BLOOD

william hill

Seguidores

domingo, 24 de octubre de 2010

LA FIERA Y LA BELLA -- Poul Anderson




LA FIERA Y
LA BELLA
Poul Anderson
**
I
El técnico de las nuevas encamaciones, o renacimientos, pensaba
haberlo oído todo ya en el transcurso de los tres siglos. Pero aun así, se
quedó aturdido.
—Mi querido amigo... Dice que un tigre...
—Exacto —le contestó Harold—. Puede hacerlo ¿verdad?
—Pues... supongo que sí. Claro que antes tendré que estudiar el
problema. Nadie ha deseado nunca una nueva encarnación que no
fuese en un ser humano. Pero yo diría que es posible —las pupilas del
técnico resplandecieron con un brillo ausente de las mismas desde
muchas décadas antes—. Al menos será muy interesante.
—Creo que poseemos varias fichas de tigres —observó Harold.
—Oh, sí... Poseemos fichas de todos los animales existentes
cuando se inventó la técnica, y estoy seguro de que debe de haber
algunos tigres. Pero se trata del problema de modificación. Una mente
humana no puede trabajar con un sistema nervioso diferente.
Tendremos que cambiar todo el sistema... un cerebro más grande con
más circunvoluciones... Y aun así, estará lejos de la perfección, aunque
su mentalidad básica será estable por un año o dos, salvo accidentes.
Éste es el lapso de tiempo que desea ¿verdad?
—Sí, algo así.
—Actualmente está poniéndose de moda la encarnación en formas
animales —admitió el técnico—. Pero hasta ahora, la gente sólo desea
animales con sistemas fácilmente modificables. Monos antropoides,
particularmente. En realidad, para lograr un chimpancé ni siquiera hay
que modificar el cerebro a fin de que posea una mentalidad humana
estable durante varios años. Los elefantes también son fáciles. Pero un
tigre... —meneó la cabeza— Supongo que se harán algunos, una vez
estén de moda. ¿Pero por qué no un gorila?
—Quiero un carnívoro —insistió Harold.
—Supongo que es cosa del psiquiatra... —insinuó el técnico.
Harold se limitó a asentir. El técnico suspiró y rechazó la esperanza
de lograr sabrosas confesiones. Un empleado del Departamento de
Reencarnaciones escuchaba muchas historias raras, pero este individuo
no pensaba explicar nada. Oh, bueno, sólo la rareza de su demanda ya
daría pábulo a comentarios para varios días.
—¿Cuándo estará a punto? —quiso saber Harold.
El técnico se rascó pensativamente la cabeza.
—Tardará un poco —confesó—. Tenemos que escudriñar el archivo
y, luego, buscar un dibujo neural básico para conservar la mente
humana. Se trata de algo más que de una simple superposición de
memoria. Los genes controlan un organismo durante toda la vida,
dictando, dentro de los límites ambientales, incluso la edad y el
envejecimiento. No es posible formar un animal con una ontogenia
completamente opuesta a su filogenia base... no sería variable.
Tendremos que modificar, por lo tanto, las moléculas celulares, así
como la grosera anatomía del sistema nervioso.
—En resumen —le atajó Harold—, este tigre inteligente será algo
nuevo.
—Si se encuentra con una tigresa similar podrá criar, a su vez —
respondió el técnico—. Pero no con una verdadera tigresa... si es que
queda alguna, y, además, la herencia sería diferente. ¿Pero tal vez
quiera usted un cuerpo femenino para alguien?
—No, sólo para mí.
Brevemente, Harold pensó en Avi y trató de imaginársela
encarnada en el felino y grácil cuerpo de una tigresa. Pero no, ella no
pertenecía a este tipo. Y la soledad formaba parte de la curación.
—Una vez hayamos modificado la ficha, no habrá nada de su
memoria superpuesta en el animal, lo mismo que ocurre con las
reencarnaciones humanas, pero para formar esta ficha... Bien, puedo
emplear el comprobador especial y computar las unidades en
Investigación, para solucionar el problema. Ahora no trabaja nadie allí.
En fin, digamos una semana. ¿Está bien?
—De acuerdo —aprobó Harold—. Volveré dentro de una semana.
Dio media vuelta, con un breve adiós, y descendió por la escalerilla
deslizante hacia el transmisor más próximo. Estaba casi desierto, con
excepción de las formas no humanas de unos robots móviles que iban a
diversos encargos. El débil y profundo zumbido de actividad que llenaba
el Departamento de Reencarnaciones se debía casi por completo a la
maquinaria, a las corrientes electrónicas que susurraban en el vacío, a
la silenciosa cerebración de los intelectos artificiales que superaban de
tal forma a los de sus creadores humanos que los hombres no podían
ya seguir el curso de sus pensamientos. Un cerebro humano no podía
operar con tantos factores simultáneos.
Las máquinas eran los oráculos del día. Y los dioses que daban la
vida.
«Somos parásitos de nuestras máquinas —pensó Harold—. Somos
como mosquitos volando en torno a los gigantes que hemos creado. Ya
no existe la ciencia humana. ¿Cómo es posible, cuando los cerebros
electrónicos y las grandes máquinas que son sus cuerpos, pueden
hacerlo todo mucho más de prisa y mejor? Sí pueden realizar hazañas
que nosotros jamás habríamos soñado, proezas de las que los más
audaces genios sólo vislumbraron un leve destello... Esto nos ha
paralizado, esto y la inmortalidad de la reencarnación. Y ahora sólo nos
queda una existencia ociosa y dada al placer, ¿y qué diversión hay en
esto, al cabo de unos siglos?»
No era extraño que la reencarnación animal estuviera en pleno
auge. Ofrecía cierta perspectiva de novedad... al menos por algún
tiempo.
Pasó delante de un espejo y se detuvo a contemplarse. No había en
él nada raro; poseía, un cuerpo alto y rasgos agradables, cosas ambas
muy corrientes en la actualidad. Tenía un poco de gris en las sienes y
empezaba a mostrar tendencia a la calvicie en la coronilla, aunque su
cuerpo sólo tenía treinta y cinco años. Pero en esta época la gente, los
cuerpos, envejecían antes. Y en los tiempos pretéritos, apenas habría
llegado a los cien años.
«Yo tengo... veamos... cuatrocientos sesenta y tres años. Al
menos, los tiene mi memoria... ¿y qué soy yo, en mi pura esencia, sino
un rastro de memoria?»
Al revés que la mayoría de los individuos del edificio, llevaba ropa,
una ligera túnica y una capa. Era muy sensible respecto a la flojedad de
su cuerpo. Tenía que mantenerse en mejor forma. ¿Pero para qué, en
realidad, cuando su ficha de veinte años era de un espécimen soberbio?
Llegó a la cabina del transmisor y vaciló un instante, sin saber
adonde ir. Podía dirigirse a su casa, para poner sus asuntos en orden
antes de llegar a la fase del tigre, o dejarse caer en casa de Avi, o... su
mente comenzó a desorientarse hasta que volvió al punto de partida. Al
cabo de cuatro siglos y medio, le resultaba difícil coordinar todos sus
recuerdos. Cada vez estaba más amnésico. Tendría que ir al
departamento de psicología de la Reencarnación, a fin de revisar su
ficha, y eliminar la parte más inútil de su sinopsis.
Decidió visitar a Avi. Mientras pronunciaba su nombre ante el
transmisor y esperaba que el mismo pasara a través de los archivos
electrónicos de la Central a la residencia de la joven, pensó que durante
toda su vida sólo dos veces había visto desde fuera el Departamento de
Reencarnaciones. El edificio era inmenso, un rascacielos de aspecto
muy feo, que ascendía por encima de casi todos los desiertos bosques
de Europa, una vista tan impresionante como la del cráter Tycho, o los
anillos de Saturno. Y cuando el transmisor le enviaba directamente de
cabina en cabina, dentro del edificio, pocas veces se tenía ocasión de
mirar hacia la fachada.
Por un momento jugueteó con la idea de ser transmitido a la casa
de enfrente para poder contemplar el edificio a su sabor. Pero... bueno,
ya lo haría en cualquier momento del miIenio siguiente. El
Departamento duraría siempre, lo mismo que él.
Se generó el campo del transmisor. Y a la velocidad de la luz,
Harold cruzó el mundo hacia la vivienda de Avi.
La ocasión era lo bastante importante como para, que Ramacan se
vistiera sus mejores ropas, una capa colorada sobre la túnica, y los
adornos prescritos para tal atuendo. Luego se sentó en su transmisor y
esperó.
La cabina estaba dentro de la balaustrada de columnas. Desde su
asiento, Ramacan podía divisar, por la puerta entreabierta, las grandes
laderas y los picos del Cáucaso, ahora verdes con la llegada del verano,
salvo donde las nieves eternas centelleaban bajo el resplandeciente
cielo. Había vivido allí durante varios siglos, contrario a la inquietud de
la mayoría de terrestres. Y le gustaba el lugar. Poseía una inmensa
quietud y jamás cambiaba. La mayoría de humanos, en la actualidad,
buscaban la variación, como en una búsqueda febril de novedades, de
cosas jamás gustadas, mentes viejas en cuerpos nuevos que anhelaban
modas recientes. Ramacan era... le llamaban obstinado, y posiblemente
lo fuese. Estable o fijo sería más aproximado a la verdad. Lo cual le
tornaba en el hombre ideal para su labor. La mayor parte de lo que
quedaba de gobierno en la Tierra lo llevaba él a cabo.
Felgi tardaba, aunque a Ramacan no le preocupaba. Tampoco solía
apresurarse nunca. Pero cuando llegó el procionita, la manera de su
llegada arrancó un juramento a los labios del terrestre.
No llegó por el transmisor, sino en una lancha de su nave espacial,
de metal muy reluciente que descendió del cielo y se posó en el césped.
Ramacan observó las torretas y los cañones que sobresalían de la
lancha. Anacronismo... El Sol llevaba varios siglos sin ver ninguna
guerra. Pero...
Felgi surgió por la escotilla. Iba seguido por un escuadrón de
guardias armados, que dejaron sus detonadores en posición de
descanso, mientras ellos se mantenían firmes. El capitán procionita se
dirigió solo a la casa.
Ramacan ya lo conocía, pero ahora estudió al recién llegado con
renovada atención. Como la mayoría de los suyos, Felgi era un poco
bajo para la talla corriente de la Tierra, y la rigidez de su rostro y su
apostura resultaban casi chocantes. Su uniforme severo, negro y muy
ceñido, difería poco del de sus subordinados, excepto por la insignia del
grado. Sus facciones eran delgadas, oscuras por la pigmentación
protectora necesaria bajo el terrible ardor de Proción, y en sus pupilas
había algo que Ramacan no había observado antes.
Los procionitas parecían humanos. Pero Ramacan se preguntó sí
habría visos de verdad en los rumores que circulaban por la Tierra
desde su llegada, respecto a que la mutación y selección durante la
larga y cruel estancia había cambiado a los colonos.
Ciertamente, su norma social y su psicología básica parecían un
poco... extrañas.
Felgi subió en el ascensor hasta la balaustrada y se inclinó
rígidamente. Los psicografos le habían enseñado los modales terrestres,
pero su voz todavía conservaba el acento de la difícil lengua colonial, y
sus frases resultaban un poco retorcidas.
—Te saludo, comandante.
Ramacan le devolvió la inclinación, pero con el elaborado gesto de
los terrestres.
—Bien venido, gen... ah... general Felgi —y luego, sin formulismos
—: Pasa, por favor.
—Gracias.
El procionita entró en la casa.
—¿Tus compañeros...?
—Mis hombres se quedarán fuera —Felgi se sentó sin ser invitado,
lo cual constituía un serio quebrantamiento de la etiqueta, pero,
después de todo, las costumbres de su planeta eran muy diferentes.
—Como gustes —Ramacan marcó un número, pidiendo bebidas a la
sala de creaciones.
—No —rehusó Felgi.
—¿Cómo?
—En Proción no bebemos. Creí que lo sabías.
—Perdona, lo había olvidado.
Lamentándolo, Ramacan hizo que el licor y los vasos fuesen
devueltos al banco de materia y se retrepó en su asiento.
Felgi estaba sentado con envarada rigidez, costándole bastante que
el asiento se acomodase a los contornos de su cuerpo. Lentamente,
Ramacan fue reconociendo la emoción que se agitaba detrás de aquel
rostro oscuro y afilado.
La cólera.
—Creo que encuentras agradable tu estancia en la Tierra —
comenzó, para romper el silencio.
—Ahorrémonos palabras inútiles —rezongó Felgi—. Estoy aquí por
asuntos de negocio.
—Como quieras —Ramacan trató de relajarse, pero no pudo. Tenía
tensos los músculos y los nervios.
—Por lo que sé —observó Felgi—, tú eres el jefe del gobierno del
Sol.
—Supongo que así es. Tengo el título de Coordinador. Pero no hay
gran cosa que coordinar estos días. Nuestro sistema social,
prácticamente, se rige por sí mismo.
—Cuando se tiene un sistema social. Pero en la actualidad lo tenéis
completamente desorganizado. Cada individuo parece bastarse a sí
mismo.
—Naturalmente. Cuando todo el mundo posee un creador de
materia que puede prever a todas las necesidades ordinarias, el
individuo posee una gran independencia tanto social como económica.
L a Fiera Y La Bella P oul Anderson
Naturalmente, tenemos servicios públicos. Departamento de
Reencarnaciones, Estación de Fuerza, Central de Transmisiones... y
algunos más. Pero no muchos.
—No comprendo por qué no os ha arrollado el crimen —esta
última, palabra era decididamente procioniana, y Ramacan enarcó las
cejas, intrigado. Felgi continuó, con irritación—: Conducta antisocial.
Robo, crimen, destrucción.
—¿Qué necesidad tiene nadie de robar? —preguntó Ramacan,
sorprendido—. El grado actual de independencia elimina, virtualmente,
las fricciones sociales. Las psicosis han sido también eliminadas de los
componentes neurales de los expedientes de las reencarnaciones desde
hace mucho tiempo.
—Bien, supongo que tú hablas por el Sol.
—¿Cómo puedo hablar por casi un billón de personas? Poseo poca
autoridad, en realidad. Se necesita muy poca. Sin embargo, haré lo que
pueda si te dignas decirme...
—La decadencia del Sol es increíble —refunfuñó Felgi.
—Tal vez estés en lo cierto —el tono de Ramacan era suave, pero
se sentía enojado bajo su capa de urbanidad—. A veces, yo también lo
he pensado. No obstante, ¿qué tiene que ver tu visita con este asunto?
—Vosotros nos habéis dejado en el exilio —afirmó Felgi, y ahora el
odio y la cólera estaban tanto en su voz como en su mirada—. Durante
novecientos años, la Tierra ha vivido en el lujo y la molicie, en tanto
que los humanos de Proción luchaban, sufrían y morían en el peor de
los infiernos.
—¿Qué motivo podía impulsarnos a ir a Proción? —preguntó
Ramacan—. Una vez que las primeras naves establecieron allí una
colonia... bien, nosotros teníamos que cuidarnos de toda la galaxia. Al
ver que ninguna nave regresaba de vuestra estrella, colegimos que los
colonos habían muerto. Tal vez hubiésemos debido enviar a alguien a
investigar, pero se tardan veinte años en llegar allí, es un sistema poco
hospitalario... y hay otras muchas estrellas. Luego se descubrió el
creador de materia, y el Sol dejó de tener un gobierno digno de tal
nombre. Los viajes espaciales se convirtieron en un asunto personal, y
nadie se sintió interesado en Proción —se encogió de hombros—. Lo
siento.
—¡Lo sientes! —Fulgí escupió las palabras—. Durante novecientas
años nuestros antepasados combatieron contra la dureza y la soledad
de sus planetas, muñéndose de hambre y de miseria, hundiéndose de
nuevo en la barbarie y teniendo que volver a ascender paso a paso,
llevando a cabo largas y crueles guerras contra los Czernigios... siglos
interminables de guerra, hasta el exterminio de una raza u otra, íbamos
muriéndonos de vejez, generación tras generación, exprimimos
nuestras necesidades de unos planetas abandonados por los humanos,
ninguna nave perdió veinte años en llegar hasta allí, veinte años de las
largas existencias humanas... ¡y dices que lo sientes!
Se puso de pie y comenzó a medir el suelo, con gran amargura en
el tono de su voz.
—Vosotros habéis conquistado las estrellas, habéis conseguido la
inmortalidad, todo lo que puede hacerse con la materia. Y nosotros
hemos pasado veinte años embutidos dentro de un casco de metal para
llegar hasta aquí... preguntándonos si el Sol no se hallaría en
dificultades y necesitaría nuestra ayuda.
—¿Qué queréis ahora? —preguntó Ramacan—. Toda la Tierra os ha
recibido alborozada...
—¡Porque somos una novedad!
—Toda la Tierra está dispuesta a ofreceros lo que pueda. ¿Qué más
queréis?
Por un momento, el furor brilló en las pupilas de Felgi. Luego se
desvaneció, parpadeó y se mantuvo inmóvil. Habló con una súbita
calma.
—Cierto. Supongo que debo disculparme. Los nervios...
—No hablemos más de ello —asintió Ramacan. Peto interiormente
se preguntó: «¿Hasta dónde podemos confiar en los procionitas? Tantos
siglos de guerras e intrigas... No, no son ya humanos, al menos de
acuerdo con las normas terrestres... ¿pero qué más podemos hacer?».
Y en voz alta—: Sí, lo comprendo muy bien.
—Gracias —Felgi volvió a sentarse—. ¿Puedo preguntar qué nos
ofrecéis?
—Naturalmente, los creadores de materia duplicada. Y los
duplicadores de robots para administrar la compleja técnica de la
Reencarnación. Algunos de los procesos se hallan fuera del
entendimiento de la mente humana.
—No estoy seguro de que nos sirva de mucho —objetó Felgi—. El
Sol se ha estancado. No parece haber habido en su sistema ningún
cambio significativo en los últimos quinientos años. Vaya, si nuestras
naves espaciales son superiores a las vuestras.
—¿Qué esperabas? —retrucó Ramacan—. ¿Qué incentivo tenemos
para cambiar? El progreso, para emplear un término arcaico, es un
medio para un fin, y nosotros ya hemos llegado a la meta.
—No sé... —Felgi se frotó la barbilla—. No estoy seguro de cómo
operan vuestros duplicadores.
—Tampoco yo puedo contarte gran cosa. Pero ni las mentalidades
más grandes de la Tierra podrán explicártelo todo. Como ya te he dicho,
el conjunto es demasiado complejo para nuestras mentalidades. Sólo
los cerebros electrónicos pueden ocuparse de ello.
—Quizás pudieras hacerme un breve resumen, contándome cuál es
su estructura. Especialmente, estoy interesado en los medios por los
que fue puesto en uso.
—Bien, veamos... —Ramacan buceó en su memoria—. Se descubrió
la ultraonda... oh, hará unos setecientos u ochocientos años. Lleva
energía, pero no es electromagnética. La teoría de la misma, a lo que
podemos colegir los humanos, va unida a la mecánica de las ondas. La
primera y gran aplicación llegó con el descubrimiento de que las
ultraondas transmiten a grandes distancias de varias unidades
astronómicas, sin verse obstaculizadas por la materia, y sin pérdida de
energía. La teoría de esto se interpretó como la significación de que la
onda está, supongo que puedo decirlo así, enterada del receptor, y sólo,
va hacia él. Naturalmente, tienen que existir un receptor y un
transmisor para engendrar la onda. Claro está, esto conduce a un
transmisor de fuerza completamente deficiente. Hoy día, todo el
Sistema Solar consigue su energía del Sol, transmitida por la Estación
de Fuerza situada en la cara diurna de Mercurio. Todo, desde las naves
interplanetarias a los televisores y relojes, funciona por esta fuente de
energía.
—Me parece un poco peligroso —objetó Felgi—, ¿Y si falla la
Estación?
—No puede fallar —replicó Ramacan, confiadamente—. La Estación
posee sus robots, sin ningún técnico humano. Todo está archivado y
grabado. Si algo falla, automáticamente se disuelve en el banco de
materia y vuelve a ser creado de nuevo. También hay otras
salvaguardas. La Estación no ha originado ningún conflicto desde que se
fundó.
—Entiendo —el tono de Felgi era pensativo.
—Poco después —continuó Ramacan— se vio que la ultraonda
también podía transmitir materia. Podían construirse circuitos que
escudriñasen un cuerpo átomo a átomo, disolviéndolos en energía y
transmitiéndola por las ultraondas, junto con la señal de exploración. En
el receptor, naturalmente, el proceso se invertía. Claro que te lo estoy
explicando de manera muy simplificada. No es una simple señal, en
realidad, sino un complejo fantástico de señales, que sólo la ultraonda
puede transportar. Sin embargo, ésta es la idea general. Hoy día, todo
el transporte se efectúa por esta técnica. Los vehículos para el aire o el
espacio sólo existen para propósitos muy especiales o viajes de placer.
—También poseéis un centro para este control ¿verdad?
—Sí. La Estación transmisora de la Tierra se halla en el Brasil.
Conserva todos los archivos de cosas, tales como direcciones, por
ejemplo, y coordina los millones de unidades de todo el planeta. Es un
asunto muy complicado, pero muy eficaz. Como la distancia ya nada
significa, es más práctico centralizar las unidades del servicio público.
Desde la transmisión sólo había un paso a la grabación de la señal,
reproduciéndola en un banco de materia. Lo cual originó el duplicador.
El creador de materia. ¡Imagínate qué economía para el Sol!
Actualmente, todo el mundo posee uno, y sí no posee una grabación de
lo que desea, puede obtener un duplicado, transmitido desde la gran
«biblioteca» de la Estación creadora. Todo lo relativo a la materia puede
obtenerse mediante un giro de un numerador y una palanca. Y esto, a
su vez, condujo a la técnica de la Reencarnación, la cual no es más que
una extensión de todo lo anterior. El cuerpo de un ser humano es
grabado en los principios de la vida, digamos a los veinte años.
Después, el cuerpo vive el tiempo que sea hasta que empieza a
envejecer, digamos cuarenta o cincuenta años. Entonces, se graba la
fórmula inicial mediante unidades especiales de exploración y sondeo.
La memoria no es más que una sinopsis neural y moléculas de
proteínas alteradas, no muy difícil de sondear y grabar. Esta fórmula se
superpone electrónicamente sobre la grabación del cuerpo de veinte
años. Después, el cuerpo se utiliza en el banco de materia para la
materialización de la fórmula en la grabación alterada y, casi
instantáneamente, queda creado el joven cuerpo... ¡con todos los
recuerdos del anterior! ¡Uno es ya inmortal!
—En cierto sentido —le rectificó Felgi—. Pero sigue sin parecerme
justo. El ego, el alma, como quiera que lo llamemos, se pierde. Sólo
creáis un cuerpo perfecto.
—Cuando la copia es tan perfecta no puede diferenciarse del
original —le recordó Ramacan—. ¿Cuál es, entonces, la diferencia? El
ego es, esencialmente, un asunto de continuidad. El yo, el yo esencial,
es una fórmula constantemente modificada de sinopsis que tienen sólo
una relación temporal con las moléculas que transportan la fórmula en
aquel instante. Lo importante es el diseño, no la estructura material. Y
el diseño es lo que se conserva.
—¿De veras? Me ha parecido observar una gran semejanza entre
los terrestres.
—Como las grabaciones pueden ser alteradas, no había ningún
motivo para seguir teniendo cuerpos deformes o mutilados —replicó
Ramacan—. Las grabaciones podían hacerse de especimenes perfectos,
y todas las fórmulas ego, borradas de las mismas; luego, podía
superponerse la fórmula neural de otro ser. ¡Reencarnación en un
cuerpo nuevo! Naturalmente, todo el mundo deseó poseer un cuerpo
perfecto, de lo cual se originó cierta uniformidad. Un cuerpo diferente
habría llevado, claro está, a una personalidad distinta, ya que el hombre
es una unidad psicosomática. Pero la continuidad que es el atributo
esencial del ego, sigue estando en el cuerpo.
—Huuumram... entiendo. ¿Puedo preguntarte cuál es tu edad?
—Unos setecientos cincuenta años. Cuando se instaló la
Reencarnación poseía una edad mediana, pero conseguí un cuerpo
juvenil.
Los ojos de Felgi se trasladaron desde la impoluta cara de Ramacan
a sus manos, con los nudillos y las venillas prominentes de los sesenta
años. Por un instante apretó los dedos, aunque su voz continuó suave.
—¿No te cuesta conservar tus recuerdos?
—Sí, pero de cuando en cuando suprimo los más inútiles y
decrépitos de la grabación, y esto me ayuda mucho. Los robots saben
exactamente qué parte de la fórmula corresponde a un cierto recuerdo
y lo eliminan. Al cabo de, digamos, otros mil años, probablemente
sufriré de amnesia. Pero no importará en absoluto.
—¿Y respecto a la aparente aceleración del tiempo con la edad?
—Esto fue malo durante los dos primeros siglos, pero después todo
se arregló, ya que el sistema nervioso se había adaptado a ello. Aunque
—admitió Ramacan— esto, y la falta de incentivo, sean probablemente
los responsables de nuestra actual sociedad estática y la
improductividad general. Existe una tendencia terrible a la postergación
de los asuntos, y un día parece demasiado corto para hacer algo.
—Entonces, éste es el final del progreso, de la ciencia, del arte, de
todo lo que había hecho humano al hombre.
—No es así. Todavía poseemos nuestros artistas, nuestros
artesanos... y nuestros caprichos... supongo que debo llamarlos así. Tal
vez no hagamos gran cosa... ¿mas para qué?
—Me ha sorprendido hallar que gran parte de la Tierra haya vuelto
al salvajismo. Creí que estaría superpoblada.
—Claro que no. El creador y el transmisor posibilitan que los
hombres vivan muy separados, en distancias físicas, y en cambio, muy
cerca. Las comunidades están anticuadas. En cuanto al problema de la
población, no existe. Después de unos pocos hijos, la gente ya no
quiere más. Es una cosa completamente anticuada tener muchos hijos.
—Sí —asintió Felgi—. Apenas he visto un niño en la Tierra.
—Y, naturalmente, la gente se marcha a las estrellas en busca de
novedades. Puede enviarse la grabación en una nave robot, y un viaje
de siglos se convierte en nada. Supongo que éste es otro motivo para la
tranquilidad de que goza la Tierra. Los elementos más inquietos y
aventureros se han marchado.
—¿Tenéis alguna comunicación con ellos?
—Ninguna. No, porque las naves espaciales sólo pueden viajar a la
mitad de la velocidad de la luz. De cuando en cuando, algún curioso
viene a visitarnos, pero es raro. Parecen estar desarrollándose extrañas
culturas en la galaxia.
—¿No hacéis nada en la Tierra?
—Oh, mantenemos algunos servicios públicos, psiquiatría,
tecnicismo humano para el cuidado de algunos departamentos... Y
también existen algunas empresas de servicio personal, especialmente,
para diversiones, y la creación de oficios intrincados para que los
dupliquen los creadores. Pero hay muchas personas anhelosas de
trabajar unas cuantas horas al mes o a la semana, aunque sólo sea
para llenar su tiempo, o conseguir el equilibrio del crédito que les
capacite para adquirir los servicios que deseen. Es una cultura muy
estable, general Felgi. Tal vez la única verdaderamente estable en toda
la historia de la humanidad.
—¿Y... no habéis adoptado ninguna precaución? Fuerzas militares,
defensas contra los invasores... ¿nada?
—¿Qué podemos temer del cosmos? —exclamó Ramacan—. ¿Quién
ha de venir a invadirnos, desde varios años luz de distancia, a la mitad
de la velocidad de la luz? ¿Y por qué?
—El saqueo...
Recaman se echó a reír.
—Podemos duplicar todo lo que quieran los invasores y regalárselo.
—¿De veras? —de repente, Felgi se puso de pie—. ¿De veras?
Ramacan lo imitó, con los nervios y los músculos de cuello en
tensión. Había una nota de triunfo en el rostro amenazador, vengativo,
del procionita.
Felgi llamó por señas a sus hombres, los cuales acudieron con los
detonadores levantados y una mirada dura y cruel en sus pupilas.
—Coordinador Ramacan —exclamó Felgi—, estás arrestado.
—¿Qué...? ¿Cómo...?
El terrestre parecía haber sufrido un golpe físico. Tuvo que buscar
un asidero para sostenerse. Vagamente, oyó las palabras de su
enemigo.
—Me has confirmado lo que pensaba. La Tierra está desarmada,
indefensa, y sólo depende de unos cuantos puntos clave. Y yo estoy al
mando de una nave de guerra llena de soldados. ¡Os arrollaremos!

II
La morada de Avi se hallaba en Norteamérica, en medio del litoral
atlántico. Como la mayor parte de las casas particulares, era pequeña y
de techo bajo, con paredes interiores adaptables y muebles de fácil
variación. La joven amaba las flores, por lo que había un inmenso jardín
en torno a su vivienda, descendiendo hacia el mar y, por el lado
contrario, subiendo hacia el inmenso bosque que había vuelto a
formarse con el final de la agricultura.
Ella y Harold paseaban por entre los matorrales, los árboles y las
flores. El cabello suelto de Avi era largo y brillante, acariciado por la
brisa marina, y su cuerpo, de dieciocho años, poseía la gracia de un
venado joven. De repente, Harold odió la idea de abandonarla.
—Te echaré de menos, Harold —le susurró ella.
El joven sonrió tristemente.
—Lo resistirás. Hay otros. Supongo que buscarás a alguno de esos
procionitas que hace pocos días han llegado a la Tierra.
—Claro —contestó ella, inocentemente—. Me sorprende que tú no
te quedes y busques a algunas de las mujeres que han traído. Sería un
cambio.
—Ningún cambio —objetó él—. Sinceramente, ya no comprendo la
pasión moderna por la variación. Cualquier persona se parece
demasiado a otra.
—Es un asunto de camaradería. Al cabo de unos años de vivir con
otra persona, ambas se conocen demasiado bien. Y entonces, es posible
predecir exactamente lo que una dirá, lo que piensa, qué pondrá para
comer, y a qué espectáculo querrá ir por la noche. ¡Y estos colonos
son... una novedad! Poseen unos modales diferentes, pueden hablar de
un sistema planetario muy distinto y... —se interrumpió—. Pero como
tantas mujeres los acosarán, dudo que yo tenga ninguna oportunidad.
—Si es conversación lo que quieres... —Harold se encogió de
hombros—. Además, creo que los procionitas todavía tienen lazos
familiares. Tendrán celos de sus mujeres. Y yo necesito este cambio.
—¡Un carnívoro! —rió Avi, y a Harold aquella risa le pareció una
música maravillosa—. Al menos, posees una mente original —de pronto,
se mostró ávida. Le cogió ambas manos y le miró fijamente a los ojos—
. Por esto siempre me has gustado, Harold. Siempre has sido un
pensador y un aventurero, jamás te has mostrado mentalmente
perezoso como los demás. Después de unos días de separación,
siempre me has parecido algo nuevo; has sabido apartarte de la rutina
y hacer algo raro, has aprendido algo distinto y has vuelto a ser joven.
Siempre hemos vuelto el uno al otro, querido, y esto me encanta.
—Y a mí —respondió él, quedamente—. Aunque a veces he
lamentado las separaciones —sonrió, aunque en la sonrisa había una
nota de melancolía—. En los viejos tiempos, hubiésemos podido ser
muy felices, Avi, nos habríamos casado y habríamos pasado juntos toda
la vida.
—Unos cuantos años, y después la vejez, los achaques y la muerte
—se estremeció—. ¡La muerte! ¡La nada! Ni el mundo existe cuando
uno ha muerto, cuando no queda ni el cerebro. Sólo... la nada. ¡Como si
nunca hubieras existido! ¿No te habría asustado esta idea?
—No —repuso él, besándola.
—También en esto eres diferente —murmuró Avi—. No sé por qué
no te has ido a las estrellas, Harold. Todos tus hijos se marcharon.
—Una vez te pedí que fueses conmigo.
—No, esto me gusta. La vida es divertida, Harold. No me aburro
con tanta facilidad como los demás. Pero no has contestado a mi
pregunta.
—Sí, la he contestado —afirmó él, quedándose silencioso.
La miró, preguntándose si era el último hombre de la Tierra que
amaba a una mujer, preguntándose qué sentía exactamente ella por él.
Tal vez, a su modo, lo amaba también... ya que siempre volvían el uno
al otro, pero no le amaba de la misma manera que él a ella; para ella,
la separación no era un dolor, y la reunión... Bien, esto no importaba
ahora.
—Estaré por aquí —dijo poco después—. Vagaré por estos bosques.
Haré que los sanitarios de la Reencarnación me transmitan cerca de tu
casa, y estaré cerca de ti.
—Mi pequeño tigre... —sonrió ella—. Ven a verme de cuando en
cuando, Harold. Iremos a algunas fiestas.
«Un bello adorno muy espectacular...»
—No, gracias. Pero me rascarás la cabeza y me darás buenos
filetes, y yo arquearé el lomo y ronronearé.
Fueron hacia la playa, cogidos de la mano.
—¿Qué te decidió a ser un tigre? —quiso saber la joven.
—Mi psiquiatra me recomendó una reencarnación animal. Me estoy
volviendo un neurótico terrible, Avi. No puedo permanecer cinco
minutos sentado, y veo las cosas terriblemente cambiadas. La vida es
una farsa espantosa y... Bueno, sufro un gran trastorno. Esencialmente,
es el aburrimiento. Cuando se tiene de todo sin tener que trabajar, la
existencia puede llegar a ser mortalmente monótona. Cuando se han
vivido varios siglos, cuando ningún cambio, ninguna excitación, puede
producir ninguna alegría... Bien, el doctor me sugirió que fuese a las
estrellas, y cuando me negué, me indicó que, por una temporada, me
transformarse en un animal. Pero no quise hacer como todo el mundo.
No quise ser ni un mono ni un elefante.
—Siempre el mismo Harold —murmuró ella, besándole. Harold
contestó al beso con inesperada violencia.
—Un año o dos de vida salvaje, en un cuerpo nuevo y no humano,
será un cambio provechoso —afirmó, tras una pausa prolongada. Se
tendieron en la arena, bañados por el sol, escuchando el murmullo de
las olas y oliendo el aroma salino del mar, que llevaba el viento. En lo
alto, una gaviota trababa rápidos círculos, muy blanca contra el cielo
azul.
—¿Un gran cambio?
—Sí. Ni siquiera recordaré muchas cosas que ahora sé. Dudo que ni
aun el más inteligente de los tigres pueda comprender el análisis
vectorial. Pero esto no importa. Volveré a recordarlo todo cuando
recobre mi forma humana. Cuando sienta que el cambio de
personalidad ya me ha beneficiado, vendré aquí y tú me llevarás al
Departamento de Reencarnaciones. Lo importante es la curación... un
cambio de puntos de vista, un ambiente nuevo, desconocido... ¡Avi! —
se incorporó sobre un codo y contempló a la joven—. Avi ¿por qué no
me acompañas? ¿Por qué no te conviertes en una tigresa?
—¿Y tener muchos cachorros? —sonrió ella, soñadoramente—. No,
gracias, Harold. Tal vez algún día, pero no ahora. Realmente, no soy
persona aventurera —se estiró y se puso de espaldas contra la blanca y
ardiente duna—, me gusto tal como soy.
«Y hay los hombres de las estrellas... —pensó él—, ¿qué me pasa?
Lo que sé es que cometeré alguna descortesía contra uno de sus
amantes. Sí, necesito esta curación.»
—Luego, volverás a mí y me relatarás tus experiencias —dijo ella.
—Tal vez no —replicó Harold—. Tal vez hallaré una tigresa muy
hermosa y me enamoraré de ella de tal forma que no querré recuperar
mi cuerpo humano.
—No habrá ninguna tigresa a menos que persuadas a una mujer a
acompañarte —contestó ella—. ¿Pero podrá gustarte un cuerpo humano
después de haber gozado de una piel tan bellamente estriada? ¿Aún te
seguirá pareciendo hermosa la gente, con tan poco pelo?
—Querida —repuso Harold—, tú, para mí, siempre serás un bocado
excelente.
Poco después, penetraron en la casa. La gaviota continuó trazando
altos círculos en el cielo.
El bosque era grande, verde y misterioso, con la luz del sol
filtrándose por entre los árboles, y la maleza, compuesta de helechos y
flores bajo las sombras de las enormes copas. Había riachuelos que se
abrían paso por entre unas orillas cubiertas de musgo, peces que
saltaban fuera del agua como brillantes centellas, y sosegados
remansos donde la quietud planeaba como un manto, claros amplios
cubiertos de hierba, espacio, soledad y una inacabable pulsación de
vida.
Los ojos del tigre veían menos que los humanos; el mundo parecía
algo borroso, liso y sin color hasta que se acostumbraban. Después, el
tigre comenzó a tener dificultades para recordar cómo eran el color y la
perspectiva. Y sus otros sentidos cobraron vida, dándose cuenta de lo
cautivo que había estado dentro de su cráneo, contemplando un mundo
del que jamás había formado parte, como ahora.
Oía sonidos y rumores que ningún hombre podía percibir, él débil y
chirriante zumbido de los insectos, el crujir de las hojas acariciadas por
la brisa, el vago susurró de las alas de los búhos, el deslizamiento de
los pequeños seres, asustados, por entre la hierba... todo combinado en
una rica sinfonía, con el pulso y el jadeo del bosque. Y su olfato se
estremecía ante la infinita variedad de olores, la fragancia de la hierba
aplastada, el acre aroma de los hongos y los detritus, el penetrante olor
de la piel, la ardiente borrachera de la sangre recién derramada. Y cada
uno de sus pelos, sus bigotes, se estremecían ante los menores
movimientos; se glorificaba con el resistente poder de sus músculos...
Sí, ahora vivía. Un hombre estaba medio muerto en comparación con la
vitalidad que conserva un tigre.
Por la noche... sí, por la noche no existía la oscuridad para él, la luz
de la luna era un sendero blanco que él robaba con sus peludas zarpas;
la penumbra era para él vivida claridad; las sombras, trechos
luminosos, una fantasía de grises como un sueño antiguo, súbitamente
recordado.
Se albergaba en una cueva que había descubierto, y su nuevo
cuerpo no sentía la incomodidad de la humedad. De noche merodeaba,
como un fantasma, sin más luz que la luminosidad de sus ojos
ambarinos, y el bosque le hablaba con el sonido, el olor y el sentido del
tacto, el sabor de la caza en el viento.
Ya era un maestro, y todos los habitantes del bosque le temían y
huían a su paso. Era la muerte en negro y oro.
Una vez, un antiguo poema cruzó por la parte humana de su
cerebro, y dejó que los versos fuesen como un trueno, tratando de
repetirlos en voz alta. El bosque se estremeció con el rugido del tigre.
Tigre, tigre, ardiente luz
del bosque en plena noche.
¿Qué mano o qué ojo inmortal
osó dar forma a tu temible simetría?
Y el alma del arrogante felino respondió:
—¡Yo mismo!
Más tarde quiso recordar el poema, pero ya no pudo.
Al principio, no lo logró del todo, ya que todavía había en él
demasiada humanidad. Rugió de rabia y desesperación cuando los
conejos huyeron, de su lado, cuando un venado lo husmeó y pareció
volar. Fue a la casa de Avi y ella lo aumentó con trozos de carne cruda,
y rió y le acarició bajo la barbilla. La joven estaba encantada con su
animal favorito.
«Es Avi», pensó el tigre, recordando que la amaba. Pero esto era
con su cuerpo humano. Para el tigre, la muchacha no poseía ningún
valor estético o sexual. Pero le gustaba que le acariciase, y ronroneaba
como un motor, frotando su cuerpo contra las piernas de Avi. Sí, era
adorable y cuando volviese a recuperar la forma humana...
Pero los instintos del tigre volvieron a él; no podía rechazarse una
herencia de un millón de años, por mucho que los técnicos hubieran
intentado alterarla. Apenas habían hecho algo más que aumentar su
inteligencia, pero los nervios y las glándulas del tigre seguían en su
cuerpo.
Llegó la noche y divisó un grupo de conejos bailando a la luz de la
luna. Cayó sobre ellos. Una zarpa enorme se abatió y sintió la tibieza de
la sangre, la carne desgarrada y el hueso roto. Engulló la sabrosa carne
ensangrentada, royendo los huesecillos. Se tornó salvaje, y rugió y
atronó el bosque toda la noche, gritándole su júbilo a la luz de la luna.
Al alba, retornó a su cueva, fatigado, su mente humana avergonzada de
sus andanzas. Pero a la noche siguiente salió de nuevo a cazar.
¡Su primer venado! Pacientemente, aguardó sobre una rama del
sendero. Sólo movía su nerviosa cola, mientras las horas discurrían
lentamente. Aguardó. Y cuando su enemigo pasó por debajo, saltó
como impulsado por un muelle de acero. Una poderosa zarpa, unas
mandíbulas como tenazas, una lucha terrible y breve, y el venado
quedó muerto a sus pies. Lo destripó, engulló lo necesario por el
momento y se llevó el resto a la cueva, donde durmió como un
borracho hasta que el hambre volvió a despertarlo. Entonces, se
abalanzó a la carcasa. Unos perros salvajes la estaban devorando. El
tigre se precipitó contra ellos, mató a uno y ahuyentó a los demás.
Luego continuó su festín hasta que sólo quedaron los huesos.
El bosque estaba lleno de caza, lo cual significaba que la vida era
fácil para un tigre. Pero no demasiado. Jamás sabía si regresaría a su
guarida con la panza llena o vacía, y esto formaba parte del placer de
su existencia.
No le habían eliminado todos los recuerdos de tigre; y algunos
fragmentos de los mismos le intrigaban; a veces se despenaba
preguntándose quién era y qué había sucedido. Le parecía recordar
amaneceres brumosos en la selva, un ancho río que resplandecía al sol,
otra cueva y otra forma de piel estriada a su lado. A medida que el
tiempo transcurría, fue creciendo su confusión, y pensó vagamente que
más de una vez había cazado al alce y visto a los rinocerontes blancos
moverse como montañas, a la luz del crepúsculo. Cada vez le resultaba
más difícil recordarlo todo con exactitud.
Esto, naturalmente, ya era de suponer. Su cerebro felino no podía
conservar todos los recuerdos y conceptos del humano, y con el
transcurso de las semanas y los meses perdió la primitiva claridad del
recuerdo. Todavía se identificaba con un sonido: «Harold», y recordaba
otras formas y paisajes... pero cada vez más y más borrosamente;
como si fuesen las memorias de un vago sueño. Sabía firmemente que
tenía que volver junto a Avi, y hacer que le llevase... a algún sitio,
antes de que olvidara de quién era.
Bien, todavía le quedaba tiempo, le dijo su elemento humano. No
perdería la memoria bruscamente, y sabría por anticipado que su
personalidad humana superpuesta se estaba desintegrando en su
extraño ser, y que debía regresar. Mientras tanto, cada vez comprendía
mejor la vida del bosque, y su horizonte se iba estrechando hasta que
aquél le pareció toda su existencia.
De cuando en cuando iba hacia el mar y la morada de Avi, a
conseguir un pedazo de carne. Pero las visitas fueron espaciándose, el
campo abierto le ponía nervioso, y estar dentro de una casa le resultaba
imposible después de anochecido.
Tigre, tigre
Y terminó el verano.
Se despertó con la cueva húmeda y fría, lloviendo fuera y con un
furioso vendaval azotando los altos árboles. Se estremeció y gruñó,
apretando las garras, pero aquél era un enemigo que no podía destruir.
El día y la noche transcurrieron desdichadamente.
En los viejos tiempos, los tigres habían sabido adaptarse, según
recordaba, habiendo podido sobrevivir incluso en la Siberia. Pero su
origen estaba en los trópicos.
—¡Maldición! —exclamó, y el rugido recorrió el bosque entero.
Después llegaron los días fríos y claros, con el viento soplando bajo
un cielo pálido, con las hojas muertas girando entre las ráfagas y riendo
con su seco crujido. Los gansos cruzaron el cielo, camino del sur, y los
gruñidos de los ciervos atronaron la noche. Había como una borrachera
en el aire; el tigre rodaba sobre la hierba y ronroneaba, rugiéndole a la
luna, cuando aparecía. Su pelaje se espesó, y ya no sintió el frío,
excepto como un tintineo agradable en su sangre. Todos sus sentidos
se le agudizaron, y comenzó a vivir en estado de alerta, aprendiendo a
moverse por entre las hojas muertas como otra sombra.
El verano indio, los perezosos y largos días, como una primavera
de resurrección, las enormes estrellas, el penetrante olor de la
vegetación putrefacta... Su mente humana recordaba que las hojas
eran como oro, bronce y fuego. Pescó en los riachuelos, cogiendo a su
presa con una potente y veloz zarpa; recorrió los bosques y rugió sobre
los altos riscos a la luz de la luna.
Luego volvieron las lluvias, el frío y la humedad, y el mundo se
anegó en agua. Por la noche había escarcha, y sus patas se envaraban,
relucientes a la luz de las estrellas, y a través del silencio helado podía
oír el rumor del distante océano. La caza escaseaba y a menudo se
sentía hambriento. Esto le preocupaba muy poco ya, pero su razón se
inquietaba por el invierno. Tal vez fuese mejor volver a su ser normal.
Una noche cayó la primera nevada, y por la mañana el mundo
estaba callado y muy blanco. Salió de la cueva, rugiendo su cólera, y
yendo en dirección sur. Pero los felinos no pueden emprender largos
viajes. Recordó, vagamente, que Avi le proporcionaría comida y
albergue. Avi...
Por un momento, cuando trató de pensar en la joven, recordó un
cuerpo dorado y negro, estriado, y un olor felino y muy querido que
llevaba la cueva situada encima de un río antiguo y muy ancho. Sacudió
la maciza cabeza, enfadado consigo y con el mundo, y trató de evocar
su imagen. La cara estaba borrosa en su mente, pero recordó el
perfume, y la musicalidad de su voz. Sí, iría a ver a Avi.
Atravesó el bosque con la pausada gracia de los de su raza, y llegó
a la playa. El mar estaba gris y frío, enorme, inmenso, como un manto
infinito, abalanzándose a la playa; sus ojos se aturdieron ante su vista.
Estuvo allí hasta que descubrió la casa.
Estaba extrañamente silenciosa. Pasó por el jardín. La puerta
estaba abierta, pero no había nadie dentro.
Tal vez hubiese salido. Se enroscó en el suelo y se durmió.
Despertóse mucho más tarde, hambriento hasta las mismas, entrañas,
y en la casa aún no había nadie. Recordó que a la joven le gustaba irse
al sur en invierno. Pero no le habría olvidado, habría vuelto de cuando
en cuando... La casa todavía conservaba el perfume de la muchacha,
por lo que no podía hacer mucho tiempo que se había ido. Y todo
estaba en desorden. ¿Se habría marchado apresuradamente?
Fue hacia el creador. No recordaba cómo funcionaba, pero sí el
proceso de maniobrarlo. Bajó la palanca con una pata. No ocurrió nada.
¡Nada! El creador estaba estropeado. Rugió su desaliento. El temor
se apoderó de todo su ser... Esto no era natural.
Y estaba hambriento. Tendría que salir en busca de comida, y
regresar más tarde con la esperanza de encontrar a Avi. Bien, volvería
al bosque.
Husmeó vida bajo la nieve. Un oso. Anteriormente, él y los osos
estaban en un estado de neutralidad. Pero éste estaba dormido,
indefenso, y su panza reclamaba alimentos. Destruyó el refugio con
movimientos poderosos de sus zarpas y se abalanzó sobre el oso.
Es peligroso despertar a un oso que está invernando. Éste se
sobresaltó, levantó su potente pata delantera y el tigre retrocedió,
resbalándole la sangre por su rostro.
Enloqueció, sintiendo en su interior un furor desmedido. El oso
gruñó y movió los brazos. Ambos animales se abrazaron, y de repente,
el tigre tuvo que luchar por salvar su vida.
Nunca más recordó aquel combate más que como un torbellino rojo
de ciego furor, de caídas en la nieve y de regueros de sangre en el
suelo. Mordiscos, zarpazos, golpes contra sus costillas y el cráneo, el
sabor de la sangre caliente en su boca, y la locura de la muerte
animando en su cerebro.
Al final, se tambaleó, ensangrentado, y cayó sobre el destrozado
cuerpo del oso. Durante largo tiempo no se movió, y los perros salvajes
se aproximaron, esperando su muerte.
Sin embargo, más tarde se estremeció débilmente y se tragó la
carne del oso. Pero no pudo marcharse de allí. Le dolía todo el cuerpo,
las patas no lo sostenían, y una zarpa había quedado aplastada por las
enormes mandíbula. Permaneció tendido junto al oso, bajo el destruido
refugio, mientras la nieve caía lentamente sobre ambos.
La batalla y la agonía de la muerte despertaron sus atávicos
instintos. Ya un verdadero tigre, se lamió la sangre y fue comiéndose
pedazos de la carne de su enemigo a medida que los días transcurrían,
esperando el retorno de la salud.
Al fin pudo cojear hasta su cueva. Los recuerdos eran como sueños
en su mente; había habido una casa y alguien que era bondadoso con
él, pero... pero...
Tenía frío, cojeaba y estaba hambriento. El invierno había llegado.

III
—No nos sirves de nada —afirmó Felgi—, pero en vista de que nos
has ayudado, te permitiremos vivir... al menos, hasta regresar a
Proción y que el Consejo decida sobre tu caso. Además, posiblemente
tengas informaciones más valiosas respecto al Sistema Solar que
nuestros prisioneros. En su mayoría son mujeres.
Ramacan contempló el duro y cruel rostro, ahora triunfante, y
repuso tristemente:
—De haber sospechado tus planes, nunca te habría ayudado.
—Oh, sí —replicó Felgi—. Vi tus reacciones cuando te mostré
nuestros métodos de persuasión. Todos los terrestres sois iguales.
Estáis tan alejados de la muerte que no os queda ni una mínima parte
de valor. Sólo esto ya os hace inadecuados para regir vuestro planeta.
—Tenéis los planos de los duplicadores, los transmisores y los
rayos de fuerza... toda nuestra técnica. Yo os he ayudado a conseguirlo
todo de las Estaciones. ¿Qué más queréis?
—La Tierra.
—¿Para qué? Con los creadores y transmisores podéis transformar
a vuestros planetas en los viejos sueños del paraíso. La Tierra es más
congénita, sí, ¿pero qué os importa a vosotros el ambiente?
—La Tierra sigue siendo el verdadero hogar para el hombre —le
espetó Felgi. En sus pupilas brillaba un fanatismo que Ramacan sólo
había visto en sus pesadillas—. Y debe pertenecer a la mejor raza del
hombre. Además... Bien, nuestra cultura no puede utilizar vuestra
técnica. La civilización procionita creció en la adversidad, sin nada más
que luchas y crueldades, y esto forma parte de nuestra misma
naturaleza. Con los Czernigios destruidos, tenemos que buscar otro
enemigo. «Oh, sí, pensó Ramacan, esto ya ocurrió antes, en el
sangriento y viejo pasado de la Tierra. Las naciones sólo sabían de
guerras y sufrimientos, y quedaron moldeados por ellos, glorificando las
malvadas virtudes que los capacitaban para sobrevivir. Un estado
militarista no puede permitirse la paz, el goce y la prosperidad, ya que
entonces, el pueblo puede empezar a pensar por sí mismo. Por lo tanto,
el gobierno tiene que ir en busca de nuevas glorias y conquistas.
Necesario o no, hay que pelear para mantener el control de los
militares. ¿Hasta dónde son ahora humanos los procionitas? ¿Qué se ha
torcido en ellos, durante los siglos de su terrible evolución? Ya no son
hombres, son robots combativos, son animales de presa, necesitan la
sangre.»
—Ya viste cómo destruimos las Estaciones desde el espacio —
continuó Felgi—. El Reencarnador, el Creador, el Transmisor, ya sólo
son cráteres radiactivos. Ninguna máquina dirige a la Tierra, ningún
tubo está vivo... ¡nada! Y con los creadores, de quienes dependían sus
vidas, los terrestres volverán al salvajismo.
—¿Y qué? —inquirió Ramacan, fatigosamente.
—Ahora estamos en Mercurio, aprovisionándonos de combustible —
repuso Felgi—. Luego, regresaremos a Proción. Emplearemos nuestro
creador para grabar a la mayoría de la tripulación; lo haremos por
turnos a fin de poder seguir manteniendo la nave en el rumbo debido.
Cuando lleguemos a nuestra estrella seremos un poco más viejos.
Después, naturalmente, el Consejo enviará una flota con tripulaciones
grabadas. Se apoderarán del Sol, eliminarán a la población
superviviente, y volverán a colonizar la Tierra. Después... —en sus ojos
brilló el fuego de la locura— ¡las estrellas! Por fin, un imperio galáctico.
—Para poder seguir peleando —asintió Ramacan—. Sólo para que
vuestros pueblos sigan siendo esclavos.
—¡Ya está bien! —le atajó Felgi—. Una cultura decadente no puede
comprender nuestros motivos.
Ramacan continuó meditando. Cuando regresasen los procionitas,
todavía quedarían seres humanos. Necesitarían cuarenta años para
prepararse. Los hombres, en naves espaciales, por todo el Sistema,
llegarían a la Tierra, verían su ruina y comprenderían de quiénes era la
culpa. Con los creadores, podrían reconstruirlo todo rápidamente,
podrían armarse, y duplicar hombres sedientos de venganza por
millones.
A menos que el hombre solar estuviese ya tan decadente que sólo
fuese capaz de un pánico ciego. Pero Ramacan no lo creía. La Tierra
había decaído, pero no tanto.
Felgi pareció leer en su pensamiento. Y había cruel satisfacción en
su acento:
—La Tierra no tendrá ninguna oportunidad de rearmarse.
Utilizaremos el poder de la Estación, de Mercurio para aprovisionar a
nuestro propio duplicador, cambiando la roca en osmio para nuestros
motores. Y cuando hayamos terminado, también volaremos la Estación.
Las naves espaciales se quedarán sin fuerza, los colonos de los planetas
fallecerán a medida que sus reguladores ambientales dejen de
funcionar, y ninguna rueda girará en el sistema solar. ¡Me imagino que
éste será el toque final!
Tal vez... tal vez... Sin poder, sin utensilios, sin comida o refugio,
tenía que llegar el colapso final. Cuando los procionitas volviesen, sólo
quedarían en la Tierra unos cuantos salvajes. Ramacan sintió el vacío
en su interior.
La vida se había convertido en una locura, una pesadilla. El fin...
—Te quedarás aquí hasta que te hayamos grabado —le ordenó
Felgi. Giró sobre sí mismo y salió de la estancia.
Ramacan se dejó caer sobre el asiento. Sus desesperadas miradas
recorrieron una y otra vez la cabina que era su prisión, en tanto en su
cerebro se cruzaban y entrecruzaban mil ideas locas. Miró al guardián
que estaba en el umbral, apoyado en su detonador, muy aburrido con
su cautivo. Si... si... ¡Oh, Dios Todopoderoso! ¿Era esto lo que iba a
heredar la Tierra?
¿Qué hacer... qué hacer? Tenía que existir una respuesta... ya que
no hay un solo problema sin solución. ¿O hay alguno?. ¿Qué garantía
tenía de la justicia cósmica? Enterró la cara entre sus manos.
«Fui un cobarde —pensó—. Temí al dolor. Razoné, me dije que
probablemente no querrían gran cosa, y utilicé mi influencia para
ayudarlos a obtener los duplicadores y los planos. Y los otros también
fueron cobardes y cedieron... Se mostraron ansiosos por ayudar a los
conquistadores... ¡y éste es el pago!»
¿Qué hacer... qué hacer? SÍ de alguna forma se perdiese la nave,
si no regresase... Los procionitas se extrañarían. Enviarían otra nave o
dos... a investigar. Y dentro de cuarenta años el Sol estarla dispuesto a
enfrentarse con la nueva amenaza, dispuesto a guerrear contra el
enemigo, si mientras tanto habían tenido la oportunidad de reconstruir,
si quedase en pie la Estación de Mercurio...
Pero esta nave volaría esta Estación, regresaría a sus planetas con
la noticia de la ruina del Sol, y los invasores se prepararían... se
extenderían por toda la galaxia como una plaga... ¿Cómo detener
«ahora» la nave?
Ramacan sintió los estruendosos latidos de su corazón, como
deseoso de estallar dentro del pecho. Tenía las manos frías y húmedas,
la boca espesa. Tenía miedo.
Se levantó y fue hacia el guardián. El procionita levantó el
detonador, pero sin temor, ya que no podía temer a un miembro
desarmado de una raza conquistada.
«Me matará —pensó Hamacan—. La muerte de la que he estado
huyendo toda mi vida, está a mi lado. Pero ha sido una larga existencia,
muy agradable, y es preferible terminarla de repente que arrastrarla
durante unos años miserables, como su despreciable prisionero.
Además... ¡les odio!»
—¿Qué quieres? —le preguntó el procionita.
—Estoy mareado —se quejó Ramacan. Su voz era apenas un
susurro en la sequedad de su garganta—. Déjame salir.
—¡Atrás!
—Vomitaré. Déjeme ir al lavabo. Estuvo a punto de caer.
—De acuerdo, sal —cedió el guardián—. Pero recuerda que voy
contigo.
Ramacan se tambaleó al acercarse al otro. Sus manos, de repente,
se engarfiaron en el cañón del detonador y se apoderó del arma. Antes
de que el procionita pudiera gritar, Ramacan lo golpeó con la culata. Un
remoto rincón de su cerebro se asombró de aquel salvajismo que ardió
en él cuando oyó el crujido de los huesos.
El guardián cayó. Ramacan lo ayudó para evitar el ruido, y se
aseguró de que no se movía. Entonces, lo despojó de su túnica, sus
botas y el casco. Le temblaban las manos y apenas pudo ponerse
aquellas prendas.
Si lo atrapaban... Bien, sólo habría la diferencia de unos minutos.
Pero seguía estando atemorizado. Con un miedo interior inimaginable.
Se obligó a caminar como en una pesadilla por el corredor.
Pasó por delante de otro vigilante procionita, pero no fue
descubierto.
Bajó por una escalerilla al cuarto de máquinas. Gracias a Dios se
había interesado por la nave, preguntando por su estructura. Se abrió la
puerta y pasó a la sala.
Un par de ingenieros estaban contemplando cómo funcionaba el
creador. Éste zumbaba, pulsaba y palpitaba con la fuerza, la energía del
Sol y los átomos de la roca en disolución, átomos que volvían a crearse
como de osmio, y que servirían para impulsar la nave en su largo
recorrido. Dentro de los motores insertarían muchas toneladas de
combustible.
Ramacan cerró la puerta a prueba de ruidos y mató a ambos
ingenieros con el detonador.
Después fue hacía el creador y maniobró en los controles. Comenzó
a fabricar plutonio.
Sonrió, inmensamente aliviado, al darse cuenta, con incredulidad,
de que había vencido. Se sentó y lloró de alegría.
La nave no regresaría a Proción. La Estación de Mercurio persistiría.
Y sobre esta base, unos cuantos hombres decididos del Sistema Solar
podrían realzar la reconstrucción. Habría horror en la Tierra, un enorme
caos, la mayoría de su población se hundiría en el salvajismo y la
muerte. Pero vivirían los suficientes, los más civilizados, para preparar
la venganza.
Tal vez esto fuese lo mejor. Tal vez la Tierra había llegado a una
decadencia exagerada. Ciertamente, en los últimos siglos no había
habido la antigua galantería, la ingeniosidad, el arte de otros tiempos.
No, ni arte ni ciencia ni aventuras... sólo una autosatisfacción, una
inmortalidad irreal, en un paraíso sintético. Tal vez este colapso, este
reto era lo que la Tierra necesitaba, a fin de recobrar su antiguo
esplendor.
En cuanto a él, había vivido muchos siglos, y ahora sentía una
tremenda fatiga en su interior.
«La muerte —pensó— la muerte es el viaje más largo de todos. Sin
la muerte no hay evolución, ni la vida posee un verdadero significado,
sin ella la última aventura ha perdido todo su sabor.»
Recordó a una joven que había muerto antes de que se inventasen
las máquinas de la reencarnación. Muy raro... al cabo de tantos siglos
aún era capaz de recordar cómo su cabellera ondeaba al viento, un día
de verano, en lo alto de una colina. Se preguntó si volvería a verla.
No sintió la explosión cuando el plutonio llegó a su masa crítica.
A Avi le sangraban los pies. Sus zapatos por fin se habían roto, y
las rocas y los espinos le desgarraban las piernas. La nieve se mezclaba
a la sangre.
La fatiga se había apoderado de ella y no podía continuar... pero
tenía que seguir adelante, era preciso, ya que temía detenerse en
medio del bosque.
Jamás había estado sola. Siempre habían habido los televisores y
transmisores, y ningún lugar de la Tierra había estado lejos. Pero el
mundo se había expansionado en una inmensidad, las máquinas
estaban muertas, y sólo reinaba el frío y el vacío con las distancias. El
mundo del calor, la música, las risas y las diversiones era remoto y tan
irreal como un sueño.
¿Era un sueño? ¿Habíase sentido siempre enferma y hambrienta,
en un mundo de pesadilla, de árboles sin hojas, de nieve y de viento,
de pingajos en vez de vestidos? ¿O era éste el sueño, una locura súbita
de horror y muerte?
¡Muerte! ¡No, no... ella no podía morir, era inmortal, no debía
morir!
El viento seguía soplando, implacable.
La nieve caía y llegaba la noche, la noche de invierno. Un perro
salvaje aulló, en la oscuridad. Avi quiso gritar, pero tenía la garganta
demasiado reseca y sólo logró articular un ronco sonido.
—¡Socorro... socorro... socorro!
Tal vez, hubiese debido quedarse con el hombre. Él había colocado
trampas, había atrapado algún conejo o ardilla, dejándole a ella los
restos. Pero la miraba de manera tan extraña cuando transcurrían los
días sin cazar nada... La habría matado y se la habría comido. Y tuvo
que huir.
Huir... huir... huir... Ya no podía correr, el bosque parecía ser
infinito, y estaba atrapada entre el frío y la noche, hambrienta y
muerta.
¿Qué había sucedido? ¿Qué había sucedido? ¿Qué había sido del
mundo? ¿Qué sería de ella?
Le gustaba pensar que era una antigua diosa, creando lo que
deseaba de la nada, servida por un mundo eterno, cuyo exclusivo
propósito era complacerla. ¿Dónde estaba ahora este mundo?
El hambre la desgarraba con su agudo filo. Tropezó con un madero
hundido en la nieve y no tuvo ánimos para levantarse.
«Éramos demasiado débiles, demasiado complacientes —pensó—.
Y hemos perdido toda nuestra fuerza, no somos más que parásitos de
nuestras máquinas. Ahora, no estamos ajustados...»
«¡No! ¡Yo sí lo estoy! Yo era una diosa...» «Una chiquilla mimada,
replicó el demonio de su mente. Un bebé llorando por su madre. Eres
mayorcita para poder cuidar de ti misma, al cabo de tantos siglos. No
deberías correr en círculo, esperando una ayuda que no llegará,
tendrías que ayudarte a ti misma, buscando un refugio, encontrando
nueces y raíces, construyendo una trampa. Pero no puedes. Tu propia
confianza te ha destruido.»
«¡No! ¡Socorro! ¡Socorro!»
Algo se movió en la oscuridad. Avi ahogó un chillido. Unos ojos
amarillos como dos fuegos, y una forma inmensa que avanzó sin el
menor ruido.
Por un instante, la joven creyó enloquecer, y de pronto
comprendió, incrédula, la verdad. Toda la verdad.
En aquel bosque sólo podía haber un tigre.
—Harold —susurró, poniéndose de pie—. Harold.
Lo era. La pesadilla había terminado. Harold cuidaría de ella.
Cazaría para ella, la protegería, la llevaría al mundo de las máquinas
que todavía debía existir.
—¡Harold! —gritó—. ¡Mi querido Harold!
El tigre no se movía. Sólo meneaba la cola. Breve,
fragmentariamente, unos sonidos cruzaron por su mente.
«Tu mentalidad básica será estable durante uno o dos años, a
menos que un accidente...»
Pero aquellos sonidos no tenían significado, y su mente cayó en el
olvido.
Tenía hambre. La zarpa no se le había curado bien y no podía
cazar.
El hambre, la necesidad más elemental de todas, estaba en su
interior, llenando todo su cerebro de tigre, todo su cuerpo de tigre, sin
nada más.
Estaba contemplando aquel extraño ser que no podía huir. No hacía
mucho ya había matado a otro... Se lamió la boca ante esta idea.
Sí, recordaba vagamente que aquel extraño ser había sido... había
sido... No lograba recordarlo.
Volvió a avanzar.
—¡Harold! —murmuró Avi. Su voz tenía un tono Inquieto, de cruel
incertidumbre.
El tigre se detuvo. Conocía aquella voz. Recordaba... recordaba...
Sí, se conocían de antes. Algo en aquel extraño ser le detenía,
paralizando sus movimientos.
Pero estaba hambriento. Y sus instintos clamaban en su interior.
Si al menos pudiese recordar, antes de que fuese demasiado
tarde...
El tiempo pareció extenderse una eternidad, mientras se
contemplaban mutuamente... la fiera y la bella.
FIN

No hay comentarios:

-

INTERESANTES

¿QUIERES SALIR AQUI? ; ENLAZAME

-

Twitter

.

Etiquetas

h. p. lovecraft (122) relato (114) cuento (76) Stephen King (63) gotico (60) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (57) Robert Bloch (50) terror (48) lovecraft (46) guy de maupassant (44) Lord Dunsany (43) anne rice (39) horror (37) maupassant (37) scifi (35) Edgar Allan Poe (31) cuentos (28) ambrose bierce (27) Jorge Luis Borges (26) oscar wilde (26) los mitos de cthulhu (24) algernon blackwood (23) poema (23) ray bradbury (23) blood gothic (22) august derleth (21) dark (21) enlaces (21) 1ªparte (20) bloodgothic.blogspot.com (20) demonios (19) imagenes (19) poemas (19) 2ªparte (18) mario benedetti (18) vampiros (18) capitulo del necronomicon (17) h.p. lovecraft (17) poesia (17) relatos (16) Clark Ashton Smith (15) Horacio Quiroga (15) amanecer vudú (15) musica (15) alejandro dumas (14) becquer (13) blood (13) gothic (13) underground (13) Philip K. Dick (12) amor (12) charles dickens (12) fantasia (12) fredric brown (12) pulp (12) poe (11) EL BAR DEL INFIERNO (10) Howard Phillips Lovecraft (10) el vampiro (10) las mil y una noche (10) necronomicon (10) vampiro (10) Charles Bukowski (9) el hombre ilustrado (9) friedrich nietzsche (9) gibran khalil gibran (9) lilith (9) onirico (9) paul auster (9) subrealismo (9) terror onirico (9) victoriano (9) 2 (8) Andrés Díaz Sánchez (8) Fantasmagoría (8) Isaac Asimov (8) Lewis Carroll (8) Yukio Mishima (8) arte (8) cuento de amor (8) cuento gotico (8) diccionario (8) el extraño (8) fantasmas (8) franz kafka (8) king (8) psicodelicos (8) realidad (8) vamp (8) varios (8) videos (8) Bram Stoker (7) El Castillo de Otranto (7) Selección (7) autor novel (7) cthulhu (7) cuento corto (7) cuento onirico (7) demonologia (7) entrevista con el vampiro (7) guy (7) julio cortazar (7) mitos (7) novel (7) novela (7) oscuro (7) psi-ci (7) recopilacion (7) seleccion (7) sentimientos (7) shelley (7) tatuajes parlantes (7) un mundo feliz (7) 2ª parte (6) ALFRED BESTER (6) ANTON CHEJOV (6) Bestiario (6) Douglas Adams (6) LA VOZ DEL DIABLO (6) LAS BRUJAS DE MAYFAIR (6) RESIDENT EVIL (6) Rubén Darío (6) Selecciones (6) bukowsky (6) clive barker (6) crepusculo (6) cuento victoriano de amor (6) darknes (6) el paraiso perdido (6) el pasillo de la muerte (6) ficcion (6) john milton (6) la metamorfosis (6) mary (6) meyer stephenie (6) pandora (6) rammstein (6) ramsey campbell (6) realidad sucia (6) stephen (6) vampirismo (6) 3ªparte (5) ALEXANDRE DUMAS (5) ANGELES (5) ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA (5) Charles Nodier (5) En busca de la ciudad del sol poniente (5) Flores de las Tinieblas (5) Lord des Morte (5) Marqués de Sade (5) aire frio (5) al azif (5) angel oscuro (5) aventuras (5) charles bukowsky (5) dioses (5) el cazador de sueños (5) el ceremonial (5) el demonio de la peste (5) el horla (5) gotica (5) henry kuttner (5) la casa del pasado (5) la hermandad negra (5) lavey (5) leyendas (5) libros (5) links (5) relato corto (5) wikipedia (5) Aldous Huxley (4) BRIAN W. ALDISS (4) CUESTION DE ETIQUETA (4) Drácula (4) Dylan Thomas (4) EL BESO SINIESTRO (4) EL RUISEÑOR Y LA ROSA (4) EL templo (4) ENTRADAS (4) Edmond Hamilton (4) Federico García Lorca (4) Historias de fantasmas (4) LIBROS DE LA UNIDAD (4) LOS MISERABLES (4) Las Mil y Una Noches (4) Los Fantasmas (4) Los Versos Satánicos (4) Poemas vampíricos (4) Poul Anderson (4) Richard Matheson (4) Robert E. Howard (4) Rudyard Kipling (4) Una Voz En La Noche (4) William Hope Hodgson (4) allan (4) anime (4) anonimo (4) avatars (4) chuck palahniuk (4) citas (4) colleen gleason (4) comentario (4) cuento gotico-victoriano (4) cyberia (4) de lo mejor de paul auster (4) diablos (4) donde cruzan los brujos (4) edgar (4) el diablo (4) el retrato de dorian gray (4) el sabueso (4) el wendigo (4) espiritus (4) fantastico (4) frankestein (4) frases (4) galeria (4) goticos (4) hechizos (4) historias (4) infierno (4) jorge fondebrider (4) la ciudad sin nombre (4) la hermosa vampirizada (4) letra (4) licantropia (4) los amados muertos (4) mito (4) muerte (4) saga vampiros (4) salman rushdie (4) schahrazada (4) twilight (4) victor hugo (4) voces de oscuridad (4) 1984 (3) 3 (3) 666 (3) A n n e R i c e (3) A r m a n d (3) AL ABISMO DE CHICAGO (3) ALGO LLAMADO ENOCH (3) Al otro lado del umbral (3) Alejandro Dolina (3) Apariciones de un Ángel (3) Arthur Machen (3) BOB SHAW (3) Brian Lumley (3) CRONICAS VAMPIRICAS 2 (3) Corto de Animación (3) Dan Brown (3) Días de ocio en el Yann (3) E. Hoffmann Price (3) E. T. A. Hoffmann (3) EL DESAFÍO DEL MAS ALLÁ (3) EL FANTASMA DE CANTERVILLE (3) EL HORROR OCULTO (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) EL TEMPLO DEL DESEO DE SATÁN (3) EL TIEMPO ES EL TRAIDOR (3) El Espectro (3) El Libro Negro (3) El espectro de madam Crowl (3) El morador de las tinieblas (3) El príncipe feliz (3) Emisario Errante (3) En la cripta (3) Frank Kafka (3) Fritz Leiber (3) Ghost in the Shell (3) Giovanni Papini (3) Gitanjali (3) Hombre con manías (3) J. Ramsey Campbell (3) JOSEPH PAYNE BRENNAN (3) John Stagg (3) Jr. (3) LA BIBLIOTECA DE BABEL (3) LA CONFESIÓN (3) LA EXTRAÑA CASA EN LA NIEBLA (3) LA IGLESIA DE HIGH STREET (3) LA MARCA DE LA BESTIA (3) LA RISA DEL VAMPIRO (3) LAS RUINAS CIRCULARES (3) La Jaula (3) La Trilogía de Nueva York (3) Mercenarios del Infierno (3) Miguel Hernández (3) Palomos Del Infierno (3) Pío Baroja (3) Rafael Alberti (3) Thanatopia (3) Théophile Gautier (3) Tomás Moro (3) Un Sueño en un Sueño (3) abraham merrit (3) alas rotas (3) alien (3) alquimia (3) amuletos (3) angeologia (3) antiguas brujerias (3) antologia (3) apocalipsis (3) biografia (3) cain (3) carrie (3) charles baudelaire (3) cronicas vampiricas (3) cuento victoriano (3) cuentos del siglo XIX (3) danza macabra (3) dark . gotico (3) david langford (3) de profundis (3) definicion (3) el abismo en el tiempo (3) el alquimista (3) el demonio en la tierra (3) el exorcista II (3) el libro negro de alsophocus (3) el loco (3) el mono (3) el sacrifico (3) el superviviente (3) el vampiro estelar (3) ensayo (3) escritor novel (3) exorcismo (3) fabula (3) fabulas (3) filosofia (3) frank b. long (3) goth (3) gotic (3) guion (3) helena petrovna blabatsky (3) himno al dolor (3) historias de terror (3) inquisicion (3) introduccion (3) john baines (3) john william polidori (3) justine (3) la casa maldita (3) la casa tellier (3) la ciudad de los muertos (3) la llamada de cthulhu (3) la sombra fuera del espacio (3) la tumba (3) las flores del mal (3) legion (3) leyenda (3) lisa tuttle (3) lo innombrable (3) locura (3) lord byron (3) los brujos hablan (3) los gatos de ulthar (3) luna sangrienta (3) mail (3) martín s. warnes (3) maturin (3) mein teil (3) melmoth el errabundo (3) milowishmasterfox (3) neorealismo (3) nombres (3) nombres demoniacos (3) oscuros (3) pacto de sangre (3) pensamientos (3) poemas en prosa (3) poesias (3) polaris (3) que viene el lobo (3) rabindranat tagore (3) ratas (3) rimas (3) roald dahl (3) robert silverberg (3) rosenrot (3) rostros de calabera (3) satanismo (3) snake (3) sueño (3) suicidas (3) teatro (3) the cure (3) vida (3) vudu (3) yveline samoris (3) Ángeles y demonios (3) 1 (2) 4ªparte (2) A. Bertram Chandler (2) ABANDONADO (2) ALBERT FISH (2) Akira (2) Alfonso Linares (2) Algunos Poemas a Lesbia (2) Antonio Gala (2) Aparicion (2) Astrophobos (2) Ayer... hace tanto tiempo (2) BETHMOORA (2) Blade Runner (2) Brad Steiger (2) C. M. EDDY (2) CELEPHAÏS (2) CHICKAMAUGA (2) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (2) CORAZONADA (2) Carrera Inconclusa (2) Charon (2) Christian Jacq (2) Clarimonda (2) Cowboy Bebop (2) Cyberpunk (2) Cómo Ocurrió (2) E D G A R A L L A N P O E (2) E. F. Benson (2) EL ASESINO (2) EL BAUTISMO (2) EL BESO (2) EL CABALLERO (2) EL CENTRO DEL INFIERNO (2) EL DESIERTO (2) EL DIABLO EN EL CAMPANARIO (2) EL EXORCISTA (2) EL FANTASMA Y EL ENSALMADOR (2) EL GOLEM (2) EL GRITO DEL MUERTO (2) EL JARDÍN DEL PROFETA (2) EL OTRO YO (2) EL PISO DE CRISTAL (2) EL PRESUPUESTO (2) EL RETRATO DE ROSE MADDER (2) EL SÉPTIMO CONJURO (2) EL VAGABUNDO (2) EL ÁRBOL (2) Ecos (2) El Conde de Montecristo (2) El Cuerno Del Horror (2) El Dr. Jekyll y Mr. Hyde (2) El Funeral de John Mortonson (2) El Hombre De Arena (2) El Monte de las Ánimas (2) El Puñal (2) El Que Cierra El Camino (2) El Sacrificio (2) El Tulipán Negro (2) El Valle Perdido (2) El Visitante Y Otras Historias (2) El artista del hambre (2) El ciclo del hombre lobo (2) El clérigo malvado (2) El gato del infierno (2) El gato negro (2) El homúnculo (2) El legado (2) El miedo (2) El rapto de la Bella Durmiente (2) El saber mágico en el Antiguo Egipto (2) El árbol de la colina (2) Elogio de la locura (2) En la noche de los tiempos (2) Estirpe de la cripta (2) Fuera de Aquí (2) GUARDIANES DEL TIEMPO (2) GUSTAVO ADOLFO BECQUER (2) Gustav Meyrink (2) H. Barlow (2) H.P.Lovecraft (2) HERMANN HESSE (2) Harlan Ellison (2) Hasta en los Mares (2) Historia (2) Historia Del Necronomicon (2) Historia de fantasmas (2) Hocus Pocus (2) ICARO DE LAS TINIEBLAS (2) INTERNET (2) JUANA INES DE LA CRUZ (2) Jack Vance (2) John Sheridan Le Fanu (2) José Luis Velarde (2) Kurt Vonnegut (2) LA BIBLIA SATANICA (2) LA BÚSQUEDA (2) LA CAIDA DE BABBULKUND (2) LA DECLARACIÓN DE RANDOLPH CARTER (2) LA FARSA (2) LA LOTERÍA DE BABILONIA (2) LA MUERTA ENAMORADA (2) LA MUERTE (2) LA MUSA DE HYPERBOREA (2) LA PERLA (2) LAS LEGIONES DE LA TUMBA (2) LESTAT EL VAMPIRO (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) La Bestia en la Cueva (2) La Calle (2) La Casa de la Pesadilla (2) La Habitación Cerrada (2) La Monja Sangrienta (2) La Tortura de la Esperanza (2) La Verdad (2) La chica más guapa de la ciudad (2) La conspiración Umbrella (2) La marquesa de Gange (2) La noche de los feos (2) La pasión turca (2) Letras (2) Los Sueños de la Casa de la Bruja (2) Los crímenes que conmovieron al mundo (2) Los ojos de la momia (2) Los reyes malditos (2) Los tres mosqueteros (2) MAGOS (2) MARIO BENEDETTI - LA MUERTE (2) MINORITY REPORT (2) MOBY DICK (2) MUJERES (2) Mark Twain (2) Morella (2) Narrativa gótica (2) No hay camino al paraíso (2) PABLO NERUDA (2) POPSY (2) PUNTERO IZQUIERDO (2) R. L. Stevenson (2) RADIO FUTURA (2) ROSTRO DE CALAVERA (2) Rabindranath Tagore (2) Retornos de una sombra maldita (2) Robert A. Heinlein (2) SAMAEL AUN WEOR (2) SATANAS (2) SU VIDA YA NO ES COMO ANTES (2) SUPERVIVIENTE (2) Sherry Hansen Steiger (2) The Last Vampire (2) Thomas M. Disch (2) UN DÍA DE CAMPO (2) UTOPIA (2) Un habitante de Carcosa (2) Un juguete para Juliette (2) Una mujer sin importancia (2) Una tienda en Go-by Street (2) V.O. (2) VELANDO EL CADÁVER (2) Vida después de la Muerte (2) Vida y Muerte (2) Villiers de L'Isle-Adam (2) Vinum Sabbati (2) YO CRISTINA F. (2) a la puta que se llevó mis poemas (2) a las aguas (2) a un general (2) agonico (2) al amor de mi vida (2) aladino (2) alaide floppa (2) alas nocturnas (2) albunes (2) alexandre (2) amistad (2) andres diaz sanchez (2) angel de la muerte (2) animas y fantasmas (2) anime-blood (2) antonio machado (2) apocaliptico (2) arena y espuma (2) arthur c. clarke (2) asesinato (2) baudelaire (2) bequer (2) blancanieves (2) brujas (2) busqueda (2) c. m. eddy jr. (2) cabala (2) capitulo suelto (2) caronte (2) castigo (2) catolico (2) cementerios (2) ciberespacio (2) ciberpunk (2) cielo (2) ciudad de cristal (2) ciudad vampiro (2) coleccion (2) colette gothic darknes (2) comics (2) computadora (2) conjuros (2) cortos (2) costazar (2) creepwar.gotico (2) cria cuervos (2) cruelmente romantica (2) cuento amor (2) cuentos coliniales de terror (2) cuentos cortos (2) cuentos de canterbury (2) cuentos de un soñador (2) cumbres borrascosas (2) dagon (2) death (2) demonio (2) depeche mode (2) diagnostico de muerte (2) dios (2) disciplinas de vampiro (2) dolor (2) don juan (2) dracula (2) e l v a m p i r o (2) ecce homo (2) el (2) el abismo (2) el anticristo (2) el arbol de la vida (2) el caballero de la maison rouge (2) el canibal de rotenburgo (2) el caos reptante (2) el club de la lucha (2) el club de los suicidas (2) el coche del diablo (2) el disco (2) el dueño de rampling gate (2) el elixir de larga vida (2) el entierro (2) el espectro del novio (2) el evangelio de los vampiros (2) el fabricante de ataúdes (2) el fantasma de la opera (2) el gran inquisidor (2) el hijo (2) el jinete en el cielo (2) el joven lovecraft (2) el palacio de la luna (2) el pantano de la luna (2) el profeta (2) el signo (2) ellinson (2) elogio de tu cuerpo (2) emily bronte (2) entendimiento (2) entre sueños (2) epistola (2) escritor (2) espacio (2) esperanza (2) esquizofrenia (2) eva (2) fin (2) fiodor dostoiesvski (2) fobia (2) fragmentos del necronomicon (2) frankenstein (2) g. a. becquer (2) gabriel garcia marquez (2) genesis (2) gothic darknes (2) gracia torres (2) guerra (2) guillotina (2) h. (2) hada (2) harry harrison (2) hazel heald (2) hechizo (2) herman hesse (2) historia / ficcion (2) historia real (2) hombre-lobo (2) honore de balzac (2) horror en el museo (2) indice (2) ingles (2) intriga (2) introductoria (2) italo calvino (2) juego (2) juguemos a los venenos (2) kafka (2) kir fenix (2) la carta robada (2) la catedra de lucifer (2) la cosa en el dormitorio (2) la creacion (2) la cruz del diablo (2) la dama de las camelias (2) la habitacion cerrada (2) la hoya de las brujas (2) la imagen de la muerte (2) la maquina de follar (2) la muerte y la condesa (2) la noche boca arriba (2) la novia del hombre caballo (2) la piedra negra (2) la torre oscura (2) lacrimosa (2) leyes (2) lhiliht (2) libro (2) literatura (2) los habitantes del pozo (2) los otros dioses (2) los perros de tindalos (2) los zuecos (2) m. r. james (2) milady (2) miskatonic (2) misterio (2) morfina (2) morgue (2) mp3 (2) music (2) mª. covadonga mendoza (2) narracion ocultista (2) nobel (2) noir (2) nota (2) notas (2) nuestros primos lejanos (2) nuevas cronicas vampiricas (2) occidente (2) ocultismo (2) on-line (2) oriente (2) orson scott card (2) p. (2) paris (2) paulo coelho (2) pecados (2) peter blatty (2) poderes (2) primigenio (2) prometeo (2) prosas luciferinas (2) psico (2) r.l. stevenson (2) reglas (2) relato amor (2) religion-ficcion (2) reliquia de un mundo olvidado (2) revelacion (2) revolucion francesa (2) ritual (2) rituales (2) robert a. lowndes (2) robert louis stevensont (2) roger zelazny (2) roll (2) romancero gitano (2) romanticismo (2) rpg (2) saki (2) sangre (2) serie cronicas vampiricas gardella (2) simbolismo (2) suicidio (2) sumario (2) surrealismo (2) taisha abelar (2) tetrico (2) the best (2) tragedia (2) traidor (2) un dia en el confin del mundo (2) una cruz de siglos (2) varios autores (2) varios cuentos (2) vaticano (2) video (2) violin (2) vistoriano (2) washington irving (2) willian blatty (2) ¿QUO VADIS? (2) ÁNGELES IGNORANTES (2) Ángela (2) "Vivo sin vivir en mí" (1) (1515-1582) (1) (1816) (1) (1934) (1) + y - (1) -- ANONIMO (1) -- EL HORROR DE DUNWICH (1) . EL PROFETA ERMITAÑO (1) . LA SANTA COMPAÑA . (1) . La locura del mar (1) . Luis Cernuda (1) . VENOM (1) .El Club del Ataúd. (1) .ecunemico (1) .rar (1) 100 (1) 13 fantasmas (1) 17THIS SECRET HAS TO BE KEPT by you from anyone else (1) 1809-1849 (1) 1810 (1) 1812 (1) 1862 (1) 1918/19 (1) 1939-1941? (1) 1ª parte (1) 1ªmujer (1) (1) 26 CUENTOS PARA PENSAR (1) 2parte (1) 2ª Serie (1) (1) 2ºlibro (1) 2ºlibro de nuevas cronicas vampiricas (1) 334 (1) 360º (1) 3:47 a.m. (1) 4 (1) 5 (1) 6 (1) 7 pecados capitales (1) 84 de charing cross road (1) (1) 9000 años (1) A LA ESPERA (1) A M B R O S E B I E R C E (1) A imagen y semejanza (1) A restos.. de ti (1) A través de la puerta de la llave de plata (1) A través de las puertas de la llave de plata (1) A. E. VAN VOGT (1) A. MERRIT (1) A. Merritt (1) A.R. Ammons (1) A: lord Alfred Douglas (1) ABAJO (1) ABONO PARA EL JARDÍN (1) ABUELITO (1) ACERO -- Richard Matheson (1) ADEFESIA (1) AGENTE DEL CAOS (1) AL MAGNIFICO LORENZO DE MÉDECIS (1) AL OTRO LADO (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGÚN QUE OTRO ANIMAL (1) ALMAS EN PENA (1) AMADEO KNODLSEDER (1) AMANECER EN MERCURIO (1) AMANECER VUDU (1) AMBROSE GWINET BIERCE (1) AMERICAN ZOMBIE (1) AMOR Y ODIO (1) ANDREA SOL (1) ANGEL DE LUZ (1) ANIUTA (1) ANTES DEL ESPECTÁCULO (1) APARECIÓ CAÍN (1) APRENDED GEOMETRIA (1) AQUEL VIEJO (1) ARMAGEDON Fredric Brown (1) ARTHUR JERMYN (1) ASESINOS SATÁNICOS (1) AYER (1) Abraham Merritt (1) Abraza la oscuridad (1) Acorralado (1) Ad Lucem (1) Adam Kadmon (1) Adan (1) Adiós al siglo XX (1) Adolf Hitler (1) Afuera (1) Agatha Christie (1) Ahmad Ibn Ata'Illah (1) Alan Barclay (1) Albertina desaparecida (1) Alejandro Pushkin (1) Alejo Carpentier (1) Aleksandr Nikoalevich Afanasiev (1) Aleksandr Pushkin (1) Alfred E. Van Vogt (1) Alfred Elton van Vogt (1) Algernoon Blackwood (1) Alien earth (1) Amityville (1) Ana María Matute (1) Anatoli Dneprov (1) Andrei Chikatilo (1) Andrógino (1) Animismo (1) Anne Brontë (1) Another Google Bot (1) Antiguas brujerías (1) Antipoemas (1) Antología (1) Anubis (1) Anónimo (1) Appleseed (1) Aramis (1) Arcipreste de Hita (1) Armand (1) Asesinado Al Pie De Un Altar Vudú (1) Asimov (1) Atentamente suyo Jack el Destripador (1) Atentamente suyo. Jack el Destripador (1) Athos (1) August W. Derleth (1) Auguste Villiers de l'lsle‑Adam (1) Augusto Monterroso (1) Augustus Hare (1) Autobiografía (1) Auténtico Amor (1) Ayuda Alienígena (1) BAJO LAS PIRÁMIDES H. P. LOVECRAFT (1) BARBA AZUL (1) BERTA (1) BLANCO Y AZUL (1) BOCCACCIO (1) BOITELLE (1) BOLA DE SEBO (1) Bacarat (1) Balada nupcial (1) Barry Longyear (1) Battle Angel Alita (1) Bibliografía (1) Biblioteca (1) Boogiepop Phamtom (1) Breve comentario sobre la esquizofrenia (1) Bruce Sterling (1) Bubblegum Crisis (1) C. L. MOORE (1) C. S. Lewis (1) C.L. Moore (1) CABEZA DE CONO (1) CANCIÓN DE AMOR (1) CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA (1) CARTA A UN FÉNIX (1) CARTA DE UN LOCO (1) CARTAS (1) CASTIGOS (1) CEREMONIAL (1) CHARLES PERRAULT (1) CHERTOGON (1) CIBER-DARK (1) COCAINA (1) COCO.COCO. COCO FRESCO (1) COMO PARA CONFUNDIRSE (1) COMPLICIDAD PREVIA AL HECHO (1) CON DIOS (1) CONFESIONES DE UNA MUJER (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) CONVERSIONES (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) CORTÁZAR (1) COTO DE CAZA (1) CRONICAS VAMPÍRICAS 2 (1) CRÍTICA AL CRISTIANISMO Y A LA SOCIEDAD (1) CUADERNO HALLADO EN UNA CASA DESHABITADA (1) CUENTOS DE AMOR. DE LOCURA Y DE MUERTE (1) CUERPO Y ALMA (1) Cabeza de Lobo (1) Camilo José Cela (1) Canaan negro (1) Canción del pirata (1) Cannibal Corpse (1) Canon Pali (1) Carmilla (1) Carolina (1) Cartas Desde La Tierra (1) Casi Extinguidos (1) Catastrofe Aerea (1) Catherine Crowe (1) Catulo (1) Charles Dickens El guardavías (1) Charles Grant (1) Charles Nightingale (1) Chaugnar Faugn (1) Chica gótica (1) Chitterton House (1) Chris Chesley (1) Christopher Marlowe (1) Ciencia Ficción (1) Cine (1) Claudia (1) Colección (1) Conan (1) Conoce la Ciudad Gótica en 3D (1) Conología de la caza de hackers (1) Conquístate a ti mismo y conquistarás al mundo (1) Conversación (1) Corazones Perdidos (1) Corman (1) Cosas Zenna Henderson (1) Crom (1) Crumtuar y la Diosa (1) Cría cuervos (1) Cuando los cementerios son una atracción (1) Cuarta parte (1) Cynthia Asquith (1) CÁTULO (1) Cómo mueren los mitos (1) D'Artagnan (1) DAGÓN (1) DANTE ALIGHIERI (1) DE COMO EL Dr. JOB PAUPERSUM LE TRAJO ROSAS ROJAS A SU HIJA (1) DE COMO LLEGO EL ENEMIGO A THULNRANA (1) DE SADE (1) DECAMERON (1) DEL MÁS ALLÁ (1) DELENDA EST... (1) DESPERTARES (1) DIABLO (1) DICCIONARIO DE ÁNGELES (1) DICCIONARIO DEL DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOBLE CREER (1) DOS POEMAS (1) DOS SERES IGUALES (1) Dan Brown Ángeles y demonios (1) Dark Gotico (1) Dark Icarus (1) David F. Bischoff (1) De guardia (1) Death Fails (1) Del toro (1) Demonios babilónicos (1) Demoníacos (1) Dennis Etchison (1) Dentro de mí (1) Deportacion (1) Depresión (1) Der Vampir (1) Derek Rutherford (1) Descargo de responsabilidad (1) Desde Lugares Sombríos (1) Desert Punk (1) Diagnóstico de Muerte (1) Diccionario De Relaciones Y Sexo (1) Diccionario de Símbología (1) Donde habite el olvido XII (1) Douglas Rushkoff (1) Dr. Bloodmoney (1) Duelo (1) Dulces para esa dulzura (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L A N T I C R I S T O (1) E-volution (1) E. M. Johnson (1) E.F.Benson (1) E.T.A. Hoffmann (1) EL ABONADO (1) EL ABUELO ASESINO (1) EL ALEPH (1) EL ALEPH ficcion (1) EL ALMOHADON DE PLUMAS (1) EL ARISTÓCRATA SOLTERÓN (1) EL ARMARIO (1) EL ARO (1) EL ASESINATO DE DIOS (1) EL BARON DE GROGZWIG (1) EL BARRILITO (1) EL BICHO DE BELHOMME (1) EL BIGOTE (1) EL CARDENAL NAPELLUS (1) EL CETRO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONDE DE MONTECRISTO II (1) EL CONDE DE MOTECRISTO (1) EL CONDUCTOR DEL RAPIDO (1) EL COTTAGE DE LANDOR (1) EL CRIMEN DE LORD ARTHUR SAVILLE (1) EL CRIMINAL Y EL DETECTIVE (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DEMONIO DE LA PERVERSIDAD (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DIOS SIN CARA (1) EL DUEÑO DE RAMPLING GATE (1) EL ERMITAÑO (1) EL FINAL (1) EL FLASH (1) EL FRUTO DE LA TUMBA (1) EL GATO Y EL RATÓN (1) EL GRABADO EN LA CASA H. P. LOVECRAFT (1) EL GRAN GRIMORIO (1) EL HOMBRE DE LA CALAVERA (1) EL HURKLE ES UN ANIMAL FELIZ (1) EL INCORREGIBLE BUITRE DE LOS ALPES (1) EL JOVEN GOODMAN BROWN (1) EL JUEGO DE LOS GRILLOS (1) EL JUEGO DE PELOTA EN RAMTAPUR (1) EL LIBRO DE LO INCREÍBLE (1) EL LIBRO DE LOS SERES IMAGINARIOS (1) EL MATRIMONIO DEL CIELO Y EL INFIERNO (1) EL MESMERISMO (1) EL METRONOMO (1) EL MUNDO AVATAR: ANDY WARHOL (1) EL NECRONOMICON (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL OJO SIN PARPADO (1) EL ORACULO DE SADOQUA (1) EL ORINAL FLORIDO (1) EL ORO (1) EL OTRO VAGABUNDO (1) EL PESCADOR DEL CABO DEL HALCON (1) EL PRECURSOR (1) EL REGRESO (1) EL RELÁMPAGO (1) EL REY (1) EL REY DE HIERRO (1) EL ROBLE HA CAÍDO (1) EL RÍO (1) EL SEXO FRIO (1) EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO (1) EL SUEÑO DEL REY KARNA-VOOTRA (1) EL SUSURRADOR EN LA OSCURIDAD (1) EL TRUEQUE (1) EL USURPADOR DE CADAVERES (1) EL VALLE DE LOS DIOSES (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VENGADOR DE PERDONDARIS (1) EL VIUDO TURMORE (1) EL ZOPILOTE (1) EL _ ALEPH (1) EL cantar del exangel (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELIGE TU DESTINO (1) ELISA BROWN (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE (1) EN EL CREPUSCULO (1) EN ESTADO LATENTE (1) EN LA FERIA (1) EN ZOTHIQUE (1) Eco (1) Edad Media (1) Edgar Allan Poe El Cuervo (1) Edward Bulwer-Lytton (1) Edward Lucas White (1) El Almohadón de Plumas (1) El Arte de la Estrategia (1) El Asirio (1) El BAR II (1) El Barril de Amontillado (1) El Boogie Del Cementerio (1) El Borametz (1) El Buque Fantasma (1) El Carbunclo Azul (1) El Caso de los Niños Deshidratados (1) El Centinela (1) El Clan De Los Parricidas (1) El Club del Ataúd (1) El Corsario (1) El Crimen Invisible (1) El Cuarto en la Torre (1) El Dios de los Brujos (1) El Dios-Monstruo De Mamurth (1) El Dragón (1) El Eclipse (1) El Espejo De Nitocris (1) El Gigante Egoista (1) El Gris Gris En El Escalón De Su Puerta Le Volvió Loco (1) El Haschich (1) El Hombre Del Haschisch (1) El Hombre que Soñó (1) El Hueco (1) El Mago de Oz (1) El Mensajero de la Muerte (1) El Misterio del Mary Celeste (1) El Nuevo Acelerador (1) El Nuevo Acelerador Herbert George Wells. (1) El Príncipe (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Rey Estelar (1) El Ritual (1) El Ruido de un Trueno (1) El Sacerdote Y Su Amor (1) El Signo Amarillo (1) El Underground digital (1) El Vengador de Perdóndaris (1) El Violador de la Moto (1) El Visitante Y Otras Historias Dylan Thomas (1) El Yoga (1) El amor de mi vida (1) El aprendiz de brujo. (1) El armonizador (1) El cadillac de Dolan (1) El camaleón (1) El campamento del perro (1) El cartero del rey (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El cuarto de goma (1) El demonio en Ceirno (1) El duque de L'Omelette (1) El espejo de Ko Hung (1) El extraño vuelo de Richard Clayton (1) El francotirador cazado (1) El grimorio del papa Honorio (1) El guardián entre el centeno (1) El horror del montículo (1) El informe del inspector Legrasse (1) El jardín de Adompha (1) El jardín del tiempo (1) El judío errante (1) El judío errante.Thomas M. Disch (1) El mal de la muerte (1) El muchacho que escribia poesia (1) El mundo que ella deseaba (1) El pararrayos (1) El pecado de Hyacinth Peuch (1) El perfume (1) El pescador del Cabo del Halcón (1) El pescador y su alma (1) El puñal del godo (1) El que acecha en la oscuridad (1) El que susurraba en las tinieblas (1) El roble de Bill (1) El sexo y yo (1) El soldado y la muerte (1) El telar (1) El terror volvió a Hollywood (1) El Árbol de las Brujas (1) El árbol de la buena muerte (1) El árbol de oro (1) El último sueño del viejo roble (Cuento de Navidad) (1) Eliphas Lévi (1) Ellen Schreiber (1) Empirismo (1) En donde suben y bajan las mareas (1) En el Calor de la Noche (1) En persona (1) Ensayo al viejo estilo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Erecciones (1) Eres tan bella como una flor (1) Ergo Proxy (1) Eric Frank Russell (1) Eric Lavín (1) Escéptico (1) Ese Gran simulacro (1) Esoterismo (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estilo gótico (1) Exhibiciones (1) Eyaculaciones (1) F R I E D R I C H N I E T Z S C H E (1) FABULAS Y SIMBOLOS (1) FBI (1) FEMINISTAS (1) FESTIVAL DEL TESTÍCULO (1) FICCIONES (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FRANCIS MARION CRAWFORD (1) FRANK BELKNAP L. (1) FRASES DE POLÍTICOS (1) FREDIE MERCURY (1) FUERA DE ESTE MUNDO (1) Factotum (1) Fahrenheit 451 (1) Farenheit 451 (1) Feuerräder (1) Fiel amigo (1) Flautistas en el bosque (1) Fondo Monetario (1) Frank Belknap Long (1) Frankenstein o el moderno Prometeo (1) Franz Harttmann (1) Fred Saberhagen (1) Frederick Marryat (1) Frederick pohl (1) Freud (1) Fruto negro (1) Fuego Brillante (1) Fuego infernal (1) G. A. BEQUER (1) GENTE REUNIDA (1) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN LADY RUTH (1) GIGANTE (1) GITANO (1) GOTHICPUNK (1) GUARDIANES DEL TIEMPO EXTRAÑOS TERRÍCOLAS ORBITA ILIMITADA ONDA CEREBRAL UN MUNDO EN EL CREPUSCULO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) Gastón (1) Gauguin (1) Geoffrey Chaucer (1) George Berkeley (1) George Gordon Byron (1) George Langelaan (1) George Orwell (1) Ghost lover (1) Gilbert Thomas (1) Gordon Leigh Bromley (1) Gottfried Benn (1) Greg Egan (1) Grimoires (1) Guión para Alíen III (1) Gustave Flaubert (1) Génesis (1) Gómez (1) H. G. WELLS (1) H. P. Lovecraft LA BÚSQUEDA DE IRANON (1) H. P. Lovercraft (1) H.P.Lovecraft y E. Hoffmann Price (1) HAN CAIDO LOS DOS (1) HECHIZOS DE AMOR (1) HERBERT WEST (1) HIJO DE LA LUNA (1) HIPNOS (1) HISTORIA DE MAR Y TIERRA (1) HISTORIA DEL ENDEMONIADO PACHECO (1) HISTORIA DEL JOVEN DE LAS TARTAS DE CREMA (1) HISTORIA DEL MANDADERO (1) HISTORIA GÓTICA (1) HISTORIA PRODIGIOSA DE LA CIUDAD DE BRONCE (1) HOMBRES y DRAGONES (1) HOY Y MAÑANA (1) Hasta donde mueran los sentimientos (1) Hay Tigres (1) Hector G. Oesterheld (1) Heinrich August Ossenfelder (1) Hell-fire 1956 (1) Herbert George Wells. (1) Herman Melville (1) Hierba gatera (1) Historia Del Necronomicon H. P. Lovecraft (1) Historia de un muerto contada por él mismo (1) Historia de una demonización. (1) Horace Walpole (1) Howard Fast (1) Howard P. Lovecraft (1) Howard Philip Lovecraft (1) Héctor Álvarez (1) Híbrido (1) II parte (1) III (1) III parte (1) IMAGEN DE TU HUELLA (1) IMAGINE (1) IMÁGENES MALDITAS (1) INDICE MIO CID (1) Ideas (1) Ilusionismo (1) Inanna (1) Intento (1) Investigador De Lo Oculto (1) Isthar (1) Iván A. Efrémov (1) Iván Turguéniev (1) J. G. Ballard (1) J. J. Van der Leeuw (1) J.D. Salinger (1) JACK LONDON (1) JON WIENER (1) JORGE ADOUM (1) JUAN SALVADOR GAVIOTA (1) JUEGO DE SOMBRAS (1) JUNTO A UN MUERTO (1) Jaime Bayly (1) James H. Schmitz (1) James Montague RhodesCORAZONES PERDIDOS (1) Javi (1) Jean Lorrain (1) Jean Ray (1) Jim Morrison (1) John Lennon (1) John Silence (1) John Stagg - El Vampiro (1) John W. Campbell (1) John Wyndham (1) John/Yoko (1) Jorge Bucay (1) Jorge Manrique (1) Jose Antonio Rodriguez Vega (1) Joseph Sheridan Le Fanu (1) José Luis Garci (1) José Luis Zárate Herrera (1) José Manuel Fernández Argüelles (1) José María Aroca (1) José de Esponceda (1) Juan C. "REX" García Q. (1) Juan Darién (1) Juan Ruiz (1) Juan de la Cruz (1) Juan-Jacobo Bajarlía (1) Kabbalah (1) Keith Laumer (1) Khnum (1) Kit Reed (1) L a Muerte De Halpin Frayser A mbrose Bierce (1) L a Mujer Loba (1) LA ALQUIMIA COMO CIENCIA DEL ARTE HERMETICO (1) LA AVENTURA DEL ASESINO METALICO (1) LA BAILARINA (1) LA BALLENA DIOS (1) LA BALLENA Y LA MARIPOSA (1) LA BARONESA (1) LA BECADA (1) LA BELLEZA INÚTIL (1) LA BELLEZA INÚTILguy de maupassant (1) LA BODA DEL LUGARTENIENTE LARÉ (1) LA CABELLERA (1) LA CASA (1) LA COMPAÑERA DE JUEGO (1) LA CONFESIÓN DE TEODULIO SABOT (1) LA CRIBA (1) LA ESCUELA DE LA PIEDRA DE LOYANG (1) LA ESPADA DE WELLERAN (1) LA ESTATUA (1) LA EXTRAÑA CABALGADA DE MOROWBIE JUKES Rudyard Kipling (1) LA FERIA DE LAS TINIEBLAS (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA LUNA LLENA (1) LA MAGIA NEGRA (1) LA MALDICIÓN (1) LA MAQUINA DEL SONIDO (1) LA MASCARA DE LA MUERTE ROJA (1) LA MOSCA (1) LA MÚSICA DE ERICH ZANN (1) LA NARIZ (1) LA PARENTELA DE LOS ELFOS (1) LA PARÁBOLA CHINA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA QUE ERA SORDA (1) LA RAÍZ CUADRADA DE CEREBRO (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SENDA (1) LA SOMBRA. (1) LA TEMPESTAD (1) LA TEORIA DE LAS MASCOTAS DE L.T. (1) LA TIERRA DE ZAAD (1) LA TIERRA ROJA (1) LA TRAMA CELESTE (1) LA TRÁGICA HISTORIA DEL DOCTOR FAUSTO (1) LA VENTANA ABIERTA (1) LA VENUS DE ILLE (1) LA VISITA QUE J. H. OBERHEIT HACE A LAS TEMPIJUELAS (1) LAGARTIJA (1) LAGRIMAS Y RISAS (1) LAGRIMAS Y SONRISAS (1) LAS BECADAS (1) LAS DOS PRINCESAS (1) LAS GRANADAS (1) LAS HOJAS SECAS (1) LAS LEYES (1) LAS PERVERSAS CRIATURAS DE SERGIO LAIGNELET (1) LAS RANAS (1) LAS RATAS DEL CEMENTERIO (1) LAS REVELACIONES DE BECKA PAULSON (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LEOPOLDO LUGONES (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LEYES DE DROGAS (1) LIBRO DE LA DUALIDAD (1) LIBRO DE LA IGNORANCIA (1) LIBRO DEL AMOR (1) LILIHT (1) LOS AGUJEROS DE LA MASCARA (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS CONSTRUCTORES (1) LOS CUATRO HERMANOS LUNARES (1) LOS DOS CAZADORES (1) LOS DOS HERMANOS (1) LOS DOS POLÍTICOS (1) LOS DOS ÁNGELES (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS HOMBRES QUE BAILAN CON LOS MUERTOS (1) LOS HUÉSPEDES -- SAKI (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS SIETE PUENTES (1) LOS VEINTICINCO FRANCOS DE LA SUPERIORA (1) LOS ÁRBOLES DEL AZUL (1) LSD (1) LUZIFER (1) La Acacia (1) La Aureola Equivocada (1) La Callejuela Tenebrosa (1) La Campaña (1) La Casa Croglin (1) La Casa De Los Espíritus (1) La Caza de Hackers (1) La Ciudad (1) La Cámara De Los Horrores (1) La Cámara de los Tapices (1) La Entrada Del Monstuo (1) La Estatua de Sal (1) La Extraña Cabalgada De Morowbie Jukes (1) La Fiera Y La Bella (1) La Leyenda De San Julian El Hospitalario (1) La Liberación de la Bella Durmiente (1) La Luna Nueva (1) La Magia (1) La Mandrágora (1) La Mascarada (1) La Muerte Enamorada (1) La Máscara de la Muerte Roja (1) La Palida Esposa De Toussel (1) La Pradera Verde (1) La Pócima Vudú De Amor Comprada Con Sangre (1) La Torre del Elefante (1) La Tregua (1) La Vérité (1) La bahía de las corrientes irisadas (1) La capa (1) La casa de Cthulhu (1) La casa del hacha (1) La casa hechizada (1) La catacumba (1) La condena (1) La cultura del miedo (1) La dama de compañía (1) La familia de Pascual Duarte (1) La guadaña (1) La hija del árbol (1) La llave de plata (1) La lucha por la vida I (1) La lucha por la vida II (1) La lucha por la vida III (1) La mansión de las rosas (1) La mañana verde (1) La muerte del borracho (1) La mujer de Dennis Haggarty (1) La mujer del bosque (1) La máquina del sonido (1) La novia del ahorcado (1) La parra (1) La pregunta (1) La reina estrangulada (1) La soledad del escritor en el siglo XXI (1) La sombra de Eva (1) La sombra que huyó del capitel (1) La sombra que huyó del capitel. los mitos de cthulhu (1) La sombra que huyó del chapitel (1) La vampiro española (1) La ventana en la buhardilla (1) La vida de la muerte (1) La vida en las trincheras del Hiperespacio (1) La vida nueva (1) Lain (1) Las botas mágicas (1) Las figurillas de barro (1) Las imprudentes plegarias de Pombo el idólatra (1) Las mandrágoras (1) Las once mil vergas -- Guillaume Apollinaire -- Advertencia (1) Las palabras mágicas (1) Las puertas del Valhalla (1) Lawrence C.Conolly (1) Leigh Brackett (1) Lestat (1) Ley y Orden (1) León Tolstoi (1) Libro de Buen Amor (1) Libro de Eibon (1) Lilitú (1) Lista de los demonios en el Ars Goetia (1) Llegado desde el infierno (1) Lluvia Negra (1) Lord of the Flies (1) Los Crímenes de la Rue Morgue (1) Los Elementales (1) Los Nueve Pecados Satánicos (1) Los Poemas Ocultos (1) Los cazadores de cabezas (1) Los colmillos de los árboles (1) Los comedores de lotos (1) Los gatos de Père Lachaise (1) Los hijos de Babel (1) Los príncipes demonio I (1) Los reploides (1) Los árboles parlantes (1) Lotófagos (1) Luana (1) Luis Enrique Délano (1) Luisa Axpe (1) Lydia Cabrera (1) Lyman Frank Baum (1) M .R. James (1) MACHISTAS (1) MAESE LEONHARD (1) MAGICO (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MAQUIAVELO (1) MARIDOS (1) MARIO VARGAS LLOSA (1) MARY W. SHELL (1) MAS ALLÁ DEL MURO DEL SUEÑO (1) MAUPASSANT. AHOGADO (1) MAUPASSANT. ADIOS (1) MAUPASSANT.EL AFEMINADO (1) MAUPASSANT.EL ALBERGUE (1) MEN IN BLACK (1) METAMORFOSIS (1) MI MONSTRUO DE OJOS SALTONES (1) MI RESPETADO SUELO DURMIENTE (1) MINICUENTOS ESCALOFRÍO (1) MULTIPLICACIÓN. (1) Mage La (1) Magia menor (1) Manual de zoología fantástica (1) Manuel González Noriega (1) Mao (1) Marcel Proust (1) Margaret A. Murray (1) Margarita Guerrero (1) Margaritas Fredric Brown Daisies (1) Marguerite Duras (1) Mario Benedetti - La noche de los feos (1) Mario Benedetti - Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Mario Flecha (1) Marx (1) Mary Shelley. (1) Mary Wolfman (1) Marzo Negro (1) Matrix (1) Maxim Jakubowski (1) Maximiliano Ferzzola (1) Me siento sola (1) Memnoch El Diablo (1) Memoria de Crímenes (1) Memorias de un moribundo (1) Mentalismo (1) Metadona (1) Metzengerstein (1) Mi Querida Muerte (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA LA GITANILLA (1) Mitología hebrea (1) Monopolio (1) Montado en la bala (1) Mujer de pie (1) MundoDisco (1) My buddy (1) MÁSCARAS (1) Más allá de los confines del mundo (1) Más vasto que los imperios (1) Máximo Torralbo (1) Música (1) NARRACIONES OCULTISTAS (1) NEGLIGENCIA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NOTICIAS (1) NOTICIAS DEL MAS ALLA (1) NUL-O (1) Nathaniel Hawthorne (1) Necrológica (1) Neil Olonoff (1) Nelly Kaplan (1) Neuromancer (1) Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Ni Corruptos Ni Contentos (1) Nicolás Maquiavelo (1) Nieto de un verdugo (1) Nightmares and dreamscapes (1) Nikolàj Semënovic Leskov (1) No Despertéis a los Muertos (1) No Tengo Boca. Y Debo Gritar (1) No a la censura (1) No te Salves (1) No tocarte (1) Nona (1) Novela de terror (1) Nyarlathotep (1) Nyarlathotep el Terrible (1) O V I D I O (1) OLIVER ONIONS (1) ORGIAS (1) ORISHAS (1) OSCURA Y FRIA NOCHE (1) Opinion Personal (1) Otros mundos. otros dioses (1) PACIENTE BERLIN (1) PACTO (1) PACTOS DIABOLICOS EN FLORES PACTOS DIABOLICOS EN FLORES (1) PALABRAS (1) PAPÁ BENJAMIN (1) PARANOYAS (1) PARCAS (1) PARTE 1 (1) PATTI SMITH (1) PAZ CONTAGIOSA (1) PAZ Y GUERRA (1) PELIGROS DEL SATANISMO (1) PINOSANGUINOCHETBURUNDA (1) PLURIEMPLEO (1) POBRE (1) POE Y OTROS (1) POEMA INDIO (1) POEMA VAMP (1) POEMAS ÚLTIMOS (1) POEMÊ (1) POIROT INFRINGE LA LEY (1) POQUITA COSA (1) POR LA SANGRE ES LA VIDA (1) PRELUDIOS (1) PREMIOS (1) PROCESO (1) PRÍNCIPE Y MENDIGO (1) PUERTA AL INFIERNO SANGRE EN EL CIELO (1) PUNK (1) PUNTO DE PARTIDA (1) PUTA (1) Padma Sambava (1) Padre fundador (1) Para las seis cuerdas (1) Parricidios (1) Patakí De Ofún (1) Patrick Süskind (1) Paulo Navas (1) Pecados capitales (1) Pedro Pastor (1) Pelotón D (1) Pequeña Antología (1) Pesadilla (1) Pete Adams (1) Peter Shilston (1) Peter Valentine Timlett (1) Peter Wake (1) Philaréte Chasles (1) Poema de amor a una chica que hacía striptease (1) Poemas Completos (1) Poemas Malditos (1) Poemas de Gilgamesh (1) Poemas de amor (1) Porthos (1) Primer amor (1) Primera parte (1) Primera parte 2 (1) Prosper Mérimée (1) Protesta Anonima General (1) Proyección (1) Príncipe (1) Príncipe de las tinieblas (1) Próxima Centauri (1) Pseudomonarchia Daemonum (1) Psiquismo (1) Punch Drunk (1) QUE DIFÍCIL ES SER DIOS (1) R. E. HOWARD (1) R. W. Chambers (1) R.E.3 (1) RAMÓN GOMEZ DE LA SERNA (1) REANIMADOR (1) REGIONES APARTADAS (1) RELATOS DE TERROR (1) RENZO (1) RETRANSMISION ETERNA (1) RIMA VII (1) RIMA XXXVIII (1) RITUALES SATANICOS (1) ROBERT LOUIS STEVENSON (1) ROBOT CITY (1) ROLL AND ROLL (1) ROMANCE DEL ENAMORADO Y LA MUERTE (1) Raymond J. Martínez (1) Reaper (1) Recetas (1) Respuesta del Forastero (1) Reto (1) Retoños (1) Reventando el sistema (1) Rhea (1) Richard Bellush (1) Richard Calder (1) Richard Shrout (1) Richelieu (1) Ritos (1) Rituales con los ángeles (1) Robert Ervin Howard (1) Robert Ervin Howard: Un Recuerdo (1) Rochefort (1) Rockefeller (1) R’Iyeh (1) S. SV - XVIII (1) SALIDA DEL EDEN (1) SALVAME (1) SATANICo (1) SATÁN (1) SECTAS SATÁNICAS (1) SECUESTRO HOCHSCHILD (1) SEHNSUCHT (1) SETENTA (1) SIDDHARTA (1) SIN TON NI SON (1) SLAN (1) SOBRE LA ARENA (1) SORTEOS (1) SORTILEGIO DE OTOÑO (1) STANLEY CEPILLO DE DIENTES (1) STÉPHANE MALLARMÉ (1) SUEÑOS (1) Sandy Lopez Juarez (1) Santa Teresa de Ávila (1) Saquitos (1) Segador (1) Segunda parte (1) Serial Experiments Lain (1) Sharon N. Farber (1) Si Viene Damon (1) Siembra de Marte (1) Siglo XV (1) Silent Möbius (1) Simbiótica (1) Skull and Bones (1) Sobre Todo Madrid (1) Sociedad Thule (1) Sociedad Vril (1) Soy Leyenda (1) Soy la Puerta (1) Stalin (1) Stanley G. Weinbaum (1) Stanley Weinbaum (1) Stephen Vincent Benet (1) Supieras... (1) SÍMBOLO DE BALPHOMET (1) TALENTO (1) TOBERMORY (1) TOMBUCTÚ (1) TONTOS (1) TRAGEDIAS (1) TRATADO ESOTÉRICO DE TEURGIA (1) TRES DIOSES Y NINGUNO (1) TRES REGALOS (1) TRINITY BLOOD (1) TROPAS DEL ESPACIO (1) TU FRIALDAD (1) Tanith Lee (1) Taveret (1) Teatro de Crueldad (1) Templarios (1) Tercera parte (1) Tercera parte 2 (1) Terror en el espacio (1) Terry Carr (1) Terry Pratchett (1) Tetas (1) The Green Meadow (1) The Lilim (1) The Matrix (1) The Reward (1) The dead beat (1) The garden of time (1) The green morning (1) Theodore Sturgeon (1) Thomas Burnett Swann (1) Théàtre des Vampires (1) Tierra extraña (1) Tokio (1) Totemismo (1) Transmisión (1) Transmutación Transferencia Misticismo Desarrollismo (1) Trigun (1) Tsathoggua (1) Términos (1) U N C A M I N O A L A L U Z D E L A L U N A (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN ASESINATO (1) UN COMPENDIO DE SECTAS (1) UN DIA EN EL REFLEJO DEL ESPEJO (1) UN LUGAR DE LOS DIOSES (1) UN MENSAJE IMPERIAL (1) UN OLOR A MUNDO (1) UN SEÑOR MUY VIEJO CON UNAS ALAS ENORMES (1) UN SUEÑO (1) UNA CONFLAGRACION IMPERFECTA (1) UNA ISLA (1) UNA ODISEA MARCIANA (1) UNA PEQUEÑA FABULA (1) UNA TARDE EN LO DE DIOS (1) UNA TUMBA SIN FONDO (1) URSULA K. LEGUIN (1) USA (1) USURPACIÓN DE DERECHOS DE AUTOR (1) Un crimen fuera de lo corriente (1) Un día en el confín del Mundo (1) Un escándalo en Bohemia (1) Un escándalo en Bohemia sir Arthur Conan Doyle (1) Un manifiesto Cyberpunk (1) Un marido ideal (1) Una carta abierta a H. P. Lovecraft (1) Una confesión encontrada en una prisión de la época de Carlos II (1) Una cuestión de identidad (1) Universo desierto (1) Ursula K. Le Guin (1) Utopía (1) V I N C E N T V A N G O G H (1) VENGANZAS (1) VESTIDURAS (1) VIEJO VINO (1) VIH-SIDA (1) VINTAGE (1) VITTORIO EL VAMPIRO (1) VIVIDOR A SU PESAR (1) VIVOS (1) VOLUMEN 1 (1) VOLUMEN 1parte 2 (1) Valencia (1) Valencia nocturno (1) Venganzas Y Castigos De Los Orishas (1) Viaje a la semilla (1) Viktor Saparin (1) Villiers de L'Isle (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Vivian Meik (1) Voces de la Oscuridad (1) Von Junzt (1) Vuelto a nacer (1) Víctor Hugo (1) W.W. Jacobs (1) WHITE (1) WHITE ZOMBIE (1) Walter Scott (1) WannaFlock (1) Ward Moore (1) Weird Tales (1) Wendigo (1) Wilfred Blanch Talman (1) William Golding (1) William H. Hogdson (1) William Irish (1) William Shakespeare (1) Winifred Jackson (1) Wlliam Shakespeare (1) Wood'stown (1) Y cada día nos cuesta más soñar. (1) YERMA (1) YING-YANG (1) YO OS SALUDO (1) YVETTE (1) Yasutaka Tsutsui (1) Yra Reybel (1) YulyLizardi (1) ZOMBIE (1) ZOTHIQUE (1) Zenna Henderson (1) Zuzana_dt666(arrova)hotmail.com (1) a dreamer`s tales (1) a la caza (1) abducciones (1) abortivo (1) abstractos (1) aceite de perro (1) acerca de nyarlatoted (1) acido (1) actual (1) actualizacion 4.0 (1) adicción (1) adios (1) adolfo (1) agathos (1) aguelles (1) ahogado (1) al pueblo hebreo (1) alcacer (1) aldoux huxley (1) aleksandr (1) alfa (1) algo sobre los gatos (1) algunas formas de amar (1) ali-baba y los cuarenta ladrones (1) almas (1) alto (1) amante fantasma (1) amateur (1) ambiente (1) amor . i love... (1) amy foster (1) analogia (1) anarko-undergroud (1) anarquía (1) anecdota (1) angel (1) angela (1) angeles guardianes (1) angelustor (1) animales racionales (1) animas (1) ann (1) anonimos (1) antes del espectaculo (1) antifona (1) antiguos (1) anton (1) antropologia de la muerte (1) apariciones (1) apocalipsis 2012 (1) apocalipsis-ficcion (1) apocapocalipsis (1) apocrifos (1) aqui hay tigres (1) aqui vive el horror (1) arcangel negro (1) archivos (1) arde (1) arfego (1) arkham (1) armagedon (1) armando (1) armas (1) arqueologia (1) arquetipo (1) arquitectura (1) arrebatado (1) articulo (1) articulos (1) artista gotica (1) asesino (1) asesino en serie (1) asesinos (1) asfódelo (1) ashkin (1) atlantida (1) auto de fe (1) autobiografia carcelaria (1) autores (1) avalon (1) avatar (1) ayuda alienigena (1) bajo (1) bajo la piramide (1) barrilamontillado (1) bdsm (1) berenice (1) berkeley (1) berlin (1) bert-sellers (1) biblia (1) bibliografia (1) bien (1) biotecnologia (1) blanco y negro (1) blog (1) blogs (1) blood canticle (1) bloods (1) boemios (1) boix (1) books of bloods (1) bram (1) brenda (1) breve (1) bruja (1) brujas y ovnis (1) bublegum (1) budhismo (1) budismo (1) bukoski (1) cabalista (1) cabalistico (1) caballeros de Jerusalén (1) caballeros de tabla redonda (1) campbell (1) cancion (1) canciones (1) canibal (1) canto (1) canto vii (1) cantos (1) caotico (1) capilla (1) capitulos eliminados (1) capuletos montescos (1) carl sagan (1) carlo frabetti (1) carta a colin wilson (1) casa tomada (1) catacumbas (1) causas (1) cd (1) celebres (1) celta (1) cementerio (1) cenizas (1) censura (1) centinela (1) cesar vallejo (1) charles (1) charles fort (1) charlotte mew (1) chulhut (1) ciber (1) cibercultura (1) ciencias de la educación (1) cinico (1) circulo (1) claro de luna (1) cocaína (1) coeficiente intelectual (1) coelho (1) coleccion relatos de terror (1) collins (1) color (1) comentarios (1) como ser un gran escritor (1) completo (1) compramos gente (1) concepto gotico (1) concilio de rivendel (1) condecorado (1) confesion (1) conocer (1) contemporaneo.1863 (1) control de las informaciones (1) conversacion (1) correspondencias sephirothicas (1) corrupcion (1) costumbre (1) crackanthorpe (1) creador (1) creencias (1) crimenesdelamor (1) cripta (1) cristiana (1) cristiano (1) cronicas marcianas (1) cronopios (1) cubres borrascosas (1) cuento clásico de terror (1) cuento extraño (1) cuento macabro (1) cuento terror (1) culto secreto. algernon lackwood (1) cultura (1) curita (1) cyberglosario (1) cyborg (1) cíclopes (1) dactilo (1) dalia negra (1) damon knight (1) daniel defoe (1) darex (1) darex vampire (1) darg (1) dark art (1) darks (1) data desde el siglo X hasta el XV (1) david lake (1) de kadath el desconocido (1) de leng en el frio yelmo (1) de los antiguos y su simiente (1) de los diversos signos (1) de los tiempos y las epocas que deben observarse (1) debilidades (1) definiciones (1) delicioso dolor (1) demonios sin cuernos (1) demons (1) demons et merveilles (1) dendrofilia (1) dependencia (1) dependencia de las computadoras (1) depresion (1) derleht (1) derleth (1) desamparado en el infierno (1) desaparición (1) descanso (1) desconocido (1) descubrimiento (1) desintoxicación (1) desmembramiento (1) desolacion (1) devil doll (1) diablos internos (1) diabolico (1) diabolos (1) diccionario de los infiernos (1) dicho (1) dickens (1) dictadores (1) dictionarie infernal (1) dikens (1) diligencias (1) dinero (1) diosa (1) diosas madres (1) discipulos (1) disculpas (1) dolor-fiel amigo (1) dominio publico (1) dorian gray (1) down (1) dowson (1) doyle (1) dragones (1) dramaturgo (1) droga (1) duende (1) e l v a m p i r o (1) e-mails (1) e.a.poe (1) e.t.a. hoffman (1) eclipse (1) ecuador (1) eddy (1) edicion fria (1) el ahogado mas hermoso del mundo (1) el alberge (1) el alfabeto de nug-soth (1) el amo de moxon (1) el angel (1) el arbol (1) el arbol de la bruja (1) el arma (1) el arpa (1) el artista (1) el auxiliar de la parroquia (1) el avaro (1) el ayunador (1) el barbero de bagdad (1) el coco (1) el cohete (1) el conde dracula (1) el contejo de anthony garstin (1) el corazon de la señorita winchelsea (1) el dia de los trifidos (1) el diablo en la botella (1) el dios caballo (1) el duende (1) el enamorado y la muerte (1) el engendro maldito (1) el entierro de las ratas (1) el estatuto de las limitaciones (1) el fantasma (1) el grabado de la casa (1) el gran dios pan (1) el hechizo mas fuerte (1) el hombre (1) el hombre del cohete (1) el horror de dunwich (1) el horror de salem (1) el huesped de dracula (1) el huracan (1) el intruso (1) el ladron de cadaveres (1) el libro de los condenados (1) el manuscrito (1) el manuscrito de un loco (1) el martillo de vulcano (1) el mercado de niños (1) el milagro secreto (1) el misterio de las catedrales (1) el monte de las animas (1) el mortal inmortal (1) el mundo (1) el mundo avatar (1) el mundo poseido (1) el negro (1) el otro pie (1) el padre escrupuloso (1) el poder de las palabras (1) el pozo y el pendulo (1) el principe (1) el principe feliz (1) el puente del troll (1) el que se enterro (1) el que tenia alas (1) el rayo que no cesa (1) el regreso del brujo (1) el retrato oval (1) el saber del sueño (1) el secreto del barranco de macarger (1) el sello de yog-sothoth (1) el señor de las moscas (1) el señor de los anillos (1) el temple (1) el tenorio (1) el ungüento de khephens el egipcio (1) el veto del hijo . thomas hardy (1) el viejo terrible (1) el visitante (1) el visitante del cementerio (1) el zorro y el bosque (1) elias (1) elizabeth gaskell (1) email (1) emisarios (1) en las montañas alucinantes (1) en las montañas de la locura (1) encantamientos (1) enfermedad (1) engaño (1) enrique andersont imbert (1) ente (1) entrad a mi reino (1) enviados (1) epilogo (1) equivocado (1) eric lavin (1) escapar (1) escrito (1) escrito 1514 (1) escritura (1) escuela (1) esoterico (1) espacio-tiempo (1) españolito que vienes al mundo (1) especial (1) espiritus rebeldes (1) essex (1) esteban echeverria (1) estetica (1) etchinson (1) evangelion (1) evangelista (1) excluidos (1) experimental (1) extractos (1) extraño (1) fantasticas (1) favole (1) feeds (1) felicidad (1) filtros (1) fin del mundo (1) final (1) fondos (1) foro (1) fosas comunes (1) fracmento (1) fragmento (1) fragmentos .las mil y una noche (1) frances (1) francisco (1) francisco umbral (1) frases celebres (1) fredo (1) free (1) fructuoso de castro (1) fulcanelli (1) funciones (1) futurista (1) fuy un profanador de tumbas adolescente (1) gabriela mistral (1) gai (1) galsworthy (1) gaston leroux (1) geirtrair-la desmembradora (1) geometria euclediana (1) george gissing (1) georgie porgie (1) ghost (1) gor­gonas (1) goth darknes (1) gothh (1) gothico (1) gothnight (1) goticas (1) gotico-victoriano (1) grimorio (1) guerraarte (1) guerras (1) guerras espirituales (1) guillermo (1) gusana_0520(arrova)hotmail.com (1) gustavo adolfo bequer (1) gótica (1) gótico (1) hambre (1) hara-kiri (1) harian (1) hay que aguantar a los niños (1) hebrea (1) hechiceria (1) hecho real (1) helena (1) helene hannf (1) henry james un dia unico (1) herlink harland (1) heroina (1) hilanderas (1) hill house (1) hipertexto (1) historia de amor (1) historia de vampiros (1) historia desconocida del cannabis (1) historia gotica (1) historia gotica cañi (1) historia terror (1) historias vampiricas (1) hombre oscuro (1) horacio (1) houdini (1) howard p.lovecraft (1) http://www.youtube.com/watch?v=qGuF-_SIYnc (1) huellas (1) hugo mujica (1) ian watson (1) ibañez (1) identidades (1) ignacio almada (1) imagenes . art (1) imagenes de culto (1) imagenes malditas (1) imagenes.blogdiario.com (1) inconvencional (1) ineditos (1) inez wallace (1) infiledidades (1) inhumano (1) instrucciones (1) intolerancia (1) inusual (1) invocacion (1) invocacion satanica (1) invocaciones (1) iq (1) irreal (1) isabel allende (1) isidro marin gutierrez (1) j.w. goethe (1) jack womack (1) japan/spain (1) jay anson (1) jazz (1) jinetes del apocalipsis (1) joan aiken (1) john marks (1) johnathan y las brujas (1) johnson spencer (1) jose maria aroca (1) jose martin (1) joseph conrad (1) juan g. atienza (1) juan marino (1) judeo-mesopotamica (1) juez (1) justicia (1) juventud (1) kabala (1) kamasutra (1) kipling (1) klein (1) kons (1) la abjuracion del gran cthulhu (1) la aventura de los coches de punto (1) la boda de john charrington (1) la busqueda de iranon (1) la caida de la casa usher (1) la casa vacia (1) la cisterna (1) la cueva de los ecos (1) la cueva de malachi (1) la dama de las sombras (1) la demanda de las lagrimas de la reina (1) la desolacion de soom (1) la divina comedia (1) la durmiente (1) la encina (1) la esfinge sin secreto (1) la flor del membrillo (1) la formula de dho-hna (1) la futura difunta (1) la gran ramera (1) la gran ramera : ICCRA (1) la guarida (1) la hija de ramses (1) la hija del tratante de caballos (1) la historia de moises y aone (1) la hora final de coffey (1) la invencion de la soledad (1) la ironía (1) la lampara de alhazred (1) la larva (1) la leyenda de esteban (1) la llamada de chylhu (1) la luns nueva (1) la mano (1) la mano disecada (1) la mezcladora de cemento (1) la misa del ateo (1) la montaña de la locura (1) la nave blanca (1) la noche de los tiempos (1) la playa (1) la playa y la muerte (1) la politica del cuerpo (1) la pradera (1) la prueba del amor (1) la puerta del señor de maletroit (1) la rabia (1) la resurreccion de los muertos (1) la rosa del vampiro (1) la sal de la tierra (1) la siesta de un fauno (1) la sombra del desvan (1) la sombra del lago (1) la tos (1) la vela carmesi (1) la venta de los gatos (1) la venus de las pieles (1) la voz de hastur (1) lady (1) las 3.47 de la madrugada (1) las almas de animales muertos (1) las gemelas asesinadas (1) las islas voladoras (1) las joyas (1) las manos de coffey (1) las niñas de alcacer (1) las parcas (1) las piedras magicas (1) latin (1) lawrence (1) lectura (1) lecturas para el baño (1) leonora (1) lesli_paloma_estrella(arroba)hotmail.com (1) letanias de satan (1) levi (1) leviatan (1) leyenda del valle dormido (1) lhiliht-La novia de Corinto (1) li po (1) libre (1) libro cuarto (1) libro de la vida (1) libro de los vampiros (1) libro de poemas (1) libro decimo (1) libro septimo (1) ligeia (1) lilit (1) limpio (1) linkmesh.com (1) lirics (1) listado (1) literatura sucia (1) lo grotesco (1) lobos (1) londres (1) lores (1) los alfileres (1) los cuatro jinetes del apocalipsis (1) los despojos (1) los desterrados (1) los devoradores del espacio (1) los espadachines de varnis (1) los infortunios de la virtud (1) los primigenios (1) los secretos del corazon (1) los suicidios (1) los superjuguetes duran todo el verano (1) lovecrat (1) lover (1) luis cernuda (1) luis fernando verissimo (1) lullaby (1) lyrics (1) madame D (1) madre de serpiente (1) madres (1) maestros del terror (1) magacine (1) magia (1) magia blanca (1) magia eclesiastica (1) mal (1) maleficios (1) manera de vivir (1) manga (1) manifiesto subrealista (1) manuscrito (1) manuscritos del mar muerto (1) maria en distintas religiones (1) marques de sade (1) martir (1) marvel (1) mas alla del muro de los sueños (1) mas alla del muro del sueño (1) mas visitadas (1) matanzas de polonias (1) maters (1) matriarcado (1) matrimonio del brigadier (1) maupassant.gotico (1) maximo torralbo (1) meditacion (1) memoria (1) memorias (1) memorias de una princesa rusa (1) mentiras iglesia catolica (1) mi lamento (1) mi raza (1) midi (1) mil y una noche (1) minicuentos (1) miseria campesina (1) misiva (1) mistico (1) mitologia (1) modernizacion (1) moderno (1) moliere (1) moradas (1) moradores (1) morgana (1) morirse de amor (1) morphinoman (1) mortician corpse (1) moscu (1) movil (1) msn (1) muete roja (1) mundo muerto (1) mutante (1) nExTuz (1) narrativa completa (1) naturalista (1) necropolis (1) negocios (1) negra (1) negro (1) negromantico (1) neo (1) neo-historia-futurista (1) neo-nazi futurista (1) neoclasical (1) neon (1) nesbit (1) neuquen gaston (1) new york (1) nicolas maquiavelo (1) nikolaj vasilievic gogol (1) ninfos (1) niño (1) niñosfantasia (1) no tengo boca y debo gritar (1) noche ahogadora... (1) normal (1) nota;lectura (1) novelas cortas (1) nueva frontera (1) nueva jerusalem (1) nueve (1) o manual practico do vampirismo (1) obra ficticia. (1) obsesiones (1) obsesivo (1) odin (1) ohann L. Tieck (1) oinos (1) ola de violencia (1) olonoff (1) omega (1) opio (1) oracion a la diosa liliht (1) orden (1) oscura (1) oscuridad (1) oscuro.imagenes (1) otros (1) paciencia (1) pactos (1) paganos (1) paginas goticas (1) pandilleros (1) para componer el incienso de kzauba (1) para convocar a shub-niggurath (1) para el conjuro de las esferas (1) para erguir las piedras (1) para forjar la cimitarra de barzay (1) para hacer el polvo de ibn ghazi (1) para invocar a yog-sothoth (1) parabola (1) parabola de las prisiones (1) paracelso (1) paradoja (1) paradojico (1) paranormal (1) parodia (1) parte1 (1) pasajero (1) pasajeros (1) pasion (1) paul (1) pecado (1) pekiz (1) pendulo (1) pensamientos y meditaciones (1) pequeña antologia (1) pequeños mosnstruos (1) perder los nervios o la cabeza (1) perdida (1) perdon (1) perez (1) pero las nubes nos separan (1) personalidad multiple (1) personas (1) pespectivas paranoicas (1) picassa (1) piezas condenadas (1) pigmeos (1) pin-pon (1) plagas (1) plegaria (1) plumas etereas (1) poder policial (1) poema dolor (1) poema novel (1) poemario (1) poemas vampiricos (1) poesia completa (1) poesia popular rusa (1) poesia sucia (1) poeta (1) poetry (1) policia (1) policia 1999 (1) policia del pensamiento (1) polidori (1) pop (1) pop art (1) por fin se hace justicia (1) por ti (1) portugues (1) posguerras (1) postestades (1) pozo (1) practicas (1) pratchett (1) preambulos (1) premoditorio (1) primer temor (1) primeros tiempos (1) primigenios (1) primordiales (1) principados (1) principio (1) principio del mundo (1) prosapoema (1) prostibulo (1) prudencia (1) psiquicos (1) pubertad (1) pura y dura (1) pushkin (1) querubines (1) quien se ha llevado mi queso (1) quija (1) quimeras (1) quimica (1) quincalla (1) quiroga (1) raciocinio (1) racismo (1) radicalismo religioso pentecostal (1) radios (1) rafael lopez rivera (1) raices (1) rea silvia (1) realidad alternativa (1) realismo del subrealismo (1) realismo sucio (1) rebote (1) recopilaciones (1) recuerdos (1) red (1) redsatanica (1) referencias (1) registro (1) registro exoterico (1) rehabilitacion de marginados (1) rehabilitacion de toxicomanos (1) reino gótico (1) relato gotico (1) relato gotico de amor (1) relato negro (1) relato oscuro (1) relato.horror (1) relatos cortos (1) relicario de tinieblas (1) religioso (1) relojero (1) remar (1) renegado catolicamente (1) requien por un dios mortal (1) reseñas (1) residuos (1) restaurantes (1) retazo (1) retrato (1) robert e.howard (1) rocio (1) romance (1) romance de lobos (1) romeo y julieta (1) ropas viejas (1) rosaroja (1) ruinas (1) rumores blasfemos (1) rusos (1) sacher-masoch (1) sacramento (1) sacrilegium (1) sadman (1) salamandras (1) san juan (1) san petesburgo (1) santa compaña (1) santa parca (1) satanas vende objetos usados (1) satanica (1) satanicos (1) satanizarus (1) sbrealismo (1) sectario (1) seleccion de poemas (1) semilla negra (1) sentido (1) sephirotico (1) sepulveda (1) ser (1) seven (1) sexo (1) señales (1) shirley jackson (1) sigils (1) significado (1) silfos (1) simbolgia (1) simbolica (1) similitud (1) sin cortes (1) sin identidad (1) sindbab el marino (1) sinfonica (1) sion (1) sir Arthur Conan Doyle (1) sires (1) sistema (1) sistina (1) situacion (1) slideshow (1) snuff (1) snuff movie (1) socrates (1) soledad (1) soluciones (1) song (1) sordo.mudo y ciego (1) stan rice (1) stevenson (1) stocker (1) strange (1) subconciente (1) subcubo (1) submundo del terror (1) sueños de nombres muertos (1) sueños difusos (1) sueños fobicos (1) sumeris (1) sunis (1) supersticiones (1) surrealism (1) surrealista (1) suttas (1) szandor (1) tarot.vida (1) tatuaje (1) te degollare de nuevo kathleem (1) te quiero puta (1) te sientas bien (1) teem (1) telato (1) telequinesico (1) temas (1) temas varios (1) tematicos (1) temor (1) terror desconocido (1) terror supertiscioso (1) terror.gotico (1) testimonio (1) texas (1) texto de un comentario (1) texto satanico (1) thackeray (1) the black cat (1) the haunting (1) the number in the best (1) tiempo (1) tierra de vampiros (1) tiros de gracia (1) tisera martin (1) todo depende de un cabello (1) todocharlas (1) toledo (1) tolkien (1) tomo3 (1) tortura (1) trabajos (1) traduccion (1) trailer (1) trainspotting (1) transilvania (1) tres-fechas (1) tribunales rusticos (1) triste (1) trollope (1) ubbo-sathla (1) un adios (1) un asunto de otro tiempo (1) un beso (1) un dia de campo (1) un hijo (1) un hombre (1) un naufragio psicologico.laguna mental (1) un poco de lejia en polvo (1) un raton en el pasillo (1) una carta (1) una ejecucion espeluznante (1) una hija de ramses (1) una jaula para la muerte (1) una pequeña historia piadosa (1) una vez en la vida (1) una victima del espacio superior (1) unamuno (1) universo sin límites (1) vacuna vih/sida (1) valentine (1) valle inclan (1) valle o paraiso (1) vampira (1) vampirica (1) vampirismus (1) vampíricos.varios (1) van hellsing (1) varios. (1) vejez (1) velatorio (1) ven... (1) veneno del cielo (1) verdugos voluntarios (1) viajando (1) viaje nocturno (1) vida de un vagabundo (1) videoart (1) videopoema (1) villiers de l´isle-adam (1) violacion (1) vision del futuro remoto (1) visual (1) vittorio (1) voladores (1) vuelta (1) wallpapers (1) walpurgis (1) wasington (1) web`s oficiales (1) wells (1) william (1) winston sanders (1) within temptation (1) wmv (1) woody allen (1) wrong (1) y más lento (1) yhvh (1) yo andube con un zombie (1) ªparte (1) ¿De que escapaban nuestros dioses? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Tenian ombligo Adan y Eva? (1) ¿cantara el polvo tus alabanzas? (1) ¿quien mato a zebedee? (1) ÁNIMAS Y FANTASMAS. (1) Álvares de Azevedo (1) Época de siembra (1) ÍNDICE DE VARIAS HISTORIAS (1) ΩMEGΛ (1) अल अजिफ (1)

.