BLOOD

william hill

Seguidores

miércoles, 13 de octubre de 2010

AMANECER VUDU -- Los Hombres Que Bailan Con Los Muertos

Los Hombres Que Bailan Con Los Muertos







Attilio Gatti






Los Mayores Asesinos






Los cocodrilos, gorilas, búfalos, leones, leopardos, serpientes y elefantes se cobran todos los días en Africa un tributo de vidas humanas que no es muy inferior al que pagan los hombres en aquel continente a enfermedades tropicales, como la fiebre de la selva y la fiebre amarilla, el sodoku y kala—azar, la lepra y la enfermedad del sueño, por nombrar sólo unas pocas.


Sin embargo, por lo que se refiere al Africa Central, tengo la firme convicción de que, entre todas las fieras y todas las epidemias juntas, no causan tantas víctimas en hombres, mujeres y niños de la raza negra como las sociedades secretas con sus odiosos crímenes.


¡Que nadie se llame a engaño! Estas antiguas sectas, que tienen su origen en un remoto pasado de crueldad, lujuria y barbarie, siguen siendo hoy mismo, a pesar de todos los esfuerzos de lo que llamamos civilización, unas asociaciones de los mayores y más implacables asesinos.


Estas fuerzas malignas operan en todas partes y su poder se acrecienta con su invisibilidad. Se ocultan entre las multitudes negras que hormiguean en los arrabales de las pequeñas ciudades y de las explotaciones mineras que están en plena actividad; se filtran en todas las tribus desparramadas a lo largo de los ríos, a orillas de los lagos, en los bosques, llanuras y selvas; se recatan entre los mismos indígenas que los blancos tenemos a nuestro servicio o vemos pasar desde el camión.


Para demostrar esto que afirmo voy a relatar un episodio espantoso que nadie, que yo sepa, ha hecho público hasta ahora.


Se trata de la historia horrible, pero absolutamente auténtica y exacta hasta en sus menores detalles, fuera de cambios deliberados de nombres, del poblado de Mohoko. Sin embargo, el lector que quiera explicarse bien cómo es posible que los espeluznantes e implacables asesinatos de las sectas secretas sigan realizándose hoy día en el Congo en una gran escala y con casi absoluta impunidad, debe empezar por conocer las condiciones generales de vida en aquel país. Concretemos el caso a la región de los Watza, en la que yo residí por espacio de varios meses durante una de mis últimas expediciones.


El poblado del jefe Mohoko se hallaba enclavado en ese territorio, tan extenso como Bélgica, y que es la única población de importancia. Se compone de una docena de chozas, en las que están instalados comerciantes griegos e indios, y de una docena de malas casas de ladrillo en las que viven funcionarios belgas, entre los que se cuentan un médico, un veterinario, el empleado de correos, el recaudador de impuestos y unos cuantos representantes más del Gran Dios Balduque, ninguno de los cuales tiene nada que ver con el gobierno de los indígenas. Completan la población un hospital, una pequeña casa misional, algunos edificios en los que está instalada la Administración, el Tribunal, la cárcel y una choza muy amplia para la “guarnición”.


Pero el Administrador y sus dos ayudantes tienen que gobernar a una masa humana de 30.000 a 40.000 personas. No puedo dar cifras exactas, pero éstas que cito son las mismas que oí en boca del Administrador Territorial, señor Van Veerte. Coincidiendo con mi estancia en el país se estaba procediendo a la ocupación permanente de grandes extensiones de territorio; y, como es natural, no disponía aquel señor ni de tiempo ni de medios para llevar a cabo un censo exacto de la población, que se mostraba muy poco dócil.


Van Veerte, lo mismo que sus antecesores, conocía de una manera superficial un par de los diecisiete dialectos hablados entre las tribus que estaban bajo su autoridad. Por eso tenía que entenderse siempre con los indígenas por medio de su intérprete Sankuru, natural del país, que llevaba muchos años de policía.


Todo el mundo hablaba de la lealtad de Sankuru. Siendo joven, combatió a las órdenes de Stanley, cuando el gran explorador norteamericano abrió la región del Congo al dominio del rey Leopoldo II. Tanto el rey Alberto como el rey Leopoldo III tuvieron a gala, en sus visitas casuales a la colonia, el prender una nueva medalla a la blusa azul de Sankuru; medallas que éste, a pesar de su anciana edad, ostentaba con dignidad propia de un monarca.


Sankuru lo sabe todo y conoce a todos. Y lo que no sabe de primera mano lo averigua por medio de uno u otro de los veinticuatro policías indígenas que eligió, entrenó y que están a sus órdenes. Téngase esto en cuenta: los Administradores pasan, pero Sankuru sigue siempre en su puesto. Por eso los Administradores hacen lo que Sankuru susurra en el oído blanco en el momento propicio.


No niego que Van Veerte se aconseja mucho y se informa a través de la Misión católica, que funciona de muchos años atrás, y también del médico, aficionado a la etnografía local. Pero lo que el padre José conoce, lo sabe a través de Basiri, un catequista con cabeza de gorila; y la fuente de información del doctor Gablewitch es Manuel, su ayudante; y, del mismo modo, la enciclopedia viva de Van Veerte es Sankuru, su intérprete, jefe de su policía... y su gacetillero.


Todo marcharía como la seda si entre Sankuru, Manuel y Basiri no existiese una vieja enemistad cuyos orígenes nadie ha logrado averiguar, pero que sigue hoy tan viva como el primer día. Los tres se odian profundamente, y cada cual susurra con frecuencia al oído de su propio amo el cuento de las pequeñas faltas de que se han hecho culpables sus enemigos de toda la vida.


Los tres hombres blancos no fomentan abiertamente estas rivalidades, pero se aprovechan en todo momento de las mismas. No los censuro, ni quiero dar a entender con esto que no son muy buenos amigos. Todo lo contrario. En cuanto alguno de ellos se entera de algo referente al servidor del otro, hace cuestión de honor el poner al corriente al interesado. El padre José se acaricia la roja barba, quejándose de la falta de caridad cristiana de aquellos paganos, y excluyendo de esta apreciación, como es natural, a Basiri, cuyas palabras son casi el Evangelio. El doctor Gablewitch, por su parte (el doctor es un polaco de muy buen corazón), se ríe a carcajadas y asegura que todos los indígenas son unos soberanos embusteros; todos, menos su ayudante.


Y el administrador no se toma siquiera la molestia de decir a los otros que Sankuru es hombre que merece absoluta confianza, y se frota las manos de gusto, si no materialmente, por lo menos con el pensamiento. Porque está profundamente convencido de que aquella enemistad entre los tres aliados negros de las autoridades blancas es un hecho que ofrece grandísimas ventajas.






. . . . . . . . . .






Había yo llegado a desentrañar este curioso estado de cosas, cuando organicé una corta expedición de caza que debía tener lugar en Mohoko. Estando ya a punto de emprender mi safari, se me acercó Manuel, el ayudante del doctor Gablewitch, diciéndome que su amo le había mandado que fuese a Mohoko. ¿Había inconveniente en que se sumase a mi safari? Me aseguró que podía serme útil, porque conocía muy bien el camino. Agregó que había estado muchas veces en aquella región, aunque no en el mismo Mohoko.


No me fijé de momento en la excesiva insistencia que ponía al decirme esto último, pero andando el tiempo hube de recordarlo. Estaba muy atareado arreglándolo todo para salir cuanto antes, y no tenía tiempo para perderlo en conversaciones. Me limité a decirle que sí y nos pusimos en camino.


Llegué a Mohoko y me encontré con una pequeña comunidad de unos doscientos indígenas, ariscos, primitivos, pero inofensivos.


Aunque el trato que mantenía con la tribu era muy superficial, me sorprendió desagradablemente el observar que había entre ellos un gran número de idiotas. Y no me sorprendió menos el que la comunidad los alimentase y cuidase muy bien, porque estaba acostumbrado a ver que en Africa los enfermos incurables quedan relegados a la categoría de parias, de los que todo el mundo se desentiende.


Había hecho yo a Van Veerte el ofrecimiento de que, mientras anduviese por allí, realizaría con mucho gusto un censo preliminar y se lo enviaría. Me imaginé que sería juego de niños, y lo dejé para el último día. Pero cuando empecé la tarea vi que era una cosa complicadísima.


El jefe me recibió agriamente. Y me dijo, además, que estaban enfermos. Las mujeres se mostraron mohínas, los hombres se declararon casi abiertamente hostiles, y los chicos recelosos. Y aquellos idiotas, tan gordos y reacios a moverse, lo complicaban todo llevándome la contraria, permaneciendo en su sitio cuando yo les mandaba que se apartasen y metiendo la nariz cuando menos los necesitaba.


Sintiéndome incapaz de desenredar aquel embrollo, acabé pidiendo ayuda a Manuel. Éste se prestó muy solícito y reunió a toda la población, arengándoles con la mayor energía en su dialecto local. Yo no entendí una palabra, pero lo que Manuel les dijo surtió mucho mayor efecto que mis coléricas charlas en kingwana, que es el esperanto de la región. El jefe pareció despertar, todos formaron en línea, y, aunque estaba oscureciendo, obtuve en menos de una hora resultados tangibles.


Conservo los totales en mi diario: Hombres, 42 casados, 19 solteros; mujeres, 78 casadas, 35 solteras núbiles; niños, 44 de uno y otro sexo.


Saqué la impresión de que al menos el cincuenta por ciento de las hembras y el diez por ciento de los varones eran imbéciles, o quizá que estaban atacados de alguna enfermedad desconocida para mí, aunque se hallaban, siquiera en apariencia, bien alimentados.


Manuel, con la suficiencia de un médico, me dijo:


—Es la enfermedad del sueño.


Agregó que por eso no los había evacuado, porque temía que la vacuna fuese un obstáculo para las inyecciones que el Bwana médico habría de ponerles más adelante. Aquello era un puro disparate, porque no existía la mosca tsé—tsé en aquella parte del país. Pero era inútil discutir sobre estas cosas con un indígena que desempeñaba las funciones de algo así como enfermero.


Me fijé de pronto en la esposa más joven del jefe, que iba y venía tímidamente a mi alrededor. Tuve la impresión de que quería decirme alguna cosa importante, pero que titubeaba, sin atreverse a dirigir la palabra al hombre blanco. Por fin lo hizo, pero no tuvo tiempo de explicarse, porque apenas habló dos palabras la cogió Manuel del brazo, gritándole que volviese a su choza. Quise intervenir, pero ella se libró de las manos de Manuel y echó a correr, tan asustada y recelosa que no quiso volver ni aun cuando le envié a decir por éste último que viniese.


Regresamos a Watza, y al llegar a las primeras casas del poblado presenciamos una escena curiosa.


Van Veerte, seguido a cierta distancia por su jefe de policía, se dirigía hacia su despacho. Se detuvo para cambiar conmigo algunas palabras. De pronto, como si se acordase de algo, se volvió buscando a Manuel, el cual se encaminaba ya hacia la casa del doctor, dando un rodeo para no encontrarse con Sankuru.


—¿Dónde está ese hombre? —preguntó Van Veerte.


La cara de Manuel adquirió una expresión tan elocuente de sorpresa que bastaba para que el Administrador comprendiese que no adivinaba el sentido de su pregunta.


Inesperadamente se abalanzó Sankuru hacia Manuel, chillando:


—Yo te di la orden de que al volver trajeses contigo al llamado Loko—Loko. Te dije que el Bwana Administrador quería que compareciese ante el tribunal.


Manuel, tan cortés y bien mirado de ordinario, sufrió una desconcertante transformación. Fue tan extraordinario el cambio que tanto el Administrador como yo nos quedamos por un momento mudos y atónitos escuchando el torrente de insultos y maldiciones que salieron de su boca, contorsionada por el furor.


También Sankuru perdió el dominio de sí mismo. Su actitud respetuosa y casi meliflua desapareció. Lo único que comprendimos fue que los dos viejos rivales se acusaban el uno al otro de ser los más cochinos embusteros, y no sé cuántas cosas más, de todo el país.


Un grito de Van Veerte impuso silencio y el chasquido de su látigo obligó a los dos hombres a salir corriendo en direcciones opuestas. El Administrador se rascó la cabeza:


—No me lo explico. Ese individuo, Loko—Loko, tenía que comparecer ante el tribunal para responder de una acusación sin importancia, pero no se presentó. Al saber que Manuel iba a Mohoko, encargué a Sankuru que le dijese que al volver trajese consigo a Loko—Loko. Suponiendo que Sankuru olvidase mi orden, o, lo que es más probable, que Manuel no quisiese ejecutar el encargo, ¿a santo de qué ha venido esta riña entre ellos?


Iban a ocurrir de allí en adelante muchas cosas que ni Van Veerte ni nadie podía explicarse.


Empezando por los juramentos que hizo Manuel, afirmando que Loko—Loko no se encontraba en aquel poblado.


Y porque los dos policías que fueron enviados inmediatamente para que procediesen a la detención de aquel individuo no regresaron, como debían, a los cuatro días.


Pasados tres días más, destacó el Administrador al mismo Sankuru con órdenes terminantes de traer a Loko—Loko, a los dos policías y, para hacer un escarmiento, al jefe mismo de Mohoko.


Transcurrió una semana. Por fin regresó Sankuru. Venía cansado, abatido... y con las manos vacías. Todos los que había ido a buscar habían desaparecido.


—Pero esto es un desatino —gritó enojado Van Veerte—. ¿También el jefe ha desaparecido? ¿Se ha ausentado sin permiso mío? ¡Verdemte!


Sankuru tragó saliva, como si tuviese que hacer un esfuerzo doloroso para continuar su informe. Se quejó de que en el poblado de Mohoko no le quisieron ni escuchar. Llegaron hasta amenazarle con matarlo a palos si no se largaba de allí enseguida. Y él, que había luchado a las órdenes de Stanley y había sido condecorado por dos reyes blancos, tuvo que apelar a la fuga para salvar la vida.


Las palabras de aquel hombre, el tono patético de su voz, la expresión de vergüenza que se retrataba en su rostro arrugado, habrían estremecido al hombre más duro. Pero, mientras hablaba, me cruzó por la cabeza un recuerdo. El de la más joven de las esposas del jefe. ¿Qué sería lo que quería decirme?


Creí que era mi deber informar a Van Veerte, y en cuanto Sankuru dio fin a su informe y se retiró, le conté la extraña actitud del jefe y cómo su joven esposa había intentado hablar conmigo.


Cada palabra mía no hacía sino aumentar la inquietud del Administrador. Cuando acabé de hablar gruñó:


—Aquí ocurre algo grave, muy grave.


No tardó en poner al corriente de todo al doctor y al padre misionero. También éstos se manifestaron intranquilos.


El misionero se acarició la barba y dijo:


—Con lo que he oído hasta ahora, me basta para que desee acompañarle a usted, si es que decide ir a Mohoko.


—También yo le acompañaré —dijo el doctor.


La “tropa” que el Administrador tenía a sus órdenes ascendía a la cifra de un sargento y cinco soldados. Se los llevaría a todos de escolta, dejando la cárcel de Watza sin otra guardia que algunos policías. Quizá se viese en la necesidad de hacer frente a una sublevación y de sofocarla con sólo aquellas fuerzas y los dos blancos que le acompañarían con sus leales criados.


La cara de Van Veerte era de ordinario inexpresiva, pero yo adivinaba lo que ahora estaba pensando. Por eso no me sorprendió que aceptase la colaboración de todos los que se ofrecieron a ir con él, e incluso la mía.


A los dos días, tomadas las medidas necesarias, salimos todos juntos. En la tarde del segundo acampamos a dos horas de distancia, más o menos, del poblado de Mohoko.


A la mañana siguiente avanzamos con toda clase de precauciones. El sargento y los soldados iban delante, por si nos habían tendido alguna emboscada. Los policías formaban la extrema retaguardia de la columna, para impedir que, si nos atacaban con flechas y lanzas envenenadas, los peones de transporte tirasen sus cargas y saliesen huyendo.


A medida que avanzábamos se iba haciendo más siniestro el silencio que nos rodeaba. No se veía aún el poblado, aunque lo teníamos tan cerca que hubiéramos debido oír voces y gritos.


Nos hallábamos en la última curva de un sendero bastante empinado, cuando llegó hasta nosotros un grito. Era el sargento quien lo había dado, y venía a todo correr hacia nosotros.


Echamos a correr también a su encuentro..., y vimos a los cinco soldados que andaban de un lado para otro por el espacio abierto que antes ocupaba el poblado. Parecían buscar algo; pero ¿cómo es que no veíamos otra cosa que a los cinco soldados?


El poblado había desaparecido.






El Caso Del Pueblo Desaparecido






Parecerá descabellado lo que cuento, pero era la pura verdad. Ya no estaba allí el poblado.


Mis ojos atónitos, que veinte días antes habían visto allí una gran choza destinada a las reuniones y el palabreo, unas ochenta chozas grandes, decenas de graneros y gallineros, no descubrían ahora más que un campo desolado en el que se divisaban algunas ruinas carbonizadas. De la población, anda; los 218 habitantes se habían esfumado. Hombres, mujeres y niños. Se habían largado todos.


"¿Adónde? ¿Por qué razón?", nos preguntábamos unos a otros.


Prescindiendo del por qué, no encontrábamos indicación alguna del dónde.


Después de una búsqueda de dos horas, regresaron Sankuru y sus policías muy abatidos, asegurando que aunque ellos tenían más experiencia que los soldados en estas cosas, tampoco habían podido hallar el rastro. Ni siquiera podían señalar la dirección probable, porque la tribu había borrado y confundido con mucho cuidado sus huellas.


Van Veerte estaba en ascuas. No es posible reproducir en letra impresa los comentarios que hizo, aunque en esencia venían a resumirse en que no era posible que desaparecieran así como así 218 personas.


Pero el hecho es que habían desaparecido, tan completa y definitivamente que parecía que nadie sería ya capaz de aclarar semejante misterio, y que sólo quedaría memoria de él en algún archivo polvoriento y en el epitafio oficial que marcaría el fin de la carrera colonial del señor Van Veerte.


Por suerte para la majestad de la justicia y para la carrera del Administrador, había tenido yo un buen día el capricho de ir a cazar cerca del poblado de Mohoko, brindándome al propio tiempo a hacer un pequeño servicio al Administrador. Esto alteró por completo el curso de las cosas, aunque no quiero atribuirme por ello ningún mérito.


Algunas preguntas que había hecho a los indígenas y algunos datos que había recogido; la tentativa que hizo para hablarme la esposa joven del jefe y su fuga; la escena entre Sankuru y Manuel; la extraña desaparición de Loko—Loko y de los dos policías enviados en su busca... Con estos frágiles hilos iniciaron su fatigosa investigación los dos magistrados que destacó, al conocer lo ocurrido, la Administración de la provincia.


Muy poca cosa, en resumidas cuentas. Pues bien: estos hechos insignificantes fueron la clave que condujo al descubrimiento de uno de los más espeluznantes misterios del Congo, según pudo verse al final.


Tuve la suerte de seguir desde el principio aquella investigación, que resultó hasta el último momento llena de emociones.


Pronto llegamos todos nosotros a convencernos de que la desaparición de Mohoko era obra de una sociedad secreta. Pero nadie sabía de qué secta se trataba, aunque era evidente que dominaba con mano de hierro a las poblaciones de todos aquellos alrededores. Hasta Sankuru y sus policías, Basiri y Manuel, fuentes habituales de información que nunca fallaban, parecían ahora incapaces de dar con una clave, sorprender una palabra indiscreta o proporcionar un dato cualquiera. Nos hallábamos frente a una conspiración de silencio aterrorizado que ni las promesas ni las amenazas lograban romper.


El doctor Gablewitch y el padre José empezaron a visitar, pueblo por pueblo, todos los de la región. Iban en apariencia para llevar a los indígenas sus consuelos médicos y espirituales; pero, en realidad, para llevar a cabo, como pudiesen, un censo de cada tribu y para tomar rápida nota de cualquier señal o coincidencia sospechosa que pudiera llamar su atención.


Nada de particular descubrieron en los seis primeros poblados que visitaron.


Pero en el séptimo, mientras el doctor se hallaba entregado a sus tareas médicas, observó que un indígena intentaba escabullirse de puntillas por detrás de la choza, con la evidente intención de que no le viese. Despachó en el acto un policía en su persecución, porque el indígena echó a correr al verse descubierto. Aquél lo alcanzó y se lo trajo a rastras. El indígena gruñía y jadeaba.


El doctor Gablewitch se fijó en los tatuajes circulares que llevaba en el torso; parecían del mismo estilo que los que yo le había explicado que eran frecuentes en Mohoko.


El buen doctor, que gustaba de las bromas pesadas, compuso un rostro terriblemente amenazador y rugió:


—Tú escapabas, y eso demuestra que eres culpable. En castigo, te voy a poner ahora una inyección que te mate con una agonía lenta y espantosa.


El indígena dejó de forcejear y se quedó suspenso; pero en cuanto vio que el médico cogió en sus manos una jeringa llena de suero, dio un salto atrás, dando alaridos y pugnando a brazo partido por desasirse de los policías. Viendo que no lo conseguía, gritó:


—¡No, Bwana, por favor! ¡Diré lo que sé!


Estas fueron las últimas palabras que pudo pronunciar. El doctor sintió el silbido de algo que pasaba junto a su oreja..., y una flecha se clavó en el corazón del preso. El veneno en que estaba impregnado causó un efecto instantáneo.


Se produjo una enorme confusión.


Salió para aquel lugar un magistrado, pero tardó un día entero en llegar. Los dos blancos, sus criados y los policías no habían conseguido dar en aquellas veinticuatro horas con una clave. Peor aún: al pedir el magistrado al médico sus notas, éste no las encontró. Habían desaparecido las listas de nombres, familias, inyecciones, tatuajes y todas las demás observaciones que había hecho.


El magistrado dio orden a los soldados de que reuniesen a toda la población. Pero Garao era un pueblo que nos reservaba sorpresas. El número de los individuos que aparecían con vacunas recientes era bastante superior a la cifra que el doctor recordaba haber vacunado.


—¡Tráiganme al jefe! —ordenó muy escamado el juez.


Todos salieron llamando al jefe, pero éste no apareció ni supo nadie decir dónde andaba.


El magistrado gritó a Sankuru:


—¡Tráeme volando al jefe! Como no esté aquí dentro de diez minutos...


Pero transcurrieron diez minutos, y veinte, sin que apareciese. Y fue por último el magistrado mismo quien tuvo que ir a verlo... en un pequeño calvero donde lo encontraron Sankuru y sus policías, en medio de un charco de sangre, con la garganta destrozada por horribles zarpazos de un felino.


—Un akkha —murmuró Sankuru.


Y al mismo tiempo señaló unas huellas del feroz leopardo de las montañas de aquella región, que estaban claramente marcadas aquí y allá en el fango, alrededor del cadáver todavía caliente.


—Un akkha lo ha matado —repitió con semblante lívido, y al decirlo se restregó las manos una y otra vez en la blusa azul de su uniforme.


Basiri exclamó entonces:


—¡Ese majadero ha tocado el cadáver!


El magistrado miró a Sankuru y vio las manchas de sangre. Esto le produjo una repentina turbación, y volvió la vista hacia otro lado. Pudo así descubrir la causa del súbito silencio que se había producido a su alrededor. La bulliciosa multitud de indígenas que había ido en pos de él hasta el lugar en que fue hallado el cadáver se había esfumado.


Había bastado que se pronunciase una sola palabra: “¡Akkha!” para que se desbandasen todos sin abrir la boca.


A nadie engañó aquella muerte del jefe de Garao. Los animales carnívoros no atacaban jamás al hombre en pleno día y en los alrededores del poblado. Aquello era cosa de los Hombres Akkha, los feroces asesinos que acostumbraban a emboscarse en espera de sus víctimas para clavarles en el cuello unas garras de hierro que se atan a las manos; los akkhas, que se cubren la cabeza con una piel del auténtico leopardo para disfrazar así su personalidad; los akkhas, que una vez cometido el crimen dejan impresas en el lugar unas huellas falsas de felino hechas con un bastón tallado, borrando antes con sumo cuidado las suyas propias.


Era un asesinato más.


Desde aquel momento, los crímenes se sucedieron rápidamente unos a otros. Conforme avanzaba la investigación, se iban amontonando los cadáveres. ¡Hasta el número de cuarenta y siete! Y sin encontrar jamás un rastro, fuera de algunas huellas de akkha, y esto sólo en algunos casos. Indicaciones que pudiesen guiar las pesquisas, ninguna. A menos que...


Sí, algo había. Cuarenta y cinco de los cuarenta y siete asesinados tenían la marca de haber sido vacunados, y dieciocho de los hombres estaban tatuados con círculos. Dos había que no presentaban señal de haber sido vacunados, pero al examinar sus cadáveres observó el doctor un detalle curioso.


Ambos tenían el relieve de una cicatriz igual en el estómago, un poco más arriba del ombligo.


Manuel, el ayudante del médico, brindó una explicación posible de aquel hecho. La vacuna asustaba en un principio a los indígenas, pero luego se dieron a pensar que tal vez fuese una gran operación de magia de los blancos. Entonces, algunos de los que no habían sido vacunados querrían gozar de una protección parecida a la que la vacuna proporcionaba, y se dirigían al hechicero, y éste les haría una incisión abdominal, embutiendo en ella algunos de sus sucios medicamentos.


Pero, ¿y los tatuajes de los dieciocho restantes? ¿Qué sentido tenían? ¿Y qué se podía deducir del hecho de que ninguna de las víctimas hubiese escapado de la vacunación de Manuel o a la del hechicero? ¿Se trataba de una simple coincidencia? ¿No nos encontraríamos, según insistían tercamente los magistrados, con alguna pieza del rompecabezas de Mohoko a la que no veíamos aún el sentido?


Entretanto, el magistrado, Van Veerte, el padre y el médico habían sometido a interrogatorios, unas veces con halagos y otras de una manera rigurosa, a un buen millar de indígenas; pero con todo ello estaban en el mismo punto de partida.


También habían encarcelado los magistrados a unos cuantos centenares de indígenas, con la esperanza de que alguno de ellos cediese y hablase. Tampoco este recurso sirvió de nada. Poco a poco tuvieron que ponerlos en libertad a todos. A todos, menos a cierta persona que trajeron en automóvil desde un poblado lejano de otra región, y que quedó encarcelada en la capital de la provincia. Nadie sabía quién era.


Los magistrados me habían pedido, mientras se llevaba adelante la investigación, que les hiciese ampliaciones de todas las fotografías que yo había hecho en Mohoko. Llevé a cabo este encargo, que me costó mucho trabajo. Eran fotografías del jefe de Mohoko y de sus mujeres; de hombres con los torsos tatuados; de un joven cazador al que me encontré cierto día llevando atado a la muñeca un burdo emblema fálico o erótico; del pueblo mismo, etc.


Fue tal la satisfacción de los magistrados al recibir aquellas fotografías que tuve la seguridad de que habían identificado al preso misterioso como a uno de los individuos que desaparecieron con todo el poblado de Mohoko. Y tantas vueltas le di a este asunto que adquirí la casi seguridad de que también yo lo había identificado.


Una tarde, estando la mayor parte de los encargados de la investigación en Watza para tomarse un día de descanso, que se habían ganado muy bien, cogí una de mis ampliaciones y llamé a Bombo, mi chófer en muchas expediciones. Se la enseñé y le dije:


—Fíjate bien en lo que voy a decirte, porque hay en ello una buena matabisha para ti. Tú sabes quién es la persona de este retrato, ¿verdad que sí?


—No, Bwana —me contestó visiblemente intrigado; pero luego se iluminó su rostro con una expresión curiosa y se corrigió—: Es posible que la conozca.


—Muy bien. ¿Y sabes dónde se encuentra ahora?


Bajó la cabeza, pero no dijo nada. Se diese o no cuenta, su actitud equivalía a decirme: “Lo sé perfectamente, pero es mejor que no me meta en este asunto.”


—Fíjate bien lo que te digo —agregué—. Esta fotografía te la has encontrado tú haciendo la limpieza del campamento y la has cogido sin decirme nada a mí. ¿Me entiendes bien? Cuando estés reunido con alguno de tus amigos, sácala y házsela ver. Diles que te ha parecido que es de la misma persona que se llevó el magistrado en su automóvil. Lo único que yo quiero que tú me digas es si alguno de los circunstantes se interesa especialmente por ella. Si alguien te la pide, dásela. Y dime quién es. Con esto habrás ganado la matabisha..., que será igual al salario de un mes, ¿estamos?


Bombo cogió la foto y se dio por enterado de mi promesa sin muestras de mucho entusiasmo.


—Lo que ordenes, Bwana —dijo sin levantar la vista, y desapareció.


Un rato después oí gran vocerío, estallidos de risa y pasos de gente que se acercaba a mi tienda. Apareció Sankuru, que traía a rastras a Bombo, el cual pugnaba por desasirse. Venían detrás dos policías y todos mis criados.


Sankuru soltó al detenido, saludó con la mayor gallardía cuadrándose, y dio rienda suelta a su indignación:


—Bwana —me dijo—: este criado al que quieres como a un hijo y en el que has depositado tu confianza, es un ladrón y debes castigarlo con severidad.


Cogí la fotografía que él me presentaba indignado y le contesté que no tenía ningún valor, que yo mismo la había tirado. Sin embargo, lo felicité por su celo, le di unos golpecitos en el hombro y le obsequié con un paquete de cigarrillos. Y le pregunté de sopetón quién era la persona de la fotografía aquella.


Sankuru se quedó desconcertado un momento, pero se recobró en seguida. Pero yo había visto lo suficiente para saber que me contestaría con una mentira.


Con mucha precipitación, y como queriendo soslayar un asunto demasiado peligroso, contestó:


—No lo sé, Bwana —y para hacer más convincente su mentira, agregó—: Soy viejo y tengo la vista cansada. No sé siquiera quién puede ser esa mujer.


—Si tan mal estás de la vista —le dije—, ¿cómo has podido ver que se trata de una mujer?


—¡ Muy bien dicho, Bwana! —exclamó riéndose, como si mi salida le pareciese graciosísima.


Los demás se echaron también a reír. Viendo que no sacaría ni una palabra más de Sankuru, los despedí a todos.


Ardía en deseos de saber si Bombo había enseñado la fotografía a alguien más, pero antes quería estar seguro de que Sankuru se había alejado. Me tumbé en mi cama de campaña.


Pero era tal mi impaciencia que no pude resistir más, y a los cinco minutos me puse en pie. ¡Bendito sea Dios que tan a tiempo me envió aquel impulso!


El crujir de la cama se confundió casi con el ruido que hizo una tela al rasgarse. En la almohada en la que un segundo antes descansaba mi cabeza temblaba todavía una flecha, y la mancha que apareció en la funda me decía sin lugar a dudas que la flecha estaba embadurnada de veneno.


Todo esto ocurrió en menos tiempo que el que cuesta contarlo. Y, también en un instante, apagué yo la luz, eché mano al rifle y a una linterna eléctrica y espié por la parte posterior de mi tienda la negra muralla de vegetación que rodeaba al claro del bosque en que estaba instalado el campamento, y que por aquel lado no distaba más de seis metros.


Escuché con gran atención. No oí el menor ruido. Mi linterna tenía dispositivo para adaptarla al cañón del fusil en las cacerías nocturnas. Las coloqué, las encendí y registré los alrededores con el foco de luz, adelantando el rifle. Hice bien en mantenerme detrás de la tienda, porque pasó otra flecha silbando por encima de la luz de la linterna y fue a clavarse en el suelo a dos pies de distancia de mí. Apagué inmediatamente la luz y apunté hacia el sitio de donde había venido el chasquido del arco. Disparé, no porque creyese que iba a dar al hombre, sino para asustarlo y ponerlo en fuga.


Volví a encender la linterna, pero esta vez la llevaba en la mano, porque oí el ruido que alguien hacía abriéndose paso por entre arbustos y ramas. Pero la oscuridad no me dejó ver nada.


Mis criados acudieron corriendo. Les di orden de que se quedasen vigilando y que no permitiesen que nadie se acercase. Entonces pregunté a Bombo cuántas personas habían visto la fotografía antes de mostrársela a Sankuru, pero le advertí que no pronunciase nombres, porque no quería poner en peligro su vida. Esto pareció quitarle un peso de encima y me contestó:


—Una solamente, y me pareció que iba hacia aquella choza que hay por ese lado —y señaló en la misma dirección de donde habían venido las flechas.


No quería saber más por el momento. Me dirigí rápidamente hacia la casa de Van Veerte y le insté a que cogiese su revólver y me acompañase.


Estaba seguro de lo que íbamos a ver..., si llegábamos a tiempo, mientras nos encaminábamos a toda prisa hacia una choza situada a espaldas de la estrecha faja de selva que había detrás de mi campamento. Pero en el momento de ocultarnos detrás de un enorme tronco de árbol, ya no estaba tan seguro, y pensaba: “Con tal de que no esté equivocado ...!”


Desde el interior de la choza solitaria se filtraban tenues rayos de luz.


—No se mueva —susurré al oído de Van Veerte—. Pero fíjese bien en los que salen. Cuando los haya visto, lo sabrá ya todo.


Al cabo de un rato se apagó la luz; pero entonces se había levantado la luna, iluminando el panorama con su pálida claridad.


Oímos abrirse la puerta. Fueron saliendo del interior hombres, de a uno, con grandes intervalos, y se alejaron en silencio, pero nosotros pudimos reconocerlos a todos, sin género alguno de duda.


Al pasar por delante de nosotros el último, me pareció que Van Veerte sufrió un escalofrío. Quizá el que se escalofrió no fue él, sino yo. Aquel hombre llevaba en la mano un arco que, puesto vertical, le igualaba a él en altura. Era un arco que parecía el más apropiado para disparar flechas como la que se había clavado profundamente en la almohada de mi cama de campaña.






Los Hombres Que Bailan Con Los Muertos






Aquel día era domingo.


Aunque debíamos salir todos al siguiente por la mañana para llevar adelante nuestras investigaciones, celebramos aquella noche un largo consejo de guerra, durante el cual adoptamos varias resoluciones.


La primera de todas fue la de que nos esforzaríamos en mantener una actitud que no hiciese sospechar que sabíamos algo.


Segundo, que tendríamos todos muy buen cuidado de no permanecer nunca aislados.


Tercero, que siempre que tuviésemos que referirnos a los cuatro criminales que ya creíamos conocer, nos referiríamos a ellos con las letras A, B, C y D, aun cuando hablásemos en francés, inglés o flamenco.


Cuarto, que el más joven de los magistrados se retrasaría, fingiendo una pequeña indisposición, y no se pondría en camino hasta que nosotros llevásemos ya bastante adelantado nuestro viaje. Fingiría entonces una agravación de su enfermedad y daría orden a su chófer de que lo condujese al hospital provincial, y allí ocuparía una cama de manera que se enterase la gente. Más tarde, adoptando las mayores precauciones para no ser visto por ningún indígena, sometería a un duro interrogatorio a la mujer que estaba encerrada en la cárcel de la provincia, poniéndole delante las “confesiones” que le habían hecho A y sus otros compañeros. He dicho “la mujer” porque mi hipótesis había resultado exacta, y ya los magistrados no podían ocultar la personalidad de la presa.


Todo salió a pedir de boca, por aquella vez al menos. Ahora que creíamos conocer una buena parte del juego, procurábamos alejar sospechas, haciéndonos los tontos cuanto nos era posible.


Regresamos a Watza el sábado por la tarde, después de una semana de safari. El magistrado “enfermo” estaba ya sano, nos esperaba y tenía urgente necesidad de tomar el aire del campo. Como faltaban aún tres horas para que oscureciese y para la hora de la cena, subimos todos a mi automóvil.


Hicimos alto en la cumbre de una colina pelada. Nadie podría acercársenos en muchos centenares de yardas a la redonda sin que lo viésemos. Era el lugar más adecuado para charlar con toda libertad.


El magistrado joven nos confirmó lo que ya nos suponíamos al verlo restablecido. Después de acosar a la mujer por espacio de varios días, había por fin sucumbido y hecho una confesión completa.


Aquella conversación resultó la más espeluznante, pero también la de mayor emoción e interés que he escuchado en mi vida. Parecía como si entre los seis estuviésemos componiendo una novela de misterio, fuera de que la aportación de cada uno de nosotros no era un simple fruto de nuestra imaginación, sino un trozo más del rompecabezas infernal que íbamos poniendo en el lugar que le correspondía.


Cuando finalizamos nuestra conversación el libro estaba completo y el misterio aclarado. Faltaba sólo aportar las pruebas concluyentes y el desenlace final. Teníamos la seguridad de que también eso lo tendríamos, si nos acompañaba la suerte, el miércoles por la mañana a más tardar, porque ese día nos encontraríamos todos de vuelta en el sitio donde había estado emplazado un día el pueblo de Mohoko.


Era evidente que nuestros criminales tenían su cuartel general en este pueblo. Una de las claves de que disponíamos para obtener esta conclusión era la insistencia con que Manuel había afirmado que jamás había estado allí antes del viaje que hizo en mi compañía. Sin duda le asustaba pensar que yo pudiera descubrir casualmente alguna cosa. Otro indicio era el haber venido conmigo, ya que no se lo había ordenado el médico, sino que fue él mismo quien se lo sugirió al doctor.


Lo confirmaba también el caso de Loko—Loko. Es probable que no se mostrase completamente sumiso. Cuando fue citado para que compareciese ante el tribunal con objeto de responder de una acusación leve, tuvieron buen cuidado los asesinos de que no se pusiese fuera del control de su mano de hierro, temerosos de que hablase. Los dos policías que fueron en su busca, y que al ver que aquél había desaparecido armaron barullo y amenazaron, tuvieron el mismo fin que Loko—Loko. Con estas tres muertes el total de los asesinatos ascendía a cincuenta.


Todo esto había sido confirmado por la mujer que estaba presa en la cárcel provincial. Era ésta, en efecto, la más joven de las esposas del jefe de Mohoko, la misma que quiso hablar conmigo, pero no para advertirme de lo que ocurría, sino simplemente para pedirme la fotografía que me había visto hacerle.


Pudimos advertir que los miembros de la secta que caían en desgracia no salían mejor librados que los extraños. Bastaba infringir una regla para que el infractor pagase su falta con la muerte, aunque perteneciese a la casta privilegiada cuyo emblema era, en opinión nuestra, el tatuaje de círculos.


Esto se demostraba con lo ocurrido al indígena en Garao, que, cuando el doctor le amenazó en broma con una inyección mortal, dijo que diría lo que sabía, y en el acto, C o B, que estaban al acecho, le infligieron el castigo.


Se demostraba también con el caso del jefe de Garao. Se sabía que era hombre de carácter débil. Cuando el magistrado manifestó su resolución de someterlo a un duro interrogatorio, temieron también C o D que se fuese de la lengua. Entonces un akkha, oportuno y eficaz, entró en acción unos minutos antes de que Sankuru y sus policías llegasen al lugar del crimen.


Y el ejemplo más concluyente era el del jefe de Mohoko, al que designábamos con la letra B. Indudablemente que era el segundo de a bordo, pero con todo eso, murió a los pocos días de marcharme yo del pueblo, y la enfermedad que le aquejaba era ya obra del veneno.


—¡Murió asesinado! —eso fue lo que la joven esposa manifestó al magistrado, y, según afirmó, lo había matado A, letra con la que seguíamos designando al jefe supremo de la secta.


Lo peor de todo era el sistema que la sociedad secreta tenía de matar.


—Es lo más espeluznante que oí en mi vida —explicó el magistrado más antiguo—. Pero me parece que es verdad. El nombre de la secta ya lo indica:¡Los que bailan con los muertos! Así se llaman ellos mismos.


—Ya me lo estaba imaginando —exclamó el médico sin poderse contener—. ¡Los muy cochinos y bandidos...!


Y entonces nos explicó ciertas anormalidades que observó en los cadáveres que aparecían con incisiones abdominales.










. . . . . . . . . .










Al llegar a este punto me adelantaré al curso de los acontecimientos, para completar este primer informe del doctor Gablewitch con los muchos eslabones de la cadena que aún faltan y que nos fueron proporcionados por los mismos criminales, especialmente por A, que resultó ser, según habíamos supuesto nosotros aún antes de que él y veintinueve de sus cómplices fuesen declarados culpables y condenados a trabajos forzados a perpetuidad, el jefe supremo de la secta, culpable, según propia confesión, de varios centenares de asesinatos.


La secta seguía en todos los casos el mismo demoníaco procedimiento. Cuatro o cinco de sus miembros, enmascarados con pieles de leopardo, se introducían a medianoche en la choza del que iba a ser su víctima.


Sin necesidad de recurrir a procedimientos de violencia física, caía aquélla “muerta”, es decir, sin voluntad, ya se tratase de un niño, de una mujer o del hombre más vigoroso. Los indígenas usaban este calificativo de “muerta” porque no eran capaces de comprender el gran poder hipnótico que desarrollaban los asesinos de la secta.


Bajo la influencia de esta fuerza hipnótica y obedeciendo al mando de sus verdugos, el “muerto” se levantaba, salía de la choza y caminaba con el cuerpo rígido hacia donde ellos lo llevaban.


Y siempre la demoníaca procesión se dirigía al mismo lugar, a un claro de bosque que había detrás de la aldea de Mohoko, un tétrico calvero del que nadie se atrevía a hablar en voz alta, pero al que todos los habitantes de la región conocían por el nombre de “Plaza del Baile con los Muertos”.


Allí estaban reunidos los iniciados, y, al llegar la nueva víctima, empezaba una danza bruja en la que el “muerto” participaba, sin ofrecer resistencia a cuanto se le ordenaba. Primero bailaban en grupo. Después, conforme los iba llamando el jefe supremo, bailaban todos los miembros en pareja macabra con el “muerto”.


A continuación eran conducidas a la plaza aquellas otras víctimas que ya llevaban “muertas” algún tiempo; eran casi siempre mozas y mujeres jóvenes. Acto seguido, y a la luz temblorosa de las antorchas, tenían lugar orgías indescriptibles, hacia el final de las cuales entraban en juego los falos rígidos (como el que yo había visto en la muñeca de un joven).


Con las primeras luces del día, cuando el frenesí general había llegado a su punto máximo, se obligaba al nuevo “muerto” a tumbarse boca arriba en el centro de la enloquecida muchedumbre, y entonces un hechicero le hacía una profunda incisión en la piel, por encima del ombligo, y la rellenaba de dawa, es decir, de una medicina secreta.


Según manifestaron los acusados, los hechiceros de la secta habían llegado a la conclusión de que la dawa no surtía los mismos efectos afrodisíacos en los individuos que habían sido vacunados que en los que no habían recibido la nueva endemoniada invención del hombre blanco. Por eso tenían los mismos adeptos a la secta tanto interés en vacunarse, como medio defensivo contra la posibilidad de ser elegidos para “muertos”; y también, por la razón contraria, procuraban poner fuera del alcance de la jeringuilla del hombre blanco a los que ya tenían elegidos para víctimas suyas.


Acabada la demoníaca ceremonia en la “Plaza del Baile con los Muertos”, la última víctima, todavía bajo el influjo del sueño hipnótico, y las demás “muertas” de reuniones anteriores, eran distribuidas en varias chozas del poblado de Mohoko, en el que los desgraciados vegetaban hasta que llegaba la noche de la ceremonia definitiva en la que había de cumplirse su destino.


Durante todo este tiempo los “muertos”, entre los que se contaban muchas más mujeres que hombres, vivían lo que los de la secta llamaban “una segunda vida”. No tenían que trabajar y se les alimentaba copiosamente, lo mismo que si fuesen animales cebados por encargo de un carnicero exigente. Su idiotez iba en aumento y llegaban a perder el uso de sus facultades humanas, no viviendo ya sino con el ansia de satisfacer los accesos de lujuria que desarrollaba en ellos la sustancia afrodisíaca contenida en la dawa.


En otros términos, se preparaba desde todo punto de vista a la víctima para las orgías asquerosas que se celebraban con frecuencia en la siniestra plaza y que terminaban con el “Banquete del Akkha”. La víctima cuyo sacrificio debía celebrarse quedaba en la plaza y era sometida a un último tormento. Uno de los miembros de la secta, enmascarado y revestido con pieles de akkha, salía al centro y obligaba a la víctima a bailar con él una parodia de la danza de los cazadores, y cuando estaban en ella saltaba a su cuello, lo mataba y lo hacía pedazos.


Los restantes iniciados se unían entonces al presunto akkha y compartían ávidamente aquel banquete, que dejaba empequeñecidas las más aterradoras fiestas canibalescas. Y todo ello bajo la mirada inexpresiva de los demás “muertos—vivos” que un día iban a sufrir la misma suerte.






· · · · · · · · · ·










Cuando se conocieron todos aquellos horrores no fue cosa difícil encontrar la solución al problema de la desaparición de los doscientos dieciocho habitantes de Mohoko. Una mitad aproximadamente eran de otras localidades. No se trataba de idiotas bien cuidados, como yo había supuesto, ni de individuos atacados de la enfermedad del sueño, como pretendía Manuel. Eran pobres desgraciados, raptados por la secta en toda la región, y que vivían en Mohoko bajo los efectos de la diabólica droga para satisfacer los depravados apetitos de sus adeptos.


Los demás habitantes del poblado eran miembros o familiares de los miembros de la secta, y tanto mi visita como mis preguntas no pudieron menos que despertar sus recelos.


Antes de que empezásemos a investigar hicieron desaparecer a todos aquellos cadáveres ambulantes, matándolos y enterrándolos o, lo que es mucho más probable, devorándolos, en una fanática sucesión de bestiales banquetes.


Hecho esto, los demás huyeron en todas direcciones, divididos en pequeños grupos, después de prender fuego a todo lo que no pudieron llevarse.










. . . . . . . . . .










Al día siguiente de nuestra conferencia, es decir, el lunes, volvimos a recorrer la distancia que nos separaba de Mohoko.


El martes por la noche acampamos a dos horas de marcha del descampado en que antes se levantaba el poblado. El miércoles por la mañana nos pusimos en marcha muy temprano.


Cuando llegamos al descampado de Mohoko, oímos de pronto un agudo silbido. Nos rodearon por todas partes hombres con uniformes de color kaki. Un oficial belga se adelantó y nos saludó. Llegaron hasta mis oídos algunas frases sueltas de su conversación con los magistrados: “Ayer cavamos durante todo el día... en el otro descampado..., cráneos..., huesos humanos... por todas partes..., docenas, centenares...”


Terminada la conversación se volvió el oficial hacia su tropa de soldados negros y, después de darles la voz de firmes, les gritó enérgicamente:


—Os recuerdo otra vez las órdenes rigurosas que os tengo dadas. Si alguien, sea blanco o negro, intenta cruzar vuestra línea para escapar, lo tumbaréis de un tiro. Repito, sea quien sea.


Examiné los rostros de la gente que había ido con nosotros y vi que estas palabras habían producido una impresión tremenda.


Van Veerte no perdió tiempo con muchas palabras. Dirigiéndose a la caravana, les habló de este modo:


—Quiero hacer excavaciones en este terreno. El que quiera ganarse un sobrejornal de dos francos, que coja una azada de ese montón.


Todos los peones de carga se adelantaron en tropel para echar mano a las herramientas. Van Veerte agregó:


—Quiero que trabajen también los policías, y todos vosotros.


Al oír esto, Sankuru y sus hombres se adelantaron a coger cada cual una azada. Con gran sorpresa mía, también Manuel, Basiri y sus compinches imitaron su ejemplo.


Cuando se hizo un poco el silencio, habló otra vez Van Veerte, y ahora de un modo tajante:


—Quitaos las blusas y las camisas. Todos, sin excepción.


Fue una cosa curiosa el ver que individuos como Sankuru, Manuel y Basiri, a los que se había tratado hasta entonces con toda clase de miramientos, se sometían humildemente a tal indignidad. Pero algo había en la voz de Van Veerte que no admitía réplica. Los tres enemigos irreconciliables se desvistieron rápidamente y se pusieron a trabajar en línea con los demás.


Van Veerte entabló conversación con nosotros y con el oficial, desentendiéndose por completo de los indígenas, que se habían puesto a trabajar con endemoniada energía, pero sin orden alguno, y divididos en varios grupos. Al cabo de un rato, y como si hasta entonces no hubiese advertido lo que estaban haciendo, se volvió hacia ellos y les gritó con voz de trueno:


—Hatajo de estúpidos, donde yo os he mandado cavar es en la Plaza. No aquí. En el otro descampado...,¡en la Plaza del Baile con los Muertos!


Todos tiraron las azadas al suelo. Se oyó un disparo, seguido de gritos airados. Se armó una espantosa baraúnda de tiros, gemidos, voces de mando, golpes de las culatas de los rifles contra los cuerpos desnudos, ¡un completo pandemónium!


Pero las cosas habían sido calculadas cuidadosamente. La compañía de infantería indígena había llegado días antes secretamente desde la capital de la provincia y lo tenía todo ensayado a la perfección. Pronto pasó aquella tormenta y se restableció el orden. En el extremo más lejano del descampado habían detenido los soldados al grupo de peones y policías que, al oír aquel temido nombre se desbandaron, poseídos de indescriptible pánico. Aquella fuga no tenía mayor alcance.


Pero otro grupo de soldados traía a rastras a dos individuos, con tatuajes en sus torsos, que forcejeaban y daban alaridos como animales salvajes. Finalmente, un tercer grupo transportaba el cuerpo encogido y sin vida de un anciano y lo dejó en la pequeña elevación que hacía el terreno donde nos encontrábamos. El más joven de los magistrados dirigió una mirada fría a aquel rostro lastimoso, acribillado a balazos, y exclamó:


—Aquí tenemos a nuestro D.


—¡Sankuru! —musitó Bombo, sin dar crédito a sus ojos.


Otro de los magistrados hizo este comentario:


—¡Qué bien tramado estaba! Cada uno de ellos ocupaba un cargo de confianza y de influencia decisiva, aparentando enemistad mortal con los otros dos.


Van Veerte dijo por centésima vez:


—La noche que los vi salir de la choza me pareció estar viendo visiones.


Era ya superfluo que siguiésemos designando a Manuel y a Basiri por las letras A y C. Los dos estaban heridos, acometidos de un arrebato histérico y echando espumarajos por la boca.


Cuando vieron el cuerpo inanimado de su compinche, se callaron de repente.


Y también de repente y simultáneamente recobraron la voz, para concentrar sus acusaciones contra Sankuru, esforzándose desesperadamente por acumular todas las responsabilidades sobre el muerto.


El doctor no hacía más que gruñir:


—¡Grandísimos cochinos, ratas inmundas...!


Van Veerte y los magistrados observaban cómo Manuel y Basiri eran amordazados, esposados y ligados con cuerdas. El magistrado decano dijo a los soldados:


—Vosotros me respondéis de que lleguen a la cárcel vivos y sanos. ¡Andando con ellos!


No hay comentarios:

-

INTERESANTES

¿QUIERES SALIR AQUI? ; ENLAZAME

-

Twitter

.

Etiquetas

h. p. lovecraft (122) relato (114) cuento (76) Stephen King (63) gotico (60) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN (57) Robert Bloch (50) terror (48) lovecraft (46) guy de maupassant (44) Lord Dunsany (43) anne rice (39) horror (37) maupassant (37) scifi (35) Edgar Allan Poe (31) cuentos (28) ambrose bierce (27) Jorge Luis Borges (26) oscar wilde (26) los mitos de cthulhu (24) algernon blackwood (23) poema (23) ray bradbury (23) blood gothic (22) august derleth (21) dark (21) enlaces (21) 1ªparte (20) bloodgothic.blogspot.com (20) demonios (19) imagenes (19) poemas (19) 2ªparte (18) mario benedetti (18) vampiros (18) capitulo del necronomicon (17) h.p. lovecraft (17) poesia (17) relatos (16) Clark Ashton Smith (15) Horacio Quiroga (15) amanecer vudú (15) musica (15) alejandro dumas (14) becquer (13) blood (13) gothic (13) underground (13) Philip K. Dick (12) amor (12) charles dickens (12) fantasia (12) fredric brown (12) pulp (12) poe (11) EL BAR DEL INFIERNO (10) Howard Phillips Lovecraft (10) el vampiro (10) las mil y una noche (10) necronomicon (10) vampiro (10) Charles Bukowski (9) el hombre ilustrado (9) friedrich nietzsche (9) gibran khalil gibran (9) lilith (9) onirico (9) paul auster (9) subrealismo (9) terror onirico (9) victoriano (9) 2 (8) Andrés Díaz Sánchez (8) Fantasmagoría (8) Isaac Asimov (8) Lewis Carroll (8) Yukio Mishima (8) arte (8) cuento de amor (8) cuento gotico (8) diccionario (8) el extraño (8) fantasmas (8) franz kafka (8) king (8) psicodelicos (8) realidad (8) vamp (8) varios (8) videos (8) Bram Stoker (7) El Castillo de Otranto (7) Selección (7) autor novel (7) cthulhu (7) cuento corto (7) cuento onirico (7) demonologia (7) entrevista con el vampiro (7) guy (7) julio cortazar (7) mitos (7) novel (7) novela (7) oscuro (7) psi-ci (7) recopilacion (7) seleccion (7) sentimientos (7) shelley (7) tatuajes parlantes (7) un mundo feliz (7) 2ª parte (6) ALFRED BESTER (6) ANTON CHEJOV (6) Bestiario (6) Douglas Adams (6) LA VOZ DEL DIABLO (6) LAS BRUJAS DE MAYFAIR (6) RESIDENT EVIL (6) Rubén Darío (6) Selecciones (6) bukowsky (6) clive barker (6) crepusculo (6) cuento victoriano de amor (6) darknes (6) el paraiso perdido (6) el pasillo de la muerte (6) ficcion (6) john milton (6) la metamorfosis (6) mary (6) meyer stephenie (6) pandora (6) rammstein (6) ramsey campbell (6) realidad sucia (6) stephen (6) vampirismo (6) 3ªparte (5) ALEXANDRE DUMAS (5) ANGELES (5) ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA (5) Charles Nodier (5) En busca de la ciudad del sol poniente (5) Flores de las Tinieblas (5) Lord des Morte (5) Marqués de Sade (5) aire frio (5) al azif (5) angel oscuro (5) aventuras (5) charles bukowsky (5) dioses (5) el cazador de sueños (5) el ceremonial (5) el demonio de la peste (5) el horla (5) gotica (5) henry kuttner (5) la casa del pasado (5) la hermandad negra (5) lavey (5) leyendas (5) libros (5) links (5) relato corto (5) wikipedia (5) Aldous Huxley (4) BRIAN W. ALDISS (4) CUESTION DE ETIQUETA (4) Drácula (4) Dylan Thomas (4) EL BESO SINIESTRO (4) EL RUISEÑOR Y LA ROSA (4) EL templo (4) ENTRADAS (4) Edmond Hamilton (4) Federico García Lorca (4) Historias de fantasmas (4) LIBROS DE LA UNIDAD (4) LOS MISERABLES (4) Las Mil y Una Noches (4) Los Fantasmas (4) Los Versos Satánicos (4) Poemas vampíricos (4) Poul Anderson (4) Richard Matheson (4) Robert E. Howard (4) Rudyard Kipling (4) Una Voz En La Noche (4) William Hope Hodgson (4) allan (4) anime (4) anonimo (4) avatars (4) chuck palahniuk (4) citas (4) colleen gleason (4) comentario (4) cuento gotico-victoriano (4) cyberia (4) de lo mejor de paul auster (4) diablos (4) donde cruzan los brujos (4) edgar (4) el diablo (4) el retrato de dorian gray (4) el sabueso (4) el wendigo (4) espiritus (4) fantastico (4) frankestein (4) frases (4) galeria (4) goticos (4) hechizos (4) historias (4) infierno (4) jorge fondebrider (4) la ciudad sin nombre (4) la hermosa vampirizada (4) letra (4) licantropia (4) los amados muertos (4) mito (4) muerte (4) saga vampiros (4) salman rushdie (4) schahrazada (4) twilight (4) victor hugo (4) voces de oscuridad (4) 1984 (3) 3 (3) 666 (3) A n n e R i c e (3) A r m a n d (3) AL ABISMO DE CHICAGO (3) ALGO LLAMADO ENOCH (3) Al otro lado del umbral (3) Alejandro Dolina (3) Apariciones de un Ángel (3) Arthur Machen (3) BOB SHAW (3) Brian Lumley (3) CRONICAS VAMPIRICAS 2 (3) Corto de Animación (3) Dan Brown (3) Días de ocio en el Yann (3) E. Hoffmann Price (3) E. T. A. Hoffmann (3) EL DESAFÍO DEL MAS ALLÁ (3) EL FANTASMA DE CANTERVILLE (3) EL HORROR OCULTO (3) EL LADRON DE CUERPOS (3) EL TEMPLO DEL DESEO DE SATÁN (3) EL TIEMPO ES EL TRAIDOR (3) El Espectro (3) El Libro Negro (3) El espectro de madam Crowl (3) El morador de las tinieblas (3) El príncipe feliz (3) Emisario Errante (3) En la cripta (3) Frank Kafka (3) Fritz Leiber (3) Ghost in the Shell (3) Giovanni Papini (3) Gitanjali (3) Hombre con manías (3) J. Ramsey Campbell (3) JOSEPH PAYNE BRENNAN (3) John Stagg (3) Jr. (3) LA BIBLIOTECA DE BABEL (3) LA CONFESIÓN (3) LA EXTRAÑA CASA EN LA NIEBLA (3) LA IGLESIA DE HIGH STREET (3) LA MARCA DE LA BESTIA (3) LA RISA DEL VAMPIRO (3) LAS RUINAS CIRCULARES (3) La Jaula (3) La Trilogía de Nueva York (3) Mercenarios del Infierno (3) Miguel Hernández (3) Palomos Del Infierno (3) Pío Baroja (3) Rafael Alberti (3) Thanatopia (3) Théophile Gautier (3) Tomás Moro (3) Un Sueño en un Sueño (3) abraham merrit (3) alas rotas (3) alien (3) alquimia (3) amuletos (3) angeologia (3) antiguas brujerias (3) antologia (3) apocalipsis (3) biografia (3) cain (3) carrie (3) charles baudelaire (3) cronicas vampiricas (3) cuento victoriano (3) cuentos del siglo XIX (3) danza macabra (3) dark . gotico (3) david langford (3) de profundis (3) definicion (3) el abismo en el tiempo (3) el alquimista (3) el demonio en la tierra (3) el exorcista II (3) el libro negro de alsophocus (3) el loco (3) el mono (3) el sacrifico (3) el superviviente (3) el vampiro estelar (3) ensayo (3) escritor novel (3) exorcismo (3) fabula (3) fabulas (3) filosofia (3) frank b. long (3) goth (3) gotic (3) guion (3) helena petrovna blabatsky (3) himno al dolor (3) historias de terror (3) inquisicion (3) introduccion (3) john baines (3) john william polidori (3) justine (3) la casa maldita (3) la casa tellier (3) la ciudad de los muertos (3) la llamada de cthulhu (3) la sombra fuera del espacio (3) la tumba (3) las flores del mal (3) legion (3) leyenda (3) lisa tuttle (3) lo innombrable (3) locura (3) lord byron (3) los brujos hablan (3) los gatos de ulthar (3) luna sangrienta (3) mail (3) martín s. warnes (3) maturin (3) mein teil (3) melmoth el errabundo (3) milowishmasterfox (3) neorealismo (3) nombres (3) nombres demoniacos (3) oscuros (3) pacto de sangre (3) pensamientos (3) poemas en prosa (3) poesias (3) polaris (3) que viene el lobo (3) rabindranat tagore (3) ratas (3) rimas (3) roald dahl (3) robert silverberg (3) rosenrot (3) rostros de calabera (3) satanismo (3) snake (3) sueño (3) suicidas (3) teatro (3) the cure (3) vida (3) vudu (3) yveline samoris (3) Ángeles y demonios (3) 1 (2) 4ªparte (2) A. Bertram Chandler (2) ABANDONADO (2) ALBERT FISH (2) Akira (2) Alfonso Linares (2) Algunos Poemas a Lesbia (2) Antonio Gala (2) Aparicion (2) Astrophobos (2) Ayer... hace tanto tiempo (2) BETHMOORA (2) Blade Runner (2) Brad Steiger (2) C. M. EDDY (2) CELEPHAÏS (2) CHICKAMAUGA (2) CONFESIONES DE UN ARTISTA DE MIERDA (2) CORAZONADA (2) Carrera Inconclusa (2) Charon (2) Christian Jacq (2) Clarimonda (2) Cowboy Bebop (2) Cyberpunk (2) Cómo Ocurrió (2) E D G A R A L L A N P O E (2) E. F. Benson (2) EL ASESINO (2) EL BAUTISMO (2) EL BESO (2) EL CABALLERO (2) EL CENTRO DEL INFIERNO (2) EL DESIERTO (2) EL DIABLO EN EL CAMPANARIO (2) EL EXORCISTA (2) EL FANTASMA Y EL ENSALMADOR (2) EL GOLEM (2) EL GRITO DEL MUERTO (2) EL JARDÍN DEL PROFETA (2) EL OTRO YO (2) EL PISO DE CRISTAL (2) EL PRESUPUESTO (2) EL RETRATO DE ROSE MADDER (2) EL SÉPTIMO CONJURO (2) EL VAGABUNDO (2) EL ÁRBOL (2) Ecos (2) El Conde de Montecristo (2) El Cuerno Del Horror (2) El Dr. Jekyll y Mr. Hyde (2) El Funeral de John Mortonson (2) El Hombre De Arena (2) El Monte de las Ánimas (2) El Puñal (2) El Que Cierra El Camino (2) El Sacrificio (2) El Tulipán Negro (2) El Valle Perdido (2) El Visitante Y Otras Historias (2) El artista del hambre (2) El ciclo del hombre lobo (2) El clérigo malvado (2) El gato del infierno (2) El gato negro (2) El homúnculo (2) El legado (2) El miedo (2) El rapto de la Bella Durmiente (2) El saber mágico en el Antiguo Egipto (2) El árbol de la colina (2) Elogio de la locura (2) En la noche de los tiempos (2) Estirpe de la cripta (2) Fuera de Aquí (2) GUARDIANES DEL TIEMPO (2) GUSTAVO ADOLFO BECQUER (2) Gustav Meyrink (2) H. Barlow (2) H.P.Lovecraft (2) HERMANN HESSE (2) Harlan Ellison (2) Hasta en los Mares (2) Historia (2) Historia Del Necronomicon (2) Historia de fantasmas (2) Hocus Pocus (2) ICARO DE LAS TINIEBLAS (2) INTERNET (2) JUANA INES DE LA CRUZ (2) Jack Vance (2) John Sheridan Le Fanu (2) José Luis Velarde (2) Kurt Vonnegut (2) LA BIBLIA SATANICA (2) LA BÚSQUEDA (2) LA CAIDA DE BABBULKUND (2) LA DECLARACIÓN DE RANDOLPH CARTER (2) LA FARSA (2) LA LOTERÍA DE BABILONIA (2) LA MUERTA ENAMORADA (2) LA MUERTE (2) LA MUSA DE HYPERBOREA (2) LA PERLA (2) LAS LEGIONES DE LA TUMBA (2) LESTAT EL VAMPIRO (2) LOS VERSOS SATANICOS (2) La Bestia en la Cueva (2) La Calle (2) La Casa de la Pesadilla (2) La Habitación Cerrada (2) La Monja Sangrienta (2) La Tortura de la Esperanza (2) La Verdad (2) La chica más guapa de la ciudad (2) La conspiración Umbrella (2) La marquesa de Gange (2) La noche de los feos (2) La pasión turca (2) Letras (2) Los Sueños de la Casa de la Bruja (2) Los crímenes que conmovieron al mundo (2) Los ojos de la momia (2) Los reyes malditos (2) Los tres mosqueteros (2) MAGOS (2) MARIO BENEDETTI - LA MUERTE (2) MINORITY REPORT (2) MOBY DICK (2) MUJERES (2) Mark Twain (2) Morella (2) Narrativa gótica (2) No hay camino al paraíso (2) PABLO NERUDA (2) POPSY (2) PUNTERO IZQUIERDO (2) R. L. Stevenson (2) RADIO FUTURA (2) ROSTRO DE CALAVERA (2) Rabindranath Tagore (2) Retornos de una sombra maldita (2) Robert A. Heinlein (2) SAMAEL AUN WEOR (2) SATANAS (2) SU VIDA YA NO ES COMO ANTES (2) SUPERVIVIENTE (2) Sherry Hansen Steiger (2) The Last Vampire (2) Thomas M. Disch (2) UN DÍA DE CAMPO (2) UTOPIA (2) Un habitante de Carcosa (2) Un juguete para Juliette (2) Una mujer sin importancia (2) Una tienda en Go-by Street (2) V.O. (2) VELANDO EL CADÁVER (2) Vida después de la Muerte (2) Vida y Muerte (2) Villiers de L'Isle-Adam (2) Vinum Sabbati (2) YO CRISTINA F. (2) a la puta que se llevó mis poemas (2) a las aguas (2) a un general (2) agonico (2) al amor de mi vida (2) aladino (2) alaide floppa (2) alas nocturnas (2) albunes (2) alexandre (2) amistad (2) andres diaz sanchez (2) angel de la muerte (2) animas y fantasmas (2) anime-blood (2) antonio machado (2) apocaliptico (2) arena y espuma (2) arthur c. clarke (2) asesinato (2) baudelaire (2) bequer (2) blancanieves (2) brujas (2) busqueda (2) c. m. eddy jr. (2) cabala (2) capitulo suelto (2) caronte (2) castigo (2) catolico (2) cementerios (2) ciberespacio (2) ciberpunk (2) cielo (2) ciudad de cristal (2) ciudad vampiro (2) coleccion (2) colette gothic darknes (2) comics (2) computadora (2) conjuros (2) cortos (2) costazar (2) creepwar.gotico (2) cria cuervos (2) cruelmente romantica (2) cuento amor (2) cuentos coliniales de terror (2) cuentos cortos (2) cuentos de canterbury (2) cuentos de un soñador (2) cumbres borrascosas (2) dagon (2) death (2) demonio (2) depeche mode (2) diagnostico de muerte (2) dios (2) disciplinas de vampiro (2) dolor (2) don juan (2) dracula (2) e l v a m p i r o (2) ecce homo (2) el (2) el abismo (2) el anticristo (2) el arbol de la vida (2) el caballero de la maison rouge (2) el canibal de rotenburgo (2) el caos reptante (2) el club de la lucha (2) el club de los suicidas (2) el coche del diablo (2) el disco (2) el dueño de rampling gate (2) el elixir de larga vida (2) el entierro (2) el espectro del novio (2) el evangelio de los vampiros (2) el fabricante de ataúdes (2) el fantasma de la opera (2) el gran inquisidor (2) el hijo (2) el jinete en el cielo (2) el joven lovecraft (2) el palacio de la luna (2) el pantano de la luna (2) el profeta (2) el signo (2) ellinson (2) elogio de tu cuerpo (2) emily bronte (2) entendimiento (2) entre sueños (2) epistola (2) escritor (2) espacio (2) esperanza (2) esquizofrenia (2) eva (2) fin (2) fiodor dostoiesvski (2) fobia (2) fragmentos del necronomicon (2) frankenstein (2) g. a. becquer (2) gabriel garcia marquez (2) genesis (2) gothic darknes (2) gracia torres (2) guerra (2) guillotina (2) h. (2) hada (2) harry harrison (2) hazel heald (2) hechizo (2) herman hesse (2) historia / ficcion (2) historia real (2) hombre-lobo (2) honore de balzac (2) horror en el museo (2) indice (2) ingles (2) intriga (2) introductoria (2) italo calvino (2) juego (2) juguemos a los venenos (2) kafka (2) kir fenix (2) la carta robada (2) la catedra de lucifer (2) la cosa en el dormitorio (2) la creacion (2) la cruz del diablo (2) la dama de las camelias (2) la habitacion cerrada (2) la hoya de las brujas (2) la imagen de la muerte (2) la maquina de follar (2) la muerte y la condesa (2) la noche boca arriba (2) la novia del hombre caballo (2) la piedra negra (2) la torre oscura (2) lacrimosa (2) leyes (2) lhiliht (2) libro (2) literatura (2) los habitantes del pozo (2) los otros dioses (2) los perros de tindalos (2) los zuecos (2) m. r. james (2) milady (2) miskatonic (2) misterio (2) morfina (2) morgue (2) mp3 (2) music (2) mª. covadonga mendoza (2) narracion ocultista (2) nobel (2) noir (2) nota (2) notas (2) nuestros primos lejanos (2) nuevas cronicas vampiricas (2) occidente (2) ocultismo (2) on-line (2) oriente (2) orson scott card (2) p. (2) paris (2) paulo coelho (2) pecados (2) peter blatty (2) poderes (2) primigenio (2) prometeo (2) prosas luciferinas (2) psico (2) r.l. stevenson (2) reglas (2) relato amor (2) religion-ficcion (2) reliquia de un mundo olvidado (2) revelacion (2) revolucion francesa (2) ritual (2) rituales (2) robert a. lowndes (2) robert louis stevensont (2) roger zelazny (2) roll (2) romancero gitano (2) romanticismo (2) rpg (2) saki (2) sangre (2) serie cronicas vampiricas gardella (2) simbolismo (2) suicidio (2) sumario (2) surrealismo (2) taisha abelar (2) tetrico (2) the best (2) tragedia (2) traidor (2) un dia en el confin del mundo (2) una cruz de siglos (2) varios autores (2) varios cuentos (2) vaticano (2) video (2) violin (2) vistoriano (2) washington irving (2) willian blatty (2) ¿QUO VADIS? (2) ÁNGELES IGNORANTES (2) Ángela (2) "Vivo sin vivir en mí" (1) (1515-1582) (1) (1816) (1) (1934) (1) + y - (1) -- ANONIMO (1) -- EL HORROR DE DUNWICH (1) . EL PROFETA ERMITAÑO (1) . LA SANTA COMPAÑA . (1) . La locura del mar (1) . Luis Cernuda (1) . VENOM (1) .El Club del Ataúd. (1) .ecunemico (1) .rar (1) 100 (1) 13 fantasmas (1) 17THIS SECRET HAS TO BE KEPT by you from anyone else (1) 1809-1849 (1) 1810 (1) 1812 (1) 1862 (1) 1918/19 (1) 1939-1941? (1) 1ª parte (1) 1ªmujer (1) (1) 26 CUENTOS PARA PENSAR (1) 2parte (1) 2ª Serie (1) (1) 2ºlibro (1) 2ºlibro de nuevas cronicas vampiricas (1) 334 (1) 360º (1) 3:47 a.m. (1) 4 (1) 5 (1) 6 (1) 7 pecados capitales (1) 84 de charing cross road (1) (1) 9000 años (1) A LA ESPERA (1) A M B R O S E B I E R C E (1) A imagen y semejanza (1) A restos.. de ti (1) A través de la puerta de la llave de plata (1) A través de las puertas de la llave de plata (1) A. E. VAN VOGT (1) A. MERRIT (1) A. Merritt (1) A.R. Ammons (1) A: lord Alfred Douglas (1) ABAJO (1) ABONO PARA EL JARDÍN (1) ABUELITO (1) ACERO -- Richard Matheson (1) ADEFESIA (1) AGENTE DEL CAOS (1) AL MAGNIFICO LORENZO DE MÉDECIS (1) AL OTRO LADO (1) ALGUIEN ME APRECIA AHÍ ARRIBA (1) ALGÚN QUE OTRO ANIMAL (1) ALMAS EN PENA (1) AMADEO KNODLSEDER (1) AMANECER EN MERCURIO (1) AMANECER VUDU (1) AMBROSE GWINET BIERCE (1) AMERICAN ZOMBIE (1) AMOR Y ODIO (1) ANDREA SOL (1) ANGEL DE LUZ (1) ANIUTA (1) ANTES DEL ESPECTÁCULO (1) APARECIÓ CAÍN (1) APRENDED GEOMETRIA (1) AQUEL VIEJO (1) ARMAGEDON Fredric Brown (1) ARTHUR JERMYN (1) ASESINOS SATÁNICOS (1) AYER (1) Abraham Merritt (1) Abraza la oscuridad (1) Acorralado (1) Ad Lucem (1) Adam Kadmon (1) Adan (1) Adiós al siglo XX (1) Adolf Hitler (1) Afuera (1) Agatha Christie (1) Ahmad Ibn Ata'Illah (1) Alan Barclay (1) Albertina desaparecida (1) Alejandro Pushkin (1) Alejo Carpentier (1) Aleksandr Nikoalevich Afanasiev (1) Aleksandr Pushkin (1) Alfred E. Van Vogt (1) Alfred Elton van Vogt (1) Algernoon Blackwood (1) Alien earth (1) Amityville (1) Ana María Matute (1) Anatoli Dneprov (1) Andrei Chikatilo (1) Andrógino (1) Animismo (1) Anne Brontë (1) Another Google Bot (1) Antiguas brujerías (1) Antipoemas (1) Antología (1) Anubis (1) Anónimo (1) Appleseed (1) Aramis (1) Arcipreste de Hita (1) Armand (1) Asesinado Al Pie De Un Altar Vudú (1) Asimov (1) Atentamente suyo Jack el Destripador (1) Atentamente suyo. Jack el Destripador (1) Athos (1) August W. Derleth (1) Auguste Villiers de l'lsle‑Adam (1) Augusto Monterroso (1) Augustus Hare (1) Autobiografía (1) Auténtico Amor (1) Ayuda Alienígena (1) BAJO LAS PIRÁMIDES H. P. LOVECRAFT (1) BARBA AZUL (1) BERTA (1) BLANCO Y AZUL (1) BOCCACCIO (1) BOITELLE (1) BOLA DE SEBO (1) Bacarat (1) Balada nupcial (1) Barry Longyear (1) Battle Angel Alita (1) Bibliografía (1) Biblioteca (1) Boogiepop Phamtom (1) Breve comentario sobre la esquizofrenia (1) Bruce Sterling (1) Bubblegum Crisis (1) C. L. MOORE (1) C. S. Lewis (1) C.L. Moore (1) CABEZA DE CONO (1) CANCIÓN DE AMOR (1) CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA (1) CARTA A UN FÉNIX (1) CARTA DE UN LOCO (1) CARTAS (1) CASTIGOS (1) CEREMONIAL (1) CHARLES PERRAULT (1) CHERTOGON (1) CIBER-DARK (1) COCAINA (1) COCO.COCO. COCO FRESCO (1) COMO PARA CONFUNDIRSE (1) COMPLICIDAD PREVIA AL HECHO (1) CON DIOS (1) CONFESIONES DE UNA MUJER (1) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 (1) CONVERSIONES (1) COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE (1) CORTÁZAR (1) COTO DE CAZA (1) CRONICAS VAMPÍRICAS 2 (1) CRÍTICA AL CRISTIANISMO Y A LA SOCIEDAD (1) CUADERNO HALLADO EN UNA CASA DESHABITADA (1) CUENTOS DE AMOR. DE LOCURA Y DE MUERTE (1) CUERPO Y ALMA (1) Cabeza de Lobo (1) Camilo José Cela (1) Canaan negro (1) Canción del pirata (1) Cannibal Corpse (1) Canon Pali (1) Carmilla (1) Carolina (1) Cartas Desde La Tierra (1) Casi Extinguidos (1) Catastrofe Aerea (1) Catherine Crowe (1) Catulo (1) Charles Dickens El guardavías (1) Charles Grant (1) Charles Nightingale (1) Chaugnar Faugn (1) Chica gótica (1) Chitterton House (1) Chris Chesley (1) Christopher Marlowe (1) Ciencia Ficción (1) Cine (1) Claudia (1) Colección (1) Conan (1) Conoce la Ciudad Gótica en 3D (1) Conología de la caza de hackers (1) Conquístate a ti mismo y conquistarás al mundo (1) Conversación (1) Corazones Perdidos (1) Corman (1) Cosas Zenna Henderson (1) Crom (1) Crumtuar y la Diosa (1) Cría cuervos (1) Cuando los cementerios son una atracción (1) Cuarta parte (1) Cynthia Asquith (1) CÁTULO (1) Cómo mueren los mitos (1) D'Artagnan (1) DAGÓN (1) DANTE ALIGHIERI (1) DE COMO EL Dr. JOB PAUPERSUM LE TRAJO ROSAS ROJAS A SU HIJA (1) DE COMO LLEGO EL ENEMIGO A THULNRANA (1) DE SADE (1) DECAMERON (1) DEL MÁS ALLÁ (1) DELENDA EST... (1) DESPERTARES (1) DIABLO (1) DICCIONARIO DE ÁNGELES (1) DICCIONARIO DEL DIABLO (1) DIÁLOGO SOBRE LA PENA CAPITAL (1) DOBLE CREER (1) DOS POEMAS (1) DOS SERES IGUALES (1) Dan Brown Ángeles y demonios (1) Dark Gotico (1) Dark Icarus (1) David F. Bischoff (1) De guardia (1) Death Fails (1) Del toro (1) Demonios babilónicos (1) Demoníacos (1) Dennis Etchison (1) Dentro de mí (1) Deportacion (1) Depresión (1) Der Vampir (1) Derek Rutherford (1) Descargo de responsabilidad (1) Desde Lugares Sombríos (1) Desert Punk (1) Diagnóstico de Muerte (1) Diccionario De Relaciones Y Sexo (1) Diccionario de Símbología (1) Donde habite el olvido XII (1) Douglas Rushkoff (1) Dr. Bloodmoney (1) Duelo (1) Dulces para esa dulzura (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L E N T I E R R O P R E M A T U R O (1) E L A N T I C R I S T O (1) E-volution (1) E. M. Johnson (1) E.F.Benson (1) E.T.A. Hoffmann (1) EL ABONADO (1) EL ABUELO ASESINO (1) EL ALEPH (1) EL ALEPH ficcion (1) EL ALMOHADON DE PLUMAS (1) EL ARISTÓCRATA SOLTERÓN (1) EL ARMARIO (1) EL ARO (1) EL ASESINATO DE DIOS (1) EL BARON DE GROGZWIG (1) EL BARRILITO (1) EL BICHO DE BELHOMME (1) EL BIGOTE (1) EL CARDENAL NAPELLUS (1) EL CETRO (1) EL CLUB DE LUCHA (1) EL CONDE DE MONTECRISTO II (1) EL CONDE DE MOTECRISTO (1) EL CONDUCTOR DEL RAPIDO (1) EL COTTAGE DE LANDOR (1) EL CRIMEN DE LORD ARTHUR SAVILLE (1) EL CRIMINAL Y EL DETECTIVE (1) EL CUENTO FINAL DE TODOS LOS CUENTOS (1) EL DEMONIO DE LA PERVERSIDAD (1) EL DIENTE DE BALLENA (1) EL DIOS SIN CARA (1) EL DUEÑO DE RAMPLING GATE (1) EL ERMITAÑO (1) EL FINAL (1) EL FLASH (1) EL FRUTO DE LA TUMBA (1) EL GATO Y EL RATÓN (1) EL GRABADO EN LA CASA H. P. LOVECRAFT (1) EL GRAN GRIMORIO (1) EL HOMBRE DE LA CALAVERA (1) EL HURKLE ES UN ANIMAL FELIZ (1) EL INCORREGIBLE BUITRE DE LOS ALPES (1) EL JOVEN GOODMAN BROWN (1) EL JUEGO DE LOS GRILLOS (1) EL JUEGO DE PELOTA EN RAMTAPUR (1) EL LIBRO DE LO INCREÍBLE (1) EL LIBRO DE LOS SERES IMAGINARIOS (1) EL MATRIMONIO DEL CIELO Y EL INFIERNO (1) EL MESMERISMO (1) EL METRONOMO (1) EL MUNDO AVATAR: ANDY WARHOL (1) EL NECRONOMICON (1) EL NUMERO QUE SE HA ALCANZADO (1) EL OJO SIN PARPADO (1) EL ORACULO DE SADOQUA (1) EL ORINAL FLORIDO (1) EL ORO (1) EL OTRO VAGABUNDO (1) EL PESCADOR DEL CABO DEL HALCON (1) EL PRECURSOR (1) EL REGRESO (1) EL RELÁMPAGO (1) EL REY (1) EL REY DE HIERRO (1) EL ROBLE HA CAÍDO (1) EL RÍO (1) EL SEXO FRIO (1) EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO (1) EL SUEÑO DEL REY KARNA-VOOTRA (1) EL SUSURRADOR EN LA OSCURIDAD (1) EL TRUEQUE (1) EL USURPADOR DE CADAVERES (1) EL VALLE DE LOS DIOSES (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VAMPIRO ARMAND (1) EL VENGADOR DE PERDONDARIS (1) EL VIUDO TURMORE (1) EL ZOPILOTE (1) EL _ ALEPH (1) EL cantar del exangel (1) EL ÚLTIMO EXPERTO (1) ELIGE TU DESTINO (1) ELISA BROWN (1) EN EL BOSQUE DE VILLEFERE (1) EN EL CREPUSCULO (1) EN ESTADO LATENTE (1) EN LA FERIA (1) EN ZOTHIQUE (1) Eco (1) Edad Media (1) Edgar Allan Poe El Cuervo (1) Edward Bulwer-Lytton (1) Edward Lucas White (1) El Almohadón de Plumas (1) El Arte de la Estrategia (1) El Asirio (1) El BAR II (1) El Barril de Amontillado (1) El Boogie Del Cementerio (1) El Borametz (1) El Buque Fantasma (1) El Carbunclo Azul (1) El Caso de los Niños Deshidratados (1) El Centinela (1) El Clan De Los Parricidas (1) El Club del Ataúd (1) El Corsario (1) El Crimen Invisible (1) El Cuarto en la Torre (1) El Dios de los Brujos (1) El Dios-Monstruo De Mamurth (1) El Dragón (1) El Eclipse (1) El Espejo De Nitocris (1) El Gigante Egoista (1) El Gris Gris En El Escalón De Su Puerta Le Volvió Loco (1) El Haschich (1) El Hombre Del Haschisch (1) El Hombre que Soñó (1) El Hueco (1) El Mago de Oz (1) El Mensajero de la Muerte (1) El Misterio del Mary Celeste (1) El Nuevo Acelerador (1) El Nuevo Acelerador Herbert George Wells. (1) El Príncipe (1) El Regalo de los Terrestres (1) El Rey Estelar (1) El Ritual (1) El Ruido de un Trueno (1) El Sacerdote Y Su Amor (1) El Signo Amarillo (1) El Underground digital (1) El Vengador de Perdóndaris (1) El Violador de la Moto (1) El Visitante Y Otras Historias Dylan Thomas (1) El Yoga (1) El amor de mi vida (1) El aprendiz de brujo. (1) El armonizador (1) El cadillac de Dolan (1) El camaleón (1) El campamento del perro (1) El cartero del rey (1) El caso de Charles Dexter Ward (1) El cuarto de goma (1) El demonio en Ceirno (1) El duque de L'Omelette (1) El espejo de Ko Hung (1) El extraño vuelo de Richard Clayton (1) El francotirador cazado (1) El grimorio del papa Honorio (1) El guardián entre el centeno (1) El horror del montículo (1) El informe del inspector Legrasse (1) El jardín de Adompha (1) El jardín del tiempo (1) El judío errante (1) El judío errante.Thomas M. Disch (1) El mal de la muerte (1) El muchacho que escribia poesia (1) El mundo que ella deseaba (1) El pararrayos (1) El pecado de Hyacinth Peuch (1) El perfume (1) El pescador del Cabo del Halcón (1) El pescador y su alma (1) El puñal del godo (1) El que acecha en la oscuridad (1) El que susurraba en las tinieblas (1) El roble de Bill (1) El sexo y yo (1) El soldado y la muerte (1) El telar (1) El terror volvió a Hollywood (1) El Árbol de las Brujas (1) El árbol de la buena muerte (1) El árbol de oro (1) El último sueño del viejo roble (Cuento de Navidad) (1) Eliphas Lévi (1) Ellen Schreiber (1) Empirismo (1) En donde suben y bajan las mareas (1) En el Calor de la Noche (1) En persona (1) Ensayo al viejo estilo (1) Erasmo de Rotterdam (1) Erecciones (1) Eres tan bella como una flor (1) Ergo Proxy (1) Eric Frank Russell (1) Eric Lavín (1) Escéptico (1) Ese Gran simulacro (1) Esoterismo (1) Esta noche se rebelan las estrellas (1) Estilo gótico (1) Exhibiciones (1) Eyaculaciones (1) F R I E D R I C H N I E T Z S C H E (1) FABULAS Y SIMBOLOS (1) FBI (1) FEMINISTAS (1) FESTIVAL DEL TESTÍCULO (1) FICCIONES (1) FLUYAN MIS LÁGRIMAS DIJO EL POLICÍA (1) FRANCIS MARION CRAWFORD (1) FRANK BELKNAP L. (1) FRASES DE POLÍTICOS (1) FREDIE MERCURY (1) FUERA DE ESTE MUNDO (1) Factotum (1) Fahrenheit 451 (1) Farenheit 451 (1) Feuerräder (1) Fiel amigo (1) Flautistas en el bosque (1) Fondo Monetario (1) Frank Belknap Long (1) Frankenstein o el moderno Prometeo (1) Franz Harttmann (1) Fred Saberhagen (1) Frederick Marryat (1) Frederick pohl (1) Freud (1) Fruto negro (1) Fuego Brillante (1) Fuego infernal (1) G. A. BEQUER (1) GENTE REUNIDA (1) GIBRÁN KHALIL GIBRÁN LADY RUTH (1) GIGANTE (1) GITANO (1) GOTHICPUNK (1) GUARDIANES DEL TIEMPO EXTRAÑOS TERRÍCOLAS ORBITA ILIMITADA ONDA CEREBRAL UN MUNDO EN EL CREPUSCULO (1) GUERRA DE ALADOS (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) Gardner F. Fox (1) Gastón (1) Gauguin (1) Geoffrey Chaucer (1) George Berkeley (1) George Gordon Byron (1) George Langelaan (1) George Orwell (1) Ghost lover (1) Gilbert Thomas (1) Gordon Leigh Bromley (1) Gottfried Benn (1) Greg Egan (1) Grimoires (1) Guión para Alíen III (1) Gustave Flaubert (1) Génesis (1) Gómez (1) H. G. WELLS (1) H. P. Lovecraft LA BÚSQUEDA DE IRANON (1) H. P. Lovercraft (1) H.P.Lovecraft y E. Hoffmann Price (1) HAN CAIDO LOS DOS (1) HECHIZOS DE AMOR (1) HERBERT WEST (1) HIJO DE LA LUNA (1) HIPNOS (1) HISTORIA DE MAR Y TIERRA (1) HISTORIA DEL ENDEMONIADO PACHECO (1) HISTORIA DEL JOVEN DE LAS TARTAS DE CREMA (1) HISTORIA DEL MANDADERO (1) HISTORIA GÓTICA (1) HISTORIA PRODIGIOSA DE LA CIUDAD DE BRONCE (1) HOMBRES y DRAGONES (1) HOY Y MAÑANA (1) Hasta donde mueran los sentimientos (1) Hay Tigres (1) Hector G. Oesterheld (1) Heinrich August Ossenfelder (1) Hell-fire 1956 (1) Herbert George Wells. (1) Herman Melville (1) Hierba gatera (1) Historia Del Necronomicon H. P. Lovecraft (1) Historia de un muerto contada por él mismo (1) Historia de una demonización. (1) Horace Walpole (1) Howard Fast (1) Howard P. Lovecraft (1) Howard Philip Lovecraft (1) Héctor Álvarez (1) Híbrido (1) II parte (1) III (1) III parte (1) IMAGEN DE TU HUELLA (1) IMAGINE (1) IMÁGENES MALDITAS (1) INDICE MIO CID (1) Ideas (1) Ilusionismo (1) Inanna (1) Intento (1) Investigador De Lo Oculto (1) Isthar (1) Iván A. Efrémov (1) Iván Turguéniev (1) J. G. Ballard (1) J. J. Van der Leeuw (1) J.D. Salinger (1) JACK LONDON (1) JON WIENER (1) JORGE ADOUM (1) JUAN SALVADOR GAVIOTA (1) JUEGO DE SOMBRAS (1) JUNTO A UN MUERTO (1) Jaime Bayly (1) James H. Schmitz (1) James Montague RhodesCORAZONES PERDIDOS (1) Javi (1) Jean Lorrain (1) Jean Ray (1) Jim Morrison (1) John Lennon (1) John Silence (1) John Stagg - El Vampiro (1) John W. Campbell (1) John Wyndham (1) John/Yoko (1) Jorge Bucay (1) Jorge Manrique (1) Jose Antonio Rodriguez Vega (1) Joseph Sheridan Le Fanu (1) José Luis Garci (1) José Luis Zárate Herrera (1) José Manuel Fernández Argüelles (1) José María Aroca (1) José de Esponceda (1) Juan C. "REX" García Q. (1) Juan Darién (1) Juan Ruiz (1) Juan de la Cruz (1) Juan-Jacobo Bajarlía (1) Kabbalah (1) Keith Laumer (1) Khnum (1) Kit Reed (1) L a Muerte De Halpin Frayser A mbrose Bierce (1) L a Mujer Loba (1) LA ALQUIMIA COMO CIENCIA DEL ARTE HERMETICO (1) LA AVENTURA DEL ASESINO METALICO (1) LA BAILARINA (1) LA BALLENA DIOS (1) LA BALLENA Y LA MARIPOSA (1) LA BARONESA (1) LA BECADA (1) LA BELLEZA INÚTIL (1) LA BELLEZA INÚTILguy de maupassant (1) LA BODA DEL LUGARTENIENTE LARÉ (1) LA CABELLERA (1) LA CASA (1) LA COMPAÑERA DE JUEGO (1) LA CONFESIÓN DE TEODULIO SABOT (1) LA CRIBA (1) LA ESCUELA DE LA PIEDRA DE LOYANG (1) LA ESPADA DE WELLERAN (1) LA ESTATUA (1) LA EXTRAÑA CABALGADA DE MOROWBIE JUKES Rudyard Kipling (1) LA FERIA DE LAS TINIEBLAS (1) LA INVASIÓN DIVINA (1) LA LUNA LLENA (1) LA MAGIA NEGRA (1) LA MALDICIÓN (1) LA MAQUINA DEL SONIDO (1) LA MASCARA DE LA MUERTE ROJA (1) LA MOSCA (1) LA MÚSICA DE ERICH ZANN (1) LA NARIZ (1) LA PARENTELA DE LOS ELFOS (1) LA PARÁBOLA CHINA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) LA QUE ERA SORDA (1) LA RAÍZ CUADRADA DE CEREBRO (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA SENDA (1) LA SOMBRA. (1) LA TEMPESTAD (1) LA TEORIA DE LAS MASCOTAS DE L.T. (1) LA TIERRA DE ZAAD (1) LA TIERRA ROJA (1) LA TRAMA CELESTE (1) LA TRÁGICA HISTORIA DEL DOCTOR FAUSTO (1) LA VENTANA ABIERTA (1) LA VENUS DE ILLE (1) LA VISITA QUE J. H. OBERHEIT HACE A LAS TEMPIJUELAS (1) LAGARTIJA (1) LAGRIMAS Y RISAS (1) LAGRIMAS Y SONRISAS (1) LAS BECADAS (1) LAS DOS PRINCESAS (1) LAS GRANADAS (1) LAS HOJAS SECAS (1) LAS LEYES (1) LAS PERVERSAS CRIATURAS DE SERGIO LAIGNELET (1) LAS RANAS (1) LAS RATAS DEL CEMENTERIO (1) LAS REVELACIONES DE BECKA PAULSON (1) LAS TUMBAS DE TIEMPO (1) LEOPOLDO LUGONES (1) LEYENDA DE LA CALLE DE NIÑO PERDIDO (1) LEYES DE DROGAS (1) LIBRO DE LA DUALIDAD (1) LIBRO DE LA IGNORANCIA (1) LIBRO DEL AMOR (1) LILIHT (1) LOS AGUJEROS DE LA MASCARA (1) LOS CANGREJOS CAMINAN SOBRE LA ISLA (1) LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA (1) LOS CONSTRUCTORES (1) LOS CUATRO HERMANOS LUNARES (1) LOS DOS CAZADORES (1) LOS DOS HERMANOS (1) LOS DOS POLÍTICOS (1) LOS DOS ÁNGELES (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (1) LOS HOMBRES QUE BAILAN CON LOS MUERTOS (1) LOS HUÉSPEDES -- SAKI (1) LOS IMPOSTORES (1) LOS SIETE PUENTES (1) LOS VEINTICINCO FRANCOS DE LA SUPERIORA (1) LOS ÁRBOLES DEL AZUL (1) LSD (1) LUZIFER (1) La Acacia (1) La Aureola Equivocada (1) La Callejuela Tenebrosa (1) La Campaña (1) La Casa Croglin (1) La Casa De Los Espíritus (1) La Caza de Hackers (1) La Ciudad (1) La Cámara De Los Horrores (1) La Cámara de los Tapices (1) La Entrada Del Monstuo (1) La Estatua de Sal (1) La Extraña Cabalgada De Morowbie Jukes (1) La Fiera Y La Bella (1) La Leyenda De San Julian El Hospitalario (1) La Liberación de la Bella Durmiente (1) La Luna Nueva (1) La Magia (1) La Mandrágora (1) La Mascarada (1) La Muerte Enamorada (1) La Máscara de la Muerte Roja (1) La Palida Esposa De Toussel (1) La Pradera Verde (1) La Pócima Vudú De Amor Comprada Con Sangre (1) La Torre del Elefante (1) La Tregua (1) La Vérité (1) La bahía de las corrientes irisadas (1) La capa (1) La casa de Cthulhu (1) La casa del hacha (1) La casa hechizada (1) La catacumba (1) La condena (1) La cultura del miedo (1) La dama de compañía (1) La familia de Pascual Duarte (1) La guadaña (1) La hija del árbol (1) La llave de plata (1) La lucha por la vida I (1) La lucha por la vida II (1) La lucha por la vida III (1) La mansión de las rosas (1) La mañana verde (1) La muerte del borracho (1) La mujer de Dennis Haggarty (1) La mujer del bosque (1) La máquina del sonido (1) La novia del ahorcado (1) La parra (1) La pregunta (1) La reina estrangulada (1) La soledad del escritor en el siglo XXI (1) La sombra de Eva (1) La sombra que huyó del capitel (1) La sombra que huyó del capitel. los mitos de cthulhu (1) La sombra que huyó del chapitel (1) La vampiro española (1) La ventana en la buhardilla (1) La vida de la muerte (1) La vida en las trincheras del Hiperespacio (1) La vida nueva (1) Lain (1) Las botas mágicas (1) Las figurillas de barro (1) Las imprudentes plegarias de Pombo el idólatra (1) Las mandrágoras (1) Las once mil vergas -- Guillaume Apollinaire -- Advertencia (1) Las palabras mágicas (1) Las puertas del Valhalla (1) Lawrence C.Conolly (1) Leigh Brackett (1) Lestat (1) Ley y Orden (1) León Tolstoi (1) Libro de Buen Amor (1) Libro de Eibon (1) Lilitú (1) Lista de los demonios en el Ars Goetia (1) Llegado desde el infierno (1) Lluvia Negra (1) Lord of the Flies (1) Los Crímenes de la Rue Morgue (1) Los Elementales (1) Los Nueve Pecados Satánicos (1) Los Poemas Ocultos (1) Los cazadores de cabezas (1) Los colmillos de los árboles (1) Los comedores de lotos (1) Los gatos de Père Lachaise (1) Los hijos de Babel (1) Los príncipes demonio I (1) Los reploides (1) Los árboles parlantes (1) Lotófagos (1) Luana (1) Luis Enrique Délano (1) Luisa Axpe (1) Lydia Cabrera (1) Lyman Frank Baum (1) M .R. James (1) MACHISTAS (1) MAESE LEONHARD (1) MAGICO (1) MANUSCRITO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA DE CHAMPAGNE (1) MAQUIAVELO (1) MARIDOS (1) MARIO VARGAS LLOSA (1) MARY W. SHELL (1) MAS ALLÁ DEL MURO DEL SUEÑO (1) MAUPASSANT. AHOGADO (1) MAUPASSANT. ADIOS (1) MAUPASSANT.EL AFEMINADO (1) MAUPASSANT.EL ALBERGUE (1) MEN IN BLACK (1) METAMORFOSIS (1) MI MONSTRUO DE OJOS SALTONES (1) MI RESPETADO SUELO DURMIENTE (1) MINICUENTOS ESCALOFRÍO (1) MULTIPLICACIÓN. (1) Mage La (1) Magia menor (1) Manual de zoología fantástica (1) Manuel González Noriega (1) Mao (1) Marcel Proust (1) Margaret A. Murray (1) Margarita Guerrero (1) Margaritas Fredric Brown Daisies (1) Marguerite Duras (1) Mario Benedetti - La noche de los feos (1) Mario Benedetti - Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Mario Flecha (1) Marx (1) Mary Shelley. (1) Mary Wolfman (1) Marzo Negro (1) Matrix (1) Maxim Jakubowski (1) Maximiliano Ferzzola (1) Me siento sola (1) Memnoch El Diablo (1) Memoria de Crímenes (1) Memorias de un moribundo (1) Mentalismo (1) Metadona (1) Metzengerstein (1) Mi Querida Muerte (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA (1) Miguel de Cervantes Saavedra . NOVELA LA GITANILLA (1) Mitología hebrea (1) Monopolio (1) Montado en la bala (1) Mujer de pie (1) MundoDisco (1) My buddy (1) MÁSCARAS (1) Más allá de los confines del mundo (1) Más vasto que los imperios (1) Máximo Torralbo (1) Música (1) NARRACIONES OCULTISTAS (1) NEGLIGENCIA (1) NO MIRES ATRÁS (1) NOTICIAS (1) NOTICIAS DEL MAS ALLA (1) NUL-O (1) Nathaniel Hawthorne (1) Necrológica (1) Neil Olonoff (1) Nelly Kaplan (1) Neuromancer (1) Ni Cinicos Ni Oportunistas (1) Ni Corruptos Ni Contentos (1) Nicolás Maquiavelo (1) Nieto de un verdugo (1) Nightmares and dreamscapes (1) Nikolàj Semënovic Leskov (1) No Despertéis a los Muertos (1) No Tengo Boca. Y Debo Gritar (1) No a la censura (1) No te Salves (1) No tocarte (1) Nona (1) Novela de terror (1) Nyarlathotep (1) Nyarlathotep el Terrible (1) O V I D I O (1) OLIVER ONIONS (1) ORGIAS (1) ORISHAS (1) OSCURA Y FRIA NOCHE (1) Opinion Personal (1) Otros mundos. otros dioses (1) PACIENTE BERLIN (1) PACTO (1) PACTOS DIABOLICOS EN FLORES PACTOS DIABOLICOS EN FLORES (1) PALABRAS (1) PAPÁ BENJAMIN (1) PARANOYAS (1) PARCAS (1) PARTE 1 (1) PATTI SMITH (1) PAZ CONTAGIOSA (1) PAZ Y GUERRA (1) PELIGROS DEL SATANISMO (1) PINOSANGUINOCHETBURUNDA (1) PLURIEMPLEO (1) POBRE (1) POE Y OTROS (1) POEMA INDIO (1) POEMA VAMP (1) POEMAS ÚLTIMOS (1) POEMÊ (1) POIROT INFRINGE LA LEY (1) POQUITA COSA (1) POR LA SANGRE ES LA VIDA (1) PRELUDIOS (1) PREMIOS (1) PROCESO (1) PRÍNCIPE Y MENDIGO (1) PUERTA AL INFIERNO SANGRE EN EL CIELO (1) PUNK (1) PUNTO DE PARTIDA (1) PUTA (1) Padma Sambava (1) Padre fundador (1) Para las seis cuerdas (1) Parricidios (1) Patakí De Ofún (1) Patrick Süskind (1) Paulo Navas (1) Pecados capitales (1) Pedro Pastor (1) Pelotón D (1) Pequeña Antología (1) Pesadilla (1) Pete Adams (1) Peter Shilston (1) Peter Valentine Timlett (1) Peter Wake (1) Philaréte Chasles (1) Poema de amor a una chica que hacía striptease (1) Poemas Completos (1) Poemas Malditos (1) Poemas de Gilgamesh (1) Poemas de amor (1) Porthos (1) Primer amor (1) Primera parte (1) Primera parte 2 (1) Prosper Mérimée (1) Protesta Anonima General (1) Proyección (1) Príncipe (1) Príncipe de las tinieblas (1) Próxima Centauri (1) Pseudomonarchia Daemonum (1) Psiquismo (1) Punch Drunk (1) QUE DIFÍCIL ES SER DIOS (1) R. E. HOWARD (1) R. W. Chambers (1) R.E.3 (1) RAMÓN GOMEZ DE LA SERNA (1) REANIMADOR (1) REGIONES APARTADAS (1) RELATOS DE TERROR (1) RENZO (1) RETRANSMISION ETERNA (1) RIMA VII (1) RIMA XXXVIII (1) RITUALES SATANICOS (1) ROBERT LOUIS STEVENSON (1) ROBOT CITY (1) ROLL AND ROLL (1) ROMANCE DEL ENAMORADO Y LA MUERTE (1) Raymond J. Martínez (1) Reaper (1) Recetas (1) Respuesta del Forastero (1) Reto (1) Retoños (1) Reventando el sistema (1) Rhea (1) Richard Bellush (1) Richard Calder (1) Richard Shrout (1) Richelieu (1) Ritos (1) Rituales con los ángeles (1) Robert Ervin Howard (1) Robert Ervin Howard: Un Recuerdo (1) Rochefort (1) Rockefeller (1) R’Iyeh (1) S. SV - XVIII (1) SALIDA DEL EDEN (1) SALVAME (1) SATANICo (1) SATÁN (1) SECTAS SATÁNICAS (1) SECUESTRO HOCHSCHILD (1) SEHNSUCHT (1) SETENTA (1) SIDDHARTA (1) SIN TON NI SON (1) SLAN (1) SOBRE LA ARENA (1) SORTEOS (1) SORTILEGIO DE OTOÑO (1) STANLEY CEPILLO DE DIENTES (1) STÉPHANE MALLARMÉ (1) SUEÑOS (1) Sandy Lopez Juarez (1) Santa Teresa de Ávila (1) Saquitos (1) Segador (1) Segunda parte (1) Serial Experiments Lain (1) Sharon N. Farber (1) Si Viene Damon (1) Siembra de Marte (1) Siglo XV (1) Silent Möbius (1) Simbiótica (1) Skull and Bones (1) Sobre Todo Madrid (1) Sociedad Thule (1) Sociedad Vril (1) Soy Leyenda (1) Soy la Puerta (1) Stalin (1) Stanley G. Weinbaum (1) Stanley Weinbaum (1) Stephen Vincent Benet (1) Supieras... (1) SÍMBOLO DE BALPHOMET (1) TALENTO (1) TOBERMORY (1) TOMBUCTÚ (1) TONTOS (1) TRAGEDIAS (1) TRATADO ESOTÉRICO DE TEURGIA (1) TRES DIOSES Y NINGUNO (1) TRES REGALOS (1) TRINITY BLOOD (1) TROPAS DEL ESPACIO (1) TU FRIALDAD (1) Tanith Lee (1) Taveret (1) Teatro de Crueldad (1) Templarios (1) Tercera parte (1) Tercera parte 2 (1) Terror en el espacio (1) Terry Carr (1) Terry Pratchett (1) Tetas (1) The Green Meadow (1) The Lilim (1) The Matrix (1) The Reward (1) The dead beat (1) The garden of time (1) The green morning (1) Theodore Sturgeon (1) Thomas Burnett Swann (1) Théàtre des Vampires (1) Tierra extraña (1) Tokio (1) Totemismo (1) Transmisión (1) Transmutación Transferencia Misticismo Desarrollismo (1) Trigun (1) Tsathoggua (1) Términos (1) U N C A M I N O A L A L U Z D E L A L U N A (1) UN AS DEL AJEDREZ (1) UN ASESINATO (1) UN COMPENDIO DE SECTAS (1) UN DIA EN EL REFLEJO DEL ESPEJO (1) UN LUGAR DE LOS DIOSES (1) UN MENSAJE IMPERIAL (1) UN OLOR A MUNDO (1) UN SEÑOR MUY VIEJO CON UNAS ALAS ENORMES (1) UN SUEÑO (1) UNA CONFLAGRACION IMPERFECTA (1) UNA ISLA (1) UNA ODISEA MARCIANA (1) UNA PEQUEÑA FABULA (1) UNA TARDE EN LO DE DIOS (1) UNA TUMBA SIN FONDO (1) URSULA K. LEGUIN (1) USA (1) USURPACIÓN DE DERECHOS DE AUTOR (1) Un crimen fuera de lo corriente (1) Un día en el confín del Mundo (1) Un escándalo en Bohemia (1) Un escándalo en Bohemia sir Arthur Conan Doyle (1) Un manifiesto Cyberpunk (1) Un marido ideal (1) Una carta abierta a H. P. Lovecraft (1) Una confesión encontrada en una prisión de la época de Carlos II (1) Una cuestión de identidad (1) Universo desierto (1) Ursula K. Le Guin (1) Utopía (1) V I N C E N T V A N G O G H (1) VENGANZAS (1) VESTIDURAS (1) VIEJO VINO (1) VIH-SIDA (1) VINTAGE (1) VITTORIO EL VAMPIRO (1) VIVIDOR A SU PESAR (1) VIVOS (1) VOLUMEN 1 (1) VOLUMEN 1parte 2 (1) Valencia (1) Valencia nocturno (1) Venganzas Y Castigos De Los Orishas (1) Viaje a la semilla (1) Viktor Saparin (1) Villiers de L'Isle (1) Villiers de L'Isle Adam (1) Vivian Meik (1) Voces de la Oscuridad (1) Von Junzt (1) Vuelto a nacer (1) Víctor Hugo (1) W.W. Jacobs (1) WHITE (1) WHITE ZOMBIE (1) Walter Scott (1) WannaFlock (1) Ward Moore (1) Weird Tales (1) Wendigo (1) Wilfred Blanch Talman (1) William Golding (1) William H. Hogdson (1) William Irish (1) William Shakespeare (1) Winifred Jackson (1) Wlliam Shakespeare (1) Wood'stown (1) Y cada día nos cuesta más soñar. (1) YERMA (1) YING-YANG (1) YO OS SALUDO (1) YVETTE (1) Yasutaka Tsutsui (1) Yra Reybel (1) YulyLizardi (1) ZOMBIE (1) ZOTHIQUE (1) Zenna Henderson (1) Zuzana_dt666(arrova)hotmail.com (1) a dreamer`s tales (1) a la caza (1) abducciones (1) abortivo (1) abstractos (1) aceite de perro (1) acerca de nyarlatoted (1) acido (1) actual (1) actualizacion 4.0 (1) adicción (1) adios (1) adolfo (1) agathos (1) aguelles (1) ahogado (1) al pueblo hebreo (1) alcacer (1) aldoux huxley (1) aleksandr (1) alfa (1) algo sobre los gatos (1) algunas formas de amar (1) ali-baba y los cuarenta ladrones (1) almas (1) alto (1) amante fantasma (1) amateur (1) ambiente (1) amor . i love... (1) amy foster (1) analogia (1) anarko-undergroud (1) anarquía (1) anecdota (1) angel (1) angela (1) angeles guardianes (1) angelustor (1) animales racionales (1) animas (1) ann (1) anonimos (1) antes del espectaculo (1) antifona (1) antiguos (1) anton (1) antropologia de la muerte (1) apariciones (1) apocalipsis 2012 (1) apocalipsis-ficcion (1) apocapocalipsis (1) apocrifos (1) aqui hay tigres (1) aqui vive el horror (1) arcangel negro (1) archivos (1) arde (1) arfego (1) arkham (1) armagedon (1) armando (1) armas (1) arqueologia (1) arquetipo (1) arquitectura (1) arrebatado (1) articulo (1) articulos (1) artista gotica (1) asesino (1) asesino en serie (1) asesinos (1) asfódelo (1) ashkin (1) atlantida (1) auto de fe (1) autobiografia carcelaria (1) autores (1) avalon (1) avatar (1) ayuda alienigena (1) bajo (1) bajo la piramide (1) barrilamontillado (1) bdsm (1) berenice (1) berkeley (1) berlin (1) bert-sellers (1) biblia (1) bibliografia (1) bien (1) biotecnologia (1) blanco y negro (1) blog (1) blogs (1) blood canticle (1) bloods (1) boemios (1) boix (1) books of bloods (1) bram (1) brenda (1) breve (1) bruja (1) brujas y ovnis (1) bublegum (1) budhismo (1) budismo (1) bukoski (1) cabalista (1) cabalistico (1) caballeros de Jerusalén (1) caballeros de tabla redonda (1) campbell (1) cancion (1) canciones (1) canibal (1) canto (1) canto vii (1) cantos (1) caotico (1) capilla (1) capitulos eliminados (1) capuletos montescos (1) carl sagan (1) carlo frabetti (1) carta a colin wilson (1) casa tomada (1) catacumbas (1) causas (1) cd (1) celebres (1) celta (1) cementerio (1) cenizas (1) censura (1) centinela (1) cesar vallejo (1) charles (1) charles fort (1) charlotte mew (1) chulhut (1) ciber (1) cibercultura (1) ciencias de la educación (1) cinico (1) circulo (1) claro de luna (1) cocaína (1) coeficiente intelectual (1) coelho (1) coleccion relatos de terror (1) collins (1) color (1) comentarios (1) como ser un gran escritor (1) completo (1) compramos gente (1) concepto gotico (1) concilio de rivendel (1) condecorado (1) confesion (1) conocer (1) contemporaneo.1863 (1) control de las informaciones (1) conversacion (1) correspondencias sephirothicas (1) corrupcion (1) costumbre (1) crackanthorpe (1) creador (1) creencias (1) crimenesdelamor (1) cripta (1) cristiana (1) cristiano (1) cronicas marcianas (1) cronopios (1) cubres borrascosas (1) cuento clásico de terror (1) cuento extraño (1) cuento macabro (1) cuento terror (1) culto secreto. algernon lackwood (1) cultura (1) curita (1) cyberglosario (1) cyborg (1) cíclopes (1) dactilo (1) dalia negra (1) damon knight (1) daniel defoe (1) darex (1) darex vampire (1) darg (1) dark art (1) darks (1) data desde el siglo X hasta el XV (1) david lake (1) de kadath el desconocido (1) de leng en el frio yelmo (1) de los antiguos y su simiente (1) de los diversos signos (1) de los tiempos y las epocas que deben observarse (1) debilidades (1) definiciones (1) delicioso dolor (1) demonios sin cuernos (1) demons (1) demons et merveilles (1) dendrofilia (1) dependencia (1) dependencia de las computadoras (1) depresion (1) derleht (1) derleth (1) desamparado en el infierno (1) desaparición (1) descanso (1) desconocido (1) descubrimiento (1) desintoxicación (1) desmembramiento (1) desolacion (1) devil doll (1) diablos internos (1) diabolico (1) diabolos (1) diccionario de los infiernos (1) dicho (1) dickens (1) dictadores (1) dictionarie infernal (1) dikens (1) diligencias (1) dinero (1) diosa (1) diosas madres (1) discipulos (1) disculpas (1) dolor-fiel amigo (1) dominio publico (1) dorian gray (1) down (1) dowson (1) doyle (1) dragones (1) dramaturgo (1) droga (1) duende (1) e l v a m p i r o (1) e-mails (1) e.a.poe (1) e.t.a. hoffman (1) eclipse (1) ecuador (1) eddy (1) edicion fria (1) el ahogado mas hermoso del mundo (1) el alberge (1) el alfabeto de nug-soth (1) el amo de moxon (1) el angel (1) el arbol (1) el arbol de la bruja (1) el arma (1) el arpa (1) el artista (1) el auxiliar de la parroquia (1) el avaro (1) el ayunador (1) el barbero de bagdad (1) el coco (1) el cohete (1) el conde dracula (1) el contejo de anthony garstin (1) el corazon de la señorita winchelsea (1) el dia de los trifidos (1) el diablo en la botella (1) el dios caballo (1) el duende (1) el enamorado y la muerte (1) el engendro maldito (1) el entierro de las ratas (1) el estatuto de las limitaciones (1) el fantasma (1) el grabado de la casa (1) el gran dios pan (1) el hechizo mas fuerte (1) el hombre (1) el hombre del cohete (1) el horror de dunwich (1) el horror de salem (1) el huesped de dracula (1) el huracan (1) el intruso (1) el ladron de cadaveres (1) el libro de los condenados (1) el manuscrito (1) el manuscrito de un loco (1) el martillo de vulcano (1) el mercado de niños (1) el milagro secreto (1) el misterio de las catedrales (1) el monte de las animas (1) el mortal inmortal (1) el mundo (1) el mundo avatar (1) el mundo poseido (1) el negro (1) el otro pie (1) el padre escrupuloso (1) el poder de las palabras (1) el pozo y el pendulo (1) el principe (1) el principe feliz (1) el puente del troll (1) el que se enterro (1) el que tenia alas (1) el rayo que no cesa (1) el regreso del brujo (1) el retrato oval (1) el saber del sueño (1) el secreto del barranco de macarger (1) el sello de yog-sothoth (1) el señor de las moscas (1) el señor de los anillos (1) el temple (1) el tenorio (1) el ungüento de khephens el egipcio (1) el veto del hijo . thomas hardy (1) el viejo terrible (1) el visitante (1) el visitante del cementerio (1) el zorro y el bosque (1) elias (1) elizabeth gaskell (1) email (1) emisarios (1) en las montañas alucinantes (1) en las montañas de la locura (1) encantamientos (1) enfermedad (1) engaño (1) enrique andersont imbert (1) ente (1) entrad a mi reino (1) enviados (1) epilogo (1) equivocado (1) eric lavin (1) escapar (1) escrito (1) escrito 1514 (1) escritura (1) escuela (1) esoterico (1) espacio-tiempo (1) españolito que vienes al mundo (1) especial (1) espiritus rebeldes (1) essex (1) esteban echeverria (1) estetica (1) etchinson (1) evangelion (1) evangelista (1) excluidos (1) experimental (1) extractos (1) extraño (1) fantasticas (1) favole (1) feeds (1) felicidad (1) filtros (1) fin del mundo (1) final (1) fondos (1) foro (1) fosas comunes (1) fracmento (1) fragmento (1) fragmentos .las mil y una noche (1) frances (1) francisco (1) francisco umbral (1) frases celebres (1) fredo (1) free (1) fructuoso de castro (1) fulcanelli (1) funciones (1) futurista (1) fuy un profanador de tumbas adolescente (1) gabriela mistral (1) gai (1) galsworthy (1) gaston leroux (1) geirtrair-la desmembradora (1) geometria euclediana (1) george gissing (1) georgie porgie (1) ghost (1) gor­gonas (1) goth darknes (1) gothh (1) gothico (1) gothnight (1) goticas (1) gotico-victoriano (1) grimorio (1) guerraarte (1) guerras (1) guerras espirituales (1) guillermo (1) gusana_0520(arrova)hotmail.com (1) gustavo adolfo bequer (1) gótica (1) gótico (1) hambre (1) hara-kiri (1) harian (1) hay que aguantar a los niños (1) hebrea (1) hechiceria (1) hecho real (1) helena (1) helene hannf (1) henry james un dia unico (1) herlink harland (1) heroina (1) hilanderas (1) hill house (1) hipertexto (1) historia de amor (1) historia de vampiros (1) historia desconocida del cannabis (1) historia gotica (1) historia gotica cañi (1) historia terror (1) historias vampiricas (1) hombre oscuro (1) horacio (1) houdini (1) howard p.lovecraft (1) http://www.youtube.com/watch?v=qGuF-_SIYnc (1) huellas (1) hugo mujica (1) ian watson (1) ibañez (1) identidades (1) ignacio almada (1) imagenes . art (1) imagenes de culto (1) imagenes malditas (1) imagenes.blogdiario.com (1) inconvencional (1) ineditos (1) inez wallace (1) infiledidades (1) inhumano (1) instrucciones (1) intolerancia (1) inusual (1) invocacion (1) invocacion satanica (1) invocaciones (1) iq (1) irreal (1) isabel allende (1) isidro marin gutierrez (1) j.w. goethe (1) jack womack (1) japan/spain (1) jay anson (1) jazz (1) jinetes del apocalipsis (1) joan aiken (1) john marks (1) johnathan y las brujas (1) johnson spencer (1) jose maria aroca (1) jose martin (1) joseph conrad (1) juan g. atienza (1) juan marino (1) judeo-mesopotamica (1) juez (1) justicia (1) juventud (1) kabala (1) kamasutra (1) kipling (1) klein (1) kons (1) la abjuracion del gran cthulhu (1) la aventura de los coches de punto (1) la boda de john charrington (1) la busqueda de iranon (1) la caida de la casa usher (1) la casa vacia (1) la cisterna (1) la cueva de los ecos (1) la cueva de malachi (1) la dama de las sombras (1) la demanda de las lagrimas de la reina (1) la desolacion de soom (1) la divina comedia (1) la durmiente (1) la encina (1) la esfinge sin secreto (1) la flor del membrillo (1) la formula de dho-hna (1) la futura difunta (1) la gran ramera (1) la gran ramera : ICCRA (1) la guarida (1) la hija de ramses (1) la hija del tratante de caballos (1) la historia de moises y aone (1) la hora final de coffey (1) la invencion de la soledad (1) la ironía (1) la lampara de alhazred (1) la larva (1) la leyenda de esteban (1) la llamada de chylhu (1) la luns nueva (1) la mano (1) la mano disecada (1) la mezcladora de cemento (1) la misa del ateo (1) la montaña de la locura (1) la nave blanca (1) la noche de los tiempos (1) la playa (1) la playa y la muerte (1) la politica del cuerpo (1) la pradera (1) la prueba del amor (1) la puerta del señor de maletroit (1) la rabia (1) la resurreccion de los muertos (1) la rosa del vampiro (1) la sal de la tierra (1) la siesta de un fauno (1) la sombra del desvan (1) la sombra del lago (1) la tos (1) la vela carmesi (1) la venta de los gatos (1) la venus de las pieles (1) la voz de hastur (1) lady (1) las 3.47 de la madrugada (1) las almas de animales muertos (1) las gemelas asesinadas (1) las islas voladoras (1) las joyas (1) las manos de coffey (1) las niñas de alcacer (1) las parcas (1) las piedras magicas (1) latin (1) lawrence (1) lectura (1) lecturas para el baño (1) leonora (1) lesli_paloma_estrella(arroba)hotmail.com (1) letanias de satan (1) levi (1) leviatan (1) leyenda del valle dormido (1) lhiliht-La novia de Corinto (1) li po (1) libre (1) libro cuarto (1) libro de la vida (1) libro de los vampiros (1) libro de poemas (1) libro decimo (1) libro septimo (1) ligeia (1) lilit (1) limpio (1) linkmesh.com (1) lirics (1) listado (1) literatura sucia (1) lo grotesco (1) lobos (1) londres (1) lores (1) los alfileres (1) los cuatro jinetes del apocalipsis (1) los despojos (1) los desterrados (1) los devoradores del espacio (1) los espadachines de varnis (1) los infortunios de la virtud (1) los primigenios (1) los secretos del corazon (1) los suicidios (1) los superjuguetes duran todo el verano (1) lovecrat (1) lover (1) luis cernuda (1) luis fernando verissimo (1) lullaby (1) lyrics (1) madame D (1) madre de serpiente (1) madres (1) maestros del terror (1) magacine (1) magia (1) magia blanca (1) magia eclesiastica (1) mal (1) maleficios (1) manera de vivir (1) manga (1) manifiesto subrealista (1) manuscrito (1) manuscritos del mar muerto (1) maria en distintas religiones (1) marques de sade (1) martir (1) marvel (1) mas alla del muro de los sueños (1) mas alla del muro del sueño (1) mas visitadas (1) matanzas de polonias (1) maters (1) matriarcado (1) matrimonio del brigadier (1) maupassant.gotico (1) maximo torralbo (1) meditacion (1) memoria (1) memorias (1) memorias de una princesa rusa (1) mentiras iglesia catolica (1) mi lamento (1) mi raza (1) midi (1) mil y una noche (1) minicuentos (1) miseria campesina (1) misiva (1) mistico (1) mitologia (1) modernizacion (1) moderno (1) moliere (1) moradas (1) moradores (1) morgana (1) morirse de amor (1) morphinoman (1) mortician corpse (1) moscu (1) movil (1) msn (1) muete roja (1) mundo muerto (1) mutante (1) nExTuz (1) narrativa completa (1) naturalista (1) necropolis (1) negocios (1) negra (1) negro (1) negromantico (1) neo (1) neo-historia-futurista (1) neo-nazi futurista (1) neoclasical (1) neon (1) nesbit (1) neuquen gaston (1) new york (1) nicolas maquiavelo (1) nikolaj vasilievic gogol (1) ninfos (1) niño (1) niñosfantasia (1) no tengo boca y debo gritar (1) noche ahogadora... (1) normal (1) nota;lectura (1) novelas cortas (1) nueva frontera (1) nueva jerusalem (1) nueve (1) o manual practico do vampirismo (1) obra ficticia. (1) obsesiones (1) obsesivo (1) odin (1) ohann L. Tieck (1) oinos (1) ola de violencia (1) olonoff (1) omega (1) opio (1) oracion a la diosa liliht (1) orden (1) oscura (1) oscuridad (1) oscuro.imagenes (1) otros (1) paciencia (1) pactos (1) paganos (1) paginas goticas (1) pandilleros (1) para componer el incienso de kzauba (1) para convocar a shub-niggurath (1) para el conjuro de las esferas (1) para erguir las piedras (1) para forjar la cimitarra de barzay (1) para hacer el polvo de ibn ghazi (1) para invocar a yog-sothoth (1) parabola (1) parabola de las prisiones (1) paracelso (1) paradoja (1) paradojico (1) paranormal (1) parodia (1) parte1 (1) pasajero (1) pasajeros (1) pasion (1) paul (1) pecado (1) pekiz (1) pendulo (1) pensamientos y meditaciones (1) pequeña antologia (1) pequeños mosnstruos (1) perder los nervios o la cabeza (1) perdida (1) perdon (1) perez (1) pero las nubes nos separan (1) personalidad multiple (1) personas (1) pespectivas paranoicas (1) picassa (1) piezas condenadas (1) pigmeos (1) pin-pon (1) plagas (1) plegaria (1) plumas etereas (1) poder policial (1) poema dolor (1) poema novel (1) poemario (1) poemas vampiricos (1) poesia completa (1) poesia popular rusa (1) poesia sucia (1) poeta (1) poetry (1) policia (1) policia 1999 (1) policia del pensamiento (1) polidori (1) pop (1) pop art (1) por fin se hace justicia (1) por ti (1) portugues (1) posguerras (1) postestades (1) pozo (1) practicas (1) pratchett (1) preambulos (1) premoditorio (1) primer temor (1) primeros tiempos (1) primigenios (1) primordiales (1) principados (1) principio (1) principio del mundo (1) prosapoema (1) prostibulo (1) prudencia (1) psiquicos (1) pubertad (1) pura y dura (1) pushkin (1) querubines (1) quien se ha llevado mi queso (1) quija (1) quimeras (1) quimica (1) quincalla (1) quiroga (1) raciocinio (1) racismo (1) radicalismo religioso pentecostal (1) radios (1) rafael lopez rivera (1) raices (1) rea silvia (1) realidad alternativa (1) realismo del subrealismo (1) realismo sucio (1) rebote (1) recopilaciones (1) recuerdos (1) red (1) redsatanica (1) referencias (1) registro (1) registro exoterico (1) rehabilitacion de marginados (1) rehabilitacion de toxicomanos (1) reino gótico (1) relato gotico (1) relato gotico de amor (1) relato negro (1) relato oscuro (1) relato.horror (1) relatos cortos (1) relicario de tinieblas (1) religioso (1) relojero (1) remar (1) renegado catolicamente (1) requien por un dios mortal (1) reseñas (1) residuos (1) restaurantes (1) retazo (1) retrato (1) robert e.howard (1) rocio (1) romance (1) romance de lobos (1) romeo y julieta (1) ropas viejas (1) rosaroja (1) ruinas (1) rumores blasfemos (1) rusos (1) sacher-masoch (1) sacramento (1) sacrilegium (1) sadman (1) salamandras (1) san juan (1) san petesburgo (1) santa compaña (1) santa parca (1) satanas vende objetos usados (1) satanica (1) satanicos (1) satanizarus (1) sbrealismo (1) sectario (1) seleccion de poemas (1) semilla negra (1) sentido (1) sephirotico (1) sepulveda (1) ser (1) seven (1) sexo (1) señales (1) shirley jackson (1) sigils (1) significado (1) silfos (1) simbolgia (1) simbolica (1) similitud (1) sin cortes (1) sin identidad (1) sindbab el marino (1) sinfonica (1) sion (1) sir Arthur Conan Doyle (1) sires (1) sistema (1) sistina (1) situacion (1) slideshow (1) snuff (1) snuff movie (1) socrates (1) soledad (1) soluciones (1) song (1) sordo.mudo y ciego (1) stan rice (1) stevenson (1) stocker (1) strange (1) subconciente (1) subcubo (1) submundo del terror (1) sueños de nombres muertos (1) sueños difusos (1) sueños fobicos (1) sumeris (1) sunis (1) supersticiones (1) surrealism (1) surrealista (1) suttas (1) szandor (1) tarot.vida (1) tatuaje (1) te degollare de nuevo kathleem (1) te quiero puta (1) te sientas bien (1) teem (1) telato (1) telequinesico (1) temas (1) temas varios (1) tematicos (1) temor (1) terror desconocido (1) terror supertiscioso (1) terror.gotico (1) testimonio (1) texas (1) texto de un comentario (1) texto satanico (1) thackeray (1) the black cat (1) the haunting (1) the number in the best (1) tiempo (1) tierra de vampiros (1) tiros de gracia (1) tisera martin (1) todo depende de un cabello (1) todocharlas (1) toledo (1) tolkien (1) tomo3 (1) tortura (1) trabajos (1) traduccion (1) trailer (1) trainspotting (1) transilvania (1) tres-fechas (1) tribunales rusticos (1) triste (1) trollope (1) ubbo-sathla (1) un adios (1) un asunto de otro tiempo (1) un beso (1) un dia de campo (1) un hijo (1) un hombre (1) un naufragio psicologico.laguna mental (1) un poco de lejia en polvo (1) un raton en el pasillo (1) una carta (1) una ejecucion espeluznante (1) una hija de ramses (1) una jaula para la muerte (1) una pequeña historia piadosa (1) una vez en la vida (1) una victima del espacio superior (1) unamuno (1) universo sin límites (1) vacuna vih/sida (1) valentine (1) valle inclan (1) valle o paraiso (1) vampira (1) vampirica (1) vampirismus (1) vampíricos.varios (1) van hellsing (1) varios. (1) vejez (1) velatorio (1) ven... (1) veneno del cielo (1) verdugos voluntarios (1) viajando (1) viaje nocturno (1) vida de un vagabundo (1) videoart (1) videopoema (1) villiers de l´isle-adam (1) violacion (1) vision del futuro remoto (1) visual (1) vittorio (1) voladores (1) vuelta (1) wallpapers (1) walpurgis (1) wasington (1) web`s oficiales (1) wells (1) william (1) winston sanders (1) within temptation (1) wmv (1) woody allen (1) wrong (1) y más lento (1) yhvh (1) yo andube con un zombie (1) ªparte (1) ¿De que escapaban nuestros dioses? (1) ¿QUIERE USTED ESPERAR? (1) ¿Tenian ombligo Adan y Eva? (1) ¿cantara el polvo tus alabanzas? (1) ¿quien mato a zebedee? (1) ÁNIMAS Y FANTASMAS. (1) Álvares de Azevedo (1) Época de siembra (1) ÍNDICE DE VARIAS HISTORIAS (1) ΩMEGΛ (1) अल अजिफ (1)

.