BLOOD

william hill

Seguidores

jueves, 1 de abril de 2010

La pasión turca - Antonio Gala

Antonio Gala

La pasión turca

Advertencia

Este libro contiene la vida -fragmentos de la vida- de Desideria Oliván. Está

compuesto por cuatro cuadernos y una especie de epílogo.

Los cuadernos fueron escritos de puño y letra de ella, gran lectora y buena

aficionada a crucigramas. Se han respetado, con escrupulosa exactitud, incluso

sus contradicciones y alguna reiteración producto del descuido y alguna

incoherencia. Sólo se corrigieron ciertos errores sin importancia, como el de llamar

Simón a Simeón Estiliza, o el de confundir en dos ocasiones el Cuerno de

Oro con el Bósforo.

Las páginas con que el libro concluye proceden de lo relatado por Pablo

Acosta, un amigo muy afecto a Desideria Oliván.

Los cuatro cuadernos llegaron a manos del editor en el mismo lugar en que

fueron traídos a España: una caja grande de delicias turcas.

Primer cuaderno

Yo misma había llegado a convencerme de que mi matrimonio era perfecto. Las cuestiones que al principio

me planteé dejé de planteármelas. No se resolvieron por eso, pero al menos no las tuve a todas horas

delante de los ojos. Miraba hacia otro lado, pensando que la vida es tan grande como el inundo, o más

grande aún que el mundo. La desgracia -me repetía- proviene, o se agranda, de no estar pendiente más

que de una carencia, de una desilusión, de una añoranza. Si un huerto no da lechugas, no hay que dejarlo

yermo, sino sembrar otras hortalizas y encontrar en ellas una compensación.

Ramiro estaba considerado como el muchacho más guapo de Huesca. Ahora me parece que eso no es

mucho decir; entonces me parecía suficiente. Era el hermano mayor de Adela, una chica de mi edad, fea

y desangelada, con la barbilla hundida, la mandíbula superior en pico, unos dientes pequeños y afilados y

unas encías pálidas que enseñaba al reírse, lo que no era frecuente por fortuna. Adela había sido compañera

de clase mía en el instituto, y no guardaba de ella los mejores recuerdos. Quizá su fealdad la había

transformado en resentida, acusica y empollona; a pesar de t odo, nunca sacaba buenas notas. Laura,

Felisa y yo éramos las que más la detestábamos: fue esa aversión común lo que desde el primer momento

nos unió.

Ramiro había decidido no perder tiempo estudiando una carrera larga. Hizo unos cursos de empresariado

mientras trabajaba ya en una sociedad de seguros que acababa de inaugurar una sucursal. Como en

todas partes, allí empezó a pisar fuerte también. Lo conocíamos todas y, cuando nos lo cruzábamos en el

ir y venir de los Porches de Galicia, antes o después del cine, cogidas las tres amigas del brazo como tres

bobas, nos entraba una risa floja y cómplice que a él le hacía sonreír. Era alto y rubio, con los ojos claros.

Oficialmente lo conocimos en la romería al Cerro de San Jorge. Iba vencido abril y hacía un día tan tibio

que nos habíamos desabrochado las blusas. Las urracas revoloteaban entre los cipreses y los pinos de la

ladera. Se oía, suavizado, el runrún de la ciudad y, desde la cima, se la veía dormida con la catedral al

fondo. De cuando en cuando, se escuchaba el estridente grito de los pavones que semejaba descender del

alto cielo azul. Laura, Felisa y yo organizábamos la merienda cuando se presentó Adela con Ramiro. Nos

lo presentó de mala gana. Laura los invitó a merendar, y aceptaron. Lo primero que dijo fue:

-¿Sabíais que esta ermita fue un heroico baluarte en la defensa de Huesca cuando la guerra?

-Sí -contestó Laura-, está escrito en la puerta; pero para lo que sirvió...

Ya estudiábamos las tres en Zaragoza y empezábamos a tener nuestras propias ideas morales y políticas.

Supongo que ninguna de ellas se ha cumplido. Una de las más tenaces era reaccionar frente a los

matrimonios antiguos, esa cruz de las mujeres de nuestras familias que se limitaban a acatar al marido,

organizar la casa y sobrevivir sin personalidad ninguna. Nosotras tres queríamos ser libres, trabajar en lo

nuestro y tener opiniones. Laura y• yo estudiábamos Letras, aunque ella derivaba hacia la Sicología, y

Felisa, Farmacia. Sin darnos cuenta, las tres hacíamos compatible nuestro progresismo, que estimábamos

muy avanzado, con la esperanza de un príncipe azul...

Ahora recuerdo -no sé si como fueron, o poniendo yo algo de mi posterior cosecha, tan escasa- las conversaciones

que manteníamos las tres en nuestro diminuto piso de estudiantes. Más exacto sería decir que

Felisa y yo escuchábamos a Laura. Ella, de tanto en tanto, nos largaba su rollo macabeo, como llamaba a

repasar en alta voz sus temas. Las tres entonces íbamos a ser heroínas, a batirnos el cobre por nuestros

semejantes, a levantar la bandera de la feminidad y de los logros de nuestro deprimido sexo.

-La debilidad del cachorro humano -comenzaba Laura mientras hacía el té- obliga a cuidarlo y adiestrarlo

durante muchos años. Eso lo convierte en superior a los de otras especies, y hace que conserve la curiosidad

y la capacidad de sorpresa propias de la infancia a lo largo de toda su vida. Tales virtudes son las que

suscitan a los poetas y a los sabios, porque la poesía y la ciencia nacen de la perplejidad.

-Siendo así -interrumpía Felisa, que empezaba a comer la primera los bollos y las pastas, las niñas, que

somos más débiles y más dependientes que los niños, nos transformaremos en mujeres más inteligentes

5

que los hombres.

-Por lo menos, según la educación que nos han dado -intervenía yo-, habremos aprendido a gustar, a

seducir, a engañar, a conocer el interior de los varones, a verlos venir y, por lo tanto, a dominarlos.

Laura, molesta, retomaba el hilo de su discurso:

-Las hembras de los mamíferos, primas hermanas nuestras...

-No lo dirás por mí: sólo he comido un bollo -la interrumpía Felisa.

-Esas hembras, repito, son, desde luego, más inteligentes que sus machos. Sencillamente porque

luchan por su vida y la de sus crías más que ellos y porque saben a la perfección las tareas de la manada.

-Y, por si fuera poco -interrumpía de nuevo Felisa-, los machos se dedican a pelear por ellas. Que se

jodan.

-En realidad -aclaraba Laura-, también se pelean por el alimento y por el territorio. Incluso, sin el pretexto

del territorio, ni de las hembras, ni de la comida. Los machos se pelean, en general, por el poder.

-Qué desilusión -exclamábamos a un tiempo Felisa y yo.

-Un momento, un momento: las hembras sólo les conceden el derecho a cubrirlas. Se entregan al más

fuerte y, una vez fecundadas, se retiran para dedicarse a ellas mismas y a sus camadas. Hasta hay ocasiones

-se echaba a reír con picardía- en que mientras 104 machos, ya talluditos, litigan sobre quién será

el primero, son seleccionados los más jóvenes por el instinto de las hembras, que se entregan a ellos a

espaldas de los luchadores... Sucede como a menudo con los hombres: el dominante es vencido por la

alianza de los débiles, que imponen su orden nuevo y dejan con tres palmos de narices al macho ganador.

Uno cuida la viña y otro se la vendimia. Lo importante para la Naturaleza es perdurar. Y para eso la maternidad

es lo imprescindible.

-Bueno, pero a la maternidad se llega por... -comenzó Felisa.

-Cállate de una vez, que me cortas el hilo. Es curioso que, así como la maternidad enlaza a cada hembra

con todas las demás, porque significa la solidaridad de la especie y una delegación de la Naturaleza,

la paternidad es lo que individualiza al hombre, no sólo frente al resto de los machos de la zoología, sino

frente al resto de los hombres. Nosotras, al ser madres, somos más animales; el hombre, al ser padre, es

más humano. En los animales la paternidad no es decisiva: se acaba con la fecundación o muy poco

después.

-¿Quieres decir que la mujer madre no es humana? -preguntaba yo con asombro.

-No quiero decir nada de eso, puesto que pare hombres. Lo que quiero decir es que, desde que el patriarcado

destronó al matriarcado, la Humanidad se ha despegado tanto de su animalidad que nosotras

hemos ido perdiendo primacía, poder e independencia. Antes los machos (cualquier macho, era igual)

valían para lo que valían y adiós; ahora las mujeres nos vemos limitadas a cumplir el oficio de madres. Hay

que ver qué timo el patriarcado. No sé si me entendéis: la repartición de los bienes originó la propiedad privada;

la moralidad y el respeto a la familia originaron la prostitución; el nuevo orden machista originó la

desigualdad y el desorden; la búsqueda de la fraternidad originó toda clase de diferencias; el establecimiento

del derecho dio origen a las jerarquías; las religiones, a la culpa y a las penitencias; nuestras

necesidades amorosas y el mantenimiento de la prole originaron el culto a la paternidad... A eso se llama

salir el tiro por la culata. A nosotras ya no nos queda otro destino que la familia: somos hijas, esposas y

madres nada más. En lugar de educar a las niñas para que deseen por su cuenta y riesgo, se las educa

para que deseen sólo ser deseadas.

Felisa y yo nos rebelábamos abandonando las tazas de té.

-Contra eso hay que luchar -gritábamos puestas en pie.

-Es muy difícil. Ya perdimos esa lucha una vez... Claro, que hay que tener en cuenta lo que ha escrito

la Beauvoir: hacerse la deseada es muy distinto de ser un objeto pasivo. Una amante no se está quieta

nunca: se renueva. Debajo del aparente abandono femenino hay una auténtica promoción; si alguna es

elegida es porque subrepticiamente eligió antes; el seductor es seducido de antemano, aunque no lo perciba.

Ese juego de los instintos está a nuestro favor, pero hay cosas en contra. Por ejemplo, la materialidad

misma de los sexos, de los sexos físicos. -Felisa y yo nos mirábamos al mismo tiempo ruborizadas y orgullosas

de nuestro descaro-. El del varón es evidente, exterior, de uso fácil y limpio; en él coinciden la finalidad,

.la disposición y el deseo; o sea, la función ha creado visiblemente el órgano. Por el contrario, nuestro

sexo está oculto (y aún lo ocultamos más, porque el pudor es, por lo visto, nuestra principal virtud); es

mucho más complicado y, como mínimo, doble.

-¿Doble? -preguntábamos Felisa y yo en el colmo del asombro.

Sí, señoras: doble, no os hagáis de nuevas. Por su aspecto: el clítoris y la vagina; por su actitud: tan acti-

La pasión turca Antonio Gala

6

va como pasiva; por su ubicuidad: en un sitio el orgasmo y en muchísimos la sexualidad...

-Así es mejor -replicaba Felisa, ya tranquila-. El hombre es más simplón: se gasta en cuanto goza. Mi

novio...

-Cierto, pero eso no implica que lo nuestro sea una cosa simple. Simples son un pene y un escroto; lo

nuestro es una expectativa, una llamada, un recipiente donde se deposita la simiente de la vida; más, donde

se configura la vida, no metafórica, sino materialmente.

Aunque no hablásemos de ellos o lo hiciésemos en abstracto, la vocación de los niños que un día tendríamos

entre los brazos se hallaba detrás de todos nuestros pensamientos. Dijéramos que nuestra independencia

era el fin de la vida, o que nuestro trabajo iba a ocupárnosla entera, las tres escuchábamos sin

querer las voces de los niños que, conscientemente o no, presuponíamos. Era lo que resumía Felisa al

exclamar:

Ah, es que eso es mucho más trascendente que echar un polvo, hija.

-Y más largo y mucho más costoso.

-Yo no estoy descontenta de ser mujer -insistía Felisa-. Si un día quiero tener un pene, lo tendré.

-Por descontado, no faltaba más. Ya lo tienes, menuda eres tú. Pero, de momento, déjanos razonar.

Porque de lo que hemos dicho...

-De lo que has dicho tú.

-De lo que he dicho se deduce una desventaja masculina. Una gran desventaja: ser hombre no es un

don, es una conquista. No se reduce a tener el pene que tú dices; un hombre ha de probar su hombría: no

sólo ante la mujer y ante los demás hombres, es decir, ante la sociedad, sino también ante él mismo. Sin

embargo, las mujeres, nacemos ya mujeres; no tenemos que aprender a serlo.

-¿Cómo que no? -saltaba yo, que estaba siempre dándole a mi tema-. Nuestra sexualidad es reprimida

y controlada hasta que llega nuestra hora, que no sabemos nunca cuál es, y también después. La educación

que nos han impuesto los hombres nos ha vencido, Laura, convéncete; nos ha hecho objetos suyos.

-Ay, hija, de ninguna manera. Cómo se ve que sigues virgen.

-Era Felisa, por supuesto-. ¿Por qué no vamos nosotras a conquistar igual que ellos, en competencia

con ellos, como seres humanos que somos, dejando aparte la maternidad?

-Porque la maternidad no puede ser dejada aparte, o las que nos quedaríamos aparte seriamos nosotras

-le gritaba Laura-. Mira, guapa, el trabajo del hombre, a lo largo de su vida, es transformar en fuerza

su debilidad (en cualquier clase de fuerza), y la fuerza bruta en fuerza inteligente, o sea, en poder, y el

poder, en imposición sobre los demás, o sea, en una ley. No la ley de la selva, que es anterior, sino otra

racional, artificial, humana, que se opondrá con frecuencia a la primera, a la ley natural de supervivencia.

Fíjate la distancia que hay desde la destrucción de los menos dotados a decir que los últimos serán los

primeros o que has de amar al prójimo como a ti mismo.

-Eso ya es religión.

-La religión es la más humana de las leyes.

-No estoy segura. Yo creo que es la más beneficiosa para ciertos grupos -refunfuñaba Felisa.

-Toda ley es provechosa para quien la impone.

-Bueno, bien -intervine yo ante el temor de que se enredaran-. Pero, si ésa es la tarea del hombre, ¿cuál

es la de la mujer a todo esto?

-Las físicas, las del cuerpo: la concepción, el parto, la crianza y todo lo que llevan consigo. Desde este

punto de vista el hombre es un ocioso; cuanto hace, lo hace fuera de él mismo. Su trabajo es decorativo,

como si dijéramos. La Naturaleza, sin él, se habría organizado de otra forma. Su actividad, aun siendo

estrictamente humana, para la especie es superflua. Sería muy difícil convencerlo, pero así es.

-¿Y el arte? —preguntaba yo, que siempre me habla sentido interesada por él.

-La creación quieres decir, supongo... He ahí un enigma sin resolver -respondía Laura, un poquito aficionada

a lo teatral, y para la que cuanto ella ignoraba eran enigmas sin resolver-. El creador es como un

ser bisexual. No porque tenga los dos sexos o los ejerza, sino porque se acumulan dentro de él. Tiene,

como la mujer, el don de dar a luz su propio sentimiento a través de palabras o de colores o de formas; y

tiene, también, como el hombre, una razón conquistadora que ordena y administra la belleza. Porque, a mi

entender, todas las variedades imaginables de la creación se reducen a la bondad, la verdad o la belleza.

El arte es lo que es; ni aspira a más, ni consigue más. Si alguien pretende hacer útil sus lágrimas; dejará

de llorar...

Yo me acordaba de un día en que mi padre me había reñido y castigado no sabía ya por qué, y en que,

llorando apoyada contra la pared del jardín en Panticosa, quise llenar de lágrimas una campanilla azul que

La pasión turca Antonio Gala

7

corté de una enredadera. Así -pensaba- podrían ver junto todo mi llanto. Pero lo malo fue que dejé de llorar

en cuanto me propuse llorar más y contabilizarlo. Laura seguía:

-Si alguien persigue una finalidad distinta de la de recrearse, la obra de arte será objeto de mercado y

efímera por tanto. El artista es como un vehículo, un ser prestado a ideas que él no podría siquiera enumerar:

un ebrio, y en la embriaguez no hay cálculo que valga. Por eso encuentro que crear se parece tanto

a concebir y parir.

-Pero de todo lo que estás diciendo se deduce que la mujer es la Naturaleza, y el hombre la cultura. ¿No

podrá la mujer crear también con algo que no sea su sexo? ¿No podremos nosotras hacer arte?

Te he advertido que el creador es bisexual. La creación está siempre al margen de la división de funciones

entre machos y hembras.

-No te contradigas ahora, Laura -intervino Felisa-. Según tú, lo nuestro es parir.

-No sólo eso, cuidado. A veces el poder de parir pasa a un segundo término: la mujer puede animar a

su hombre en su quehacer, puede engrandecerlo y darle la importancia que él ambiciona. Así será como

un motor oculto de la Historia... Y además parir no basta nunca; el instinto no basta; está el amor: el amor

al hombre que nos puso a parir -reíamos las tres a carcajadas- y al hijo que parimos y que nos representa.

-En definitiva -concluía Felisa- todo se reduce a un trueque: por su pene, su trabajo y su dinero, hemos

de darle al hombre admiración, obediencia y respeto. Pues vaya un panorama.

-¿Y no hay manera de escabullirse de este callejón?

-Una veo yo a la larga: que nuestros hijos varones dejen de ser masculinos al modo que fueron nuestros

abuelos, y que nuestras hijas dejen de ser frígidas y envidiosas de sus hermanos, y que se abstengan de

sacrificarse por entero a un hombre, y no se confundan mirando su feminidad con ojos masculinos. De esto

habría mucho que decir... Si no, la reciprocidad de los sexos seguirá siendo una utopía. Cada ser humano,

hombre o mujer, ha de reconciliarse primero con su cuerpo, con la vida y la muerte de su cuerpo; de no

hacerlo, jamás se reconciliará con otro ser humano, sea del otro o del mismo sexo. El hombre continuará

sin ver en la mujer un igual y un colaborador; no verá más que una enemiga en potencia hacia la que le

empuja el deseo, y de la que debe retirarse una vez satisfecho para ponerse a salvo. El hombre enamorado

sabe que es vulnerable, tan débil como al principio: no ha hecho nada, no ha adelantado nada; está desguarnecido,

enajenado (es decir, vendido), alterado (es decir, hecho otro), y ante esa circunstancia le sobreviene

el miedo. Sólo una reacción de frialdad, de alejamiento, de simulación, o sea, de cinismo, le devolverá

el sosiego; pero, en cambio, le arrebatará el amor... Ésa es la historia de muchos hombres y de bastantes

mujeres: prefieren la potencia económica, el estatus social y el predicamento sobre los otros al amor, y de

ahí que conviertan el amor, que es el único camino indefenso para salvarse, en un sentimiento de infelices

e incultas mujeres.

-¿Cómo te va con tu novio, Laura? -preguntó Felisa mientras atacaba la última pasta.

-Como comprenderéis, nunca he hablado con él de nada de esto.

-Claro, claro, claro -concluyó Felisa con la boca llena-: una cosa es predicar y otra, dar trigo.

Hoy me estremece pensar que haya pasado tanto tiempo desde entonces, aunque quizá quien haya

pasado tanto haya sido yo, o me ha pasado a mí.

Sea como quiera, de aspecto, el príncipe azul era exactamente Ramiro Ayerbe. Aquella tarde junto a la

ermita de San Jorge yo deduje que a Laura y a Felisa les gustaba a rabiar. Y que, si él hubiera manifestado

una vacilación prolongada, habría hecho papilla nuestra amistad. Pero no fue así; su intención al acercarse

a nosotras quedó clara en seguida: se había acercado por mí. Yo creo -ahora, desde lejos- que fue

esa elección suya la que me movió, unos años después, a casarme con él: ¿cómo iba yo a despreciar a un

hombre que les encantaba a las demás mujeres?

Respecto a él pude sentirme después decepcionada en ciertas cosas; pero su físico era aquél, y no

engañaba. Y si en algo no cambió nunca fue en lo que yo consideraba -y él- su principal virtud: era simpático,

con labia, con una bonita voz y unas manos espléndidas que movía lo necesario para resultar más

convincente. Poco después de dejar de charlar con él, su interlocutor caía en la cuenta de que, desde el

primer momento, el tema había sido él y lo que a él le interesaba, y que además el interlocutor se había

sentido en la gloria contestando que sí o que no según el gusto de Ramiro, y agradecido porque le hubiera

permitido- opinar. Nunca dejó de sorprenderme tal instintiva habilidad, sobre todo cuando pude admirarla

sin estar yo implicada; por ejemplo, cuando la ejercía para seducir a superiores y posibles clientes.

Si ahora mismo se me ocurriese preguntarme cuándo y cómo me declaró su amor Ramiro, no sabría

La pasión turca Antonio Gala

8

responderme. Pienso que no se me declaró nunca. Fue, insensiblemente, dando por hecho que éramos

novios. Y también mis amigas. Por más esfuerzos que hago, no recuerdo que un día les comentara: «Ya

me lo ha dicho», a pesar de que había entre nosotras la mayor confianza, de que nos contábamos todo, y

de que casi todo era ocasión para pasarlo bien.

Las veo ahora tal como eran... Cierro los ojos y las veo. Laura, la de más edad de las tres, aunque no

mucha, era pelirroja. Su pelo encendido y su cutis transparente, rosáceo, delicado y pecoso, le daban un

aire entre extranjero e infantil que ella explotaba. Felisa tenía una nariz descaradísima -muy chata, digo-,

una cara redonda y una terrible propensión a engordar. Ya por entonces probaba todos los adelgazantes

que veía anunciados en las revistas de farmacia, y creo que eso fue la causa de que se estropeara el estómago.

«Padezco del estómago y soy gorda: una contradicción», decía riéndose. Era, de las tres, la de mejor

humor; por ella sentía una especial inclinación, pese a que mi respeto era mayor por Laura, mejor preparada

y mucho más sensata. Las dos se casaron el mismo año: una en mayo y la otra en octubre, recién terminadas

las licenciaturas. Sus maridos, compañeros de universidad, se habían instalado un año antes en

Huesca, a instancias de ellas. Marcelo, el de Laura, era abogado laboralista; Arturo, el de Felisa, pediatra.

Ellas no tuvieron obstáculos para instalarse; sus familias eran acomodadas, y no hicieron más que cumplir

lo que más o menos tenían proyectado: Laura abrió una librería en una calle céntrica, no lejos del mejor

hotel; Felisa, una farmacia en un barrio nuevo de gente adinerada. Mi trayectoria, como era de esperar, fue

muy distinta.

Mi padre -a mi madre apenas si llegué a conocerla- había perdido su fortuna, que nunca fue muy grande,

hacía tiempo. Bastante esfuerzo hizo con pagarme los estudios fuera de la ciudad. Una vez concluidos, yo

sentía remordimientos por seguir viviendo a su costa. Me angustiaba no encontrar un trabajo que

respondiera a mi preparación. Di clases de literatura en un colegio de monjas; pero sólo duré allí un

trimestre: supongo que me encontraron demasiado moderna, puede que subversiva. Mi padre procuraba

animarme:

-Vente a la cerería conmigo. Yo necesito ya a alguien que me ayude.

Pero no era verdad; en la cerería, que había abierto cuando su familia se quedó sin dinero, cada vez

entraba menos gente, y yo no pintaba nada en ella mano sobre mano.

-Me siento torpe. Me es imprescindible tener una persona en casa -insistía mi padre, con la intención de

que yo me sintiera provechosa y no me desmoralizara.

-Gracias, pero no es cierto. He estado cinco años fuera, y tú te las arreglabas estupendamente sin mí.

Mi hermano Agustín había entrado también en los seguros, y vivía con su novia. Trabajaba a las órdenes

de Ramiro; aunque Ramiro no mandaba mucho todavía.

-Este Ayerbe tiene porvenir -decían todos-; mucho porvenir. Llegará donde quiera.

Quizá era él quien lo sugería y los demás se contentaban con repetirlo sin caer en la cuenta. Ramiro fue

siempre tomado como muchacho modelo: el ídolo de las madres con niñas casaderas y también de las

niñas casaderas. De ahí que yo me reprochara tantas veces mi frialdad con él, y alguna -he de decirlo- le

reprochara sin palabras su frialdad conmigo. La atribuía a su religiosidad: era muy devoto; iba a misa todas

las mañanas y me empujaba a ir a mí, y cada tarde hacía una visita a alguna iglesia antes de reunirse conmigo

o antes de que yo lo recogiera a la puerta de la que me indicara. En alguna ocasión me besó, pero

sólo en los labios, y, cuando nos despedíamos, en las mejillas. A menudo cogía mi mano entre las suyas y

hablaba de sus cosas, hasta que subrepticiamente yo retiraba mi mano, que se me estaba quedando dormida,

sin que él lo percibiera.

Después de un año de buscar un puesto de trabajo en vano, aburrida y humillada, un anochecer de

sábado, a la salida de misa en San Lorenzo -era noviembre y hacía ya frío-, Ramiro me preguntó, con una

naturalidad tan grande que parecía fingida, que por qué no nos casábamos. Yo tenía los ojos en el suelo,

que estaba lleno de hojas; con una mano contenía mi falda que el aire levantaba. Por la tarde estuvimos,

mientras el sol ardía en la copa oxidada de los castaños, en la rosaleda del parque, donde los novios solían

apartarse para estar juntos debajo de las rosas que ahora no había, y yo me preguntaba para qué Ramiro

y yo estábamos allí... Levanté los ojos del suelo, le miré a los suyos, y le dije también con naturalidad:

-Tienes razón, ¿por qué no nos casamos de una vez?

No me embargaba la menor emoción, y me lo eché en cara dentro de mí, porque todo coincidía en hacerle

creer que estaba enamorada. O por lo menos, todos los de alrededor, con sus palabras y con sus actitudes.

La pasión turca Antonio Gala

9

Las bodas, más cuanto más convencionales, son siempre un poco cursis. Ninguna resiste la prueba

pasados unos años. Es muy difícil resultar normal cuando se va disfrazada y se anda y se gesticula de una

manera totalmente insólita. Ramiro había organizado la boda más convencional del mundo. No quiso que

fuese en San Lorenzo, porque allí se casaba demasiada gente y él quería que fuese algo distinto. No quiso

que fuese en San Pedro el Viejo, que era mi parroquia, porque allí se casaban los intelectuales y los avanzados,

con cuyas ideas él no comulgaba.

Eligió la catedral, porque -eso decía- le proporcionaba una sensación de solidez y de fastuosidad que

subrayaría la importancia de la ceremonia. En el fondo, la sensación que le proporcionaba era la de haber

llegado ya donde aspiraba ciega y seguramente a llegar.

Pisando el atrio, antes de que empezaran los primeros acordes de la marcha nupcial, yo recordé, sin

saber la razón, la pila del agua bendita de San Lorenzo, plana, con sus once hoyitos alineados en curva y

uno más en cada extremo, donde el agua se refugiaba y en los que yo, de niña, en brazos de mi padre, me

mojaba casi enteras las manos. Y recordé el claustro de San Pedro el Viejo, tan severo y tan proporcionado,

en el que sólo se hundía lo añadido siglos después... Guando alcé la mirada ya se oía el órgano. Vi el

hirviente y aparatoso retablo de alabastro. Avanzaba entre los arcos apuntados igual que en un teatro; por

mucho que hurgaba dentro de mí, no sentía devoción ni exaltación. Me atraía el pasado, no el presente. Al

mirar a la izquierda porque una señora alzó la enano para saludar, vi la santa Lucía de mármol blanco, y

tropecé de pronto con la niña que fui como si se me hubiese puesto delante, sobre la alfombra, en el pasillo.

La niña de aquellas navidades en que mi padre me llevó a un pueblo de Somontano, no lejos de

Barbastro, donde había de entregar cirios y velas para la fiesta de la santa, y oí a las otras niñas, coloradas

y felices, que cantaban por el aguinaldo...

¿Qué había sido de aquellas pequeñas que vociferaban de puerta en puerta? Ahora yo estaba allí,

casándome, sin diferenciar unas de otras las enrevesadas historias del retablo. Me esforcé en concentrarme

y en desechar cuanto no formara parte de la ceremonia. Por fin me encontré frente a Ramiro y

pensé: «Qué guapo está». Por su expresión imaginé que él había pensado igual de mí.

Mi traje -regalo suyo y a su gusto- era para mi un poquito demasiado impresionante. Lo que con él

Ramiro había querido era sin duda impresionar y lo consiguió; excesivos perifollos y arrequives y una cola

excesiva. En lo único que me hice fuerte fue en el tocado porque no quería parecer esa tarde una mujer

distinta; vestida de rara, pase, pero yo misma.

Nos casó el padre Alonso, que era confesor de mi marido y que sólo nos llevaba unos pocos años. En

el discursito le dio la manía de hablar de cheques y de compararlo todo con efectos bancarios. Vino a decir

que el matrimonio es como un talón en blanco; pueden escribirse en él cantidades fabulosas, pero nada se

hará efectivo sin la firma del titular de la cuenta, que sólo es Dios.

-Este cheque de hoy-añadió- tiene esa firma por anticipado. El número de ceros lo aumentarán Des¡ y

Ramiro a medida que lo vayan necesitando, porque vendrán los hijos que son la flor y el fruto del matrimonio,

y también al ritmo que se pongan para todo cada vez más de acuerdo, porque desde hoy son dos in

caro una, en una sola carne.

Yo pensaba que, al fin y al cabo, el padre Alonso era el presidente del Monte de Piedad y que esas alegorías

económicas no le eran tan ajenas.

Todos los invitados se hacían lenguas de la buena pareja que formábamos y de lo fantástica que se nos

presentaba la vida en común. Los jefes de Ramiro vinieron acompañados de sus mujeres, protocolarias y

muy vestidas, y mis amigas, más o menos embarazadas, con sus maridos. Se notaba la admiración en la

La pasión turca Antonio Gala

10

Santa Lucía bendita

nos viene a visitar,

con los ojos en el plato

pidiendo la caridad.

Ángeles somos,

del cielo venimos,

chullas y huevos pedimos...

mayor parte de las caras, y la envidia en algunas: en la de mi cuñada Adela, por ejemplo. Mi padre, que

fue el padrino, se echó a llorar en medio de la velación. Me incliné hacia él, a pesar de que la madre de

Ramiro, de madrina, me dio un codazo reconviniéndome. A través del novio le oí decir:

-Si tu madre te viera...

Le tiré un beso con la mano, con lo que conseguí que llorara aún más fuerte. Al siguiente día, en el diario,

el cronista de sucesos escribió que nos habíamos casado «con la enhorabuena de los ángeles y con el

aplauso de los ruiseñores». No tardé en comprender que se había equivocado.

Escucho la llave. Es Yamam que llega. Por fin. Bendito sea.

Llevo varios días preguntándome por qué me lancé a escribir este cuaderno. Me vienen a la cabeza multitud

de razones, pero ninguna de ellas es válida. Antes (iba a escribir en mi otra vida) leía muchos libros;

leía sin ton ni son. Con ello entretenía mi aburrimiento y procuraba distraer mis penas, hasta el punto de

negarme a mí misma que las tuviese. Aquí no tengo libros, ni ganas de leer, ni tampoco penas: soy feliz.

Podría sugerirme que escribo para llenar las larguísimas horas -ose me hacen larguísimas- en que estoy

sola; pero yo sé que no me encuentro sola: a solas, puede -muchas mujeres en este país lo están-,pero

sola, no. Tampoco creo que la verdadera razón sea ejercitarme en un idioma que acaso -y no me lo cuestiono-

empieza a olvidárseme. Sí sé que no hablo, ni deseo hablar nunca aquí, otro idioma que el mío y con

la persona que ahora lo hablo.

Lo cierto es que, con esta letra deformada por haber tomado tantos apuntes y tan de prisa en la universidad,

no escribo para nada en concreto; no escribo para nadie, ni para mí siquiera. No intentan estas páginas,

que no se dirigen a ningunas manos ni en particular ni en general, que nadie me ame más, ni que

alguien me perdone, si es que necesito perdón, ni que un imposible lector me comprenda. No trato de poner

en claro mis sentimientos, ni los sucesos que a ellos me llevaron, para conocerme mejor yo misma. Lo que

escribo no me compensa de nada; no suple pérdida ninguna; no multiplica, por expresarla y dejar constancia

de ella, ninguna ganancia; no procura, a conciencia o sin consciencia, sublimar ningún estado de

ánimo. Sencillamente no sé por qué escribo, si es que el escribir necesita un porqué...

O quizá sí. Quizá escribo para sentirme materialmente más acompañada cuando él no está. Y quizá

porque, para el que ama, proclamar que ama, aunque sólo sea ante él mismo, es una satisfacción tan

grande casi como la del amor. Un amor del que no nos sintamos orgullosos y que escondamos entre silencios

y reproches, apenas si es amor, y en todo caso quedará sin ecos y reducido, por lo tanto, a su anécdota.

Para mí el amor es, como decía de la gracia de Dios el cura que nos daba religión en el instituto, diffusivum

sui (no sé si se escribirá así), algo que tiene vocación de expandirse lo mismo que un sonido, que

un olor o una luz. Por eso se me ocurre que a lo mejor este cuaderno será como un devocionario dedicado

a él (a Yamam digo, que es para mí el amor), como una agenda en que su nombre llene todas mis ocupaciones

de cada día cuando no está él presente. Porque cuando lo está, él es mi agenda.

De todas formas, sé que estas páginas carecen no sólo de destinatario, sino de destino, al contrario que

yo. O acaso me engaño (me propongo dejar expresas aquí todas mis dudas) y secretamente espero que

un día él las leerá. Sin embargo, eso sucedería contra mi voluntad; al menos contra mi voluntad de hoy,

que es la que me mueve a escribirlas.

La desnuda sinceridad con que planeo reflejarme en este papel no muy bueno que he comprado en una

papelería infantil, y el propósito de no ocultar y de no ocultarme nada, no los he tenido siempre. Recuerdo

que, a los dos días de regresar de mi viaje de novios, yendo a la librería de Laura, me topé con el padre

Alonso. Fue en la plaza del Gobierno. Estaban en flor los castaños y una brisa templada movía los fuertes

plátanos. Nos hallábamos no lejos de la fuentecita pública de hierro, ahora seca, junto a la que yo me

detenía, durante todo el bachillerato, en la vuelta a casa desde el instituto. En su pequeña pila se quedaban

heladas las primeras aguas de lluvia... El sacerdote me preguntó qué tal me iba. Le había dado la

mano, y él se quedó un momento con ella entre las suyas: Me miraba con mucha atención esperando mi

respuesta. Durante unos segundos no supe qué decirle. Oculté mis ojos en la fuente, ya oxidada e inútil. Él

insistió:

-¿Va todo bien?

En un instante decidí -bueno, no sé si lo decidí entonces o lo había hecho ya- no decir nunca la verdad.

Ni a él, ni a mis amigas, ni a nadie. Ni a mí misma. Apunté una sonrisa.

-Sí; muy bien -le contesté.

-No podía ser de otra manera -comentó él.

La pasión turca Antonio Gala

11

-No; no podía -dije volviendo los ojos a la fuente.

Entre varias posibilidades, habíamos resuelto a tientas Ramiro y yo pasar nuestra luna de miel en el

Caribe. Empezaríamos por Colombia, para llegar hasta donde llegara el presupuesto. Su entusiasmo me

contagiaba. Nuestra primera etapa era Madrid, donde debíamos dejar el coche (a Ramiro le encantaba

conducir: «Me da fuerza y confianza; me tranquiliza») y tomar el avión hacia Bogotá. Pero salimos demasiado

tarde, y estábamos cansados de la ceremonia, de la fiesta y de los preparativos. Ramiro sugirió pasar

la noche de bodas -recuerdo que él dijo simplemente la noche- en el Monasterio de Piedra. Dentro del

coche yo iba cogida de su brazo y con la cabeza sobre su hombro.

-¿Te dejo conducir bien?

-Hasta hoy no conocía esta manera. Hacerlo al alimón es mucho más sabroso de lo que suponía.

Sin dejar de mirar al frente, me besaba de refilón, y yo posaba mi mano sobre la suya en el volante.

Cuando llegamos a Nuévalos eran más de las doce. Yo recordé en lo oscuro, al fondo, la arcada casi italiana

de una casa cuya pared era de un azul gris; desde que la vi por primera vez me había encantado. La

noche era muy tibia. En el monasterio todo estaba en sombras. Delante de la entrada me estremecí al ver

un árbol colosal, callado, seco y frío. Me refugié en Ramiro y, a pesar de ello, tropecé al bajar las anchas

escaleras.

Me viene con claridad a la memoria el ruido de nuestras pisadas en una galería de altas bóvedas góticas

que da a un patio tenebroso. Íbamos con las cinturas enlazadas; nuestros pasos resonaban juntos;

detrás se oían otros, más breves y pesados, volví la cabeza y vi a un mozo que llevaba parte de nuestro

equipaje.

-Desde hoy usaremos los dos las mismas maletas -dijo Ramiro, y me pasó un brazo por los hombros.

En el patio, si es que lo era, se oía el aire pasar y repasar entre los árboles.

Yo salí del baño con ese camisón y ese salto de cama, tan historiados como innecesarios, que llevan en

su ajuar las recién casadas. Al ponérmelos, el satén me produjo un escalofrío.

-Estás preciosa así.

Me hizo dar una vuelta completa y me abrazó. Yo sabía lo que iba a suceder a continuación, pero estaba

tranquila: confiaba en Ramiro.

-Vuelvo en seguida -dijo, y entró a su vez en el cuarto de baño.

Yo vacilaba entre esperarlo de pie, fingiendo hacer algo o buscar algo en el neceser, o esperarlo sentada

fumando un cigarrillo, o echada ya en la cama. Cada una de esas posiciones denotaba una postura interior

y casi una forma de ser. Me pareció más lógica y directa la última: dejé el salto de cama sobre un sillón

y me introduje entre las sábanas. Estaban frías y un poco húmedas. Sentí un nuevo estremecimiento.

«No pasa nada, tonta», me dije en alta voz. Pensé en mi madre, y me pregunté por qué pensaba en ella.

Me habría gustado que estuviera cerca. «Probablemente lo está.» O que estuvieran en una habitación próxima

Laura y Felisa. «Niñerías y sandeces. Detrás de aquella puerta está tu marido. Dentro de un minuto se

abrirá y saldrá él, te estrechará entre sus brazos y te poseerá. Al principio quizá te duela un poco, pero

sabes de sobra cuánta literatura se le echa a estas cosas.» Deseaba a Ramiro; deseaba estrechar también

su cuerpo; verlo desnudo, y que él me desnudara. «Qué alegría más grande: el deber coincide por fin con

el deseo.»

En efecto, se abrió la puerta del baño. Ramiro no apagó la luz de dentro; lo vi contra ella; no se había

puesto nada.

-¿Quieres apagar desde ahí las demás luces?

Obedecí. Ramiro se había quedado inmóvil. Yo veía su espléndida silueta, con las piernas entreabiertas

y una mano ligeramente levantada. Le tendí los brazos. Se acercó. Se sentó en la cama. Nos abrazamos

con dulzura y sin prisas. Luego él echó hacia los pies de la cama la ropa que me cubría. Con delicadeza,

desató los lazos de los hombros de mi camisón y, sosteniéndome, lo sacó por abajo. Yo pensé que, habría

sido más fácil sacármelo por la cabeza, pero lo pensé muy confusamente. Nuestras bocas no se despegaban

una de otra. Me acariciaba las espaldas, las nalgas, los muslos. Yó acariciaba sus espaldas, que me

parecían más anchas que nunca, sus nalgas y sus muslos. Mis pechos se rozaban contra su pecho, y él

se inclinó para besármelos. Las brumas del deseo no me dejaban ver ninguna realidad -tampoco quería

verla yo-, ni medir el tiempo que pasaba... Sin saber bien la causa, quizá por percibir una distracción suya,

como si hubiese hecho un mínimo e intempestivo aparte, me separé de él y abrí los ojos. Ramiro me estaba

mirando. Sonreía con una sonrisa infantil y avergonzada, como la de un niño sorprendido en una trav-

La pasión turca Antonio Gala

12

esura.

-Te quiero tanto que no soy capaz de demostrártelo. Pero no te preocupes: pasará. ¿Tú me quieres?

-Me acariciaba el pelo.

-Sabes muy bien que si. Ahora quiero ser tuya. Ven ya -dije casi en su oído.

-Eso querría, pero... Nunca me había ocurrido antes. Será que estoy cansado.

Sólo entonces entendí lo que insinuaba. Podía haberle preguntado qué otras veces y con quién había

hecho el amor, no obstante preferí decirle:

-No me importa. De verdad. Bésame.

No sé cuánto tiempo transcurrió hasta que fue quedándose dormido. Yo fingí que dormía mucho antes;

incluso sospeché que él lo fingía también. Habíamos olvidado correr las cortinas. Una luz que se hacía más

y más nacarada entró por la alta ventana que daba a un claustro muy extenso. El cuarto entero tomaba un

aire fantasmal. Yo oía la respiración acompasada de Ramiro. Pensé de nuevo en mi madre, y me dormí

sobre ese pensamiento. Era como si tuviese apoyada mi frente en sus rodillas y ella me cantara, lejos y

dentro de mí a un tiempo, una nana vulgar.

Era abril, pero en Cartagena de Indias hacía mucho calor. Vivíamos en un hotel grande, pintado de rosa

y con ventanas verdes. Nuestra habitación daba a un corredor descubierto desde el que se veía un jardín

con una vegetación admirable. Los esbeltos árboles desconocidos tenían hojas acharoladas de un verde

intenso; las flores se amontonaban unas sobre otras con sus colores imprevisibles. Unos loros y unas guacamayas

garrían desde sus perchas o desde las ramas de los árboles floridos. El hotel estaba cerca del

mar, pero sólo un par de veces bajamos a la playa, demasiado llena de vendedores, de bañistas, de

puestos, de carritos. Nos conformábamos con bajar a la piscina. Tendidos en las hamacas, entre breves

chapuzones y vagas frases, entrelazadas las manos hasta que el sudor las ponía resbaladizas, pasaban

sin sentir las horas perezosas y perfumadas. Al atardecer íbamos en taxi a la vieja ciudad; bebíamos unas

copas sobre las murallas; visitábamos de pasada alguna iglesia o algún patio colonial. Una mañana fuimos

hasta el santuario de la Popa. Allí nos hicimos una fotografía con un ay, el perezoso., un animal lentísimo,

que me pareció un niño enfermo y ofendido. Me entraron ganas de llorar al verlo posar en brazos de unos

y otros turistas, alquilado por un hombre renegrido y tuerto.

Ramiro me compraba en cualquier sitio flores de nombres que en España significan otra cosa, y yo preguntaba

el de algún árbol especialmente hermoso. Ahora recuerdo los árboles, pero no los nombres que

les daban. Salvo uno, que se llama lluvia de oro.

Un día, muy temprano, salimos hacia las islas del Rosario en un barquito frágil. Nos acompañaban otras

parejas, algunas de ellas mayores y con niños. Una, de casi ancianos ya, nos miraba con ternura adivinando

que éramos recién casados.

-¿Tú crees que se nos nota tanto?

-¿Me lo notas tú a mí? -me respondió Ramiro.

Tenía en los ojos una gran tristeza. Yo apoyé mi cabeza sobre su hombro y lo besé en el cuello. Pasamos

calor, pero fue un día hermoso. Vimos pájaros exóticos, pelícanos grises (comprendí que se llamaran pelícanos),

aguas a las que las diferentes clases de corales teñían de matices prodigiosos; un acuario con

peces indecibles, con grandes tortugas y pequeños tiburones. Vimos animales que semejaban vegetales,

y plantas que semejaban animales. Comimos mal e incómodos, pero animados y unidos más que nunca,

en una especie de cabaña pirata. Ramiro nadó hasta una roca próxima, y desde ella me arrojaba besos.

Estuvimos toda la siesta con las manos cogidas; sudábamos, pero daba lo mismo. En el viaje de vuelta,

entre manglares que se movían al paso del barco como una pradera sacudida por un terremoto, Ramiro y

yo nos mirábamos con tanta intensidad que el mundo se redujo a nosotros. Yo sentía su mano resbalar,

con una suavidad extrema, por el lóbulo de mi oreja, por mi nuca, por mi brazo, y la sentía también en mi

corazón. Hasta entonces no había sabido lo que era el deseo. En ese momento se acumulaban, dentro de

mí, los deseos de todas las noches anteriores tan decepcionados. Algo se fundía en mi interior y me deja-

La pasión turca Antonio Gala

13

Duérmete, niña mía,

que viene el coco

y se come a las niñas

que duermen poco.

ba, entornados los ojos, sin respiración y luego me obligaba a respirar honda y repentinamente...

Aquel anochecer Ramiro me hizo suya por fin. Pero lo que sentí no fue comparable a lo que había sentido

en el barco de regreso.

En las noches siguientes volvió a ser todo como en las primeras. Salvo que Ramiro había dejado de

lamentarse y pedirme perdón. Los dos aceptamos la situación como normal, aunque en lo más hondo de

mí una voz me decía que no lo era. Nunca hablábamos de eso, y cuando Ramiro conseguía entrar en mí,

resultaba tan precipitado y angustioso que yo empecé a preferir que no lo hiciese. Incluso acabé por desear

que aquel viaje de novios concluyera. Esperaba que, en Huesca, las cosas y los amigos que teníamos en

común aminorarían la temible sensación de soledad que, en mitad de la noche sobre todo, yo no podía

impedir que me embargara.

-¿Va todo bien? -me preguntó el padre Alonso.

Yo sonreí lo que pude, con los ojos sobre la fuentecita de hierro de la plaza y contesté:

-Muy bien.

-No podía ser de otra manera.

-No; no podía -le dije.

Aquel primer verano lo pasamos en Huesca: ya habíamos tenido bastantes gastos con la boda. «Eso es

lo mejor -nos decía la gente- juntitos, solos en el nido como dos tórtolos. Ya tendréis tiempo de volar

afuera.»

El piso donde vivíamos era céntrico y suficiente; sin embargo Ramiro aspiraba a otro mucho mejor. Le

había echado el ojo a una casa en construcción, cuyos planos me enseñó con orgullo, como si fuera ya

nuestra, una noche. Los extendió sobre la mesa del comedor apartando los restos de la cena. Un dormitorio

principal, dos de huéspedes, tres baños y uno para invitados, y un enorme salón.

-Recibiremos mucho. Para prosperar hay que hacer mucha vida social. Los ascensos se cuecen siempre

fuera de la oficina...

-¿Y los niños? -pregunté con un hilo de voz.

-¿Qué niños?

-Los que tengan que venir.

-Ah -se echó a reír-, ésos ya traerán un pan debajo del brazo. No hay que adelantar los acontecimientos.

Nos llevábamos bien. Era atento conmigo. Estaba hasta demasiado pendiente de mí, como si, siendo ya

marido y mujer, quedara entre nosotros todavía una zona de nadie que él hubiera de conquistar con amabilidades.

Mis amigas se habían marchado, con sus maridos, a pasar el mes de vacaciones a Sicilia.

-Les habría salido más barato irse a Andalucía, que en el fondo es igual que esa isla-dijo Ramiro.

Yo, con el miedo de quedarme demasiado tiempo sola en el piso me ofrecí a hacerme cargo de la librería

de Laura, que había proyectado cerrarla en agosto. Tenía un dependiente de dieciocho o veinte años,

bastante torpe, y que se perdía continuamente sin saber por dónde. Como entraban muy pocos compradores,

se me iban las mañanas y las tardes leyendo un libro detrás de otro al lado del ventilador. Las

oficinas de Ramiro estaban cerca, y él, a eso de las doce, me recogía y tomábamos juntos un café.

-La casada más bonita de Huesca -decían sus amigos a voces, y él me estrechaba la cintura con un

gesto de amo que le caía bien.

Al cerrar, me recogía de nuevo. Nos acercábamos a casa; nos cambiábamos, y cenábamos en cualquier

sitio con conocidos suyos con los que había quedado, o con los compañeros que quedaban en Huesca y

sus mujeres, si es que no se habían ido.

Yo, sin confesármelo, me encontraba extraña; no acababa de digerir mi estado de casada. Anhelaba y

me molestaba a la vez quedarme a solas con Ramiro. Hacia la medianoche volvíamos hacia nuestro piso.

-Hasta mañana, cariño. -Me besaba ligeramente, ya juntos en la cama-. ¿Vas a leer todavía más?

¿Tienes bastante luz? Ten cuidado, amor mío. Te vas a dejar los ojos en los libros; esos ojos tan lindos...

Me besaba, también con ligereza, los párpados. Se daba media vuelta.

-Que descanses -le decía yo.

Los sábados, como si se tratase de una obligación previamente aceptada, tras unos larguísimos preparativos

(que, de no tener tan claro su final, sería lo que más hubiese agradecido) y tras un costoso esfuer-

La pasión turca Antonio Gala

14

zo que le hacia sudar, Ramiro entraba en mí. Yo procuraba retenerlo, sentirlo; pero se me notaba -yo me

notaba, al menos- la buena voluntad. En ningún momento ni él ni yo perdíamos la cabeza, quizá porque los

dos la teníamos puesta donde no debíamos. Luego, sin dedicar una sola palabra a lo que acabábamos,

más o menos juntos, de hacer, Ramiro se dormía o lo intentaba, y yo fumaba un silencioso cigarrillo que

encendía en el baño nada más quitarme el sudor con una ducha. Poca gente recordaba unas temperaturas

tan altas como las del verano aquel.

A mediados de mes, una mañana, telefoneó Laura para enterarse de cómo iban las cosas.

-¿Hay novedades ya?

-No; viene bastante poca gente.

-Si digo de lo tuyo.

-¿De lo mío?

-Mujer, que si esperas ya al niño.

-Qué prisas. Claro que no. -Fingí una risa-. La única novedad es que Adela, mi cuñada, se casa con

aquel viudo de Lérida que trabaja en el Gobierno Civil. ¿Sabes quién te digo?

-Pero si es muy mayor y tiene cuatro o cinco hijos.

-Mejor; así le dan a la pobre Adela todo el trabajo hecho.

-Todo, no. ¿Por qué crees que se casa el viudo?

Según me contó, las dos parejas lo pasaban bien y no cesaban de encargar niños.

Adela se casó en septiembre, muy poco después de que volvieran Laura y Felisa. Los cinco niños del

viudo fueron a la boda tan formalitos y tan poco alegres que me produjeron una pera terrible. Me apeteció

sentarme con ellos en una mesa para seis. El mayor tenía doce años. Eran unos chiquillos agraciados y

despiertos. Nos divertimos bastante; comimos mucho dulce; nos reímos de la gente pesada. Yo bailé con

Suso, el de los doce años, y con Paco, uno de diez. Una niña de siete, Marta, de pelo largo y liso, me dijo

al oído:

-Deberías ser tú la que se casara con papá.

Me eché a reír.

-No se te ocurra decir eso a nadie. Tenéis que querer mucho a Adela, porque es buenísima y se va a

ocupar muchísimo de vosotros. Es igual que si vuestra madre la hubiera nombrado para sustituirla.

Unos meses después, Adela me dijo a la salida de un funeral:

-Hacéis divinamente no teniendo niños. Así estaréis vosotros mucho más unidos y más libres para lo que

queráis y para ir donde os plazca. Mi marido es un pelmazo que no tiene ojos más que para los suyos.

Sentí un ramalazo de ira, y pensé: «Así te verá menos, y eso saldrás ganando». Y es que la pobre Adela

se había puesto más fea aún: descuidada, más gorda, peor vestida y hecha una verdadera facha.

Laura y Felisa se deshacían en elogios de Sicilia. Lo habían visto todo, todo fue perfecto y. habían sido

muy felices. Sus maridos estaban enamoradísimos y no veían más que por sus ojos.

Total, el destino les había recompensado por su intrepidez de ir tan embarazadas a un viaje semejante.

La una esperaba dar a luz a fin de año, y la otra, a mediados de enero. Hicimos el pacto de que, cada verano,

las tres con nuestros hombres nos dedicaríamos al turismo.

Yo reía como ellas, bromeaba como ellas; había sido también feliz « en mi pisito que puso Maple, segundo

piso ascensor», y también mi marido me adoraba y le gustaba yo y él me gustaba a mí más cada día.

-Y aun dos veces cada día -añadí exagerando no poco.

Quizá -pensaba entre mí- lo que a mí me pasa les pasa a todas las mujeres. ¿No actúo yo como estas

dos delante de ellas? Pues a ellas les sucederá con sus maridos igualito que a mí con el mío. ¿O es que

ha desaparecido la confianza que teníamos antes para chachareárnoslo todo? Hay cosas que se dan por

supuestas, que son como son y santas pascuas; ni se mencionan. A nadie se le ocurre, a mediodía, hacerle

a un amigo la confidencia de que para él es mediodía. Cuando salimos con los tres maridos -Marcelo,

Arturo y Ramiro-,las tres obramos de la misma manera: nos colgamos de su brazo, nos hacemos timitos

insolentes, nos arrullamos, aludimos, veladamente o no, a nuestras relaciones más íntimas...

Pero ¿y el amor? ¿Dónde estaba el amor? «Ya vendrá, ya vendrá...» Nadie nos había dicho que el matrimonio

era esto. O, por lo menos, nosotras estábamos de acuerdo en que no nos resignaríamos a que

fuera esto... ¿Es que no existe otra cosa que la cama? «Claro que sí -concluía yo mis razonamientos-: está

el trabajo de Ramiro y sus aspiraciones, estarán los niños, que me darán tanta lata y han de quitarme el

tiempo de pensar en estas tonterías...» Pero la dicha que yo había imaginado, ¿dónde está? No lo que los

La pasión turca Antonio Gala

15

curas denominan el deleite carnal, ya ni siquiera me refería a eso, sino a una cierta realización, a tener la

certeza de que algo que va a complementarnos ha sucedido, trascendental y para siempre... «Es pronto

aún para sacar consecuencias. Espero que no sea siempre así...» No; no esperes; lánzate tú; no esperes

que nadie te cumpla, que nadie te realice: eso será como antes, como siempre, cosa tuya... Pero

entonces... «Ya irás viendo las cosas más claras; es pronto todavía...» Sin embargo, esta impresión de fracaso,

de vacío, esta impresión de haberme equivocado... «Ramiro es bueno; es guapo y es simpático. Todo

el mundo está al tanto. Nadie me creería si yo gritara que no es un marido ejemplar, y no voy a gritarlo...»

Pero, por lo menos, me gustaría saber cómo son los maridos de mis amigas. Para comparar; para tener un

punto de referencia: el viudo, Arturo, Marcelo. Arturo mira a veces de una manera... y se le pone una sonrisa

así, un poco torcida... No; no sé cómo son, ni lo quiero saber. Si ellas no me hablan claro, ¿por qué he

de hacerlo yo? O a lo mejor es que a ellas les va bien de verdad, ¿quién sabe? No creo que me convenga

a mí sacar esta conversación.

La implacable monotonía en que me iba a perder se desplomó en seguida sobre mí. Ramiro y yo íbamos

a misa de ocho y media o de nueve; comulgábamos juntos, como un ejemplo vivo para todos, aunque yo

me cuestionara cada día su necesidad; estaba sola en casa hasta que él venía a comer; me quedaba sola

de nuevo esperando cenar con las mismas caras de siempre y las mismas bromas de siempre, frente a

frente con Ramiro; al final de cada jornada me hacía una cruz en la frente -«Que tengas buenos sueños»-

antes de darme un beso fraternal. En dos o tres ocasiones insinuó que debería confesarme con el padre

Alonso; pero yo había resuelto no tener un confesor fijo, no por ocultar la verdad -entre otras razones

porque yo la verdad no sabía cuál era-,sino por no verme obligada a soportar preguntas íntimas que procuraba

no plantearme ni yo misma y a las que ni yo misma habría podido responder.

Las chicas, Laura y Felisa, estaban ya con sus tripas demasiado pesadas para andar zascandileando.

Nos veíamos menos: algunos sábados a la hora de la cena, o a la salida de misa de doce los domingos,

antes de ir juntas a la confitería. Y en la confitería nos hacíamos la ilusión de que el tiempo no había transcurrido

en los últimos quince años. Una noche nos reunimos para celebrar que a Ramiro lo habían ascendido

a jefe de zona.

-No te quejarás -me dijeron-. Y es que un casado inspira más confianza que un soltero.

Me dio por cavilar si se habría casado conmigo sólo por eso. Observaba a mi alrededor una oquedad,

como si alguien me hubiese metido en un fanal transparente. Tenía la impresión de seguir soltera... «Bien,

y entonces, ¿de qué te quejas?» Yo me replicaba: «A la soledad de quien está soltero le queda siempre la

esperanza, a la soledad de quien está acompañado sólo le queda la desesperación». «Exageraciones -me

replicaba a mí misma, porque era conmigo con quien más dialogaba-:siempre te ha gustado exagerar...» Y

vuelta a la rutina. Y vuelta a desear que llegase la Navidad para esperar que algo cambiara; o a acompañar

a Laura a sus clases de parto sin dolor, para estar preparada cuando llegase mi ocasión, que no llegaba;

o a visitar de cuando en cuando la cerería de mi padre... Comprendiendo él que algo me sucedía, para distraerme

me enseñó a hacer velas, cosa que yo no había consentido nunca antes, porque me inspiraba el

temor de un seguro de soltería, y me imaginaba con cuarenta o cincuenta años, sola, vendiendo velas

detrás de aquel mostrador de madera sobada y oscura. Aprendí -mal—— en unos cuantos días. Me había

propuesto regalar velas por Navidad a todos los amigos.

-Papá, quiero que me enseñes a hacer velas rizadas, velas torneadas de distintos colores, y aquellas

campanitas de cera que subías a casa en cuanto me daban las vacaciones de Navidad en el instituto.

-A tus órdenes, mi sargenta. ¿En cuánto tiempo quieres aprender? ¿O será mejor mandarme que las

haga yo? Más limpio desde luego.

Me había presentado en la cerería con un gran mandilón para no mancharme. Mi padre se reía de mí,

pero yo barruntaba su emoción, la tocaba casi. «Me habría gustado tanto que tú fueras mi sucesora», me

decía a veces.

-Empecemos con las lecciones teóricas. Ésta es la paila donde se hace el caldo; de ella se saca con

estos cucharones que parecen cazos con mango largo. Éste es el noque, que se llena de caldo y se mete

en este depósito, rodeado de agua al baño María para mantenerlo a la temperatura conveniente.

-¿Y esto qué es? -le interrumpí yo, que estaba mirando como siempre donde no debía.

-Si no vamos por orden, no aprenderás jamás. Eso es para hacer lamparillas de iglesia. Es lo más fácil,

pero ahora no se llevan; los curas prefieren las eléctricas. Cada plancha de ésas tiene cien orificios. Se

llenan de caldo...

La pasión turca Antonio Gala

16

-Pero ¿de qué caldo, papá? ¿De caldo del cocido?

-Un poco de respeto, Desi. De cera líquida. Aunque de cera no tiene mucho. Encima se coloca la mecha

y este hierrito de cuatro patas. Luego se refrigera todo con agua fría para que solidifique, y, al destaparlo,

salen las lamparillas invertidas.

-Qué facilito.

-Sí; todo es fácil antes de ponerse a hacerlo... Sigamos donde estábamos. Este armazón heptagonal,

que quiere decir que tiene siete lados...

-Es lo único que he entendido hasta ahora.

-Este armazón es el arillo o tiovivo. Como ves, está pendiente del techo y es giratorio. Por cada lado

tiene una tablilla con veinte arandelas de las que se cuelgan las mechas, que se tensan con este contrapeso

cilíndrico de hierro. A cada mecha se le dan dos o tres baños de cera en. el noque. Después se

hace girar el arillo, y se bañan las mechas de la tablilla siguiente mientras se va enfriando la cera de las

anteriores. Y así hasta la séptima tablilla. Puedes simultanear hasta ciento cuarenta velas. Luego vuelve la

primera tablilla y se le dan más baños. Y vuelta a girar, hasta que las velas alcancen el grosor que quieras.

-¿Y estas placas de hierro con agujeros de aquí abajo?

-Son las terrajas. Bajan y suben. Sus orificios, que se corresponden con las mechas de las tablillas de

arriba, sirven para uniformar a todo lo largo el grosor que desees. Sin las terrajas no se podría decir recto

como una vela, ¿me comprendes?

-Te comprendo. ¿Entramos en materia?

Mi padre soltó el trapo a reír. Despacito al principio, y luego a carcajadas cada vez mayores. Cuando

pudo hablar, me explicó:

-Todo lo que te he dicho no sirve para nada. Lo que manda es la experiencia. Por ejemplo, cuando la

vela tiene cierto diámetro, que no sabría decirte cuál es exactamente, se corre la cera caso de no enfriarse

hasta el grado oportuno. Hay que tener paciencia; hay que esperar que se refresque; si no, no agarrarán

los baños posteriores. Si la cera está bien fría, la vela toma más cuerpo; si no lo está tanto, menos. Ahí está

el quid de la cuestión... Y si hay corrientes de aire, cosa que aquí es frecuentísima (así estoy yo de acatarrado

siempre), es necesario tomar precauciones, o la mecha oscilará y se irá el caldo para un lado y se correrá

la vela... Pero nada de esto puede enseñarse: se aprende sólo con el tiempo y la constancia.

-Bueno, vamos, den dónde está la cera?

Vuelta a las risas de mi padre; batía palmas como un niño pequeño.

-La cera es contraproducente, hija: es, como decís vosotros, un rollo. Esta cera no es cera; se usa la

parafina. De menos graduación para las lamparillas, y de más, para las velas y los cirios. En otros tiempos

la Iglesia exigía el sesenta por ciento de cera; pero, incluso entonces, los curas buscaban lo más barato y

pedían velas más bajas en cera. Y ahora, por fin, apenas si usan velas.

-¿Y esta cera tan dura?

-No es cera, es carnaúva. Déjala ahí. Es casi como de cristal. Para fundirla, lo he de hacer con parafina

fuerte, o, si no, a fuego directo... Pero nada de esto se emplea ya. Ni de esto, ni de nada. Creo que soy el

único cerero de la provincia. Cuando me muera, como no me deje hechos yo mis ciriales, no tendré luz de

vela en mi velorio.

Estoy viéndolo ahora, con sus cejas pobladas («Déjame que te las recorte. Tienes unos pelos que te llegan

a media frente.» «No me da la gana.» «Pues voy a peinártelas por lo menos y a ponerte un poquito de

laca.» «Te guardarás de tocármelas como de mearte en la cama.»), con sus manos tan hábiles, con su

cuerpo casi quebradizo y lleno de amor y de alborozo, porque yo -la universitaria y la lista de la casa- consentía

en meterme con él en la trastienda para oírlo hablar de su oficio y aprenderlo.

-Mírame hacer esta vela rizada. Pero ponte cómoda para que no te entren las prisas, porque las prisas

lo estropean todo... ¿Estás ya? Encendemos la vela de esta palmatoria. Con su llama vamos calentando la

vela que queremos rizar. No muchísimo, ¿eh?, y sólo por la zona sobre la que trabajaremos. ¿Me sigues?

¿Ves esta tenacilla? Con ella se pellizca la cera. Así, ¿lo ves?, y queda un saliente muy fino y estriadito,

vertical u horizontal, como tú quieras... Otro al lado. Y otro, ¿ves? Y otro. Prueba tú ahora... No; aguarda.

Hay que darle agua de jabón a la tenacilla para que no se embace; si no, se formará un engrudo horroroso

y se pegará todo. Despacio. Despacito... Ya lo has estropeado. Volvamos a empezar con otra vela.

-Es que esto es imposible. Qué trabajera, Dios.

-No hay nada imposible. ¿No lo hago yo con mis manazas? Lo sé, yo llevo años, y tú tres cuartos de

hora. Lo imposible es hacerlo en tres cuartos de hora.

-¿Y las campanitas?

La pasión turca Antonio Gala

17

-Eso es lo más sencillo. Se cogen estos moldes de madera...

-Pero si son macizos.

-Es que las campanitas no se moldean por dentro, sino por fuera de ellos... Se meten primero los moldes

en agua con jabón, y luego en el caldo coloreado ya, dos o tres veces. Después se echan en agua fría, y

se desprenden los moldes de la cera.

-Sí, sí, sencillito... Hay que saber darles los baños; hay que saber si se les dan dos o tres; hay que saber

dejarlas pariguales por todos sitios; hay que saber separarlas para que no se rompan... Yo no voy a poder

hacerlo nunca.

-No me gusta que digas tonterías. Ya lo creo que podrás. Vamos a divertirnos muchísimo los dos juntos.

Y tus amigos tendrán las velas más bonitas del mundo. En el centro de cada una pondremos cuatro o cinco

campanitas y, en los extremos, otras más pequeñas. Con este moldecico las haremos. Rojas y moradas y

de un verde muy claro, ¿te parece?

-Claro que me parece, pero yo no he venido a que lo hagas tú. Quiero hacerlo yo sola.

-Y tú serás quien lo haga; pero a mí me enseñaron, y yo te enseñaré... Mira, lo más elemental son las

velas torneadas que decías. Aquí está este molde de bronce con bisagras, que lo mandé hacer yo. Se abre

por arriba, ¿ves?, por la mitad, y se deja caer. Ahora se colocan las mechas, que se tensan con esta palanquita;

vuelve a cerrarse, y se echa por estos agujeros el caldo. Luego se pone a enfriar tranquilamente...

Para quitar el rastro de las junturas del molde se le dan un par de baños, y se tiñen, con estas anilinas a la

grasa, del color que tú elijas. Al final, las terminaremos con un barniz que es un secreto mío. Lo hago con

goma de sandáraca y alcohol de noventa y seis grados. Se da en frío. Es lo último que se hace, y proporciona

un lustre muy bonito.

Era como un rey que va a abdicar del trono y le entrega al heredero sus prodigiosos poderes. Me

enternecí.

-Ten paciencia conmigo.

-La que tiene que tener paciencia conmigo y con las velas eres tú, hija.

-¿Por qué no me muestras los moldes de escayola con que me hacías las velas de animales cuando era

chiquitica?

Me llevó a un rincón. Tenía la cara de un niño en la noche de Reyes, y un dedo sobre los labios. En una

estantería baja, amontonados, yacían los pequeños moldes de los que salieron velas maravillosas. Junto a

ellos, los de los exvotos: brazos, gargantas, niños, manos, pechos, piernas... Un montón de milagros asombrosos.

Tomé en mis manos los moldes, toscos por fuera, y amarrados con guitas. Con un rotulador había

escrito mi padre: perro, gato, hipopótamo, jirafa...

-Desde que te fuiste a estudiar, no he vuelto a usarlos.

Los besé sin abrirlos. Miré a mi padre como quien comparte un secreto: también yo me llevé un dedo a

los labios. Nos abrazamos. Mi padre había menguado tanto que ya era sólo de mi estatura. Mis ojos quedaban

cerca de sus orejas.

-También quiero que me dejes cortarte esos pelazos que te salen de ahí; parecen matorrales.

-Cuando hayas aprendido a hacer todo tipo de velas, veremos si te dejo. Antes, de ninguna manera.

Mis amigos tuvieron ese año, en efecto, las velas más preciosas de este mundo. Pero lo cierto es que

no las hice yo; sólo serví para estropear alguna que otra y para cortarle a mi padre los pelos de las orejas.

Aquella Navidad estuvo en Huesca Pablo Acosta. Había heredado de sus padres una casa en Sallent

de Gállego; aunque vivía en Madrid, pasaba en ella alguna temporada. Me lo encontré por la mañana. Yo

iba cruzando el parque -hacia un frío horrible y una niebla espesísima- y él estaba corriendo por allí con un

chándal verde y morado. La alfombra de hojas era muy alta. Con la visión y el ruido amortiguados, Pablo

tropezó conmigo, sin reconocerme, a la altura del quiosco de la música, donde algunos domingos, en nuestra

adolescencia, habíamos escuchado a la banda militar. «No saben tocar más que El sitio de Zaragoza»,

decía Pablo, que era aficionado a la música clásica... Me pareció no haber visto aquel quiosco desde

entonces hasta ese mismo día, y descubrí que era ochavado, no redondo, y estaba sostenido por parejas

de columnas esbeltas. (Sí; pero ¿cuántas, Dios mío? No lo sé; hoy no lo sé. Quizá ocho pares, quizá diez.)

El día anterior, nada más llegar, Pablo me había telefoneado. Quedamos en que vendría a casa una

tarde -la siguiente, a ser posible- a tomar una copa. Al verlo en medio de aquel frío helador se me pusieron

en pie los veranos de la infancia. Por aquellos años, tan lejos ya como si no hubieran existido, aún teníamos

La pasión turca Antonio Gala

18

nosotros la casa de Panticosa, que hubo que vender más tarde para pagar mis estudios entre otras muchas

cosas. Era Casa Magín, no lejos de la iglesia grandona y gris, con sus dos pisos de campanas. Sobre la

puerta, con jambas de mármol también gris, alardeaba el escudo sostenido por dos ángeles sin alas. («Si

no tienen alas, ¿por qué sabes que son ángeles?», me reprochaba Pablo.) Tenía un pequeño huerto con

una tapia de anchas piedras llenas de verdín y de zarzas. Por las tardes, en verano, yo escuchaba el tañido

de las esquilas y el rumor del agua que subía desde el río. Acostumbraba hablar con Dick, mi pastor

samoyedo, en voz muy baja para no quebrantar el silencio. Me impresionaban los elevados montes, sobre

cuyos picos más altos nevaba muy pronto, y no conseguí nunca adaptarme a ellos y verlos como amigos,

porque me hacían sentir, bajo su custodia, más insignificante y desvalida aún de lo que era.

La casa de Pablo en Sallent de Gállego -Casa Boria la llamaban- tenia delante -y lo tiene, supongo- un

compás con rosales que su madre cuidaba -eso sí que ya no- como a las niñas de sus ojos. Se subía hasta

la casa, tampoco lejos de la iglesia, por calles en zigzag y con aceras escalonadas para salvar los tremendos

desniveles. Su portada («Es más antigua que la tuya», me hacía rabiar Pablo) tenía una fecha grabada:

1817. Cuando llegábamos mi hermano y yo, el viejísimo mastín Bordón («Tu perro sí que es más

antiguo que el mío», le respondía yo) fingía incorporarse y movía un poquitín el rabo en prueba de

reconocimiento; a veces hasta lanzaba un ladridillo para avisar a los de dentro. El pobre Bordón no tardó

en morirse; lo enterramos allí mismo al pie de los rosales.

Durante las vacaciones, algunas tardes íbamos Agustín y yo en bicicleta en busca de Pablo; otras, cuando

habíamos dispuesto subir al balneario, venía Pablo por nosotros. En el camino a Sallent, dejábamos

atrás El Pueyo y Escarrilla, tan chiquito; atravesábamos el túnel de Escarra, en el que nos caían gotas gruesas

y gélidas que me asustaban, y el embalse de Lanuza, con su pueblito abandonado a la orilla. Por fin

llegábamos a Sallent, que ya habíamos visto desde arriba mucho antes, y nos animaba verlo y nos sentíamos

cansados y contentos. La madre de Pablo nos llamaba los tres mosqueteros («Gente menuda,

menuda gente», decía, mientras nosotros pateábamos en las escaleras y en los suelos enteramente de

madera de la casa), y nos daba unas meriendas riquísimas, que nos sabían mucho mejor que las del ama

Marina, la vieja criada que siguió con nosotros después de morirse mi madre.

Me acuerdo de un fin de semana largo, a principios de un noviembre (creo que fue la última vez que

estuvimos juntos en Panticosa; yo ya era una mujercita casi bachillera), en que subimos Pablo y yo solos

al balneario. El lago estaba rebosante de agua de los neveros; aún lo veía enorme -luego ya no- y sin color

ninguno propio, sino de los colores que reflejaba: verde, granate, negro. Me acuerdo del estruendo permanente

y ensordecedor de las aguas y de lo melancólico y deshabitado que estaba todo: el balneario, las

casas, los hoteles. Yo me entristecí, Pablo, para reavivarme, me decía:

-Qué deterioro, Desi, qué deterioro. Mira: «Se prohíbe merendar en los paseos», y no hay ni meriendas

ni paseos; «Se prohíbe pisar los macizos», y no hay macizos; «Bar Aurelio - abierto», y es mentira.

Desde que llegamos, un gato blanco y negro no muy grande maullaba detrás de nosotros («Tiene hambre

y está solo», dijo Pablo), como un mendiguito o como un cicerone desocupado, sin dejar de seguirnos.

Entre los maullidos del gato, la humedad, el pavoroso silencio que envolvía el estrépito del agua y el atardecer,

empezó a entrarme miedo, y me apretaba contra Pablo. Pero Pablo, de vez en cuando, lanzaba un grito

para asustarme más y que me apretara más contra él. Nunca hasta esa tarde me había dado cuenta tan

claramente de que Pablo era un chico y yo una chica. Me llevé el gato a casa. Sólo estuvo unos días; cuando

comió lo suficiente, se fue y no volvió más.

Pablo es ahora altísimo. Muy moreno, con una cara tan española que parece un anuncio de turismo:

alargada, de nariz aquilina, pómulos marcados, barbilla partida e, inesperadamente, una boca de labios

gruesos. Me abrazó con alegría en el parque y me besó las dos mejillas. Me las dejó mojadas de sudor a

pesar de la temperatura. Recordé otra cosa: cuando me hacía rabiar tirándome de las trenzas o poniéndome

cigarrones en el bolsillo de mi delantal; yo lloraba de impotencia rabiosa y él reía. Y ahora allí estaba,

jadeando, sonriente, crujiéndose los dedos de las manos más nobles que yo he visto en mi vida. «Es

un alto cargo de la policía», me había dicho Adela, que siempre estuvo enamorada de él. «Y tan alto»,

pensaba yo mirando su estatura.

-No pude venir a tu boda porque estaba haciendo el tonto en Nicaragua.

-¿Y cuándo vas a casarte tú, so sinvergüenza? Tendrás novia por lo menos, digo yo.

-Cuatro o cinco -me contestó y cambió de tema-. Esta tarde te llevaré un regalo; estaré en ascuas hasta

que te lo entregue. Vaya un viajecito que me ha dado. Y sabe Dios lo que ahora estará haciendo en el hotel.

-Pero ¿qué regalo tan malísimo es ése?

La pasión turca Antonio Gala

19

-Ya lo verás.

Nos despedimos, besándonos de nuevo, hasta la tarde. A los diez o doce metros me volví para verlo

correr. Estaba aún parado mirándome. Me saludó con la gran mano en alto, como un indio.

Por la tarde fue a casa con un traje de franela gris que le sentaba muy bien. Atado con una correíta verde

llevaba un perrillo.

-¡Un salchicha! -dije.

-No exactamente: un primo suyo, es un téckel. Tiene un buen pedigrí, pero no le sirve de nada: es un

cochino. -Me alargó la correa-. Tómalo, es tu regalo. De pequeña siempre andabas detrás de un perro al

que pudieras llevar en brazos... Éste será un buen amigo de tus niños. Yo no concibo a un niño sin un perro

a su lado... La pena es que tendrás que educarlo tú, bajarlo a la calle tú para que haga sus cosas y pasearlo

tú.

Yo lo había cogido encantada, y el perrillo me lamía la nariz, los ojos, las orejas, como si hubiese hecho

el descubrimiento más extraordinario de su vida. Me senté y lo dejé en el suelo. Él saltó sobre mí y se acurrucó

en mi regazo soltando un suspirillo. Pablo, en jarras, sonreía satisfecho. Ramiro trajo unos vasos, el

hielo, las bebidas; el perrillo se bajó y fue a olisquearlo: se dio luego una vuelta por el cuarto, y se agachó

para hacer un pipí mínimo.

-Será cerdo... Acaba de hacer otro en el portal —-dijo Pablo.

El perrillo lo miraba con la cabeza torcida y unas lunitas blancas en los ojos.

-Hay que darle con un periódico en el culete para que se acostumbre a ser limpio.

-Hay que darle con su propio pedigrí -dijo Pablo alargándome un pliego de papel.

El perrillo saltó otra vez encima de mí como quien ratifica una posesión.

-Qué trajín -comentó Ramiro mientras preparaba las copas.

-Es verdad -dije yo-: ése será tu nombre. Te llamarás Trajín.

Le acaricié la cabeza y, como si hubiese entendido, levantó la carita, me miró, se arregostó entre mis

piernas y se dispuso a dormir con el cuello apoyado sobre sus dos manos dobladas.

Fue Trajín quien vino a aliviarme la monotonía y a llenarme una parte del creciente vacío que sentía.

Laura dio a luz el día de Reyes. Yo me había vuelto a hacer cargo, durante el mes de diciembre, de su

librería. El trabajo, por ser época. de fiestas y regalos, resultó bastante agotador, aunque aparte del muchacho

inútil de siempre, tenia para auxiliarme a una chica eventual. El día siete de enero fuimos Felisa, ya en

las últimas, y yo a la clínica. Llevábamos flores y bombones, de los que Felisa hizo el gasto nada más abrir

la caja. El niño era tan moreno que parecía un disparate que lo hubiese parido Laura. Si con un corcho quemado

-cosa que propuso su madre- le hubiéramos pintado un bigote, seria igual que Marcelo; su padre

podía estar tranquilo.

-Sí; para tener hijos de otros estoy yo. Bastante tengo con el mastuerzo de Marcelo: ahora estará

desaforado, después de casi un mes a dieta... Por lo menos a dieta de lo que a él. le gusta. Casi temo volver

a casa. Menos mal que el niño servirá de parapeto; con él tendré disculpa para negarme cuando esté desganada.

-¿Es que ya no te gusta Marcelo? -le pregunté.

Se incorporó sobre las almohadas, se acomodó bien en ellas, encendió un cigarrillo nada recomendable,

hizo el ademán de ajustarse unas gafas imaginarias, y Felisa y yo nos echamos a reír deduciendo que nos

iba a soltar uno de sus discursos.

-Escucha, Desi, hijita: lo que le interesa al matrimonio (me niego a decirte lo que me interesa a mí) es

un terreno llano donde los niños no puedan despeñarse. El matrimonio está proyectado para eso, no para

los momentos de éxtasis -Laura ponía los ojos en blanco de una manera muy cómica-, que son cada vez

menos y más cortos. Dice Marcelo que el matrimonio es el máximo de tentaciones unido al máximo de facilidades

para satisfacerlas. No es buena esa definición; no hay tantas tentaciones: la repetición y la rutina

acaban con todo... Habría que tener tiempo y resistencia para inventar nuevas posturas, nuevos procedimientos,

besos y caricias nuevos; pero la confianza y el aquí te cojo aquí te mato lo impiden. Y que se llega

a la cama cansada y no apetece acometer proezas. De vez en cuando, quizá si; muy de vez en cuando:

con alguna excitación extra, con bastante alcohol o qué sé yo...

»Y que conste, que fuera del matrimonio (o de la pareja, vamos) los contactos son apresurados, inquietos,

no se entrega una de verdad, y eso repercute en el placer. Tú, Desi, que llegaste al altar virgen de.

capirote, no lo sabrás, pero te lo digo yo: los actos extramuros son más atractivos, pero menos gloriosos

en el fondo. Porque, en contraposición a lo que te decía antes, el matrimonio permite ahondar y conocerse

La pasión turca Antonio Gala

20

y corresponder, cosa que la novedad y la impaciencia excluyen... Y es que los cuerpos también son una

asignatura: hay que estudiarlos, aprenderlos, asesorarlos... Una se licencia y después se doctora. Ni que

decir tiene que los hombres llegan más adiestrados: las aventuras anteriores nos benefician a nosotras, que

somos las que recogemos la cosecha. Yo, a las mujeres que se quejan de cuernos retrospectivos, las llamo

idiotas; gracias a tales cuernos lo pasan ellas bien.

»En líneas generales, en esto del matrimonio lo esencial es no temerle a nada: lanzarse a tumba abierta

y, si no sale bien, resolver el planchazo con una broma oportuna. Porque el erotismo dentro del matrimonio

(y soy una intrépida hablando así) es como el de una casa de putas que está al lado de una iglesia

y tiene que mantener severa y digna la fachada. Pero ¿qué pasa dentro? Con las patas por alto, sin la

menor vergüenza, los dos cónyuges follan... Ésa es la única posible transgresión. Y casi imaginaria. Cuanto

más terremoto y más tomate, más seriedad por fuera; esa contradicción organiza un compincheo entre los

dos que, a la hora de la verdad, funciona de película. Es como si fuésemos actores que, durante un par de

horas están en escena y ante el público, pero luego, en su camarín, ya solos, sin las estrecheces del papel,

se dedican a hacer de las suyas.

»Lo que pasa es que hay que enseñarse a dar pares y nones: fingir hastío, dolores de cabeza, poner

cara de susto oyendo un chiste verde que sabes muy bien que pone al rojo a tu marido... Hay que hacer

alusiones y provocaciones, guiños y compadreos durante el día, delante de la gente, cuando él no pueda

meterte mano, y se le engorde así, aplazándolo, el deseo y todo lo demás... Y hay que inventarse, a

cualquier precio, modos de transgredir. Qué palabra, hijas mías: la más grande de todas, porque sin transgresión

no hay erotismo ni Cristo que lo fundó. La Iglesia se lo ha cargado todo: quemó a las brujas, pero

dejó vivir a las putillas más pobres para que personificaran al mal y dieran a la vez asco. Y, sobre todo, santificó

el matrimonio, con lo cual nos hizo la puñeta: a ver quién le hinca el diente a un sacramento. Ya nadie

conserva la imprescindible idea de pecado... Sin embargo, gracias a Dios, algo se nos quedó dentro y tardaremos

mucho en expulsarlo: bendito sea el demonio. A él tendremos que recurrir a menudo. Yo recurro

con la coprolalia... Qué burras sois, ano sabéis lo que es? Hablar guarradas... Tenemos que echar mano

de algo que nos permita creer que estamos traspasando los límites burgueses y saliéndonos de la regla.

(Está bien, digamos de la norma para que no haya confusiones.) Yo le digo a mi marido cosas tan finas

como éstas: «Me gusta tu polla, cabrón. Cuánto me gusta... Ay, no te vengas tanto, que me vas a matar...

Así, hijo de la gran puta», y otras por el estilo. Supongo que vosotras actuaréis igual, ¿qué le vamos a

hacer? En definitiva, más cómodo y más práctico es eso que irte a echar un polvo con tu marido a una pensión,

o a las afueras dentro del coche para poner sal y pimienta al guiso.

»De todas formas, qué difícil es conservar a un marido, y que el marido te conserve a ti, con la misma

ilusión y el mismo frenesí de la primera noche. El ser humano tiende a joderlo todo menos a su cónyuge:

qué aburrido es el desgraciado. Yo creo que, si llegan los niños, es precisamente para distraernos y que no

nos hagamos mala sangre. Anda, que no es lista ni nada la madre Naturaleza...

Las risotadas de Felisa denunciaban que ella pensaba y obraba igual que Laura. Me abrumó asegurarme

de que sus vidas eran incomparablemente más divertidas que la mía. No obstante, de boca para

fuera, yo me reí tanto como Felisa.

Era mayo y habíamos ido a Madrid a un congreso internacional sobre seguros. Viajábamos en coche no

sólo por el capricho de Ramiro, sino por el mío, que quise llevarme a Trajín; para mí había empezado a

transformarse en la representación de mi hogar y en mi compañerillo. «Te estás volviendo un poco maniática

», me decía con frecuencia Ramiro. Desde hacía una o dos semanas, Trajín había cogido la costumbre

de sentarse sobre sus ancas y ponerse de pie -no encuentro otra manera de decirlo- con las dos manitas

colgando. Como nos reíamos, él repetía sin cesar la gracia.

-Voy a llevarte a un circo, pequeñajo.

-Parece un monaguillo -decía Ramiro, tan eclesiástico como siempre.

-Le haré un trajecito de negro veneciano y le pondré una bandeja delante para que las visitas dejen sus

tarjetas.

Estaba precioso. El largo rabo que tenía de cachorro se le había poblado; le había crecido muchísimo,

y muy suave, el pelo de las orejas, de la garganta, de las patas, del lomo; lo tenía de color fuego con puntas

negras y ondulado. Por la calle llamaba la atención y conseguía de mí cuanto se proponía.

-Lo tienes muy mimado -insistía Ramiro con ocasión y sin ella.

-No, si te parece voy a tener un perro para darle palizas.

La pasión turca Antonio Gala

21

Así que decidí llevármelo a Madrid.

Allí hicimos amistad -yo aún no los conocía- con el principal accionista de la compañía de Ramiro y con

su mujer, que eran de nuestra edad poco más o menos. Se trataba de un matrimonio agradable, ligeramente

distante con los demás, pero al que yo caí muy bien. Tenían tres niños: dos rubios y uno moreno,

los tres muy guapos. Al presentarme al marido, que se llama Fermín, el mío dijo:

-Desi, mi mujer.

-¿De dónde viene Desi? -me preguntó.

Iba a contestar yo, pero se me adelantó Ramiro.

-De Désirée -dijo sin vacilar.

Yo lo miré; él recogió imperturbable mi mirada. Entendí que Desideria le parecía demasiado pueblerino

para Madrid y para sus superiores. Me daba igual: también me resigné, con una sonrisa, a llamarme

Désirée, mucho más refinado.

-Qué bonito nombre -comentó Julia, la esposa.

Mientras duraban las sesiones del congreso, ella me acompañaba a hacer compras o a ver escaparates,

y a los toros un día. Yo, cuando me era posible, sacaba a Trajín para que conociera Madrid.

-Aquí naciste tú. Tú eres madrileño. Mira qué bonito es tu pueblo.

Y si se quedaba en el hotel, le dejaba unas zapatillas mías junto a la cama y un camisón encima, para

que se durmiera con mi olor y tuviese la certeza de mi vuelta.

Al concluir una de las sesiones, me di de manos a boca en el local del congreso con Pablo Acosta.

-Pero ¿qué haces tú aquí?

Al fin y al cabo soy de la Interpol, y en estas reuniones siempre hay alguna pista que seguir -me

respondió riendo y encendiendo una pipa-. ¿Es que te ha sacado a pasear Trajín? -añadió haciéndole

carantoñas, porque el perrillo lo había reconocido-. Está muy guapo. Claro, que tiene a quien parecerse...

¿Y ese niño que va a ser su amiguito?

-De momento tendrá que conformarse conmigo.

-Pues date prisa porque, como se acostumbre a acapararte, sentirá luego pelusa.

Pablo siempre me producía el efecto, al verlo, aunque hubiera pasado mucho tiempo, de haberlo visto

hacia sólo unas horas. Con él se reanudaba no sólo la amistad, sino la conversación, de la forma más rápida

y sencilla. Tenía esa virtud.

-¿Quieres que te lleve a algún sitio en Madrid?

De repente, sin pensarlo, dije sorprendiéndome a mí misma:

-Sí; quiero que nos lleves al zoo a Trajín y a mí.

-A Trajín quizá no lo dejen entrar; pero a ti, si enseño mi carné, puede que sí.

-Muy gracioso. No creo que te haga falta enseñar nada, porque vas a tu casa.

Fuimos a la tarde siguiente. Ya ante la puerta, el perrillo clavaba las patas en el suelo negándose a avanzar,

asustado por el olor. El portero nos advirtió que no podía pasar y que seria un riesgo inútil. Trajín se

quedó satisfechísimo dentro del coche. Pablo y yo paseábamos, entre jaulas y niños, sin orden ni concierto.

Parecía que los dos nos hubiésemos quitado muchos años cuando nos asombrábamos a la vez que los

pequeños ante las jirafas, o nos entusiasmábamos con las cabras monteses, o yo me amparaba en sus

brazos ante la mirada fija de un león. Pablo me conducía con una mano sobre mi hombro y yo me sentía

protegida y alegre. «Si Ramiro fuera como Pablo», me dije; pero luego pensé que no era eso lo que quería

decirme: uno y otro no eran incompatibles; entre Pablo y yo había un sentimiento fraternal y constante. De

pronto vi un letrero con una flecha: «Macaco cangrejero - animal peligroso».

-Vamos a verlo -dije llena de curiosidad.

El macaco y su hembra vivían en una jaula equivalente a una pequeña habitación. La hembra iba y venta

desatentada sin cesar, como una mujer hacendosa un sábado en su casa. Subía y bajaba, y, cuando se

cruzaba con su macho, él intentaba trincarla con un propósito demasiado evidente. Ella, sin molestarse, le

hacía cara, le enseñaba los dientes y continuaba su marcha insensata. El macaco, indiferente a los continuos

desprecios, se tomaba el pene con dos dedos, se lo frotaba unos segundos y ¡hala! La verdad es

que, en su aspecto, no había nada extraordinario: bajito, peludo, semejante a las monas y de un color corriente

dentro de su especie. Lo imprevisible eran sus órganos sexuales: los testículos tenían un bellísimo

color turquesa y se mostraban turgentes y aterciopelados, con ese halo luminoso y difuso que tienen en el

árbol ciertas frutas, y el pene era pequeño y de color quisquilla. En el escaso tiempo -escasez muy justifi-

La pasión turca Antonio Gala

22

cada- que estuvimos delante de la jaula, el juego del macaco y la macaca se repitió tantas veces que ya

no tuve más remedio que declarar:

-Ahora comprendo por qué es un animal peligroso. Cualquier hombre se sentiría humillado ante tan

espectacular sobreabundancia.

Pablo, apretándome el brazo, soltó una carcajada.

Por la noche, mientras nos empolvábamos las narices en el aseo de señoras del restaurante donde

cenábamos, sin entrar en más explicaciones, le comenté a Julia mi intención de consultar a un ginecólogo.

Le dije que empezaba a estar alarmada por no quedarme encinta. Ella se reía.

-¿Por qué tanta prisa? ¿No estáis mejor como estáis?

-Puede; pero yo quiero asegurarme de que no estoy incapacitada para tener hijos. Los niños son lo que

más ilusión me hace del mundo.

-Nosotros tenemos un amigo íntimo que es un tocólogo espléndido. Si tanto te preocupa, mañana lo

llamo y nos vamos a verlo.

Tres días más tarde cuando almorzábamos en casa de Julia y Fermín, el médico, que sabía que me

encontraba allí, me telefoneó. -Estás perfectamente. Eres una mujer de libro. A pocas he visto en mi vida

tan normales y tan dotadas para la maternidad como tú. -Y añadió un poco en broma-: Si no tienes hijos,

puedes estar convencida de que no es por ti. De modo que no pierdas la esperanza; es cuestión de insistir.

Le di las gracias y colgué el teléfono. Pero tardé unos minutos en atreverme a volver al comedor. Me

recosté contra la pared; el mundo se me estaba cayendo encima. Se conoce que dejé de respirar; de

repente sentí que me asfixiaba y aspiré hondo y suspiré. Junto al teléfono había un espejo; me miré en él

y vi que había palidecido. Era muy confuso lo que experimentaba, no lo puedo explicar. Me habían estafado;

algo o alguien me había hecho objeto de un timo espantoso; en algún juego cuyas reglas ignoraba, me

había jugado la vida y la había perdido... «Tan pronto, tan pronto...» Abrí el bolso que me traje sin darme

cuenta, me di un poco de color en la cara y regresé al salón. Julia me buscó los ojos.

-¿Quién era? -me preguntó Ramiro.

-Mi hermano, desde Huesca. Dejé dicho en el hotel que veníamos aquí.

-¿Va todo bien?

-Sí, sí -le contesté mirando a Julia-. Todo va bien. Todo está normal.

El sol se está poniendo. Cuanto veo es gris plomo, menos un desgarro rosa en el Oeste. El gris de la

ciudad es más oscuro. Sobre las nubes que cubren el sol, desflecadas, hay un gris plata que azalea hacia

el Este. La línea del horizonte es muy precisa: en él se juntan las curvas del caserío, los ángulos, los

minaretes. Las primeras luces eléctricas rompen la uniformidad gris. Se va la luz del sol. Yamam tarda. No

quiero escribir más.

Durante los meses que siguieron traté de adaptarme a mi desgracia; pero no podía impedir mirar con

recelo a Ramiro, culparlo de ella. Y, sin embargo, estaba claro que de él dependía todo; debería entregarme

a él apasionadamente, procurar que me penetrara y me tuviera el mayor número de veces posible. Él

comenzó a mirarme con recelo también; no decía nada, pero, por algún gesto de desagrado, comprendí

que me encontraba ávida e insaciable. ¿Cómo explicarle por qué sin ofenderlo, sin aclararle que no era su

cuerpo lo que me interesaba, sino lo que tenía que darme precisamente él para hacerme fecunda?

Sucedió en el segundo aniversario de nuestra boda. Habíamos invitado a cenar a unos cuantos amigos.

Concluida la cena fui a mi dormitorio, donde los habíamos dejado entre almohadones, a buscar al hijo de

Laura y al de Felisa, y volví al salón con uno en cada brazo y Trajín dando saltos a mi alrededor para alcanzarlos.

Los niños sonreían, a medio despertar, al ruido de mi voz, al ruido del perrillo, al ruido de la vida.

-Qué madraza eres, hija -dijo Felisa con la boca llena-. Con lo que te gustan los niños (más que a mí,

desde luego), ¿por qué no os decidís a tener uno de una puñetera vez?

Me pareció una ocasión pintiparada. No dudé ni un segundo en responder.

-Yo no puedo tenerlos. Me lo dijo un tocólogo que consulté en Madrid. Ya es hora de que todos lo sepáis.

Con mi cuñada Adela allí, estaría esa misma noche enterada Huesca entera. Se hizo un silencio tenso,

que yo corté hablándoles a los dos pequeños con esa voz tan tonta y tan artificial que ponemos para diri-

La pasión turca Antonio Gala

23

girnos a un bebé.

Una vez que se fueron los invitados, Ramiro, que había participado desde mi intervención muy poco en

la charla (charla que se reanudó con las frases previsibles: «Eso nunca se sabe. Pues sí que no hay ahora

medios para tener hijos: demasiados», «ya verás como acabas harta de hijos», etcétera), se acercó a mí,

me levantó la barbilla, me obligó a mirarlo y dijo con cierta solemnidad:

-Lo del médico, ¿es verdad?

-Sí.

-Primero, no te desanimes: Dios está por encima de los médicos. Y segundo, si sucediese lo peor, yo no

te reprocharía nada. Me basta contigo para ser feliz. ¿Me oyes?

-Sí; te oigo.

-Tenemos muchas cosas en común, muchas cosas por las que trabajar juntos, muchas que conseguir.

Y muchas ilusiones compartidas. Sin ir más lejos (y la coincidencia es como un milagro), me han ofrecido

la representación para toda la comunidad autónoma. No te dije nada antes porque estoy tratando de conseguir

la residencia en Huesca, que sé que a ti te gusta; pero creo que será cosa hecha. -Me acarició la

mejilla-. ¿Estás contenta?

-Muy contenta. Enhorabuena. Tú te mereces todo, Ramiro. Enhorabuena.

Se me saltaron las lágrimas. Estaba muriéndome por dentro de desolación y de ganas de gritar. Cuánto

pesa un secreto... Pero Ramiro, aunque estaba engañado, había sido tan cariñoso que no podía dejar de

serlo yo con él. Además, ¿quién habría dicho que no era suya la razón?

Me hizo el amor aquella noche mucho mejor que nunca. Entre sus brazos yo pensaba -no podía evitarlo,

pero con cuánto afán habría querido dejar de pensar- que a lo mejor todo tenía remedio. Debajo de

Ramiro, pero distante de él, yo imaginaba a Trajín, de pie, mirando con curiosidad a una cosita sonrosada

que se movía dentro de una cuna y que pedía su almuerzo a grito herido.

No; no hubo remedio. Ramiro, convencido de que era inútil intentarlo -y, por descontado, atribuyéndome

la falta a mi-, se puso en manos de la Divina Providencia. Después de misa, pedíamos los dos, con las

nuestras cogidas, «el bien de la descendencia». Pero la verdad es que él lo procuraba cada vez con menos

convicción y menos ímpetu, hasta que casi dejó de intentarlo. Supongo que se le antojaba lascivia y lujuria

hacer el amor sin la posibilidad de la procreación. Yo lo encontré lógico en él, y me fui metiendo más y más

dentro de mí misma. Por fin, le pedí que me consintiera dormir con Trajín en uno de los dormitorios de huéspedes

mientras no los tuviéramos. Opuso una moderada y convencional resistencia; pero aquella misma

noche Trajín -que antes dormía en la cocina- y yo nos acostamos en la misma cama. No dejó de ser un

descanso. Ya empezaba a estar harta de ficciones, aunque las mayores no habían aún comenzado.

El ama Marina, que todavía vivía con mi padre aunque frisaba en los ochenta años, intentó por todos los

procedimientos a su alcance que se resolviese nuestro problema. Me llevaba borrajas para que las

comiese, porque aseguraba que tienen poder fecundante. Yo pensaba entre mí que se las tendría que dar

a Ramiro, pero me las comía, porque siempre me han gustado. Un día, a la hora de la siesta, se presentó

con una garrafa llena de agua de siete fuentes distintas -según ella era el mejor medio de conseguir la fertilidad-,

todas acreditadas: la de Aínsa, la de Puyerruego, la de Montanny, tan milagrosa, la de San Benito

de Luzán, la de Santa Elena de Biescas, la de San Elías de Valcarce y la de San Blas de Villanueva de

Sigena. Yo bebí hasta el último sorbo sin éxito. Y, por si era poco, en la noche de San Juan, volví a beber

agua de nueve barrancos que el ama Marina había logrado, con mucha tarea suya y muchos favores

ajenos, reunir.

Aquel verano no fue caluroso. Durante él estuve muy a menudo con mis amigas y sus hijos, porque no

habían salido de viaje ese año dada la edad de las criaturas. En el mes de septiembre, cuando ya empezaban

a dorarse las ramas de los árboles de nuestra calle, yo las veía desde el balcón una mañana. Estaba

limpiando la casa: bueno, la casa no, todo eso que no se le ocurre limpiar nunca al servicio: los marcos de

los cuadros, los libros, los suaves cercos de los vasos en las mesas de cuero. Iba de una habitación a otra

seguida de Trajín, con un pañuelo liado a la cabeza y otro en la mano.

-¿Por qué no te quedas quieto en un sitio? Vienes detrás de mí corno si fueras un perro. Déjame, hombre,

estoy trabajando.

Me miró sin levantar la cabeza, vi sus lunitas blancas debajo de los ojos, y me eché a reír. Luego me

puse en cuclillas a su altura.

-¿Sabes lo que vamos a hacer? Vamos a ir a buscar un trabajo para no pasar todo el tiempo haciendo

La pasión turca Antonio Gala

24

el ridículo. Un trabajo al que pueda llevarte. Y tu trabajo va a consistir en ser bueno y en estarte quietecito.

-Trajín me lamía la cara-. No, descuida; no te voy a dejar aquí solo esperando: vendrás conmigo y todo el

mundo te querrá mucho. Pero me tienes que prometer que no te harás pipí, ni enredarás, ni distraerás a

los compañeros si es que no nos dan un despacho para nosotros solos, que no creo.

Cuando llegó a comer Ramiro se lo comuniqué sin rodeos. Necesitaba trabajar; necesitaba sentirme útil

y llenar mis horas. Buscaría algo que me permitiese acompañarlo en sus viajes y tener a Trajín.

-Muy difícil va a ser -comentó.

-Tampoco aspiro a ser jefa de Estado, ni a cobrar un sueldazo. Una cosa modesta.

-Escúchame bien, Desi: tú ya estás haciendo tu trabajo. Me ayudas más de lo que puedes imaginar. Mis

ascensos se deben a ti tanto como a mí. Sabes recibir espléndidamente; eres encantadora; quedas como

los ángeles con todo el mundo; mis jefes te adoran, y sus mujeres no digamos. Fermín me ha llamado esta

mañana y se ha deshecho en elogios a ti. Dice que ya te querría él como su relaciones públicas y que qué

envidia me tiene porque dispongo de ti... Así que ya lo ves.

-Ramiro, hijo mío, tú no necesitas relaciones públicas; tú eres el mejor con muchísima diferencia.

Nos reímos los dos, apoyados uno en otro, y por fin obtuve su permiso y la promesa de que me ayudaría

a encontrar un trabajo.

Pero no fue él quién lo encontró, lo encontré yo. Y por casualidad. Había tenido que ir al instituto donde

estudié el bachillerato para que me dieran un certificado, o para que lo pidieran desde su secretaría a la

facultad de Zaragoza a ver si les hacían un poco más de caso que a mí. Lo necesitaba para hacer uso de

él al ofrecerme en cualquier sitio. La secretaria del instituto, una mujer de pelo blanco cuidadosamente

peinado, me miró sorprendida.

-Pero qué coincidencia: la semana pasada se ha casado la chica que me ayudaba aquí. Si quieres aceptar

el puesto, no necesitas pedir ese certificado.

-¿Podría traer a mi perro? Es de tamaño pequeño y está educadísimo -mentí.

-¿Escribe bien a máquina?

-No, se atropella; pero tiene, en cambio, don de gentes para tratar con los alumnos.

-Entonces, aceptado, tráetelo, siempre que no sea preciso darle de alta en la Seguridad Social.

Desde el primer segundo tuve claro que me iba a llevar bien con aquella señora.

Era una oficina con mucha luz y alegre; el suelo, de parqué, aliviaba la gelidez de los pasillos. Estaba

siempre llena de muchachos muy jóvenes que planteaban problemas insolubles que podían resolverse con

cinco minutos de atención. Me ponían de continuo ante los ojos mis tiempos en aquel instituto destartalado

e irremediable, al pie de aquellas mismas ventanillas, tratando de impedir que se colaran delante de mí

los listillos de turno, y llena también de problemas insolubles. Los archivos los teníamos al lado, y en ellos

la joya de la casa: el expediente de don Santiago Ramón y Cajal, cuyo nombre ostentaba el instituto. Debo

confesar que yo nunca lo vi.

Llegaba cada mañana con Trajín, al que se le alegraba el trotecillo en cuanto veía la puerta principal.

Atravesábamos el vestíbulo, con su solado de mármol rojo, sus altos zócalos de otro mármol entre rosa y

gris, y su escalera, que de niña me pareció grandiosa y ahora me parecía petulante. Torcíamos a la izquierda,

y tomábamos el ancho corredor, cuyos ventanales daban al patio, y cuya solería de baldosas blancas

y grises tanto me gustaba para correr patinando en esos años en que siempre se está a punto de llegar

tarde a cualquier sitio. Al oír retumbar los ecos de las voces y las carreras de los nuevos niños, me trasladaba

de época, de deseos y de esperanzas.

Recién pasada la Purísima, asistí a un reparto de premios en el salón de actos. No debí de hacerlo: me

decepcionó de tal forma que tuve que salirme. Yo había representado allí un auto sacramental de Calderón;

hice de La Tierra, uno de los Cuatro Elementos de La vida es sueño. Aquel lugar y aquel escenario que

encontraba celestiales eran un espanto; las diez columnas que había considerado tan valiosas como las

del Partenón las veía ahora toscas, excesivas y sin gracia. El salón olía a humedad y a abandono, y pensé

mientras salía cuánto redimimos los lugares de nuestra infancia, con la inconsciente intención de redimirla

a ella y seguir siempre considerándola un deslumbrante paraíso del que un día fuimos expulsados. Porque

perder un paraíso es menos insoportable que no haberlo tenido.

La verdad es que en el instituto ganaba una miseria, pero tampoco el trabajo era matador -el período de

matrículas había pasado ya-;por el contrario, me rejuvenecía y me remozaba. Por otra parte, con el pretexto

del horario, dejé de ir a las misas de Ramiro: eso salí también ganando. Acudía sin desayunarme al

instituto y me desayunaba con Elisa, la secretaria: solterona, bienhumorada y amante de los gatos, que

sentía muchísimo no poder llevarse los suyos a la oficina, y que transigía con Trajín «porque tiene cosas

La pasión turca Antonio Gala

25

de gato: es soboncete y egoísta. Quien quiera saber lo que es un perro faldero que venga aquí y lo vea».

Una mañana Trajín desapareció. Lo busqué por todas partes, hasta en los lugares más inverosímiles. El

alboroto que oí dentro de un aula, no lejos de la secretaría, me indicó por fin dónde estaba. Los chicos lo

llamaban por su nombre, jugaban al toro con él, aprovechaban la novedad para subirse encima de los bancos.

El profesor, que era el de Historia, reclamaba inútilmente silencio y atención. En cuanto abrí la puerta,

Trajín, meneando el rabo con una absoluta falta de remordimientos, vino hacia mí y me siguió fuera. A

mediodía me visitó el catedrático de Historia, que tanto me entusiasmaba cuando fui alumna suya.

¿Cuántos años hará ya de aquello? Diecisiete o más. Pues, en contra de lo que era de esperar, ya que el

tiempo había nivelado nuestras edades, lo vi convertido en un viejo. Elisa me había dicho que seguía

soltero.

-Perdone usted lo de esta mañana, don Mariano. -No dudé en piropearlo-: Está usted más joven que

cuando yo galopaba por esos tránsitos.

-Todavía sigues galopando por ellos. Quiero decir que eres la misma: la prueba es que estás aquí; pero

ahora lo haces acompañada por ese endemoniado perro... Siempre se vuelve a los sitios a los que se

pertenece: es lo único que he aprendido de la Historia. Por eso se afirma que los criminales vuelven al lugar

de su crimen.

-¿Tan mala estudiante fui que me compara usted con los criminales?

Miraba por encima de mí, como si viese acercarse a alguien a mis espaldas...

-Eras una chiquilla prodigiosa. Tenías los ojos tan abiertos que con ellos podías devorar el mundo. Nunca

he conocido a nadie (y son muchos años dando clases) de quien me importase menos que supiese o no

supiese una lección. Tú estabas por encima de los textos.

Se reía, y sus ojos continuaban mirando detrás de mí.

-Quizá lo que usted notaba es que me enamoré perdidamente del profesor de Historia.

-No; no de mí. Estabas enamorada de todo simplemente. La vida era un regalo que acababan de hacerte;

no sabias cómo disfrutarlo mejor. Las reglas que te daban para usarla no te satisfacían... En mí viste

a alguien un poquito rebelde y nada más. Fue esa similitud la que te atrajo.

-¿Luego usted lo notó? -Él inclinó la cabeza como para mirar a alguien de menor estatura-. ¿Yo era

rebelde, don Mariano? -Él reiteró el movimiento de cabeza.

Y lo sigues siendo, aunque no lo parezca. Yo, en cambio, si lo fui un día, no lo soy ya. Pero tú lo serás

hasta el final... A la edad en que te conocí hay muchos que en apariencia se rebelan; los que tenemos costumbre

de tratar a adolescentes sabemos que son muy escasos los que persisten. La mayoría son unos

simples egoístas maleducados.

-Pues aquí me tiene usted a mí con un rígido horario, una oficina y un perro. Dígame si cabe menos

rebeldía.

-Desi, Desi Oliván, ¿verdad?: hay ocasiones inesperadas en que, para que el corazón ascienda más de

prisa, se hace necesario tirar el lastre, los horarios y hasta los perros por la borda... Si se te presenta una

ocasión así, tíralo todo: no lo dudes. Yo lo dudé, y mira en lo que he terminado.

Se alejó casi arrastrando los pies por el pasillo de losas grises y blancas.

También conseguí que Ramiro no me fuera a buscar al final de la mañana. Yo volvía a casa, a paso ligero

en el invierno y despacio cuando lució de nuevo el sol, pasados ya los santos capotudos: san Antón, san

Fabián y san Vicente, que menean con sus capas el aire y se llevan la niebla. Trajín, insensible al clima,

olisqueaba todo, marcaba un territorio sin fronteras, se entretenía con cosas increíbles. Yo, procurando no

chocar con la gente a la que ni veía, reflexionaba con cierta vaguedad, e iba comprendiendo que la forma

de dicha que había soñado, y para la que quizá me preparé toda la vida, no la iba a tener nunca. Pero, no

obstante, como no me había muerto, tenía que vivir, y era preferible vivir lo mejor posible y desde luego sin

herirme yo misma. Acaso lo que a mí me sucedía le sucede a casi todas las mujeres: todas, seguramente,

echan de menos algo con que soñaron... Yo tenía que llenar una ausencia que ahora disminuía de tamaño.

Sin darme cuenta ni proponérmelo empecé a ser más cariñosa con Ramiro: le cepillaba las hombreras al

salir; le gastaba bromas por el pelo que se dejaba en peines y cepillos; lo calibraba imparcialmente si lo

veía por la calle, y seguía juzgándolo esbelto y atractivo más que el resto de los hombres. Llegó un día en

que me sorprendí riendo a carcajadas de no me acuerdo qué salida suya.

-Estás abandonando tu discurso interior, Ramiro; estás siendo simpático: te preocupan las cosas de los

otros.

A él le molestaba bastante eso del discurso interior. Yo no aludía a él desde antes de casarnos:

La pasión turca Antonio Gala

26

-Tú tienes una idea dentro de tu cabeza, que te afecta a ti solo y hablas sólo de ella. Si alguien te interrumpe

para referirse a otra cosa, tú urbanamente lo permites y pones cara de atender; pero, apenas se descuida

el interlocutor, tú vuelves a tu tema en el punto exacto en el que lo dejaste. Y esa táctica puedes

emplearla de veinte a treinta veces cada día. Estoy segurísima de que no te enteras en absoluto de lo que

te ha hablado nadie. Y yo menos que nadie.

-No digas tonterías -me replicaba él-. Si mi profesión consiste precisamente en escuchar las latas de los

demás.

-O en hacer que las escuchas. Tú, con tu discurso interior tienes de sobra.

El discurso interior de Ramiro, para mi desgracia, había marcado los limites de mi vida.

A Laura y a Felisa apenas las veía. Nos separábamos casi sin sentirlo; dentro del reducido mundo de

Huesca -«que mira hacia el poniente, no hacia el levante», como solfa decir Marcelo-, pertenecíamos a sectores

distintos: quizá más sus maridos que nosotras; pero ellas tenían por añadidura sus obligaciones

maternales. (Las dos me habían prometido nombrarme madrina de sus segundos vástagos.) De vez en

cuando se acercaban por la secretaría. A mí me punzaba un incierto dolor al verlas con el cochecito a las

dos, o a una de ellas: charlábamos un rato, fumábamos un pitillo y luego se iban a su mundo. Sin embargo

habíamos hecho un serio pacto: el próximo verano viajaríamos juntas, con nuestros respectivos, a un

lugar resplandeciente.

-Yo no quiero países nórdicos -les decía-. Yo no quiero Suizas. Todo eso lo tenemos aquí y más bonito.

Yo quiero un país exótico, donde nos puedan ocurrir aventuras tremendas.

Salvo en lo de las violaciones, ellas estaban enteramente de acuerdo. En mis frecuentes ratos libres, yo

consultaba atlas del instituto; meditaba pros y contras; hacía hasta cálculos económicos, y me enteraba de

las temperaturas y de las fechas mejores, que nunca coincidían ni con julio ni con agosto. Cuando les comuniqué

el resultado de mis investigaciones, las dos soltaron sendas carcajadas.

-Hija, Desi -se reía Felisa-, en mi vida he visto a nadie más convencional. Después de dos meses de

estudio, creí que se te habría ocurrido un país nuevo, de esos que se inauguran cada día en África. Para

elegir Egipto no hacía falta más que mirar un poco para atrás: todo viene de allí...

-Todo, no -me defendía yo-. También están Grecia y Siria y Marruecos...

-No le hagas caso, Desi -intervino Laura-. Nosotras ya lo habíamos tratado: antes que nada, Egipto. Las

tres de acuerdo. Ahora sólo nos queda convencer a esos petardos de maridos.

Los convencimos. Marcelo fue el encargado de la organización. Entre él y la agencia de turismo lograron

que hiciéramos un viaje bastante deficiente; pero, dado nuestro afán por pasarlo bien y nuestra avidez de

espongiarios, no lo recordamos después sino con gusto. Por lo menos, yo. Marcelo y Ramiro nos dieron la

tabarra con sus tomavistas: tenían el convencimiento de que lo que no se llevasen grabado ni lo habían disfrutado

ni existía. Felisa y Arturo, en cambio, se habían hecho con una guía muy detallada y la leían

escrupulosamente ante los monumentos, que en realidad apenas si miraban. Les bastaba comprobar que

eran sin duda aquellos a los que aludía su libro; leían el texto, y buscaban a continuación el siguiente. Laura

y yo éramos incansables.

Al principio, aún sin facturar los equipajes en el aeropuerto, estuvimos de acuerdo en que nuestros compañeros

de viaje eran gente de tres al cuarto, tristes oficinistas y sus anónimas mujeres incultas.

-Eso mismo estarán opinando ellos de nosotros -nos advirtió Laura-. Y ya que vamos a pasar juntos por

fuerza tres semanas, más prudente será poner al mal tiempo, si es de veras malo, buena cara.

Después descubrimos, en efecto, que los oficinistas y sus mujeres eran, por lo general, personas sencillas,

movidas por la curiosidad o por el interés de aprender, que preguntaban sin complejos lo que no

entendían y que a veces ponían a nuestra guía -una muchacha fina, preparadita, pero que, sacada de su

retahíla, se convertía en una gallina desplumada- en verdaderos bretes.

Entre nuestros acompañantes había algunos muy peculiares. Por ejemplo, una señora mayor, que viajaba

con su hija y con su yerno, que se echó a protestar ya en el aeropuerto, y a la que Egipto le caía como

un tiro aun sin verlo.

-Es gente sucia, sin higiene: negros, ¿qué les vas a pedir?

Porque ella quería haber ido a Italia para ver el Moisés de Miguel Ángel; en su casa tenía un álbum de

reproducciones y, según su confesión, lo adoraba. Laura insistía en que el Moisés que la señora quería ver

era la cunita en que Miguel Ángel había sido criado.

Venían también tres hermanas solteras, de edades un poquito avanzadas, que se llevaban entre sí

La pasión turca Antonio Gala

27

admirablemente bien, tenían mucho sentido del humor, y eran afectuosas y educadas. Vivían en una capital

de provincia no muy distinta a Huesca, y eran huérfanas de un médico conocido que les había dejado

su nombre y muy poco dinero. Con ellas solía salir un periodista medio ciego, famoso en la dictadura, que

tomaba nota del precio de todo para incluirlo en las crónicas que enviaba a un periódico de pequeña tirada.

Quien hacía la guerra por su cuenta era una gorda, con andares de oca y pies muy delicados, que se

perdió en el Jan el-Halili por comprar baratijas y tambores para todas sus amistades. Ese barrio, como leía

Felisa, era de origen y trazado fatimí, y a pesar de ser tan laberíntico, se construyó calcándolo de las ciudades

romanas, con su cardo y su decumano como calle principal y transversal, pero con abundantísimas

y enloquecedoras afluencias y diversificaciones.

-Un buen ejemplo de sincretismo -concluía.

Lo cual no nos sirvió para encontrar a la gorda. Costó Dios y ayuda y una hora larga, y fueron las tres

hermanas, estratégicamente distribuidas, las que lo consiguieron.

Mientras los otros cuatro se daban a sus vicios, Laura y yo contemplábamos los atardeceres sobre el

Nilo. Las esbeltas siluetas de los remeros de las falucas, con su elegante pantalón negro ajustado a las

piernas, se destacaban contra el cielo y se reflejaban en el agua. Yo sentía un extraño tirón que me atraía

y vinculaba a aquellos seres de ojos profundos y brillantes y de gruesas pestañas: a aquellas mujeres colosales,

que avanzaban por las aceras como bulldozers, ante las que tenías que apartarte salvo que quisieras

morir apisonada: a aquellos niños sonrientes y pedigüeños y a aquellos baladíes, venidos de no se sabe

dónde a curarse a El Cairo o a perderse definitivamente en él. Rodeada del caos de la ciudad, yo percibía

el latido de su intimidad entre mis manos como el corazoncillo de un pájaro que, después de recorrer el

cielo, hubiese caído sin saber cómo en mi poder.

Esa misma impresión de grandeza y humildad fue la que me produjo también, en el museo, el sarcófago

de Ramsés II. Nadie habría dicho que, en aquel túmulo extraño —cubierto con un terciopelo azul oscuro

y sin lustre, sobre el cual habían cosido tres lotos de tela amarilla, uno de ellos sin flor, ceñido por un alambre

con sellos de plomo para impedir que alguien lo levantase, y situado en una encrucijada de pasillos-,

descansase la infinitud del faraón. Si Laura y yo lo supimos, fue porque nos lo indicó un escritor español

que visitaba el museo con uno de los directores. Se trata de un escritor al que yo admiro, y al verlo me

sobrevino un insuperable deseo de saludarlo. En Egipto tenía en común con él la nacionalidad, y esa coincidencia

me autorizó a acercarme. Él contemplaba aquel túmulo, y le decía algo al que luego nos presentó

como su secretario, mientras tomaba unas notas en un pequeño libro. Yo le interrumpí, pidiéndole

perdón, para saludarlo, y él, como si nos conociéramos de antemano, me dijo:

-Aquí, en este cruce, entre armarios vacíos, yace Ramsés II. Por lo visto, fue a una exposición sobre él

y su megalomanía en París; allí lo descontaminaron y lo desinfectaron en el Instituto Pasteur. Y ya de

retorno, lo pusieron provisionalmente donde está; no lo han vuelto a mover. Qué terribles son las provisionalidades

de las gentes del Sur, nosotros incluidos. Después de esto, amigas mías, ¿qué vanidad cabe?

Se despidió de nosotras y continuamos la visita por diferentes itinerarios. Laura también admira a ese

escritor; pero yo creo que, como dueña de una librería, lo admira más por lo que vende que por lo que

escribe. Ella lo negaría, por supuesto.

Las pirámides de Guiza sobrecogieron a Ramiro, pero por lo contrario de lo que era de esperar: le

parecieron mucho más pequeñas de lo que se imaginaba. Felisa, con su guía en la mano, afirmó que la

televisión estaba acabando con «el placer de los viajes», porque en ella, aislado y bien fotografiado, todo

parece mayor, más imponente y más limpio. Dos días después, Laura decía de la gran pirámide:

-Como ya no nos cuesta esfuerzo verla, apenas si la vemos. Cuando algo se incorpora a la costumbre

(y somos para eso muy rápidos) se transforma en una fotografía. Hemos venido por ella, y ahí está: por fin

nuestra. Pero ¿de verdad es nuestra? Tiene más de cuatro mil años, que la han puesto escarpada y leprosa,

y la han transformado en un monumento a la inutilidad. No sirve para nada de aquello para lo que fue

construida, salvo que fuese construida como un desafío o un espectáculo. Nada sabemos de ella... O sea,

que es todo menos nuestra. Lo único que podemos hacer es mirarla; nunca la entenderemos.

En Sakara (me acuerdo, de pronto, de unos ruidosos arrullos de palomas sobre la pirámide escalonada)

nos montamos en camello, naturalmente para que Marcelo y Ramiro nos grabasen con sus tomavistas.

Felisa, cada vez más gorda, se resbaló de su camello muy despacio, y se dio en la arena una buena culada,

entre las risas de los camelleros, de la gorda de Jan el-Halili y hasta de las tres huérfanas.

-Podía haberme roto el cóccix-dijo muy enfadada, y no nos dirigió la palabra en el resto de la mañana.

Al día siguiente, que era domingo, Ramiro preguntó en el hotel dónde podía oír misa y, sin hacerle mucho

caso, lo mandaron -nos mandaron, porque yo fui con él- a una iglesia copta, situada en una calle estrechísi-

La pasión turca Antonio Gala

28

ma y precedida por un jardincito. En ella, por supuesto, no había misas, pero Ramiro se conformó con rezar

de rodillas y asistir a una extraña ceremonia con muchos cantos y muchísimo incienso.

-Los coptos conservan mejor que nosotros, en sus lugares de oración, el espacio místico que eleva con

más velocidad el alma hacia Dios.

Cuando se enteró de que en aquel mismo sitio fue donde, según la tradición, habitó la Sagrada Familia

en su huida a Egipto, tomó con su cámara hasta las telarañas del último rincón. Para él fue lo mejor del

viaje.

Fuimos en un vuelo, que llamaban doméstico y a mí me parecía sin domesticar, hasta la primera catarata

del Nilo para subir en barco desde allí hasta Luxor. Arturo y Felisa coincidían conyugalmente en que la

mugre era insoportable y en que quizá cogiéramos lo que no teníamos. Cuidaban sus comidas; espantaban

sin cesar las moscas; se precavían contra las infecciones, y vivían en una continua sospecha.

Acabaron por no salir del barco, donde estaban encantados, y por localizar y reconocer los templos desde

él, tras consultar su guía, mientras nosotros bajábamos a la ribera.

Los amaneceres y los anocheceres sobre el agua, y las orillas llenas de una vegetación hermosa y cimbreante,

me ratificaban en mi amor por una tierra a la que veía como una reconciliación para mí, o como

un reencuentro. (Ahora creo que fue una premonición.)

De noche, bajo las claras estrellas, cuando el calor disminuía, nos sentábamos los seis en nuestras

hamacas sobre cubierta, un poco aparte de los otros, y charlábamos con una recuperada complicidad. La

tercera noche hablábamos sobre el amor, antes de que Laura y Felisa, a las que el viaje servia como un

eficaz afrodisíaco, se retirasen a hacerlo en sus camarotes con sus maridos. A ellos se habían insinuado

antes con los pies descalzos y con un descaro que Ramiro encontró lamentable, y que yo envidié y a la vez

me divirtió muchísimo. Laura había propuesto un juego: teníamos que averiguar quién era el amante y

quién el amado no sólo de nuestras tres parejas, sino de las que venían en el viaje y de otras que todos

conociéramos. Según ella, nacemos con el papel de amante o de amado repartido, y ése es el que representaremos

durante nuestra vida entera.

-No quiero decir que unos estén todo el día salidos, pegando saltos como las monas, y otros, imperturbables,

boca arriba. Claro que el amado es un poco amante, y el amante, algo correspondido; pero la

actitud previa y esencial la tiene cada uno señalada. En cada relación amorosa hay, en último término, un

devoto y un dios, un amo y un esclavo; hay quien rompe a hablar y hay quien responde. Para opinar, habremos

de tener en cuenta lo que sabemos y lo que intuimos: el primer golpe de vista es importante.

Pensamos un ratito y comenzamos a votar. No me acuerdo de cuál fue el resultado en otras parejas. Sé

que yo detuve un momento la votación con una duda.

-¿Y si la pareja es de dos amantes, o de dos amados?

-Eso es difícil que se dé -respondió Laura-; pero, en cualquier caso, una pareja de amantes es violenta,

echa chispas y es improbable que dure mucho tiempo; en cuanto aparezca un amado, uno de los amantes

se irá con él. La vida de una pareja de amados puede ser larga, en cambio, porque los dos son acomodaticios

—hizo una mueca de desdén-; pero será bastante sinsorga y más bien sosa.

El escrutinio fue, según Laura, muy desfavorable para ella: salió como amada, con Marcelo como

amante. Felisa fue designada amante, y Arturo, que se quejaba de la votación, amado. En cuanto a mi pareja,

cuyo diagnóstico yo esperaba sobre ascuas, se calificó a Ramiro de amado y a mí, de amante.

-Este jueguecito es una frivolidad -dijo Ramiro.

Por qué nadie querrá que se le considere amado, me preguntaba yo. Después que se levantó la velada,

me quedé en cubierta, cara al anchísimo cielo, idéntico al que tantos amantes y amados habían visto y ven.

Ramiro pretextó el madrugón del día siguiente para despedirse, y me puse a pensar sobre ese grave dilema

del amor. El amante tiene mejor prensa: es el que más sufre; el que más pierde; en el tapete verde se

juega entero contra unos cuantos duros: ganar unos duros a costa de la vida no es ganar. Es el agente, el

provocador, el generoso... ¿Y si fuese también el exigente, el que, cuando se abre la apuesta, sólo aspira

a los duros que el otro arriesga, y, una vez ganados, quiere más, más, y más? ¿Y si, en un momento dado,

el amante tuviese suficiente consigo mismo? El amado es el pretexto del amor, su motivo; ya está en marcha

el sentimiento, ya él no es imprescindible: bastan sus huellas. El dolor, el recuerdo, el temblor del

recuerdo; él ya fue usado. El amante no necesita pruebas; le sobra con su amor, con su amor propio de

amante. El amante llega, inviste y reviste al amado con prendas que él trae: mantos, bordados, oros, velas,

como a un paso de virgen andaluza. Cuando aquello se acaba, recoge sus riquezas y va en busca de otra

imagen que enjoyar, que dorar, que adorar... El amante -razonaba yo- se repone a sí mismo, porque saca

La pasión turca Antonio Gala

29

la fuerza de sí mismo. El amado, que la recibe del otro, la pierde si el otro se va, pierde su identidad, se

deteriora su fe en el mundo y en las promesas infinitas. El amado es irremisible, porque es el reflejo de una

luz, porque depende. ¿Quién es, por tanto, el dios, y quién el idólatra? ¿Quién el verdugo y quién la víctima?

Me hacia perder el sueño un tema que, al fin y al cabo, a mí no me afectaba. No me afectaba entonces.

Antes de abandonar el barco, donde pasamos fondeados un par de noches, nos ofrecieron una fiesta de

despedida. Aconsejaban asistir disfrazados de egipcios y ponían a nuestra disposición maquillajes y ropas.

Ramiro estaba guapísimo, a pesar de haber ganado unos kilos desde que nos casamos, vestido de algo

confuso; con la piel morena y el pelo rubio encarnaba el vistoso resultado de un buen mestizaje.

Admirándolo, yo pensaba que Egipto, para nosotros, había sido demasiado casto. Quizá opinaba lo mismo

una especie de Cleopatra, que creía esconderse bajo un gran antifaz, y que no era otra que la gorda de

Jan el-Halili. Coqueteó con Ramiro durante toda la noche, insinuándosele y ofreciéndosele, a pesar de que

él me utilizó constantemente como escudo protector. Felisa y Laura, que parecían dos coristas de Aida, se

dedicaron a asediar, por juego, a dos muchachos que no habían consentido unirse nunca a los otros participantes

del grupo, y que resultaron ser una pareja homosexual que se llevaba de maravilla, y de la que

me habría gustado saber -porque por sus físicos no resultaba evidente- cuál era el amante y cuál el amado.

A la otra mañana, mientras aguardábamos el avión en el minúsculo y desaseado aeropuerto, le dio a

Laura por hablarnos del discurso de Aristófanes en El banquete de Platón. La culpa fue de Ramiro.

Tomábamos un pésimo café cuando él con un gesto de asco que atribuimos al brebaje comentó:

-Qué repugnancia me inspira esa gentuza homosexual. Les tengo un odio físico.

Los dos muchachos, sin molestar a nadie, entretenían la espera paseando del brazo.

Laura, que se disponía a mojar un dudoso dulce en el café grisáceo, se detuvo y dijo:

-Pues está muy claro, hijo. Cuando amaneció el mundo, los sexos de los seres humanos eran tres: hombres,

mujeres y andróginos; los andróginos eran hombre y mujer a un tiempo. Entonces los humanos tenían

forma esférica, como si fueran dos de los de ahora unidos por el pecho, con la espalda y los costados en

redondo y con cuatro brazos, cuatro piernas y dos caras. Los dos sexos, idénticos salvo en el caso de los

andróginos, estaban situados en las partes exteriores de la esfera. Pero esas criaturas no se portaron bien,

y los dioses decidieron castigarlas disminuyendo su vigor. Las partieron por el eje, en el estricto sentido: de

aquel hombre salieron dos hombres de hoy; de aquella mujer, dos mujeres, y del andrógino, una mujer y

un hombre. Zeus y Apolo tuvieron que realizar unas complicadas operaciones de cirugía plástica para

reducir lo que sobraba: crearon el ombligo como un corcusido que recogiera la piel, y le dieron la vuelta a

la cabeza. Pero, al quedarse aquella naturaleza cortada en dos, se abrazaba una mitad a la otra y se

morían de hambre y de inactividad al no querer hacer nada por separado. Esto obligó a Zeus a compadecerse,

y trasladó desde la espalda las cositas de cada cual a donde hoy las vemos, aunque apenas nos

dejan verlas. Desde ese punto y hora, cada mitad busca con gozo su mitad complementaria; igual que dos

medias naranjas. En consecuencia, los que eran andróginos, buscan el sexo diferente; pero los que eran

sólo un hombre, es decir, más hombres que los otros, y los que eran sólo una mujer, es decir, más mujeres,

buscan la mitad del mismo sexo que les falta. O sea, Ramiro, que yo no me atrevería a descalificar, por no

ser hombres o por no ser suficientemente mujeres, a quienes lo que les pasa es que son distintos de ti precisamente

por lo contrario... Además tú, que eres tan católico, deberlas ser más comprensivo. Creo recordar

que en el Evangelio se dice que son muchas las moradas de la casa del Padre. El Padre no va a ser

menos que Zeus.

Habíamos terminado de desayunarnos, si aquello era un desayuno, y estaban a punto de llamarnos a

gritos para embarcar, cuando Ramiro concluyó:

-Eso lo habrá dicho Platón, o quien sea, desde su paganismo. Pero por la Iglesia está condenado ese

vicio nefando. Y, aunque no lo estuviese, por mucho que tú lo justifiques, a mí me seguiría dando mucho

asco.

Yo lo miré asombrada.

Este fin de semana los niños están tristes: se lo noto en la cara. El niño, que es bastante rubio y blanco

de piel, me observa cuando cree que no lo miro yo. A través de un espejo que hay enfrente del sofá, lo veo

pendiente de mí. Cuando lo llamo, baja los ojos y finge jugar con un pequeño camión. La niña, más morena,

abraza a su muñeca como si no tuviese en este mundo otra cosa más que ella. Me dan pena. Me he

sentado en el suelo y los he llamado junto a mí. Su español es muy cortito, pero he intentado contarles un

cuento, precisamente de Las mil y una noches, devolviéndoles así algo que es más suyo que mío. Noto

La pasión turca Antonio Gala

30

que no me atienden y que sus ojos se dirigen a la puerta del apartamento. Esperan a su padre. Me gustaría

poder decirles hasta qué punto yo también. Supongo que yo no significo nada para ellos, o quizá peor:

personifican en mí la causa de sus pequeños pesares -¿por qué pequeños?- de hijos de padres separados.

También me gustaría decirles hasta qué punto ellos significaron, y significan aún, una desgarradora

llaga para, mí; decirles qué feliz sería yo si ellos no existieran. (Lo mismo que con su desvío me están

diciendo ellos.) Pero hoy los veo muy tristes. La tristeza de los niños provoca en mí una tremenda desolación...

Tomo a la niña y la aprieto contra mí como ella aprieta a su muñeca. No sé qué hacer para distraerlos.

Sentados los tres sobre el precioso kilim de color burdeos, nos sentimos juntos y solos. Ni ellos a

mí, ni yo a ellos, nos habríamos conocido sin Yamam. Él es nuestra única comunicación: no en vano

Yamam quiere decir el único.

Qué larga se está haciendo la tarde. Me asomo a la ventana apaisada del salón y veo el aparcamiento

no demasiado lleno hoy sábado.

-Aquí hubo un jardín -me dijo Yamam el primer día.

¿Quién iba a pensar que mi paisaje cotidiano de esta ciudad tan soñada, tan llena de un aura de majestad

y misterio, la más codiciada de todas las ciudades de la Historia, sería un aparcamiento? Sonrío, ya que

no puedo hacer otra cosa. Abro la ventana, subo a los niños en dos sillas y nos ponemos a seleccionar

coches, a preferirlos, a cambiarlos. Con el ruido del exterior no hemos oído abrirse la puerta. Llega Yamam

y nos abraza a los tres.

Fue precisamente por la terrible prolongación de las horas desocupadas por lo que decidí trabajar en

Huesca, y por lo que pronto tendré que decidirlo aquí.

El aburrimiento de aquella ciudad y el de la secretaría del instituto (que tenía sus altos y sus bajos, sus

tensiones y sus dificultades, pero sólo si se miraba de cerca y día por día) hicieron que el año siguiente al

viaje a Egipto se pasase muy rápido. Cuando llegaron de nuevo las vacaciones de verano me cogieron

desprevenida. Parece que el aburrimiento extiende el tiempo como si fuera de goma y lo hace insoportable.

Pero sólo si se le soporta mientras transcurre; una vez transcurrido, como nada trascendental sucedió, se

funden uno y otro y otro aburrimiento, y producen una pieza única, a la manera de un patchwork, en la que

nos envolvemos sin distinguir los pedazos, y allá van idénticos los días como las semanas y los meses.

Lo más destacado que ocurrió en aquel curso fue que Trajín ejerció por primera vez sus funciones sexuales.

Una niña del piso de abajo de la casa nueva, entusiasmada con el perrillo, había conseguido que

sus padres le regalasen una téckel. El pretexto para ello fue una larga gripe que degeneró en un leve

trastorno pulmonar. Como hubo de hacer reposo y dar luego grandes paseos por la montaña, se encaprichó

con tener una pequeña camarada. Al segundo celo de la perrilla, el padre, lleno de excesivas precauciones,

me preguntó en la escalera si yo tendría inconveniente en cruzar a Berta (tal era el nombre de la téckel, no

de la niña) con Trajín. Subió Berta, rubia y con cara de pícara, y antes de que su dueño y yo nos hubiésemos

tomado el primer café, quedó enganchada con Trajín, del que me sentí de repente tan orgullosa como

si fuese mi hijo. Quizá temía, no sé por qué -o sí lo sé- que hiciésemos los dos el ridículo. La pequeña Berta

tuvo cuatro cachorros tan graciosos que yo iba desde el instituto, a media mañana, para disfrutar de ellos

y para que Trajín fuese conociendo a su prole. Pero Trajín olía a los cachorros con total indiferencia. A los

dos meses, escogí un machito -al que tenía derecho- y se lo di a mi padre. Yo suponía que cada vez se

encontraba más solo en la cerería y en su casa, y cada vez menos necesario. Quizá una vida diminuta, tan

subordinada a la suya, al requerir su compañía, le diese compañía. Como el cachorro había salido a la

madre, y era rubio, mi padre le puso, con cierta grandilocuencia, Toisón,

Desde Semana Santa proyectamos el viaje del verano las tres parejas juntas. Resolvimos casi de común

acuerdo, a pesar de las protestas de los higienistas, ir a Siria. A mí me atraía Alepo desde que leí en el

bachillerato el Otelo, que habla de un turco de allí mientras se degüella. Y Damasco fue una de las ciudades

veneradas de mi niñez... Era como si el destino, en anillos concéntricos, estuviese atrayéndome

hasta donde él me aguardaba sentado. Por parte de mi madre tengo sangre andaluza; quizá era ella la que

me empujaba, o quizá fuese, la mía propia anticipándose: la sangre sabe mucho más de lo que nos

creemos, pero sólo en contadas ocasiones nos dejamos llevar por sus impulsos.

Para mí Siria fue un gran deslumbramiento. En la secretaría, tan pacífica de ordinario, había leído mucho

sobre su historia. Desde un extremo del Mediterráneo volábamos al otro extremo. Desde una tierra que es

el rabo sin desollar de Europa y que tiene tanto de África, volábamos (para mí sería un ensayo general) a

otra tierra, también al borde de Europa y en el dintel de Asia. De nuestras mezquitas transformadas en cat-

La pasión turca Antonio Gala

31

edrales volábamos a sus catedrales transformadas en mezquitas. De nuestro amontonamiento de culturas,

al suyo. Un médico sirio, compañero de Arturo en la universidad, hablándonos de su país, nos dijo:

-Agradezco la devolución que nos vais a hacer de nuestra visita. Los sirios venimos aquí hoy para aprender

de nuestros abuelos españoles.

Lo cierto es que ellos son los abuelos de todos: allí está la cuna del hombre, cuando aún Babel no había

diversificado las lenguas y las razas. Allí están las primeras ciudades del mundo; el honor de ser la primera

se lo disputan Hama, Damasco y Alepo: las tres son sirias.

En Hama, sobre cuyo solar se han sucedido docenas de ciudades, me hicieron llorar las crujientes norias

que juegan con la luz y el agua del Oronte. Fue en un atardecer color de rosa: el mugido del agua tenía ese

color y la luz del poniente se escuchaba. La colina de Alepo, la Cris, donde acampó Abraham, estaba formada

por los escombros de las civilizaciones mucho más antiguas aún que él en ese sitio. Y Damasco, versátil

e invariable, viva como la vida, más adaptable a ella que Roma y que Bizancio (al escribir Bizancio me

ha temblado .la mano), es la constante superviviente de sí misma...

Casi todo eso es lo que yo había leído. Hoy, en el primitivo cementerio de Alepo, hay un campo de fútbol;

dentro de su gloriosa ciudadela se hace teatro; frente al lienzo de la muralla de Damasco por donde se

descolgó san Pablo, recuperado ya de su ceguera, hay un parque de atracciones... A pesar de todo, por

debajo, todo queda. Un día en que el sol calentaba de manera especial, visitamos Ugarit: entre sus ruinas

duermen tres mil quinientos años; de allí salió el primer alfabeto del mundo. Laura compró su reproducción

en una tiendecita: una especie de dedo índice de arcilla con treinta menudos signos grabados. Laura, la

librera, con aquella reproducción entre sus manos, se echó a llorar.

-No seas tonta -le decía Marcelo-. Mira ahora por lo que le da... Si lo sé, no venimos.

A Ramiro lo que le emocionó fue ver la columna sobre la que san Simeón del desierto, el Estilíta, ese

cochino, vivió cuarenta y dos años arrojando inmundicias a sus semejantes. Se halla entre templos en una

de las numerosas ciudades muertas.

-Todo esto -murmuraba- es como hacer unos ejercicios espirituales. Como leer el Kempis: todo pasa

«como las nubes, como las aves, como las sombras».

Lo decía tan ampulosamente como si estuviera recitando a Amado Nervo. Mientras, yo pensaba en

aquellos titanes que habían construido sus edificios para la eternidad. Porque nada-ni el amor, ni las guerras,

ni la vida-.iban a ser nunca distintos de los suyos... Y nada quedaba de lo que hicieron más que el

asombro. Cómo Ramiro no se daba cuenta de que los dioses habían pasado y se habían ido, unos detrás

de otros, sin dejar más rastro que aquello que en su nombre habían hecho los humanos: unos humanos

tan efímeros como ellos, pero no más.

Eso seguía, pensando cuando nos levantamos antes del amanecer en Palmira, para ver los primeros

rayos del sol acariciando las esbeltas y doradas ruinas dentro de aquel oasis. El gran templo de Bal, las

torres funerarias, las tumbas, los palacios caídos, las calles, el mercado, el foro, el teatro, el desierto

acechando alrededor... ¿Qué quedaba de todo? El sol y el viento. Los seres humanos -me decía. yo sin

comentarlo con Ramiro- inventaron a sus dioses, y les dieron unos nombres y unos cultos. Todos los dioses,

en definitiva, fueron sólo un dios: la sed de sus adoradores frente a la sed de sus enemigos. Porque el

hombre, no los dioses, es el peor enemigo del hombre; para protegerse de él mismo los inventan.

Yo notaba algo decisivamente fraternal en aquel viaje. Como si los árabes andaluces murmuraran dentro

de mis venas incomprensibles oraciones. Nada muere del todo; el olvido no existe. Creí entonces, y hoy

lo sigo creyendo, que estamos hechos de lo que en apariencia olvidamos... Antes de acostarme me miraba

en el espejo del baño en los hoteles, y me interrogaba: ¿de dónde vienen estos ojos oscuros, este

pliegue tan singular de los párpados, esta boca tan voraz, este pelo negrísimo, este furor por seguir viva a

pesar de todos los pesares? Comprendía a la reina Zenobia de Palmira, la sentía más imperecedera que

las derrocadas columnas de su casa, más viva que yo misma. Y entonces, mirándome a los ojos, confiaba.

«Queda tiempo aún -me repetía en voz muy baja-: espera.» De alguna forma, tenía razón Ramiro: también

para mí aquel viaje fue provechoso como unos ejercicios espirituales.

Nunca he podido comer sola: se me hace un nudo en el estómago. Cuando en Huesca no tenía más

remedio que hacerlo, ponía de cuando en cuando una docena de huevos a cocer; llegada la hora, comía

un huevo duro y un yogur, y de pie, para no darme cuenta que estaba comiendo. jamás me ha gustado

aprovechar que tenemos un agujero en la cara para echarme por él cosas con tenedores, cucharas y vasos.

Si no tengo enfrente a alguien con quien hablar o a quien atender, no como. Trajín y yo comíamos en un

La pasión turca Antonio Gala

32

minuto, cada cual su pitanza; al acabar, él, de pie también, rebañaba con la lengua mi tarro de yogur. Aquí

me pasa igual... Peor, porque no está Trajín. Cuando estoy sola lo echo mucho de menos. A él y a Yamam;

pero mi perrillo no vendrá. Yamam, aunque tarda siempre, aunque siempre viene después de la esperanza,

cuando ya se ha acabado mi paciencia acaba por llegar. Ahora, por ejemplo.

Ramiro, mi marido, al que ya me unía una aceptable amistad, empezó a perder pelo y ganar peso. Su

esplendor de unos años atrás se volvió un tanto opaco. Quien lo conocía después aún le tomaba por un

tipo magnífico; pero los que lo vimos en su punto culminante, si girábamos la cabeza y recordábamos lo

que fue, no dejábamos de sentirnos consternados. Como Laura dijo una noche:

-Las personas que tienen un cuerpo modelo son las que, si se descuidaran, serían gordas. El secreto de

la belleza es la medida justa de las formas, no estar delgados como espátulas, y para que las formas sean

bonitas han de embridarse; en cuanto se desbocan aparece la deformidad.

-Si lo dices por mí-comentó Felisa, que siempre se daba por aludida-, te lo agradezco. Pero es una

observación que me llega demasiado tarde. -Suspiró-. De todos modos, gracias por recordarme que no

hace tanto estuve como un tren.

Aunque Ramiro se había anticipado, hay una edad en que los hombres aspiran al placer de la comida y

al de estar rodeados de ciertos lujos, más o menos asequibles. Acaso a falta de otros placeres, Ramiro se

entregó a ésos. Se preocupaba en serio de que la casa estuviese bien puesta, de que hubiera flores -sobre

todo cuando teníamos invitados-, de que la comida fuese exquisita y los vinos, bien seleccionados por él.

-El único consuelo que nos queda, en esta civilización tan rácana que nos ha tocado, es la calidad de

vida.

A veces todo aquello resultaba un poco chocante para los que nos conocían de tiempo atrás. A Ramiro

lo acusaban de esnob. Yo no le recriminaba esa actitud; siempre he creído que cada cual debe hacer, sin

daño para nadie, lo que le apetezca en cada instante.

Fue por entonces cuando se compró aquel coche. Era bastante llamativo: por la marca, por el tamaño,

y por un color plata que lo hacía único en Huesca y muy visible. «He visto a tu marido en la plaza López

Allúe.» O «Ramiro estaba delante del hotel». Y qué hará allí, me preguntaba. Hasta que caía en que era el

coche lo que veía la gente. La verdad es que a mí no me agradaba estar tan localizada en una ciudad como

Huesca, donde ya es de antemano difícil desmarcarse; pero no me opuse -ni siquiera se me ocurrió- al

capricho de Ramiro.

Lo peor del coche es que podía ponerse a una velocidad endiablada. Yo sé lo que es ese transporte -en

la acepción real y en la alegórica- de la velocidad. Lo he sentido con Ramiro algunas tardes en que

salíamos de la ciudad camino del parque de Ordesa o de la frontera, o llegábamos a Zaragoza en media

hora escasa, dejando atrás, vistas y no vistas, las canteras de Almudévar, con la excusa de una película o

de una merienda o de una visita. Yo siempre le rogaba que no corriera tanto: sin embargo, en el fondo me

gustaba correr tanto como a él.

A todo esto Felisa me había venido hablando -hasta la pesadez- de una echadora de cartas asturiana,

llamada Celina, a la que ella consultaba en algunas circunstancias. Como no teníamos muchas distracciones,

me pareció divertido que me adivinaran el porvenir. No es que yo crea en videncias, pero tampoco

dejo de creer; admito la posibilidad de que alguien sea capaz de asomarse por un resquicio al futuro, o de

que tenga más poderes que el resto, o que las cartas u otro cualquier procedimiento sean vehículos por los

que se transmitan determinadas advertencias. Felisa me condujo a la casa. Cuando Celina me hizo una

seña para que entrara en el sanctu sanctorum, se quedó en el saloncito -que era bastante cursi y lleno de

piel falsa y macasares- esperándome.

La cartomántica era una mujercita limpia, menuda, con el pelo blanco muy atusado, la tez sonrosada y

un traje negro con algunos brillos y cuello y puños de color marfil. La habitación donde iba a hacerme la

lectura era muy pequeña también: cabían una mesa camilla, dos silloncitos y poco más. A un lado, sobre

una repisa, un Corazón de Jesús y dos velas encendidas; sobre la mesa, un tapete circular de macramé y

una pantalla. Hablamos unos minutos. Me preguntó si era de Huesca, si creía en las cartas, si toda mi familia

era aragonesa... Después, producida la impresión de sensatez y de llaneza que pretendía, apagó la luz

del techo y dejó la de la pantallita que alumbraba la mesa. Entonces vi mejor sus manos, muy pálidas,

gordezuelas, con venas azuladas y uñas pulcras y con un esmalte transparente. Llevaba en la derecha un

La pasión turca Antonio Gala

33

anillo con un rubí cuadrado. Sacó la baraja envuelta en una seda morada; quitó el tapete, y cubrió la mesa

con otra seda igual. Me mandó barajar; recogió el mazo de cartas y lo igualó con dos golpes muy sabios.

-Corte con la mano izquierda. -Lo hice-. Toque los dos montones.

Después distribuyó en varios montoncillos las cartas y fue descubriendo la primera de cada montón.

-Permítame decírselo, señorita (o mejor, señora, ¿no?): usted no es muy feliz. Pero no va a pasar mucho

tiempo sin que esta situación cambie... Hay en su vida un hombre rubio y otro moreno. Créamelo; eso se

dice siempre, pero en su caso está clarísimo: a mí misma me desconcierta verlo tan claro... Y hay, o habrá,

una mujer cercana a usted que no le profese mucho afecto... Veo viajes. En uno de ellos aparece el hombre

moreno. Al rubio le sucede algo -es como si fuese en otro viaje-, y hay un peligro, pero lo supera. Bueno,

hay en realidad dos peligros: el físico lo supera; el otro, esta carta me dice que no -tenía en la mano un

cinco de espadas-, porque esta carta es de él, no de usted... El as de bastos marca una nueva etapa en su

vida: aquí está. Usted va a tener muchas satisfacciones; va a parecerle mentira lo que ahora está viviendo...

Ésta -levantaba con desgana una sota de copas- no me gusta mucho. Tiene que tener cuidado con la

vida a la que se lanza... acompañada -subrayó la palabra-. ¿No tiene usted hijos? Yo estoy leyendo aquí

que los tendrá. No me gusta esta carta -insistió tocando con un dedo la sota-. Económicamente, mucha

suerte, viene un tiempo buenísimo. Y la salud, espléndida. -Levantaba cartas con solemnidad-. Otro as -era

el de espadas-. Su vida no es de términos medios, señora. Va usted a conocer los extremos de todo -me

miraba a los ojos-: esperemos que sea para bien. Pero usted va, casi sin mirar, hasta las últimas consecuencias:

qué valiente. Ve usted, el as salió invertido: eso querrá decir que tendrá descendencia.

-¿Tardará mucho?

-¿El hijo? Esta carta me dice que no. Sin embargo, debo decirle que yo no calculo con mucha precisión

el tiempo. Lo mismo que puedo garantizarle que sucederá lo que le digo, no puedo predecir si tardará un

año o acaso un poco más... El rey de oros asegura que el parto es feliz. Vamos á olvidar este nueve de

bastos...

-¿Por qué?

-Porque no siempre las cartas casan bien unas con otras. Son como las personas: en ciertas condiciones,

se contradicen... ¿Tiene alguna pregunta concreta que hacerme? -sin esperar mi respuesta añadió-:

Baraje usted de nuevo.

-¿Me puede ampliar algo sobre el hombre moreno? -pregunté, mientras repetía la primera operación.

Celina descubrió y sostuvo en la mano un caballo de copas:

-Lo conoce en un viaje. Influirá en su vida, vaya si influirá. No es de aquí, creo. -Levantó un siete de

oros-. Es positivo para usted, por de pronto, en el aspecto económico. -Una sota de bastos.- Me permito

advertirle que se trata de una persona muy especial, señora: muy especial y definitivo. Al menos, para

usted.

-Un ocho de copas-. ¿Me atrevo? Sí; me atrevo a decir que tendrá amores con él. Seguro. -Bajó la voz-.

¿Otra vez el as de espadas, y ahora? Amores, sí... Hasta el final. Hasta el final. -Me miró con curiosidad.

En sus ojos habla una chispa como de admiración. Sonrió-. Quizá hemos hecho esperar demasiado a doña

Felisa -concluyó, amontonando las cartas antes de levantarse.

El 21 de marzo, el mismo día en que comenzaba la primavera, me telefonearon desde el hospital:

Ramiro habla tenido un accidente de consideración. El coche estaba destrozado, a la izquierda de la carretera,

a la altura de las canteras de Almudévar, y unos convecinos que venían detrás lo reconocieron y

avisaron a una ambulancia. Salí, dejando a Trajín en mi dormitorio. Todavía no había empezado a

anochecer.

En el hospital me recibió Arturo, a quien unos compañeros le habían dado la noticia.

-Está en muy buenas manos. La recuperación será larga, porque tiene un golpe en la columna vertebral.

No te asustes por la herida de la cara; eso es lo de menos: la cirugía plástica hace hoy milagros y lo

resolverá... Y no te hagas mala sangre, querida Desi, que tienes marido para rato.

Entré en la UVI. Ramiro seguía sin conocimiento; tenía cerrado el único ojo que se le veía. Las vendas

le ocultaban la cabeza y me pareció que yacía sobre un lecho de escayola. Le cogí la mano; estaba llena

de arañazos. Daba la impresión de que no le quedaba parte sana en el cuerpo.

-¿Puedo estarme aquí?

-Es mejor que salga usted, señora. Aquí no podrá hacer nada. Cuando vuelva en sí la llamaremos.

En el pasillo me esperaban Laura y Felisa. Felisa me abrazó y se echó a llorar. Laura la reprendió.

-Eres tonta. Desi va a creer que Ramiro está peor de lo que está. -Me acarició la cara-. He hablado con

La pasión turca Antonio Gala

34

Zurita, que es el traumatólogo de la residencia, y me ha tranquilizado. Tenía una operación, por eso no está

aquí; pero me encargó que te transmitiera su absoluta confianza en que todo irá bien. La cosa podría haber

sido mucho peor.

-Los médicos dicen siempre lo mismo.

-Y siempre tienen razón.

Era de madrugada cuando salió del coma. Continuaba lleno de tubos, de sueros, de apósitos, pero me

habló.

-No pasa nada, Desi. No sé cómo fue. Era una recta...

-Deja eso ahora. Descansa. No tienes que hacer más que recuperarte. En medio de todo, hemos tenido

suerte.

Dejé mi trabajo en el instituto. Hablé seriamente con Trajín, que no se acostumbraba a quedarse solo.

Acabé por llevarlo con mi padre, aunque al viejo le fastidiaba, porque el sinvergüenza enseñaba a su hijo

toda clase de trapacerías y perfidias. Yo me pasaba el tiempo junto a la cama de Ramiro. Fueron días largos,

en que no estaba en realidad en ningún sitio.

Por fin, me autorizaron a llevármelo a casa. Él, que no había estado mal nunca, era un pésimo enfermo:

malhumorado, chinchoso y quejica. Sólo cuando venían sus jefes a verlo desde fuera se ponía encantador

y se hacía el resignado. También con el padre Alonso que, desde el primer momento, se ocupó de atenderlo

-sólo espiritualmente, claro- y de que escuchase por televisión la misa del domingo. A mí, con su voz

suavona, me recomendaba paciencia.

-A Ramiro debería usted recomendársela. Es el paciente más impaciente que yo he visto en mi vida.

Se instaló en el cuarto una carpa articulada para que yo pudiera incorporarlo sin que se moviera. Las

semanas y los meses transcurrieron pesados como siglos. Y se sobrentiende que aquel verano no realizamos

nuestro viaje anual. Laura y Felisa se solidarizaron en parte con mi inmovilidad, y decidieron pasar

sus vacaciones en Cádiz, mitad en la sierra, mitad en las playas. Regresaron contando maravillas.

-Nos debían obligar a conocer nuestro país antes de salir fuera de él -le decían a todo el mundo.

Yo, para dejar más espacio a médicos y curas (curas en todos los sentidos), me llevé a mi habitación

todas mis cosas: la ropa, los libros, los recuerdos de antes de casarme... Se convirtió en una habitación de

soltera, y allí hacía mi vida cuando Ramiro descansaba. Me transformé en una sacrificada enfermera que

utilizaba para recuperarse (también en todos los sentidos: en el del reposo y en el del reencuentro) sus cortas

horas libres. Si Ramiro se quedaba. dormido, yo, con un dedo en los labios para advertirle a Trajín -otra

vez en casa- que no hiciera ruido, salía de puntillas de su cuarto y me iba al mío, que era mi reino y mi refugio.

Sólo con entrar en él me sentía mejor.

No hubiese cambiado por nada esas horas o esos instantes de soledad, en que fantaseaba como una

niña que aún no hubiera empezado la ardua carrera de la vida; en que inventaba personajes y soñaba

despierta, apoyada en los libros que leía con más glotonería que nunca. Me busqué una mecedora y no es

que me traspusiera con su balanceo, sino que me introducía en un país secreto, mío en exclusiva, que no

había intuido hasta entonces, y que valoraba más cuanto menos -y a ratos perdidos- podía disfrutarlo. Con

Trajín a mis pies, adujado y dormido, me movía adelante y atrás, ya el libro en las manos ya en la falda, ya

la cabeza inclinada sobre el libro ya sobre el respaldo, un poco fuera de mí y un poco dentro, hasta que

Trajín oía -o presentía- algo en la habitación vecina, y yo me levantaba para volver al tajo.

El oído de Trajín tenía más de vaticinio que de otra cosa. Con frecuencia, cuando llegaba al cuarto de

Ramiro empezaba a despertarse, y él creía que no me había movido de su cabecera.

-Deberías salir. Deberías recibir a tus amigas. Te estás marchitando aquí, a mis pies.

Eso opinaban todos:

-Desi se está portando con una abnegación insuperable.

El mismo padre Alonso me dijo dándome golpecitos en la mano:

-Eres una santa. Una santita. Te pongo de ejemplo a mis penitentes.

Todos ignoraban que, desde la época de m¡ adolescencia, nunca me había sentido más satisfecha y más

cumplida. Como un gusano de seda dentro de su capullo en vísperas de su misteriosa liberación.

Es verdad que, de pronto, sin la menor noción del porqué, me sobrevenían momentos de desánimo y

ganas de echarlo a rodar todo. Momentos en que consideraba que nada merecía la pena, y que mi vida era

tan dispersa como las cuentas de un collar cuyo hilo se ha roto. Entonces volvían a abrumarme las cuestiones

que parecían para siempre rechazadas. Entonces se levantaban mis sentimientos más elementales

y más femeninos: la certidumbre de que alguien me echaba a faltar y me estaba buscando con pasión -no

La pasión turca Antonio Gala

35

sabía quién, ni dónde, pero no era Ramiro-, que era urgente que apareciese yo, mientras en aquella casa

mortuoria se deshojaba y perdía un tiempo irremediable; el hondo deseo de saberme deseada, de ver en

unos ojos brillar la ansiosa codicia del varón, esa codicia que te toca como si fuese una mano; la urgencia

de abandonar, en unos hombros fuertes, mi carga de desgracia y de soledad...

Había recibido una carta de Pablo Acosta. Enterado del accidente de Ramiro, me escribía desde

Norteamérica, donde estaba por razones de su profesión, quitándole importancia y dándome ánimos. Me

mandaba besos para Trajín, «que es mi representante al lado tuyo, y estoy segurísimo de que se porta contigo

tan bien, por lo menos, como querría poder portarme yo».

Cuando Ramiro mejoró y pudo levantarse, yo cogía a menudo a Trajín y nos dábamos largos paseos por

las cales a la ventura. Hasta el extremo de que casi siempre tenía que preguntar a un transeúnte por dónde

volver a casa. Las calles estaban mojadas por la lluvia y veía reflejarse las luces como clavos ardientes, o

veía el sol dentellear a ocaso, con luces anaranjadas, en los cristales de las fachadas que daban a Oeste.

Sentí como nunca la fascinación de la calle; la libertad de andar sola junto a trotecillo de Trajín, seducido

por esta nueva vida: la sensación de anonimato por los barrios desconocidos, interrumpida a veces por

alguien que me saludaba, o por alguien que comentaba -supongo- mi locura de andar y andar sin propósito

alguno.

Unas veces, a tuntún, me dirigía a las zonas llamadas residenciales, que siempre había entrevisto desde

el coche. Otras, a los barrios más humildes. Descendía, por ejemplo, a la Porteta de San Vicente, mirando

bien el pavimento para no desnucarme, y desde la ya inexistente muralla, cruzado el río, me dirigía al barrio

del Perpetuo Socorro, donde nunca había estado, y paseaba allí por sus anchas aceras desgarbadas.

O visitaba a mi padre en la cerería, y nos entreteníamos viendo entretenerse uno con otro los dos perros,

hasta que escuchaba las campanas del cercano monasterio de la Asunción. O recorría mis itinerarios infantiles

predilectos: los que zigzaguean por las callecitas que suben y bajan alrededor de la catedral: Doña

Petronila, Doña Sancha, Alfonso de Aragón... Allí vivían ya casi sólo gitanos, y ladraban muchos perros al

paso de Trajín. Siempre me encantó ver los plátanos en ángulo de la placita de los Fueros, y la de hizana,

con sus seis acacias y su farola también triangular, a la que bajaba por Pedro IV para sair por la cale de

Sancho Abarca a la antigua plaza del mercado...

Qué curioso que ahora, al recordarlo, es cuando caigo en la cuenta de lo que hacía, de mis estados de

ánimo de entonces, o de mis depresiones y de sus consecuencias. Durante aquellos meses no analicé; tuve

que conformarme con ir viviendo como me dejaban y con defenderme lo mejor que podía. Y aprendí en los

libros -más por la deducción que por la lectura- dos verdades: cuántos hombres han escrito sobre el alma

de la mujer sin entenderla, -y que en mis circunstancias se halla la mayoría de ellas. Todas las que lo están

giran los ojos en torno suyo por si encuentran la dádiva del amor. Lo hacen sin advertir que lo hacen. Si

son vulgares, caen en manos de unos y de otros; si son -me arriesgo a decirlo- como yo era, son ellas mismas

las que se lanzan a amar con enardecimiento, con una entrega y con una exigencia que sólo puede

explicar su descompuesta suerte anterior. Éstas apenas necesitan una disculpa para ponerse en pie y

avanzar hacia lo que entienden que es su destino: una disculpa que cualquier hombre puede suministrarles.

Yo sabía qué peligrosos eran tal estado y tales circunstancias para mí. Por eso, cuando los demás me

alababan, yo sonreía en silencio, y acabé por alejarme de ellos adentrándome en mí misma. Sólo un fragmento

de mi vida consideraba que era bastante parecido al que estaba pasando: cuando me sobrevino por

primera vez la menstruación, y yo asumí -sola, entre mi padre y mi hermano, sin ninguna amiga intima

todavía- la certeza horrorosa de un riesgo, y recurría a mi madre recién muerta y no recibía ninguna claridad.

Entonces, como en esta segunda ocasión, me supe aislada, indefensa y fuerte a la vez, generosa y

egoísta, y algo en mí -una voz que di en pensar que era la de mi madre- me instaba: «Vive, tú vive. La principal

obligación que tiene cualquier ser vivo es ésa. No consientas que nadie te lo impida».

Ramiro, por fin, pudo retornar a su trabajo. Usó, durante unos meses, un bastón para darse seguridad.

Había perdido aún más de su atractivo, y ahora definitivamente. Me pareció, al verlo de pie, muy desmejorado.

Las bolsas en los ojos, las mejillas surcadas por arrugas, la gran cicatriz que le cruzaba el rostro y un

leve redondeamiento de las caderas me sorprendieron a la brusca luz del exterior. Mientras estuvo en casa,

en el escenario cotidiano y aliado, no lo noté.

El primer día que salió fue para oír, rodeado de los amigos más próximos a quienes hablamos invitado,

La pasión turca Antonio Gala

36

una misa de acción de gracias que celebró el padre Alonso en San Pedro el Viejo. Era a principios del

otoño, una mañana límpida. Todavía flotaba por el aire la tibia bocanada que el verano concede antes de

despedirse. Yo llevaba a mi marido del brazo, y me pareció que acompañaba a un hombre muy mayor, al

que me unían hondos lazos de afecto, pero con el que nunca habla vivido un amor reciproco.

Esto era así, tenía que aceptarlo; no valla la pena darle más vueltas al asunto.

La pasión turca Antonio Gala

37

Segundo cuaderno

Hoy empiezo un segundo cuaderno, y sé menos que nunca para qué. No he releído lo escrito, pero

supongo que será como el vuelo de una de esas falenas de la noche, que van achicando sus círculos hasta

quemarse en la luz que las atrajo desde lejos.

Ayer, sentada en un banco bajo un gran plátano que hay cerca de los jardines de la universidad, junto

al pasaje de los Libreros de Antiguo, oí cómo el viento provocaba el roce de dos ramas y producía un sonido

chirriante. Me vino a las mientes otro igual: el que hacía un columpio de mi infancia campesina, durante un

verano dorado y ya imposible, que mi padre colgó para mí cerca de la puerta trasera de la casa de

Panticosa... Mi falda subía y bajaba al vaivén del columpio, y yo reía nerviosa, y miraba acercarse y retirarse

las ramas, la cara de mi padre, el muro de la cerca, hasta que el lazo que llevaba en el pelo se

desprendió y voló un segundo en el aire y cayó como una mariposa también muerta. Sin embargo, las cosas

que nos suceden no tienen para nosotros verdadero sentido hasta después, cuando son ya inmodificables

y nos han dicho para siempre adiós. ¿Tengo yo algo que ver con aquella niña? ¿Era aquella niña de verdad

feliz? ¿Qué opinaría Pablo o mi hermano Agustín de ella? ¿Soy feliz ahora? ¿Importa más la felicidad,

o importa más la vida? Quizá esté hoy en uno de esos instantes bajos, de desaliento, que en la época del

accidente de Ramiro me embargaban; pero no me enteraré con certeza hasta que haya pasado. Y entonces

será inútil saberlo: el hecho de haber sido pasajero no me servirá de consuelo ya. Ninguna dicha de

mañana es capaz de borrar la desdicha, real o imaginaria, de hoy.

Lo mismo pensé ayer cuando, habiéndome levantado para regresar, interrumpió mis recuerdos un hecho

lamentable. De la universidad salían unos treinta estudiantes custodiados por unos cuantos policías. Se

cruzaron conmigo, jóvenes y serenos, sin violencia alguna ni en sus actitudes ni en sus rostros, y montaron

en un autobús, que arrancó rompiendo con su sirena el aire. En seguida la voz del almuédano volvió a

romperlo con su llamada a la oración. Ni las palomas de la plaza, que cubren como frutos las copas de los

árboles, ni los abundantes vendedores de cualquier cosa instalados en ella se conmovieron con la detención

de los muchachos ni con la llamada del almuédano; el aire, sólo el aire.

Mi puesto en la secretaría del instituto había sido cubierto; por otra parte, yo ya no disponía de tiempo

para mí. Aprendí a conducir con mucho esfuerzo, porque no estoy dotada para la mecánica. Compramos

un coche corriente, y yo llevaba y traía a Ramiro de la oficina a casa y viceversa. Fue el tiempo en el que

más paseé. Había días en que, desde la entrada a las nueve, hasta el mediodía en que recogía a Ramiro,

me dedicaba a andar. A veces incluso Trajín, tan aficionado a callejear, con los ojos o con algún ladrido se

me quejaba. Me convertí en un preso al que se le da libertad a ciertas horas, y que ha de presentarse a

otras fijas ante una autoridad que sella sus papeles. Hablaba con muy poca gente; elegí calles donde no

viviera nadie conocido. Entraba en mercados lejos del centro, o en las vetustas tiendas donde ya nadie

compra, o iba al mercadillo de zapatos o de telas de la plaza de los Tocinos. A lo mejor pasaba de prisa por

la librería de Laura, que se había ofrecido a pagarme un sueldo si la ayudaba por las mañanas; lo rechacé:

yo quería estar sola, desenvolverme sola, no fingir más. Y no sabía por qué, ni me lo preguntaba; ni sabia

en qué pensaba, ni si pensaba siquiera... Aquel tedio de antes no lo sentía ya. Era como si me hubiese liberado

-no con una sacudida de hombros, sino del pensamiento- de la carga pesadísima que todavía gravitaba

sobre mí, pero ya con la seguridad de que su peso iba a aminorarse. Como si hubiese cumplido la

mayor parte de una condena, y contemplara, a través de las rejas, el mundo antes tan inalcanzable -o simplemente

no visto o no imaginado- de la libertad. Pero ni entonces, ni aún ahora, podría decir la causa de

tales sensaciones. El corazón tiene razones que la razón ignora.

Felisa habla tenido su segundo hijo. Fue una niña. No dudó en cumplir su promesa de que yo fuera la

madrina; Ramiro, en consecuencia, fue el padrino. Él eligió el nombre: Désirée.

38

-Al fin y al cabo, quiere decir lo mismo que Desideria.

Yo no me molesté en aclarar que no era así, y me habría parecido bien cualquier nombre. Pero sí estuve

a punto de decirle a Ramiro, que el suyo, en nuestra ciudad, era más chocante que el mío: Ramiro se llamó

el rey que organizó la juerga de cabezas cortadas que se conoce con la sarcástica denominación de la

Campana de Huesca; Ramiro el Monje, también en eso un poco como mi marido. A pesar de todo, nada dije.

Entonces muy a menudo elegía el silencio; si se me ocurría una frase ingeniosa o una respuesta rápida o

cualquier comentario, me los callaba. Había aprendido a dialogar conmigo misma y cada vez me importaban

menos los demás.

Aquel verano, Felisa y Arturo tenían que pasarlo en la ciudad por la niña reciente. Laura y Marcelo nos

propusieron -ya que los higienistas se quedaban- que fuésemos a Turquía. Yo, para negarme, di la excusa

de la debilidad de Ramiro. No me atraía Turquía y, por si fuese poco, por primera vez en mi vida tenla

pereza de salir de mis costumbres: mi casa, mi cuarto secreto, mis libros, mis paseos. Pero Marcelo insistió:

hasta había encontrado alojamiento para Trajín en casa de Felisa, que lo adoraba. Y, por su lado,

Ramiro quería compensarme de mis sacrificios con un viaje exótico, de esos por los que él sabía mi entusiasmo.

Me impidieron esgrimir ningún argumento concreto contra el viaje ni contra Turquía. No conocía

casi nada de ella; con dificultad la habría situado, entera, sobre un mapa. Pero sentía contra los turcos esa

enemiga subconsciente e histórica de los europeos, que procede de la ignorancia y que lleva directamente

a mayor ignorancia. El turco era para mí un concepto ominoso, amenazador y cuajado de inopinados albures...

El tiempo, sin demorarse, iba a demostrar que yo estaba cargada de motivos.

Yamam pasa dos días fuera. No ha querido llevarme. Se trataba, según me dijo, de un viaje de negocios

especial. No ha querido tampoco que los niños, a los que les correspondía, dejasen de venir a esta

casa: así yo no estaría sola. Yamam ha conseguido que los niños estén solos conmigo, y yo sola con ellos.

He pasado gran parte de la tarde haciendo crucigramas que me mandan de España unos dientes del

Bazar. Los autodefinidos se me dan mejor que las palabras cruzadas. No sé si en realidad quiero estos libritos

para no olvidar mi idioma, o para distraerme con estas fáciles dificultades, puesto que en las últimas

páginas vienen las soluciones, o para que las definiciones me susciten recuerdos en cadena. Cómo conducen

unos a otros por vínculos imprevisibles, y cómo la observación de tales lazos conduce a otros a su

vez. Pero, me pregunto de qué me sirven los recuerdos.

«A veces son negocios limpios que encubren otros sucios, con nueve letras. Tapaderas, será. Me viene

a la cabeza, sin aparente razón, mi pequeña tienda de alfombras en el Coso, y se me escapa el alma a

aquella época en que el secreto y una sutil esperanza hermosearon muchos días de mi vida...

«Demostraciones materiales de cariño» con cinco letras. No; dones, no. Y me pongo a pensar en la otra

palabra, en las demostraciones recibidas por mí -besos- y en la ambigüedad de cualquier demostración. A

veces me irrito, como esta misma tarde. Leía: «No es su real significado, pero pueden ser cornudos»;

imposible que a ninguna persona normal se le ocurra predestinados. Pero cuando me dan ganas de escribir

al editor poniéndolo verde es cuando el número de letras o su orden están equivocados. Me parece de juzgado

de guardia que, por un error suyo, se agraven los obstáculos de quienes se brindan a jugar creyéndolo.

Qué abuso de confianza, pienso. Y también sobre abuso de confianza me distraigo: ¿quién no ha

cometido alguno? Y cuanto más grande y firme la confianza, mayor será el abuso. Sin embargo, no me

remuerde la conciencia...

La niña, Safia, grita desde su dormitorio... He ido, la he tomado en mis brazos, la he acunado. Me he

puesto a cantarle una nana.

Sin éxito: escuchar un idioma extranjero la ha despertado más. En vista de eso, le he hablado muy bajito,

como si le contara un confuso cuento tranquilizador. Quizá ha tenido una pesadilla: sé muy bien lo que

es eso. Poco a poco, ella ha vuelto a quedarse dormida, y yo, a mis crucigramas. Y ahora, a este cuaderno,

cuya utilidad pongo más y más en duda, aunque de ningún modo sea la utilidad lo que me mueve a

escribirlo.

La pasión turca Antonio Gala

39

Duerme, niña chiquita.

Mi niña, duerme,

que mi cuerpo es la cuna

donde mecerte.

Dos días sin Yamam es demasiado tiempo. Me gustarla dormirme ahora y despertar el lunes.

Desde Salónica, todo fue un lío de mares, de islas, de penínsulas. Cerré los ojos. Antes de llegar, ya

estaba harta de Turquía.

Cuando el avión empezó a descender para aterrizar en Estambul se me cayeron los palos del sombrajo

que aún quedaban en pie. Ya el vuelo había sido complicado, con rachas de mal viento y baches que

nos hacían saltar y me subían el estómago a la boca. Además, con los componentes del tour viajaban una

serie de señoritas, de distintas nacionalidades, seleccionadas en un concurso de belleza en Madrid, que

asistirían a la final en Estambul. Miss ,Simpatía, Miss Elegancia, Miss no sé qué... Desde hacía media hora

se habían empezado a acicalar, a pintar o a repintar, y a colocarse sus respectivas bandas. Iban vestidas

como para un baile, porque la televisión las recibiría en el aeropuerto. Todas eran, por descontado, muy

jóvenes, muy guapas y muy tontas.

Desde el aire, Estambul era una ciudad desprovista de embrujo: bloques de cemento fríos, amontonados

y simétricos como construcciones militares, iguales o peores que los de cualquier gran ciudad, unas

colinas baldías y resecas, caravanas de coches por las carreteras... Y, ya en tierra, señales e indicaciones

en un idioma extraño, pero con nuestro alfabeto, cuando yo creí que estarían en árabe; lo tomé como un

agravio personal. Crecía en mí un injusto resentimiento previo: aquel país no me iba a gustar nada. Tal prejuicio

se agravó con los trámites de entrada, con la fealdad de las instalaciones, con la escasez de carritos

para los equipajes, con la tardanza de su salida a la cinta continua. A cada instante me encontraba más

tensa.

-No te había visto nunca así, hija mía. No sé lo que te ocurre —dijo Laura-. Viajar a cualquier sitio, por

horrendo que sea, siempre te ha producido una expectación. Has esperado el prodigio en cada pueblo, pero

lo que es en éste...

-Será que soy mayor -le contesté un tanto desabrida.

-Pues cómo seré yo -se echó a reír y me volvió la espalda.

Después de un retraso que se me hizo interminable, se organizó la comitiva. Marcelo consiguió cambiar

un poco de dinero y pagó una cantidad que había que abonar en alguna ventanilla, cosa que, por lo visto,

no había resuelto la agencia de viajes. Fuera ya del aeropuerto, el autobús que debería llevarnos a la ciudad

no estaba. Otra media hora en blanco. Convencí a Ramiro de que se sentara sobre una maleta.

Cuando llegó el autobús nos acomodamos como pudimos. Marcelo se encargó de controlar que nuestro

equipaje fuese cargado en él. Un aire de aprensión y de desconfianza se había propagado entre nosotros

cuatro y también en el resto del grupo, que, no obstante, era de gente joven y simpática. Laura y Marcelo

se sentaron delante de nosotros. Cerré los ojos y reposé la cabeza en el espaldar de la butaca, no sin cierto

recelo. Arrancó el autobús. Atravesamos las tierras áridas que habíamos visto desde el aire. Volví a cerrar

los ojos. El autobús estaba en silencio...

De repente, una voz masculina, acogedora y profunda, en un castellano con un acento inidentificable, lo

llenó todo.

-Muy buenas tardes.

Hablaba a través de un micrófono; sin embargo, yo me sorprendí contestando «buenas tardes». Miré

hacia delante. Vi al conductor y, a su lado, a otro hombre. Un cuello rotundo, una nuca fuerte, el nacimiento

de un pelo muy oscuro. La voz, espesa y cálida, volvió a hablar.

-Estamos en Bizancio, en Constantinopla, en Estambul...

Yo no podía separar mis ojos de aquella nuca, de aquel cuello, de aquellos hombros. Iniciaron un giro.

Atisbé el rostro al que correspondían. Escuchaba mi propia respiración agitada. Tragué saliva con dificultad.

¿Qué me estaba pasando? Se había alejado todo, ensordecido todo. Allá delante, el rostro, vuelto

ahora, sonreía.

Bien venidos.

Tuve una náusea. Vomité. Oí lejísimos la voz de Laura:

-Se ha mareado. Ya la encontraba rara...

El rostro aquel estaba sobre el mío; unas manos firmes sobre mis hombros, una sonrisa.

-No es nada -dijo la voz muy cerca-. ¿Verdad que no?

Yo estaba sola con él. Tuve la impresión literal de que me derretía; creí que mi falda no podría ocultarlo.

Cerré los ojos avergonzada. Me invadió la certeza de que lo más importante de mi vida acababa de

La pasión turca Antonio Gala

40

sucederme. ¿Cómo se puede tan claramente saber algo? Fue una certeza animal, básica, previa a todo

razonamiento, opuesta incluso a cualquier razonamiento... Abrí los ojos y miré los suyos. Los miré como

quien pide piedad. El autobús no se había detenido; pero ¿dónde había ido a parar Ramiro? Su brazo estaba

junto al mío. Respiré hondo, o sollocé, no sé. Laura enjugaba con una servilleta de papel la mancha de

mi vómito. Creí oírla preguntar:

-¿No estarás embarazada?

Yo, pendiente de los ojos aquellos, negué con la cabeza.

-Brava -dijo la voz-. Ya está bien. Brava.

Me rozó con su mano la mejilla izquierda; yo alcé mi mano hacia el lugar rozado, y él se alejó pasillo

adelante.

Escuchaba la voz como se escucha una música, que no dice sino lo que cada oyente desea oír. Yo no

deseaba oír nada concreto: sólo la voz, sólo la densidad compacta de aquella voz que me hablaba a mí

sola y me soltaba al oído frases sueltas sobre la historia de Estambul: extraordinarias vulgaridades que yo

recibía en vilo. Estaba sonriendo. Ramiro me acarició una mano suavemente.

-Veo que te has recuperado.

Yo retiré asustada mi mano.

-Sí.

El guía -porque él era evidentemente el guía, y además así lo había dicho: el guía que tendríamos

durante todo el viaje- se llamaba Yamam.

-Que quiere decir el único -agregó sonriendo a su vez.

Su sonrisa era la más abierta y la más seductora que yo había visto nunca: se contagiaba, hacía sonreír

a todos. Tras ella, una dentadura blanca y muy sólida. «Morderá», pensé. «Hará daño al morder.»

Estaba de espaldas a la marcha, vuelto hacia mí, de pie, con una mano apoyada en el respaldo del primer

asiento y la otra sosteniendo el micrófono, con las piernas ligeramente abiertas...

-Constantino VII, emperador de Oriente, dio al Asia Menor el nombre de Anatolia; significa País donde

el sol nace... Quiero advertirles que los turcos somos europeos como ustedes -sonreía aún más; no parecía

posible, pero sonreía más-. No han de tenernos miedo. Europa siempre ha oscilado, respecto a nosotros,

entre el temor y el encantamiento; a Europa siempre le atrajo el riesgo... Aquí nació la civilización occidental;

con Tales de Mileto, con Anaximandro, con Heráclito. Aquí nacieron los dioses, los héroes y los apóstoles

cristianos; la Rauda y la Odisea. Aquí estuvieron dos de las siete maravillas del mundo...

Me miraba; estoy segura de que me miraba, y yo no podía dejar de mirarlo.

-El café, el sorbete, la otomana, el diván y las pasas son inventos turcos. ¿Y quién no ha oído nombrar,

o no ha probado, las delicias turcas? Nuestros baños, señores, son famosos en el mundo entero. -Sí; me

miraba-. Cuando ustedes aún estaban en la oscuridad de la Edad Media, nosotros vivíamos en un mundo

de placeres y voluptuosidades... No todos, claro.

Rieron los viajeros. «¿De qué se ríen? -pensé-. Me está hablando a mí.»

-Estambul hoy no es más que lo que no ha sido nunca -decía sonriendo todavía—-. Los rascacielos son

ya tan Estambul como Santa Sofía, la Mezquita Azul y el Topkapi, que es lo que ustedes han venido a ver.

Está a caballo entre dos mundos, entre dos mares, entre dos continentes. Los turcos decidimos llamar a la

antigua Constantinopla con tres palabras griegas: eis ten polin, Istanbul, que significa dentro de la ciudad,

donde ya estamos, como ven. Aunque hay quien asegura que Estambul fue la torpe manera de pronunciar

los romanos Constantinopla: torpe y apresurada...

Yo oía fragmentos de su monólogo; oía las risas de los turistas. Nos habíamos adentrado en una zona

de árboles; habíamos cruzado un río o un canal. Yo no miraba afuera. Yo miraba los ojos profundos, las

pestañas espesas, la nuez que subía y bajaba por aquel cuello redondo, y las manos, las manos... No era

demasiado alto. Llevaba una camisa de manga corta, que descubría sus brazos, musculosos y con un vello

oscuro. La parte superior del pecho también se veta poblada de ese vello... Cuando frenaba el autobús se

le marcaban los muslos bajo los pantalones.

-Ahora vamos a llegar al hotel. Descansarán un poco, o lo que ustedes quieran... ¿Está usted ya bien?

-Me preguntaba a mí; era a mí. No pude contestar-. ¿Seguro? -Afirmé con la cabeza-. ¿Del todo? -No pude

contestar.

Habían empezado a apearse. Ramiro me tomó del brazo.

-Deja, deja -me desasí.

Llegué a la puerta del autobús. Él estaba, sonriente, sobre la acera. Al verme alargó las manos.

La pasión turca Antonio Gala

41

-¿Me permite?

Bajé ayudada por él, mirándolo sin sonreír. Dije:

-Gracias. Perdóneme.

Pensé: «Es todo tan convencional como el anuncio de una colonia en la televisión». Ya a la entrada del

hotel me volví:

-¿Sí? -dijo él, que me estaba observando, y se acercó.

No sabía qué decirle. -¿Yamam?

-Sí.

-Yo me llamo Desideria. -Es un nombre bonito.

-No, no -negué moviendo la mano.

-Como usted -dijo él-. Tan española... -Usted habla muy bien mi lengua.

-No; muy despacio.

-Nunca la he oído hablar mejor a un extranjero. Nos quedamos callados, atentos uno al otro.

-Bien venida -murmuró con su voz asombrosa, ahora sí que sólo para mí.

-Bien hallado -murmuré también yo.

Inmediatamente comprendí que era una tontería. Ramiro se aproximó con el equipaje de mano.

Desde ese mismo instante comenzó a girar Estambul en torno mío como un gran carrusel cuyo eje fuese

Yamam. O como un tobogán por el que me deslizara viendo pasar vertiginosamente a ambos lados

mezquitas, paisajes, calles, mosaicos, todo, con la esperanza de que al final de la caída me esperasen los

brazos de Yamam. Era una emoción sin la que ya no habría podido vivir una tensión insoportable que me

obligaba a acechar su mirada, a ignorar a los demás, a estar suspendida de sus labios que hablaban de

cosas indiferentes para mi, o que me interesaban sólo porque él las decía. No sabría explicar qué sentimiento

me colmaba, ni siquiera que fuese un sentimiento y no una necesidad. Parecía como si sólo estuviésemos

iluminados él y yo, y en un trasfondo sombrío, como fantasmas mudos, los otros, todos los otros.

Veía moverse las bocas de Laura o de Ramiro, pero no lograba escuchar lo que decían. Sólo al final de

cada jornada, cuando Yamam se había despedido hasta la mañana siguiente, me era dado oír, pero como

a una gran distancia: «¿Estás bien?» «¿Te encuentras bien?» «¿Qué tal lo has pasado hoy?» «Cansada,

estoy cansada», contestaba. Y me metía en la cama para recapitular sus gestos, sus ojos, sus manos, sus

sonrisas; para tratar de adivinar algún significado tácito, algún mensaje que me sacara de la incertidumbre

que me quemaba el corazón; para abandonarme, solitaria y agonizante, en la orilla de un río por el que

Yamam se alejaba bogando... Si dormía, soñaba con su cuerpo, lo sentía tendido junto al mío, con su brazo

bajo mi cuello, y yo me desvanecía, me evaporaba sobre su pecho, dejaba de ser yo. Lo que había llamado

mío hasta entonces dejaba de existir.

Visitábamos las Cisternas junto a Santa Sofía. Lloviznaba fuera. Yo bajé la escalera en primera fila,

inmediatamente después de Yamam. Las escasas luces de la amplia cripta se reflejaban -en el agua, y se

prolongaban en ella las columnas. Resonaban las voces, y el ambiente, cálido y húmedo, se prestaba al

encubrimiento. Él nos mostraba un pedestal invertido con una medusa labrada en el mármol: el resto de

una historia aplicado a sostener otra historia. Se había agachado, y yo también. Me rozó la mejilla al indicarme

con la mano cómo debía mirar. Su mano estuvo rozándome unos segundos más de lo preciso. Nos

miramos; yo no sonreía, él, sí. Tan fuerte latía mi corazón que me extrañaba que los otros no lo oyeran.

Al subir a la superficie desde las Cisternas, él hizo una última observación y señaló las últimas columnas.

Cuando todo el grupo volvió la cabeza, me besó en el cuello con una inesperada rapidez.

Una complicidad dulce y continua se estableció a partir de entonces, entre él y yo. Todo lo que comentaba,

lo comentaba para mí; si abría un paraguas, era para tocarme al dármelo o al cobijarme con él; si decía

«vengan por aquí», era para poner su mano sobre mi hombro y dirigirme. Si yo le consultaba una duda o

le pedía una aclaración, era para embobarme ante él sin oír su respuesta; si fingía un tropiezo, era para reclamar

su mano y asirme a ella con más fuerza de lo imprescindible. Cada vez que subía al autobús o bajaba

de él, encontraba su apoyo. No veía más, ni me importaba más, ni quería saber más. Entre un contacto

y otro se proyectaba, ajena, la ciudad como en una película. La película invadía la pantalla, mientras en

las butacas, a oscuras, desentendidos de ella, nosotros dos nos estrechábamos, nos buscábamos, nos

deseábamos, sin decirnos una sola palabra.

Había momentos, cuando me quedaba sola, en que me reprochaba: «Estás trasladando al alma de

Yamam todos los sentimientos de la tuya. Haces lo que el amante suele hacer. Y te equivocas como el

La pasión turca Antonio Gala

42

amante se equivoca». Pero me sacudía, sin darles crédito, esos reproches. ,

La tercera tarde él propuso que los interesados en el arte bizantino cristiano fuésemos a la iglesia de San

Salvador en Cora, transformada en el museo Kariye. La visita se haría a una hora intempestiva para no perturbar

el orden y los itinerarios generales. Laura prefirió salir de compras con su marido e ir al Bazar egipcio;

yo convencí a Ramiro de que permaneciera descansando en el hotel. Los interesados formábamos un

grupo muy reducido.

-Cuentan las tradiciones que, antes de la edificación de las murallas durante el reinado de Teodosio II,

en el año 413, existía ya aquí un monasterio...

Visto ya el exonartex, pasamos al nartex interior, muy estrecho. A la derecha de la entrada central hay

un retranqueado. Yamam se apoyó en él contra la pared, y quedó arrinconado para dejarnos una perspectiva

mayor con que contemplar los mosaicos de enfrente. Yo me situé delante de él y me dispuse a escuchar,

más o menos, sus explicaciones. Aquel lugar preciso estaba más en sombra que el resto, porque su

situación impedía la llegada directa de las luces, la natural y la eléctrica. Yamam nos mostraba el luneto

que da al oeste sobre la entrada a la nave central.

-Fíjense en el donante Teodoro Metoquites. Ofrece al Cristo entronizado una maqueta de esta iglesia.

La característica más llamativa de su vestimenta es su sombrero en forma de turbante...

Yamam, me tomó con delicadeza la cara, desde atrás, y me la levantó para que mirara el mosaico. Todo

mi cuerpo estaba concentrado en el tacto de aquellos dedos, hasta que sentí que su cuerpo se apretaba

contra mí todo él, de arriba abajo. Yo retrocedí -retrocedió mi cuerpo- oprimiendo el suyo contra la pared.

El resto del grupo seguía con la cabeza alzada contemplando los mosaicos. Su pecho contra mi espalda,

su calor contra mi calor, una presión sin nombre a la altura de mis nalgas... Me mordió la nuca, y yo, obediente

al silencioso mandato, deslicé mi mano hacia atrás y acaricié su miembro endurecido. Me sobrevino

un gozoso desmayo, que dejó en mis ingles una huella mojada. Vacilé, estaba a punto de caer con los ojos

cerrados. Su fuerza me sostuvo por la cintura, mientras sus pulgares endurecían mis pechos. No dijimos ni

una sola palabra.

Al salir, desde el jardincillo posterior a la mezquita, a través de unos árboles, se descubría un Estambul

incomprensible, muy distinto del que nos habían enseñado desde la zona opuesta. Me acerqué a Yamam

para pedirle una información. Él se me anticipó.

-A Estambul hay que verlo desde todas partes -dijo dirigiéndose al grupo en general-. Aquí lo estamos

viendo por detrás.

Pero todo él es hermoso, desde cualquier punto de vista. -Se dirigió a mí-. Se lo aseguro. Créanme.

Ya de regreso en el hotel:

-Aún falta media hora para que el resto del grupo se incorpore -dijo.

Invitó al chófer del autobús a un café en voz muy alta.

-En ese bar de enfrente. Ahora voy yo.

Sentí que me avisaba de algo. Desde la entrada del hotel, retorné al autobús diciendo que había olvidado

algo.

-Espere. La ayudaré a buscar.

Subimos. Cerró con fuerza la puerta. Me cogió de la cintura, me dobló contra el primer asiento y me

mordió los labios. Luego sin una sola palabra, me penetró sobre el pasillo. Mi cabeza se movía sin orden

ni concierto: no veía nada, ni siquiera sé si tenía los ojos abiertos; me estaba muriendo de alegría -no de

placer, sino de alegría- una vez y otra vez; me oía a mí misma sollozar... Todo estaba bien: el mundo y mi

vida se justificaban por haber llegado allí... Cuando él salió de mí, mi cabeza se dobló sobre mi hombro.

Me levantó en sus brazos. Yo caminaba como una sonámbula. Me costaba trabajo abrir los párpados.

Habría seguido para siempre allí.

No tardé en sentir doloridos y dichosos la espalda, el cuello, las caderas, los muslos, como si hubiese

hecho un violento esfuerzo. En un rincón del vestíbulo, sentada en un sillón, con la cabeza descansada en.

su respaldo, aguardé que bajara Ramiro. Era imposible que no percibiera en mi cara lo que había sucedido.

La felicidad me iluminaba entera: yo lo había notado cuando entré a arreglarme en el aseo. Sin embargo,

Ramiro no notó nada.

-¿Merecía la pena la excursión?

-Sí, sí, claro; merecía la pena.

Supe que estaba perdida y que de ninguna manera podría dejar de estarlo.

La pasión turca Antonio Gala

43

A partir de ahí, el viaje se redujo a encontrar otra ocasión en que sentir su cuerpo confundido con el mío

y el mío fundido bajo el suyo. Nos vigilábamos como dos fieras en celo transmitiéndonos una avidez sólida

y confirmada. Habían dejado de afectarme todas las satisfacciones y las penas y los gozos y las inseguridades

que me afectaban antes. Me eran indiferentes las fatigas y las necesidades que pudieran lastimarme,

siempre que lo tuviera a él. Procuraba salvar las apariencias, pero, puesta en el trance de elegir, ni me

habría planteado la cuestión. Estaba obsesionada por aquella mano derecha suya que, extendida con la

palma hacia mí, se movía no sé si dándome la seguridad de un reencuentro o recomendándome prudencia.

Había anochecido sobre la cubierta. Navegábamos por el Bósforo. (No sé si antes o después del viaje

a Capadocia. Sí; fue antes.) Los del grupo cantaban las canciones habituales que sabe todo el mundo. Yo

le hice a Yamam una seña con la cabeza, y bajé a los servicios. Él no tardó. junto a un ojo de buey nos

besamos, entrelazadas nuestras piernas. Yo apretaba su sexo turgente -«Es mi cetro», pensé-, y él restregaba

su boca contra mis pechos. Luego nos besarnos en un arrebato, y me supo mi boca a la suya, y lamí

y mordí su lengua, y froté mi lengua contra sus encías, y la alargué hasta el fondo de su paladar. Sobre su

hombro, antes de perder la razón, había visto la. luna llena; después ya no la vi. Girábamos. Mis labios

atarazados, mis párpados humedecidos, mi cuello y mis pechos dejaron de ser míos; míos eran sus muslos

duros, su pene, su cintura tan estrecha, su boca bajo el bigote que me arañaba, y el bigote también...

Alguien descendía por la escalera. Él se separó; yo traté de impedirlo, pero él me rechazaba. Allí seguía,

tras el ojo de buey, la luna llena. Demasiado convencional, demasiado bonito: no dije nada. Él, por fin,

después de tantos días, me habló con ligereza.

-Hay luna llena, ¿la ve usted?

Dos jóvenes del grupo se cruzaron con nosotros y entraron en los servicios.

-¿Qué tal? ¿Cómo lo pasan?

Al subir a cubierta me temblaban tanto las piernas que tuve que detenerme, asida al pasamanos de la

escalera.

Cuando me ayudó esa vez a bajar del autobús me dejó un papel en la mano: «Quédese sola mañana

en el Bazar». Hasta que conseguí dormirme -y aun dormida- no pensé en otra cosa. Ni por un segundo

dudé en hacerle caso, ni me preocupó cómo conseguiría zafarme de Ramiro y los otros. Me regocijaba con

lo que sucedería cuando, en efecto, me quedara a solas con él.

Llegados al gran Bazar, le hablé aparte a Laura: quería comprarle a Ramiro unos gemelos sin que él se

enterara; dentro de unos minutos yo desaparecería. «Ocúpate tú de él.» Ella sonrió comprensiva. Escuché

a Yamam:

-Para evitar perdernos, lo mejor será que nos citemos en esta misma puerta dentro de una hora. Lleva

el nombre de la mezquita contigua. Se llama Nuruosmaniye, la Luz de Osmán. Recuérdenlo... Así, cada

cual comprará lo que le apetezca sin tener que soportar las compras de los otros. Regateen mucho, por

favor. Los comerciantes de este Bazar intentarán engañarlos hasta cuando les regalen algo: no se fíen.

-Sonreía-. Y fíjense, sin alejarse mucho, por dónde se van, para saber desandar luego el camino. Igual que

Pulgarcito. Hasta luego.

Echó a andar sin mirarme. Le seguí. Tras unas cuantas revueltas, entró en un pequeño comercio y me

esperó dentro, al lado de la puerta. Tiró de mí hacia una escalera angosta. En el primer rellano había otra

puerta. Pasamos dentro; la cerró. Sobre el suelo, un montón de alfombras. Me echó encima de ellas,

desnudándome mientras yo lo desnudaba a él. Es lo último que recuerdo. Lo que siguió fue un pozo luminoso.

¿Me asomé yo al brocal? ¿Me hundí en su fondo? No lo sé; no sé más.

Siempre ha sido así. Cada vez que Yamam y yo nos enzarzamos es como si quisiéramos abolir la frontera

invisible que nos separa. Nos desprendemos de las ropas con tal ferocidad que no me extrañaría que

un día terminásemos arrancándonos la piel. Estamos comiendo, o reposando, o charlando sobre un tema

trivial, y, de repente, una mirada o una palabra o una risa nos abalanzan al uno sobre el otro para disipar

una distancia que se nos antoja insoportable.

Me he preguntado en alguna ocasión si no será que, cada uno a su manera, rebosamos un líquido o un

humor que exige ser vertido dentro del otro, librarse de él para alcanzar el sosiego. Pero no: es más que

eso. Nos asaltamos igual que si del asalto dependiera nuestra vida y la tuviésemos que defender rabiosa-

La pasión turca Antonio Gala

44

mente... Y, sin embargo, tampoco es cierto eso, porque lo que sucede en realidad se asemeja mucho al

aniquilamiento. Cada uno desaparece o agoniza en los brazos del otro, escudriñando en el otro, trocando

su vida por la de él, hasta llegar al estertor final, al paroxismo, que es una aleación, un extravío recíproco,

tras del que cada uno va volviendo, volviendo poco a poco en sí, distinto ya del otro nuevamente. Qué pena

da volver; sería un buen momento para morir. «Morir de gusto», se dice; se dice y no se hace. No me sorprende

que se hable de la tristeza después del coito; se ha evaporado un momento único de gloria, y

aunque pueda repetirse mil veces, cada momento es único... Por el ojo de la cerradura, a través de la puerta

secreta, se ha visto el paraíso; una parte distinta del paraíso en cada lance...

Y, cuando todo cesa, yo no recuerdo nada. Voló el ave feliz. Como prueba de que estuvo sólo me deja

las agujetas del esfuerzo, de las posturas increíbles que el cuerpo accede satisfecho a adoptar. ¿Cómo

haber vivido tantos años sin esta razón de ser? ¿Cómo volver a recuperar la despreciable máscara diaria?

Es para averiguarlo por lo que, desde el primer combate, me propuse no abandonarme del todo, estar

atenta, no enloquecer, subirme —o que suba una parte de mí- a un ángulo del techo de la alcoba, y observar

desde allí para saber lo que sucede. Pero jamás me ha sido posible conseguirlo. Y creo además que

enterarme de lo que hago y sufro y gozo no me alegraría tanto como ese naufragar a la deriva en el río que

es Yamam. Ese salir entera fuera de mí, sin dar razón de mí, hacia Yamam, que supongo también fuera de

sí, y juntos, hacia el país del aturdimiento, del alarido y de la turbación, de la falta de respeto, de la falta de

leyes. Un país para dos en que sólo cabe uno, sin tabúes ni prohibiciones, sin lógica y sin generosidad,

pródigo y despilfarrador, incrédulo en cualquier cielo y en cualquier infierno que no sean los suyos...

No obstante, cuando reflexiono con serenidad, comprendo que la verdadera unión de dos amantes tendría

que producirse fuera de la cama, fuera de ese desahucio del sexo, que nos embarga y nos desaloja

para que dejemos de habitar en nuestro cuerpo y nos instalemos en el cuerpo del otro. Porque yo me

acuesto con Yamam cuando él deja de ser Yamam, y él conmigo, lo mismo. Somos ya dos lapas, dos

rémoras anónimas, dos ventosas recíprocas, sin proyecto común, sin pasado ni futuro, y también sin

memoria... Y así, ¿qué unión puede llegar a producirse? Pero, si no es así, ¿qué otra unión cabe?

En aquellos primeros días de Estambul yo no obraba con ningún fin, ni en función de nada; me arrastraba

una ola mucho más poderosa que yo, y ni se me pasaba por la cabeza resistirla. Entendí entonces

todo lo que Laura, en unas circunstancias muy distintas, había hablado de la transgresión: o lo sentí más

que entenderlo. Ese furor desconocido, esa agitación, ese transporte -en todos los sentidos, como el del

coche-, ese desprenderse de sí para acceder al otro y darle paso al otro que accede a uno, eran una batalla

y una paz instintivas.

A nadie que me hubiese tratado podría convencérsele de que la comedida Desi, la convencional Desi,

se había convertido en una loca desaforada, a la que yo misma desconozco, a la que ni siquiera escucho

cuando chilla sus exigencias y sus satisfacciones. Una loca que -me reprendo por ello- asusta a veces a

Yamam, que es quien provoca su locura... Es un desorden de aullidos, de ademanes, de fruiciones que a

quien los viese grabados -con los tomavistas de Arturo o Ramiro, por ejemplo- le darían miedo y asco. Es

un seísmo lo que ocurre: bastante tengo con salir con vida. Me olvido de mí entonces, y me olvido luego -si

es que lo llegué a saber, que no creo- de todo el avatar. Aunque una última inquietud, un último rezago de

sabor se queda dentro de mí: mi piel lo sabe, mis rincones recónditos lo saborean. El cuerpo y sus sentidos

tienen buena memoria. Por eso considero que se trata de un éxtasis divino, lindante con los dioses y

obra suya: de tal modo me siento elevada por encima de mi propia condición, la de antes y después del

enardecimiento y del orgasmo. Ahora sí creo en la realidad de aquella explicación que en El banquete da

Aristófanes: un ser se complementa.

Y es que mi personalidad -quiero decir la visible, la oficial- se queda fuera. Insisto: yo, la que esto

escribe, fuera. Si por un segundo yo coincidiese en la cama con la loca -o contra una pared, o encima de

un sillón, o dentro de un coche-, sospecho que la loca recuperaría de golpe la razón, y el placer se terminaría.

Tiene que ser así: el deseo cautivó, cuando se le da suelta, rompe el muro de la convención y del

recato, y por la grieta se evade todo cuanto conservábamos dentro reprimido, y vocea y alborota y disfruta,

dejadamente y sin pudor, antes de que se reconstruya el muro de su cárcel. Porque eso somos -lo he

sabido muy bien-: una cárcel. Yo me he fugado de ella en parte, o mejor diré que estoy en situación de liberarme

de ella, en libertad condicional, porque de veras no me evado más que cuando estoy abrazada a

Yamam y olvidada de mí.

Es probable que eso quiera decir que todavía tengo las rozaduras de las esposas y de los grilletes en

muñecas y tobillos: residuos. resentimientos, ansiedades a los que aún no me atrevo a darles libertad.

Bendito sea el sexo y su desorden, y la pasión que nos desata: ellos nos redimen de nuestros lastres y de

nosotros mismos. Aunque también supongo que, si no estuviéramos reducidos a prisión -si fuésemos siempre

desenfrenados y procaces-, no gozaríamos tanto con esa libertad provisional a la que aludía, con esa

libertad, efímera y compartida, que lleva de la celda común a la huida común. El ser humano añora cuanto

no tiene y se le van los ojos tras lo que está distante o ha perdido. Si Yamam y yo estuviésemos, como

en aquel borroso principio, todo el día ensartados, quizá lo que nos atrajera fuese ir a ver Estambul, que

nos unió, cogidos de la mano, o pasear por el patio de la Mezquita Azul con las cinturas enlazadas.

No sé si he escrito lo anterior para desahogarme. Pero hoy -para mí siempre tarda él demasiado- pienso

que está bien que él trabaje, y yo esté aquí anhelando que vuelva, y que vuelva por fin, y que me tome,

y que obtengamos juntos la recompensa por haber esperado, y que yo -no yo: la loca en que me transfiguro-

sea su recompensa y la prisión en que entre libremente, y él sea mi recompensa y mi prisión.

Lo que del resto de Turquía vi después lo vi a través de los ojos de Yamam.

A ningún turista le ha parecido tan misteriosa y tan cautivadora la Capadocia, con su paisaje de esculturas.

Hay un valle cerca de Cavusin en que lo obligado es ver chimeneas de las hadas, y yo sólo vi falos,

mientras Yamam se reía de mí correteando entre ellos. A ningún turista le habrán sorprendido más las

viviendas trogloditas de Ortahisar, si es que recuerdo bien su nombre, tan altivas; a ninguno le habrán

impresionado más las ruinas de Pamukale, el castillo de algodón, de Hierápolis o de Éfeso.

-El amor de los hombres construyó las ciudades, y el desamor las destruyó: quizá es el tiempo la peor

forma del desamor; pero cuanto estuvo en ellas está todavía en ellas: en la única columna que aún hay en

pie del templo de Artemisa sigue estando Artemisa...

Yo escuchaba su voz y sus explicaciones como quien escucha una canción. No me molestaban los viajes

de autobús, que agotaban a mis compañeros, ni los horarios rígidos, ni las comidas indigestas. Cuando

él señalaba con un dedo reclamando sobre algo la atención, no sé si lo percibía con sus ojos o con los míos.

Nunca había sentido una ingravidez tal. Avanzaba por un mundo en estado de gracia, que era bello, recién

estrenado y mágico porque surgía bajo la vara de prestidigitador de Yamam y sus amables órdenes. Nunca

un maestro -creo- habrá tenido una discípula más fiel y más sumisa.

Y así las cosas, impávida a los agotamientos y a los madrugones y a los trasnoches, me sobrecogí cuando

escuché a Ramiro, ya de vuelta en el hotel de Estambul:

-Por fin esto se ha acabado. Ha sido una experiencia más bien dura. Demasiado para mí; te lo confieso

ahora.

Salíamos para España al mediodía siguiente. Yo había cogido un vaso; se estrelló contra el suelo.

Entre los componentes del grupo, Laura había hecho una colecta para regalarle algo a Yamam. A todas

las insinuaciones de qué le gustaría, él se negó a responder y a aceptar nada. Ante la insistencia de Laura,

desconcertando a todos, Yamam dijo que agradecería más que nada una muñeca grande, de esas que en

España dicen cuatro o cinco sandeces. Laura creyó que era una broma, pero no, y nadie se atrevió a preguntarle

el porqué de semejante antojo.

Costó mucho encontrar la muñeca, porque era de importación, y nosotros, poco expertos en Estambul;

fue el chófer del autobús, a quien dimos una buena propina, quien nos la proporcionó. Yo fui la elegida,

«dada la simpatía mutua que os habéis manifestado», para entregársela. Era casi la primera vez que dialogaba

con Yamam de forma normal.

-Gracias por todo -le dije-. Ha sido usted muy amable. Que esta muñeca haga que nos recuerde con el

mismo cariño que nosotros le recordaremos. Aunque la pobre no sepa decir lo que nosotros querríamos

que dijera. Muchas gracias.

Él, sonriendo con naturalidad, desenvolvió el regalo.

-Es una preciosidad -dijo, y besó la cara de la muñeca mientras me miraba.

Me es imposible expresar la desesperación que sentía ante el final de mi aventura. No era un dolor concreto,

ni sólo espiritual: me dolía el cuerpo entero; estaba desmadejada, como si todo el cansancio acumulado

me lo hubiesen vertido encima de repente. Desde el día anterior a la salida, el estómago no me

admitía nada: era una bolsa de cuyas cintas alguien había tirado; incluso el agua vomitaba. Sin oír a quienes me hablaban, sentía escapárseme materialmente la vida, igual que un condenado a muerte en su

última noche. Él había dicho que no nos acompañaría al aeropuerto, y se despidió, uno por uno, de la gente

del grupo, incluidos Laura, Marcelo y Ramiro. A mí no me dedicó ni una frase de adiós... Aquella noche no

concilié el sueño ni un minuto, y casi hasta la salida paró el aeropuerto hube de quedarme en la cama,

imposibilitada de sacarle partido a un cuerpo que durante el viaje tan leal me había sido.

Enferma y descompuesta, bajé al vestíbulo con unas grandes gafas oscuras. En tanto Ramiro se ocupaba

de las maletas, me tocaron en el hombro. Era Yamam:

-Puesto que tanto interés y amor ha demostrado hacia mi país, acépteme este par de libros. Uno de ellos

es de nuestras alfombras. Quizá usted querría abrir una pequeña tienda de ellas en España. Yo, si me lo

permitiese, sería su socio desde aquí, y estoy por garantizarle el éxito económico. Trátelo con su marido.

En el caso de que usted se animara, nuestra amistad, que acaba de nacer, se haría más grande y más

estrecha.

Yo dejé de oírlo. Contemplaba, con la intensidad de una sordomuda, el movimiento de sus labios, y su

presencia era el mejor obsequio que jamás me habían hecho. La tienda se me ofreció como un cabo de

soga para un náufrago que se ahogara.

-Sí, sí; claro que sí. Se me debía de haber ocurrido.

En la comisura de los labios noté un sabor salado; sin duda estaba llorando. Nos dimos la mano; él, con

el índice, me acarició la palma, como una contraseña. Y echó a andar calle abajo sin volver la cabeza.

Cuando en el autobús abrí el libro de las alfombras, leí la dedicatoria: «Para Desideria, que siempre

volverá». Debajo iban escritos su nombre, su dirección y su teléfono: unos datos que, en cierta forma, lo

humanizaban a mis ojos y que yo agradecía, pero que también le arrebataban las proporciones indescifrables

que ante mis ojos tuvo durante aquellos irrepetibles veinte días.

Volver al ambiente de Huesca, y al de mi casa en concreto, fue como si me cortaran la cabeza para

añadirla a las de la Campana.

A las preguntas de Felisa contestaba que Laura podría responderlas mejor. No contaba nada, no recordaba

nada; se me habla quedado la mente en blanco para lo que no fuese mi obsesión. Las tardes se

acortaban, y yo permanecía sentada, sin enterarme de que la luz se había retirado, hasta que llegaba

alguien y me lo advertía. Con un libro en las manos o en el regazo, sin leer, indagaba dentro de ml, evocando,

cada segundo, cada gesto, cada fracción, cada poro de la piel de Yamam que me dio tiempo a ver.

Si trataba de hacer algo, lo estropeaba, y se me caía de las manos cualquier cosa: una cuchara de servir,

un salero, el importe de una factura... Era como si no calculase bien las distancias o no tuviese fuerza en

los dedos. Así lo comentó un día mi cuñada delante de ml, que no le prestaba la menor atención.

-Está cambiada. Está distraída. Se le va continuamente el santo al cielo. No anda donde repica.

Lo que sucedía es que no repicaba donde ella creía. De pronto, rememorando cualquier nimiedad, me

subía desde el vientre un temblor tan grande que me tenía que sentar donde me cogiese o apoyarme en

un mueble. «Me lo notan; no puedo disimular tan mal», me repetía. Y el caso es que escuchaba lo que

comentaban de ml, de mis ojos perdidos, de la sonrisa que súbitamente y sin mi permiso aparecía en mi

cara, de mis manos cruzadas y olvidadas. Lo escuchaba, pero a lo lejos o con sordina.

-¿En qué estará pensando? ¿La habrán embrujado en ese país, hijo, Ramiro?

Eso opinaba yo también. Y añadía que era preciso dejar de estar parada en el pasado, tomar tierra,

regresar a la vida anterior, conformarme con lo que me habían dado, dar por concluida aquella historia...

Pero era rigurosamente incapaz de obedecerme.

En uno de los escasos libros de Ramiro había leído que los místicos, con unas técnicas de concentración

muy simples, se provocan el vacío de la mente y el alma, para que la idea de Dios los llene por entero sin

dejar hueco alguno. Yo no sé lo que a ml me había sucedido: si es que ya tenía ese vacío dispuesto y

Yamam no hizo más que llegar e investirlo de plenitud, o es que, con un nuevo vacío de cuanto me rodeaba,

me estaba disponiendo a subir una escala más alta. Sea como fuera, le escribía a Yamam cartas candentes:

unas las echaba al correo, y otras, no. Y, en voz alta, en cuanto me quedaba sola, le hacía apasionadas

protestas de mi amor...

También intenté comunicarme por teléfono con él. Fui a la Telefónica por temor de que en las facturas

se trasluciesen mis llamadas. Cuando me encerraba en el locutorio me flaqueaban las piernas. Tenla la

boca seca. Las dos primeras veces contestó una voz de mujer, brusca y varonil, hablando en turco; yo col-

La pasión turca Antonio Gala

47

gué. Sólo a la tercera, cuando me resignaba ya a no volver a oír nunca su voz, descolgó el teléfono Yamam.

Pese a los ruidos y las interferencias, no dudé que era él.

-Soy Desideria.

Me escocía la garganta; apenas podía salir sonido de ella, y en mis manos temblaba el teléfono.

-Yamam, ¿cómo estás?

-Bien, ¿y tú? ¿Y la pequeña tienda?

-¿Me quieres, me echas de menos?

-Sí, ¿y tú a mí?

-Más que a nada en el mundo. No me acostumbro a vivir sin ti. -¿Y la tienda?

-Esta noche voy a hablar de ella.

-Tenme al corriente; te pondré en contacto con nuestros representantes en Madrid.

-¿Representantes?

-Claro.

-¿Has recibido alguna carta mía?

-Todavía no. Tarda mucho el correo... Activa lo de la tienda. -Pero ¿me quieres?

-¿Por qué crees que hablo de la tienda?

-¿Quién es la mujer que suele ponerse?

-Mi madre. Es mejor que te llame yo desde el Bazar.

Le di mi teléfono.

-Pero no llames antes de que funcione la tienda... Y no dejes de pensar en mí.

-Ya lo hago.

-A todas horas, como yo en ti. Te quiero.

-Y yo a ti. Adiós.

Esa misma noche me dispuse a hablar con Ramiro. Había calculado meticulosamente la ofensiva. Fue

después de cenar; aún estaba el postre encima de la mesa. Comencé con un tono solemne.

-Ramiro, tengo que hablar contigo... Sabes muy bien que, a causa de tu accidente, perdí mi puesto en

el instituto y la relativa independencia que significaba para mí. Mis mejores amigas tienen su quehacer, que

les permite sentirse más llenas y más útiles... Desde hace tiempo venía pensando en alquilar un local e

instalar en él una florería o una boutique de regalos. No digo una sala de exposiciones, porque de eso no

entiendo; ni de ropa, porque no me gusta. A raíz del viaje a Turquía, se me ha ocurrido que un sitio chiquito,

donde tener un depósito de alfombras y kilims no muy caros, sería un buen negocio. No me digas que

me iba a quitar tiempo para ocuparme de la casa y de ti, porque no es cierto, y porque, aunque lo fuera, a

mí me haría un bien mayor que la incomodidad que supusiese para ti. Y no me digas que no tenemos

dinero, cuando sí lo tuvimos para el coche que fue el culpable de todo; además, no haría falta tanto: estoy

hablando de un local en alquiler y no en compra, o como mucho con una opción de compra. Y no me digas

que no entiendo una palabra del tema de las alfombras porque, primero, no es verdad y, segundo, estaré

en contacto con asesores de Estambul que me suministrarán el material. Y no me digas que en Huesca

nadie querrá eso, porque, en cuanto las vean, y con el clima que tenemos, seguro que se entusiasman; no

olvides que no existe nada que se le parezca ni remotamente, y no tienes más que ver el éxito de los

grandes almacenes con esas semanas de Oriente o de la India que organizan. Y no me digas...

Me interrumpió riendo.

-Desi, guapa, si no te digo nada; si me parece estupendo lo que dices; si le hablas a un convencido. Es

un negocio original y elegante. Con nuestras amistades puede funcionar divinamente; todo es ponerlo de

moda. Así que adelante. Trataremos de encontrar un lugar céntrico y con buena luz. Y, si no está mal de

precio, mejor será comprarlo.

Muy cortada, no conseguí decirle más que «gracias».

Hace un rato se fue la luz. La avería era general. Dejé de escribir y me puse a reflexionar en la de cosas

que han ido sucediendo. Cuando me levanté para buscar a tientas unas velas recordé cuando mi padre me

enseñó a hacerlas. Cuánto tiempo ha pasado... Mi padre, alto, enjuto, joven -si se le ve por detrás- todavía,

aunque con el pelo ya tordo, como le decía yo para burlarme de él, que me amenazaba sacudiendo el

brazo:

-Como te coja...

La pasión turca Antonio Gala

48

Qué será de él. Qué opinará de mí. Ya no era el mismo cuando yo me vine... En aquel otoño, con su

mano cogía la mía, llevaba la mía.

-No; así no. No seas cabezota. Aprende primero. Eres tan impaciente como una niña...

Para él siempre fui una niña. Sin duda ya no, después de haber hecho lo que hice.

La antigua cerería, con su gran balanza de bronce colgada del techo, donde se pesaban las arrobas de

cera que por los difuntos compraban los pueblos; con sus maderas oscuras: el mostrador brillante, ancho

y pesado, las vitrinas hasta el techo, el entarimado, las sillas para los clientes... Y su claraboya que daba

una luz tamizada y gris a la trastienda, donde se hacían las velas que ya apenas se hacen.

Mi pequeña tienda era todo lo contrario. La fachada, entera de cristal; la puerta, también; a su derecha,

desplegada, una alfombra que se cambiaba con frecuencia; paredes blancas, estanterías blancas, suelo

blanco, unos pufes alegres hechos de kilims viejos y, en un extremo, un minúsculo mostrador de cristal y

de metacrilato. Yo me encontraba a gusto allí; Trajín, también. El piso comenzó a ser sólo mi domicilio, y la

tienda, mi casa, mi verdadera casa. Venían esas amigas superficiales que cada mañana se echan a la calle

un poco sin ton ni son: las convidaba a un café o a un té, como hacen en los bazares de Istanbul -ése era

el nombre de la tienda.

Ay, Desi, preciosa, lo que enseñan-los viajes. Yo creí que se escribía con e y con m. Delante de b, m, ¿o

no era así?

-¿Has recibido cosas nuevas?

-Ésa es una belleza. ¿Sabes a quién le iría como anillo al dedo? A Fabiana, que tiene un salón en azules.

Se transmitía la publicidad de boca en boca, y el negocio iba mejor de lo que yo había soñado.

Para las labores más ingratas -extender y plegar las alfombras-, tenía un chico bien, pariente de Ramiro

y recomendado de mi suegra. Era simpático, atento, educado, servicial y llamado Lorenzo.

Infortunadamente no me quedó otro remedio que darle un frenazo. Una tarde, casi cerrando ya, al apagar

las luces, se dirigió a mí con voz quebrada, me cogió una mano antes de que terminara de ponerme los

guantes y me dijo:

-Desi, yo te quiero. No sé si tú... Te quiero como nadie podrá quererte nunca.

Preferí no darme por escandalizada para no tener que enfadarme en serio. Me puse los guantes, recogí

mi bolso, y con la mayor naturalidad le dije:

-Muchas gracias, Lorenzo. Me enorgullece tu sentimiento por mí. Tienes veintitrés años y es una edad

envidiable en la que todo nos hechiza. Pero, si aspiras a seguir conmigo aquí, será necesario que empieces

a quererme un poco menos, o de una forma más corriente. Verás qué bien nos llevaremos. Y ahora, por

favor, termina de cerrar.

En otras ocasiones lo descubrí mirándome con ojos de carnero, pero ya nunca volvió a declararse. Yo

procuré que ese fallido primer amor, si es que lo era, no produjese en él malas secuelas. Incluso ciertas

tardes de invierno, cuando la gente temía salir a la calle, y la que lo hacía pasaba de prisa por la acera,

encontrándonos los dos en una cálida y confortable intimidad, yo opinaba sobre el amor con libertad como

si pensase en alta voz. Una de esas tardes él me dijo:

-Qué suerte tiene el primo Ramiro con hacerte sentir de esa manera.

-Así es, así es -repliqué yo riendo.

Los envíos de alfombras se hacían desde Estambul a través de Madrid. Los representantes de Yamam,

a los que conocí, me parecieron gente muy rica, muy pulcra y sin mucho que ver con las alfombras: sería

quizá un negocio entre otros. A mí me las mandaban ellos en una furgoneta, sin envoltorios ya (yo suponía

que las habían abierto en la aduana) y cada una con una etiqueta en que constaban sus medidas, su procedencia,

sus características especiales si las tenía, y una minúscula referencia indicadora en clave del precio

aproximado. Una mañana vino un policía que, después de enseñar su placa, estuvo hablando con

Lorenzo de este procedimiento de recepción de las alfombras, hasta que yo intervine.

-¿Por qué no se las remiten directamente?

-Supongo que por una cuestión de centralización de las aduanas, y porque la organización de Madrid lo

preferirá así: en Huesca no hay ni puerto ni aeropuerto.

-¿Usted está al tanto de si el género destinado a esta tienda viene separado de los otros desde

Estambul?

-Lo ignoro. Yo recibo lo mío, y santas pascuas. Esto, señor, es como si fuese una pequeña sucursal sin

importancia de la central de Madrid.

La pasión turca Antonio Gala

49

-Sí, eso pensamos también al principio nosotros. Lo que sucede es que en Madrid no hay ninguna central.

Confieso que me alarmó un poco lo que me decía aquel hombre, incluso me propuse consultarlo con

Pablo Acosta. Sin embargo, como Yamam estaba por medio, me tranquilicé y no volví a pensar en ello.

Todo siguió funcionando con normalidad, y la primera vez que, después, me telefoneó Yamam, se lo

comenté. Me dijo que no me preocupase, que era una consecuencia del pago de aranceles, y que todas

las policías del mundo quieren siempre sacar ventajas de cualquier parte.

Yo estaba encantada con mi tiendecita; interpretaba que cada kilim era un mensaje de Yamam; cada

alfombra, una carta, un puente levadizo desde Estambul a Huesca, desde su corazón al mío. Próxima ya

la primavera, recibí una mañana -era tan transparente que las distancias no entorpecían la vista y se podía

leer desde el mostrador la placa del médico de la casa de enfrente- una carta real de Turquía. No sé cómo

Lorenzo no notó mi nerviosismo. La abrí como pude. Era de él. Tenía añoranza -escribía la palabra con

hache y con ese- de los días pasados, y me daba la enhorabuena por el magnífico funcionamiento del

negocio. La casa central -la que, según la policía, nunca existió- se manifestaba también muy satisfecha.

Terminaba sugiriendo que, acaso en el próximo estío —decía estío, no verano- nos pudiéramos ver. Yo

coincidí con él en lo de la añoranza y en lo del estío.

Un domingo de abril, que amaneció muy claro y poco a poco se nubló, a la salida de misa, mientras

esperábamos en el atrio a los amigos para tomar juntos el vermú, Ramiro me preguntó cuántos meses

hacía que yo no comulgaba, y si estaba atravesando alguna crisis; y me recomendó, en todo caso, una amigable

charla con el padre Alonso, que tanto me quería.

-Estamos ya en Pascua florida -concluyó.

Me disponía a negar que me encontrase en ninguna crisis, cuando oí una carcajada de Felisa. Ella y

Arturo se hablan retrasado porque, al salir de su banco, tropezó Felisa y se cayó como un saco encima de

una niña, que corrió pegando gritos antes de darse cuenta de lo que se le venía encima. Felisa, de nuevo

embarazada, era durante sus embarazos muy propensa a caídas.

-No te preocupes -me dirigí a Ramiro entre paño y bola-: no tienes por qué.

Y salí así del paso.

En el mes de mayo, previendo que ya estaría al caer el calor, hablé con Ramiro y le comuniqué mi intención

de pasar en Estambul unas cuantas fechas. La tienda quedaba a cargo de Lorenzo, y yo debía entrevistarme

con mis suministradores para ver si nos convenía importar alfombras de mayor precio, de más

nudos, o de seda quizá. Eran gestiones que convenía efectuar personalmente. Además no desechaba la

posibilidad de que las relaciones con Turquía fuesen directas, con lo que se eliminarían las comisiones de

los intermediarios de Madrid.

-Pero a mí me es imposible acompañarte ahora -me replicó Ramiro.

-Ni yo lo pretendo. En el aeropuerto me esperarán esos socios que tengo allí, con Yamam el guía (¿lo

recuerdas?) como intérprete. No tropezaré con ningún obstáculo, pierde cuidado.

-Veo que te has convertido en una mujercita de negocios. Con tal de que no te me conviertas al Islam...

Porque insisto en que te veo muy fría en cuestiones religiosas desde hace varios meses.

-Ya te dije que no era nada. Cosas que pasan. Sin la menor importancia. Si la tuviesen, comprenderás

que serías tú el primero en enterarte.

-Eso espero de todo corazón.

Traté inútilmente de que Yamam cogiera el teléfono; era su madre quien lo cogía siempre; creo que me

insultaba en turco. No me atreví a poner la conferencia de persona a persona por miedo a dejar pistas de

la llamada. En vista del fracaso del teléfono, con tiempo suficiente y pidiéndole confirmación, le puse un

telegrama en que le advertía mi llegada y el número de mi vuelo. Tres días después recibí uno suyo: estaría

esperándome sin falta.

Al entregar mi pasaporte en el control del aeropuerto español, lo observó desganado el policía, y súbitamente

se encendió en él una chispa de interés. Consultó con otro que tenía detrás, y cuchichearon entre

ellos.

-¿Puede pasar usted un momento aquí, por favor?

Pasé al otro lado del mostrador sin que el funcionario me devolviese el documento. Con él en la mano

se me acercó el que estaba de pie.

-¿Va usted a Estambul? ¿A quién va a ver allí? ¿Con quién espera encontrarse?

La pasión turca Antonio Gala

50

Balbuceé con torpeza mi propósito; pero, al no tener otro remedio, porque no conocía a nadie más, di el

nombre y el apellido de Yamam.

-¿Lo conoce usted bien?

-Prácticamente es mi socio en un pequeño negocio de alfombras que tengo en Huesca.

-¿Desde hace cuánto?

-Pronto hará un año.

-Gracias, señora. Puede usted pasar. -Y me alargó el pasaporte.

Cuando, después de atravesar el escáner, volví la cara hacia ellos, me seguían mirando y comentaban

algo; no sé qué era, pero se refería a mí. Como me resisto a imaginar que mi silueta o mis piernas

despierten comentarios, por lo menos entre los policías, pensé que mi marido habría alertado a algún detective

privado en conexión con ellos. Pero inmediatamente achaqué tan truculenta idea a los seriales de televisión;

la rechacé avergonzada y olvidé el episodio.

El viaje fue corto y largo a la vez. Ardía en deseos -nunca mejor dicho- de encontrarme con Yamam; pero

¿y si la situación no era ya la misma? ¿Y si todo había sido una aventura de verano? Yo nunca había intercambiado

con él ni tres frases seguidas que tuviesen una coherencia independiente de nuestro amor;

nunca me había comportado con él digamos de una manera respetable. Temía más que a una vara verde

a esa primera mirada a través del mostrador de la aduana; a esa mirada interrumpida por los estúpidos

trámites de la sociedad en que vivimos. Lo nuestro y ahora hasta la palabra nuestro me producía

escalofríos, por si era sólo lo mío- había consistido en bucear uno en otro como en un mar caliente, en

detestar nuestras ropas, en presentirnos y adivinarnos desnudos debajo de ellas. Y todo eso, para más inri,

sin una declaración previa ni una relación de confianza progresiva. Se había producido un machihembramiento

-otra vez nunca mejor dicho-, por debajo de las superficies visibles, de una forma arrebatada y

animal. ¿Cómo no sentir pavor al volver a verlo, transformada yo en una señora bien vestida, con un juego

de maletas de lujo, que sabe dónde pisa; que lleva a buen término un negocio del que él es colaborador;

que vivirá en el hotel Pera Palas, no precisamente por moderno, sino por chic y por tradicional? La mujer

fogosa y desenfrenada que él conoció se había convertido en otra más hecha, con un estúpido sombrerito,

libre de marido y de amigos, dispuesta a lo que sea -sin que él sepa en qué consistirá ese lo que sea-,

y que se ha comunicado con él durante el último tiempo con notas de precios, facturas y fríos telegramas.

La coyuntura era difícil para mí, y para él quizá más todavía. El primer intercambio de miradas iba a marcar

la pauta de nuestro comportamiento. No obstante, ¿estaría yo capacitada para controlar mi mirada y

para interpretar la suya? Perdida en este intrincado laberinto de posibilidades, aterrizó mi avión en

Estambul.

Al pie de la escalerilla estaba Yamam. Tendió los brazos para ayudarme a descender los últimos peldaños.

Mientras murmuraba cerca de mi oído: «Estás más guapa que nunca», me apartó hacia su derecha.

Luego caímos uno en brazos del otro besándonos como una pareja enamorada que no se ve hace tiempo.

Pasado ese primer impulso:

-Me he convertido en una experta en Constantinopla -le mentí-. Al verla, cuando aún era Bizancio,

Constantino dijo: «He aquí la sede de un imperio». Yo acabo de pensarlo al verte a ti.

Él me volvió a besar.

En un utilitario bastante usado hicimos el trayecto a la ciudad. Estábamos muy juntos; yo puse mi mano

sobre su muslo. Ninguno de los dos teníamos experiencia de conversación.

-Es una primavera muy extraña esta: en el mismo día hace calor, se nubla, llueve y vuelve a hacer calor.

-Yo no sentía el menor interés climatológico-. Mi padre murió a finales de año... -Luego, como era natural,

Yamam tenía, o había tenido, un padre-. Mi hermano Mehmet se quedó con la tienda de joyería, y yo, con

la de alfombras... Mi hermano, que es el mayor, no se parece nada a mí. -Me había adivinado el pensamiento-.

Es gordo y rubio como mi madre.

-Qué raro, un turco rubio.

-Hay turcos procedentes de muchos lugares y de muchas razas. Los hay de todos los colores -añadió

riéndose.

Yo comprobaba por fin que Yamam tenía una familia; lo ubicaba, veía desde dónde llegó hasta mí, entre

qué gente. Pero aún me quedaba mucho por saber desde su infancia hasta ahora; quizá no fuese todo tan

sencillo. De momento no quería saber más... Su voz, un poco gutural, era profunda y envolvente; yo me

dejé envolver. Sus manos, al volante, decisivas; yo anhelaba que decidieran por mí... Por un momento me

vinieron a la imaginación las de Ramiro, cuando conducía de recién casados. ¿Qué edad tendría Yamam?

La pasión turca Antonio Gala

51

Quizá treinta años, alguno menos que Ramiro: «Es muy difícil calcular la edad de una persona de otra

raza», pensé. «Bueno, Yamam no es de otra raza; quería decir de otro mundo, de otro ámbito, de otra cultura

diferente.» Fue entonces cuando caí de hecho en esa distinción: Yamam no pertenecía ni a mi mundo,

ni a mi cultura, ni a mi lengua, ni a mi religión, ni tendría la misma manera de entender la mayor parte de

las cosas. Levanté. la mano desde su muslo y la coloqué sobre su hombro, acariciándole el cuello y la nuez,

que tanto me atraía. Era un modo de pedirle perdón por lo que estaba pensando.

-Los extranjeros dicen que los turcos, para rascarnos la oreja izquierda, utilizamos la mano derecha y la

pasamos además por detrás de la cabeza. Es un modo de llamarnos complicados. -Reímos los dos-.

¿Tienes previsto a qué hotel vas?

Atravesamos el Cuerno de Oro -«¿Quieres creer que no he aprendido aún a distinguirlo del Bósforo?»-,

y no tardarnos en llegar al hotel. Una señora gruesa y teñida de rubio que había en recepción recogió mis

documentos y miró de reojo a mi acompañante. Tocó un timbre, y un botones se hizo cargo del equipaje.

A un lado del ascensor vi un ojo de la suerte de cristal; lo toqué. Subimos despacio y en silencio, con el

botones ataviado a la turca. Ambos mirábamos al suelo. Al llegar a la habitación:

-No tengo todavía liras -le dije al chico, que se volvió, encogiéndose de hombros, a Yamam.

Yamam le dio un billete. Cerró con cuidado la puerta, y se quedó con la espalda apoyada en ella mirándome

en silencio. Después abrió los brazos sin levantarlos, en un gesto más de disponibilidad que de

recibimiento. Yo corrí hacia ellos y los puse sobre mis hombros. Mientras me conducía hacia la cama me

dio tiempo a ver, por la ventana, el Cuerno bajo un sol delicado. La esquina de una mesa golpeó mi cadera.

Y ya no supe más. O no quise o no pude saber más. La adivinanza que en el viaje me había torturado se

resolvió sin más requisitorias. Yamam seguía teniendo el poder de invadirme, de anonadarme, de trasplantarme

al séptimo cielo y dejarme allí a oscuras.

Cuando volví a mirar por la ventana estaba atardeciendo. Desde la cama vi que el sol dominaba aún

sobre los minaretes y las cúpulas de la derecha en tanto que la Mezquita Azul -la reconocí por la excepción

de sus seis minaretes-, Santa Sofía, Santa Irene y el Topkapi, ya sin sol y como ensimismados, surgían

del agua y la arboleda. Un agua que es la confluencia del mar de Mármara, el comienzo del Cuerno de Oro

y el del Bósforo, que acaba en el mar Negro: había aprendido la lección... El Cuerno estaba rosa y gris:

antes del puente Gálata, camino del verde, y hacia el plata después; antes del puente Ataturk, camino del

rosa, y oscurecido después de él. Yo era feliz. Deseaba no olvidar nunca ese momento.

Me levanté sin hacer ruido de la cama. Me acerqué desnuda a la ventana. Unas nubes breves, con sus

perfiles bordeados de oro, interrumpían el color del cielo. Un bando de palomas, sobre la pobreza de los

tejados próximos al hotel, me distrajo... Enfrente, ya se fundían unos con otros los edificios, negreaba el

cúmulo de casas, se emborronaban las perspectivas. Un zumo de moras se había vertido sobre los barrios

cercanos a Fatih, y la neblina de la noche brotaba entre las colinas. El Cuerno se había vuelto dorado, casi

verde limón; el Mármara, de un azul claro, surcado por otros azules, más claros aún, dejados por las estelas

de los barcos. El lubricán se había entronizado. Cielo y agua eran del mismo color ya. El sol, antes como

una naranja, accedió a hundirse. Después de morir él, todo era fucsia: un fucsia que se amorataba por

abajo y azuleaba por arriba.

Me sudaba la frente. Mientras me la secaba vi que Yamam dormitaba aún. Me acerqué a él. Puse mi

mano sobre su sexo. Él abrió los ojos. Me oí preguntar algo que no se me había ocurrido de antemano preguntar.

-¿Cómo es que estabas esperándome al pie del avión? ¿Es que eres influyente aquí?

-En Turquía todos tenemos un primo que ocupa el puesto oportuno en cada circunstancia -contestó sonriendo.

Me abrazó-. ¿Quieres cenar en el hotel o nos vamos a Kumkapi, a Puerta de Arena, el antiguo barrio

de pescadores? Te gustará. Es muy típico. Ahora no hay demasiado turismo.

-Vamos -dije. Me puse en pie-. Voy a ducharme.

-Yo voy contigo.

Entramos en el baño. Su cuerpo es esbelto, moreno, musculoso, no en exceso velludo; sus piernas, rectas

y largas; sus hombros, anchos, y el cuello surge de ellos con una delicada firmeza. Él me enjabonaba

con dulzura, y yo a él. Su excitación me excitaba, y al revés. Nos abrazamos, y nuestros cuerpos resbalaban

con el jabón uno contra otro. Nos besamos con los ojos cerrados bajo el agua, que se metía en nuestras

bocas.

-No llegaremos a cenar —dije escupiendo y riendo.

Sentado en la cama, me vio ponerme la ropa interior. Escogí un traje sencillo. Lo tenía en la mano cuan-

La pasión turca Antonio Gala

52

do él me sugirió:

-Vístete bien. El sitio es bohemio, pero elegante. Va la mejor gente.

Cambié de traje. Pensé: «Ya empieza el mundo a meterse entre nosotros. Me habría quedado en esta

habitación hasta volver a España».

-Estás hermosa. -Me retoqué los ojos y los labios—-. Más hermosa todavía. -Me perfumé debajo de las

orejas-. Esto es ya irresistible. Allí me besó él-. No era este el perfume que usabas.

-¿Es que no te gusta?

-Me gusta mucho más. -Me pasó la lengua por las orejas.

-Elige entre la cena o yo.

-La cena y tú -eligió.

El restaurante, de aspecto vulgar y luz poco favorecedora, tenía dos plantas. Nos sentamos en la baja

al fondo. Las primeras mesas, junto al ventanal que daba a la calle, ruidosa y jaranera, estaban ya ocupadas.

Yamam pidió la cena.

-No mucho -me explicó-: una comida muy nuestra; de platitos distintos, ya verás.

Me ofreció un cigarrillo encendido. No me gustó, y lo apagué a escondidas.

-¿Ves esa pelirroja tan llamativa, la sentada en la mesa más visible? Es una joven viuda. Su marido fue

un negociante viejo que la dejó riquísima; ahora se gasta lo que el viejo ahorró. La mujer mayor que va con

ella es una especie de señora de compañía.

-¿Una celestina?

-No sé qué es eso.

-La que busca planes a otros.

-No; ella no lo necesita. La acompaña para que no vaya sola; aquí se consideraría mal. El hombre de su

derecha es un modisto famoso; el de enfrente es una especie de administrador.

-¿Y el más joven?

-Será el novio del modisto -contestó sin darle la menor importancia.

La viuda había mandado entrar al restaurante a un par de músicos, que tocaban un ritmo repetido y alegre.

-Música arabesca -aclaró Yamam que llevaba el ritmo con los hombros y canturreaba.

La viuda animó a levantarse al modisto, que llevaba una camisa de flores muy desabrochada, y al administrador,

un hombre grueso y canoso. También ellos se movían al compás de la música, exagerando el

movimiento de caderas. Las mujeres reían. Despejaron la mesa y les pidieron que se subieran a ella.

«Todos habrán bebido», pensaba yo.

-No creas que han bebido -dijo Yamam-. Son así; se divierten.

Ahora los dos hombres bailaban una especie de danza del vientre, entre bromas y veras. Todo el restaurante

palmoteaba. La viuda se incorporó y metió un billete entre el cinturón y la camisa del modisto. Yamam

soltó una carcajada estentórea. Miraron a nuestra mesa e hicieron gestos de invitarnos.

-¿Quieres que vayamos?

-Prefiero estar sola contigo. ¿Los conoces?

-Aquí no hace falta conocerse. Pero alguien que trabaje en el Bazar conoce a todo el mundo.

El modisto le pasó el dinero al muchacho más joven. La acompañante puso otro billete en la oronda cintura

del administrador. Los bailarines sudaban; los músicos arreciaron el ritmo que los sentados seguían

con sus palmas.

-Son graciosos, ¿no? dijo Yamam-. Gente con dinero y buen humor.

-Pero ¿esa danza no es propia de mujeres?

-Qué pregunta tan española-se reía-. Aquí se danza lo que el cuerpo pide, sin solicitar el permiso de las

buenas costumbres. Come. -Habían traído diversos platos, todos fríos-. Son nuestros entremeses.

Yamam me daba a probar con su cubierto. Los dos danzantes bajaron de la mesa y bebieron brindando

con los que no se habían levantado. Invitaron a los músicos, a los que todo el restaurante ovacionó, aunque

a mí no me parecía que fuese para tanto. Me encontraba desplazada; la atención de Yamam estaba desperdigada

por todo nuestro entorno. Habría querido atraerlo, fijarlo como el torero fija al toro que sale distraído

del toril. Cuanto más obligada me sentía a que se me ocurriera algo, menos se me ocurría. Bebí.

Brindé con Yamam mirándole a los ojos con la mayor intensidad, pero sus ojos resbalaban, se me iban.

-¿Por qué has brindado tú? -le pregunté.

-Por ti. -Pero yo no estaba ya segura...

La pasión turca Antonio Gala

53

-Me gustaría estar segura -dije.

-Por ti y por mí.

Subí sola a los servicios, en la planta de arriba. ¿Quería arreglarme un poco, o ser echada de menos?

Me miré al espejo. Qué difícil significarlo todo para otra persona, acapararla, colocarle unas antojeras para

que sólo nos vea a nosotros, y ser nosotros quienes le enseñemos el mundo. «Como un guía de turismo»,

agregué. Qué difícil, sobre todo cuando esa persona ha vivido treinta o más años sin conocernos, sin esperarnos,

sin prevernos...

Bajé. Yamam hablaba con los alborotadores comensales de la viuda. Me llamó con un gesto para que

fuese yo también. Yo levanté la mano en un saludo desistiendo, y me senté donde antes. No había comido

apenas; los platitos estaban casi intactos allí. Habían traído otros calientes con pescado. Vino Yamam.

-¿No tienes más ganas de comer?

Negué, alargando los labios en un beso al aire. Me serví una copa más. La cogió Yamam, bebió un sorbo

y me la alargó de nuevo.

-¿Estás cansada?

-Sí. ¿Recuerdas que he hecho un viaje? Bueno -sonreí-, creo que más de un viaje.

-¿No quieres que vayamos a bailar?

-Sí: pero a solas los dos.

-¿En el hotel?

-En el hotel.

-Tú le llamas bailar a unas cosas muy raras.

Se reía. Me tomó las manos; me las besó. Nos levantamos. Al pasar hacia la puerta, le dijo al grupo de

la viuda algo en turco. Ellos me miraron y se despidieron con las manos en alto. A rivederci, gritaron unos;

otros ciao; sólo uno, el amante del modisto, dijo adiós.

El Cuerno reflejaba las luces de las orillas, y las colinas del viejo Estambul titilaban como un cielo bajo.

El de arriba estaba despejado. Corría viento, y las pequeñas nubes desfilaban por delante de la luna creciente.

Sentí las manos de Yamam desabrochándome el vestido por la espalda. Cayó a mis pies con un

ruido que me recordó el de las torcaces en los pinares cuando rompen el vuelo. Era un ruido que de niña

me producía repeluznos, como si estuviese sola y perdida en el pinar... Yamam me alzó el pelo y me besó

la nuca. Me dio un repeluzno. Di media vuelta y lo abracé. Pasó conmigo toda la noche. Lo que había soñado

tantas noches en Huesca se produjo: dormir con él, abrazada por él, abrazado por mí... Antes y después

del amor. En el amor. Toda la noche.

Ésa fue la primera ocasión en que pensé lo que luego he pensado tantas otras. Me quedaba adormilada,

y una brusca respiración más fuerte, no sé si mía o de Yamam, me despertaba, me traía a la realidad.

Porque llamamos realidad sólo a la consciencia: cuánto nos equivocamos al dar nombre a las cosas...

Llamamos, por ejemplo, vida normal a lo que hemos convertido en una verdadera porquería: a un

engaño y a un cebo para que trabajemos, seamos dóciles y gobernables, y fabriquemos armas, y haya

guerras y gobernantes que nos lleven a ellas; que lleven a nuestros hombres a ellas, como si hubiesen sido

hechos para algo distinto de nosotras. Nos hemos acostumbrado a las cosas horribles, después de miles

de generaciones de niños embaucados que cuando crecen embaucan a su vez a sus hijos. La vida es como

un lujo de la muerte, un fervor que la precede; la muerte aparecerá cuando se hayan puesto ya unos cuantos

seres más en el mundo... Yo he quebrantado tal ley: yo no he parido, o por lo menos, no hay nadie vivo

que haya salido de mi cuerpo. Pero da igual: la vida, a pesar de ser la antesala gozosa de la muerte, no es

cicatera, no es una contable que lleve al céntimo el debe y el haber; es derrochadora, y yo -que sé que ella

no es mía, sino yo de ella- aspiro a prolongar este breve pasillo del placer de vivir. Hasta morirme en él, o

morirme por él. Pero ¿quién muere en un pasillo? Ay, si el placer matara.

Yo conozco mejor que otras mujeres la incompatibilidad de una vida regulada, modelo, o al menos razonable,

con la violencia del reclamo del sexo, con su vorágine africana, irracional y sudorosa. Por mí, siempre

andaría desnuda, con el sexo al aire, acoplándome con Yamam allí donde nos entrara el apetito. Si no

se lo propongo y lo hago, es porque, engañados todos por una civilización triste y adormecedora, engañados

por una forma falaz de sentirnos humanos, es muy arduo desengañarse en una sola vida. Mi sexo y

mis nalgas y mis pechos acabarían por no decirle nada. Nos han enseñado a obrar por acertijos, y a

plantearnos, aunque sea de mentirijillas, un misterio con cada amante, como si fuésemos nosotros los que

tuviésemos que descubrir el de la otra persona, y ella el nuestro, que no existe y sabemos que no existe.

La pasión turca Antonio Gala

54

De lo que escribo podría deducirse -si lo leyera alguien- que soy una perra salida. No es verdad; o lo

soy, pero también soy otras cosas. Sin embargo, sí he llegado a la conclusión de que la vía más directa de

unión y de compenetración, la más rápida y desde luego la más veraz entre dos seres humanos es el sexo.

Imperfecta, porque nosotros somos imperfectos. Pero la mejor, aun así. Para los animales no significa

nada: el macaco cangrejero, si no lo hace con su hembra, lo hace solo y la mira con desdén; si lo hace con

ella, lo olvida luego. Pero para los seres humanos, por mucho que nos animalicemos (y nunca lo haremos

lo bastante) es el sexo la vía menos equívoca. Mientras dura, no hay nada que separe a esos dos seres;

no hay ni siquiera dos. In caro una, como dijo aquel padre Alonso de los cheques y el Monte de Piedad el

día de mi boda, hace ya siglos.

Caía una lluvia menuda, y ha salido el sol. En mi tierra se dice que cuando llueve y hace sol, las brujas

se peinan. Quizá se estén peinando, pero ¿quién sabe dónde?

Miro desde la ventana el aparcamiento de abajo y veo un hormiguero. Qué artificialmente distintos

somos unos de otros, o qué distintos nos creemos, o nos han hecho, o nos hemos hecho. Vivimos separados,

llenos de precauciones, como islas de un infinito archipiélago. Formamos la Humanidad, sí; pero

somos islas separadas por mares: el mar de las razas, el de las creencias, el de las economías, el de la

edad... La vida es una aventura incomprensible, aunque a rachas acertemos a comprender una parte

pequeña. Y hay que vivir esa aventura solos: nos traen a ella solos y solos nos morimos. Se nos podrá comprender;

se nos podrá acompañar a trechos. pero, en el fondo, es mentira: estamos solos. ¿Cómo no

vamos a aferrarnos al primero qué se aproxime, a través de la palabra amor o tribu, o hijo, o sentimiento?

De todas, es el sexo la mejor garra para retener, el mejor gancho de abordaje. Ah, si yo hubiese logrado

que el corazón y la cabeza fuesen sexo también, que el alma, esa fondista insobornable, fuera sexo... Pero

no es así, no puede ser: ahí está la maldición. Al sexo va un cuerpo sin cabeza, ni corazón, ni alma. Quien

diga lo contrario no sabe qué es el sexo. A él va, a pecho descubierto, entero y verdadero, sólo el cuerpo,

que es sexo y nada más. Ésta es la lección que yo aprendí muy tarde, y que me costó un solo segundo

aprender: el que tardé en abrir mi cuerpo a su aprendizaje. Los cuerpos sí se disuelven, sí se alían; son

islas que se abordan y entretejen sus riberas. Yo me licuo alrededor del miembro de Yamam, me extingo

en él, y él, cuando alcanza lo que yo y al mismo tiempo, se disuelve a mi alrededor y dentro de mí, se vierte

en mí. Y es todo bueno entonces, y se entiende todo, y el mundo llega al fin para el que fue creado, si es

que lo fue... Pero el alma, no; el corazón, no; no la cabeza. Ellos son otra cosa: más altos, más sutiles. Qué

ira y qué coraje tener que confesarlo: a ellos hay que conquistarlos con otra estrategia.

No sé con cuál. Ha habido momentos en que he estado tocándole a Yamam el alma con los dedos, en

que he sacado los dedos manchados con polvillo de oro, como el que una mariposa, de niños, nos dejaba

antes de escapar o antes de morir. No sé con qué estrategia y, no obstante, creo que el zafarrancho de

combate del sexo nos ayuda; deja todo manga por hombro, sin que se sepa de quién es esta camisa o este

olor, pero ayuda. Es una empresa que se emprende en común. Estoy segura de que su frenética complicidad

no se extingue del todo; de que hay una forma de simpatía, una afinidad que, después del orgasmo,

se prolonga, que nos prolonga... Por lo que sé de mí, mi pasión es continua: no dura sólo lo que dura el

polvo: conduce a él y lo sigue y lo precede. Como el péndulo de un reloj, que se mueve ignorante de la hora

que marca. O como un florero en que cupiesen muchas clases de flores; quizá esas que llaman espirituales

sean las más olorosas, las más aromáticas y las más bellas, pero sin él ninguna duraría. Y, aun con él,

duran poco...

A menudo he pensado que mi pasión es aún más violenta que mi deseo sexual, y más personal también,

y menos transferible por desgracia. Se puede despertar el deseo en otro ser, pero no la pasión. La

momentánea, sí; pero la que es anterior y posterior a la embriaguez del sexo, no. Por eso la pasión está

más cerca de la muerte que el deseo, cuando mezcla sin sentido la dicha y el dolor: un dolor que es dichoso

porque emana de quien amamos y de su mano viene, aunque él no sea consciente de que nos lo causa, y

sea precisamente eso lo que más nos duela. Y por eso la pasión se alimenta de sí misma -bien lo sé yoigual

que un cáncer, y resulta devoradora igual que un cáncer. Para cumplirse no necesita nada más que

a ella misma, una vez que se ha levantado en armas por la presencia de alguien. Porque la ausencia de

ese alguien es terrible, pero nos queda la esperanza del encuentro, mientras que, si su presencia realmente

no nos acompaña, sólo nos queda la desesperación.

Hay días en que estoy aquí sola y, en efecto, me desespera comprobar qué fácil es conseguir al Yamam

macho, y qué lejos estoy del compañero. Ni un secreto tiene su cuerpo para el mío; ni un recoveco que no

haya explorado y besado; ni una cicatriz que no haya recorrido; ni un lunar que no me sepa de memoria.

La pasión turca Antonio Gala

55

Pero lo otro, lo otro... Es una búsqueda que no termina nunca. Yo me siento incapaz de reanudarla, porque

no sé siquiera dónde mirar ni qué, qué perseguir y por cuáles caminos.

Qué angustia en esos días exigentes, en los que sé que, cuando Yamam llegue, llegará el macho sólo,

el cuerpo sólo, el pene erguido sólo, la ávida lengua sola. Cuánta soledad viene al mismo tiempo que él.

Para pensar con todas mis fuerzas en Yamam, preciso a veces que él desaparezca: mi Yamam es mejor

que el que él me ofrece... Me digo entonces si no sería lo mejor matarlo y quedarme tranquila de una vez...

Y, sin embargo, des que no vine aquí por aborrecimiento de la tranquilidad? «O quizá lo mejor sería morir»,

me digo; pero en la muerte no existe esta tensión, este estira y afloja que soy yo misma y quiero seguir

siendo... Esos días exigentes me repito: «Si tuvieras su corazón como tienes su cuerpo, te fundirías de verdad

con él, y seríais una sola persona, uno solo para respirar el mundo y su hermosura; uno solo, como

contaba Laura de los andróginos al principio del mundo. Para sentir juntos y del mismo modo la lluvia y el

calor; para morir, también para morir; y para salvarse o condenarse, si es que hay condena y salvación».

Uno solo, que no sería ni él ni yo, sino él y yo, distintos de ese ser nuevo, y acabados en él.

No sé si me consuela estar convencida de que Yamam es mi única certeza, mi única comprensión, la

explicación de todo y el resumen de todas las verdades. Sin él, no me imagino sino la oscuridad, la confusión

y una diversidad agotadora: un inútil desparramamiento... Y, a pesar de eso, no poseo su corazón ni

su cabeza. No, no; yo no quiero ser inmortal. Un cuerpo eterno no sirve a la pasión. Quiero morirme en él,

en mi Yamam. Por eso he de conformarme con esta calderilla de hacer el amor con él y morirme un momento,

con él entre los brazos, para resucitar en seguida en sus brazos también. Por eso tengo que conformarme

cada día con esperar que venga, y cerrar los ojos a tanta soledad como llega cuando él abre la puerta,

al mismo tiempo que él.

Tengo un mal día hoy.

Amaneció nublado. Entraba por la ventana, cuyas cortinas se habían quedado sin correr, una luz fría.

Dormía Yamam casi atravesado sobre la cama. Acaricié su pecho, que con la respiración subía y bajaba;

pasé mis dedos por los pezones de sus tetillas: él sonrió en sueños y temblaron sus largas pestañas; seguí

sus clavículas, que iban desde el hundido vértice del cuello hasta el hombro, sus costados que se ondulaban

sobre las costillas, su ombligo... Nunca había visto el ombligo de Ramiro, o nunca me había interesado

verlo; deposité un beso en el de Yamam, después de olerlo. Restregué mi mejilla contra su vello púbico;

el pene yacía a un lado del escroto, en medio de los muslos entreabiertos. Descendí hasta un tobillo

que brillaba en la parte más delgada de la pierna y llegué al pie, apenas deformado por los zapatos, con el

dedo segundo más largo que el primero, como las estatuas griegas, con un empeine más alto de lo común,

con una planta endurecida que rocé con la palma de mi mano... Después del amor y de la noche, olía su

cuerpo a él. Su piel, ni demasiado fina ni demasiado clara, exhalaba un olor sano a sudor; sus ingles tenían

un húmedo olor a semen que me recordaba al de las flores de la acacia; sus pies olían a algo levemente

ácido, a punto de corromperse, pero no corrompido; sus sobacos, a esas charcas donde las hojas se amontonan

en otoño. Me pregunté cómo somos tan insensatos que sustituimos estos olores naturales por otros

idénticos que los disfrazan, y acerqué por fin mi nariz hasta su boca. Estaba entornada y salía por ella un

aliento que respiré durante largo rato, sin tocarla con la mía para no despertarlo... Se me ocurrió que quizá

era un sentimiento de ternura el que me hacia acercarme a aquel cuerpo dormido. No; no era la ternura:

era el agradecimiento, la imperiosidad de conocerlo todo de él -todo lo que no engaña en un durmiente-, la

profesionalidad del guerrero, que, entre una y otra batalla, pule y limpia y revisa las armas de las que

dependerá pronto su vida.

Cuando por fin se despertó, despertó hambriento. Yo fingí que también en ese momento despertaba.

Pidió por teléfono un desayuno fuerte. Mientras lo subían, se metió en la bañera y quiso que me metiera yo

con él. Era estrecha e incómoda. Me arrodillé con su cuerpo entre mis piernas, y él jugueteaba a poseerme,

me flagelaba con su miembro, lamía mis areolas, mordisqueaba mis pezones, pasaba entre los labios de

mi sexo sus dedos lentamente. Con la cabeza hacia atrás, yo jadeaba; las escodas del techo comenzaron

a voltearse encima de mis ojos. Se me nubló de nuevo el mundo y me dejé caer, pesada y dócil, sobre él.

El agua, muy caliente, rebosaba de la bañera; un camarero golpeaba en la puerta con el desayuno; yo le

impedía a Yamam cualquier movimiento... Debajo de mí, soltó una carcajada.

Ese mismo día, almorzando, me propuso el viaje. Se trataba de recorrer el este y el sur de Anatolia, para

La pasión turca Antonio Gala

56

terminar, según nos fuera, en Bursa o en Ankara. Visitaríamos la zona del lago Van y las del lago Egridir y

el Beysehir. Era un viaje de negocios, pero en el que podría empaparme de la Turquía profunda.

-O sea, una locura: ir en coche, en lugar de adelantar yendo en avión y alquilar uno después. Una locura

que me atrae cometer contigo.

Recogeríamos los kilims de ciertos pueblos donde él había dejado los telares para hacerlos y llevado las

lanas. Eran pueblos perdidos y pobrísimos. Quizá diéramos con viejas alfombras que se venden muy caras

a los coleccionistas, y podríamos encargar los kilims de trazos geométricos, que responden a la antiquísima

tradición de los seléucidas, o los trabajos inapreciables que hacen las mujeres de las tribus nómadas.

Tendríamos que emplear medios de locomoción insólitos: hasta determinados lugares utilizaríamos el

coche; a partir de ello, Dios diría.

-¿Tu dios o el mío? -le pregunté.

-¿Acaso no tenemos el mismo?

-No -respondí-, porque mi dios eres tú.

-Entonces si tenemos el mismo -me replicó riéndose.

Acepté encantada, a pesar de las fatigas que el viaje pudiera depararme. Con Yamam a solas -en eso

consistía mi mayor ilusión-, cualquier infierno sería un paraíso. Y empezaríamos además a crear recuerdos.

«Para cuando yo me haya ido y no esté más con él...» De una manotada espanté ese pájaro negro.

Durante el viaje conocí la Turquía verdadera, desamparada y fatalista, y la diferencia que hay entre

aquello que a los turistas se enseña o pueden ver, y lo que no verán nunca, ni querrían. A mí me pareció,

en cambio, que veta los paisajes desde dentro, recorriéndolos palmo a palmo. El vehículo era una camioneta

bastante vieja, que se averiaba con relativa asiduidad, pero supervivía. Ciertos pueblos eran de tan

imposible acceso que teníamos que alquilar caballerías para llegar a ellos, y algunos tan desprovistos y

desaseados que preferíamos dormir en unos sacos que llevábamos dispuestos. Nadie puede imaginar la

risa nerviosa que me atacaba cuando, subida en una montura poco fija, me veía sujetada por Yamam casi

en el suelo ya, y las dudas abrumadoras para elegir un caballo o un burro, porque los burros turcos tienen

demasiado carácter, o puede que sean chovinistas. La Turquía que yo recordaba nada tenía que ver con

ésta. Desde el autobús todo había sido distinto: ahora recorríamos valles encantados, cuya visión compensaba

de cualquier cansancio, geografías tan accidentadas que parecían fingidas. Y la naturaleza, casi

virgen, nos recibía con el aroma y el esplendor de la primavera. Superada alguna neblina matinal, los cielos

fueron en general tan azules que daba miedo mirarlos: azules, insolentes e implacables.

La forma en que lo recuerdo ahora tiene que ver, más que con un viaje, con un álbum de fotografías.

Recuerdo, una vez pasado Mármara, las lontananzas que se distinguen por el espesor de las nieblas levantadas

desde los valles sucesivos; la pesadumbre del cielo en un día nublado sobre un vuelo de grajos;

un águila desdeñosa posada sobre el poste de una linde; las ristras de mazorcas casi gastadas, a manera

de guirnaldas sobre las puertas; los zocos de frutas en medio de los campos, en donde los cosechadores

trabajan; los juegos de los patos en el remanso de un río; las casas azules con zócalos ocres, o verde

turquesa con zócalos lilas, o blancas con zócalos de color salmón; el maderamen de los balcones, o el

entablado que sostiene las construcciones de ladrillos o adobes; los salidizos sujetos por zapatas labradas;

dos carritos por una senda, cargados con objetos caseros de lata y de plástico, y conducidos por una familia

de vendedores gitanos; dos conejos en el umbral de una casa: uno gordo blanco, y el otro blanco y gris;

el gran plátano copudo en medio de casi todos los pueblos; un camioncillo, al amanecer, con dos terneras

mugientes; las tejas arruinadas en los tejados; las fuentes de las aldeas y los largos abrevaderos comunales;

las colmenas en ebullición; las mujeres volviendo de los campos, todas con sus pantalones hasta los

tobillos bajo la falda, sus frentes cubiertas por pañuelos y sus mantos; una vieja loca que nos da a gritos la

bienvenida y nos toca con veneración; las improvisadas chimeneas fuera de las casas, para quienes no

tienen cocina propia; los visillos de todas las ventanas alzándose a nuestro paso; las gallinas o los pavos

paseándose por doquiera y picoteando entre el barro y la bosta; un mínimo cementerio con una lápida sobre

la tapia: «El momento no llega ni un segundo antes ni un segundo después»; las cepas altas, como arbolitos,

entre los olivos; las pomaradas junto a las plantaciones de adormideras; las mezquitas diminutas,

posadas junto al alto minarete; las parejas de tórtolas; tres viejos sentados junto a un árbol, con un viejo

perro en el centro, en silencio los cuatro...

Percibía la hermosura de todo, pero también su suciedad y su miseria. Y comprobaba que aquella

Turquía era hermosa para el que podía pasar de largo y abandonarla, no para el obligado a padecerla.

Recuerdo los nombres de las aldeas, algunas con no más de una docena de casas, que Yamam me traducía,

y que se asemejan a los españoles: El Baño, Pueblo Chico, Gorriones, Algodón, Pino Negro, Cinco

La pasión turca Antonio Gala

57

Casas, Cerezo de Arriba... Un día vi un pueblo que me gustó desde lejos, porque, contra el horizonte nublado,

se erguía bajo un golpe de sol que lo doraba. El nombre era Ballisaray.

-¿Qué significa?

-Palacio de Miel.

-Tú eres mi ballisaray.

Sin poder contenerme lo abracé, y así lo llamé durante todo el viaje: ballisaray.

-Esto es Nicea-me dijo un día temprano.

Me impresionó saber que de allí nació el credo, y que el tiempo la había reducido, aparte de despojarla

del nombre, a ese pueblito donde desayunamos.

-Menos nos quedó de Troya -decía Yamam-, o de Halicarnaso, o de Mileto, o de Afrodisia.

Había unas aldeas terrizas y otras, en cuesta, que estaban empedradas para disminuir los barrizales de

las épocas de lluvia. Unas, encaladas con colores risueños: violetas, rosas, añiles, y con una gran parra

siempre en su fachada; y otras, de piedras y adobes, junto a un almacén, con un bajo de fábrica, y troncos

sobre ella.

Solíamos detenernos en los pueblos más grandes, en los que Yamam se entrevistaba con el alcalde o

su equivalente, que le suministraba los datos de lo que podríamos encontrar.

-En primer lugar hay que contar siempre con las fuerzas vivas -repetía Yamam.

Yo lo esperaba dando un paseo por la calle principal, si la había, bordeada de modestos comercios, y

por la que se arrastraba una vida mucho más gris y más monótona que la vida de Huesca. Una vez, cuando

iba en busca de alguien, le pregunté si era prudente viajar con tanto dinero como el que él debía de gastar

en tantas transacciones.

-No siempre pago con dinero -me contestó con aire misterioso.

Los alcaldes, o quienes fueran los que se entrevistaban con Yamam, traían al coche sus kilims, cuando

los tenían, y los depositaban en la parte trasera, que se llenaba a medida que pasaban los días. Me acuerdo

ahora de que en un pueblo mayor que los otros, cercano a Konya, conseguimos -o compramos sin

dinero, porque yo asistí a la operación- un par de alfombras antiguas. Yamam dio por ellas un sobre

pequeño, que el vendedor, de espaldas, se apresuró a revisar. Incluso me pareció que lo besaba. Tardó

bastante antes de volverse y dar en turco su conformidad.

-Estos bosquecillos de treinta o cuarenta álamos que vemos a menudo -me contaba Yamam- tienen un

bonito origen. Se plantan cuando nace un hijo varón, y se cortan al tiempo de su boda, cuando ya están

crecidos, para pagar los gastos.

-¿Y las hembras?

-Ésas no cuentan -me respondió riendo.

Dormir a la suave intemperie, dentro de un saco, con Yamam al lado, era vengarse de la casta adolescencia

sin aventuras que había sido la mía., Dormíamos con las manos cogidas, y él me enumeraba el nombre

turco de las constelaciones, que brillaban en la oscuridad como nunca las había visto brillar.

Probablemente inventaba esos nombres y confundía las estrellas, pero eso para mí no tenía importancia.

En aquellas noches yo aprendí que el mejor símbolo de la esperanza son los pájaros: cuando mayor es la

oscuridad, es decir, inmediatamente antes del alba, ellos rompen a cantar enardecidos, como si fuesen los

encargados de traer la luz con sus cantos. Porque esperan el alba, el alba llega... Al amanecer, si nos

estremecía un aire que el sol aún no había calentado, Yamam se metía en mi saco, y, abrazados, nos

dábamos calor suficiente para caldear todo el paisaje.

Por las descuidadas carreteras me espantaban los peatones, que las cruzaban de improviso. Una vez,

un niño atravesó corriendo sin mirar; su madre se lanzó delante de la camioneta, doblada bajo dos enormes

bultos a la espalda. Los salvó un frenazo de Yamam que me hizo dar con la frente en el parabrisas. Los

niñitos, rapados y con sus mochilas de libros, salen de las escuelas, donde las hay, a las doce menos unos

minutos; en seguida suena la llamada a la oración. Mujeres sombrías, rodeadas de chiquillos hambrientos

y gritones, trabajan en los telares, trazando el dibujo de los kilims, acaso no de colores tan relucientes como

los que había visto en Estambul, pero sólidos y con las dulces asimetrías con que las manos, no las

máquinas, los enriquecen.

Los pequeños restaurantes y los cafés no son opuestos. El patrón suele estar sentado a una mesa como

de despacho y en ella cuenta los beneficios del día. En un rincón, la cocinita donde hacen el té y el café, o

el horno donde cuecen la masa o preparan la comida. Un día, en una ciudad semejante a Huesca en

número de habitantes, Yamam me dejó en el coche. Anochecía, y yo preferí entrar en un café que vi encendido.

Salón Simpatía supe después que se llamaba. Había una televisión en blanco y negro y unos cuan-

La pasión turca Antonio Gala

58

tos hombres sin hacer nada: ni verla, ni hablar, ni jugar. Cuando entré y me senté, ellos se salieron.

Comprendí que debía volver al coche. Se lo conté a Yamam, y se reía a carcajadas golpeándose los muslos

con las manos. Después de cenar me llevó a otro café mayor. En él había una gente más joven, que

jugaba sin ruido al dominó o a las cartas.

-No temas -me calmaba Yamam-: el dueño no te dirá nunca que te vayas. Primero, porque no se

atrevería, y luego, porque le enorgullece tener en su casa a una extranjera.

-¿En qué se nota que lo soy?

-En que ninguna turca entraría aquí.

-¿Por qué?

-Vamos a preguntárselo al patrón -me contestó.

El patrón se sentó con nosotros. Era un hombre joven, de ojos aterciopelados, con ojeras y un pliegue

muy puro en los párpados.

Tenía en la boca una expresión casi infantil, que el bigote trataba de enmascarar. La nariz, corta y recta.

Un reloj con una ancha pulsera de oro y dos gruesos anillos contradecían sus manos, toscas y anchas, que

sacudían como con rabia el cigarrillo contra un plato para quitarle la ceniza. Se dirigía a nosotros como un

niño serio, que quiere quedar bien con la visita y que declama su lección bien aprendida. Cuando yo reí por

algo que me tradujo Yamam, me miró escandalizado de que no tomase lo que él decía con rigurosa circunspección.

-Una mujer estropearía este ambiente -le explicaba a Yamam-. Tú lo sabes; díselo a ella. Los turcos

somos muy orgullosos; esto se convertiría en otra cosa. A lo mejor en Estambul o en Bursa podrían entrar

en un café si fuesen agrupadas y se sentaran aparte; quizá eso no seria tan grave. Pero de una en una,

no, qué enormidad. Esto no es Estambul, que en parte es oro y en parte es mierda... Aquí tenemos que

mantener el local limpio, sin colillas, impedir que la gente queme los manteles o los asientos... Y eso tú

sabes cuánto cuesta en Turquía. Como para dejar, por si fuera poco, que las mujeres entren.

-Pero ¿qué hacen estos hombres aquí. -preguntaba yo.

-Por lo pronto no estar en su casa, donde les darían la lata la mujer y los niños.

-¿Y trabajan de día, por lo menos?

-Claro; son agricultores, pequeños comerciantes, empleados de una industria, transportistas, cualquier

cosa.

-¿Es que no hay paro?

-Sí; pero también mucha economía sumergida.

-En esta ciudad -completó el patrón- la gente es muy solidaria; siempre hay cuatro amigos para colocar

al parado: de recadero, o de vendedor de rosquillas o avellanas, o de revendedor de billetes de autobús, o

de aguador, o de limpiabotas... En último extremo, el parado aquí lleva a su mujer a trabajar al campo y

luego la recoge: eso es también un trabajo.

En algunos villorrios, a pesar de entrevistarse Yamam con el lugareño más destacado, no hallaba lo que

buscaba y, sin embargo, no insistía, y se quedaba satisfecho.

-Ya hemos sembrado aquí para un futuro viaje -me explicaba-. La fortuna no viene siempre por el camino

en el que se la espera. Los turcos tenemos mucha experiencia de eso: en la guerra de los Balcanes perdimos

Macedonia, pero esa pérdida hizo que se fortificaran los jóvenes Turcos, que eran nuestro porvenir, y

nos ahorramos el dinero y el esfuerzo y la sangre que nos costaba mantenerla. Perdimos también la

primera guerra europea, pero de la caída del Imperio otomano nació la Turquía de hoy, que es nuestra y

que nos satisface.

Yo me eché a reír, preguntándome qué tendrían que ver nuestros kilims con tales historias de Turquía.

Todos esos vaivenes del viaje me parecían misteriosos, pero los atribuía a mi desconocimiento de las costumbres

y del idioma, y me obligué a plantear el menor número de cuestiones posible, ya que Yamam las

respondía de un modo inescrutable. Pero, aunque sólo fuera porque no me tenía más que a mí, conmigo

hablaba y nos íbamos conociendo. Debajo del calor o de las estrellas, tejimos entre los dos un kilim de amor

exclusivamente nuestro.

Una tarde, en un pueblo grandón, alzado entre pedregales y excrementos de ganado a los que olía todo,

dentro de un restaurante no muy limpio y plagado de moscas, tuve de repente la impresión de que Yamam

me mentía. No sé cómo ni por qué fue, pero lo sentí como un relámpago. Algo en su voz, un aleteo en sus

pestañas, la manera de repetir -como si le picara- el frote de una mano con la otra... Sin embargo -me dije-,

¿para qué iba a mentirme? No lo necesitaba. Eso me aducía mientras lo esperaba en el coche, entre la

duda y la confianza. «¿Qué será de mí si no vuelve?» Se me puso la carne de gallina. Quizá yo pregunta-

La pasión turca Antonio Gala

59

ba en exceso.

-No me atosigues -me había dicho una tarde de pronto dándose media vuelta.

«Tiene razón: actúo a veces como si fuese un policía. Una enamorada no puede obrar así.» Tal era mi

propósito sola en aquella camioneta. Que él regresara y me llevara consigo: no pedía más; el resto carecía

de importancia. Y además no me quedaban ni deseos ni necesidad de pensar en el resto...

Yo, en los caminos y en los hoteles, desgranaba a su oído recuerdos de mi infancia. Él no conocía

Aragón. Su padre lo había enviado a España a recorrer mundo y a aprender idiomas. Si eligió España fue

porque le seducía, como a tantos turcos. Me recitaba un poema, Baile en Andalucía, de Yhaya Kemal, un

gran poeta que había sido embajador en Madrid. Lo recitaba primero en turco, luego lo traducía.

Yo lo besaba, interrumpiéndolo a cada verso.

-¿Sólo fuiste a España porque te fascinaba?

-También porque ofrecía la oportunidad de hacer buenos negocios.

-¿Tan joven, y estabas ya en el de las alfombras?

Se rió a carcajadas. Esa noche hablamos bebido: hizo frío y decidimos echar unos tragos. Bebíamos de

la misma botella. Me mencionó los sitios recorridos de España, y dónde estaba su casa en Madrid. Las

fechas, según comprobé cuando, como siempre, reconstruí su narración, no concordaban ni con su edad,

ni con los hechos a los que se refería; pero lo atribuí un poquito al alcohol y otro a los fallos de su memoria.

Su salida de España, muy repentina, no me la contó bien. Deduje que, por ciertos malos entendidos,

prefirió desaparecer a enfrentarse con las autoridades, no sé si turcas o españolas. Reconozco que mi

cabeza tampoco estaba en su mejor momento, y que yo deseaba mucho más hacer el amor que oír sus

episodios nacionales.

-Los únicos que se rigen por las normas agrarias de la tradición turca son estos hombres de Anatolia:

sin servidumbres ni feudalismos; ellos y el campo cara a cara. Y da la casualidad de que no son turcos de

raza... Amiguita, tienes que aprender a conocernos. Entre nosotros el blanco y el negro no existen: nos

movemos insensiblemente del uno al otro. La Historia nos lo ha enseñado a hacer... Somos musulmanes,

pero en un estado laico que abolió el califato después del sultanato, y desterró la ley sagrada y todos los

trucos de que se alimenta el Islam. -Gesticulaba y se reía, de pie, sin poder detenerse, hablando en voz

muy alta-. Conservamos nuestro idioma, pero con la caligrafía occidental. Sentimos fascinación por

Occidente, pero no te fíes, porque es mayor nuestra aversión hacia él. -Se detenía un instante, tomaba mi

cara entre sus manos y me besaba las mejillas-.Somos modernos y procuramos la igualdad de todos: las

religiones no cuentan; pero el Islam es el protagonista y hay cierta resistencia a las demás. Somos

europeos, pero la mayor parte de nuestro territorio está en Asia... Hay que ser muy buen jinete para montar

a la vez caballos tan distintos... Tú oirás, Desi, mielecita, mi azúcar, oirás siempre a un turco presumir

a voces de recto; ponte en guardia: en seguida empezará a ser sinuoso. Nuestros comerciantes alardean

de ser los más honrados del mundo, «porque sólo con la honradez se hacen buenas operaciones», dicen;

la verdad es que son famosos por su habilidad para engañar, y su timbre de gloria y de propaganda es que

engañan menos que los vecinos o, mejor aún, que engañan más sin que se note. Cautela con el turco, preciosilla.

Confía sólo en tu Yamam, que con razón significa el impar... Cautela, porque el turco es celoso

como nadie: sus celos le han dado fama (celoso como un turco, decís); pero no lo es por el amor a la mujer

a la que cela, sino por el orgullo de sí mismo. El turco, querida queridita, es macho como nadie; tanto, que

a menudo siente el atractivo de otro macho y se lía con él, aunque sea sólo para verse reflejado: a él le

gusta mirarse en el espejo, con sus largas pestañas y sus largos bigotes...

Entre besos y risas y remedos, Yamam me transmitía su país y sus gentes. Había noches en que se

expresaba a incontenibles borbotones, y me ponía dos dedos delante de los labios cuando yo pretendía

plantearle una duda, o simplemente decirle que estaba muy cansada y quería dormir. Nunca lo había visto

tan eufórico, aunque quizá ésa fuera su habitual forma de ser: lo había tratado muy poco todavía.

-De ambigüedades estamos hechos, no lo olvides. Es como si este viaje no fuese lo que aparenta, ni tú

La pasión turca Antonio Gala

60

Castañuelas, mantón de Manila y rosas rojas.

En este jardín concurre toda la celeridad de la danza,

y Andalucía se muestra tres veces carmesí en la noche del

entusiasmo.

Un canto mágico de amor surge en miles de bocas...

y yo tampoco. ¿Somos un matrimonio? No. ¿Somos negociantes de alfombras? SI y no a la vez, el tiempo

lo dirá. -Manoteaba y soltaba carcajadas-. Con la historia de mi pueblo ha sucedido igual: es demasiado

viejo, ha sufrido demasiadas mudanzas, le han caído en lo alto demasiadas peripecias como para poder

ser definido así o asá... Nuestros gobernantes no pudieron mantener la unidad sino con el divide y

vencerás, que es lo contrario. No pudieron conservarnos independientes sino haciendo concesiones de

minas y de pesca y de ferrocarriles y de armas a los europeos. No pudieron meternos en un puño más que

entregando a los cristianos y a los judíos la industria y el comercio, y a los musulmanes, los puestos militares

y civiles... Hay que saber vivir, bonitilla mía; dar un poco para que vivan los demás y quedarte tú con

el resto para vivir también.

Y giraba a mi alrededor, y me acariciaba como si yo fuese una niña pequeña a la que se le da lecciones

de vida imprescindibles...

Llevábamos siempre en la camioneta algunas provisiones. Comíamos emparedados de cualquier cosa,

y hasta encendíamos fuego. Yo, en él, cierta noche hice unas tortillas a !as finas hierbas, con unas que

Yamam cogió del campo. Sin embargo, siempre que estaba a nuestro alcance devorábamos en algún

restaurante el döner kebah, esos trozos de carne de cordero, tan ricos, superpuestos alrededor de un

espetón vertical. Recuerdo ahora que en un pueblo comimos pide, que es como una pizza con una despensa

encima: pimiento, tomate, queso, perejil, carne picada, chorizo y jamón de cordero o de ternera envuelto

en pimentón dulce. Tampoco se me olvida el local: pequeñísimo, pobre y con una espléndida caja fuerte;

sobre la celosía que separaba la cocina, cruzadas, dos palmas en cruz, como las nuestras del Domingo de

Ramos, y, como en absolutamente todas partes, un retrato de Kemal Atatürk.

De postre comíamos unos dulces riquísimos que yo no había probado en Estambul.

-Se te olvidó informarme de que los turcos, que alardean de una historia amargada por Occidente, son

el pueblo que tiene los dulces más dulces y más buenos.

-Es que estas golosinas te gustan más que yo?

-Tú eres para mí la mejor delicia turca.

En Ankara estuvimos sólo dos días. Yo no comprendí cómo le había arrebatado la capitalidad a

Estambul.

-Se dice que lo mejor que tiene Ankara es el tren para Estambul. Pero deja las cosas como están: lo

único que le faltaba a Estambul son los ministerios y las embajadas. Los estambuliotas seguimos asustando

al Gobierno con una maldición histórica: todo el que posea nuestra ciudad acaba por ser víctima de su

aciago destino. Cuando los turcos la conquistamos éramos los fuertes; luego ella y su maldición nos debilitaron.

Constantinopla dio en tierra con el Imperio otomano como antes había dado en tierra con el bizantino.

-tY a nuestro imperio (al tuyo y al mío) también lo hundirá?

-Prenda mía, nuestro imperio es flotante: no está ni aquí ni allá. No tardo, amor -dijo antes de salir.

Yo me quedé todo el tiempo en el hotel. Estaba ansiosa de cama blanda, aseada y fresca, de duchas

tibias, de baños calientes con sales espumosas, de comida europea, de apretar un timbre y que apareciera

un camarero... El viaje había durado lo justo; quizá un día más lo hubiese hecho insoportable. Había servido,

aparte de obtener buen número de kilims, para asegurarme de Yamam, de su amor, de su personalidad,

de su sinceridad también. «Ahora sí que mi corazón, no sólo mi sexo, puede cantar victoria», me decía

sumergida en la bañera. (Poco después supe que me había apresurado mucho en cantarla.) Como una

confirmación a aquellas favorables reflexiones, hechas mientras minuciosamente trataba de recuperar mi

aspecto civilizado, llegó muy optimista Yamam -«Todas mis expectativas se han cumplido»-,con una

fotografía suya para mí.

Después de besarla y de besarlo a él, la introduje en mi pasaporte. Lo necesitarla para el viaje de vuelta,

pasados tres días. Delante del policía turco resbaló la foto y, ante su expresión de guasa, yo enrojecí hasta

las orejas.

Ramiro me aguardaba en Madrid; había resuelto no salir hacia Huesca hasta el día siguiente. Cenamos

con Julia y Fermín, que se interesaron mucho por mi tienda de alfombras. Al quedarnos solos en la

habitación del hotel, Ramiro me puso las manos sobre las caderas.

-Vienes espléndida de Estambul. Creo que deberías ir de cuando en cuando allí.

-Yo también lo creo.

Trató de besarme. Yo, con un gesto instintivo, lo rechacé. Luego, para suavizar mi aspereza, le expliqué:

-Perdóname, vengo muy cansada. No sé por qué un viaje en avión cansa tantísimo.

La pasión turca Antonio Gala

61

-Creí que... Pero no; perdóname tú a mí.

Supe que estaba embarazada al poco tiempo de llegar a Huesca. Mi primera reacción fue de total sorpresa:

era sencillamente algo con lo que no había contado. Después sentí una alegría tan profunda que me

impidió hasta pensar, cuanto más preocuparme. Corrí a la farmacia de Felisa. Ella, terminada la prueba, sin

decirme nada, me comunicó su resultado con un abrazo que a poco me estrangula. Le rogué que no diera

la noticia a nadie; quería ser yo quien lo hiciera; en primer lugar a Ramiro. Como yo había advertido que la

esterilidad era mía, el asunto era simple.

Esperé su llegada en mi habitación, tendida sobre la cama, con las manos sobre el vientre. De pronto,

me levanté; me desnudé del todo y me coloqué delante del espejo del vestidor. Miré con meticulosidad mi

cuerpo: aún no se percibían en su exterior signos del embarazo. Me acaricié despacio, como lo hacía

Yamam; recorrí con mis dedos los lugares donde él ponía los suyos, y sentí por mi, de una extraña manera,

la atracción que él sentía. Como la adolescente que ama y tantea su propio cuerpo antes de verlo

deseado por otro... Sentada en el suelo, abrí las piernas, rocé mi vello de un castaño claro, mi vulva llena

y sonrosada que recibía jubilosa la evocación de Yamam. Separados los labios externos, vi los menores, y

los comparé con los labios de mi boca: del mismo color todos, de la misma apertura, nada de particular

había allí. De su escondrijo hice salir el clítoris y lo acaricié como si mi mano -como si mi pulgar y mi índicefuese

de aquel a quien amaba más que a mí misma en ese instante. Mi mano blanca, la suya tan morena...

Toqué mis pechos con la otra mano. Procedente de algún lugar secreto, un líquido mojó los bordes de mi

sexo como una lengua que humedece, antes de sonreír o al sonreír, los bordes de una boca... Era corno si

me respondiera, desde dentro, quien me habitaba ya... Como si el hijo de Yamam fuese capaz de hacerme

gozar lo mismo que su padre, más dentro aún de mí que él... Trajín, sentado junto a mí, me lamía las ingles;

lo aparté sin abrir los ojos.

A continuación, desnuda todavía, escribía Yamam una carta no muy larga dándole la noticia.

Cuando llegó Ramiro, desde la puerta me lanzó un «buenas tardes» -ya era verano y se retrasaba en

llegar la noche-. Salí a su encuentro abrochándome una bata.

-Tengo que anunciarte algo que te va a complacer mucho -le dije con la expresión más dichosa que

pude-:vamos a tener un hijo. Tenían razón los que nos aconsejaban no creer en los médicos.

Ramiro me miró en silencio: se dirigió al salón; se sirvió un whisky seco y lo bebió de un trago.

-Yo también tengo que decirte algo, Desi. Igual que hiciste tú, yo consulté con un médico en Madrid. Soy

yo, y no tú, el incapaz de tener hijos. O los dos, aunque por lo visto tú no lo eres... No consideré necesario

decirlo antes, ya que tú te hablas anticipado a hacerte responsable, y con uno bastaba.

Se hizo una pausa en la que el silencio era como un charco entre los dos. No valía la pena defenderse.

-¿Qué piensas hacer? -le pregunté.

Yo, nada. ¿Qué piensas hacer tú? Ese niño no tendría que nacer.

-No sé si tendría que nacer o no; sé que, en cuanto de mí dependa, nacerá. Me extraña que un católico

como tú insinúe semejante dislate. Qué distinta es la teoría de la práctica, ¿no?

Había levantado la voz. Ramiro estaba sirviéndose otro whisky, y yo continué:

-Lo que podemos hacer es divorciarnos.

-La Iglesia no permite el divorcio, tú lo sabes.

-Ni el aborto tampoco. Separémonos entonces...

-¿Y que Huesca entera sepa que yo soy impotente y que tú has tenido un hijo de otro? ¿Qué quieres:

dar una campanada y hundirme a los ojos de todos?

Inevitablemente pensé que Huesca era el sitio ideal para una campanada, pero, fingiendo una calma que

estaba muy lejos de sentir, dije:

-Yo no quiero, Ramiro, más que tener a mi hijo.

-Pero ¿de quién es? -gritó-. Supongo que de algún turco.

En su voz había un enorme desdén.

-Sí -grité también yo-; de un turco.

Me miró con un indescriptible asombro.

-¡Un turco! ¿Tú tienes idea de lo que has hecho? ¿Qué sabes de él? ¿Quién es? ¿Qué es? ¿Qué tiene

el turco ese?

Yo me eché a reír con una risa casi histérica.

La pasión turca Antonio Gala

62

-Estoy segura de que no quieres saberlo de verdad. -Tenía ahora yo, y lo notaba, la sartén por el mango-.

Aquí se plantea un dilema. Eres tú el que tiene que escoger: o yo me voy con mi hijo, caiga quien caiga, y

ya me entiendes, o lo tenemos juntos y aquí no se habla más.

Se había sentado; tenía la cabeza entre las manos. Transcurrieron dos o tres interminables minutos. No

levantó la cabeza para hablar.

-¿Quieres decir que romperías con todo lo que ese niño significa?

En la pesada pausa que siguió a la pregunta, que se quedó temblando por el aire, se oía mi respiración.

Yo habla dejado de tener la sartén por el mango. Mi hijo era lo que en aquel momento necesitaba ser defendido

antes que todo: no su vida sólo, sino el ambiente más propicio para que naciera y creciera.

-Sí -dije por fin en un susurro.

-¿Lo juras? En un sollozo dije:

-Sí.

-Pues que las cosas se queden como están.

Se dirigió a la puerta. La abrió. Añadió sin volverse:

-Si es que es posible.

Salió cerrando con tiento; sin dar el portazo que yo temía.

Me dirigí a mi dormitorio, pero no llegué a él. Me urgía recapacitar sobre lo sucedido; me urgía aclarar

el estado de las cosas a mis propios ojos. Quería saber si debía o no echar la carta escrita. Tenía que calcularlo

todo. Me lo impuse a la fuerza, porque la alegría de mi hijo no era a calcular a lo que me llevaba.

Me senté en el salón, en el suelo, con la espalda contra un sillón... Aunque me estallara la cabeza tenía

que razonar. Fríamente, convenientemente. Y empecé a hacerlo con las manos apretadas contra el vientre.

Nunca había percibido con tanta claridad la contradicción que ahora se me presentaba. Era un problema

que aún no podía dar por resuelto. Había jurado, sí, pero otros juramentos no pronunciados me ataban

más que el último. Y, sobre cualquier escrúpulo, en una u otra dirección, estaba mi hijo... Siempre se nos

ha asegurado que el amor se comporta como si fuese a ser eterno, y cierto que es eterno mientras dura.

Siempre se nos ha asegurado que la pasión se quema en sí misma, igual que una vela encendida por los

dos cabos, como diría mi padre... Entonces, ¿se opone el amor a la pasión, que es la que lo aniquila; a la

pasión que sueña y que combate y que se desangra si es .preciso, consumida, consumada, en su éxtasis?

¿Cabe el amor sin pasión? ¿Cabe la pasión sin amor? ¿Es mentira siempre la eternidad que la pasión

promete, y verdadera la del amor? «¿A qué vienen, en este trance, estas preguntas?», me dije. ¿Sentía yo

pasión por Yamam y amor por Ramiro? Ah, no: ¿dónde me llevaría tal engaño? Tenía que ser muy clara.

¿Con cuál de los dos me había olvidado yo más del mundo y del tiempo y de mí misma? ¿No es el primer

trámite de la eternidad olvidarse del tiempo? ¿No estaba, hasta físicamente, Ramiro sujeto a él: envejecido,

digno y grueso como lo acababa de ver? ¿No venía de adjudicarle a Yamam toda la herencia del amor

por Ramiro: no el que le tuve, sino el que pude haberle tenido, que se me quedó en vilo dentro del alma?

Venía de lo que quise que fuera eterno, y acababa de chocar, cara a cara, con lo que había demostrado

una duración, unos años de duración, de respeto y de compañerismo. Pero ¿qué tenían estas cosas que

ver ni con el amor ni con la pasión? Lazos que atan, sí, experiencias comunes, amigos e intereses

comunes: un matrimonio. ¿Era esto suficiente? Para tener un hijo, sí: el hijo no tiene por qué ser resultado

de una pasión, ni de un amor; yo ni siquiera había pensado en él un solo instante entre los brazos de

Yamam.

Me encontraba oprimida entre un pasado que ahora se hacía más presente que nunca, y un presente

ardoroso, fructificado, que quizá tendría que convertir, voluntaria y dolorosamente, en pasado. Me hice

daño de tanto como apreté los dientes, y sentí que los ojos se me llenaban de lágrimas. Hacía tanto que

no lloraba que me invadió una sensación infantil y casi dulce. Sin embargo, las lágrimas no llegaron a caer.

Me violentaba, me forzaba a pensar que aquel amor mío por Yamam, que aquella pasión mía no sería

invariable, sino que más tarde decaería, se transformaría, se extinguiría... ¿No fue ése el proceso del amor

por Ramiro? No, no fue ése: a Ramiro ahora sabía con toda seguridad que nunca lo había amado. Pero

¿es que acaso son siempre los mismos el comportamiento y el aspecto del amor? No lo sé ahora, ni lo

sabía entonces, ni quería saberlo. Mi temor era que, si renunciaba a Yamam, el tiempo se iba a suspender,

iba a concentrarse y a divinizar a mi amado -a mi apasionado amante- en mi corazón. Y yo sería la víctima

de una evocación continua y enfermiza; la víctima de la locura de convertir lo que debería ser pasado en

un presente fijo y artificial, como un cadáver que se embalsama y se lleva a cuestas el resto de la vida...

La pasión turca Antonio Gala

63

«Un cadáver lo que es vida sólo y ha dado vida...» No lograba llorar.

¿Un cadáver? Si nadie garantiza que un amor permanezca, ¿quién garantiza que un amor se acabará?

Lo que de hecho había terminado era mi relación con Ramiro, fuese la que fuese, se llamase corno se llamase.

Ni siquiera quedaba suyo un trocito de mi pasado, porque al amor presente, al de Yamam, yo había

aportado mi pasado entero y mi futuro: era un compromiso de mi totalidad. ¿O es que yo no era consciente

de que había jugado mi pérdida social, personal y moral; de que me había jugado de abajo arriba y de atrás

adelante? Para mí el amor no es otra cosa que eso: la pérdida y la reunión de dos extraviados, que uno en

otro se recuperan. ¿Y ahora sería yo la que renunciara, la que dijera: «Hasta aquí; yo ya no juego más»?...

Pero -yo me argumentaba- es que no lo hacía por mí, no era yo egoístamente quien lo decía. Estaba claro:

era la voz de mi hijo. ¿Podría jugármelo a él, apostarlo a él también? Qué miedo me daba arriesgarlo en

una pasión tan individual, tan mía, tan poco consentida, tan ciega... Me traicionaría a mí misma -y, por tanto,

a Yamam- antes que traicionar a mi hijo.

Él venia a una vida que le daba yo. Y yo estaba configurada por rostros, por personas, por paisajes, por

un idioma, por una historia. La vida era un bosque por el que yo tendría que conducirlo, no perderlo. Y mi

bosque era éste; en el otro bosque, nos perderíamos los dos... La vida es el cambio pasivo que el tiempo

nos imprime: la vejez de Ramiro, su piel seca, su cintura ensanchada, y mi vejez también, y mis futuras

arrugas y mi futuro desencanto y quizá mi desesperación. Frente a la pasión mía por Yamam yo me sentía

obligada a mantener la juventud y la belleza; pero frente a mi hijo tenía la obligación de conducirlo de la

mano en el tiempo: en la mudanza interior y en la mudanza exterior que el tiempo marca. Para mi pasión

yo había sido única -como Yamam, el único- invariable y deslumbradora; pero para mi hijo yo tenía que ser

múltiple, variable, mudadiza, siguiendo el cambio que él mismo requiriera, entregándome a él con el mismo

compromiso de totalidad con que me entregué a la pasión que lo engendró... Si no fuese así, más valdría

abortar, que era precisamente a lo que con más fuerza me negaba.

¿El amor nos va haciendo a su imagen? Eso era lo que yo creí; pero, por lo visto yo no había sentido

amor, sólo pasión... Junto a Ramiro, frente a frente con él, yo estaba convencida de que era una mujer distinta

a la que en aquella primera noche de abril se le entregó y creyó que lo amaba; distinta a la muchacha

que él también creyó amar. El amor por Yamam, o la pasión, o lo que fuera, me había hecho otra, modelado

otra dentro de mí. Mi hijo ahora me hacía una tercera, diferente de la Desi de Ramiro y de la Desi de

Yamam: mi hijo era a la vez pasión y amor, de eso no tenía duda... Pero ¿por qué se había empeñado en

venir tan al principio de mi felicidad?

En contra de Ramiro se levantaban en mi corazón los pequeños disgustos que carcomen, las largas

divergencias, las noches sin compartir, la frialdad aisladora, las invisibles heridas, las esperanzas decepcionadas.

Pero, a su favor, el respeto y la lenta amistad y el amparo. y el empeño sincero que, sólo hacia

un momento, demostrara. Hasta el afán de evitar la campanada nos protegía también, lo tuviera o no él

claro, a mi hijo y a mí. No había habido ruptura porque no existía nada que romper, porque no existía amor...

Y quizá porque los sentimientos que, por debajo de todo, nos untan a Ramiro y a mí eran irrompibles, o yo

no habría querido que jamás se rompieran. Algo insistía en mi interior que mejor padre para mi hijo sería

Ramiro que Yamam. A Ramiro lo quise para padre de mis hijos y fracasé; a Yamam sólo lo quise para mí,

y también había fracasado, porque ahora entre los dos se interponía el hijo...

Allí estaba yo, decidiendo lo que la vida tenía que haber decidido por mí, y que, en el fondo habla decidido:

una ruptura (dentro de mí, porque quien se rompía era yo y nada más) y una paternidad. El momento

más importante de mi vida -en el que había otra vida- lo atravesaba sola... Tendría quizá que consolarme

la idea de que cualquier amor se siente a solas, cada uno por su parte; es la pasión lo que necesita dos

bocas y dos sexos... Pero ¿no sería todo una falsedad? ¿No serían mis razonamientos una dispersión que

me resultaba conveniente? ¿Habría yo creído -pero sólo creído- amar a Yamam, escogiéndolo como

soporte de todas mis ilusiones y mis aspiraciones y mis ensueños? ¿Era Yamam sólo un producto de anhelos

inconcretos, y estaba sólo en mi? No, eso sí que no; qué risa. Lo recordaba en el hotel, dormido, y yo

olfateando sus caderas estrechas y cada rincón de su cuerpo... ¿Dentro de mí Yamam? No; mi hijo es quien

estaba dentro de mí. No quería mentirme. Aunque no volviese a ver nunca a Yamam, quería decirme esa

noche -ya había anochecido y yo estaba a oscuras en el suelo-, quería decirme y oírmelo decir, el desgarro

que me producía la renuncia, el dolor espantoso de la sustitución de mi vida por la de mi hijo, que era

de algún modo mía también. Esa noche lo daba a luz en mí. A partir de aquel instante empezaba la muerte

de mi amor; de ella se alimentaría la vida de mi hijo...

Ahora sí lloraba. Sentía mojadas las solapas de la bata... Tenía que ser as(, y tenía que haberlo decidido

yo sin que nada ni nadie -ningún juramento- me lo impusiera. Sollozaba y golpeaba contra el sillón mi

La pasión turca Antonio Gala

64

cabeza, sin separar las manos de mi vientre, porque de él procedía la fuerza para matar y para resistir. La

mujer que no haya estado preñada no entenderá lo que aquí escribo. A quien habría querido abrazar

durante toda mi vida era preciso que lo alejara de mí. Y era preciso que me quedara junto a aquel a quien

no deseaba abrazar nunca más; con aquel con quien lo más grande que compartía aún era el secreto que

lo alejaba de mí definitivamente.

Tambaleándome por el pasillo, llegué a mi dormitorio y rompí en pedazos la carta de Yamam. Luego me

tendí en la cama y me dispuse a esperar no sabía bien qué.

A la cena había invitado a todos mis amigos y a los padres de Ramiro.

-¿Celebramos algo? -preguntaban.

-No; todavía no.

Invité también a mi padre y a mi hermano. Mi padre hacía meses que no salía de casa; no se encontraba

bien; bajaba a la tienda, y no todos los días. Lo vi, en efecto, achacoso y muy envejecido. Tenía una

sonrisa casi permanente, que le daba cierto aire alelado, como si estuviese pensando siempre algo agradable

y no quisiera participarlo a nadie. Apenas hablaba; siguió toda la noche sentado en el sillón donde lo

había colocado al llegar.

Laura charlaba por los codos y Felisa reía por los codos también, más gorda que nunca, apoyada en su

marido, fuerte como una torre, que contaba sus chistes más o menos verdes y más o menos habituales.

Ramiro y yo atendíamos a la gente, mientras que un camarero pasaba las bebidas. Por fin, toqué en un

vaso con una cucharilla.

-Propongo un brindis.

-Pero ¿por qué brindamos? -preguntó Felisa ya todos con las copas en alto.

-Muy fácil: por mi hijo. Nacerá dentro de seis meses.

Todo fueron enhorabuenas, felicitaciones, exclamaciones de una alegre sorpresa. Me acerqué a mi

padre y lo besé.

-Si te viera tu madre... -me dijo, como siempre.

Nunca, en vida de ella, habría pensado que se quisieran tanto. Sentí envidia de ellos, y, como consecuencia,

busqué con la mirada a Ramiro, al que abrazaban en aquel momento Marcelo y Lorenzo. Fui hacia

él; alcé mi copa; él hizo lo mismo con la suya.

-Gracias -le dije.

-A ti -replicó él.

Fingía mucho mejor de lo que yo habría imaginado. O quizá no fingía: el ser humano se adapta a todo

con un poco de buena voluntad. Si se adapta a la muerte, ¿no lo hará mejor a la vida? «Mi hijo llegará a

ser suyo -pensé-,incluso puede que antes de nacer. Eso ayudará a resolver las cosas.»

El embarazo transcurrió con una absoluta normalidad. Hacía mis ejercicios de gimnasia (me parecía un

milagro que esta vez sirviesen para mí); leía montones de libros que me mandaba Laura; paseaba bastante;

visitaba la tienda unas horas al día, y Lorenzo me ponía al corriente de las escasas novedades; `iba al cine

con Ramiro, y hacíamos alguna compra juntos, despacio, corno convalecientes: «Como novios», nos decía

Felisa... Un día subimos a Ordena, y no bien nos bajamos del coche se puso a llover de una forma insultante.

-Con razón le llaman al parque el orinal de Cristo -comenté empapada.

-No blasfemes -me reprendió Ramiro.

Sólo llegamos hasta el río Arazas, limpio y juvenil, ancho y azul, entre el levante y el poniente... Cuando

resbalara en él el agua de los elevados neveros, mi hijo ya estaría en el mundo. Ramiro y yo nunca

hablábamos de él. Una vez, al darle las buenas noches, después de una cena silenciosa, le pregunté:

-¿Vas a quererlo?

Ramiro me dio unos golpecitos en la mano.

Por supuesto, el ama Marina intervenía con sus consejos: tenía que comer mucha miel para que el niño

tuviera buen carácter; prohibido hacer punto y calceta, para que no se le enredara el cordón umbilical. Si

el parto se retrasase, habría que frotar el vientre con el aceite de freír tres escorpiones. Y, naturalmente,

tener colgada de la cabecera una cruz de Caravaca para que yo la estrechara con mis manos en caso necesario;

siempre, no faltaría más, encomendándome a santa Librada. Y, ya después del parto, habría que ocuparse

de enterrar la placenta para evitar que ningún perro -pobrecito Trajín- se la comiera, porque eso era

La pasión turca Antonio Gala

65

malísimo para el niño.

Lo que más me asombraba de todo era la espontaneidad con que me había desprendido de Yamam. No

es que lo hubiese olvidado, sino que me había desprendido de él. Como alguien que, abstraído en un trabajo

costoso, no puede prestar atención a nada más que a su tarea. A menudo pensaba que la Naturaleza

había organizado toda aquella tragicomedia, todo aquel aparatoso incendio de mi cuerpo -al que ahora veía

tan lejano— para que trajera una vida nueva al mundo. La Naturaleza, tan cruel y tan cicatera para tantas

cosas, en los gestos de la creación siempre es lujosa, como si ella misma desconfiara de su continuidad y

se propusiera cerciorarse concienzudamente... ¿Qué relación había entre el sentimiento de piedad y de

generosidad que en esos meses me embargaba, y el ardor sin límites que había sido su origen? El mismo

vientre que ahora se pujaba fue antes el recipiente de la carnalidad más insaciable. El placer, que fue el fin,

se había transformado en un dócil vehículo, en un valiente y sudoroso portador. E igual que dicen que

actúan las aguas del bautismo blanqueándolo todo, así la memoria de Yamam se había reducido a unos

recónditos extremos de mí misma a los que sin esfuerzo renunciaba. Como los vanos testimonios de un

amor ya olvidado, desaparecidos en los cajones de un armario que ya apenas si se abre.

El insensible progreso del embarazo fue transformándome. En lugar de estar caprichosa y antojadiza,

me volví más amable, más comprensiva, más modesta que nunca. Mi cuñada Adela se acostumbró a decir:

-Ahora no es difícil quererla. Se ve que el milagro -ella llamaba el milagro al hecho de mi embarazo- le

ha suavizado el carácter.

Como a una distancia inconmensurable -igual que con unos gemelos de teatro usados del revés- yo veía

a mi cuñada (y al resto del mundo, pero a ella sobre todo). Llegué a suponer que estaba al tanto de la verdad.

Me costaba trabajo pensar que Ramiro se la hubiese contado; más bien lo atribuía a su malicia natural

y a su tendencia malpensada que, sin saber exactamente en qué ni por qué, la llevaba a acertar. Un día,

próxima la fecha del parto, me dijo con retintín:

-Cuando quieras te acompaño a confesar. Opino que te deberías poner a bien con Dios, no por si

sucediese algo malo, que es impensable, sino para que suceda todo bien.

Ramiro estaba delante. Sin alterarse, replicó:

-Cuando Desi quiera confesarse, sabrá hacerlo sola. Y, si necesita compañía, aquí me tiene a mí. Ya

hemos probado que hacemos bien las cosas juntos.

Se lo agradecí con una tierna mirada, aunque la parte suspicaz de mí pensó que Ramiro no quería, ni

bajo secreto de confesión, que nadie se enterara del nuestro, por lo menos en Huesca.

Supe con precisión que había llegado la hora. Se trataba de una faena que había decidido cumplir con

exactitud y con frialdad, sin echarle encima aprensiones ni literatura. Ramiro me llevó a la clínica. El médico,

un compañero de Arturo, me examinó.

-Todo va bien. Nunca he tenido una mamá tan buena colaboradora.

Los dolores venían a su ritmo, pasaban y volvían. Yo no sentía el menor pudor porque el médico o sus

ayudantes manipularan mi cuerpo ni lo abrieran. Cuanto ocurría dentro y fuera de él era tan natural como

el amor; quizá ahí se hallaba su última verdad común. Yo pensaba, con el mayor sosiego posible, en lo que

tenía que hacer, no en lo que había hecho ni en lo que vendría luego; a cada minuto se correspondía su

trabajo y su afán. Un solo instante me distraje: en el cuarto había dejado mi cartera y, dentro de ella, la

fotografía de Yamam; no me había atrevido a romperla por si algún día consideraba prudente enseñársela

al niño. Cuando sobrevino el turno siguiente de dolor estaba distraída en ese pensamiento, me cogió de

sorpresa y grité.

-¿Qué novedad es ésta, colaboradora? -preguntó el médico.

Yo le sonreí.

A partir de ahí se apresuró el parto. El niño -nadie, ¿por qué?, había dudado que lo fuera- nació fuerte,

oscurito, con pelo largo y negro, perfecto en todo. Le di gracias a Dios también de una manera natural. No

recordaba haber sido nunca más feliz. Me colocaron al niño sobre mis piernas, de las rodillas para abajo.

-No; por favor, ahí no.

Tendí las manos. Me lo pusieron sobre el pecho, y lo reconocí corno si todavía no hubiera salido de mí;

lo reconocí mío -mío y de la vida ya y del mundo ya- y me inundó una dicha sin posible comparación.

Nada más subírmelo al cuarto, Adela me mostró la fotografía de Yamam.

-Cuando fui a ponerte una estampa de san Ramón Nonato, se cayó de tu bolso esto -me decía con una

La pasión turca Antonio Gala

66

evidente intención.

-Pues mételo en mi bolso otra vez. Y ciérralo bien para que nadie pueda meter sus sucias narices en él.

Y si no, dáselo a tu hermano; ya me lo devolverá él en casa.

¿Qué me importaba nada? ¿Qué me importaba la mala fe de nadie? Entre mis brazos tenía un niño

recién nacido, una vida recién nacida de la mía. Con eso me bastaba.

Ramiro entró en seguida, cuando me había peinado y arreglado lo mejor posible. Se inclinó, me besó, y

tocó con un dedo la carita del niño, que tuvo una contracción semejante a una risa.

-¿Cómo té gustaría que se llamara? ¿Quieres que se llame Ramiro?

A mí siempre me hubiera gustado llamarme Carlos.

-Tan pequeñico, y ya te llamas Carlos -le dije al niño.

Al día siguiente Felisa me llevó a Trajín. Al ver a mi hijo se quedó inmóvil mirándolo; después me miró

a mí y poco a poco comenzó a mover el rabo hasta que adquirió una insolente velocidad; por fin soltó un

ladrido breve y profundo. Habría querido en ese momento saber interpretar el entrecortado y expresivo

idioma de los perros.

Fue cuando acababa de cumplir dos meses. Le habla dado de mamar, y vomitó lo que había mamado.

La cabeza se le descolgó, como sin sujeción del cuello. Me asusté. Lo encontré ardiendo. Llamé a Arturo.

El niño respiraba como si tuviese la nariz obstruida. Arturo llegó inmediatamente. El pequeño Carlos se

estremecía. Lo examinó; lo auscultó. Comenzó a tener convulsiones. Arturo dijo sin mirarme:

-Un baño de agua fría.

No volvió a hablarme. Trajeron de la farmacia lo que él había pedido. Con el niño en brazos, paseaba

por el cuarto de baño. Yo lo seguía, paralizada, con los ojos. Lo volvió a meter en la bañera... Apenas había

pasado una hora y media desde que yo presentí que algo malo sucedía. Arturo apretó los dientes, cerró los

ojos y sacudió la cabeza a un lado y a otro. Dejó al niño en su cuna, envuelto en la toalla, y se acercó a mi.

No fue preciso más.

Me encontré sola. Rigurosamente sola en el mundo. De improviso se había producido un cambio radical:

la brusca separación de todo aquello que había alrededor mío y que no era mío ni lo había sido nunca.

Aunque lo intentara, no podría explicar cómo ocurrió esa modificación súbita de mi personalidad, que me

habría llevado a saltar al vacío. Pero había aún una salida. Y yo supe, con una estremecedora certeza, lo

que tenía que hacer.

Tres días después de enterrar al niño, Ramiro se fue a no sé qué sitio pretextando no sé qué gestiones.

Aquella muerte, en lugar de unirnos; nos había separado sin remedio. Debe de suceder así entre los cómplices

que unen sus fuerzas para acometer una empresa, cuando esa empresa fracasa. Leer el fracaso en

los ojos del otro es un doble castigo. Nos invadió la sensación de que algo más fuerte que nosotros nos

había vencido. Por lo menos a mí. Era un sentimiento no idéntico al dolor: más hondo, más total, como si

todo hubiera perdido su sentido; todo: el sacrificio, el fingimiento, el orden establecido, la vida que me había

propuesto llevar en adelante hasta mi muerte. Todo inútil... Entonces descubrí que me había convertido en

otra, cuando obedecí lo que mi nuevo corazón -o mi corazón renovado, o mi corazón recuperado— me

ordenaba. Atardecía y, aunque actuaba bajo un impulso ciego, creo que jamás podré olvidar aquel atardecer.

Me puse despacio a cepillar a Trajín, desconcertado por cuanto en las últimas horas sucedía. Le hablaba

con cariño y en voz baja, recordando las frases del viejo profesor de Historia:

-Mi vida se ha transformado en una noche lúgubre, Trajín, lúgubre y baldía. Es ya corno la de un perro

sin amo; uno de esos perros que corren por interminables carreteras, sin saber por qué corren, ni dónde

van, igual que si tuvieran una cita a la que de ningún modo pudieran faltar, y hubiesen olvidado dónde y

con quién... Yo la tengo, Trajín: es mi última oportunidad. Debo acudir. Te dejo a ti como un perro sin amo.

Tú me echarás de menos y yo a ti: pero no tengo más solución que irme.

Supe que estaba llorando, por fin, y que hasta entonces no había conseguido llorar. Me despedía del

perrillo. Era lo único vivo que me pertenecía en aquella casa, que de pronto veía recargada y ajena. Se lo

decía: lo abrazaba y lo besaba como si fuera un niño, como si fuera el niño. Él me lamía la cara. Le puse

su collar. Montarnos en el coche y lo llevé a la farmacia de Felisa. Hacía mucho frío; me di cuenta tarde de

que había salido sin abrigo...

Felisa me dijo que Arturo estaba destrozado.

-Me lo imagino -repliqué.

La pasión turca Antonio Gala

67

Pero no había ido a oír pésames yo. Le dije que pasaría unos días fuera; necesitaba reorganizarme mentalmente;

estaría en Madrid. Ella lo comprendía. Le iba a dejar a Trajín que era tan amigo de sus niños.

Felisa rompió a llorar.

-No llores. Las cosas, en realidad no pueden torcerse. Son como son.

-Eres fuerte, Desi. Tú eres más fuerte que yo...

-No lo creas. He venido también a que me des somníferos. Se me han terminado y ahora voy a necesitarlos.

Dame los que puedas, los que tengas. Quiero llevarme cuantos más mejor.

-¿Qué vas a hacer?

-No lo que piensas. Dormir, voy a hacer. Pero no sé cuánto tiempo me quedaré en Madrid. Ya arreglarás

lo de las recetas tú con Arturo.

Me entregó varias cajas del somnífero del que yo tomaba cada noche una pastilla. «En Estambul no lo

he necesitado, pero quizá ahora sí.» Guardé las cajas en el bolso. Besé a Trajín. Besé a Felisa. Al pasar

por Telégrafos, dirigí un telegrama a Yamam. Se me ocurrió que acaso no estuviese en Estambul. «Es igual

-me dije-: volverá.» La carta que le dejé a Ramiro la escribí sobre la mesa de la cocina. Era muy corta. «Tú

sabes por qué me voy y dónde. Para ti todo lo que pueda corresponderme: renuncio a mis gananciales y a

mis derechos en la tienda. Haz con ellos lo que quieras. Si algún día tienes intención de divorciarte, que

esta carta sirva de consentimiento por parte mía. Te deseo que seas más feliz que hasta ahora: tan feliz

como te mereces. Adiós. Desi.»

A los cinco días de morirse mi hijo, el avión que me llevaba tomó tierra en las pistas de Estambul.

No hay comentarios:

-

INTERESANTES

¿QUIERES SALIR AQUI? ; ENLAZAME

-

Twitter

.

Etiquetas

h. p. lovecraft (122) relato (114) cuento (76) Stephen King (63) gotico (60) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (57) Robert Bloch (50) terror (48) lovecraft (46) guy de maupassant (44) Lord Dunsany (43) anne rice (39) horror (37) maupassant (37) scifi (35) Edgar Allan Poe (31) cuentos (28) ambrose bierce (27) Jorge Luis Borges (26) oscar wilde (26) los mitos de cthulhu (24) algernon blackwood (23) poema (23) ray bradbury (23) blood gothic (22) august derleth (21) dark (21) enlaces (21) 1ªparte (20) bloodgothic.blogspot.com (20) demonios (19) imagenes (19) poemas (19) 2ªparte (18) mario benedetti (18) vampiros (18) capitulo del necronomicon (17) h.p. lovecraft (17) poesia (17) relatos (16) Clark Ashton Smith (15) Horacio Quiroga (15) amanecer vudú (15) musica (15) alejandro dumas (14) becquer (13) blood (13) gothic (13) underground (13) Philip K. Dick (12) amor (12) charles dickens (12) fantasia (12) fredric brown (12) pulp (12) poe (11) EL BAR DEL INFIERNO (10) Howard Phillips Lovecraft (10) el vampiro (10) las mil y una noche (10) necronomicon (10) vampiro (10) Charles Bukowski (9) el hombre ilustrado (9) friedrich nietzsche (9) gibran khalil gibran (9) lilith (9) onirico (9) paul auster (9) subrealismo (9) terror onirico (9) victoriano (9) 2 (8) Andrés Díaz Sánchez (8) Fantasmagoría (8) Isaac Asimov (8) Lewis Carroll (8) Yukio Mishima (8) arte (8) cuento de amor (8) cuento gotico (8) diccionario (8) el extraño (8) fantasmas (8) franz kafka (8) king (8) psicodelicos (8) realidad (8) vamp (8) varios (8) videos (8) Bram Stoker (7) El Castillo de Otranto (7) Selección (7) autor novel (7) cthulhu (7) cuento corto (7) cuento onirico (7) demonologia (7) entrevista con el vampiro (7) guy (7) julio cortazar (7) mitos (7) novel (7) novela (7) oscuro (7) psi-ci (7) recopilacion (7) seleccion (7) sentimientos (7) shelley (7) tatuajes parlantes (7) un mundo feliz (7) 2ª parte (6) ALFRED BESTER (6) ANTON CHEJOV (6) Bestiario (6) Douglas Adams (6) LA VOZ DEL DIABLO (6) LAS BRUJAS DE MAYFAIR (6) RESIDENT EVIL (6) Rubén Darío (6) Selecciones (6) bukowsky (6) clive barker (6) crepusculo (6) cuento victoriano de amor (6) darknes (6) el paraiso perdido (6) el pasillo de la muerte (6) ficcion (6) john milton (6) la metamorfosis (6) mary (6) meyer stephenie (6) pandora (6) rammstein (6) ramsey campbell (6) realidad sucia (6) stephen (6) vampirismo (6) 3ªparte (5) ALEXANDRE DUMAS (5) ANGELES (5) ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA (5) Charles Nodier (5) En busca de la ciudad del sol poniente (5) Flores de las Tinieblas (5) Lord des Morte (5) Marqués de Sade (5) aire frio (5) al azif (5) angel oscuro (5) aventuras (5) charles bukowsky (5) dioses (5) el cazador de sueños (5) el ceremonial (5) el demonio de la peste (5) el horla (5) gotica (5) henry kuttner (5) la casa del pasado (5) la hermandad negra (5) lavey (5) leyendas (5) libros (5) links (5) relato corto (5) wikipedia (5) Aldous Huxley (4) BRIAN W. ALDISS (4) CUESTION DE ETIQUETA (4) Drácula (4) Dylan Thomas (4) EL BESO SINIESTRO (4) EL RUISEÑOR Y LA ROSA (4) EL templo (4) ENTRADAS (4) Edmond Hamilton (4) Federico García Lorca (4) Historias de fantasmas (4) LIBROS DE LA UNIDAD (4) LOS MISERABLES (4) Las Mil y Una Noches (4) Los Fantasmas (4) Los Versos Satánicos (4) Poemas vampíricos (4) Poul Anderson (4) Richard Matheson (4) Robert E. Howard (4) Rudyard Kipling (4) Una Voz En La Noche (4) William Hope Hodgson (4) allan (4) anime (4) anonimo (4) avatars (4) chuck palahniuk (4) citas (4) colleen gleason (4) comentario (4) cuento gotico-victoriano (4) cyberia (4) de lo mejor de paul auster (4) diablos (4) donde cruzan los brujos (4) edgar (4) el diablo (4) el retrato de dorian gray (4) el sabueso (4) el wendigo (4) espiritus (4) fantastico (4) frankestein (4) frases (4) galeria (4) goticos (4) hechizos (4) historias (4) infierno (4) jorge fondebrider (4) la ciudad sin nombre (4) la hermosa vampirizada (4) letra (4) licantropia (4) los amados muertos (4) mito (4) muerte (4) saga vampiros (4) salman rushdie (4) schahrazada (4) twilight (4) victor hugo (4) voces de oscuridad (4) 1984 (3) 3 (3) 666 (3) A n n e R i c e (3) A r m a n d (3) AL ABISMO DE CHICAGO (3) ALGO LLAMADO ENOCH (3) Al otro lado del umbral (3) Alejandro Dolina (3) Apariciones de un Ángel (3) Arthur Machen (3) BOB SHAW (3) Brian Lumley (3) CRONICAS VAMPIRICAS 2 (3) Corto de Animación (3) Dan Brown (3) Días de ocio en el Yann (3) E. Hoffmann Price (3) E. T. A. Hoffmann (3) EL DESAFÍO DEL MAS ALLÁ (3) EL FANTASMA DE CANTERVILLE (3) EL HORROR OCULTO (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) EL TEMPLO DEL DESEO DE SATÁN (3) EL TIEMPO ES EL TRAIDOR (3) El Espectro (3) El Libro Negro (3) El espectro de madam Crowl (3) El morador de las tinieblas (3) El príncipe feliz (3) Emisario Errante (3) En la cripta (3) Frank Kafka (3) Fritz Leiber (3) Ghost in the Shell (3) Giovanni Papini (3) Gitanjali (3) Hombre con manías (3) J. Ramsey Campbell (3) JOSEPH PAYNE BRENNAN (3) John Stagg (3) Jr. (3) LA BIBLIOTECA DE BABEL (3) LA CONFESIÓN (3) LA EXTRAÑA CASA EN LA NIEBLA (3) LA IGLESIA DE HIGH STREET (3) LA MARCA DE LA BESTIA (3) LA RISA DEL VAMPIRO (3) LAS RUINAS CIRCULARES (3) La Jaula (3) La Trilogía de Nueva York (3) Mercenarios del Infierno (3) Miguel Hernández (3) Palomos Del Infierno (3) Pío Baroja (3) Rafael Alberti (3) Thanatopia (3) Théophile Gautier (3) Tomás Moro (3) Un Sueño en un Sueño (3) abraham merrit (3) alas rotas (3) alien (3) alquimia (3) amuletos (3) angeologia (3) antiguas brujerias (3) antologia (3) apocalipsis (3) biografia (3) cain (3) carrie (3) charles baudelaire (3) cronicas vampiricas (3) cuento victoriano (3) cuentos del siglo XIX (3) danza macabra (3) dark . gotico (3) david langford (3) de profundis (3) definicion (3) el abismo en el tiempo (3) el alquimista (3) el demonio en la tierra (3) el exorcista II (3) el libro negro de alsophocus (3) el loco (3) el mono (3) el sacrifico (3) el superviviente (3) el vampiro estelar (3) ensayo (3) escritor novel (3) exorcismo (3) fabula (3) fabulas (3) filosofia (3) frank b. long (3) goth (3) gotic (3) guion (3) helena petrovna blabatsky (3) himno al dolor (3) historias de terror (3) inquisicion (3) introduccion (3) john baines (3) john william polidori (3) justine (3) la casa maldita (3) la casa tellier (3) la ciudad de los muertos (3) la llamada de cthulhu (3) la sombra fuera del espacio (3) la tumba (3) las flores del mal (3) legion (3) leyenda (3) lisa tuttle (3) lo innombrable (3) locura (3) lord byron (3) los brujos hablan (3) los gatos de ulthar (3) luna sangrienta (3) mail (3) martín s. warnes (3) maturin (3) mein teil (3) melmoth el errabundo (3) milowishmasterfox (3) neorealismo (3) nombres (3) nombres demoniacos (3) oscuros (3) pacto de sangre (3) pensamientos (3) poemas en prosa (3) poesias (3) polaris (3) que viene el lobo (3) rabindranat tagore (3) ratas (3) rimas (3) roald dahl (3) robert silverberg (3) rosenrot (3) rostros de calabera (3) satanismo (3) snake (3) sueño (3) suicidas (3) teatro (3) the cure (3) vida (3) vudu (3) yveline samoris (3) Ángeles y demonios (3) 1 (2) 4ªparte (2) A. Bertram Chandler (2) ABANDONADO (2) ALBERT FISH (2) Akira (2) Alfonso Linares (2) Algunos Poemas a Lesbia (2) Antonio Gala (2) Aparicion (2) Astrophobos (2) Ayer... hace tanto tiempo (2) BETHMOORA (2) Blade Runner (2) Brad Steiger (2) C. M. EDDY (2) CELEPHAÏS (2) CHICKAMAUGA (2) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (2) CORAZONADA (2) Carrera Inconclusa (2) Charon (2) Christian Jacq (2) Clarimonda (2) Cowboy Bebop (2) Cyberpunk (2) Cómo Ocurrió (2) E D G A R A L L A N P O E (2) E. F. Benson (2) EL ASESINO (2) EL BAUTISMO (2) EL BESO (2) EL CABALLERO (2) EL CENTRO DEL INFIERNO (2) EL DESIERTO (2) EL DIABLO EN EL CAMPANARIO (2) EL EXORCISTA (2) EL FANTASMA Y EL ENSALMADOR (2) EL GOLEM (2) EL GRITO DEL MUERTO (2) EL JARDÍN DEL PROFETA (2) EL OTRO YO (2) EL PISO DE CRISTAL (2) EL PRESUPUESTO (2) EL RETRATO DE ROSE MADDER (2) EL SÉPTIMO CONJURO (2) EL VAGABUNDO (2) EL ÁRBOL (2) Ecos (2) El Conde de Montecristo (2) El Cuerno Del Horror (2) El Dr. Jekyll y Mr. Hyde (2) El Funeral de John Mortonson (2) El Hombre De Arena (2) El Monte de las Ánimas (2) El Puñal (2) El Que Cierra El Camino (2) El Sacrificio (2) El Tulipán Negro (2) El Valle Perdido (2) El Visitante Y Otras Historias (2) El artista del hambre (2) El ciclo del hombre lobo (2) El clérigo malvado (2) El gato del infierno (2) El gato negro (2) El homúnculo (2) El legado (2) El miedo (2) El rapto de la Bella Durmiente (2) El saber mágico en el Antiguo Egipto (2) El árbol de la colina (2) Elogio de la locura (2) En la noche de los tiempos (2) Estirpe de la cripta (2) Fuera de Aquí (2) GUARDIANES DEL TIEMPO (2) GUSTAVO ADOLFO BECQUER (2) Gustav Meyrink (2) H. Barlow (2) H.P.Lovecraft (2) HERMANN HESSE (2) Harlan Ellison (2) Hasta en los Mares (2) Historia (2) Historia Del Necronomicon (2) Historia de fantasmas (2) Hocus Pocus (2) ICARO DE LAS TINIEBLAS (2) INTERNET (2) JUANA INES DE LA CRUZ (2) Jack Vance (2) John Sheridan Le Fanu (2) José Luis Velarde (2) Kurt Vonnegut (2) LA BIBLIA SATANICA (2) LA BÚSQUEDA (2) LA CAIDA DE BABBULKUND (2) LA DECLARACIÓN DE RANDOLPH CARTER (2) LA FARSA (2) LA LOTERÍA DE BABILONIA (2) LA MUERTA ENAMORADA (2) LA MUERTE (2) LA MUSA DE HYPERBOREA (2) LA PERLA (2) LAS LEGIONES DE LA TUMBA (2) LESTAT EL VAMPIRO (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) La Bestia en la Cueva (2) La Calle (2) La Casa de la Pesadilla (2) La Habitación Cerrada (2) La Monja Sangrienta (2) La Tortura de la Esperanza (2) La Verdad (2) La chica más guapa de la ciudad (2) La conspiración Umbrella (2) La marquesa de Gange (2) La noche de los feos (2) La pasión turca (2) Letras (2) Los Sueños de la Casa de la Bruja (2) Los crímenes que conmovieron al mundo (2) Los ojos de la momia (2) Los reyes malditos (2) Los tres mosqueteros (2) MAGOS (2) MARIO BENEDETTI - LA MUERTE (2) MINORITY REPORT (2) MOBY DICK (2) MUJERES (2) Mark Twain (2) Morella (2) Narrativa gótica (2) No hay camino al paraíso (2) PABLO NERUDA (2) POPSY (2) PUNTERO IZQUIERDO (2) R. L. Stevenson (2) RADIO FUTURA (2) ROSTRO DE CALAVERA (2) Rabindranath Tagore (2) Retornos de una sombra maldita (2) Robert A. Heinlein (2) SAMAEL AUN WEOR (2) SATANAS (2) SU VIDA YA NO ES COMO ANTES (2) SUPERVIVIENTE (2) Sherry Hansen Steiger (2) The Last Vampire (2) Thomas M. Disch (2) UN DÍA DE CAMPO (2) UTOPIA (2) Un habitante de Carcosa (2) Un juguete para Juliette (2) Una mujer sin importancia (2) Una tienda en Go-by Street (2) V.O. (2) VELANDO EL CADÁVER (2) Vida después de la Muerte (2) Vida y Muerte (2) Villiers de L'Isle-Adam (2) Vinum Sabbati (2) YO CRISTINA F. (2) a la puta que se llevó mis poemas (2) a las aguas (2) a un general (2) agonico (2) al amor de mi vida (2) aladino (2) alaide floppa (2) alas nocturnas (2) albunes (2) alexandre (2) amistad (2) andres diaz sanchez (2) angel de la muerte (2) animas y fantasmas (2) anime-blood (2) antonio machado (2) apocaliptico (2) arena y espuma (2) arthur c. clarke (2) asesinato (2) baudelaire (2) bequer (2) blancanieves (2) brujas (2) busqueda (2) c. m. eddy jr. (2) cabala (2) capitulo suelto (2) caronte (2) castigo (2) catolico (2) cementerios (2) ciberespacio (2) ciberpunk (2) cielo (2) ciudad de cristal (2) ciudad vampiro (2) coleccion (2) colette gothic darknes (2) comics (2) computadora (2) conjuros (2) cortos (2) costazar (2) creepwar.gotico (2) cria cuervos (2) cruelmente romantica (2) cuento amor (2) cuentos coliniales de terror (2) cuentos cortos (2) cuentos de canterbury (2) cuentos de un soñador (2) cumbres borrascosas (2) dagon (2) death (2) demonio (2) depeche mode (2) diagnostico de muerte (2) dios (2) disciplinas de vampiro (2) dolor (2) don juan (2) dracula (2) e l v a m p i r o (2) ecce homo (2) el (2) el abismo (2) el anticristo (2) el arbol de la vida (2) el caballero de la maison rouge (2) el canibal de rotenburgo (2) el caos reptante (2) el club de la lucha (2) el club de los suicidas (2) el coche del diablo (2) el disco (2) el dueño de rampling gate (2) el elixir de larga vida (2) el entierro (2) el espectro del novio (2) el evangelio de los vampiros (2) el fabricante de ataúdes (2) el fantasma de la opera (2) el gran inquisidor (2) el hijo (2) el jinete en el cielo (2) el joven lovecraft (2) el palacio de la luna (2) el pantano de la luna (2) el profeta (2) el signo (2) ellinson (2) elogio de tu cuerpo (2) emily bronte (2) entendimiento (2) entre sueños (2) epistola (2) escritor (2) espacio (2) esperanza (2) esquizofrenia (2) eva (2) fin (2) fiodor dostoiesvski (2) fobia (2) fragmentos del necronomicon (2) frankenstein (2) g. a. becquer (2) gabriel garcia marquez (2) genesis (2) gothic darknes (2) gracia torres (2) guerra (2) guillotina (2) h. (2) hada (2) harry harrison (2) hazel heald (2) hechizo (2) herman hesse (2) historia / ficcion (2) historia real (2) hombre-lobo (2) honore de balzac (2) horror en el museo (2) indice (2) ingles (2) intriga (2) introductoria (2) italo calvino (2) juego (2) juguemos a los venenos (2) kafka (2) kir fenix (2) la carta robada (2) la catedra de lucifer (2) la cosa en el dormitorio (2) la creacion (2) la cruz del diablo (2) la dama de las camelias (2) la habitacion cerrada (2) la hoya de las brujas (2) la imagen de la muerte (2) la maquina de follar (2) la muerte y la condesa (2) la noche boca arriba (2) la novia del hombre caballo (2) la piedra negra (2) la torre oscura (2) lacrimosa (2) leyes (2) lhiliht (2) libro (2) literatura (2) los habitantes del pozo (2) los otros dioses (2) los perros de tindalos (2) los zuecos (2) m. r. james (2) milady (2) miskatonic (2) misterio (2) morfina (2) morgue (2) mp3 (2) music (2) mª. covadonga mendoza (2) narracion ocultista (2) nobel (2) noir (2) nota (2) notas (2) nuestros primos lejanos (2) nuevas cronicas vampiricas (2) occidente (2) ocultismo (2) on-line (2) oriente (2) orson scott card (2) p. (2) paris (2) paulo coelho (2) pecados (2) peter blatty (2) poderes (2) primigenio (2) prometeo (2) prosas luciferinas (2) psico (2) r.l. stevenson (2) reglas (2) relato amor (2) religion-ficcion (2) reliquia de un mundo olvidado (2) revelacion (2) revolucion francesa (2) ritual (2) rituales (2) robert a. lowndes (2) robert louis stevensont (2) roger zelazny (2) roll (2) romancero gitano (2) romanticismo (2) rpg (2) saki (2) sangre (2) serie cronicas vampiricas gardella (2) simbolismo (2) suicidio (2) sumario (2) surrealismo (2) taisha abelar (2) tetrico (2) the best (2) tragedia (2) traidor (2) un dia en el confin del mundo (2) una cruz de siglos (2) varios autores (2) varios cuentos (2) vaticano (2) video (2) violin (2) vistoriano (2) washington irving (2) willian blatty (2) ¿QUO VADIS? (2) ÁNGELES IGNORANTES (2) Ángela (2) "Vivo sin vivir en mí" (1) (1515-1582) (1) (1816) (1) (1934) (1) + y - (1) -- ANONIMO (1) -- EL HORROR DE DUNWICH (1) . EL PROFETA ERMITAÑO (1) . LA SANTA COMPAÑA . (1) . La locura del mar (1) . Luis Cernuda (1) . VENOM (1) .El Club del Ataúd. (1) .ecunemico (1) .rar (1) 100 (1) 13 fantasmas (1) 17THIS SECRET HAS TO BE KEPT by you from anyone else (1) 1809-1849 (1) 1810 (1) 1812 (1) 1862 (1) 1918/19 (1) 1939-1941? (1) 1ª parte (1) 1ªmujer (1) (1) 26 CUENTOS PARA PENSAR (1) 2parte (1) 2ª Serie (1) (1) 2ºlibro (1) 2ºlibro de nuevas cronicas vampiricas (1) 334 (1) 360º (1) 3:47 a.m. (1) 4 (1) 5 (1) 6 (1) 7 pecados capitales (1) 84 de charing cross road (1) (1) 9000 años (1) A LA ESPERA (1) A M B R O S E B I E R C E (1) A imagen y semejanza (1) A restos.. de ti (1) A través de la puerta de la llave de plata (1) A través de las puertas de la llave de plata (1) A. E. VAN VOGT (1) A. MERRIT (1) A. Merritt (1) A.R. Ammons (1) A: lord Alfred Douglas (1) ABAJO (1) ABONO PARA EL JARDÍN (1) ABUELITO (1) ACERO -- Richard Matheson (1) ADEFESIA (1) AGENTE DEL CAOS (1) AL MAGNIFICO LORENZO DE MÉDECIS (1) AL OTRO LADO (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGÚN QUE OTRO ANIMAL (1) ALMAS EN PENA (1) AMADEO KNODLSEDER (1) AMANECER EN MERCURIO (1) AMANECER VUDU (1) AMBROSE GWINET BIERCE (1) AMERICAN ZOMBIE (1) AMOR Y ODIO (1) ANDREA SOL (1) ANGEL DE LUZ (1) ANIUTA (1) ANTES DEL ESPECTÁCULO (1) APARECIÓ CAÍN (1) APRENDED GEOMETRIA (1) AQUEL VIEJO (1) ARMAGEDON Fredric Brown (1) ARTHUR JERMYN (1) ASESINOS SATÁNICOS (1) AYER (1) Abraham Merritt (1) Abraza la oscuridad (1) Acorralado (1) Ad Lucem (1) Adam Kadmon (1) Adan (1) Adiós al siglo XX (1) Adolf Hitler (1) Afuera (1) Agatha Christie (1) Ahmad Ibn Ata'Illah (1) Alan Barclay (1) Albertina desaparecida (1) Alejandro Pushkin (1) Alejo Carpentier (1) Aleksandr Nikoalevich Afanasiev (1) Aleksandr Pushkin (1) Alfred E. Van Vogt (1) Alfred Elton van Vogt (1) Algernoon Blackwood (1) Alien earth (1) Amityville (1) Ana María Matute (1) Anatoli Dneprov (1) Andrei Chikatilo (1) Andrógino (1) Animismo (1) Anne Brontë (1) Another Google Bot (1) Antiguas brujerías (1) Antipoemas (1) Antología (1) Anubis (1) Anónimo (1) Appleseed (1) Aramis (1) Arcipreste de Hita (1) Armand (1) Asesinado Al Pie De Un Altar Vudú (1) Asimov (1) Atentamente suyo Jack el Destripador (1) Atentamente suyo. Jack el Destripador (1) Athos (1) August W. Derleth (1) Auguste Villiers de l'lsle‑Adam (1) Augusto Monterroso (1) Augustus Hare (1) Autobiografía (1) Auténtico Amor (1) Ayuda Alienígena (1) BAJO LAS PIRÁMIDES H. P. LOVECRAFT (1) BARBA AZUL (1) BERTA (1) BLANCO Y AZUL (1) BOCCACCIO (1) BOITELLE (1) BOLA DE SEBO (1) Bacarat (1) Balada nupcial (1) Barry Longyear (1) Battle Angel Alita (1) Bibliografía (1) Biblioteca (1) Boogiepop Phamtom (1) Breve comentario sobre la esquizofrenia (1) Bruce Sterling (1) Bubblegum Crisis (1) C. L. MOORE (1) C. S. Lewis (1) C.L. Moore (1) CABEZA DE CONO (1) CANCIÓN DE AMOR (1) CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA (1) CARTA A UN FÉNIX (1) CARTA DE UN LOCO (1) CARTAS (1) CASTIGOS (1) CEREMONIAL (1) CHARLES PERRAULT (1) CHERTOGON (1) CIBER-DARK (1) COCAINA (1) COCO.COCO. COCO FRESCO (1) COMO PARA CONFUNDIRSE (1) COMPLICIDAD PREVIA AL HECHO (1) CON DIOS (1) CONFESIONES DE UNA MUJER (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) CONVERSIONES (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) CORTÁZAR (1) COTO DE CAZA (1) CRONICAS VAMPÍRICAS 2 (1) CRÍTICA AL CRISTIANISMO Y A LA SOCIEDAD (1) CUADERNO HALLADO EN UNA CASA DESHABITADA (1) CUENTOS DE AMOR. DE LOCURA Y DE MUERTE (1) CUERPO Y ALMA (1) Cabeza de Lobo (1) Camilo José Cela (1) Canaan negro (1) Canción del pirata (1) Cannibal Corpse (1) Canon Pali (1) Carmilla (1) Carolina (1) Cartas Desde La Tierra (1) Casi Extinguidos (1) Catastrofe Aerea (1) Catherine Crowe (1) Catulo (1) Charles Dickens El guardavías (1) Charles Grant (1) Charles Nightingale (1) Chaugnar Faugn (1) Chica gótica (1) Chitterton House (1) Chris Chesley (1) Christopher Marlowe (1) Ciencia Ficción (1) Cine (1) Claudia (1) Colección (1) Conan (1) Conoce la Ciudad Gótica en 3D (1) Conología de la caza de hackers (1) Conquístate a ti mismo y conquistarás al mundo (1) Conversación (1) Corazones Perdidos (1) Corman (1) Cosas Zenna Henderson (1) Crom (1) Crumtuar y la Diosa (1) Cría cuervos (1) Cuando los cementerios son una atracción (1) Cuarta parte (1) Cynthia Asquith (1) CÁTULO (1) Cómo mueren los mitos (1) D'Artagnan (1) DAGÓN (1) DANTE ALIGHIERI (1) DE COMO EL Dr. JOB PAUPERSUM LE TRAJO ROSAS ROJAS A SU HIJA (1) DE COMO LLEGO EL ENEMIGO A THULNRANA (1) DE SADE (1) DECAMERON (1) DEL MÁS ALLÁ (1) DELENDA EST... (1) DESPERTARES (1) DIABLO (1) DICCIONARIO DE ÁNGELES (1) DICCIONARIO DEL DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOBLE CREER (1) DOS POEMAS (1) DOS SERES IGUALES (1) Dan Brown Ángeles y demonios (1) Dark Gotico (1) Dark Icarus (1) David F. Bischoff (1) De guardia (1) Death Fails (1) Del toro (1) Demonios babilónicos (1) Demoníacos (1) Dennis Etchison (1) Dentro de mí (1) Deportacion (1) Depresión (1) Der Vampir (1) Derek Rutherford (1) Descargo de responsabilidad (1) Desde Lugares Sombríos (1) Desert Punk (1) Diagnóstico de Muerte (1) Diccionario De Relaciones Y Sexo (1) Diccionario de Símbología (1) Donde habite el olvido XII (1) Douglas Rushkoff (1) Dr. Bloodmoney (1) Duelo (1) Dulces para esa dulzura (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L A N T I C R I S T O (1) E-volution (1) E. M. Johnson (1) E.F.Benson (1) E.T.A. Hoffmann (1) EL ABONADO (1) EL ABUELO ASESINO (1) EL ALEPH (1) EL ALEPH ficcion (1) EL ALMOHADON DE PLUMAS (1) EL ARISTÓCRATA SOLTERÓN (1) EL ARMARIO (1) EL ARO (1) EL ASESINATO DE DIOS (1) EL BARON DE GROGZWIG (1) EL BARRILITO (1) EL BICHO DE BELHOMME (1) EL BIGOTE (1) EL CARDENAL NAPELLUS (1) EL CETRO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONDE DE MONTECRISTO II (1) EL CONDE DE MOTECRISTO (1) EL CONDUCTOR DEL RAPIDO (1) EL COTTAGE DE LANDOR (1) EL CRIMEN DE LORD ARTHUR SAVILLE (1) EL CRIMINAL Y EL DETECTIVE (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DEMONIO DE LA PERVERSIDAD (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DIOS SIN CARA (1) EL DUEÑO DE RAMPLING GATE (1) EL ERMITAÑO (1) EL FINAL (1) EL FLASH (1) EL FRUTO DE LA TUMBA (1) EL GATO Y EL RATÓN (1) EL GRABADO EN LA CASA H. P. LOVECRAFT (1) EL GRAN GRIMORIO (1) EL HOMBRE DE LA CALAVERA (1) EL HURKLE ES UN ANIMAL FELIZ (1) EL INCORREGIBLE BUITRE DE LOS ALPES (1) EL JOVEN GOODMAN BROWN (1) EL JUEGO DE LOS GRILLOS (1) EL JUEGO DE PELOTA EN RAMTAPUR (1) EL LIBRO DE LO INCREÍBLE (1) EL LIBRO DE LOS SERES IMAGINARIOS (1) EL MATRIMONIO DEL CIELO Y EL INFIERNO (1) EL MESMERISMO (1) EL METRONOMO (1) EL MUNDO AVATAR: ANDY WARHOL (1) EL NECRONOMICON (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL OJO SIN PARPADO (1) EL ORACULO DE SADOQUA (1) EL ORINAL FLORIDO (1) EL ORO (1) EL OTRO VAGABUNDO (1) EL PESCADOR DEL CABO DEL HALCON (1) EL PRECURSOR (1) EL REGRESO (1) EL RELÁMPAGO (1) EL REY (1) EL REY DE HIERRO (1) EL ROBLE HA CAÍDO (1) EL RÍO (1) EL SEXO FRIO (1) EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO (1) EL SUEÑO DEL REY KARNA-VOOTRA (1) EL SUSURRADOR EN LA OSCURIDAD (1) EL TRUEQUE (1) EL USURPADOR DE CADAVERES (1) EL VALLE DE LOS DIOSES (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VENGADOR DE PERDONDARIS (1) EL VIUDO TURMORE (1) EL ZOPILOTE (1) EL _ ALEPH (1) EL cantar del exangel (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELIGE TU DESTINO (1) ELISA BROWN (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE (1) EN EL CREPUSCULO (1) EN ESTADO LATENTE (1) EN LA FERIA (1) EN ZOTHIQUE (1) Eco (1) Edad Media (1) Edgar Allan Poe El Cuervo (1) Edward Bulwer-Lytton (1) Edward Lucas White (1) El Almohadón de Plumas (1) El Arte de la Estrategia (1) El Asirio (1) El BAR II (1) El Barril de Amontillado (1) El Boogie Del Cementerio (1) El Borametz (1) El Buque Fantasma (1) El Carbunclo Azul (1) El Caso de los Niños Deshidratados (1) El Centinela (1) El Clan De Los Parricidas (1) El Club del Ataúd (1) El Corsario (1) El Crimen Invisible (1) El Cuarto en la Torre (1) El Dios de los Brujos (1) El Dios-Monstruo De Mamurth (1) El Dragón (1) El Eclipse (1) El Espejo De Nitocris (1) El Gigante Egoista (1) El Gris Gris En El Escalón De Su Puerta Le Volvió Loco (1) El Haschich (1) El Hombre Del Haschisch (1) El Hombre que Soñó (1) El Hueco (1) El Mago de Oz (1) El Mensajero de la Muerte (1) El Misterio del Mary Celeste (1) El Nuevo Acelerador (1) El Nuevo Acelerador Herbert George Wells. (1) El Príncipe (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Rey Estelar (1) El Ritual (1) El Ruido de un Trueno (1) El Sacerdote Y Su Amor (1) El Signo Amarillo (1) El Underground digital (1) El Vengador de Perdóndaris (1) El Violador de la Moto (1) El Visitante Y Otras Historias Dylan Thomas (1) El Yoga (1) El amor de mi vida (1) El aprendiz de brujo. (1) El armonizador (1) El cadillac de Dolan (1) El camaleón (1) El campamento del perro (1) El cartero del rey (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El cuarto de goma (1) El demonio en Ceirno (1) El duque de L'Omelette (1) El espejo de Ko Hung (1) El extraño vuelo de Richard Clayton (1) El francotirador cazado (1) El grimorio del papa Honorio (1) El guardián entre el centeno (1) El horror del montículo (1) El informe del inspector Legrasse (1) El jardín de Adompha (1) El jardín del tiempo (1) El judío errante (1) El judío errante.Thomas M. Disch (1) El mal de la muerte (1) El muchacho que escribia poesia (1) El mundo que ella deseaba (1) El pararrayos (1) El pecado de Hyacinth Peuch (1) El perfume (1) El pescador del Cabo del Halcón (1) El pescador y su alma (1) El puñal del godo (1) El que acecha en la oscuridad (1) El que susurraba en las tinieblas (1) El roble de Bill (1) El sexo y yo (1) El soldado y la muerte (1) El telar (1) El terror volvió a Hollywood (1) El Árbol de las Brujas (1) El árbol de la buena muerte (1) El árbol de oro (1) El último sueño del viejo roble (Cuento de Navidad) (1) Eliphas Lévi (1) Ellen Schreiber (1) Empirismo (1) En donde suben y bajan las mareas (1) En el Calor de la Noche (1) En persona (1) Ensayo al viejo estilo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Erecciones (1) Eres tan bella como una flor (1) Ergo Proxy (1) Eric Frank Russell (1) Eric Lavín (1) Escéptico (1) Ese Gran simulacro (1) Esoterismo (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estilo gótico (1) Exhibiciones (1) Eyaculaciones (1) F R I E D R I C H N I E T Z S C H E (1) FABULAS Y SIMBOLOS (1) FBI (1) FEMINISTAS (1) FESTIVAL DEL TESTÍCULO (1) FICCIONES (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FRANCIS MARION CRAWFORD (1) FRANK BELKNAP L. (1) FRASES DE POLÍTICOS (1) FREDIE MERCURY (1) FUERA DE ESTE MUNDO (1) Factotum (1) Fahrenheit 451 (1) Farenheit 451 (1) Feuerräder (1) Fiel amigo (1) Flautistas en el bosque (1) Fondo Monetario (1) Frank Belknap Long (1) Frankenstein o el moderno Prometeo (1) Franz Harttmann (1) Fred Saberhagen (1) Frederick Marryat (1) Frederick pohl (1) Freud (1) Fruto negro (1) Fuego Brillante (1) Fuego infernal (1) G. A. BEQUER (1) GENTE REUNIDA (1) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN LADY RUTH (1) GIGANTE (1) GITANO (1) GOTHICPUNK (1) GUARDIANES DEL TIEMPO EXTRAÑOS TERRÍCOLAS ORBITA ILIMITADA ONDA CEREBRAL UN MUNDO EN EL CREPUSCULO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) Gastón (1) Gauguin (1) Geoffrey Chaucer (1) George Berkeley (1) George Gordon Byron (1) George Langelaan (1) George Orwell (1) Ghost lover (1) Gilbert Thomas (1) Gordon Leigh Bromley (1) Gottfried Benn (1) Greg Egan (1) Grimoires (1) Guión para Alíen III (1) Gustave Flaubert (1) Génesis (1) Gómez (1) H. G. WELLS (1) H. P. Lovecraft LA BÚSQUEDA DE IRANON (1) H. P. Lovercraft (1) H.P.Lovecraft y E. Hoffmann Price (1) HAN CAIDO LOS DOS (1) HECHIZOS DE AMOR (1) HERBERT WEST (1) HIJO DE LA LUNA (1) HIPNOS (1) HISTORIA DE MAR Y TIERRA (1) HISTORIA DEL ENDEMONIADO PACHECO (1) HISTORIA DEL JOVEN DE LAS TARTAS DE CREMA (1) HISTORIA DEL MANDADERO (1) HISTORIA GÓTICA (1) HISTORIA PRODIGIOSA DE LA CIUDAD DE BRONCE (1) HOMBRES y DRAGONES (1) HOY Y MAÑANA (1) Hasta donde mueran los sentimientos (1) Hay Tigres (1) Hector G. Oesterheld (1) Heinrich August Ossenfelder (1) Hell-fire 1956 (1) Herbert George Wells. (1) Herman Melville (1) Hierba gatera (1) Historia Del Necronomicon H. P. Lovecraft (1) Historia de un muerto contada por él mismo (1) Historia de una demonización. (1) Horace Walpole (1) Howard Fast (1) Howard P. Lovecraft (1) Howard Philip Lovecraft (1) Héctor Álvarez (1) Híbrido (1) II parte (1) III (1) III parte (1) IMAGEN DE TU HUELLA (1) IMAGINE (1) IMÁGENES MALDITAS (1) INDICE MIO CID (1) Ideas (1) Ilusionismo (1) Inanna (1) Intento (1) Investigador De Lo Oculto (1) Isthar (1) Iván A. Efrémov (1) Iván Turguéniev (1) J. G. Ballard (1) J. J. Van der Leeuw (1) J.D. Salinger (1) JACK LONDON (1) JON WIENER (1) JORGE ADOUM (1) JUAN SALVADOR GAVIOTA (1) JUEGO DE SOMBRAS (1) JUNTO A UN MUERTO (1) Jaime Bayly (1) James H. Schmitz (1) James Montague RhodesCORAZONES PERDIDOS (1) Javi (1) Jean Lorrain (1) Jean Ray (1) Jim Morrison (1) John Lennon (1) John Silence (1) John Stagg - El Vampiro (1) John W. Campbell (1) John Wyndham (1) John/Yoko (1) Jorge Bucay (1) Jorge Manrique (1) Jose Antonio Rodriguez Vega (1) Joseph Sheridan Le Fanu (1) José Luis Garci (1) José Luis Zárate Herrera (1) José Manuel Fernández Argüelles (1) José María Aroca (1) José de Esponceda (1) Juan C. "REX" García Q. (1) Juan Darién (1) Juan Ruiz (1) Juan de la Cruz (1) Juan-Jacobo Bajarlía (1) Kabbalah (1) Keith Laumer (1) Khnum (1) Kit Reed (1) L a Muerte De Halpin Frayser A mbrose Bierce (1) L a Mujer Loba (1) LA ALQUIMIA COMO CIENCIA DEL ARTE HERMETICO (1) LA AVENTURA DEL ASESINO METALICO (1) LA BAILARINA (1) LA BALLENA DIOS (1) LA BALLENA Y LA MARIPOSA (1) LA BARONESA (1) LA BECADA (1) LA BELLEZA INÚTIL (1) LA BELLEZA INÚTILguy de maupassant (1) LA BODA DEL LUGARTENIENTE LARÉ (1) LA CABELLERA (1) LA CASA (1) LA COMPAÑERA DE JUEGO (1) LA CONFESIÓN DE TEODULIO SABOT (1) LA CRIBA (1) LA ESCUELA DE LA PIEDRA DE LOYANG (1) LA ESPADA DE WELLERAN (1) LA ESTATUA (1) LA EXTRAÑA CABALGADA DE MOROWBIE JUKES Rudyard Kipling (1) LA FERIA DE LAS TINIEBLAS (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA LUNA LLENA (1) LA MAGIA NEGRA (1) LA MALDICIÓN (1) LA MAQUINA DEL SONIDO (1) LA MASCARA DE LA MUERTE ROJA (1) LA MOSCA (1) LA MÚSICA DE ERICH ZANN (1) LA NARIZ (1) LA PARENTELA DE LOS ELFOS (1) LA PARÁBOLA CHINA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA QUE ERA SORDA (1) LA RAÍZ CUADRADA DE CEREBRO (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SENDA (1) LA SOMBRA. (1) LA TEMPESTAD (1) LA TEORIA DE LAS MASCOTAS DE L.T. (1) LA TIERRA DE ZAAD (1) LA TIERRA ROJA (1) LA TRAMA CELESTE (1) LA TRÁGICA HISTORIA DEL DOCTOR FAUSTO (1) LA VENTANA ABIERTA (1) LA VENUS DE ILLE (1) LA VISITA QUE J. H. OBERHEIT HACE A LAS TEMPIJUELAS (1) LAGARTIJA (1) LAGRIMAS Y RISAS (1) LAGRIMAS Y SONRISAS (1) LAS BECADAS (1) LAS DOS PRINCESAS (1) LAS GRANADAS (1) LAS HOJAS SECAS (1) LAS LEYES (1) LAS PERVERSAS CRIATURAS DE SERGIO LAIGNELET (1) LAS RANAS (1) LAS RATAS DEL CEMENTERIO (1) LAS REVELACIONES DE BECKA PAULSON (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LEOPOLDO LUGONES (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LEYES DE DROGAS (1) LIBRO DE LA DUALIDAD (1) LIBRO DE LA IGNORANCIA (1) LIBRO DEL AMOR (1) LILIHT (1) LOS AGUJEROS DE LA MASCARA (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS CONSTRUCTORES (1) LOS CUATRO HERMANOS LUNARES (1) LOS DOS CAZADORES (1) LOS DOS HERMANOS (1) LOS DOS POLÍTICOS (1) LOS DOS ÁNGELES (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS HOMBRES QUE BAILAN CON LOS MUERTOS (1) LOS HUÉSPEDES -- SAKI (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS SIETE PUENTES (1) LOS VEINTICINCO FRANCOS DE LA SUPERIORA (1) LOS ÁRBOLES DEL AZUL (1) LSD (1) LUZIFER (1) La Acacia (1) La Aureola Equivocada (1) La Callejuela Tenebrosa (1) La Campaña (1) La Casa Croglin (1) La Casa De Los Espíritus (1) La Caza de Hackers (1) La Ciudad (1) La Cámara De Los Horrores (1) La Cámara de los Tapices (1) La Entrada Del Monstuo (1) La Estatua de Sal (1) La Extraña Cabalgada De Morowbie Jukes (1) La Fiera Y La Bella (1) La Leyenda De San Julian El Hospitalario (1) La Liberación de la Bella Durmiente (1) La Luna Nueva (1) La Magia (1) La Mandrágora (1) La Mascarada (1) La Muerte Enamorada (1) La Máscara de la Muerte Roja (1) La Palida Esposa De Toussel (1) La Pradera Verde (1) La Pócima Vudú De Amor Comprada Con Sangre (1) La Torre del Elefante (1) La Tregua (1) La Vérité (1) La bahía de las corrientes irisadas (1) La capa (1) La casa de Cthulhu (1) La casa del hacha (1) La casa hechizada (1) La catacumba (1) La condena (1) La cultura del miedo (1) La dama de compañía (1) La familia de Pascual Duarte (1) La guadaña (1) La hija del árbol (1) La llave de plata (1) La lucha por la vida I (1) La lucha por la vida II (1) La lucha por la vida III (1) La mansión de las rosas (1) La mañana verde (1) La muerte del borracho (1) La mujer de Dennis Haggarty (1) La mujer del bosque (1) La máquina del sonido (1) La novia del ahorcado (1) La parra (1) La pregunta (1) La reina estrangulada (1) La soledad del escritor en el siglo XXI (1) La sombra de Eva (1) La sombra que huyó del capitel (1) La sombra que huyó del capitel. los mitos de cthulhu (1) La sombra que huyó del chapitel (1) La vampiro española (1) La ventana en la buhardilla (1) La vida de la muerte (1) La vida en las trincheras del Hiperespacio (1) La vida nueva (1) Lain (1) Las botas mágicas (1) Las figurillas de barro (1) Las imprudentes plegarias de Pombo el idólatra (1) Las mandrágoras (1) Las once mil vergas -- Guillaume Apollinaire -- Advertencia (1) Las palabras mágicas (1) Las puertas del Valhalla (1) Lawrence C.Conolly (1) Leigh Brackett (1) Lestat (1) Ley y Orden (1) León Tolstoi (1) Libro de Buen Amor (1) Libro de Eibon (1) Lilitú (1) Lista de los demonios en el Ars Goetia (1) Llegado desde el infierno (1) Lluvia Negra (1) Lord of the Flies (1) Los Crímenes de la Rue Morgue (1) Los Elementales (1) Los Nueve Pecados Satánicos (1) Los Poemas Ocultos (1) Los cazadores de cabezas (1) Los colmillos de los árboles (1) Los comedores de lotos (1) Los gatos de Père Lachaise (1) Los hijos de Babel (1) Los príncipes demonio I (1) Los reploides (1) Los árboles parlantes (1) Lotófagos (1) Luana (1) Luis Enrique Délano (1) Luisa Axpe (1) Lydia Cabrera (1) Lyman Frank Baum (1) M .R. James (1) MACHISTAS (1) MAESE LEONHARD (1) MAGICO (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MAQUIAVELO (1) MARIDOS (1) MARIO VARGAS LLOSA (1) MARY W. SHELL (1) MAS ALLÁ DEL MURO DEL SUEÑO (1) MAUPASSANT. AHOGADO (1) MAUPASSANT. ADIOS (1) MAUPASSANT.EL AFEMINADO (1) MAUPASSANT.EL ALBERGUE (1) MEN IN BLACK (1) METAMORFOSIS (1) MI MONSTRUO DE OJOS SALTONES (1) MI RESPETADO SUELO DURMIENTE (1) MINICUENTOS ESCALOFRÍO (1) MULTIPLICACIÓN. (1) Mage La (1) Magia menor (1) Manual de zoología fantástica (1) Manuel González Noriega (1) Mao (1) Marcel Proust (1) Margaret A. Murray (1) Margarita Guerrero (1) Margaritas Fredric Brown Daisies (1) Marguerite Duras (1) Mario Benedetti - La noche de los feos (1) Mario Benedetti - Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Mario Flecha (1) Marx (1) Mary Shelley. (1) Mary Wolfman (1) Marzo Negro (1) Matrix (1) Maxim Jakubowski (1) Maximiliano Ferzzola (1) Me siento sola (1) Memnoch El Diablo (1) Memoria de Crímenes (1) Memorias de un moribundo (1) Mentalismo (1) Metadona (1) Metzengerstein (1) Mi Querida Muerte (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA LA GITANILLA (1) Mitología hebrea (1) Monopolio (1) Montado en la bala (1) Mujer de pie (1) MundoDisco (1) My buddy (1) MÁSCARAS (1) Más allá de los confines del mundo (1) Más vasto que los imperios (1) Máximo Torralbo (1) Música (1) NARRACIONES OCULTISTAS (1) NEGLIGENCIA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NOTICIAS (1) NOTICIAS DEL MAS ALLA (1) NUL-O (1) Nathaniel Hawthorne (1) Necrológica (1) Neil Olonoff (1) Nelly Kaplan (1) Neuromancer (1) Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Ni Corruptos Ni Contentos (1) Nicolás Maquiavelo (1) Nieto de un verdugo (1) Nightmares and dreamscapes (1) Nikolàj Semënovic Leskov (1) No Despertéis a los Muertos (1) No Tengo Boca. Y Debo Gritar (1) No a la censura (1) No te Salves (1) No tocarte (1) Nona (1) Novela de terror (1) Nyarlathotep (1) Nyarlathotep el Terrible (1) O V I D I O (1) OLIVER ONIONS (1) ORGIAS (1) ORISHAS (1) OSCURA Y FRIA NOCHE (1) Opinion Personal (1) Otros mundos. otros dioses (1) PACIENTE BERLIN (1) PACTO (1) PACTOS DIABOLICOS EN FLORES PACTOS DIABOLICOS EN FLORES (1) PALABRAS (1) PAPÁ BENJAMIN (1) PARANOYAS (1) PARCAS (1) PARTE 1 (1) PATTI SMITH (1) PAZ CONTAGIOSA (1) PAZ Y GUERRA (1) PELIGROS DEL SATANISMO (1) PINOSANGUINOCHETBURUNDA (1) PLURIEMPLEO (1) POBRE (1) POE Y OTROS (1) POEMA INDIO (1) POEMA VAMP (1) POEMAS ÚLTIMOS (1) POEMÊ (1) POIROT INFRINGE LA LEY (1) POQUITA COSA (1) POR LA SANGRE ES LA VIDA (1) PRELUDIOS (1) PREMIOS (1) PROCESO (1) PRÍNCIPE Y MENDIGO (1) PUERTA AL INFIERNO SANGRE EN EL CIELO (1) PUNK (1) PUNTO DE PARTIDA (1) PUTA (1) Padma Sambava (1) Padre fundador (1) Para las seis cuerdas (1) Parricidios (1) Patakí De Ofún (1) Patrick Süskind (1) Paulo Navas (1) Pecados capitales (1) Pedro Pastor (1) Pelotón D (1) Pequeña Antología (1) Pesadilla (1) Pete Adams (1) Peter Shilston (1) Peter Valentine Timlett (1) Peter Wake (1) Philaréte Chasles (1) Poema de amor a una chica que hacía striptease (1) Poemas Completos (1) Poemas Malditos (1) Poemas de Gilgamesh (1) Poemas de amor (1) Porthos (1) Primer amor (1) Primera parte (1) Primera parte 2 (1) Prosper Mérimée (1) Protesta Anonima General (1) Proyección (1) Príncipe (1) Príncipe de las tinieblas (1) Próxima Centauri (1) Pseudomonarchia Daemonum (1) Psiquismo (1) Punch Drunk (1) QUE DIFÍCIL ES SER DIOS (1) R. E. HOWARD (1) R. W. Chambers (1) R.E.3 (1) RAMÓN GOMEZ DE LA SERNA (1) REANIMADOR (1) REGIONES APARTADAS (1) RELATOS DE TERROR (1) RENZO (1) RETRANSMISION ETERNA (1) RIMA VII (1) RIMA XXXVIII (1) RITUALES SATANICOS (1) ROBERT LOUIS STEVENSON (1) ROBOT CITY (1) ROLL AND ROLL (1) ROMANCE DEL ENAMORADO Y LA MUERTE (1) Raymond J. Martínez (1) Reaper (1) Recetas (1) Respuesta del Forastero (1) Reto (1) Retoños (1) Reventando el sistema (1) Rhea (1) Richard Bellush (1) Richard Calder (1) Richard Shrout (1) Richelieu (1) Ritos (1) Rituales con los ángeles (1) Robert Ervin Howard (1) Robert Ervin Howard: Un Recuerdo (1) Rochefort (1) Rockefeller (1) R’Iyeh (1) S. SV - XVIII (1) SALIDA DEL EDEN (1) SALVAME (1) SATANICo (1) SATÁN (1) SECTAS SATÁNICAS (1) SECUESTRO HOCHSCHILD (1) SEHNSUCHT (1) SETENTA (1) SIDDHARTA (1) SIN TON NI SON (1) SLAN (1) SOBRE LA ARENA (1) SORTEOS (1) SORTILEGIO DE OTOÑO (1) STANLEY CEPILLO DE DIENTES (1) STÉPHANE MALLARMÉ (1) SUEÑOS (1) Sandy Lopez Juarez (1) Santa Teresa de Ávila (1) Saquitos (1) Segador (1) Segunda parte (1) Serial Experiments Lain (1) Sharon N. Farber (1) Si Viene Damon (1) Siembra de Marte (1) Siglo XV (1) Silent Möbius (1) Simbiótica (1) Skull and Bones (1) Sobre Todo Madrid (1) Sociedad Thule (1) Sociedad Vril (1) Soy Leyenda (1) Soy la Puerta (1) Stalin (1) Stanley G. Weinbaum (1) Stanley Weinbaum (1) Stephen Vincent Benet (1) Supieras... (1) SÍMBOLO DE BALPHOMET (1) TALENTO (1) TOBERMORY (1) TOMBUCTÚ (1) TONTOS (1) TRAGEDIAS (1) TRATADO ESOTÉRICO DE TEURGIA (1) TRES DIOSES Y NINGUNO (1) TRES REGALOS (1) TRINITY BLOOD (1) TROPAS DEL ESPACIO (1) TU FRIALDAD (1) Tanith Lee (1) Taveret (1) Teatro de Crueldad (1) Templarios (1) Tercera parte (1) Tercera parte 2 (1) Terror en el espacio (1) Terry Carr (1) Terry Pratchett (1) Tetas (1) The Green Meadow (1) The Lilim (1) The Matrix (1) The Reward (1) The dead beat (1) The garden of time (1) The green morning (1) Theodore Sturgeon (1) Thomas Burnett Swann (1) Théàtre des Vampires (1) Tierra extraña (1) Tokio (1) Totemismo (1) Transmisión (1) Transmutación Transferencia Misticismo Desarrollismo (1) Trigun (1) Tsathoggua (1) Términos (1) U N C A M I N O A L A L U Z D E L A L U N A (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN ASESINATO (1) UN COMPENDIO DE SECTAS (1) UN DIA EN EL REFLEJO DEL ESPEJO (1) UN LUGAR DE LOS DIOSES (1) UN MENSAJE IMPERIAL (1) UN OLOR A MUNDO (1) UN SEÑOR MUY VIEJO CON UNAS ALAS ENORMES (1) UN SUEÑO (1) UNA CONFLAGRACION IMPERFECTA (1) UNA ISLA (1) UNA ODISEA MARCIANA (1) UNA PEQUEÑA FABULA (1) UNA TARDE EN LO DE DIOS (1) UNA TUMBA SIN FONDO (1) URSULA K. LEGUIN (1) USA (1) USURPACIÓN DE DERECHOS DE AUTOR (1) Un crimen fuera de lo corriente (1) Un día en el confín del Mundo (1) Un escándalo en Bohemia (1) Un escándalo en Bohemia sir Arthur Conan Doyle (1) Un manifiesto Cyberpunk (1) Un marido ideal (1) Una carta abierta a H. P. Lovecraft (1) Una confesión encontrada en una prisión de la época de Carlos II (1) Una cuestión de identidad (1) Universo desierto (1) Ursula K. Le Guin (1) Utopía (1) V I N C E N T V A N G O G H (1) VENGANZAS (1) VESTIDURAS (1) VIEJO VINO (1) VIH-SIDA (1) VINTAGE (1) VITTORIO EL VAMPIRO (1) VIVIDOR A SU PESAR (1) VIVOS (1) VOLUMEN 1 (1) VOLUMEN 1parte 2 (1) Valencia (1) Valencia nocturno (1) Venganzas Y Castigos De Los Orishas (1) Viaje a la semilla (1) Viktor Saparin (1) Villiers de L'Isle (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Vivian Meik (1) Voces de la Oscuridad (1) Von Junzt (1) Vuelto a nacer (1) Víctor Hugo (1) W.W. Jacobs (1) WHITE (1) WHITE ZOMBIE (1) Walter Scott (1) WannaFlock (1) Ward Moore (1) Weird Tales (1) Wendigo (1) Wilfred Blanch Talman (1) William Golding (1) William H. Hogdson (1) William Irish (1) William Shakespeare (1) Winifred Jackson (1) Wlliam Shakespeare (1) Wood'stown (1) Y cada día nos cuesta más soñar. (1) YERMA (1) YING-YANG (1) YO OS SALUDO (1) YVETTE (1) Yasutaka Tsutsui (1) Yra Reybel (1) YulyLizardi (1) ZOMBIE (1) ZOTHIQUE (1) Zenna Henderson (1) Zuzana_dt666(arrova)hotmail.com (1) a dreamer`s tales (1) a la caza (1) abducciones (1) abortivo (1) abstractos (1) aceite de perro (1) acerca de nyarlatoted (1) acido (1) actual (1) actualizacion 4.0 (1) adicción (1) adios (1) adolfo (1) agathos (1) aguelles (1) ahogado (1) al pueblo hebreo (1) alcacer (1) aldoux huxley (1) aleksandr (1) alfa (1) algo sobre los gatos (1) algunas formas de amar (1) ali-baba y los cuarenta ladrones (1) almas (1) alto (1) amante fantasma (1) amateur (1) ambiente (1) amor . i love... (1) amy foster (1) analogia (1) anarko-undergroud (1) anarquía (1) anecdota (1) angel (1) angela (1) angeles guardianes (1) angelustor (1) animales racionales (1) animas (1) ann (1) anonimos (1) antes del espectaculo (1) antifona (1) antiguos (1) anton (1) antropologia de la muerte (1) apariciones (1) apocalipsis 2012 (1) apocalipsis-ficcion (1) apocapocalipsis (1) apocrifos (1) aqui hay tigres (1) aqui vive el horror (1) arcangel negro (1) archivos (1) arde (1) arfego (1) arkham (1) armagedon (1) armando (1) armas (1) arqueologia (1) arquetipo (1) arquitectura (1) arrebatado (1) articulo (1) articulos (1) artista gotica (1) asesino (1) asesino en serie (1) asesinos (1) asfódelo (1) ashkin (1) atlantida (1) auto de fe (1) autobiografia carcelaria (1) autores (1) avalon (1) avatar (1) ayuda alienigena (1) bajo (1) bajo la piramide (1) barrilamontillado (1) bdsm (1) berenice (1) berkeley (1) berlin (1) bert-sellers (1) biblia (1) bibliografia (1) bien (1) biotecnologia (1) blanco y negro (1) blog (1) blogs (1) blood canticle (1) bloods (1) boemios (1) boix (1) books of bloods (1) bram (1) brenda (1) breve (1) bruja (1) brujas y ovnis (1) bublegum (1) budhismo (1) budismo (1) bukoski (1) cabalista (1) cabalistico (1) caballeros de Jerusalén (1) caballeros de tabla redonda (1) campbell (1) cancion (1) canciones (1) canibal (1) canto (1) canto vii (1) cantos (1) caotico (1) capilla (1) capitulos eliminados (1) capuletos montescos (1) carl sagan (1) carlo frabetti (1) carta a colin wilson (1) casa tomada (1) catacumbas (1) causas (1) cd (1) celebres (1) celta (1) cementerio (1) cenizas (1) censura (1) centinela (1) cesar vallejo (1) charles (1) charles fort (1) charlotte mew (1) chulhut (1) ciber (1) cibercultura (1) ciencias de la educación (1) cinico (1) circulo (1) claro de luna (1) cocaína (1) coeficiente intelectual (1) coelho (1) coleccion relatos de terror (1) collins (1) color (1) comentarios (1) como ser un gran escritor (1) completo (1) compramos gente (1) concepto gotico (1) concilio de rivendel (1) condecorado (1) confesion (1) conocer (1) contemporaneo.1863 (1) control de las informaciones (1) conversacion (1) correspondencias sephirothicas (1) corrupcion (1) costumbre (1) crackanthorpe (1) creador (1) creencias (1) crimenesdelamor (1) cripta (1) cristiana (1) cristiano (1) cronicas marcianas (1) cronopios (1) cubres borrascosas (1) cuento clásico de terror (1) cuento extraño (1) cuento macabro (1) cuento terror (1) culto secreto. algernon lackwood (1) cultura (1) curita (1) cyberglosario (1) cyborg (1) cíclopes (1) dactilo (1) dalia negra (1) damon knight (1) daniel defoe (1) darex (1) darex vampire (1) darg (1) dark art (1) darks (1) data desde el siglo X hasta el XV (1) david lake (1) de kadath el desconocido (1) de leng en el frio yelmo (1) de los antiguos y su simiente (1) de los diversos signos (1) de los tiempos y las epocas que deben observarse (1) debilidades (1) definiciones (1) delicioso dolor (1) demonios sin cuernos (1) demons (1) demons et merveilles (1) dendrofilia (1) dependencia (1) dependencia de las computadoras (1) depresion (1) derleht (1) derleth (1) desamparado en el infierno (1) desaparición (1) descanso (1) desconocido (1) descubrimiento (1) desintoxicación (1) desmembramiento (1) desolacion (1) devil doll (1) diablos internos (1) diabolico (1) diabolos (1) diccionario de los infiernos (1) dicho (1) dickens (1) dictadores (1) dictionarie infernal (1) dikens (1) diligencias (1) dinero (1) diosa (1) diosas madres (1) discipulos (1) disculpas (1) dolor-fiel amigo (1) dominio publico (1) dorian gray (1) down (1) dowson (1) doyle (1) dragones (1) dramaturgo (1) droga (1) duende (1) e l v a m p i r o (1) e-mails (1) e.a.poe (1) e.t.a. hoffman (1) eclipse (1) ecuador (1) eddy (1) edicion fria (1) el ahogado mas hermoso del mundo (1) el alberge (1) el alfabeto de nug-soth (1) el amo de moxon (1) el angel (1) el arbol (1) el arbol de la bruja (1) el arma (1) el arpa (1) el artista (1) el auxiliar de la parroquia (1) el avaro (1) el ayunador (1) el barbero de bagdad (1) el coco (1) el cohete (1) el conde dracula (1) el contejo de anthony garstin (1) el corazon de la señorita winchelsea (1) el dia de los trifidos (1) el diablo en la botella (1) el dios caballo (1) el duende (1) el enamorado y la muerte (1) el engendro maldito (1) el entierro de las ratas (1) el estatuto de las limitaciones (1) el fantasma (1) el grabado de la casa (1) el gran dios pan (1) el hechizo mas fuerte (1) el hombre (1) el hombre del cohete (1) el horror de dunwich (1) el horror de salem (1) el huesped de dracula (1) el huracan (1) el intruso (1) el ladron de cadaveres (1) el libro de los condenados (1) el manuscrito (1) el manuscrito de un loco (1) el martillo de vulcano (1) el mercado de niños (1) el milagro secreto (1) el misterio de las catedrales (1) el monte de las animas (1) el mortal inmortal (1) el mundo (1) el mundo avatar (1) el mundo poseido (1) el negro (1) el otro pie (1) el padre escrupuloso (1) el poder de las palabras (1) el pozo y el pendulo (1) el principe (1) el principe feliz (1) el puente del troll (1) el que se enterro (1) el que tenia alas (1) el rayo que no cesa (1) el regreso del brujo (1) el retrato oval (1) el saber del sueño (1) el secreto del barranco de macarger (1) el sello de yog-sothoth (1) el señor de las moscas (1) el señor de los anillos (1) el temple (1) el tenorio (1) el ungüento de khephens el egipcio (1) el veto del hijo . thomas hardy (1) el viejo terrible (1) el visitante (1) el visitante del cementerio (1) el zorro y el bosque (1) elias (1) elizabeth gaskell (1) email (1) emisarios (1) en las montañas alucinantes (1) en las montañas de la locura (1) encantamientos (1) enfermedad (1) engaño (1) enrique andersont imbert (1) ente (1) entrad a mi reino (1) enviados (1) epilogo (1) equivocado (1) eric lavin (1) escapar (1) escrito (1) escrito 1514 (1) escritura (1) escuela (1) esoterico (1) espacio-tiempo (1) españolito que vienes al mundo (1) especial (1) espiritus rebeldes (1) essex (1) esteban echeverria (1) estetica (1) etchinson (1) evangelion (1) evangelista (1) excluidos (1) experimental (1) extractos (1) extraño (1) fantasticas (1) favole (1) feeds (1) felicidad (1) filtros (1) fin del mundo (1) final (1) fondos (1) foro (1) fosas comunes (1) fracmento (1) fragmento (1) fragmentos .las mil y una noche (1) frances (1) francisco (1) francisco umbral (1) frases celebres (1) fredo (1) free (1) fructuoso de castro (1) fulcanelli (1) funciones (1) futurista (1) fuy un profanador de tumbas adolescente (1) gabriela mistral (1) gai (1) galsworthy (1) gaston leroux (1) geirtrair-la desmembradora (1) geometria euclediana (1) george gissing (1) georgie porgie (1) ghost (1) gor­gonas (1) goth darknes (1) gothh (1) gothico (1) gothnight (1) goticas (1) gotico-victoriano (1) grimorio (1) guerraarte (1) guerras (1) guerras espirituales (1) guillermo (1) gusana_0520(arrova)hotmail.com (1) gustavo adolfo bequer (1) gótica (1) gótico (1) hambre (1) hara-kiri (1) harian (1) hay que aguantar a los niños (1) hebrea (1) hechiceria (1) hecho real (1) helena (1) helene hannf (1) henry james un dia unico (1) herlink harland (1) heroina (1) hilanderas (1) hill house (1) hipertexto (1) historia de amor (1) historia de vampiros (1) historia desconocida del cannabis (1) historia gotica (1) historia gotica cañi (1) historia terror (1) historias vampiricas (1) hombre oscuro (1) horacio (1) houdini (1) howard p.lovecraft (1) http://www.youtube.com/watch?v=qGuF-_SIYnc (1) huellas (1) hugo mujica (1) ian watson (1) ibañez (1) identidades (1) ignacio almada (1) imagenes . art (1) imagenes de culto (1) imagenes malditas (1) imagenes.blogdiario.com (1) inconvencional (1) ineditos (1) inez wallace (1) infiledidades (1) inhumano (1) instrucciones (1) intolerancia (1) inusual (1) invocacion (1) invocacion satanica (1) invocaciones (1) iq (1) irreal (1) isabel allende (1) isidro marin gutierrez (1) j.w. goethe (1) jack womack (1) japan/spain (1) jay anson (1) jazz (1) jinetes del apocalipsis (1) joan aiken (1) john marks (1) johnathan y las brujas (1) johnson spencer (1) jose maria aroca (1) jose martin (1) joseph conrad (1) juan g. atienza (1) juan marino (1) judeo-mesopotamica (1) juez (1) justicia (1) juventud (1) kabala (1) kamasutra (1) kipling (1) klein (1) kons (1) la abjuracion del gran cthulhu (1) la aventura de los coches de punto (1) la boda de john charrington (1) la busqueda de iranon (1) la caida de la casa usher (1) la casa vacia (1) la cisterna (1) la cueva de los ecos (1) la cueva de malachi (1) la dama de las sombras (1) la demanda de las lagrimas de la reina (1) la desolacion de soom (1) la divina comedia (1) la durmiente (1) la encina (1) la esfinge sin secreto (1) la flor del membrillo (1) la formula de dho-hna (1) la futura difunta (1) la gran ramera (1) la gran ramera : ICCRA (1) la guarida (1) la hija de ramses (1) la hija del tratante de caballos (1) la historia de moises y aone (1) la hora final de coffey (1) la invencion de la soledad (1) la ironía (1) la lampara de alhazred (1) la larva (1) la leyenda de esteban (1) la llamada de chylhu (1) la luns nueva (1) la mano (1) la mano disecada (1) la mezcladora de cemento (1) la misa del ateo (1) la montaña de la locura (1) la nave blanca (1) la noche de los tiempos (1) la playa (1) la playa y la muerte (1) la politica del cuerpo (1) la pradera (1) la prueba del amor (1) la puerta del señor de maletroit (1) la rabia (1) la resurreccion de los muertos (1) la rosa del vampiro (1) la sal de la tierra (1) la siesta de un fauno (1) la sombra del desvan (1) la sombra del lago (1) la tos (1) la vela carmesi (1) la venta de los gatos (1) la venus de las pieles (1) la voz de hastur (1) lady (1) las 3.47 de la madrugada (1) las almas de animales muertos (1) las gemelas asesinadas (1) las islas voladoras (1) las joyas (1) las manos de coffey (1) las niñas de alcacer (1) las parcas (1) las piedras magicas (1) latin (1) lawrence (1) lectura (1) lecturas para el baño (1) leonora (1) lesli_paloma_estrella(arroba)hotmail.com (1) letanias de satan (1) levi (1) leviatan (1) leyenda del valle dormido (1) lhiliht-La novia de Corinto (1) li po (1) libre (1) libro cuarto (1) libro de la vida (1) libro de los vampiros (1) libro de poemas (1) libro decimo (1) libro septimo (1) ligeia (1) lilit (1) limpio (1) linkmesh.com (1) lirics (1) listado (1) literatura sucia (1) lo grotesco (1) lobos (1) londres (1) lores (1) los alfileres (1) los cuatro jinetes del apocalipsis (1) los despojos (1) los desterrados (1) los devoradores del espacio (1) los espadachines de varnis (1) los infortunios de la virtud (1) los primigenios (1) los secretos del corazon (1) los suicidios (1) los superjuguetes duran todo el verano (1) lovecrat (1) lover (1) luis cernuda (1) luis fernando verissimo (1) lullaby (1) lyrics (1) madame D (1) madre de serpiente (1) madres (1) maestros del terror (1) magacine (1) magia (1) magia blanca (1) magia eclesiastica (1) mal (1) maleficios (1) manera de vivir (1) manga (1) manifiesto subrealista (1) manuscrito (1) manuscritos del mar muerto (1) maria en distintas religiones (1) marques de sade (1) martir (1) marvel (1) mas alla del muro de los sueños (1) mas alla del muro del sueño (1) mas visitadas (1) matanzas de polonias (1) maters (1) matriarcado (1) matrimonio del brigadier (1) maupassant.gotico (1) maximo torralbo (1) meditacion (1) memoria (1) memorias (1) memorias de una princesa rusa (1) mentiras iglesia catolica (1) mi lamento (1) mi raza (1) midi (1) mil y una noche (1) minicuentos (1) miseria campesina (1) misiva (1) mistico (1) mitologia (1) modernizacion (1) moderno (1) moliere (1) moradas (1) moradores (1) morgana (1) morirse de amor (1) morphinoman (1) mortician corpse (1) moscu (1) movil (1) msn (1) muete roja (1) mundo muerto (1) mutante (1) nExTuz (1) narrativa completa (1) naturalista (1) necropolis (1) negocios (1) negra (1) negro (1) negromantico (1) neo (1) neo-historia-futurista (1) neo-nazi futurista (1) neoclasical (1) neon (1) nesbit (1) neuquen gaston (1) new york (1) nicolas maquiavelo (1) nikolaj vasilievic gogol (1) ninfos (1) niño (1) niñosfantasia (1) no tengo boca y debo gritar (1) noche ahogadora... (1) normal (1) nota;lectura (1) novelas cortas (1) nueva frontera (1) nueva jerusalem (1) nueve (1) o manual practico do vampirismo (1) obra ficticia. (1) obsesiones (1) obsesivo (1) odin (1) ohann L. Tieck (1) oinos (1) ola de violencia (1) olonoff (1) omega (1) opio (1) oracion a la diosa liliht (1) orden (1) oscura (1) oscuridad (1) oscuro.imagenes (1) otros (1) paciencia (1) pactos (1) paganos (1) paginas goticas (1) pandilleros (1) para componer el incienso de kzauba (1) para convocar a shub-niggurath (1) para el conjuro de las esferas (1) para erguir las piedras (1) para forjar la cimitarra de barzay (1) para hacer el polvo de ibn ghazi (1) para invocar a yog-sothoth (1) parabola (1) parabola de las prisiones (1) paracelso (1) paradoja (1) paradojico (1) paranormal (1) parodia (1) parte1 (1) pasajero (1) pasajeros (1) pasion (1) paul (1) pecado (1) pekiz (1) pendulo (1) pensamientos y meditaciones (1) pequeña antologia (1) pequeños mosnstruos (1) perder los nervios o la cabeza (1) perdida (1) perdon (1) perez (1) pero las nubes nos separan (1) personalidad multiple (1) personas (1) pespectivas paranoicas (1) picassa (1) piezas condenadas (1) pigmeos (1) pin-pon (1) plagas (1) plegaria (1) plumas etereas (1) poder policial (1) poema dolor (1) poema novel (1) poemario (1) poemas vampiricos (1) poesia completa (1) poesia popular rusa (1) poesia sucia (1) poeta (1) poetry (1) policia (1) policia 1999 (1) policia del pensamiento (1) polidori (1) pop (1) pop art (1) por fin se hace justicia (1) por ti (1) portugues (1) posguerras (1) postestades (1) pozo (1) practicas (1) pratchett (1) preambulos (1) premoditorio (1) primer temor (1) primeros tiempos (1) primigenios (1) primordiales (1) principados (1) principio (1) principio del mundo (1) prosapoema (1) prostibulo (1) prudencia (1) psiquicos (1) pubertad (1) pura y dura (1) pushkin (1) querubines (1) quien se ha llevado mi queso (1) quija (1) quimeras (1) quimica (1) quincalla (1) quiroga (1) raciocinio (1) racismo (1) radicalismo religioso pentecostal (1) radios (1) rafael lopez rivera (1) raices (1) rea silvia (1) realidad alternativa (1) realismo del subrealismo (1) realismo sucio (1) rebote (1) recopilaciones (1) recuerdos (1) red (1) redsatanica (1) referencias (1) registro (1) re