qué potencia misteriosa es aquélla que nos dio


la vida sin pedirla, y que cuando hemos aprendido a disfrutarla, nos la quita.


Naturalmente no todos aprovechan las experiencias recibidas y muchos llegan a la vejez tanto o más


ignorantes que en su juventud.


Existen muchas Universidades en todo el mundo, colegios y centros de enseñanza que hacen sentirse


orgulloso al mundo civilizado por el grado de cultura que ha alcanzado, pero en ninguna parte existen escuelas


donde se nos enseñe la más difícil y necesaria de todas las ciencias: el arte de vivir.


El resultado final de una vida es casi mera cuestión de accidente o casualidad, producto de la gran Ley que


rige al Reino Animal: la ley del más fuerte.


Es un verdadero milagro que jóvenes normales, sanos, de regulares inquietudes intelectuales y espirituales,


lleguen a convertirse en profesionales, ya que encuentran tanto misterio; tanto abandono espiritual, tanto odio,


tanto egoísmo, ignorancia e incógnitas sin solución, que es extraño que no terminen con su mente desquiciada


por tantas y tremendas contradicciones. Triunfan generalmente aquéllos que logran colocarse una venda en la


vista y tapones en los oídos a fin de no ver ni oír nada para mantenerse insensibles a los grandes problemas


humanos.


Muchos que han llegado a vislumbrar la verdad repentinamente han terminado con su mente perturbada.


Los padres transmiten a sus hijos únicamente su personal concepto de la vida que estará solamente en


relación con sus propias experiencias y conocimientos, pero no de acuerdo con leyes inmutables y eternas. Es


por esto que los hijos siempre encuentran “anticuados” a los padres y se sienten incomprendidos por ellos.


La psicología y la psiquiatría hacen un esfuerzo notable tratando de acondicionar la psiquis para poder


afrontar la vida en mejores condiciones, pero son incapaces de controlar ciertas manifestaciones psíquicas que


están más allá de sus conocimientos ortodoxos.


Psicólogos iniciados en los misterios de la mente podrían contribuir en el ámbito educacional a cambiar el


estado psíquico de sus consultantes eliminando todo lo malo y negativo.


Todos los jóvenes tienen graves problemas sentimentales y espirituales que generalmente no hallan eco en


sus padres, y llevados por estos problemas cometen errores que en su sano juicio habrían evitado. Digo “en su


sano juicio” porque cuando los problemas de cualquier tipo que sean, se convierten en una obsesión peligrosa,


flaquea la estabilidad mental y emocional del individuo y deja de ser éste responsable de sus actos porque


pierde la capacidad de razonar.


En estas ocasiones un psiquiatra es irreemplazable.


El buscar consuelo en la religión no satisface al hombre moderno que busca siempre el “porqué” de todas las


cosas, que desea conocer la causa científica por la cual se produce algo.


No deseo de ninguna manera herir a los que profesan una fe religiosa sino que únicamente poner de


manifiesto que si bien hay individuos que se contentan con aceptar dogmas por fe en una religión, hay otros


que buscan el camino de la razón y el conocimiento para conocer las causas.


Para estos hombres que buscan el camino del conocimiento, el Ocultismo representa el logro de su


búsqueda ya que si se dedican a investigar desprejuiciada, serena e inteligentemente encontrarán y conocerán


las causas ocultas de todos los fenómenos que percibimos a través de nuestros sentidos y de nuestra mente.


El arte de vivir es tan fácil y tan difícil al mismo tiempo. Está todo encerrado en amaos los unos a los otros.


Por desgracia el ser humano es débil, falto de voluntad, estabilidad, unidad y conciencia. Tan débil es, que se


ve perpetuamente acosado por multitud de deseos, ambiciones, odios, egoísmo, vanidad y diversas pasiones


que le cierran el camino a más elevados logros.


Todos estos estados pasionales forman una verdadera cárcel para el espíritu, que se ve incapacitado de


disfrutar plenamente de su vida en el cuerpo y que no puede expresar a través de este cuerpo que es su


vehículo en la tierra, sus pensamientos, deseos y capacidades. Él, que es perfecto en esencia por ser una


emanación de Dios se ve arrastrado por la materia salvaje, animal y pasional a cometer actos que van en


contra de sus deseos de mayor evolución.


En vez de servir el cuerpo al espíritu, se ve obligado el espíritu a servir al cuerpo, por haber sido totalmente


borrado y desplazado de la conciencia humana por los deseos egoístas de la masa que busca satisfacciones


propias de su condición.


Es por esto que el abuso de las satisfacciones puramente materiales como beber, comer, y disfrutar de


refinamientos sensuales de todo tipo, deja una tremenda insatisfacción interna, que es la reacción del espíritu


al verse arrastrado a la realización de actos en pugna con su elevada condición.


Un hábito de penosas consecuencias es el de acostumbrarse a satisfacer todos los deseos del cuerpo


apenas se manifiestan. Se estima como la felicidad más completa el poder disfrutar de todas las comodidades


materiales, aunque se viva como un indigente espiritual; y el hombre inteligente, fraternal y de una exquisita


sensibilidad espiritual es a menudo mirado como un tipo de poco valer si no tiene una buena cuenta bancaria o


un lujoso automóvil. Los poseedores de grandes riquezas son recibidos con respeto en todas partes y todo el


mundo los reverencia y les abre paso. Forman una especie de aristocracia millonaria que desprecia a los


desposeídos de la fortuna. Es bien curioso, sin embargo, lo que se puede observar en el plano espiritual o


plano de la energía, llamado comúnmente cuarta dimensión. Allí existe la aristocracia del espíritu; fraternidad a


la cual sólo tienen acceso aquéllos que han conseguido transformar los metales viles de su alma en oro


espiritual, es decir, los que han vencido todas sus debilidades y pasiones para reemplazarlas por virtudes. En


este plano puede verse a un importante hombre de negocios elegantemente vestido y pasajero de lujoso


19


automóvil con apariencia de mendigo y llevando a cuestas una serie de horribles demonios. Estos demonios


son las posesiones materiales de este hombre que se convirtió en esclavo de la riqueza. Él no tiene una casa,


es la casa la que lo tiene a él. No tiene un automóvil, el automóvil lo tiene a él. Otro en cambio, que en vida


puede ser un humilde barrendero es tratado en este plano como un gran señor y se le ve vestido con albos y


bellos ropajes.


La vida es una gigantesca obra de teatro con millones de actores, donde cada cual se ha colocado una


máscara para representar el papel que le ha sido asignado por el director de escena, o sea Dios.


La diferencia que existe entre el teatro y la realidad es que en la realidad cada hombre representa varios


papeles, tiene multitud de disfraces y máscaras, uno para cada ocasión. Se ve obligado a asumir diversos


papeles para impresionar a los demás y afirmar su personalidad. Después de mucho tiempo de llevar


interpretando estos papeles, se confunden tanto con la realidad, que pasan a formar parte de la psiquis del


individuo.


Estas máscaras contribuyen a mantener al hombre sumido en la ignorancia de la realidad, ya que todo lo


percibe a través de sus “papeles”.


La divulgada recomendación “conócete a ti mismo” se convierte en un imposible entre la maraña de las


máscaras.


Imaginemos una obra en que cada personaje quisiera interpretar su propio papel sin tomar en cuenta a los


demás actores ni al director de escena y tendremos una buena idea de lo que ocurre en el alma humana. Se ha


llegado a confundir tanto la escena con la realidad que nadie es capaz de percibir en forma objetiva lo que nos


llega a través de nuestros sentidos. Toda percepción en el hombre es subjetiva y es por esto que vive en la


ignorancia y es presa del dolor, la enfermedad y el temor a la muerte a pesar de tener toda la sabiduría del


Universo dentro de sí mismo.


Esta trastrocación del principio pensante del individuo es la verdadera Torre de Babel que produjo la


incomprensión total y completa de la Raza Humana. Todos los actos humanos están condicionados a sucesos


externos que influyen de uno u otro modo en el estado de ánimo o mental del individuo inclinándolo hacia una


determinada decisión.


Son muy pocas las exteriorizaciones auténticas del ego o espíritu que son las únicas que se pueden


considerar dentro del plano de lo consciente.


Las manifestaciones corrientes son producidas por presiones diversas ejercidas en la psiquis por algo que ha


llegado a través de los sentidos, o por estados vibratorios que se han grabado en el subconsciente debido al


total de experiencias tenidas hasta el momento de la exteriorización.


El estudio del Ocultismo es el estudio de sí mismo, para aprender a distinguir lo real de lo irreal, lo auténtico


de lo artificial. Podemos llamar a lo real el espíritu, y a lo irreal, la personalidad.


De aquí en adelante consideraremos la personalidad como el conjunto de vida que existe dentro del hombre


que le ha llegado desde afuera a través de la herencia, la educación, el medio ambiente y las experiencias


felices o desgraciadas.


En contraposición a la personalidad está la esencia, que es la irradiación del espíritu.


Al saber y comprender esto plenamente resulta curioso oír decir a un individuo: “Yo quiero hacer tal cosa” o


“Mi opinión es la siguiente”.


¿Es que acaso las máquinas pueden opinar o querer hacer algo?


¿Puede hablarse de conciencia de una máquina, voluntad de una máquina o amor de una máquina? Los


modernos robots que ha creado la ciencia no son nada nuevo, son sencillamente una caricatura humana.


Estos robots están acondicionados por medio de diversos circuitos para reaccionar siempre igual ante


determinadas circunstancias. Según el circuito que actúe será la reacción. Es fácil darse cuenta de que es


imposible que uno de estos robots “piense por sí mismo”, es decir, que ejecute actos que no estén grabados


previamente en sus circuitos pudiendo no obstante combinar los datos en ellos contenidos. Desde el momento


en que hiciere tal cosa habría nacido en él la conciencia. El hombre es igual a estos robots. Piensa, siente,


reacciona, siempre de acuerdo a las combinaciones de sus diversos circuitos. Esto no es la realidad, no es lo


objetivo; son circuitos trazados en su psiquis por diversas circunstancias.


Al referirse a este estado en que ha caído el hombre se dice en Ocultismo que “está dormido”, duerme


profundamente, ya que todo le sucede como si lo soñara a través de los espesos velos de sus diversos


circuitos. Todo lo agradable y placentero para la masa o cuerpo físico contribuye a hacer este sueño más


profundo.


Ésta es la causa de todos los ayunos, privaciones, tormentos y disciplinas de todos los místicos que buscan


el desarrollo de la conciencia.


Estas disciplinas tienen por objeto, “incomodar” al cuerpo, remecerlo fuertemente para hacerlo despertar de


su letargo. Lo más terrible de este peculiar estado es que nadie se da cuenta de él, y a quien se le hable de


esto se sonreirá irónicamente y dirá: “¿cómo voy a estar dormido, que no ves acaso que estoy despierto?”.


Esta incapacidad de reconocer el propio estado de sueño, cierra inmediatamente toda posibilidad de


progreso, ya que mal se puede pedir a una persona que combata algo cuya existencia no admite.


Es posible llenar a conocer el estado de sueño únicamente por una cuidadosa auto-observación y autoanálisis.


¡Qué diferente es entonces el concepto de placer y dolor! Todo placer puramente físico favorece el


sueño y todo dolor, sea éste físico o moral, es un verdadero sacudón que disipa el sueño.


El que ha despertado plenamente no necesita del dolor para evolucionar.


20


Por la importancia que reviste examinaremos en más detalle este asunto de la conciencia.


Si nos observamos atentamente veremos que en la vida diaria tiende a producirse una identificación o fuga


de nuestra conciencia hacia todo aquello en que fijamos nuestra atención. Mientras más atraiga nuestra


atención un suceso cualquiera, más perdemos la conciencia de nosotros mismos ya que la atención desplaza


la conciencia hacia el objeto al cual se dirige.


En este momento es cuando se produce la identificación entre el individuo y el estímulo, identificación que lo


deja totalmente dormido o inconsciente.


¿Puede estar plenamente despierto un individuo que no tiene la conciencia de ser?


El Yo o Espíritu vive preso en medio de la telaraña de las sensaciones que llegan constantemente al cerebro.


Múltiples son las impresiones que llegan a través de los sentidos. La imaginación trabaja aceleradamente


durante todo el día sin que tenga un momento de descanso. Todas estas sensaciones son las vallas que nos


impiden llegar a ser conscientes. Si examinamos la psiquis de diversos individuos veremos que existen


marcadas diferencias en cuanto al desarrollo de su conciencia. El hombre más bajo es aquél cuyo centro de


vida está en el cuerpo físico únicamente, aquél en que predominan las funciones instintivas sobre el


pensamiento y las emociones. En otros, el centro de su vida psíquica está en el corazón, lo emocional


sobrepasa a todo lo demás, este hombre vive a través de las emociones únicamente. En un nivel un poco más


elevado se encuentra el intelectual, cuyo centro psíquico de vida es el cerebro; este hombre utiliza la razón en


todo y todo lo considera mentalmente.


Estos tres tipos de hombres forman la Humanidad corriente, los hombres-máquina o autómatas.


Sobre estos hombres se encuentra una categoría humana, totalmente desconocida de la cual sólo han


trascendido chispazos de su genio, pero que nadie sabe cómo llegaron a elevarse por encima de los nacidos


de mujer para transformarse en los hijos de Dios o dos veces nacidos.


No se crea que estos hombres son los que integran la realeza o la aristocracia de sangre o dinero. Su


condición no tiene nada que ver con cosas materiales. Son sencillamente seres humanos que llegaron a


conseguir todo aquello que el común de la gente se imagina tener, como por ejemplo, voluntad propia, libre


albedrío, conciencia, libertad, etc.


A fin de dar una cierta idea del desarrollo de estos elegidos (muchos serán los llamados y pocos los elegidos)


estableceremos una breve clasificación.


En el grado más bajo de los elegidos encontramos al hombre que puede haber nacido en cualquiera de los


grupos anteriormente descritos pero que los supera por haber entrado en contacto con una escuela oculta.


Adquiere un Yo o centro psíquico más o menos estable y empieza a conocerse a sí mismo. Este hombre sin


embargo todavía tiene la posibilidad de retroceder y volver al estado de sueño, de caer en su antigua condición


ya que sus conquistas no son todavía permanentes, no se han convertido en carne de su carne y en sangre de


su sangre.


Un peldaño más arriba tenemos al que ha logrado producir una cristalización psíquica, o sea que ha logrado


unir su alma en un todo y refundirla en una determinada dirección. Naturalmente, es posible que esta


cristalización se haya producido en una errada dirección, por lo cual este hombre no podrá desarrollarse hasta


llegar a la perfección, a menos que se decida a un momentáneo retroceso y proceda a la fusión de aquello que


había logrado cristalizar. Una vez hecho esto, tiene el camino abierto para una nueva cristalización de acuerdo


con lo deseado.


En la cumbre de este camino de perfección se encuentra el hombre que llegó a alcanzar el completo


desarrollo y evolución que puede alcanzar como ser humano y llegó a poseer para siempre voluntad,


conciencia, inmortalidad, dominio sobre la materia, etcétera.


Podemos ver que todo el trabajo de desarrollo oculto se centra en el alma del individuo y tiende a eliminar


primero todo lo negativo y no deseable para sustituirlo por buenas cualidades, y posteriormente unir todas las


corrientes de fuerza del alma bajo la dirección del Yo y la voluntad.


Si analizamos nuestra alma nos daremos cuenta de su tremenda complejidad, descubriremos los ocultos


móviles que nos llevan a actuar o reaccionar en una u otra forma.


Existen dentro de nosotros una serie de fuerzas que obstaculizan el correcto funcionamiento de nuestra


maquinaria y éstos son los complejos, inhibiciones, y los sentimientos y pensamientos negativos o


desintegrantes. Nuestra vida depende en mucho mayor grado de lo que imaginamos, de nuestra alma. Todo lo


que aparecerá posteriormente en el cuerpo físico se origina en el alma. Si un hombre enferma es porque


enfermó su alma. Si envejece, es porque envejeció su alma. Si “la mala suerte” lo persigue y no puede


conseguir nada en la vida, es por su alma.


Es muy difícil verse a sí mismo, conocer las propias limitaciones y errores, pues generalmente la causa de


nuestras desdichas se encuentra muy adentrada en la psiquis.


Es a través del alma que se manifiestan las fuerzas positiva y negativa de que hemos hablado anteriormente.


Según la fuerza que predomine nos elevamos o descendemos cada día.


La fuerza destructiva es la que impera en todos los momentos de pesimismo, desaliento, tristeza, melancolía,


timidez, etc. Todo hombre que triunfa es porque ha sabido conectarse consciente o inconscientemente con la


fuerza constructiva usando para ello su voluntad, sus sentimientos y su imaginación. Más adelante daremos


instrucciones para usar prácticamente esta poderosa fuerza.


21


En este capítulo nos concretaremos a examinar los pequeños y grandes problemas del hombre medio que se


derivan en su totalidad del binario Espíritu y Masa.


Espíritu


Masa o Cuerpo


Si recordamos que somos espíritus en cuerpos de animales, nos daremos cuenta del eterno conflicto que


existe en cada ser humano, el conflicto entre el Yo y el cuerpo o masa. Por cierto que no es posible


identificarse sino con el cuerpo físico porque éste sirve solamente como vehículo al espíritu. Es la forma


material con que éste se ha revestido para poder actuar dentro del plano físico. Como espíritu y cuerpo


representan los polos opuestos de una misma energía que es Mente, la vida en la tierra se convierte en un


verdadero cautiverio para el que no ha educado su masa a fin de que sirva al espíritu. En la mayor parte de la


raza humana es el espíritu el que sirve al cuerpo y se convierte en un verdadero esclavo de éste, debiendo en


todo momento prestar sus energías para la satisfacción de la masa. Ésta es la situación que el hombre ignora;


el espíritu, que es energía superconsciente y superinteligente, es el criado de la masa que es materia bruta e


inconsciente.


De esto provienen todas las desdichas, conflictos, contradicciones, enfermedades y dolores humanos.


El Ocultismo es la ciencia de volverse consciente e inteligente educando a la masa para que el espíritu pueda


actuar con toda su potencia e inteligencia.


Ésta es la verdadera unión con Dios, o sea la unión con el propio espíritu, el encontrarse a sí mismo.


Toda disciplina espiritual que no parta de esta base es falsa y antojadiza y nada conseguirá el que pretenda


elevarse hacia Dios sin haberse vencido y educado a sí mismo.


Muchos pseudo-ocultistas pretenden haber alcanzado la conciencia cósmica o sea la unión con Dios, pero no


sería difícil comprobar que ni siquiera han alcanzado la conciencia de sí mismos, paso indispensable para


llegar a lograr la conciencia cósmica.


Siempre debemos empezar por alcanzar conciencia en lo material para conocer nuestra exacta posición ya


que desde el momento en que vivimos en un cuerpo físico no podemos olvidarnos de él para remontarnos a


desconocidas alturas.


Es muy conocido en Ocultismo el símbolo de la estrella de cinco puntas o pentagrama que representa a un


hombre de pie con los brazos abiertos.


Esta estrella se emplea en ocultismo porque representa el ideal, o sea el hombre cuya conciencia o espíritu


domina plenamente sobre su cuerpo.


El profano, o sea aquél que sirve a la materia, se representa por esta misma estrella pero invertida, o sea el


cuerpo dominado sobre el espíritu.


Aquél que ha realizado el pentagrama lleva una vida muy distinta del que no ha cultivado sus facultades


espirituales. Físicamente su existencia puede ser similar a la de cualquier otro hombre pero psíquicamente vive


en un mundo totalmente distinto, mundo donde no existen la fealdad, el odio, el temor, la muerte, el dolor ni la


destrucción.


El ocultista es un verdadero científico que ha aprendido a dirigir conscientemente su vehículo, o sea, su


cuerpo, maquinaria super complicada que domina y maneja al profano.


22


Este fantástico vehículo que es el cuerpo humano es manejado por el iniciado tal como una enorme central


eléctrica en la cual conecta o desconecta circuitos a voluntad. Si su mente funciona demasiado a prisa,


desconecta el circuito mental y ella queda inactiva. Si desea cambiar de personalidad a fin de entenderse con


personas de otra esfera intelectual o social, cambia su estado vibratorio ajustándolo al medio en el cual quiere


actuar. Si su hígado o estómago se enferma, establece una sobrecarga eléctrica en este circuito, a fin de


saturarlos de vida y cambiar la enfermedad en salud.


Naturalmente que esto no se alcanza en poco tiempo, y ésta es la razón de que muchos estudiantes de


Ocultismo se desalientan al no poder obtener resultados prácticos a corto plazo.


Para el Iniciado que ha llegado a obtener un dominio total y completo sobre la materia, nada es imposible, ya


que puede inclusive rejuvenecer su cuerpo físico y vivir en la tierra por un período de tiempo increíble para los


profanos.


Recordemos el aforismo hermético que dice: todo es mente, el Universo es mental.


Ésta es la clave suprema para todas las realizaciones humanas.


Todas las posibilidades se encuentran contenidas en este aforismo. Meditando detenidamente en él, es


posible llegar a comprender muchas cosas. Comprenderemos que la causa de todas nuestras dificultades se


encuentra dentro de nosotros mismos y que variando nuestro estado mental las venceremos.


Si comprendemos que todo es mente veremos que nuestro cuerpo es energía-mente detenida o coagulada


en una vibración determinada. Nuestro cerebro, nuestro hígado, nuestro corazón son materia mental a través


de la cual podemos actuar con nuestro pensamiento.


A fin de aclarar más el dominio que el iniciado alcanza sobre su cuerpo, diremos que a través de una rígida


autodisciplina llega a hacerse obedecer de la materia mental o atómica de todo el cuerpo, pudiendo por lo tanto


actuar sobre lo físico a través de lo mental.


Ya que, estamos hablando sobre el cuerpo físico analizaremos ese desequilibrio que se llama enfermedad.


Generalmente la ciencia médica se limita a extirpar los frutos venenosos de un árbol que se mantiene oculto


y cuyas raíces están en el alma. Este árbol fructifica en forma de enfermedad y es regado o vitalizado por los


estados negativos del sujeto.


Todo lo que conocemos como enfermedad se origina primero en el alma aunque sea una lesión puramente


física tal como la fractura de una pierna.


Nada sucede porque sí, todo tiene una causa originaria, causa que debemos buscar siempre en los estados


vibratorios del alma.


La creación de una enfermedad se debe generalmente a estados anímicos y mentales de carácter destructivo


mantenidos durante largo tiempo en el alma. Estos estados negativos forman verdaderos núcleos magnéticos


de carácter altamente destructivo. Cuando una de estas coagulaciones electromagnéticas adquiere mucha


fuerza por la constante repetición de estados negativos, se desdobla o materializa físicamente en forma de


alguna enfermedad. Esta enfermedad tratada en forma ortodoxa desaparece, pero queda dentro del alma la


raíz que puede volver a fructificar por la repetición de nuevos estados negativos que sirven de abono o


alimento a este árbol.


Es posible también que la vibración destructiva que produjo más tarde una enfermedad, haya penetrado en el


alma desde fuera en un momento de debilidad vital o en un estado fuertemente depresivo o histérico, estados


que abren totalmente las puertas de las defensas invisibles del hombre. Lo que conocemos con el nombre de


Aura es la irradiación electromagnética del individuo que sirve como coraza protectora contra vibraciones


extrañas. Cuando esta defensa desaparece quedamos a merced del inmenso océano de diferentes vibraciones


que es la atmósfera que nos circunda.


Se objetará que muchas enfermedades son producidas por microbios. Sin embargo, es necesario considerar


que la virulencia de un germen no depende exclusivamente de éste sino del contacto microbio-cuerpo. Es


indispensable la existencia de un medio adecuado que se produce por la influencia de las coagulaciones


electromagnéticas negativas. Mientras la ciencia no busque la causa de las enfermedades en el plano de la


energía mental no podrá encontrar el remedio para aquellos males producidos por supermicrobios o microbios


etéricos que existen como principio activo únicamente en el plano energético. Uno de estos casos podría ser el


23


del cáncer, lo cual explicaría casos de posible contagio, al ponerse en contacto el enfermo con un sujeto cuya


aura estuviera abierta.


Podríamos comparar a estas coagulaciones electromagnéticas con sanguijuelas que se localizaran en una


parte del cuerpo y comenzaron a chupar la esencia vital de la célula. Una vez que este ente ha extraído esta


esencia vital se produce la degeneración celular por falta de energía. A medida que el coágulo destructivo se


alimenta va haciéndose más fuerte y extendiéndose hasta lograr una total aniquilación.


Es imposible que el cáncer se presente en un individuo de aura fuerte, magnética y pletórica de vida, belleza


y amor. Son muchos los casos de enfermedades producidas por estados energéticos destructivos generados


por el propio individuo.


La medicina oculta empieza por lo tanto por cambiar los estados vibratorios del alma para llegar a destruir lo


negativo que puede llegar a manifestarse, o que ya se haya manifestado como enfermedad. Si pudiéramos ver


en el plano de la energía, nos horrorizaríamos al observar a los demás y al observarnos nosotros mismos.


Veríamos verdaderos Zoológicos ambulantes, hombres con parásitos de energía mental incrustados en


diversas partes del cuerpo, según las pasiones dominantes del individuo. Cada uno de estos parásitos simulará


formas grotescas de animales, verdaderos demonios que se alimentan de las energías vitales hasta producir el


agotamiento.


Basta pensar que todas las energías humanas tienden a crear la mente, el corazón, los deseos, etc., para


que nos demos cuenta de que con cada deseo y con cada pensamiento estamos dando a luz verdaderos hijos


invisibles que son los que están formando nuestra buena o mala suerte. Es por esto que se puede afirmar sin


exagerar, que el hombre es hijo de sí mismo porque de acuerdo con sus exteriorizaciones energéticas se va


formando y creando a sí mismo. De él depende el crear ángeles o demonios.


Hay ocasiones en que nos encontramos con personas que a pesar de verse limpias y bien arregladas y ser


totalmente normales físicamente, nos producen asco y repugnancia, sin que logremos darnos cuenta a qué se


debe esto.


La causa de estas antipatías o simpatías repentinas radica en el desplazamiento electromagnético vital,


producto de la vibración predominante en una persona, vibración que a su vez es producida por el conjunto de


sus pensamientos y sentimientos.


Todo aquel que actúa de acuerdo con las leyes de la Naturaleza estará siempre protegido por ella, pero el


que viola sus leves tendrá que sufrir su reprobación.


¿Puede alguien quejarse de mala suerte cuando no pierde ocasión de hablar mal de la gente o de proferir


groserías constantemente?


¿Pueden quejarse el invertido, el borracho o el depravado? ¿O el pesimista que pasa el día quejándose e


imaginando mil calamidades distintas?


Si acostumbramos a analizar cuidadosamente nuestros actos iremos poco a poco descubriendo la causa de


nuestro fracaso, sea éste económico, sentimental o de cualquier otra clase. Veremos cómo nuestra actual


situación es producto de una cadena de acontecimientos que han sido producidos por dejadez, desidia o


decisiones equivocadas.


La costumbre de proponerse muchas cosas y no realizar ninguna por ejemplo, es altamente perniciosa, ya


que para poder alcanzar dominio y poder sobre los acontecimientos externos, es necesario antes que nada


acostumbrarse a cumplir con la propia palabra, y a cumplir y poner en práctica las propias decisiones. Quien


pone en práctica esta enseñanza en forma metódica y paciente verá que cada día crece su dominio sobre las


fuerzas de la Naturaleza hasta llegar a realizar todo lo que se propone.


La causalidad deja de existir, pues su voluntad se convierte en ley para la Naturaleza.


El primer paso para la solución de cualquier problema es el optimismo. Basta creer que se puede realizar


algo para tener medio camino recorrido. La actitud mental positiva es indispensable para el que busca la


superación. Debe en todo momento sentirse alegre, positivo, pletórico de energía y vida, en armonía con las


fuerzas creadoras divinas. Debe ser un admirador de la belleza en todas sus manifestaciones, a fin de purificar


y sutilizar su alma. Jamás sentirse vencido o agobiado por nada. Como hijo de Dios el hombre tiene derecho a


disfrutar de la protección de su padre y de todos los bienes de éste.


Al adoptar una actitud, mental positiva se aísla el individuo de todas las vibraciones destructivas que pueden


llegarle desde fuera, y, por ley de armonía captará solamente lo positivo y superior.


En todo pueblo o ciudad existe una verdadera nube electromagnética donde se han coagulado las


vibraciones de la energía instintiva, anímica y mental de los habitantes. Esta nube flota por encima del pueblo a


una altura determinada por la densidad de las vibraciones. Todos los que viven allí o que llegan por primera


vez cogen las vibraciones de esta nube. Como desgraciadamente vivimos en un medio pasional y egoísta, se


comprenderá fácilmente que nos sobrecargamos diariamente de fuerza poco deseable. Estas vibraciones


pasionales del alma colectiva de los pueblos, son las que nos cogen para sumirnos en la miseria, la depresión,


la angustia y la mediocridad. Es difícil elevar la vibración mental y emotiva por encima del tono predominante


en el grupo social, pero éste es el único medio para librarse de verdaderas intoxicaciones invisibles producidas


por estas fuerzas negativas.


Si un día cualquiera despertamos de mal ánimo y decimos: “en todo me va mal, la vida no vale la pena


vivirla" o algo por el estilo, nos ponemos inmediatamente en onda con lo negativo o inferior.


24


Como todos pasamos por momentos de crisis y situaciones difíciles, debemos acostumbrarnos a negar


conscientemente lo negativo o malo para nosotros. Al hacer un esfuerzo de voluntad y sobreponernos a todo lo


desagradable y malo que nos está sucediendo, estamos practicando científicamente la transmutación mental.


Esto es actuar al revés del común de la gente, que apenas sufren contratiempos de escasa importancia, los


exageran tremendamente, contándole a medio mundo las “desgracias terribles” que les han ocurrido.


Lo correcto es mantenerse sereno y vibrar en el polo opuesto a la vibración que queremos cambiar.


La casualidad no existe en la vida, todo obedece a motivos o causas precisas. Lo que sucede es que no


siempre podemos llegar a distinguir las verdaderas causas de aquello que recibimos como efectos. La ley de


causa y efecto es la que va delineando el camino a través del cual nos moveremos en la vida, de manera que


está dentro de nuestras posibilidades el poner en movimiento solamente fuerzas o causas positivas a fin de


cosechar más adelante de acuerdo con lo que hemos sembrado.


La “buena o mala suerte” de un individuo obedece siempre a causas desconocidas que llegaron a


manifestarse como efectos.


Esto de la suerte es un interrogante que aqueja a todos aquellos abandonados por la fortuna que no logran


triunfar, a pesar de luchar denodadamente por salir adelante.


Estos desafortunados observan con envidia a los que suben y suben económicamente, y a los cuales parece


favorecer la Naturaleza, ya que en todo lo que emprenden obtienen éxito sin grandes esfuerzos de su parte.


Examinaremos detenidamente este punto por ser de sumo interés para los que buscan superarse, ya que es


justo que el hombre busque su prosperidad material y espiritual.


Cuatro son los principales factores determinantes de “la suerte” del individuo:


1.- Su destino, o sea la posición de los astros en el momento de nacer.


2.- El destino de sus padres, que en gran medida se traspasa a los hijos.


3.- Las experiencias recibidas hasta los 21 años de edad, y después hasta los 33.


4.- Las relaciones amorosas.


No considero aquí la actitud mental ni la fuerza de voluntad u otras cualidades que están influidas o


dependen en cierto modo de los factores recién enumerados.


EL DESTINO


En el momento en que se llega a la vida, o sea en la primera respiración, se graban en el niño las vibraciones


cósmicas resultantes de las diferentes posiciones planetarias. Cada planeta tiene un peculiar desplazamiento


electromagnético y según las posiciones que ocupa en el espacio se van produciendo diferentes


combinaciones de rayos cósmicos que son los que actuarán en el destino futuro del niño.


Aparte de esto, tenemos que considerar el caudal de Karma (causas) bueno o malo proveniente de


encarnaciones anteriores, y que fatalmente deberá manifestarse en efectos.


Si el Karma es muy duro costará mucho abrirse paso en la vida hasta que no se haya logrado expiarlo


completamente. Es posible por medio del Ocultismo llegar a cambiar un destino malo por uno bueno, pero esto


es tema de enseñanzas superiores que solamente pueden impartirse a quienes abrazan el camino de la


iniciación.


Muchas veces es el destino el único causante de aparentes injusticias y contradicciones en la vida, ya que


condena a seres de exquisita sensibilidad e inteligencia a una vida de parias, y a otros que llevan una vida


puramente animal los favorece colmándolos de bienes materiales.


En cumplimiento de la suprema ley de causa y efecto vemos niños que nacen ciegos, deformes, paralíticos y


débiles mentales, y otros que mueren al mes o días después de haber llegado a la vida. La injusticia no existe;


cada cual recibe los efectos de acciones que ha puesto en movimiento. Dios no castiga a nadie, es el hombre


quien al transgredir las leyes de la Naturaleza se castiga y se limita a sí mismo.


LA INFLUENCIA DE LOS PADRES


Desde el momento en que un ego (espíritu) está en el seno materno, empieza a recibir las vibraciones


electromagnéticas de la madre a través del cordón umbilical. Si la madre es una mujer pasional, egoísta e


histérica, grabará profundamente estas fuerzas en el niño que tendrá que luchar fuertemente para


sobreponerse a estas vibraciones destructivas que pasaron a formar parte de su propio ser. Por otro lado, el


padre graba en el momento del espasmo sexual toda su fuerza masculina espiritual, que será la fuerza activa


que este ser tendrá en la vida. Si el padre es un hombre tímido, de una voluntad débil y poco viril, el niño sufrirá


siempre al faltarle el empuje o fuerza masculina realizadora necesaria para abrirse paso en la vida.


Aquí debemos volver sobre lo que dijimos en el capítulo sobre el sexo, al hablar del verdadero crimen que se


comete al tener relaciones sexuales después que la mujer ha quedado embarazada. Éste es un factor que


influye poderosamente en el equilibrio nervioso del futuro ser, y por ende en su destino.


Es decisivo también el estado mental, instintivo y emocional que ha imperado en los padres en el momento


de la concepción, ya que ambos forman en ese instante un verdadero molde en el cual se fundirá la


personalidad futura.


25


Es cierto que los pecados de los padres los pagan los hijos. Ya que en la práctica un hijo es un


desdoblamiento o prolongación de los padres, heredando en parte el Karma de éstos.


A pesar del gran avance científico, el proceso de procreación se realiza en un nivel muy cercano al de los


animales puesto que ni el padre ni la madre pueden asegurar al hijo que han procreado una vida de acuerdo


con las más justas y nobles aspiraciones humanas. No saben si este niño será normal, si su inteligencia estará


de acuerdo con el promedio, si su salud será buena; si tendrá éxito en la vida y otras cosas tanto o más


importantes que éstas. Es entonces la venida a este mundo un verdadero azar. En muchos casos significa traer


un ser a una vida dolorosa llena de tragedias, enfermedades y pesares. ¿Tiene alguien derecho a correr un


riesgo de esta magnitud? ¿Tiene derecho a traspasar sus propios pecados a una criatura que llega al mundo?


Cuando la ciencia haya avanzado lo suficiente como para reconocer la verdad de lo que aquí hablamos, la


procreación de los hijos se realizará en forma científica, en fechas y épocas precisas a fin de formar una raza


de seres más fuertes, más inteligentes y más capaces en todo sentido, sin recurrir para ello a experimentos


químicos, genéticos, ni biológicos, sino que utilizando los recursos que todos llevamos dentro y que tenemos al


alcance de nuestra mano.


LAS PRIMERAS EXPERIENCIAS


Desde la primera respiración, el primer alimento y el primer beso, se van grabando en el niño diversos


reflejos y hábitos provenientes de las diferentes experiencias. En la primera edad se van formando los


cimientos del futuro hombre. El niño es igual a una cinta magnética virgen donde se van grabando


ordenadamente las experiencias por las cuales va atravesando. Cada una de estas experiencias es un ladrillo


más de aquel edificio que es el adulto. Cada experiencia positiva o negativa va acondicionando la psiquis hasta


llegar a impartirle una especial conformación. Según esta conformación psicológica, el sujeto puede convertirse


en un triunfador o en un fracasado. El fracaso es solamente un estado mental, producto de las vallas que son


los complejos e inhibiciones. En esta época de las primeras experiencias es cuando se corre el peligro más


grande de toda la vida, ya que se está formando el destino futuro, o sea, poniendo en movimiento fuerzas que


a su debido tiempo producirán ciertos efectos.


Nada más peligroso y decisivo que la primera experiencia sexual, que es la que marca el despertar de la


conciencia. Si una mujer tiene una primera experiencia sexual desgraciada, le costará mucho ser feliz en el


amor y encontrar la felicidad, pues psíquicamente queda marcada por este hecho. Del mismo modo, cuando el


hombre se inicia sexualmente, se encamina por una senda acorde a la calidad de esta primera experiencia.


Cuando una persona tiene una gran cantidad de factores negativos en su psiquis es necesario por medio del


empleo de la fuerza mental proceder a lavarle el cerebro de todo lo negativo, grabando posteriormente cosas


positivas.


Nadie puede llegar más allá de lo que le permita su caudal de conocimientos y experiencias, o sea que en


ningún momento podrá una persona reaccionar o analizar algo desde un punto ajeno a su experienciaconocimiento.


Sin embargo, el que se cultiva espiritualmente podrá analizar todo desde un alto sitial, ya que el


espíritu está más allá del bien y del mal, más allá del personalismo y de los “puntos de vista”. El espíritu es la


esencia, la vida, la verdad, la sabiduría y el amor.


Para el estudiante de ocultismo es enteramente posible cambiar sus grabaciones psíquicas no deseables por


otras más acordes con sus aspiraciones personales.


LAS RELACIONES AMOROSAS


El hombre que entrega su corazón a una mujer pasional, dominante e histérica, no podrá jamás abrirse


camino en la vida mientras esté unido a ella. Cuando una mujer es dominante y no se entrega espiritualmente a


su compañero, le absorbe a éste todo su magnetismo etérico masculino, dejándolo vacío y despolarizado,


incapaz de crear y de abrirse camino por medio de su fuerza activa. Este hombre está en una situación


parecida a la de un vehículo que tuviera un potente motor al cual le faltara el combustible necesario. Este


sujeto será siempre un derrotado, y si algo obtiene será a costa de múltiples sacrificios, y sólo cuando llegue el


momento en que esta mujer se saturó con sus energías vitales y por lo tanto no puede absorber ya más.


A medida que va tomando magnetismo masculino, esta mujer se irá tornando más dominante e impondrá su


voluntad en todo momento. Ahora bien, para el hombre, su compañera representa a la naturaleza. Por lo tanto


la naturaleza reaccionará con él de acuerdo con el trato que éste reciba de su mujer. Si en un arrebato de


cólera lo insulta o experimenta estados de odio y celos, está instigando en su contra, todo lo negativo, pasional,


fatal y oscuro, y no podrá jamás triunfar porque lo perseguirá la mala suerte.


Todo lo contrario ocurre al encontrar una mujer que sepa amar, que sepa entregarse espiritualmente al


hombre, que jamás en un momento de ofuscación reaccione violentamente, que derrame sobre su compañero


lo mejor de ella misma, y que esté a su lado tanto en el éxito como en el infortunio. El afortunado que logra


unirse con una mujer de estas dotes, se verá favorecido por la fortuna, la buena estrella le sonreirá y alcanzará


el éxito en todo lo que emprenda.


En el caso de la mujer, cuando ella está unida a un hombre inferior, de vibración fuertemente instintiva, estará


siempre limitada en sus aspiraciones.


26


A estos cuatro puntos que hemos analizado como determinantes de buena o mala suerte añadiremos las


relaciones que se mantienen en el grupo familiar. Cuando la desunión, desarmonía e indiferencia reinan en una


familia, cada uno de sus integrantes estará luchando enteramente solo, y todo aquél que está solo queda a


merced de las fuerzas ciegas de la naturaleza, y en consecuencia no tendrá poder para realizar sus


aspiraciones. Si una familia se une férreamente para trabajar y vivir sólidamente unida habrá emprendido el


camino que la llevará a grandes realizaciones. Si no le es posible al estudiante realizar esta unión familiar,


puede unirse a cualquier movimiento colectivo donde exista un ideal de unión, fraternidad y ayuda mutua. Un


movimiento de esta índole es una poderosa ayuda invisible.


BRUJOS Y ESPIRITISMO


Lo expuesto hasta el momento abre la puerta para todos los que deseen llegar más lejos en la investigación


de las causas determinantes de su propia “suerte”, ya que hemos dado algunas claves que permitirán dilucidar


en parte este misterio.


Debo aquí formular una advertencia para aquéllos que recurren a brujas o adivinos para conocer el porvenir o


tener suerte en dinero o amor. Estos charlatanes son verdaderos acumuladores de magnetismo altamente


nocivo proveniente de los deseos pasionales de sus consultantes. A través de estos adivinos se manifiestan los


“cascarones astrales”, o sea la parte animal que sobrevive por cierto tiempo a los difuntos. Estos entes buscan


únicamente su propia supervivencia alimentándose de los desplazamientos energéticos producidos por las


emociones. Estos “cascarones” van enredando a los consultantes en una maraña de mentiras y malos


consejos para terminar por hundirlos.


Lo mismo ocurre en las sesiones de espiritismo en las cuales se manifiestan estas entidades inferiores que


engañan a los incautos que piensan que se ha materializado el espíritu de un difunto. Con un poco de reflexión


se darían cuenta de que el espíritu es energía pura, que mal puede materializarse a través de un cuerpo que ya


está ocupado por otro espíritu, es decir, su legítimo poseedor. Esta pretensión espiritista equivale a querer


captar una transmisión de radio proveniente de Marte con un pequeño receptor a pilas. Los que asisten a estas


sesiones de espiritismo se causan un inmenso daño a sí mismos al abrir su psiquis a la inmundicia de estos


vampiros. Por otro lado retrasan la evolución del genuino espíritu que estuvo en contacto con este principio


animal cuando el individuo vivía todavía, ya que por estar en cierta relación simpática no puede el espíritu


remontarse a planos más elevados mientras no se haya desintegrado el cascarón astral, lo que difícilmente


ocurrirá al nutrirse éste de energía durante las “materializaciones”.


EGOÍSMO Y VIDA EN GRUPO


El gran enemigo del ser humano es la vida cotidiana con sus rutinarias preocupaciones e incidentes que


terminan por provocar tedio y cansancio al individuo que vive sin un ideal impersonal en beneficio de la


humanidad. Algunos viven encerrados en sí mismos pensando solamente en sus propios problemas y


ambiciones, sin participar en nada en ese inmenso movimiento que es la vida colectiva y a la cual cada uno


debe aportar su pequeño grano de arena. Estos seres se asemejan a una pierna que quisiera desprenderse del


cuerpo y caminar por su propia cuenta. Afortunadamente, en diversas partes del mundo existen movimientos


tales como los Rotary Clubs, que son altamente beneficiosos para la vida moral y espiritual de la sociedad.


Si todos tuviéramos un espíritu de ayuda colectiva seríamos tan fuertes como para derrotar la miseria, el


hambre y las enfermedades en el mundo.


Desafortunadamente, un acendrado egoísmo provoca desarmonía, desunión y guerras y esto trae aparejado


debilidad, ruina y miseria. Sin embargo, llegará el día en que el amor fraternal y la tolerancia reinen sobre la


tierra. Desaparecerán las fronteras, se hablará un solo idioma y existirá un solo gobierno mundial. Esta utopía


será una realidad solamente cuando se estudien seriamente los principios rosacruces que permiten lograr


mutaciones en la raza humana elevando de este modo su nivel consciente. A través de los principios


eugenésicos ocultistas puede llegarse gradualmente a la formación de una raza superior. En verdad, la genuina


orden rosacruz es la antorcha que ilumina y mantiene todo aquello que ha hecho grande a la raza humana. Es


interesante señalar que las épocas de luz de la humanidad en que se produce un resurgimiento en las artes, en


el genio, en la ciencia, y en la técnica, coinciden con ciclos en los cuales la orden irradia su energía espiritual


sobre el alma colectiva humana. Reflexionemos un poco en la calidad, potencia y origen de aquella fuerza


divina que convirtió al animal en hombre.


Gran número de personas se sienten desgraciadas, incomprendidas y desplazadas y se quejan de que los


demás no las comprenden, no las ayudan, y se muestran indiferentes. La buena relación humana se convierte


en algo imposible entre egoístas que buscan adaptar a los demás a su propia manera de ser. Estos sujetos


quieren recibirlo todo, amistad, comprensión, cariño y ayuda pero en ningún momento piensan en comenzar


ellos por brindar comprensión, ayuda y amor. El indiferente con los problemas ajenos recibirá sólo indiferencia.


El egoísta, egoísmo. El que odia recibirá odio. El que ama, en cambio, será querido por el prójimo en relación a


la intensidad de su sentimiento. Es necesario, sí, saber bien a quien conceder amistad y confianza, ya que hay


personas que por padecer de petrificación moral y espiritual no corresponderán en relación a lo que han


recibido y aún responderán haciendo el mal. El aforismo que dice: “haz bien y no mires a quien” debería ser


transformado en “haz bien pero mira muy bien a quien”.


27


Los desilusionados de la vida, los escépticos y los amargados encontrarán nueva vida y renovado vigor


espiritual e intelectual si se dedican a obras de beneficio colectivo. La salud, el vigor, la juventud y la belleza


son cualidades del alma, son la manifestación e indicación física del equilibrio y vigor de ésta. En todo lo que va


ocurriendo debemos buscar la explicación en la mente, ya que es allí donde se producen cambios que se


manifiestan posteriormente en el cuerpo físico.


TENSIONES Y RELAJACIÓN


La tensión nerviosa es otro de los grandes enemigos del equilibrio psicofísico. La vida moderna es tan


agitada, variable y cambiante que el individuo tiene que realizar un esfuerzo exagerado para colocarse a la


altura de las circunstancias. Los rápidos cambios científicos y sociales le producen un estado de gran


inseguridad. Llega así el momento en que sus repetidos esfuerzos han sido tan violentos que se produce el


agotamiento con todos los ya conocidos síntomas de la tensión nerviosa, irritabilidad, insomnio, transtornos


digestivos, ansiedad, angustia, etcétera.


Daremos algunas indicaciones de orden general para aquéllos que padecen de tensión.


Primeramente es indispensable proceder a un ordenamiento metódico de las actividades cotidianas, ya que


una de las principales causas de la tensión es la impaciencia o ansiedad por resolver todos los problemas


simultáneamente. El desarrollo de la paciencia es fundamental para lograr relajarse. Un excelente ejercicio


para esto es el siguiente: diariamente tomar veinte fósforos y colocarlos en un montón sobre una mesa. Con la


mano izquierda ir tomando lentamente uno por uno pasándolos a otro lado de la mesa. Se debe pensar


solamente en lo que se está haciendo, sin distraerse. Este ejercicio también provoca un estado de relajación y


debe hacerse cuando el individuo se encuentra muy agitado.


La impaciencia y la tensión siempre van aparejadas. Generalmente el impaciente vive con el pensamiento


puesto en hechos que no requieren un interés inmediato sino que se presentarán en un futuro próximo. El


sujeto vive entonces en una especie de angustiosa espera que le impide concentrarse debidamente en la


actividad del momento presente. Este mal hábito produce un gran derroche de energía nerviosa al dividir la


unidad psicofísica que se ve enfrentada a dos problemas en forma simultánea. Es indispensable alcanzar un


adecuado poder de concentración por medio de una educación de la atención y de la capacidad de


observación.


Durante el día es indispensable establecer ciertas pausas de relajación tratando durante algún rato de


mantenerse completamente inactivo, tanto física como mentalmente. Esto es posible lograrlo por medio de la


respiración profunda, procurando soltar los músculos y de aflojarse en el momento de la exhalación.


Estudiando las diferentes posiciones que adopta el cuerpo, es posible también llegar a establecer cuáles son


las que provocan tensión y fatiga. El caminar con la columna vertebral encorvada por ejemplo, cansa


doblemente al producirse un desplazamiento del centro de gravedad del sujeto. También los movimientos


bruscos, desordenados e instintivos producen gran derroche de energía.


Un sistema de relajación muy interesante para el que tenga los medios necesarios es el de preparar una


habitación especial decorada y pintada de forma que produzca descanso y que se utilice solamente para eso.


Colores suaves, amoblado de líneas redondas, alfombra mullida, aislación sónica e iluminación indirecta.


También es posible, de acuerdo con el principio hermético de vibración, crear paz y tranquilidad por medio de


la saturación de un ambiente con vibraciones mentales que produzcan estos efectos.


Otras causas de tensión, más difíciles de contrarrestar, son los conflictos psicológicos provenientes de


complejos y problemas emocionales e instintivos, ya que mientras no afloren a la mente consciente las


verdaderas causas de estos conflictos, el individuo no podrá disfrutar de un verdadero equilibrio psicofísico.


Como el origen de estos problemas radica en el subconsciente, la vida cotidiana puede deslizarse


plácidamente hasta el momento en que repentinamente se produce una exteriorización neurótica. En muchos


casos el tratamiento psiquiátrico es de gran eficacia. En otros, que revisten mayor gravedad, solamente un


maestro ocultista que sea profundo conocedor del arcano de la mente, podrá desintegrar estos focos negativos


produciendo una verdadera trasmutación en la personalidad. El maestro iniciado incorpora dentro de sí mismo


la psiquis del paciente depurándola de toda escoria con su influencia electromagnética. Casos tan extremos


como la inversión o la locura pueden curarse por este medio. Un verdadero maestro debe ser capaz de


penetrar hasta los más profundos estratos subconscientes del discípulo para descubrir las verdaderas causas


de todos sus problemas.


CAMINO DE LA FELICIDAD


Muchos lectores que se inician en el estudio del ocultismo se sentirán probablemente desconcertados al


observar que lo presento como el remedio único para todos los males. Debo recordarles que el ocultismo es el


estudio de la esencia y origen de la vida, el estudio del hombre y de sus complejas relaciones con la naturaleza


y el cosmos. Desde el momento que el hombre es portador de la chispa divina lleva en sí en estado latente


todas las posibilidades. Unirse a esta chispa divina es lograr la entrada al cielo y alcanzar la verdadera y única


felicidad. No puede existir una real felicidad cuando no hay paz interna.


¿Y quién puede jactarse de tenerla? ¿Quién puede mantenerse totalmente sereno ante los embates de la


vida?


28


Esta paz interna no se puede adquirir con todas las riquezas de este mundo ni con títulos de ninguna clase.


Puede, ser más feliz un mendigo sin hogar que un millonario que vive en un palacete.


El ser feliz es un arte que hay que estudiar cuidadosamente. Este arte reside en la capacidad ingenua e


infantil de disfrutar en forma natural. Gozar con una puesta de sol, con el aire fresco de la mañana, el canto de


los pájaros, y la contemplación de la naturaleza. De maravillarse al ver las múltiples formas de vida producto


del inagotable poder creador de Dios. De disfrutar con las cosas simples que están a nuestro alcance y no


soñar con inalcanzables horizontes de grandeza. El caminar algunos minutos puede ser para el hombre


consciente y despierto una maravillosa aventura. Siente que está vivo, que existe, que es. Siente la vida, la


fuerza de la sangre en las venas, el impulso de las corrientes nerviosas, la pujanza del corazón, el poder


creador de las manos. Ve y siente los corpúsculos de vida que flotan en el aire, el olor de la vida, el calor de la


conciencia humana, la respiración del planeta, la vida vegetal, las emociones y pensamientos encontrados de


sus congéneres, la constante y poderosa presión del espíritu divino, las fuerzas inteligentes de cada órgano del


cuerpo que luchan y laboran para mantener la vida, se pone en contacto con ellas, las ayuda, es el amo y


señor de su pequeño universo. Esto es estar vivo, estar despierto, ser consciente.


La fuerza regeneradora inteligente que mantiene la vida en el cuerpo humano se cansa y agota al no contar


con el apoyo y la cooperación de la mente. Cuando el individuo vive presa de negros pensamientos contribuye


esto en gran medida a crear un estado de desintegración psíquica que influye poderosamente en el


quebrantamiento vital. La vejez es una progresiva derrota de las fuerzas creadoras por parte de la energía


destructivo o desintegrante. Así como la misión del poder creador es mantener la vida, la fuerza desintegrante


debe destruir todo lo viejo, caduco y estacionario para dar origen a nuevas formas de vida. La vida trabaja para


la muerte y la muerte para la vida. Ambas son diferentes extremos de aquella energía única que llamamos


mente. Si alentamos pensamientos destructivos estamos favoreciendo el proceso destructivo, es decir, nos


estamos suicidando lentamente.


Es a causa de esto que la vejez comienza en el alma. Empieza con el abandono a la vida fácil, a la pereza,


las penas, la tristeza y la decepción. La vida es movimiento, desplazamiento, actividad. Todos los que han


llevado una vida muy activa y se retiran de improviso al descanso y la ociosidad destierran las fuerzas


creadoras y decaen rápidamente, como una planta que muriera por falta de agua y sol. Todos los que se


consideran viejos deberían tratar de mantener su alma joven iniciando nuevas empresas, manteniendo vivas


las ilusiones de la juventud, conservando la fe en la humanidad, tratando de disfrutar de la belleza del mundo y


de la vida. Si es posible, que se enamoraran nuevamente, tratando de redescubrir el amor. Los años terminan


por convertir el amor matrimonial en una relación puramente habitual, se acostumbran tanto el uno al otro que


se necesitan mutuamente. Pero éste no es el amor que sintieron al conocerse, desapareció aquella frescura,


optimismo, vida y hermosura. Deben empezar por reencontrarse a través de nuevos cortejos y galanteos,


ideando mil diferentes modos de sorprenderse y halagarse mutuamente. El alma humana tiene tantas y


variadas facetas que seguramente les queda mucho por conocer el uno del otro. La vida reside en los cambios,


el estancamiento y la inmovilidad traen la muerte.


La sobrealimentación es otro de los principales factores de envejecimiento prematuro, al someter a un


excesivo trabajo al aparato digestivo, cuya inteligencia oculta termina por fatigarse. El que desea prolongar su


juventud debe someterse a períodos de ayuno, que puede ser total o parcial. El secreto de la vida reside en la


alternancia de actividad y reposo, de lo cual nos da ejemplo el corazón latiendo más de 100.000 veces cada 24


horas.


Desde el punto de vista de la superación espiritual existen muchas opiniones con respecto a la alimentación,


alegando algunos que para conseguir la pureza espiritual es imprescindible abstenerse de comer carne. La


verdad es que no se pueden establecer normas generales en esto, ya que todo depende de la constitución


particular de cada uno. Algunos necesitarán de la carne para mantener su nivel energético vital, pero a otros


les causará una baja en la calidad de su función pensante. Algunas carnes, como la de cerdo por ejemplo,


tienen una vibración especialmente baja y pesada y que al ingerirla retarda considerablemente la agilidad


mental. Esto se comprueba analizando la psicología de aquellos pueblos que son grandes consumidores de


carne de cerdo.


El alcohol en dosis excesiva rebaja notablemente el nivel consciente, y el tabaco llega a producir la atrofia de


ciertos delicados centros cerebrales relacionados también con la conciencia.


Ese gran fantasma que es la muerte no asusta al que logra elevar su altura conceptual, y comprende a través


de la investigación práctica de los arcanos de la vida que sólo representa el nacimiento a una nueva forma de


vida. Seguramente es más doloroso el nacimiento al plano material que al energético.


Para el verdadero ocultista la muerte significa solamente despojarse de una envoltura para continuar viviendo


en el mundo invisible y volver a la tierra a su debido tiempo.


El que sienta una genuina inquietud espiritual y medite profundamente en estas enseñanzas tendrá una


segura indicación con respecto al camino que debe recorrer.


29


PARTE SEGUNDA


INSTRUCCIONES PRACTICAS


PARA ALCANZAR


LA SUPERACIÓN MATERIAL


Y ESPIRITUAL


EL DOMINIO DE SÍ MISMO O LA


CONQUISTA DEL PROPIO UNIVERSO


La realización práctica de las enseñanzas ocultas comienza con la conquista de sí mismo, ya que todo aquél


que aspira a conocer los secretos de la Naturaleza y a cambiar su destino, debe entablar una tenaz lucha


consigo mismo hasta llegar a vencerse. Esto es el encontrarse a sí mismo puesto que el Yo permanece casi


siempre desconocido y en las sombras. Surgen en el individuo innumerables tendencias, deseos y emociones


que dividen su personalidad manifestándose como una entidad compleja y mudable que actúa y reacciona


según las influencias que va recibiendo desde el exterior, o sea, lo que le va sucediendo en la vida. Por vivir en


un cuerpo material, se origina un perpetuo conflicto entre lo que reclama el espíritu o Yo y lo que desea el


cuerpo o masa, produciéndose en todo momento un dominio del cuerpo sobre el espíritu. Empeora esta


situación la identificación que se produce entre el Yo y las sensaciones puramente orgánicas. “Yo tengo


hambre” o “Yo tengo sueño” se refieren exclusivamente a estados corporales que se reflejan en el Yo y lo


obligan a proceder de acuerdo con estas sensaciones.


El Yo es igual a una persona a la cual se pretendiera llevar en varias direcciones al mismo tiempo. No puede


existir conciencia cuando el Yo sufre el dominio de fuerzas encontradas que lo empujan hacia donde él no


quiere ir.


Si queremos ser conscientes debemos imponernos a los instintos, los sentimientos y las emociones, a fin de


que el Yo sea en todo momento el amo y no el esclavo.


Es corriente encontrar individuos que ejecutan actos que van en contra de sus principios y deseos, y esto es


porque el Yo en ese momento se vio dominado por una fuerza inferior. Desde el momento en que el cuerpo es


nuestra manifestación concreta, visible y tangible debemos poner en orden esta compleja fábrica en que cada


obrero manda sobre el dueño o patrón. Nuestro cuerpo es un verdadero universo en miniatura donde cada


órgano representa a un cuerpo planetario y realiza funciones que van en beneficio de un Todo inteligente que


debe ser el dueño y gobernador de ellos.


A fin de proceder a la unificación de las energías bajo el mando del Yo es indispensable tener un centro de


gravedad permanente y estable, es decir un ideal por realizar aquí en la tierra que viene a ser similar a la raíz


de un árbol.


El que no tiene un ideal juega con sus deseos, instintos y emociones, creando el caos completo en su


pequeño Universo o Microcosmo.


Si nos examinamos y observamos atentamente, veremos la increíble influencia que tienen sobre nosotros los


estados de ánimo por los cuales vamos atravesando, estados que condicionan nuestras acciones. Estos


estados anímicos son producidos por todo aquello que va penetrando por nuestros sentidos tanto bueno como


malo, o sea que somos una especie de esclavos de la causalidad.


La gran cantidad de sugestiones que recibimos va condicionando nuestro estado de ánimo, sea hacia lo


positivo o hacia lo negativo. El subconsciente es igual a la tierra fértil que concibe toda clase de semillas, sean


buenas o malas.


Paralelamente a las sugestiones que se reciben desde el exterior surgen los deseos nacidos de la masa o


cuerpo físico, que tienden únicamente a su propia satisfacción y placer.


Las pasiones dominan al hombre en mayor o menor grado según su evolución espiritual e inevitablemente lo


conducen a metas jamás deseadas por el verdadero y único Yo o espíritu del individuo. Un hombre dominado


por una pasión deja de ser consciente e inteligente para descender al mismo nivel del animal que es movido


sólo por sus instintos. Es difícil, sin embargo, distinguir entre la pasión y un deseo del Yo, lo cual puede


lograrse únicamente a través de una cuidadosa autoobservación.


Pasión, como su nombre lo indica, es un estado pasivo, o sea, un estado en que el individuo actuó como


hembra, es decir, concibió dentro de su alma un deseo que le llegó desde fuera en forma de una vibración,


para manifestarse posteriormente como si hubiera sido un deseo propio, nacido de sí mismo.


Un altísimo porcentaje de lo que desea y realiza el individuo como si fuera propio, son campos de vibración


que han penetrado desde fuera o bien han nacido de su parte fisiológica que desde luego no representa en


modo alguno su Yo.


Debido a que el cuerpo físico es la morada del Yo, se produce una lucha constante entre la voluntad del


cuerpo y la del espíritu. Lejos de ser el dueño del vehículo material que ha escogido, el Yo se convierte


insensiblemente en su esclavo, ya que es incapaz de controlar a las cuatro inteligencias que actúan en el


individuo dentro del campo fisiológico y que son la inteligencia del aparato procreador, la del aparato digestivo,


la del aparato circulatorio y la del aparato respiratorio.


El procreador está relacionado con todo lo que es creación, el digestivo con la mantención del cuerpo físico,


el circulatorio con las emociones, y el respiratorio con el intelecto. Todo lo que el hombre desea o ambiciona se


30


manifiesta a través de uno de estos aparatos, ya sea porque se originó en él o porque penetró desde fuera.


Estas cuatro inteligencias forman lo que podemos llamar el alma, o sea lo pasivo, manifestándose el espíritu


como lo activo.


Es imposible llegar a conseguir lo que uno desea si el Yo no toma las riendas del poder y se impone sobre el


cuerpo y sus diferentes manifestaciones.


Es muy común observar en la vida diaria a personas que anhelan conseguir algo y se someten a un plan de


acción elaborado especialmente para la consecución de su fin, pero por más que se esfuerzan no son capaces


de caminar en línea recta hacia la meta tal como se lo habían propuesto. ¿Por qué sucede esto? Porque el


individuo cambia a cada instante. Cada cinco minutos se manifiesta en él una nueva personalidad que no opina


lo mismo que la anterior y por lo tanto, lo va desviando insensiblemente del fin propuesto.


Podríamos comparar al hombre y sus fuerzas con un ejército sin General pero con muchos Oficiales, cada


uno de ellos dando contradictorias órdenes. Los soldados desconcertados no saben a quién obedecer y


terminan peleando entre ellos mismos. El Yo debe tomar el puesto de General sobre su ejército e imponerse a


ellos en todo momento para obligarlos a una lucha fructífera y no estéril, como les sucede a muchos en la vida


diaria que luchan fuerte y tenazmente pero por desgracia sin conseguir el resultado apetecido. Es


imprescindible entonces establecer orden en nuestro cuerpo físico.


En primer lugar es necesario sintonizarse con la fuerza constructiva que opera en el cuerpo. Ya dijimos en


páginas anteriores que existen dos fuerzas principales que operan en todo el Universo y por ende dentro del


hombre y éstas son: la fuerza vital o constructiva y la muerte o fuerza destructiva.


En el cuerpo se libra constantemente una tenaz batalla entre estas dos fuerzas que tratan de aniquilarse una


a otra. La muerte se manifiesta a través de todos aquellos estados depresivos y de angustia que aparecen


comúnmente.


Sus diferentes nombres son: pesimismo-desilusión-tedio-tristeza-angustia-celos-odio, etcétera.


La fuerza constructiva o vital se manifiesta a través del optimismo, amor, alegría, fe y confianza en sí mismo.


Llamaremos a la fuerza destructiva negativa y a la vital, fuerza positiva.


El Negativo está siempre lleno de desconfianza hacia los demás; en todos ve los defectos y nunca las


virtudes, vive en una atmósfera gris y oscura que es producto de sus propias emociones y pensamientos, cree


que el mundo está lleno de maldad, que no tiene amigos y que la vida no vale la pena vivirse.


Este pobre ser vive su propio infierno creado por él mismo. El Optimista o positivo vive por el contrario, en


una perpetua satisfacción de estar vivo, está lleno de buenos deseos hacia los demás, piensa siempre


positivamente.


Existen cuatro palabras mágicas en las cuales está encerrado el poder de la vida y éstas son: Fe, esperanza,


amor e ilusión.


El niño con su inocencia nos da una profunda lección.


Es necesario tener fe en sí mismo, en Dios y en la Humanidad.


Mantener siempre viva la Esperanza y la Ilusión de un mañana mejor.


Amar a todos los seres humanos por igual y a todo aquello que lleva la chispa del Gran Creador.


Aquél que es ateo y no cree en nada ni en nadie a no ser en los fenómenos materiales, está muerto por


dentro, tiene el alma petrificada.


Una vez que se ha conseguido expulsar las energías destructivas es necesario empezar la creación de un


hijo que será nuestro salvador.


Este hijo se llama el Yo volitivo inteligente.


Este Yo es el que se encargará de la dirección de todas las fuerzas que operan en el Ser.


A fin de tener éxito en la creación de este Yo es menester atenerse al siguiente orden:


1.- Educación y dominio del sexo.


2.- Educación y dominio del corazón.


3.- Educación y dominio de la mente.


4.- Educación y dominio del alma.


5.- Madurez del Yo volitivo inteligente.


Una vez que se ha logrado llegar a la plena formación del Yo volitivo inteligente no hay nada imposible para


un hombre, ya que puede trazarse una meta y caminar en línea recta hacia ella venciendo todos los obstáculos


que encuentre en el camino.


Antes de proceder a trabajar en cada centro se debe hacer un cuidadoso análisis de los propios defectos o


vicios.


Para no perder de vista el ideal, o sea lo que uno anhela conseguir, se debe escribir esto en forma clara y


concisa en un cuaderno o libreta y releerlo diariamente, es decir, fijarse una meta y no perderla de vista en


ningún momento.


Lo más grande que puede existir es llegar a alcanzar un dominio total y completo sobre sí mismo. Este


objetivo en apariencia tan sencillo es la llave maestra de toda realización material o espiritual, ya que significa


el llegar a ser consciente que es la suprema meta del ser humano. Debido a la sencillez misma de lo anterior,


temo que los lectores no lo comprendan debidamente y le resten importancia. A fin de aclarar más el concepto,


y ya que estamos en la era de los robots y los proyectiles dirigidos haré la siguiente comparación: el hombre es


un robot creado por alguien que desconocemos, robot en el cual se implantaron ciertos circuitos fundamentales


como el instinto de conservación, reproducción, reacciones emocionales y capacidades cerebrales de lógica,


31


deducción y análisis. De pronto surgió en este robot una pequeña chispa que podemos llamar conciencia,


chispa que permanece inadvertida e inactiva en la mayoría de los humanos que se limitan a usar solamente los


circuitos robóticos implantados. El que logra cuidar y alimentar la pequeña chispa de la conciencia y hacerla


crecer hasta que derrote a los circuitos del robot y se apodere de la dirección del cuerpo, ha vencido todas las


limitaciones humanas porque se ha hecho más que humano al superar algunos límites impuestos a la especie.


Se debe empezar entonces por educar el cuerpo material que se ha acostumbrado a seguir sus propios


impulsos, y que reacciona ante los intentos de dominarlo igual que un caballo salvaje al que se ensillara por


primera vez. Sabe instintivamente que si no lucha perderá su dominio sobre el Yo que llegará a convertirse en


su dueño y señor.


El obstáculo más grande que encontramos en el camino del autodominio es la falta de conciencia. Falta de


conciencia de los deseos que no nacen del Yo, falta de conciencia de sí mismo, falta de conciencia de ser. Es


necesario darse cuenta cabal de qué cosa es la que hay que dominar. Se trata sencillamente de aprender a


distinguir los deseos nacidos de la masa de los deseos nacidos del espíritu. Si es posible, confeccionar una


lista de todo lo que pertenece a la masa y lo que pertenece al Yo.


Hay que comprender que el dominar algo no significa matar o sofocar. Dominar significa el realizar algo


solamente cuando el Yo volitivo inteligente lo quiere. Dominarse a sí mismo significa poseerse, poseer


plenamente el vehículo físico o cuerpo que es la morada del espíritu. Significa que el espíritu logró adaptar


plenamente su vehículo a sus necesidades. Recién en ese momento cumple con el objetivo que lo trajo a la


vida, es decir, puede actuar en la materia con tanta desenvoltura y conciencia como lo hacía antes en su plano


original y recién puede comenzar a pensar seriamente en realizar alguna labor determinada.


El cuerpo físico es para el espíritu una pesada carga cuando no responde a los mensajes y a los actos que


éste quiere ejecutar, es como un velo negro que limita y entorpece la visión. El autodominio consiste en


aprender a manejar en forma perfecta la compleja y extraordinaria maquinaria que es el cuerpo físico.


La situación que en general se le produce al ser humano puede compararse con la de un individuo a quien


introdujeran en un automóvil sumamente complejo e ignorara su conducción. El cuerpo físico del hombre que


no ha cultivado ni desarrollado su conciencia es idéntico también a un automóvil que tuviera que hacer un largo


viaje sin conductor.


A fin de poder visualizar claramente el problema espiritual del hombre recurriremos al siguiente símil: el


espíritu es energía pura de alta vibración que penetra en un cuerpo material de baja vibración. Todo lo que el


espíritu trata de exteriorizar se pierde, ya que es igual a un radiotransmisor que transmitiera en alta frecuencia


y tuviera que ser captado para su retransmisión por un receptor de baja frecuencia (cuerpo). Como cualquiera


se dará cuenta es imposible que este receptor (cuerpo) capte nada a no ser que eleve extraordinariamente su


frecuencia hasta llegar al nivel del transmisor (espíritu).


Éste es en pocas palabras todo el camino del Ocultismo despojado de todas las mentiras, vaguedades y


grandilocuencias.


¿Cuál es el medio ahora de elevar la vibración del cuerpo o masa? Esta masa es de una baja vibración


porque es materia bruta sin conciencia propia. Se debe proceder entonces a despojar a esta materia de su


automatismo animal dándole conciencia por medio de la mente. Darle conciencia a las manos, a los brazos, a


las piernas, los pies, el cerebro, el corazón, el hígado, etcétera.


En páginas anteriores dejamos establecido que todo es mente. Por medio de la mente consciente es posible


entonces modificar la vibración básica de un órgano o miembro, proyectando y situando la conciencia en él.


¿Acaso un pintor, por ejemplo, no debe llegar a darle una completa conciencia a sus manos para que estas


obedezcan fielmente lo que su mente percibe y ordena?


El poder de la mente humana no tiene límites y llegará el día en que el hombre habiendo logrado el perfecto


dominio de ella podrá materializar sus pensamientos llegando así a la integración de la materia.


Por medio de su mente podrá modificar su estructura celular venciendo a la vejez y a la muerte ya que el


principio mente es inmortal.


Se debe meditar profundamente en lo que significa ser consciente y estar despierto.


DESARROLLO DE LA CONCIENCIA


PREMISA BÁSICA: EL HOMBRE ES UNA MÁQUINA


Nada es posible realizar en el desarrollo de la conciencia si el estudiante no llega primero a darse cuenta


cabal de la verdad de esta afirmación. El hombre es una máquina, nada puede hacer, nada puede realizar,


todo le sucede. No tiene voluntad ni libre albedrío. Está a merced de la ley de accidentes.


Con lo que se ha tratado en páginas anteriores el lector atento tiene ya los datos básicos para llegar a


comprender su mecanicidad.


Una vez que se ha llegado a vivir esta experiencia se puede empezar a actuar para ir despertando


lentamente hasta llegar a salir del estado de sueño o mecánico. Naturalmente que a un hombre solo le es muy


difícil salir del estado de sueño y ser consciente, ya que a poco de empezar a actuar se duerme nuevamente y


no tiene puntos de referencia para saber si está dormido o despierto. Ésta es la dificultad más grande que se


encuentra en este camino; la imposibilidad de distinguir entre el estado de sueño y la vigilia.


32


Cuando se ha llegado a estar despierto, aunque sea por un pequeño período de tiempo es posible llegar a


diferenciar ambos estados.


Es posible amar, pensar, razonar y trabajar sin ser consciente de lo que se está haciendo. Son muy pocos los


momentos de verdadera conciencia que tiene el hombre. Cuando no se está despierto es posible darse cuenta


de ello solamente al llegar un momento de conciencia. Se experimenta entonces la sensación de haber estado


ausente mucho tiempo y de haber regresado repentinamente.


Lo que contribuye en alto grado a mantener el estado de sueño son los hábitos y la identificación que se


produce invariablemente entre el individuo y aquello que ejecuta o que percibe a través de los sentidos. Se


olvida de sí mismo para identificarse con las sensaciones; se produce una fuga de la conciencia que abandona


al sujeto para proyectarse e identificarse con el objeto al que está dirigida la atención. Al producirse este


proceso queda solamente la máquina humana que no se autodetermina ni piensa realmente.


El primer paso para llegar a ser consciente es la sistemática y constante observación de sí mismo, a fin de


que no se produzca la fuga de la conciencia. Se debe mantener una continua sensación de la propia identidad,


recordar antes que nada que se es; Yo soy el que quiero esto. Yo soy el que estoy actuando en este momento,


Yo soy el que estoy viendo esto. Para ser consciente es necesario no olvidarse de sí mismo, ya que en el


momento del olvido comienza el sueño.


Como es necesario desempeñar una serie de actividades de carácter material, se produce fatalmente el


olvido de la propia identidad. Para salvar este obstáculo es necesario educar la atención a fin de que se logre


una bifurcación, en la cual en primer lugar, estará el Yo, y en seguida aquello a lo cual se atiende. Ésta es


similar al rayo de una linterna que tuviera que atravesar una lente de aumento para iluminar un objeto. El rayo


luminoso representaría la atención, la lente al Yo. Por medio de este símil es posible apreciar la técnica mental


a la cual es necesario recurrir para llegar a ser consciente o despierto. Naturalmente éste es sólo el primer


paso, ya que existen muchos grados de conciencia a los cuales se llega a través de sucesivos despertares.


A medida que el estudiante empieza a tratar de “recordarse a sí mismo” se da cuenta de lo difícil que esto


resulta, ya que de pronto puede darse cuenta de que de un mes a esta parte ha estado totalmente dormido a


pesar de creer lo contrario. Súbitamente y debido a un shock se produjo el despertar, acompañado del


reconocimiento del anterior estado de inconsciencia.


Cuando se ha logrado producir una dualidad en la atención, es necesario rehusar la identificación con


los estados emotivos y las impresiones fuertes. Es posible que un sujeto logre estar consciente en la soledad,


pero que al salir al mundo exterior se duerma profundamente.


En los momentos en que se recibe una impresión determinada es necesario realizar un esfuerzo de voluntad


para mantener la sensación del Yo. Con la práctica, esto se convierte en algo bastante sencillo. A medida que


se logra alcanzar un estado más elevado, va cambiando la percepción, ya que recién se comienza a ver las


cosas como son en sí, y no como el individuo cree que son.


Poco a poco se van realizando sorprendentes descubrimientos. Se descubre por ejemplo que el ser humano


puede alimentarse por muchos medios, de los cuales el más grosero es el digestivo, y el más sutil, la absorción


de energía a través de los estímulos que reciben los sentidos. Su escala de valores cambia completamente al


percibir la diferencia entre lo real y lo ilusorio.


Para saber hasta dónde conduce el camino del despertar es necesario recorrerle, ya que de nada sirve


hablar de ello a quien no lo ha hecho.


Observando las disciplinas espirituales de los diferentes sistemas filosóficos y religiosos se ve que todas


conducen a lo mismo. Tienden a provocar un despertar por medio de mortificaciones, penitencias o


complicados ejercicios. Desde el punto de vista de la conciencia nada es más nefasto que la felicidad basada


sólo en el placer de la masa o cuerpo. Todos los estados de placer sensual sumen más profundamente en el


sueño a quien los experimenta, y el dolor en cambio, sea éste físico o moral sacude violentamente al individuo


arrancándolo de su habitual embotamiento producto de la rutina, los hábitos y su confusa vida mental.


Cuando un hombre está muy dormido, la naturaleza le envía dolor y sufrimiento para despertarlo. El que no


ha sufrido en la vida no tiene humanidad porque está dormido en su propio egoísmo.


Las más grandes verdades están ante nuestros ojos y no somos capaces de verlas. Están en lo pequeño, lo


simple, lo humilde, lo inadvertido.


Basta que se le diga al vulgo que está dormido para que reaccione sarcástica e incrédulamente. Solamente


uno entre miles llega a pesar debidamente lo que esto significa.


Para el hombre común no existe evolución, ni conciencia, ni voluntad, ni libre albedrío, ni humanidad. Muchos


sentirán afinidad con las ideas que se presentan en este libro pero muy pocos se dedicarán a un estudio serio


de sí mismos para comprobar a través de la propia experiencia la verdad de lo que aquí se afirma.


Es tan difícil comprender lo que significa ser consciente que muchos encontrarán arduo aceptar que no


siempre es más consciente el más culto y educado.


La conciencia no tiene nada que ver con esto. Un jardinero humilde e inculto puede ser mucho más


consciente que un sabio atómico. Es necesario comprender que hablo de la conciencia como la capacidad de


percibir la realidad sin distorsión mental de ninguna clase. En muchos casos el exceso de información científica


o cultural es un grave obstáculo para alcanzar la conciencia, ya que esta información proviene, en su mayoría,


de sujetos “inconscientes” y necesariamente es fragmentaria, incompleta e irreal. A fin de entender


debidamente esto, basta considerar que dentro de cien o doscientos años mucho de lo que se enseña hoy día


en las universidades causará seguramente hilaridad. El conocimiento científico es gravemente lesionado


33


cuando parte de bases erróneas que pueden conducir a derroteros equivocados. Es interesante pensar que las


leyes científicas que se lleguen a establecer en el futuro por medio de diversas investigaciones existen


igualmente hoy día, pero en forma oculta.


La ciencia no hace otra cosa que parafrasear el Ocultismo anunciando “descubrimientos” que eran conocidos


de los egipcios y del dominio de los Rosacruces.


Es importante analizar la relación que existe entre la conciencia y los conceptos de bien y mal. La conciencia


está más allá del bien y del mal, ya que éstos son términos totalmente relativos. Generalmente lo que es bueno


para unos es malo para otros. Un hombre puede ser muy bueno, estar lleno de amor hacia los demás, hacer el


bien en toda la extensión de la palabra, y esta bondad ser totalmente mecánica e inconsciente, producto de


automatismos cerebrales. Otro puede ser muy bueno porque su madre inculcó en él la bondad o porque la


adoptó como una “pose” para sentirse superior y neutralizar así un complejo de inferioridad. Este tipo de amor,


bondad y caridad, es relativamente fácil de encontrar, pero verdadero amor, amor auténtico y genuino hacia el


prójimo, amor consciente es inmensamente difícil de hallar.


El que llega a ser consciente se sintoniza con la ley divina, se pone en armonía con la irradiación de la gran


mente universal o Dios.


“Pedid y se os dará” dijo hace dos mil años el super-consciente hijo de la gran mente universal (la virgen)


Jesús, el Cristo.


Muy pocos han llegado a comprender esta enseñanza, que como todas las que brindó este gran maestro ha


sido falseada, desvirtuada y antojadizamente explicada. Cuando aquél que se ha sintonizado con Dios pide


algo de corazón, esta petición es igual que una orden de Dios que tendrá que ejecutarse tarde o temprano.


Pero, ¿puede ser considerado consciente el que vive esclavizado a la embriaguez sensual de la materia?


¿Puede ser consciente el que atesora riquezas sin pensar en ningún momento en los demás?


Recordemos este otro aforismo de Jesucristo: “dad y recibiréis”.


Aquél que quiere recibir algo debe comenzar por dar y esto lo podemos ver tanto en los negocios como en


las relaciones humanas. El que se preocupa de dejar satisfechos a sus clientes antes que de llenarse el bolsillo


recibe siempre la justa compensación por su obra. El que da amistad recibe amistad. El que comprende a los


demás es comprendido y tolerado. Hay personas que se quejan amargamente de soledad, de falta de amistad


y de que no son comprendidos por lo demás. Estos seres jamás han pensado que no es justo pedir a los


demás que lo comprendan ya que esto equivale a pedir que todos ajusten y condicionen su ideología a la de


uno y esto es imposible.


Hay que empezar por tolerar y comprender al prójimo, tolerar sus defectos y sus imperfecciones. Todos


llevan en esencia el amor hacia los demás, pero la gran mayoría no han penetrado dentro de ellos mismos para


exteriorizar este amor.


Quien ha obtenido o está comenzando a obtener la conciencia, debe aprender a vivir de acuerdo con las


leyes de la Naturaleza que son las fuerzas manifestadas por Dios para que pueda existir la vida.


Por muy consciente que sea un individuo no puede romper estas leyes o tratar de ir más allá de ellas, pero


puede y debe utilizarlas conscientemente en beneficio de la Humanidad.


Una de estas leyes es la ley de la supervivencia del más fuerte.


El que quiere llegar a realizar algo, debe hacerse fuerte para no ser barrido por otros mas fuertes que él.


Como estamos actuando en un cuerpo físico debemos empezar por mantenerlo en perfecto estado de salud.


Uno de los factores más importantes para esto, es evitar, cuidadosamente las emociones negativas, las


depresiones, la melancolía, la tristeza, etc., ya que ellas provocan el derroche de energía nerviosa.


Si bien es cierto que estos estados anímicos pueden ser provocados por causas puramente físicas, es


significativo el cambio que se produce en la salud de un hombre cuando empieza a pensar y a sentir


positivamente. Se debe acostumbrar la mente a pensar sólo en cosas agradables, desterrando lo malo, inútil y


ocioso.


La moderación en las comidas es fundamental para no bajar excesivamente la vibración volitiva, ya que toda


materia que se ingiere carece de conciencia y debe ser asimilada y digerida por el estómago y por la


conciencia.


Mantenerse siempre bien activo practicando cualquier ejercicio físico de acuerdo con la edad y constitución


física.


No fumar ni beber alcohol. El cigarrillo en forma lenta pero segura va minando las facultades creadoras.


La respiración completa y profunda ayuda poderosamente a mantener el equilibrio fisiológico y aumenta la


resistencia a las enfermedades y a las depresiones nerviosas.


Se entiende por respiración completa la que comienza en el estómago, continúa en el diafragma y termina en


el pecho. La exhalación debe ser lo más completa posible.


Es recomendable efectuar todas las mañanas respiraciones profundas ante una ventana abierta, durante


cinco o diez minutos, con la mente bien concentrada en lo que se está haciendo.


Una vez que se han tomado energías a través de los alimentos, del sueño y de la respiración, hay que


aprender a economizar estas energías.


El verdadero ocultista debe ser un perfecto administrador de sus propias energías. Debe saber exactamente


cómo distribuirlas y organizarlas para que no se produzca un despilfarro como sucede corrientemente.


A fin de poder distribuirla energía nerviosa en forma justa y perfecta es imprescindible que el pensamiento y


la acción no sigan caminos diferentes. Es altamente nocivo estar constantemente pensando en lo que se tiene


34


que hacer dentro de diez minutos o media hora. Este mal hábito es una de las principales causas de la


ansiedad, que se manifiesta en forma de una gran impaciencia por terminarlo todo rápidamente y llegar al fin


del camino. El que padece de ansiedad crónica vive proyectado mentalmente al futuro.


Es interesante analizar el efecto desastroso que producen en el derroche energético, el desagrado y la falta


de entusiasmo por realizar algo.


El simple acto de recoger una moneda que cayó al suelo, si se ejecuta desganadamente y sin el deseo de


hacerlo, consume más energía nerviosa que una carrera de 100 metros que se hubiera corrido con gran


entusiasmo. En todas las obras sobre Psicología leemos que el entusiasmo es una de las más poderosas


fuerzas existentes. ¿Cuál es la razón de este poder?


El entusiasmo es un estado de profunda exaltación del espíritu que da origen a una perfecta concentración


mental y psíquica.


He aquí una clave para mantenerse siempre pletórico de energía. Hagamos un esfuerzo para realizar


nuestras diarias labores con tanto entusiasmo como si de ello dependiera nuestra vida. Hasta el sencillo y


rutinario acto de afeitarse o vestirse, por ejemplo, debe ser ejecutado con todo entusiasmo e interés.


Nunca será un triunfador el que no sea capaz de inflamarse de entusiasmo por algo. No basta con desear


triunfar, no basta con desear superarse, es necesario sentir dentro de sí mismo una avidez profunda y


sostenida por realizar lo que se quiere. Se deben concentrar todos los deseos y energías en lo que se quiere


obtener, ya que el que desea mil pequeñas cosas simultáneamente nada consigue, porque dispersa sus


fuerzas mentales en todas direcciones.


Hay tres cosas que están íntimamente relacionadas entre sí y que es necesario emplear conjuntamente para


desarrollar la conciencia y éstas son: la imaginación, el sentimiento y la acción o movimientos del cuerpo.


Los movimientos que se realizan ya sea al caminar, al trabajar con las manos y al moverse en general,


influyen poderosamente en el estado mental y emocional del que los ejecuta.


A la inversa, la calidad de los pensamientos y emociones influye también en la manera de pararse, hablar y


caminar.


Lo interesante de esto es que a través de los movimientos del cuerpo, podemos actuar dentro del alma para


modificar estados negativos reemplazándolos por vibraciones superiores. Ésta es la razón de ciertos


movimientos y signos realizados en las ceremonias católicas, masónicas y de otros cultos.


El hombre fuerte, optimista y sano psíquicamente, camina muy erguido, la cabeza levantada, los hombros


echados hacia atrás y se advierte seguridad y fortaleza en todos sus movimientos. Al saludar aprieta la mano


fuerte y decididamente y su voz es firme y bien articulada. El nervioso o deprimido camina agachado, casi no


se atreve a mirar de frente, no puede hablar en presencia de un grupo y si lo hace su voz tiembla notoriamente.


Este hombre debe practicar la “vitalización psíquica” de acuerdo con lo que exponemos en este trabajo a fin de


poder convertirse en un triunfador.


Para cambiar un estado mental y anímico negativo por uno superior, se puede realizar con éxito el siguiente


ejercicio, que produce calma, paz y serenidad.


Esforzarse por reducir la velocidad de lo que se está haciendo hasta llegar casi a moverse como en cámara


lenta.


Cada movimiento debe ser cuidadosamente estudiado, se debe ejecutar concentradamente poniendo “el


alma” en ello. Respirar profundamente y relajar todos los músculos.


En lo que a la concentración mental se refiere, se producirá un profundo estado de concentración difícil de


alcanzar por otros medios.


Es muy importante durante este ejercicio sentir o ser consciente de cada parte del cuerpo que se mueve. Una


vez que se ha adquirido práctica, se debe tratar de sentir los músculos, los nervios, la sangre, el aire que


penetra en los pulmones, etcétera.


Naturalmente que este proceder se adoptará únicamente mientras dure el ejercicio. En la noche, cuando


llegue el momento de dormir, se debe proceder a la relajación de todos los músculos a fin de penetrar en un


estado de sueño más profundo que el ordinario. Generalmente no se alcanza el sueño profundo hasta que no


se ha producido la total relajación nerviosa y muscular, lo que puede llevar tres o cuatro horas. Este período, al


que podríamos llamar anterior al sueño o “preparatorio”, es casi totalmente perdido para los efectos mismos de


la renovación energética que se produce al estar dormido, ya que esta renovación se efectúa en el estado de


sueño profundo. De esta manera, el que logra penetrar rápidamente en el sueño profundo, mantendrá su


cuerpo lleno de energía y necesitará dormir menos, ya que aprovechará totalmente sus horas de sueño.


Para los efectos de la relajación se procede de la siguiente forma: una vez acostado, respirar varias veces


profunda y calmadamente concentrando el pensamiento en el plexo solar. Una vez efectuadas estas


respiraciones, se empieza por relajar los músculos de la cara parte por parte, la frente, los ojos y las


mandíbulas. En seguida se continúa con el cuello, brazos, tórax y así hasta llegar a los pies.


Cuando se produzca un estado de enfermedad, el estudiante debe esforzarse por sanar utilizando para ello


su fuerza mental. La enfermedad es solamente un estado vibratorio negativo, que como toda vibración puede


ser cambiado por medio de la fuerza mental. Es asombrosa la rapidez con que responde el organismo cuando


advierte el poderoso apoyo de una fuerza mental inteligente que está tratando de ayudarlo a vencer la


enfermedad.


El gran obstáculo con que se estrellan comúnmente los buenos deseos de superación espiritual, es la inercia


o fuerza negativa.


35


El deseo y la acción de superarse forman una poderosa fuerza activa en el individuo, fuerza activa a la cual


se opone su vida mecánica habitual que representa la inercia.


A fin de que su fuerza activa no sea anulada por su parte negativa, el estudiante debe fortalecer


constantemente su fuerza activa por medio del estudio y una rígida autodisciplina. La mayoría de los


estudiantes de Ocultismo se quedan únicamente en las buenas intenciones de realizar algo práctico, ya que


toda su labor oscila como un péndulo entre la fuerza activa y la negativa, situación ésta que se puede prolongar


por toda la vida. Éste es el gran peligro de estar solo y aislado. El que se propone llenar solo a conquistar su


perfección espiritual comete el más grande de los errores, ya que se produce a la larga, un estado de paz y


tranquilidad por la ausencia de “choques psíquicos” con otras personalidades.


Este hombre se siente en paz y cree firmemente haberse encontrado a sí mismo y haber conquistado la


conciencia. No se da cuenta de que esta tranquilidad nace de un profundo estado de sueño. Así como existe la


evolución existe también la “involución”, o sea, el retroceso. El tipo de realización espiritual del cual


hablábamos anteriormente, es justamente una involución ya que cuando este individuo vivía normalmente en


medio de la sociedad, sufría constantemente “choques psicológicos” que contribuían a mantenerlo algo


despierto. Desaparecidos estos choques por el aislamiento en un monasterio, por ejemplo, se produce el sueño


profundo que por supuesto brinda una gran tranquilidad.


Es por esto que la condición ideal para alcanzar un verdadero y efectivo progreso espiritual hasta llegar a


adquirir conciencia y voluntad propia, es el trabajo en un grupo bajo la dirección de uno que esté real y


efectivamente despierto. Este director se preocupará constantemente de mantener y provocar las situaciones


precisas destinadas a que sus discípulos no se duerman, a mantenerlos despiertos.


EDUCACIÓN DE LA VOLUNTAD


Aparte de su inteligencia el don más precioso de que dispone el hombre es la voluntad. En la gran masa


humana la voluntad se confunde con el simple deseo.


Voluntad es algo que va más allá, que arranca de lo más profundo de sí mismo. Es una poderosa “presión”


interna que es la manifestación visible de lo que el individuo se propone realizar. Es muy acertada la expresión


“tener fuerza de voluntad” ya que se emplea para referirse al hombre que se impone una rígida disciplina como


medio de lograr un fin determinado.


Esta fuerza o capacidad de autodominarse se manifiesta en forma muy variable en las distintas personas.


Algunas tienen mucha y otras carecen casi completamente de ella. El triunfo en la vida depende en gran parte


de la fuerza de voluntad del individuo, de la capacidad de perseverar, de trabajar rudamente cuando otros


flaquean, de sobreponerse a las situaciones desagradables, a la miseria y al fracaso.


Existen personas de una gran inteligencia y de una exquisita sensibilidad, pero que no pueden abrirse paso


en la vida porque les falta el poder de la voluntad.


Por el contrario, vemos que aquéllos que triunfan en la industria y en el comercio no siempre brillan por su


gran inteligencia, sino más bien por su constancia, su dedicación absoluta al trabajo y su fuerte personalidad,


que utilizan para imponerse sobre sus competidores. Muchas veces el sujeto mal educado, obtuso e insensible


está más capacitado para el triunfo que aquél de gran cultura y sensibilidad, ya que no existe en él el temor a


herir a los demás o molestarles con demandas de tipo comercial, por ejemplo. El hombre muy sensible siempre


está pensando en qué va a opinar el hombre a quien visita para una entrevista de negocios o trabajo.


Esta “consideración” hacia los demás le quita todo su empuje por miedo a ser mal recibido y por temor a ser


inoportuno o molestar. El “qué dirán” es causa segura de fracaso y limitación. El que así piensa tiene una


personalidad pasiva y por lo tanto no puede dominar sobre otros de carácter positivo, a menos que desarrolle


en él el valor, el empuje, la audacia y una absoluta falta de “consideración” hacia los demás. Es necesario


comprender el sentido en el cual he usado la palabra consideración.


Es interesante comprobar la íntima relación que existe entre la voluntad y el entusiasmo. El que posee la


capacidad de entusiasmarse fuertemente por algo, está muy cerca de conquistar el poder de la voluntad.


Podríamos decir que la fuerza de voluntad es un “entusiasmo contenido, sostenido y razonado”.


La abulia o falta de voluntad se caracteriza por una absoluta indiferencia por todo, falta de amor propio, falta


de interés en sí mismo y en los demás.


El frío e indiferente no puede jamás influir en otros para que le presten ayuda o apoyo en algo, ya que no les


comunica la vibración anímica del entusiasmo, y cuando vemos a alguien falto de entusiasmo por algo,


pensamos que no está convencido de la bondad o calidad del producto o de la idea que quiere vender. Este


hombre no puede venderse a sí mismo, no logra mostrar sus valores ocultos.


PLAN DE EJERCICIOS


1) Ejercicios físicos intensivos de acuerdo con la capacidad del estudiante. Éstos pueden variar desde el


levantamiento de pesas a la gimnasia de cualquier índole. En cualquier tratado de educación física se


encontrarán los ejercicios adecuados a la contextura y edad.


2) Cinco a diez minutos de respiraciones profundas por la mañana. De pie, extendiendo los brazos hacia los


lados al inhalar, se retiene el mayor tiempo posible y se exhala por la boca bajando simultáneamente los


brazos hasta llegar al reposo.


36


3) Sentado en una silla con las manos fuertemente entrelazadas se respira profundamente tratando de


concentrarse en lo que se va a decir y se repite la siguiente sugestión en forma decidida y enérgica: “Mi


voluntad es fuerte y poderosa - Mi voluntad es fuerte y poderosa - Mi voluntad es fuerte y poderosa. Todo


cuanto yo quiera he de realizarlo porque soy un centro de acumulación de vida, fuerza y poder”.


4) Sentarse en una silla bien erguido con la columna vertebral bien derecha y las manos entrecruzadas, las


piernas juntas y mantenerse completamente inmóvil por el mayor tiempo posible. La inmovilidad debe ser total


y completa.


5) En un momento de gran cansancio físico, al llegar a la casa a descansar, salir nuevamente y caminar


algunos minutos. Durante esta caminata repetir mentalmente “ejecuto este sacrificio para que mi fuerza de


voluntad crezca cada día más y más”.


Como normas generales de desarrollo se pueden dar las siguientes: jamás ceder a todos los deseos que se


presenten durante el día. Un deseo es una fuerza muy poderosa, fuerza que se extingue junto con la


satisfacción de él. Si rehusamos entonces la satisfacción de varios deseos y retenemos esta fuerza dejándolos


en suspenso, tenemos en nuestras manos una poderosa energía que acrecienta nuestro magnetismo personal.


El cuerpo físico es igual a un caballo que hay que tener con la rienda muy corta para que no se desboque. Si


se le da el gusto en algo, comienza a pedir más y no se satisface nunca. Es preciso tener en cuenta


especialmente un control absoluto con la comida, el alcohol y el cigarrillo, que son tentaciones muy fuertes que


se presentan a cada instante. Toda tentación a la cual se sucumbe, es una fuerza que se pierde. El sueño debe


ser cuidadosamente regulado, evitando el dormir más de lo necesario. Al despertar en la mañana se debe


evitar cuidadosamente la costumbre de quedarse semi dormido o soñando despierto, ya que esta costumbre


introduce el desorden en la imaginación, desorden que se traduce posteriormente en lo físico. Evitar en lo


posible todos aquellos actos inconscientes y mecánicos, tales como comerse las uñas, dar golpecitos con la


punta del pie en el suelo, balancearse cuando se está de pie, y otros que advertirá cada uno. Procurar


estabilizar la actividad anímica, es decir, no pasar bruscamente de la alegría a la tristeza. Mantenerse en todo


momento tranquilo y sereno.


A medida que se vayan controlando la emotividad y las manifestaciones impulsivas, se irá obteniendo una


voluntad más fuerte que se impondrá fácilmente sobre la fuerza negativa o inercia.


Un hábito que se debe desarrollar al máximo a fin de alcanzar una fuerte voluntad, es el orden. Trazarse de


antemano un plan de trabajo para cada día, que no se debe alterar o cambiar por nada.


Acostumbrarse a cumplir siempre con aquello que uno se propone por pequeño que esto sea. El que no es


capaz de cumplir sus propias decisiones, se convierte en un juguete de la Naturaleza.


Sentirse en todo momento el amo, dueño y señor del cuerpo a quien se puede mandar en todo momento


para que ejecute lo que uno quiere.


Sobra decir que una persona con vicios, cualesquiera que éstos sean, no puede adquirir una poderosa fuerza


de voluntad; de manera que todo aquél que esté esclavizado a un vicio debe extirparlo buscando las raíces o


causas que lo motivaron. Los vicios, malos hábitos y complejos son verdaderas cadenas que paralizan


totalmente la voluntad.


EDUCACIÓN Y DOMINIO DEL SEXO


Por costumbre, el hombre usa de su sexo en cualquier momento en que experimenta el deseo sexual y no se


preocupa por metodizar o reglamentar su función creadora.


Su instinto sexual ejerce tal dominio sobre él que puede obligarlo a procrear en el momento en que este


instinto despierta.


Con su deseo sexual le sucede exactamente lo mismo que con otros deseos, es decir, se produce una


“identificación” de fatales consecuencias para su conciencia.


¿Existe alguien que pueda permanecer consciente en el momento del espasmo sexual?


Justamente en la pérdida de conciencia que se produce en ese instante reside el único “pecado” del sexo, ya


que lo sexual como todo, tiene su doble aspecto positivo y negativo. La manifestación negativa la encontramos


cuando se produce el dominio del instinto sexual sobre la voluntad y la conciencia. Ésta es la caída de Adán.


Su manifestación positiva se produce en el hombre totalmente posesionado de sí mismo que usa de su sexo


solamente cuando su conciencia lo permite.


El aspirante a la superación debe convertirse en el amo de su instinto sexual a fin de encauzarlo en una


vibración de pureza y elevación espiritual.


Cuando se tienen relaciones sexuales impulsado solamente por la pasión instintiva que busca sólo la


satisfacción del deseo material, se producen funestas consecuencias para ambos amantes ya que abren su


psiquis a vibraciones puramente pasionales y materialistas. Al penetrar esta vibración queda sembrada la


semilla de la desgracia y la infelicidad.. Toda relación sexual en que no exista la íntima comunión de un


profundo y verdadero amor, de una gran atracción y armonía espiritual, es inútil e inconveniente.


No solamente debe existir la unión de los cuerpos sino también la de las almas y aun de los espíritus.


El sexo es el más importante factor de buena o mala suerte en el hombre, puesto que la mujer representa


para él la Naturaleza que es la que le brinda sus bienes.


La mujer pasional, histérica, egoísta y celosa trae “mala suerte” al hombre, pues le transmite sus vibraciones


discordantes haciendo que él encuentre en la vida algo similar a esto que ella le ha irradiado. Este tipo de


37


mujer no ama realmente a su compañero sino que anhela poseerlo para tenerlo bajo su dominio. Con mucha


más frecuencia de lo que pensamos, el fracaso de un hombre se debe a que su mujer adolece del complejo de


Diana. Se ha producido en ella un verdadero trastrocamiento de sexo que la lleva a actuar en el campo de la


energía como macho, haciendo asumir al hombre por lo tanto el papel de hembra, y como hembra en cuerpo


de macho será imposible que se abra paso en la vida porque le faltará lo activo, o sea el magnetismo


masculino irradiante.


Esta mujer al proceder así comete un verdadero pecado porque va en contra de las leyes de la Naturaleza al


perder su femineidad, y es por esto que siempre recibe el castigo de la Naturaleza en una u otra forma, castigo


que podrá eludir solamente al recuperar su femineidad a través de una rígida disciplina psicosexual. El


intercambio de magnetismo psicosexual entre hombre y mujer encierra secretos tan grandes que asustan por


su alcance. Estas enseñanzas se pueden impartir solamente a personas de probada moralidad y acendrado


amor a la Humanidad que ingresen a una escuela oculta bajo la dirección de un verdadero maestro.


En este libro se pueden dar solamente conocimientos de orden general ya que es un texto de pública


circulación.


Cuando un hombre vea que lo persigue la “mala suerte” debería examinar detenidamente la calidad de la


unión sexual que mantiene con su compañera y fácilmente podrá descubrir las causas de su problema. Igual


cosa se puede decir con respecto a la mujer.


Lo más funesto que puede existir en las relaciones de una pareja es la oscilación pasional que se produce


entre la unión sexual y los altercados.


En un gran porcentaje sus relaciones íntimas se reducen a la siguiente secuencia: unión sexual-altercado,


altercado-unión sexual.


Si supieran la forma en que limitan sus posibilidades al mantener esta situación, se abstendrían


cuidadosamente de caer en esto.


Cada riña conyugal es la simiente de ruina, escasez, desgracia y “mala suerte” que se materializarán


fatalmente al cumplirse el período de fructificación de esta simiente.


Sin saberlo entonces, hay mujeres que aplastan al hombre asfixiándolo hasta que lo convierten en un ente


sin personalidad, en un sujeto vencido que se limita a obedecer lo que esta mujer le impone. Este tipo de mujer


es aquélla de carácter dominante que subconscientemente desea llegar a poseer hasta los pensamientos de su


compañero y con su actitud le absorbe todo su magnetismo etérico-viril.


Todos los hombres tímidos son así porque su madre era muy dominante o porque su esposa los tiraniza.


La mujer que eleva al hombre y le da “buena suerte”, que le abre el camino en la vida y lo hace triunfar, es


aquélla que se entrega totalmente a él, tanto física como espiritualmente.


Esta mujer ansía dar antes que recibir, se da por completo a su compañero, lucha por él, está siempre a su


lado en los momentos difíciles. Tiene la inteligencia necesaria para persuadirlo sin pretender dominarlo. Diana


ansía tener al hombre de rodillas a sus pies; la otra quiere verlo convertido en un ser superior que le tienda la


mano para apoyarla en todo sentido.


Con el hombre sucede exactamente lo mismo ya que existen estos dos tipos: el que sólo quiere tener una


esclava y el que anhela formar una real esposa consciente del verdadero papel que le corresponde en el hogar.


Por lo tanto el que desea superarse y triunfar debe regularizar y reglamentar su actividad sexual de acuerdo


con un plan trazado de antemano, de común acuerdo con su compañera.


Cuándo se debe hacer abstención de actividad sexual:


Al encontrarse emocionalmente alterado por algo, con más razón después de una riña.


Cuando se haya bebido demasiado alcohol.


Cuando la mujer se encuentra en su período menstrual o inmediatamente después.


Cuando no existe una atracción sentimental y espiritual.


Cuando se acaba de visitar a un enfermo.


Cuando alguno de los dos se encuentra enfermo.


Cuando la mujer está encinta.


Debe existir una completa tranquilidad y armonía para llevar a cabo la unión sexual y el acto mismo debe


rodearse de la mayor pureza y delicadeza posible, absteniéndose cuidadosamente de “refinamientos” que


llevan en forma segura a la impotencia y frigidez.


En todo momento mientras dure el acto se procurará estar total y completamente posesionado de sí mismo


sin abandonarse a la sensualidad.


EDUCACIÓN Y DOMINIO DEL CORAZÓN


Nada hay qué condicione tanto la vida de un individuo como sus sentimientos o estados de ánimo, ya que


son éstos como la vibración básica que marca el camino que se toma cada día. Según el estado de ánimo es la


calidad de la vibración magnética que se manifestará en el día. Desgraciadamente nuestros sentimientos están


condicionados, en gran medida, por las sugestiones buenas o malas que estamos recibiendo a cada instante,


conjunto de vibraciones que al combinarse dan nacimiento a un estado anímico. Los sentimientos son


vibraciones sumamente fuertes que pueden actuar destructiva o constructivamente. La tristeza, la melancolía,


38


el odio, los celos, son vibraciones terriblemente destructivas que pueden llegar a envenenar la sangre de una


persona hasta destruirla. Es notoria la influencia de los estados anímicos sobre la expresión del rostro, por


ejemplo, que llega a desfigurarse completamente bajo la influencia de un estado anímico negativo. Si las


mujeres supieran que cada sentimiento de pesar, tristeza y depresión deja su marca en la cara, evitarían


cuidadosamente caer en estados depresivos.


Cuando nos encontramos con una persona cuyo estado anímico habitual es de tristeza, nos traspasa su


vibración y sin quererlo nos sentimos deprimidos.


Los que mantienen constantemente un estado de alegría y amor son verdaderos diseminadores de


vibraciones positivas de dicha, bienestar y tranquilidad.


Habitualmente el ser humano vive esclavo de sus sentimientos, ya que éstos le imponen determinados


estados vibratorios a los cuales éste debe ajustarse. Esta particularidad de vivir supeditado a los sentimientos


provoca una notable deformación de la percepción al producirse una distorsión por la tonalidad del sentimiento


dominante. Es posible percibir objetivamente sólo cuando se ha educado el foco anímico. A causa de la gran


influencia de los sentimientos sobre la razón y el juicio, al individuo le resulta casi imposible juzgar y evaluar


correctamente. Si agregamos a esto la influencia de la personalidad veremos la imposibilidad de que un


hombre en su estado habitual vea la verdad. A causa de esto se cometen tantos errores y resulta tan difícil


encauzar la vida hacia donde se quiere.


Hay personas que llevan una desgraciada existencia porque sus estados de ánimo oscilan constantemente


de lo positivo a lo negativo. Estos pobres seres llevan una existencia atormentada porque no se encuentran a


sí mismos en ningún momento, ya que cuando logran penetrar un estado anímico para llegar al fondo de sí


mismos ya han oscilado al otro extremo, y les ocurre lo mismo que a un perro cuando trata de morderse la cola.


Otra de las enfermedades anímicas más terribles es la hipersensibilidad. Quienes la padecen se sienten


heridos y ofendidos por todo, creen que todo va dirigido a molestarlos, que el mundo entero confabula en


contra de ellos. No se les puede hacer una broma porque sencillamente no la entienden y creen firmemente


que se les quiso molestar. Por lo general tras esta actitud hay un profundo egoísmo. El afectado vive pendiente


de sí mismo y cree que es el centro del mundo y como tal todos están obligados a servirlo, a considerarlo, a


respetarlo y a comprenderlo. Cuando se encuentra con que los demás no lo sirven ni lo consideran como él


quisiera, sufre profundamente y se siente muy desgraciado, proclamando que “nadie lo comprende” y que “está


solo en el mundo”. Siempre espera que los demás vayan hacia él. En el matrimonio son profundamente


desgraciados, porque esperan que su campanero o compañera renuncie a su propia vida y personalidad para


vivir pendiente de él.


¿Qué ha llevado a esta persona a este estado? Posiblemente un hogar dividido donde faltó el cariño de sus


padres y ahora que es adulto tiene una exagerada necesidad de cariño, preocupación y atención.


Son muchas las deformaciones de la personalidad a que llevan los sentimientos desbocados, pero todas se


pueden corregir empleando la voluntad dirigida por la conciencia.


Se debe hacer del corazón un órgano consciente e inteligente a fin de que dé cabida solamente a


sentimientos superiores.


A fin de lograr la serenidad anímica se deben evitar los extremos, o sea, la alegría desenfrenada y la tristeza


exagerada. Una actitud de calma, paz y tranquilidad debe imperar como sentimiento dominante.


Se deben cultivar el aplomo, el valor y la sangre fría hasta llegar a fortalecer el corazón para que nada pueda


herirlo o alterarlo. Solamente con plena conciencia permitirle desbordes de amor o alegría.


Para realizar esto, se debe meditar frecuentemente en el corazón concentrando fuertemente el pensamiento


en él y pensando que allí reina la serenidad total y completa.


El amor fraternal o cristiano bien sentido es una poderosa ayuda para lograr la tranquilidad. Si


constantemente se emiten sentimientos de amor hacia los demás se les hace un bien ocultamente ya que al


recibir esta vibración se despertará en ellos un sentimiento similar.


Amaos los unos a los otros se debe practicar en toda la extensión de la palabra, sin distinción de raza, clase


o color.


EDUCACIÓN Y DOMINIO DE LA IMAGINACIÓN


Corrientemente, es la imaginación la que domina en forma completa al hombre impulsándolo a realizar todo


aquello que se forma en ella. Al igual que el corazón, la imaginación es poderosamente influida por las


sugestiones que se reciben a cada instante desde el exterior.


La imaginación es una especie de espejo que reproduce una imagen, basada en la información que recibe de


los sentidos. Según sea esta imagen, serán las órdenes que emitirá el cerebro para ser ejecutadas como


acciones concretas.


Según la claridad de la imagen mental que refleja la imaginación, será la capacidad que tendrá el individuo de


juzgar correcta o incorrectamente la información recibida por los sentidos. Cuando la imagen mental es borrosa


se produce confusión y desorientación debido a que no se perfila como un todo la información que se ha


recibido.


Esta falta de claridad imaginativa se debe generalmente a la limitación de los sentidos que solamente


perciben una estrecha gama de fenómenos.


39


Lo más importante que debemos tomar en cuenta al considerar la imaginación, es que la imaginación es


creadora y a fuerza de repetir una misma imagen llega a plasmarla como una realidad física, concreta y


tangible.


Es por esto que las víctimas de su propia imaginación desbocada son incontables, ya que imaginan mil cosas


distintas en el día dispersando completamente su poder mental, que será incapaz de llevar a cabo una


realización concreta.


Cuántas personas se quejan constantemente de su “mala suerte” y se lamentan amargamente de mil


enfermedades distintas que sólo existen en su mente provocando con estos estados imaginativos una segura


posibilidad de que se realice efectivamente aquello que han imaginado. A la larga, vemos que así sucede, y


que muchas cosas desagradables se ponen en su camino, que les ocurren los más extraños e increíbles


percances. Es entonces cuando. dicen: “qué habré hecho yo para que Dios me castigue en esta forma”, y en su


ceguera no se dan cuenta de que ellas mismas se han creado aquellos males que las aquejan. Dios no castiga


a nadie, ya que es todo amor y todo bondad. Es el hombre el que ignorante de las leyes de la Naturaleza se va


poniendo obstáculos en su propio camino.


Desde el punto de vista de la lucha por la existencia y la conquista de la fortuna, es notable observar que con


no poca frecuencia individuos de una fogosa y fértil imaginación se arrastran por la vida sin lograr realizar lo


que anhelan. En cambio, otros de escasa imaginación e inteligencia, pero fuertes y tenaces se abren camino y


conquistan los más altos sitiales. Esto se debe a que el imaginativo, por lo común, dilapida su fuerza mental


creadora a través de su incontrolado imaginación, y como resultado de ello las más de las veces le falta el


poder mental necesario para convertir sus ideas en realidad.


Es indispensable alcanzar un dominio lo más completo posible sobre la imaginación, para lo cual se debe


practicar la concentración mental, el orden, la calma y la paciencia.


Desterrar completamente la mala costumbre, de dejar vagar el pensamiento procediendo en cambio a pensar


solamente en lo que se está haciendo en el momento.


El ejercicio más importante para llegar a controlar la imaginación es el siguiente: dejar la mente en blanco por


5 ó 10 minutos. Sentado o tendido en la cama se procede a respirar profundamente tratando de relajar todos


los músculos del cuerpo. Una vez que se ha logrado la relajación se procura detener completamente la


actividad mental hasta llegar a dejar la imaginación totalmente en blanco. La respiración es de gran ayuda para


esto, ya que bajando el ritmo respiratorio, o sea, respirando muy lento se produce inmediatamente la calma


mental


USO DE LOS PODERES DE LA MENTE


Todo es mente; el universo es mental, es la clave maestra que nos permitirá conocer todos los arcanos


y penetrar hasta el corazón mismo del Gran Padre-Madre universal, o sea Dios. Consideremos la mente como


la energía primordial o única de la cual todo nace y a la cual todo vuelve. De materia mental está formado el


espíritu de un hombre, de mente están constituidos los minerales, los vegetales, planetas, galaxias y todo lo


que existe en el Universo. Mente es la realidad inmortal que se oculta tras las apariencias. Es la esencia de


todo lo que existe, sea esto animal, mineral u hombre. Como manifestación consciente produce la maravilla del


pensamiento humano.


La mente es el instrumento más poderoso que posee el ser humano. La fuerza del pensamiento crea


en el mundo mental o plano arquetípico una forma de pensamiento que si es mantenida por suficiente tiempo


se materializará en forma concreta. El ocultista o mago mental es un hombre que aprendió a manejar la


materia-mente por medio de su pensamiento. Así como en el plano físico podemos tocar y ver todos los objetos


materiales, así en el plano de la mente es posible tocar y ver los pensamientos. En el plano mental un


pensamiento es un objeto material tan sólido como puede serlo una roca en lo físico.


Cada persona tiene lo que podemos llamar su edificio mental que es el campo magnético de fuerza que se ha


construido con la suma total de los pensamientos que ha tenido en su vida. Según la calidad de este edificio


mental es la calidad de lo que este hombre encontrará en la vida.


Un pensamiento negativo, aunque dure solamente minutos, influye poderosamente en la vida de aquél que lo


ha concebido.


Se comprenderá mejor esta afirmación al estudiar la naturaleza misma del pensamiento, que es similar a una


onda de radio. Al pensar se emiten ondas de una vibración acorde a lo imaginado. Vivimos en un verdadero


océano mental o mar de vibraciones de pensamientos de diversa índole, pensamientos que captamos apenas


nos ponemos en su longitud de onda. Si en un momento dado tenemos un pensamiento de desaliento,


estamos sintonizando nuestro receptor mental en la onda del desaliento, y captaremos todos los pensamientos


depresivos que están vibrando en la atmósfera, y en vez de tener una carga negativa de diez unidades, por


ejemplo, tendremos una mil veces mayor.


De ahí la importancia de tener solamente pensamientos positivos, de ser optimistas, para absorber elementos


también positivos de fuerza y energía.


En este capítulo daremos las claves para actuar conscientemente en el plano de la mente, para emplear


nuestra poderosa fuerza mental, pero estas claves las captará solamente el que sepa leer entre líneas, el que


esté preparado para ver y conocer la verdad.


40


Si su aspiración hacia la verdad, el amor y el bien universal es suficientemente fuerte, se pondrá en contacto


en los planos invisibles con el poder oculto que lo guiará y encauzará para que consiga lo que desea.


El que no está preparado para llegar a la verdad y penetrar en el santuario de Isis, encontrará solamente


palabras, oscuridad y vacío.


El plano mental es igual a una matriz donde se forma, desarrolla y concibe la simiente que allí penetra. Una


vez que se deposita una simiente en esta gigantesca matriz tendrá fatalmente que fructificar en un plazo


acorde a su magnitud.


Nada más cierto que el aforismo popular que dice: “el que siembra vientos cosecha tempestades”.


Cuídate mucho de no sembrar malos pensamientos en la Gran Madre, ya que encontrarás dolor,


desesperación y sufrimiento, porque ella todo lo concibe, tanto lo bueno como lo malo, y te entrega después el


fruto de lo que en ella has depositado.


Emite solamente pensamientos de amor, éxito, bien, abundancia y prosperidad. Desea siempre lo mejor a tu


prójimo.


Jamás lances maldiciones o malas palabras, ya que a su debido tiempo serán materializadas.


Existen sí, algunas condiciones especiales para que se lleve a cabo este acto de creación o connubio entre la


mente del hombre y la materia mental, y una de ellas consiste en que sea fecunda la simiente que se deposite.


El cómo fecundizar esta semilla es algo que debe descubrir cada cual por medio de la meditación y


practicando el amor y el servicio al prójimo.


Este poder mental es el que poseían Adán y Eva en el Paraíso, o sea, la capacidad de crear con su mente


todo lo que ellos querían, poder que perdieron al comer el fruto prohibido.


El estudiante que quiere valerse de su poder mental debe tener en cuenta las siguientes leyes: todo lo que


vemos en la tierra como fenómenos tangibles son manifestaciones de energía-mente en diferentes estados


vibratorios. Todo vibra, todo es mente en vibración. Una piedra vibra, una manzana vibra, un sentimiento es


una vibración, todo, absolutamente todo lo que existe en el Universo es una vibración. El arte de influir sobre


los acontecimientos consiste en el adecuado manejo de las vibraciones.


La transmutación mental es el verdadero poder del iniciado, poder que le permite cambiar las vibraciones no


deseables por aquellas deseadas.


El odio puede transmutarse en amor, la indiferencia en interés, la cobardía en valor, la escasez en


abundancia, la desgracia en felicidad.


Todo es susceptible de ser transformado mediante el cambio de sus vibraciones básicas. De allí la tradición


alquímica, de la transmutación del plomo en oro, símbolo que ocultaba la transformación de los elementos


animales del hombre en oro espiritual


Cada persona tiene su vibración dominante que es cual dial selector que sintoniza al individuo con


vibraciones similares. Quien vibra en dolor encuentra el dolor. Quien vibre en pobreza encuentra la pobreza.


Quien vibra en enfermedad encuentra la enfermedad. Quien vibra en amor encuentra el amor. Quien vibra en


odio recibe odio. Ama y serás amado. Odia y seréis odiado. Desprecia y serás despreciado.


Piensa constantemente en la sabiduría, el amor y la verdad y te harás acreedor a la verdadera sabiduría de


los iniciados, sabiduría que está más allá del bien y del mal, más allá de la vida y de la muerte, más allá del


placer y del dolor.


Solamente de ti depende lo que encuentres en tu camino, ya que según pienses así serás. Nadie tiene


derecho a quejarse de su mala suerte ya que cada uno puede convertirse en el arquitecto de su propio destino.


Abstente de pensar en cosas tristes, deprimentes o desagradables; conserva fija tu mente en todo lo bello y


hermoso, en el bien y en el amor. Nunca critiques a los demás, nunca veas los defectos del prójimo, trata


siempre de encontrar sus cualidades y virtudes. Hasta en el hombre más perverso podemos encontrar algo de


bondad. Recordemos cuando Jesús y sus discípulos pasaron junto al cadáver putrefacto de un perro, que


hedía terriblemente. Todos se apartaron con repugnancia menos Jesús que dijo: “qué dientes más hermosos


tiene este animal, brillan como perlas”.


Si tú aprendes a encontrar el oro hasta en la podredumbre te habrás convertido en un verdadero alquimista


espiritual.


Critica a un hombre y lo estarás cargando de cadenas, alábalo y lo ayudarás a superarse.


Cuando necesites de la cooperación de alguien para llevar a cabo tus obras, ve a visitarlo con toda confianza,


imagina que es tu hermano y emite hacia él vibraciones de amor y fraternidad y serás bien acogido.


Todo está a tu alcance si aprendes a utilizar tu mente, pero cuídate muy bien de abusar de este poder para


emplearlo en perjudicar a otros o en obtener bienes materiales impulsado por la codicia y la ambición.


Nadie tiene derecho a tomar del todo mente más de lo que legítimamente le corresponde, y quien trate de


hacerlo recibirá su justo castigo.


Antes de decidirte a poner en movimiento tus fuerzas mentales, debes meditar profundamente si aquello que


quieres conseguir es justo y correcto y si realmente lo mereces.


Para plasmar tu idea con fuerza y poder a fin de que se materialice rápidamente tienes que ser un avaro de


tus pensamientos, economizar tus fuerzas mentales manteniendo tu imaginación en blanco hasta que llegue el


momento de la “proyección mental”.


Debes guardar el más profundo secreto sobre tu proyecto, ya que si hablas provocas inmediatamente una


reacción en contra.


41


En ningún momento debes dudar del buen éxito de lo que te propones ya que la duda es negativa y


destructiva.


Debes ser paciente y no pretender coger el fruto antes de que haya transcurrido el tiempo necesario para su


formación, nacimiento y madurez.


Una vez que hayas obtenido lo que quieres, debes prepararte para afrontar la reacción que recibirás por la


acción que has ejecutado.


El principio de causa y efecto rige en todo.


Toda acción provoca una reacción de igual magnitud pero en sentido contrario.


Esta reacción solamente puede ser evitada por medio de un poderoso autodominio. Recordemos siempre la


ley de las vibraciones. Si tenemos algo y no queremos perderlo debemos polarizarnos fuertemente en esto que


hemos obtenido para evitar que la reacción nos alcance y nos arrebate el fruto de nuestra creación mental.


Si la enfermedad te aqueja, recuerda que esta enfermedad es sólo un estado vibratorio no deseable, que


puede ser transmutado en una vibración de salud.


Conjuntamente con el principio hermético de la vibración, se debe emplear el principio de correspondencia.


Como es arriba es abajo y como es abajo es arriba. Todo lo que existe fuera del hombre tiene su equivalente o


lado análogo dentro de él y por lo tanto, todo lo que queremos realizar en la tierra debemos realizarlo primero


dentro de nuestra alma.


Si se logró esta realización interna se logra también su materialización en el plano físico.


La clave mágica para obtener todo lo que se quiere reside en la sabia aplicación de este triángulo mágico:


Voluntad


Acción


Pensamiento


Sentimiento


Para terminar debo advertir que toda acción mental debe estar basada en la armonía universal, el amor y el


bien. Jamás se debe intentar alcanzar algo que no se merece porque esto es un robo de que se hace víctima al


todo y como es un robo se tendrá que devolver a corto plazo y recibir la correspondiente sanción.


LA CONQUISTA DE LA FELICIDAD


Nada que sea tan ansiado por el ser humano como la felicidad.


Y sin embargo, ¿cuántos se pueden considerar felices?


Seguramente una ínfima y selecta minoría de la raza humana llega a conquistar el preciado don de la


felicidad.


Es una búsqueda constante y sin fin, en la que cada cual trata a su manera y por distintos caminos de ser


feliz.


La gran masa humana ha identificado la felicidad con lo que brinda el dinero, luchando desesperadamente


por conquistar riquezas a fin de ganarla. Cuando llegan a tener estas riquezas y las ventajas que ellas brindan,


y se encuentran con que la felicidad no llega, empiezan a pensar que tal vez estaban equivocados, que la


felicidad no estaba en esto. La experiencia les enseña que no hay que confundirla con el placer. La verdadera


felicidad se oculta en el corazón del ser humano. Es como si allí anidara un pajarillo que cuando despierta y


canta nos hace experimentar un goce inefable. Cuando no escuchamos sus trinos, seguramente le asusta el


ruido de lo externo o añora nuestros cuidados y la felicidad se desvanece. No son los placeres materiales los


que estimulan su canto sino lo que hay dentro del alma.


La felicidad es un estado puramente interno en el cual no interviene para nada lo que ocurre en el exterior.


Ser feliz es haber encontrado la paz interna, haberse encontrado a sí mismo. La infelicidad proviene de la


división del yo del individuo. Proviene de que él está cambiando constantemente porque no tiene un Yo único e


indivisible. Cuando logra encontrar un momento de felicidad su Yo cambia y esta felicidad se esfuma.


No hay ser humano más desgraciado que el que es presa de encontrados sentimientos, que tiene su corazón


abierto completamente a las vibraciones emocionales que nos circundan. Este pobre hombre se convierte en


una veleta humana que gira hacía el lado que lo impelen las vibraciones emocionales que penetran dentro de


él. Este individuo sufre lo indecible porque está constantemente oscilando entre la felicidad y la desgracia.


Cuando cree estar pisando muy firme en el soñado terreno de la felicidad, el suelo se hunde súbitamente bajo


42


sus pies y todo se esfuma. La desesperación ha llegado, y no volverá a la tranquilidad hasta que el péndulo de


su oscilación anímica no vuelva a lo opuesto.


El único camino que conduce a la conquista de la felicidad es la educación del corazón para que éste sienta


solamente lo que la razón le permita sentir. Por este medio se logra cerrar la entrada a vibraciones anímicas


negativas.


La felicidad más grande reina cuando el corazón está en paz. No se trata de matar los sentimientos sino de


educarlos para que adquieran conciencia y razón. Se trata de introducir en el corazón la capacidad razonadora,


sin perder por ello la frescura y espontaneidad de los sentimientos.


El que educa su corazón en esta forma no se convierte en un insensible sino que por el contrario, siente


mucho más profundamente que antes pero con plena conciencia y razón.


Existen dos grandes enemigos de la felicidad que son el orgullo y el egoísmo. El orgulloso no podrá llegar


nunca a ser feliz a menos que pase por la ordalía de humillarse conscientemente hasta que esta humillación no


le cause sufrimiento, momento en que puede dejar de hacerlo porque se venció a sí mismo.


Todo orgulloso padece de un complejo de inferioridad que lo lleva a tratar de afirmar su personalidad


adoptando una actitud de superioridad. En casos extremos lo lleva a declarar la guerra al resto de la


Humanidad. Podría llamársele “complejo de rey” o “complejo de reina”.


Este “rey” por propio decreto está constantemente tratando de demostrar a los demás que él es “algo


especial”, que es distinto, original y superior. Desde pequeño se notó inferior a los demás, ya sea por motivos


reales o imaginarios. Entre los motivos imaginarios puede crear este complejo la falta de amor de la familia, en


especial de los padres. Como este niño no se conformó con ser inferior, se entregó a la imaginaria creación de


sí mismo en la forma de un ser superior lleno de cualidades. Este ser vive en el subconsciente y lo podemos


llamar la “imagen idealizada”. Como no llega jamás a ponerse a la altura de su “imagen idealizada,” reacciona


con una personalidad orgullosa, dominante y profundamente hiriente. En lo más hondo de sí mismo desea


humillar a los demás porque él mismo se siente humillado al ver que no lo reconocen, no lo tratan como el rey o


Superhombre en que él se constituyó en su “imagen idealizada”. Será profundamente infeliz si no logra


demostrar su superioridad, para lo cual puede reaccionar tratando de obtener un gran triunfo, ya sea éste


comercial, artístico o de cualquier índole, que lo coloque en una situación privilegiada con respecto al resto del


mundo. Como no lo reconocen a la altura de su imagen idealizada, sé venga por medio del orgullo, que utiliza


como escudo y arma para hacer ver su “fuerte personalidad”.


Es por naturaleza profundamente desconfiado y cree que todos lo engañan. Este sentimiento se origina en


que él mismo es un engaño por mostrar al mundo algo que no es real, una falsa personalidad. Igualmente es


porfiado y tozudo porque considera que transigir o dar su brazo a torcer significa para él una humillación.


Si bien el psicoanálisis puede salvarlo, lo más efectivo es que se decida a pasar por la “terrible humillación”


de ser una persona más, sin otros derechos o prerrogativas que el resto de la Humanidad.


Esta imagen idealizada que todos nos constituimos en cierto grado, puede llevarnos a perder de vista nuestra


verdadera felicidad por perseguir objetivos que realmente no deseamos, nada más que para sentirnos


superiores.


Debemos aprender a ser felices con lo que ya tenemos, y no estar siempre a la espera de algún


acontecimiento especial que nos hará supuestamente felices. Quien no logra ser feliz con lo que ya tiene no


alcanzará nunca la verdadera felicidad. Es necesario vivir en el presente, la única realidad cierta es ahora,


pasado y futuro no son reales en ningún momento dado de la existencia. Con despertarse cada mañana en el


propio lecho, poder respirar, ver lo que sucede a cada momento, sentir el canto de los pájaros, gozar de


nuestro desayuno, disfrutar plenamente de cada pequeño instante.


Debemos vivir como si cada momento de nuestra vida fuera el último.


Qué distinta sería por ejemplo la vida si supiéramos que hemos de morir en un plazo de 24 horas. Viviríamos


plenamente, nunca nos sería el aire tan precioso, la luz tan necesaria.


Hay dos palabras mágicas que son verdaderas llaves maestras para llegar a la felicidad y son: amar y dar.


Quien no ama no conoce la felicidad. Al decir amar me refiero al amor de que habló Jesús cuando dijo:


Amaos los unos a los otros.


Si las madres comenzaran ahora mismo a inculcar amor y tolerancia a sus hijos llegaría el momento en que


el mundo habría cambiado porque los hombres cambiarían internamente. ¿Qué es aquello que lleva al hombre


a la mutua destrucción, a las guerras sangrientas, a la tiranía, a los asesinatos políticos y a todas las terribles


enfermedades de la Humanidad si no es la falta de conciencia? ¿El predominio de su parte bestial sobre su


inteligencia?


Junto con recibir un cuerpo perteneciente al reino animal recibe también el hombre la terrible herencia de la


animalidad. El animal, que lucha únicamente por su propia supervivencia y no le importa destruir a su especie


entera si él se salva. Ésta es la maldición de la Humanidad: su animalidad. Somos dioses en cuerpos de


bestias, y el mundo entero está en manos de la gran bestia, o sea, el hombre mismo. Quien le rinde pleitesía


alcanza honores, triunfos y riquezas a cambio de la pérdida de su voluntad y de su conciencia.


Es por esta causa que la vida siempre ha sido dura y difícil para aquellos espíritus selectos en los cuales


reina el amor y la conciencia.


Todos conocemos cuál fue la reacción de la Gran Bestia cuando el llamado Jesús el Cristo vino a predicar el


amor y la fraternidad entre los hombres. Este Salvador fue crucificado por la Bestia que vio seriamente


amenazado su reinado, pero Él nos legó su mensaje de amor y fraternidad. Es por esto que existe tanta


43


mentira y engaño en el mundo. El que dice la verdad se expone a provocar la ira de la bestia y sufrir algo


parecido a una crucifixión.


El único camino de evolución y salvación para el ser humano es el dominio de su animalidad por medio de su


espíritu o parte divina. Ésta es la verdadera regeneración que se oculta en el simbólico I.N.R.I. que está escrito


sobre la cabeza del Cristo.


Son innumerables los escollos en el camino del que quiere alcanzar la corona de la conciencia, ya que la


bestia es muy experta en el arte del disfraz, pues si así no lo hiciera sería fácilmente reconocida. Generalmente


adopta el disfraz del amor y del bien para ganar prosélitos y después utilizarlos como instrumentos.


¿Cuál es la razón por ejemplo de que se mantenga la imagen de Jesucristo clavado en la cruz como si fuera


necesario celebrar, recordar y perpetuar este hecho?


La evolución humana ha seguido un curso totalmente unilateral, ya que por un lado se han hecho grandes


conquistas científicas y por otro el hombre no se ha conquistado a sí mismo en lo más mínimo, y está en la


misma situación de un grupo de niños de seis años que estuvieran jugando con cañones, bombas atómicas y


proyectiles. ¿De qué sirve tanto progreso material si no estamos capacitados para el uso consciente de estas


fuerzas? Ni siquiera somos capaces de usar nuestro cuerpo físico en forma consciente y ya queremos llegar a


la luna y conquistar el Cosmos.


El Ocultismo, o sea el sabio empleo de las fuerzas naturales que influyen en la vida del hombre, es el único


camino que nos puede llevar a lograr la transformación integral de la Raza Humana por medio del desarrollo de


la conciencia. El ideal máximo de esta ciencia es lograr la Paz Mundial bajo un gobierno único, que suprima las


fronteras entre los países a fin de que llegue a existir un solo pueblo: la Tierra.


Para que esto sea posible tendrá que venir el Cristo a la Tierra nuevamente, en la figura de un nuevo Mesías


que luchará otra vez por encadenar a la bestia.


Si triunfa, un nuevo período de esplendor espiritual comenzará para la Humanidad entera hasta que llegue el


día en que pueda reinar plenamente el Yo o Espíritu sobre la Bestia.


Quien desee cooperar a la Paz Mundial puede recitar diariamente la siguiente oración:


"En el nombre de mi espíritu inmortal


pido que la paz sea sobre la tierra,


que el amor y fraternidad reinen en el corazón


de todos los hombres.


Que CRISTO tenga el poder y la fuerza


para vencer el mal.


Que lo LUZ del ESPÍRITU triunfe


sobre las tinieblas de la ignorancia.


Que ahora y siempre reinen la paz y


el amor en la tierra.


Si un gran número de personas recitan diariamente esta oración en forma concentrada y con toda su fe


puesta en la realización de ello impregnan el alma del planeta con vibraciones de paz y amor que influirán


poderosamente en el mantenimiento de la paz mundial.


No olvidemos el principio básico de que todo es mente, el universo es mental.


Desde el momento en que sabemos que todo es mente y que felicidad y desgracia no son sino los dos polos


opuestos de una misma cosa, podemos valernos de nuestra fuerza mental para transmutar un estado de


desgracia en uno de felicidad. Mas, para que esta transmutación sea duradera es necesario que aprendamos a


aislarnos de todas las vibraciones bajas y no deseables que circundan el alma del planeta, vibraciones que han


nacido de los bajos instintos y pasiones humanas.


El que quiere conservarse puro y limpio de estas vibraciones inferiores está en la misma situación de un


hombre vestido de blanco que tuviera que atravesar un pantano. Las malas vibraciones se transmiten tal como


los microbios de la peste.


Una mujer que acaba de reñir con su marido y visita a una amiga en su casa es portadora de esta vibración


de pelea, ira y enojo, vibración que deja en esta casa y en el doble etérico de su amiga, que tendrá que pasar


más de alguna molestia a causa de esto.


La única manera de cerrarse a estas vibraciones negativas es alcanzando un completo dominio anímico para


no dejarse coger por ellas.


El dominio anímico es fundamental para llegar a encontrar la felicidad ya que equivale el corazón a la perilla


de sintonía de nuestro receptor interno. Si lo sintonizamos en una vibración baja, nos cargamos de todas las


fuerzas que tienen su campo vibratorio a esta altura y nos será después muy difícil salir de este estado


negativo.


Todo lo que hemos hablado hasta el momento se refiere a la felicidad del yo, que es la única verdadera,


duradera y real. La felicidad del cuerpo se logra satisfaciendo las necesidades de la masa que son de orden


puramente material, tales como comer, beber y procrear, tener ropa lujosa y un buen automóvil para hacer ver


a los demás lo bien que uno se encuentra y el éxito que ha llegado a obtener. Es notable cómo se identifica el


ser humano con las necesidades de su masa, hasta el extremo de no saber distinguir entre lo real y lo ilusorio.


44


La masa exige continuamente muchas cosas; alimento, placer, comodidades, etc., y especialmente la


compañía de otras masas. Esto lo vemos en forma muy clara en el amor, ya que es posible para una persona


que conozca estas leyes el distinguir inmediatamente si existe amor o solamente una atracción entre masas.


Una pareja puede jurarse amor en forma desesperada una y mil veces, sentir que se les desgarra el corazón


cuando se separan, estar íntimamente convencidos de que aman en una forma tal como nunca habían amado


y como nadie podría amar, y el verdadero amor puede estar completamente ausente de esta relación.


La masa de esta mujer necesita a la masa de este hombre porque al unirse duplican su energía-masa lo cual


les trae por supuesto una profunda satisfacción física. Una de las características de este falso amor es que la


mujer no se entregará al hombre de corazón si éste no se entrega antes a ella en forma total y completa.


Su masa de mujer quiere entonces poseer a la masa del hombre. De ahí que esta mujer pierde su femineidad


al tomar la parte activa o masculina del hombre, es decir al tomar el papel de macho.


Éste es el más seguro signo para conocer el verdadero amor tanto en el hombre como en la mujer. La mujer


que realmente ama se entrega por entero sin pedir nada, se brinda sin esperar nada a cambio, tal como la


naturaleza brinda todos sus dones al hombre sin pedir nada. Esta mujer pensará en cómo hacer feliz a su


compañero y no en cómo puede éste hacerla feliz a ella.


El hombre que realmente ama a una mujer permanecerá a su lado prestándole todo su apoyo, aunque ella


busque solamente su propia comodidad e interés.


La felicidad en el amor es tal vez la más difícil de conseguir, ya que es imposible que nazca un verdadero


amor y que este verdadero amor sea correspondido equivalentemente. Generalmente el verdadero amor es


unilateral, ya que no es correspondido en igual medida.


Quienes desean encontrar la felicidad en el amor deben atenerse a los siguientes consejos para conseguir


que sus naturalezas armonicen en forma completa: tanto el hombre como la mujer no son ciento por ciento de


un solo sexo, pues llevan un porcentaje variable de energía del sexo opuesto.


Un hombre, por ejemplo, puede ser 80% hombre y 20% mujer.


Esta parte del sexo opuesto que lleva adentro es la que provoca todas las desarmonías en los matrimonios y


que al producirse el afloramiento de esta parte sobreviene inmediatamente un choque de vibraciones que


tienen la misma polaridad, y la repulsión es inevitable, ya que es sabido que polos iguales se repelen y


contrarios se atraen.


La mujer debe analizarse fríamente para descubrir cuáles actitudes suyas son femeninas y cuáles son


masculinas. Jamás debe tratar de dominar al hombre, de ser posesiva, ya que con esta actitud le cierra


automáticamente las puertas del éxito. Debe cuidar su palabra para no herir la psiquis de su compañero con


sugestiones negativas que destruyen. Es muy común oír a una mujer enojada decirle al marido: “eres un inútil,


no sirves para nada”. Si supieran el enorme daño que le hacen al castigarlo con palabras duras, las evitarían


cuidadosamente. Junto con crear en él en forma lenta pero segura aquello que afirman por la palabra van


haciendo nacer un fuerte resentimiento en contra de ella al sentirse el hombre menoscabado en su dignidad y


orgullo masculino y viril, por ser tratado como un colegial travieso.


Éste es el camino más seguro que tiene una mujer para perder al hombre. Nunca debe ella tratar de imponer


su voluntad en forma dura e imperiosa. Si quiere conseguir algo, debe ser a través de la dulzura, el cariño, y


sutiles insinuaciones, para hacerlo sentir que está concediendo y no que está siendo obligado. La mujer que


sepa reinar en el corazón de un hombre lo conseguirá todo de él sin necesidad de pedírselo. El hombre


necesita a su lado a una mujer que le dé alas a su virilidad y hombría, y no que se la anule. Feliz el que es


amado, respetado y obedecido por su mujer.


¿Acaso no vale más para una mujer conseguir todo de su hombre respetándolo y obedeciéndolo que


haciéndole la vida difícil a fin de que ceda para vivir en paz?


Aseguro a toda mujer dominante que su marido no la ama realmente; está con ella solamente por hábito y


temor.


Una mujer dominante no podrá jamás retener a su compañero porque al ser ella de vibración positiva o


masculina no logrará satisfacerlo sexualmente.


Cuando la mujer es profundamente femenina y se entrega de alma y espíritu a su hombre será siempre la


única, y no habrá mujer en el mundo por bella que sea capaz de apartarlo de su lado.


Profundizaremos un poco la psicología de la mujer dominante por la importancia que este punto reviste, tanto


para el hombre como para la mujer, ya que la mujer dominante o Diana sólo podrá ser feliz con un hombre que


tenga el complejo de Edipo y que le agrade íntimamente tener una madre que lo domine y mande.


Contrariamente a lo que se supone, el complejo de Edipo y el complejo de Electra son mucho más comunes


de lo que se cree. Pasan sí, inadvertidos, porque generalmente se originar a muy temprana edad, y se


incrustan profundamente en el subconsciente provocando en el afectado ciertas reacciones que rara vez se


atribuyen a este complejo.


La mujer que contrae el complejo de Electra no podrá normalizarse nunca sexual y efectivamente si no


destierra esta obsesión de su mente.


Siente un odio instintivo hacia los hombres por creerse engañada, despreciada y herida por su progenitor al no


cumplirse su deseo de unirse a él.


Muchas veces se convierte en una “devoradora de hombres” que anhela destruirlos como medio de destruir


la imagen odiada y querida al mismo tiempo de su padre, que tiene grabada en el subconsciente.


45


En cada hombre al cual se une, se manifiesta en ella esta terrible dualidad que puede llevarla fácilmente a la


esquizofrenia. Por un lado lo ama, pero apenas aflora la imagen del padre odia al hombre al cual se ha unido


porque lo identifica con su progenitor y se siente por lo tanto humillada y despreciada, tal como se sintió en su


niñez engañada y depreciada por su padre al verlo unido a otra mujer.


Llega el momento en que esta mujer dice: “el amor no existe para mí” y positivamente no existirá, porque ella


busca sin saberlo al padre en otros hombres y cuando lo encuentra vuelve a producirse en ella la terrible lucha


entre amor y odio, atracción y repulsión.


Lo mejor que puede sucederle es que se enamore profundamente de un hombre de elevadas cualidades


morales y espirituales y se entregue a él en forma total y completa. Si esto ocurre es muy posible que la


imagen de este hombre destierre a la del padre y ella alcance la esperada felicidad.


Insensiblemente la mujer dominante conduce al hombre a lo que podemos llamar la simulación amorosa, o


sea, que lo obliga a asumir una falsa personalidad enteramente de acuerdo a lo que ella desea, reprimiendo al


mismo tiempo todas aquellas manifestaciones que a ella le desagradan. Todo esto lo hace a fin de darle gusto,


de verla feliz y evitarle desagrados, ya que teme sus desbordes de mal humor.


Esto confirma su condición masculina, porque ha poseído al hombre al encuadrarlo dentro de su


personalidad. ¿Se puede decir que ella lo ame? Desde luego que no, pues se ha limitado a fabricarse un


muñeco que le da placer porque actúa exactamente como ella quiere. Esto es antinatural y artificial y no


debemos olvidar que todo lo antinatural recibe su castigo por ir en contra de la Naturaleza. El castigo que


recibirá el hombre que cae en esta comedia es la falta del poder dador de la Naturaleza. Luchará


infructuosamente y no podrá surgir económicamente a menos que se una a otra mujer más femenina, ya que


mientras más femenina es una mujer dispone de más poder dador porque encarna en ella todos los atributos


de la madre naturaleza.


No quisiera que se interpretara todo esto en el sentido de que la mujer debe ser una esclava del hombre. Se


trata solamente de que sepa en todo momento mantener su rol de mujer.


La mujer representa para el hombre la manifestación terrenal de la parte femenina de Dios. Simboliza para él


la pureza, el amor, la dulzura y la inspiración. Como íntimamente representa un ideal, sufre un tremendo


impacto psicológico cuando la ve adoptar actitudes vulgares o brutales más propias de un varón. Este impacto


puede bastar para matar todo su amor.


La mujer debe ser siempre dulce, suave, delicada espiritualmente, cariñosa, atenta y comprensiva, darse por


entero a su hombre sin reservas de ninguna clase, respetarlo y obedecerlo. Su amor hacia él debe ser el


bálsamo que disipe las amarguras de la vida transformándolas en felicidad.


Es ella un hada con una varita mágica que tiene el poder de sumir al hombre en la desesperación o de darle


la felicidad, una felicidad total y completa. Con su varita mágica apartará todo lo malo que venga, dejando


pasar solamente lo bueno.


Para desgracia de la Humanidad hay algunas mujeres que no solamente no emplean este poder para


proteger al hombre, sino para descargar todo lo malo sobre él y finalmente destruirlo.


El hombre por su parte tiene que fortalecer todas sus cualidades masculinas y viriles para poder llevar a su


compañera firmemente del brazo por el camino de la vida.


Subconscientemente la mujer espera que su compañero la posea en todo el sentido de la palabra y que no


se limite sólo a la posesión sexual. Debe poseer su personalidad, su alma, su corazón y su espíritu.


Por un lado debe ser todo amor para ella y, por otro, ser firme y severo para no despojarse de su condición


masculina.


Su fuerza debe ser la que guíe a la belleza de ella.


Ella debe sentir plenamente su fuerza de hombre masculino y viril.


En el amor como en todo, se cumple inexorablemente la ley de acción y reacción, y se recibirá aquello mismo


que se irradia sobre la pareja. Si una mujer por lo tanto está continuamente regañando y tratando a su


compañero de mal modo, él será empujado por esta misma fuerza negativa a cometer algún acto que la hará


sufrir.


Todas las mujeres que deseen retener a su compañero deben recordar que: las cadenas de flores son más


fuertes que las de hierro.


El hombre por su lado debe recordar siempre que la mujer es por naturaleza mucho más sensible, delicada y


anímica que el hombre, y que por lo tanto debe en todo momento tratarla con una firme dulzura y con una


severa suavidad. En todo momento debe estar presto a brindarle su completo apoyo tanto en lo material como


en lo espiritual. Si hay algo que desilusiona a una mujer es que su compañero pierda la delicadeza y el


romanticismo en sus relaciones amorosas. Necesita que él le declare su amor a menudo y que no se limite a


unirse sexualmente sólo para satisfacer sus instintos.


La ley de oro para que el hombre tenga siempre el cariño de su mujer es la siguiente: trata siempre a tu mujer


como si fuera tu novia, como si recién la conocieras y le declararas tu amor. Mírala siempre como si fuera la


primera vez, aquella vez en que te enamoraste de ella.


Quien sepa aplicar estos principios sabiamente, convertirá su vida matrimonial en una eterna luna de miel. Lo


más triste en una pareja es cuando se habitúan el uno al otro, cuando están juntos por hábito solamente y no


porque sientan amor.


46


En la generalidad de los matrimonios sucede algo muy curioso: el primer tiempo se aman desesperadamente


y paulatinamente su amor va desapareciendo y apagándose, y cuando no terminan en separación caen en la


vida-común-habitual.


El amor que debería hacerse más fuerte con los años termina por desaparecer.


Esto nos lleva a una triste e inevitable conclusión: el amor que va desapareciendo con el tiempo hasta


degenerar en hábito no es tal amor. Esta unión fue producida únicamente por una pasión. Una vez satisfecha la


pasión todo termina y queda el vacío. Ambos se recriminan mutuamente y no reparan en la realidad; no puede


desaparecer un amor que nunca ha existido.


La unión pasional se caracteriza por repetidas uniones y desuniones a través de su vida común. Tras un


período de amor viene una súbita riña y después una etapa de algo muy parecido al odio. Después vuelve


nuevamente el amor y este ciclo se repite indefinidamente.


El verdadero amor se caracteriza en primer lugar porque aumenta con el tiempo en vez de disminuir. Si bien


existen choques entre ambos no llegan en ningún momento a producir una separación psicológica, no llegan a


crear una barrera, por el contrario, su unión aumenta.


Cada uno mira por la felicidad del otro antes que por la propia. Es increíble lo que influyen los pequeños


detalles en la vida hogareña. La mujer, por ejemplo, no debe llegar jamás a perder su pudor ni a presentarse


delante de su marido desgreñada y sin arreglo. El principio hermético como es arriba es abajo y como es abajo


es arriba actúa con toda su fuerza en este caso. Si ambos se sientan a comer un día cualquiera y por el hecho


de estar en casa están desarreglados y descuidados, el hombre sin afeitarse y ella sin sus adornos femeninos


esto se reflejará también en su mutua relación, que será de una baja vibración espiritual.


Un matrimonio inmensamente feliz sería aquél en que cada uno de ellos viviera imaginando cómo hacerle la


vida más grata al otro, cómo darle pequeñas sorpresas agradables y cómo hacerle pequeñas atenciones.


El marido, por ejemplo, debería ser algo romántico, traer flores a su mujer, preocuparse de sus pequeños


problemas, y estar presto a demostrarle su amor. Debe asumir el papel de marido, amante, amigo, padre y


hermano. Si falta en algunos de estos deberes no hará plenamente feliz a la mujer. Ella también debe hacerle


pequeñas atenciones destinadas a hacerle la vida grata en el hogar. Con un poco de inteligencia femenina


sabrá convertir el hogar en un verdadero paraíso.


Si ella logra convertir su hogar en un oasis de calma, tranquilidad y felicidad, él ansiará el momento de llegar


al hogar y tener a su mujer al lado.


Debe ella asumir también el papel de esposa, amante, madre, amiga y hermana.


Es posible que para aquél que no está suficientemente maduro, para el pasional, el egoísta, el fanático y el


obtuso, y para todo el que no ha llegado a percibir un destello de la verdad, todo lo que se dice en este libro no


serán más que palabras y palabras. Pero el que sabe lo que es humanidad, el que sabe lo que es amor, el que


ha percibido la existencia de un ser supremo, verá la luz. No todos son capaces de ver la luz. ¿Se puede


explicar a un ciego de nacimiento lo que es la luz? ¿Al sordo, lo que es la música?


Ya que estamos hablando sobre felicidad y amor debemos tratar ligeramente la materialización de lo activo y


pasivo, o sea los hijos.


Ninguna pareja tiene derecho a procrear un hijo si no tienen un mínimo de seguridad de traer al mundo un


hijo sano, sin taras físicas ni psíquicas y con un destino que le permita alcanzar el éxito.


Para esto existen leyes inmutables que rigen la “calidad” del ser que se traerá a la vida. Estas leyes son las


siguientes:


1.- En el momento de la concepción tiene que existir una completa armonía psíquica, amorosa e instintiva


entre ambos cónyuges. Mientras más positivo y elevado sea su estado de ánimo en el momento anterior a la


cópula, más elevada será la concepción y se formará un hijo superior.


2.- Una vez que la mujer ha quedado encinta, no debe ser tocada por, el hombre hasta después del


alumbramiento. Toda relación sexual durante el embarazo provoca irreparables lesiones en el sistema nervioso


del por nacer.


3.- Durante el período de embarazo se debe rodear en lo posible a la mujer de todo tipo de comodidades,


evitarle todo mal rato. Circundarla de cosas bellas, que escuche buena música, que procure mantenerse


tranquila y serena en todo momento a fin de transmitir todas estas vibraciones positivas al ser que lleva en sus


entrañas.


Una vez que se produjo el alumbramiento se debe acostumbrar a la criatura desde pequeña a una vida sana,


en contacto con los elementos. Desde chico debe darse cuenta que sus padres mandan, porque todo nene


trata instintivamente de dominarlos, primero a través del llanto y después por medio de verdaderos ataques de


nervios.


La severidad y el cariño deben estar perfectamente equilibrados, ya que cuando falta el uno o el otro se


producen graves complejos. Es costumbre moderna proporcionar a los hijos todo lo que éstos piden, aun a


costa de grandes sacrificios. Que tengan los mejores juguetes y las mejores ropas “para que no se sientan


avergonzados ante sus compañeros”.


Las mutuas relaciones en el hogar deben estar perfectamente controladas y dirigidas. Es terrible para un niño


ver una riña entre sus padres y esto siempre provoca deformaciones en su psiquis.


El niño tiende a actuar por imitación y, especialmente, a imitar a sus padres, que para él son verdaderos


dioses.


47


Antes de los siete años de edad es difícil lograr hacer entender a los niños con palabras amables y buenas


razones, ya que todavía no se ha producido en ellos el primer destello de la conciencia, lo cual sucede


aproximadamente a los ocho años.


Una actitud firme de los padres, aunque no exenta de cariño es recomendable, pudiendo en ciertos casos


llegarse hasta el castigo corporal, pero solamente en forma inteligente y controlada.


Cuando la madre o el padre han llegado a un estado en que el niño o los niños los hacen perder la calma y


alteran sus nervios es porque el niño los está dominando sutil pero seguramente. ¿Puede acaso un padre


ayudar a un hijo al cual no domina? ¿Puede una madre ayudar a sus hijos si no sabe mantener el dominio de


sus nervios?


En la niñez es justamente cuando comienza la segunda creación o el segundo nacimiento que es tan


importante como el primero, y es allí cuando los padres deben esforzarse al máximo para transmitir lo mejor de


ellos mismos a los hijos. Los niños son terriblemente observadores y jamás se borra de su mente aquello que


les ha impresionado en uno u otro sentido. Un padre que por descuido se marcha un día sin besar a su hijita


puede provocar en ella una sensación de abandono por haberse encontrado ese día en un estado psíquico de


supersensibilidad.


Un niño que encuentre en su madre dureza, egoísmo y falta de sensibilidad crecerá con una inmensa


sensación de soledad.


Recuerden los padres que los niños esperan siempre lo mejor de ellos, lo más elevado. No pequen por falta


ni por exceso de sensibilidad.


Junto con la llegada de la pubertad hace su aparición el problema número uno que es el sexual. El error más


grande que pueden cometer los padres es el de eludir la ilustración sexual de sus hijos, ya que con esta actitud


los dejan librados a su propia iniciativa y a sus propios descubrimientos. La madre debe proceder a ilustrar a su


hija en forma delicada pero natural, tal como si estuvieran conversando de la fecundación de las flores. El


padre dará toda clase de información a sus hijos varones cuando considere llegado el momento de hacerlo.


No hay nada más hermoso que un padre llegue a convertirse en amigo de sus hijos, cuando éstos llegan a


perderle el temor pero no el respeto. Es imposible para los padres llegar a comprender los problemas de sus


niños si no pierden momentáneamente su calidad de padres para convertirse en amigos y situarse así en el


mismo punto de vista de ellos.


Cuando un jefe de hogar sabe dirigir sabiamente a sus hijos y a su mujer, ese grupo familiar se convierte en


una poderosa fuerza de vida, amor y protección para todos, donde seguramente va a reinar la felicidad.


Muchos lectores se harán tal vez reflexiones amargas con respecto a la felicidad.


¿Cómo voy a ser feliz si estoy enfermo?


¿Cómo voy a ser feliz si estoy hundido económicamente?


¿Cómo voy a ser feliz si tengo tanta "mala suerte”?


Y así una larga lista de “peros” se agregarán a éstos.


Para quienes piensen así, quiero volver a insistir en dos puntos: todo lo que encontramos en la vida, ya sea


bueno o malo es producto de lo que nosotros mismos nos hemos creado con nuestras acciones; cosechamos,


aquello que sembramos.


Todo es un estado vibratorio, bueno o malo.


Toda vibración puede transformarse en la contraria por el poder de la mente, ya que todo es mente y todo


vibra en el Universo.


Amor puede transformarse en odio, fracaso en éxito, pobreza en abundancia, dolor en placer y sufrimiento en


paz.


Toda transmutación necesita un tiempo prudencial para llevarse a cabo; paciencia, fe y espíritu de sacrificio


deben ser los tres puntales del éxito.


Todo el que crea firmemente que puede cambiar algo negativo por positivo puede hacerlo con su mente y su


voluntad.


Las energías ocultas del ser humano son poderosísimas. Hay momentos en que éstas afloran


automáticamente y el hombre duplica su fuerza y su inteligencia, por ejemplo, cuando está en peligro de


muerte. “Puede el que cree que puede” es un adagio de indudable poder ya que la fe es la hembra y el


pensamiento es el macho, ambos necesarios para llevar a cabo una creación mental.


El que tiene “mala suerte” debe borrar ese término para siempre de su psiquis y empaparse de vibraciones


de éxito.


Ver el éxito, sentir el éxito, oír el éxito, oler el éxito, respirar el éxito. Su único pensamiento debe ser éxitoéxito-


éxito.


Si así procede alcanzará lo que se propone.


Transmutar es negar conscientemente lo no deseable y afirmar lo deseado.


Nada es imposible para quien emplea sabiamente este principio.


EL CAMINO DE LA INICIACIÓN


Como ya hemos dicho en páginas anteriores se denomina iniciado a aquél que estudia y llega a conocer las


leyes ocultas de la vida. La forma en que actúan las fuerzas de la Naturaleza en el hombre.


48


En la antigüedad se otorgaba la iniciación en los templos de Egipto y Grecia bajo severísimas condiciones, ya


que era preciso hacer una rigurosa selección a fin de que llegaran a la real y verdadera iniciación solamente


aquéllos de sobresalientes cualidades morales y espirituales. Los templos eran verdaderas fortalezas donde el


que llegaba a solicitar la iniciación salía vencedor o no salía jamás, ya que si fracasaba quedaba en calidad de


sirviente o esclavo.


Fue en Egipto donde muchos superhombres de la espiritualidad recibieron directamente de los sacerdotes la


ciencia que les permitió “volver a crearse a sí mismos” o regenerarse, y entre ellos el mismo Jesús.


El candidato a la iniciación llegaba totalmente desprovisto de conocimientos, llevaba solamente el intenso


deseo de conocer la verdad, el conocimiento de los misterios o leyes de la naturaleza, simbolizados por Isis.


¿Qué era lo que se les enseñaba a estos hombres?


¿Qué era lo que permitía forjar en estos templos hombres de la talla de un Pitágoras, por ejemplo?


Se les confería en toda su pureza la ciencia de las ciencias que es el Ocultismo, conocimiento que había sido


celosamente transmitido y guardado. Por medio de estos conocimientos se lograba transmutar la naturaleza


inferior o pasional del estudiante hasta lograr su completa identificación con su propio espíritu.


Hasta que esto llegaba, el neófito debía vencer innumerables pruebas que se le ponían en el camino para


que demostrara su verdadero temple espiritual. Muchos eran los que fracasaban en estas pruebas, y muy


pocos los que triunfaban.


Los que triunfaban salían al mundo a cumplir con la labor que se habían propuesto en beneficio de la


Humanidad, ya que el iniciado se compromete solemnemente a utilizar todos los conocimientos y fuerzas que


ha recibido, en bien de la Humanidad.


Su labor oculta es llegar a la paz mundial y para esto trabaja en silencio sin esperar nunca la aprobación o el


aplauso de la masa.


Los Grandes Iniciados han sido en todas las épocas los verdaderos guías o conductores de la Humanidad.


Sin embargo la mayoría ha vivido en el secreto y nunca se sabrá qué es lo que han hecho. ¿Cuál es la razón


del secreto y sigilo de los iniciados?


Saben ellos que toda acción trae su reacción, que la bestia ataca furiosamente a quien inicia abiertamente


una obra de verdadera superación humana.


Recuerdan el martirio de Jesús, recuerdan el gran maestro Jacobo de Molay, quemado por el papa Clemente


V y Felipe el Hermoso, recuerdan las torturas de la Inquisición, y saben que es necesario callar y obrar en el


silencio.


La Naturaleza confiere sus bienes a todos los seres sin distinción alguna, y a causa de esto el conocimiento


de sus arcanos se justifica solamente para emplearlos en beneficio común.


Es por esto que hoy día la puerta de la iniciación está abierta para todo el mundo, para todos los hombres sin


distinción de casta o raza.


¿Pero, cuántos serán capaces de encontrar la verdadera puerta?


Miles de puertas se ofrecen insinuantes y cada una de ellas ostenta la leyenda: “Entrada al camino de la


sabiduría y la verdad”.


Sin embargo, solamente una de ellas conduce a la real iniciación al verdadero conocimiento de los misterios


de la Naturaleza.


El que merece pasar por este portal será guiado por su espíritu inmortal. El que no lo merece puede buscarlo


eternamente que no lo encontrará. Jesús dijo: “muchos serán los llamados y pocos los elegidos”.


Actualmente el conocimiento iniciático se encuentra sepultado bajo una maraña de falsedades y mentiras, ya


que se ha llegado a calificar el Ocultismo de Magia y Brujería. Se ha perdido totalmente su verdadero


significado que es el de un conocimiento que permite transformar el animal humano en un verdadero


representante de Dios en la tierra.


Existen innumerables escuelas en el mundo que enseñan o pretenden enseñar Ocultismo, pero estas


escuelas son solamente grupos de estudio que no confieren al individuo una real iniciación, que es la única que


puede despertar en él la llama espiritual. Quien no lleva prendida esta llama es solamente un aparato parlante


que repite aquello que ha leído o que le han enseñado. Es menester buscar cuidadosamente, pedir a nuestro


propio espíritu que nos lleve y guíe hasta la verdad. Antes de esto es necesario hacerse un profundo examen


de conciencia para saber si efectivamente queremos conocer la verdad, ya que la verdad es solamente para


los hombres fuertes y no para los niños. Debemos pensar si somos capaces de abandonar nuestra


personalidad para sacrificarnos por el bien común. El mundo atraviesa por un período crucial en que necesita


desesperadamente hombres justos, fuertes, enteros y derechos, imbuidos de ideales de paz, amor, abundancia


y bien común para todo el mundo.


¿Dónde están esos hombres? ¿Dónde están ahora el Pitágoras, el Sócrates, el Platón que alumbren al


mundo con su ejemplo? ¿Dónde el Leonado da Vinci, el Rafael o el Miguel Ángel que derramen su genio


creador sobre todos?


Parece que la luz que alumbrara al mundo en otras épocas se hubiera apagado. No basta con los adelantos


científicos, ya que el espíritu también necesita su alimento. Estamos pasando por un período en que la Bestia


se pasea por el mundo impunemente, en que los valores morales y espirituales están caídos. Sin embargo, la


luz iniciática brilla en estos momentos en varias partes del mundo, y es allí donde debemos buscar la


superación, es ahí donde aprenderemos a vencer nuestras pasiones humanas y reemplazarlas por virtudes.


49


El amor debe llegar a reinar en la tierra, y para que esto suceda cada ser humano tiene el deber ineludible de


superarse moral y espiritualmente, para contribuir así a la paz mundial.


En el alma del planeta Tierra nada se pierde. Una mala palabra, una maldición, un estado de odio o rabia son


verdaderas cadenas que se van agregando a la humanidad doliente.


Tú que lees esto, ¿cuál camino quieres seguir? ¿El del egoísta que emplea el alma de la tierra como


recipiente de escoria arrojando allí lo peor o el de aquél que saca de sí mismo lo mejor, su amor, su tolerancia,


sus buenos deseos, su alegría de vivir?


Hay que ayudar efectivamente a cultivar el jardín invisible del planeta, o sea, aquel mundo donde van a dar


todos nuestros desplazamientos energéticos, ya que como volvemos a repetir nada se pierde. El alma del


planeta Tierra es similar a la tierra fértil que concibe todas las simientes que allí se arrojan; igualmente el alma


del planeta concibe todos los estados de ánimo del ser humano, que posteriormente influyen poderosamente


en el destino mundial. El que tenga anhelos de paz y amor mundial debe contribuir con su propio amor a la


Humanidad.


Para quien desee llegar más allá de esto y penetrar por la puerta de la iniciación, haremos algunas


consideraciones de orden general sobre esta senda.


En primer lugar es menester aclarar que existen muchos caminos para adquirir conocimientos y superarse en


mayor o menor grado e igualmente, para cultivarse espiritualmente.


Sin embargo, para llegar a la verdadera iniciación o mejor dicho a prender la llama del espíritu existe un solo


camino y éste es entrar en contacto con un auténtico Guía espiritual que será el que lleve al aspirante de la


mano por esta ardua y empinada senda. Este Guía es el punto de apoyo del discípulo, y sin este punto de


apoyo no podrá jamás sortear con éxito las pruebas que se pondrán en su camino, pruebas que le serán


impuestas por su propia naturaleza inferior o bestia, que resiste desesperadamente todo intento de domarla y


educarla para que llegue a obedecer a la conciencia.


Por otro lado, el discípulo encontrará la oposición decidida de todos aquéllos que en una forma u otra sirven a


la bestia. Pueden ser amigos, familiares, esposos, hermanos o padres los que tratarán por todos los medios


posibles de disuadirle de su resolución.


Innumerables veces será probada su fe en su propio Yo, en su propio espíritu.


Recordemos lo que hemos dicho en páginas anteriores sobre la conciencia y sobre el hombre que está


dormido, y nos daremos cuenta que es necesario que el estudiante vaya pasando por una serie de choques


psicológicos que lo vayan gradualmente despertando de su estado de sueño. Estos choques obran como


timbres de alarma y son cuidadosamente preparados y estudiados por el maestro guía. A causa de esto, el


discípulo debe llegar a adquirir una confianza y una fe absoluta y completa en el maestro, sin dejarse arrastrar


en ningún momento por las apariencias, ya que todo lo que se hace en un grupo iniciático va destinado al


beneficio de todos los que a él pertenecen. Antes de ingresar a uno de estos grupos es imprescindible dejar


fuera el orgullo, la vanidad, los prejuicios, el egoísmo y la personalidad o personalismo. Una conquista tan


grande como es la de lograr ponerse en, contacto con su propio espíritu no es algo que se vaya a realizar


fácilmente. El común error en que caen los estudiantes después de algún tiempo es el de olvidar que han


llegado a este grupo a aprender, ya que empiezan a analizar todo desde su propio punto de vista hasta que


llegan a la deformación de la verdad.


La disciplina que se sigue en estos grupos no es mística ni dogmática. El guía se limita a enseñar lo que él


muy bien sabe, para que los discípulos vayan poniendo en práctica aquello que aprenden y por propia


experiencia comprueban su efectividad.


Quiero dejar establecido que el camino iniciático es algo sumamente serio que no puede ser tomado a la


ligera, ya que puede llegar a ser peligroso para el estudiante que no se atenga estrictamente a las indicaciones


del maestro.


Para dar una idea de este peligro diré solamente esto: para ponerse en contacto con su propio espíritu se


debe morir primero para luego volver a nacer. Esta muerte simbólica indica la destrucción del personalismo, o


sea, todo lo artificial del individuo. Llamémoslos automatismos mentales. Estos automatismos son la muralla


que existe entre el hombre y su espíritu. Esta parte artificial adquirida por influencias exteriores es la que hay


que destruir para crear después de acuerdo con la esencia, o sea, el espíritu. Si inmediatamente después de


destruidos sus automatismos mentales, un discípulo se retira del grupo por algún motivo, se encontrará vacío


internamente, sin ningún punto de apoyo, sin nada de qué aferrarse, lo cual desde luego, puede derivar en


muchas consecuencias negativas. Es a causa de esto que el Guía deja de ser responsable del Discípulo en el


momento justo en que éste deja de obedecerle.


Ya que la primera labor es de destrucción de lo negativo, es necesario extirpar en forma completa todos los


complejos y vicios de una u otra naturaleza que pueda tener el estudiante, hasta llegar a limpiar su alma


totalmente. Nada debe quedar en su subconsciente, el maestro debe desempeñar el papel de un verdadero


psiquiatra, pero de un psiquiatra que sabe exactamente cómo destruir la raíz de aquella maleza destructiva que


se manifestó como un complejo. El discípulo debe confiar a él hasta lo más oculto de su alma y ser totalmente


sincero en sus confidencias, no debe contar verdades a medias, ya que si engaña al Guía es él mismo quien se


está engañando, puesto que la labor del maestro es conducir al discípulo a la realización de todo lo que éste


anhela en lo más profundo de su alma. Si el discípulo, por orgullo, incredulidad o desconfianza se resiste a


seguir los consejos del maestro se está anulando a sí mismo con su actitud, ya que está siguiendo los dictados


de su animal interno.


50


Nunca debe olvidar el Discípulo que tiene dos inteligencias dentro de él que representan el bien y el mal, la


luz y las tinieblas, evolución e involución. Estas dos inteligencias son: el maestro interno o fuerza divina y el


animal o fuerza involutiva que tratará por todos los medios posibles de cerrarle el camino a la evolución. Toda


iniciación es un largo camino que conduce gradualmente al aspirante a la comunicación con su maestro


interno. Mientras ese momento llega, él debe obedecer ciegamente al maestro físico que es la representación


visible y tangible de su maestro interno.


Mientras se atenga estrictamente a cumplir lo que el maestro le vaya indicando el discípulo está a salvo del


animal. El hombre no puede vencer solo a su animal, porque su animal es él mismo y por lo tanto debe


entregar su voluntad al maestro para que éste lo venza. Toda la iniciación es una lucha entre el bien y el mal,


entre la fuerza ciega, animal y destructiva del discípulo y la conciencia inteligente del Guía. Son dos caminos


que se presentan ante él en forma simultánea: por un lado el maestro dice sí y por otro el animal dice no. Es


por esto que debe obedecer la voluntad del maestro ya que es lo único que puede salvarlo de realizar los


dictados del animal. Cuando se ha conseguido encadenar en forma completa al animal, puede entonces el


discípulo recuperar su voluntad y el maestro se convierte entonces en su consejero e instructor. Ya no es aquél


que lo obliga a realizar tal o cual cosa. Esta obediencia exigida por el maestro es la primera barrera con que


topa el aspirante a la verdad, pues es terriblemente difícil renunciar a sí mismo, sacrificar la propia voluntad


para obedecer una voluntad ajena. Contra esta barrera son muchos los que se estrellan y renuncian a seguir


adelante. Si examinamos el asunto objetivamente veremos que en realidad el aspirante no sacrifica ni renuncia


a su voluntad por la sencilla razón de que nunca la tuvo, según lo que dejamos establecido al comienzo de este


libro al hablar sobre el hombre. Al ir obedeciendo al guía se va produciendo en el estudiante una sintonía


mental con su propio maestro interno, ya que, como dijimos, el guía va repitiéndole al discípulo lo que su propio


maestro interno desea de él.


A través de esta luz comprenderemos lo ilusoria que es la iniciación basada únicamente en saturar al


estudiante de conocimientos teóricos o hacerlo pasar por ceremonias destinadas a exaltar su conciencia, ya


que mientras no haya vencido a la bestia no puede haber para él evolución ni camino posible.


Aquello sí que es verdadera magia negra, es decir dar conocimientos para utilizar las fuerzas mentales a


individuos que están bajo el dominio de la bestia, ya que estos conocimientos serán utilizados por ella para


satisfacer sus propios instintos y arrastrar a otros al abismo.


A causa de esto un maestro se cuida muy bien de dar conocimientos que puedan ser peligrosos a aquéllos


que no han logrado liberarse de su propia animalidad. Durante su trabajo con un discípulo el maestro lo somete


a repetidas pruebas para comprobar su avance. Estas pruebas tienen la característica de que el discípulo no


advierte que lo están sometiendo a prueba alguna, y es menester que así sea, ya que se trata de conseguir


reacciones totalmente auténticas para ver si realmente el individuo ha alcanzado cierto grado de dominio sobre


sí mismo.


Desde este punto de vista el maestro desempeña el doble papel de “ángel del bien” y “ángel tentador”, ya que


por un lado ilumina a su discípulo con su sabiduría y lo apoya en todo momento, y por otro lado lo somete a


duras pruebas y tentaciones para hacerlo más fuerte y poder calibrar su verdadero temple espiritual.


Al hombre podemos llamarlo un animal inteligente y su parte animal es de una inteligencia extraordinaria,


inteligencia que aplica únicamente al logro de sus propios fines de involución o animalización de la parte divina


o conciencia; o sea, que como animal desea arrastrar al espíritu a su propio nivel hasta llegar a absorberlo


completamente dentro de sí. Como conoce las debilidades del individuo lo ataca justamente en sus aspectos


más frágiles para desviarlo de la iniciación. Le insinúa, por ejemplo, que él con su inteligencia y voluntad no


debe entregarse a otro individuo, que es un hombre igual a él, porque eso sería esclavitud. Le sugiere la duda,


el temor y la desconfianza hacia las enseñanzas del maestro. Le pone en su camino aquellos obstáculos que


serán insalvables para todo aquél que no posea una determinación a toda prueba de llegar hasta el final cueste


lo que cueste. Es a causa de esto que son tan pocos los capaces de llegar a conseguir algo concreto y tangible


en su camino iniciático, ya que la bestia se niega tenazmente a ser dominada por la voluntad del discípulo.


Cuando éste ha avanzado en tal forma que la bestia ve peligrar su dominio, le concede cosas materiales que él


ha anhelado toda su vida.


¿Seguirá firme su determinación de desarrollo espiritual si se enamora, por ejemplo, de una mujer que le


pone como condición de su amor el abandono de la senda oculta? ¿O si es favorecido por la fortuna y alcanza


una gran situación económica?


En forma muy sutil se le van presentando obstáculos que insensiblemente lo van desviando de su camino y


es allí donde se prueba la autenticidad de su determinación y deseo de evolución espiritual, ya que este deseo


puede haber sido motivado por causas puramente materiales o afectivas. Un hombre puede querer renunciar a


todo y seguir este camino porque siente que no puede esperar nada de la vida, porque ésta le ha negado los


dones que le ha concedido a otros. Si emprende el camino iniciático y alcanza después aquellos dones de los


cuales había sido privado, terminará bruscamente todo interés de superarse espiritualmente, anhelo que era


solamente un pretexto para conseguir sus propios y personales deseos. Ya hemos dicho que la iniciación es un


camino de renunciación y sacrificio, y que no se justifica alcanzar el poder que brinda el dominio de las fuerzas


de la naturaleza a menos que este poder se utilice exclusivamente en beneficio de la Humanidad.


Otro de los errores que comete frecuentemente el estudiante es el de pretender juzgar los actos de su


maestro a la luz de su propia mentalidad; algo verdaderamente imposible, ya que el maestro se encuentra en


51


un nivel de conciencia muy por encima del discípulo y no podrá éste elevarse hasta llegar a ver aquello que


aquél está observando.


Consecuentemente es un error también el analizar “razonablemente” los consejos que se reciben de éste


para decidir posteriormente si se seguirán o no, ya que en esto no puede haber términos medios: o se obedece


completamente en todo o no se obedece en nada. Antes de llegar a este estado de obediencia, que es el único


que capacita al aspirante para la verdadera y efectiva realización espiritual, existen otros grados de contacto


con el guía, grados en que éste se limita a aconsejar pero a nada obliga. Estos grados son solamente


preparatorios para la verdadera transmutación alquímica que realiza el maestro sobre el estudiante. El maestro


es sumamente exigente con los aspirantes a discípulos ya que los somete por un largo tiempo a prueba antes


de aceptarlos definitivamente como discípulos. Esta exigencia se comprenderá al saber que por el hecho de


recibir el maestro a un nuevo discípulo carga automáticamente con todo el karma de éste y pasa a ser


directamente responsable de sus acciones. Si posteriormente el discípulo falla y defrauda al guía, éste habrá


cargado innecesariamente con gran cantidad de karma del cual tendrá que desprenderse paulatinamente por


medio de la transmutación espiritual en sus vehículos internos.


Algunas personas emprenden el camino de la iniciación sencillamente porque desean satisfacer su


curiosidad intelectual. Toman esto muy a la ligera pensando que se reduce a efectuar ciertos estudios de las


leyes naturales y no se dan cuenta de que han emprendido una lucha hacia la conciencia que seguramente


traerá un cambio completo en sus vidas. Al ver las reacciones que se le van produciendo en su camino por


querer ser consciente se asustan y se retiran a su anterior vida de inconsciente en la cual nada verán porque


caminarán con la vista vendada.


El que desee llegar a la iniciación debe estar tan sediento de conocer la verdad como para convertir su


camino espiritual en el objetivo número uno de su vida, lo más importante, lo esencial. Es perder el tiempo


tomar esto como algo secundario, como un asunto al que basta con dedicarle un determinado número de horas


a la semana y el resto del tiempo despreocuparse de él. La disciplina espiritual es algo de todos los momentos,


porque es una transformación que se realiza en el alma del individuo y por lo tanto se convierte en algo


inseparable de su carácter.


¿Habrá alguien que llegue a comprender el verdadero alcance de la iniciación?


Es el premio mayor que puede ganarse el hombre, ya que es la vuelta al paraíso donde no existen dolor ni


fealdad alguna. Es el camino que conduce al cielo, una verdadera escala al lugar donde mora Dios, o sea, la


parte espiritual superconsciente del principio mente.


¿Qué puede ser más deseable que la iniciación? ¿Honores, riquezas, amor?


Éstos son solamente estados ilusorios que se desvanecen al pasar el tiempo. Lo único realmente duradero e


inmortal es aquello que se realiza dentro del alma. Lo demás no lo podemos llevar al plano de la energía


cuando termina su existencia el cuerpo físico. Todo lo material es pasajero y mudable y por lo tanto ilusorio.


Todo lo espiritual es eterno e inmortal.


Admiramos a los niños porque viven en un mundo completamente aparte al de los adultos, un mundo de


inocencia, pureza y felicidad; parece que estuvieran constantemente en contacto con Dios. Pues bien, la


iniciación es el retorno a la pureza original del hombre, es el retorno a la inocencia, la vuelta a la madre, pero


esta vez es la vuelta a la madre naturaleza.


El verdadero iniciado es inocente y puro como un niño, pero al mismo tiempo astuto e inteligente para que no


abusen de su inocencia. Debe ser cándido como una paloma y astuto como el zorro. Recordemos las palabras


de Jesús: “dejad que los niños vengan hacia mí”. Lo que acabamos de exponer es lo que ocultaban sus


palabras que deberíamos traducir o interpretar de esta manera: “dejad que los iniciados vengan hacia mí”. Él


hablaba siempre en parábolas porque sabía que la verdad puede quemar y destruir a aquél que no está


preparado para recibirla. Sabía también que decir la verdad es peligroso. Al mundo no le gusta la verdad,


prefiere las mentiras agradables a la verdad desnuda. Todo aquél que haya sentido alguna vez que hay algo


que no marcha en la vida, que hay algo siniestro y fatal en la vida del hombre, una impotencia absoluta por


controlar el destino y por llevar la vida que él desea íntimamente, se dará cuenta de que el hombre no es un ser


perfecto, que está sometido a ciertas influencias desconocidas desde que nace y hasta que muere. Es como si


después de toda una vida de trabajo y sacrificio viniera una mano gigantesca y le arrebatara de golpe todo el


fruto de su esfuerzo para dejarlo tan desnudo como llegó al mundo, listo para volver a empezar otra vida de


sacrificios y nuevas experiencias.


La iniciación es la libertad, la libertad de esta influencia misteriosa que maneja al ser humano como a un


pelele.


Sin embargo hay quienes piensan que la iniciación consiste en sentarse una hora al día a orar y meditar. Éste


es el camino de los flojos, de los que tienen un pequeño deseo de superación pero son demasiado perezosos


para hacer algo concreto por su propia elevación moral y espiritual.


Iniciación es actividad, mucha actividad, es lucha tenaz y sangrienta, es sacrificio y más sacrificio, ya que el


conquistarse a sí mismo es algo que no se consigue en un año ni en dos. Es obligar al cuerpo a entregar hasta


su última célula a la voluntad del espíritu para que éste lo emplee conscientemente. No se piense por esto que


es menester debilitar y someter al cuerpo a terribles privaciones como lo hacen los hindúes. Todo lo contrario,


es necesario tener un cuerpo físico lo más fuerte y sano posible y esto se realiza al obligarlo a la superactividad


ya que se ponen en movimiento fuerzas que comúnmente no se usan porque sencillamente el cuerpo no las


52


necesita, ya que está muy acostumbrado a dormir siete u ocho horas, a recibir alimento en gran cantidad y a


hacer lo que se le da la gana.


Vuelvo a repetir que la transformación interna se realiza por y a través de acciones externas o físicas. Cada


acción constructiva que se ejecuta físicamente provoca un cambio en la psiquis del individuo. Cada movimiento


físico produce un movimiento de determinadas fuerzas en el plano de la energía o mundo invisible. Con esta


clave levantamos una punta del velo de los misterios litúrgicos y del poder de los signos, símbolos y de la


palabra humana.


Por lo tanto el que aspira a la iniciación debe aprender a trabajar con sus manos, a fin de darles conciencia e


inteligencia, para transformarse a sí mismo por medio de sus obras.


Cada cosa que se aprenda a realizar conscientemente es un aporte de energía a la conciencia del individuo,


que crece y se vitaliza a través de la actividad. En esta escala de la conciencia, cada uno asciende hasta el


peldaño que es capaz de subir, de manera que el término conciencia, también es relativo, ya que el que está


en el segundo peldaño no es consciente con respecto al que está en el tercero, pero sí es consciente con


respecto al que está en el primer peldaño. Entre los iniciados podemos encontrar entonces diversos grados de


desarrollo que están todos relacionados con la conquista de cualidades que el individuo se imagina tener pero


que en realidad no las tiene, como por ejemplo voluntad y libre albedrío.


Iniciados hay muchos en el mundo pero Maestros hay muy pocos y Adeptos menos todavía. Se ha


especulado mucho sobre los maestros a quienes se les ha dado un carácter sobrenatural y misterioso. Se


imagina que viven en constante estado de “desdoblamiento” y que poseen mágicos poderes para dominar a la


naturaleza y realizar lo que ellos quieren. Se cree que viven en retiros inaccesibles de la India o en las


montañas del Tíbet. La realidad siempre es más simple y escueta que la fantasía. El hecho de que un hombre


haya llegado a conquistar el grado de Maestro no significa que pueda eludir sus obligaciones como ciudadano


o como miembro de la sociedad. Todo lo contrario, si quieren cambiar al hombre para elevarlo al nivel de lo


consciente, deben vivir estrechamente ligados con él para poder así ejercer su acción en forma oculta. La


posición social o económica nada significa para ellos, ya que está condicionada a la labor que han de realizar.


Un maestro puede vivir como un mendigo, como un médico o un acaudalado hombre de negocios. Su aspecto


exterior nada importa. Puede ser de un físico hermoso o de gran fealdad, pero su irradiación interna es la


misma en todos ellos porque es la irradiación del Cristo.


Estando en su presencia se siente el individuo extrañamente tranquilo y sereno, siente saciada su sed


interna, experimenta el calor de su magnetismo irradiante de amor y vida y la iluminación que fluye de su aura.


Se nota inmediatamente que no es un hombre más, que es alguien que sale completamente de lo común.


Jamás se llena a advertir que este hombre vive en otro mundo porque su conciencia mora en el plano de la


mente. Puede conversar con nosotros, vérselo serio o alegre, pero en todo momento vive en otro plano por lo


cual se nos aparece un poco lejano e inaccesible.


Para poder instruir a sus discípulos se ve obligado a descender hasta el mismo plano de ellos, ya que ellos


no pueden subir todavía a su nivel espiritual. Si los discípulos no avanzan en su camino el maestro se ve


forzado a vivir constantemente en un plano inferior a aquél en el que mora su conciencia, lo cual puede llevarlo


a perder parte de sus conquistas espirituales por pretender elevar a otros a su misma esfera. Por el contrario, si


los discípulos triunfan en su empeño, el maestro puede usar plenamente de sus facultades que no se ven


mermadas por su asociación con otras personas, de vibración inferior. A causa de esto es la ley ineludible que


ningún discípulo tiene derecho a pedir conocimientos a los cuales no se haya hecho acreedor.


La mayoría de los discípulos llegan a vislumbrar sólo una pequeña parte de las enseñanzas del maestro, por


muy cerca de él que estén, ya que no son capaces de “arrancarle” la ciencia de la cual es poseedor.


Dijimos anteriormente que la conquista de las fuerzas de la Naturaleza se justifica solamente cuando se


ejecuta una obra de beneficio colectivo, y por lo tanto, todo maestro, está empeñado en realizar una obra de


beneficio universal.


Por lo tanto él enseñará y dará luz a sus discípulos solamente en la medida en que éstos cooperen en su


obra. El equilibrio existe en todo y los maestros no pueden regalar sus conocimientos porque no están


autorizados para ello. Cada nuevo conocimiento, cada resplandor de luz debe ganarlo el discípulo a costa de


una tenaz lucha. ¿Acaso no debernos luchar en la vida para poder alimentarnos? ¿Por qué vamos a esperar


entonces que un guía nos alimente espiritualmente sin costo alguno para nuestra tranquilidad y comodidad?


Ésta es una de las claves que permite reconocer a un verdadero maestro. Nunca regala la luz, porque no se


puede sacar nada del depósito universal del todo sin dar algo a cambio, porque esto sería un robo. El


verdadero maestro siempre pide algo a cambio de su ayuda, siempre pide sacrificios, y mientras más grande


los pide más honrado debería sentirse el discípulo porque quiere decir que más está dispuesto a darle su


maestro. El equilibrio Universal no puede alterarse, y para mantener equilibrio es necesario dar para recibir. Si


se toma algo que hay en el platillo de una balanza hay que poner un peso equivalente en el otro platillo. De


manera que éste no es un camino para los cómodos y los flojos, o para los que gustan solamente del trabajo


intelectual y temen ensuciarse las manos realizando alguna labor manual.


Esto que hemos expuesto es siempre fuente de discordia en los grupos iniciáticos, ya que algunos se sienten


injustamente postergados y abandonados por el maestro, y no se dan cuenta de que éste da sus


conocimientos a quien se hace merecedor de recibirlos. Basta que el discípulo se haga merecedor de algo por


su labor para que el maestro esté pronto a otorgárselo.


53


De allí que causan risa las palabras orgullosas de los seudoocultistas cuando afirman que: “los conocimientos


ocultos no se compran”.


Los desmiento abiertamente y digo: “los conocimientos ocultos se compran y se pagan bien caros”. No con


dinero, porque no hay ningún dinero en el mundo que pueda comprar la luz, sino que se compran con sacrificio,


con tesón, con ayuda a los demás, con ayuda a la labor de un maestro, cualquiera que sea la clase de apoyo


que se le brinde.


Por todo se paga un precio porque ésta es la ley de la vida, el supremo arcano del equilibrio universal. No se


puede esperar recibir sin pagar primero. “Dad y recibiréis.”


El poder de que dispone el maestro o adepto no es de él sino que es de la fuerza universal del todo, y como


tal no puede derrocharlo, no puede darlo, al menos que reciba algo a cambio de esto.


He querido dejar esto bien en claro para terminar con aquéllos que piensan que pertenecer a un grupo


iniciático dirigido por un maestro es encontrar una fuente de extracción de conocimientos y ayuda espiritual sin


dar nada en cambio. A todo aquél que ingresa a un grupo iniciático se le pide un riguroso juramento de secreto,


ya que los conocimientos que recibe van destinados solamente a él. Si alguno se retira posteriormente y viola


este juramento se expone a recibir el castigo de la naturaleza por faltar a un compromiso que contrajo con su


propio espíritu.


Es tan diferente, tan sublime el estado espiritual que llega a experimentar el discípulo a medida que avanza


en su camino, que una vez que ha pasado más allá de cierto límite no puede volver a ser el mismo de antes


aunque abandone totalmente el camino. El camino oculto es el verdadero néctar de los dioses. Quien lo prueba


queda eternamente subyugado y jamás puede volver enteramente al dominio de la bestia.


Mientras va escalando las alturas a las cuales lo lleva el gradual despertar de su conciencia va percibiendo


verdades que jamás antes había advertido, va captando las irradiaciones de la Mente Universal, la música de


las esferas, la conciencia que mora aún en la materia inanimada.


Es tan lejano y diferente el mundo donde mora un verdadero Adepto que no podemos juzgarlo de acuerdo


con los cánones humanos. Él está regido por otras leyes, por otras verdades, por otra escala de valores.


Vive más allá del bien y del mal, más allá del placer y del dolor, más allá de la vida y de la muerte, porque él


es con Dios.


Para nosotros es el eterno enigma mientras no podamos llegar a su nivel y tenemos que limitarnos a tratar de


comprenderlo hasta donde nuestra conciencia nos lo permita.


Esta diferencia de nivel entre él y nosotros nos impresiona como si fuera un misterio viviente e inescrutable,


cuando tratamos de asirlo se nos escapa, nos da una sensación de irrealidad como un personaje de cuentos


de hadas. Hay momentos durante sus enseñanzas en que no sabemos si es real o irreal, si existe o no existe,


ya que carece de aquello que podemos llamar una personalidad especial porque no tiene estados de ánimo,


pues es dueño de sus sentimientos.


Con respecto a los poderes pretendidamente mágicos de los cuales se dota a los Adeptos es interesante


anotar que es enteramente efectivo que llegan a tener ciertos poderes, pero no son de ninguna manera


mágicos o milagrosos puesto que derivan del profundo conocimiento de las leyes de la naturaleza.


¿Puede haber un poder más grande que la práctica de las más elevadas virtudes? ¿Puede existir poder más


excelso que el de un individuo que llega a ser el completo dueño de sí mismo?


Quien logra poseerse a sí mismo transforma y sublimiza toda su naturaleza animal para dar nacimiento al Yo


superior. Cuando realmente se ha conseguido coronar al yo superior como rey del microcosmo que es el


cuerpo, se alcanza indudablemente el poder de realizar ciertas cosas que no están al alcance del que no se ha


encontrado a sí mismo.


Sin embargo, el poder de los poderes es el poder del amor. Pero, ¿quién sabe, quién conoce el verdadero y


genuino amor?


¿Quién es capaz de sentir amor por sus enemigos? ¿Amor por las cosas sencillas, por los animales, las


plantas y aun por las cosas inanimadas?


El Adepto es un maestro en el arte de transmutar las vibraciones, es un alquimista en el amplio sentido de la


palabra, poder que puede adquirir cualquiera que llegue a controlar hasta la última onda vibratoria de sí mismo.


Otra característica que permite reconocer al verdadero maestro es la doble corriente de fuerza que existe en


torno de él, de carácter atractivo por un lado y repulsivo por otro.


El que realmente desea superarse espiritualmente llega al lado del maestro como atraído por un imán. El que


está lleno de dudas y persigue solamente objetivos materiales o puramente personales se encuentra con una


fuerte oposición invisible que lo aparta del lado del maestro. Siempre existe una protección en torno de él para


que solamente los que lo merecen puedan llegar su lado.


Con todo lo que hemos dicho queda establecido que la iniciación es un nuevo nacimiento del hombre, es la


regeneración por medio de la conciencia. Esta regeneración le permite volver a su estado de pureza original


porque lo coloca en contacto con su espíritu inmortal que es la parte de Dios que existe en él. Es la libertad del


destino, de la causalidad, del error, la ignorancia, la mentira y el dolor; es contemplar cara a cara la verdad y


llegar a identificarse con la conciencia universal o Dios.


El que ha llegado a realizar esto, plenamente consciente de sus deberes humanos, emprende una cruzada


de ayuda impersonal a la Humanidad, a fin de cooperar a la paz universal y para dar oportunidad a otros a que


tengan acceso a los mismos conocimientos que él ha recibido, formándose así la gran cadena universal de los


54


Iniciados, cuyo origen se desvanece en la antigüedad del mundo y cuyo fin no llegará jamás porque la fuerza


divina es infinita y eterna.


Si alguien, impulsado por un vehemente deseo de llegar a conocer la verdad y de superarse espiritualmente


para ayudar a otros, quiere ingresar al Camino lniciático, puedo decirle que la puerta está abierta para todos sin


distinción de raza, credo o clase social.


Únicamente deben analizar en forma desapasionada si están dispuestos a renunciar a su vida personal por


un ideal de paz y amor universal.


Si no, es preferible que se limiten a estudiar ligeramente el Ocultismo teórico que tal vez pueda llegar a serles


de alguna utilidad.


El que decide llegar a la Iniciación debe buscar aquella puerta única por donde comienza esta senda y debe


empezar a buscarla dentro de sí mismo, ya que cuando consiga que su petición de llegar al lado de un maestro


sea escuchada por su espíritu, éste lo conducirá en forma segura, al lado de un verdadero y real maestro.


55


ÍNDICE


Prefacio 2


PARTE PRIMERA


¿Qué es el Ocultismo? 3


El Hombre 6


El Espíritu y el Alma 8


La Mente 9


Los Deseos 10


El Sexo 11


Dios 14


Misterios de la Vida y de la Muerte 15


Angustias y Problemas Humanos 17


PARTE SECUNDA


Instrucciones prácticas para alcanzar la Superación Material y Espiritual


El Dominio de Sí mismo o la Conquista del Propio Universo 29


Desarrollo de la Conciencia 31


Educación de la Voluntad 35


Educación y Dominio del Sexo 36


Educación y Dominio del Corazón 37


Educación y Dominio de la Imaginación 38


Uso de los Poderes de la Mente 39


La Conquista de la Felicidad 41


El Camino de la Iniciación 47


(Nota de Contratapa)


HORUS


"Los Brujos Hablan" es una obra esencialmente práctica, que muestra al individuo la verdadera entrada al


camino de la sabiduría. Una estrofa bíblica de alto contenido esotérico dice: “Entrad por la puerta estrecha


porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por


ella”. “Muchos serán los llamados y pocos los elegidos”. El estudiante de esoterismo perdido en el laberinto de


múltiples corrientes de pensamiento, puede encontrar en este libro el hilo de Ariadna que lo lleve hacia la meta


deseada.


Madame Blavatsky, en su libro "Ocultismo Práctico", anota la enorme diferencia existente entre las ciencias


ocultas, el ocultismo teórico o teosofía y el ocultismo práctico. Dice en algunas de sus partes: “...es muy fácil


ser teósofo...” “...pero muy distinto es entrar en el sendero en que al hombre le es posible hacer cuanto bien


desea sin siquiera a veces levantar en apariencia un dedo de la mano...” “...el ocultismo difiere de la magia y


demás ciencias ocultas como el esplendente sol difiere de un candil...”


"Los Brujos Hablan" alumbra ese camino tan desconocido, tergiversado y mistificado que es el ocultismo,


única senda que permite al individuo desposarse con Isis, señora de los misterios de la naturaleza.


John Baines, director del Instituto Filosófico Hermético, concibió esta obra para que el neófito vislumbre el


camino de la verdad y del conocimiento de los arcanos de la naturaleza y comprenda (si es que tiene ojos para


ver y oídos para escuchar) el verdadero y elevado sitial que ocupa el ocultismo como una ciencia divina legada


al hombre en una época remota por visitantes extraterrestres extraordinariamente evolucionados. Esta ciencia


fundamental constituye la base y requisito previo para un perfecto conocimiento de lo real por parte del hombre.


Esperamos que este trabajo sea una luz que contribuya a disipar las tinieblas del materialismo, la


desorientación y la duda.


No hay comentarios:

-

INTERESANTES

¿QUIERES SALIR AQUI? ; ENLAZAME

-

Twitter

.

Etiquetas

h. p. lovecraft (122) relato (114) cuento (76) Stephen King (63) gotico (60) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (57) Robert Bloch (50) terror (48) lovecraft (46) guy de maupassant (44) Lord Dunsany (43) anne rice (39) horror (37) maupassant (37) scifi (35) Edgar Allan Poe (31) cuentos (28) ambrose bierce (27) Jorge Luis Borges (26) oscar wilde (26) los mitos de cthulhu (24) algernon blackwood (23) poema (23) ray bradbury (23) blood gothic (22) august derleth (21) dark (21) enlaces (21) 1ªparte (20) bloodgothic.blogspot.com (20) demonios (19) imagenes (19) poemas (19) 2ªparte (18) mario benedetti (18) vampiros (18) capitulo del necronomicon (17) h.p. lovecraft (17) poesia (17) relatos (16) Clark Ashton Smith (15) Horacio Quiroga (15) amanecer vudú (15) musica (15) alejandro dumas (14) becquer (13) blood (13) gothic (13) underground (13) Philip K. Dick (12) amor (12) charles dickens (12) fantasia (12) fredric brown (12) pulp (12) poe (11) EL BAR DEL INFIERNO (10) Howard Phillips Lovecraft (10) el vampiro (10) las mil y una noche (10) necronomicon (10) vampiro (10) Charles Bukowski (9) el hombre ilustrado (9) friedrich nietzsche (9) gibran khalil gibran (9) lilith (9) onirico (9) paul auster (9) subrealismo (9) terror onirico (9) victoriano (9) 2 (8) Andrés Díaz Sánchez (8) Fantasmagoría (8) Isaac Asimov (8) Lewis Carroll (8) Yukio Mishima (8) arte (8) cuento de amor (8) cuento gotico (8) diccionario (8) el extraño (8) fantasmas (8) franz kafka (8) king (8) psicodelicos (8) realidad (8) vamp (8) varios (8) videos (8) Bram Stoker (7) El Castillo de Otranto (7) Selección (7) autor novel (7) cthulhu (7) cuento corto (7) cuento onirico (7) demonologia (7) entrevista con el vampiro (7) guy (7) julio cortazar (7) mitos (7) novel (7) novela (7) oscuro (7) psi-ci (7) recopilacion (7) seleccion (7) sentimientos (7) shelley (7) tatuajes parlantes (7) un mundo feliz (7) 2ª parte (6) ALFRED BESTER (6) ANTON CHEJOV (6) Bestiario (6) Douglas Adams (6) LA VOZ DEL DIABLO (6) LAS BRUJAS DE MAYFAIR (6) RESIDENT EVIL (6) Rubén Darío (6) Selecciones (6) bukowsky (6) clive barker (6) crepusculo (6) cuento victoriano de amor (6) darknes (6) el paraiso perdido (6) el pasillo de la muerte (6) ficcion (6) john milton (6) la metamorfosis (6) mary (6) meyer stephenie (6) pandora (6) rammstein (6) ramsey campbell (6) realidad sucia (6) stephen (6) vampirismo (6) 3ªparte (5) ALEXANDRE DUMAS (5) ANGELES (5) ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA (5) Charles Nodier (5) En busca de la ciudad del sol poniente (5) Flores de las Tinieblas (5) Lord des Morte (5) Marqués de Sade (5) aire frio (5) al azif (5) angel oscuro (5) aventuras (5) charles bukowsky (5) dioses (5) el cazador de sueños (5) el ceremonial (5) el demonio de la peste (5) el horla (5) gotica (5) henry kuttner (5) la casa del pasado (5) la hermandad negra (5) lavey (5) leyendas (5) libros (5) links (5) relato corto (5) wikipedia (5) Aldous Huxley (4) BRIAN W. ALDISS (4) CUESTION DE ETIQUETA (4) Drácula (4) Dylan Thomas (4) EL BESO SINIESTRO (4) EL RUISEÑOR Y LA ROSA (4) EL templo (4) ENTRADAS (4) Edmond Hamilton (4) Federico García Lorca (4) Historias de fantasmas (4) LIBROS DE LA UNIDAD (4) LOS MISERABLES (4) Las Mil y Una Noches (4) Los Fantasmas (4) Los Versos Satánicos (4) Poemas vampíricos (4) Poul Anderson (4) Richard Matheson (4) Robert E. Howard (4) Rudyard Kipling (4) Una Voz En La Noche (4) William Hope Hodgson (4) allan (4) anime (4) anonimo (4) avatars (4) chuck palahniuk (4) citas (4) colleen gleason (4) comentario (4) cuento gotico-victoriano (4) cyberia (4) de lo mejor de paul auster (4) diablos (4) donde cruzan los brujos (4) edgar (4) el diablo (4) el retrato de dorian gray (4) el sabueso (4) el wendigo (4) espiritus (4) fantastico (4) frankestein (4) frases (4) galeria (4) goticos (4) hechizos (4) historias (4) infierno (4) jorge fondebrider (4) la ciudad sin nombre (4) la hermosa vampirizada (4) letra (4) licantropia (4) los amados muertos (4) mito (4) muerte (4) saga vampiros (4) salman rushdie (4) schahrazada (4) twilight (4) victor hugo (4) voces de oscuridad (4) 1984 (3) 3 (3) 666 (3) A n n e R i c e (3) A r m a n d (3) AL ABISMO DE CHICAGO (3) ALGO LLAMADO ENOCH (3) Al otro lado del umbral (3) Alejandro Dolina (3) Apariciones de un Ángel (3) Arthur Machen (3) BOB SHAW (3) Brian Lumley (3) CRONICAS VAMPIRICAS 2 (3) Corto de Animación (3) Dan Brown (3) Días de ocio en el Yann (3) E. Hoffmann Price (3) E. T. A. Hoffmann (3) EL DESAFÍO DEL MAS ALLÁ (3) EL FANTASMA DE CANTERVILLE (3) EL HORROR OCULTO (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) EL TEMPLO DEL DESEO DE SATÁN (3) EL TIEMPO ES EL TRAIDOR (3) El Espectro (3) El Libro Negro (3) El espectro de madam Crowl (3) El morador de las tinieblas (3) El príncipe feliz (3) Emisario Errante (3) En la cripta (3) Frank Kafka (3) Fritz Leiber (3) Ghost in the Shell (3) Giovanni Papini (3) Gitanjali (3) Hombre con manías (3) J. Ramsey Campbell (3) JOSEPH PAYNE BRENNAN (3) John Stagg (3) Jr. (3) LA BIBLIOTECA DE BABEL (3) LA CONFESIÓN (3) LA EXTRAÑA CASA EN LA NIEBLA (3) LA IGLESIA DE HIGH STREET (3) LA MARCA DE LA BESTIA (3) LA RISA DEL VAMPIRO (3) LAS RUINAS CIRCULARES (3) La Jaula (3) La Trilogía de Nueva York (3) Mercenarios del Infierno (3) Miguel Hernández (3) Palomos Del Infierno (3) Pío Baroja (3) Rafael Alberti (3) Thanatopia (3) Théophile Gautier (3) Tomás Moro (3) Un Sueño en un Sueño (3) abraham merrit (3) alas rotas (3) alien (3) alquimia (3) amuletos (3) angeologia (3) antiguas brujerias (3) antologia (3) apocalipsis (3) biografia (3) cain (3) carrie (3) charles baudelaire (3) cronicas vampiricas (3) cuento victoriano (3) cuentos del siglo XIX (3) danza macabra (3) dark . gotico (3) david langford (3) de profundis (3) definicion (3) el abismo en el tiempo (3) el alquimista (3) el demonio en la tierra (3) el exorcista II (3) el libro negro de alsophocus (3) el loco (3) el mono (3) el sacrifico (3) el superviviente (3) el vampiro estelar (3) ensayo (3) escritor novel (3) exorcismo (3) fabula (3) fabulas (3) filosofia (3) frank b. long (3) goth (3) gotic (3) guion (3) helena petrovna blabatsky (3) himno al dolor (3) historias de terror (3) inquisicion (3) introduccion (3) john baines (3) john william polidori (3) justine (3) la casa maldita (3) la casa tellier (3) la ciudad de los muertos (3) la llamada de cthulhu (3) la sombra fuera del espacio (3) la tumba (3) las flores del mal (3) legion (3) leyenda (3) lisa tuttle (3) lo innombrable (3) locura (3) lord byron (3) los brujos hablan (3) los gatos de ulthar (3) luna sangrienta (3) mail (3) martín s. warnes (3) maturin (3) mein teil (3) melmoth el errabundo (3) milowishmasterfox (3) neorealismo (3) nombres (3) nombres demoniacos (3) oscuros (3) pacto de sangre (3) pensamientos (3) poemas en prosa (3) poesias (3) polaris (3) que viene el lobo (3) rabindranat tagore (3) ratas (3) rimas (3) roald dahl (3) robert silverberg (3) rosenrot (3) rostros de calabera (3) satanismo (3) snake (3) sueño (3) suicidas (3) teatro (3) the cure (3) vida (3) vudu (3) yveline samoris (3) Ángeles y demonios (3) 1 (2) 4ªparte (2) A. Bertram Chandler (2) ABANDONADO (2) ALBERT FISH (2) Akira (2) Alfonso Linares (2) Algunos Poemas a Lesbia (2) Antonio Gala (2) Aparicion (2) Astrophobos (2) Ayer... hace tanto tiempo (2) BETHMOORA (2) Blade Runner (2) Brad Steiger (2) C. M. EDDY (2) CELEPHAÏS (2) CHICKAMAUGA (2) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (2) CORAZONADA (2) Carrera Inconclusa (2) Charon (2) Christian Jacq (2) Clarimonda (2) Cowboy Bebop (2) Cyberpunk (2) Cómo Ocurrió (2) E D G A R A L L A N P O E (2) E. F. Benson (2) EL ASESINO (2) EL BAUTISMO (2) EL BESO (2) EL CABALLERO (2) EL CENTRO DEL INFIERNO (2) EL DESIERTO (2) EL DIABLO EN EL CAMPANARIO (2) EL EXORCISTA (2) EL FANTASMA Y EL ENSALMADOR (2) EL GOLEM (2) EL GRITO DEL MUERTO (2) EL JARDÍN DEL PROFETA (2) EL OTRO YO (2) EL PISO DE CRISTAL (2) EL PRESUPUESTO (2) EL RETRATO DE ROSE MADDER (2) EL SÉPTIMO CONJURO (2) EL VAGABUNDO (2) EL ÁRBOL (2) Ecos (2) El Conde de Montecristo (2) El Cuerno Del Horror (2) El Dr. Jekyll y Mr. Hyde (2) El Funeral de John Mortonson (2) El Hombre De Arena (2) El Monte de las Ánimas (2) El Puñal (2) El Que Cierra El Camino (2) El Sacrificio (2) El Tulipán Negro (2) El Valle Perdido (2) El Visitante Y Otras Historias (2) El artista del hambre (2) El ciclo del hombre lobo (2) El clérigo malvado (2) El gato del infierno (2) El gato negro (2) El homúnculo (2) El legado (2) El miedo (2) El rapto de la Bella Durmiente (2) El saber mágico en el Antiguo Egipto (2) El árbol de la colina (2) Elogio de la locura (2) En la noche de los tiempos (2) Estirpe de la cripta (2) Fuera de Aquí (2) GUARDIANES DEL TIEMPO (2) GUSTAVO ADOLFO BECQUER (2) Gustav Meyrink (2) H. Barlow (2) H.P.Lovecraft (2) HERMANN HESSE (2) Harlan Ellison (2) Hasta en los Mares (2) Historia (2) Historia Del Necronomicon (2) Historia de fantasmas (2) Hocus Pocus (2) ICARO DE LAS TINIEBLAS (2) INTERNET (2) JUANA INES DE LA CRUZ (2) Jack Vance (2) John Sheridan Le Fanu (2) José Luis Velarde (2) Kurt Vonnegut (2) LA BIBLIA SATANICA (2) LA BÚSQUEDA (2) LA CAIDA DE BABBULKUND (2) LA DECLARACIÓN DE RANDOLPH CARTER (2) LA FARSA (2) LA LOTERÍA DE BABILONIA (2) LA MUERTA ENAMORADA (2) LA MUERTE (2) LA MUSA DE HYPERBOREA (2) LA PERLA (2) LAS LEGIONES DE LA TUMBA (2) LESTAT EL VAMPIRO (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) La Bestia en la Cueva (2) La Calle (2) La Casa de la Pesadilla (2) La Habitación Cerrada (2) La Monja Sangrienta (2) La Tortura de la Esperanza (2) La Verdad (2) La chica más guapa de la ciudad (2) La conspiración Umbrella (2) La marquesa de Gange (2) La noche de los feos (2) La pasión turca (2) Letras (2) Los Sueños de la Casa de la Bruja (2) Los crímenes que conmovieron al mundo (2) Los ojos de la momia (2) Los reyes malditos (2) Los tres mosqueteros (2) MAGOS (2) MARIO BENEDETTI - LA MUERTE (2) MINORITY REPORT (2) MOBY DICK (2) MUJERES (2) Mark Twain (2) Morella (2) Narrativa gótica (2) No hay camino al paraíso (2) PABLO NERUDA (2) POPSY (2) PUNTERO IZQUIERDO (2) R. L. Stevenson (2) RADIO FUTURA (2) ROSTRO DE CALAVERA (2) Rabindranath Tagore (2) Retornos de una sombra maldita (2) Robert A. Heinlein (2) SAMAEL AUN WEOR (2) SATANAS (2) SU VIDA YA NO ES COMO ANTES (2) SUPERVIVIENTE (2) Sherry Hansen Steiger (2) The Last Vampire (2) Thomas M. Disch (2) UN DÍA DE CAMPO (2) UTOPIA (2) Un habitante de Carcosa (2) Un juguete para Juliette (2) Una mujer sin importancia (2) Una tienda en Go-by Street (2) V.O. (2) VELANDO EL CADÁVER (2) Vida después de la Muerte (2) Vida y Muerte (2) Villiers de L'Isle-Adam (2) Vinum Sabbati (2) YO CRISTINA F. (2) a la puta que se llevó mis poemas (2) a las aguas (2) a un general (2) agonico (2) al amor de mi vida (2) aladino (2) alaide floppa (2) alas nocturnas (2) albunes (2) alexandre (2) amistad (2) andres diaz sanchez (2) angel de la muerte (2) animas y fantasmas (2) anime-blood (2) antonio machado (2) apocaliptico (2) arena y espuma (2) arthur c. clarke (2) asesinato (2) baudelaire (2) bequer (2) blancanieves (2) brujas (2) busqueda (2) c. m. eddy jr. (2) cabala (2) capitulo suelto (2) caronte (2) castigo (2) catolico (2) cementerios (2) ciberespacio (2) ciberpunk (2) cielo (2) ciudad de cristal (2) ciudad vampiro (2) coleccion (2) colette gothic darknes (2) comics (2) computadora (2) conjuros (2) cortos (2) costazar (2) creepwar.gotico (2) cria cuervos (2) cruelmente romantica (2) cuento amor (2) cuentos coliniales de terror (2) cuentos cortos (2) cuentos de canterbury (2) cuentos de un soñador (2) cumbres borrascosas (2) dagon (2) death (2) demonio (2) depeche mode (2) diagnostico de muerte (2) dios (2) disciplinas de vampiro (2) dolor (2) don juan (2) dracula (2) e l v a m p i r o (2) ecce homo (2) el (2) el abismo (2) el anticristo (2) el arbol de la vida (2) el caballero de la maison rouge (2) el canibal de rotenburgo (2) el caos reptante (2) el club de la lucha (2) el club de los suicidas (2) el coche del diablo (2) el disco (2) el dueño de rampling gate (2) el elixir de larga vida (2) el entierro (2) el espectro del novio (2) el evangelio de los vampiros (2) el fabricante de ataúdes (2) el fantasma de la opera (2) el gran inquisidor (2) el hijo (2) el jinete en el cielo (2) el joven lovecraft (2) el palacio de la luna (2) el pantano de la luna (2) el profeta (2) el signo (2) ellinson (2) elogio de tu cuerpo (2) emily bronte (2) entendimiento (2) entre sueños (2) epistola (2) escritor (2) espacio (2) esperanza (2) esquizofrenia (2) eva (2) fin (2) fiodor dostoiesvski (2) fobia (2) fragmentos del necronomicon (2) frankenstein (2) g. a. becquer (2) gabriel garcia marquez (2) genesis (2) gothic darknes (2) gracia torres (2) guerra (2) guillotina (2) h. (2) hada (2) harry harrison (2) hazel heald (2) hechizo (2) herman hesse (2) historia / ficcion (2) historia real (2) hombre-lobo (2) honore de balzac (2) horror en el museo (2) indice (2) ingles (2) intriga (2) introductoria (2) italo calvino (2) juego (2) juguemos a los venenos (2) kafka (2) kir fenix (2) la carta robada (2) la catedra de lucifer (2) la cosa en el dormitorio (2) la creacion (2) la cruz del diablo (2) la dama de las camelias (2) la habitacion cerrada (2) la hoya de las brujas (2) la imagen de la muerte (2) la maquina de follar (2) la muerte y la condesa (2) la noche boca arriba (2) la novia del hombre caballo (2) la piedra negra (2) la torre oscura (2) lacrimosa (2) leyes (2) lhiliht (2) libro (2) literatura (2) los habitantes del pozo (2) los otros dioses (2) los perros de tindalos (2) los zuecos (2) m. r. james (2) milady (2) miskatonic (2) misterio (2) morfina (2) morgue (2) mp3 (2) music (2) mª. covadonga mendoza (2) narracion ocultista (2) nobel (2) noir (2) nota (2) notas (2) nuestros primos lejanos (2) nuevas cronicas vampiricas (2) occidente (2) ocultismo (2) on-line (2) oriente (2) orson scott card (2) p. (2) paris (2) paulo coelho (2) pecados (2) peter blatty (2) poderes (2) primigenio (2) prometeo (2) prosas luciferinas (2) psico (2) r.l. stevenson (2) reglas (2) relato amor (2) religion-ficcion (2) reliquia de un mundo olvidado (2) revelacion (2) revolucion francesa (2) ritual (2) rituales (2) robert a. lowndes (2) robert louis stevensont (2) roger zelazny (2) roll (2) romancero gitano (2) romanticismo (2) rpg (2) saki (2) sangre (2) serie cronicas vampiricas gardella (2) simbolismo (2) suicidio (2) sumario (2) surrealismo (2) taisha abelar (2) tetrico (2) the best (2) tragedia (2) traidor (2) un dia en el confin del mundo (2) una cruz de siglos (2) varios autores (2) varios cuentos (2) vaticano (2) video (2) violin (2) vistoriano (2) washington irving (2) willian blatty (2) ¿QUO VADIS? (2) ÁNGELES IGNORANTES (2) Ángela (2) "Vivo sin vivir en mí" (1) (1515-1582) (1) (1816) (1) (1934) (1) + y - (1) -- ANONIMO (1) -- EL HORROR DE DUNWICH (1) . EL PROFETA ERMITAÑO (1) . LA SANTA COMPAÑA . (1) . La locura del mar (1) . Luis Cernuda (1) . VENOM (1) .El Club del Ataúd. (1) .ecunemico (1) .rar (1) 100 (1) 13 fantasmas (1) 17THIS SECRET HAS TO BE KEPT by you from anyone else (1) 1809-1849 (1) 1810 (1) 1812 (1) 1862 (1) 1918/19 (1) 1939-1941? (1) 1ª parte (1) 1ªmujer (1) (1) 26 CUENTOS PARA PENSAR (1) 2parte (1) 2ª Serie (1) (1) 2ºlibro (1) 2ºlibro de nuevas cronicas vampiricas (1) 334 (1) 360º (1) 3:47 a.m. (1) 4 (1) 5 (1) 6 (1) 7 pecados capitales (1) 84 de charing cross road (1) (1) 9000 años (1) A LA ESPERA (1) A M B R O S E B I E R C E (1) A imagen y semejanza (1) A restos.. de ti (1) A través de la puerta de la llave de plata (1) A través de las puertas de la llave de plata (1) A. E. VAN VOGT (1) A. MERRIT (1) A. Merritt (1) A.R. Ammons (1) A: lord Alfred Douglas (1) ABAJO (1) ABONO PARA EL JARDÍN (1) ABUELITO (1) ACERO -- Richard Matheson (1) ADEFESIA (1) AGENTE DEL CAOS (1) AL MAGNIFICO LORENZO DE MÉDECIS (1) AL OTRO LADO (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGÚN QUE OTRO ANIMAL (1) ALMAS EN PENA (1) AMADEO KNODLSEDER (1) AMANECER EN MERCURIO (1) AMANECER VUDU (1) AMBROSE GWINET BIERCE (1) AMERICAN ZOMBIE (1) AMOR Y ODIO (1) ANDREA SOL (1) ANGEL DE LUZ (1) ANIUTA (1) ANTES DEL ESPECTÁCULO (1) APARECIÓ CAÍN (1) APRENDED GEOMETRIA (1) AQUEL VIEJO (1) ARMAGEDON Fredric Brown (1) ARTHUR JERMYN (1) ASESINOS SATÁNICOS (1) AYER (1) Abraham Merritt (1) Abraza la oscuridad (1) Acorralado (1) Ad Lucem (1) Adam Kadmon (1) Adan (1) Adiós al siglo XX (1) Adolf Hitler (1) Afuera (1) Agatha Christie (1) Ahmad Ibn Ata'Illah (1) Alan Barclay (1) Albertina desaparecida (1) Alejandro Pushkin (1) Alejo Carpentier (1) Aleksandr Nikoalevich Afanasiev (1) Aleksandr Pushkin (1) Alfred E. Van Vogt (1) Alfred Elton van Vogt (1) Algernoon Blackwood (1) Alien earth (1) Amityville (1) Ana María Matute (1) Anatoli Dneprov (1) Andrei Chikatilo (1) Andrógino (1) Animismo (1) Anne Brontë (1) Another Google Bot (1) Antiguas brujerías (1) Antipoemas (1) Antología (1) Anubis (1) Anónimo (1) Appleseed (1) Aramis (1) Arcipreste de Hita (1) Armand (1) Asesinado Al Pie De Un Altar Vudú (1) Asimov (1) Atentamente suyo Jack el Destripador (1) Atentamente suyo. Jack el Destripador (1) Athos (1) August W. Derleth (1) Auguste Villiers de l'lsle‑Adam (1) Augusto Monterroso (1) Augustus Hare (1) Autobiografía (1) Auténtico Amor (1) Ayuda Alienígena (1) BAJO LAS PIRÁMIDES H. P. LOVECRAFT (1) BARBA AZUL (1) BERTA (1) BLANCO Y AZUL (1) BOCCACCIO (1) BOITELLE (1) BOLA DE SEBO (1) Bacarat (1) Balada nupcial (1) Barry Longyear (1) Battle Angel Alita (1) Bibliografía (1) Biblioteca (1) Boogiepop Phamtom (1) Breve comentario sobre la esquizofrenia (1) Bruce Sterling (1) Bubblegum Crisis (1) C. L. MOORE (1) C. S. Lewis (1) C.L. Moore (1) CABEZA DE CONO (1) CANCIÓN DE AMOR (1) CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA (1) CARTA A UN FÉNIX (1) CARTA DE UN LOCO (1) CARTAS (1) CASTIGOS (1) CEREMONIAL (1) CHARLES PERRAULT (1) CHERTOGON (1) CIBER-DARK (1) COCAINA (1) COCO.COCO. COCO FRESCO (1) COMO PARA CONFUNDIRSE (1) COMPLICIDAD PREVIA AL HECHO (1) CON DIOS (1) CONFESIONES DE UNA MUJER (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) CONVERSIONES (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) CORTÁZAR (1) COTO DE CAZA (1) CRONICAS VAMPÍRICAS 2 (1) CRÍTICA AL CRISTIANISMO Y A LA SOCIEDAD (1) CUADERNO HALLADO EN UNA CASA DESHABITADA (1) CUENTOS DE AMOR. DE LOCURA Y DE MUERTE (1) CUERPO Y ALMA (1) Cabeza de Lobo (1) Camilo José Cela (1) Canaan negro (1) Canción del pirata (1) Cannibal Corpse (1) Canon Pali (1) Carmilla (1) Carolina (1) Cartas Desde La Tierra (1) Casi Extinguidos (1) Catastrofe Aerea (1) Catherine Crowe (1) Catulo (1) Charles Dickens El guardavías (1) Charles Grant (1) Charles Nightingale (1) Chaugnar Faugn (1) Chica gótica (1) Chitterton House (1) Chris Chesley (1) Christopher Marlowe (1) Ciencia Ficción (1) Cine (1) Claudia (1) Colección (1) Conan (1) Conoce la Ciudad Gótica en 3D (1) Conología de la caza de hackers (1) Conquístate a ti mismo y conquistarás al mundo (1) Conversación (1) Corazones Perdidos (1) Corman (1) Cosas Zenna Henderson (1) Crom (1) Crumtuar y la Diosa (1) Cría cuervos (1) Cuando los cementerios son una atracción (1) Cuarta parte (1) Cynthia Asquith (1) CÁTULO (1) Cómo mueren los mitos (1) D'Artagnan (1) DAGÓN (1) DANTE ALIGHIERI (1) DE COMO EL Dr. JOB PAUPERSUM LE TRAJO ROSAS ROJAS A SU HIJA (1) DE COMO LLEGO EL ENEMIGO A THULNRANA (1) DE SADE (1) DECAMERON (1) DEL MÁS ALLÁ (1) DELENDA EST... (1) DESPERTARES (1) DIABLO (1) DICCIONARIO DE ÁNGELES (1) DICCIONARIO DEL DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOBLE CREER (1) DOS POEMAS (1) DOS SERES IGUALES (1) Dan Brown Ángeles y demonios (1) Dark Gotico (1) Dark Icarus (1) David F. Bischoff (1) De guardia (1) Death Fails (1) Del toro (1) Demonios babilónicos (1) Demoníacos (1) Dennis Etchison (1) Dentro de mí (1) Deportacion (1) Depresión (1) Der Vampir (1) Derek Rutherford (1) Descargo de responsabilidad (1) Desde Lugares Sombríos (1) Desert Punk (1) Diagnóstico de Muerte (1) Diccionario De Relaciones Y Sexo (1) Diccionario de Símbología (1) Donde habite el olvido XII (1) Douglas Rushkoff (1) Dr. Bloodmoney (1) Duelo (1) Dulces para esa dulzura (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L A N T I C R I S T O (1) E-volution (1) E. M. Johnson (1) E.F.Benson (1) E.T.A. Hoffmann (1) EL ABONADO (1) EL ABUELO ASESINO (1) EL ALEPH (1) EL ALEPH ficcion (1) EL ALMOHADON DE PLUMAS (1) EL ARISTÓCRATA SOLTERÓN (1) EL ARMARIO (1) EL ARO (1) EL ASESINATO DE DIOS (1) EL BARON DE GROGZWIG (1) EL BARRILITO (1) EL BICHO DE BELHOMME (1) EL BIGOTE (1) EL CARDENAL NAPELLUS (1) EL CETRO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONDE DE MONTECRISTO II (1) EL CONDE DE MOTECRISTO (1) EL CONDUCTOR DEL RAPIDO (1) EL COTTAGE DE LANDOR (1) EL CRIMEN DE LORD ARTHUR SAVILLE (1) EL CRIMINAL Y EL DETECTIVE (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DEMONIO DE LA PERVERSIDAD (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DIOS SIN CARA (1) EL DUEÑO DE RAMPLING GATE (1) EL ERMITAÑO (1) EL FINAL (1) EL FLASH (1) EL FRUTO DE LA TUMBA (1) EL GATO Y EL RATÓN (1) EL GRABADO EN LA CASA H. P. LOVECRAFT (1) EL GRAN GRIMORIO (1) EL HOMBRE DE LA CALAVERA (1) EL HURKLE ES UN ANIMAL FELIZ (1) EL INCORREGIBLE BUITRE DE LOS ALPES (1) EL JOVEN GOODMAN BROWN (1) EL JUEGO DE LOS GRILLOS (1) EL JUEGO DE PELOTA EN RAMTAPUR (1) EL LIBRO DE LO INCREÍBLE (1) EL LIBRO DE LOS SERES IMAGINARIOS (1) EL MATRIMONIO DEL CIELO Y EL INFIERNO (1) EL MESMERISMO (1) EL METRONOMO (1) EL MUNDO AVATAR: ANDY WARHOL (1) EL NECRONOMICON (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL OJO SIN PARPADO (1) EL ORACULO DE SADOQUA (1) EL ORINAL FLORIDO (1) EL ORO (1) EL OTRO VAGABUNDO (1) EL PESCADOR DEL CABO DEL HALCON (1) EL PRECURSOR (1) EL REGRESO (1) EL RELÁMPAGO (1) EL REY (1) EL REY DE HIERRO (1) EL ROBLE HA CAÍDO (1) EL RÍO (1) EL SEXO FRIO (1) EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO (1) EL SUEÑO DEL REY KARNA-VOOTRA (1) EL SUSURRADOR EN LA OSCURIDAD (1) EL TRUEQUE (1) EL USURPADOR DE CADAVERES (1) EL VALLE DE LOS DIOSES (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VENGADOR DE PERDONDARIS (1) EL VIUDO TURMORE (1) EL ZOPILOTE (1) EL _ ALEPH (1) EL cantar del exangel (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELIGE TU DESTINO (1) ELISA BROWN (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE (1) EN EL CREPUSCULO (1) EN ESTADO LATENTE (1) EN LA FERIA (1) EN ZOTHIQUE (1) Eco (1) Edad Media (1) Edgar Allan Poe El Cuervo (1) Edward Bulwer-Lytton (1) Edward Lucas White (1) El Almohadón de Plumas (1) El Arte de la Estrategia (1) El Asirio (1) El BAR II (1) El Barril de Amontillado (1) El Boogie Del Cementerio (1) El Borametz (1) El Buque Fantasma (1) El Carbunclo Azul (1) El Caso de los Niños Deshidratados (1) El Centinela (1) El Clan De Los Parricidas (1) El Club del Ataúd (1) El Corsario (1) El Crimen Invisible (1) El Cuarto en la Torre (1) El Dios de los Brujos (1) El Dios-Monstruo De Mamurth (1) El Dragón (1) El Eclipse (1) El Espejo De Nitocris (1) El Gigante Egoista (1) El Gris Gris En El Escalón De Su Puerta Le Volvió Loco (1) El Haschich (1) El Hombre Del Haschisch (1) El Hombre que Soñó (1) El Hueco (1) El Mago de Oz (1) El Mensajero de la Muerte (1) El Misterio del Mary Celeste (1) El Nuevo Acelerador (1) El Nuevo Acelerador Herbert George Wells. (1) El Príncipe (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Rey Estelar (1) El Ritual (1) El Ruido de un Trueno (1) El Sacerdote Y Su Amor (1) El Signo Amarillo (1) El Underground digital (1) El Vengador de Perdóndaris (1) El Violador de la Moto (1) El Visitante Y Otras Historias Dylan Thomas (1) El Yoga (1) El amor de mi vida (1) El aprendiz de brujo. (1) El armonizador (1) El cadillac de Dolan (1) El camaleón (1) El campamento del perro (1) El cartero del rey (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El cuarto de goma (1) El demonio en Ceirno (1) El duque de L'Omelette (1) El espejo de Ko Hung (1) El extraño vuelo de Richard Clayton (1) El francotirador cazado (1) El grimorio del papa Honorio (1) El guardián entre el centeno (1) El horror del montículo (1) El informe del inspector Legrasse (1) El jardín de Adompha (1) El jardín del tiempo (1) El judío errante (1) El judío errante.Thomas M. Disch (1) El mal de la muerte (1) El muchacho que escribia poesia (1) El mundo que ella deseaba (1) El pararrayos (1) El pecado de Hyacinth Peuch (1) El perfume (1) El pescador del Cabo del Halcón (1) El pescador y su alma (1) El puñal del godo (1) El que acecha en la oscuridad (1) El que susurraba en las tinieblas (1) El roble de Bill (1) El sexo y yo (1) El soldado y la muerte (1) El telar (1) El terror volvió a Hollywood (1) El Árbol de las Brujas (1) El árbol de la buena muerte (1) El árbol de oro (1) El último sueño del viejo roble (Cuento de Navidad) (1) Eliphas Lévi (1) Ellen Schreiber (1) Empirismo (1) En donde suben y bajan las mareas (1) En el Calor de la Noche (1) En persona (1) Ensayo al viejo estilo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Erecciones (1) Eres tan bella como una flor (1) Ergo Proxy (1) Eric Frank Russell (1) Eric Lavín (1) Escéptico (1) Ese Gran simulacro (1) Esoterismo (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estilo gótico (1) Exhibiciones (1) Eyaculaciones (1) F R I E D R I C H N I E T Z S C H E (1) FABULAS Y SIMBOLOS (1) FBI (1) FEMINISTAS (1) FESTIVAL DEL TESTÍCULO (1) FICCIONES (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FRANCIS MARION CRAWFORD (1) FRANK BELKNAP L. (1) FRASES DE POLÍTICOS (1) FREDIE MERCURY (1) FUERA DE ESTE MUNDO (1) Factotum (1) Fahrenheit 451 (1) Farenheit 451 (1) Feuerräder (1) Fiel amigo (1) Flautistas en el bosque (1) Fondo Monetario (1) Frank Belknap Long (1) Frankenstein o el moderno Prometeo (1) Franz Harttmann (1) Fred Saberhagen (1) Frederick Marryat (1) Frederick pohl (1) Freud (1) Fruto negro (1) Fuego Brillante (1) Fuego infernal (1) G. A. BEQUER (1) GENTE REUNIDA (1) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN LADY RUTH (1) GIGANTE (1) GITANO (1) GOTHICPUNK (1) GUARDIANES DEL TIEMPO EXTRAÑOS TERRÍCOLAS ORBITA ILIMITADA ONDA CEREBRAL UN MUNDO EN EL CREPUSCULO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) Gastón (1) Gauguin (1) Geoffrey Chaucer (1) George Berkeley (1) George Gordon Byron (1) George Langelaan (1) George Orwell (1) Ghost lover (1) Gilbert Thomas (1) Gordon Leigh Bromley (1) Gottfried Benn (1) Greg Egan (1) Grimoires (1) Guión para Alíen III (1) Gustave Flaubert (1) Génesis (1) Gómez (1) H. G. WELLS (1) H. P. Lovecraft LA BÚSQUEDA DE IRANON (1) H. P. Lovercraft (1) H.P.Lovecraft y E. Hoffmann Price (1) HAN CAIDO LOS DOS (1) HECHIZOS DE AMOR (1) HERBERT WEST (1) HIJO DE LA LUNA (1) HIPNOS (1) HISTORIA DE MAR Y TIERRA (1) HISTORIA DEL ENDEMONIADO PACHECO (1) HISTORIA DEL JOVEN DE LAS TARTAS DE CREMA (1) HISTORIA DEL MANDADERO (1) HISTORIA GÓTICA (1) HISTORIA PRODIGIOSA DE LA CIUDAD DE BRONCE (1) HOMBRES y DRAGONES (1) HOY Y MAÑANA (1) Hasta donde mueran los sentimientos (1) Hay Tigres (1) Hector G. Oesterheld (1) Heinrich August Ossenfelder (1) Hell-fire 1956 (1) Herbert George Wells. (1) Herman Melville (1) Hierba gatera (1) Historia Del Necronomicon H. P. Lovecraft (1) Historia de un muerto contada por él mismo (1) Historia de una demonización. (1) Horace Walpole (1) Howard Fast (1) Howard P. Lovecraft (1) Howard Philip Lovecraft (1) Héctor Álvarez (1) Híbrido (1) II parte (1) III (1) III parte (1) IMAGEN DE TU HUELLA (1) IMAGINE (1) IMÁGENES MALDITAS (1) INDICE MIO CID (1) Ideas (1) Ilusionismo (1) Inanna (1) Intento (1) Investigador De Lo Oculto (1) Isthar (1) Iván A. Efrémov (1) Iván Turguéniev (1) J. G. Ballard (1) J. J. Van der Leeuw (1) J.D. Salinger (1) JACK LONDON (1) JON WIENER (1) JORGE ADOUM (1) JUAN SALVADOR GAVIOTA (1) JUEGO DE SOMBRAS (1) JUNTO A UN MUERTO (1) Jaime Bayly (1) James H. Schmitz (1) James Montague RhodesCORAZONES PERDIDOS (1) Javi (1) Jean Lorrain (1) Jean Ray (1) Jim Morrison (1) John Lennon (1) John Silence (1) John Stagg - El Vampiro (1) John W. Campbell (1) John Wyndham (1) John/Yoko (1) Jorge Bucay (1) Jorge Manrique (1) Jose Antonio Rodriguez Vega (1) Joseph Sheridan Le Fanu (1) José Luis Garci (1) José Luis Zárate Herrera (1) José Manuel Fernández Argüelles (1) José María Aroca (1) José de Esponceda (1) Juan C. "REX" García Q. (1) Juan Darién (1) Juan Ruiz (1) Juan de la Cruz (1) Juan-Jacobo Bajarlía (1) Kabbalah (1) Keith Laumer (1) Khnum (1) Kit Reed (1) L a Muerte De Halpin Frayser A mbrose Bierce (1) L a Mujer Loba (1) LA ALQUIMIA COMO CIENCIA DEL ARTE HERMETICO (1) LA AVENTURA DEL ASESINO METALICO (1) LA BAILARINA (1) LA BALLENA DIOS (1) LA BALLENA Y LA MARIPOSA (1) LA BARONESA (1) LA BECADA (1) LA BELLEZA INÚTIL (1) LA BELLEZA INÚTILguy de maupassant (1) LA BODA DEL LUGARTENIENTE LARÉ (1) LA CABELLERA (1) LA CASA (1) LA COMPAÑERA DE JUEGO (1) LA CONFESIÓN DE TEODULIO SABOT (1) LA CRIBA (1) LA ESCUELA DE LA PIEDRA DE LOYANG (1) LA ESPADA DE WELLERAN (1) LA ESTATUA (1) LA EXTRAÑA CABALGADA DE MOROWBIE JUKES Rudyard Kipling (1) LA FERIA DE LAS TINIEBLAS (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA LUNA LLENA (1) LA MAGIA NEGRA (1) LA MALDICIÓN (1) LA MAQUINA DEL SONIDO (1) LA MASCARA DE LA MUERTE ROJA (1) LA MOSCA (1) LA MÚSICA DE ERICH ZANN (1) LA NARIZ (1) LA PARENTELA DE LOS ELFOS (1) LA PARÁBOLA CHINA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA QUE ERA SORDA (1) LA RAÍZ CUADRADA DE CEREBRO (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SENDA (1) LA SOMBRA. (1) LA TEMPESTAD (1) LA TEORIA DE LAS MASCOTAS DE L.T. (1) LA TIERRA DE ZAAD (1) LA TIERRA ROJA (1) LA TRAMA CELESTE (1) LA TRÁGICA HISTORIA DEL DOCTOR FAUSTO (1) LA VENTANA ABIERTA (1) LA VENUS DE ILLE (1) LA VISITA QUE J. H. OBERHEIT HACE A LAS TEMPIJUELAS (1) LAGARTIJA (1) LAGRIMAS Y RISAS (1) LAGRIMAS Y SONRISAS (1) LAS BECADAS (1) LAS DOS PRINCESAS (1) LAS GRANADAS (1) LAS HOJAS SECAS (1) LAS LEYES (1) LAS PERVERSAS CRIATURAS DE SERGIO LAIGNELET (1) LAS RANAS (1) LAS RATAS DEL CEMENTERIO (1) LAS REVELACIONES DE BECKA PAULSON (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LEOPOLDO LUGONES (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LEYES DE DROGAS (1) LIBRO DE LA DUALIDAD (1) LIBRO DE LA IGNORANCIA (1) LIBRO DEL AMOR (1) LILIHT (1) LOS AGUJEROS DE LA MASCARA (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS CONSTRUCTORES (1) LOS CUATRO HERMANOS LUNARES (1) LOS DOS CAZADORES (1) LOS DOS HERMANOS (1) LOS DOS POLÍTICOS (1) LOS DOS ÁNGELES (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS HOMBRES QUE BAILAN CON LOS MUERTOS (1) LOS HUÉSPEDES -- SAKI (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS SIETE PUENTES (1) LOS VEINTICINCO FRANCOS DE LA SUPERIORA (1) LOS ÁRBOLES DEL AZUL (1) LSD (1) LUZIFER (1) La Acacia (1) La Aureola Equivocada (1) La Callejuela Tenebrosa (1) La Campaña (1) La Casa Croglin (1) La Casa De Los Espíritus (1) La Caza de Hackers (1) La Ciudad (1) La Cámara De Los Horrores (1) La Cámara de los Tapices (1) La Entrada Del Monstuo (1) La Estatua de Sal (1) La Extraña Cabalgada De Morowbie Jukes (1) La Fiera Y La Bella (1) La Leyenda De San Julian El Hospitalario (1) La Liberación de la Bella Durmiente (1) La Luna Nueva (1) La Magia (1) La Mandrágora (1) La Mascarada (1) La Muerte Enamorada (1) La Máscara de la Muerte Roja (1) La Palida Esposa De Toussel (1) La Pradera Verde (1) La Pócima Vudú De Amor Comprada Con Sangre (1) La Torre del Elefante (1) La Tregua (1) La Vérité (1) La bahía de las corrientes irisadas (1) La capa (1) La casa de Cthulhu (1) La casa del hacha (1) La casa hechizada (1) La catacumba (1) La condena (1) La cultura del miedo (1) La dama de compañía (1) La familia de Pascual Duarte (1) La guadaña (1) La hija del árbol (1) La llave de plata (1) La lucha por la vida I (1) La lucha por la vida II (1) La lucha por la vida III (1) La mansión de las rosas (1) La mañana verde (1) La muerte del borracho (1) La mujer de Dennis Haggarty (1) La mujer del bosque (1) La máquina del sonido (1) La novia del ahorcado (1) La parra (1) La pregunta (1) La reina estrangulada (1) La soledad del escritor en el siglo XXI (1) La sombra de Eva (1) La sombra que huyó del capitel (1) La sombra que huyó del capitel. los mitos de cthulhu (1) La sombra que huyó del chapitel (1) La vampiro española (1) La ventana en la buhardilla (1) La vida de la muerte (1) La vida en las trincheras del Hiperespacio (1) La vida nueva (1) Lain (1) Las botas mágicas (1) Las figurillas de barro (1) Las imprudentes plegarias de Pombo el idólatra (1) Las mandrágoras (1) Las once mil vergas -- Guillaume Apollinaire -- Advertencia (1) Las palabras mágicas (1) Las puertas del Valhalla (1) Lawrence C.Conolly (1) Leigh Brackett (1) Lestat (1) Ley y Orden (1) León Tolstoi (1) Libro de Buen Amor (1) Libro de Eibon (1) Lilitú (1) Lista de los demonios en el Ars Goetia (1) Llegado desde el infierno (1) Lluvia Negra (1) Lord of the Flies (1) Los Crímenes de la Rue Morgue (1) Los Elementales (1) Los Nueve Pecados Satánicos (1) Los Poemas Ocultos (1) Los cazadores de cabezas (1) Los colmillos de los árboles (1) Los comedores de lotos (1) Los gatos de Père Lachaise (1) Los hijos de Babel (1) Los príncipes demonio I (1) Los reploides (1) Los árboles parlantes (1) Lotófagos (1) Luana (1) Luis Enrique Délano (1) Luisa Axpe (1) Lydia Cabrera (1) Lyman Frank Baum (1) M .R. James (1) MACHISTAS (1) MAESE LEONHARD (1) MAGICO (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MAQUIAVELO (1) MARIDOS (1) MARIO VARGAS LLOSA (1) MARY W. SHELL (1) MAS ALLÁ DEL MURO DEL SUEÑO (1) MAUPASSANT. AHOGADO (1) MAUPASSANT. ADIOS (1) MAUPASSANT.EL AFEMINADO (1) MAUPASSANT.EL ALBERGUE (1) MEN IN BLACK (1) METAMORFOSIS (1) MI MONSTRUO DE OJOS SALTONES (1) MI RESPETADO SUELO DURMIENTE (1) MINICUENTOS ESCALOFRÍO (1) MULTIPLICACIÓN. (1) Mage La (1) Magia menor (1) Manual de zoología fantástica (1) Manuel González Noriega (1) Mao (1) Marcel Proust (1) Margaret A. Murray (1) Margarita Guerrero (1) Margaritas Fredric Brown Daisies (1) Marguerite Duras (1) Mario Benedetti - La noche de los feos (1) Mario Benedetti - Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Mario Flecha (1) Marx (1) Mary Shelley. (1) Mary Wolfman (1) Marzo Negro (1) Matrix (1) Maxim Jakubowski (1) Maximiliano Ferzzola (1) Me siento sola (1) Memnoch El Diablo (1) Memoria de Crímenes (1) Memorias de un moribundo (1) Mentalismo (1) Metadona (1) Metzengerstein (1) Mi Querida Muerte (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA LA GITANILLA (1) Mitología hebrea (1) Monopolio (1) Montado en la bala (1) Mujer de pie (1) MundoDisco (1) My buddy (1) MÁSCARAS (1) Más allá de los confines del mundo (1) Más vasto que los imperios (1) Máximo Torralbo (1) Música (1) NARRACIONES OCULTISTAS (1) NEGLIGENCIA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NOTICIAS (1) NOTICIAS DEL MAS ALLA (1) NUL-O (1) Nathaniel Hawthorne (1) Necrológica (1) Neil Olonoff (1) Nelly Kaplan (1) Neuromancer (1) Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Ni Corruptos Ni Contentos (1) Nicolás Maquiavelo (1) Nieto de un verdugo (1) Nightmares and dreamscapes (1) Nikolàj Semënovic Leskov (1) No Despertéis a los Muertos (1) No Tengo Boca. Y Debo Gritar (1) No a la censura (1) No te Salves (1) No tocarte (1) Nona (1) Novela de terror (1) Nyarlathotep (1) Nyarlathotep el Terrible (1) O V I D I O (1) OLIVER ONIONS (1) ORGIAS (1) ORISHAS (1) OSCURA Y FRIA NOCHE (1) Opinion Personal (1) Otros mundos. otros dioses (1) PACIENTE BERLIN (1) PACTO (1) PACTOS DIABOLICOS EN FLORES PACTOS DIABOLICOS EN FLORES (1) PALABRAS (1) PAPÁ BENJAMIN (1) PARANOYAS (1) PARCAS (1) PARTE 1 (1) PATTI SMITH (1) PAZ CONTAGIOSA (1) PAZ Y GUERRA (1) PELIGROS DEL SATANISMO (1) PINOSANGUINOCHETBURUNDA (1) PLURIEMPLEO (1) POBRE (1) POE Y OTROS (1) POEMA INDIO (1) POEMA VAMP (1) POEMAS ÚLTIMOS (1) POEMÊ (1) POIROT INFRINGE LA LEY (1) POQUITA COSA (1) POR LA SANGRE ES LA VIDA (1) PRELUDIOS (1) PREMIOS (1) PROCESO (1) PRÍNCIPE Y MENDIGO (1) PUERTA AL INFIERNO SANGRE EN EL CIELO (1) PUNK (1) PUNTO DE PARTIDA (1) PUTA (1) Padma Sambava (1) Padre fundador (1) Para las seis cuerdas (1) Parricidios (1) Patakí De Ofún (1) Patrick Süskind (1) Paulo Navas (1) Pecados capitales (1) Pedro Pastor (1) Pelotón D (1) Pequeña Antología (1) Pesadilla (1) Pete Adams (1) Peter Shilston (1) Peter Valentine Timlett (1) Peter Wake (1) Philaréte Chasles (1) Poema de amor a una chica que hacía striptease (1) Poemas Completos (1) Poemas Malditos (1) Poemas de Gilgamesh (1) Poemas de amor (1) Porthos (1) Primer amor (1) Primera parte (1) Primera parte 2 (1) Prosper Mérimée (1) Protesta Anonima General (1) Proyección (1) Príncipe (1) Príncipe de las tinieblas (1) Próxima Centauri (1) Pseudomonarchia Daemonum (1) Psiquismo (1) Punch Drunk (1) QUE DIFÍCIL ES SER DIOS (1) R. E. HOWARD (1) R. W. Chambers (1) R.E.3 (1) RAMÓN GOMEZ DE LA SERNA (1) REANIMADOR (1) REGIONES APARTADAS (1) RELATOS DE TERROR (1) RENZO (1) RETRANSMISION ETERNA (1) RIMA VII (1) RIMA XXXVIII (1) RITUALES SATANICOS (1) ROBERT LOUIS STEVENSON (1) ROBOT CITY (1) ROLL AND ROLL (1) ROMANCE DEL ENAMORADO Y LA MUERTE (1) Raymond J. Martínez (1) Reaper (1) Recetas (1) Respuesta del Forastero (1) Reto (1) Retoños (1) Reventando el sistema (1) Rhea (1) Richard Bellush (1) Richard Calder (1) Richard Shrout (1) Richelieu (1) Ritos (1) Rituales con los ángeles (1) Robert Ervin Howard (1) Robert Ervin Howard: Un Recuerdo (1) Rochefort (1) Rockefeller (1) R’Iyeh (1) S. SV - XVIII (1) SALIDA DEL EDEN (1) SALVAME (1) SATANICo (1) SATÁN (1) SECTAS SATÁNICAS (1) SECUESTRO HOCHSCHILD (1) SEHNSUCHT (1) SETENTA (1) SIDDHARTA (1) SIN TON NI SON (1) SLAN (1) SOBRE LA ARENA (1) SORTEOS (1) SORTILEGIO DE OTOÑO (1) STANLEY CEPILLO DE DIENTES (1) STÉPHANE MALLARMÉ (1) SUEÑOS (1) Sandy Lopez Juarez (1) Santa Teresa de Ávila (1) Saquitos (1) Segador (1) Segunda parte (1) Serial Experiments Lain (1) Sharon N. Farber (1) Si Viene Damon (1) Siembra de Marte (1) Siglo XV (1) Silent Möbius (1) Simbiótica (1) Skull and Bones (1) Sobre Todo Madrid (1) Sociedad Thule (1) Sociedad Vril (1) Soy Leyenda (1) Soy la Puerta (1) Stalin (1) Stanley G. Weinbaum (1) Stanley Weinbaum (1) Stephen Vincent Benet (1) Supieras... (1) SÍMBOLO DE BALPHOMET (1) TALENTO (1) TOBERMORY (1) TOMBUCTÚ (1) TONTOS (1) TRAGEDIAS (1) TRATADO ESOTÉRICO DE TEURGIA (1) TRES DIOSES Y NINGUNO (1) TRES REGALOS (1) TRINITY BLOOD (1) TROPAS DEL ESPACIO (1) TU FRIALDAD (1) Tanith Lee (1) Taveret (1) Teatro de Crueldad (1) Templarios (1) Tercera parte (1) Tercera parte 2 (1) Terror en el espacio (1) Terry Carr (1) Terry Pratchett (1) Tetas (1) The Green Meadow (1) The Lilim (1) The Matrix (1) The Reward (1) The dead beat (1) The garden of time (1) The green morning (1) Theodore Sturgeon (1) Thomas Burnett Swann (1) Théàtre des Vampires (1) Tierra extraña (1) Tokio (1) Totemismo (1) Transmisión (1) Transmutación Transferencia Misticismo Desarrollismo (1) Trigun (1) Tsathoggua (1) Términos (1) U N C A M I N O A L A L U Z D E L A L U N A (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN ASESINATO (1) UN COMPENDIO DE SECTAS (1) UN DIA EN EL REFLEJO DEL ESPEJO (1) UN LUGAR DE LOS DIOSES (1) UN MENSAJE IMPERIAL (1) UN OLOR A MUNDO (1) UN SEÑOR MUY VIEJO CON UNAS ALAS ENORMES (1) UN SUEÑO (1) UNA CONFLAGRACION IMPERFECTA (1) UNA ISLA (1) UNA ODISEA MARCIANA (1) UNA PEQUEÑA FABULA (1) UNA TARDE EN LO DE DIOS (1) UNA TUMBA SIN FONDO (1) URSULA K. LEGUIN (1) USA (1) USURPACIÓN DE DERECHOS DE AUTOR (1) Un crimen fuera de lo corriente (1) Un día en el confín del Mundo (1) Un escándalo en Bohemia (1) Un escándalo en Bohemia sir Arthur Conan Doyle (1) Un manifiesto Cyberpunk (1) Un marido ideal (1) Una carta abierta a H. P. Lovecraft (1) Una confesión encontrada en una prisión de la época de Carlos II (1) Una cuestión de identidad (1) Universo desierto (1) Ursula K. Le Guin (1) Utopía (1) V I N C E N T V A N G O G H (1) VENGANZAS (1) VESTIDURAS (1) VIEJO VINO (1) VIH-SIDA (1) VINTAGE (1) VITTORIO EL VAMPIRO (1) VIVIDOR A SU PESAR (1) VIVOS (1) VOLUMEN 1 (1) VOLUMEN 1parte 2 (1) Valencia (1)